Está en la página 1de 5

CONDICIONES Y USOS DE LAS TIC

Las TIC. En zonas rurales


El uso a las TIC (Tecnologías de la Comunicación e Información). En México, las
zonas rurales e indígenas del país son las más afectadas. Uno de sus principales
problemas es la falta de infraestructura debido a que las empresas de
telecomunicaciones tienen preferencia por invertir en zonas urbanas o con
potencial de venta.
Tiene un impacto deficiente en la escolaridad previa de las personas, la falta de
habilidades digitales y las condiciones económicas para acceder a las TIC. Para el
caso de los pueblos indígenas, el acceso, uso y apropiación de las TIC se expresa
como una nueva desigualdad, es decir, va asociada a condiciones históricas y
actuales de marginación y pobreza y, es por ello que no es casualidad que sean
las regiones con menor penetración de internet.
No obstante, las comunidades hacen uso del internet según las condiciones
contextuales: compran datos 3G para acceder a internet según sea su capacidad
económica, acuden al cibercafé o en el caso de la universidad, generan diversas
estrategias de conexión, por ejemplo, conectarse en las madrugadas donde hay
mayor ancho de banda.
EN CUANTO A LAS ZONAS URBANA

Para el caso de los jóvenes, el uso de las TIC se ha convertido en un medio


esencial de información, de comunicación y de ocio. Las formas de obtención de
ciertas habilidades digitales han sido diversas, en función de factores económicos,
familiares, personales.

En las últimas décadas, el progreso de las TIC ha sido bastante rápido en


todo el mundo, y los países más desarrollados han avanzado mucho más
en su accesibilidad y uso. No obstante, en los últimos años, América Latina
ha progresado enormemente en el uso masivo de las TIC en las áreas más
diversas del desarrollo económico y social (CEPAL, 2008). El nuevo
paradigma tecnológico subyacente en la sociedad de la información implica
una capacidad masiva de captación, comunicación, almacenamiento y
procesamiento veloz de la información y conduce a una profunda
reorganización económica y social.

“el avance hacia sociedades de la información en América Latina y el


Caribe se han logrado resultados positivos en poco tiempo, convirtiendo a
las TIC en una solución tangible para enfrentar retos de la agenda de
desarrollo”. De todos modos, hay que considerar que el progreso
tecnológico sigue en marcha a un ritmo acelerado, y que a los retos
existentes se añaden otros nuevos. Además, la transición hacia sociedades
de la información se inserta en las estructuras de las sociedades regionales,
lo que implica la necesidad de afrontar sus problemas de infraestructura con
disparidades territoriales importantes y estructurales, como el bajo ingreso
por habitante y su desigual distribución, la debilidad institucional y los
limitados niveles de educación y capacidades (CEPAL, 2008).

Desde fines de los noventa, cuando la revolución de las nuevas Tecnologías


de la Información y la Comunicación inicia su despegue, surge el interés por
dar seguimiento cuantitativo y cualitativo al acelerado proceso de cambio
que la adopción de estas tecnologías iba a suponer. Así pues, surgieron
innumerables esfuerzos dedicados a estudiar el fenómeno de la Sociedad
de la Información, evaluando el impacto de la penetración (acceso) de las
TIC, así como la calidad de uso y por ende las brechas existentes en la
propiedad y uso de las TIC.

Con tal fin se fueron diseñado propuestas para la cuantificación de la


penetración de las herramientas TIC básicas (principalmente teléfono fijo,
móvil, computador e Internet) en las empresas, el gobierno, los centros
educativos y en los hogares. La demanda de estos datos plantea
necesariamente cambios en las estadísticas tradicionales instaladas en los
sistemas nacionales de estadística, lo que ha obligado ya, en muchos
países, al rediseño de instrumentos de medición y de diseños muestrales de
las encuestas tradicionales e incorporación de módulos sobre TIC en los
censos de población y vivienda, buscando una adecuada representatividad
de los sectores de actividad TIC o bien generando nuevas fuentes de datos
que cubran las necesidades del sector.

1. Hogar que tiene radio


2. Hogar que tiene televisor
3. Hogar que tiene línea telefónica fija
4. Hogar que tiene teléfono(s) celular(es)
5. Hogar que tiene computadora(s) personal(es)
6. Hogar que tiene acceso a Internet desde casa
1. Con conexión por cable
2. Con conexión por móvil
7. Hogar que tiene acceso a Internet en otros lugares fuera de casa
8. Hogar que no tiene acceso a Internet

A su vez, CELADE, División de Población de CEPAL, en sus


recomendaciones para los censos de la década 2010 refuerza lo siguiente:
1. La incorporación de preguntas de disponibilidad de bienes y servicios
TIC a nivel de hogar (tenencia de radio, televisión, teléfono fijo,
computador y acceso a internet) y
2. La incorporación se preguntas de uso de bienes y servicios TIC a
nivel individual, especialmente, uso de internet y de celular, por
ejemplo: preguntado uso en un periodo de tiempo específico tal como
¿ha usado internet en los últimos 12 meses?

Independiente del lugar o frecuencia de uso ya que estas tecnologías


suponen una nueva forma de acceso al conocimiento y son parte importante
de un cambio social. Sin embargo, su incorporación depende de su
pertinencia, es decir, de la necesidad de contar con esa información para el
diseño y la implementación de políticas, y del costo que conlleva su
inclusión.

La Sociedad de la Información (SI) ha generado cambios en la organización


social y productiva (Cristancho, 2010). Es así como en la última década, ha
surgido una creciente demanda de información sobre la evolución e
impactos de estas tecnologías a escala mundial, regional y local. Las
tecnologías que han adquirido un mayor protagonismo en este proceso son
la telefonía móvil, el computador e Internet. No obstante, la demanda de
medición se concentra sobre estos objetivos:

 Obtener estimaciones básicas sobre los niveles y tendencias en el acceso y


uso de las TIC, útiles para el análisis del avance de la Sociedad de la
Información
 Posibilitar el monitoreo y la formulación de estrategias para la prevención de
una nueva forma de exclusión socioeconómica, denominada “brecha digital”
 Identificar y caracterizar los principales factores que influyen en el aumento
(o descenso) de las brechas digitales
 Identificar brechas territoriales en el acceso a TIC
 Servir de insumo para la evaluación de políticas digitales implementadas en
los países
 Caracterización sociodemográfica de los hogares según uso y penetración
de TIC
 Proponer tipologías socioeconómicas, demográficas y territoriales

En los sistemas nacionales de estadística, la recolección de datos de los


hogares se genera a través de dos fuentes principalmente: Las encuestas
de hogares y los censos de población y vivienda. No obstante, en muchos
países los registros asociados a los sistemas de regulación del mercado del
sector de telecomunicaciones permiten también un acercamiento al
consumo de los hogares de servicios de telefonía (fija y móvil) e Internet. La
mayoría de los censos cuentan con una sección o conjunto de preguntas
destinado a registrar el patrimonio del hogar, en el que se registra la
tenencia de bienes tales como: auto, televisión, televisión por cable,
calefacción, refrigerador, computador (PC), internet, teléfono fijo, teléfono
móvil, automóvil, etc. La lista de bienes que compone el patrimonio varía
según el país, de acuerdo con la importancia que los distintos bienes tienen
para lograr una estratificación socioeconómica de los hogares.

La utilidad de los datos censales en relación con los datos de encuestas es


su amplia cobertura territorial, lo que permite el análisis de las condiciones
socioeconómicas desagregado geográficamente a todo lo largo del territorio
nacional y focalizando en grupos poblacionales específicos.

Los bienes y equipamiento del hogar que permiten medir la disponibilidad y


el acceso a las TIC son los siguientes:

Radio y televisión: son las TIC más generalizadas en el mundo; son útiles
y confiables en varios países donde las nuevas tecnologías aun no son
globalmente accesibles. Por lo general, en el censo solo se indaga sobre su
tenencia y actualmente algunos países incorporan o reemplazan esta
pregunta por aparatos más modernos y específicos como tenencia de
televisión por cable o antena, tenencia de video grabador, tenencia de
equipo de sonido o equipo de alta fidelidad.

Línea telefónica fija: hace referencia a un grupo de cables de cobre que


conecta la terminal del equipo del usuario —por ejemplo, teléfono o fax— a
una red telefónica pública conmutada (RTPC). Si bien las líneas telefónicas
han sido superadas por la telefonía móvil, continúan siendo un medio de
comunicación asequible.

Teléfono móvil o celular: son TIC que se están convirtiendo rápidamente


en la forma más usual de comunicación en los países. Con el avance
tecnológico de estos aparatos, contar con un celular habilita a la persona a
estar conectado a las redes sociales, a usar datos móviles (vía internet), a
informarse y a comunicarse. En consecuencia, contar con indicadores sobre
este bien es fundamental para la sociedad de la información.

Los aparatos definidos como teléfonos inteligentes cumplen, hoy en día,


más funciones que un teléfono móvil común ya que reúnen las funciones de
un teléfono, computador, televisor, maquina fotográfica y radio
simultáneamente. Además, permite la instalación de programas para
incrementar sus funcionalidades, como el procesamiento de datos y la
conectividad a internet.
Computadora personal (PC): representa una TIC de uso personal en la
casa, oficina o escuela, y puede ser de mesa o portátil. Comprende distintas
combinaciones de procesadores, dispositivos de entrada y salida, unidades
de almacenamiento y tarjetas de interfaz de red, que funcionan con una
variedad de sistemas operativos y que se pueden conectar a otras PC o a
Internet. No se consideran PC los terminales conectados a computadoras
centrales y sistemas multiusuario de rango medio, destinados básicamente
al uso compartido, ni los dispositivos portátiles como los asistentes
personales digitales (PDA) y los teléfonos inteligentes, pues no cuentan con
todos los componentes de una PC, como un teclado estándar y una
pantalla. Tampoco se consideran PC los teléfonos con acceso a Internet,
que proporcionan servicios similares a los de la computadora personal, pero
para redes móviles.

Acceso a internet desde el hogar: se refiere a la capacidad del hogar para


conectarse a Internet usando protocolos TCP/IP. La conexión a Internet se
puede clasificar según la tecnología empleada, los dispositivos usados, el
medio de comunicación y el ancho de banda de conexión (velocidad). El
acceso a Internet desde la casa incluye tanto la conexión de banda ancha
(capacidad de transmisión para permitir la provisión combinada de voz,
datos y video) como la de banda corta. La UIT ha establecido como límite
mínimo de acceso de banda ancha 256 kilobits por segundo, que equivale a
la suma de la capacidad de conexión de transmisión y descarga. La banda
ancha se implementa principalmente mediante DSL, cable —inalámbrico
(w)— red de área local —(w) LAN—, Internet de banda ancha satelital o
fibra de acceso a Internet desde la casa. El acceso de banda corta se suele
desarrollar mediante módem, RDSI y, sobre todo, teléfonos celulares de
segunda generación (2G). El acceso a Internet se mide independientemente
del tipo de acceso, del dispositivo usado para acceder a Internet y de la
forma de pago.

También podría gustarte