Está en la página 1de 17

5

EL AURA HUMANA

1
Índice

Perlas Celestiales para el Alma…….......................…4

Introducción
¿Qué es el aura humana?..........................................6

¿Miente el aura alguna vez?......................................8

Preguntas y respuestas con


Elizabeth Clare Prophet………...................................9

Oración de San Francisco de Asís………................11

El aura de un santo………........................................12

Conoce al Maestro Kuthumi….................................14

El perfeccionamiento del aura…..............................15

Mantra del mes…….................................................16

Sobre Elizabeth Clare Prophet….............................17

2
“Enfréntate a lo que no
te gusta en ti mismo.
Reemplázalo con rosas,
rosas rosadas”
~ Buda Gautama

3
Perlas celestiales para el alma

En un mundo tan vertiginoso, se hace necesario dedicar tiempo a salir del drama
y las obligaciones humanas para inspirarnos y renovarnos. Nuestra búsqueda de
espiritualidad, así como la de un significado más profundo en nuestra vida, empieza
a perder importancia con respecto a nuestras preocupaciones humanas hasta que
aprendemos que podemos incorporar una profunda espiritualidad en los asuntos
prácticos de nuestro mundo. La espiritualidad cobra mayor importancia y desvela su
mejor cara en nuestra vida cotidiana. La meta permanente en la vida de Elizabeth Clare
y Mark Prophet era ayudar a todo el mundo a conseguir una mayor realización de esa
esencia de amor oculta en el corazón humano.

Los maestros espirituales, en Oriente y Occidente, comprenden que la mayoría


de las personas están buscando un significado más profundo en su existencia. Más
allá de la ortodoxia y la separación de enseñanzas religiosas, en toda religión y en la
espiritualidad subyace una profunda unidad. El yogui hindú, el sabio taoísta, el monje
budista y el místico cristiano, todos ellos tienen valiosas lecciones que enseñarnos; y
nosotros podemos, y debemos, aprender de ellos, de todos ellos. Deberíamos sentirnos
igual de cómodos leyendo el Bhagavad Gita hindú como la Santa Biblia o las escrituras
budistas. ¡Deberíamos sentirnos igual de cómodos al conocer al Dalai Lama como al papa!

Las Perlas Celestiales para el Alma son una guía basada en el sentido común
para el crecimiento espiritual. Fueron creadas a partir de extractos de publicaciones y
conferencias de Elizabeth Clare y Mark Prophet, así como de las enseñanzas de los
maestros de todas las épocas. Estas Perlas nos enseñan a entretejer los mensajes de
nuestro Yo Superior con nuestros pensamientos, sentimientos y acciones de cada día.
Las historias, conferencias, anécdotas y técnicas para conseguir la maestría sobre uno

4
mismo nos pueden ayudar a vernos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea con
nuevos ojos.

Y quizá, de mayor importancia, nos enseñarán lo renovador que resulta reírnos de


nuestra condición de seres humanos. Como Mark solía decir: «No está mal que seamos
humanos siempre y cuando nos acordemos de que somos divinos».

La visión de futuro de los maestros sobre nosotros quiere que descubramos el hilo
dorado que crea unidad a partir de la diversidad religiosa, la comprensión de que cada
uno de nosotros puede experimentar una relación íntima con su Yo Superior.

Dentro de cada uno de nosotros reside una hermosa chispa divina. Solo tenemos
que buscarla.

La búsqueda espiritual,
aunque difícil, debería ser
divertida y práctica.

5
¿Qué es el aura humana?
El libro El aura humana de Kuthumi y Djwal Kul está conformado por una serie
de cartas dictadas a través de Mark Prophet a sus estudiantes en todo el mundo. Se
explica el aura de una manera excepcional. Todos estamos interesados en conocer
el aura porque en los subniveles de la conciencia todos percibimos el aura del otro.
Nos estamos leyendo mutuamente y esa lectura está siendo traducida a nuestra mente
consciente.

Cuando tenemos una sensación de peligro por cierta persona o una afinidad
inmediata por alguien o sentimos que alguien tiene una cierta personalidad, estamos
contactando el aura. Es un campo de energía. Es un diseño y existe antes del nacimiento
y después de la muerte.

Los científicos han llevado a cabo estudios de este campo de energía y han
postulado que esta matriz no física, este arquetipo electromagnético, o "campo vital",
existe alrededor de cada ser vivo en el planeta, no solo alrededor de las personas, sino
alrededor de animales y plantas. También se ha demostrado que existe alrededor de la
materia inorgánica. Los científicos lo llaman el campo L.

Los investigadores también han descubierto un campo de energía que se origina en


la mente, la cual denominan “campo de pensamiento” (campo T). Esto a su vez controla el
campo L o campo vital. Dicen que el campo de pensamiento existe independientemente
del cerebro físico, y ambos, el campo T y el campo L están influenciadas por campos
electromagnéticos superiores del universo.

Cuando empezamos a pensar en esto y en el flujo de la vida, comenzamos a


reconsiderar nuestra visión de todo el mundo, incluso nuestros conceptos de teología y
ciencia, y comenzamos a darnos cuenta que hay una continuidad del ser por lo que nos
hemos desligado de la forma en que vemos el universo en Occidente.
6
7
¿Miente el aura alguna vez?

El aura es como una prenda y es posible que la gente oculte completamente los muy oscuros
modos de la conciencia colocando sobre el aura una pátina de gran luz y la manifestación de
la luz. Kuthumi lo describe en El aura humana.

Dice que en varios momentos cuando las personas están desprevenidas de repente
se tornan enfurecidas o irritadas o amenazadas, el aura se dirige hacia el exterior y estas
manifestaciones oscuras cuidadosamente ocultas entre los pliegues del aura saldrán a la
superficie. Vemos que esto sucede una y otra vez cuando lo que está oculto en las personas
sale a la superficie para el juicio.

Parte de esto es una actividad del alma misma. El alma no se contenta con morar dentro
de una personalidad engañosa, porque la orientación básica del alma es moverse hacia la
unidad con el Espíritu del Dios vivo. Y por lo tanto, el alma organiza circunstancias en las que
estamos expuestos o nos traicionamos a nosotros mismos.

Esta es la razón por la cual muchas veces los delincuentes que cometen el crimen
perfecto harán un error obvio. En los niveles subconscientes, el alma realmente quiere ser
atrapada, quiere ser descubierta y quiere ser llevada a juicio para que pueda comenzar a
expiar su pecado, o dicho en términos hindúes, equilibrar su karma. Podemos esconder ciertas
emanaciones de nuestra conciencia por un tiempo, pero no permanentemente, porque la ley
de Dios las obliga a salir a la superficie para que se purifiquen.

8
Preguntas y respuestas con

Elizabeth Clare Prophet


P: “Sra. Prophet, hemos estado hablando sobre el aura. ¿Puede decirnos algo más?”.

R: El aura es un ejemplo de la interdependencia de toda vida, porque es a través del aura


y los siete chakras que fluyen emanaciones de amor, sentimientos de alegría y optimismo los
cuales son recibidos y transmitidos. A través del aura interactuamos con la vida. Interactuamos
con galaxias y estrellas lejanas y tenemos la capacidad de dar y recibir energía.

El campo de fuerza concreto del hombre, el cuerpo físico, es el punto focal en el cual todo
esto pende. El cuerpo físico, el cuerpo mental, el cuerpo emocional y el cuerpo de la memoria
se unen como cuatro envolturas que se interconectan. Estas envolturas están rodeadas por el
campo L y el campo T que hemos discutido antes.

De hecho, los investigadores han postulado la preexistencia de esos campos de energía


que nos hace lidiar con cuestiones de teología porque estamos descubriendo cada vez más al
hombre a medida que descubrimos más del aura. ¿Cuál es la fuente del aura?

Podemos concluir que nuestro Creador ha colocado una parte de sí mismo dentro de
nosotros, comenzando con la llama trina en el corazón. Sabemos que el aura es en realidad
una prenda que usamos. Es una estación transmisora y receptora. Es muy susceptible a la
conciencia de masas, a emanaciones más allá de nuestro planeta e incluso a seres que están
más allá de nuestro nivel de conciencia. A menudo pienso en el plano en el que vivimos como
una línea delgada en el tiempo y el espacio, con un vasto cosmos arriba y abajo.

Este cosmos consiste de frecuencias que nuestros cinco sentidos no pueden lidiar porque
no están equipados para ello. Teniendo en cuenta esto, podemos darnos cuenta de que si la
propia aura se extendiera más allá de esta delgada línea negra, entonces se puede usar como
una extensión del yo en otras dimensiones, por ejemplo, como una sonda espacial o una
sonda de tiempo o como una energía que en realidad nos permite, mientras estamos unidos a
este marco físico, explorar muchos planos de conciencia. 9
"No encuentro nada con la
que comparar la gran belleza
y capacidad del alma."
~ Teresa de Ávila.

10
Oración de
San Francisco de Asís
Señor,
Hazme un instrumento de tu paz.
Donde haya odio, déjame sembrar amor;
Donde haya ofensa, perdón;
Donde haya duda, fe;
Donde haya desesperación, esperanza;
Donde haya oscuridad, luz; y
Donde haya tristeza, alegría.

Oh Maestro Divino,
Concédeme que no busque tanto
Ser consolado como consolar;
Ser comprendido como comprender;
Ser amado como amar.
Porque es al dar que recibimos,
Es al perdonar que somos perdonados, y
Es al morir que nacemos a la Vida eterna.

11
El aura de un santo

Creo que se puede resumir en la sencilla declaración de Jesús: “Bienaventurados


los puros de corazón, porque ellos verán a Dios”. No solo verán a Dios, sino que serán
Dios. Porque los puros de corazón, a través de la pureza del deseo, el motivo, el habla,
la conducta y las obras, califican continuamente con luz la corriente de energía que fluye
a través del corazón. Y esa luz pura llena el aura.

Por lo tanto, ver a Dios es posible porque hay algo dentro de nosotros que podemos
equiparar con Dios y así podemos identificarnos con Dios. Ese “algo” es su luz. La luz
de Dios es su mejor regalo para nosotros. Es como el agua: tomará el color, la vibración
y la densidad que ponemos sobre ella. Podemos cambiar el agua de un líquido a hielo
o a vapor.

La luz de Dios es nuestro recurso inmediato y fluye continuamente como líquido,


como el fuego en movimiento. Es lo que se manifiesta en el aura y determina la
personalidad de la persona. La diferencia entre un santo y una persona ordinaria es
que el santo ha escogido día a día, hora por hora, amplificar la luz de Dios con buenas
obras.

Jesús dijo: “Que vuestra luz brille ante los hombres, para que ellos vean vuestras
buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”. Dondequiera que
vayamos tenemos la oportunidad de mostrar nuestra luz: nuestra aura luminosa.
Podemos consagrar la vestidura de nuestro ser, nuestra aura, para que la use el Espíritu
Santo. Por lo tanto, nuestras buenas obras se convierten en la actividad del Espíritu
Santo.

12
Hay muchos santos caminando por la Tierra hoy que no saben que son santos y que
no son reconocidos por otros como santos porque mucha gente camina verdaderamente
en tinieblas, no tiene la visión Divina. Y muchos en los púlpitos enseñan que no es por
buenas obras por la que entramos, sino solo por gracia. En otras palabras, no hay nada
que nosotros mismos podamos hacer para heredar la conciencia de Dios, el don del
Espíritu Santo.

Sin embargo, tenemos esta orden directa de Jesús para calificar el aura con luz,
para que el aura brille, que sea amplificada para que los hombres puedan ver nuestras
buenas obras. Si las buenas obras no son necesarias entonces, ¿por qué debemos
dejar que los hombres las vean para glorificar a Dios? Es a través de nuestras buenas
obras que los hombres reconocen a Dios y por lo tanto aumentan su fe.

Así que la diferencia entre un santo y uno que no lo es, es que el santo ha elegido
ser Dios y el que no lo es considera blasfemo ser Dios y por lo tanto no hace nada.

13
Conoce al Maestro Kuthumi

Se le conoce como un instructor mundial y maestro psicólogo, Kuthumi sirve en el


rayo de la sabiduría y la iluminación para el planeta. Entrena a los estudiantes en el arte de
la meditación y la ciencia de la Palabra para que puedan convertirse en maestros psicólogos
de su propia psique o alma.

Encarnó como el filósofo griego Pitágoras. Siendo


un joven, Pitágoras anhelaba descubrir la ciencia
detrás de las verdades reveladas a él en
meditación. Pitágoras influenció a muchos
grandes filósofos, incluyendo a Platón,
Aristóteles, Agustín, Tomás de Aquino y
Francis Bacon.

Kuthumi también encarnó como san


Francisco de Asís, y convirtió muchos a Dios.
Su amor puro por lo divino fue recompensado
con los estigmas, las heridas de Cristo en el
cuerpo.

“...Mi misión es trabajar con cada uno


de vosotros individualmente para vuestra
salud física y para la curación de vuestra
psicología, para que podamos llegar
rápidamente a la misma causa y núcleo
de lo físico al igual como las condiciones
espirituales y emocionales y así ya no
hay más reveses o indulgencias
y con seguridad no se dan dos
pasos adelante y uno atrás”.
14
“El perfeccionamiento del aura”.
Extractos de un mensaje de Kuthumi

Antes de comenzar estos estudios sobre el aura, entiéndase que la manifestación


combinada de cuerpo, alma y mente crea, alrededor de la columna vertebral y de la médula
espinal, emanaciones que algunos denominan el aura humana y otros campo magnético del
cuerpo humano. Todos los lectores deben comprender que cada individuo en el que arde
la llama de la vida revela lo que es precisamente en el campo energético de su ser y en las
emanaciones magnéticas que rodean su forma física, como si pregonara a los cuatro vientos:
todo lo que realmente es, todo lo que ha hecho e incluso el prodigio de lo que será, justo en el
campo de fuerza de su ser y en las emanaciones magnéticas que rodean su forma física.

La lectura profunda del aura humana no es una ciencia común y corriente. Los que
quieren intentarla deberían entender que, con un simple cambio en el pensamiento, la fuente
del aura humana –que surge de su propio orificio– puede cambiar de color, emanación y
afinidad magnética, es decir, toda su identidad. Sin embargo, al mismo tiempo puede retener
debajo de su superficie la capacidad de envenenar la atmosfera de la persona o su emanación
áurica, debido a que este no es capaz de purificarse de corazón…

Hemos reflexionado sobre la gran necesidad que la humanidad tiene de purificarse, y


abogamos sobre todo por la purificación de los motivos, pero cuando los individuos no ven
clara y exactamente cuáles son sus motivos, les resulta en extremo difícil purificarse por su
misma ceguera interna…

Ahora bien, cuando el hombre estudia la ciencia del perfeccionamiento del aura, debería
entender asimismo que al calificar indebidamente pensamientos y sentimientos se crean
muchos rasgos indeseables. Lo más peligroso de todo es calificar indebidamente las energías
del cuerpo emocional del hombre, del mundo de los sentimientos; porque al hacer esto se toca
el corazón y, con ello, todo el registro de la vida del individuo se desvía a menudo hacia un
miasma de duda y cuestionamiento…

Liberemos a la humanidad, por medio del conocimiento correcto, de todo lo que la ha


tenido encadenada y ciega a su propio gran poder interno, al tesoro que Dios ha encerrado en
su conciencia. 15
Mantra del mes

¡PAZ, AQUIÉTATE!
¡PAZ, AQUIÉTATE!
¡PAZ, AQUIÉTATE!

Un mantra es una corta plegaria que se pronuncia una y otra vez para desarrollar
un impulso acumulativo de una virtud en particular dentro del alma. La palabra «mantra»
está tomada del sánscrito y significa «consejo sagrado» o «fórmula sagrada».

Digan este mantra durante cinco minutos todos los días y sientan cómo su espíritu
se llena de amor, sabiduría y poder.

16
Sobre Elizabeth Clare Prophet
¿Quién es Elizabeth Clare Prophet y qué tiene que decir al mundo?

«Es fantástico poder hablarles a ustedes y a un montón de gente maravillosa


que busca el significado de la vida interior. Recuerdo cuando Gautama Buda entró a
escena por primera vez. Era un individuo tan extraordinario
que no le preguntaron: ¿Quién eres?, sino: ¿Qué
eres? ¿Eres un dios? ¿Eres un hombre? ¿Eres
humano o divino? Y él dio una sencilla
respuesta: ¡Estoy despierto!

Así, en vez de hablar de quién soy o


de dónde vengo, solo diría que soy una
devota de Dios. Y con la devoción hacia
Dios que he hallado, he descubierto que él
posee una gran verdad para su gente en la
Tierra en estos momentos.

La verdad proviene del interior de todos


nosotros. Es la verdad del Yo Interior y la ley del ser.
Vengo como una devota de Dios a compartir
mis devociones, porque creo que Dios
nos ha dado una ciencia nueva y
una religión nueva con las cuales
podemos dominarnos a nosotros
mismos y nuestra época».

17