Está en la página 1de 9

PASO 1.

LECTURA CRÍTICA COMO ESTRAREGIA DIDÁCTICA


INFORME

ROSALBINA OLAYA. CÓDIGO: 49775777

GRUPO: 401210_4

TUTOR: YURI JAAMAN

CURSO: ESTÉTICA

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA - UNAD

ESCUELA DE CIENCIAS DE LA EDUCACION

PROGRAMA DE LICENCIATURA EN FILOSOFIA

CEAD VALLEDUPAR

SEPTIEMBRE, 6 DE 2018
INTRODUCCIÓN

El conocimiento humano no es una cuestión totalmente acabado, sino que cada día
pasa por distintos momentos de cambios que lleven de verdad al verdadero y
autentico conocimiento como el objetivo de la enseñanza y si esto lo aplicamos en
el campo tan rico de la lectura crítica, se puede alcanzar con nuevas formas de
estrategias.

En este trabajo lo que se quiere es tener un primer acercamiento de como estimular


las habilidades creativas y la capacidad de comprensión de un texto. Partiendo de
convertir la lectura crítica en una estrategia didáctica de carácter progresivo en
donde se fortalezca la actitud reflexiva, crítica y creativa donde se construya un lugar
propicio para que los lectores encuentren el verdadero sentido de leer y a conocer
las relaciones de la existencia en búsqueda del saber que lleva a efecto toda
sociedad en el mundo de hoy.
LECTURA CRÍTICA COMO ESTRATEGIA DIDÁCTICA

De acuerdo con Delgado. U. C. (2013). “La lectura crítica sólo es posible cuando el
lector, previamente, ha comprendido el significado y el sentido de lo que dice el texto
y ha construido una interpretación de las ideas principales a partir de haber
descubierto la información implícita, recreando las significaciones que no aparecen
de forma explícita, identificando el propósito y la posición del autor según el lugar,
el tiempo y la disciplina o campo de estudio desde la que escribe. Sólo después de
haber ampliado, verificado o contrastado esta información con sus conocimientos
previos y los conocimientos de otros autores y otros lectores, el estudiante podrá
establecer una valoración de lo leído y adentrarse en el sentido profundo del
discurso. Como lo hemos anotado previamente, el lector crítico debe tener cierto
conocimiento del contexto en que se enmarca el texto, dedicar un tiempo a
determinar quién es el autor, cuáles sus propósitos al escribir el texto y cuál su
corriente de pensamiento. El estudiante/lector también debe identificar el género
discursivo propio de su disciplina, descubrir la ideología y la visión del mundo que
plantea el texto. Por ello debe conocer en qué consiste la lectura crítica”.

A pesar que la lectura crítica es un proceso complejo se puede emplear como una
estrategia didáctica, puesto que este proceso permite el análisis de los contenidos
de diferentes textos, de este modo se puede empezar como primera medida una
lectura de exploración, después una lectura de comprensión y para finalizar una
lectura para comprobar la comprensión total del texto leído.

Delgado. U. C. (2013), Dice: “Por este hecho la lectura crítica es considerada


también una técnica de estudio, puesto que después de comprendido el texto el
lector puede realizar resúmenes, establecer opiniones, crear diferentes esquemas,
etc…”
Van Dijk (1992) menciona “huellas del contexto”. En referencia a la forma del
discurso ya sea oral o escrito este permite establecer conexión con los agentes
implicados y con las características que los define como miembros de una sociedad
ellas son: origen, clase sexo edad, etnia etc... Partiendo de ahí la lectura crítica nos
permite conocer ese contexto sociocultural de los textos leídos

Teniendo en cuenta que la lectura crítica está constituida como una herramienta
favorable para desarrollar un pensamiento crítico en lo lectores, es claro saber que
lo que se busca es formar ciudadanos conscientes y responsables por tal razón se
puede asumir según la Unesco (1998),” la alfabetización crítica entraña el desarrollo
de todas las capacidades básicas de comunicación que le permitan al hombre
insertarse en el mundo del trabajo y en su cultura como formas de realización
personal y espiritual, de progreso social y desarrollo económico (Serrano de Moreno
y Madrid de Forero, 2007).”

Desde la perspectivas de (Cassany, 2009: p. 113). “Ser un buen químico, abogado,


geógrafo o ingeniero es saber procesar los discursos propios de la disciplina”.
Desde ahí la lectura crítica juega un papel importante, si en currículo universitario
se encuentra establecido el objetivos que crear lectores críticos en los diferentes
campos profesionales. De este modo el lector crítico desarrollas diferentes
habilidades que le permiten desarrollarse como profesional en la sociedad, con
capacidad de enfrentar los retos del mundo de hoy.

Por otro lado la lectura crítica no es algo con lo cual nacemos, sino es un proceso
que se va construyendo a través de la práctica diaria de la lectura, por esta razón
en el ámbito de la educación se deben fortalecer estos espacios donde el estudiante
pueda tener un mejor acercamiento a la lectura, espacios de diálogos y
discernimientos entre estudiantes y docentes, además de brindarle al estudiante
diversas estrategias en lectura crítica los fortalecerá de tal forma que puedan
apropiarse del aprendizaje que con lleva cualquier disciplina especializada.
Carlino (2007, p.68) afirma que “La lectura queda como tarea solo a cargo de los
estudiantes y que su comprensión no resulta orientada por nuestra experiencia”.
Con respeto a esta afirmación se puede decir que la lectura crítica y todos los niveles
de lectura deben ser orientados por alguien independientemente si es docente o
no, lo importante es que la persona que guie la lectura sea una persona con
experiencia en este campo, de hecho la lectura crítica tiene ciertos parámetros que
no pueden ser desconocidos y mucho menos ignorados a la hora de leer
críticamente.

Es importante resaltar lo que dice: Delgado. U. C. (2013). “El lector crítico debe ser
capaz de identificar quién es el autor del texto que lee, cuáles son sus intenciones,
cuál es su ideología. También debe ser capaz de identificar los géneros textuales y
los usos que se dan en el desarrollo de las disciplinas. Los libros, los capítulos, los
materiales de cátedra, los manuales, los resúmenes, los comentarios, los artículos
de investigación, las monografías, las ponencias, son textos que tienen usos
diversos según los contenidos de las propias asignaturas. Y por último, el lector
crítico debe ser capaz de construir su interpretación y confrontarla con la
interpretación de los otros lectores, de modo que logre penetrar hasta el sentido
profundo del texto”.

De hecho la lectura crítica nos motiva a profundizar los textos, puesto que cuando
más leemos más queremos leer, este es un ejercicio que nos empuja diariamente a
descubrir otros mundos y a conocer los pensamientos de otras personas.

Delgado. U. C. (2013). “La lectura crítica que tiene sus orígenes en las ideas de
Paulo Freire y la pedagogía crítica (Giroux, 1888; Kanpol, 1994, Shor y Pari, 1999),
trasciende la lectura que se suele promover en la universidad, una lectura
caracterizada por ser mecánica, superficial, obligada, fragmentada,
descontextualizada, sin saberes previos: una lectura reproductiva”. La lectura crítica
tiene un carácter holístico e integrador de los saberes, como lo detalla Botello
(2010): “La lectura crítica requiere de una orientación correcta, planificada,
organizada para poder lograr expresiones críticas a través de juicios y opiniones,
teniendo presente que para lograrlo deben interactuar lo cognitivo, lo afectivo, lo
volitivo, lo axiológico y lo sociocultural”. Es aquí donde las actividades pedagógicas
de lectura crítica permiten de una u otra forma crear en los lectores habilidades de
análisis, interpretación y reflexión en los diferentes momentos o contextos del texto
leído.

De este modo la lectura crítica fomenta en el lector o lectores un pensamiento crítico,


a través de las herramientas que le ha brindado la comprensión y a su vez puede
dar juicios valorativos a través de su experiencia y conocimientos abordados en el
tema.
CONCLUSIÓN

La lectura crítica como estrategia didáctica es instrumento valioso en la educación.


Por esta razón es importante que podamos darle el verdadero significado que tiene
esta estrategia y la importancia en la enseñanza, sobre todo en la actualidad.

En la práctica, observamos que las estrategias didácticas tiene sus propias


características dependiendo también del diseño, de los actores que participan y la
comunidad a quien va dirigida o aplicada, se considera la didáctica un método o
técnicas de una práctica pedagógica, por tanto, se puede entender que la lectura
crítica como estrategia didáctica se focaliza en hacer lectores críticos para las
sociedades de hoy.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFIACAS

Delgado. U. C. (2013). La lectura crítica, una herramienta de formación del


pensamiento crítico en la universidad. REDEBAM, Red Educativa Mundial.

Recuperado de: https://www.redem.org/la-lectura-critica-una-herramienta-de-


formacion-del-pensamiento-critico-en-la-universidad/

Jaaman, Y. (2017) Objeto virtual de información lectura crítica en el contexto del


curso Filosofía del arte [Video] Recuperado de http://hdl.handle.net/10596/14177
.