Está en la página 1de 70

“No añadas á sus palabras, para que no te reprenda; Y seas hallado

mentiroso” (Proverbios 30:6)

POR QUÉ DEBO CONGREGARME,


PARTE 1
1. Debo congregarme, porque está ordenado por Hebreos 10:25 que dice:
“No dejando de congregarnos como algunos tienen por costumbre, sino
exhortándonos; y tanto más, cuando veis que aquel día se acerca”. En los
tiempos de los creyentes hebreos, existían dos tipos de reuniones: las
reuniones del judaísmo y las reuniones del cristianismo.
• Las reuniones del judaísmo eran cultos bajo la sombra de la ley; pero los
cultos del cristianismo son cultos bajo la realidad de la gracia. ¿Por qué el
Espíritu ordena por medio de Pablo a congregarse? Porque había algunos
creyentes hebreos que estaban abandonando las reuniones de la iglesia para
volver a su antigua religión judía. Volver a la religión era regresar a la ley,
dejar de congregarse era desechar la gracia de Dios.
2. ¿Por qué debemos congregarnos? Porque es una saludable y buena
costumbre. El Señor Jesús practicó esa buena costumbre. Porque debemos
animarnos los unos a los otros. 1 Corintios 14:23 dice “Si, pues, toda la
iglesia se reúne en un solo lugar...”. La palabra Iglesia es del griego Ekklesía
y es una palabra compuesta: Ek significa Salir y Klesía significa Asamblea.
¿Qué es la Iglesia?
• Es la asamblea de los que han salido de la muerte espiritual a la vida
espiritual de las tinieblas de la ignorancia espiritual a la luz del conocimiento
de Dios- del pecado a la santidad, de la religión a la iglesia. Dios no sólo nos
saca del pecado, de las tinieblas y de la religión, sino que quiere que el
“salido” se congregue. Si todos los que hemos sido llamados al evangelio nos
mantuviéramos cada uno en la casa, entonces no habría iglesia. Hacemos
iglesia cuando nos reunimos o congregamos.
3. El creyente que no se congrega, no puede comprender el enlace entre
Hebreos 10:25 y Hebreos 13:15-17. ¿Cuál es el enlace? La congregación, las
ovejas y los pastores. El congregarse es un deber de las ovejas y los pastores.
¿Qué le dice Dios a las ovejas? V:7 “Acordaos de vuestros pastores que os
hablaron la palabra de Dios..”. ¿A qué ha llamado el Señor a los pastores? A
hablar la palabra de Dios, ¿A quiénes? A las ovejas, y esto se hace posible
cuando tú te congregas con tú pastor local.
Observa lo que dice el V:17 “Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a
ellos; Porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar
cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no es
provechoso”. Antes de que las ovejas puedan obedecer a sus pastores, deben
hacer lo que dice el V:15 “Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de
él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre”.
En el nuevo pacto de la gracia, los sacrificios de animales cesaron, porque el
sacrificio de Cristo en la cruz suplantó esos sacrificios de animales. En
gracia, el sacrificio es de alabanza a Dios. Observa que el versículo dice en
plural “Ofrezcamos”, y esto se refiere a la congregación, a los que se reúnen
para ofrecer alabanzas al Señor. Aquí no dice “Ofrece en tú casa sólito
sacrificios de alabanza”, aquí dice “Ofrezcamos”.
4. La alabanza es un asunto de todos no de unos cuantos. Aquí se nos habla
de alabanza congregacional, ¿Qué es la alabanza? Es un sacrificio espiritual,
es una expresión verbal que reconoce los atributos de Dios. David dijo en el
Salmo 103:1 “Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser tu santo
nombre, y no olvides ninguno de sus beneficios”. David puso su alma a
bendecir y a recordar lo que Dios hizo por él. La alabanza es un sacrificio de
tu alma, es un bendecir a Dios, es un recordar lo que hizo por ti. La
alabanza también es un sacrificio que hace tu boca, porque aquí dice “Fruto
de labios que confiesan tu nombre”. Todo esto es congregacional.
5. Ovejas y pastores nos reunimos en un solo lugar para ofrecer juntos el
sacrificio de la alabanza. Nos reunimos también para hacer lo que dice el
V:16 “Y de hacer el bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales
sacrificios se agrada a Dios”, ¿De cuáles sacrificios se agrada Dios? Del
sacrificio de la alabanza congregacional y del sacrificio de las ayudas
mutuas. Observa que aquí dice “mutuas”, no es un asunto de qué la iglesia te
dé todo el tiempo, y tú no das nada a la iglesia. La palabra mutua es del
griego Koinonía que quiere decir “comunión recíproca”. ¿A quién debemos
ayudar? Al que se congrega. La única excusa válida para que un hermano
no pueda congregarse con nosotros es porque está enfermo, es porque está
de viaje o porque está muerto, de resto no hay excusa.
6. Los creyentes que no se congregan, el bien no es para ellos; porque esto de
las ayudas es un asunto de mutualidad, de congregación, de ser miembros de
un mismo cuerpo e iglesia local. Alabanza mutua y ayuda mutua son
sacrificios que a Dios le agradan.
7. ¿Para qué debemos congregarnos? Para la alabanza mutua y la ayuda
mutua. Ahora, observa la tercera razón, V:17 “Obedeced a vuestros
pastores, y sujetaos a ellos; Porque ellos velan por vuestras almas...”. Hay
cuatro cosas de las que Dios se agrada: alabanza- ayuda mutua- obediencia-
sumisión a los pastores.
• ¿Qué es la sumisión? La sumisión se relaciona con la actitud de la oveja
para con su pastor, La obediencia se relaciona con la actitud de la oveja
hacia la palabra que le enseña el pastor. La sumisión con la armonía, la
amistad con el pastor. La obediencia con la palabra de Dios que da el
pastor.
8. Hay un mandamiento muy claro para todos nosotros: No dejando de
congregarnos. La vida de la iglesia es una sola. Todos somos hijos de un
mismo Padre y miembros de una misma iglesia. En la iglesia no debemos
crear superioridad ni inferioridad, no debemos hacer distinciones de
ninguna clase, no debemos traer las antigüedades del viejo Adán, no
debemos crear grupitos de división, no debemos andar en la carne. Hemos
sido llamados a una misma iglesia que demanda una misma comunión en
Cristo. Recibe el mandamiento: Yo debo congregarme siempre.

SIN PECADO DE CONDENACION, DESPUÉS DE LA CRUZ


1. Por cuanto la SANGRE de CRISTO mediante el ESPÍRITU eterno se
ofreció a Sí mismo sin mancha a DIOS, limpió nuestras conciencias de obras
muertas para que sirvamos al DIOS vivo, limpios una vez, no hay más
conciencia de pecado-Hebreos 9:14-Hebreos 10:2.
2. Cuando a usted se le dice que se “arrepienta”, es porque se le están
predicando que la sangre de CRISTO nada limpio en su conciencia, y por
ende, posee una conciencia de pecado.
3. ¿Por qué nací sin pecado después de la cruz? Por el efecto de CRISTO
que quitó de en medio el pecado, pues, habiendo ofrecido un solo sacrificio,
se ha sentado a la diestra de Dios, porque con esa sola ofrenda hizo perfectos
para siempre a los santificados, y limpios una vez, no tenemos ya más
conciencia de pecado-Hebreos 9:26-Hebreos 10:12-Hebreos 10:14-Hebreos
10:2.
4. ¿Por qué nací sin pecado después de la cruz? Porque el cuerpo del pecado
fue destruido y he sido justificado del pecado, y la muerte no se enseñoreará
más de nosotros, ni tampoco el pecado, pues, no estamos bajo la ley sino bajo
la gracia, y al ser libertados del pecado, hemos venido a ser facilitadores de
la justicia-Romanos 6:6-Romanos 6:7-Romanos 6:14-Romanos 6:18.
5. Ahora, la muerte reinó desde ADÁN hasta CRISTO, y esto quiere decir,
que cada bebé que nacía antes de CRISTO, nacía en pecado-Romanos
5:14,21-Salmo 51:5.
6. ¿Cómo nacía? Nacía como un constituido pecador y destituido de la gloria
de Dios-Romanos 5:19-Romanos 3:23. Ese bebé nacía así, no por Su propia
culpa, sin por la culpa de su cabeza representativa del mundo llamada
ADÁN, porque por la desobediencia de ADÁN los muchos bebés fueron
constituidos pecadores, por cuanto el pecado entró en esos bebés por ADÁN-
Romanos 5:19-Romanos 5:12.
7. Ninguno de esos bebés antes de la cruz, hizo algo para que lo destituyeran
de la gloria de DIOS, pero estaba escrito que el intento del hombre es malo
desde Su juventud-Génesis 8:21. Ese intento pasó a TODOS los hombres que
nacieron desde ADÁN hasta CRISTO.
8. TODOS los bebés que nacieron antes de la cruz como ABEL, MOISÉS,
ABRAHAM, ISAAC, JACOB, JOSUÉ, CALEB, JUAN EL BAUTISTA,
PEDRO, JUAN, SANTIAGO etc. Nacieron en pecado, se les imputó el
pecado.
9. Existieron dos tipos de constitución:
• Por ADÁN los constituidos pecadores fueron destituidos de la gloria de
Dios.
• Por JESUCRISTO los constituidos justos fueron instituidos justos a los
ojos de Dios.
No se tuvieron que cometer muchas destituciones ni hacer muchos pecados
para que el hombre antes de CRISTO fuera constituido pecador, solo bastó
la transgresión de ADÁN para que el pecado pasase a todos los hombres, y
de la misma manera, no se tuvieron que hacer muchos sacrificios ni muchas
obediencias para que DIOS constituyera al hombre justo, solo bastó que por
una sola vez, CRISTO se ofreciera a Sí mismo en la cruz para que el hombre
reconciliado fuera constituido justo a los ojos de DIOS-Romanos 5:19
10. A partir del sacrificio único de CRISTO, él justificó gratuitamente a los
reconciliados en su sangre, para que TODOS fueran salvos de la ira de
DIOS, y estando reconciliados, salvos por Su vida-Romanos 5:8-10.
11. Ahora, por el pecado de ADÁN vino el juicio para condenación, pero por
la justicia de CRISTO, vino a TODOS los hombres, la justificación de vida-
Romanos 5:16-Romanos 5:18.
12. Si naciste después de la cruz tú eres un justo a los ojos de DIOS. Pero si
tú eres un justo, ¿Por qué fallas? Porque tu no fallas en el espíritu, lo que tu
fallas es en la carne, porque lo es nacido de la carne, carnes, sigue carne,
vive carne y muere carne, porque es una naturaleza congénita que solo la
puede terminar la muerte física-Juan 3:6. Y murió TODA carne que se
mueve sobre la tierra-Génesis 7:21.
13. Tú eres un JUSTO en tu espíritu no en tu carne. 1 Timoteo 3:16 dice que
JESÚS fue justificado en el Espíritu.
14. ¿Por qué tú fallas siendo justo? Porque posees un cuerpo mortal en
debilidad lleno de concupiscencias, cuyo deber es presentar los miembros de
ese cuerpo como instrumentos de justicia a la justicia de las cosas-Romanos
6:13.
15. Cuando JESÚS murió en la cruz, con Su ofrenda hizo perfecto para
siempre a tu espíritu santificado, a tu hombre interior, no a tu cuerpo. La
santificación, la justificación, la redención, la salvación, la reconciliación, no
hizo perfecto a tu cuerpo mortal débil y marchito.
16. En tu espíritu eres un justo, no un pecador. Los justos nacen después de
la cruz, eso quiere decir, que ese niño que hay en tu casa, que esos párvulos
que asisten a la escuela bíblica de la iglesia, nacieron justificados a los ojos
de DIOS. No es su “carnita” es su espíritu el justificado.
17. Entonces, sobre la faz de la tierra, caminan 8 mil millones de seres
justificados, lo que pasa es que la mayoría de esos miles de millones no lo
saben, desconocen esta gloria que tú ahora estás conociendo. Por eso, hay
que llevarles a esos miles de millones esta palabra de reconciliación, para
que reinen en vida y libertad y presenten sus miembros de justicia a la
justicia de todas las cosas. Diga conmigo: YO soy un justo, nunca un
pecador. 18. Ahora, si usted es un PECADOR, entonces, CRISTO perdió el
sacrificio en la cruz, murió en vano, y si así fuera, seriamos los seres más
dignos de conmiseración. Pero honor sea a CRISTO, que te cambió la
historia de tu vida, que te dio un nuevo proyecto de vida, porque lo hizo
TODO por ti.
19. Si usted ha comprendido esto, entonces, tenga sumo cuidado de no
pasarle al frente de una tarima a un evangelista, pastor, apóstol o profeta
que lo invite al arrepentimiento, a la salvación, a la reconciliación, al perdón
de pecados, porque ¿A qué arrepentirse, si usted ya ha sido justificado por
la sangre de CRISTO? ¿Para que levantar la mano, si CRISTO ya me
levantó el corazón caído hacia DIOS? ¿Para qué un evangelista me va
escribir el nombre en el libro de la vida, si ya en CRISTO lo tengo escrito
desde antes de la fundación del mundo? No somos seres humanos viviendo
experiencias divinas, somos divinos viviendo experiencias humanas.
20. Ahora, ¿Qué pasa cuando te comportas mal o le fallas al que te justificó?
No pierdes justificación, ni salvación, ni redención, ni reconciliación, porque
tus debilidades jamás podrán cambiar o alterar la obra que CRISTO hizo
por ti.
21. Lo que agarras con tus repetidas debilidades es una continua
consecuencia que la vida humana te la cobra en tu piel para hacerte
reflexionar sobre el bien que siempre debes hacer. Proverbios 22:8 dice que
el que siembra maldad, cosecha desgracias. ¿Qué es lo que hace posible que
te mantengas en pie en medio de tus desgracias? La justicia de Dios.
22. ¡Te das cuenta! Estas son las verdades que tu iglesia y religión nunca te
predicó, te escondieron todo esto para mantenerte con una conciencia
abrumada y culpabilizada, pero limpios una vez, ya no tenemos más
conciencia de pecado-Hebreos 10::2.
23. ¿Qué hizo DIOS con los pecados del reconciliado? DIOS borró sus
rebeliones para no acordarse más de sus pecados-Isaías 43:25. No os
acordéis de las cosas pasadas ni traigáis a memoria las cosas antiguas-Isaías
43:18.
24. DIOS en justificación no te acepta pecados pasados, ni rebeliones
cometidas. El lenguaje del pecado en justificación no es aceptable por el
tribunal de DIOS.
25. Es de simple lógica que en el campo natural humano, TODOS al fallar
debemos hacer correcciones, soportar consecuencias, hacer cambios en pro
del éxito de nuestra vida para reinar en vida y libertad, pero en el campo de
la justicia de DIOS nada se puede hacer, porque El ya con una sola ofrenda
que fue la de su HIJO hizo para siempre perfectos a los santificados-Hebreos
10:14.
26. Entonces, desde hace dos mil años, el mundo tiene la manifestación de los
hombres justificados. ¿Hay pecado entre tú y DIOS? No lo hay, porque ese
pecado fue quitado de en medio por la sangre de CRISTO-Hebreos 9:26.
¿Por cuánto tiempo lo quitó? Una vez y para siempre.
27. Y ¿Cuándo yo hago lo malo, será que DIOS me vuelve a imputar el
pecado? ¡Jamás! Porque eso equivaldría a volver a repetir el sacrificio de
CRISTO para quitártelo de nuevo, y si fuera así, entonces, CRISTO tendría
que pasársela sufriendo como un crucificado día a días hasta el “fin del
mundo” por todos los pecados cometidos de los hombres.
28. Me dirás, es que mi “carnita” sólo saber hacer lo malo. No sólo saber
hacer lo malo, sino que es mala, nació mala, sigue siendo mala y se muere
mala. A tú “carnita” no la cambia nadie, sino que la sepulta para siempre la
muerte física.
29. ¿Te deja DIOS a la deriva en medio de una debilidad de la carne? No, el
Espíritu te ayuda en tu debilidad-Romanos 8:26. El Espíritu no quita la
debilidad de tu cuerpo, pero si te ayuda en tu debilidad.
30. Este es el objetivo principal de los estudios de la revelación cumbre para
nuevos, presentar perfecto a TODO hombre en CRISTO JESÚS-Colosenses
1:28.
31. TODOS los justificados, los que nacimos sin pecado de condenación en el
espíritu, en la carne experimentamos una marcada debilidad, unos se
debilitan en una cosa y otros en otra, pero TODOS necesitamos que el
Espíritu nos ayude en nuestra propia debilidad.
32. Ahora, tu debilidad es más de condición que de posición. Si fuera de
posición le cambiaríamos de curso, pero como es de condición eso no lo
cambia sino la muerte. Pero, ¿Cuál es tu posición espiritual? Justo siempre
justo.
33. ¿Por qué tienen tanto éxito los evangelistas y los cultos de ley? Porque
ellos se dedican a abrumar la conciencia de la gente, a que pasen al frente
para ministrarles, para ungirlos con aceite, para imponerle manos, para
hacerles el tumbadito, y con buena música para levantarle las emociones
escondidas a la gente para que le puedan responder a sus llamados.
34. Pero tú ves, que a uno que presentamos perfecto en Cristo, con
conocimiento de la verdad y de la gracia, no entra en esos cultos sensitivos o
predicaciones de terror y pérdida de salvación, ¿Por qué? Porque tiene los
sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal-Hebreos 5:14.
35. Entonces, no es arrepentimiento ni sensibilismo, la palabra que estamos
llamados los de gracia a predicar, es la palabra de la reconciliación-2
Corintios 5:19-21, porque ese fue el ministerio que DIOS nos dio para estos
siglos venideros, donde presentamos las riquezas de Su gracia en Su bondad
para con nosotros-Efesios 2:7.
36. Usted no es justo, salvo y santo por lo que usted hace o deje de hacer,
usted lo es por pura GRACIA. Si usted no es justo, salvo ni santo, entonces,
usted nació condenado y eso no te lo arregla a estas alturas nadie. ¡Morirte
ya te queda mejor!.
37. Si usted no cree que es TODO un santo señor, entonces, ni
arrepintiéndote arreglas eso, ni ayunando, ni vigilando, ni reprendiendo al
diablo, ni yendo a misa ni a culto, ni hablando en lenguas, ni haciendo las
mil penitencias.
38. Tu futuro espiritual, ya te lo arregló DIOS. Tú naciste JUSTO a los ojos
de DIOS, lo que pasa es que nadie te lo dijo, enseñó ni predicó. Estas
verdades no son exclusivas de ningún pastor o apóstol de gracia, son
exclusivas de la misma palabra de DIOS, por que ¿De dónde saca un pastor
o apóstol estas afirmaciones? De la palabra de DIOS.
39. Con la muerte y la resurrección de CRISTO, tu vida está arreglada, pero
si alguien cree que CRISTO no resucitó, entonces, su fe es vana y aún se
encuentra en pecado, pero como CRISTO quitó de en medio el pecado, no
me encuentro en pecado, ¿Cómo puedo encontrarme con algo que
desaparecieron, con algo que ya no está ahí, y que no puede regresar?-1
Corintios 15:17.
40. ¡Te cuidado! Con esas falsas doctrinas después de la cruz, que te
predican en radio, pulpito y televisión, ¿Qué te dicen? Hermano…DIOS me
muestra que en esta iglesia hay PECADO, ¿Qué está diciendo ese
predicador? Que la SANGRE de CRISTO no sirvió para nada, ese hombre
está teniendo por inmunda la sangre del pacto, está afrentando el espíritu de
gracia, está pisoteando al HIJO de DIOS, porque en los nacidos después de
la cruz, no hay maldición, no hay ley, ni hay pecado de condenación-Hebreos
10:29-Gálatas 3:13-Gálatas 4:5.
41. Estos insulsos predicadores, están ignorando el hecho de que CRISTO
amó a la Iglesia, se entregó a Sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola
purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a FIN de presentársela
a Sí mismo una Iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa
semejante, sino que fuese santa y sin mancha-Efesios 5:25-27.
42. Finalmente, ¿Cuál es tu deber al conocer esta luz que DIOS te da por mi
medio? Que sea el medio para llevársela al resto del mundo, ¿Qué debes
llevarle? Debes llevarle la palabra de la Reconciliación, que DIOS estaba en
CRISTO, reconciliando al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres
sus pecados, y nos encargó a nosotros (los nacidos justos) la palabra de la
reconciliación-2 Corintios 5:19.
43. Re-conciliación es una palabra compuesta de: Re-es algo que tú eras-
constituido pecador-miserable-injusto-porque eso hizo de ti el pecado y te
separó de DIOS, y conciliación: es logar un acuerdo entre dos enemigos en
desavenencia y excusar el litigio. ¿En qué consiste la predicación de la
reconciliación? En decirle al mundo entero que DIOS en CRISTO ya excusó
el litigio del pecado, que ya lo perdonó, que ya lo quitó de en medio, que ya
desapareció la desavenencia, que el hombre ya no es más un enemigo de
DIOS-Romanos 5:10-2 Corintios 5:19
44. ¿Por qué nací sin pecado después de la cruz? Porque DIOS me reconcilió
consigo mismo, y me dio para otros el ministerio de la reconciliación.

EL SEÑOR QUITO LA CONDENACION.

1. ¿Por qué no estoy condenado a los ojos de Dios? Porque ya no hay


NINGUNA condenación para los reconciliados-Romanos 8:1, por el
EFECTO:
a. De la SANGRE de CRISTO que limpió las conciencias de obras muertas-
Hebreos 9:14
b. De OFRENDA del cuerpo de Jesucristo que hizo perfectos para siempre a
los santificados-Hebreos 10:14, ahora ¿Cómo se logró ese efecto?
2. La ¡¡excelente y buena noticia!! Es que estaba profetizado desde el antiguo
testamento hasta Cristo, que Dios quitaría de la tierra el pecado en un día, y
ese día vino en el cumplimiento del tiempo hace dos mil.
años, y Juan el Bautista indicó que Cristo era el Cordero de Dios que iba a
quitar el pecado del mundo, y así fue como en la consumación de los siglos
de la ley en la cruz, Cristo se presentó una sola vez y para siempre por el
sacrificio de sí mismo y quitó de en medio el pecado, y está es la razón del
por qué usted se encuentra sin pecado a los ojos de Dios-Zacarías 3:9-
Gálatas 4:4-Juan 1:19-Hebreos 9:26.
3. ¿Por qué usted no se encuentra condenado a los ojos de Dios? Porque
Jesús dijo en la cruz “Consumado es”-Juan 19:30.
4. ¿Por qué usted se encuentra sin pecado a los ojos de Dios? Porque Cristo
a causa del pecado, condenó al pecado en la carne-Romanos 8:3.
5. ¿Por qué usted no se encuentra condenado a los ojos de Dios? Por el efecto
de la sangre de Cristo que limpió tu conciencia, y limpio una vez, ya no
tienes más conciencia de pecado-Hebreos 9:14-Hebreos 10:2. El nos trajo a
la cruz y nos limpió.
6. ¿Por qué usted no se encuentra condenado a los ojos de Dios? Por el efecto
de Su muerte que destruyó al pecado que tenía el imperio de la muerte, esto
es, al diablo-Hebreos 2:14.
6. ¿Por qué usted no se encuentra condenado a los ojos de Dios? Por el efecto
que DIOS en Cristo hace dos mil años, reconciliando consigo mismo al
mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados-2 Corintios
5:19.
7. ¿Por qué usted no se encuentra condenado a los ojos de Dios? Por el efecto
que CRISTO abolió en Su carne las enemistades, para crear en sí mismo un
nuevo hombre, haciendo la paz-Efesios 2:15
8. ¿Por qué usted no se encuentra condenado a los ojos de Dios? Por el efecto
que Dios en Cristo anuló el acta de los decretos de la ley que nos acusaba de
nuestros pecados, la quitó de en medió y la clavó en la cruz-Colosenses 2:14.
9. ¿Por qué usted no se encuentra condenado a los ojos de Dios? Por el efecto
de Su sangre, tenemos redención, el perdón de pecados-Efesios 1:7.
10. ¿Por qué usted no se encuentra condenado a los ojos de Dios? Por el
efecto del ya no hay NINGUNA condenación para los que están en Cristo
Jesús-Romanos 8:1. ¿Quién lo puede acusar a los ojos de Dios? Dios fue el
que lo justificó. ¿Quién lo puede condenar? Cristo es el que murió y
resucitó, y Dios lo sentó a usted juntamente con Cristo en los lugares
celestiales-Romanos 8:33-Romanos 8:34-Efesios 2:5,6.
11. ¿Qué significó TODO esto? Que usted hoy y ahora por efecto es salvo
por Su gracia por medio de su fe-Efesios 2:8
12. ¿Qué significó TODO esto? Que por efecto usted es una oveja de Dios
que oyendo Su voz, le sigue, porque le Dios te ha dado VIDA ETERNA; y no
perecerás jamás, y nadie te puede arrebatar de la mano de Su Padre-Juan
10:27-28.
13. ¿Qué significó TODO esto? Que después de la cruz, el pecado de
condenación no es señor de tu vida, porque el pecado no se enseñoreará de
ti; pues no estás bajo la ley, sino bajo la gracia”-Romanos 6:14.
14. ¿Perseveraremos en el pecado par que la gracia abunde? EN NINGUNA
MANERA-Romanos 6:1, pues, libres del pecado, facilitadores somos de la
justicia-Romanos 6:18.
15. ¡!Buena noticia!! Nacimos sin pecado, porque el efecto que CRISTO lo
quitó, ya no estamos sin pecado, y no estamos condenados a los ojos de Dios,
pero ¿Cuál es nuestra máxime responsabilidad con esta verdad que nos ha
hecho libres? “Mas ahora que hemos sido libertados del pecado y somos los
facilitadores de justicia, tenemos por fruto y por ministerio la palabra de la
reconciliación-Romanos 6:22-2 Corintios 5:18-20.

LA IRA DE DIOS NO ES PARA MÍ

1. Dijo 1 Juan 2:2 2Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no


solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo. 2. No
hubo un animal o ser humano que pudiera hacer una propiciación perfecta
por tus pecados. Dios tuvo que enviar a su Hijo a la tierra, para poder
ejecutar esa propiciación perfecta por tus pecados.
3. Juan dice que Jesús fue la propiciación por tus pecados. ¿Qué es
propiciación? Es apaciguar la ira de una ley que se ha violado. El fin de la
propiciación fue que Dios en Cristo ya te reconcilió consigo mismo.
4. Jesús en su cuerpo soportó la ira de Dios porque él fue la propiciación por
tus transgresiones. Dios ya derramó en Cristo su ira y él no tiene más ira que
derramar sobre tu vida. Su justicia ya quedó pagada y satisfecha por cuanto
Cristo pagó la condena de todos tus pecados. La propiciación que hizo
Cristo quitó la ira de Dios.
5. ¿Qué era la ira de Dios? Dijo Juan 3:36 “El que cree en el Hijo tiene vida
eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de
Dios está sobre él. Dijo Romanos 9:22 “¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar
su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira
preparados para destrucción. Dijo Efesios 5:6 “Nadie os engañe con
palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de
desobediencia. Dijo Colosenses 3:6 “cosas por las cuales la ira de Dios viene
sobre los hijos de desobediencia.
6. La ira de Dios ya no está sobre tu vida, porque reconciliación por
iniciativa del mismo DIOS es un EFECTO aplicada a tu vida-2 Corintios
5:19.
7. La ira de Dios fue un atributo de Dios. En el carácter de Dios no hay
defecto alguno. Dios no puede desestimar el pecado debido a su recta
justicia. Dios solamente se deleita en lo puro. La ira de Dios fue su eterno
aborrecimiento de todas tus injusticias y transgresiones.
8. La ira de Dios fue el desagrado e indignación de la rectitud divina ante el
mal y el pecado. Dios, como un juez recto tuvo que dirigir su justa ira contra
todo lo que se llama pecado, donde quiera que se encontró y en cualquier
persona que se halló.
9. Dijo Romanos 3:25,26 “a quien Dios puso como propiciación por medio de
la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por
alto, en su paciencia, los pecados pasados, 26con la mira de manifestar en
este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es
de la fe de Jesús. En el antiguo testamento, Dios le dio instrucciones a Moisés
que construyera un tabernáculo de reunión donde las doce tribus estaban
acampadas a su alrededor desde los cuatro ángulos del desierto. Ese
tabernáculo tenía tres áreas: el atrio, el lugar santo y el lugar santísimo. En
el lugar santísimo estaba el arca del testimonio y esa arca contenía el maná
que era símbolo de que el hombre había repudiado las provisiones que Dios
le dio. La vara de Aarón que era símbolo de que el hombre había repudiado
la dirección de Dios. Las tablas de la ley que eran símbolo de que el hombre
había repudiado la santidad de Dios.
10. El arca del testimonio estaba en la parte más íntima del lugar santísimo.
Sólo el sumo sacerdote se le permitía entrar a ese lugar intimo una vez al
año en el día de la expiación. En ese día él entraba con la sangre de los
animales sacrificados y debía rociar con ella la cubierta de oro del
propiciatorio.
11. Los ángeles querubines que representan la santidad de Dios eran los
simbólicos guardianes de esta propiciación con sangre. Ellos veían que la
sangre del sacrificio cubría la cubierta de oro del arca. Cuando esa cubierta
de oro quedaba rociada con sangre, entonces, la situación pecaminosa del
hombre quedaba cubierta haciendo posible que el hombre quedara
perdonado por Dios por un año más.
12. En esa cubierta rociada con sangre, era que Dios podía perdonar y tener
misericordia del hombre. ¿Por qué Dios podía perdonar y mostrar
misericordia? Porque el sólo veía la sangre del sustituto inocente que pagó la
condena exigida, que era la muerte.
13. Mientras no se rociara la sangre del animal sobre la tapa o cubierta del
propiciatorio ese propiciatorio representaba un lugar de juicio, pero cuando
era cubierto con sangre una vez al año, se convertía en un propiciatorio de
perdón y misericordia, porque la rectitud y la justicia de Dios quedaban
satisfechas mediante la sangre derramada del sacrificio del animal inocente.
14. Todo lo que se hacía una vez al año en ese propiciatorio era una sombra
de lo que habría de venir. Dijo Hebreos 8:5 “los cuales sirven a lo que es
figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando
iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al
modelo que se te ha mostrado en el monte. Donde Moisés no hubiese hecho
todas estas figuras conforme al modelo que Dios le trazó, se hubiera dañado
toda la revelación que esas sombras representaban. Pero, Moisés fue
obediente e hizo todo conforme al modelo. Un modelo es una prefiguración.
¿Cuál fue el modelo de la propiciación? Fue Cristo.
15. Pablo en Romanos 3:25 nos enseñó que la cubierta del arca representaba
a Cristo como el agente activo de la propiciación por nuestros pecados, Dijo
Hebreos 2:17 17Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos,
para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se
refiere, para expiar los pecados del pueblo. Propiciar es del griego
Hilasterión y significa “apaciguar la ira” de otro y a la vez reconciliar a uno
al satisfacer las exigencias del otro. Cristo fue tu propiciación, fue tu
apaciguador, fue el quitador de la ira entre tú y Dios. Cristo hoy y ahora es
tu gran reconciliador.
16. Durante los tiempos del antiguo testamento, los pecados del pueblo no
eran quitados sino cubiertos por la sangre de los animales sacrificados. Dios
pasó por alto esos pecados cubiertos hasta la primera venida de Cristo, ¡el
Cordero de Dios! que según Juan 1:29 quitó el pecado del mundo. Por su
muerte y el derramamiento de su sangre, El quitó todos los pecados que
habían sido cubiertos y pasados por alto (Hebreos 9:26).
17. Al pasar por alto todos los pecados de la gente del antiguo testamento,
Dios mostró Su justicia para con ellos. El carácter ofendido de Dios quedó
apaciguado por la muerte y el derramamiento de la sangre de Cristo, y
esperando Dios esto, el sacrificio de Cristo le dio el perfecto derecho a Dios
de declarar justo a todo aquel que él reconcilió consigo mismo.
18. Dijo Hebreos 9:11,12 “Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote
de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no
hecho de manos, es decir, no de esta creación, 12y no por sangre de machos
cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para
siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención. Jesús
como tu sumo sacerdote entró en el lugar santísimo en el cielo, con el
testimonio de su sangre derramada y allí obtuvo una eterna redención para
todos los reconciliados.
19. Cristo hizo esto una vez y para siempre, y esto nos enseña que no habrá
que seguir haciéndolo vez tras vez, como tenían que hacerlo los sacerdotes
del antiguo pacto. La sangre de Jesús fue el testimonio eterno que siempre le
recordará al Padre que su ira fue apaciguada. La sangre de Jesús fue la
prenda de garantía de que Dios jamás volverá a enojarse con ningún
reconciliado. La sangre de Jesús convirtió el propiciatorio de juicio en un
propiciatorio de misericordia. La barrera de separación entre Dios el
hombre ya está quitada, porque Cristo ya apaciguó la ira justa de Dios
contra el pecado. Está es la razón del por qué la ira de Dios no es para usted.
Dios es todo en todos.

MIS DEUDAS ANTE DIOS ESTÁN CANCELADAS


1. El primer acto de gracia de Cristo en la cruz fue la propiciación. Jesús fue
la propiciación porque soportó la ira de Dios contra los pecados de la
humanidad en el año 33 ½. Cristo fue el propiciador, el aguantador de la ira
de Dios. Por cuanto Dios ya derramó Su ira, él no va a derramar más ira
sobre los hombres, porque con Cristo con Su propia vida la apaciguó y
satisfizo la justicia dejándola satisfecha.
2. A Dios para justicia, salvación ni santificación le satisfacen sacrificios del
cuerpo: ni ayunos ni vigilias, ni penitencias, porque si la justicia fuese por
estas cosas, por demás murió Cristo (Gálatas 2:21).
3. El segundo acto de gracia de Cristo en la cruz fue la redención. Pablo dijo
en Efesios 1:7 7en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de
pecados según las riquezas de su gracia. CRISTO le hizo redención y
cancelación a TODA la deuda que el hombre desde Adán hasta la cruz le
debía a Dios, y ¿Qué hizo Cristo? Quitó de en medio esa deuda, y no la
volverá a repetir.
4. Cada vez que un ciudadano romano era acusado de algún crimen, la
jurisprudencia demandaba que se le expidiera un “certificado de deuda”. En
ese sumario se le enumeraban todas las obras perversas y la condena exacta
que merecía. Al prisionero se le encerraba en la cárcel y el certificado de
deuda se le colgaba en la parte externa de la puerta de su celda.
5. Esa acta permanecía allí hasta que el hombre hubiera cumplido el tiempo
de su condena. Al cumplirla se retiraba el certificado, se le ponía el sello de
“Deuda cancelada” y se le daba la libertad total.
6. Pablo dijo en Colosenses 2:13,14 13Y a vosotros, estando muertos en
pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con
él, perdonándoos todos los pecados, 14anulando el acta de los decretos que
había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y
clavándola en la cruz. El certificado de deuda era un sumario negativo por
haber violado las leyes de Dios. Este era el sumario que el hombre desde
Adán llevaba a cuestas en su conciencia y que lo constituía en un miserable
pecador digno de condenación.
7. Pero ¿Qué hizo Jesús en la cruz? Tomó ese sumario, esa deuda negativa y
te la pagó con su propia vida en sacrificio. Tomó esa acta y la clavó en la
cruz. ¿Qué estaba haciendo Jesús? Estaba haciéndose culpable ante el
tribunal de Dios por todos los pecados enumerados en ese sumario. Como
ese certificado traía consigo la sentencia de la muerte, Jesús también cargó
la sentencia, la maldición y murió pagando con su vida por esa sentencia de
la ley.
8. JESÚS fue clavado en la cruz alrededor de las nueve de la mañana. Entre
las doce de la tarde y las tres, DIOS puso un velo de tinieblas sobre toda la
tierra. Dios estaba airado por los pecados de la humanidad que fueron
cargados sobre el cuerpo de Jesús en el madero. Hasta ese momento, de los
labios de Jesús no se había escuchado un gemido, pero el silencio se rompió y
Jesús clamó: “Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has desamparado? En ese
instante, DIOS había tomado el sumario del pecado y lo quitó de en medio
(Hebreos 9:26) y así JESÚS cumplió la sentencia del hombre pecador.
9. DIOS tuvo que abandonar a su Hijo, porque se hizo pecador (sin ser él
pecador) en lugar de aquel que había pecado desde Adán hasta ese día de
cruz. Ya rayando las tres de la tarde, Jesús antes de encomendarle su
espíritu al Padre, dio el grito de independencia que en griego se llama
Tetelestai que significa “Consumado es”. Esta era la misma palabra que el
juez romano escribía sobre el certificado de del reo. Tetelestai era la libertad
para el reo que ya había pagado la sentencia. Tetelestai significa “Pagado
totalmente” “no le debes nada a la justicia” y que en las versiones de nuestra
Biblia fue escrito como “Consumado es”.
10. A los ojos de Dios está Tetelestai “pagado por Cristo totalmente”. Esto
nos enseña que a todos los que Dios en Cristo reconcilió consigo mismo ya
Cristo les pagó la deuda, no le deben nada a Dios. Sobre la conciencia del
hombre figura Tetelestai “pagado totalmente por Cristo”. Si un hombre
sabiendo esta verdad, insiste en quedarse preso en sentencia y bajo
condenación, sabiendo que su deuda de pecado ya fue pagada por Cristo,
entonces, está teniendo por inmunda la sangre de Cristo, vituperando al
Hijo y afrentando el espíritu de su gracia. ¿Qué pasará con una persona así?
Sencillamente pasó por este mundo abrir el tesoro, sin conocerlo para
disfrutarlo. Ahora, ¿Cuál es la misión de los que conocemos esta gloria?
Concientizar a los 8 mil millones de habitantes de este planeta sobre lo que
Cristo hizo por él para que comience a reinar en vida y libertad.
11. Entonces, la deuda ya quedó cancelada para todos los hombres. Pero
también de la esclavitud del pecado quedaron completamente libres. En la
época de la compra de los esclavos en el primer siglo. La palabra más
refrescante y liberadora que podía oír un esclavo era la palabra
“redención”. La redención buscaba librar al hombre de las garras del
pecado, que es el diablo del hombre.
12. La palabra “redención” tiene varias connotaciones en el nuevo
testamento:
a. 1 Pedro 1:18-19 dice 18sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana
manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas
corruptibles, como oro o plata, 19sino con la sangre preciosa de Cristo, como
de un cordero sin mancha y sin contaminación. La palabra rescatados es del
griego Lutroo y significa “libertar de la esclavitud mediante el pago de un
rescate”. Pedro dice que hemos sido rescatados de nuestra vana manera de
vivir, ¿Cómo era esa vana manera? Era de esclavitud. Esta vana manera la
recibimos, la heredamos de nuestros padres, pero fuimos rescatados de ella
por la sangre preciosa de Cristo. La sangre fue el precio de nuestro rescate
de esa esclavitud heredada.
b. Hechos 20:28 dice 28Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño
en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia
del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Cristo ganó a la Iglesia del
Señor con sangre. Somos Iglesia por sangre. La palabra “ganó” significa que
Jesús obtuvo posesión, derecho sobre el objeto que compró con Su sangre. El
medio que Dios empleó para libertarnos de la esclavitud heredada fue la
sangre de Jesús. Si Jesús nos ganó con sangre, entonces, somos posesión de
él, derecho de él, propiedad personal de él. Apocalipsis 5:9 dice 9y cantaban
un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus
sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para
Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación. La palabra redimido es del
griego agorazo y significa ser libre mediante el pago de un rescate. Juan dice
que Jesús con su sangre nos ha redimido para Dios, de todo linaje y lengua y
pueblo y nación. c. Gálatas 3:13 dice 13Cristo nos redimió de la maldición de
la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el
que es colgado en un madero). La palabra redimió es del griego exagorazo y
denota el hecho de ser comprado para ser sacado de la esclavitud y no volver
a ser vendido. La ley traía “maldición” por no ser guardarla, esto llevaba al
hombre a ser un esclavo del pecado. ¿Qué hizo Jesús en la cruz? Nos
redimió, nos sacó de esa maldición, y de esa esclavitud del pecado para
nunca jamás ser vendidos. El destruyó al pecado una vez y para siempre y le
quitó el dominio sobre la humanidad. 13. En términos espirituales, para que
una persona pudiera salir libre del mercado negro de la esclavitud del
pecado, era por medio de un redentor que no estuviera dentro de ese
mercado de esclavos y ese redentor fue Jesús. El Señor Jesús dijo en Juan
8:34 “...Todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado”. La esclavitud al
pecado fue una condición con la que se nacía antes. A ese inmundo del
mercado de esclavos del pecado, Dios envió a un redentor, ¿Para qué? Para
que los hombres se convirtieran de las tinieblas a la luz, y de la potestad de
Satanás (pecado) a Dios (justicia), Hechos 26:18.
14. En el sistema de esclavitud romana, todo romano sabía que un esclavo no
podía libertarse a sí mismo, ni podía ser libertado por otro esclavo. Tenía
que venir un hombre fuera de es rango y que fuera libre para que pudiera
pagar un rescate apropiado y libertarlo.
15. El hombre libre de pecado que pudo pagar el rescate libertador por los
esclavos del pecado fue Jesús. Juan 8:35 dice 35Y el esclavo no queda en la
casa para siempre; el hijo sí queda para siempre. 36Así que, si el Hijo os
libertare, seréis verdaderamente libres. Jesús le dijo a los judíos que ellos
eran esclavos del pecado, y que El era el hijo libre de esa esclavitud que
podía libertarlos verdaderamente. Sabemos que Cristo fue el único Hijo
Hombre que nació después de Adán, sin ser esclavo del pecado.
16. Dios fue el padre de su humanidad y María fue la madre de su
humanidad. La culpabilidad del pecado pasa del padre humano al hijo,
Jesús no heredó ni a él se le pasó el pecado, porque su árbol genealógico por
parte del Padre no fue humano, sino divino. JESÚS fue impecable, exento
del pecado. Esto lo calificó para ser el perfecto redentor- libertador de
esclavos.
17. El otro requisito del redentor era que tenía que ser un pariente próximo
de la raza humana, Hebreos 2:14 dice 14Así que, por cuanto los hijos
participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para
destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es,
al diablo. El precio de la redención del hombre tenía que ser pagado por la
sangre derramada de un sustituto inocente. Jesús fue el Hijo Hombre, el
participante de carne y sangre que fue completamente inocente y libre de
toda clase de pecados, 1 Pedro 1:19 dice 19sino con la sangre preciosa de
Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, 20ya destinado
desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros
tiempos por amor de vosotros.
18. El tercer requisito era que el redentor tenía que ser un mediador, es
decir, uno que poseyera la misma naturaleza de los dos sobre los cuales iba a
mediar, 1 Timoteo 2:5 dice 5Porque hay un solo Dios, y un solo mediador
entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, 6el cual se dio a sí mismo en
rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo. Observa
que la mediación de Cristo fue entre la naturaleza de Dios que es divina y
entre la naturaleza del hombre que es humana. Jesucristo hombre tuvo esas
dos naturalezas, fue y es verdaderamente Dios y verdaderamente hombre,
por eso, pudo ser el mediador entre Dios y los hombres.
19. Finalmente, el redentor tenía que ser uno que se diera en rescate
voluntariamente. Un esclavo romano no estaba en condición de ordenarle a
un hombre libre que lo libertara. El hombre libre tenía que estar motivado
para poder acercarse y pagar el rescate. Jesús le dijo en Juan 10:17 a los
fariseos “Yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino
que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para
volverla a tomar”. ¿Por qué Jesús puso su vida? Porque fue motivado por
amor hacia ti. Ese amor divino lo llevó a la cruz a cancelar nuestra deuda de
pecado y para comprarnos de la esclavitud del mercado del pecado.
20. La redención que hizo Jesús fue un don de Dios, fue un acto de gracia. Si
la redención de Cristo fue por gracia, lo único que nos queda es recibir por
EFECTO y FE el perdón de todos nuestros pecados. Mis deudas ante DIOS
ya están total y completamente canceladas y a partir de esa cancelación,
nunca más tomará en cuentas nuestros pecados. Poseemos el tetelestai de
Cristo que dice: “pagado totalmente”.

YA CRISTO MURIÓ COMO UN SUSTITUTO.

1. Dice Génesis 22:8 7Entonces habló Isaac a Abraham su padre, y dijo:


Padre mío. Y él respondió: Heme aquí, mi hijo. Y él dijo: He aquí el fuego y
la leña; mas ¿dónde está el cordero para el holocausto? 8Y respondió
Abraham: Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío. E iban
juntos. 12Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada;
porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu
único. 13Entonces alzó Abraham sus ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un
carnero trabado en un zarzal por sus cuernos; y fue Abraham y tomó el
carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo. 14Y llamó Abraham
el nombre de aquel lugar, Jehová proveerá. Por tanto se dice hoy: En el
monte de Jehová será provisto. La muerte sustitutiva de Isaac fue tipo de la
muerte sustitutiva de Jesús en la cruz y ambas muertes se llevaron a cabo en
un monte. Fíjate, que para la muerte sustitutiva de Isaac, Abraham tuvo que
ofrecer un carnero en holocausto en Su lugar. Esto se llama “sustitución”
porque significa en lugar de o por fulano de tal.
2. El tercer acto de gracia de de Cristo en la cruz, después de la propiciación
y la redención fue el acto de la muerte sustitutiva para quitar la barrera de
la muerte espiritual que había entre Dios y el hombre. En el primer acto de
la propiciación, Jesús satisfizo la justicia de Dios soportando todo el peso de
la ira de Dios. En el segundo acto de la redención, Jesús pagó la deuda del
pecado por medio de Su sangre derramada. Ahora, en el tercero acto de
gracia, Cristo muere en nuestro lugar como un sustituto.
3. Dios le dijo a Adán y a Eva que si comían del árbol de la ciencia del bien y
del mal, ciertamente morirían. Ellos no entendieron que esa muerte
implicaba perder la oportunidad de acceder al árbol del conocimiento de la
vida eterna, pues, la vida eterna consiste en conocer a Dios y a Jesucristo-
Juan 17:3.
4. El propósito de la muerte sustitutiva de Cristo fue brindarle al hombre la
oportunidad de comer vida. Comer es sinónimo de conocer.
5. ¿Desde dónde comienza la muerte sustitutiva? Comienza desde Génesis
3:21 donde dice que Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los
vistió. Fíjate, un animal inocente tuvo que morir por causa del pecado del
hombre para poder cubrir la desnudez de Adán y Eva. Ellos habían
intentado cubrir su vergüenza con hojas de higuera, pero con esas hojas
frágiles no podían ocultar su culpabilidad de los ojos de Dios, entonces, Dios
estableció un principio, el cual un -sustituto inocente- tiene que morir para
proveer una cubierta temporal para cubrir la pecaminosidad del hombre
hasta que apareciera CRISTO.
6. Abel, Noé, Abraham, Isaac, Jacob ofrecieron antes de Cristo, sacrificios
de animales como sustitutos temporales para cubrir el pecado del pueblo o el
suyo propio. A través de estos sacrificios de animales sustitutos los hombres
trataban de buscar el perdón de Dios para sus pecados. Desde allí se
estableció la muerte sustitutiva de un cordero por un hombre hasta llegar
definitivamente a la de un hombre cordero por todo el mundo.
7. La historia bíblica nos enseña que hubo muerte sustitutiva de un:
Cordero por un hombre: En Génesis 4:4 Abel ofrendó a Dios los
primogénitos de sus ovejas. Y miró Dios con agrado a Abel y a su ofrenda,
¿Por qué? Porque Abel presentó el sacrificio correcto. El sabía que la sangre
derramada cubría los pecados. Allí hubo un cordero por un hombre.
Cordero para una familia: En Éxodo 12:3,14 Dios ordenó que un cordero
era suficiente sacrificio por una familia. Dios le dijo a Faraón que si no
ponía en libertad al pueblo de Israel, el primogénito de los animales y las
familias egipcias moriría cuando el ángel de la muerte pasara por Egipto.
Para evitar que entre las familias hebreas se produjera la muerte del
primogénito, Dios hizo la provisión de que ellos mataran un cordero por
familia, rociarán su sangre sobre los dinteles de las puertas. Cuando
“Apolión” el ángel de la muerte pasó aquella noche sobre Egipto, pasó de
largó cuando vio la SANGRE en las puertas hebreas y así escaparon del
juicio de la muerte del primogénito. Cada año los hebreos celebraban la
pascua, recordando que Dios proveyó un cordero para su salvación. Cordero
por una nación: Después de que el pueblo de Israel salió de Egipto, Dios los
llevó en peregrinaje por el desierto para poseer la tierra prometida en
Canaán. En el monte Sinaí, Dios les dio leyes y a Moisés se le dio
instrucciones de construir un tabernáculo portátil. Ese tabernáculo tenía un
atrio externo donde había un altar para el sacrificio de animales. Tenía un
lugar santo y un lugar santísimo. En ese lugar santísimo, Dios ordenó que la
sangre de un cordero podía hacer la expiación por los pecados de toda la
nación de Israel de año en año. El sumo sacerdote rociaba la sangre del
cordero sobre el propiciatorio, y la sangre apaciguaba la ira de Dios contra
la nación de Israel por un año más. Ese día se llamó “el día de la expiación”.
Cordero por el mundo: Cuando Juan vio a Jesús en Juan 1:29 dijo que El
era el Cordero de Dios que venia para quitar el pecado del mundo. Desde
Génesis 3:21 hasta Juan 1:29 todos los corderos fueron animales, pero en
Juan 1:29 vino la revelación del cordero hombre llamado Jesús. La sangre
derramada de los corderos animales cubrieron el pecado de Adán y Eva, de
Abel, de Israel; pero la sangre del cordero hombre vino a quitar el pecado
del mundo.
8. Los sacrificios de los corderos animales nunca pudieron satisfacer ni a
Dios ni al hombre. Hebreos 10:1-14 nos explica esta insatisfacción. Pero el
V:12 dice 12pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo
sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios.
En el antiguo testamento, los sacerdotes estaban siempre de pie ofreciendo
los mis mismos sacrificios diariamente por los pecados. Ninguno de esos
sacrificios pudo quitar el pecado. Cubrían pero no quitaban. Pero Cristo si
quitó el pecado, Hebreos 9:26 al ofrecerse a Dios como el cordero hombre
que murió por los pecados de los antiguos y de los futuros, y observa que
después que hace el sacrificio perfecto, se sienta a la diestra de Dios. Estar
sentado y no de pie como los antiguos sacerdotes, fue una señal de que
nuestros pecados fueron quitados una vez y por siempre-Hebreos 10:14.
9. El cordero hombre está siempre sentado a la diestra de Dios, por
consiguiente, El no necesita levantarse de allí, para hacer nada más por el
pecado. El sacrificio lo hizo una vez y para siempre, V:14 dice 14porque con
una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.
10. Hebreos 2:9 dice que “...Para que por la gracia de Dios gustase la muerte
por todos”. 2 Corintios 5:21 dice 21Al que no conoció pecado, por nosotros
lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.
JESÚS no fue pecador, porque si lo hubiera sido, nunca Juan lo hubiera
llamado “El Cordero de Dios que quita el pecado”. Si Jesús hubiera pecado,
entonces, necesitaría buscarse otro Cordero para que le quitara el pecado
que “él cometió”. El Padre lo trató como si fuera un pecador, porque Jesús
en su cuerpo sobre el madero, tomó sobre sí mismo nuestros pecados. Dios lo
juzgó, el castigo de nuestra paz sobre él y por su llaga fuimos nosotros
curados o salvados-1 Pedro 2:24.
11. Cuando Jesús murió como nuestro sustituto, acreditó su muerte
sustitutiva a la cuenta de TODOS los hombres antiguos y modernos. JESÚS
murió la muerte espiritual y Jesús murió la muerte física. Murió la muerte
espiritual (Que fue un abandonó del Padre al cargar pecados) para poder
dar vida espiritual a TODOS los reconciliados, y murió la muerte física (Que
fue el abandono de esta tierra) para poder resucitar al tercer día y dar vida
a los reconciliados.
12. JESÚS fue el Cordero hombre que estaba destinado por Dios para que
fuera el Cordero de la pascua, cuya SANGRE, ya está aplicaba en los
dinteles del alma de todos los reconciliados, esa señal marcada hace que Dios
pase de largo sin ejecutar ningún juicio pues, él ya lo ejecutó sobre JESÚS
su hijo y nunca jamás volverá a repetirlo después con estilo de crucifixión.
13. Hace dos mil años fue el día de nuestra expiación. En ese día de
crucifixión todos nuestros pecados fueron perdonados por su sangre
preciosa. Jesús fue el Cordero sustituto, el que estuvo en nuestro lugar.
Ahora, Dios ya no acepta más sustitutos de ayunos ni penitencias para
salvación, justificación, reconciliación, redención ni santificación. Con una
sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados (Hebreos 10:14).

EL HOMBRE YA NO ES ENEMIGO DE DIOS

1. ¿Por qué ya no soy enemigo de Dios? Porque si siendo enemigo, fui


reconciliado con DIOS por la muerte de su HIJO, mucho más, estando
reconciliado, soy salvo por Su vida-Romanos 5:10.
2. La palabra reconciliar es del griego katalasso y significa “cambiar de una
enemistad a una amistad”. Antes de que tú fueras reconciliado, primero
fuiste enemigo de Dios.
3. ¿De dónde recibió el hombre la constitución de enemigo de Dios?
Romanos 5:19 dice que Por la desobediencia de Adán los muchos fueron
constituidos pecadores o enemigos; y por la obediencia de Cristo los muchos
fueron constituidos justos >. De Adán se recibió la constitución de enemigo,
pero de Cristo todos los reconciliados han recibido la constitución de justos.
4. Adán fue la cabeza de los enemigos de Dios; pero Cristo fue y es la cabeza
de los justos. Antes de la cruz de Cristo, hubo enemigos, pero después de la
cruz de Cristo hay amigos reconciliados por el EFECTO de Su muerte.
5. No hubo antes de la cruz enemigos de Dios por acciones pecaminosas, sino
por la constitución interior que de ADÁN se recibió, en otras palabras, No
hubo enemigos porque pecaron, pecaron porque fueron por naturaleza
enemigos de Dios.
6. Fueron enemigos por naturaleza, no por acciones. Las acciones
pecaminosas solo fueron el producto de la naturaleza adversa que recibieron
de Adán.
7. Si siendo enemigos, fuimos reconciliados. Un enemigo de Dios necesita
reconciliación. Por efecto tú fuiste reconciliado hace dos mil años, por la
muerte de CRISTO. Por medio de esa muerte, ya estas reconciliado y no
necesitas que te vuelvan a reconciliar o declarar amigo de DIOS.
8. Una vez reconciliado, ¡CRISTO! Ya es para ti la propiciación y el perdón
de TODOS tus pecados. Pablo dice en Romanos 5:10 . Cuando tú le dices a
un reconciliado que se “arrepienta”, lo que le estás diciendo es que todavía
es un enemigo de DIOS.9. Si él es un reconciliado, entonces, no puedes
llamarlo “enemigo”, porque Su reconciliación se fundamentó por efecto en
la redención de CRISTO por medio de la justificación-Romanos 5:9 dice .
Diga conmigo: Estando Ya.
10. Por la muerte de Cristo, nosotros poseemos dos posiciones espirituales
muy sólidas: 1)- Estamos ya justificados, 2)- Estamos ya reconciliados.
Estando justificados, salvos ya fuimos de la ira, y estando reconciliados,
salvos ya somos por Su vida.
11. Esa desavenencia de “enemigo” ya pasó, ya no somos más enemigos de
DIOS, somos Su Abraham, porque Abraham significa “amigo de Dios”.
12. Pablo dijo en Efesios 2:14,15,13 que CRISTO abolió en Su carne las
enemistades, y creó un nuevo hombre, haciendo la paz, en otro tiempo
estábamos lejos, pero ahora hemos sido hechos cercanos por la SANGRE de
CRISTO. Somos por efecto los amigos cercanos de DIOS. Ya no estamos
lejos de El, sino cerca.
13. Ahora, mediante la sangre de Su cruz, DIOS por medio de CRISTO
reconcilió consigo mismo TODAS las cosas de la tierra con las del cielo,
haciendo la paz-Colosenses 1:20.
14. Entonces, hubo un serio problema entre el cielo y la tierra, ¿Cuál era?
Que el pecado separó a esas dos dimensiones, separó al DIOS de la
dimensión del cielo del hombre de la dimensión de la tierra.
15. Entre el cielo y la tierra había caos, conflicto y tinieblas. Hasta hace dos
mil años no había reconciliación entre el cielo y la tierra, porque ahí se
movía un desorden que antes nadie pudo ordenar, pero en el cumplimiento
del tiempo vino CRISTO y le puso orden al cielo y a la tierra, los puso en paz
a los dos.
16. Por medio de Su muerte, esas dos dimensiones quedaron tranquilizadas,
reposada, en paz, reconciliadas. Es un disparate cuando se oyen
reprensiones y oraciones para limpiar los aires entre el cielo y la tierra.
Nada hay que limpiar, esa limpieza por la SANGRE de CRISTO ya se hizo,
ese ámbito entre cielo y tierra quedó libre, y ahí no se mueve ningún
susodicho diablo ni ejército de demonios, eso está en la imaginería de los
religiosos.
17. Entre el cielo y la tierra no hay ley que condene, no hay pecado que
abrume, no hay maldición, no hay “diablito” que le friegue la vida a los
reconciliados, porque el pecado ya fue quitado de en medio-Hebreos 9:26.
18. ¿Por qué en las iglesias y en la boca de los predicadores de radio, de
pulpito y de televisión sigue en pie el diablo, la maldición y el pecado?
Porque ellos son unos incrédulos, que no tienen la fe de la reconciliación, no
cree en la paz que le hizo la SANGRE de CRISTO al cielo y a la tierra.
19. Para ellos el diablo, sigue la pelea con Dios. Para estos incrédulos DIOS
no ha podido zafarse del diablito ese que es un hueso duro de roer. Se hacen
campañas en las ciudades, se traen a los mejores evangelistas de ley, se
hacen ayunos nacionales, vigilias en estadios, y se vocifera el nombre de
JESUCRISTO contra el diablo, y el diablo no se inmuta para nada, no se va,
no sale, y si de pronto “sale”, regresa el domingo al culto y a la vida de los
clientes del diablo. ¿Qué está pasando en las iglesias? Que no le han creído a
DIOS, lo tienen por mentiroso, porque para ellos la verdad es que el diablo
sigue vivito y coleando-Hebreos 2:14.
20. ¿Cuántas cosas dice el apóstol Pablo que DIOS reconcilió entre el cielo y
la tierra en Colosenses 1:20? TODAS las cosas, si es toda es toda, nada dejó
suelto en el universo, nada está vivo entre esas dos dimensiones, no hay
diablos, no hay ángeles mediadores, el camino vivo y nuevo está abierto y
podemos entrar libremente al Lugar Santísimo donde juntamente con
CRISTO estamos sentados en lugares celestiales-Efesios 2:6.
21. Pablo dijo en Efesios 1:20,21 que por el mismo PODER de la
resurrección, DIOS sentó a CRISTO a Su diestra en los lugares celestiales,
sobre TODO principado y autoridad, y poder y señorío, y sobre TODO
nombre que se nombra en este siglo y en el venidero, y sometió TODAS LAS
COSAS bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre TODAS LAS COSAS a la
Iglesia.
22. Tú yo estamos sentados a la misma diestra, en los mismo lugares
celestiales, y ahí no necesitamos mediadores llámense hombres o ángeles, por
ya estamos a la diestra del rey de los reyes, del Dios de los dioses. Y si
estamos ahí juntamente con CRISTO, entonces, estamos SOBRE TODO
principado y nombre que se nombra.
23. DIOS no puede sentar a un enemigo a su diestra, él sólo puede sentar a
amigos a su diestra, a gente que El mismo reconcilió. En Reconciliación,
¿Cuántos se pierden? Ninguno. ¿Cuántos están sentados a Su diestra?
Todos. ¿Cuántos están salvos? Todos, entonces, la perdida de la Salvación
enseñadas por los etólogos, iglesias y predicadores es una falsa pero bien
mentirosa doctrina.
24. La paz ya está construida entre el cielo y la tierra. Ya no hay nadie que
pueda hacer más paz, porque el único que la hizo fue CRISTO con su
preciosa SANGRE.
25. Por medio de esa SANGRE, los que estaba lejos han sido hechos
cercanos, los que eran enemigos han sido hechos amigos-Efesios 2:13-16.
26. Pablo dice en Colosenses 1:21,22 que CRISTO, ahora nos ha reconciliado
en Su cuerpo de carne, para presentarnos delante de Dios sin mancha y sin
arruga.
27. Sólo los reconciliados pueden estar sin mancha y sin arruga delante de
DIOS, pues, un enemigo es un arrugado y manchado por el pecado de
condenación.
En tú espíritu ya no hay mancha ni arruga, porque estás reconciliado con
Dios. Cristo ya mató la enemistad que tú tenías con Dios. ¿Cómo estás
ahora? Estas en paz. Si Cristo es la paz, entonces, las Iglesias no pueden
estar en guerra contra nada ni contra nadie ni contra diablos ni demonios,
porque eso no existe entre el cielo y la tierra. Cristo ya mató las enemistades,
ya quitó al enemigo.
28. Nuestra responsabilidad es caminar en paz, andar reconciliado. El cielo y
la tierra ya se unieron en Cristo. El judío y el gentil ya están unidos en
Cristo. Dios y tú ya estamos unidos en Cristo.
29. Si el pecado todavía está en pie, entonces, el cielo y la tierra no ha sido
reconciliados. Si la salvación se pierde, el cielo y la tierra no están
reconciliados. Pero tú el eterno reconciliado, sabes que ya no eres enemigos
de Dios.

EL HOMBRE ES JUSTO A LOS OJOS DE DIOS

1. Existe en Dios una justicia retributiva que es la aplicación de las penas o


faltas cometidas.
2. La justicia retributiva de Dios fue la manifestación de la ira de Dios. La
ira de Dios no hubiese existido, si el pecado no hubiera estrado en el mundo,
pero debido a la maldad de los hombres Su ira se hizo latente desde Adán
hasta la cruz de Cristo.
3. Pero Dios no se vino airado desde Adán por un simple gusto, El vino
airado por causa de lo malo. Su justicia no podía tolerar al mal ni al malo,
porque Su ley demandaba el castigo de los malos. En esto consiste la justicia
retributiva de Dios.
4. Como la medida de la justicia de Dios fue la norma de su ley, ningún
pecador desde Adán hasta la cruz de Cristo o desde esa condición ni en esa
condición pudo cumplirle a Dios su santa Ley. Esto quiere decir, que todo
hombre estaba completamente perdido en el tribunal de la justicia de Dios.
5. Entonces, ¿Qué hizo DIOS mismo para solucionarle este grave problema
al hombre? Dios se hizo hombre sin mancha de pecado, y a causa del pecado,
condenó al pecado en la carne, por medio de Su muerte en la cruz, dándose
en rescate por todos-1 Timoteo 3:16-Romanos 8:3-2 Timoteo 2:6.
6. DIOS para manifestar Su justicia, pasó por alto, en Su paciencia, los
pecados pasados y por medio de la redención de Cristo, justificó a los
hombres gratuitamente por Su gracia, y estando ya justificados en Su
sangre, por EFECTO somos salvos de la ira de Dios-Romanos 3:23-25-
Romanos 4:9.
7. ¿Por qué soy justo a los ojos de Dios? Porque justificado por la fe, tengo
paz para con Dios por medio de la muerte de Cristo -Romanos 5:1,2. ¿Qué
es justificar? Es el declarar inocente a uno que ha sido culpable por no
haber guardado cabalmente la ley de Dios.
8. ¿Por qué soy justo a los ojos de Dios? Porque Romanos 4:5 dice que al que
no obra, sino que cree en aquel que “justifica al impío”, su fe le es contada
por justicia!. Soy justo a Sus ojos, porque siendo impío he creído que Dios
me ha justificado debido a los méritos hechos por Cristo en la cruz.
9. Hubo un FARISEO que en la Biblia entró al templo a orar, comenzó a
justificar sus obras delante de Dios, diciendo: Dios, te doy gracias porque no
soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ayuno dos veces a
la semana, y doy diezmos de todo lo que gano, ¿Por qué este Fariseo salió del
templo, no justificado? Porque cualquiera que se enaltece será humillado; y
el que se humilla, será enaltecido-Lucas 18:10-14.
10. ¿Por qué soy justo a los ojos de Dios? Porque no me identificó con el
Fariseo, sino con el Publicano que oró: Dios, sé propicio a mí, pecador.
11. ¡Te das cuenta! DIOS no justifica a los que confían en su oración
religiosa, en su moralidad, en sus obras, ni actuaciones. DIOS justifica al
impío, al malo, al que reconoce que nada bueno hay en su vida. DIOS no
puede declarar inocente al que se cree inocente.
12 ¿Por qué soy justo a los ojos de Dios? Porque la justificación no es para
los que se creen buenos…porque diezman, ayunan, van al templo, guardan
las fiestas religiosas. La justificación no es para los justos, santos sin mácula.
DIOS justifica es al impío.
13 ¿Cómo es posible que todo un Dios tan Santo, justifique a una persona
impía? ¡Por GRACIA!, porque El sabe que «todas nuestras justicias son
como trapos de inmundicia»-Isaías 64:6.
14 ¿Por qué soy justo a los ojos de Dios? Porque CRISTO no vino al mundo
para buscar en mi bondad porque no la tenia. El no vino porque YO era
salvo, santo y justo, él vino para hacerme JUSTO a sus ojos, porque estaba
perdido, era impío e injusto.
15. ¿Cómo soy justo a los ojos de Dios? ¡Por la FE! en los méritos de Cristo
hechos en la cruz. Por ese CREER soy tratado por Dios como si fuera
perfectamente justo y heredero de Dios.
16. YO el indigno, SOY tratado en el tribunal de Dios, como si fuera digno,
justo, sin pecado, sin mancha y sin arruga. Estas son las maravillas de la
gracia de Dios. Esta es la palabra de gracia que me cuadra perfectamente.
17. Hacer justo a quien ya es justo no es obra de Dios. Justificar al impío es
un milagro de Dios. Es una obra de pura gracia. La gracia es como un
remedio que solamente les sirve a los enfermos. La gracia no le sirve a los
sano.
18 El perdón presupone alguien que fue culpable. El perdón es para el
pecador. Sería absurdo hablar de perdonar al que nunca ha faltado.
19. Si DIOS ya me justificó siendo impío, entonces, no tengo razones para
obrar, ayunar, vigilar, rezar,
Hacer sacrificios ni penitencias para que Dios me salve o me declare libre de
culpabilidad.
20. ¿Por qué soy justo a los ojos de Dios? Porque le creo a Dios y esta mi fe
me es contada por justicia. Por ser un justificado estoy libre de toda maldad;
estoy en paz con las leyes de Dios como si las hubiera cumplido todas.
21. A partir de hoy y ahora viviré justificado por la fe y para fe consumada
en Jesucristo, siendo un facilitador de Su justicia en bien de la humanidad.

¡NO DEJÉIS DE CONGREGAROS!


Veamos en este estudio acerca de la necesidad de conocer lo que la Palabra de Dios enseña acerca
del principio bíblico de congregarse.

Índice del Tema

 Introducción
 ¿Por qué debemos congregarnos?
 1.Porque es un mandamiento que además trae bendición
 2. Para aprender juntos
 3.Para alabarle
 4. Para animarnos
 5. Porque el día se acerca
 6. Jesús nos dio ejemplo en cuanto a congregarnos
 Concluyendo

“No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto
veis que aquel día se acerca”(Hebreos 10: 25)
Introducción

Los tiempos en que vivimos son los días a los que se refiere las Escrituras en cuanto a que “el amor de
muchos se enfriará”. Por ello, es de especial importancia que nos animemos y exhortemos unos a otros en
cuanto a congregarse se refiere.

Animar y agradecer a la congregación el esfuerzo que hacen para congregarse.

Hebreos 10:25 “No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y
tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca”

Vemos que la exhortación se manifiesta en diferentes formas: como ánimo, consuelo, advertencia,
fortalecimiento.

A la pregunta de ¿Por qué tenemos que congregarnos? Seguro que nuestra primera respuesta sería porque
es un mandamiento. La respuesta es absolutamente correcta. Pero como todos los mandamientos de Dios
para nosotros, tienen una razón y un porqué. No son simplemente porque sí.

En el griego original se traduce como: “no abandonando la asamblea” también se traduce como: no
desertemos, y según el verbo original en griego da la idea de un alejamiento continuo.

Como todos los mandamientos de Dios, el cumplirlo o no, nos traerá sus respectivas consecuencias. Nos
deparará bendición si obedecemos, o traerá a nuestra vida las consecuencias que Dios considere necesarias
para reprendernos, si no obedecemos. “al que sabe hacer lo bueno y no lo hace le es pecado” (Santiago 4:
17)

Por otra parte, veamos cual es el significado de congregación: Encuentro, Asamblea programada. Es el
encuentro de los cristianos nacidos de nuevo que forman parte del cuerpo de Cristo.

Vemos el contexto de Hebreos 10:25

“Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el
camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote
sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los
corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura. Mantengamos firme, sin fluctuar, la
profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. Y considerémonos unos a otros para
estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre,
sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca”(Hebreos 10: 19-25)
“Eva fue terriblemente tentada cuando estaba sola. El no congregarse es proyección a la tentación”

Un breve resumen de estos versículos:

El escritor de Hebreos se dirige a sus hermanos judíos con una invitación a dejar atrás el sistema levítico y
apropiarse de los beneficios del nuevo pacto en Cristo.

Gracias al ministerio de Cristo como Sumo Sacerdote, los Hebreos pueden entrar con plena confianza a la
presencia de Dios.

Es una invitación a aquellos que estaban en la asamblea pero todavía no habían venido a Cristo. Describe los
requisitos previos para entrar a la presencia de Dios: sinceridad, seguridad, salvación y santificación.

Mantenerse firme o asirse con firmeza, no es algo que se hace para mantener la salvación, sino que
más bien es una evidencia de la salvación.

En nuestro caso, la Profesión de nuestra esperanza es la afirmación de la salvación.

Si fluctuar, aquéllos debían abstenerse de cualquier inclinación que les hiciera retroceder al Antiguo Pacto.
Muchos habían comenzado a considerar la posibilidad de volver a las prácticas del sistema levítico del
judaísmo para evitar la persecución.

El ánimo mutuo para mantener un compromiso era, y es vital.

“…Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de
congregarnos…”:

“Estimularnos”… la palabra “paroxismo” se deriva del término griego y significa en este contexto: incitar o
apremiar a una persona a hacer algo. Eso debemos hacer los unos a los otros. Este, por tanto, es el sentido
de este escrito también.
Seguimos viendo el contexto:

Hebreos 10: 26, 27 “Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la
verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de
fuego que ha de devorar a los adversarios.

Dicho de otro modo: “Porque si voluntariamente nosotros continuáremos pecando después de haber recibido
el pleno conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio por los pecados”.
Estos versículos tienen una conexión con el pecado de algunos que desertan de las reuniones eclesiales.
Obviamente, a pesar de haber recibido el conocimiento de la verdad (no la verdad en sí), pueden llegar a
pecar voluntariamente. ¿Serían estos realmente salvos? No. Nadie que sea realmente de Cristo puede pecar
voluntariamente.

La Palabra es diáfana al respecto:

“Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no
puede pecar, porque es nacido de Dios”(1 Juan 3: 9)

Cristo permanece en el que ha nacido de Dios. Este no puede pecar del modo expuesto en Hebreos 10: 26
porque no sólo tiene conocimiento de la verdad (el cual también lo tiene Satanás), sino que tiene la verdad en
sí, que es Cristo.

Este pasaje de Hebreos trata el pecado de la apostasía, que es el retroceso o la deserción intencional. Los
apóstatas se sienten atraídos a Cristo en un principio, oyen y entienden Su evangelio, y están a punto de
creer para salvación, pero después se rebelan y dan la espalda. Esta advertencia contra la apostasía es una
de las advertencias más serias en toda la Escritura.

No todos los hebreos responderían a la invitación de la salvación, algunos ya no tenían ni esa posibilidad. Lo
mismo pasa y ha pasado a lo largo de la historia de la Iglesia.

“El apóstata siempre cree tener la razón; es parte de su engaño en el que está”

Volviendo a tema principal, que es congregarse:

La Biblia nos enseña que la iglesia de Jerusalén se congregaba tanto en el templo como por las casas.

Hechos 2: 46, 47“Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían
juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo, y el Señor
añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”

Entendemos pues que la congregación está donde un grupo de personas se reúne en el nombre del Señor
Jesucristo, independientemente del lugar donde se junten.
¿Por qué el autor de Hebreos escribe así? “no dejéis de congregaros como algunos tienen por
costumbre”, pues evidentemente porque había hermanos en la fe que habían dejado de congregarse.

La adoración colectiva en la congregación es una parte vital de la vida espiritual. Esta es una advertencia
sobre la apostasía en un contexto escatológico. El escritor de Hebreos hace referencia al día que se
aproxima (la segunda venida de Cristo).

Esta exhortación se manifiesta por una urgencia escatológica que requiere un aumento en la intensidad y en
el número de actividades cuanto más se acerca el día de Cristo.

¿Cuáles pueden ser las razones por las que una persona deja de congregarse? Algunas son:

Por egoísmo, desidia, negligencia, soberbia, al no querer mezclarse con el pueblo, y lo más probable en este
caso, temor a la persecución. En nuestros días, temor al que pensarán.

Yo creo que hay muchas razones, pero básicamente se podrían resumir en dos:

1-Porque nunca ha sido salva la persona.

1 Pedro 2: 2, 3 “desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella
crezcáis para salvación, si es que habéis gustado la benignidad del Señor”

¡Nos asustaríamos si supiéramos cuántos y cuántos realmente no son salvos en tantas congregaciones!

2-Por caer en engaño.

Falsos motivos al respecto:

“No es necesario ir a la iglesia”

“No necesito ir a la iglesia para creer en Dios”

“Yo oro, alabo y estudio la Biblia mejor en mi casa”

“Yo soy mi iglesia”

“Dios está en mí y me ama, ¿para qué ir a alguna parte?”

“Dios está en todo lugar, la iglesia no es necesaria”

“Yo y el Señor; eso es lo que quiero”

“Si soy honesto, me aburre ir a la iglesia”

“Está llena de hipócritas”

“No hay nada realmente nuevo que me pueda enseñar el pastor o los hermanos”

“Allí no saben valorarme”

“Hay hermanitos inaguantables…Hermanitos que ni me saludan…que me critican…”

“Prefiero buscar a Dios en la naturaleza, en la gente… ¡en el partido de fútbol del domingo!” (algunos sí)
“Etc. etc. etc.”

“El cristiano que se aparta, suele tener un concepto equivocado de sí mismo. A veces ese concepto es en
cuanto a superioridad espiritual”

Se piensa así en alguna de las variantes cuando uno cae en engaño. Y uno llega a ese engaño entre otras
razones; cuando tiene amargura en su corazón, resentimiento, falta de perdón, orgullo, porque es negligente,
sabio en su propia opinión, ambicioso, perezoso, etc.

Una persona que no se congrega, por mucho que diga que se alimenta leyendo la Biblia, o mediante
programas de radio, televisión o internet, no está haciendo lo que debe hacer si no se congrega, y está fuera
de la voluntad de Dios, aunque no lo quiera o sepa reconocer.

Hay veces en las que tenemos motivos reales por los cuales no podemos congregarnos, pero estos serán
sólo de forma temporal y por razones legítimas.

Subir

¿Por qué debemos congregarnos?

 1) Porque es un mandamiento
 2) Para aprender juntos
 3) Para adorar juntos
 4) Para animarnos unos a otros
 5) Porque el día se acerca
 6) Porque Jesús nos dio ejemplo.

1.Porque es un mandamiento que además trae bendición

Obedecer los principios de Dios trae bendición a nuestras vidas.

Mateo 18: 20 “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos".

Vemos en el capítulo de Hechos 2 que Dios derramó su Espíritu Santo cuando estaban orando todos juntos.
Hay una presencia especial de parte de Dios cuando nos reunimos en Su nombre.
Salmo 133:1-3¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! Es como el
buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus
vestiduras. Como el rocío de Hermón, que desciende sobre los montes de Sion; porque allí envía Jehová
bendición, y vida eterna”

Dios manda (ordena) bendición y salvación.

1. El salmista pone de relieve cuán bueno, es decir, cuán provechoso, es que los hermanos, no los
unidos por los vínculos de la carne, sino los israelíes pertenecientes a las distintas tribus, del pueblo
escogido por Dios, se mantengan estrechamente unidos. No sólo era bueno, provechoso,
sino delicioso, agradable, hermoso.

2. Las ilustraciones son típicamente orientales: El aceite de la unción era derramado sobre la cabeza
del sumo sacerdote (Ex. 29:7) y bajaba por las patillas hasta la barba, la luenga barba que era una
señal de gran dignidad en el Oriente. Como esta barba llegaba hasta la escotadura de sus vestiduras
sacerdotales, el óleo llegaba, por la barba, hasta las doce piedras, símbolo de las doce tribus de
Israel, del pectoral.

De manera semejante, las bendiciones de toda clase, sólo podían extenderse a quienes viviesen en unidad y
armonía fraternas.

El aceite es símbolo del Espíritu Santo.

La segunda comparación es con el rocío de Hermón. El rocío (humedad salpicada) es emblema de


bendiciones divinas, por lo que el descenso de su rocío sobre las alturas de Sión es una imagen poética para
designar bendición material.

La segunda parte del v. 3 dice literalmente: “Porque allí manda (es decir, ordena, no "envía") Yahweh la
bendición, es decir,vida para la nación de Israel, hasta la eternidad.

2. Para aprender juntos

Para aprender de las enseñanzas, estudios, etc. Debemos aprender la Palabra de Dios para edificación de
nuestras vidas y para poder enseñar y evangelizar a otros. Una de la evidencias del nacimiento espiritual es
ese deseo de recibir alimento espiritual y compartirlo.

1 Pedro 2:5“vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo,
para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo”

(Véase 1 Corintios 12: 4 al 21 y 26, 27)

Cada don que reciba una persona, no es solamente para beneficio de esa persona, sino para el beneficio de
aquellos que no tienen ese mismo don. Así sucesivamente, cada uno es ayuda para el otro. Eso es parte
sustancial de la unidad en el Espíritu (Ef. 4 ss.)

El fin de esto es que el cuerpo crezca en armonía, así como crece el cuerpo humano.

Efesios 4:11, 12 “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros,
pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del
cuerpo de Cristo”

Así como en el cuerpo humano el regulador y sincronizador de todos los miembros internos o externos es el
cerebro que se encuentra en nuestra cabeza, así también el que rige la vida de la iglesia como un cuerpo es
Cristo, la cabeza del cuerpo que es la iglesia.

El cuerpo puede vivir sin un brazo, una pierna o un ojo, aunque sufrirá, pero sin lo que no puede vivir de
ninguna manera es sin cabeza o cerebro.
Efesios 1: 22, 23 “y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la
iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo”

Efesios 4:15, 16 “sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto
es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan
mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor”

Subir

3.Para alabarle

Dios habita en medio de las alabanzas de su pueblo. Aunque debemos adorar a Dios en todo tiempo y lugar,
la presencia de su Espíritu se manifiesta de forma especial cuando lo hacemos juntos.

Salmos 122: 1 “Yo me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos”

Salmos 22: 3 “Pero tú eres santo, tú que habitas entre las alabanzas de Israel”

Salmo100: 4 “Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid
su nombre”

Es un gozo ir a la casa del Señor.

“La alabanza manifiesta a Dios en la congregación es perfecta voluntad Suya”

4. Para animarnos

Cuántas veces no hemos llegado a la reunión con preocupaciones, y decisiones que tomar y los hermanos
nos han ayudado en nuestra necesidad. Sin duda la respuesta es todos.

Como personas, tenemos necesidad de relacionarnos unos con otros porque Dios lo ha establecido de ese
modo. Dios nos ha creado para vivir en familia, no aislados ni en solitario.

1 Tes. 5:11 “Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis”

1 Tes. 5:14 “También os rogamos, hermanos, que amonestéis a los ociosos, que alentéis a los de poco
ánimo, que sostengáis a los débiles, que seáis pacientes para con todos”
5. Porque el día se acerca

Debemos estar conscientes de que esperamos la venida del Señor para El llevarnos. Desde el tiempo del
apóstol Pablo la iglesia lo ha estado esperando, deseando; ha estado amando su venida.

Dice la Escritura que en los días que precederán a su venida el amor de muchos se enfriará, es por eso que
nos exhorta a mantenernos unidos al cuerpo.

Romanos 13:11 “Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está
más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos”

“Nuestra bienaventurada esperanza es Cristo viniendo a por nosotros, reunidos, todos los que amamos su
venida; ¿cómo puede uno que abandona la asamblea de Cristo esperar ese día cuando anda “por libre”? No
puede.

6. Jesús nos dio ejemplo en cuanto a congregarnos

Lucas 4: 16 “Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a
su costumbre, y se levantó a leer”

El templo de Jerusalén fue destruido varias veces, por lo cual los judíos de aquellos tiempos al tener la
necesidad de congregarse establecieron las sinagogas.

Sinagoga: Proviene del latín synagoga, y este del griego synagoge, del verbo synago (reunir o congregar)

Se supone que las primeras sinagogas aparecieron en el siglo sexto antes de C. de entre los judíos
deportados por Nabucodonosor en la conquista de Jerusalén hacia el año 597 a. C. y tras la destrucción del
templo y la ciudad santa.

En las sinagogas se reunían para estudiar, cantar y orar en común. No eran edificios construidos
especialmente para el culto sino que cualquier local hacía las veces de lugar de reunión.

Concluyendo

Si somos cuerpo de Cristo actuemos como tal. O dicho de otro modo: los que somos miembros del cuerpo de
Cristo, actuemos como tales. Jamás veremos una mano viva a metros de distancia del brazo al que está
unida, a voluntad. ¿Por qué entonces hay tantos verdaderos hermanos en la fe, que por motivos personalistas
van “por libre” y por tanto no se reúnen? No dejemos de ver en ello una desobediencia al mandato del Señor.

Dios les bendiga.


© Conchi Hidalgo Moreno, Centro Rey Jesucristo, Madrid, España.
Abril 2011
www.centrorey.org

Tema: La Obligacion de Congregarnos


Sal 50.5

La Obligación del Creyente de Congregarse


¿Por qué debo congregarme?

Salmo 50:5 Juntadme mis santos, Los que hicieron conmigo pacto con sacrificio.

Hechos 2:42 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión


unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.

I. Mando directo de Dios – “congrégate.”

La razón más fuerte de asistir la iglesia cada semana es porque Dios nos manda de hacerlo.

Hebreos 10:22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los
corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura. 23 Mantengamos firme, sin
fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. 24 Y considerémonos
unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; 25 no dejando de congregarnos,
como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día
se acerca.

¿Por qué Dios no dijo simplemente, “asiste a la iglesia”? Dios quiere que tengamos libertad y
también que seamos responsables.

Lucas 14:5 dirigiéndose a ellos, dijo: ¿Quién de vosotros, si su asno o su buey cae en algún pozo,
no lo sacará inmediatamente, aunque sea en día de reposo?

Dios no dijo que de faltar a un servicio es pecado. Lo que nos mandó es de tener la costumbre de
siempre congregarse. Y de no congregarse se hace hábito muy fácil. Si no haces el propósito y
meta de asistir a todos los servicios, muy pronto estás faltando más y más. Entonces uno debe tener
como propósito y meta de estar en todas las reuniones de los redimidos fielmente cada vez que se
reúnen.[1] O sea, si normalmente no estás en la iglesia, estás pecando. Las razones porque no
estamos en los servicios de la iglesia es por que es una emergencia, una enfermedad, etcétera.
Emergencias no son cada semana. Cuando uno está enfermo, significa que no va al mercado en
lugar de la iglesia, no va a pasear, no va a visitar amigos o parientes, no vas a trabajar el día anterior
o después del domingo. Si no puedes ir a la iglesia por estar enfermo, entonces estás en el hospital o
en la cama en tu casa reponiéndote, nada más.[2]

El Propósito de Dios es que los redimidos se congreguen y el bienestar espiritual de ellos.

10:22 “acerquémonos” a Dios 10:23 “Mantengamos firme” – el Cristiano tiene dos asuntos muy
importantes en su vida personal, su fe que le da la salvación y el acercarse a Dios espiritualmente.
Las dos cosas giran alrededor de la Iglesia local y su relación con sus hermanos
allí, “considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y las buenas obras,” (10:24) y“sino
exhortándonos” (10:25) – La reacción entre Cristianos en la iglesia es lo que (1) se hace su fe firme
con Dios, (2) se hace mas espiritual (mas cerca de) Dios. Los novatos al Cristianismo reciben ayuda
de los maduros en la fe. Los maduros crecen y son edificados por ayudar a los inmaduros. Nuestra
primera obligación es de ayudar a los hermanos en la fe, “la familia de la fe”.

Gálatas 6:10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los
de la familia de la fe.

10:25 “sino exhortándonos”– algunos preguntan, “¿porqué no puedo adorar a Dios en mi casa a
solas?” Dios ha puesto la clave de adorar y alabar a Dios en la relación de entre los hermanos, y
esto es especialmente cuando se reúnen como iglesia para hacer los propósitos de Dios
oficialmente.

¿Qué es una iglesia?

Mateo 18:20 Porque donde están dos o tres “congregados” en mi nombre, allí estoy yo en medio
de ellos.

Hay cristianos que no tienen ningún uso o buena palabra para la iglesia. Ellos piensan que cumplen
con todo lo que Dios les pide por solamente juntarse con otros cristianos en cualquier contexto (se
van al boliche o a comer con otros cristianos) y piensan que ya es suficiente. Aunque este versículo
dice que Dios está en medio de un grupo de cristianos, también el asunto de la reunión de estos
creyentes donde entra Dios es para congregarse en el nombre de Dios para hacer los
propósitos de Dios (la obra de Dios[3]) en una forma formal, organizada. No debemos
interpretar este versículo al ridículo, que si se juntan varios cristianos para celebrar un cumpleaños,
que Dios está morando especialmente entre ellos. Es de juntarse con el propósito de cumplir con la
obra de Dios formalmente, como iglesia, todos los redimidos organizados para seguir la obra de
Dios.

2° Timoteo 2:22 Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la
paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.

Debes buscar de seguir la fe Cristiana con otros cristianos que tienen sus vidas limpias. Ellos te
afectan por el bien o por el mal. Dios nos enseña que lo bueno y lo malo (Gálatas 5:9) de nuestras
amistades nos afecta.

¿Por qué siempre llegan tardes los hermanos a la iglesia?

Debemos decir que nunca llegamos tarde para las cosas que realmente son importantes para
nosotros. Muy de vez en cuando alguien llega tarde por emergencia o contra tiempo. Cuando cada
vez llegan tarde, es por mal hábito, por falta de prioridad en su vida. En los trabajos, regañan a la
gente, y luego despiden a la gente por siempre llegar tarde. Es muy simple de corregir. Examinas
cuantas horas que necesitas de dormir cada noche, normalmente 8 horas. Fíjate en la hora del
servicio, en cuanto tiempo es normal de llegar a la iglesia, en cuanto tiempo necesitas para
prepararte el domingo en la mañana, y calcula para atrás para ver la hora en que necesitas acostarte.

10:00 AM – tiempo de servicio domingo en la mañana

- 15 minutos para prepararme espiritualmente para recibir máximo beneficio del servicio.

- 35 minutos para llegar a la iglesia.

- 40 minutos para comer desayuno, y lavar los trastes.

- 40 minutos para bañarme y vestirme.

(Hasta aquí 2 horas 10 minutos, o sea tienes que levantarte a lo menos por 7:50 AM)

- 8 horas para dormir bien.

===================

11:50 PM Hora más tarde para acostarme sábado en la noche


Debemos siempre recordar que el día del Señor viene de la costumbre del Antiguo Testamento del
sábado, el día de reposo. Para los judíos, contaba un día desde el anochecer hasta el anochecer del
día siguiente. Entonces el día del Señor (en su pensar de ellos) empieza sábado al anochecer, y
sigue hasta domingo en la noche. Todo este tiempo debe ser dedicado para Dios[4]. Esto significa
que no hacemos nada el sábado en la noche que estorbe nuestra adoración de Dios el domingo.
Debemos llegar a tiempo, alerta, y listo para las cosas de Dios. Debemos también fijarnos que EL
SÁBADO es el día de reposo, en que NO TRABAJAMOS, y el domingo es el día dedicado al
Señor.

Preparaciones especiales sábado en la noche – Aparte de dormir a buena hora, debemos tener
nuestra ropa limpia y lista para domingo. Esto implica que no necesitamos gastar tiempo extra en
nada (haciéndonos muy tarde domingo). También debemos fijarnos que debemos venir a la iglesia
para adorar y honrar a Dios. Venimos con un propósito distinto. Todos los creyentes del Nuevo
Testamento son sacerdotes delante de Dios, y esto significa que cada uno debe siempre traer
sacrificios espirituales a Dios a la casa de Dios los domingos. En la iglesia, el cristiano debe tener
sus acciones de gracias listas para presentar. Debe tener su diezmo calculado y preparado (haciendo
cambio si es necesario). Debe gastar algo de tiempo orando sobre si Dios quiere que le dé una
ofrenda especial el próximo día. Uno debe reflejar sobre su vida antes del servicio para
arrepentirse de pecados. Si tiene algo de preparar para una clase de niños que da, o una clase de
Escuela Dominical que toma, debe prepararse en estos asuntos sábado en la noche. El buen cristiano
debe estar leyendo su Biblia diariamente, pero especialmente antes de entrar la casa de Jehová.

II. Dios manda identificarse con Cristo y los redimidos.

Romanos 10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que
Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con
la boca se confiesa para salvación.

La confesión pública es la clave en la salvación verdadera. La persona que huye de la identificación


como un redimido con los demás redimidos, no es realmente salvo.

Mateo 10:32 A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré
delante de mi Padre que está en los cielos. 33 Y a cualquiera que me niegue delante de los
hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

De negar a Cristo delante de los hombres es igual (según este pasaje) de no ser salvo. ¡Dios
dice que no es realmente salvo! No ha llegado a la salvación todavía.
ILUSTRACIÓN: Ocupados los domingos – Esto es como si reserves los domingos en las
mañanas cuando los redimidos tienen sus servicios para ir al mercado, a compras, construir tu casa,
o a hacer quehacer en la casa. Tus vecinos, tu familia, y los inconversos que te conocen ya saben
que tu iglesia tiene servicios los domingos en la mañana y en la noche, y tú estás andando en la
calle o haces quehacer en la casa u otra cosa. ¿Qué pensarían qué son tus prioridades en relación de
las cosas de Dios? ¡Ellos pensarían, con toda la razón, que las cosas de Dios no te son importantes,
cualquier otra cosa es más importante!

Visitas de otros los domingos - Tus familiares, vecinos, y amistades no cristianos a veces se
ponen en un plan pesado de visitarte siempre un ratito antes que te vas a la iglesia. Esto es una
prueba de donde están tus prioridades de la vida. Si quieres pararles de hacer esto, simplemente
invítales de ir contigo a la iglesia. ¡Nunca llegarán a visitarte antes de que tu salgas para la iglesia!

Mateo 10:34 No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino
espada. 35 Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija
contra su madre, y a la nuera contra su suegra;36 y los enemigos del hombre serán los de su
casa. 37 El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija
más que a mí, no es digno de mí; 38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de
mí.39 El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.

Lucas 14:26 Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y
hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.

En el mismo contexto de confesar a Cristo delante de los hombres (Mateo 10:32-33), Dios pone el
punto más difícil, de confesar a Cristo delante de tu propia familia. Dios sabe muy bien que el
testimonio más difícil de llevar para Cristo es con la familia de uno mismo. Dios nos ha llamado de
las tinieblas a la luz de Cristo para que demos testimonio que Cristo es el Salvador a todo el mundo.
Dios te llamó para que testifiques a tu familia. Esto es muy duro cuando no aceptan tu fe. Es “una
cruz” o una carga pesada que llevamos en testificar a otros de nuestro Salvador, especialmente a
nuestra familia.

Además el amor por Cristo debe ser tan fuerte que parece que aborreces a tu familia en
comparación. O sea, no debemos odiar o aborrecer a nuestra familia, pero en comparación de
nuestro amor por nuestra familia y nuestro amor por Dios, debe ser como si aborrecemos a nuestra
familia, porque siempre ponemos a Cristo delante de ellos. Esto es una prueba para ver si somos
sinceros con Dios en nuestra fe.
1° Timoteo 6:12 Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo
fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.

Simplemente, la persona que rehúsa de confesar públicamente a Cristo delante de los hombres (y su
propia familia), no es salvo. Parte de tu confesión de Cristo es de decirlo abiertamente, pero
también tu vida debe ser ordenada y debes poner prioridades para que todos vean que Cristo es
primero de todo.

1° Timoteo 3:14 Esto te escribo, aunque tengo la esperanza de ir pronto a verte, 15 para que si
tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna
y baluarte de la verdad.

La iglesia es el lugar donde la verdad de Dios (las Escrituras) es predicada. Esto es que la iglesia es
la “columna y baluarte de la verdad” (como la casa es soportado por sus bases y columnas),
entonces Pablo exhortó de siempre cuidarse en su conducta hacia la Iglesia, donde Dios ha
guardado Su Verdad. Entonces ¿qué debe ser nuestra relación, lealtad, y devoción hacia la única
institución que Dios dio para promover y promulgar la verdad de Dios? Fidelidad, apoyo, y
sacrificio personal.

III. Obediencia a Dios en otras áreas depende en obedecerle en congregarse.

Para cumplir muchos mandamientos de Dios tenemos que estar “en la iglesia” para hacerlo. En
Efesios 4:11-12, Dios dice que dio a los Cristianos la ventaja de ser personas que tienen dones
espirituales de Dios (don de predicar, de enseñar, etcétera) para el beneficio del Cristiano. No
puedes tomar provecho de los dones espirituales de estas personas si no estás regularmente donde
ellos ejercen sus dones, en la iglesia local. De faltar a la iglesia es de faltar a algo que Dios
provee para tu provecho. Además no es nada más para nuestro provecho, debemos mejor decir
que Dios nos ha dado la iglesia local para nuestra sobre vivencia espiritual en este mundo.

Doce huevos con solamente diez – ¿Has ido al supermercado para comprar un paquete con doce
huevos, y al llegar a la casa, lo abres y hay nada más diez huevos? ¿Qué reacción tienes? “¡Me
robaron!” Pero cuando llegamos a la iglesia, menos (menos tiempo, menos compromiso, menos
enseñanza, menos que te piden) es siempre mejor. ¿Por qué? ¿Quién se aprovecha tanto cuando los
hermanos no están capacitados, preparados, y animados para la guerra contra el pecado y Satanás?
¿No conviene más a Satanás que a Dios o nosotros?

Hebreos 10:22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los
corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura. 23 Mantengamos firme, sin
fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. 24 Y considerémonos
unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; 25no dejando de congregarnos,
como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día
se acerca.

Gálatas 6:2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.

¿Cómo puedes cumplir con estos mandamientos de Dios sin congregarte con otros cristianos?
¿Cómo puedes sobrellevar las cargas de tus hermanos si ni siquiera sabes nada de él? El culto de
oración a media semana es cuando compartimos las cargas de uno al otro. De faltar a este culto es
de no ser un buen cristiano, cumpliendo con todos los mandatos de Dios para nosotros.

1° Pedro 4:10 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos
administradores de la multiforme gracia de Dios.

Además, Dios nos manda de usar nuestros dones en servir a Dios por servir a sus hermanos en
Cristo. ¿Cómo, cuándo, y en dónde debes hacer esto si no es en la iglesia local? Siempre nuestra
vida espiritual gira alrededor de la iglesia, que es la reunión de los redimidos para cumplir con los
propósitos de Dios.

En Mateo 25:31-46 Jesús hace claro la situación de nuestra relación con nuestros hermanos. Dios ve
tu amor a Él como indicador de si eres salvo. Si amas a Dios, también a fuera amas a quien que es
engendrado por Dios.

1° Juan 5:1 Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama
al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él. 2 En esto conocemos que
amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. 3 Pues
éste es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.

Dios nos hace claro que hay tres cosas muy integras y relacionadas: la salvación, nuestro amor por
Dios y los redimidos, y nuestro cumplimiento con los mandamientos de Dios. Todo va junto, y no
puedes tener uno sin tener los otros. La persona que dice que es salvo pero no tiene tiempo ni
importancia para sus hermanos en la iglesia está simplemente engañándose a sí mismo. Se ve esta
actitud también cuando llegan tarde y salen como rayo después del servicio, o aun en la oración
final están subiendo a sus coches.
Hebreos 13:17 Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por
vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose,
porque esto no os es provechoso.

2° Timoteo 2:2 Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que
sean idóneos para enseñar también a otros. 4:2 que prediques la palabra; que instes a tiempo y
fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.

Simplemente, no puedes tener el cuidado pastoral que debes si no estás asistiendo a una buena
iglesia. Los pastores y ministros tienen la responsabilidad de predicar y enseñar a todos los salvos.
¿Cómo recibes esta instrucción para crecer si no estás donde ellos están enseñando? El maestro
necesita conocer al estudiante para darle lo que necesita, para tomarle de donde se encuentra en su
vida espiritual a donde debe ir. En las escuelas seculares de nuestros niños, reprueban el año por
falta un poquito de porcentaje de las clases. Pero en la iglesia, pensamos que somos buenazos si
llegamos a un solo servicio cada semana (y a este servicio llegamos 10 minutos antes que termina).
¡Pobre el cristiano que llega una vez al mes por 10 minutos! Espiritualmente va a morir de hambre.

Para funcionar como Dios quiere, un grupo de creyentes tiene que tener una organización formal,
con servicios regularmente los domingos, con predicación, con alguien que tiene la responsabilidad
espiritual (que es ejemplar según los requisitos que pone Dios), con disciplina para los del grupo
que andan mal, y un esfuerzo organizado para evangelizar y discipular. (1ª Corintios 14:35 hace una
distinción entre “iglesia” y el “hogar”, entonces la iglesia es un lugar organizado para cumplir con
la obra de Dios.) Los cristianos deben dar sus diezmos y ofrendas que deben ser usados para la obra
de Dios. Debe haber oraciones y acciones de gracias. Debe haber un plan formal de enseñanza
aparte de las predicaciones.

Además es muy fácil para que uno justifique o racionalice sus pecados cuando no tiene contactos
con otros cristianos más maduros que él. Esto de corregir, regañar, y redargüir es el ministerio de
los líderes, maestros, y predicadores de la iglesia.

1° Pedro 2:2 desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella
crezcáis para salvación,

Hebreos 5:12 Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que
se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado
a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. 13 Y todo aquel que participa de
la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño;
Dios tiene un modelo para el cristiano. Cuando apenas se salva, es bebe y necesita leche, los
maduros en la fe le dan gratuitamente. Mientras que crece, va aprendiendo cómo servir a otros.
Cuando es maduro, la persona ayuda a los nuevos (testificando a los inconversos para que sean
salvos, y luego cuidándoles para que crezcan). Hay una relación mutua, la iglesia necesita a los
miembros, y los miembros necesitan a la iglesia. Te ayuda la iglesia cuando empiezas tu vida
cristiana, y es tu obligación de ayudar a la iglesia cuando eres maduro. ¿Cómo funcionarás en esto
si no asistes a una iglesia fielmente cada servicio?

Mateo 25:24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que
eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; 25 por lo cual tuve
miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. 26 Respondiendo su señor,
le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no
esparcí. 27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo
que es mío con los intereses. 28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez
talentos. 29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le
será quitado. 30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir
de dientes. (El infierno)

Dios ve como a una persona inconversa a la persona que tiene talentos del Señor para la obra de
Dios pero rehúsa de usar sus talentos para Dios. Su fin es lo mismo de un inconverso, al infierno.
¿Por qué piensas que puedes vivir e ir al cielo sin esta relación esencial con los hermanos donde tú
usas tus talentos para Dios entre los hermanos?

1° Juan 3:14 Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los
hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte.

Gálatas 5:13 Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la
libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.

Es dudoso que la persona que tenga la actitud “quiero nada mas entrar al cielo, y no quiero
envolverme más” que no va a alcanzar el cielo con esta actitud. Por no estar en serio con Dios sobre
esto, Dios nos indica que probablemente tampoco está en serio sobre su salvación y fe. Los
cristianos necesitan ser recordados de los premios para obediencia y servicio (Hebreos 10:35;
Colosenses 3:24; 2ª Juan 1:8) y los castigos para desobediencia (2ª Corintios 5:10; Hebreos 10:30;
11:15).

Para los hermanos deprimidos, con problemas y necesidades, el ánimo viene de la comunión de los
santos. Vienen pensando en que tú eres un cristiano maduro en la fe, y casi nunca estás. ¿Qué
pensarán cuando llegan para ser animados por ti, y tú no llegas o llegas tarde como que no te
importan los demás hermanos?

IV. De congregarse cada semana era la costumbre de la iglesia del Nuevo Testamento

Lucas 4:16 Vino (Jesús) a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la
sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer.

La costumbre de Jesús era de estar entre el pueblo de Dios en el día que Dios designó, para los
propósitos que Dios estableció (predicar la palabra de Dios principalmente).

Juan 20:1 El primer día de la semana (domingo) ... 19 Cuando llegó la noche de aquel mismo día,
el primero de la semana (domingo), estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos
estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros.

Domingo es el Día de Reunión - Dios cambió el día de reunión de sábado a domingo en honor de
la resurrección de Jesucristo. Vemos después de la resurrección que el día de reunirse y hacer la
obra de Dios es siempre domingo, no sábado.

Hechos 20:7 El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les
enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.

La iglesia neotestamentaria tuvo la costumbre de predicar (enseñar de la Biblia) en el día del Señor.
Esto es de exhortar, redargüir, y edificar.

Juan 20:24 Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con ellos cuando Jesús
vino.

Los que faltan a la iglesia como Tomás faltan a las cosas de beneficio espiritual en su vida.

V. Estamos en una Guerra Espiritual

La Biblia presenta que estamos en una guerra espiritual, y Satanás quiere destruirnos como sea. No
puedes “tomar ningún lado” si eres salvo. Estás al lado de Dios, y Satanás no te dejará en paz hasta
que vea tu derrota, que expreses vergüenza hacia a Cristo, hasta que renuncies a Jesús como tu
Salvador, o que te envuelva en el pecado para manchar tu testimonio tan feo que nadie que te
conozca querría ser cristiano por tu culpa.

Vemos en el libro de Job que Satanás atacó tremendamente a Job, y a fin de cuentas, Job no supo
porque o los motivos atrás de las dificultades de su vida, solamente que fue así. Pasaron estas cosas.
El apoyo que recibimos de la iglesia y los hermanos es lo que alivia esta carga que cada cristiano
debe estar preparado para recibir.

Debemos también entender que nuestra fe es la solución y remedio a todos nuestros problemas. En
que crece nuestra fe, tenemos poder para resolver y vencer nuestros problemas. La fe viene por oír
la palabra de Dios. Lo más que nos dedicamos a la Palabra de Dios, lo más probable que podemos
vencer problemas espirituales en nuestras vidas.

Debemos entender que es Satanás que no quiere que nos capacitemos en las cosas que nos protegen
y nos ayudan en nuestras vidas espirituales. Imagínate que si tu país estuviera en guerra en contra de
otro país, y tú, siendo soldado, tienes clases como defenderte contra el enemigo, como cuidar y usar
tu arma, como dar primeros auxilios a los heridos, y clases de estrategia para ganar la batalla. Pero
en lugar de ir a tus clases de preparación, el enemigo hace una danza a la misma hora para que no
vayas. ¿No será obvio lo que hace el enemigo? Pero nosotros semana tras semana no llegamos a los
servicios por una cosa u otra, y nunca pensamos que es Satanás atrás de todo esto. Yo teniendo años
en predicar, creo que Satanás a veces ve el sermón que prepara el pastor, y especialmente te detiene
si tiene la probabilidad de redargüirte. Simplemente el Diablo no quiere que escuchas el sermón.

Si no quieres asistir a la Iglesia, entonces ¿por qué no quieres? ¿Quién ha puesto esta actitud en ti?
¿Qué lo causó y realmente quién lo hizo? ¿Esto es de Dios o del enemigo? Si te hace mal tu iglesia,
entonces tal vez tu iglesia en particular está mal. O tal vez algunos en está iglesia están mal, pero el
concepto de iglesia no está mal. Esto es lo que nos mandó Dios. Busca otra iglesia mejor.

VI. La Fidelidad es un Requisito para todos los cristianos.

Salmo 31:23 Amad a Jehová, todos vosotros sus santos; A los fieles guarda Jehová, Y paga
abundantemente al que procede con soberbia.

Mateo 10:22 Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el
fin, éste será salvo.

1° Corintios 4:1 Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de
los misterios de Dios. 2Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado
fiel.

El concepto de fe o creer contiene la idea de tratar un concepto siempre como es la verdad, o sea
algo que tú aceptas como hecho, verdad. Adentro de este concepto es la fidelidad. La persona que
confiesa a Cristo para luego negarle, probablemente no es salvo según Mateo 10:32-33. Dios
presenta nuestro camino al cielo como algo que envuelve problemas, sufrimiento, y tribulación.
Esto nos opone, y es una prueba de Dios para ver si somos sinceros en nuestra profesión de Cristo,
y en nuestro amor por Dios. Según la parábola del sembrador (que sembró en diferentes suelos y
solamente uno rindió fruto y representa una persona salva) en Mateo 13:1-23, la persona que
confiesa y abraza el evangelio por un rato para luego dejarlo no es realmente salvo.

Dios quiere una fe, confesión, y vida que compruebe nuestro amor a Dios. Cualquier otra cosa es de
no alcanzar la salvación. ¿Eres visitante o miembro fiel de tu iglesia cuando no vienes mucho, no
participas, y estás afuera de la acción de la iglesia?

VII. Nuestro testimonio para los cristianos nuevos y los inconversos.

Gálatas 5:9 Un poco de levadura leuda toda la masa.

Debemos entender que la situación es que las personas alrededor de ti se les hace fácil de copiar lo
que tú haces. La influencia de tu testimonio es grande en las cosas espirituales. Dices una cosa, pero
haces otra, y los de alrededor de ti siguen lo que haces más bien que lo que dices. Cuando tu
conducta y tu profesión (lo que dices) no consta, llamamos esto hipócrita. El poder de un buen
testimonio es muy fuerte, igualmente un poco de pecado puede destruir un grupo de hermanos. En
1ª Corintios 5, Pablo regañó fuertemente a la iglesia por que ellos toleraban un poco de pecado.
Pero nosotros fácilmente toleramos esto de no venir fielmente.

Mateo 5:16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas
obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

Ningún cristiano puede decir que su vida es lo que Dios quiere si no es un ejemplo de Cristo. ¿Qué
ejemplo pones si vienes de vez en cuando? ¿O si vienes a la mitad del servicio? Tal vez tu eres
buenísimo, muy espiritual, un predicador, o algo de estudiante o experto de la Biblia, y puedes
aprender solo en tu casa, pero ¿qué comunica tu conducta a los demás hermanos más débiles
cuando demuestre nada de importancia y prioridad en asistir y participar fielmente en la iglesia?

Un pastor dijo la historia de un hombre que era borracho hace años. En su mal estado, aun iba a la
cantina para emborracharse. Vivía en el frío norte, y un día que hubo bastante nieve en el suelo,
como de costumbre dejó a su familia con su esposa y salió de su casa para la cantina. En irse en la
nieve, inundaba sus pies 4 o 5 centímetros. De repente oyó algo atrás de él. Volteó a ver y su hijo
de 6 años estaba caminando exactamente en sus pisadas con grande precisión. Le preguntó
“¿Adónde vas?” Le contestó su hijo, “Voy adonde tu vas.” Le causó de pensar, mi hijo va a seguir
el ejemplo de mi vida, pero ¿Qué ejemplo estoy dejándole?
En muchos casos de hijos nacidos en familias supuestamente cristianas, se acostumbran de casi
nunca ir los domingos en la noche ni en el culto media semana de oración. Los domingos en la
mañana faltan igualmente si hay excusa. Llegan a la mitad del servicio, interrumpiendo a los demás,
y ellos mismos no pueden entender el sermón porque perdieron la primera parte. No les importa, y
los hijos aprenden de tener las mismas prioridades y estilo de vida de sus padres. Se acuestan
después de media noche y duermen en el servicio, o están distraídos o están escribiendo otra cosa
para “ocupar el tiempo.” Nunca toman apuntes del sermón, vigilan grandemente el reloj cuando se
alarga el predicador, y nunca más meditan o reflejan sobre el sermón una vez que ha terminado.
Nuevos cristianos llegan a la iglesia, y son más fieles que tú hasta que ellos empiezan a seguir tu
ejemplo.

¡Tus hijos (y los demás de los hermanos inmaduros) siguen tu ejemplo! Tú eres responsable en
parte por sus problemas.

VIII. Debemos estar preparados para cuando lleguemos al cielo.

Mateo 25:11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! 12 Mas
él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. 13 Velad, pues, porque no sabéis el
día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

Jesús presentó esta parábola a sus discípulos para que entendieran que el verdadero cristiano es en
un estado constante de servicio, vigilando y velando para el regreso de su Señor. La persona que no
tiene esta actitud de preparación es alguien que va a estar dejada afuera del cielo, la puerta cerrada y
ellos quedando afuera. Esto habla de las prioridades en las cosas de Dios (asistir, servir, y
sacrificar), y por cambiar su vida de la mugre del pecado a la justicia. Mientras estas buenas obras
no nos salvan, sino que representan nuestra santificación. Estas buenas obras van a ser nuestra ropa
esplendida en el cielo.

1° Juan 3:3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es
puro.

Tito 2:14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para
sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.

1° Corintios 6:11 Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados,
ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.
Apocalipsis 19:8 Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente;
porque el lino fino es las acciones justas de los santos.

El verdadero pueblo de Dios está purificándose por cambiar los pecados en sus vidas para la
justicia, buenas obras que debemos hacer.

Tito 3:5 nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su
misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo,

Pablo comentó que no somos salvos por buenas obras, pero en la salvación hay regeneración y
renovación por el Espíritu Santo, y esto funciona de actualmente quitarnos el pecado de nuestras
vidas diarias (“por el lavamiento”) como una mujer lava y lava una ropa con agua para quitar la
mugre en ella.

1° Pedro 1:22 Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el
Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón
puro; 23 siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios
que vive y permanece para siempre.

La renovación o regeneración del cristiano es simplemente por obedecer la verdad que Dios nos ha
mandado.

Efesios 5:26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la
palabra, 27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni
arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.

Apocalipsis 3:18 Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que
seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu
desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.

Apocalipsis 7:13 Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de
ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido? 14 Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me
dijo: Éstos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han
emblanquecido en la sangre del Cordero.

La Biblia presenta que entre la salvación hasta la muerte cuando entra al cielo, el cristiano está
preparándose “su ropa.” Esto quiere decir que a fuerzas después que uno tiene fe salvadora,
entonces las buenas obras cuentan, no para la salvación, sino para la gloria futura. Con estas buenas
obras, uno “se viste” en el cielo. Tu servicio a Dios por servir a los hermanos, y tus buenas obras y
hechos de justicia son las cosas que te cubrirán en el cielo.

2° Pedro 3:14 Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia
ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz.

Filipenses 2:15 para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de
una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el
mundo;

Apocalipsis 16:15 He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus
ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.

Entre los que llegan al cielo, hay también vergüenza por que no tienen sus ropas bien preparadas.
No es que están manchadas, sino que no las tienen. Están desnudos o semidesnudos.

Mateo 22:11 Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido
de boda. 12 Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas él
enmudeció. 13 Entonces el rey dijo a los que servían:Atadle de pies y manos, y echadle en las
tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

El verdadero cristiano siempre va a estar preparándose para entrar al cielo, está lavando sus ropas
de las manchas y arrugas del mundo. Esto quiere decir que él está quitando el pecado de su vida por
el lavamiento de la palabra de Dios. También quiere decir que está juntando a su cuenta en el cielo
buenas obras. Todo esto se hace y se facilita en la iglesia con sus hermanos.

IX. El Sacerdocio del Creyente Necesita la Iglesia.

Éxodo 19:6 Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa….

1° Pedro 2:5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y
sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de
Jesucristo. 9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por
Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

En el Antiguo Testamento, Dios expresó su deseo y la profecía que en el Nuevo Testamento, todos
los creyentes iban a ser un reino de sacerdotes, una nación santa, todos sacerdotes. Un sacerdote es
alguien que atiende las cosas de Dios, normalmente actuando como intercesor entre Dios y un
pueblo o grupo de personas. Dios nos ha dado este papel de ser sacerdotes para Dios con todo el
mundo.

2° Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron;
he aquí todas son hechas nuevas. 18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo
mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19 que Dios estaba en Cristo
reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos
encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. 20 Así que, somos embajadores en nombre
de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo:
Reconciliaos con Dios.

Este trabajo es de servir a Dios como los sacerdotes en el Antiguo Testamento hacían, y luego de
hacer intercesión para el mundo delante de Dios. Esto último consiste en ir a Dios para purificación
e instrucción, y luego ir al pueblo (el mundo) para hacerles entender como ellos están afuera de la
bendición de Dios, están debajo de la maldición de Dios, y como pueden reconciliarse con Dios.
Como los sacerdotes del Antiguo Testamento tuvieron que basar su ministerio en el templo,
nosotros tenemos que basar nuestro ministerio en la iglesia. Es el lugar, y es el único lugar que Dios
ha aprobado para basar todo esto.

Dios describe la iglesia local como “columna y baluarte de la verdad” en 1ª Timoteo 3:15.
“Columna” es algo que suporta el techo, que lleva todo el peso del edificio. Esto es la iglesia por
concepto de Dios. “Baluarte” es el suelo como piedra que apoya la columna. Allí es donde Dios ha
impuesto la verdad, y solamente allí puedes correctamente sacarla.

Hebreos 13:15 Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es
decir, fruto de labios que confiesan su nombre. 16 Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os
olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios.

Vemos por ejemplo uno de los sacrificios espirituales que ofrecemos a Dios en la iglesia, la
alabanza para Dios. Esto tiene que ser hecho entre los hermanos para que tenga validez. También
menciona los sacrificios de hacer bien (buenas obras) y “la ayuda mutua”, que obviamente habla de
la ayuda mutua entre los hermanos. Sin estar en la congregación de los hermanos, ¿cómo vas a
saber quienes son? Y ¿Cómo vas a relacionarte con ellos para que haya ayuda mutua?

Nuestra participación en una buena iglesia local es clave y muy importante para nuestra vida
espiritual. Ni podemos ignorarla ni menospreciarla sin tener perjuicios graves en nuestra contra.

X. Nuestra actitud en Congregarnos


Hasta este punto, hemos visto que Dios nos manda a congregarnos, que perdimos cosas de valor si
faltamos los servicios, y que recibimos cosas de valor espiritual si vamos a los servicios. ¡Pero en
esto estamos pensando como un bebe! Como cuando tienes que amenazar con castigos o premios
para motivar a un niño.

Es correcto que un padre pida a su hijo mayor de 40 años de llevarle al doctor, y al pedirle, el hijo
contesta, “¿Qué me das si te llevó?” o “¿Qué me haces si no te llevó?” A una persona madura debe
hacer cosas para su padre sin necesidad de premios o amenazas.

Salmo 134:2 Alzad vuestras manos al santuario, Y bendecid a Jehová.

Debes congregarte para adorar a Dios, simplemente porque Dios lo merece. Debemos buscar cosas
que agradan a Dios, regalos para Dios por que nos salvó. Si Dios es dueño de todo, ¿qué le puedes
regalar? Lo que podemos regalar a Dios son hechos, actos de agrado a Dios, si sea buenas obras,
obras de justicia, o palabras de alabanza o adoración. Todo esto se concentra en la iglesia local,
durante los servicios de los hermanos.

Mateo 21:41 Le dijeron: A los malos destruirá sin misericordia, y arrendará su viña a otros
labradores, que le paguen el fruto a su tiempo.

Dios quiso fruta espiritual de Israel, y ellos no quisieron dárselo. Por esto, Dios dejó de usar Israel
para ahora usar la iglesia (gentiles y judíos). Si no llegas a la iglesia para rendir a Dios lo merecido,
¿no es probable que Dios te deje de bendecir y te deje a un lado también?

Salmo 122:1 Yo me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos.

Salmo 119:63 Compañero soy yo de todos los que te temen Y guardan tus mandamientos.

Salmo 55:14 Que juntos comunicábamos dulcemente los secretos, Y andábamos en amistad en
la casa de Dios.

Salmo 84:1¡Cuán amables son tus moradas, o Jehová de los ejércitos! 2 Anhela mi alma y aun
ardientemente desea los atrios de Jehová; Mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo.

¿Qué es tu actitud en congregarte? ¿Es un gran placer, o pesar? La Biblia presenta que el verdadero
creyente ama de estar en la casa de Dios, teniendo relación y trato con los hermanos en Cristo. ¿Por
qué no tienes este mismo parecer? Es algo en que ves el concepto de la iglesia como mal por una
equivocación en tu mente, porque Dios presenta de otra forma, y los hermanos verdaderamente
salvos tienen otro parecer distinto hacia la iglesia.
Hebreos 13:15 Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es
decir, fruto de labios que confiesan su nombre. 16 Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os
olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios.

Debemos asistir a la iglesia cada semana simplemente de pura gratitud por lo que Dios ha hecho por
nosotros en la salvación, y las bendiciones que nos ha concedido.

Éxodo 24:7 Y tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo, el cual dijo: Haremos todas las
cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos.

1° Juan 5:3 Pues éste es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus
mandamientos no son gravosos.

XI. Excusas por que los cristianos no se congregan.

A. No son salvos.

Mateo 10:38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. 39 El que halla su
vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.

Debemos aclarar que las personas que piensan que son salvas pero realmente no lo son, no tienen
tiempo para la iglesia y sus actividades. La idea que uno puede ir al cielo sin que le cueste nada, sin
que se cambie su vida, sin que viva por Cristo, no es en la Biblia.

1° Pedro 2:5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y
sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de
Jesucristo. 9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por
Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

Dios nos salvó para el propósito que nosotros anunciemos a Cristo al mundo. Por esto Dios hace un
requisito de que tú tienes que confesar públicamente a Cristo al mundo. Si no lo haces, no puedes ni
soñar con ser salvo. O sea, el hecho de ser salvo es que tú crees en Jesús como tu Salvador personal
del grado de que no te avergüences de Jesús, sino que Él es el orgullo de tu vida.

Lucas 11:33 Nadie pone en oculto la luz encendida, ni debajo del almud, sino en el candelero,
para que los que entran vean la luz.

La salvación es algo que no escondes sino que adviertes a todos sobre ello. Parte de esta confesión
de Cristo es de decirlo y explicarlo a los inconversos, y otra parte es de confesarlo públicamente con
los hermanos por medio de decirlo, bautizarse confesando a Cristo, pero otro parte es de reunirse
con los hermanos en la obra de Dios (la iglesia) que están haciendo en tu área, que es la iglesia local
donde vives.

Mateo 13:44 Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el
cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y
compra aquel campo. 45 También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca
buenas perlas, 46 que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la
compró.

La Biblia habla de la salvación como algo que es de mucha importancia, es la prioridad de tu vida
de conseguirla y guardarla. Es de más importancia que cualquier otra cosa en la vida. Si no tomas
esta seriedad en las cosas de Dios, debes examinarte para ver si estás en la fe o no.

2° Corintios 13:5 Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos…

B. Son Rebeldes contra Dios.

Si Hebreos 10:25 dice claramente que es la voluntad de Dios que nos congreguemos como
costumbre (en cualquier domingo, es más probable que vas a estar en los servicios domingos en la
mañana y en la noche que vas a estar en otro lado), entonces de no estar en la iglesia casi cada vez
que hay servicio es un pecado. No hay forma de tratar con este problema sin enfrentarlo como un
pecado contra Dios (rebelión) y en contra de los demás redimidos (no quieres convivir y obrar a su
lado).

Parte del problema es una falta de entendimiento de tu parte. La salvación no es una palabra
mágica, que una vez que las repites, ya vas al cielo sin que jamás entrar en tu mente o vida en una
forma tangible y actual. Si piensas que puedes ser salvo sin involucrarte en lo demás de la vida
cristiana, es porque estás confesando a Cristo como una obra en la carne, y no somos salvos por
obras. Somos salvos por nuestra fe, nuestra relación con y amor a Jesús en qué creemos porque lo
que Él hizo en la cruz, y esta fe nos transforma nuestra vida.

Santiago 2:14 Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene
obras (evidencias)? ¿Podrá la fe salvarle? 17 Así también la fe, si no tiene obras (evidencias), es
muerta en sí misma. 20 ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?

Santiago habla de una fe salvadora que siempre sin excepción va a tener evidencias de su
existencia. Estas evidencias no causan la salvación sino comprueban y constan que la salvación que
es verdadera. Santiago pone el reto así, “si piensas que puedes ser salvo sin que hay cambios en tu
vida, sin que hay evidencias en ti, entonces demuéstramelo. Yo comparo tu defensa con la defensa
de las evidencias en vida que me han venido por mi fe, y a ver cual parece la verdadera salvación
de Dios.” La idea es que tú no tendrás la razón por que tus palabras son huecas, y yo sí tendré la
razón por la fe con evidencias.

Somos salvos simplemente por que ponemos la voluntad de Dios primero sobre todo en nuestras
vidas. Esta decisión de sujetarnos a la voluntad de Dios y obedecerla es lo que da la salvación.

1° Juan 2:17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece
para siempre.

Juan 9:31 Y sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguno es temeroso de Dios, y hace
su voluntad, a ése oye.

Juan 14:23 Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le
amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. 24 El que no me ama, no guarda mis
palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.

Juan 8:44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él
ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en
él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. 47 El que es de
Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios.

Dios nos dio la enseñanza clara que podemos identificar quien es un hijo de Dios y quien es el hijo
del Diablo por sus vidas, por lo que hacen. El hijo de Dios es alguien que busca la palabra de Dios
para obedecerla. El hijo del Diablo no hace caso a la palabra de Dios, porque no es importante para
él, no es la prioridad de su vida ni de aun saberla, ni la entiende, y menos la obedece. Esto
claramente distingue el hijo de Dios del hijo del Diablo.

1° Juan 2:3 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos.
4 El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no
está en él; 5 pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha
perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. 6 El que dice que permanece en él, debe andar
como él anduvo.

1° Juan 2:29 Si sabéis que él es justo, sabed también que todo el que hace justicia es nacido de
él.
1° Juan 5:3 Pues éste es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus
mandamientos no son gravosos.

Tenemos que entender que el verdadero cristiano es alguien que obedece los mandamientos de
Dios, y no son gravosos para él. Le gusta obedecerlos. Busca como puede entenderlos mejor y
como puede tener victoria en su vida por cumplir con la voluntad de Dios.

Si esto es la disposición y el corazón de todo verdadero hijo de Dios, entonces ¿cómo vas a
aprender la palabra de Dios para obedecerla? Simplemente por medio de la iglesia. Primero hay uno
que predica, y esta persona debe tener madurez en el evangelio, y esta persona debe poder sacar la
carne de la palabra de Dios bien. Luego hay otros hermanos maduros que también tienen mucho de
sabiduría y entendimiento por lo cual podamos aprovechar si estamos alrededor de ellos con
tiempo.

1° Juan 2:19 Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de
nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos
son de nosotros.

Siempre va a haber personas que hacen una confesión insincera, y están por un rato entre los
hermanos y luego salen de nosotros. Esto Dios dijo que iba a pasar por que no son realmente salvos,
sino están engañándose. En Mateo 13:1-23, Jesús dio una parábola sobre esto, y enseñó que hay
unos que casi llegan a ser salvos, tienen la palabra de Dios pero por no ser duradero (semilla junto
al camino), o por miedo del camino duro delante de ellos (semilla en los pedregales), o por
prioridades más altos en el afán de este vida, el engaño de las riquezas, o las codicias de esta vida
(semilla entre los espinos) no llegan a ser salvo.

1° Juan 3:11 Porque éste es el mensaje que habéis oído desde el principio: Que nos amemos unos a
otros.

1° Juan 3:14 Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los
hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte.

1° Juan 3:20 pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe
todas las cosas. 21 Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios; 22 y
cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él,porque guardamos sus mandamientos, y
hacemos las cosas que son agradables delante de él. 23 Y éste es su mandamiento: Que creamos
en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado. 24 Y el
que guarda sus mandamientos, permanece en Dios, y Dios en él. Y en esto sabemos que él
permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado.

Parte de la muestra de la verdadera salvación es la relación que llevamos con nuestros hermanos en
Cristo, y esto es siempre en el Nuevo Testamento y para nosotros en un contexto de una iglesia
local. No vemos ninguna otra organización o relación en el Nuevo Testamento excepto entre
hermanos en un contexto de una iglesia local o entre varias iglesias locales.

Mateo 25:32 y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros,
como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. 33 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a
su izquierda. 34 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el
reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. 40 Y respondiendo el Rey, les
dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a
mí lo hicisteis. 41 Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego
eterno preparado para el diablo y sus ángeles. 45 Entonces les responderá diciendo: De cierto os
digo que en cuanto no lo hicisteis a uno deestos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis. 46 E
irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

Jesús explicó esto más al fondo en Mateo 25. Jesús dijo que un día Dios va a separar la humanidad
entre los salvos y los inconversos. A los salvos se identifican por que ellos amaron a Dios. Pero
preguntamos, ¿Cómo se mostraron su amor por Dios? La repuesta que da Jesús es que ellos
tuvieron una gran prioridad de relacionarse con sus hermanos en Cristo, para servir a Dios y mostrar
este amor y servicio por medio de servir a los hermanos. Igualmente, se distinguirá a los verdaderos
inconversos de los salvos, no por lo que dicen que son o hacen (o porque ministran), sino por que
no pusieron importancia sobre su relación con sus hermanos.

A fin de cuentas, uno no va a la iglesia porque no le importa, no es una prioridad para esta persona.
Y estos es simplemente una muestra que esta persona no es “uno de nosotros”, los redimidos que
obedecemos a Dios, sino que es un hijo del Diablo todavía, y anda en su rebelión contra Dios.

C. Por Conflictos: “Alguien me ofendió.”

Salmo 133:1 ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es Habitar los hermanos juntos en armonía!

Hebreos 13:1 Permanezca el amor fraternal.

Debemos entender que la iglesia es como un taller, un salón de enseñanza. Hay expertos y hay
novatos revueltos todos juntos. En cualquier situación donde hay personas inmaduras, va haber
ofensas, mal entendimientos, palabras inapropiadas, y todo tipo de fricción y cosa así. El asunto no
es que debemos tomar cualquier cosa que alguien hace o dice a pecho, ofendernos y dejar de
congregarnos, o de asistir con una mal actitud.

Perdón entre hermanos - El primer principio aquí es el perdón. La persona que no domina su
orgullo para que perdone a los demás, pues, va a tener un difícil tiempo entrando en el cielo.

Mateo 6:14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a
vosotros vuestro Padre celestial;15 más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco
vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

Efesios 4:32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros,
como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

Colosenses 3:13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere
queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

Dios pone muy claro que la persona que no puede encontrar perdón en su corazón no es un
creyente. Ve el relato de Jesús en Mateo 18:23-35 sobre el siervo del amo que pidió perdón a su
amo, pero luego no mostró nada de perdón a su consiervo. Dios basa Su trato con nosotros en como
lo tratamos a otros. Para la persona cruel y sin misericordia, Dios tiene poco bien para esta persona.

Mateo 18:32 Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te
perdoné, porque me rogaste.33 ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo,
como yo tuve misericordia de ti? 34 Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta
que pagase todo lo que le debía. 35 Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no
perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

El punto aquí es muy simple. Dios vea como tú conduces tu vida especialmente en relación a los
demás redimidos en (“a su hermano”) la comunidad de la iglesia. Si no manifiestas un buen
entendimiento de tu salvación, (que no eres digno de ser salvo, y Dios te perdonó cuando no debía,
simplemente porque Dios le gusta la misericordia y perdón), entonces Dios no ve que tienes un
concepto claro de la fe salvadora. Todos los que tienen este concepto de la salvación van a perdonar
a sus consiervos (sus hermanos), porque Dios perdonó a ellos. O sea, si el perdón de Dios está en tu
corazón, a fuerzas tienes que demostrar este mismo perdón en tu vida hacia a otros.

Ofensas contra uno - Luego hay ofensas entre tú y otros. A veces tenemos que tratar con la
situación aunque perdonamos estas ofensas. Ofensa contra uno (que uno entiende que algo dicho o
hecho era en contra de ti) es una cosa, pero pecado es otra. Cuando este es necesario (y no es
siempre necesario, debemos aprender a aguantarnos y sufrir la ofensa y olvidarla), Dios también nos
dio un procedimiento para seguir en como tratar ofensas.

Mateo 18:15 Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te
oyere, has ganado a tu hermano. 16 Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en
boca de dos o tres testigos conste toda palabra. 17Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no
oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.

Aquí es cuando es en un grado más en serio, no es nada más ofensa, sino que tu hermano peca en
contra ti. Entonces debemos enfrentar el hermano sobre su pecado contra ti, y luego seguir el
procedimiento. Debemos anotar también que esto es en el contexto de la iglesia local. Primero
tratamos el asunto personal, privado. Nadie más que los dos envueltos, tú y él. Luego si no te hace
caso o no puedes resolverlo, entonces traes uno o dos testigos de mediar el asunto y actuar como
testigos de todo lo que pasa. Si aun así no puedes resolverlo, entonces se presenta delante de toda la
iglesia y así resuelves el asunto.

Es porque las personas rehúsan de obedecer la Biblia que el nombre de Dios es blasfemado entre
todos. Se molesten las personas, y esto es con sus hermanos en Cristo, y ni tratan de perdonarles ni
tratan de resolver los problemas. Como un niño inmaduro, se va a la esquina a molestarse, no hablar
con nadie, y no participar en nada. ¿Qué testimonio es esto?

La unidad entre los hermanos

Efesios 4:1 Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que
fuisteis llamados, 2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los
otros en amor, 3 solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz;

Debemos entender que Dios quiere que preservemos la unidad entre los hermanos. Esto es algo
frágil, pero es algo de mucho agrado con Dios.

Efesios 4:11 Y él (Dios) mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros,
evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del
ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13hasta que todos lleguemos a la unidad
de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la
plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo
viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las
artimañas del error, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es
la cabeza, esto es, Cristo,

Debemos anotar que Dios dio dones espirituales, y estas personas ejercen sus dones en la iglesia.
Hasta los evangelistas tienen que llevar a sus convertidos a la iglesia. Todo esto de la iglesia Dios
dio para nuestra madurez, para que no seamos “niños fluctuantes”. La iglesia es la respuesta de Dios
por esta conducta de niño de molestarse de todo y no participar en nada.

D. “Tuve una mala experiencia.”

Esto es simplemente un pretexto. Si vamos al mercado y tenemos una mala experiencia, quiere
decir que ¿Nunca vamos a un mercado jamás por lo demás de nuestra vida? No. Si la mala
experiencia fue por otro visitando al mercado, lo olvidamos y regresamos. Si el servicio es malo en
el mercado, buscamos otro mercado que da mejor servicio, pero no dejamos de ir a mercados.

Primero necesitamos examinar que tipo de mala experiencia tuviste en la iglesia. ¿Fue algo
improvisto, un accidente, algo intencional o sin intención? Si fue algo que alguien te hizo mal, ve el
punto anterior. Si fue sin intención, entonces debes perdonar y olvidarlo. Accidentes y malas
experiencias suceden a veces sin que las personas envueltas sean malas en sí.

Luego debemos analizar quien hizo la ofensa, o la cosa mala. ¿Por qué fue malo? Si es un hermano
en la fe, y no puedes perdonarle (porque es de clase de un pecado contra ti), entonces debes irle y
hablarle. Si fue el pastor o alguien encargado, ve el próximo punto.

E. “No estoy de acuerdo con el pastor.”

Muchas veces hay personas que se ofenden con el pastor, lo que hace el pastor, lo que dice el
pastor, o lo que predica el pastor. Esto es normal. Primero necesitamos aclarar algo. Lo ofensivo,
¿Fue algo que predicó de la Biblia? O sea, ¿fue bíblico? Si la respuesta es sí, entonces ¿Por qué me
enojé? ¡Estoy enojándome con Dios por que me llama la atención! ¿Me enojé por que me redarguyó
(me picó un pecado que tengo)? Esto es la marca de un ministro de Dios, y una buena iglesia que
predican contra el pecado. Vamos a la iglesia como vamos al baño, para bañarse. La persona que
nunca quiere bañarse por que “esto puede quitar una mugre de su vida” está mal de la cabeza.

¿Quién controla las cosas en la iglesia, tú o el pastor?

Según Efesios 4:11 Dios constituyó el ministerio y oficio de pastor. En Hebreos 13:17 Dios dice
que los pastores tienen la responsabilidad delante de Dios por la iglesia. En 1ª Timoteo 3 y Tito 1
Dios pone requisitos para los que quieren entrar en el oficio y ministerio de pastor. El ministerio de
pastor es de gobernar (controlar) la iglesia como un pastor de ovejas lo hace con su rebaño. Si
alguien quiere gobernar la iglesia, debe ir por los pasos de ser pastor y llenar los requisitos. Si no
quiere calificarse, no debe tomar por fuerza el gobierno del pastor.

1° Corintios 16:15 Hermanos, ya sabéis que la familia de Estéfanas es las primicias de Acaya,
y que ellos se han dedicado al servicio de los santos. 16 Os ruego que os sujetéis a personas
como ellos, y a todos los que ayudan y trabajan.

Dios nos manda de sujetarnos a tales personas, no de imponer nuestra voluntad sobre ellos.

Malos Ministros - A veces hay iglesias y ministros que hacen mal. Debemos afirmar nuestra
devoción a Dios, y si percibimos que la palabra de Dios no está en una iglesia, en la administración
de esta iglesia por el pastor o por sus enseñanzas, o que no siguen lo que la Biblia marca, debemos
salir de esta iglesia y buscar una nueva iglesia. Debemos hacer el favor de decirle al encargado de la
iglesia por que estamos saliendo con versículos de la Biblia.

Por que hay problemas en una iglesia no es excusa de no asistir, participar, y ser fiel a Dios en esto.
Si los encargados de la iglesia, o la mayoría de los miembros de la iglesia están batallando para
poner su casa en orden, tampoco debemos abandonar este esfuerzo excepto que oramos mucho
antemano y así Dios no guía. Siempre hay problemas en iglesias, cualquier iglesia que sea. El
asunto no es de tener problemas, sino que hacen ellos sobre estos problemas.

Cuando el pastor habla, afirmando que algo que dice es la Palabra de Dios, entonces esto debe ser
correcto. Él debe manifestar explicación y exposición de que así es. Si el pastor expresa su opinión,
entonces es como cualquier otro hermano que puede expresar su opinión. No debemos dejar a
Satanás cortarnos de la fuente de nuestra comida espiritual.

A fin de cuentas, los problemas en una iglesia por un mal ministro, una mala iglesia, o mala
doctrina y conducta no es razón de dejar de asistir, es razón de buscar a otra iglesia buena. Esto
debe ser tan importante para nosotros que aun nos cambiamos de ciudad o lugar para encontrar una
buena iglesia.

F. “Siempre hablan de dinero.”

Mateo 6:21 Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

Desafortunadamente, muchas cosas necesarias en este mundo dependen del dinero. Es típico de oír
esta excusa. Pero estas mismas personas no tienen otra forma de tener iglesia y ministros sin tomar
ofrendas y tratar de dinero. Pero a fin de cuentas, no es lo que queremos nosotros, sino lo que
Dios nos manda.

1° Corintios 9:14 Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del
evangelio.

Entonces, primero debemos ver que Dios ha impuesto sobre nosotros una estructura que es la
iglesia. Esta estructura es distinta. Esto es, que no cobramos por entrar a la iglesia. Todos son
invitados, y entran, y disfrutan de lo que ofrece la iglesia sin cobrar a cada uno y negar entrada y
servicio a los que no pagan. Pero parte del consejo completo de Dios es que debemos honrar a Dios
con nuestros diezmos y ofrendas. Enseñando esto, los maduros en la fe llegan a entender que la obra
de Dios se financia por los sacrificios en diezmar y ofrendar de los cristianos maduros, ni por los
que visitan ni por los inmaduros en la fe, ni tampoco por fuentes de ingreso seculares.

Proverbios 3:9 Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos;

2° Corintios 9:6 Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el
que siembra generosamente, generosamente también segará. 7 Cada uno dé como propuso en su
corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

Malaquías 3:8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En
qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. 9 Malditos sois con maldición, porque
vosotros, la nación toda, me habéis robado. 10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento
en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de
los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. 11 Reprenderé también
por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será
estéril, dice Jehová de los ejércitos.

No es que la iglesia quiere tu dinero. Es que Dios demanda que el cristiano demuestra por sus
finanzas que no tiene ídolos delante de Dios, y un ídolo fuerte en muchas personas es el dinero.
Dios quiere sacrificios de nosotros que demuestren nuestra devoción y amor a Él. Hay un principio
que si un cristiano no da a Dios, Dios manda “el devorador” y Dios le quita lo que quiere de esta
persona. Lo más codo que uno es, lo menos que Dios le bendice, y entonces lo más que tiene
problemas económicos y espirituales.

Debemos también aclarar, si Dios demanda un mínimo de un diez por ciento, esto es igual para
todos, ganas mucho o ganas poco. En Marcos 12:42-44, Jesús habló de una viuda y el gran regalo
que ella dio a Dios. Los discípulos quedaron asombrados por que esta viuda dio el equivalente de
unos centavos, que según unos no sirve para nada. Pero Jesús nos puso perspectiva con esto. Dios
no se impresiona con lo que uno da a Dios, sino que Dios se impresiona con lo que tiene restando
en tu bolsa después de dar. Ella dio todo su vivir de su semana, y no tuvo nada con que vivir, y
Dios le contó como el regalo más grande de todos.

Entonces, para enfocarnos bien, damos un diezmo de lo que entra cuando ingresamos dinero
(cuando nos pagan). Esto es simplemente de multiplica lo que ganaste por x .10. Esto es un diezmo.
Si ganas nada, no estás obligado a dar, porque .10 por cero es cero. Nada. Un diezmo sobre cero
ingresos es cero.

Pero tampoco Dios merece sobrantes. Después que vivimos nuestras vidas por una semana, luego
le damos una parte de lo que sobró después que terminó la semana. Esto no es diezmo, es sobrante.
Debemos honrar a Dios primero con nuestras primicias (esto es de darle algo o apartarle algo
cuando nos entra dinero) según Proverbios 3:9. Pero después que has dado un diezmo, allí empieza
una ofrenda de buena voluntad, como lo ves que Dios quiere. Dios no se impresiona con lo que das,
sino con lo que te queda.

Normalmente el problema con las personas que se quejan que siempre hablan de dinero en la iglesia
es que son codos. Pero debemos admitir que también hay iglesias y pastores que no se enfocan más
que en el dinero. Los requisitos para el ministerio es que uno no sea codicioso, ni avaro.
Desafortunadamente, hay avaros en muchos pulpitos. Estos no son calificados de ministrar, y deben
ser despedidos del ministerio por no calificarse.

G. “No tengo deseo de sacrificar o participar.”

2° Samuel 24:24 Y el rey dijo a Arauna: No, sino por precio te lo compraré; porque no ofreceré a
Jehová mi Dios holocaustos que no me cuesten nada. Entonces David compró la era y los bueyes
por cincuenta siclos de plata.

David quiso ofrecer sacrificio (quemar un animal sobre el altar) a Dios en esta ocasión. Arauna el
dueño de los bueyes ofreció ellos a David gratis. David presentó un principio que para un sacrificio
de ser aceptable delante de Dios, tiene que ser que cueste a la persona que lo ofrece.

Aquí está el corazón del asunto, no amamos a Dios realmente, entonces no queremos sacrificar.
Queremos vivir nuestra vida (e ir al cielo al final y tener la bendición de Dios sobre nuestra vida)
pero no queremos que nos cueste nada, ni en términos económicos ni tampoco en términos de
tiempo, esfuerzo, o energía de nosotros mismos. Simplemente no es posible esto. Dios nos premia
según los sacrificios y servicio que le ofrecemos, no por otro motivo.
H. “Estoy demasiado ocupado con otras cosas.”

Lucas 8:13 Los de sobre la piedra son los que habiendo oído, reciben la palabra con gozo; pero
éstos no tienen raíces;creen por algún tiempo, y en el tiempo de la prueba se apartan. 14 La
que cayó entre espinos, éstos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes y las
riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto. 15 Mas la que cayó en buena tierra, éstos son
los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia.

Hay personas que sí reciben la palabra de Dios, la salvación, pero después de un tiempo “adentro
del Cristianismo”, salen. Nunca fueron salvos porque no fueron sinceros con Dios y no son
duraderos. Hay personas que dejan los afanes y las riquezas y los placeres de la vida estorbar su
vida espiritual, no llevan fruto, no son salvos.

Afanes – las cosas normales de la vida, comida, casa, ropa, comodidades, etcétera, que toman
prioridad sobre las cosas de Dios. Cosas que distraen de otra cosa más importante. Hay gente que
están comprando abarrotes, arreglando su casa, y haciendo otras afanes domingos en la hora de los
servicios.

Riquezas – Hay gente que están trabajando los domingos, aun que sea un trabajo honorable, en
lugar de dedicar “el día del Señor” a su Señor y Dios. A fin de cuentas, uno escoge su empleo, y se
puede cambiarlo si interfiere con su relación con Dios. Recordamos que es afán de las riquezas (si
logras a ser rico o no, no importa) es lo que detiene muchos de entrar en el cielo y les hace
imposible de entrar en el cielo.

Placeres de la vida – Hay muchas personas que están en un campo deportivo, en un lago o playa, o
que están disfrutándose en la hora de la congregación del pueblo de Dios.

Repitamos, que la salvación es como un tesoro que encuentra un hombre en un campo. El hombre
vende todo que tiene para comprar el campo con el tesoro. Nada más importa a él menos este
tesoro. Si la salvación no es un tesoro para ti, entonces no eres salvo. No aprecias lo que es la
salvación, y definitivamente no aprecias lo que Jesús tuvo que pagar para proveértela.

Hebreos 10:29 ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y
tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de
gracia?

I. “Tengo obligaciones con mi familia y amigos.”


Mateo 10:34 No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino
espada. 35 Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija
contra su madre, y a la nuera contra su suegra;36 y los enemigos del hombre serán los de su
casa. 37 El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija
más que a mí, no es digno de mí; 38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de
mí.39 El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.

Lucas 14:26 Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y
hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.

Debemos entender que aun con nuestra propia familia, tenemos que exaltar al Señor sobre aun ellos.
La persona que no entra en la fe cristiana por que sus padres, su pareja, o sus parientes no lo
quieren, no puede ser un seguidor de Cristo. Es un sacrificio espiritual que Dios te pide de hacer.
No hay otro si de veras quieres ser salvo.

J. “Domingos son para descansar y recrear.”

Levítico 23:3 Seis días se trabajará, mas el séptimo día será de reposo, santa convocación; ningún
trabajo haréis; día de reposo es de Jehová en dondequiera que habitéis.

El día de reposo es para Dios, no para que hagamos lo que nos dé la gana. Es para que Dios cumpla
sus propósitos. Tampoco es domingo un día de recreo. Esto es lo que el mundo piensa, pero para el
cristiano, no debe ser un día de festividades ligeras, sino un día dedicado al Señor, un día en que
pensamos en la Biblia, la obra de Dios, y nuestra relación con Dios. Se ve un corazón pervertido y
corrupto cuando uno pone más importancia y prioridad sobre el deporte los domingos que en su
salvación y Salvador.

XII. ¿Debemos congregarnos domingo o sábado?

Juan 20:1 El primer día de la semana (domingo) ... 19 Cuando llegó la noche de aquel mismo
día, el primero de la semana(domingo), estando las puertas cerradas en el lugar donde los
discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a
vosotros.

La práctica de los creyentes en el Antiguo Testamento era de tomar el sábado como el día de
reposo, igual como Dios hizo en los siete días de la creación. Pero en la resurrección de Jesús, todo
esto cambió. Ahora en el Nuevo Testamento vemos solamente que observaban el primer día de la
semana como día para el Señor, de congregarse, y de las actividades normalmente que fueron
designadas por sábado.

[1] Planeando de estar en la Iglesia cada semana - Esto quiere decir de planear sus actividades
por la semana y prepararte sábado para tener domingo libre. Implica que uno a propósito se acuesta
sábado en la noche con suficiente tiempo para levantarse, desayunar, vestirse, prepararse y llegar a
la iglesia unos minutos ANTES que empieza el servicio para no estar de apuros y no sacar
provecho de los servicios. También cada persona debe ponerse lo mejor de ropa que tenga para ir a
la reunión. Dios merece más que esto. De estar atento significa de no dormir durante el servicio, de
tomar apuntes, y de seguir lo que es dicho del pulpito. También debe tener sus sacrificios listos,
preparados, esto es, su diezmo y ofrenda, sus peticiones, y sus acciones de gracias.

[2] Los Inválidos de Cama – Debemos aclarar que esto no debe causar problemas para unos que
están siempre restringidos a sus casas o a la cama. Para ellos no es pecado de no asistir. Pero
debemos decir también que tales personas deben buscar asociarse con una iglesia por todos modos,
pedir a personas de esta iglesia de visitarle en su enfermedad, y deben buscar casetes de los
sermones cada semana para recibir alimentación espiritual.

[3] ¿Qué es la obra de Dios? – La obra de Dios es de evangelizar al mundo, a los inconversos, y de
organizar a los convertidos en una iglesia local, donde se capacitan para que ellos hacen la obra de
Dios. Implica también la relación entre los redimidos en una iglesia local.

[4] Observación del día de reposo – Hasta recientemente (como en los 40’s) los cristianos siempre
dedicaban el día al Señor. Era un tiempo de relajarse un poco y meditar sobre las cosas de Dios. No
hubo deportes en domingo para los cristianos, no hubo juegos, diversiones, o entretenimiento.
Actualmente había leyes cerrando todo establecimiento casi los domingos. No hubo nada abierto
para meterte. Era un tiempo de pensar, reflejar, y meditar. Hoy en día no hay nada de esto, y
estamos confusos, estresados, y peor en muchas formas por lo tal.
“Soy cristiano pero no veo la necesidad de congregarme”
Publicado el mayo 12, 2010por pastordaniel

“Soy cristiano pero no veo la necesidad de congregarme”


por Pablo Santomauro

Es muy común escuchar a gente que hoy en día dice: “No necesito ir a la iglesia
para ser cristiano”, “Mi casa es la iglesia”, o “Puedo tener iglesia en una montaña.”
Cuando somos confrontados con este tipo de opinión, los cristianos debemos de
responder efectivamente.

En primer lugar, la Biblia no enseña en absoluto el concepto del cristiano separado


de la iglesia. Por el contrario, la Biblia denuncia la idea como un desacato a la
voluntad de Dios. Hebreos 10:25 dice que no debemos dejar de congregarnos como
algunos tienen por costumbre.

El verdadero creyente sabe que hay mandamientos en la Escritura que no pueden


ser obedecidos a menos que formemos parte de una iglesia. Por ejemplo, en Juan
13:35 Jesús dice: “En esto conocerán que son mis discípulos, si tuviereis amor los
unos con los otros”. ¿Cómo podremos mostrar a la gente que somos discípulos de
Cristo, o cómo podremos amarnos los unos a los otros, si no nos reunimos con los
discípulos? Por lo tanto, al no congregarnos estamos desobedeciendo a Dios.

El apóstol Pablo nos da mandamiento en Gálatas 6:10 para que “hagamos bien a
todos, y mayormente a los de la familia de la fe”. ¿Cómo podremos hacer bien a la
familia de la fe, si nos nos reunimos con ella? No hay forma de escaparse a este
razonamiento.

Una excusa muy popular es: “Yo no voy a la iglesia porque allí hay muchos
hipócritas”. La persona que dice esto en realidad se considera a sí misma mejor que
los demás, lo que en sí es hipocresía. Recordemos al fariseo de Lucas 18:11 que le
daba gracias a Dios por ser mejor que “los otros hombres”. Esta actitud hipócrita es
desaprobada por Dios.

Además, Efesios 4:11-12 dice que Cristo constituyó a pastores y maestros para
perfeccionar a los santos, para trabajar en la obra de Dios y para edificar el cuerpo
de Cristo. Esta es la razón principal por la cual debemos congregarnos. Por lo tanto,
si usted no concurre a una iglesia regularmente, y los días separados para el Señor
los dedica a dormir o a jugar al fútbol, o a cualquier otra cosa, es obvio que usted
nunca va a ser perfeccionado para la obra de ningún ministerio, ni tampoco será
edificado, es decir, nunca crecerá en la fe cristiana.

Por éstas y otras razones, resulta difícil creer que un cristiano verdadero no
concurra a una iglesia. Además, es obvio que no pueden ser testigos de Cristo,
porque sus vidas no muestran una actitud de fe y obediencia hacia quien dicen que
es su Señor.

Yo siempre estimulo a aquellos cristianos genuinos que por una razón u otra no se
están congregando, a que busquen una iglesia donde la sana doctrina y el amor de
Cristo estén presentes.

El ser parte de una comunidad de creyentes nos dará fortaleza cuando las
tentaciones lleguen. Recordemos que Satanás anda como león rugiente buscando a
quien destruir (1 P. 5:8). Además, el congregarmos nos proveerá del amor, la
ayuda y el consuelo de nuestros hermanos en Cristo cuando se presenten las
inevitables crisis de la vida. Eso sí, asegúrese de unirse a una iglesia que esté
fundada en la doctrina de Cristo y los apóstoles. <>

*Este Escrito ha sido Publicado en este blog con el Permiso del apologista Pablo
Santomauro*

¿Qué día debemos congregarnos?


v1 ©2005 www.davidcox.com.mx/folletos PDF MSWord Regresar al índice de folletos
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Unas Aclaraciones
Primero vamos a aclarar unas cosas. Es probable que los judíos creyentes del Nuevo Testamento
siguieran yendo a la sinagoga los sábados, y también hicieron sus propias reuniones de solamente
cristianos los domingos. Usaron la “puerta abierta” de la sinagoga para predicar a sus paisanos.
Vemos Pablo yendo frecuentemente a las reuniones en las sinagogas para testificar a los judíos
(Hechos 13:14, 42, 44; 16:13-14; 17:2-4). El hecho de estar allí sábado no comprueba que esto es
el día de reunión para nosotros. No somos judíos. Cuando los gentiles empezaron de aceptar al
Señor, los creyentes gentiles iban nada más los domingos. Pablo aclara esto en Colosenses 2:16.
Otro asunto es como contaban tiempo en aquellos tiempos. Entre los judíos era normal de contarlo
como nosotros hacemos hoy en día, el principio de un día con primera luz (Génesis 1:3-5), o usaron
otra forma por el anochecer siendo el nuevo día (Lev. 11:24; 14:5, 18; 17:15). Entonces no es
siempre fácil de discernir cual de los dos que están usando en un momento dado. Cuando la noche
viene antes del día, es el último método. Este punto es importante solamente por que los sabatistas
quieren mover el día de resurrección de domingo a sábado (aun sábado de la noche), porque es
importante que día Jesús resucitara en poner importancia sobre reunirnos en este día. Es inválido
de brincar de un método al otro en la misma calculación para mover un evento de un día al otro.
Ejemplos Claros de cultos Domingo
Jn 20:1,19, 26; Mt 28:1; Mc 16:1-2,9; Lc 24:1,13, 21; Hch 20:7
Juan 20:1, “el primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro…” Este
establece el tiempo domingo un poco antes de amanecer [1]. El paralelo en Mateo 28:1 dice
claramente que el día de reposo había pasado, y “al amanecer del primer día de la semana.” En los
dos de estos pasajes, hablan de las horas antes de la 6 AM domingo (amanecer) y 6PM sábado
(anochecer) cuando terminó el sábado.
Jesús no resucitó sábado sino domingo.
El día fue domingo, muy de mañana Lucas 24:1. Luego específicamente menciona que es el mismo
día 24:13, cuando dijeron “Pero nosotros esperábamos que él era el que había de redimir a Israel; y
ahora, además de todo esto, hoy es ya el tercer día que esto ha acontecido” Lucas 24:21. Entonces
si era domingo cuando dijo esto, y era el tercer día después de su muerte, Jesús murió jueves antes
de las 6PM, y resucitó domingo antes de amanecer domingo “siendo aun oscuro” (Juan 20:1).

Diagrama PDF
En Juan 20:19, vemos que Jesús mando a las mujeres de reunir a los discípulos, luego apareció a
ellos. Los sabatistas quieren hacer poco de este evento, pero debemos entender algo aquí. Jesús
pudo haber reunido a los discípulos sábado después de su resurrección (sí realmente resucitó
sábado que no es cierto), y aparecer a ellos en aquel tiempo, pero la Biblia planta claramente que
fue domingo que cuando apareció Jesús a ellos. Además debemos ver claramente que (1) los
discípulos reunieron por un asunto religioso, y (2) Jesús apareciendo a ellos en este domingo y por
la ocasión de su reunión. Para poner todavía más importancia sobre el día, (3) el próximo domingo,
Jesús volvió de aparecerles en su próxima reunión. Todo esto pasó en los días domingos, no en
sábado.
Día de Pentecostés – Según Levítico 23:16, el día de Pentecostés a fuerzas era 50 días después
de Semana Santa (que terminó sábado de esta semana). Este ubica el día de Pentecostés[2] en un
domingo. Debemos ver la importancia de que pasó aquel día. El primer sermón por los apóstoles
fue predicado un domingo. También el don del Espíritu Santo fue entregado en domingo, y 3,000
personas aceptaron este día domingo, y los primeros 3,000 bautismos de la iglesia fue este domingo.

Hechos 20:7 El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les
enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche. Los
sabatistas quieren decir que esto era una reunión afuera de su día normal porque Pablo estaba a
punto de dejarles. Pero el propósito de la reunión dicho, “para partir el pan” que entendemos que
esto es la cena del Señor que ocurre durante el horario o día normal de los cultos. Debemos
ver que cada vez que Pablo estaba en una sinagoga en un sábado, estaba testificando a judíos
incrédulos, no predicado a los creyentes. Pero en Hechos 20:7 vemos que Pablo estaba entre los
creyentes (judíos y gentiles) el día domingo para predicar y tomar la cena del Señor. Todo el
argumento en que día debemos reunirnos es edificado sobre lo que es lo más bíblico y lógico. De
tomar este versículo en lo más simple, estaban haciendo servicios, cena del Señor, y predicación un
domingo. Si es incorrecto que lo hagamos, ¿era incorrecto (pecado) que Pablo lo hiciera en aquel
tiempo, aunque sea una vez o cada domingo como costumbre? No. Los creyentes en la Biblia
reunían los domingos, simplemente y claramente. No hay otra opción.
1° Corintios 16:2 Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según
haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas. Aquí la
situación es que los Corintios no estaban recolectando sus ofrendas hasta que llegó alguien de
mensajero para entregárselos. La instrucción de Pablo es de apartar cada persona en el día domingo
su ofrenda en la iglesia. El asunto es que antes estaban supuestamente apartándola cada semana
en casa, y esto no sirve en la vista de Dios. Es absurdo de interpretarlo que debían apartarlo en casa
el día después de la reunión sin indicar de ponérselo en la charola en el servicio de la iglesia.
El Sábado y la Salvación
El día que uno reúne con los hermanos para adorar a Dios no es realmente tan importante como
unos piensan. A fin de cuentas, estos grupos que promueven el sábado como día de reunión hacen
todo lo posible de ligar en las mentes de sus seguidores el guardar el sábado como un requisito para
la salvación. Muchos si son honestos confiesen que el guardar el sábado es absolutamente
necesario para la salvación.
El guardar el sábado no es necesario para la salvación. En Tito 3:5, la Biblia declara claramente que
Dios “nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia,
por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo.” Entonces si una
cristiano guarda el sábado o no, esto no determina la salvación según la Biblia. En Santiago
2:10 argumenta “porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace
culpable de todos.” O sea, salvación no viene por medio de guardar la ley. Gálatas 2:16 ”sabiendo
que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros
también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la
ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado.”

Nehemías 9:13 “Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y les
diste juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos, 14 y les ordenaste el
día de reposo santo para ti, ypor mano de Moisés tu siervo les prescribiste mandamientos,
estatutos y la ley”. Lo interesante de este versículo es que todos los creyentes antes de Moisés no
tuvieron el mandamiento del sábado como día de adorar a Dios. No vemos ninguno observando el
sábado aparte de Dios y (Adán y Eva tal vez) hasta Moisés. De hecho la palabra no ocurre después
del relato de creación en Génesis hasta que Dios lo dio la Ley a Moisés. ¿Cómo fueron salvos si el
guardar el sábado es obligatorio para la salvación?

Gálatas 4:9 mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que
os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a
esclavizar? 10 Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años. 11 Me temo de vosotros,
que haya trabajado en vano con vosotros. Pablo regañó a los Gálatas por regresar a la creencia que
nuestras obras son lo que deciden nuestra salvación. Esta clarificación entonces hace lucida que el
asunto del día de reposo o día de reunión religiosa no es un asunto de darnos o prevenir nuestra
salvación.
Pero ¿Por qué se ponen tanta importancia en ello entonces? Simplemente es una maniobra de falsos
maestros que quieren esclavizar a los hermanos, igualmente como sucedió en Gálatas. Ellos sientan
mejor, más espirituales por haber condenado a los demás. Pablo también habla de esto con los
cristianos en Roma.
Romanos 14:4 ¿Tú quién eres, que juzgas al criado ajeno? Para su propio señor está en pie, o cae;
pero estará firme, porque poderoso es el Señor para hacerle estar firme. 5 Uno hace diferencia
entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en
su propia mente. 6 El que hace caso del día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del
día, para el Señor no lo hace…10 Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué
menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo. 11 Porque
escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará a
Dios. 12 De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí. 13 Así que, ya no nos
juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer
al hermano.El asunto entonces es de ser convencido en su propia mente, pero entender que no
somos necesariamente mejor o peor espiritualmente por guardar un día o no hacerlo. Debemos
adorar a Dios, y el ejemplo del Antiguo Testamento era sábado, y en el Nuevo Testamento (después
de la resurrección) es domingo, en honor de la resurrección.
Este sitio de folletos por David
Cox están moviéndose
awww.folletosytratados.com Con
tiempo (estoy empezando julio
15, 2011) todos van a estar allí, y
cualquier nuevo folleto también
será subidos allí, no
a www.davidcox.com.mxentonces
por favor visita allá en el futuro.
Por favor cambia sus marcadores
de este sitio al nuevo.

[1]
Para los que quieren actualmente mover este evento de domingo a sábado en la noche por contar el día de
6PM a 6PM, no sale. Aun era todavía domingo.

Hechos 1:15 dice “en aquellos días”. El pronombre demostrativo “aquellos” es en un día específico,
[2]

definido por el contexto. El entendido es que los eventos pueden ser más que un día, pero empezaron el día
de Pentecostés, un domingo, después de haber recibido el Espíritu Santo.