Está en la página 1de 175

Lo inteligencio humonoy los diversos tipos de conocimiento, rlE

incluido el conocimiento científico, son tonto odoptociones o


biológicos en un senfido omplio, como psicofisiológicos. Uns O)
o
de los formos mós sorprendentes de esto odopfoción vitol es
precisomente lo odecuoción de los molemóticos o todos los
detolles de lo reolidod f ísico. Aunque lc epistemologío mote-
mótico no siempre se ho preocupodo por este ospecto del
'a
c
Jwffiffi ffiHroffiffit
problemo, en combio vorios grondes biólogos hon intentodo o
o
recientemente resolver esto cuestión, que de hecho corres-
ponde o lo preocupoción cenlrol de los teoríos clósicos del
conocimiento. biologTo
El oulor de esto obro, psicólogo y epistemólogo, pero de
formoción biológico, se ho propuesto confrontor los dotos de
lo biologío contemporóneo en los diversos cc¡mpos de lq evo-
lución, lo herencio, los regulociones y el desorrollo embrioló-
gico, con los dotos psicogenéticos y con los grondes corrientes o
¡f-
v
c
conccimiento
episfemológicos octuoles. Tros corocterizor los tendencios del
conocimiento biológico, delimito los correspondencios entre
los esiructuros del conocimiento en generol y los de lo vido; .9
mós odelonte, onolizq los niveles de comportomiento, tomon-
r o mu/ en cuento los troboios de lo nuevo psicologío onimol
E
¡I

\ ccrnporóndolos con los de psicologío del niño. Por detollodos O


-onf rontociones de lo inteligencio y el instinlo, el outor llego
I uno nuevo solución de este problemo clósico. co
o
Lo obro ocobo con un intento generol de interpretoción bio- O
lógico del conocimiento copoz de coordinor los exigencios,
ton diferenfes oporentemente, de lo epistemologío lógico-
motemótico y de los teoríos octuoles de lo evolución. Mós oún
que síntesis de los troboios de todq uno vido, este libro es, l-
o
sobre todo, uno c¡perluro q nuevos problemos y uno llomodo CD
o lo coloboroción entre los diversos disciplinos. o
6
ñ

rsBN 968-2J-0589-6
: l,-t --
\x^7 |
)Xnii9H',,."
\l
v-t
"tltr¡ r
^/ editores
MEXICO X ^/A\l
siglo
ESPAÑA
ve¡nt¡uno
ARGENIINA
cotoMBrA lHilfi[ililil]illllü|il ffi editores 134. edrción
traducción de

FRANCISCO GONZALEZ ARAMBURU BIOLOGIA


Y CONOCIMIEI{TO
ensayo sobre las relaciones entre las regulaciones
orldnicas y los procesos cognoscitioos

Por
IEAN PIAGET
INDICE
siglo veintiuno editores, s^1
99.91
o¿¡ro t'¡Extco. o r
ce r*áo oe¡ AGUA 248. DELEGASóN coYo¡cÁl

Pnciloc;o

C,rpfrtrlt-r r: pr-AN'rEAN{rENTO DEL pR0BLEMA 3

ii L CurstroNrs PREVIAS J
L La asimilación cognoscitivq, ó; II. Los esqucntas cle ac-
ciótt, 7; III. El escl¿tclna estítnulo-respuesta, 9; IY. Eqtti-
libración y autorregulación, ll;
S 2. Srsr¡ntl rptcENriTlco y DESAI{rroLLo DE r-AS rruNcIoNES cocNos-
II
CITIVAS
I. Preforntaciótt v epig.énesis, 15; II. El carúctcr secue¡tciul
cla los estadios, 17; III. Las creotlas, 19; IV. Madurctciórt y
ntedio, 21; Y. tloncorresis y hotncostctsis, 23',
S 3. Hrpó'rnsrs DrREcrluz AcEllcA nE LAS RELACToNns UNTRE i.,\s rrLrN-
CIONES COGNOSCIl.IVAS Y I,A OIIGANIZ;\CIÓN VITAL
L La hipóresis,25; Il. Los órganos cle la regulación inter-
nu, 28; III . FtLn<'it¡t¡c,s cogl(,sci¡ila.s v regttlaciótr dc Ios itt-
tcrcatnbios, 31; lV. EI t'actor de equílibración, )4;

C¡pÍrulo rr: Los rrlitooos DE ENFoeuc y DE coN'rRoL


prilrera edición eu cspariol, 190!)
O siglo xxi de cspatla eclitorcs, s a'
4. Los ltÉr'oxrs euE No IrAy erJE sEGUIR JI
"s
deciurotercera edición e tr cspatrol, 200() I. Lu "inteligencia cornbinatoria, de Ctúnot,38; IL EI psi-
O siglo xxi editores, s.a. tle c v contorfisttto, 41; IIL I-.a reclucción de lo su¡terio¡ a lo ir$e-
isbn 968-23-0589-6
rior, 13;
S 5, Los ¡,rÉrolos urrllzi\los .r1
pliuiera edición en fratrcés, l9tj7
7. Lct corrtparaciótt clc los problcrrtas, 4E; II. Lcts correspott-
@ étlitions gallinnrtl, 1067 ¿lcncias ftutc:iottrtLes, 5l; III. L<¡s isont<srfistrtos estruclura-
títtrlo origirral: biologw cl rttttttutsu¡ttc' ¿r\d¿ /{' les, 54: IV. los tnr¡delos (.bstractos,5ó; V. Lu epistemología
l¿s r¿laüoÁ enhe bs tógulatiorts otganir¡tts tt lts
cogttitiJs
dc Ic¡s nit,cle s dc cotnportutniefltos, 58; VL La epístent<tlct-
.qía de la bi<tktgíu, ó0; VIl. La interpretaciótt biológit't de
dercchos resen'ados confortue a la le1' Ios tipos dc cottt¡t'ittticttto, 62;
itlpreso y hecho cn rltéxico/pritltc<l :rrt<l Iturtlc itt llteNir
rr

f ttlr I
VIII ÍNDICE ÍNDICE IX
CEP¡TUIO III: EPISTENIOLOCÍ'T DI]L CONOCIITTENTO tstOIfJGtCO ó5 S 14. LrlS ltLtiUL,\ClONIS )' LA ¡QUILIBRAC.IóN 185
(rb I.. Regulación y cotTstrtrcción, 186; II. Re¡4uluciotrcs ctrgcí-
S 6. Lls t{ocro¡lrs orncuÓNrc,rs rticus y leguluc:.iones- cog,noscitivas, 189; lIL Reg,uluciorrcs
f. Desarrollos orgánicos y gatrcalóglcos, Ó.Ó; ll', La-ct''oltt- 1, opcraciones, l9l; IY. Ccntclusiones, 195;
i'¡¿i-lé tá i¡aa, 6s; tlt. i,u"cv<¡lur'lón <lc la ra:'ótt,.7l; IV'
al \iráirotlo o'ttiogctt.itico, T4; y. EI desurrollo Ttsicogenc-
tico, 76;
S 7. Les xocroxrs slNcRoNl'c^s /ó C¡pÍruLo v: LA Eprst'Et\,loLoGÍA Dtr Los Nr\,ELris ELLN{rNT^i.tis r)l; corr-
|0RTÁi\tr EN'r'o I tgl
I. La idea tle espccic, T8; II. E/ (ristd¡tl(¡ 8ctt.L;Iico>' 82; III'
El <trganisrtto itidivitlual, 85; I\¡. ('ontpurucióIt cott los pro- S 15. E1, srstnM¡ Nlruvloso y Los lulr.'f-llJos t93
blemas cogrtoscitivos, 88;
I. SisÍcttttt ttcrvic¡so ), asünilución, 199; IL Ret'lc¡os t' u.si,
tnilaciótt, 201; III. LtL rccl lógica cte McCultoch, i04;'
5 8. EL oRc¡Ntsllo Y I:L .l\lEDIo 90

l. Las relqciorrcs organist¡¡o x tttctlio, t' stricto x obicto'91; ló. Lns coNolc-roNns t)EL (sABElt) tNsrrNTrvo
Il. La arntottía-Prcístablut'ida,91; I II'- l"l luttart'lcismo y cl S 206
iiilii¡li"o,9l; 'lV. El ttttttnciottisttto' 102; V A¡tr,ioristtto t' I. PlanLeantie¡tlo clc! problctltu, 206; IL Analogías cle ltrrt-
<;onvencíot¿¿tlisttto, 106; \/1. El utcrlittttt" tlc' lI/tttltltttQt()1t ) c'ionem.iento, 210; III.' [,os asqucntcts dcl ittstiíto, Zl2;'Iy.
el nprogrcso, segrirr J. tlurley -r' o/ros, 110; La tógica clel instittto, 2t5; V. Lct coordütación cle lcjs cs-
(luer,tcts,2l7; YL lnstinto y udaptacíón ltct.e clitaria,222;
S 9. CoNct-usroNss. LA cAUSAl,ll¡ru utoLÓcrcn 115
17. Ln puRc¡pcrtiN
I. Cont,t'rlo lt.i¿rs. I l5; ll. l)t'ct'at-tsulitl¿t¿l ' tt:ut \ ' ('ri¿//(tLiorl' S 223
l17; lll. I:l lümli:tttrt, llU; l\/. I:slt'ttt'tttttt 1'¿iu/lc'sr's, llli l. Las "Gcstutt", 225', Il. Lu.s rag,ttlac.iottcs pcrc.cpt¡vus,22g1

S 18. El ¡pneNtlz-r\Jl y t.^ <tNTIl-lolNCt,\> 23I


I., Aprendizu jes t'lt'rrtctttalcs, 232; Il. I:l < t¡ittlicior¡¿¡¡¡¡¡s¡7,t,
C¡pÍtUl-O IV: LAS C0ltRllsl,ONl)llNCI;\S DII I't'NOlONllS \ l.OS tSOItOltl:ISr\loS 234; IIi, La.s (r¡tttltk'lus .st,tt.sr¡ri(¡-ntoLrit't;s dc'I Ittt lotttc',
I'^RcI^I.ES l)Il l:S.l'RUc'fLiRllS l:N'l'|ll: liI, oIi(;.\NlS]10 \ I:I. StIJlj,l.() 236;
DII CoNocll\lllN10 r27 IV. La írúeli,:crtt'iu anitttul, 239i
127
S 10. FttNcloNEs )' Ils'!'lttrclLllt,\s
L Dct'üúciuil tlc lu5 ('slttt(.tut'L(.: , i2E; II. I,',tLttcit.¡ttutttict¡!t¡
y ñtiición, 12(); Lll' F- tut.ittttas gerteral" 's l' ¿spcclctles dcl
.c
C¡pÍ'rut-o vt: t-,\ rNt t-rttt,r{titActóN lll0t.tic; IC,t Lltr t.,\s TRll:i | 1)fiil. s r)t:t,
o ttct cint ie t tÍ c¡, 133 ; CON0C ¡tll I;N] 0 i4.)

S 11. Ft'NcroNrs v tlli'lltL!cltlliAS l)tr l.\ oll(.,\Nl7l\t'l{r\


l3b S 19. Los coNoctrf ujNt()s rNNrvros .r
l.OSi lNSl'lttr\ll:N1OS Ill:ltl,i)l l.\l{l()S
Dtr I]ONOCI\IIEN
I. Ct¡ntinuiclctcl y cottscrt,acirjtt, 136" II . Fortttus )' c.ortser- O 247
loiionet collt'Loicitit'..s, 140; Ill. Org,utLiz.ttción v <sistetna I. Lt¡.s cottccptos <a ¡triorir, 217; II. Lt¿s sc¡/ucir.tttas c/ásict¿-s,
abierto,, t4I; N' Los cttcasilltttttict'tlt¡s, 145; V' Estructurqs 249; IIl,. Lt¿ genétictt rlc lcts pr.tblacioitcs, 255., Iy. Ittclir:i-
,tc orrtei, 15i; Vf. L)strtrc!ttrus trrttlliplic'cttit'.trs, <:loscs uíucr' !4o t' pobluciótr, 259; \I . ,llcclir¡ ), .\isÍcttta gcttótico, 262;
I ct t'Lc t1 t e es t r t r-' l r cLcl 4 s, t' t: I d t n r f is t t rl s, I53 ;
¿ L t L.t t t
\/!._ ll9or.gurt.izctcicitt del geno;na 1i otlu¡ttaciriit rruera, 261;
Ylt. Ralacitín cntrt' cl tnodclo unlcrior t, k¡.s tlc la st,lt'ct-
S 12. I"trxcrtlNl,s Y I:sllttj(lILltAS l)l; I-i\,\lr,\t'¡.tcttiN Ls7 ción urgúttictt, usi t:<¡tttt¡ l(r rt:gttltttit)tt ite ltts tnttlucittttt,s
I. Asimiluciótt t, tLcontotJtLc'iótt, 158; Il. A'lttptat'it)tL y gctlo' t,ucl sattlitlo tlc L. 1,. Wlt¡,tc,273; YIII. Urt cjurr¡tl¡t tlc
,rt¿sitnilaciótt u,cttéticrL" cn cl c:tLntpo tIc lo cittctogcttests,
tna, 160; III. Adctptcrcitjtt lqttttípí.u, lól; lY' At.ktptuciótt 275; IX. (-r.¡rlcl¿rs iottt'.s, 2-19:
\) cotrtDotl(tttticttttt, 162; Y. iltltt¡tlttcit)tt trtgtlrtsc'itit'as, 166;
\'1. Atiaptucititt t' ttp"rtta irr'11 5, ll'$;
\ ltl. L.ts lsrtttrIt't{.\s Ltir;r¡9.1¡¡¡¡'1l.ittc.ts ) St sl(;.\t(.\cttiN ¡ru-
\ 13. I-,r coxsnRt',rclÓN l)E L.AS t\ili(llt\1,\(ito\tis llltl0l{\lri\ ll' ADQL t- r,ócrc¡ lst)
Rf DAS r 1..{ .\liItclt'^cl0\ ^N'l l7() I.,I4utent(iti<-as,.i'lógict¿, 2E0; II . Altttcnttilic'us '!1,u¡trcrttli...tr-
'ltcrarciu,
I. La ntentoriu, 110; II. F'oirrlrls L:let¡tt.:tttulcs tle--uprcndiza- ¡e, 283; IIL Ij;;trttctttras lógico.rrtrLtcrnúticus 'L¿t.s
ji, nl; l,JI. I'rí attticípaciótt c-o¿ltrttscitit't.¿, l7ó; at'ttic¡p(¿ciót1
IV. .l'.a uttti" 286; lV. I,t¿ c()lt.\t rrtcci()tt tttutcntti/ icu, 290; Y . Iornrtr.s
'ci'pacíón
orgtínicn, 179; Y. LJtt eietrtTtlo tle ¿4etterulas tle kt orgutizctciótt, 2L)3; Yl. Lus rec:ottstrtú.<:it¡ttes
trrcrlogenétióa cn los regetalcs, I8l. cottvcrgetrlcs cott sttpct'aciórt, 301);
){ INDICI]

s 21. LOS CO¡r¡OCfl{IENTOS ÁllQl.lIliIDOS l I-¡\ l,XPI:t{lINCl..\ i"lStC.\ 305

L Conocitttiento expcrintettltt! r- cotlocittl¡utto lóg,icct-rrtttlc'


nttitico,305; II. Nbcesittatl cle los ttturcos lógíctt'ntatetná'
ticos,307; III. E/ acrrcrdo tla lus tttttctttáticus 1' rle IcL rcct'
liclad, 310;

CnpifUlO VII: CONCLUSIONtTS. I-AS liOtttrl,lS l)¡ c()\oCllllLNlo C0\lO Ol{-


cANOS DIFEI{ENCt^Dos DII t.A ltttGtil.¡ctt)'i trl: t.(r\ l\t t.lt(',\\l¡itosj
I;UNCIONALI]S EN EI- IIX'II.]RIOIi 317

g 22. Lts truNclo¡lES PlioPlAS t)til- coNocli\tlllNl() 319

I. El corttportcttttiento, Lu c.ttt'ttsirjtt tlcl tttetlio y cI cic:rre Est¡r obra tienc comct obicto clisculir los pxrbicntas clc la intc-
del "sisteñta abierto",3l9; lI . Cctrrt¡tortQtttiL'ltlo. I t¿EttLa-
ciones cogrtoscitivas, 322; III. IlqrLililtritt orgttttt,<-t) \' cqLtt' ligencia y del conocimiento en general (en particular lógico-ma-
Iibrio cognoscitivt¡, 324; IY. La tlist'ciucititt dt'. las. Iorrrtas tcm/rtico) a la luz cle ia biología contemporánc¿i. Así, pucs, sc trata
y la conlen'aciótt, 327 , v. l'idtL sr;ciul v- c'ottrdirtucirtnes u'c' cle un conjunto de intcrprctaciones y no de cxperimc.rtaciones. Mas
nerales cle lct ucciótt, 329, cste cnsayo teórico es obra de un arrtor quc tienc cuarcnta y cinco
S 23. Rrculacroxtrs oRG,ÍNItrr\s -1) ¡l.llGi,l.,\cl{)Nt,s c(}c\oscll'lvr\s 33r años cie hábito de expcrimentación en psicología clcl clesan.ollo r
que, por consiguientc, considera que cstá lo más cerca posible cló
I. Vitkt y verclad, 331; lI. I'us itt.srLliti¡'r¡c l¿i.r tl,'l ttty,.rttisiito,
332; III. Instittto, uprcittlit,uia t' cslrtlclttras .Iógico'tttate' los hechos mismc¡s. Por otra parte, estará, sin duda, permitido
málticas, 331; lY. I'u- tlt::;c:t¡tttltr¡iit'iritt tlel ittslittto, 335; V. recordar que cstc autor ha recibido una formación dc biólogo, que
Conocimiutto v sr¡t:ietlctd, 337; \'i. l'or¡¿l¡¿sidrr, 338; cluranle una clecena de ¿riros no ha publicado más quc trabajos cltt
zoología,1' ha proseguiclo por estc carnino en 1929 y cn 1966 (Revttt'
.ql¿¿i..;.s¿ tlLt Zoolog,ie), lrsí ctin.rr) uu
l)oco soLrr"e l¡t¡t¿inica (err l9óó, cn
Candollea), procurando informarse lo más posible de las principa-
lcs collicr-rtcs clc la biología cor-rtcmpor'árrcli.
El pla' cle l¿r obra cs cl siguiente: Se trata, primero, clc pt'ecisar
cl planteamiento clc los ¡rroblerras (Capítulo I) y, para haccr.esto,
llrr,¡strar dcsclc rur conlicnzo por qué razón cl csttrclio clel clcsarroll<l
¡rsicológico <lc las f'uncit¡nes cognoscitivas plr'rntelr sin cesrr cucs-
l.iones biológicas vccinas clc las cle la embriogónesis y, por collsi-
guiente, tarnbién dc Ias lclaciones entre el organisn.ro i' cl ureclio,
especialmentc en cl tcl'renc¡ clc las rcgulacioncs.
Sc trata cn seguida (Capítulo II) cle aclar¿rr.cuáles.scr.¿in los
móloclos quc se emplearírn p¿rla comp¿rrar de mancrr racional los
lrecirnismos cognoscitivos con los ¡rrocesos orgánicos, evitanclo lr
lz-, vcr. un vilalismo qllc quiere encontrar intcligencia en todo y uur,
lcch-rccionisnro quc suprirniría los problemas mecliante una asimilai
ci<in clcmasiado fácil clc las funciones superiorcs clcl conocimiento
a conlportamientos elcmcntales.
E,l Capítulo III, introcluctorio todavía, tr¡rt¿rrii der po¡1g¡ cle rc_
licve ki c¡ristemología clc los biólogos nrismos, ¿r Iin clc mosrrar.
cómo ios ¡rroblernes cllle se ¡rlantean y las interprct¿lcionr:s quc sc
clan son constantcmcnfe par:rlelas a cuestiones y a terorías ciplica-
tivas, quc r'<,¡lvcmos a cncontrar, pero en un lenguajc. totallnentr'
clistir-rto, cn el campo clc la psicología de la inteligenciu y clel anírli-
sis clel conocimiento.

rt-l
2 |,I{OLOGO

el Capítulo IV abordatnos k¡s problemas ccnt¡ales tratando


Er-i CAPfTULO I
cie poner en correspondencia las eslructurits y l'uncioues clci orga-
nismo mismo con las de las clivers¿rs fc¡rlnas clc conocimiento (co- PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA
nocirnientos del sujelo y no ya ciei biólogo).
El Capítulo V recordará los interrlediarios entre esta orgarniza-
ción material del ser vivo y ias fot'rlas sr-tpcriores de organización
cognoscitiva, examinancl<.¡ los clivcl'.sos nir,eles clel comportamieto
y tratando de poncr en clat'o las cutcsti<-ltres erpislemológicas que
su an/rlisis conduce a plantcar'.
EI Capítulo VI indagará hasta c¡r,ró lturnto t:st¿IS cllestiones pue'
den recibir actualmente una soluciór'r biológica, y las conclusiones
(Capítulo VII) pro¡rorcionar/ul utut sít.rtcsis palcial clc la <¡br¿r.

Algunos grandes elólogos contemporáneos han comprendido que


Ios problemas del conocimiento, sin exceptuar ef conocimien-
to humano cn sus formas superiores (matemáticas, etc.), no pueden
ser ajcnos a los biólogos, en el sentido de que la biologíá debe
proporcionarse a sí misma una interpretación en el terreno pro-
piamente orgárrico, tanto filogenético como ontogenético, que ei el
suyo. De tal manera, en un artículo reciente (delpués de otros va-
rios sobre el mismo tema), Konrad Lorenz declará que (el aparato
de conocimiento del género humano ha de estudiarse biológica y
filogenéticamente como los otros> y que naun cuando no le interes-e
a uno la teoría del conocimiento como epistemólogo, está uno obli.
gado a hacerlo como biólogo, r.
F,l propio Darwin, en la época en que escribía los primeros de
sus famosos nCuadernos) personales, sobre la evoluciór, (t¡¡Z-tggg),
redactaba otros accrca de la psicología conteniendo las ideas, que
nrás tarde desarrolló, sobre el hombre, las emociones, etc. pues
bien, se lee en ellos esta declaración fundamental: (quien com-
prendiese al babuino. haría más que Locke por Ia mefafísica (la
filosofía en general, sin exceptuar el problemi del conocimiento)>,

$ l. CussrroNps pnEvras 2

De manera general, la mayoría de los biólogos consideran que,


aparte del instinto y de lo que puede haber de hereditario en los
mecanismos perceptivos o los niveles de inteligencia, en la medida
1 K. [,orenz, uDie Entstehung der Mannigfaltigkeit,, Na.turwissenschaft,
t9ó5.
_ _2
?ara el plan de esta _obra, indicado ya en el prólogo, véase er finar
del Capftulo II, una vez aclaradas las cuestiones de métodó.'

t3l
4 pt.AN1'lAlllllN'l'o DIIL PIIoBLENIA CUESTIONES PREVIAS 5

en que están ligacios iti ciesarrollo clel cclebro, los conocimientos sólo en virtud de una separación artificial y de la utilización de
;onsisten esenciaimente en inlorm¿rciones sacadas clel medio (ex- criterios arbitrarios, se fijan los comienzos de la inteligencia. Cada
periencra adquirida), cn forma de copias clc k: real y de respuestas vez que empleemos este último término, que no tiene ninguna sig-
tigurativas o motrices a los estÍmulos scnsoriales (esquema E+R), nificacién en sí mismo, convendrá, por consiguiente, aclarar de
sin organización interna o aurtónonla. Por otra partc, como al sis- qué nivel de desarrollo se trata entre las conductas adquiridas
tema genético, hogar de la organizacióu vital, se le concibe habi- individualmente (sin indagar, por el momento, el problema que,
tualmente como si no dependicse mlts que cle factores endógenos, evidentemente, se plantea, de las condiciones previas de naturarleza
sin rclación con las influcnci¿ts clcl lrlcclio, salvo por los ef ectos dc hereditaria). Por otra parte, se designa en general con cl noníbrc
un¿r seiccción cluc intcrvict'rc tL pc,tsltriorl, no h¿r,bría, eulonccs, trin- cle memoria a las conductas más diversas, cuyo único rasgo común
grrna relación entrc Ia organizrciórt viviclrlc cl'l stts fucntes genó- cs la conservación dcl pasaclct o, para hablar con illayor cxactilud,
ticas, o inclusive ontogenóticas, y la cstructura cic los conocimien- la utiliz¿rción de aclqr-risiciones antcriores. De tal modo, en la ma-
tos en la medida en que son reflejos del medio. Cuando mucho, yoría de los casos, la memoria se confunde con el hábito o con su
éstos podrían, entonccs, desempeñ¿tr un papel en el juego de la se- aspecto particular de reconocimiento de los indicios. Por lo que
lección, pero a título secundario y accesolio. toca a la memoria de evocación que se desarrolla en el hombre a
La psicología del desarrollo, por cl coutrario, nos ha proporcio- partir, aproximadamente, de los dos años, no constituye, sin duda,
nado un cuadro completamente cliferente de la forlnación de los más que el aspecto figurativo (recuerdos-imágenes) de la conser-
conocimientos y de la inteligencia, cl cual conduce a plantearse vación cle l<¡s esquemas de la inteligencia (más adelante volveremos
problemas mucho más emparentacios con las grandes cuestiones a considerar estos esquemas).
biológicas que actualmente discuten los embriólogos y los especia- Dicho esto, para comprender la manera en que se plantea el
listas de la herencia o de la variación, y todo esto porque no hely problema biológico de los conocimientos, importa comenzar por
con<-¡cimiento qLle no traiga consigo una organización. dejar de lado las ideas demasiado sencillas que nos formamos de
Establezcamos primcro nuestro voc¡rbulario. Por el monento, no éstos cuando se los presenta, en el casc, de las percepciones y de
distinguiremos más que algttnos gt'ttttcles tipos cle funciones cognos- las conductas adquiridas, como un puro registro de datos propor-
citivas, que pueden intercsar al rcino ¿rnimel cn casi su totalidad. cionados por el medio. Primero, entiéndase bien; convendrá dis-
Tencmos, en primer lugar, las c¡-te están iigadas a un desenvol- tinguir, entre las conductas cognoscitivas adquiridas y, sobre todo,
vimiento de accioncs cllya progran'rlción se trasmite hercditaria- entre las formas superiores de la inteligencia, dos aspectos esen-
mente: se trata, en este caso, de concluctas reflejas o instintivas. cialmente diferentes en lo que respecta al papel que desempeñan
En segundo lugar, hablaremos cle pcrcepción en el caso de una en su elaboración las actividades dei sujeto o del organismo, por
organización inmediata de los datos sensoriales presentes: como un lado, y los objetos mismos o el medio, por otro: éstos son los
tales, las percepciones intervienen naturalmentc ya en las cc¡nduc' aspectos logicomatemáticos y los aspectos exógenos (aprendizaje
tas instintivas y no son menos escnciales en la mayoría de las empírico y conductas experimentales) del conocimiento. Ahora
conductas siguientes. En tercer lugar, agruparemos primero, en bien, las estructuras logicomatemáticas que, evidentrmente, supo-
un solo conjunto, la totalidad de las conductas adquiridas por cl nen una parte preponderante de actividad y de organización inter-
individuo en función de acciones sucesivas llamadas, según los ca- nas (si no son totalmente endógenas, problema que se discutirá
sos, aprendizaje, ejercicio, etc. En este último gran conjunto, qlte en el Capítulo VI) se manifiestan ya (aunque mezcladas constan-
cornienza en los protozoos y se extienclc hasta la intcligcncia hLt- temente con los datos exteriores, de los que se disociarán sola-
rnana, se distir-rguen, en gencrai, ias conciuctas (concliciclnadaso, la mente en las etapas superiores del pensamiento) en todos los ni-
formación dc hábitos cle complejidacl variable, divcrsos tipos dc veles de las conductas adquiridas e inclusive de la pe rcepción,
memoria y diversos niveles cle inteligencia. Pero, por una par¿c, por no decir también en ciertos instintos: las "Gestalt> perccptivas
Ios hechos nos muestran (particularmente durante el primcr año traen consigo una geometrización, la inteligencia práctica cle los
l:l desarrollo humano) la existencia clc intermecliarios notablc' chimpancés domina los problemas de los rodeos, que suponen la
n'.ente continuos entre la formación de los hábitos elementales iirtervención de un (grupo de desplazamientosr, los esquemas sen-
1: por io tantc¡, sorio-motores contienen toda una lógica, etc. Aunque el conoci-
)¡ los comienzos de la inteligcncia sensorio-motriz

I Se llama inteligencia sensorio-nrotriz a la irrteligcrtcia antcriot'al lcttgr¡aje guiente, a la representación o pensamiento. La inteligencia representativa, en
que no utiiiza más que percepciones !'¡rlt¡vi¡tlit'tttos v cs aiena, pot'consi- cambio, no comienza sino con la función semiótica (o simbólica).
CUESTIONES PREVIAS
6 T'LAN'I.EANIIENI'O DEL PROBLEMA
una figura que se destaca sobre un fondo, ocupando unz, posición
miento lógico-matemático no se presente en forma diferenciada en el espacio, etc.); así, pues, lo asimila a estructuras má.s o menos
más que én las etapas superiores del pensamiento humano, nos complejas y de niveles diversos, pero anteriores a su percepción
verem;s llevados, lo q,te sigue, a considerarlo como caracterÍs- del momento. Cuando un bebé tira hacia sí de una manta para
"tt
tico de una de las tres grandes categorías del conocimiento, entre alcanzar un objeto colocado sobre ella, pero demasiado alejado
las estructuras innatas y-lor debidos a la experiencia para poderlo coger directamente, asirnila esta situación a esque-
y basia "o.ro"imientos
decir que no se debe a simples registros
física o exterior, mas perceptivos (la relación (encima den) y activos (la conducta
Por Io que toca a los conocirnientos de este tercer tipo clel soporte). En pocas palabras, cualquier conocimiento trae éon-
aJdá" eI aprendizaje empírico hasta las concluctas experimentales)
"*Og".,ot. sigo siempre y necesariamente un factor fundamental de asimila-
subráyar áesde ahora-que, en todos los niveles, son ción, que es el único que confiere una signilicación a lo que es
mtis iicos que lo qrli sa.at del medio y que le añaden elementos
"S--i-portu"te percibido o concebido.
áe organiráción que los acontecimicntc¡s y clbjctos exteriores al
palabra: Los antiguos psicólogos, y como ellos todavía gran número
org".lrmo no proporcionan bajo la misma fc¡rma' En una
de fisióiogos, no hablan de asimilación, sino de "asociaciones": el
toáo conocimiénto es mucho más asimilable a las variaciones feno- pcrro de Pavlov oasociao el sonido de la campana y el contacto
típicas, tal como se las concibe hoy como productos de interaccio- con el alimento y, después, saliva al oír el sonido como si estuviese
nnormas
nis entre los genomas y el meclio y como relativas a lasfenotipos' en presencia del alimento. Pero la asociación no es sino un mo-
de reacciones" de los genotipos que, comparable a los nento parcial, artificialmente separado en el proceso de la asimi-
;;*ñ ;;o se los inérpreiaba ánhño, és decir' como radical- lación. Prueba de ello es gue el reflejo condicionado no es estable
mente distintos de los genotiPos' en sí mismo y tiene necesidad de ser oconfirmadou periódicamente:
si se limita uno a hacer sonar la campana sin que le siga nunca
el alimento, el perro dejará de salivar al oír esta señal. Así, pues,
I.La asimilación cognoscitiva.-El hecho esencial del cual con' ósta no tiene sentido más que si es asimilada a ur esquema de
viene partir es el de qué ningún conocimiento, ni siquiera
percep-
conjunto, que comprende la necesidad de alimentación al comien-
tivo, ónstituye una simple copia de lo real, puesto que supone
zo y la satisfacción final, y la "asociación> no es sino el producto
siempre un proceso cle aihnilacidr¡ a estructuras anteriores. cle un corte artificial practicado en el seno de este proceso más
Bntienao el término asimilación en Ia acepción amplia de una amplio (sabemos hoy hasta qué punto el reflejo condicionado es
integraciónenestructurasprevias'E'nbiología'estetérminose más complejo de lo que se creyó: neurológicamente, en la medida
en acepciones muy dlversas: la (asimil¿Ición clorofílica> es cn que es dependiente de la formación reticular y no solamente
unu t.ut rformación de Ía energía lumínica en energía química
"lirñu de la corteza, y funcionalmente, puesto que intervienen feedbacks,
i";g;"át en el funcionamiento ciel organismo;cllasistema
"asimilación
ge-
genético'
etcétera).
.r¿tilu' (Waddington) es la incorporación, en La importancia de la noción de asimilación es doble. Por un
de caracieres ini¿ialmente ligaclos a una interacción con
el medio,
lado, implica, como acabamos de ver, la de significación, lo cual
La significación co-mún de todas estas acepciones es la es esencial, puesto gue todo conocimiento versa sobre significa-
de integración en estructuras previas, las cuales
"i"Jt"tu. pueden perma-
ciones (indicios o señales perceptivas, tan importantes ya al ni-
,r"""r iñalteradas o ser más o menos modificadas por esta integra- vel de los instirrtos, hasta la función simbólica de los-antropoides
y del hombre, por no hablar de las abejas y de los delfines). Por
á;,iu; destruidas y acornodándose, simplemente, a la nueva
"io",p.'osindiscontinuidadcoirelestadoanterior,esdecir,sin si-
otro lado, expresa el hecho fundamental de que todo conocimiento
tuación. está ligado a una acción y de que conocer un objeto, o un aconte-
La asimilación así definida, en términos funcionales muy gene- cimiento, es utilizarlos asimilándolos a esquemas de acción.
Cuando
rales, desempeña un papel necesario en todo conocimiento'
.rr, ,rátrratisia clasifi.á lot ¿tnimales que acaba de recoger, asi-
(o de cla-
II. Los esquernas de Ia acción.-Conocer no consiste, en efecto,
*ir"i", percepcioncs a un sistenra anterior de conceptos
previa con relación a
ses lógicás), qr" constituye una,estructura en copiar lo real, sino en obrar sobre ello y en transformarlo (en
un animal' percibe un
su conducta actual. Cuancic¡ un hombre, o apariencia o en realidad), a fin de comprenderlo en función de los
categorías,
áu.¡"to, lo identifica como pcrtenecic'te a determinadas sistemas de transformación a los que están ligadas estas acciones.
el plancl propiamente perceptivo' lo
conceptuales o prácti.ur, o, en
(como
Para conocer los fenómenos, el físico no se limita a describir-
p"iciUe por intermedio cle csq,-t"tt-tt. f uncionales o espaciales
8 pt-ANlEAxlIEN'ro DEL PITOBLEN'{A CTLIITSTIONIIS PREVIAS q

los tal como aparecen, sino que ilctúa sobre los acontecimietltos clicho de otra manera, a Io que hay de común en las cliversas re-
cle mancra que puede disoci¿rr los f¿ictores, hacerlos variar y asi- peticiones o aplicacicnes de la misma acción, por ejemplo, ha-
milarlos a sistemas de transforrnacioncs lógico-matemáticas. Se blaremos de un (esquema de reunión> en el caso cle conductas
dirá que así los describe de nucvo, pero más profundamentc, y como las de un bebé que amontona cubos, de un niño ,Je mayor
quc la matemática no es para él más que un lenguaje' Pero es edad que reúne objetos tratando de clasificar.los, y vol"¿eremos a
mucho más que esto, puesto que sólo ella le permite estructurar encontrar este esquema en formas innumerables hasta llegar a
lo real y deducir los fenómenos sin limitarse a comprobarlos; operaciones lógicas tales como la reunión de dos clases (los ,1pa_
ahola bien, los deduce por medio de opcraciolles ]¡ de transfor- clres" más las <madres> - todos los ugenitoreso, etc.). De igual
maciones (ngruposo (operadoresr, etc.) que son también acciones, manera, se reconocerán "gsqsemas de orden> en las conductas
pero ejecutadas mentalmente; y cstas acciones son inclttsive tan más dispares, como las de utilizar algunos medios (antes) cle lle-
importantes, que el menor hecho físico no puede alcanzarse y gar a la meta, la de colocar cubos por orden de magnitud, la de
formularse más qtte gracias a cttadros lógico-matemáticos (funcio- construir una serie matemática, etc. Otros esquemas de acción
ncs, etc.) que lo enriqueccn al haccrlo asimilable por el espÍritu. son mucho menos generales y no desembocan en operaciones in-
Por lo que toca a las matemáticas mismas, no se reducen, de teriorizadas tan abstractas; por ejemplo, los esquemas cle balan-
ninguna manera, a una descripción de lo rcal, aunqLle se adapten cear un objeto colgado, de tirar de un vehículo, de apnntar a un
con exactitttcl: lo rebasan por toclas Partes (las cliversas formas de objetivo, etc,
infinitos, de espacios, de funciones, etc.) y consistcl't ell una teoría Decir que todo conocimiento supone una asimilación, y que
de todas las transformaciones posiblcs y no sólo de las reales. ella consiste en conferir significaciones, en resumidas cuentas, es
Ahora bien, quien dicc <transl'ormaciottcs, clice acciones tl opera- tanto como afirmar que conocer un objeto implica su incorpora-
ciones (éstas se derivan de aquóllas) v quien clicc uposibles> dice ción a esquemas de acción, y esto es verdad desde las conductas
asimilación de lo real a talcs acciones reales o virtttales y no sim- sensorio-motrices elementales hasta las operaciones lósico-mate-
ple descripción lingüística clc realiclacies ircabadas' máticas superiores.
La lógica, por su parte, lo se reduce dc ninguna nanera, como
se ha querido hacer creer, lt un sistcma cle notaciones inherentes
al discr-rrso o a cualquier lengua.ic. Consistc tambión en un siste- III. EI esquent, estínutlo-respuesta.-Ahora bien, estos esqlre-
ma de operaciones (clasificar, scriar, poner cn correspondencia, mas de acciones y a't'ortiori, los esquemas operatorios que se clerivan
utilizar una combinatoria o (grllpos clc transforlllacionesr, etc') y de ellos, traen consigo una organización, y este hecho nos acerca
la fuente cle cstas operaciones ha clc bttscarse, mucho antes clel inmediatamente a los problemas biológicos.
lenguaje, en las coorciinaciones gcrleralcs clc la acción, En primer lugar, ni que decir tiene que los esquefftas más ele-
Pero su natur¿rleza actir¡a se manificsta desclc las formas más mentales a los cuales se asimilan las percepciones son esquemas
elementales del conocitliento. La inteligcllcia sensorio-motriz con- reflejos o instintivos, es decir, hereditarios en una parte impor-
siste en coordinar directamente accioncs, siu pasar por la repre' tante de su programación. un móvil es percibido en movimiénto
sentación o pensamiento. La perccpción sólo tiene sentido ligada a porque desencadena un reflejo optocinético. El pecho rojo del
las acciones: percibir una casa, decía ci neurólogo Von Weiszácker, pardillo macho es percibido por la hembra como indicio sexual
no es ver Lln obieto que cntra cn el ojo, sino, por el contrario, y por otro macho como objeto de agresión, etc. se diría sin clucla
descubrir ttn obieto cn el cual sc va a cntrar. qr:e la percepción es una cosa independiente de los ,.lovimientos,
Ahora bicn, si todo conocimiento, y en loclos los niveles, está y que la respuesta motriz es otra, que es desencadenacla por la
ligaclo cle esta forma a la acción, se comprcndc cl papel clesempe- percepción, pero que no la asimila.
ñaclo por Ia ¿rsiriilación. Las ltccioncs, c¡t ef'cct<), rto se suceclen por Só1o que cl esquerna E -+ R, que constituyc el modelo propio
azar, sino qt¡c sc l'cpilen Y sc irl¡licati tic nlanci-a sctnL-ií.lntc a las clcl asociaciouismo, es precisamente inadecuaclo en esta f<,¡rma
sit¡acioncs r-:r'rtt-t1-ritt'ablcs. l\4ás ¡ltt'i. isltllti't'ttc, se rcprc.rcltrccn tal y sirnplificacia, pucs trn ob.!cto no col.rstituyc un estímtrlo preceptivo E
como son si, a los ll-risnlos iriterescs, corrcspt-rnclcu situaci<.¡nes anít- mírs qne en Ia meclicla en que el organismo que lo percibc t:s sensi-
logas, pero se clif'r:rcncian o sL) conlbilritrl cie nlallera nueva si las ble a él (lo cual puede ser permanente para una especie cia(.ia, pero
n,:;csiclades cr lls sitt-tacir¡r'lcs clrtlrbian. Llalnal'ernos esqucntus de no concernir a otras especies; o momentáneo, por influenci¿r clc hor-
¿lcciones a io que, crl Llna rrcciói¡, e's clc: tal ma¡lcra tr;rnsponible, nonas, etc.); ahora bien, csta sensibilidacl al estímulo E significa,
generalizablc o clifercnciirblr-: tic'tttt¿t s;ittlación a 1a siguiente, o precisamente, que eiste cs asimilado ir un csquerna cuya manifesta-
10 PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA CUESTIONES PREVIAS 11
ción constituye Ia respuesta R. Así pues, hay que decir, como soste- jetos, y no en sacarlo de etos, puesto
nía un colaborador en uno de mis seminarios; o ¡En el principio
que no estaban arineados.
Y aun cuando el sujero percirrieie objetós yo pu"ii.r
fue la respuesta! r>, o por lo menos, escribir E <-+ R o E -+ (A) *+ R en monton,
o colocados en orden ]inear, todavía sória nóceiurio q,re-ia
(donde A es la asimilación a un esquema). reuniese esos elementos en un todo, o que ros siguiese mirada
Pero, la mayoría de los esquemas, en vez de corresponder a un uno a uno,
-totaridacl
o unos detrás de otros para percibir que había
montaje hereditario acabado, se construyen poco a poco y dan lu- namiento. Sin duda, si la figuia de conjunto es bastanie ., o.i"-
gar, inclusive, a diferenciaciones, por acomodación r a las situacio- una sola mirada permitirá reconocer esta totaliduá o
pequeRa,
nes modificadas o por combinaciones (asimilaciones reciprocas con ..rt"
miento; pero ¿un recién nacido percibirá las cosas d" i; arinea-
o sin acomodaciones nuevas) múltiples y variadas. ¿Se dirá, en manera a-ntes de poder asimilar lo dado a esquemas ;ii;;
aquellos casos en que es posible a menudo realizar el análisis his- de reunión o
de orden? Y, si hay qLle responder con un sí,
tórico u ontogenético, que los esquemas progresivamente elabora- le corresponcle a lo previo hereditario ? ------'*-" Lq
"nton"", ¿qué parte
dos constituyen, exclusivamente, productos de Ia experiencia ad- E'n pocas palabras, biológicamente no está permitido
quirida y son, por consiguiente, totalmente imputables al medio rar la organización cre los elqr"-a, de accione, conside-
exterior? Esto serÍa no contar con su organización interna. Claro diente de todo factor endógenó, aunque no sea más que
.o-o indepen-
está que el contenido de cacla esquema de acción depende en parte razón previa a todas las añterio."r á" que estos por es¡a
del medio y de los objetos o acontecimientos a los cuales se aplica. esquemas cons-
tituyen formas dinámicas o funcionales necesar-iamente
Pero esto no significa, de ninguna nanera, que sLl forma o su fun- rigadas a
esas formas estáticas o arratómicas constituidas
cionamiento sean independientes de factores internos. Ante todo, por la estructura
de los órganos que es resultante de la morfogéneiis.
desde el nivel de los celentéreos y de los equinodermos, las accio- dc los instintos cstán ligados órgano, Si la mayoria
nes dependen de un sistema nervioso; y, por elemental que sea, .a
ciorles y las conductas icrquiridas,'hasta "speóializados, las percep-
es heredado, lo que supone una colabor¿ición del genoma. Por otra lregar u lus ua.üacles su-
periores de Ia inteligencia operatória, constituyen
parte, y manteniéndonos en el plano ilcl comportamiento, un es- no obstante, en
una forma más flexibrc, ra manifesración cle rai p"iiuiliááoes
quema no tiene nunca un comic:nzo absolttto, sino que se deriva las nnormas cre reacciónr, pcro funcionares, cre la estructLu.a o de
siempre, por diferenciaciones succsir,as, cle esquemas anteriores tomo-fisiológica de la espccic, En resumen, las ana-
que se van remontando cacla vez rnás, hasta llcgar a los reflejos nerales de la acción, condiciones cre la formación
coorcrinaci<.¡nes ge-
o movimientos espontáneos iniciales. En tercer lugar y sobre todo, mientos más fu'clamentares, s,ponen no solamente cre los conoci-
un esquema trae consigo siempre acciones clel sujeto (del organis- nerviosas, sino esas coorclinaciones, toclavía
^oorclinaciones
mo) que no se derivan, como tales, cic las propieclades del objeto lnás-p.-Jrun.iur, qr"
son las interacciones qlro clominan ioda Ia
(del medio). _u.fogjrñi.-'
Por ejemplo, reunir objetos cn un nrontótt ticttc que ver con un
esquema aditivo que depende clc l<¡s ¡rociercs clel organismo y no IV, Equilibración y
solamente de las propiedaclcs dc esos obictos: antes de scr reuni- . -autorregtilctción-pero, si h¿rbrc¡nos cle
volver a esflrdiar en cretalrc
dos, no constituían una colccción y el ¡rcto dc reunirlos no resulta
las Jc-r'sicle.a"ion"r'p."a"á"""r"s cuan-
do nos ocupcmos O?l:.ri.:""res biológicas del
de ellos solos, aun cuando se hayan ctejado manipular. Ordenar .";;;i,"i";to lógico-
matemático ($ 20), tray otro aspecro cle la coorcli;;;;;-;;reral
objetos en una seric lincal ccln-sistc cn introducir orden en los ob- las accioncs, quc rige su cle
"'vc,rución
hasta ,egar a ras clperaciones
clcl pcnsamicnto, y que ric'e que \ cr j;";i;;;;..
I Llamaremos acomodación (por analogía con Ios (acomodados' biológi centrales cre Ia biología co.temporánei: y ;;";r";;rblemas
cos) a toda modificación de los e.squc¡na.s de asimilación por inflt¡encia de es ¡iLr aspecto cre equiri-
bración o de autorrégLrlación.
las situaciones exteriores (rnedio) a las cuales sc aplican. Pero, de la misma sin qr"rc habremos toci¡rr,í¿r rrel co¡rsiderable
forma que no hay asimilación sin acolnoclacioncs (anteriorcs o actuales), tam-
poco hay acomodación sin asimilación: esto significa qtrc el medio no provoca tinto, obscrvemos que tanto la,s percepciones problema crer ins_
como las conductas
simplemente el registro de in-rpresioncs o la form¿rción de copias, sino que aclquiricras clemcntarcrs o sr-rperiorles lrclvan
desencadena ajustes activos y por eso frablamos sólo cle oacolnodación>, sobre-
ccursig', cn efccto, pro-
cesos alltorregul;rclores, \, entouces sc
entendiendo oaco¡nodación de esquenras dc asimilaciónr. Por ejemplo: coger problcma dc cstablecer srs relacio'es ¡rlantco, i;n;";ii,,;;Lc,.,te, el
los objetos con las dcls manos L-s, cn utl niño de cinco o seis meses, ull es- con aquelros que abu.clan
quema de asinrilación, pero separar o í¡cercar tnás o menos las manos, segirn en el organismo.
ouc el objeto sea más o menos gl-t¡cso, constituYe ttna rcomodaciÓn de este Se ¡luedcn señal¿tr va'ios procesos a tocios
csquema, cilniento' En el ni'el pcrce¡rtivo, tr'c¡ cie los los nivclrs clcl cono-
nrás notablcs es el que
PLANTEAIIIENTo DEL PRoBLEMA CLIESI'IONES PRI:,VIAS 13
12
o cle-la forma' etc' En el caso dc lo y muy cs¡rcc:iahnentc cle las clperacione.s lógico-matenráticas cle-
asegura la constancia ciel tatnano Holst ha reconocido la mentales (opcraciones aditivas y mrrltiplicativas cle clascs, cle rcl¿r-
la constancia clel ,"il"n",-"i iuOlogo. Vo' clc circuitos cle realimentación
ciones y clc núrrncro o cle métrica cspacial, cr'lr'rcspondcncias, iso-
existencia de un .i';;;;1"te¿ita'iá morfismos, etc,) pr-reclc scr consiclcraclo como un vasto sistem¿r
pero tal que el empequeñeci-
feerlbacks, de natu'J"'u "otpt"ia' sea corregiclo' al aumentar alrtorregulador que garantiza al pcnsamiento su autonomía y cohc-
miento aparente "ti';;j";; p"ttluiao, por efecto de la per- rencia (vcrase $ l4). Ahora bien, tratanclo cic clesctrbrir l<¡s [act<¡rcs
la distancia, pol. ,"ái""r;i,;;;r'á;;"ncacl-enaclas
Por mi parte' he sostenido de su formación en cl niño, hemos siclo llcvacios a asignarle c<¡mo
cepción de esta dñ;;i;- ;eciente.' razón principal un facttrr cle equilibl'ación gracl-ral en el sentiitc cle
áe regulaciones perceptivas como laspla-
dc
igualmente ro pcro en el la autorrcgr-rlación. Si se clefine el cqr,rilibrio en jr-rcgo rnecliante un¿r
utamaño aparente> x ndistancii' -- utarnaño real''
"*irt.r,lio compensación activa opucsta por cl su.jeto a las perl'-rrb¿rciones
no de las concructas aclquiriclas v
.o innatas, por las dos razones exteriorcs sufridas o arrticipaclas, csta eqr-rilibración explica cn par-
rtti5"?t; distancia se devalúan, ticular cl carácter miis gcneral clc las opcraci<.rr-rcs lógico-matemá-
el niño pequeño tos. ramaños a los t^TT::^lparentes' ticas, es dccir, su lcversibiliclacl (a cada opcración directa corres-
que
lo mismo que las ¿istontiat' mientras e'alíratr (o + m' por ejemplo) con ponde una operación invcrsa quc la anula: P'P-t:0).
en tanto que son nü;;*;;' se
años que la clel aciulto fl^tij: Ni que clecir tienc, cntonces, qrre cstos mccanismos regulado-
una precisi¿n -u.tlJ';*y;;-; its 6 ¡es del conocimiento ¿r todos sus nivclcs plantcan el pr<.rblcma de
il""5;ir;;c*';;^;fi;ió- Esto riendc a nostrar que al cornrenzo sus relacic¡nes con las regulaciones orgánicas. En cfccto, en todas
que quizá sea nula al prin-
la regulación es inferior que clespués' v t" t'to'" sino a partir de las etapas clc la organización vital se vc que el problema csencial
cipio (la cle los tamailos cs el de los mecanismos cle regulación. Al nivcl fisiológico clc la
"orr.ru''t'u "ó
los ó meses)' constancia de lcls tama- sinergia de las J'unciones, el problema central es de la homeostasis:
2.o Pero, sobre todo' ett el aclulto' lamal-tera' a una evaluación el equilibrio de cada sistelna abicrto y las regulacioncs hormonalcs
ños no conduce o ^""t'¿o' de ninguna por o nerviosas ascgrlran Ia coordinación cle coniuuto, Al nii'cl clel des-
cle u1 mecanismo it"lttato' sino'
exacta, como podría esperarse o sobre-compensación muy i arrollo ontogenético (vcr' $ 2), el problema ccntral cs el clcl equi-
el contrario, a una sobre-co'stancia una varilla cle 8 a 9 cm' cle altura librio dinámico de las uformaciones canaliz-aclaso, cs clccir, clc esa
fuertes, tales que, por ejemplo'
una varilla clc 10 cm. a 0,5 ó I m';
uhomeorresis" que Waclclington clistingue con razón clc l¿r homcos-
igual a r

situada a 3 ó 4 In. Jr-uirto tasis. Al nivcl clel sistema genético mismo, el genoma ya no sc
precaución (pcrceptiva y de nin'
tenemos atti, pue',-itu-"'pá"i" de concibe hoy como un mosaico cle clementos cliscontinuos y atómi-
gunamane.u.o,o,,uáu)ctntrae^lerror,quetienerelaciónconla
(cbn cl criterio de Bayes Y cos, sino más biert como un sistema organizado, que consta c1c
'
;;#ñ;'ilt :""g"t " á" los clccisioneshabla cte nuevo en faYor de una : genes reguladorcs ¿t la tez que cle gcncs estructurales, y cl cual se
también con el ni-¡i¡irÁ'l,lo cual La teoría cie los umbrales rcnue\fa sin cesar en virtud rle rul rnetabolisnlo intcrno quc con-
regulación o¿q.ti'itiu'V"íá.ft"t"¿itoria ''
I

a este mismo moctelo serva la estLuctura dc coniunto.


perceptivos ha poclidó elaborarse confort-¡re como lo han hecho Así pues, cl problema ccntral de quc se ocu¡rará cst:r obra es el
de las :""g"t á" inrot'-ación í
cle las rclacioncs entre las rcgulaciones cognoscitivas y las regulii-
".t.ut"grui-¿"
W. P. D. Tanner, de Mióhigan'
y su equipo'-
que toaos los aprendizajes por cioncs orgánicas en todos los niveles.
Es evidente, en Segundo lugar,
i
(o regulaciones en circuito de i Tratemos, pues, cle poner fin a csta brer,c cxposición cle los da-
ensayo y error talteos) suponen tos prcvit-rs.
realimentaclon,tates;;;;í'..'i'ri"a"clJcacl¿icnSayoactúasobre En un artículo sinlótic<-r dc gran irrte rcis titlrlado uPrincipe géné-
lossiguient",poi,"t..i.cciórrsobreSu?unt.od"1ig::.'yconanti-
éxitos o cic los fracasos (como cuando I ralisé cle la photophvsiologic ct histoire cle la vic, (Scietttia, t.57,
cipación prog."'iuo cle los
-táttige 1963), F. Chodat y H. Gleppin han escrito: ul-os scres vivos son
un ciclista p.i""ipluni" la caícla probable antes de que se :

'mácluinas' ¡nacromoleculares y cuánticas dotadas .,e memoria y


proc1uzca,",,a",",á,,¿ose,,.'"áia,-'tcclcsviacionescadavezmásc1é. detentacloras cle lrna lógica cie cstl'uctura rnuy cornplicada, que se
biles). .- ,......:..,,... ,r,,1
ciel pcus:tmlen- ¡rresta a garantizar la atrt<¡n<-¡mía clcl ser frentc a la agresión clcl
En tercer lugar, cl ct-injunto clc l¿rs operaciot'tcs mcdio (clestrucción de la información por la entropía...)' (p. 5).
cstiI. so¡l-!'(onstancia sea gcncral'
sino qrtc Nuestro problema no cs sino el cle Ias relaciones entre la (tnemo-
t Por lo demás, no cligo.quc
-i.Jg
u a'r o'. c' t - lia> o la nlógicao p¡o¡ti:rs clel comportamiento o cle la vida mental
d";. ; ;¿ ái -.i " ::'i:ii l'::;: :lJ":"#'.i: ";tl'iu:[1].
n' u s r n
"ni' v la umenrrlrian o l¿r "lógica, que estos autores sitíran con razón cn
*:'¿"t".T: ::' "'f,::: :;'i$:i'::i:ii: i ?,.,'ill'
;' ; i c n c I e sp ac o
i

^'
14 PLANTEANIIENTO DEL PROBLEMA SISTEMA EPIGENETICO 15

la vida orgánica, no tanto como propiedades psíquicas' como


aque' L Pre'formación y epigénesis.-El problema previo de la onto-
lagunas de la ex' génesis ha sido siempie el de si existe preformación o epigénesis.
iiu, A" las-que abusa el vitalismó para llcnar las Con el flujo y el reflujo habitual de las modas históricas, la ten-
pfi"""iO" cilntífica, sino a título áe expresión de los mecanismos
autorreguladores. dencia de muchos autores contemporáneos es la de un retorno a
(memorla) y la preformación más o menos estricta, dado que la :structura en
Comó ya hemos indicado, no consideramos que la
ru ¿áái"ul, sean dos casilleros disrintos: los datos esenciales son cadena o en hélice de la molécula de ADN o ácido desoxirribonu-
los esquemas perceptivos sensorio-motores u operatorios' consti- cleico se presta a una combinatoria por lo que toca a la colocagión
tuyendt la meirroriu lu "o.rr".vación cle estos esquemas de accio- de sus elementos, y que una combinatoria abarca, por definiclón,
r"r, y la lógica su organización, aun cuando la conservación no el conjunto de los posibles. Pero si filogenéticamente es difÍcil con-
de olganizaciói, y al revés' Pero lo esencial de las obser- cebir al hombre como si estuviese preformado en la bactcria o en
.¡aciones anteiiores es que estos esquemas cognoscitivos no constan
"urLi"u el virus, no es menos difícil interpretar cómo ontogenélicamente
cecomienzoabsolutoysedesarrollanporequilibracionesyauto- las grandes etapas de ndeterminación, o de inducción, y s,tbre todo
de ureintegración> funcional final de los órganos diferenciados, es-
- "Po.qrr" crecientes'
rregulaciones
no tienen comienzo absoluto, como por intervención de tán contenidas de antemano en las etapas iniciales de segmenta-
orru aurrru exterior al organismo y cmanante del
medio' poi' eso ción. Así también, Waddington declara que un sistema totalmente
anteriores
esas intervenciones formidoras se asimilan a esquemas predeterminado en el ADN, aunque esté en boga hoy, es inacepta-
simplemente; así' cada vez más' los es- ble para la embriología. En una discusión a este respecto, en un
a los que ellas diferencian último
los unos cle los otros y' en simposio acerca de la regulación del desarrollo (Ginebra, L964),
;;;;; cognoscitivos se derivancle cclorclinaciones nerviosas y de coor- comparaba con profundidad la construcción epigenética con un en-
análisis, dependen siempre
es necesaria'
áirracion"s trgánicas, de manera quc cl conocimiento cadenamiento de teoremas geométricos en el que cada uno se torna
mente solidario de la organización vital cn su conjrtnto' necesario por el conjunto de los anteriores, sin estar contenido de
capaces
Si se desarrollan, poiotra partc, gt'rcias a rcgulaciones antemano en los axiomas del punto de partida.
resistencia a los aumen-
cle aumentar la información y cle prescntar La comparación de la epigénesis con una construcción matemá-
particular
tos de la entropÍa, ", po'qle constitu-ven Lln aspecto . tica progresiva es tanto más convincente cuanto que el desarrollo
_quecla por detérminar cuál puecla ser-cle los vastos sistemas re- de las operaciones lógico-matemáticas elementales en la ontogéne-
guladores por meclio de los cuaics cl organismo en su coniunto sis de la inteligencia en el niño plantea, exactamente, el mismo
conserva slt autonolttia y present¿r rcsistencia, igualmente,
a las problema de preformación o de construcción epigenética que el que
degradaciones entróPicas. se discute en embriología causal.
En efecto, nos veremos llevados a buscar el punto de partida
de la formación de las operaciones lógico-matemáticas en una abs,
tracción a partir de la coordinación general de las acciones. Por
una parte, estas operaciones no pueden sacarse de los objetos mis-
$ 2. Stsrr¡rt¡ nprcexrrlco )' DEsiltliol'I'o DII LAS FUNCToNES mos, puesto que la abstracción a partir de los objetos no da lugar
COGNOSCI'TIVAS sino a comprobaciones no necesarias (en el sentido de la necesidad
decluctiva) y más precisamente a juicios simplemente probables,
mientras que las operaciones lógico-matemáticas están caracteri-
zadas por una necesidacl interna clebida a su reversibilidad total
Antesdequerratemoscieforrnltl¿trl-Iuestrahipótesisdirectriz'
globales pre- (por tanto, no fÍsica). Por ejemplo, si i: ,J *1, entonces ix í: -1.
tenemos que clar mayor precisión a las Obsen'acioues Por otra parte, se encuentran en las coordinaciones generales de
ccclentes mecliantc l-,t tr-riis 1;rccis<; cle esc clato previo fun-
"*r,-"r-t
paralclismo harto rrotable cle Ios problemas que la acción esquemas de reunión, de orclen, de correspondencia, et-
án*"ntut que es el cétera, que constituyen el equivalente práctico y aun motor de las
plantea la embriogénesis orgitnica y. esa ernbriología mental per-
que
de las futuras operaciones intcriorizadas.
!i et estu¿io dcl clásarrollo iñcliviilual clc la inteligencia, principa- Ahora bien, si estas operaciones lógico-maternáticas elementales
cepciones, etc,, cle clonclc Sacafn()s lltlcstI.aS informaciones se sacan cle la coordinación de las acciones, por abstracción reflexio-
les acerca clc la naturaleza clc lt¡s con'ocillricutos'
16 PLANI'EANUENTo DEl, PnoBLEMA SISTEMA EPIGENI]TICO L7

nante I a partir de los esquemas sensorio-motores, ¿hay que sacar en cierto, pero quedan por comprender, tanto en el campo clel conr.¡_
conclusión que las matemáticas, en su totalidad, están inscritas de cimiento como en el cle la epigénesis orgánica, los poimenores cle
antemano en el sistema nervioso? No sólo es impensable tal cosa, esta colaboración entre er genoma y er meclio, y, *br" toclo, los
sino que los hechos muestran que ier lógicir mistna, coll sus formas pormenores de las autorregulaciones o equilibraóio.,e, progresivas
más (naturalesr, no es innata en cl hombrc, es clccir, no le está que permiten evitar, a la vez, el preformismo y Ia noci<in cle
tura
dada a cualquier edad. Inclusive la transitividacl de las igualdades acción exclusiva del medio.
o cle las diferencias crecientes (A:C si A:B y B:C o A(C si
A<B y B<C) no es cle ninguna manefa cvidente para un niño II. El carácter secttenciar de ros estadios.-un primer pnrol ..n
de 4-ó años de edacl cuando se tr¿rt¿r cle comparar longitudes o pe- este ensayo de comprensión debería consistir en el examen clel
ca-
sos percibiendo simultáncamente A y B y clespués B y C, pero no rácter (secuencial" del desarrollo. Se llama secuencial u .r.,u ,ua"-
A y C (estando A ocurlta finalncl-ttc y constituyendo, por lo tanto, sión de estadios en ra que cada uno es necesario, en la que cada
un problema). uno es, pues, resultado necesariamente clel antcrior (salvó cl pri_
Las cuestiones del clescubrimicnto cle csta transitividad plantea mero), y prepara el siguiente (salvo el úrrtimo). En er campo cre la
entonces toclos los grandes pt'obleuras de la epigénesis. ¿Está ins- embriogénesis de los metazoos así parece ser, puesto que ios g.an-
crita de antemano esta transitiviclad cn el geuotipo de la especie des estadios se vuelven a encontrar siempr" y atr un'árcren co's-
humana? Si lo está, ¿por qué no se impolle coll nccesidad más que tante. M1¡ no hay todavía experiencias que consistan en controrar
hacia los 7 u 8 años (y hacia los 9-10 rlños para cl pcso)? Porque, se la imposibilidad de suprimir un estadioJ quizá se hará un día, si
contestará, nllevas concliciOncs son inclis¡lcnsablcs ¡lara pasar de lo se llegan a encontrar procedimientos q,-," ,1e,, lugar a accleracio-
virtual heredado a la actualización tarclía: por ejemplo, la inter- nes o frenazos en masa del desarrollo. un u.gr-Jnto complemen-
vención dc genes reguladorcs o la colaboración de varios genes tario en favor de este carácter secuencial y esta gcneraliclacl cle
que hasta entonces no habíau siclo sinÚrgicos (en rcferencia a la los estadios, es el hecho cre que, en Ios embriones clJ tipo
<cc-adaptación genética o génicao, segútu la expresión que se ha he- es decir, que en el nivel estucliado inicialment", .o pr.a,,e¡ltabalr 'osaico,
cho cle uso corriente). Sólo qLIc, corno esters r"egulaciotrcs diferidas regeneración total en caso de separación de u' brastóme.o, rogran
no se llevan ¿r cabo, cn tln caso ¡l1l'ticttlaL, a una cclad fija, sino efectuar una regulación parcial si se efectúa la clivisión clel germen
que son accleraclas cl t'ctarcl;rcles sc¡tíin las cc¡nclicittues cle ejercicio en el estadio del hr¡evr¡ virgen (asciclias cle Dalcq).
o de experiencia adquiricla, suponc)lt inrluclablcmetrte factores cle Ahora bien, el p.oblema del carácter secuc-nciai clc los estacrios
ejercicio quc dependen itlclilectilnlcntc clcl mcclir.¡. se vuelve a encontrar en psicología en lo quc c.¡nc.c.re al des-
¿Sc dirá, et-]tonces, quc la trallsitiviclacl cs ajella a las acciones arrollo de las funciones..cognoscitivas y es importantc señalar que,
dcl gcnoma y quc no clcltc|rric ntírs qulr cle las accioncs (fcnotípi- en este campo, los estadios son tanto más claros y clistintos y tanto
cas) dcl Or-gz¡rist-no cn relación c:<)lt cl itteciio? Pcrci cntouces, ¿por más secucnciales cuanto que nos las tenemos qLrc ver con reguraci'-
quó se vuclve (neccsíll'ia)) )¡ ((gcllcllllizalrlc"? Polqrte estas acciones ncs mejor cliferenciadas y que versan sobre ,rñ ."*¡ru mirs
ámplio.
cjerciclas sobre c:l rltcclio clcllctlclclr t'ccílllocanlcnte de las coordi- Los psicólogos han abusado cle la noción de c.st¿üio v cn varios
n¿rcior-lcs internas clc la acción cll sLls fc¡r'mas mits gencralcs. PerO autores se trata simplcmente de una succsión cre condlctas cuyo
entonccs, ¿las cogrcli¡¿tci<-¡ncs gcrttcl'alcs rto cicpcuclcn, ¿l sLl veZ, cle orclen no es siemprc const¿rnte (sino únicamenle
las coorclinaciones ncrvic¡sas rnirs cr¡t-t-icl'tlc-s y nr¿is funcl¿tnlentalcs, clue están caracteriza_das, sin más, por un carácter uclominantc>, ""r, g"r.",.rl1,j y
lc.¡
lo cual nos licva clc nucvtl al gcnoma? cual, natural'rente, abre la puerta a la arbitraricclacl. Tales son, por
Así pucs, cs cviclentc: ci 1:i.rtblcnr¿r rlc la ¡tlclolur¿rción o clc la ejemplo, I<-¡s cstaclios clc F'er-rcl cn el clolninio a[c.clivt-¡.
cpigér-resis no tiene narcla clue lo haga cspccial clc la embriogé¡esis En el campo cle la iutelige'cia, por el cor-rtr¿rrio, hablamos crc
orgánica y se vuelve ¿] cnconlr¿rr, r:n tocia su cl¿rriclad, cn la disctt- estadios cuando se satisfacen las conclicioncs siguientes: Lu, quc:
sión clc tOclas l¿ts cttcslir-¡ncs cic <,rtlltlgóttr.'sis cic las ftrncionCs cog- la sucesión cle las conclrrcl¿rs scA const¿lnte, ir-rclc,¡rr,rrclie:ntcnrc¡tc
clc
noscitivaS. Sc rcs¡tctttclcrít c1r-te ,-:l ¡lt'oblcrtra cst/r re:suelto Cle ante- l¿rs aceleracir¡nes o clc los .er¿rrclos c¡uc puccien
niocrificar Ias eclacles
mano, puesto qi.ic icls clivcl':;iis irsl)cctos clcl cornportamicnto inte- cronológicasr ¡nedias c¡r f.'ción crc la-cxpe ric.cia aclqr,riricra
v crcl
lCctqal SOn ¡CaCCiotlcs l'crr<ltí¡¡iclts r'prlt'sttl tlllL: ttl"t fenOtipO Cs ell rnc:dio soci¿rl (así corlo cle l¿rs a¡rtitr-rclcs i¡lclivictualcrl;
i.l q.-,".".i"
l.Cl-lrlt¿rclO cle ttl'¡lt intct'l¡Ccióll crnti i' i'l if('ilotillo l' el mcclitl. Sí, es estadio sca clefinido no por una propieclacl sim¡rrc,r-,",-,t"'ciominan_
en psicol,gía se clistingtre sicmpre l¿r crl¡¡cl cr.,'ológicr clc la
I Para la abstt'¿rccitin lellcrivr, r'úiisc ',t "10, :ttirtítrilo l\'' ,,,,.].,Ajl:jl:-s,
srsrEMA EprcnNÉrrco 19
PI.AN'ILIANfII]NTO DEI. PROBLEMA
18
las Por el contrario, en el terreno de las percepciones primarias
conjunto quc caracterice a todas (o "efectos de camposo) no se encuentra ningún sistema de esta-
te, sino por una estructura de estructu-
<lc.este estadio; 3'o' que estas dios comparable y, por lo que respecta a las conductas de comple-
concluctas nuevas propias una sea pre-
integración tal que cada jidad mediana (actividades perceptivas de exploración, etc., e imá-
ras presenten un p'ot"'o de integracla cu la siguiente' Por eSem'
parada por Ia p'"t"J""t" y sea los estaclios particulares'
genes mentales), se encuentra una situación intermedia entre esta
plo, y sin meternos a clar pormenorcs.cle en el caso de la inteli-
ausencia de estadios y los estadios definidos por sus integraciones
p"'íoáo'
ie pueden distinguir* ties lranae' progresivas. Así pues, ocurre como si cuanto más complejos son
gencia operatoria: -^-:^ -*,\i^r (clescle los sistemas cognoscitivos en sus sistemas de organización y ide
lrlesrlt. el nacimiento hasta el
cl nacimiento autorregulaciones, tanto más depende su formación de un proceso
A. Un penooo sensorio-motor el transcurso del cual se organrzan
año y medio y fo= aá' unos¡' "n secuencial comparable al de una epigénesis biológica.
rtusta llegar a actos de inteligencia
los esquemu, '"""itji-ilJtt"t
j:,
p rá ct ióa. po',
: : T: iii#*:',}5" * I * l' :,1:' i* i:,i,f{, " ff :, H?J III. Las creodas.-Si se quiere entrar en detalles, es decir,, si
toJi'";j:,' perma nc n t'' : q:ñ;' . crc I os
d esprazan'ien tos
se quiere estudiar por separado la evolución de las grandes nocio-
::::L""'fl"
¿' s e n s o r i o- mo t r i z' c t c' )'
:,.;:;;;i;, ;u." "i i't " que nes o de las estructuras operatorias particulares, cada una de ellas
comie"'u Ia áparición de la función puede dar lugar a sus estadios respectivos, en el seno de los cuales
B. Un período "o''t
j ue go' i mb ge n¡¡l
semiótica i t",' g"u¡'",1i;;;iil;ipreoleratoria (no-conservaclones' l^ ry: 1ll ^T'" volvemos a encontrar estos mismos procesos secuenciales. pero el
preparatoria de tlpi"t""t"tióntoi s-ieie a los ocho años en la cons- interés de este pormenor es que nos pone en presencia de vías di-
etcétera) p",o q"""ftti-ü^
¿" ferenciadas, cada una de las cuales, sin embargo, es relativamente
llamatlas (concretas>' porque
versan
titución de las ";;;t"*s regular y sigue su propio canal, aunque presenta interacciones va-
correspondencias'
todavía sobre Güiificacioncs' seriaciones' riadas con las otras.
"bj;;; Waddington ha propuesto el nombre de <creoclasr (es decir, ru_
"ot:tú;'i;l;r"u" que comienza hacia los once-doce años v está tas necesarias) para caracterizar estos desarrollos particulares de
pioposicionales (implicaciones'
caracterizado por- tii op"ro.iones según el gru-
y sus tiait'fotmociones
un órgano o de una parte del embrión, llama sistema epigenético
etcétera) con su "o*úi"uto'ia un solt'l sistema a las dos formas (o también opaisaje, epigenético) al conjunto de las creodas, con-
po de cuaternidacl que une erl cebidas como si estuviesen más o menos profundamente o bien
negación y reciprocidad)'
elementale, ¿" r"i"liüiilJ^¿-iir""rriO,t' (qué se puecle' de hecho'
canalizadas. Pero el interós de la noción no estriba en c.'tos bau-
Ahora ui*n, ¿t estadi;; tismos (ni en los dibujos simbólicos de canales más o nr nos lar.
'ui 'itt-*" sub-estaclio:' "t"l') :^o:*::v: un proce-
diferenciar tociav?a ir?;';; gos o estrechos que los procesos están obligados a seguir) Estriba
llegar er las operaciones -<concretas))
so secuenciat, no-"r'poriur..
-p'Jp"totio",:.:'::otio-motriz (lo cual' por eJem- en una nueva concepción del equilibrio, en cierta manera cinemá-
sin pasar po' acción es- tico, que determina tales procesos y que es muy distinto de Ia
"tá cicgo.s' cuyos esqucmas de
plo, explica el retaido'de los po'tiu1" llegar a las operaciones pro- homeostasis: hay <homeorresiso si el proceso formador, desviado
tán mal u"o*oou'ioi)";;;-;t de su trayectoria por influencias exteriores, es llevado a volver a
cottctetas previas' etc'
posicionale' uiávLi'" "" ?t]::^ttoñ"t un sistema epigenético
ella por un juego de compensaciones coercitivas. para waddington
'i"
Nos encontramo'' pues'
cn '"!
R'"¡t1"i" cle todo el mecanismo depende de una red de interacciones más que
cuyosestadiosp;;ti;sercaiacte'i'áOotporestructurassufrcien' de la acción de los genes individuales: todo grupo de genes no es
cle los esquemas senso'rio'motores ni siquiera homeorrésico y el retorno a la trayectoria normal o
temente p"tt'oJ"láotá1"*i¿" y una ieversibilidad aproxima-
que alcanzu" ofgtt"u' invariantes de operaciones creoda supone, por lo tanto, un juego complejo de regulaciones.
da (pero u""io'-t"'* s"c"'iuat); "ágrupamientos)) Es verdad que una influencia sistemática del medio puede, even-
cieiientales comunes a las clasi-
concretas,"" "jiit]""til;;;;;;y cor-tlbirlatoria con un grupo de cua' tualmente, culminar en desviaciones duraderas cle ra creocla y en
"'
ficaciones, seriaciones' t' elc'' la consolidación de una nueva homeorresis, pero no ha llegado el
ieini¿ad al tercer nivcl momento de plantear tal probiema (véase g 12, subtítulo IIIi. Insis-
demos' tamos, por el contrario, cn el hecho de que la creoda y su ho-
cle la inteliSc^ncia'Parece
1 Este caracter secucncial clc lt'rs"cstaclios m.a$ur"ciÓn nerviosa' lneorresis suponen un aspecto espaciotemporal y no exclusivamen-
du<la Ia,"".'"iiá"¿'¿lj-r]n
i".to.'i',t.'urg"nu 1r9
trar sin te cspacial. La diferenciación de las creodas está regulacla tanto
ncronoexcluye,d"]'ningunantSncfx,'.i1".i.'ii*.*ción.[clmcdio(experien. en el tiempo como en el cspacio, y las diversas ruta.s, así como las
cia),ni,,ou'"toiJ"i;-?ül¡interacci'¡nes"iiia¿utaclonxnlefioenelseno
'Já"ifiút"ción o dc' aulot'regulación progrestva'
cle un proccso ""
S iS'I'I]MA EPICENÉ'TICO 2l
PI-AN'f ti¡\\{IEN'tO DIIL PROBLEMA
2Q
la comprensión y hemos visto sin cesar a sujetos de cuatro-cinco
autocorreccionesqueasegllransuequilibrioiromeorrésico,estittl años negar la igualdad cle clos conjuntos cuyos clementos, sin em-
sometidas u ,rt tJ^potul (utime tally>)' d.e.l gue diríamos bargo, habían contado (por ejcmplo, 7 ó 10, porque la clisposición
"orrt.oi velocidacles de asimi-
de buen grado q.r"-",-t"tu rigulación.cle las ciei desarrollo
cspacial o la clistribución en subconjuntos estaba modificácla; cn
lación y de organiru"iJii. Árí"pues, sólo al términocede el paso a cste caso la influencia exterior (numeración hablacla) no proclucc
real"ización estructúral, la homeorresis más quc una desviación ligera con letorno a la (creocla> a su nivel
"unaááhomeostasis
"á¿u o funcional' plantcándo.se naturalmente cic cuatro-cinco años por falta de instrumentos cle asimilación de
las dos
la cuestión, en estJ;"tá, ¿" determinai la relación entre
"qritiUtio ¡rivcles sr,rpcriores. En otlc.¡s casos sc puccie provocar una acclel¿r-
(véase V).
.'-i;;gJ;s , -¡--. ^i-^ ..¿nr rnme- ción real, pero sobre uu punto solamente (por ejemplo, en expe-
imposible levantar acta de tal cuadro sin pensar riencias de correspondencias cle uno a uno sucesivas que lavor-ez-
diatamente en sus piár""au, analogías con
el clesarrollo de los es- ca¡r, por esta iteración clc la acción, la síntcsis cle las inclusioncs y
el clc las estructuras
ñ;;; o nocioncs^ de la inteligencia y con clel orclcn serial)r; pero csta síntesis local llo acarrea la cr-rmpren-
operatorias sión ni la conservación clel númercl cle las corresponclencias éntr:e
Para presentar las cosas de una manera con
la que estemos fa- conjuntos rlispuestos en configuraciones planas ciiferentes.
por señalar quc estas analogías no son En pocas palabras, cl c.ccirniento intelectual tiene su ritmo y
miliarizador, Rara vez hemos
"o-"rr""mos
aceptadas, ¿" nittg.,"o "'u"étu, por tocloll mundo' sus ncreodas>, lo mismo quc cl crecimicrrto físico, lo que no sif¿ni-
;ñ;;;; ;n los E-stados unidoJ atguno de los aspectos de nuestros fica, naturalmentc, que mejorcs métclclos pecragógicos lc-n cl se-nti-
siguiente:
estadios sin que ," ,'o' formule la pregunta y :j.O::,j,:
pslco- clo cle más "activos>) no aceler¡rrían Lln poco las eclacres críticas se-
puecle hacer para acelerar este cles¿rlroJlo?"' el cxcelente rlalacl¿rs hasta ahora, pero esta aceleración no poclría ser inclcfinida.
que posible enseñar cual-
í"g" ;.;*"", rrt li";;a; a escribir es
quier cosa u c1c cualquier edail' con tal cle hacerlo
rcspondemos con clos
de manera ".rutqrri"?-"i¡oto cual nbsotros la teoría d" ]1^1?
IV. Maclurerción y nteclio.-La epigénesis cle las funcioncs cos
or"*rrturt "oru"rr'ü.,i".-Á
I'o ¿Llegará uno a hacer comprender
-siripleñrenre noscitivas supone, en efecto, como cualquier otra, una colaboracióñ
i;ñtü-; eI manejo de las operaciones propost-y cad¿r vez más cstrccha entre los factores clel meclio y el gcrloma,
clc cuatro años?;
cionales o hipotéticodeductivas a un sujcto lcls primcros clc los cuales aumentan en importancia a ¡neclida
de la permanen:t:
ñ;t; !ué^el ¿"t."u¡miento (a la
l"*y:.:b]:j:
vista del niño) no comlenza slno
que se va creciendo.
escondido tras una pantalla No hay que hacer caso omiso, de ningura manera, de los facto-
mientras que en los
hacia los nueve *a."' en el lactante humano' cn ellos nues-
res relativos al genoma, a pesar de lo que piensan los autores que
H' Gruber' que ha encontraclo
;;tta; G;i.raiuoot porprevios) se observa ya a los tres meses' pero
consideran, conforme al modelo empirista, que toclo conocimiento
tros mismos estadiós provienc cle la experiencia exterior. Es cierto que cstos factcres no
a l¿r coorclinación de
sin progresos ulteiior"' po' lo que tetp"óto sc pueden señalar con detalle en el estado actual cle lo; :onoci-
It;s posiciones sucesivas? mientos, pero el mejor inclicio cle su intervención es el ht,cho de
Laverdadnospareceselquetoclaconstrucciónnocionaluope- que la macluración del sistema nervioso prosigue hasta los l5 ó l6
cle. las velocidades
ratoria supone ttá-átttu"ian^óptima' expresión porque esta años. Esto no significa, de ninguna manera, que conocimientos
;;;^pr;ñias de transformación o cle asimilación, completamente formados cstén inscritos de antemano en este sis-
ccnstrucciónllevaconsigociertonúmerocieetapasnecesariascuyo tema nervioso a la mane|a de las
En el terreno mental' "icleas innatas, y, aunque esto
i¡inerario es el equivatóte cle una creclcla' c'¡uizai puecla scr aceptable en el caso cle algunos instintos (volvere-
dondelasinfluenciassocialesseañaclenalosfactoresdeexperien- mos sobrc ello en cl capítulo v), no parece existir nacla semciante
son fírciles y los corto-
iiii"u (medio Áaterial), las clesviaciot"tc¡s vía natulal para llegar
cn cl conocimicnto humano. Pc¡r cl contrario, la hcrencia v la ma-
circuitos también-lo ,orr.-D* tal m¿rrrerr.¡, la
"ü cluración abren al niño humano nuevas posibilidacles, exirañas a
alosnúmero,"nt*,o,consisteenl¿rsíntesisclelainclusióndelas Ias especies zoológicas cle nivel inferior, pero las cuales se deben
clases con el de las relaciones asimétricas transi- rc¡lizar mccliante colab<¡ración con el meclio. Estas posibilidacles,
"rr"ul*-iento
;fu";, y estos clos úItirnos sistenas sc clesarrollan,
por el contrario,
l se trata clc cuentas de vidrio colocadas simultáneamente (rrna cn c¿rcla
segúnitinerarios,"''-pu''.'inclepenclierrtcs'Ahorabien,sepuede
nlltural clel número' ntrrro) en vasiji.rs transparentes. Vóase Inhelder y piaget en La
mociificar de ¿iversas ioot"tot la c<¡¡rstrltcción por euseñar al niñcr iormattot.t des
¡uist¡nnemenfs récurrenliels, P. u. F., 19ó3 (oEtudes d'Epistémologie généti-
Como hacen *""ftát podres, se lrrcllc colrcllzar qrre>, t. XVII, Cap. II).
poco
l""t"i nor*ut*"t'ie hasta t0 O 2O' ctc' Pero c'sto modifrca
"
)) PI-ANTEAMIENTO DEL PROBLEMA SISTET,IA EPIGENÉTICO 23
pues' esencialmen'te rica de_ los fenotipos. sin duda, el papel que corresponde al medio
que están abiertas escalón por escalón' son' forma de un poder es mucho más considerabre, puesto que, precisu-".rte, los conoci-
ya construiclas)' en
funcionales (sin estructuras
precisamente este poder el que mientos tienen como función esenciai captar el medio. y a las ac-
progresivo de coordinación' i'ero es
generales cle la acción' de la
que ciones del medio físico se añaden ras def medio sociar (c<.rmo, por
hace posibles tas coordinaciones y por eso otra parte, el genoma individual es siempre er reflejo de cruza-
se sacan poco a p;;-lut operacioies
lóeico-matemáticas'
los 15-16 años mientos múltiples y (población, más o
esta maduracion continua'del
sistema nÉrvioso hasta
un factc¡r clel que podamos ha' Pero la cuestión esencial{" una -"rro, amplia).
no es la del alcance cuantitativo
no constituye, de ninguna manera' de, las
influencias respectivas de los factores endógenos y tu
cer caso omiso. que tal maduración de- de situarse.en el plano de las anarogías cualitativai, y,"*t"r'oi,l
Esto no quiere decir, por otra parte' (tott intervención de
desde este
punto de vista, parece ser evidente que las coordináciones inter-
penda sólo del g"";;;;'pi'á a"p""¿" ¿" 3t se reconoce hoy nas, a la vez'ecesarias y continuas, que hacen posibre ra integra-
general
iactores de ejercicio "i"'l' y de-manera renciiendo, por consiguiente, ción de los alimentos cognoscitivos eiteriores, plantean el mismo
que toda proaucciái' tá"oiip"i.o c-omp
(
es el producto de inter- problema biológico de la colaboración entre el gerroma y el medio
las funciones'cognoscitivas en su conjunto) que todas las demás formas de organización qué intervienen en el
y.el medio'
;;i;"; estreclias entre el genoma á" esta iolaboración es extremaclamen- transcurso del desarrollo.
Es cierto q,," A este
te complejo y qt'" "rl"áiitii
ñ";"t ha courenzado en la actualidad'
igualmente a Wadd-
respecto, citemos pri-"'o una
noción clebicia
acerca
¿".¿á''"' iioüujo' de 1e32 de patos]:]?. o" de los renómenos v' Homeorresis y homeoslasis.-Las diversas creodas que ca-
;;i;;'i;;;. racterizan el desarrouo epigenético y sus regulaciones espacio-tem-
de inducción en r; ;b;b";t de
pollos. v :t"^T-
n'iológico de un.teiido' que le.ry:Tt* reaccro- porales en forma de homeorresis desembocán en un estado adulto
;ü;;;;-Ls1a¿o La competencia está natu- más o menos equilibrado, caracterizado por su homeostasis, Así
nar específi"u*t"i"'l!t-t-i*"rot claclos' temporales de que hablamos pues, quedan por comparar estas dos formas de equilibrio, una de
ralmente sujeta a- las condiciones competente durante una fase ellas, en cierta manera, temporal o histórica, y la otra no menos
se¡
anteriormerrr" y t'n^i":iáá p""de. dinámica en sus procesos, pero sincrónica, y pór mostrar la anaro-
d;; ;t" serlo anteriórmente, ni siquiera ulteriormente'
es difí"it a"¡ut de. ver la analogía entre esta ']:"19'l gía de esta situación con las cuestiones de equilibrio en la epigé-
Ahora bien, hechos que ponen en evr- nesis de las funciones cognoscitivas.
y los
."ruüuá u iu *""¿"i"a embiionaria en el te¡ren:,.:y'lut opera- En una palabra, el problema es el de las relaciones entre la
dencia ta, e*p"'ie"f'üt J" opt""dizijc por ejemplo' de los
ciones togi".mutá;áii;'
q;t se deiprenclen' cquilibración como proceso y el equilibrio como estado final. Aho-
y Bovei. Cuanclo se prcsentan de tal ra bien, en lo tocante.a este punto esencial, no es imposible que
trabajos ¿e lnhefáei-ii.ifoir
a favorecer In aclquisiciÓn de nocio- cxista alguna diferencia cualitativa entre la epigénesis embrioló-
manera dispositivii-á"rti"u¿os un líquido después del trans- gica (por lo menos si se piensa en sus primerai étapas y no en el
nes de conservacii; ¡;;;;;t"-ción.cle resultado es completamente crecimiento en su con.junto) y la ontogénesis de las -funóiones cog_
vase a vasijas d" f;;;, áiferentes), el
distinto según .r árt"ái. clel niño; una determinada presentación noscitivas (al menos si rio S€ la estudia más que a partir del naci-
de cantidad en un
que aceler ará la;q"Ñ"tó" de Ia invarianteUna vez más' la ra- miento, es decir, en el transcurso de fases que ya son funi ionales).
insensible' En efecto, los embriólogos distinguen tres grandes pe,íodos en
sirieto, dejará u ot'ó totalmenteestímulos (estímulos que no son Ia ontogénesis: l.o, un.período de segmentaciones iniciáles con po-
;;il;J Ñ¿-i; ,"r,riuili¿o¿ aen este caso particular' sino que desen-
los
sibilidades cle regulación en el sentido de regeneración total de
exclusivamente perceptivos' asimilación
cadenan ru"o,'u*i""iis) es'
función cle loi una parte scparada experimentalmente; 2.o, un período de deter-
la "tqtl:1l:.le
(competenciao es un caso minación, o de diferenciación de los órganos cón posibilidad de
de que dispone "i ttli"t"' Así nue.1 cognoscitiva' pero los inducciones variadas, pcro sin regeneraciones totalei; 3.o, una fase
particular de lo.que liamamos oasimilación' pot' colaboración entre las cle actividad funcional o, como dice weiss, de <reintegración>, el
esquemas o" u"'nilu"ión se
conslruYen
clel suieto y los clatos de la experien- cual es un término excelente qne sugiere que la totáliclad fun-
capacidade, ¿" cional así constituida (gracias, sobre toclo, al sistema nervioso)
"oot¿inación
ciá o del medio' que conduce'a la construc- prolongzr l¿r totalidad morfogenética propia de las regulaciones ini-
En resumen, el proceso cpigcnético es comparable' de manera
ciales. Bien cntendido que Ja ontogénesis cle las funórones cognos-
ción de ru, op"iut"iotl"t i"tétJ"tuales y a la formación orgá' citivas, tal como hablamos de ellas, interesa sobre todo a los estados
muy estrecr,u, o^rl'"-pig¿""ri, enrbriológica
'tA
L'-t PI-ANI'IIAIIIENTO DEI- PROIII''l:\l\ IIIPOTIISIS DIRECTRIZ 25

infantiles (o, en otras especies, a ios estados larvarios' etc')' es


dc' tro del registro visual (longitudes, etc.). Mientras que desde ros
,r' crecimiento ulteiior a los comienzos de la fase 3'u' mien- 7-8 años se encuentran seriaciones, transitividades j conservacio-
"ir,
irut q"" eI problema embriológico de las relaciones entre la nes, en el último de estos campos, es preciso esperaihasta los 9-10
iro-"órr"ti, y tu homeostasis debe plantearse considerando el años para que los pesos sean estructurados poi la. mismas opera-
conjunto de los estados. ciones. Los múltiples <desniveleso análogos a éste son un índice
Desde este punto de vista, la homeostasis es tardía' a
no ser constante de estas independencias relativas, mientras las interac-
que se la pongá teóricamente en relación ya con las regulaciones generalización podrían parecer ser lóeicamfnte
iniciales 1, lo que por el momento no sería sino una
pura idea' En ;:;Tr:,?:rsimple
li estado actuál dé los hechos observados, se del cualellascontra-
asiste, por
creo-
En cambio, en lo que concierne a la continuidad entre ra equi-
libración progresi'a y las formas fi.nales de equilibrio, es tan cons-
;";;;; desarrollo epigenético, en el ytranscurso
pres,entan' cada una' una tante en el campo de las funciones cognoscitivas, que nos podemos
Jué t" diferencian progresivamente
áeterminada independácia. En cambio, al nivel de integración limitar a Ia observación siguiente: li equilibracidn constituve un
pero pre- proceso muy general (aunque proceda a menudo, .o-o
funcional 3, se constituye un conjunto de interacciones, a.uúalho,
cisamente funcionales y yu tto estructurales' qne depende'
sobre
.ve¡, sector por sector sobre itinerarios sin conexiones inmedia-
cle
todo, del sistema neruiósó; ahora bien, no se observa relación en- tas), lo cual viene a ser tanto como oponer, a grandes rasgos,
la com-
tre éllas y las creodas poryue éstas, han desembocado en elabo- pensaciones activas a las perturbaciones exteiiores: com'pensacio-
ración esiructural de cáda-uno cle los órganos que, sólo entonces, nes que, indudablemente,.varían según los niveres y los esquemas
fun-
..-pá"." a funcionar, pero sin duda no han preparadó,'este
factores de integra.
del.sujeto, pero que consisten siempre en reaccionár a las pertur-
baciones sufridas o anticipadas. Eséncialmente, por otru-parte,
cionamiento como tal, que depencle de nuevos er
Er, una palabru, lu rto*^"orresis hace posible la homeostasis equilibrio operatorio se caracteriza por su revérsibilidaá (inver_
pero la sión o reciprocidad), es decir, precisamente porque se ponen en
al asegurar lá construcción estructural de los órganos'
"iorr.
últimos por
hom"oitaris resulta de que se pongan a funcionar estos forma estable sistemas de compensaciones. Ásí pues, es^ evidente
efecto de nuevas intera-cciones, siendo éstas sincrónicas,
y ya no quc hay continuidad.
nervioso' .entre el equilibrio arcanzádo y .t proceso
diacrónicas, y desencadenaclas, sobre toclo' por el sistema mismo de equilibración. Mas este problema central ,ros cond,rce
Si la descripción prececlente es inexacta y se descubren lle- co- clirectamente a la búsqueda de la hipótesis directriz que nos
orien-
nexiones más estrechai entre la homeorresis y la homeostasis, tará en esta obra, y, por tanto, es ló que vamos a examinar ahora.
gu."rrro, a la conclusión, simplcmente, de que la analogía entre
la
["iá!¿""tir orgánica ia y de las funciones cognoscitivas es más
parece
fuerie aún de lo q.te se s.,p"so aquí' lVlas' por el momento'
ante
subsistir la difereñcia siguiente, la cual, repitámoslo, obeclece pro-
todo al hecho de que la formación de la inteligencia, etc,, Se $ 3' HTPóTCSTS DIREC'T¡\IZ ACERCA DE LAS RELACIONES
ENTRF I,.,\S FUN-
duce solamente en el transcurso de fases ya funcionales' croNES cocNoscrrrv¡s y LA oncarutznctóN vITAL
En efecto, en este terreno cognoscitivo se pueden distinguir, es
cierto,creodasmásomenosinclependientes,consushomeorresis
."rp"ótiuur, y formas de equilibr"io litrales (en el sentido de quc
subsisten en estado estable, allnqlle llueclcn integrarse después en La hipótesis que nos cririgirá cs muy simpre y de una banaridad
.u-por de equilibrio más grandes) que serían el equivalente cog-
esta compa-
completa a la vez. Pero quizá no por eilo dejará de servirnos para
.,or"itiuo de fas homeostasis. (A menuclo se ha hecho aclarar mnchos puntos, pllesto que estamo, muy lejos, a n,estro
ración en lo que concierne a las oGestalt), etc., y lo haremos a luicio, de sacar toclas las consecuencias que ae étta se 'puecten de-
propósitodelasestructurasoperatorias.)Mas,agrandesrasgos, ducir.
el equilibrio es un producto clc la equilibración, es decir, que hay
continuidad y, en toclo caso, parcntesco estrecho entre el proceso
formador y eI equilibrio quc rcsttlta' I. Lu hipótesis.-La vida es, esencialmente, autorregulación.
Por lo que respecta a la inclcpencleucia relativa de las (creo' La explicación de los mecanismos evolutivos, Iargo ii"Á"oo
clas,, se prr|d" citár como ejemplo l¿r cvolución relativamente sc- rr¿da e' la disyuntiva sin sorución crer lamarckisrño ¿ei "n""-
v neodar_
parada cié nociones como las cle peso o cle cantid¿rd qr-re entran den- rvinismo clásico, parece encontrar su camino en ra diiecciJ'
ae un
HIPÓTESIS DIRECTRIZ 27
26 PLANTEAMIENTO DEL PROBI-EITA
Ahora bien, desde tal punto de vista es cosa notable que el sis-
tertium que es cibernético y sc ot'ictlta efcctivamente hacia Ia teo- tema nervioso tenga su origen y se desarrolle a partir dcl ecto-
ría de la autorregulación. Pero, auuque las regulaciones orgánicas dermo: placa y tubo neurales, etc., en el transcurso de la neuru-
se nos manifiestén de tal modo, y cada r,ez más, como constitu' lación. Por una parte, el sistema nervioso participará en seguida
yentes de las propiedades centrales cle la Vida, todavía nos queda en todas las regulaciones internas del organismo (hasta llegar a
por caracterizar los órganos mismos de esta regulación' Ahora mecanismos aparentemente tan independientes como la coagula-
bien, el ser vivo, sede de tales mecanismos, no posee órganos dife- ción de la sangre), sin proceder, por ello, del endodermo v ni si-
renciados de regtrlación comc no sea precisamente el sistema ner- quiera del mesodermo. Por otra parte, su origen ectodérmico ¡pa-
vioso, instrumento, por lo demás, de las funciones cognoscitivas rece predestinarlo a especializarse en las recepciones exteriores,
(y, en cierta medidá, el sistema enclocrino, pero en interacción pero dista mucho de limitarse a recoger inputs o informaciones
c-onstante con el sistema nervioso). Por otra parte, las regulacio- aferentes, puesto que reacciona con movimientos y respuestas ac-
nes orgánicas engloban, a título cie componente fundamental y de tivas que modifican el medio. Por último, y sobre todo, está muy
imporáncia creciente, los intercambios con el medio, siendo estos lejos de limitarse a no intervenir más qlle en forma cle respuestas
intércambios mismos obieto de regulaciones particulares y progre- o reacciones, corno se creyó durante mucho tiempo (esquema
sivas. Pero no tenemos en esto todar'ía un órgano especializado de E*>R, ya criticado en el ( 1, subtítr-rlo III), prlesto que da testi-
la regulación de estos intcrcambios, colll(l Ilo si¡¿i, dc nttevo, el sis- monio de actividades espontáneas iniciales, como aqLlellas cuya
temJ nervioso en sll caliclacl de instru¡lento cle informaciones prueba ha proporcionado el registro eléctrico o las que Adrián
acerca del meclio y, a la vcz-, fueutc de transformaciones activas ha estudiad<¡ en el comportamiento cle los gusanos (r'éanse también
que modifican a éste. los trabajos de Bullock).
Los proCesos cognoscitittos se no.s ntanifiestan, entonces, simul' A tal cuadro sumariamente esquematizado corresponclen los
ttineamente como la resultante cle la utúctrregulacíórt orgánica, cu)'os grandes rasgos, no menos esquemáticos, del proceso cognoscitivo.
mecanismos esenciales refleian, j- conlo los órganos más diferen' Los conocimientos no parten, en efecto, ni del sujeto (conocimien-
ciados de esta regulación en cl setto de las interacciottes con el to somático o introspección) ni del objeto (pr_res la pcr.ccpción
exteriOr, de manera que tcrminitn, con cl ilombre, por extender misma trae consigo una parte corlsidcrable cle organizaciótr), sino
éstas al universo entero. cle las interacciones entrc suieto y obietos y cle intcraccionc's ini-
Consideremos de uno en uno los términos cle esta hipótesis in- cialmente provocadas por las activiclades cspontáneas clel organis-
terpretativa para ponclerar las cliYersas significaciones complemen- mo y por estímulos externos. A partir cle estas interaccior-rcs ¡lrrmi-
tarias. tivas donde los factorcs intemos y cxlernos colaboran clc nr¿rncra
comenzando por su senticlo gcneral, hav que señalar primer<-l inseparable (y sc confundcn strbjetivamente), los conocimicntos
clue no tiene nacl¡r cle contradictorig colrsiclcrar a las funciones cog- se orielltan en clos clirecciones complcnentari¿rs, aunquc se apovan
noscitivas como si fuese, a la Ycz, una i'esultante o un reflejo de constantemente L'n las acciones y en los esquemas cle acciri¡r ftrr:ra
las autorregulaciones orgánicas -v como un órgano cliferenciado cle los clralcs n<¡ h¿rcelr r.ringuna prcsa, ni sc¡brc- lo real, ni sobre-
que las detérmina clc rebote sobrc cl lcrrcno dc los intercambios el análisis interior.
con el meclio. En efecto, tal cs, ex¿ictamentc, el caso del sistema La primera clc estas dil'cccioncs, qrre es con mucho la rnás pre-
nerviosO: {eSCle la vicla cmtrrionlrl'i¿t cistc scr nlalrifiesta, primero, coz cr-l Ia seric animal ]rorquc es la nás csencial en lo,:lr¡.: r.espec-
corno un producto cle difercnci¿rción cn la clapa clc las cletermina- ta a las condicic¡ncs clc aclaptación al meclio, cs la clc Ia corrquista
ciones y cle las inducciones (uéurtrl¡t, neurobiolaxia, etc.), Io cttal cle los objetos o conocimicnto dc los clatos clel ambicutc-, Io cual
no le impide qlle en la etapa cle la reintegración ftrncional sin'a de conducirá, finalmente, a la obietividad cn la comprensirir-r clc lo
órgano esencial de estas nuevas regulaciones' real. Pero esta conqr¡ista del objeto no cs, cn ningún caso (¡"rer-
, una vez establecido esto, hay que scñalar que la primera signi- cepción o aprendizaie elemental lc¡ mismo quc representaci<in in-
'frcación de la hipótesis es la clc que los conocimicrrtos no consti- teligente), una simplc copia de la realiclacl, pucsto que irrlr.rviencn
tuyen una copia ciel medio, sino quc son Llll sistem¡r de interaccicl- necesariamente factores cle regulación que obeclccen al hcclro clc
ne5 realcs que reflejan la organizacióir atrtorregulaclora de Ia vicla que todo conocimiento cstá ligaclo a ¿rcciones v cle quc el clesen-
tanto como a las cosas mismas. 'Ioc{o el \\ 1 nos }ra nostrado ya r,'olvir¡rientc¡ cle las acciorrcs sLrponL- sl"r co<.¡rclir-lación.
-

por qué, pero poclemos Yolver ¡r clcciric-r c¡t lorrna más biológica, La seguncla dirección, sirr clr-lcla espccial clc la iutelipcnt.ia h,-
pn"rto quc r:l $ 2 acaba de referirse al clesarrollo embriológico.
2\ r,IANTEAI\,TIENTO Drr. pRoBr.nltt,\ IIIPóTESIS DIRECTRIZ 29
mana, es una toma de conciencia de las condiciones internas cle Como dice con profundidad Max Aron en su interesante libro
esas coordinaciones, lo cual conduce por (reflexióno a las cons- titulado Les Problémes de Ia vie, oEn el plano de la biología es-
trucciones lógico-matemáticas qrle, cn el niño, preceden inclusive, peculativa, la homeostasis plantea turbadores problemas. Es cau-
cn su forma elemental, a los conocimientos físicos un poco siste- sa: del funcionamiento normal de los tejidos y de los órgernos que
matizados. toman, en el medio interior, los materiales necesarios para sLr ac-
¿'Cuál es, cntonces, desdc el punto cie I'ista cle las fnnciones re- tividad y arrojan en él sus desperdicios. Es efecto: pues deperrcre
guladoras del sistema nert'ioso, la relación entre esta segunda cli- cle buen número de estos órganos: del riñón, del hígado, ctc la¡
rc'cción v las autorregulaciones generalcs de la r¡ida orgánica? glándulas endocrinas> (p. 130).
Aparentemente, ninguna. Y, sin embargo, si se piensa en los mo- Pero decir que la homeostasis es¡ a la vez, callsa v efecto, es
<lelos cibernéticos, que son los r'uticos quc, actualmente, arrojan simplemente hablar de un sistema cerrado, es clecir, clc autor.re-
alstrn¡r luz sobre la naturaleza de los rnccanismos autorregr-rlado, gr-rlación y, si se puede hacer algún reproche a la interesante obra
res, comprobamos gue todos tiencn r"rna lógica (o rrna ¿rritméti- qtrc hemos citado, es el cle que es un poco aiena a los moclos clq
ca binaria, que viene a ser lo mismo). Por otra partc, la ftrnción pcnsar cibernéticos, qlre son, sin embargo, los que hacen inteligi-
csencial de las operaciones lógicas, desdc cl punto de vista cle su bles tales situaciones, por Io menos en principio.
funcionanriento efectivo v vivict.ltc, cs la clc conslituir sistcn¡as clc Mencionar rrn sistema dc circuitos clc retro¿rlirncntación si¡rni-
control v de autocorrección. Por tiltilno, como Ia lógica, ¡-rsicoló- fica, precisamente, que funciolta por sí mismo y que no ticne ne-
gical-ncnte, se saca por abstracción rc:flcri\¡a no clc los objetos, sino cesidad, desde el comienzo, de un regulador encargado cle contro-
cle Ias coordinaciones generalcs clc la acción, no es ar¡enturado lar Ia marcha. se replicará que estos reguladores existen baio ra
pensar que hay un fondo común dc rnccanismos reguladores pro- forma de los sistemas llervioso \¡ endocrino. Pero interr¡ienen .cles-
nios de las regulaciones nerviosAs, cn toclas sus formas, y del cual pué,;o: A. A. Markosjan, que ha estudiado cle cerca la coagulación
las coordinaciones generales c.lc la accirin son Llna cnfre otras mu- cle la sangre (en la que intervienen más de veinte factores biooui
chas manifestacioncs. Y como cl sistcntr ncrvioso no cs Lrn Estadcr micos), mllestra qlle se trata de un sistema filogenéticamcntr. an-
<lentro del Estado, sino el procluclo clifercnciado cle las coordina- tiguo, que se remonta quizá Itasta los celentéreos y, en toclo caso,
cioncs orgánicas v morfogenéticas, no lla..' ninsun¡r raz.ón q priori hasta Ios invertebrados, qlre tiene su regulación propia que sólo
para limilar cle antemano cl análisis t'egresivo. cicspués se ha subordinado a las regulaciones endocrinas v, ñnal-
En fin, constituyc un programa r'álido supouer, como lo hacc mente, a las regulaciones nerviosas.
rrrrestra hipótesis directriz, quc las ft¡t.lcioncs cognoscitivas reflejan EI gran interés de estas regulaciones hormonales v nen,iosas,
los mecanismos esencialcs dc la autorrcgr-rlación orgánica. Nada ¡ror tanto, es que nos muestran Ia existencia de una tendencia a
rnás, pero es un comienzo. Qtreda por .iustificar, y es cosa más fá- la especializ.ación, en Ia dirección de los órganos cliferenciaclos cle
cil, que son también órganos clifercnciaclos cle regulación. la regulación. Pero será conveniente distinguir aquí con cuiclaclo
clos clases de regulaciones, Llnas cstructurales y otras funcionales.
Hay regulación estructural cualrdo las moclificaciones engcnclra-
II. I.os órgano.s de la rr:gtrlacititr ittlet ttu.---Comeltcentos por clas por ella son de naturaleza anatómica o histológica, lnientras
rccclrclar que, aparte del sisten¿r nervioso v cle Ias ftrncionr:s cog- qr"re la regulación funcional no modifica más que el ejercicio o la
r';scitivas, no existen órganos clifercnciarlos clc rcgulación fr-luci<l- reacción fisiológica (o psicofisiológica) de los órganos. Las r egula-
r a, pues Ias regulaciones orgánicas son, simpler.trentc, )a expresión ciones estructurales, por eiemplo, son aquellas cle las que hablan
clc interacciones causales cuya cstructllra es tal que clesemboca en Ios embriólogos cuando un blastómero separado experimentalmen-
cii:los que se conservall a sí misncis crl vil'tud dc nna sc-ric clc "-om- tc reconstituye el conjunto del embrión, mientras que Ia acelera-
¡ c rsaciones. Existe, por ejemplo, una homeostasis o constancia del ción de la coagulación en caso de asfixia en er momento del naci-
n,t'dio interior que se manifiesta por una cleterminada permanen- miento es resultado de una regulación funcional.
cie dc los elementos de la sangrc (glótirrlos v plasr-tra con todos sr-rs Luego, el hecho fundamental del cual vamos a par"tir es el cle
cdm¡ronelttes) y sobre todo por cl marrlcninriento clel pÍI . Pero no c¡uc sólo el sistema nervioso, instrumento, por Io demás, rle las
hay órgano de la homeo.stasis, pues csta constitr-rye una l'ornla cle funciones cognoscitivas, constituye un órganó especializado de re-
cquilibrio quc exprcsa, sir"r más, la intcrlcc:ión clc tr¡clos los f'acto- gulación funcional, mientras que el sistema endocrino consiste en
r'('s Quc entran en iucgO. rr' órgano (y el irnico igualmente sin clucla) cle regulacic¡nes a la
30 Pf,ANTNAMIENTO DEI, PROBLEMA I{IPOTESIS DIRECTRIZ 31

iez estructurales ]' funcionales (aparte cle los resiciuos ,19¡1ri1¡5os III. Funciones cognoscitivas y regulación tle los intercant-
estructurales, como los mediaclorcs quítnicos). bios.-cuando se pasa a las funciones cognoscitivas se contempla
Se sabe, en efecto, que ciesde la vicla embrionaria, las hormo- simplemente una prolongación de este proceso de diferenciación
rras sexuales diferencian los órgancls sexuales, lo cual constitu-ve especializadora, pero sin ruptura de contacto con las fuentes mor-
nna regulación estructural. Pero hay más, y algunos autores, como fogenéticas y estructurales de la organización vital.
E. T. Wolff y L. Gallien, han llegado a pensar que no hav diferen- Los hechos que hay que recordar, y de ros cuares será conve-
cia de naturaleza entre las "inducciones" fornladoras de órganos niente partir, son que en ningún campo el organismo experimentb,
en el transcurso del segundo períoclo cic la cmbriogénesis y las sin más, las influencias del medio y que, por el contrarió, se mues-
;rcciclncs morfogcttéticas clc tt¿ttrtl"¿tlc:z¿r etltlr,ict'itll.t. Por otra partc, tra esencialmente activr¡ por lo que a él se refiere. Desde el punto
el sistema endocrino comienza a difcrenciarse clesde esta etapa cle cle vista fisicoquímico, el ser vivo no es una réplica de los cuerpos
las inclucciones o .cleterminacioncsr, lo cr,ral parecc indicar una que le rodean, ya que presenta una organización que se conserva
con tinuidacl de ftrncionamictrto ct'ttt'c los pt'ot:csos intluctorcs V asimilánclolos, y puestc.l que esta organización tiene una autorre-
las acciones hormon¿rles quc están e:p itrcgo clescle la r¡ida embrio- gulación. Desde el punto de vista genético, el genoma no es el
nari¿r. No eS sino secundariamentc, y en yinculacitirr cgn el sistema producto de las influencias del medio, sino un sistema organizado
nerviosO, cOmo cj sistcma cndOcril-lct se llacc capa7. cje llevar a cahO que da sus (respuestas> a las tensiones del medio (Dobzhanskv v
regrrlaciones funcionales V la pttesta cl.t f tlnciollamiento del siste- waddington) y tiene sus (normas de reacción>. Desde el punto'de
ma genital por las hormonas, mucho clerspués dc qtre hayan provo- vista embriológico, el desarrollo epigenético implica una serie de
caclo las diferenciaciones sexuales cstructurales, es Lln blren ejem- intercambios, pero con dirección interna que impone sus eleccio-
plo cle ese paso secttnclario dc la I'egulaciólr cstrtlcttlral a la regu- nes a los alimentos utilizados. Desde el punto de vista fisiológico,
lación funcional. el sistema de las regulaciones da testimonio de una actividad con-
Hoy en día, las coorclinaciones cntre cl sistema elldocrin() v el tinua que, de nuevo, no sufre los intercambios con el medio, sino
sistema nervioso Se nos manifiestan como Cada \/CZ máS estrcchas, que los canaliza y los regula. Desde el punto de vista neurológico,
t'haV que recorclarlo para colllprctrtlcr cst¡ cspecializ¿rción crccicn- el sistema nervioso no se limita a sufrir una acción apremiante
te clc las regulaciones funcionalcs, elr el serlticlo clc la cliferelrcia- de parte de los estímulos, sino que da testimonio de u.tiuidud",
Ción cle un órganO. Por ttna l)íll'tc, llrs lltll'nrotr¿ts ltctítfllr ett lrlgunos espontáneas y no acepta los estÍmulos más que si está sensibiliza-
caSOS SObre lOs efcctOres y, regÍpl'OC¿ll1-rt:tl tc, e-xistcl t¡lla ¡c¡:trla- do a ellos, es decir, si los asimila activamente a esquemas previos
ción nerviosa de las secrcciones (centrcls trcrviosos dc los qtte clc- de respuestas.
¡renclc la hipófisis, etc.). Por c.rtra partc, r't'sto lielrc irn
gl'en interós, Por lo que toca'al último escalón, es decir, al comportamiento,
existe una <neurosecreci<ino que se procluce a lo largo cle los axo- ocurre exactamente Io mismo. Todo animal presenta comporta-
nes cle los nervios. Este fenómeno, clescubiert<l en los anélidos por mientos, desde los protozoos hasta el hombre, y los vegetales exhi-
los esposos Scharrer, después de 1929, ¡o llauró la atencióll prime' ben también procesos de reacción, pero con velocid.ades más len-
ro, pero se le ha vuelto a encontrar ca(la Vez más en los grupos stt- tas' Ahora bien, por temor al antropomorfismo, a menudo se ha
periores. Muestra la conexiót'l entre las transmisiones qttímicas querido ver en el comportamiento un juego de sumisiores pasivas
propias de las hormonas y las transmisicucs <-rndulatorias propias que se escalonan entre el registro perceptivo y una serie cle aso-
cle los nervios (lo cual se añacic a nuestro conocimicnto dc los ciaciones impuestas por las secuencias exteriores y que, simple-
(mediadores químicos>, como la acirc'naiina, etc.). mente, las copian. Puesto que el organismo es activ<.r en tocas-las
Por todo, se compllleba tambié1"i, a mLrv srandes rasgos, la cxis- etapas, su comportamiento, que es la expresión superior cle esta
1:ncia cle un paso progresivo cle las autorrcgulaciones morfcigené- actividad, ¿será una excepción a la regla y no consistirá nás que
l icas generales de la vida a las reguiaciclnes estructLlrales -v, clesde en una subordinación servil e imitadora del medio?
¿llí, a las regulaciones funcion¿rlcs. F,l sistcma elrclocrino es un Ór- . un embriólogo y genetista de la categoría de waddington con-
lano especializado de regulaciór-r c1r-re t,c|sa sobrc estas dos catc- sidera, por el contrario, como uno de los f eedbacks esenciales que
ggrías a la vez, y Sólo el sistcma llcryigsg Sc rlOS nl¿lllificsta COmo intervienen en la selección, el hecho cle que, por inlluencia clel
el órgano diferenciado especializaclo cr.r cl eie|cicio cle Ias regula- genoma, el animal uelige" y <modificao su medio antes de aceptar
ciol-lcs funcionalcs, t¿rnto en el terrt:no clc las reettlilcit)trc's illtcrnas de regreso las acciones que intervienen en Ia formación del feno-
como cn el de los intercambios coll cl mcclio. tipo (véase The Strategy ol the Genes, p. 107, fig. l3). Ahora bien,
PI-I\N.I.I]AM IEN,I O DET- PI]'OBLENI¡\ IIIPOTESIS DIRECTRIZ 33
organización vital, sus plopias regulaciones y que una autorregu-
esprecisanen[eenestOenlocluccc¡ltsisteclconrportan]lenlo:un Iación es, inclusive aquí, tanto más necesaria cuanto que se trata
que organiza
forr¡urr,o cle elecciones y cle o"óio''"t sobre el medio, de un dominio fluido de campo ilimitado y mucho meror acot¿rdo
á" -un"ro óptima los íntercambios' Ei aprendizaje no constituye
a esta ciellnición' pues' al adquirir por condiciones restrictivas como lo están los sistemas materiales
ct.: ninguna maner¿l excepción com<¡ la respiración, etc. Modificar el medio aprovechanclt-r p<.lsi-
hábitos, el ser vivo asimila las
nuevos condicionamientos o nuevos
i"nuf", y organiza esquemas cie acción quc se imponen al medio' biliclades indefinidamente abiertas puede conduóirnos a cuzrlquier
parte, y si no existiese como freno más que la selección en el seq-
a Ia vez que se adaPtan a él' tido del mutacionismo clásico (eliminación por elección absolura
Luego hay ,na isimilaciÓn activa al nivel del comportamiento y, por tanto, muerte. o supervivencia, y no reorganización clcspués
(réase \ t, ,rrUtitnlos I-III) y las furrciones cognoscitivas obedecen'
cle la modificación de las proporciones clel genoma), hace muchcr
comolasdemás,alasleyesIl]uygeneralcscleiaasimilaciónyde tiernpo que no existirían ya seres vivos. Tocia la organi; :ción vjtal,
la adaptación, pues los e-squen¿rs ilc acciórr constitnyen, como los en todos los niveles, supone autorregulaciones y esto, por ranro,
.lemirs, oformaio cle la orgánización vitai, pero folma¡
funcionales
(e' cl sclrticio cle quc entran sigue siendo válido, inclusivc u 'fortiori, en el terreno clel co¡nDor-
ctc csriuctura clinámica y no
cn juego masas) r- 'ratc'i.l tamiento.
Las funciones cognoscitivas, por tanto, en esta perspecti'a, se-
isi'pues, es evidente cle sttyo que si el sistema nervioso cons- r'ían los órganos especializados de la autorregulación c[é los inter-
esta
tituye el órgano especializaclo cle lirs rcgurlircioncs futrcionales, cambios en el seno clel comportaniento.
por el comportarnicnto supone,.a su vez'
estructuraclór, ¿"t medio Pero una vez dicho esto hay que añadir', para seguir Lazonanclcr
cle un órgano especiaiizáclo. E,l sistema nervioso tienc
la biológicamente, que se trata de comprender las pósibilictaclcs clc
'ecesidacl
comocampoelcor-rjuntoclelasr.egulztciclnesfuncionales,ensu los difc- formaciones de estas autorregulaciones cognoscitivas. Ahclr.a bien,
cloblc aspecto cle iegutaciones internis (coordi'ación cle clescle el punto de vista biológico, no hay ninguna razón para apc-
rentcs upuruto, lisioiágicos) y cle l¿r orclenación de los intercambios
lar a neoformaciones ctrando los elementos están ya a disposición
con el medio. Ahora blien, eitos i.te'cambios pueden ser materi¿¡- v cuanclo se trata solamente cle diferenciarlos y cle reagruparlos.
(compor-
les (cligestión, respiración, exc:rcción, ctc') o funcionalcs AsÍ pues, el problema es simplemente entender de clólrcte sacar¿ln
clc acción). Los
tamien"to, es decii, sistenra total clt-r los csque'ras las funciones cognoscitivas, los instnrmentos cle la arrtorregula-
cle órganos
cambios funcionales sLlponen, entol'lces, i¿t existencia
y moto- ciún que están llamados a cjcrcer, a título, cierto es, clc órganos
sensoriales cfcctores
to¿*uia más diferenciaclos: órganos especializados, pero sin tener que inventar toclo, o que improvisar
res, coordinaciones r-lcrviosas (y, linalmente, ccrebl'ales o inclttso
todo, y manteniénclose cn vinculació¡r ccln el resto clel organismo.
coiticales) gue permiten el aprcndizajc' etc' Entonces, la respuesta es sencilla: la autorregulación cognos-
pero el ánátñis cle las funciones cognoscitivl* .1: ninguna ma- citiva utilizará los sistemas generales de autorregulación orginica
nerltquedaagotadoporestasconsicleracionesbanales,porqueel que se encuentran en todos los niveles genéticos, morfogenéticos,
sistc,rá nervióso basta, precisamenle, para asegurar -el desarrollo fisiológicos y nerviosos, y sin más los aclaptará a esos clatós nucvos
cle cstos cambios activos !n forma cie modificacioues
del mcdio por
por qué razones (nuevos por relación a los niveles anteriores, pero presenres erl
oigo"i.-o, y vicerrcrsa' Quecla por comprcnder pol t<¡cla la serie animal) quc constituyen los intcrcarnbit¡s c<,¡n el me-
"i
sc cÁstituyen flmciones propiamente cognoscitivas' ejemplo'
(recordemos que clio en el seno clel comportamientc¡.
en calidacl de inteligenciii clc-ttacia de c.ncienciet ad' Pol eso cncontramos cn los conocimientos, hasta cn slls l'ormas
ia inlelige'cia se lib-cra tnny insensiblcntente cie ias conductas
y qlrc i'ringún motivo humanas, aun en las más evolucionadas e' ra crirccción clel pen-
quiriclas=- $ 1 en su introdttcción- "u l3y samicnto cicntífico, las principales constantcs funcionales c¡r-rc ca-
para limitar la conciencia al hombre), o c¡r calicl¿tcl de opcracio- r¿rcterizan a la autorregulación en todos los nivelcs.
ncs lógico-matem/rticas, ctc' De esta manera, en s' forma más general, las est.ructuras oDe-
causal y ci-
La razón (y empleamos este tórnino cll ull sentidoque caracte- ratorias cle la inteligcncia son sistemas cle transformaciones, péro
bernótico) es-la cté que los intercambios tttncionales
tales que conservan el sistema a título de lotaliclad inva_ri:nte.
rizanuncomporramientosl"tponen,co)llocualquierotraformacie Ahora bien, esta definición podría ser la clel organismo vivo nrismo.
puesto que sus clos propieclades fundamentales son que cs lu sedc
en el su[rtÍ'
r Por.el contfario, las t-egulaciones dstrt¡cturales distinguidas de interacciones múltiples (transformacioncs), pero que clejan in-
lulc., III tienen quc ver con Ias cstructLtl'as Irtltlcrialt's'
PLAN'TEAA,IIENTO DEL PITOBLEMA
34 TIIPOTESIS DIRECTRIZ 35
alteracla la forma de conjuntci (conservación) e inclusive cierto nú- regulación interna). un gran embriólogo y genetista pareció estar
mero de relaciones invariantes. de acuerdo, y pidió reflexionar sobre ello, mientras que un gran
Esta conservación del todo ¿r través de las transformaciones fisiólogo expresó su desacuerdo mostrando que ras regulacionés o
supone, entonces, una regulación cle óstas, que implica un juegcr la equilibración son la expresión directa de las interaóciones cau-
de COmpensaciones o de correcciones reguladoras. Este mecanismo sales en juego, en las cuales todos los elementos están o predeter-
:egrrlador corresponcle, pues, como ya hcmos clicho, a la reversi- minados a partir del genoma, o son adquiridos bajo Ia influencia
olti¿a¿ de las operaciones en forna cle inversiones o de recipro- del medio.
cidades que permiten remontar el cursc.r de las transformaciones El fisiólogo tenía sin duda razón en su propio campo, pues pre-
sin ser arrastraclo en el flujo irreversible de la entropia creciente cisamenté las regulaciones homeostásicas no tienen brgátto ."gu.
{en el doble sentido de la termoclinámica para la vida y de los sis- lador necesario (lo cual no obsta, por lo demás, pa.a quJ si la tása
temas de información para el conocimiento). de hemoglobina o el pH, etc:., están fijados genéticamente, las le_
Esta movilidacl reversible se manifiesta en los tel'renos orgáni- ycs mismas de la equilibración o cle los desplazamientos de equili-
cos (en los que nunca es más quc aproximada) y cognoscitivos brio, etc., sean leyes fisicas no nheredadaso, sino simplemente (con
(en los que llega al rigor operalorio dcs¡lués de las aproximacio- más pregnancia" y que k: mismo puede ser de sus variedades pro-
nes sensorio-motrices y representativas preoperatorias) por un piamente biológicas en un sistema abierto). pero el embriólogb, e
juego complementat.io de retroacciones o retrocontroles (leedbacks incluso el psicólogo quc soy tenían también razón: é1, porque
negativos de todas clases) y de anticipaciones' pensaba en el desarrollo epigenético, que no es una simple mezcla
La lógica por entero, ya se trate de la ulógica ttatural> o de los cle elementos innatos y adquiridos, sino una organización que bus-
sistemas axiomatizados de los lógicos, consiste esencialmente en ca su equilibrio, y yo, porque pensaba en las funciones cógnosci-
un sistema cle autocorrecciones, cuya función es distinguir lo ver- tivas cuya significación propia, precisamente, es la de servir de
dadero de lo falso y proporcionar los medios de mantenerse en órganos a la autorregulación o equilibración en el terreno de los
la verdad. Y es sin duda esta función normativa precisa y bien intercambios propios del comportamiento r.
delimitada la que clistingue más claramente los mecanismos cog- Tal será, pues, la conclusión de este resumen cle nuestras hipó-
noscitivos, conscientes por relación ai juego mecánico, de las auto- tesis clirectrices. La organización vital es un sistema equilibrádo
rregulaciones fisiológicas o mecánicas. Y, sin embargo, puesto que (inclusive si se evita el término y se habla, como Bertaianffv. cie
hay autorregulación orgánica, es posiblc oponer precisamente, a estados estables en un sistema abierto). pero el equilibrio oigani-
causa de su carácter aproximado e imperfecto, los fallos momen- co no presenta más que una estabilidad relativa en los terrenos
táneos o patológicos a los éxitos normales, o dicho de otra manera, mismos donde está mejor protegido. El genoma está aislado al
un equivalente aproximado de los (errores> a los funcionamientos ttttixínto (sin llegar a estarlo completamente) con relación al me-
coherentes. En otros términos, inclusive en este campo, hay una dio; sin embargo, trastornan su equilibrio las mutaciones, etc., a
determinada correspondencia entre lo biológico y lo cognoscitivo pesar de esta situación óptima. El sistema epigenético es más
en forma de una analogía (sin identidad entre lo onormaln y lo abierto aún, pero se equilibra gracias a procesos múltiples, uno
normativo (y observemos que esta noción de .normal, es especí- de los cuales es la homeorresis. Los sistemas fisiológi"oi son
cho más <abiertos> y sin embargo reaccionan por lá homeostasis -u-
ficamente biológica, pues una vinculación física no cibernética ni
biológica ignora lo normal y lo anormal, para no conocer más que de un medio interior tanto más notablemente estable cuanto más
lo regular y lo que fluctúa aleatoriamente). evolucionados y diferenciados son los grupos zoológicos. El siste-
ma nervjoso tiene por función (al menos es una de las dos princi-
pales) abrirse a los estímulos externos y reaccionar por sus efec_
IV. El factor de equilibraciótt.-En un simposio acerca de la tores: su movilidad creciente no por ello deja de acompañarse de
regulación del desarrollo (Ginebra, l9ó4) propusimos distinguir
tres grandes factores del clesarrollo orgánico: la programación de' t Además, si no se recurre a un factor de equilibración, se ve uno rápida-
mente llevado a un reduccionismo integral que reduce 'los conocimieirtoi,
bida al genoma, las influencias del medio y l<.rs factores de equili' o bien a una preformació-n innata, o bien a una pura y simple copia de los
bración o autorregulación, que no son, propiamente, ni heredita' objetos exteriores. Ahora bien: no son innatos; por otra, parte, para q.re haya
rios (puesto que se imponen tnotu proprio en función cle las situa' copia, hay que conocer el modelo por copiar, y, en la hipotesis^de un c.rnoci.
ciones) ni adquiridos dcsclc el c.rtcrior (¡rucsto que se trata de miento{opia, no se le conoce, precisamente, más que gracias a esta copia
misma...
36 I,I-AN1.I]AN'{]EN.TO DEL PROBLEMA
CÁPl l'tJLO II
un notable equilibrio nóvil c:tr e:l conjulrto de las reacciones. Por
último, el com¡roltamicnto cstá cxlturesto ¿t rnlrchos clcrsequilibrios, I,OS METODOS DE ENFOQUE Y DE CONTROL
pucsto que clepende sin cesar cic itn meclio ilimitaclo y fluctuantc
a merced del cual estír; la función ¿lutorrcgllladora cle los meca-
nisrnos cognoscitivos desemboca, entonccs, cll las formas cle equi-
librio más estable que conoce ei ser vivo: las de las estructuras
de la inteligencia, cuyas operaciones lógico-matemáticas se impo-
nen con necesidacl desde qr-re las civilizaciones humanas han llega-
clo a cobrar una conciencia reflexiva.

La cuforia de las hipótesis exige que, en toda doctrina del equili-


brio, para que ella misma sea equilibrada, se ponga, en la elección
cic los métodos de enfoque y de control, un cuidado compensador
tanto más intenso cuanto más amplias son esas hipótesis. Así pues,
ahora convendrá consagrar un capítulo a este examen de los mé-
todos.

$ 4. Los rrrÉrooos euE No HAy euE sEGUTR

Para comparar con provecho la organización propia de las funcio-


ncs cognoscitivas y las estructuras de la organización vital en las
cliferentes escalas del organismo individual o en los diferentes ni-
veles de la evolución de los seres organizados, hay dos métodos
clue se deben rechazar. Por lo demás, no se trata propiamente de
métodos, sino de tendencias muy naturales al espíritu y que ame-
nazarr con falsear todo análisis si no las aparta uno mediante pre-
cauciones metódicas sistemáticas: son la tendencia o el método
que conducen a proyectar en las estructuras o fenómenos de orden
inferior los caracteres de las estructuras o fenómenos de orden su-
perior (inteligencia, conciencia intencional, etc.) y la tendencia o
método que consiste en suprimir las características originales de
los niveles superiores para reducirlas de golpe y en este caso, ade-
más, más o menos verbalmente, a los procesos de los niveles infe-
riores (reducción de la comprensión inteligente a asociaciones con-
clicionadas, etc.). En los dos casos, la comparación entre las fun-
ciones cognoscitivas y las formas elementales de organización se

t 37l
38 I-OS MÉTODOS DE ENFOQUE ,\fll'r'oDos rluE NO t{Ay QL;t] sI]cuIR
39
vuelve inoperante, Puesto que se suprime uno de los dos términos si'' que lleva consigo Posibilidades de combinacio'es
de la comparación al reducir de antemano todo a lo superior o a tas; 2.o, cluc estas combinaciones admiten direccionesno rortui-
posibles,
lo inferior. con regulaciones, las, cuales proporcionan lo que Bigelow
y otros
han llamado
"equivalentes mecánicos de la Rnati¿a¿;; ¡.", que es_
tas combinaciones y regulaciones pueden producir algo
anárogo a
L La rrinteligencia combinatoria" de Cuénat,-No hay que creer las herramientas o instrumentos.
que el método que consiste en utilizar conceptos cuya significación Pero estas rripótesis están ligadas, en la formulación
de
,io relativa más que a los niveles superiores para explicar me- a clos cc¡nceptos, Ios de (inteligéncia> e <intencionalidadu, cuénof,
"r
canismos de nivel elémental sea propio sólo de filósofos o de psi-
ciue pue-
'len tener sentido a condición cre analizarlos de cerca en las con-
cólogos que no conocen nada de biología. Desgraciadamente, bió- ciuctas dc orden superior, pero que no tienen ninguno
si se les
iogoi qué no saben psicología se valen de nociones propias de las aplica a los problemas clel genoma.
c,rnd,.itas de niveles superiores para colmar las lagunas de la ex- La palabra <inteligencia, no es sino un término colect,ivo que
irricación en los niveles inferiores. clesigna un número considerable de procesos y
de mecanismos
Nos gustaría comenzar con un ejemplo de esta clase, de mane- cuva significación se torna clara cuanáo ," to,
á*pti.á- á" ...-,.ro
ri. que lá tentativa de comparación sistemática a la cual está con- rno' y conforme al orden de sus desarroilos. por et cá-rt.ario, "r,
sigiacio nuestro volumen no quecle deformada por la asimilación plicarlos recurriendo al_concepto mismo que
hay que analizar, por
ex-
tI: las tendencias de que vamos a hablar aquí. consiguiente, a Ia <inteligenciáo g6rn. tal, es sústantivar
a ésta y
El conocido biólogo L. Cuénot, del cual no se puede negar el cncerrarse en un círcuro vicioso, como en ra célebre
fórmura segun
valor de sus trabajos particulares, ha escrito una obrita titulada la cual el sueño es atribuido a la virtud dormitiva. pár
ejemplo,
Invention et 't'inalité en biologie (Flammarion, 1941), que es un mo- la inteligencia es una coordinación de operacion",
clelo de claridad e inclusive de h<¡nestidacl intelectual, puesto que o cle esquemas sensorio-motores, etc., y nada de esto "o.""ptuares,
hay en el
no afirma nada sin señalar sus propios escrúpulos y las dificulta- genoma' Atribuir inte-ligencia a éste, por
tanto, es crecir simple-
des de las hipótesis. Este libro, inspirado en un antilamarckismo mente que es capaz de combinaciones nuevas en
respuesta a Ios
sistemático (ninguna parte se rccolloce, por lo mcnos consciente- problemas.que le plantea Ia situación, pero la
cuestión real es la
mente, a las influencias del medio en los mecanismos heredita- de describir y explicar estas combinaciones y no
i"uo"u, el con-
rios), es una crítica excelente de un determinado necanismo que cepto, bueno para todo, de <inteligencia>, q.ré ,ro
u¡uJ"
explica toda adaptación por azar de mutaciones fortuitas y de una Por lo que toca a la nintencioitalidado, el caso "u,lo.g.t"
seiección posterior. Pero Cuénot, que no sabía cibernética Y, Por concepto tiene un sentido en el caso de una corrci"r,cia "r--p"or.
otra parte, tampoco conocía la nueva ge¡ética clc las poblaciones ninguno fuera de ros actos mentales. i no ti"n"
(la obra es de I94l), no descubre más que una sola disyuntiva: ¿etriu"yJ-¿;;;;i
ciencia al genoma? Si asi fuese, esto no añadirÍa una con_
nada, pues la
o el mecanicismo (en el sentido, exclusivamente, de un azar y de verdadera cuestión para er análisis de un acto intencionar
de inteli-
una selección por eliminación) o el finalismo, y es por este segun- gencia es la de saber de clónde saca sus
conocimientos o su infor-
do Camino pOr el que se adelanta, procurando conservar control y mació¡r. Así pues, atribuir intención inteligente
g";;;u es reco-
prudencia. Áhora bien, con un punto de vista afín al de Von uex- nocerle un saber previo que, precisamenté, rruy"rq,i"
Más
i.üll, para el cual la célula no es una m/rqnina, sino un maquinista aún, si el genoma construye nñerramientaso por ""pli"ar.inten-
rntetigÉnó;a
(fórmula aceptable si se la entiende clesde el ángulo cibernético), cional es porque sabe p-ara qué sirven; entonces,
es ávidente que
Cuénot llega con precaución (a una cotlcepción qu(r se calificará está informado acerca clel médio, ya.que es éste
el que le plantea
probablemente de mítica, y en la cual se atribuye a la célula ger- prob.lemas. Así pues, en csta hipótesis, en
realidad se reconoce la
minal una suerte de inteligencia combinatoria, una facultad inma- acción necesaria del medio sobie el génoma, pero
por intermedio
nente equivalente a la intencionaliclad que es el funclamento de la de poderes psíquicos y no ya cle actone, riri.oqri.ni"ár.
herramienta humana> (Pá9. 222). En resumidas cuentas, el recurso a
Así pues, ¿qué significa, entonces, tal fórmula, cuyo análisis presenra, en este caso particular, el doble -los te.-i"or p.icorógicos
inconvenieni"- á" ,ro
metódico vamos a analizar? Nos elrcontramos primero con tres hi- plicar nada y de estar en contraclicción, rinalmente, "*_
,,iu cre las
pótesis, las cuales pueden conservarse todavía hoy, modificando tesis centrales clel libro: Ia no intervención "o, en er
der medio me.
su conceptualización: 1.o, que el genoma l1o es Llna agregación de canismo de la herencia. Explicar los procesos
elementos discontinuos de variacic¡nes cxclttsivamente aleatorias, la ni¡.s1¡grnciao o ras regüraciones ctirigidas de combinación po,
por lo .irit"rr.ion
LOS MÉ'IODOS DE ENFOQT]I] \'ÍÉ.TODOS QUE NO TIAY QUE SEGUIR 4l
40
la vida por una fuerza vital' las ngs¿p¡¿ciones> r, etc., y puesto que hay que atribuir, entonces,
lidado viene a ser tanto como explicar como en toda in- a los gérmenes de todos los animales una inteligencia humana.
Y prestar estos poderes al genoma.es s'-tponer' de antemano las Y el preformismo que consiste en poner a Ia ointeligencia)) en
terpretación vitalisia, qtt" "i organismo iottote el punto de partida de todo--lo cual es tan discutible en el te-
-"'^i;-;;ñ"iudet meái'o ittttt" al iual habrá
de reaccionar'
condiciones para rreno psicológico como en el biológico-va acompañedo de un
,"giu metódica que habremos de lespetar, preformismo en el seno de la inteligencia misma. En efecto, la
comparar las funciJn"t con las cliversas formas de
"óg"ottiiivas en ¡no comc-nzar por atri- l'órmula de la pizarra signiñca que la
orsanización biológica, consistirá, pues, "Idea, precede a las órdé-
nes, lo cual es verdad en el hombre adulto, pero no en los niveles
J&ári Ahora bien, esto no es tan fácil
il:il:Ñiür""- pr,"ito que
como sc
no pro- inferiores donde la acción precede a la inteligencia reflexiva, Tra-
poclría pensar, que toda explicación finalista
del proceso diri- ciucida a términos biológicos, la definición de cuénot sería tanto
porciona los detalles de la interpretación causal pro- como decir: nel organismo es una caja en la que se colocan los
gido q,re es analiraáo, en realiclad equivale a hacer intervenir
atriu"ción cló to mental a lo biológico es caracteres estructurales, dc donde parte el funcionamiento". A lo
::;r";";il;.'l;;ia en tlltt^ ve- cr-ral todo el mundo responderá que el problema consiste, ¡,recisa-
tanto más sistemática y tanto más peligrosl l?t*as
si el autor
l:-rdas cuanto que ;-ll";^ ; cabo.inconsóientemente' o rnente, en saber de dónde vienen estos caracteres, v Lamarck res-
cle las implicaciones de lo pondía que provenían del funcionamiento; ello es v'erdad en parte
c: estas asimilaciones toma conciencia que la vida mental a nivel fenotipico: pero Cuénot, al mencionar la Inteligencia, aún
que afirma, tiene ffiuioaut dos respttestas: de
o'gu"ismo.y que se encuentra contenida cn forma de una pizarra (en la cual, por 1o común, nacla está
está preformada "i
"i
antemano en él en ttu To.*o
oiirconsciente)' 10 cual autoriza a cscrito de antemano), sc olvida de que el problema central con-
cle finaliclacl intencional y de siste precisamente en saber de dónde viene Ia oldeao, y que en
C.otar a este inconsi""t"-oiSonico
caracteres de la vida mental' este terreno el funcionamiento es, sin duda, dominante. eue se
los demás revela-
El texto de Cuénot, a este respecto' es extremadamente el punto de vista
nos describan los mecanismos combinatorios que, en todos los ni-
.r.ro áitt"tión nrás iuiclaclosa clesde veles (desde el genoma de un Protozoo hasta el del Hombre, y des-
dor y merece-Bl de su <in-
;;i 1J;;. Cuénot se pregunta' a pro'pósito cle el germen hasta la inteligencia adulta), permiten proporcionar
"r"tto, a
qtté se puede llegar "atribuir (respuestas, a las tensiones exteriores, pero esto teniendo en
teligcncia combinatoriao, cómo "' que sustituye e inclus<r
a una céluta e.b';;;iádacl exorbiiante, cuenta diferencias estructurales entre un nivel y otro, y ya no se
;"ñ;. al traUa¡o á" ü" cerebro st-tperior y de las diestras manos terrdrá necesidad de atribuir <inteligenciao a los escalones infe-
de los hombres. ¿4";; "t""' "t-' el'psicoide
tl" 1i1 célula germi- riores. Naturalmente, subsistirá el problema de establecer qué es
que acepta
nal?u A lo cual i"J""t responcie' simpicmenie' en Ia que :i't"
se inscribe la
lo que puedc haber de comúrn, funcionalmente, a todas estas es_
ula función inu""íutu'¿"i c"'"bro' pizaira trlrcturas, y los partidarios dc cuénot responderán que tales inva-
ilea, t d; donde parten las órciencs'además' ¿'por qué la clebemos negar
riantes funcionales existen y que se las puecle clesignar con el
germinal' encierra en
;;i;"" c¿tutasl Lá cél'la a toaa la organización, (págs.222-223\'
'otencra
término cle <inteligencian lo mismo que de otra manera. pero se
a tcrdo el sistema ;r""c; f psicólogo pone cle nani- sabrá, entonces, cte qué sc cstá hablando, en vez cle provectar sim-
Un razonamiento tan eitraño para "l
puecle conocer.pertectamentc
plcmente lo mental en lo orgánico.
n"riu áu" "" biólogo cle prestigio clc I¿r evoluciótl y dc la cm-
toclt¡s los orp".,u' i" los problemai
clr-rc también la intcligencia IL EI psicotrtorf ismo.-Si hemos insistido en este psicomor-
briogénesis o.ga.r"l.ur,'iirr'.o.p".har
y trn clcsarrollo cpigenertictl: por llsrnc¡ clc un biólogo profesional es porque cuénot expresa mucho
ticne una euol.rcián álogenética
no haberse ¿o¿"'"t"""iJ-r' por nopone habcr obscrvaclo cle cerca los rnás honrad¿rmcnte de lo habitual algo que de hecho es bastante
a cspecttlar en el terreno
datos psicogenéticos, el biólogo sc llccuente y que constituye la tendencia común de todas las formas
pri..l¿gi.. l, ,obt" toclo, tet'rerro de las {unciones cognos-
".u"i"err elh¿rr:íun tlc vitalisnro (o clc finalismo no cibernético). y la razón es siempre
citir,as, cxactame"ntlc lo Ios uaninlacttlistits' o ltls l. nrisma: clcscontento con las explicacionés mecanicistas comu-
urr horilirrecillo l'ormacio plena-
uoYistasn .,,"noo'C."ían pcrcit-rir
t se sabe clue cui'not llanra <coaptacióno (y no co-adaptación) al ajustc
mc|ntccnclsenocleleslrer.irr¡tt¡z,clitleoclelhttcvrr'Sttpci.ltncloin.
cluso las históricas acc: cÍr cle la inciusión clC krs dc dos piezas separables de un órgano (como el botón y el ojal de un clerre
dc presión), piezas que se preparan por separado en el transóurso cle la em-
cuerrot l]o.e relrocecle . i.t estc homirtlcttlo llrcl'ort-uac¡)
gérmenes,"rp"..,i".ioncs bliogénesis antes de todo frrncionamiento.
trala cle cxplicar
ir"."" ir*t ¿" los inve rtebr¿rclos, ¡rucsto qlrc se
"i
42 I-OS NTETODOS DT] ENFOQUE N{ETODOS QUE NO TIAY QUE SEGI,.IIR A'
+J
nes y corrientes (y, sobre todo, con tazón, de los asombrosos po- pues' se nos permitirá insistir un poco en este punto
presente volumen no sea corocado, sin más,
para que er
deres atribuidos al azar), pero sin querer esperar los posibles pro- iol pár'rpectiva.
gresos de otras formas de mecanicismo (los de la cibernética son Hay en Aristóteres, como en todo vitaiii;;, ""
recientes); el vitalista busca entonces sus moclelos en la dirección concepción profunda, que es la_ del parentesco ;;;i;á'"_¿., u,,o
entre la organiza-
de los niveles superiores y del comportamiento humano. Ahora ción vital (por tanto, entre las oformas, estructurales
y las funciones mentares, en particular lur log"or"iri"* o dinámicas)
bien, pretendiendo conocer la vida mental por experiencia o in- Es estc
trospección directas sobre su propio organismo, saca de su con- parentesco, efectivamente, el que nos esforzaáos
estamos dispuestos a reconocer, a este respecto, que
en subravar .v
ciencia nociones tales como la de finalidad, la de totalidad con- lo h;;;:;"1:
cebida como forma sustancial (conforme al modelo del <yo>), o, cubierto en los trabajos der fundador de la uiorágia,
data, pues, de ayer. pero por lo que respecta lo cuar no
inclusive, la de fuerza creadora (conforme al modelo de la "energía a la significación que
espiritual>), etc., sin tratar de hacer la crítica epistemológica de hay que conferir a este parenteico, por estrecho que
haber una completa invérsión de r"ntioo entre sea, parece
estas nociones ilusorias, pucsto quc Ic p¿Irecen ser dadas. las concepciones
aristotélicas y Ia perspectiva contemporánea. para
Pero estas actitudes o métodos implícitos presentan dos lagu- Aristóteles el
alma es el motor del óuerpo, mientras que para
nas graves. La primera, que no es sorprendente, puesto que todo funciones cognoscitivas son uno clc los rcsultados la psicología las
el mundo se cree psicólogo, es la ignorancia sistemática de los gánica y m,triz. Para Aristóteles, por otra cle la vicla or_
t'abajos de la psicología experimental, que bastarían para curar suspendido de lo superior, mient.ár q,-r" aeioe
parte, Io infe -ir¡r cstá
a tocio biólogo de las ilusiones introspectiyas: bastaría con señalar evolucionista lo segundo se cler.iva clc Io prim"."
el punto cre vista
urn peeueño índice, el del número ínfimo de vitalistas que se en- po. ,-rn proccso
histórico, y, si tiene dirección, ésra se clebe a ;iil;;;
c'rentra en la psicología científica, en comparación con el mundo y no a una predeterminación finalista. Tenemos rlguraclores
-pr"r,
de los biólogos. La segunda laguna es mucho más sorprendente: inversiones fundamentales crel sentido, y, si quisiéramos
uq"l, ao,
es la falta de toda precaución genética, en el sentido por lo menos la fórmula, habría que transponerra en (la fórma conser'ar
cle ontogenética, en cuanto que un biólogo se refiere a la vicla mental allnao- o más precisamente <las formas orgánicas
crer cuerpo es et
como si las formas superiores de ésta esltiviesen predeterminadas .or'rp."na"n,
tulo de resultante necesario, a las formas cognoscitivaso. a tí-
y contenidas de anten'rano en toda vicla orgínica. Ahora bien, este Es inÍrtil añadir qtre hablar de oformas), etc.,
preformismo antihistórico que caracteriz.a a toclos los autores que de sentidos. cuancro el organicismo de. L. tienc multitud
no están bien informados de los trabajos cle psicología comparada u. É";;;i;;i;;; ras múr-
tiples corrientes contempóráneas q.r" hu..r,
y cle la psicología del desarrollo no se explica solamente por las totalidad, se esfuerzan por rradr-rcir ra idea
hincapié cn Ia icrea cle
ignorancias involuntarias de que ¿rcabamos de hablar, sino (como minos de estructuras lógico-matemáticas, la
d" .;;;;;cion a tér-
vimos anteriormente) por un empleo ingcnuo de la noción de in- a una metodolocía precisa,
icrea cre f<¡rma concluce
consciente según el cual Ios caracteres superiores cle la vida men- -dc Ia
que hablar"-or-.üi.J de poco
(g 5, subtítutos l-v-v¡. c"u"¿o o.i"l"ñ, po, el contrario, subyr-rgacro
tal se encuentran presentes, en efecto, cu toclo ser viviente, pero por su descubrimiento de la regulación estructural
en f<.irma oculta y ciega, de tos erizos de mar, saca la coiclusión l;;;;l;r;'ü;;"de ra blástura
E,l paclre del vitalismo explícito y cloctrinal es, sin ducla, Aris- mecanicismo lo explicarir jamás y llena cre nirrgirn
tótclcs, quien veía en eI alma la "forma, clcl cuerpo, en la doble antemano lás lagrrn.s
supuestamente irremediabres cre Ia ciencia
accpción de forma esencial y cle poclcr motor, y que distinguía en rectrrrie"áo-o Ia ente_
lequia de Aristóteres, retor¡a a la posición
sus explicaciones del hecho biológico los tres niveles del alma ve- tradicional cre la subor_
dinación de ro inferior a formas consideru¿u,
getatir,a, clel alma sensible o motot'ir y clel alma espiritual. E,n un espalda, en rcalidad, a toclo posible conocimieuto.
,.rp..iorlr' y au to
pasaje de su obra titulada Des anintttttx iL l'hotnnte (P.U.F', 19ó1),
P. Chauchard, después de haber citado amablemente nuestras re'
flexiones sobre las relaciones entrc la causalidacl fisiológica y las III' La reducción cre.ro srtperior a ro inferior.-pero
<implicaciones, propias de la conciencia, clescubre en ellas una reducción sin cesar renaciente de lo inferior si esta
posición (que respeta tanto la cualidad de específicc¡ de lo superior a'lo *p"ri..ia conro
imposibiridad cle
espiritual como su condiciclnamiento orgánicor, y llega a la con- ::::tii9.:_ll .toaa expri"u"i¿;;;;;;ái' ru r"au".
clon lnversa no nos parece admisible,
clusión de que hay en ella un retorno a ¡\ristóteles en el senticlo, o remprano, los términos mismos del-puesto que suprime, tarcle
probleri,". sJ l"ia aquÍ,
precisamente, del alma como forma tlel cuerpo (pág. 179)' Así todavía, de una tendencia q.r" siempie
renace, qlte conoció sus
AA
at
Los NIÉTODOS DE IINF0QUII ltÉrooos euE No rrAy eUri sricrrrR 45

clel siglo xrx' Desclc el punto cle vista biológico, por Io tanto, importa consiclcral-
formas románticas con las nretafísicas matcrialistas en formas primero un estudio de la función semiótica en toáas sus manifes-
(o cle ese anacrónico cle Le Dantec), pcro que reaparece
cle la psicología a ia taciones, y es éste un estupendo problema de etología comparada
más sutiles con la reclucción pura Y simpte antes de constituir una cuestión de psicología humana. En cstc
fisiología. son las írltimo campo, Ia imitación pa'ece constit'rir un mecanismo csen-
Por lo que respecta a las funciones cognoscitivas'.que cial en la formación de esta función semiótica, en tanto que la imi-
recluccionistas pre-
únicas que nos i"tá."iu" aqui, las tenclencias
intcrigencia a'n juego lación sensorio-motriz constituve ya una suerte clc representacirin.
tenden reducir ras formas snperiores cre la pcro en actos, y puesto quc la imitación diferida y clesp rés interiof
cleasociacionesydeconcliciouamicntosclementaleso'sobretodo'
a clerivarlas exclusivamcnte clel lengtraje, en calidad' por ejemplo' rizacla constituye, sin cluda, cl pur-rto cle particla cle'la imagen mcntal.
(en la teoría cle los refleios Por otra parte, el le'guaje, .na vez constituicl', a titulo, pucs,
cle scgltnclo sistema cle señalizacióñ rlc simple caso particular (aunque particularmente importantc) clc
y semántico. g"""-111"1,("-l
condicionaclos) o en calidacl clc sintaxis
lógico). Ni qr-re clecir tiene que, sl se la fr-rnción semiótica, no agota cle ninguna manera el juego cle las
i"r-fl".i.iro, it"l positivismo quecla-resuelto dc operaciones intelectuales, ctrva fuente siquc sienclo :;"r.,.rurio-mt¡triz.'
¿rclmitcn estas reducciones, nuestrt¡ ¡lrol'rlcma En efecto, Ias matemáticas no constituyen, clc ningrrra mancfa, u'
pura simple de las
antemano en la airecti¿'-t tt" una asinrilación del 1'medio físico o sirnple sistcma dc notacic¡nes al servicio ciel conócimicnto físiccl,
f'uuciones .ognor.,tiuas superiorL's ¿r accioncs puramente feno- si.o u' instrumcnto clc esrructrrración, porque lo pr.opio <ic las
social sobrc el o.g,i']it"to, cs ciccir' lt Yariitcioncs dc copia operaciones es producir traltsformaciones. eue óslas puecl¿,n cx-
tíoicas en la acep.iátl-átiigua clcl tórmino y en calidad
prcsarscr en nsímboloso nacla qrrita a su nattrralcza acliua ., ,.,,,,r-
.ie alguna realiclad extcri<lr' Inrctir¡a: cl problcma psicobiológico clc la constl-ucción clc los r_,ntcs
Acstcrcspectocsncccs¿ll.ir.llraccl.tt.csclbsct.vaciones.Lalrri.
(\ I' subtítulo I)' la noción nrutcmáticos no qucrla resur:lto, tlc rringuna manera, por- consiclr,.r.a-
rrera cs qr-re si,.;;; ñ l]"rut's Yislo
(i,r asociación es .it-.o't."pto artificial'rcrltc- limitado al cs' antc
interior ciones lingüísticas.
el problcma cic 1a inteligencia I-a tercera obscrv¡ción quc sc irnpone respccto cle Ias recluccir¡-
"i ,f p,.0."t"-.le osimilnción, ncs clcfornracloras tiene rel;rción con la conciencia, feuónlcno qlrc
lrlcltl,eldclaconstrttccióncle]oscsqrren-}ascleasimilaciórimental' cn val-]o buscamos analizar flrera clel hombre (y, cn óstc, sólo a
Ahor¿r bien, csta constr'-rcción es, il
la vez-' inclefinida (por e'iemplo'
clc los csqttemas ltigico-matemáticos) y partir del ruomcnto cn q-rre habla), pero que no cleja cle scr por
la fecundidaa ir-,a!áinble quc no- refleja.simplemente cllo trn fenómcno natural v q,iz;i t.'uy gónerar, ar men's, c' lir
soliclaria clc una o-rganización intc:rna serie animal. Ahora bien, para las tendéncias recluccionistas, la
i"t^pt"pf*f^des cle Tos obictos' sino' ottt* todo' las cle las coordi-
concicncia no es un l'cnómeno, sino únicamente un <c¡rifenórnenou.
naciollesdelasu."ion",.,Toclacxplicaciónasociacionista,porlo
el punto cle r¡ista Y, para los bchavioristas, acl.más, es un campo prohiticlo, clel c]..,c
tanto, cleja de laclo el problema-.central' clcscle no se tiene derecho a hablar- si se quiere hacer'ciencia. La razón
biológico,quees."i-a".lascorrclicionesorgánicaspreviasatales
este problema el que se tl'ata invocada es Ia cle que Ia introspección es engañosa, ro cuar es abso-
coorclinaciones y construcciones, )¡ cs lutamente cxacto, pero se oh'ician clc los méioclos cle enfoquc obie_
cll ante'rano mccliante reduccio'cs
cle cstucliar uq"í, ;i;-;;iprirnirlo lir¡os. Al cstudiar simultáneamente las concluctas clc urr ..,-j"ro
artiliciales. 1¡.,o,
lcttgr'rajc cs un instrlt- eienrplo, cn un niño su capaciclacl clc gcncralizar, por una partc,
I-a seguncla obscrvaciólr cs Ja clc clt-tc' si cl
de nirrel supc- .v ¡lor otra par-tc, dc formrrrar, cuandcl se lc picle, las semejanz.as
rnento esenciar en las construcciones cogr'l.scitivas los problemas' o las cliferencias cntrer^difercntes ob jetos) y el' len¡luaic quc r¡tiliza
rior, no lo explica toclo de antcmano y no suprimc
es.qtic cl lenguaic no cs sino un para describir o iustificar s*s acciones, es pcrfectar"'cntc p'siblc
;;';;i;;;"-q"" rtui' l"e senalar semiórica o simbólica, que es ésta, analizar los graclos cle su (toma de concienciao por relación co¡
lJ.á-pá.ti.rü, ¿*'iu función y c1e ios gestos, juego sus concluctas efectivas. Es así corno claparécle ha mostrado qlle,
en su conjunto (imiiación clifericla simbólicadibtrio' ctc')' Ia que al r-rivel en qlre generaliza hasta el extremo, al niño le cuesta mu_
sirnbólico, imagen meutal, imagen griifica
o
paso lÑ coruluctas sensorio-motrices hasta cho más traba.io estabrecer-ras semeianzas entre cros ob.ietos qrrc
;;^;;;;;,-,;^t,le áei clesclc
srrs clifercncias: la o ¡s¡1¡ clc corrcicncia, cll tal caso tiilr¡c
y no cl lenguaje solo'
el nivel cle la représcntacióu o pcnsamicnto' ob.ieto (como e¡l mtrchos otros casos) lo que constituye un obs-
conr<r

lAlasquelosautoressoviéticosllamarrconclesr]énnmaterialisnodog¡ná. táculo o no sc aclapta a la concr*cta, mientias que no píoporcio,ra


que vcr con cl ¡raterialismo dialéctico' c¡uc
ticoo o <vulgar>, puái-"a¿a tienen r" dc ningttna manerir' trrr tun couocilniento tlc cst¿r conducta (en este caso particllui.,
Iu, g"-
es, efectivam.tttt,
"lto"iJtttttiuit*o-et':1.Y,:l:"itt"
prrnclplo' ncralizaciollcs mismas) hasta que crstas logran fr-incionar sin l.e,sls-
iá¿ú.cionismo por lo que toca a su
-l (i l.0S ¡lli'l'ODOS Dn INI:OQUII I\{ts1'0I}OS U1'ILIZADOS 47

tcncias cxteriores. Pot' otra pill'lc, l¡rs iuvc:; tigltcriotrcs neurológicas so. Si la causalidad fisiológica y la in-rplicación consciente son ille-
actualcs sobre la *vigilancia, Y los rcgistfos clccrtrocl.lccfalográficos cluctiblcs la una a la otra, no por ello llev¿rn consigo menos corres-
cstán a punto clc podcr distingr-rir- ollictiYamcntc lírs reacciones ¡ronclcncias c inclusive un paralelismo. El famoso principio del
conscicntes de los automatismos ciiVcl'sos' paralelismo psico-fisioiógico en rcalidacl no cs más qlre Lln principio
La prohibición cie ocuparse de ia corrcicncia t'cpresellta pues, cle isomorfismo entrc la causaliclad y la implicación. Este isomor.
escncialmente, una de las manifestaciones cle esc cspíritu npositi- Iism<¡ encuentra su ilustración cn las "máquinas de pensar" ciber-
vistaD que el sentido común de los sabios confunde a veces con néticas o servomecanismos, etc.; en efecto, nos proporciona un
upositivb, o científico, y quc consiste cn tlazal ftcltrteras a la in- mc¡delo altamente perfeccionacio cle lo que puede ser el equivaicnte
r-estigaciór: experimental o en rodcarla de barreras, lo cual tiene mccánico o causal de un sistema de implicaciones (puesto que lle-
.jc no resultaclo, únicamente , que las profecías Inetodológicas sean van consigo una lógica), pero siguen siendo extrañas a las signilica-
ctt:smcntidas muy regularmentc por la investigación concreta ul tc- cio¡res conscientes, ya que sólo la conciencia de sus inventores o de
rirtr: r.éanse las iorprcnclcntes clcclaraciol-les cle A. Comtc acerca clcl sus lcctorcs tr¿rcluce sus series causales en implicaciones sigrtilica-
atomismo, clel cálculo cle probabiiiclacles, clel microsc<.lpio, dc la t ivas.
f;sica cie los astros, otros tantos c¿rtril)os cn los qllc slls prohibi- l.a interplet¿rción clc la col-rciencia que así proponemos nada
c:rr¡¡s1; han sicit¡ totalmente ignoraCliis o contra\lellicl¿rs, lo ctlal ncl ticnc cle contradicLoric¡ co¡r las cxplicaciones biológicas de las fun-
qLrita nada a sll prestigio a ojos dc cluicnes rlo lo lccn y conset'van, ciones cognoscitivas: al contfario, las supone en la medida en quc
cntonccs, tanto más fácilmente su ficlclictad al icle¿rl positivista trans- lu causalidacl no es idéntica, sino complementaria, cle la impli-
mitido mediante simples lemasl. caciór-r.
Una vez clicho esto hay que añaclir que la conciencia es un felló-
meno tanto menos despreciable cuant<¡ que, clesde el putrto de Vista
de la biología de las funciones cognoscitivas, la conciencia utiliza
rlociones específicas, ajenas a la causalidaci física o ñsiológica. un
proceso fÍsico, en efecto, es asirnilable a nociones tales como las { 5. Los uÉrooos urrlrzADos
de espacio, masa, fuerza, trabajo, energía, causalidad como com-
pensación entre acciones y l:eacciones, ctc., otras tantas ¡rociones
q,r" t-ro tienen ningún sentido en el lcrreno de la concie¡cia, salvo
por lo que toca a las analogías engañadoras de las cttalcs sc fía Ia El estudicl que presentamos aquí es un ensayo de elaboración epis-
introspección. Por el contrario, i¿I collc:ictlcia constitr-tyc un sistcm¿t temológica y no una búsqueda experimental. Las investigaciones
de significaciones, cuyas dos nocioncs cel-ltrales son la clcsignación cxperimentales acerca de las relaciones entre el conocimiento y la
y la .,implicacióno entre significaciotlcs: por eiemplo,2 no es (cau- vicla consisten, por ejemplo, en trabajos sobre la herencia de Ia
sa) de 4, pero su significación ninplica) que 2.-2:4, lo que no es inteligencia o de los mecanismos perceptivos, en análisis del ins-
de ninguna manera lo mismo. Estas implicaciones pueden ser in- tinto, en investigaciones sobre las condiciones epigenéticas e inclu-
genuas o naturales, pero puedcn scr elaboradas también por el sive bioquímicas de la memoria y del aprendizaje (intervención
pensamiento cientÍ{ico, lo que cla origen a esas cicncias (purasD necesaria del ARN, etc.) y no son nuestra especialidad.
de la implicación qLrc son la lógica y las matemáticas. Así pues, Hemos trabajado experimentalmente, durante 45 años por lo
la conciencia nada tiene de desprcciable, pucsto que engendra sis- menos, acerca de la psicogénesis de la inteligencia en el niño.
temas formales indispensables para la r:gmprcnsió¡ de la materia. Por otra parte, hemos hecho clos pequeñas investigaciones acerca
La neurología, por e.iemplo, nlrnca ex¡rlicará, sin duda, por qué 2 cle la adaptación al medio en un molusco acuático (Lirnnaea) y
y 2 hacen 4, mientras quc sus progresos en cl seuticlo de la ela- acerca de la anticipación morfogenética en un género vegetal (Se-
boración teórica le har¿in utilizar l.ts estructllras )¡ los modelos dum) para mantener las preocupaciones biológicas que datan dc
lógico-matemáticos en la interpretación cie los procesos orgánicos, nuestros comienzos en zoología. Pero la obra que presentamos no
permiten cotnpl'cllcler cl pensamientcl. es sino el producto de análisis epistemológicos de un autor que
- por lo demás,
que
está habituado, es verdad, a la experimentación, pero en otros
Ahadamos que esta últin-Ia situ¿rción n¿rcl¿r tiene clc círculo vicio-
terrenos. Sólo que tales análisis, para no ser puramente especu-
I Señalemos, a título de indicit'r, c¡ttc los psicólogos soviéticos no tienen lativos, deben plegarse a las exigencias de ciertos métodos.
nada de positivistas, puesto que la cienci:r cl('stt pais t's..rlialÚcticaD, y se
ocupan sistemáticamente del problcrna clc la ct-r¡tcicuci;t. Acabamos de examinar los métodos que no hay que adoptar
48 LOS JVÍETODOS DI] I]NFOQUE I{ETODOS UTILIZADOS
49
y ha llegado el irromento cle que aclaremos cuáles habremos de ciones múltiltles tan diferentes elttre sí como las solucioncs epis-
cmplear. Habiendo, pues, entendido clue para comparar con pro- tcrnr.rlógicas o psicogenéticas.
veciro la organización biológica con las funciones cognoscitivas es Se dirá que no hay en eslo más que trn simple juego clc pala-
necesario comenzar por lto proyectar éstas en aquélla, ni por su- b1'as y que, si el sujeto estir bicn relaóiona<io con er órginismo y
ct
primir éstas por reducción a atquélla, ttos quecla por dcterminar objeto con el medio, la reración propia cle un acto cle cánocimientcr
ón qué condiciones será fructuosa lar comparación, dcsde el punto como la de nei sujeto s percibe una formau, o de (compr.enclc er
de vista de los enfoques, y verificablc clcscie el pttnto dc vista cle teorema de Pitágoras> o .reduce la molécula cle agua a un com-i
los controles. ¡ruesto de hidrógeno y ox¡geno> no tiene ninguna rélación .o* u.
organisrro vegetarl qlre se debilita a la sombra, que trasnrite su-s
caracteres indepenclicntemente clel meclio n quó translor;¡.u,1 l¿.r
l. La cotttpurut'ión de lr¡s proltlurtus.-t.lrr pritrtct' lné1odo cle l¡-rz en energía. Es scguro que, si sc comienzu pur- separ¿lr
l,s c<.¡r<.¡-
e:rfoque, pero que no trae consigo casi contrr.¡l intcrno, consiste cimientos de sus condiciones psicológicas y liiiotógióas para consi_,
ii. poner dc maniliesto el parcntesco dc los problernas coguosci- clerarlos, como hace la introspección, como puros estaclos de con-
ti.ros y de los biológicos. Lo hemos visto ya ($ 2) er, el caso de la ciencia que afectan a un sujeto puramente oespiritualo, no se vell
cpigénesis de la inteligencia y clel clcsarrollo ontogenético de natu' relaciones entre estos dos grupos de fenómenoi. p..o si recuercla
raleza orgánica, pero no es ése sino un caso particular y el métodc¡ uno que las formas perceptivas corresponclen a formas nerviosas,
de comparación de los ¡rroblcmas es muclrt¡ lnás general' que el teorema de Pitágoras supone opéraciones que corresponde'
En csta forma general, el mótoclo col-tsisl-c cn ha':er un invcn.a- cn sus fuentes a esquemas sensorio-motores (desplazamienfos, r.c-
l i<-¡ de los problcnlas comllncs ¿r los estucli<.rs biológicos y a las uniones, etc.), que el conocimiento físico es un compuesto cle datos
invcstigaciones cie psicología cle ias .f uncioucs cognoscitivas o de experimentales y de tares operaciones lógico-maiemáticas, ctc.,
la epistemología cicnlílic¿r. Ahor'¿t bien, la búrsqueda clc tal inveu- vuelve a encontrar en todo acto de conocimiento Llna construcción
tario conduce itrmedialamentc a c<-iurplobar que cstos problemas dc lormas y problemas cle organización o de tra'sformaciones:
conlur-)es son cle natur¿rleza o bicn local o bien rrás general, cs la cuestión de determinar las relaciones entre lo que viene clel
decir, dcl tipo quc ltos cttc:otttl'iul'los por f'ttcrz¿t ell cada gran calli- exterior y lo que se debe a las actividacles clel sujeto cs, cnfonccs,
tult¡ de la biología. idénticamente equivalente, cn eI terreno de esas- formas, de cst.rs
Los problemas localcs son cv'iclcutcs y no nos interesan aquí. esquenas o de esas operaciones, a un problema cle rclaci<¡ncs clr-
Por ejemplo, el análisis dc unr pcrccpción o cle un esquema sen- tre eI medio y el organismo.
sorio-¡notor plantea la cuestión dc s¡"ts tttccattismos ne'rviosos, la Ahora bien, el problema de las relacic¡nes entre el orga'ismo
inteligencia nos rcnile a la cortcza ccrebr¿rl y el problema de los y el medio, el cual, ciertamente, puede ser consicreraclo corno ra
instintos a cuestiones neurológicas y getrúticits cle incxtricablc difi cuestión capital de la biología, puesto que en todos los campos de
cultad actual, etc. la vida, cualesquiera que sean, todas ras soruciones crepenclcn cic
Por lo quc toca a los pr-obiellrírs geltcl'irlcs, quc son it-rs que lros é1, se subdivide en tres grandes subproblemas:
intclesarán cn cstc ensayo, es iilposibie f'c-¡rurttl¿trlt-,s sin sentirse l.u Relaciones entre el organismo y el medio cn el ca.rp<-r cle
de golpe empapados dcl scntimiento clel l)arentcsco profundo en- las estructuras formatrices generales o filéticas (genoma, a.laptr_
tre los mecanismos vitalcs y lcls coguoscitivos. En efecto, toclo cono- ción hereditaria y mecanismos de la evolución): yá .. truie cle las
cimiento, de la naturalcza c¡uc sca, ¡rlantcu cl probleura de las rela- soluciones latnarckianas, del esquema de las mutaciones al azttt.
ciones entre el suieto y cl objcto, y cstc problema cia lugar a múl- y de la selección por el medio o cre las soir-rciones cibernéticas cor)-
tiples soluciones, segúrn qlrc se atribul'a cstc conocimienlo al sujcto tcmporáneas, es cvidente que vuelve uno a encolltrar, sin cesar, las
solamente, a una acción clel objeto o a interacciolles clc diversas cuestiones de dependencia o cle indepenclencia relatir¡a entre el ser.
formas. Ahora bien, coll<¡ cl sujclo cs un aspccto clel organismo r iviente y el medio
y el objeto un sector cualquicra clcl lncclio, el probicma clel cono- 2.o Relaciones entre er organismo y el mccrio c' los campos
cimiento corresponclc, descle tal punto dc vista, al problema de las ciel desa-rrollo ontogendlico (preformación o cpigénesis) y cle la
rclacioncs entre cl organisnro y cl ¡neclio, cr-testión clut: no se puede riación fenotipica. 'a-
llegaf que es la más gcneral clr.r la bic¡logÍu v sc vttclvc a cncontrar 3.o Relaciones entre la o'garnización inter'a y las aportacioncs
cn cada punto, a la vcz qrtt: cla lttgrtt'ctt c'ltcla rtrlo clc ellcls a solu- c\fr'rnas (¡:or ejcmplo, l¿r ali¡ncntación quí.rica o cneigéticr quc
50 Los MÉlToDos DE ENFoQUE ME'fODOS UTILIZADOS 5l
emanadelmedio)enelmecalrisrnclcielasregulttcionesentodaslas como veremos (Cap. III, $ 8-9), este paralelismo se manifiesta
escalas (genética, epigenética, lisiológica, etc')' como algo cada vez más estrecho cuando se sitúa uno en el punto
los pro- de vista de la historia de las soluciones en sus variadas posibili-
Es imiresionante volver a encotttr¡r la uristna tríada en
blemas centrales del conocimiento: dades.
l.oLasrelacionesentreelsujetoyelobjetoenlosconocimierr.
tosquetraenconsigounaparteeverrtualcleloinnato.Estaclase
Ae cónocimientos ab"unda en el animal (si' decir nada acerca
de su II. Las correspondencias funcionales.-Pero tanto esta con-
de conciencia y manteniéndose en el terreno vergencia de los problemas, como la hipótesis directriz formulada
lraao o de la ausencia en el $ 3 en lo relativo a las funciones del conocimiento, plantean
cle los estímulos peiceptiuo. y del comportamiento desencadenado'
es decir, del ..sabtr hacer', que es una de las formas
del <saber>): inmediatamente una cuestión central, que habrá de ser objetc de
*, oqr"í que designumos "oi-r cl tó'.ino clc oinstintor. Es posible
cognoscitivas in-
un segundo método de enfoque: es el estudio comparado dr: esas
funciones de conocimiento y de las funciones vitales en general.
csrrlrcru'as
ár" l*iit"" iguaháente en el hombrc
por ejemplo, cle las percepciones espaciales' Quizá hubiésemos debido empezar por este examen, pero es ne-
.ratas, en el óampo,
-, más precisamente,-cle loi caracteres espaciales de la percepción cesario comenzar por tomar conciencia de los problemas para
ú;;;;l"ltit ¿eciAir acluí ta cueslión, p*esto q*e por el momen- pocler situar mejor las funciones.
hablanclo sóll cle problcmas)' También es posible
que En efecto, para confrontar las funciones cognoscitivas con las
,i,
".to*o,
cxistan en el hombre' no oiclcis inn¿rtas' en cl sentido de Descar' funciones orgánicas, la cuestión previa es comenzar por ponerse
de con.
tes, sino de las catcgclrías a priori crt eI scnticlo karrtiano cle acuerdo acerca de la signiñcación del término función. Ahora
Y ios biólogos que creen en bien, este concepto es utilizado en dos sentidos distintos: Ia fun-
diciones previas a tóda experiencia'
io de taies a Ttriori, como es el caso de K' Lo- ción matemática y:f(x) y la función biológica, como la de la res-
q.r" es a la u","rqr;"ito'
"*i.terr"ia
i"r-rr, .ti gran teórico clcl instinto y un kantiano piración o la de la asimilación en general. La función matemática
convencido, llegan a icleniificarlos con Ia inneidacl
genética: oel es una operación que efectúa un juego de transformaciones; o, si
descubrimiento mayor y fundamenlalmente nuevo de Kant es' en se prefiere, es la operación proyectada en las modifrcaciones de
efecto, que el peniamicnto y la ¡erccpción ]tu¡tttlt¡g1
poseen es- las variables o, dicho de otra manera, la ley misma de la transfor-
cxperiencia ind.ividualo' Ahora mación (en el uso función y operación son casi sinónimas, pero
trlrcturas funcionales antes cie tocla
bien, <cree-o, q,r" podemos clemostiar la rclación estrecha' de sc habla de operación cuando se insiste en lo que hace el sujeto y
y plobablementc gc'nÚ'tictt, cntre.estos a prio- cic i'unción cuando se piensa las vinculaciones entre las variables).
naturaleza funcional
,i ptopio. de los animates y del hombre"' Se acimitan o no' La iunción biológica parece constituir, a primera vista, u ra reali-
cntre el su-
i"fJ, fiipJtesis plantea^ el próblcma cle lus .clacionesh.ereditzrrio claci totalmente cliferente, puesto qtre hace pensar en las ideas de
y, luncionamiento y, sobre todo, de utilidad funcional, ajenas a la
ieto v el obieto en el conócimie'to sr,rptrcsta'ente
¿;;J ".uuui"ot de ver por los textt-¡s' ett krs túrminos mismos función matemática en su generalidad. Así pues, implica la exis-
en que se presenra cl próblcma clc la hcrenciit y el meclio' tencia de un sistema, es decir, de una estructura o de un ciclo
2.o Relaciones entie el sr-rjcto y el objeto en el aprendizaje quc se conservan a sí ¡nismos, y abarca las actividades que con-
inaivictuat y en los conocimientos sacaclos cle la experiencia. cLlrren a este mantenimiento. Luego función biológica tiene en co-
3., Relaciones entrc cl sujet<-l y cl objctoy'cttsobre las regulacioues
todo' en la
mún con la función matemática la idea de variaciones, así como
y eu la equilibración dc los conocimicntos lógico-matemáticas, la de actividades que las determinan, y es muy posible que un
áonstitución cle las estructuras operat,rias análisis profundo de todo funcionamiento biológico pueda expre-
;i;;;; ta tripOtesis la cle que las ()Peracio.cs que entran en juego sarlo en términos de funciones matemáticas, pero a esto se añade
enestasúltimasconstituyenunalormaparticularde.regulación la noción clel sistema autorregulador de conjunto, del cual la fun-
(y particularmente imporiante,. puesto quc se trataril de un nivel ción biológica es expresión del funcionamiento y cuyo carácter par-
t'cgttladores
b'e l"afiración y de generalizacién clc
¡-rs ticul¿rl deberían respetar las funciones matemáticas eventualmen-
'rccanismos
cn el $ l1)
cognoscitivor, óomo*trataremos dc trlc¡str:rrlo
"Aclvertimosasíquc}rayparalelislirocleproblcnrasgenerales,y,
tc cmpleaclas para determinarlas.
Una vez dicho esto, hay que arladir que la primera observación
impresionantc: es la cle que las funciones cognoscitivas están más
I K. Lorenz,. (Kat¡l'5 I-:lif \ rrttt liprit't-iscltctr inr T-ichtc gcgenn':irtigen
'' pltilt¡.s., lq4l, cerclr de las funciones biológicas en este sentido preciso del as-
B!ologie,, Rliitter t."'nrut.rr:1,, l¡ {pp. 9l'15), p. 100 (las dos
pecto de autorregulación que cle la función matemática en su ge-
citas).
52 Los MÉToDos DE ENFoeuE T,ITJ'I'ODOS U|ILIZADOS
53
neralidad (lo que, naturalmente, no irnpide de ninguna manera ni lilci<-¡nes clel mcclio.. Ahora bien, ocurre exactarnente lo mismo
que puedan traducirse en funciones matemáticas adecuadas a este lo que concierne al conocimiento. en
carácter autorregulador, ni que constituyan la fuente de las fun- Así pues, diremo.s que ra primera función
ciones matemáticas en su generalidad). la cleser una asim,a.ii¿n, pi"cisaÁ"rrte en ercrel conocimiento es
sentido de una in-
No obstante, aparte de la autorregulación en la cual insistimos teracción entre el objeto y el sujeto, tal que
fruyu,- o li uez, aco-
precisamente en el enunciado de nuestra hipótesis directriz ($ 3), modación lo más compleia poritl" a los
nos preguntamos si existen otras funciones comunes al conocimien- pero incorporación igualmente esenciar .u.o.i"i., áel objeto,
to y a la vida. Las funciones biológicas desembocan en eI mante- (cualquiera que sea el modo cre construcción
o lnteriores
"rt..r"t.riás
cle éstas). En esta
nimiento o conservación de la vida, y las funciones cognoscitivas asimilación er sujeto se convierte en el objeto
en conocer y en comprender. ¿Qué hay de común, aparte de esta ra, puesto que le acomoda a sus esquemas; tonto .olo se quie-
pero para convertirse
afi.rmación banal y total insuficiente tie que las percepciones, la en tal, no sale de si mismo, ni cambia su
naturaleza, Ia (compren-
rnteligencia, y sobre todo el instintc¡ colaboran por igual a la con- cleo, la (capta> o Ia <conoce>; otros
tantos términos que, et:molo_
sc'rvación de la vida? Por eso un estudio comparativo de las fuu- gicamente, implican a la vez una
toma de posesiJ' y=ii.u cclabo-
crones constituye un segundo métoclo nc'ccsario de enfoque y, ai ración.
mismo tiempo, de control. Pero la asin-riración no es sino una noción
funcionar, y no es-
Aristóteles, cuya epistemología se csforzabr por coinciclir con 1i-uctural, es clecir" quc existe gran número
de estructuras diferen-
l¿. del sentido común, descubría cn cl conocimie¡rto una toma cle tes ctc asimilación, Io cuat p"r"mite, pr.ecisament;,
:osesión de las oformaso de lo real dadas fuera cle nosotros, y cl *Lrcllrras cognoscitivas. La asimiración clorofílicá;;;i;;"r las es-
tomismo, que prolonga el aristotelismo, insiste en estc aspecto ., l¿r de las sales minerales que efectúan "; ;; icréntica.,i
tas raíces'ütu-"pturrtu,
realista al sostener qLle en el arte cle conocer cl sujeto (se convier- ¡t l¿r clc la rcspiración cle loi animares acuáticos
o t"r."ri.as, ni a
te en> el objeto: no se conviertc en tal más quc intencionalmente, las múltiples fo.nas cle cligestiór.. Áiip.r".,
es eviclente que la asi-
sin cluda, y no materialmente, pcro la intentio no es sino el pro- miiación cclgno-sciti'a debe tormas totarmente dire_
ceso que capta Ia "esenciao, de tal manera qr-re, al convertirsc en .cutcs aún: cs lrna incorpora"i,ó.t'epresentar
funcional y
rbjetos, c' el senticrcl cle ros
el objeto, el sujeto alcanza su forrna esencial, o natnraleza cxte- ""--"i"ri"l
ilue los integra en esquemas de acción
rior a la nuestra. clc, ¡rcrcepcign y no. rc¡s somcte, poi
,cle o
ta.rto, a transformaciones
Desde Kant, por cl contrario, el co¡rocirniento ha podiclo ser c¡lrímicas, sah'. precisarnente en lai
reacciones fisiorógicas propias
co¡rsiderado como una incnrporación o integración clel objeto a cle las per-cepciones elementales.
fornras interiores al sujeto (cl uformas" a priori), dc manera qlrc, a parti' de ra asimilación, cierto número
ncs'cro, cre otras runcio-
conservando el vocabul¿rrio an[erior y retenienclo, ¿r la vez, cstc o clc propiedadc-s funcir-¡rares soll comunes
a las formas cre co-
desplazamiento cle las formas ciel objeto al suieto, podríamos clc- y a ra vida
't.¡cil'ientola noción
iil'rrt¡'caba -orgá'ica, en particular t.r,r", áqu"lras que
globaiy
cir también que el objeto <se convierte> cn c-'l sujeto c¡ se iclcliti- mal análizacta ,i" lüt.üi-anr", ,le
lica con un sector clc su actividad cognoscitiva. clrrc l's cibernéticos mocreriros rrubiesen
tug.uao frffi.ionurnu,
Nlanlcnióndonos cn cl plano clc los <¡rroblcmasr, cle quc habla- los llumadc¡s r..¡creros tcreonómicos (y y3
no telcológicos) o equiva-
mos cn cl sr"rbtítulo I, se ve inmcclialamente la traclncción ¡rosiblc lerrrcs rnecánict¡s cre ra finariaa¿: coriro
Ias pr.opiccratres crc utilidaci
de tal debate histórico cn cl terreno de los intercambios entre el luncional y adaptación, de variación dirigida,
enticipación. Irn efecto, ra anticipación V,'-r"Ur"",odo, cle
organismo y el medio: ¿en Ia acción de la luz sobre una plantrr es, junto con ras fetroac-
vcrdc, lo que hay que ciecir es quc la luz sc vuclve clorolila, o que ci,'cs, uno cle ros caracteres mái generales" cte las }urJiu,,", .ug-
el cloroplasto se vuelve luz? 1. Asi planteada, la cuestión no tienc intc^¡ienen anticipacionJs desde tu p"r""p.ilr]
',sciti'as:
d.icionamicntos. y los esquemás cle hábito; lo,
ningirn sentido y es evidente que a este nivel clel desarr'<¡llo sc pro- el instinto c"s un "on-
vasto
ducen interacciones talcs que despojan de significación c'[ estable- sistema clc. anticipaciones sorprendentes
verosímilmente
cimiento cle una frontcra est(itica, entrc los organismos y l:rs apc-rr- cic'tes, mientra-s que las inférencias clel),pensamiento incons_
anticipacio¡res al rango c1e instrumentos conscientes elevan Ias
te utilizad.os. constantemen-
t Un filóso[o dirá inmcdiatamente, sin ducla, clue la cornprración no vrlc, .Luego las funciones biorógic". ;; ;;;üiJrrl.uri
clits, antici¡r¿rcloras y ei clesarrollo embriogenético to-
pues se trata en este caso dc materias, c'n tanto que el conocimie¡rto ticni. no es sino una
que ver con uesencias>, ¿pero qué es una (csenciao sino la estructtll'a lógico- anticipación sistemirtica cle los estaclos y los
funcionamientos ul-
male¡nútica que nos hace colt.tltt'cntle¡' al otljef t-r rrrnlet'ial? tc'ro.c$. r\sí ¡rrrcs, c:rn'cncrrá lr¡ralizar cró cerca
ro;-.;;;;;gencias
N'TÉTODOS UTII-IZADOS JJ
54 Los NIEToDoS DE ENFoQUE
la A' y entrc l¿rs relacioncs que los unen en A y aquellas que los
o diferencias entrc las anticipaciot'tcs orgánicas V las cognosci-
unern en A', sin exceptuar su sentido de orientación), o 'ro existe.
tivas.
En cf ecLc.l, el inconveniente cle la noción de isomorfismo parcial es
Observemos aún, a propósito dc estas analogías funcionales, quc sc podría introducir tal enlace entre no importa quién y no
laS cont'ergencias sugerentes de r,ocabulario que se obserl'an hoy importa cuál: una pulga cs parcialmente isomorfa de la luna,
entre el lenguaje utilizado por los biólogos y cl quc cs de regla pucsto quc ambas ))resentan una forma más o menos cerrada, se
en psicología o en epistemología cle los conocimientos particu- mlleven, ctc. Pero los isornorfismos parciales adquieren, no obs-
lares: en efecto, el lenguaje 6ls l¿ uinformación, ha pasaclo a ser tante, trna significación instructiva si se satisfacen las dos condi- I
cosa común en biología, Io ¡nis¡no qrrc cn las disciplinas quc sc cioncs siguientes:
ocupan clel lenguaje o de Ia intelige¡cia. Se habla constantemcn- a) Posibiliciacl cle indicar los plocesos clc transformación que
te, á este respecto, de la información del genoma o de las trans- pucden Ilevarnos clc una cle las cstructuras comparadas a la ctra,
n,isiones de informaciclncs quc ¿tscgtll'¿r¡r la accicit-l clcl ge¡oma s<.1- l¡ ) Posibilidad cle hace r quc cstas tra¡rsformaciones cc)rrcs-
b.-e el desarrollo ontogenético; Schmalh¿rusen habla clc las in- ¡:ondan a un proceso real ), obscrvable, cle naturaleza histi'i ica o
tr.¡rmaciones que provienen ciel lneclio por el ca¡r¡r! clc la selección, gcnética (epigenética, etc,).
¿'cétera. Este lenguaje, lo mislnr.¡ qr-rc cl cle llr u¡rt'ograr.naciónn Ahora bien, cstas dos condiciones puederr satisfacerse cn el
q.re interviene sin cesar eu los anirlisis rlcl prtlg|ama genético in-r- caso cle las comparacioncs crntre estructuras orgánicas y cstruc-
puesto al curso de la cmbriogéncsis, ll() cs antropomórfico 9 ¡lsi- trrras cognoscitivas en forma clc filiaciones por diferenciaciones
comórfico: se refierc a ias rnáquinas programaclas y a las uinli-rt-- o neoconstrucciones o, inclusive, parcntescos colatcralcs a partir
macioneso que ellas manipulan, io que nc,s llevará (subtítulo IV) cle ulr origen cornún,
a hablar clel empleo cle los modelos ciber¡éticgs como método clc Por ejemplo, encontramos relaciones de orden (A->B--->C.-+...)
enfoque en las compirraciot-lcs entrc l¿r vicia V cl conclcimiento. cn todos los niveles orgánicos. Los genes están ordenados espa-
cialmcntc en las espirales clel ADN, Intervienen, según un orden
tcmporal, en el curso del ctesarrollo epigenético (se sabe, de tal
III. Los isontorlistttos estrttcttn'ales.-Pero, cn lo succsivo, ilanera, qur: no son los mismos genes los que intervienen en los
convendrá indicar la necesidad de un método cle comparación es- estaclios cle larva, cle oruga, de crisálida y de insecto perfecto).
tructural complementario de las comparaciones luncionales de que Hay un orclen evidente de sucesión (lineal o cíclica) en los por-
acabamos de hablar. Los clos métodos no soll idénticos, porque nienores cle los funcionamientos fisiológicos. Desde el punto de
una misma función puede ser desempeñada por estructuras cle vista ncrvioso, \'oll'emos a encontrar la relació¡r de orden en las
órganos muy diferentes y porqLle ttna mislna estructura puede I'ases cle la activación o clel desenr,olvimiento clc un reflejo y a for-
cambiar de función. En efecto, como las estructllras son mttch<-l tíorí cle un instinto complejo. En el campo cle las conductas acl-
más numerosas y variables que las funciones, no podría haber co- c¡r.riridas por aprendizaje y de las coordinaciones sensorio-motri-
rrespondencia término a término entre lc¡s cios conjuntos y esto ccs, ia relacjón de orden interviene evidentemente, por ejemplo,
impone la necesidad de dos métodos diferentes. cn la sucesión de los medi<.¡s que permiten alcanzar un objetivo
Esta distinción se hace tanto más necesaria cu¿rnto que si las perseguido, etc. Asi pucs, está claro que, al nivel de las operacio-
funciones comunes casi no pueden describirse todavía en térmi- nes intelectuales, cuandc¡ un niño se ocupa de seriar objetos con-
nos lo bastante precisos para traer cOnsigo ull comienzo cle veri- forme a un orden de sucesión determinaclo, la relación de orden
ficación interna, los isomorllsmos estructurales pueden expresar- no la sacar¿i de los objetos mismos, puesto que es el sujeto el que
se en un lenguaje algebraico o logÍstico que obliga a la precisión los ordena (e inclusive si sc cree que la saca lo será por medio
cle percepciones ordenadas conforme a la sucesión de los movi-
I'facilita el control. lnientr¡s oculares o de las exploraciones táctiles, etc., y d^ manera
Mucho más aún la noción de isomorfismo o, como clice Berta'
lanffy, de ohomología formalo permite introducir grados de cc¡- general utilizanclo cr¡nductas ordenadas), La relación de orden,
rrespondencia, lo cual casi no es inteligible en el campo de las por tanto, nos cs dada con anterioridad en innumerables ordena-
Com-paragipnes funcionales. Hablarcmos, ¿I este respecto, cle uiso-
ciones orgírnicas, y el problema psicogenético consiste en saber
morfismos parcialeso, corrienclo el riesgo cle inquietar a los lógicos
cómo cs abstraída por reconstrucciones sucesivas, pero por re-
cc¡nstruccir.¡nes que se apoyan siempre en datos anteriores.
para los cuales un isomorfismo cs total (correspondencia bi-uní-
uoca ettre IOS elemcntos de Llna estrtlctura ¡l y ios clc la cstructLt-
Por tanto, es un método a la vez legítimo y fructífero poner
5A t-0s \fl-tl'oD()s Dr: l-lNF(x.)t-l' \.ftl'l'ODOS UTII-IZ.¡\DOS 57
de manifiesto los isolnorfismos parcialcs entl'e estrucl.uras compa- ilcs cogltoscitiv¿rs, io qlre conclucirli, crl caso clc ixito, a encontrar
rables de diferentes uiveles. En cl caso ¡rarticular clc las relacio- analogías instructivas.
nes de orden, existe, cle tal manera, utta multipliciclacl de estruc- Los ensayos matemáticos pueclelt propoltcrsc, de golpe, alcan-
turas o¡:denadas o semiordenadas cruyos clementos comLlnes sc za. ur-l graclo clevado de generalidad y, al mismo tiempo, una pre,
pueclen poner de relieve. Ahora bicn, como las estructuras puedetl cisión cuantitativa cle naturaleza comparable a Ias de -las ecuacio-
expresarse en términos lógico-matc:máticos con mucha más preci- rres f ísicas. Es así como tr-atan cle proceder algunos matemáticos
sión gue las funciones, se pueden así apreciar los grados clc iso- lrortcamericanos como Rashcvsky y Rappaport, o italianos corno
morfismo con menos peligro de ilusión que comparando enlaces I¡antappié, pero llegando a
'"'eces a fórmt¡las de tal generalidacl que
funcionales por mcdio del lcnguaje solamente. Resulta que el mó- su significación cle.ia de ser evidente.
toclo de enfoque fundaclo en los isomorlismos estructuralcs lleva LIn método más modesto y quizá más seguro consiste en apun_
consigo su propio control más qtte los métodos antcriores v qu(', lal a la gcneraliclacl, pcr,-r n<¡ a l¿r cuantificación o, cricho rje otra
por tanto, nos veremos llevados a utiliz¿rrlo cn la medicla tle lo n)iurcl a, c¡r conlclrlarsc colt insIrumcntos crralitatir.os
I, lógic )s, no
posible. 1.Xr|a axiomatizar las teorías, cc¡mo Io hacc woodger, sino ¡a:"a for-
Observemos, a este respecto, qr-te la tentativa cle Woodgcr clc inalizar las estructuras o lr>s proccsos a frn cic comprenderlos me-
proporcionar una axiomatización Iogística de las estructuras Y i.r-. Asi proceclc J. Grizc, cn nnestro centro cle epistemología ge-
procesos biológicos se presta a lacilitar esta tarea. La ñnalidacl nética, y por tanto podenros esllerar obtener informaciones acerca
,Je Woodger no consiste, de ninguna manera, eu llevar a cabo ttna cic los isomorfismos estructurales, aunque sean parciales, en el
de los mecanismos cognoscitivos y los orgánicos, y sentido examinado en el subtítulo III.
"omparaóión
.odavía menos en explicar los primeros por los segundos, ya quc' Por otra parte, Ios métodos matemáticos se utilizan cada vez
por el contrario, traia de aclarar los segundos por- medio de Ias l-nás, no ya para expresar los procesos vitales más generales, lo
tormas más refinadas de las estructuras que depenclen de los pri- que sin cluda es un tanto prematuro, puesto que sJ los conoce
mal, sino para resolver problemas bien delimitados en Ios porme-
meros. Pero ni que decir tiene que, en la medida en que Ia em-
presa tiene éxito, culmina por eso mismo, v sin quererlo, en po- nores mismos cle las investigaciones positivas. Así, Ia colaboración
cle los matemáticos cn genótica ha sido fundamental doncle se
ner de relieve isomorfismos, al menos parciales, cntrc las estrLlc-
turas Orgánicas axiomatizadas v las estrllcturas co¡:ltoscitir¡as qtlc
t'ata de determinar por la teorÍa y el cálculo en qué condiciones
se puecle llegar a los resultados experimentales obtenidos. por
sirven para esta formalización c.iemplo, con apoyo de las deducciones matemáticas se l.a llesado
a comprender que el genoma no funciona a la manera de un lon-
junto de elementos discontinuos que obran de una manera alea-
IV. Los modelos abstraclos.-Esto nos conducc a un cuarto toria, sino que, además de los genes estructurales, hav que con_
método de enfoque y de control: la utilización clc moclelos abs- siderar los genes reguladores o transformadores, y qúe, además
tractos y cibernéticos. de las mutaciones, aleatorias en parte, quedan por considerar las
El esfuerzo de Woodger no tiende, propiamcnte hablando, a rccombinaciones organizadas.
hacer progresar la explicación en biología, ya que este lógico no Pero, sin contar que tales progresos teóricos aproximan va
propone esquemas explicativos nuevos: a Io que tiende es a acrc- scnsiblementc los mecanismos genéticos a los mecanísmos funcio-
óenlar el rigor de los razonamientos de los biólogos, lo cual puede nales en general y, por consiguiente, en parte, al funcionamiento
favorecer indirectamente Ia explicación, pero vcrsa esellcialmentc cte los mecanismos cognoscitivos, el gran resultado cle los esfuer-
sobre los conocimientos propios del suieto biólogo y no sobre cl zos de matematización en cl campo de los procesos regulaclores
objeto de su conocimiento, es <lecir, el organismo, v todavía mc' ha sido la construcción de modelos cibcrnéticos, teóricós o con-
nos sobre el organismo consideraclo como suieto (o futttro su,ieto) cretos. En efecto, la cibernética es, ante todo, la teoría de la guía
de conocimientos. y de Ia comunicación: explica la manera en que un mecanismo
Por el contrario, se puederr utilizar rlodclt¡s lógico-matemáti- puede dirigir a otro o dirigirse a sí mismo por trasmisiones y
cos para tratar de' explicar los mccanismos orgáuicos o biológi' cfectos retroactivos o anticipadores de información.
cos mismos y ni que dccir tiene que, cn l¿r nredida en que talcs Ahora bien, los modelos cibernéticos, cuyo empleo es cada vez
ensayos tienen éxito, sc poclrán siernprc tratar dc aplicar los mis- más lrccuente en toc]os los campos de la biología (clescle la gené-
mOS esquemas ell tal O cual aspcctrJ clc'l desarrollr¡ cle las tqllci1,- lica hasta la etiología), tienen el interés inapreciable para nos-
LOS MÉTODOS DE I]NFOQI]E N1ETODOS UI'ILIZADOS
58 59
psicofisiológico, cle los f actores crue hacen posiblc cr funciona-
otros de expresar directamente estructuras en juego en todos los rrientcl cle u. cr.¡noci¡nicnto (por éjer,prcl, las concliciones nervi<_r-
mecanismoJ cognoscitivos. En efecto, el conocimiento consiste
sas v el clispr.lsiti'o nlaterial q'e explióa¡r las
esencialmente no sólo en adquirir y acumular informaciones, sincr perccpción), sino al análisis cle las conclicjones'ariaciones
cle una
además y sobre todo (pues sin esto serían inoperantes, y, por asÍ cle verdacl (o de
adccuación, adaptación, etc.) cle los co'c¡cimientc¡s considerados
decirlo, ciegas¡, en organizarlas y en regularlas mediante siste-
mas de autocontrol oiientados hacia adaptaciones, o, dicho de colno relaciones clc información entre cl sujeto y los objetos,
es
eviclente qtre volvemos ¿t encontrar, cn toclc¡s los niveles,
otra manera, hacia la solución de los problemas. Todos los con- blema epislcrnológico. Tar y como se pueden estucliar lu.'*"Jti"i
el nro-
de la cibernética tienen significación inmediata en el domi
""ftor
nió cognoscitivo y su empleo en biología no puede sino- contribuir nes epistemológicas der espacio, del tiempo, cre la cáuiaridad,
de
l¿r conscrvació' der objeto, etc., en el niñó comprendiJó
a mult'ípücar los isomorfismos estructurales de que se habló en el entre las
ccladcrs cle l-3 a 12-18 meses, así también buen número
subtítulo III. cle cuestio-
análogas, e incrusive consiclerabremente agrancraclas, puedc'
'es y
clebe. plantearse en todos los escalones cle ra évolución ani:nal.
v. La epistemotogía de los niveles de comportamientos.*El Por eiemplo, es imposible suministrar hoy cn día trna :piste-
tudio de lbs isomoifismos funcionales (II), estructurales (III) y rnología algo completa de la noción o cle los
er
rle sus modelos (IV) conduce naturalmente a comparaciones que "rq".-ii ,t"t tt"-po,o
asÍ como de sus relaciones con las verociclaciesldesplazi,nientos
no tienen que ver sólo con los términos extremos (como serían, las velocidades-frecuencias (tempo del ritmo) sin tomar en
cuenra
p rr e¡empló, el genoma y las operaciones lógico-matemáticas del
ias reacciones temporales cle grupos cle animalcs, por
prttuiti"ttto humano), sino que deben proceder progresivamente' c:jemplo, las relaciones entre -múltipres
las reáccioñ"r't"rnlru.ates y ros rit-
pasando de un nivel de organización a otro. De esto resulta que mos en las abejast.
iales análisis comparativos desembocan necesariamente en compa- Tampoco es posible lregar a una epistemologÍa completa
crel
espacio sin tomar en cuenta los conductas sorprendentes
raciones sistemátiias entre los diferentes niveles de lo que podemos de orien-
tación o las reacciones frentc a los movimient^o, a"láu-ástros
considerar como funciones cognoscitivas en todos Ios escalones, quc
del reino animal al menos. Así, lo que podemos llamar apren- cncontramos en di'ersas clases de animales y que culminan
estructuración de (grupos de desplazamientoi, inar .o-fiejos que
en la
Áou:" o (memoriao, d.esde el nivel de los protozoos' evidentemen-
aquellos de los cuales se adueña ór ni¡o en cr niver sensorio-mc¡tor.
te há de considerarse ya como un comienzo de reacciones cognos-
citivas. Todos los problemas del instinto y, de manera general' Uno dc nuestros maestros, que sin embargcl era un
y conocía sólo de lejos la. biología (y hacia ígtO), tági.o puro
todas las cuestionei abordadas por la etología en los campos de esta opinión profunda a tÍruro de concesió"
*pi"r? un día
io, tanto <innatos' (ocomo se decía antaño>' se' lérp,J"rii'a aecta-
"o*pottamientos anglosajones) como "ad- raciones acerca de la necesidad de una dimenrió; "n ú;bgica de
;11" ü áicen hoy los jóvenes etologistas problemas: (evidentem€nte, si pudiésemos entrar ros
quiridosr. en la conciencia
de-una ho'niga sin orvicrar por ello ros mocros a" p.nsurlLlmanos,
Pero esta comparación interna de los niveles de mecanismos
(subtítu' tr-¡dos los problemas del conocimiento quedarían
cognoscitivos coiniide con lo que dijimos anteriormente r.esueltoso. pus5
bien, ni siquiera hay necesidad cie entrar en la conciencia
lo-I) a propósito de la comparición de lc¡s problemas. Está claro, zujeto para juzgar en materia cle Ios conocimiento, q""- de un
en efecfo, que tan pronto como se habla de percepción, de apren'
-memoriá su con-
dizaje, de o de comportamientos total o parcialmente ducta supone, y un análisis suficiente del desarrolro á"-¿rto
Ilc'a a comprender las reraciones entre.el su.ieto y lo, oüie¡os que ,,o,
innalos, en el terreno de la psicología animal o de la etología, las
cuestiones que se estudian pueden cxplesarse,. indistintarnente, en
traen consigo estos con.cimientos, o clicho .ie <ltia man-cra,
entre
términos de organización endógena clel scr vivo y de acción del las actividadcs del organismo y el rneclio.
de organización i¡terna del sujeto y de pro- La.epistemologia comparacra habrá cle alcanzar sLls Drogresos
-Láio, o en tér;inos no es sino una diferencia de lenguaje y los más decisivos ell el camp' clel estudio cre las conductas.
piéáuá"r del objeto: No es
problemas son idénticamente los mismos' éstc, dc ninguna manera, un punto cle vista iluevo. vimos-ante.ior_
mentc quc uno de los fundadorcs cle la etología contemrrorárnca
El quinto método de enfoque y de control que hemos de utili-
zar pafa nuestras investigaciones c<lpsiste, l)ues, en lo que podemos
llamar epistemologia comparacl¿r clc lc¡s rlivcles de conocimiento' r A cste fespecto se conocen ros notables
lfabajos de Bünning accr.ca
Si llamamos epistárnología, no al cstuclio ,-:artsal, y por consiguiente
crc
los l'itntos en l<¡s vegetales 1' en los animales.
60 l-os rrÉToDos DE ENFoouE \llr r ()rx)f; t' I ILIZ \DOli 6l
en sus perspectivas nobjetivistas>, K' Lot'enz, ha trataclo de mos- cle iuformacir-¡nes qlre se sunan o se encaclcnan sin nrás), sino <1trc
trar Ias relaciones entre el kantismo, al cual se vincula' y el papel suponell adern¿is un proceso escncial dc cit:sccntr¿rclo, en cl sentido
á;";;;"do por lo innato en el cot¡portan¡icnto,previas plauteaucto cic rle l¿r liberación de aclhcrencias subjctivas o cle plenociones juzga-
manera sugerente el problema cle las condiciones de toclo das exactas al principio por el solo hecl-ro cte que st-rn rn¡is simples
conocimielito. Ahora bien, es precisamente esta cuestión de lo para el suieto, En el campo cle las nociones biológicas, 'as adhe-
;;;;;; ;;da adaptación 1o que constituve el problema comítn clc rencias subietivas scrán, por ejemplo, las asimilaciones incons-
ia biología y de las funciones cognoscitivas' cientes o quericlas clc clat<.¡s orgánicos a esquemas sacados de la
introspección (r'crr i\ 4, subtitulós I-III) y las plenociones poclriin ¡
scl', cntre otros, csclLrcmas alomísticos, lan coercitir,r¡s en los co-
VI.Laepistemologíatlelgbiología._otrométododeenfoque micr-rzr-ls cle tclcla invcstigac-ión antes de que se lleguc a ias ideas clc
consiste en ia epistemología del conocimiento biológico y en su totalidaci organizada.
comnaración con la ucríticao cle los colrocimjerltos cle psicogené- 3.u Iln tocl¿rs l¿rs cicnci¿rs expcrimentales i.rv¿rnz¿rcilrs, clryo pro-
tica o también epistemológicos. Sin clucla, nos encontramos aqul totipo cs la física, la corrqtrista de la ob.ietiviclad n<.¡ cc¡nsistc en
cn un plano distinto del de los métoclos ¡rrecedentes, puesto que captar al obietc-r cn cstado <dcsnlrdo>, por así dccirlcl, o puro, sino
se tratá esta vez clel conocimiento propio clel su.ieto biólogo y no cn cxplicarlc¡ y cu clescribillo por mcdio de cuadros lógico-ntatc-
clel clel organismo como sujeto. No obstantc', lit cpistemología máticos (clasificaciones, puestas cn relación, lnecliclas, funcicnes,
cicl
canocimieñto biológico es muv instructiva por lo que respecta a ctcétera), luera de Ios cuales toda asimilación cognosciti'r¡a es inr-
l¡ naturaleza del óU¡"to por conoccr, por tanto, del .organismo posiblc. Ahora bien, estos cuaclros son relativos a la actividael dc1
rnismo, y por lo que este método VI, atllrque sea lnctlrecto' no suieto, cle un su.ieto descentrado, entiéndase, y por tanto epistó-
clebe deiarse de lado. mico y no strbjetivo cn el sentido de individual, sirto, tl<¡ obstalrtc,
En eiecto, se puccle sostetter, y crcemos que tal es el resultaclo clc strjcto; por tanto, no está permitido hablal' clc ob,ietir,idacl o cler
cie toda la críticá moderna, que el objeto cle ttn conocimiento no objeto sin remclntarsc a condiciones previas cle organización cog-
eri nunca completamente independicntc cle las activiclades clel su- noscitiva y, a estc reslrecto, aun la comparación cntre cl lnoclo clc
jeto, en el senticlo cle que si la obictivid¿tcl constituyc naturalmen- croltociutiento ¡rro¡'ri<-r del biólogo v k¡s clel teórlco clel clesat'rollo psi-
ie et ideat de tocla ciencia, en partict-tlar cxperimental, esta obie- cogenético o cle la epistemología es indispensable para lrttestros.fitlcs.
tividad está, no obstantc, subol"clinacia ¿l tres concliciones: Para citar solattteute un e ienr¡>lo, nacla llav rtá. instructivo c¡uc
1.o En primer lugar, la ob.ietiviclacl cs Lln proccso y no un analizar de cerca las il-tnumelables sitttacioncs cn las quc cl espi'
estaclo. Estó quiere decir que no hay intuiciones inmecliatas qttc ritu clel biólogcl sc halla en conflicto entrc csquclrlas cle precleter-
capten el objeio de manera válicla, sin' quc la ob.ietividad su¡rone miuación v cle construcción o cle cpigónesis. El caso no es sol¿t-
un encadenamiento cle :.rproximaciot'rcs sltcesiv¿ts que qtrizá nunca mente exclusivo, lri con mucho, del terreno dc la embriología ($ 2),
terminan. Algunos llegan a la conclttsitin, tarnbién en los meclii-rs sino cle toclas las circunstanci¿ts en las que ¿rparcce un carácter
en los q,r" téi.ru la clialéctica llalnacl¿r nraterialista en el senticlo, l.)Llevo. Ahora bien, en gran número cle situaci<¡nes nr-¡ cxiste nin-
precisamente, de la prioriclad del ob.ieto, de que éste se capta cn gulta expel'icnci¿t realmentc crucial parzr clcciclir si Ia rccombina-
Ll sentido solamente cle un ulímitc' rnatcrn/rtico, es clecir, llunca o ói,in a la c¡¡c sc asistc, consiste cn ¡na construcción nlte\'¿l o L'n la
por el solo canal cle un mecanisllt¡ infcrencial' actualización clc posibiliclacles Ya inscritas etr cstaclo yirttlal en la
Así pues, parece scr evidente que cttauclo el biólogo nos habla cstructura clacla anteriormentc. En efecto, llacla lrlírs clifÍcil c¡uc
hoy rniimo clil gcnorn¡, clel AIfl/, clc la sclección, clcl icnoti¡-r', o nranc.i;rr lacionallncntc Iit iclca clc lo virtual, ptles, en buena lógica,
inóluso cle una especie o cle ttn *inclivicitl<l,), son óstas nocioncs rc- ¡o tienc significación prccisa tuás quc e11 tlll marco cle Cot.lsr,rt'r'¿r-
lativas a un clcterminacio graclo clc a¡lroximación, \¡, antes cle com- citin. Ahclra ltien, cn tocla tralrs[on-nación rr¡-ros clementos sc co]-l-
par;rrl:rs con nociones propias cle la itsicogéncs.is o clcl análisis cic scr\,¿ln en t¿ulto que otros s<¡n moclificaclos; ;tsí pues, intctvicnc
ias funciones cognoscitil'as, quizir sea útii ¿tnaliz;rr eómo ¡an siclo casi nccesariamcnte ltlr f¿rctor de clecisió11, \¡ t-lo sólo dc inforrl¿t-
cOnStn¡iclas unas y otras, pues el cxamcn clc las aproximitciot1cs ,i'ión, cn la eleccicin tler las lripótesis conforl.¡lc a Ias cr-rales cl ntt,.'ttr
suCcsivas eS, cll aig.,ttcrt ¿lsPcCtos, titn instl rtcf ivo cc¡tllt-r cl clc los canictcr crr itrcgtt clc¡'rt:rrclc clc ll rnclclillcaciórr o clc los clcrtletltos
estados actuales. consen,ackrs. Iltr otras palabras, los únicos cotltrolcs posiblcs clc-
2.n En segnnclo iugar, las aproritnucioncs c1t.tc cotrclttccn al ob- pcrrclcn mcnos cle hcch<ls rncltstlrablcs v aislablcs qtlc clc ln crlll-
icto no son <ié naturaleza simplenrcntc arlitiva (cf'ccttl acttlrrttlaliYrr llorit¡rcirjll glob:rl cnllr'eI cotrittrtto tlcl sistcl'llit itrlcr'¡tt't'tittit'o:ttlo¡.r-
I-Os t\lÉTor''os DE ENFoQUE J\,IE'IODOS UTILIZADOS 63
62
clr cl clue se haya preguntad<¡ seriamente cuál sería el valor de sus ins-
hechos quc se hallan ir ciispt.rsiciÓtl
tacio l' el cclnjunto cle los
cic la investigación'
trumentos de comprensión científica si las cir.cunvoluciones de su
;;;¿tio considerad<¡ tttt- corteza cerebral fuesen el resultado de mutaciones fortuitas con
Ahora bien, talc'i anírlisis epistcmolóSitut :1.rl]. ")ltt?..'*ot
qu" iuttt'"rgcrt' clc hccho' col-t selección, pero posterior, de los más aptos para la simple supen,i-
tructivos para nuestros lincs cuanto psicogenéticos y cpistemo- vencia (y no de los más aptos en los concursos i¡rtelcctr-¡ales).
lo que se puede clecir cn los campos ltn conflicto pernal"lentc' Así pucs, hay una suerte de revolución de nucstras perspecti-
iógicos clonde,-cu pt'tit"1^t' sc clestubre
aprioristas v las cons- \ras a la vez biológicas y epistemológicas en la cleclaiación clb
en toclas tas tur.n-'al, ;;t:; las tenciencias Wadclington, al comienzo cle su obra, acerca clc la ucstrategia> de
tructivistas' los genes, segirn la cual ninguna ciencia física será completa mien-
tras el término cle <mente> (o vida mental) esté excluiclo de su vo-
biotógica dc Ios tipos cle cottocinúett'
VII. La itttcrpretctcióttcnfoquc con' cabulario. Y, sin embargo, waddington nada tienc cle vitalista ni
c1r-re tetrdremos qtte utilizar
/o.-Un último mót<¡clo tlc ¿c tas tcorías explicativas de l¿r cle finalista, pero cn calidad de biólogo inspiraclo Por la cibernél
siste cn .,n tica comprende que una teoría cle Ia organización y cle la aclapta-
"n'nrt'"tü "plit"tié" rclatiYos a las
biología a los hechu'-piitug"'ré1icos
funciolles cog-
ción no poclri:r olvidar las adaptaciones cognoscitivas.
noscitivas' Una vez dicho esto, y sin querernos aclelantar a lc¡ que venclr/r
Esteúltimométocloptleclc.parecernltlvaIt.cr,itlcr,l.lttcstoquc
qr.rc harían posible la
('n scguic[¿I, hay qr-re añaclil- que el problerna cclrtraI a exanrinar,
no poseemos todJ.lia';rl";i;r'- üiotógicr-'s ct"¡b lt" clc l:r p;rrticipa- aplicancio estc métoclo VII, es el de la adaptación clc las cst.uctu-
comparació,', cspecílicris las lógico-matemáticas al mundo físico, contemplacla clcs.le la pers-
'ubt"'i.,"t'no' la claboración tlc las cs-
::#T;ffi;;;; f*,;;", páti.,"r".iit"r.i<¡s cr.r
pectiva clc ias cxplicaciones biológicas clc la evolución 1, cie la
r,'ucturas .ognot'iii';ái' eicmplo' cs c¿rsi :i':''pt:'. imposible' aclaptación en gcneral. sc clirir quizir que tal problema cstá clespro-
ho_v tanto.urrro u',.,-,".ii"¿rr.frf
iigfo xlx, cieciciir c¡uó cs Io qucc visto de tocla significación y que la biología lampoco ticne que cx-
clc las
ñá#;; fi"r"¿it^,-io en la csr^rctr.rración plicarnos, por ejernplo, el clescubrimiento clc América. pero aquí
ir:tuiciones liu' t'"t climetrsiones?: 'erccpc:iones
sus
¿l-1:.,localizaciones
forrlras simplementc habr'ía una grave confusión: ln biología no tiene qr.re cxpricar la
"rput'oi"S]
¡rtismas?, ¿ta lntuiiiOrr cjc lo contintt<'¡ cr-l
esistencia clc Améric¿l colno objeto, pues eslo colresl¡c¡ncle a la
itnplícitas: zl incli[ercnciaclo
oerceptivas t.ut't "i' contritclicciolrcs ctc' geología, pcro el problema de las tenclencias que emplrili.on a cris-
dc C)?'
áJ;t-)'-t ¿e C, pcro ¡rl clistintr"¡ rontaciórr' atlll(ltlc no sea mas
tóbal colón a lauzarse a la exploración puede intercsar tanto a la
Sin embargu, t" i-pon" la
-conf v a clclimitar mejor biolt-rgía como a la psicología. En cl caso de las mrtemáticas l' cle
(iue para ap,"ntl"': ¡""tinut la lógica, ¡lor cl c<rn(rari<.¡, cl objeto mislno clel cc¡nr,¡cimicntc¡ cons-
" 'ol'..,f.:ob'"tnas
lirszotlascleigrr<-rranciar,clcinvestigacionesqLlchavqtrccfectuar. titrryc cl problerna y, si cst/r uno seguro de que 7 +5:12, se cstá
'i;;i;;;tt;j;ncia cle- cst.s i'entitias lteurísticas'
se
Pc..¡, inclttru tun cuatlto quc la nrayoría cle los cn ¡rlcno clesacuerdo en Io qrrc toca a la naturaleza clc los númcros
lnás
imponc la conlrontaciótr t¿tntc¡ l. ixistcncia clc l¿rs I'utt' Y e.s ntLly pt'obable que los núrmeros no cristan fucla del compor-
biólog<.rs ¡on otrliJoftu corl totalr'crrte tarnicnto cle los sujetos. Entc¡nccs es fácil co¡rsiderarlos, como hace
cioncscc-rgnoscitiva.scualrciclir¿rlrlrirlacioclcclabor¿rrLlt}¿l.tcoría cl cmpirisrno lógico, como la cxpresión clc un lengua.je, lo cual re-
cstc llalnarriclto, al agranclat' cl
*encral ae ta aciafiación y.qu.c hasta Ilcgar la aclapta- clrrciría el problerna biológico ¿rl cie las conciicioncs orgánicas clc
lomp,., cle las 1t^".g^i:?ir de pers- toclo lenguajc. Pero, atrn así, queda por cxplicar por. qué las ope-
^'i";;i;;;;;:''vital'''s
ción cognor"itlt"l' p""ti"-tun¿Lttit a ciertas rcnovaciones
raciones lógico-matemáticas presentan r¡n carácter necesario
gn es notablc quc sólo los vitalistas
y los finalis- -V, si
pectivas' p?r la simple csta necesidacl sc reduce, como a veces qr,ricren haccrrros cfeer, a
"f"tlJ,
tas haYan pensad<-' sistemittic¡tnlcntc
er-r el probl"'T'u
tautologías clel tipo A: A, subsistc la cuestión cle la naturaleza psi-
razóltdequetu-i,,t"tig",lcialesparec,íairr:ecluctiblealmecanicis. co-biológicl¡ cle esta iclentidad: ¿es Lrn proclucto cle la experiencia
mo. Pero, e" algunos pulltos cle Lamarck' la ma1'o' (mas toclo cambia en Ia naturaleza), cle la herencin (pero
"*t"jtiín han r-rh'iclaclo preguntarse si la ¿me-
ría de los "o'"'
teórico"s-';ü; rliantc qué rnecanisnro?), clc la convcnción (mas l¿r clonvcnción
aclecuaciórr ¿et t.-o'-to'itliel'tto
a los obietos poclía "'*t1-t en sus es-
"uot.,".l¿n
int,cl'sa sería ¿rbsu¡'da), cle ec¡uilibración (pcro ¿gr.acias a qq(< regu-
qucnras n<; ¡roelriamc¡s citai' Iliugítn mut¿rcionista laciones?), etc., r' si se piens¿r quc las estructuras lógico-i¡atemá-
"*pli.oiil,i)S-ii dc la inteligencia' clc l¡ ticas son nlucho nrás quc lrrr lcnguaje y dependen cle las coordi-
I Claro está quc se han ocupat'lo cle la follrtación
Lolcnz y ilensch) clc problculrs naciones generaics clc la acción, la cuestirin cie las raíces biológicas
cerebralización, etc" pcro rara .vcz isalr:i-'
tlc estiucruras InatcI¡.)áticas ¡ l¡
cpistemológi.u, .u;,io'.-l J.
,ln aclecuaciún las cle lls operaciclnes lógicas v matcmáticas se hace mucho más
r-ealitlad, etc'
64
I,OS ]\{ÉTODOS DI] ENF-OQI"]TI
c,u'ít'uLo lIl
il.ltctcis cxamlnal'
compleja y tanrbién ur/rs central y ticrrc utt \iYo
uuiá'"r1. i,jrrto cle vista las grancics cloctritras clc la variación y EPISTEMOLOGÍA DEL CONOCIMIENTO BIOLÓGICO
cle la adaPtación biológicas'
clnc: adoptar,
llabiendo sicio clescrltos irsí los nrótr¡clos qLte hirl'
clpl:tndeIoscapíttrlossigLlieritescstlicr-rnrlllct¿rrtrentctrazaclo.
c:onlrlrles a la bi'lo-
li 'Cápitufo III sc rcupará clc lr,¡s. (nróroclo [), lo ctral nos
íiul'oi-"rt,roio ¿"-iá, .ono.imientos'ro5lcttrits
conclucirá,poresontismo,aexaminat.tanrlliéniassolr.tcionespro.
VI' Dcspués dc
puestas y, por .t";;;;i;"ie, a utilizar el nrétoclo cll !lc-
'nn¡", cJÁprobaclc, cI paralclisnro, rr'r' i'tt:r'cs^.tc
ainbas pítrtcs' etrlrc
'orqttelas prin-
.et'¿tl ¡a siclo ¡:loco apro'echaclo ¡lor
.:¡paL". rcoríai Olotágicas y- las prirrt',ipalt's
posicio.cs psicogt'nt'- Este capítulo corresponde al empleo de los métockrs I v VI. En
aplical con confianza un poco cfccto, importa comenza. por- el métoclo I, cs clecir., por u'a búrs-
ii¿;; y cpistemológicás, poa19''t-tut.
urla corresponclen-
rcf'orzacla tur trl"to'áoi,' a'ititit"t, de c'stablccer
II-III)' con
c¡uccla clel paralelismo eventual cle los probler-t-,or .1u" se plantean
cia lttncional v un isomc¡r{ismo estrlrctlll'al (n-rétoclos cl biólogo, el psicólogo cle la inteligencia y er c¡risremórogo. pcro
(n.¡tltt¡cltl IV) cntl'c llt:; ltlt-- los ¡rroblcn-lirs lro eristcn c¡r cstado clcsnuclc.¡, js rlc.cir., incit:pen_
O sin rrtil!zación clc n1oclcltls col¡ltlllcs
I-¡.;ls clc la c-,rgitnización r,ir,icnte 1, ¡"* clcl
ct¡lrr,lciniclrto: tal se r¿i cliclntementc cle las teorías o concepciones clc conjunto qrre con-
.'.-',lr¡"r, aertaplt.,io IV. El capitr-rlo V se cousagrará a la cpis- cluccr-r a plantearlos. Por otra parte, no se pucclcn .ompa.a " estas
cognoscitivas
t(.t1 to.logí¿r clc los ,ti,..le , inf'crici|cs
clc l¿rs f U¡.lciclncs lcorías con iictitudes ge'erales en los ten.e'os cle la vida y clel
sobre toclo, cle scñ¿rlar
Y tr¿rt¿u.ír, -ñii,",,o-v'te Ia cxislc¡rcilt c]e uua especie clc co¡rocimiento sin un análisis de las nociones o explicaciones ern-
necesiclacl cle m¿rICos hercclitarios en cl pleacias, o dicho de otra manera, sin una epistemología cle los
i,.,;,;;.".t,
clt'farl.c¡lloclcloscclrrrlcimicntosaclqttiriclos.Altérnrinocieestos moclos cle conocirniento propios clel biólogo como tal- v no cle I
¿tr,l|liSiS¡lrrclremosc.rlclCapíttrlo\¡Iirltentarlaavclrtttraclettne organismo en calidad de sujeto. Así pues, I,os ernpleos cló los rné_
ir,r"r:1r,-"i^.ión biolJgica clc las lt'cs gt'anelcs. fortnr-s
c1c conoci toclos I y VI están ligados de hecho, y pol. eso comenzamos por
clel instinto plarl- cllos, aun cuando puecla parecer que clamos urr rocleo al ocrrrrar-
¡nicrrto. El saber o ,is¿tber ltaccro innat<l ¡lropi<-r clc ll
tea rlatr-tralmel'lte ia, g'^naes cuestioucs' sicmpl'c actr-ralcs' nos primero clel análisis crÍtico del conocimiento biológico.
renoYacia Iu (genéticll clc les Este examen necesario comprende clos aspectos, ñnalmente
Yariación aclaptatit,a licrcditnr.ia' 1"ror
lcls qtte
p.Jt^.ion"sD. Los co,rocirlientos aclcltriricl<ls v' sollre' todo' inse¡rarablcs, pero que es útil separar para cla¡l clariclacl a la ex-
también clel
se apoyan cn la c*periencia l.ísica. sórr, natrrt'l¡lrnellte" ¡rcrsición. EI conocimiento bic¡lógico, en efecto, lleva consiso cs
clominio cle la acomoclación leDotípica; llcro cle la
'tisnta
nlal)ct'¡ ésta una primera analogia funclamental con cl estuclio de" lrs -vlun-
se efectúalt
que biológicamer,t" iás aiustcs clci fe.otipo ¿il rneclit-r genotípi-
ciorres cognosciti."'as- clos climensiones nrucho ¡rr¿is rlisti¡rtr¡s clc lo
sienrprc ir traves cle r.rna inl.eracción con l¡rs estrttcttlríts cluc son las cuestiones de clinámica y clc estática cn nlcc¿inica t¡
.or, ,ri el coltocimicnto er-perimetrtltl trttuca es posible silt r'tttlt cn lÍsica: un¿r dimensión cliacrónica, qlre corrcsllonrre ¿r las no-
eiiruct.rracion lógico-rnatcmirtica. Qr-recl¿r entonccs elo matenrá-
problenrr ciones c'le cvolución o clc clesarrollo ináiviclual, y ,.,,ra clime¡isión
centr¿ll dc la natñrlll!.za (le eslas operac:iones lógicas siucr'ónica, correspondiente a los problemas fisioiógicos. Es cicrtt_r
com<-r triolti¡ti-
ticas, qltc no son t.tch,rciblcs, tant() crpistemológica ni ar pttt'lrs
qllc se pneclc cncontrar en otras partes, como en ternroclin¿lmicu,
catltcntc, ni a cstr'uctttl'¿rs iunatas ciel tipo clcl instiuto, lo arrálogo a Lllt proceso uevolutivor, clistinto clc los (estaclosD ouc
i-p,..-:,i.,n*sdejaclasopror,clcacl¿Isp()rclnreclioo)osol.licttrs: crl an/rlisis separa más o mcnos artificialmente; pero sub,siste la
toclo cl esl'uerzo cle la obre consistirli c11 et'lcontrarle
nn tercer tliferencia fundamental cle que el aumento cle la ántropía cn h-rn-
y c:s funclamcntal pal'ti ción clcl ticmpo no constituve un udesarrolloo, ni siolricr.¿r cn sis_
iip. ¿" s.t4l¡r.s biológico,
*la este. _problcnru tle lt¡s maLcos
nuestros fincs, pues aáa¡rtación sorprcrtdclrtc tem¿ls cerrados (que son los únicos, por lo clemás, in los que la
i.gi."-,t",.maiiüs e la cxpericucia físic.r co¡lstitr-tye tlrr caso par'- noción cle entropÍa tiene una signiñcación carentc tlc toclr¡ corrÍ_
cn r-lllestra perspectiva, clc
,iJ"l"l y particular.rrcntc importnnle , itrlt'r.o voc:o). Por cl contrario, la climensión cliacrónica pro¡ria rln tos fc,
i;-;;i";;".ión clc tr' [uncionatnic¡"'t, tlel tr nómcnos vitales está caracterizada esencialmente por. Ia noción
clcl oirjcl' o clel meclio gene'al.
'c'samientt¡
c-n de urlcsilt'r'ollor, "1'a partir cle la intet-prelación clc t:sa llc¡r:ión sc
cttr tlr.girnism. a rcls caractr.res ¡
9"
E

d
g
tóst
I
66 F]Pls'ftlllot.oGiA Dril, coNoctl'llEN'fo NOCIONES DIACITÓNICAS
67
rllantcau toclos los gratrcles probletrias, crl aualogía estrecha con cliversas especies cje un mismo género no constituyen
un todo
las cuestiones cognoscitivas. La dirncr-rsión sincrónica, por slr par- or-gunizado (el ngéneror), tal y como los cliversos óiganos de u¡
1c, corresponcle a problemas ccntrl¡cios alrededor de la noción inclividuo presentan una arn.¡onía de conjunto característica
del
cle organiiación, igualmente cxtraña (en su lorma estricta) a la organismo individual.
iísica v común a la itiología v a lc.¡s ¡rtecartismos cognosciti\¡os. vcrdacl que suponicnclo así una clisociación relativa entre
la irrtcgración y la diferenciación en el terre.' del desarrolro ge-
rcalógico, l)¿lrccemos clcsc'icrar, en prirner rugar., la opi'i<;n co1
r.ic'te de los biólogos co¡rtcmporá'éos scgún la cual ü especie,
Lrrriclad funciame'ta-l d9 la evoiución, .onriit.,ye un
todo organi-
\ 6. [..rs xoctoNus DL\cRóNIcAS zir<io (aunque, por lo dcmírs, se reconoce quc su ¡rivcl
de intJgra-
ción es menos elevado que el crer indivicr.roj. pe.o el problerna que
¡riantearnos no es éste: consiste exclusivamente en cstableccr si,
i¡r ciifercnciación y la integración son clirecta inver-samente pro-
Los clos granclcs campos cI'¡ los qlle s(] han planteaclo .los problc- porcionales en Lrn clesa¡rollo genealógico (que' traiga consigo una
mas cliacrónicos son el clc la variación o dc la evolución Y cl clc .ic.arquía de clases lógicas según su <tipo> en la ácepción lógica
la ontogénesis. Ahora bien, atnbos supotlen la intervención cle clcl término: especies, gt':ncr,s, familiai, órclenes, ctc.) y .in un
,,desarrJllos)), pero en clos senticlos clistintos que primero hay que clcsarroll<.¡ orgánico u ontogenético. Ahora bien, en un clLsarrollo
D,'rnel' en relaCión. dc cste scgunclo tipo se puedc admitir a grancles rasgos (;onsicle-
lanclo las principales etapas cle la segmentación inióial, ciespr-rós
rlc las cleterminaciones y, por últirno, de la reintegración funcio-
L Desarrollos orgtínicos y genealógicos.-si rlos atenemos a rral en el senticlo cle weiss) que la integración es directamentc
It:s caracteres más gJr-rerales cle la noción de desarrollo, a saber, p|oporcional a la cliferenciación, y constituye tarclc o temprallo
la transformación te-tlporal cle estructnras cn el doble sentido cle sr-r cor.uplernento necesario. En un desarrollo genealógico, por el
Ia clifcr"enciación cle sr,rbestructuras y de su integración en totali- contrario, cs posible pero difícil de sostener que cuantas más sub-
clacles, es claro que ler evolución clc los seres organizados consti- cspecies y variedades ha engendrado una especie tanto mejr:r in-
tu),c un oclesarrollc¡u, cle la misma tnanera que la formación gra- legracla está (lo que supondría una proporcionalictad entre la ri-
c¡ial cle un organismo ¿rdulto a partir ¿el germen. No obstante, qucza cle sus potencialidades genéticas y su integración). y esta
saltan a los olos las cliferencias cntre e stos dos tipos de cles- proporcionalidad se torna inversa a meclida qlre se pasa de la es-
arrollos. pccie al <género>, a la ufamilian, al (orden)), etc., en el sentido de
En el caso cic la filogénesis, nos encontramos ell presencla oc cllre cuantas más especies o formas diferenciadas tiene una de
lo que poclemos llamar áesarrollo genealógico o colectivo por for- cstas unidades tanto menos integrada está 1.
maóión-cle ramas sllccsivas a partir de troncos comunes o de ra- F,n oposición a este primer tipo de desarrollo, el segundo tipo
mificaciones de cliversos órclenes a partir de las ramas. En este cs, pues, aquel que interviene en la ontogénesis y al que podemos
caso, hay transformaciones ordenadas en el tiempo y se orientan,
si nos atenemos a los grandes rasgr:s, en el doble sentido cle la I I-o cual nos recuerda la proporción inversa entre la ucomprensióno y Ia
.e\tensión> en las clasificaciones lógicas elementales. Y si se objeta que sólo
diferenciación y cle la integración. Solamente que estas dos no- la especie constituye una totalidad natural, y que los géneros, las familias,
ciones no conciernell más que a los individuos que pertenecen ctcétera, son más artificiales, entonces se puede replicar con dos respuestas.
a los diversos phyla: un ave, de tal manera, tiene un organismo L.a primera es la de que las leyes probabilistas de Zipf y de Willis muestran
más diferenciado quc una hiclra y está mejor integraclo, aunque cl carácter natural de csta taxonomía que dcpende tanto de las dicotomias
no sea más que porque su sección accidental no cia dos pájaros, obietivas como de las operaciones clasificadoras del naturalista. I-a segunda
cs que, a pesar de los criterios de cruzamientos, etc., los caracteres distinti
mientras que los fragmcntos separaclos cic la hidra se regeneran vos de la especie distan mucho de scr tan claros como se pretende a veces:
más o menos fácilmentc. Aclemás, interviene una diferenciación por una parte, se encuentran a veces híbridoS feCundos entre eSpeCies nruy
rle los pltyla corno tales: cle antepasados comunes como los gusa- ¿li{erentes V, por otra parte, basta c<.¡n estudi¡r clc cerca la taxonomía de un
grupo un poco variable para conoccr la dificultad con que se tropieza para
nos pueclén proccder plnlo diferentes como los moluscos o los iiisfinguir io que et subespecic de lo que es especie, o lo que e_s_especie de lo
r,,ertebraclos. Pero esta diferenciación filética llo va acompañada ,1rre es subgrl¡cro r¡ seccién clc un subgénero. Entre otros, Stebbins ha insis-
entonces cle intcgración en el serlticlo, por ejcmplo, de que las tido en csta reiatividad.
ó8 EprS'r'Lruol.oci,\ I)r:1. coNocrMrEN'ro \0CIONI]S DTACITON1CAS
69
llamar orgánico o individual (y no colectivo) cn ei sentido de que característico de un desarrollo orgánicor. pero es eviclente que
los caracteres indicados del desarrollo se aplican c¡rtonces, sola- esta fusión en Lln scllo todo, en el caso del pensamiento humano,
mente, al organismo individual, con excepción de la formación cle los dos tipos de desar¡'ollo, se crebe al pápel cle la vida social,
de los espermatozoides y cle los ór,ulos qlre se orientan en la cli- cluc reúne a los indivicluos en un sistema único cle interacciones
rección del desarrollo genealógico. clcsclc los nivcles elementales de su desarrollo. volveremos a tra-
Señalemos ahora, antes de iniciar el análisis cle las lociones lal csle irroblema en cl 5\ 22, subtítulo V.
que entran en juego en la interpretación cle estas dos clases de
desarrollos, que se encuentran tanto el Llno como el otrc¡ en el t
dominio de los sistemas cognoscitivos. II. I'rL evolución de lc¿ ,ida.-La primera cle las nociones clia-
En primer lugar, por lo que toca ¿rl desarrolio orgánico o ir-i- cr'ónicas quc clepende del tipo de desarrollo genealógico es la no-
dividual (tipo II) es evidente que caracteri'za la formación cle una ción de evolución. Ahora bien, como todo él m.t.ráo sabe. esta
inteligencia individual, de naturaleza hum¿rna por cjcrnplo: clcsdc noción ha aparcciclo en fccha relativamente recicnte en la historia
el $ 2 hemos insistido sufi.cientemcnte en las analogí¿rs entre l¿t rlc la biología, y ha sido necesario un largo proccso cle pensamien-
epigénesis orgánica y el desarrollo de las funciones cognoscitivas to para pasar cle la idea de fijeza a la de evolución. En efecto, si
como para no tener que hablar de nuevo aquí. la noción dc evolución consic'lelada como desarrollo en el riempo
En cuanto al desarrollo genealógico o colcctivo (tipo I) cle las no ira siclo descubierta más que por Lamarck y Dar.u,in, fr-re pie-
mismas funciones, se pueden poner series de ejemplos, sin que paracla clesde mucho antes por conceptos que implicaban las re-
intervenga la sola filiación filética o hereclitaria y genelalizando l¿rciones genealógicas, pero en forma cle noción y sin dcsarrollo
..a
noción de genealogía hasta abarcar cualquier tipo de filjación lemporal; así pues, sin .desarrollo>r.
(social, de noción, etc., se pueden construir por doqr-riera nárbo- El pri'rero de estos conceptos es er cle la jerarquía l.nalista
Lis) de filiaciones en función de transformaciones en el tiempo). clc las <formas> en Aristóteles. para el estagirita, en efecto, hay
Es así cómo las innumerables variedades de reacciones cognos- tres clases de almas: el alma vegetativa, que explica la vida clb
ci;ivas en la serie animal (pertenecientes a los instinlos, los apren- los vegetales; el alma motriz, que nos d.a razón de Ia organización
dizajes, las formas de inteligencia, etc.) tienen que \?er sin duda 1' cic los movimientos de los animales, y el alma espirituáI, que es,
con desarrollos genealógicos, puesto quc l.lo están reutniclos en el ru la vez, uforma, clel cuerpo y principio clel pensamiento hnmano.
mismo individuo. Ocurre otro tanto ert io c1t-rc lespecta a las va- sóio que en vez dc derivarse unas de otras, gracias a un clesarro-
riedades de inteligencia o de contcnidos clc pensamiento en los llo en el tiempo a partir de un nivel inferior, están subordinadas
individuos de la especie hombre. Así, oculre también por lo que t Hay quc añadir que esta fusión en un s<-rlo t<-rdo clel rlesarrollo orgánico
toca a las múltiples teorías que cciexisten en uua misma época y clel desarrollo genealógico cn el pensamiento humano clepende tambié-n, por
en forma de <escuelas> opuestas erl una mistna disciplina cien- una parte, del carácter más o menos <fuertemente estructurado> (para esta
tífica, o a las doctrinas que se han sucediclo en el curso cle la his- noción, véase más adelante g ll, subtítulo VI) de las nociones utilizadas. La
toria y que han nacido unas de otras, incluso cuanclo se contra- IrayorÍa de las nociones malcmáticas están (fuertemente estructuradas>, lo
cual hace posible la integración completa, cualquiera que sea ei desarrollo
dicen. genealógico que caracteriza a la sucesión de las invenciones históricas oue
Sólo que el interés de esta comparación posibie entre los clos hayan provocado su construcción. En el caso clc nociones poco o mal (€s-
tipos de desarrollos, biológicos y cognosciti\,os, es que, en el cam- t|r-rcturadas> como en las disciplinas esencialmente descriptivas y clasifica-
po de una ciencia que obtiene sus resultacios sin contradicciones cloras, ni que decir tiene quc la integración es menos completa. Es muy po-
siblc que, en el mismo tcrreno biológico, la débil integración que hemos ob-
ni errores, como es el caso dc las estructuras lógico-matemáticas, scrvado, por lo que toca a las unidades de utipos, superiores como los gé-
estos dos tipos se juntan y pasan a formar uno scllo. En efecto, rrerc¡s, familias, órdcnes, etc., obedezca a consideraciones de la misma
por una parte, estas estructuras sc construyen progresivamente rraturaleza, pues es en cl dominio de las clases poco estructuradas dondc vale
(hablamos de su génesis histórica, lo mismo que psicológica) y la ley de la ploporción invers¿r cntre Ia ncomprensión> y la <extensiónD y, por
1ru'rto, tambión entre la difercnciación y la integración. Pero hay que añadir
pueden ser inventadas o descubiertas r por individuos distintos, inmecliatanrentc que estas consideracioncs son relativas quizá al estado actual
lo cual constituye un desarrollo gencalógico. No obstante, se in- clel saber: cuando estemos informaclos acerca del mecanismo hereditario
tegran lógicamente en un toclo organizaclc¡, lo cual cs entonces (ignoraclo actualmente) cle los caracteres de estos géneros, familias, órdenes,
clases y troncos es evidentc que su integración nos parecerá s^r superior a
lo quc nos parcce ser hoy. No obstante, se tienen buenas razones para creer
I Para la cuestión de la invenc.iórr o dcl descrrbrimiento r'¡r lnatemá1icas. quc habrá cle scr infcrior a la dc las unidades específicas y sobre todo a la de
véasc cl $ 20, subtítulo I\¡. los individuos cn sLl ontogéncsis.
E,PISTI]1\.IOLOGí¡\ I)II, (]ONOCIIVfIEN'I-O NOCIONES DIACRÓNICAS 71
70
cual el ideal hacerlo la simple sistemática; la embriología, que iiumina simul-
unas a otras conforme a un orclen cle perfección en el t¿ineamente a la anatomía comparada y a la sistemática, a la vez
,oo"rio, o final (pero en el senticlo clé un fin' \' no de términcl de
inferiores en virrud de una que prepara el terreno, en el plano ontogenético, al i.nálisis di
;;á;r;iüj-"*lpri"u los escalones(a imagen de las relaciones recto de los desarrollos, y la genética o estudio experimental de
;;;;;- át dégraáación conceptuai
la. hcrencia cle la variación.
entre el hombre rnismo y Dioi concebiclo comt¡ la Forma
de las
Mas la genética, al cargar el acento en la conservación propia
formas).
--- que abre de las transmisiones hereditarias y en el aislamiento relativo del
Ei ;g"ndo de estos conceptos es el clel creacionismo, sistema germinativo, ha llevado a algunos autores, desde las an.i
n p*iufii¿ad de una creacióir por etlpa:' -oplrcsta a las.oformasn
Pero si ticipaciones de Weismann, las concepciones de Bateson, las opi-
i",!Ápár"fes (cf. tas ieuotrciones def globo enalCuvier). tercer día, los niones de De Vries acerca de las (premutacionesD, etc., hasta un
;;gú;';i &""rir, iá, vegetales fuero' ireados
número considerable de genetistas contemporáneos, a cargar el
peces y las aves ui q,'riñto, los animales terrestres al comienzo
que no proceden ¿icento en la posible preformación de toda variación y a reducir
del sexto y el hombtÉ i nttul, queda por decir Ia realización del la evolución a una combinatoria, calculable en principio a partir'
los unos de los .;;; t q,r" ioio "r fem¡ro.ul mismo' que pue- de la estructura del ácido desoxirribonucleico (el ADN, portador
plá" li""ttablecido poi cornpnración con el plan
cle las informaciones genéticas), pero tal que toda novedacr apa-
dr ser eterno o concebido por etapas' también rente entraría de hecho en el marco de las posibilidades .rreesta-
E! tercer concepto, cuyo papel histórico es innegable idea de cla- blecidas.
esencial' ha sido Ia
)' que tiene imporüncia cieniiRtor, H' Dauclin ha mostraclo cómo Esta suerte de negación de una evolución constructora tropie-
s!ficación. En un notable estudio za hoy en día, por el contrario, con una concepción qlle propor-
¿ clasificación, runááJa al principio en la simple combinación arbitraria' ciona una nueva dimensión a la investigación: y es la idea, debida
iágica de las semejanzas y ie las clifercncias, ambas
(naturalo principalmente a Darlington (1939), de una evolución del <sistema
nlente elegidas, upürrtu u Lttu clasificación fundada en
después, estando éstos genético>, sin exceptuar al genoma mismo. A este respecto, la
de loi caracteres observables; genética molecular y todo lo que nos enseña, en unión con Ia bio-
"i-óo":""ó
ár, n,im"ro indefinido, cómo busca la clasificación (y entre otros
((esenciales>, lo física, la bioquímica (y muy recientemente con la biofísica cuán-
con Blainville) ponei cle reliet,e los clrracteres tica) abre nuevas perspectivas acerca de los estados intermedios
cual condu"" o csta setncilrnz¿r llrinci¡ral' ¡rrincipio del entre lo no organizado y lo vital, y especialmente sobre las etapas
iógi.o, colno.el jnclicc cle ttna ucomunidad
eircasqrritlamiento"orr."bir
de
de la organización del sistema genético, fuente y prodrrcto, a la
y (pre-
naturailezau. De ésta iacará Cuviel' la idca tociavíit
estática
organizacióno' vcz, de la evolución.
de (planes comuncs de
- -E"
evolucionista> -
Lamarck, la idea de evolución consiste en transformar esta
:*.utq;u .lasificatoria estática en tlna serie jerárquica ordenada lII. La evolttción de la razón.-Antes de vc¡lver a la noción
naturale-
á., ii"-po, así pues¡ en hacer al irrbol genealógico' cle de desarrollo para precisarla a propósito de su forma (orgánicaD
"t
,ui''i.ior-entelógica(peroconulrzrbitsquedadelasncomunida- (y no ya (genealógica"¡, observemos ahora cómo este breve es-
des de naturalezai,) soii¿ario cle u¡r clcs¿tlrollo: la
ucomunidad'
qucma de las etapas cle la idea de evolución nos recuerda, en la
se convierte en parentesco, y éstcr, en filiación filogenética'
medida en que se atiene uno a los grandes rasgos, el problema
cau-
Independientémente cle lás búsqueclas cle una explicación de la evolución del conocimiento o de la orazón,>. En efecto, tal
sal J" ü evolución, a las cuales sc' crltrcg¿Il-on primero Lamarck
problema nunca ha sido planteado y debe de haber parecido ser,
;;;tp"¿t Darwin (r'er,á$ ho 8), l-a existencia propia clel desarrollo durante mucho tiempo, más impensable aúrn quc cl cle la evolu-
áuor-,rtiuo o g"rreolági"o iclo haciendo c.cla vez más probable
clc cttatri.¡ cliscipli'as distin- ciól"r de los seres organizados, mientras que hoy aparece impo-
;.;;i,it a loí result¿rdoso convcrgenlcs
historia cle las clapas anteriores de la niénclose con necesidad.
í"r, la paleontología -comparacla, que r'ediante u' método de esta- Nada estaba más alejado del pensamiento cle Aristóteles que
uiáo; fo anatomía , la idc.a de una e-r.olución de la razón, puesto qrre las .lormasr, sin
blc,cinlicpto clc corrcsiiorrclcncilis csllltcttll'ltlcs llromologías), ha
(lr: ltr qtlt- llodía cs¡¡r situadas c¡'r un mundo suprasensible com<-r las ldeas plató-
Itr:rlizittlo tnás prrlftt"jt"-'-"'"lt' lt" llilI'crlf'sc()i
nic;is, asegur¡rn r¡rla rrmonía permanente entre sLls triples mani-
f,-'sf3ciones cic formas cle los obietos, cle estr.ueturas lógñas al ser-
I lL Dauclin, Les c:lassas ¿ctolog,ir¡tres ,l iti'jt' tlLt sét'ic
ttttitttale en Frattce t'icit¡ de la inteligencia v cle principio motor orgánico.
':l1830), ¡\lc¿rn (192ó), 2 r'ols.
it I,¿pt¡qtrc ¿e La¡narck ct de ct^.,iér (l79tl
lrl)lS l t;IlOl,OCL\ I)lrl. CONOClNllllN'fO \OCIONI]S I)I,\CRÓNiCAS 73
t¿

Con el creacionismo se irltponc Llna nociólt clc la razón, conci- constantes, Y, Por tanto, l¿ nlógica natural' rnisma)' De igual ma-
liable en sus consecuencias con la cle Aristótelcs, pero distinta en llera, cuanclo un matemático clasificaba los diferentes capítulos
su fuente: la de una inteligencia-factrltaci, constitutiva de la natu- clc su discipli¡a, ¿lunqtre poclía señalar las condiciones y el orden
raleza humana, y dada de una vez por todas en su mecanismo de sucesión de su constitución histórica, creía no ocuparse mas
formal (lógico), y sólo sus contenidos, es decir, los conocimientos o¡c cle una clasificación cle las variedades posibles de conocimien-
m.ismos, se irán adquiriendo poco a poco en el curso de las su- t'o, sin sospechar que csta clasificación habría de ser profunda-
cesiones históricas. Este concepto de una inteligencia-facultacl ex- nente alteiada por los trabajos ulteriores acerca cle la genealogía
cluye, pues, toda génesis de la inteligencia: ésta constituye un operatoria de las estrllcturas: pensamos en las (estrLrctura?-Tu'¡
primer hecho inexplicable, salvo por él mismo. Ahora bien, tal ciic" del grupo Bourbaki, con sus diferenciacioncs y recombina-'
concepción anti-evolucionista de la razón ha sidc¡ tnucho más re- ciones, y iambién en el oprograma de Erlangen" de F' Klein, que
sistente que el creacionismo en biología. Después de haber ins- n1uestri cómo las cstructuras geométricas no deben conccbirsc
pirado a Descartes su teoría dc les iclcas innatas (las cuales no como si fuesen inmóviles en la perspectiva de una clasifrcación
excluyen en su perspectirra, ni a llrs informacioncs sacadas cle los est¿itica, sino que se engendt'¿ln unas a otras por sistemas de trans-
sentidos, ni a las ideas, ufacticiasu u obteniclas por construcción formaciones, ite la manera qlle un (grLlpo> funclamental deter-'
operatoria matemática), a Leibniz str cloctrina dc la armonía pre- mina sus subgrupos por cliferenciaciones sucesivas.
establecida entre el interior de las mónrclas y cl mundo cxtcrior, AsÍ pues, terminó por imponerse la idea, aunque a Llna peque'
y a Kant su apriorismo, sigue sicnclc¡ I'ivientc l-roy en casi toclos ña minbría de investigaclores (pcro que represcntall cl pol r,crnif),
ic,s filósofos que no conocen lii psicologí¿r v hasta en los biólogcls clc que la razón misma no constituye un invariante abst luto, sino
vi talistas cuando sitúan a la inteligettcia cn la fr:ente de la vida qLte se elabora en virtucl de una serie de constrttccicrnes oi,;rato-
(1 , con Cuénot, en el mismo genoma). iias, creacloras cle novedacles y precedidas por una serie ininte-
Después ha venido ttn conjunto dc trabaios que han clcsenpc- t.rnmpicll cle construcciones preoperatorias que dependen dc la
ñ rdo, en el campo de los mecanismos cognoscitivos, cl mismo pa- coorciinación de las acciones y se remontan, ctrcntttalmentc, hasta
1l':l preparador de una concepción cl'olucionista cle cstos mecanis- la organización morfogenética y biológica eu gcncral'
rr os que el que las invcstigaciones sobrc la clasificación han cles- Ahora bien, en el tcrreuo de los mecanismos cognoscitirtos, lo
e'rnpeñado en la preparación clel cYolucir¡llismo biológico. Pero ¡iiismo qllc en el cle la biología, la idea clc cyolttciirn está aplln-
la comparaCión es tantg lnírs irrstnrttita trtant{, qtle, cn cl tct'l'euo talacla por las investigaciones cle cuatro clases dc clisciplinas:
clel mecaniSmo de los conocinticutos, csoii trab¿rjos previos se si- 1.o La historia de l¿rs ideas (método histórict-¡-crítict.¡ en cpis-
luaban a menudo ya en tina pcrspcctir,¡r histilrica, no siendo csc temología, etc.), como la de las especles, nos pone en presencia
el caso de las clasificacioi-res ltiológicas arlteriores a 1a iclea cle cle transformaciones del l"lensamiento llttcho tl/ts profundas de
evolución. lo que nos imaginábamos: por eiemplo, entre la física cle Aristó'
Sin embargo, hay qr-re haccr tll')í.I resc'l'va acltlí, la cual, además, telei, la mecánica clásica y la física cuántica, ha cambiaclo casi
se presta a reforzar el paraleiisnlo dtl qtic tlos ocupamos. Cuando roclo, y Aristóteles hubiese consiclerado como cstt'ictamentc con-
un sistemático no evohrcionista collstrtiía ltna clasilicación, pos- traclictorias, clescle el punto de vista lógico, la cloble naturaleza
tulaba, entonces, la fijcza cic: las cs1'rccics. Pcrcl, ctt estc cuadro cle corpúscr-rlo y de onda clue un mismo objeto pl'esenta en bcne-
sin variación, nada le impeclía aclmilir l¡i cristcncia de nvarieda- iicio clel principio de complementaricclad, o cl hecho de qrtc un
deso dependientes del medio y de la histolia de la especie, ni tam- corpúrsculo puecla pasar cle una posición espacial P, a una posició¡
poco, como Curtier, l¿t cxistencia c{c ¡r|lincies ureYolucioncs clel P, sin atravesar las posiciones intermeclias' La cuestión de saber
globo> que modificaroil la fauna .\' Ia flora sin tracr consigo uue si sólo el conteniclo del pensamiento h¿r cambiado, o si el ¡rcca-
evolución concebida como procestl forntatlor. Asi ptles, se pucde liisr¡ro operatorio formal ha evolucionaclo sc plantca, elltonces, en
decir en el terreno dc la lazilll cltlc ct-tlinclo Atrgust() Comte esta- tór-uti¡os muy dilercntes de los de antcs y se pttecle consiclerar,
bleció su ley de los trcs estaclos (sin qtte vayamos a meternos a con justa razón, que Ia noción de un princi¡-rio formal que perma-
cliscutirla aquí por ella misma), llcgó ¿l una clasificación de los nece icléntico a si misrno indepenclientcmentc clc sus canlbic¡s
tipos de organización cognoscitir'¿r c¡ raciOnai, seriad<-rs según su laclicalcs cie aplicación c¿trecc de significación cn la actualidacl.
oid"n de aparición histórica, pero a títr-rlo cle nvariedadeso de la 2.o La psicología comparada, prolongada en la ctología, nos
razórt, a \a vez que insistió en el cat'ítctcr fi,io o permanente clc pollc eil presencia clc una rnultitucl cle tipos cle conocimiento, en
su estructura formal (los omgdos clc l'azol-t¡miento, sigtten siendo Itrrrción cie los diversos lneclios sociales hltmallos (etnología cul-
74 [.]I'IS'I'UI'IOLOGÍA DI]I, CONOCT\1IUN1 O NOCIONIJS DI,\CITONIC/\S 75

tural), de las cliversas cdacles cicl lrt,lub|c en cstos mcclios clivc'r- gcnotipo llo cs transmitid¿i solamentc, sinr.¡ tlanslonn¿tcla l¿lnrtrién
,or, y, sobre todo, de las innumerables especies animales' E'nton- cn el transcurso de todo este dcsarrollo, y quc el sistt:t.na esencial
nos está permitido considerar a \a razón humana como si no es ya sólc¡ cl genotipo, sin<-r el (sistema epigenótic<-r> tot:ll cn cl
fuese"bindependiente de los procesos evohttivos de cualquier clasc'
""r, scntido cte Wacldington (ver en el 5\ 2 Ia noción cle campo o cle pai-
3.o Los datos psicogenéiicos de que hablamos er1 cl $ 2 bas-que
saje epi¡renético), por otra parte, ya no se concibc i,r sclccción
tan por sí solos pira mostrar por qtró la ontogénesis tnentai como si vel'sase clirectarnente sobrc los genes (entenclicir_rs como
prolónga a la embriogénesis implica unzr epigénesis constructora corpúsculos, cle los clrales unos serían conservaclos, en tanto quo
que cJnd,.ce, entre oirar, descle las coc¡rdinacioncs senso'io-mo- los otros scrÍan elimirraclo¡; a la maner¿r en qllc, com<¡ tlicc ii.óuii
trices hasta las operaciones lógico-matcm¿iticas, lo cual aclara los camcnte wacldington, cir uu¿l c¿rntera las diverslrs crib¿¡s sclccc:io-
Juio, a" la psicólogía compaiacla y corrobora la interprctacióu nan las piedras), sino que versa sobre los fcnotipos enterrcl iclos
evolucionista' colllo (rcspucstas)) ful]ciotlules clel genorna cn srr lr¡t¡rlicl¡cl 1 l¡.rs
4.o La genética, -^-,irtimrr sirr rrr',
por Írltimo, sin l)|OpofclOll¿tl.ll0S. allr-I lue acet'- incitacioncs y tensioncs clcl medio: cle esto l'e.sr-rlta cruc el fenol¡po.
ca del meJanismo de la inteligencia, nrl puccle ctesinteresarse clc cn toclos los niveles cle su clcsarrollo incliviclual, sr'clon'icrte en rrn
los procesos filo y ontogenéticós clc 1¿i ce.ebralización, mecauismo instrumento esenci¿rl c1e variuci<-lnes, lo cual tiencle a suborclinar de
biológico de impórtancia fundamclrtal ligad' trcccsariamcnte ¿r l¿r nuevo la cvolución, en su ¡rerspectiva lilogenética, a las leyes cicl
evolución de la inteligencia. clcs¿rrrollo embriogenético r. Una vcz recorci:r<lo csto, ¿.qtri. .:s
ESIO nO Obsta, naiuralmentc, ptt'a c¡lre cacla hcc¡c¡ llllcvo
en cntonces un <desarrollo, 6¡g¿'i¡ico u ontoger-rético? Se ha ;abiclcl
eite úItimo campo plantec cacla vcz, llcglrdt-' sLt ltlrno' la cttestión sicmpre (contrariamente a la noción cle evolución descubier a tar-
pero
f rn.lamental de la preformación o clc la rccotrstrucción real,en cl
clíamente) que implica, primero, un orden serial en las c.tirr)¿rs v
.:n muchos casos puecle resl-ronclcrsc cle m¿lllcl'a clecisiva una relación de causalidad que liga cacla trna clc cll¿rs c<¡n'la sí-
iu*po de la inteligencia; y tirn,ién e' estricta.iógica.fo_rmal, los guiente. También se sabc que este <¡rden serial clc las rnoditicacio-
i.o."*ut de GoedéI proporcionan argumentos impresionantes en nes en el espacio traía consigo una dimensión temporal (puesto
favor del constructiviimo (véase $ 20, sr-rbtítulo IV)' qr,re hay causaliclad) y se ha llegado a pensar, cn virtud cle ia pro-
longación de Ia vida embrionalia cn el hombre, qllc esta reración
sllpone, a sll vez, una velociclacl constante clc transfor.macjón v ouc
IV. El desarrollo cttttogenético.-Pasiinclo ahora al desarrollo i'sta cs irrcversible
ontogenético u (orgánig6o, poclrernos exarlinar más de cerca la
no- Pero ninguno de estos calacteres, ni su reuniórr, b¿rsta toclar,ía
ción"de desarrollo (y, pu. t¿rr]to, cornpal.arla tlcior con la cle des. ])ara caracteriza| un clesarrollo orgánico, pucs los enc<.¡ntramos a
arrollo mental), potqnr constitu"vc, por toclos conccptos, ttu lrroto- lodos en el terrcno físic<¡. Así también, las prirner.as nociones cm-
tipo ejemplar. La tazón de esto es clobic' bliológicas han errado la idea cle desarrolro, igual que la biología
' En priiner lugar, el clesarrollo orgánico . incti'ic¡:al reúue, comcr gcneral ha comenzado por ignorar la noción áe la -evolución: en
yo ir""ior dicho,-en una rnisma tot¿rliclacl funcional los procesos dc efecto, estas nociones iniciales se han limitado a levantar acta so-
áif"r"rr"iu"ión y de integración qllc se ciisocian m/ts o tnenos en cl lalnente de las moclificacioncs cuantitativ¿rs clel cmbrión cn su col-r-
desarrollo genealógico. junto, como si el adulto cstur¡icse preformado cn el huevo o cl
Pero, en s"gundo lugar, y esto es furldamcnlal, la biología con. espelrnatozoide con un tamaño muy reclucido, y como si el cles-
temporáneu formá de ia "teoría sintóticao cle J' Huxley, Wad- arrclllo se redujese a un aumento cle este tamaño.
"tt-la
dington,etc',conduceaapoyarenpartelafilogénesisenlaonto- Descle G. F. wolff en 1759,la idea de epigénesis o cre transfor-
la'inversa. E¡ cfecto, por Lrna pat te, los
;¿;;ri, y no solamente aestáticos, mación cualitativa (y no sólo cuantitativa)-sá añade a las antelio-
sino factores idénticos o análo- i'es, después de cluras Iuchas, por lo demás :. Ella se tracluce rápi-
;;;;; ;á son elementosI naturaleza sc rlanifiesta por su activi
;;; " los enzimas y cuya conjunto cle regulaciones en el trans-
clamente en términos de diferenciaciones y de integraciones co-
áa¿, solidaria y sumisa á .,n rrelativas, Io que es tanto como decir que un desarrol"lo es una or-
de todo el clesarrollo embriogenótico eu intcracción con cl ganización progresiva e implica, pues, ra noció' clc trna constl.'c-
""rio
medio. De esto resulta quc la información proporcionada
por el
I Véase, en l<¡ tocant.e a todos crjtos puntos, cl 19.
: 5s
Para quc se impusiese ra i<rca de epigénesis hubó que csperar, entr.e otros
I Los genes son estructuras quc clirigen lir síntesis cic las protcÍrlíls \, l)('f los trabajos cn clttc Geof'l lt-ty Saint Hilairc mos!ró l<.,s canlbios cle l¿r,r¡lr-
tanto, cle-los enzimas' (Nota tle la edit') l
gclnesis en relación colt cl ntecli<¡.
:t
f
É'
.s'
?!
Í.
t'
76 l:l'l Sflr\lOl.()(;1,\ l)lil, C0\OCl\'llllN'l () NOCIONIiS Dl,\CltONtCtAS 77

cióll dc cstructur¿is totales ) cle uDa filiación clc cstas estructul'¿ls, cle los desarrollos fenotípicos concebidos conro rcspllestas genéti-
las cle un estadio n qlle se cierivan de las clel cstaciio lz-l. cas a las tensiones del medio.
Por último, a partir cle H. Driesch (1891) y clespués (mu1'a ¡re- Luego el problema vuelve a encontrarse en clos estadios pclr lcl
sar sllvo, pues su clescubrjmieuto lc asontbló hasta tal punto qllc qlle corresponde a los mecanismos cognoscitivos. l o Tenemos ante
provocó en su espíritu una regresión inlelectual al nivel ciel aris- [odo cl cstadio de las transmisiones hercditarias: un mccauismo
totelismo) desde los progresos de la embriología causal y lucg<-r clc cognoscitivo hereditario, como algunas reaccioncs perceptivas ani-
las conjunciones con la cibernétic¿i, esta coltstrucción de estructu- males (ligadas o no a los instintos), ¿está totalmcnte determina{o
ras organizadas se ha manifestaclo cono una cquilibración progrc- cn el curso dc su desarrollo individual por la programación clcl
sirra gracias a un juego de autorregulacioucs, estrttcturales primc- genoma, o bien las etapas clc desarrollo indiviclLlal marcan una
ro (reconstituciones de Ia estructnra tolel a partir de estlucturas ¿rcción sobre sn formación? Es éste un caso particular del proceso
parciales), después funciouales r (rictir'¿rcioncs por sistemas de re- circular general recordado hace un momento. 2.o Tenemos después
troalimentación). Las etapas del cles¡rrrollo sc manificstau, así, el estadio de las transmisiones sociales o educ¿rtivas (ya presentes
como los escalones de una equilibracicitr proglesirra, con su doble en pequeño grado, en las aves y en los mamíferos): ¿cl niño ncr
aspecto diacrónico (horneorresis: r'óasc t\ 2) ]' sincrónico (homeos- presenta en el curso de su desarrollo mental más que los carac-
tasis linal: r,éasc $ 7). teres transmitidos por el lenguaje, Ia familia y la escuela, o pro-
Es inútil rccorcl¿u' cluc cs[a cpigóncsis )' cstas lcgulitciorrcs itlt- porciona producciones espontáneas que han ¡loclido inl'luir, cuanclo
plican una interacción con el urcrlio colliinua c irnposible clc cliso- son generales, en sociedacles llenos evoh-rcionadas qLle las nues-
ciar, pues la constrncción cic l¿rs cstnrctr-tras crige ttna aliuretlta- tras? En una palabra, y por lo que toca a los caractcrcs intclcc-
ción, y si el orgatrislno que cst,i crecicnclo asimila sin itltcrrup- luales, ¿el hombre explica al niño, o el niño explica al hombre?
ción los alimentos enérgéticos neccsalios para stls cot'tstt'ttcciones, El problema ha sido planteado ya por J. M. Balclu,in (clespués
csta asimilación a las estructttlas ilttc¡'lt¿ls trac consigcl sitt ccsar, por Freud, pero sólo en el campo de la afectividad): s;gún cl psi-
igualmente, una acolnoclación clc ústas a las sitlraciones l'avor¿rbles cólogo norteamericano, los caracteres generales clcl clesarrolic¡ men-
¡ clesfavorables clcl nrcclio: llol'cs1o cs l)ol'lo c¡trc la ctlllstrr-tcci<ill tal dcl niño explican gran número de reacciones propias cle los
Jel fcnotipo no cstá plccli:tcrnritt¿icllt ctrtcr¿llrc-rltc err cl get'rotiptl' aciultos oprimitivos" y, también, civilizaclos, pues cl niño es ante-
sino ctle sttDonc ttlr sislcnr¿t dc tttinrbir)s (t'lligcll(lticosr z. lior al uprimitivo, (en cl senticlo sociológico y n-rLl)/ inexacto clel
tú'r'lnincl), c ir-rcluso al honrbre prehistórico. Por l)Llestra partc, hc-
nros sosteniclc¡ nn punto dc r,ista análogo, parcciónclonos c¡ue tiene
V. El rles¿trrollct ¡tsicctgt:ntilit't¡..--lislr' r'c¡.xiso clc las ctltpas clc: grair impor-tancia en la génesis de las estructlrrars lógico-matemá-
cl¿rboración clel cortccplo clc cles¿ii'r'olki orgánico nos hace pensal' ticas más clementales y rnás esenciales. Nos contentat.emos coll ur-r
irrcsistiblemenLc cn ulríl corn¡rarac:irirr i:oil la cvt¡lrrción clc l¿rs in- solo cjenrpk¡ cn cl terrcno cle la car-rsaliclacl físir:a: cncontr¿tn-)os
vcstigacioncs psicogcnóticas cl[rc \'(]r'sr.ul sc¡blc Jas fttnciortcs cog- sistcm/rticamentc en el niño contelnporánco de 7-9 años explicacio-
lroscitivas, y csto crr nlis scntiilos rle lr.rs (lurr \'!r hcluos habl¿rclo cn nes del movimiento cle los proyectiles conforme etl esqucma aristo-
cl$2. túlico clc lacivtrtepiotrrors (cl nróvil es crnpujaclo pcr'c:l airc clr-rc clcs-
Volvamos :r ¡lerrtil clc¡ l¿rs obscl i ¡Lciorrcs irricillcs rlcl slrbtítr-rlo lV plaza al avanzar). Ahor¿r bien, ningún adulto lo crec c¡r cl lt"rcdio
de cste parágrafo: sri scnliclo general c j que el cics¡rrollo cmbrio- social considerado (el de Ginebra), y no se pueclc perlsar en que
gcnético r-ro cs un[i sinrirlc ulcca¡rilr-rluciciil" cle la filogénesis, corno tal noción se haya transmiticlo hereditariamente clescle Aristóteles
lo pensaban Scrres, F. Miillcr v V. Saer'(ur¡r:icin cluc sigtic sienclo <¡ desde los griegos a los cscolares de Ginebra: así pnes, la idea se
r,álicla a grancles r"asg()s, danclo lugar a la infltrencia de los cambios clcbe al sentido común cle los griegos clc la época ciel estagirita
clc r,elocidad y cle los cortocircr-iitos), sinri que, clr ¡rartc, cs prime- (falta cle toda cxperienci¿r clel maquinismc.¡ actual y clc toda s<_rspe-
ro la fuente, cn el sentici<.¡ cie qr-rc l¿rs r,ariaciones cscncialcs (debi- cha del principio de inercia), y este senticlo comúrn razonab¿r a l¿r
cias a las recombinacioncs clcl gcrroirlr nrís qrr,'l lrts rnlrt¿tcioncs ll¿lnera cle los niños en este campo físico particular (sin exceptuilr
cslrictas) sc clectúan o, }lor-lo lrrcnos, sr'scleccir.ri-uur clr f'rrncitin ir Aristóteles).
Hay quc: añaclir a esto clrrc la historia clel clescrrbr.inricnlo clc Ia
t Vcr S 3, subtÍtulo III. i-ror:ién clc desarrollo es muy semejante, en el campo cle la forma-
: Nla]'r llama al fenotipo utr <epigctrolipo, ulr iarlt.) rluc lcsttltittrtc cie ¡ln
clcsall'ollo progt'amadci hcr.-clitat'i¿rmentc v tlcl "siste ¡ttu cl¡igenctico" rle W¡il- cic¡n de la razón, segúrn vimos en el subtítr-rlo IV. lgualnrcntc sc hir
cling ton. cr-ulenzado a creer quc lu r¿tzón adulta estaba preformada cn el
78 ltt,lsllj\tot,t)(;i\ t)I.t. eo\clclltl tltNIo NOCIONES SINCRÓN1CAS 79

niño en una forma innata, )' que bastaba con llenar este cuaclro plryla estables son descritos, pues, en términos cle reinos, troncos,
formal con corlocimientos adecuados, colmanclo simplemente la clases, órdenes, familias, géneros y especies, consistiendo el pro-
mernoria para llegar a un estadio fl-lal adecuado: sólo las diferen- blema en establecer la naturaleza de estas nociones.
cias cuantitativas se tomaban en cuenta, sin sospecharse las dife- En las épocas en que la idea de evolución no se conocía y cn
rencias cualitativas. Rousseau fue el primero, en 1762 I (o sea, tres las que el desarrollo orgánico o individual cra concebido como un
áños después de G. F. Wolff, cuya cxistencia 1' cuya tesis de mecli- simple aumento de talla, la idea de especie y, con ella, las clases
cina ignoraba), que haya discutido que cl niño fttese un (aclulto en lógicas de orden superiol a ella contempladas por el clasificador
miniatura>, como se dijo después, y que sentó, de tal manera, la (la de ngénero> en todo caso) eran concebidas como si correspon,i
hipótesis de una epigónesis de la intcligcncia. Pero hubo que espe- diescn a totalidacles permanentes, dadas como tales en la natura-
rar hasta los trabajos del siglo xx p¿tra clemoslr¿trlo y poner cle leza.Y, en la pr;ictica, estér noción <realista> (en un seuti lo opuesto
manifiesto los aspectos de organización progresiva que trae consl- a unominalista>) de la especie y de los géneros, etc., bastaba para
go este clesarrollo. asegurar una adecuación satisfactoria a lo real, puesto que los
Sabemos hoy que esta organización consiste cn una construc- grandes sistemáticos no evolucionistas, como Linneo, ctc,, cofona-
ción de estructuras operatorias, a partir de la coordinación general ban con éxito, a grandes rasgos, sus empresas.
de las acciones, y que esta construcción se efcctíta gracias a Lrna No es éste el lugar para insistir en la notabilísima convergcncia
seric de abstracciones rc.llexivas (c,¡ clifercnciatci<-rnes) y cle rc:grga- asi obtenida entfe las estructuras elementales de la lógica de las
nizaciones (o integraciones). Además, crcemos saber que estos pro- clases, elaboraclas inclependientemente de toda preocupación bioló-
cesos están dirigiclos por una autorrcgulación o equilibración pro- gica por el pensamiento espontáneo (descle los 7-8 años sc encuen-
gresiva que suponen, claro está, una interacción continua entre cl tfan en el niño estructuras de oagrupamientos> clasificadores que
sujeto y los objetos, es decir, un doble movimiento dc asimilación obedccen a los mismos principios de encasillamiento de las clases
a las estructuras y dc acomoclación cle óstars a lo real (véase $ l-2). cn f'r¡nción cle las serncjanzas y cle las clifercncias cualitativas) y
Así pues, parece existir uu paralclisrno bastantc complcjo eutre la las cstructuras pro¡rias de las organizaciones biológicas. Volvcrc-
historia de estas nocioncs en biologízr Y err psicología clcl cles¿lrrolltl' mos a verlo cn el Capítulc.r IV y será uno cle los cjemplos ,.lc que
nos valcü"emos para mostrar los isomorllsmos palciales qu. e..ris-
ten entre las estructuras orgánicas y las lógicas. Por el mo!nento,
el problema consistc cn colocarnos solamente en el punto cle vista
del biólogo y no de las relaciones entrc el organismo y el pensa-
\\ 7. L¡s ¡¡ocroNrs srNcRó¡¡rcrts micnto, y, por consiguiente, cn tratar cte caracterizar los diversos
aspectos de la noción de especie en la perspectirra cle la historia
de la biología.
A este respecto, la noción de especie nos proporciorr¿r el prirncr
Todo desarrollo, tanto genealógico como orgánico, cttlmina en un ejemplo de una tríada que volvemos a encontrar cu todos los cam-
estado de equilibrio relativo, e inclusive tiende a él en virtud de pos en lo que concierne a las nociones biológicas (y psicológicas,
sus mecanismos autorreguladores. Así pues, es conveuic'tltc aveli- sociológicas, etc.), por lo demás tanto diacrónicas como sincróni-
guar por medio de qué nociones es aprehencliclo este carácter es- cas; pero es más claro comenzar este análisis a propósito de los
tático de los estados del equilibrio y poner de relieve sus relacio¡es conceptos sincrónicos (para proseguirlo después a propósito de las
con las nociones propias del desarrollo. relaciones con el meclio: $ 8). Esta tríada es la de las concepciones
que hacen de la totalidad una realidad que se basta a sí misma v
cs capaz de explicar slls componentes 1; concepcioncs atomÍsticas
I. La idea de especie.-El desarrollo genealógico t¡ colectivt-r que explican el todo en función cle las partes (o conro agregado dc
culmina en la constitución de phyla relativamente estables (tan es- los componentes individuales); y concepciones relacir¡nales que
tables, por lo demás, que se han necesitaclo siglos para descubrir consideran la totaliclad a n-tanera de composiciones entre relacio-
el concepto de evolución, y que ósta puede parecer frenada o casi I En io que sigue
nula conforme a nuestra escala temporal de observaciones). Estos hablaremos a menudo, a este respecto, cle "totaliclacl
transcausalo, en el sentido de que trae consigo un modelo <1e causalidacl que
rcbasa las interaccioncs causales obscrvables y que, por tanto, es inverificable
I Fecha de aparición <lel Etttilio. en parte.
rq

I
&
80 coNocr\,11llN1'o I\JOCTONES SINCRÓNTCAS 81
nes y en las que los elementos inclividuales estálr ellos mismos misma sea relativa a un cierto modo de corte o separeción. Es lo
subordinados a estas relaciones totalizacloras. que se pone igualmente de manifiesto en las concepciones cle Dar-
El concepto de la especie antcrior a la iclea de la evolución está
vinculado indudablemente con el primero de los términos de esta )yi" -"1 las que, como ha mostrado C. Nowinski, lá especie en ca_
lidacl de clase-relación pasa a ser soridaria cle estructr-rias cirr <tipr_r
tríada: la especie existe como entidad estática y como totalidad lógicoo sttperior t (la selección, etc.).
permanente, que impone su nfornlAu a los indivicluos 1. Existen tan- con la genética mendeliana y el mutacio'ismo cre De vries y,
.
tas especies como las que han salido cle las manos del Creaclor, más tarde, de Morgan, etc., la'oción cle especie presenta un terceh.
decía Linneo, lo que es volver a partir de totalidades daclas, sufi- asp.ecto que, clespués del de totalidad absoluta o car-rsal que car-ac-
cientes para explicar los caractercs cle los inclividuos que ellas sub- terizó sus cc¡mienzos, y clespués de la fase atomística (ieclucción
sumen. En cuanto a los "géneros> y a otras totalidacics qlre entran a los individuos) o nominalista q'e marcó a las concep"ion",
en juego en la clasificación, ser/rn t¿rnto más reales cuanto mcjor lucionistas iniciales de Ia clasificáción, se orienta hacia una estruc-"uo-
correspondan a lazos de comunidacl o clc parentesco naturales, pa- tura de totalidad relacional.
rentesco que nada tendrá que ver con ulta liliación, sino que ex- En efecto, el descubrimiento cre ras leyes de la herencia ha per.-
presar/r la estabilidad de las semejanzas objetivas de cliversos gra- miticlo poner en evidencia la existencia dé (razAs)) q.," pá.*orecen
dos, y estas selnejanzas expresarítn las anaiclgías dc intenciones del nr/rs o lr-renos estables, hasta el momento en que rrna^rara lrLrcva
Creador. rrpal'ece (o desaparece) por mutación. De esto se despre'clen
clos
Con el evoluciouismo, la noción clc especie cambia cle nulltt'alc- consecucrlcias escnciales. La primcra es la cle q.," .,i criterio ob-
za, claro está, y Lamarcli nos proporciona un primer ejemplo. En jetivo cs clc uue'o (o por primera vez, descle irn punto cle vista
su perspectiva, en la cual el orgauisuro csl¿i uroclclaclcl por cl meclio cicntífico v ya no creacionista) atribuible a la especié: la especie es
sin construcciones cndógenas ni resisteucia de las estmctttras in- un conjunto de razas cuyas derivaciones pueclen analizarse en prin-
ternas, la realidad cle la especie des:r¡rarecc como tot¿tlidad objetiva cipir y cuyos cruces son_ en principio f écu'dos. La segr-rnda,'qr-rc
(tal y como, para el empirismo, c¡-rc sttbtirdina el sr-rjeto a las ac- es la más importante, es la crc que ya no subsistc la disluntiva
e.-
ciones clel objeto, toclo realismo dc las clascs cecie su lugar a uir trc un¿r.,fijismo, sin evorución para el cual las cspeóie.s ser.ía.
nominaiismo): sóio cxisten los inciivirluos clt sus linajcs sorncticlos pel.maucutcs \,' Lur flujo cvoh-rtir¡o cclntinuo qrrc quitar.ia tocla signi_
a valiaciones constantes, )' lir scp;rr"nción cte cstos iinzrjes cn t:spc- .ficaciirn objctiva a la noción cle especie: la-reaúdacl se nos mani-
cies es esencialmentc artificial, cn tanto quc las entidades colec- fiesta n-rirs bicn como una scric cic estaclos cle cquilibr .o l-cl¿rtivr,
tivas que se prestan ¿r la clasificacii¡n no coustilt-rycn, aquí, más rlc clcscqr-rilibricis y cle lcequilibraciones, lo cual pernritc llcvar.
que (partes clel artco:. Cicrto cs clLrc culrtrclo clos linajes s¿tliclos cabo nn¿r clasilicación cle los ¡rrincros cic cstos clstacl<_¡s, sl oor.cli-
¿r

cl: tnl rtri:;rlrc¡ tronco pasan a c.slÍtr sr-lfic:ie nlcmcltte cij.stantcs en Lln nancl<¡ nc¡ obstante el conjunto clel sistc¡nr a un sistc.rna r-,rll.cirlnal
nronrinto 7'" clc la crroluc.ión, su scpllrcir.¡rr 1:crrnitc hablar clc cs- corrstitrrickr 1'rol llts lcycs gcrróticas.
.irccies clistinlas, pcl'o cn oLrasión clc sr-r cljsociación grzrdual cl'l uu Estc car¿ictcr relacional no ha hecho más que ¿rccr.rtLlar-sc clcsclc
tienr¡ro 7', están tclrlar,ía rclacic¡uaclas I)or tocla suerte cle interme- clrtonces. una cle las iagunas fundamentales clci mutacionisuro cl/r_
ci.arir,rs, y cs elrtol.lccs totaltlenfr: al'bitrari<"r tratarlas como (espe- sico cle irace 30 ó 50 años ela la oposición raclical, clc naturaleza
cicsu cliferentes o como sinples "r,¿rriccl¿rcics, c¡l el interior cle r,rna casi atomística todavía, cntrc el genotipo y el fcnotipo. Se llamab¿r
¡ r"¡isn.r¡l especie. rgcnotípicos, al Conjunto cle los caracteres cle uná línea (pur.a>
Dcscle el punto de vista lógico, Ia cspccie clcja de co'slituir una (¡rt-rl selcccioncs progrcsivas) creada en el labc¡r.atorio. pol. ei con-
sinr¡rlc- uclaseu par.a ¡raIticipaI igt[ilrnc.ntc dc la cstr¡-rclura clc las
urclaciones". Por trna parte, ios caractcfcs clllc clellncn a las clases
trario (y scgún la misma tcrminoiogía debida a Johannsen), sc lla-
lnaba ufenotípicos, a los caractcres de las líneas, fueselt plu.¿rs o
c:pccíficas (o ger-róricas, ctc.) son sLlsccptiblcs cle var.iación en mus imptilas, quc s<: clesarrollascn cn c<.¡nciiciones variaclas del mcclicl
o crt trlenos, lo cual aíiaclc a las -si¡11¡-lles ccluivaiencias rc.laciones l' sin fijación hercclitaria cic cstas propieclades nucvas. Ahora bicn,
sinrd'llic¿rs trulisilir'¡s. Pol otrr¡ I)¿l¡'tr., tslrrs pr.o¡-licclaclcs cltrc sc han
lusí ¡rlescntucia, l¿r clpcisición nacla ticnc dc antitótica, plles, como
vltello clc tal lrlanel'¿t I'cl¿ttir'¿ts puc:clor intr'oiiucir transicignes entre
iir.'istimos la c-n 1929 j, lus cios nociones cle genotipo y ilc'f.'notipo
una espccir-'cl¿tclt t, Ias espccics vccil[is, lO.-iral hace c]rre la t-.sPct.ie
I Tolalidacl en c.rlcnsión (- conjullto tle'los inciir,icltros), ¡rcr.o sobr.c loc.[t¡ crr lS.: llalltatt utipr-¡s lógicos" I ios g¡acios ric nn <.¡rclcrr jerár.quiCt.r cle con-
(ül)tos, Por c.ieluplo, l;,ts cllscs (lue no cc¡rrticncll nrás qrrc inclividuos.sotr cle
compr-etrsi<in (conjunto cle los cl¡t'actctes cstables, ,,(.)usia) rlc Aristótelcs, ctc.).
? Pltilosortltit, aoolt¡tiqtLe (Fcl. Schlcicher), p. tipo I, las clases que no contiencll uras que clascs cle tipo I son clc tipo 2, ctc.
1,.1. 2 |l.ct'tte.s¡ri.s.se r/¿ Zoologit,, ro1. 3ó (1929), n. 3.19
82 Itp¡ s'l n[tol-oGiA Dl]r- c0N0cIil,lillN'fo NOCIONES SINCITóNICAS 83

no están Situadas, de ¡inguna tnaltera, en eri nlismo plano. E,¡ cfec- clual, estado de terminación clel desarrollo ontogenético, recorde-
to, nunca Se Observan directamente más qr-re fenotipos, e incluscr mos además la sucesión de Ias concepciones coricernienies al sis-
en el laboratorio, una nlínea pura> (o supuestamente (Ilura), pues- tema genético, en particular al genomá punto de unión entre esras
to que esto no es sino una noción límite) nos proporciona cal:¿lc- dos clases de desarrollo.
terei que son siempre igualmente relativos al medio elegido y t-lo, La evolución de las ideas sobre el sistema genético obedece a
simplernente, al patrimonio hereditario' Así pues, cl genotipo es la-m-isma ley, de la que acabamos de ver un efemplo: de la tota-
solamente lo quelienen en común toclos los f enoti¡los posibles prc- lidad transcausal al atomismo, y de allí a la iotaiiclad relacional
que tiene que ver con los mecanismos autorreguladores.
sentados por ut a misma línea upura>. Sc trata, así, de una noción
reconstituida y reclucicla, por opctsición a los fenotipos cuya des' Aristóteles consideraba la reproducción en Ju perspectiva gene-
se pueden proporcionar c1e malrcra directa' ral cle las cuatro clases de causalidacl: eficiente, formal, material
'Es y mecliclas
cripción
5' final. SegÍrn é1, la fecundación resultaba, entonces, áe que el
asi que la noveclacl esencial (lLle caracteriza a la gcnética
corrtcmporát"n, stls plogrcsos t'cs¡recto clc h gcnética clírsica macho proporcionaba la .forma> (específica, racial o familiar) y
o mendéliana, es ",-t
precisamenie el h¿rbcr" rci'tcgraclo gc¡otipos y fc- la hembra la <materia>, todo esto enCuadraclo entre una'eficienciá
notipos a Llna totaliciad relacionada. En c[e-cto, un gctrotipo es ca- y una finalidacl. Dicho de otra manera, el genoma es una <forma
r.actbrizadO esencialmcutc hoy por su (no|lla cle reacc:iónr, cs cle- causalo, que se constituye por división en completo isomorfismo
cir, por el conjunto cle los fenoiipos quc cs susccptiblc cle prociucir co' la uforma> del ctrerpo aclulto y explica su multiplica.ión.
hacibndo variár (una a una) las propiedaclcs clel meclio. Por otra weismann, a fines del siglo xrx, por el contrariol quiso intro-
parte, al laclo de la norma de relrcción dc ttt'l:t sol¿r raza, es dccir, clucir una scparación radical entre el plasma germinativo, que se
il. ,r,. genotipo depuraclo artiliciahlentc, sc hablalir cicgenotip<.ts,la llorua prolorrgaba de una generación a la siguient" .le manera continua
cle reacción de trn¿r población, o scil, clc tilra mczcla clc
y, por así clecirlo, inmortal, y el plasma vegetativo o soma, suerte
lo cual constitu)'e la regla en la ri¿ituralcz'¿r, sicnclo clltonccs la uni cle excrecencia momentánea y mortal que caracteriza a los indivi-
dact el npoot geÁéticor.-Es más, se ha llegaclo a lundar'(a partir clc
dtros sr,rcesivos. Pero, a la vez, interpretó el (germen) en una forma
la lcy cle Haráy-Wei'berg acei'cn clc 1a frcctrctrci¿t rclati'a constalltc atomista, como un sistema cle
"fls1s¡minanteso cuyo número no
cte un caráctei alelomoJo en ct,¡ncliciu¡es clc poblaciór-r, pot' lo
cie- sería el mismo en las células somáticas y en las germinales y clrya
más nunca realizaclas) ul]a (gcltútica dc las poblaciollcs) qttc ticuc: lunción serí¿r tr¿rnsmitir, Llno por uno, ios caracie.e, heredltaribs
sin ninguna irifhrencia posible clel soma y menos toclavia del medio.
sus leyes propias y de la que un principio es el cic ql-lc Llll gen lltlllca
obra iolo y que toclo fcnotiiro cs resultacio cie la acción clel con- Estc atomismo, natuLalmcnte-, fue refor.zackr por el clescubri-
rlricnto y cl recicscubrinric¡rto clc las leyes cle Menclcl y pof la con-
iunto cle lós getr"r reuniclos. un cxpcrimcnto clásico de Dobzhans- ccpción cle los (tlcrlcs) inlcrpretados colno pequeirás- partÍculas
ty y Spasst<y tra consjsticlo, por cjcmplLi, crl mczciarc_onservando 14 razas dc
a cn una ca¡a cle població', sittr¿rcl¿rs en los clol-nosomas. E,l carácter bjnc¡rniai clc la ley cle <Jis-
vátó. aiaptaiivo clc 0,3 0,8
srilo los úomocigotos: lln estas conclicioitcs se cotnp|obó, clespués tribución de Menclcl, la cstructrrra cliscontinua cle las figúras
1ue
clc 50 generacioics, la exislcncia clc un jr-rego de compcnsaciones se clistribuyen en el espacio cn cl transcLlrso cle la rnitos'ís y ,le la
qu" po"r"r, remedio a las mut¿rcioncs desfavorables, pues cle i4 ra- meiosis, la aparición clel salto brusco y al azar propio cle las mu-
,i r, ¡ habían restableciclo totalmente sn r,'¿rlo¡ aciaplertirro, B, apro- taciones observaclas, toclo parccía conclucir a está viiion atolnística
,iimadamente, y 3 solamentc dc mauera insuflciente' de las cosas, que clurante largo tiempo dominó toclas las interDre-
E,n .er,r*en, después cle la noción re¡rlist¿t de especic, después, taciones del sistema gcnético, y se vio reforzacla t<¡clavía poi el
luego cle la concepcibn atomista y nominalista, se llega ¿t tru estndio dogma de la no-intervención clel medio aparte de la influencia,
relicional de las totaliclacies funcionales cil cl tnarco clc las cuales esencialmente disgregante, por lo demás, cle algunas radiaciones.
la especie se presenta en la naturalcz.a,lo que concluce:r ttna pri- Tales concepciones, corrientes aún en muchoi meclios, han sido
macía cle las nociones cle equilibración y cle regulación a títrtlo clc por fin puestas en tela de juicio por una serie cle hechos nuevos
sr:pcración conccptttal clc las antítesis inicialc:s' que nos orientan actualmentc hacia una tercera etapa, caracteri-
zada por u¡a interpretación del sistema genético y clel'genoma mis_
mo, a título cle totalidades relacionales que son, a la -vez, produc-
II. El osislentu genéticoo.-Errtt-c la esPccie o el gétrero, etc., tos de un largo desarrollo y sedes de co-adaptaciones y cle regula-
estaclos deequilibrio relativo crn los cu¿rlcs cicsemboc¿r el desat'ro- ciones variadas. como ha dicho Mayr, se ha sustituiclo ia ogenética
llo genealógióo o colectito, y la cstntctr-rlit clel organistno irldivi del saco de juclíasn según la cual cada gen cletermina de manera
8¿. Eprs'r'Euol"ocÍA DEL coNocrMrENTo NOCTONES SINCRóNICAS 85

independiente y unÍvoca un solo c:rr/rcter clcl organismo adulto, en lo referente al <sistema epigenético>) constituyen a Ia
vez las
por una genética relacional (Mayr habla cle <relativiclado) en la luentes y los productos de la evolución.
cual el genoma constituye una orgauiutción cle conjunto insertacla En fin, se ve así que la evolución de las icleas en lo concerniente
en lo que Darlington llamó, cn 1939, (sistclr-I¿l gcnótico>, o conjunto ¿rl sistema genético obeclece a las mismas leyes que
la de la noción
de procesos de reproducción, cle trausmisión y clc variación, pero cle especie, y que habremos cle volver a encontrar & prc
¡ósito del
eI cual opera conro sistema, es ciecir, cn forn¿t cle interacciones olganismo indiviclual: paso de la ¿otalidad transcauial a un
ato
constantes. mismo que pretende explicar er todo por elementos aisrabres y re-
En el seno del genoma, y al lacio cle los gcrles estructurales, se to'no a una totaliclad, mas relacional y soliclaria cle un desariollo"l
ha distinguido, por ejemplo, a los gcnes rcguladorcs o modificaclo- funcional' se dirá q'c lo.s- conceptos no son más que el reflejo de
res, que encuentran sus incitaciones o sus alimentos fuera del nú- los conocimientos adquiridos en ias épocas consideiadas, los
cuares
cleo o, también, de la célula. Los gct'tcs, ctl stl coujttnto, a los que clc¡rcnclen a su vcz cle las tócnicas de investigación. clar'o
está, por
hoy se les considera a menudo colno si f r.tcscn todos estructuralcs una parte, pero a esto hay que añadir que las nociones utilizaáas
y reguladores a la vez, no nos son cl¿tclos clc un¿r vez por todas, sino para describir o explicar los hechos los rébasan siempre,
que se reconstituyen sin ccsar Por nctill)olism<¡ interno (en el ai adoptar
talcs o cuales formas cle sistematización, y que ¿itas, entonces,
transcurso de la transrnisión gcnética) conscrvanclo sr,r cstructura, clcsempeñan nccesariamente un papel cle auxiliares o cle obstáculos
lo cual es, de nuevo, un signo cle organización. Por lo que rcspecta c' cl análisis cle lo real. por tanto, nos qucdará por examinar la
a su actividad, no es sino cle transtnisión o clc vari¿rciótl, habicla I'ue'tc cle cstas sistcmatizaciones y no ros está piohibiclo
cuenta de las gener¿lciones ultcriorcs, prtcsto quc hay activiclad lación con el $ 4) sentar la hipótesis cle que las intuiciones1en
re_
sintútica en el curso de la ontogéncsis, qllc pasa clel B0 por 100 en defor-
mautes inici¿rles habían sido sacaclas cle una suerte de psicomor-
los comienzos dc este desarrollo y ciescicnclc a 1 por 100 ó 1 por fisrno csp'.l/rneo, para acloptar en seguicla, sin crÍtica, lai intuicio-
1.000 hacia su fin. ncs más scncillas y mzis económicas sacaclas clel mundo físico sin
Se añade a esto que hoy la uniclacl gcnética ya no es tanto el v
o'ientarsc, más que al final de tal balance, hacia moclelos más"acle-
genoma mismo como cl <<pool gelnétictto, o conjunto de los geno- cu¿rclos a lii organización viviente.
mas en interacción en el seno cle una npobiación, clada. Ahora bien,
el pool genético está a su vez coacl:rptzrdo c integrado, es fuente de
regulaciones de conjunto y dc continuas rcequilibraciones, consti-
tuyendo así (al menos según las tcorías ck¡minautcs) el nivel cle . iII. El org,attisnto i,divid,ar.-Las nociones rcrativas al orga-
nisrno incliviclual verifican de manera mucho más clirecta aún
integración intermedia entre el inclivicluo y la cspecie' hip<itesis, cuyo único interés es subrayar el carácter clialéctico
tal
En cuanto al "sistema genético" esta noción sc v¿l agranclancio la marcha hacia la ob.ietiviclad en el conocimiento biológico: en cle
continuamente en la te<¡ría contemporánea. En su obra titulada cfecto, pa.ece ser que ¡rara llegar a esta orientación sinté'tica que
Anirnal Cytotogy and Evolt¿tiorz, White escribc por ejemplo: oal e.s la búsquecla de una totalidad relacional caracterizada
término general cle sistema genético ligamos el moclo de reproduc' por sus
alrtolrcgulaciones haya que comenzar por la tesis de una tclalidad
":r,in cle la especie, la dinámica de ia población..., el ciclo cromo-
só-nico, el índice de recombinación, Ia prescnci¿] o ausencia de for-
t¡anscausal inspi.ada por los modelos de niveles superiores
rure'te aprehendidos conforme a un moclo introspeciivo (tesié srcbal-
r-r.rs diferentes del polimorfismo genético o citológico cle la pobla' cuyo
crón natural y, en pocas palabras, t<¡dos los factores que determi- único valor, aunque es real, es el de plantear pioblemai), y pasar
..ran su comportamiento hereditario en un espacio de tiempo después por la antítesis de un análisis atomístico inspiraáo
en los
sufrciente para la aparición de cambios evolutivoso. Stebbins y moclelos de niveles inferiores y, en realidad, previtales o infravita-
otros van aún más lejos, lo cual tiende a asimilar el sisterna gené- Ies (pero cuyo servicio recíproco es el cle proporcionar los comien-
tico al conjunto de los factores internos por oposición al medio zos de medida y de verificación).
(pero esto no siempre nos lleva a excluir la interclepenclencia cada ^ Así que
pues, el organismo individual se concibe primero como una
vez mejor percibida de las acciones exógeuas y endógenas). SóIo forma se impone causalmente a una materiá. Esta <causalidad
qtre, si la noción misma de sistema genético tiencle a volverse, de formalu, en el sentido de Aristóteles, va acompañada naturalmente
tal manera, un poco vaga, su gran mérito sigue siencl<¡ el cle insistir, cle una ocausalidacl eficienter, principio de lá nfuerza vital> invo.
con todas las nociones de reiación cle irol', cn ei heclio dc que los cada por el vitalismo por considerarlo distinto de las nfuerzas,
sistemas orgánicos o biológicos más (n¿itllrales> (ya lo hemos visto físico-químicas, pero análogas a ellas, y de *causas finalesr, consi-
dó l]PIS'TB¡,{OI,OGÍA DEI- CONOCIN'ÍIENTO \(X]IONI]S SINCI{0NICAS 87

deradaS como puentes clc explicaciotrcs stlficicl'rtes por sí rnismas lisiológ-icas uLiliz;,rcias pol la acción (regulación de activación o, in-
e irreductibles al mecanicismo. clusivc, clc ¿icclcr-ación clc Ia acción), y que el <sentimiento, del
Es fácil comprobar qlle estas trcs clascs cle n<-rcit-¡nes están sa- csfuerzo no cs c¿rlrsu clc nacla, sino simplcmcntc el indicio subjetivo
r. Es cierto que la noción cle iic
cadas de la expériencia introspcctiva est¿r re¡lulucitin o la torra dc conciencia de esta conducta de
(forma, es común a las formas org/inicits y a las estructgras ma- ¡lct iv¡rción.
temáticas o lógicas, las cuales slrponcn clásicamentc la distinción }ln cr¡¿rnt<¡ a l¿r finuliciacl, hemos visto ya quc si corresponcie a
utilizada preciiamente por Aristótcles clltre LIna .[orm.> y una ¡'nccanismos íir-rt<;rrcgul¿rclor-cs reales y de ninguna manera despre- ¡
omaterianl Sólo que si lás oformaso clel pensamiento o del yo, etc', c:iablcs, nacla ticnc clc ucaLrsao en el senticlo cle ucausa finalr: aquí
son ciadas en ,rrrá forma globat c implecisa a la introspccción, que t¿rrnbiún sc tluta clc una noción m¿rl an:rliz¿rda, porquc rcúnc con
puecle entonces considerárlas como causalcs, cl análisis científico torla hcte rc¡¡rcncirlacl la cxplicación consciente (cleducción anticipa-
(inaugurado, por lo demás, por el ¡rropio Aristótelcs, ,mas en su clola) y la catrsaliclacl fisiológica (cn este caso cibernética), lo cual
iOgi.i y no en su biología) comienzzt cu¿rndo sc l¿ts tracluce en tér- clcr t.lrrcr,'o sc rLrbc a las insuficiencias de la introsnección.
*lnor de estructuras de relacio¡cs o clc gpcr¿ciotics, asÍ pues, a A cstas r.rocic¡ncs cic totaliclacl transcausal y de origen psicomór-
.rn t"rrg,ru;e implicativo que nacla ticne cie causal. Por el contrario, fico lt:s h¿in succclic'lo, como cs clebicio, csfuerzos de explicación de
las foráaé orgánicas clepénden cle irrtcracciones esencialmente cau- natulalcza físico-química, cl funcl¿iclos en las unidacles elementales
sales, inclusivé si se las expresa en términos cle cstrttctlrras mate- clc qtrc cstá formado el organismo (células). Dicho de otra manera,
máticas o algebraicas, y cle tal ma¡era constituyen resultcuttes y t'ro como y¿r cntrcvimos en el $ 4, mientras que las nociones del primer
causas. HacJr de la oforma)) en un sentido indiferenciado, a la vez grlrpo 1>rocedían dc nna proyección en los niveles inferiores de
cágnoscitivo y biológico, la (causa)) de la unidacl del organismo
"quedarie cl¿rtos tomaclos cle los niveles superiores, Ias nociones del segundo
i.ráiui¿nut es en el plano engañoso cle la introspección, grupo sigucn un camino contrario y se orientan hacia un reduc-
q"e consia".a it <yo)) o al perisamiento, ctc', como el motor de la cionismo qr-rc tiende a interpretar lo superior (aquí, la estructura
actividad orgánica. cie con.junto clcl organismo individual) por lo inferior (células, etc.),
Por lo que rerpe.ta a la <fuerza, vital y a la flnaliclad concebida o inclusive por lo infravital físico.
como ocarisa finálr, los orígenes introspectivos son todavía más Aliora bien, como ocurle casi siempre en caso de orientación
claros. Es cierto que las razones de la resistencia clel vitalismo han rcrlu<:cionista, estos ensayos cle explicación de la organización a
tenido que ver sidmpre con las insuficicncias cie la explicación me- priltir cle datos clementales se han dirigido hacia esquemas ato-
canicisti en el momento de la histori¿r cn qLre ir¿r tcnido lugar la nísticos, porque corresponden a las operaciones más simples del
discusión. Así pues, la doble función histórica clel vit¿rlismo ha cot-l- ¡rcnsarnicnto quc son las operaciones de suma. No pensamos sola-
sistido en plantear problemas, lo cual es excelentc, pero también rrente en las teorías ocolonialeso de la individualidacl de los me-
en ofrecersé para taiar los agujeros, lo cual es más cliscutible. Sólo tazoos por aglomeración de células, sino al conjunto de los tra-
que, entonces,. ¿por qué taparlos mecliante una noción tan aventu' bajos anatómicos y fisiológicos que han procedido tejido por tejido
áaá ta déifueiza vitalo? Es que, evidentemente, la experien- u órgano por órgano, como si la totalidad morfológica o funcional
"o*o
cia interior nos proporciona tal modelo. El nyoo, que se manifiesta, dcl organismo fuese resultado de una síntesis progresiva a partir
por una parte, com; la <forma> de las formas (pero que de hecho clc clcmentos o cle subsistemas aislables, los cuales constituyt n, a
ir es, "o*o ya lo mostró Kant, más que una (forma de apercep-
pri'cipio su vez, conjuntos cuyo análisis conduce hasta la célula en :us re-
ci¡jnn de la éxperiencia vivida ni tampoco un causal o
acciones concebidas como permanentes. Para no poner más que
süstancial), parece constituir para la introspección, por otra parte,
r-rn ejemplo, el sistema nervioso, que constituye hoy para nosotros,
la fuente de-Ias fuerzas propiamente dichas, tales como el esfuerzo
t la vez, cl modelo de los sistemas autorreguladores y el órgano
ebpiritual o muscular. Toda la obra de Maine de Biran descansa cscr-rcial cle la cohesión de conjunto de los organismos superiores,
ilusión introspectiva debicl¿r al sentimiento dcl csfuerzo, ha siclo conccbicic¡ clnrante mucho tiempo como un agregado de
"ri seno del cual cree discernir ¡una causa inmatcrial*el yo-
"rtu
en el reacciones aislables-los reflejos-, y hemos tenido que esperar
y un efecto material movilniento cle los músculos-! A lo cual
-el (conduc- a K. Goldstein que, sin cluda, ha sido el primero que ha descu-
ia psicología científica responcle con Janet y otros, que I,a bielto en ello una recl, en la acepción común del término. Pero,
ta, del esluerzo constituye de hecho una regulación de las fuerzas
colno no conocía la teoría algébrica de las (redes) (o oretículoso,
nlattices>,, etc.), Goldstein ha quedado tan impresionado por su
lEsdecir,sinrelaciónconelanálisispsicológicocicntílico. inluición, como antaño H. Dricsch por su descubrimiento de la
NOCIONES SINCRONICAS 89
88 nPIS l El\1O1.0(l͡\ DIil. CONOCII\llllN'l'O

ibgulación enrbriológica que, so pfctexto cle "Gestoll>, ha vuello ¡rtrcdc hablar cle una inteligencia propia de la nespecien humana,
tra'scausal r¡:rh,o para clistinguir nivclcs (al menos en principio, pues la ma-
z.: caer en una nocrói sinfularmeñte vaga cle totalidad
qlre esperar t¿oría son desconociclos) en las diversas etapas de la hominización.
lie ,l,ufUau des Organixnus). Sereha tenido
neurírnico adquiera
hasta
una E,n segundo ltrgar, si cxisten tanto filogenéticamente como onto-
ivlc Mulioch para q,tJla noción del tículo
genéticamentc (y desde este segundo punto de vista los niveles son
forma racional e isomorfa rcspecto cle los retículos operatorios
conocidos) mirltiples cscalones de estructuración cognoscitiva a
--"iu¡o
lógicos. par"tir de Io quc sabemos dc los niveles, harto distintos igualmente"
la doble influencia dc la cmbriología, que ha sacado a la plc-rpios cle los diversos géncros o especies de primates estudiadoS
luz los procesos correlativos de la clifercnciación y dc la intcgra- a este resllccto, ¿sería neccsario, segírn Llna concepción que recor-
y ¿e tos progresos de la fisiología misma cn sus descubrimicn- claría las interpretaciones nominalistas o atomistas de la especie,
"iondá las interacóiones, por oposición a las series causales lineales,
tos considelar las diversas variedacles de organización cognoscitiva
ya"lu'regulacioneshomeostáSicas,Se]hallegadoporfin.aconce. que clifieren tan notablemente de una sociedad a otra, o, en nues-
üi, concipto cle organización como Ia noción central cle la bio- lras socieclacles, cle un grupo de individuos a otro como otros tan-'
üliut"i tro"ión a la vez sincrónica, correspondiente a la totalidad
tos Tthyla (epistemológicos y no necesariamente genéticos), que
riacional que caracteriza al organismo acabado, y diacrónica como cvolucionan cle maneras divergentes y continuas, pero sin estruc-
correspondiente a las series de reequilibraciones que caractcrizan turas comuncs necesarias? Esta era la idea, hasta cierto punto, de
todo d"rutrollo, tanto genealógico como individual. Esta idea fun- L. Lévy-Bruhl antes de su retractación, y sigue siendo una hipóte-
clamental, en la que se apoya toclo el organicismo contemporáneo, sis concebible. La tercera interpretación piensa, por el contrario,
i" proto"ga en lá noción complementaria, a la vez sincrónica (ni-
que si la razón humana evoluciona no se modifica nunca sin ura-
vetés ¡eráiquicos) y cliacrónica (clc estadios sucesivos) clc niveles zóno, lo que equivale a suponer escalones de equilibración y vec-
ae orlanización,'ségún que se tratc clc los procesos bi.oquímicos tores o clilecciones que las leyes internas de la autor-'egulación
submóleculares, de la biófísica rnacromolecul¿rr, de la célula o del lcsponsable dc las transformaciones hacen necesarias.
áig;"ir*o individual en su conjunto (sin consiclcrar las poblacio- Si, de tal modo, volvemos a encontrar lo análogo de las tres
nei ni abordar el concepto cle biogcocenosis)' 1;osiciones distinguidas a propósito de la noción de especie, no hay
acttralmente nada que decir, por falta de informaciones suficientes,
acerca dc Ia herencia de los modos de conocimientos, así pues,
IV.ComparaciónconlosproblenlnsCog|toscítívos.-Hallega. acerca de las interpretaciones del genoma desde el punto de vista
do el mom"nto d" comparar estas cliversas nociones sincrónicas clc Ias funciones cognoscitivzrs (ver II). Por el contrario, si se hacen
con los conceptos episternológicos cltte les corresponden en cl te- paralelas (y la cornparación es legítima si se coloca uno, claro
rreno de las funciones cognoscitivas. óstir, exclusivamente en el punto de vista de los tipos de nociones
Es poco lo que puede?ecirse de la noción de especie (véase I)' tutilizaclas por el biólogo o el psico-sociólogo) la evolución de las
que tiéne pocas aplicaciones en cl caillpo clc los conocimientos' iclcas en ei terreno cle la genética simple o la de las poblaciones
ialvo desdé dos puntos de vista. E. primer lugar, reco¡demos' para fi las múltiples cloctrinas concernientes al papel de la vida social
hacer memoria, las discusioncs accrca clc las (especiesD distintas c¡t el clesarrollo de la razón, volvemos a encontrar la tríada de cos-
de conocimientos según que sean propias de la especie.humana o lr-rmbre. Es verdad que sc presenta en un orden inverso, por lo
de las diversas espécies'aniinalcs' Scgírn ia concepción realista que toca a los dos primeros términos, pues, siendo la sociedad
ry, sobre todo, creicionista) de la especie, el hombre.es el único
qne el animal, o bien superior al inclividuo, éste no considera primero más que a di mis-
iue está en posesión de la orazó'D, rricntras mó, y comienza, pues, por una concepción atomista: la sociedad
. 1o es sino una máquina, cotlo clccía Dcscartes, o bien procede
etc. Los notables traba- no ci sino un conjunto de individuos, y la verdad colectiva no esr.
exclusivamente por áprendizaje asociativo,
silro la generalización de las verdades cuya fuente es indiyidual
jos de W. Koehier y á" .,^ cóntinuaclores acerca cic la intelige'cia
,
ccin 1a éscr-rela cle Durkheim se salta de este individualismo ato'
ie los chimpancés han claclo cuentri cic esta difercncia específici'r mista a una conccpción vcrdaderamente típica de la totalidad
en el terrenó, por lo menos, de l' i'teligcncia,sensorio-motriz, en
el que el mono-saca ventaja al niñcl ¡ror nrcdio cic un esquematismo I Esto cs verdacl, por 1o menos, en lo que se refiere a los Siglos XVII y XVIII,
de ia acción (esquemas clá asimilació' 1'cic co'rc1i'aciones) cle na- pfro no si nos remontan-¡os a la Eclad Media, cuyas ideas acerca de-la sociedad
furaleza semejante, y con iutcl'cerliljos intcrincliviclualcs
que con- figinira¿a y de la razón colcctiva dan testimonio cle nociones de totalidad
prres, ya no se qLr-c volvemns a cncontrar en cierto respecto en Comt€ y en Durkheim.
ducen hasta ei umbral cle la fr.rnciirn siniltrilica. .lLsí
IiI, OI{GANISMO Y EL MEDIO 91
90 Eplsl'ltr\tol.()cÍi\ Dtit- coNucrN,ltl1N'i.o
transcausai: la sc¡ciccl¿rcl cs la lr-rentc cli: la iógica y cle toda verclad trclclttctoria por relación al problema ccutral del conocimiento: el
y las impone por (constricción, inlclectr-ral y moral a los espíritus clc las rclacioltcs entrc el sujcto y los objetos, qlle corresponcie muy
i¡ dividuales recluciclos a sus solas Iuncioncs sensorio-motrices. En clirectamente (como ya vimos en el $ 5, subtítulo I) al problema
ilas perspectivas actuales, la relaciórr cle los inclividuos y biol<igico cle las intcracci<¡ncs entre cl organismcl y cl medio,
eI grupo
social es la de una totalidacL rclacion¿il en Ia cual las operaciones
irdividuales y la cooperación (o las cooperaciones) forman un toclo
:rc disociable, tal que las leyes cle la coordinación general de las L Las relaciones orgatti.s,,¡o x rrtctlio, 1t stticto x obicto.-Pero
¡cciones son comunes, en su núclc<,r funcional, a las accic¡ltes y en tal cuestió¡, comírn por lo clcmás a las clos climensiones diacró-¡
tiper;rciones intcr c intraincliviclualcs. nica v sincrónica, la tríacla clialéctica que está en juego ya llo es
Pero es en el c;rmpo clc l¿r natur¿rlczli cic la organización inclivi- sólo la clc la totaliclact tr¿rnscausal clcl atotnisrto o cle los sistcmas
dual (vóase III) doncle cl ltaralelisln() cc irl¡rlcsionante, c inclusive l'cl¿rcionalcs. Sc añade una llucva trisccción: o bien el medio se
t"iguroso históricanrerrtc, cLrtlc las coricePe ioncs biológic;rs y cl clcs- irn¡ronc a[ grganismo y le cla forrna en cl transctlrso clel funciona-
cnvc¡lvimiento d<: l¿rs jcleas psicológices o cpistcmológicas. lln efec- miento hasta cn slls cstnlcturas hclcclit¿rriirs clócilcs ¿r esta acción,
to, cs evidente cle sr-ryo que a ia noción cle nna totaliclaci causal o bien el organismo impone al mcclio cstructuras hereclitarias in-
planteada en su triplc aspcclo cic for-rn¿r, l'rrerza y finalidacl, corl'es- clepcnclientcs cle él y el nrcclio se limita a eliminar aquellas qtle no
ponde la noción cle una inteligcncia concebicla como una facultacl convienen, o a alimentar aqucllas que arl-nonizatr con él; o tanrbién
primera, dada clescic el principicl con sus pocleres acabados. pero hay, entlc cl organismo y el meciio, interacciones tales que las clos
.clases cle lactores prcsentan uua importancia igual V permallecen
ya no es tan evidcntc que, reaccir-lnancto contr.¿I tales nociones, Ia
psicología cieutífica naciente sc hay¡-r oricntaclc-r hac-i¿r un atomismc¡ si¡ pocler clis<¡ciarse. Sólo que si este tercer tipo c1e solución es
estricto, puesto que nada parecía it't-rponcllo cn el cxamen de las ¡aturalmente solidario de las nociones cle totalidad relaciotlal,
concluctas o de la vida nental coucrcta; sin crnbargo, es lo quc se cacla uno dc los dos primeros tipos puecie combinarse con concep'
plodujo hacia 1903 en Europa (lar lcsislcucia lue rnás rápida en ciones, o bien atomísticas, o bien relativas, por el contrario, a las
Ir.rs Estados Unidos, con James)r. Iir"r cfecto, ci uasociacionismo, totaliclades causales.
concibió durante largo tiernpo a la intcligcncia corro cl proclr-rctcr Es cle suyo cviclente que cacla uno dc estos tres tipos cle solu'
de sensaciones cacla una cle las c:lrales sc pr<tiorrgaba cn <imáge- ción tiene cliversas variaciones y qlle, como el tercerc de estos
nesr, las cuales se as<tciaban entre sí en nna cornbinación cle las ti¡ros constitul'e la síutesis cle los dos primeros, allnque Ios nsr'tpe-
imágenes anteriores y de las per-ce¡rciones actuales. Sólo en las úl- r.ir,, las variaciones de este tercer tipo constituyen ipso facto ínter'
timas décadas, y después de haber clcctuarlo ilutrterosas lcgrcsio- mecliarios cr-itre los dos primeros. Sin embargo, sería un error se'
nes, la noción de estructuras c, de tot¡ilicl¿.rclcs relacionales (ver $ l) riar el conjunto de las soluciones en una serie lineal o en un aba-
se ha ido imponiendo poco a poco i1 cstc atomisilo mental qlle se nico en el que una extremiclad estaría caracterizada por la acción
apoyaba en las antiguars concepciotres clcl sistema nervioso, cles- clirecta y piedorninante del medio (lamarckismo), la otra extremi-
pués de haber sido su inspiraclor ltor clemírs cle manera directa, clacl presentaría el carácter inverso (mutacionismo clásico) y cuya
parté media sería ocupacla por las doctrinas de interacción' En
ófecto, no hay serie única, en el sentido de que las maneras de
pensar y las formas mismas dc la causalidad o clc la explicación
utilizaclas han cambiado entre los dos primeros tipos cic interpre-
tación y el tercero. Los clos primeros tipos están, en realidad, más
$ 8. El onctNrsr{o y rL r{lDio
cercanos el uno del otro que del tercero, puesto que utilizan se-
cuencias causales simples e insuficientemente elaboradas, mientras
quc el tercero consiste en (superarloso en un scntido dialéctico
(oaufheben,), introducietldo nuevos modelos explicativos, ciberné-
El paralelismo que hemos obserr'¿rclo hasta ahora entre los concep- ticos y no ya lineales, lo cual renueva el planteamiento mismo de
t rs biológicos y los que son propios clet análisis cle las funciones los problemas.
1:rgnoscitivas no i)r'cscitt¿llr, ric Iiccllo, sincl unn significación in-
Antes cle ex¿rminar uno por uno estos tipos dc explicación y de
recordar previamente la manera en que se concebían las relacio-
. I Por el contrario, el asociacionismo ha reaparecido rlds I l4enudo en ios ncs cntrc el organisnto v cl medio en las doctrinas anteriores a la
I.stados IJnirlos (Hull, ete.), pero clt to¡rn¿s sobrc ¡q¿¡ perce!ftivo-nrotlices.
92 ]]I'TS'I'I]T{OI,OCÍ;\ D]II, CONOCINTNNTO [f. OIiGANISMO Y ljl, A,IIIDIO 93

iclc¿rtlc evolución, convicllc rnostl¿rr quc la tr'íacla cle que acabanlos nrisión> y pucstcl qLlc, I)of otra parte, constituve la conclicion ne-
cie habi¿rl sc \¡urilvc a enc<¡ntrar, en Lér'llinos c¿tsi iciénticos, er-r el ccsaria clc la primr:ra trausll,risión. Pero como las clos transmisio-
J.errcno de las funcicincs cognoscitir/ils erl lo tocante a ias rcl¡tcioncs r.rcs cst¿in ligadas sin posibiliclacl de clisociación, naturalncnte,
¡r tri' ci sr-rjeto y los objetos. Pcro p:ira llcgar a tal comparación, clebcmos, para colnparar l¡s r"elaciones cognoscitivas entre las, acti-
clre sc presentará cle nlrevo con formas clivcrsas en toda esta obra, l,idadcs del suieto v clel objeto con las relaciones biológicas entre
convicne recorclar los tórminos cn que het-nos planteado cl proble- cl organismo (en sLls lnecanismos hereclitarios) y el meclio, consi-
rr.l en cl $ 5, subtítulo I. En efecto, iray tres ciases de conocimiento clcrar provisionalmente como un toclo los lloclos dc conocimiento
prosiblcs: 1.o los conocimientos ligaclos a rnccanismos hereditarios I v 3 cn oposición a 2. )
(instinto, pcrccpción, ctc.), que cxistcn o no en cl hornbrc, pero que Sicndo ¿rsí, r,olvernos A cncontlar casi iclénticamente la tríacla
corrcsponden, biológican-rente, al clorni¡rio clc los czlr'¿tctercs tras- expuesta hacc un rnolrento: o bicn el objcto se impone tal ctral al
mitidos por el genoma; 2.o los conocimicutos sacaci<ts cle la expe- str.jcto hasla cn srls cstrllctr-rras lógico-mater-nátic;rs (oligen e-mpí-
riencia y qLle corresponden clc tal mancla, biológicameutc, a las lico, en el sentido clc la física, dc las matemáticas colno cn H. Spen-
acomr¡daciones fenotípicas, y 3.o los conocimientos lógico-matemá- cer, o cn cl'Alcmbcrt qLrc tr¿rtaba de sacar de la sens¿rción la arit-
ticos, resultantes de coordinaciones operatorias (funciones, etc.) rrótica y el irigebi'a rnism¿r y se veía en aprietos por callsa del ccro
y que corresponden biológicamente a los sisternas cie legulación \,clc los nún-rcros ncilativos, ipor no hablar cle los uimaginarios>!);
cle cualquier escala, en la hiirótesis cn qr"tc las opcraciones lógicas o bicn cl srrjcto ir-n¡rone sus cstructuras al ob,jcto, cn Ia mcdicla
clementales (reuniones, clisociacioncs, orclcu, ctc.) coll su carácter cn qLrc constilr-r1'cn nrarcos ¡rrcvios a tod¿r experiencia (apriorismo
(neces¿lrio> de cohereucia o no-contradicción corlstitttyen el órgan<.1 kantiano clcl cual, ccimo vimos en el $ 5, subtÍtulo I, K. Lorenz
regulaclor funclamcntal cle la inteligencia r. nos proporcic¡na una interpretación en cl lenguaje clc Ia biología
Una vcz dicho esto, si se quiercn comparar las nociones bioló- rnoderna); <¡ bicn cl strjeto y el objeto están uniclos cle manera no
gicas acerca dc las relaciones entre el orgattisno y el rnedio con clisociablc cn cl ful-lcionamiento de Ias acciones y las cstt'ucturas
las nocioncs epistemológicas acerca cle las relacioucs entre el su' Iógico-matemáticas dcben considerarse como la explcsión de sus
jeto y el objeto, soll, pues, estas formas I y 3 cle conocimiento las coorclinacioncs más generalcs.
que hay que contemplar, y no la f<-rnna 2 que corrcsponcle a las Pcro, aquí también, esta tríada no corresponde a la clc las tota-
acomodacioncs fenotípicas. En efecto, lo que los biólogos contem' lidades transcausales del atomismo o de la totaliclad relacional,
poráneos consideran globalmente como hereclitario, en las discu- salvo en Io que concierne al tercer tipo de soluciones. En efecto,
siones acerca de las relaciones entre la herencia y cl medio, com' sc pucclc reconoccr una primacía clel objeto con relación al sujeto
prencle a la vez al <sistema geuótico, como portaclor de informa- en una perspectiva estrictamente atomística, tal es cl caso clel
óión, es clecir, cle una programaciórt ittnatl qtle rcgtrla el clesarrollo (asociacionismo psicológico, (clcsde Spcnccr hasta ÉItrll, ctc.), pero
y al misno osistema) conto sccle clc lcgtrlación. Esto es de suyo se puede llegar igualmentc a conccpciones an/rlogas en una pers'
evidente, puesto que el genoma tiene gcnes reguladores y una auto- pcctiva de tot¿rliclacl transcausal, como en varios <gestaltistas>
rregulación; pero nos preguntamos poco por si la transmisión de cuando atribuyen las "formas bucuas> a Ia rcalidacl física (nras en
un tarácter morfológico hereclitario (aun en forma de <potencia- tórminos de campos), no sienclo entonces el sujeto y su sistema
lidacl") es o no de Ia misma naturalcza que la transmisión de un nervioso más que la sede o el teatro y no el actor o el autor de
mecauismo regulador, sienclo que este último es, por una parte, cstas estructuraciones gencrales de dondc proceclen las matemá-
una simple continuación o una reactivación más clue una (trans' ticas y la lógica.
Y, una vez más, el tercer tipo cle solucioncs (interacciones entre
r Señalemos desde ahora, ¿lunque hayamos de volvcr a verlo, que si las cl srrjetcl y los objetos) no cc-¡nstituye un simple intermediario cn-
estructuras lógico-matemáticas están ligadas a las ¿rctiviclacles del sujeto, más tre los clos primeros, sino más bien sll superación clialéctica. Se ve
que a las propiedades físicas del objeto, no podrian.ros, sin cmbargo, ligarlas aquí con t<¡cla evidencia, quc en las cios primeras perspectivas, las
i los caracteres hercditarios (potencialidades gcnóticas), ptrcs é.stos son con.
cstntcturas lógico-matcmátic¿rs son daclas como algo acabado, en
ú'ngentes y variables. En la medida, por el contrario, cn qlle los eniaces ló'
g cós o mátemáticos son (necesarios, ng se les podría poner en relación, pues, su terminación virtual o inclusr¡ real, ya sea en la realidarJ física
é.t de origen biotógico, más quc con caracteres biológicamente necesa' o en los cuaclros a priori clcl cspíritu, mientras que el-r la tercera
""so
.rtos; ahora bien: esO Cs lo que sOn los ¡rlecanisnlos autorl-cguladores, pueslo se nos manificst¿rn conlo el proclucto cle una constntcción auténtica
tue ia vida depende esencialmentc, y ell todas las escalas (sin exceptuar al Y c<¡ntinua.
g:noma), de autorregulaciones (conservación de estructuras psíquicas, etc.).

l
9r+ I]PIS I.I]\IOI-OCíA DIII- CONOCINIII.]N'TO EL O}TGANIST{O Y EI, N{EDIO 95
II. La artnc¡tií{L praesÍablacidu.-Antr)s clc volvcr' a consicler:ar clc ¿rnter¡rano: por cjcmpl<.r, hay presencia cle ór'ganos visuales por-
err detalle estc llaralclismo, irnporta er:uninar bicvi:nrcntc las con- que el ojo estir nhecho para ver) y ya no hay rnás quc decir.
ccpciones que se hací¡rn de las Lel¿rcioncrs cntrc i:l orgatrismo y cl Ahora bien, la armonía preestablecicla no es en rcalicracl más
medio las cloctrinas anteriores a la cvolirción (qr:c ¡siguen siendo quc una cloctrina cie subordinación del organismo o clc la inteli-
actuales, como en el vitalismo de Dliesch I' clc Cuónot!). En efecto, gencia a un mundo acabaclo por completo, lo cual es tanto como
es claro qne la tríada cle nociones biológicas clc quc hablamos en eliminar tocla activiclad constructiva. Es por esa razón por lo que
el subtítulo I es soliclaria cle una pel'spcctiva r.'strictamente evolu- Aristóteles, dcscie cl punto cle vista epistcrnológico, al alejarsc, ¡rarq
cionista. Pero como l¿rs icieas tictle:n sicrtrplc rrna historia, siu co- su mal, cle las concepcioncs lrratematizantes clc platón, llcga a un
mienzos absolr.rtos, y como cn Lutil tcr-¡ría cicttcia, aun(llrc sc?t l'evo- rcsultaclo que sc parcce rnucho a un simple empirismo y, cic nin-
lucionaria, cstá sicmprc inlluicla incltrscl por las tcor'ías a las que glrna manera, a una constrtrcción de las formas ¡ror el su.jeto.
combate o llega a sustituir cs incli:;pcnsablc cratnilt¿rt' cómo el vi- De igr-ral manera la frrcrza vital, aunque proporciona (vcrbal-
talisr¡ro inicial, cir slls Iol'lnas clc toialiclacl trlutscattsal u holismo, mente) el principio cle la organización inlerna, cs ante tocio el
concibe la relaciór-r cntrc cl orglnisrrto y cl mcclio, tanto rn/¡s cuan- principio cie nn ajustc hereciitario a toclas las situaciones clcl mel
to que la cuestirin se plantea cle ntte'u'o a cada rcaparición del fi- clio, lo cual supone, cle hccho, una acción continu¿r de óste, o bien
nalismo. cn las m¿rnifestacioncs obscrvables de la naturalezn, o bien en el
A primera vista, el vitalismo, cn tocl;rs sus I'ormas, creacionista plan dcl Crcaclor.
o solidario de las nlornlasu ctcnras corno cll Aristóteles, carga toclo En lo tclcante ¿rl linalismo, es particularmcntc sugereute ob-
el acento en el organisrno y no cn el mcclio. Dc igrral rnancra, su scrvar hasta qtré punto srrs partida|ios moclcruos, en general hos-
equivalente rclatirro a la vicla mcntal o a lli olganización cognosci- tilcs al lamarckismo y enerligos cle aceptar tocla interlvención clel
tiva, cs clecir, el cspirituaiisn-r<-r (de llfaine clc Biran, por ejernplo) mcclio cn los mecanismos hercciitarios, sospechan un poco el he-
o la teoria cle l¿t inteligcncia c<¡ncciritla c'()mo Llrt irccho primario, cho clc cpre cacla cxplicación finalist¿r atribuye al organisrno el
o como una "facultaclr, parcccii intcrp|ctrrt'lo toclo cn l'uución clc pocler cle prcvcrr las cxigencias cxteriores )', por tanto, r.'ienc a con-
las actividacles del srtjcto. l'crir una amplia acción al urcdio, pero por intermcdiarios psicólo-
Pero si no nos clctcnemos cn líts palabras y nos ponemos a cll¿l- ¿ricos o mírs bicn psicon<irlicos y no físico-quírnicos. Lc¡ l,imos con
minar, lo crral cs cl vc-t'claclci'o pt-ttltlcrua, lo qtic uhitccn)) o cónlo clctalle ($ 4) con rcspccto ir cuénot, y voivclcrnos a crlcontrar el
se coll-lpor-tan esos orgattistt-tcts clc.¡titr-los cle uforlnas> pertnauentcs problemer a propósito cle las anticipaciones. cuanclo una callosi-
y de "fuerza" r'ital, o csa intcligcltcia clotacla cic tocios ios ¡loclercs clacl, pclr cjcnrplo, ctrl,o ¡rapcl cs f'r-rncional cn la aclar¡tación clel
clcscte un plincipio, sc col.I"lprr.tclla t'írpicl:tncnte qlle tlo ticnctl uacla ¿rclulto al mcclio, sc prcpara clcsclc una ctapa prccoz clcl cmbrión,
que haccr pr.ir Io qllc ioca li cojrstrttir-, pncsto quc no evolucionan, o bicn lray, sin míts, her-cncia cle lo acicluir.icl<_r, o hay ,zar, o, ta-
y, sobre toclo, porcluc cl llr,'clio 1>ara cl orgar-risuo y la rc;rliclad cx- clar'ía, esta anticipación se clebc a informacioncs ¿rnteriores con-
terior para la intcligcilcia crslán 1'a complclamcntc ol"cleueclc-rs cn forme a Lln rrlccanismo clcl que puecie esperiirsc una cxplicación
virttrcl clc las misntas Í'orlt-tlis ctct'¡r¿ts o clcl n'rislncl acto creaclor. cibcrnética (rccquiliblacior.lcs en cl transcurso crer clcsar.rollo, pero
Lir actii,iclacl clcl orgatrisrtlc-t o clc I¿i ilitcligcucia sc limita asÍ, cstric- c<;lt cortocirctritos pr-ogrLrsiyos ),, fipalutc¡te, oasi¡rilació¡ gci1eti-
tiltr.tctntc, a utilizar cl lrtccljo scgúrtr los lrlancs llrccslablccicit-ls o a ca>, ctc.). Ahora bien, clccir simplcmente qllc hay linaliclacl es clecir
contctnplar-lo cn fclt-lrll clc illtclccciórr. clue cl cmbrión tom¿r cn crrcrrta cle antcn¿rno al r-ncclio, o, .licho
I-¿i noción flrnci¿rmcrrtal ¡rlc-rpilr clc las cloctt'irras prccvoittciouis- rlc otra mancra, clue sufrc la inlluenci¿r clel misrlo, comc, r n las
:¡; (:n lo cc¡nccrnicntc a las rclaci<-lttcs entrc cl orga.nismo y cl me- solucioncs ¿rntcriorcs (salvo erl azar), pero esto cs suponc!'io cle
cli -r c.s, pr.res, la clc ltn¿r arn-iouí¿t ¡rrccslablccicla, y no l¿r dc ltna Llna mancra crucll y sin ningurra cxplicación clel (cómo).
¿'rm()nía o rle una aclaplacióu cstablcciclas graclualrrrcntc. Este cou- Es e'idcntc qLlc cn el scrno cle las hipótesis clc armo'ra Dre-
,icpto se vltch'c ¿r cncolttritr iclótrtico ctr lo c1t-tc cottcicrnc a la intc- cst¿rblecicia propia clc cstus intcrpretacioncs vil¿rlistas se
¡rrreclc.rr
li¡.,errcia-farcultacl, l)Lrcsto c1r-tc uclltí, i¡lrrlrlttlcntc, hity silnlllcs clcscu- rlistinguir maticcs, scgúrn quc cl acento se cargue r.nás en e[ orga-
b¡ imicntos o utilizacioltcs clc un licucrcio plccstableciclo entre ella nismo (tcnclcncias al preformismo) o cn cl mecli<_r (tenclenciali_
1, los objetos. Elttot-rccs sLr contpretltlc ll rtnión uccesaria dcl vita- nalista), o qllc la balanza sc equilibre.
Iismo'n'cicl finalisnto,.va qr-rc totla crplicación finalista co¡rsiste en
sustitlrir las scrics c:¡¡¡salcs (nccanicista:;, csttict¿rs, alcatori¿ts o i II. El /n,tat cl:is¡r¡o 1, el etnpirisn¿.r.-Si a las so_
cibcr¡elicas) ¡rttr la siruple afirnllci(rit clc una alntortía cstirblt:cicla Iueit,¡r.rcrs positivas clcl problcnra de las rclacioncs 'oh,cm.ls
cntre el organis-
96 riplS'I'}]N{OLOGlA DHr, CONoCIAÍTEN'r"0 EI, OI{GANISMO Y EL MEDIO 97

rnü y el medio, Ia primera cn cl licmpo sigtie teiriendo mucho estc jefe cle laboratorio- estoy absolutamente segllro cle cluc el
inler'és, aun cuando ya tto sea aclmisiblc cn su forma histórica, patrón se extravía. ¡Pero no se puede ablir la bclcal Para qlle ttll
Fues se asiste hoy, en los países anglosajones, ¿I Lltl retorno inne- Instituto funcione, basta con una opinión., El patrón en cuestión
gable de las influencias iamarckianas. me dio en cierta ocasión esta respuesta reveladora: (por mi parte,
Algunas observacioncs prcvias poclr/tn ser útilcs, aunque inte- ¡apuesto en contra! > Entonces, no creía más que en el azer y cn
r'esan sobre todo a la sociología clel conocimiento, se prestan a la selección: veinte años más tarde era finalista y casi vitalist:t.
mostrar las dificultades cle una posición objetiva en epistemología En cuanto a mí, yo hubiese buscado más bien entl'e cl azar y la
biológica. Lamarck es esencialmentc ftincionalista y el acento que finalidad lo que queda de verdadero del lamarckismo, y cs eso lo
su doctrina carga en el papel formaclor exclllsivo clel meclio nos que se hace hoy.
recuerda mucho a las epistcmologías empiristas' Por estas dos Las dos icleas centrales del lamarckismo son el papel que cles-
razoltes habría podido estar clestin¿rclo ¿r seclucir a los anglosajo- empeña el ejercicio de los órganos en el transculso clel desarrollcr
nes', mientras que el estrttctnrlrlisnlo I' cl innatis¡no, inherentes incliviclual y la fiiación hereclitaria de las modificacioncs así ob-
a algunas posiciot]cs nurt¿tcionistas, h¡bt'íali llocliclo convenir a los teniclas (herencia cle lo uadquiridoo).
franceses. Como el capricho cle los rlac:itilicntos lt¡ cleciciió cie otra La primera de estas dos nociones es aceptacla por toclo el mun-
manera, el lamarckisnro ha siclo fina.lrncntc tttt¿r cl<lctrina mirs bien cl<.r, peLo, si no se aclmite la segunda en la. foima qne le clio I-a-
laii¡a ¡it-ttcs tiC quc cl Ilc<¡c]¿tlu'iliislllo, ¿tl)oYltclo 1lr.rr tclCnicaS clc marck, la significación cle la prirncra cambia baslantc. En la hipó-
labOr¿rtOriO r,,iCtol i<-ls¿ts, haya gittlltrltl, t-l-ltltttt:trtiirtt.'i¡IrlclltC, la par- tesis, clurante latrgo tiempo aclmitida, clc una clifercncir t'aclicrl
t i cl¿r. enrle cl fenotipo indiviclual y el genotipo que es lo ítnico herccli-
Una vez invcrticlts lus posiciotrcs, el ¡l<titrc I-alnarck lue objeto tario, las moclificaciones clcbiclas al ejercicio clc los órganos no
cle críticas asaz mezqttittas, il.rcluso cll stl pro¡lio pais (Cuénot, son sino acomodaciones no hereditarias, que modifican, cierto es,
Guyónot y otros), colr'lo si tllltl griltl clllrlt n<.¡ contuvicse sicmpre más o menos profunciamente, el fenotipo, pero no dan lugar a
irlgunas partcs dóbilcs o tiintltiórr nlrry lr'ágilcs. Sc enc¿trtrizaron ninguna fijación de cstas aclquisiciones.
er propósito clel ctrcllc¡ rlc la jiraia v cll otl'<-rs c.icmplos graciosos, Descie hace trcs clécadas, más o menos (scguncla parte cle la
micntras que, rcfirióltclosc ¿11 gratl l)ai'rvil'1, qrtc sii't ctrrbargo había carrcra de T. H. Morgan, etc.), y clesde los progres<-rs cie Ia genÚ-
incorporaclo finalmclrtc a sLl clttctt'i¡llt lils f¿rctorcs lamat'ckianos, tica cle tras poblaciones, nos interesamos cacla vcz m/rs cn los lc-
se omití¿rn cltid¿lclosantcntc lo:j ptllltos clclicatlos (la teoría clc las nr-itipos, concebidos como cl proclucto de interaccioucs llo ciisoci¿l-
<górrrr-rlas>, ctc.). AIor-lr lticil, si l.-lrllllrlcli sr'cqLlivocó a] ¡o pcnsar blcs cnLrc el gcngtipt-t (o los gcnotipos nlczclaclos cn Lilla poblitción)
máS cluc cn cl mcclio, (Ol1to f¿rctitr clc tl'uns{'clrrr.lismo, y Cn l¿rs ten- y cl mcclio. A cacl¿r ger-iolipo (o 1cacla potrlació¡) ('oi'fcspon(ltl cn-
clc¡cias clel orgatrisnro lr clcgil ttn lttcclit., i't.¡ttt,ctticilte , inclisctrtiblc- tonces una (nol'ma clc rc¿tccióno que exprcs¿] la pt't'clttcci<in clc lt-¡s
menlc tuvO razólt cn ¿.rtlilltrir tttr ¡la¡lul ltt'ccsilt io a cStOS factores, fcnotipos posibles proceclct'ltcs cle estos linajcs en l'rrnción clc le
como aclvertimos ca(i¿i vez Inás. v¿rliación cle tal o cual propiedacl clei mcclio.
Pcro estas liuctuacio¡res clc iu nrocla nr¡ tcnchían nr¿is qLlc Llna En el marco de estas normas cle reacción, el papcl ciescmpe-
significación secunclaria si ncl sc voh;ic'scil íI \¡cccs cocrcitivas. Ha- ñaclo por el cjercicio clc los órganos en el traltscLlt'so clel clesart'o-
cia 1930 tuvc oport¡-rnici¿rcl dc h¿tccr clos tlbscrvlcit-¡l-tcs incluietan- llo incliviclual sigue siendo 1o clecisivo, y cllo es urt ])Llnto en f¿ttt-rL
tes. Un gran biólogo norteamericlttto, con el ctt¿rl intcrcambiaba clc la influencia clel medio. Sólo que este papcl no es sino parciai:
1ro iclcas como puecle haccrse cn cl cltrso cle ltlt viajc trarsatlántico, lo que faltaba a la interpretación lamarckiana cs el recouocitnicu-
trrminó por confcsarmc su couvicciótt clc clttc el l¿itnarckismo con- to cxplícito cle que estas acciones del ejcrcicio cstiin siemprr) t'e-
te nía una gran parte cie verd¿rci, pcro añ:iclía qlre lc cra imposible lacionadas no sólc¡ con el meciio, sino también con l¿r estructtii:.1 gc-
elrunciarlo públicamente, para llo pl:ovocat uu escándalo (era jo- notípica (pura o impura) de las líneas consideradas. En una p¿r-
'y'rn toclavía). Por la misma ópoca tttvc clisct-tsioncs cot-ttinuas acer- labra, allí clonde Lamarck no ve más que una accióu simple clel
c,i clel papel del uredio con el c<.¡laboriicic-rr principal clc un gran meciio (el organismo no reacciona más que adquiriencio nhábitoso
i¡,:netista antilamarckianc¡. <A cstc fcsllccto confió un clía más o menos forzados) hay cle hecho interacción entre los f¿rcto-
-'mc
1 Prueba de esto es qlre en Inglatelra ltrbo un lamarckiano mlis empirista
res exteriores y el genoma.
que e1 propio Lamarck: iue Erasmus D:rnvin, cl abuclo cle charlcx. Pol otra Esta primera laguna está ya preñada de consecucncias. Si La-
parte, Lyell atacó a Lamarck, no a crusír cle su insistcncia en la inflr:el"rcia de'l marck tuviese razón, el organismo sería inclefiniclarnente pl/rstico
medio, sino por razón de sus idcas accrca del pt'ogrcso incvitablc'' y variaría sin cesar, puesto que, por regla general, se moclifica
I]PISTE\ÍOI,OGiA DI]I, CONOCIIÍIENTO
l:(- OI{G¡\NIS'\IO Y EL MEDIO 99
sülamente en el in{.erior de la nllormao clc reacción (salvo en el
clo (ilámesele o no oherencia cle lo adquirido>) es el de que ulra
-aso de desequilibrios más profuuclos, cle los que volveremos a variación fenotípica ligada de manera experimental precisa a una
i'¿ blar clentro de un momento a propósito de la nherencia de lo
modificación del medio, después de algunas generaciones, puede
aciquiridou). En otras palabras, el organisnto es menos pasivo de fijarse en una forma genotípica. Waddington habla, en tal caso,
lo que suponía Lamarck: reaccion¿r activamente asimilando el de oasimilación genética> definiendo este concepto como sigue:
medro a sus estructuras, en vez cle ciejarlas doblarse y vencerse aparición de un carácter .r Iigado inicialmente a un cambio clel
en loclos sentidos a fuerza de acomoclaciones incicfinicias. Es cierto medio y que subsiste después hereditariamente una vez anulado
quc el organismo cs capaz dc uprcnclizajc.: pero toclo rcgistro de cstc cambio. I
informaciones extcriores está ligaclo a estrlrctllfas de asimilación, Pero, repitámoslo, la aceptación del segundo hecho fundamen-
y, si todavía no se está seguro, por cje.mplo, cle que este registro tal en el que se apoyaba el lamarckismo no obliga a la aceptación
se cfcctúrc, en los casc.¡s clcrlrcnl¿rlcs, ¡rol lijacicill cn cl ,zlRN (ircicl<t
clc la interpretación de Lamarck. Dos explicaciones más, compa-
ribonucleico), parecc scr quc ia irrtcgriclacl cic éste cs neccsaria tibles entrc sí, son posibles en tal caso: 1.o selección de los feno-
para esta lijaciórr jncliviclual. tipos por eliminación bajo la influencia del medio, y reorganiza-
El segunclo problcma, el clc la fijaciórr ¡rropian'rcntc hereclitaria ción clel genom¿r en función de las nuevas proporciones de genes
(hercncia de lo aciquirido), es muclrr¡ nr/is complejo. Lamarck
asi modificaclas; 2.o reorganización directa del genoma en función
creia en una acciór clirect¿r clc las nrt:clificacic_rncs sornáticas (efec- cle la selección (csta vez en el sentido cle una modificación de las
tos clcl ejercicio) sobrc cl sistcl.¡ra gcnóticct, por aumento c¡ clis- pr<-rporciones y dc las recstructuraciones cle conjunto), pero en
minución de caractcres. Ahora bicn, sc ha hcrcho trn númer-o con- (l'espuesta) a las <tensiones, del medio que se producen en el
siderable de experiencias de conrrol a propósito de este punto transcurso del clesarrollo inclividual de los fenotipos.
capital y los resultados han siclo nniformelnente ncgativos, Así Sin que nos pongamos a elegir aquí (ver supra, $ 19, subtÍtu-
plrcs, parecía habersc cntcndido la cans:r. los IV-VII), obscrvemos solamente que en los dos casos ya no se
Pero clesde que pLrcclcn llroponcfsc otras inter¡:retaciones, sin trata, coÍlo en Lamarck, de uu registro pasivo en el gernten de
concebir que una acción clel mcdio cstó neces¿rriamente ligacia a los caractcres somáticos impuestos por el meclio, y sÍ de una re-
un aunento o ciisrrinución cic gcncs, o li una lltrtucióu simpie, olganización activa cn función de selecciones, las cuales no con-
¡resuita que las v¡u-iaciones hcrcclitarias ligaclas a talr:s influenci¿rs sislet-], por lo clemás, en eliminacioncs puras y simples, sino en
exteriores se vuel\¡cn obscrvablcsl Warlclington, quc pasa ilor scr c¿Lmbios cle proporciones etr el seno cle l¡na uniciad plural orga-
neoclarrviniano (aunqlle a\¡¿lncc rcslreltamente por un canino in- nizada, O dicho de otra manera, en lo que concierne a la herencia,
termedio entre el lamarckismo y el mulacionismo), ticne el valor Lanarck olvidaba de nuevo la necesidacl de una organización in-
de hablar de nuevo de nherenci¿i de lo aclcluirido" conservando el terna que reacciona activamente y no sufre, sin más, los aconteci-
hecho, pero no la explicación lamalckiana. Cita conro ejemplo la nientos exteriores t
interrupción de la nerv¿rdura trartsversal cle las ¿¡las de una raza
de drosófiIa, obtenicla en estado fenotípico por influencia de la I No quisióramos ser injustos con respecto a Lamarck, en cuyas obras es
temperatura, y que se flja después de algunas generaciones, in- l¿icil encontrar textos que oponen a las influencias del medio, llamadas a veces
cluso después del retorno a la temperatura norrnal. O también, "ir-regulares", factores internos que consisten en un "poder, organizador de
la vida. Pero, si se ha interpretado constantemente el lamarckismo en el sen-
en algunas larvas de drosófila, se observa un agrandamiento de la tido de las acciones morfogénicas del medio y si Lamarck mismo insiste en
papila anal por influencia de la saliniclad, y en este caso también cllo mucho más que en la noción de organización, es porque su doctrina pre-
hay fijación después de algunas generacioncs, a pesar del retorno senta a este respecto las misn¡as vacilaciones y las mismas ambieiiedades
l las condiciones habituales. Un ejemplo más espcctacular toda- que sc descubren, por ejemplo, en Locke, el cual, aunque es el padrc del em-
pirismo y precurliof de las ideas de Hume acerca del papel desempL:ñ,rdo por
ví r cs la aparición, también en Ias drosófi.las, de r-rna modificación r.l hábito y por las asociaciones de ideas, no obstante, reconoció t:rlrbién el
ct,l tercer segmento del cuerpo, que se vrrelve análogo al segundo tle las noperaciones del alma" conocidas por nreflexiónr.
,lt'spués de que los huevos se han somcticio a un tratamiento a Ahora bien: en Locke todo conocimiento proviene de la experiencia, el
b¡,se de vapores de éter: después cle la selección, cl carácter se ualma es una tabla rasa,, el espíritu permanece pasivo al recibir las <ideas
simpleso, y las noperaciones del alma" no consisten más que en (componer>
luelve estable al término cle veinte generaciones r. estas (icleas simpleso, sin enriquecerlas por ello; dichas noperac.¡nes) consis-
De hecho, el dato funclarnental accrca clel cual sc est/r de actrer- tc¡], pucs, simplenrente en asociarlas, ya sea de manera (naturall, es decir,
conforme a la experiencia, ya sea por (costumbre), Io que da lugar, entonces,
I C. H. Waddington, The nature ol lilc (Allen & Unrvin), c;rp. 4. a enlaces subjetivos y habituales, que no por ello dejan de ser fucrtes. Es
cornprensible, de tal modo, que este factor, aparentemente interno de las
100 Ill'tS I lr:,\101.()Gl/\ l)l:L CONOCI\ltEN'f(] I]I- OIIGANISN,TO Y EL I,IEDIO 101

Si se piensa ahora ell un paralelismo posible con las lclaciones cual los nociones más centrales de l'¿ razón no se clcben sirlc¡ 'r los
entre eI sujeto y los objetos en el seno de los funcionamientos efectos repetidos de la experiencia y a los hábitos adquirirlor por
c,)gnoscitivos, las analogías sc imponen con fuerza. La doctrina, cl sujeto por presión de las circunstancias.
:;r:gún la cual el sujeto está so¡netido, sin más, a las coacciones Si se compara, por ejemplo, la manera en que Hume explica
Cel objeto, no es sino el empirismo en su forma clásica, para el la formación cle la iclea de causalidad con las consideraciones de
.,trperaciones del aimar, se haya traduciclo despuús al lenguajc de las oasocia- Lamarck (el cual, aunque más joven, fue su contemporáneo du'
c:ioneso puras y que Leibrliz haya rcacciouaclo, cn vida cle Lockc, contra este rante treinta años) acerca del papel desempeñado por el ejercicio ¡
cmpirismo, recordando quc si todr.¡ t:l contenido cle las nociones experimc'n- y por el trábitr¡ en las aclatptaciones morfológicas, cncontramos
tales ha pasado por los senticios, no podrÍa decirsc Io mismo del nlpse intellec- c.\actamentc cic nucvo los mismos razonamientos y las mismas
tr.rs>, cuyo papel es el dc suministrar cstructuras y no solamente el de so- lagunas. Para lh,rn-¡c, conro p¿lra Lamarck, el meclio está indefi-
rneter el espiritu a la expcricncia, rccibicnclo dc clla sola su estructuración.
De igual manera, si se procura analizar en los textos de Lamarck el sen- niclamentc abicrto (para una especie clada) y cualquicr cosa pue'
tido del opoder organizadoro que invoca r veccs, se obser-va que se trata clc proclucir cualquiera otra cn la medida en que el sujeto se en-
esencialmente de una ncomposición> sin cstructura conponente y que no debe cLtcntre en presencia cle succsiones regulares. Para Hume, lo mis-
su ufuerzao más que a la naturaleza y a la asociación de los componentes. Es lno que para Lamarck, estas sucesiones se traclucen entonces, en
cierto que Lamarck, en el ter-reno psicológico, opone a los "hechos físicoso
los uhechos moralcs> o nvcrclades niatemáticas' conocidas (por la inteligcn- cl sujeto, en la formación de asoci¿Iciones o de hábitos, pero que
cia y no por los sentidoso (Pltil. zr¡o1., aclvcrtcncia, cn nota), pcro mucstra cn solr solamcnte la réplica clc las secuencias extcrnas: réplica que
seguicla (íbíd., Discsrso preliminar) ncómo la fuerza que cxcita los movi- sc prolonga en cl organismo, según Lamarck, por un cambio cle
mientos orgánicos puede, en 'los animales nrás imperfectos, encontrarse fuera
de ellos, y, sin embargo, animarlos, cómo, clespués, esta fuerza ha sido trans-
portacia al animal y fijada en él; por últirno, cómo se ha convertido en Ia nera de vivir y las circunstancias... las que, con el tiempo, han constituido la
fuente de la sensibitidad, y luego en la de los actos de la inteligencia,. Así, folma de su cucrpo, el número y el estado de sus órganos y, por último, las
pues, no s€ trata de un proceso de interiorización de acciones, primero mate- f'acultades que posec>.
riales y exteriores, pero en parte endógenas, después ejecutadas de mane¡a Asi, pues, no se poclría set' más ciaro por lo que respecta a los orígcnes
interior, sino de un mecanismo puramente exógcrro que se prolonga después cxógcnos dc la uorganizacióno, considerada como (conposicióno regular (si cl
en rcacciones internas. rneclio no varía bruscamente) e irregular (si el medio varía a saltos). En
En el plano orgánico, Lamarck explica en el capítulo VII de su Philosophie 1815-1822, en su Hisfolre naturelle dcs animaux sans vertébres (\a Philosophie
zoologique en qué consisten los <actos de organizacióno que provocan ias :.oologique es dc 1809). Lamarck vuelve a considerar oei poder, organizador,
acciones de los animales: ula afluencia de fluidos (del fluido nervioso) que identifica cntonces Con el gran (poder generalo de la nnaturaleza> entera,
que se convierten (en los órganos) en la causa determinante cle los movimien- conccbida como el conjtrnto, no cle los cuerpos, sino de los movimientos y de
tos de que se trataD. Pero añade en seguida: <si quisiese aquí pasar revista l<.¡s actos. Luego, (este poder es limitado, por completo dependiente y "'no
a todas las clases, todos üos órdenes, todos los géneros y todas las especies poclrÍa hacet' más cosas que las que hacer, siendo de carácter oen cierta forma
de los animales que existen, podría demostrar que la configuración de los irrccánicoo. Estc <poder> está, en particular, desprovisto de toda finalidad,
individuos y de sus partes, que sus órganos y sus facultades, etc,, son por incluso en los ncuerpos vivienteso, nEn efectO, en cada Organización particu'
doquier únicamente (l) ei resultado de las circunstancias a las cuales cada lar de estos cuerpos, un orden de cosas, preparado por las causas que 1o han
especie se encuentra sometida por la naturaleza y de ios hábitos que los indi- establecido gradnalmente, no ha hecho más que conducir por desr..'rollos pro-
viduos que la componen han sido obligados a contraer, y que no son el pro- gresivos de las partes, regidas por las circunstancias (!) a lo que nos parecc
ducto de una forma primitivamente existente, que ha obligado a los anima- ie¡ un fin y que no es, en realidad, más que una necesidadu. Viene después
les a contraer los hábitos que se les conocenr' un nuevo desarrollO del papel de los nclím¿so, nsituaciones> y omedios habi-
Es verdad que en el capítulo IX, Lamarck, al subrayar la ogradación irre- taclos,, etc., sobre la formación de los hábitos y, desde allí, sobre la de los
gular> de la evolución, dice que (el estado en que vemos a todos los animales uórganos de los individuosr.
es, por una parte, el producto de la composición creciente de la organización F,n resumen, no es exagerado ver en la ncomposición, que Lamarck con'
que tiende a formar una gradación regular y, por otra parte, que es eI de la vierte en fuente de la organización Un prOceso de naturaleza esencialmente
influencia de una multitud de circunstancias muy frecuentes que tienden con- ¡sociacionista, y no una estructuración endógena, como podría hacernos crcer
tinuamente a destruir la regularidad en la gradación de la composición cre' Ia lectura de algunos pasajes aislados de su contexto. La razón de esta ex-
ciente de la organización". Pero lo que sigue después en el capÍtulo muestra clusión cle toda estructuración endógena es, probablemente, que, en el estaclo
que no se trata de la oposición entre una organización enclógcna y las influen' clc los conocinrientos físico-químicos de entonces, tal estrllcturació¡ noclría
ci:¡s del medio, pues, a propósito de sus dos leyes fundamentales (empleo de parecer que estaba penetrada de vitalismo finalista, como lo est¿,ba, efcc'
ics órganos y herencia de lo adquirido), Lamarck subraya que si <los hábitos rivamente, en los antievolucionistas: ei mecanicismo antifinalista de í-¡marck,
r-<rnstituyen una segunda naturaleza), la primera naturaleza es ya hábito, por tanto, no poclía sino llevarlo (por no dominar los problemas tle las
y recuerda a este respecto un pasaje centrai de stts Recherches sur les corps intcracciones, cle causalidad en circuitos de retroalimentación, etc.) a una
:t'ivents (p, 50): (no son los órganos, es clecir, la uaturaleza v la forma de las
sobrestimación de las influencias del medio, como el rechazo cle las idcas
orrtes del cuerpo de un animal los qr"re han dado lugar a sus hábitos y a sus innatas habrÍa de llevar a Hume a una concepción asociacionista del papcl,
f¿cuitades particulares, sino qtte son, pul'cl cotrtrario, sus hábitos, su ma' consicleraclo esclusivo, do la uexpcrienciau o acción del medio.
l:1. Olt(l¡\N I S\l() Y lil, tlirDl(-) r03
t02 Iil'l li l llIlOl.oGl¡\ l)lil. (lONOClti\lf IiN'l o

cublinriento cic l¿rs lcycs rlc Mendcl 1'clcl dcscubrimiento de las


forma de naturaleza material, y en cl sujcto, segútn l-Iune, en un ulutacioucs, r-rn neodanvinismo r¡ un mutacionismo, a Ios que
cambio de las formas mentales o idcas, puesto que las cliversas llarnareruos clásicos por oposición a sus considerables transfor-
nociones de causalidad (diversas en sLr contenidcl concl'eto, aun- maciones actualcs, han eliminado cle la doctrina, por el contrario,
que obedecen a la misma ley formadora general que constituye la locla huella dr: lamalckismo para cargar exclusivamente el :tcento
iiea abstracta de causa) no sotl más que la manifestación subie- cn las variacioncs endógenas: sólo son hereditarias las var',acio-
:iva de las asociaciones o hábitos así adquiridos. Y en los dos nes cle origen interno (mutaciones) que se producen en el ntarco
casos lo que falta es la referencia a una activiclad estructural del clc los gcnotipt-rs, por lo clemás invariantes, y el meclio no intervie- ¡
organismó o del sujeto: en Lamarck, toda presión del medio es ne sino después seleccionando las variaciones así producidas (sin
,céptada sin más, y no asimilada a Llna cslructura genotípica cott Itablar de las valiaciones fenotípicas, que son clebiclas al meclio,
la iual entraría en interacción; en Hurne, la secuencia regular pero l-lo tienen ningtu.ra inrportancia evolutiva, pues no son here-
e:rterior es registrada sin más, y no asirnilacla a estructllras deduc- clit arias ).
tivas que le óonferirían su inteligibilidacl, cle manera que la nnc- 'fal cloctrina, pues, se inscribe en segundo lugar en la tríacla cle
cesiclaá, atribuida por nosotros a la idea de conexión causal ncr lns nc¡ciones antrnciaclas en el subtítr-llo I (primacía del medio, del
es sino una ilusión áebida ala fuerza de las asociaciones o hábitos' organismo, o interacción entre los dos), puesto qlle carga toclo el
Se dirá que le falta a este paralelismo la prolongación de las acento en las estrllctllras internas del organismo. Pero se sitúa
asociaciones adquiridas como herencia de lo adquirido. En Hume, igualmente, y cle llancra estricta, en el segundo lrrgar en la tríada
sin duda, pero ta no es el caso en la perspectiva de Spencer, en cxaminada anteriormente (\\ 7): totaliclad causal, atomismo o to-
la cual si no háy oideas innataso hay, por lo menos, una génesis talidact relacional. Y, en el terreno clel sistema genético, lleva este
posible, a la vez biológica y psicológica de la inteligencia, comcr mismo atomismo al extremo (véase $ 7, subtítulo II) al concebir
áptitud cerebral emanada de las asociaciones adquiridas' el genoma como un agregado de genes cliscontinuos e indepen-
Por otra parte, si se sustituye las matemáticas y la lógica en el ciientes, productores cada uno de ellos por sí mismo de r -rracteres
cuadro analüado en el subtítulo I, se alcanza a ver cómo el em- aislables, y, por lo demás, fuentes de mutaciones bruscas e igual-
pirismo clásico (d'Alembert, etc.) al concebirlas como sacaclas sitl lncntc cliscontinuas, que carecelt de relacionc.s con cl soma y con
mar Ae la experiencia y aun de la usensación, omitía el problema crl medio. Por otra partc, Ia selección clcsemboca cn elegir 1os
tal como se plantea actualmente y que recuercla, cle manera es- inclividuos de uno en uno, consideraclos colno uniclades adultas
trecha, la cueitión de la fijación y, como se clice a menudo, cle la o acabaclas, sin consideración dcl clcsarrollo ontclgcnético cn el
oimitacióno de un fenotipo por ull genotipo (nlenocopia')' Cuan- transcurso del cual se elabora el fenotipo por mccli<.i cle selcccio-
do, en física matemática,-poi ejemplo, un conjunto cle leyes obtc- nes ftrncionalcs y no ya por simples eliminaciones.
nidas experimentalmentc (por tanto, fertotípicamentc) sc traduce Qr-riz¿i sea inte¡es¿rnte llcvar a cabo cl examen crítico cle estos
por una teOría deductiva que abraza todos los contornos, aunquc modos de pensar a la luz de los resultados actuales, pues, al des-
iuperándolos, 1o se dir.á, sin más, que hay allí un paso del hecho plazar todo el acento teórico del meclio y cargarlo en las estruc-
a ia norma, lo cual se reduciría finalmente a un retorno a Hume, turas internas clel organismo, el lnutacionismo clásico se ha in-
sino que el sujeto, gracias a sus estructuras cleductivas autóno- ternado en r'ías y en la direcció¡r de moclelos explicativos que son
mas, ña reconstruiclo y también imitado el esqucma proporciona- rle alcance muy general y se vuelven a crncolltrar, hasta en el
do por la experiencia, pero reconstruyéndolo así de manera inter- terreno cle las funciones cognoscitivas, en donde quiera que se
na en realidad. trate, para un sistema dado, de analizar los papelcs respectivos
rle los factores internos y cxternos.
En efecto, no es casualidad el que, querienclo cortar todos los
IV. El mutacianismo.-Darwi¡r había terminado (6.4 ecl. de
puentcs con las influencias del medio, el neodanvinismo se haya
El origen de las especies) por integrat' lo esencial del lamarckis- orientado en una dirección atomística, pues siempre que se busca
rno a su concepción de la evoiución 1, cttyo esquema central se- captar a Lln organismo o a un genoma cn sí mismo, o un sujeto
guía estando, no obstante, funclado en ias nociones de las varia- (rler c<.¡nocimicnto) en sí mismo, cs clecir, inclependientemente de
óiones pequeñas y de la seleccii,l p¡rig'esiva. A partir del redes- Ios f¿rctorcs exteriores clel nledio o de los objetos, se le despo.ja
i¡tso {tt<'lo clc str f uucionamicrrto, y no cncuentr¿t uno, enfonces,
I Conservaba Ia influencia del meclio 1, rli:l cjercicir;, pero no la iclea rurírs quc paltículas u órganos ¿iislaclos, o catcgclrías de pcns-rr.,rien-
¡1 : continuidad intcgral ni el ¡ronlinali,inicr, rri ei progrcso, ctc'
IO4 EPI S'TE\'ÍOI,OCIA DI]T, CONOCI\f IEN'TO I]I, OII.GANIS]\{O Y t]I, \,IEDIO
105
to aislables y abstractas, es decir, que se lanza uno por el camino más: El genolna es Llna estructlrra organizacra, resultante
de un atomismo inadecuado y cleformaclor de lo real. . Hay
clctr'a e'olución. Er mutacionismo ha olvidacü ;;;;;g"rización
El gran descubrimiento que ha modificado las perspectivas v 1' esta e'olución y no ha considerado mas que su contenido
ha hecho caducar hoy al neodarwinismo clásico (aunque impreg- culminación estática. E,n esta perspectirra, o su
ne todavía muy profundamente el sentido común de los biólogos) fá"il decir que todo
es que el pool genético y los genomas constituyen sistemas orga-
cambio nLrevo se reduce a Lrna mutación aleatoria "i y q;" l; serección
bastará para conservar los buenos y eliminar ror'*Járlsiendo
nizados; es decir, a), que tienen sus propias regulacioncs, v b), csencial la conservación de ros genes y su ro
que son resultado de una evolución del sistema genético como tal, transmisión hereúrtaria.l
sólo que sc olvida que las condicionei necesarias ( internar;r
? sea, de una evolución particular y diferenciada qne es, a la t'ez, csta transmisión son la organización del genoma ¡e ) de
la fuente y el producto de la evolución general misma (la nociórt o conservación de esta organización, ro cuar es totalmenre v'la irans:,risiOn
según la cual una realidad es, a \a vez, ftteute y prociucto supone, cle Ia trasmisión de los caracteres particuroi.,
distinto
claro está, una revisión del concepto clc causalidad cn una clirec- ri"r"áár^;;. los ge-
ne..s,
{, si esta organización es una autorregulación, queda por
ciin cibernética). cebir la conservación, transmisión o reactivación de con_,
Pues bien, si el genoma lleva consigo genes rcguladores y un lación cle una generación ra siguiente, lo cual cla pr""irio.,
ésta autorregu-
sistema de autorregulaciones, en principio se torna naturalmente problema de la conse^'ación -a a este
cre Ia organización ro
contradictorio suponer cortado toclo contacto con el soma y con r¿lo
el medio. Mientras se conciba cl sistema genético como un pa-
cle los genes particurares, que son ros"únicos
que"o-oiul,-v
.. to.nán" en cuen-
la elt una combinatoria como la cle las leyes de Mendel.
quete de cajitas que, al abrirse, sueltan cada ulla clc ellas un ca- Para resolver este problema, no basta- de ninguna
rácter preformado, o a veces una mutación-sorpresa, v clespués recorclar que, ar lado de la herencia especiar, tenemos ,norr"ru "on
se cierran formando de nucvo en su intcrior otro peqlleño carác- gcneral ni evocar ra existencia de los mecanismos a Ia herencia
ter semejante destinado a la generación siguiente, se puede decir citoplásmicos al
laci' de los cromosomas y de las erpi.at"r-á" Ánñ, T""nerencia
que el genoma está al abrigo de las influeucias cxteriores. Pero general plantea el mismo probrema q,r" tu
en cuanto se le concibe como ttna orgatriznción pror''ista de le- organización á"1 g"no-u,
cn todas Ias escalas, además.
gulación, es necesario asignarlc Lrna función a esta regttlación. Se responderá, y es lo que haremos t.losotros
Dicha función es la c1e conser\¡ar cl sistcma, cviclcntcntc¡nte. M¿rs quc, propiamente hablan<l<¡, en lo que sigue,
si hay que conservarlo es pol'cluc haY obstácltlos c.l perturbacio- .no hay transmisión cle la'organiza-
ción y cle Ia a,torreguración, sino uná simple combinaciJn,
nes, etc. Se dirá que provienen toclos clel interior y que el metabo' de un dinamismo que se conserva como táI, porque
en forma
lismo interno del genoma está sin cesar amcnazado cle inestabi- no .".u, en nin-
girn momento, cle funcionar. pero si esto resúlta
lidad. Pero, ¿de dónde provienc csta incstabilidad posible y cómo hay un funcionamiento que_ constituye ra condición
óvidente, porq,r.
concebir un metabolismo sin una ¿rlimelrtación que puede ser ", de ras
necesaria
estructuras particulares: ahora bien, es ésta una ro.-"io"ion
tan perturbadora como conservadc-¡ra? Y, si los genes r-to son bolitas pre-
ñacla de consecllencias, porque, precisamente,
inmóviles, sino esencialmcntc proccsos clttc obran clttrantc todo el se trata entonces cle
un funcionamiento y no ya de estructuras estáticas y
desarrollo ontogenético, ¿este funcionamieuto cst/t así al abrigo de atomísticas.
En este caso, un funcionamiento imprica un e.jercicio
t<lda perturbación externa y l.ro sc vt-r ltlrlclt¿lzacl<t t.lltnca nrás quc quie' clice ejercicio continuo, r,
desdc el interior? Lo propio cic una lcgullrcitirr cs informar en toclos _ya
no puede haúlar, solamc.te, á.-¡i:ogro_u_
ción hereditaria. De rrecho, ilega Iógicamente a tres factores ne-
los campos a un sistenta crt acción cicl l'cstrltaclo clc stts accioncs Y 'e -la piogramación
cesarios-ar conjunto, del sistema:
corregirlas en función cie los rcsttltliltl:; rtiltt.'triclt¡s. Si cstc getroma hereclitaria, que
.egLrla el cletalle cle las est^rcturas; ét *"diu,
tiene regulación, es porqllc trab¿ria )1 J)ol'(ltlc sc conscf\¡a :tpován- que entra
cic¡ncs con cllas crurante el transctrrso crel .r.ror."lio "n'rnt".u"-
dosc continLramentc cn los rc.sttltacit.ls <lc stt 1r'lrbaio. oniogenetico
re¿rcciona, así, a ras rcgulacioncs cler ge'omil, v
Si tal es la ló¡ricn clcl sister.¡rir, cnl()lrces so vc clLrc, clcsclc cl cles- 'autorregulación, la cqr-riribración c¡
que domina el funcionamiento, p.o.ig.i" de una
cubrimiento de los gcnes rcgrrlitclot'c:s, cstabe amenazaclo el corte gcneración a ra sig'iente y coorclina los d.s factorei
radical separaclor clcl son-ia <i tneclit.r v el ge rtorrtíI, v (luc habríau cle Así pues, el r'r¡tacionismo clásico no ha ol'icr¿rclo
ante"ri,ores.
constituir:;e nuevas conccpciot-tcs, ol ictrtatllts, como las cle Wacl- solamente et
sorl)il o cr rncclio como ocasión cle, o rcacción
dington, hacia una síntesis cic los trabajos tlc cmbriología catusal v u, ru, ."g.riu"ilne., ,tet
gcnon"ra en cr transcurso del desarroilo:
r-ra olviaaoo,'en'r., propio
de genética. Ahí tencmos, pllcs, uiilt pritttcta lagtrnlr clcl nc'oclanvi- ierrc.o cle l¿rs cstructuraciones internas, la n.goniro.ián
nismo clásico que estít cn r'ías ttr. sct ct¡lnracllr. v l)crnralrenlc quc conslitrr.r'c la cclndicirin necelsaria iilr"ional
c1e tocla ilans_
106 I]PISTEMOI-OGÍA DEL CONOCIIlIIJN'IC) l:t. OI{G;\NIS]\,IO Y Er- MEDIO r07

misión hereditaria, tan pronto como se concibe cl genoma eu su cli- {ormación apriorista y el convencionalismo clc lo arbitrario o clcl
namismo y no ya como una pequcña colección de particulas inmó' .\zar.
viles 1. Así pues, el lnutacionismo clásico cc¡ncibe el genoma como Llna
Pero la misma noción de selección da lugar, ir-ievitablemente, ¿r colección cle particulitas que contienen toclo el porvenir, pero cltre
iguales revisiones dialécticas. Para el mttt¿rcionismo, i¿r seleccióu cs son a veces perturbadas por var"iaciones repentinas dc r.csultaclos
,in p.o""ro de sentido único: el organismo se conse¡va o \¡aría )' el in-rprevisibles. Entonccs, natLlralmente, se conciben col"I una l)crs-
meaio no interviene más que a través de una elección en los resul- pectiva preformista los genes que siguen siendo normales. por.
tados una vez ofrecidos a él en su cumplimiento o acabamiento' ta de actividades reguladoras, no se les concibe toclar'ía corrl() sr.ial1 sc
En efecto, como lo ha mostrado Waddington volvicndo cie nuevo a reconstituyesen sin cesar, conserr'ándose por autocorrección, a tr.a-
I amarck, los organismos eligen y transforrnan su meciio en funciót-l r'ós de transformaciones múltiples: están ahí y contienen crtática-
Ce su comportamiento y, a este respecto, cs el mcdio el quc cs se- lnente los caracteres de las generacioncs futuras. En cLranlo ¿r
l;ccionado por el organismo, lo cual constiuye la recíproca clcl pro- las variaciones, o bien son nocivas y se deben, ])or tanto, al u¡rzir¡n,
ceso anteriór. Más aún, el organismo elige su alimcntación y clcsde o bien son adaptativas, y entonces Ias opiniclnes empiezan a no
el metabolismo clel genoma y la elección, por los genes reguladores, coinciclir: lo son por azar, dirán todavía la mayoría cic los autor-es
cl.e sus inductores exteriores al núcleo, h?rY sclección de alimenta- o bien, si tienen éxito, es porque estaban contenidas cn las rirtua-
ción por las estructuras internas. Así pucs, la selccción llttnca cs cle liclades dcl genorna y porque prolongan los caractcres <nor.lnalcsu,
senticlo único y la elección cle las I'ari¿rciotles endógenas por el lnc- lo que nos lleva de nuevo a la preformación, En fin, o bicn c-[
cliO nO eS SinO un anillo en un vasto circuito clue im¡rotrc clc t-lttcvo danvinismo clásico atribuye tocla novedacr ar azar ()' Iror gcrcra- 'ct-¡-
Ja noción de interacciones. lización, toclo el pasaclo, pero cristalizado en esquem¿rs cie trans-
En una palabra, las explicaciones ciel mutacic.¡ttislllo, fr-rtlciaclas lor¡lación futura, si se consen'a clespués (lL- Llna ielecciún) o bicn
en los dos únicos factores clel azar 1'dc la sclección, cstán en sime' clesemboca cle hccho en Lula negación cle la cvoluci<in cn pr-o\,(r('ho
tría con las explicaciotlcs lamat-ckianirs; lllits, al invcl'tirlas. Ias cotrl- clc un prcformismo (Bateson y otros).
pletan sin aniquilarlas y prcsentan Jas l:rgtrtriis rccíprocas cle aquéllas Ahora bien, las tcorÍas del conocimicnto o clc ra inlcrig.irt.ia
qrr" r" tratabá clc colmar, Así ptrcs, cs itrcltrdablc cluc se imponía quc cargan cl acento en el sujcto por <tposic:ión a los objct()s co-
üna síntesis, por cierto clrle no cn cl se:lrticlo clc un¿r rcttnión cle los nocen exactamente las mismas oscilaciones. I-a pref'ormaci<irr
1lrrr.;r
puntos contrádictorios, sino cn sli sttpci-ación por üeclio de no' 1' generalizacla cs el aprioris¡n<.¡ kantiano: cl su.jclo estai ¡.lL'ur is{,<,1
.ig.t"t ngevas clel clesarrollo, clc l:r olgllnización Y cl'-: la cansaliclacl cle categorías o cle nformas, variadas (causaliclaci, cspacio, ctc,),
biológica en general: cr¿l llcccsill'io strbslitutir las scries lirlealc's en ciLlc sc imponen er la experiencia ¿r título clc concliciones i;rs, e
jncluso si el sujeto no las clcscubre o no toma conciencia¡"rrcr
el señticlo -é.lio-org"nismo, o cn ci scnticio ittverso, ¡ror interac' clc cllas
ciOncs cirCularcs O tll-ia causlilitlatl ciircrilóticir qLlc respctase, a la míts que e¡r ocasión clc la cxper-iencia (lo quc hacc posible rrn rles-
vez, la activiclaci original cle ias ('sti'!lc{ut íts v sll llltltLl¿t clcpcnclcn- arrollo nrrtogenótico de cluración variable), no crtrac, sint-r qr"rc
cia cn relaciól-r con cl l-llcclio. organiza por medio clc tales estructllras, hasta cntor.rccs virtualcs.
Lit plucba quc rrtilizaba Kant es la de- c¡ue talcs cstr-uctur.as srl.r
(lleccsari¿ls>, rnicntras quc un hccho e.r¡rcr.imenlal es sirnplcrn(.,ntL.
v. Apriorisrtto I cotlvctlcir¡nuli:;ttta.---1-'.t t raclucción ciel lleo- claclo, nsie¡tclo lo que es, (según Llna cxl)r.csión célcbrc)
1, no rrccrc_
clanvinismo mr-rtaciot'lista clásico lt tir'¡nilrrls clc [utlciones cognos- sarlo.
citivas tiene un gran interós, crt p;.ilnct'lugilr, p()rqLlc ia llt'tlpttsie- vilnos r\.5, subtítulo I)qr-rc K. Lorcnz, quc cs a la vez nt..ocl;rr--
ron aigunos biólogos y, c1espr¡ús, n(ir'{lLlr: l¡i int'stlrbiliclacl lctirica de rviniano y kantiirno (lo crral resrrlt¡t n.lrr.1,coltcr.(.nte cn pr.irrci¡tio)
que dá testimonic¡ cst¿t csCttcl¿l (lllti, Cl) r:l clilllptl clc las vltIiacio- crcc, clt.su c¿ullpo clc los instiutos v clc los
"inclici()s sig¡illt.atilos
nes clel organismo oscil¿r entre la lllcf olnración v e I ¿IZar, se
yuelye lrcrr'tliLarios, (iRM : innalc rcteasirttr4 t¡ecltttttisttts/, c' l¡.r e rislc'-
a cncontrar, cx¿rctamcnte, ellt i¿ts tcol'ías ¡;sicológiciis V e:pistemoló- cia cle conocimicntos innatos. y, sienclo llcoclar.rviniauo, los inle r._
gicas, que, centrán(losc cn cl srrictri, ()st:il¿tn ir \tl \.r'z ct-tll-c la Pre- prct¿r como si llev¿rsen consigo un origen enclógcno sin he r.cnc.ia rjc
lo aclquiriclo (en el senticio cic Lamalcli o clé waclclinqtcrrr): son
I Es clecir, si existen clos ¡rtobleltras rlistinlos de interacción -intct'accióll pucs, nos clice, f ormas a ¡triori, e rr el scnticlu kalttiarro, e tinllt¡rr-uble s
cntie las parics I'el toclc¡ t intci'ui:cirin crilrc lo:. lltctot'es cttcltigcnos v cl ¡t.lc'
It las catego¡ ías c priori, lo cllrc cncoltlr.¡tr.íarlos, sL,!r.ln Iilrnt r, .il.
tli<_,- resujta imposiblc trt¡ ¡'cli.rcion¡¡ lo:; tl¡¡'(lc' i) lr'¡ili)l':l¡lu: ('\ lo
qUc \'!'fül¡lo\
r'rr ci pensalni('nto htr¡naut.¡. Esllm()s aquí L'n
clc nuevo en el S 19, strbtítulcs IV a L\' ¡rr.csc,rrcilr tlc ult.,i,.,,,1_
106 I:l'IS l llll()l.o(;I,\ l)lll. ('ON()Cl\'1Il:N lo lrl. OltGA)ilS.\l(i Y I:l- NIEDIo 109

plo clc traducción explícita, pfoporciollacl¿r por el llirilogg, del l-Ilu- particular, al azar 1' a la lnanera clel color del cabello o de los ojos.
iacionismo en tórnillos del apriot'isnlo katltiano' Para Rougiel', cs cierto, la lógica no tiene nada cle innata. pero, si
Solamente hay una clificultacl, bieu couocicia cle los ncokantia- prolongamos las líncas cic la corriente de ideas nlr¡tacionistas ccn-
luos en el terrenó clel pensamiento científico: es la cuestión clc Ia trada en el azar, cs claro que nuestro cerebr<¡, uuestra lógica ¡' el
neccsidad. En el dominio biológico, los instintos naclír tiencn cic mutacionisnro rnismo son los procluctos cle combinaciones fortui-
necesario (lógicarnente) puesto quc Yaríau segtit-l las es¡recics ¡' tas más o l.ucuos gloseramentc seleccit-rnaclas cn [unción cle los
las c:species' con cx'
¡;uesto qua ttó hay instintos comLllles a 1o(i¿rs óxitr-¡s obtcnidos. i
ccpción cle la conserr,ación de la Yicla c1ue, por l'aha de órganos Pcro si hay cle tal mancra paralclisrno cntrc la garna cle las so-
nacla tienen cle cspecíñcamentc instiutir,<-l (a llesar de Io luciones que se clistribul'cn en el seno del mutacionismo, entrc las
¡rropios,
q,,"' ." clice) y no es más que una continr-ración funcional. En el iclcas de ¡rleformación y dc variación fortuita y ra serie cl< solu-
.:,,n.,1-,u clel conocilliento cicntíñco Ir¿tv t'¡zr)tltit.lticrt'ttos lógicanrenlc t ir.rr.lcs c¡-listcnrológicas que conducen, en el terren<_¡ clel ¿rn¡,Lli ;is clel
n, ccjsariOs, a ltn nivcl claclo, pero tlo ltay catcgol'ía tlc cstntctttt'a corrocilliento, clesde cl npriorismo integral hasta el co¡1,,3¡16ie¡1¿-
lrcccsaLia, puesto c¡tte la c¿rttsaiiclarl, t:l csll¡ci<-r, cl lienl¡-ro, etc', sc lisrro puro, cl interés cle este paralelismo no estriba cn su carácter
lian rnr¡clifrcaclc¡ eu el transcut'so tlc ia iristolia' m¿is r.r mcrros corn¡rleto: cstliba en el hecho clc <lue csta convt:l.gcn-
Entonces Lo¡e¡z salc clc apllros por mcclio clc ttl'lii inlerrprctil- ciit cntre ln¿rrleras análogas dc pensar ¡'cle plantear los problenras
.-i5n tnuy iuteresante (pero que, sin-ducla, hubicsc escandaliz¿lcio conduce a ciilicultades semejantes y por las misrnas r.azones. Eu
:1 propió Kant su (\'ie'io colega cic l(oe'igsbet'g"' conlo clecía cl los clos casos, cstas razones son, una, que no se puede crisociar clc
ctóiogó cuanclo habitabá cn csta citrclacl): clcsliz¿inclosc, sin clarsc rnanera absoh:t¿i al organisnro, o al su.jeto, clel mcclio c¡ cle los ob-
.,-,",,1o al parcccr, ctcl apriorisnrt-l ¡l convclrcioltalislnc¡, Lorenz str- jctos, y otra, quc los factoles endógenos esenciales ncl consistcu
gierc simplentclrtc q,r" ias formas u priorí sort uiripótesis dc tra- cn estructuras acabaclas <¡ estáticas, sino en un funcionalniento or.
irajo he.eclitariasr, por tanto, ¡irratas_y ,ro ncccsarias a la 'ez! Así ganizador y constructivo que se lnanihesta por la elabc¡ración cte
r,u'cs, hav q.r" .or-rr.rYar una Yaricclatl
epistcr-rlológica en. e I abani' talcs estmctul'¿rs, pero valiables (y, corno vcrcrros, cluc se superan
co <1c Ia.s sollrciolles clrlanaclas clc' l¡ lrclcirjll apriolista clc prefor'- continu¿intcntc, scgtiu cicr'las vcccioncs).
llrac ión. AItt-rl'¿t llicrt, ct.r t:I clolninio clc los cor.lt.rcirnit'nlos, clc¡ncic cl ¿rnli-
L.-1 csc cllso llr cta¡rir sigr,ricütc r's cl colttctrtit-rtlttlisttlt.l, qLlc co- lisis nr.¡ r'cIsa ¡lás cllrc sr.rblc las eta¡ras clel clcsarrollo pos1.-¡lrt¡l t-l
formalrrrente a la noción clc Ins ltrtttirciotres lorltlitas (c¡s
r-r.cs¡-lotrcie sc¡bre las ctap¿rs históricas (¡' no ¡trehistóricas) clcl pensau-ricrrto
clccii , clldógeuas, pcl'o nrclros lrcccsa¡'ia:; ¡rúrr). I-¡ ¡trtreba clcl pa- c:olectit,ct, cstas clos r¿lzottcs lto constittrYcrn lll¿is qL¡c [¡na sola. l_as
rcntcsco epistentológico cntrc el cc.¡lrvelrciotl¿rlisl.t.tg I' el apriorismcl cstrLlcturas logico-nratenr¿itic¿is, pol e.icnr¡rlo, ¡-ro cstán ni prelor-
cs la cle qrte existcrn ¿lutorcs Clllc soll llarticlitrios cle las c.los a la vcrz, nlacl¿rs cn cstaclo clc cstructirr¿rs acabaclas cl-r el scno clel sujeto, ni
scgitn loi Conteniclos o c¿tInl)oS e rlttsicle ratlt¡s lls así e tluro cl grart sc sac¿rlt clc los objetos, sino que suponen (jn slrs lases iñicialcs
mitcm¿'rtico H. Poincet'é consicleratla la nociórl clc gt'r-r¡lo, sobrc tocio un períoclo de acciones sobre los objctos y expcricncias en el
tocl6 cn geometríit, conlo la cxpresiórt clc ull itriciC) sirltético n lranscllrso dc las cu¿rles éstcls son indispensables: sól<.r que tales
¡tríori, enel senticl<¡ clc Kant: pcro la cucstión clc snbcr si el cspa- cstructlrras no se sacan cle los objetos mismos, pues se constr.Ll-
.io títia<, eS euclicliano o no, cl'a p¿rra i'l cosa clt'pltra ctltlvcnción' Ils yen por nrecli<l clc elementos operato|ios abstraídos clc las irccio-
velclacl que laS razones de elección cntre coll\'r-llcioucs llosiblcs tro nes clel su.jcto sobre los obje tos, y no de éstos, asÍ como cle las coor-
crat.l pa;a Poincaré solamentc arbitrarias, lue¡:tl aleatoriasr: ollc' clinaciones entrc accir.rr-)es, plogresivas y necesarias, a la vcz, cicsclc
clccían scgún é1, a razoncs cle col"uocliclacl, lt¡ cttal cs intermeclic¡ el ¡rrincipio. De tal rrlallt:ra, nos encontramos en prcse'uci¿r clc trn
cntrc la.,hipótcrir clc trabaio,, crr el scntirlo tlr'l-tlt'cnz ), la l'lttl'a lr"rrrcion¿rmicnto ofgauizaclc¡r' y regulador, r.especto ál cual poclcnr<.¡s
conve nciótl. clccir quc cl crrcil clel apriorismo ha cc¡usisticlo en qrerc'-iu t¡-aclu-
E|r RoUgier, por cl contra|io, la lógica lnist.ua llo cs sitltl ttll¿r cil a cstrr¡cturas acabadas clc golpe y en haber igiroraclo c¡rrc i:r
con\reltción lingüíStica: cclnvCnción f orz.acla, l)ttcsto (ittc ntt sc ptlc- ct.r¡lstltrccitin rle r!stas es iIr'calizable si¡r un conjunto cle intcrae_
cle CsCoger Otr¿I COSa, perO ll() trccCsaril tltCi<-¡tl¿tlmcntc, Llll pOCo ciones cntrc el strjelo y los objctos, en cu-yo transcurso las r.c¿rc-
col¡o si la nattrr'¿rleza hubicsc irnpr,rcsto al h<-rrrlbrc csta llltttaciótt cit-rncs (lc csros últinr<-rs constitu),en la ocasión (pero no Ia c.¡rusa)
cic Ias regulaciones fc¡l.nacloras,
IRecordemos qLrc-, sin cluda, sc clebió a cstc convcnci<¡¡ralisllro el
que Poin'
.
Por lo qLre rcspccta al paper cresempeñacro por la convc¡rciór-r
-no
.or¿ iial.a Oes.uUicrtr-¡ la teoría clc la lelativiclacl, tlc la cLt¡l ancl¿rba ccrcit' albilrari¿i r.r pclr l<.1 aleatorio, es eviclente que clisminuve cl-r el trans-
I10 EPIS lnllol.ocll DIll. coNoclNlluNlo IiI, ORGANISN,ÍO Y 1]I, JIÍI]DIO 11I

curso clel clcsarrolio, a medicla qr,tc sc llasa de Ios nivcles eu los sí por un con.itrnto cle circuitos cibcrnéticr"rs: l.u, cl sisterua gr'ni.-
que el tanteo, en fOrura de eus¡Vo v cn'Of (coufOrme al moclelo clc tico; 2.o, el sistema epigenético; 3.o, la explotación clcl mcclio, 5
lás variaciones fortuitas y cle la selccciólt tr posteriorl), constituye 4.", las acciones de Ia selección natural.
el método prodominante sobre aclttcllos etl los que se impone la En primer lugar, el sistema genético, cuyos caracteres de tota-
coorclirración cleductiva. liclad organizada y de autorregulación es inútil recorclar, estír rela-
cionado con el sistema epigcnético por un conjunto de circuitos de
t'eeclbacks: si el priinero es la fuente clel segunclo, al que orientá
VL EI <lertiuttt, clc Wttcltlütgtrttt ,- e I <pt'ott L'so>' scgLitt J' IItur- clurantc cl transcurso dc t<lclo clesarrollo, el segr-rrrcl<-r rcacciona sin
ley otros.-El estacio actual dc las conccpcioncs sobrc las rcla-
-,,- embargo sobre el primero, ya en el seno del dcsar.rollo trormal 1 y
cibnes entrc el organismo y el ntcciio cs, sobrc toclo, r]n cstado dcr también en la medida en clue los reforzamientos y los obst¡iculos
tlcl>itlc¡s al lrtt'tl it-r clttl'¡.rttlt' llr orttogúncsis tic¡le t'olrrt-r clr.'r'Io lrt tilll'
crisis e¡ cl cluc sJ ctrcucntríur cn cottllit't'-, llts tlttcvlts lltitl.tctits clc
pensal' derivádas cle Ja cibernótica r' llis ¡"rcsnclas tl'aclicir¡r'rcs del o inhibir lal o t'ual aspccto cle este desarrollo. El sistenta cpigcnd'-
mutacionismo atomístico v prciot'urista' PcLo, llaio las vacilacio' lico domin¿I, ¿¡ su vez, lll explotación del me'rlio, l)c¡-o, ¿r su \¡ez,
¡:s, los retrocesos y los saltos h¿rcia ltcl.'lltrlte, llos estii pcnritidtl rlcpcncle, en paLte, clc é1, puesto que intcrvicne neccs¿lri¿rr¡ie tte err
la f ormación del fenotipo. Estc, por su parte, clirige la cxplotiiciórr
ci,sccr¡rir cierto número cle tenricncias, tluc solr ltllatllcrntc instrttc-
<lcl rncclio tanto como depencle cle é1, puesto quc el or.gat.risnro clige
rivas pOr lo que respecta a nllcstl'os ilrtctllos tlt: cstablec(rr l)ara-
las in- str rncclio v lo transforma a la vez que lo explota a títu,lo cic alirnen-
.c lisl¡bs entré los pioblcmas 'n' las solnci.ncs l¡i'lc'igicas 1'
tt rpletaciones epistetnológicas. tiición. Pr¡r irltimo, la selccción obra, pero cxclusivamente sobrc
A este respecto, el irecho soltrcsalicntc cs el clc c¡ue yil no nos los fcnotip<ts, en la medicla (]n que constituyen las (r.espucstasD (lel
(:ncontramgs en preselrcia cle una ciisvuntila: c-l las variaciolles ptl- gcnotipo a las incitaciones clel medio. Y como la sclección no obra
ramcllte endógenas (clesde la 1'rreformacirirt hasta la rrilttación alcra- clc ningún rnoclo, de forma cxclusiva para toclo o por lracla, sir-l<r
toria) y la selección a posteriori, o la inlluencia clcl rneciio y ia clrre clcsemboca, esencialmente, en cambios cle las proporcioncs 1,
cn reestructuracioncs dc los factores dcl pool gcné1ico, y despr-rós
fijación hereditaria autolnática. De hccher, y por cl contrat'io, hat'
bisqueda de un tertirnn por supL-racitill sirr-rtrlt¿rrrca tle los dos tér-- tlc los genornas, estos últirnos reaccionan a lo largo cle las gcnera-
minós antitéticos y cle uñ tertittttt (lLtL'ylr no ccltrsistc clr solLlcio- cioncs siguientes mccliante rccombinaciones genéticas (cle intpor-
lles verbales, como el finalismo v las rnúrltiples formas cle vitalis- tancia muy superic¡r a las sintples mutaciones) 1'el ciclo tcltal crll-
tinúa.
mo, sino en una búrsqueda cle mocle'los intcligibles, fttndaclos e11 las
E,n otr¿rs palabras, ntie¡rtr'¿¡s quc el lanlar.ckisntc.¡ r,eí¿t cu cl ger-
no.ion", de organizaciót-t o totalicl:rc[ rel¡rcionaI v <lc rcgttlacioncs rnen Lrn sirnple instrumeDto cle registro cle las modificaciones so-
o causalidad cibernética.
La cibernética misma clescausa cll la.s clos ltocitlncs celltr¿lles nrriticas, en vista de la transrnisión hereditaria, y mientras que el
cle información y de dirección o aLrLocoutrol. Sclun¡ll'tltttsen, clr stt
rnlrt¡rciorrismo consicieraba a este genonla como una fuentc única
obra cle 1960, sobre los fundatlentos clel proccs() clc lil cvoltrciót1 clc prcformación o cle variaciones aleatorias, Waciclingt<ln, según
a la luz de la cibernética, habla dc la attlolt'cgulación cn t<"¡cl9s los
1
, Dobzhansky, lo concibe, por último, como un sistema activo de
(respuestaso y de reorganizaciones, que hacen f rente al mecli<l sin
problemas de las formas originales cle la evoltrción -v la p¡rtc trriis
r¿ti¿u de este estudig es la quc trata clc cstas orgatrizacicllrc-s ilti- sufrirlo sin más, pero utilizando sus informaciones cn vez cle dcs-
ciales. Pero pOr todo lo que se reficrc ir las I'elaciones ttlteriorcs conocerlo o de imponerle su programa. Tal cs la nc.¡veclacl quc re-
entrc el medio y el organislno y a los gratrcles factores clc la cYo- presenta este tertium o, superación cle las tesis hasta entonces an-
lución, piensa esencialmente cn télmintls clc uinlonnación, V sc titéticas, y For eso podemos considerar desde ahora que las tres
queda inclUso en un atomismo sistelnático ctl l9 qtrc cottcierttc a corrientes dominantes de las teorías de la evolución son el l¿rt-nar-
lás mutaci6nes conqebidas inquebrantablctnellte como aleatol iils, ckisnto, el neodanvinismo y las concepcioncs nacientes .:aliclas clc
y a las influencias del medio sobrc cl clcs¡il'r'ollc¡, ¡quc corlcibc la cibernética.
como simples <ruidos>! Otra rrc¡r'cclacl apreciable cle las corrientes contemporítllcas llo
Por lo iontrario, Waclclington cs cl prinie ro crl pl'opol'cionlr tttt;'t I Véase, por ejemplo, la figula 6 deThe Strategy ol the Genes, donde se vc a
síntesis propianente clicha al clisting.trir,:rt cl scno tlcI sistctttit el'o- lir sustancia X producida po| la a, c y e, activar de vuelta al gene b, que pro-
Iutivo cuatro grancles subsistc¡rras, r:¡rllt trtlti clc lt¡s cttltlcs Iictlc stts rluce la sustancia Y con la a y d, y donde sc ve a la sustancia P, prgducida
propias reguláciones, l)cro estliu nt'it'slrt'il.tttle tttr' t t'llr,. icltllrclas ('lll l'(' por f y g, activar de vuelta a h; etc'
112 lll'IS i fl\'l(il.OGI:\ l)lll. ('O\OCIl\lt[1N'fo rr, olt()^Nrsrto \. ¡L Nlnl)to ll3
clebicla a WaclclingLc-rrr, sir.tc-r ¿r i¿t (teoria sinLótica" cic J. Huxlcy', r:rrrrierrclc¡ e'petición cle pri'cilli<l y hay quc.hortdal
más en el
c-s la reaparición cle la noción cle plogreso en cl estuclic.r científico análisis clc los criterios internos cte ia adaptació'. Huxley mcjora
de la evc¡lución. Las primcras generacioncs cle cvolucionistas fucr<-lr notablemc.te cste análisis buscanclo en la cloble clirccción clcl
con_
llevacias, naturalmcnte, a consiclerar la sucesión clc las etapas fi- trol crccientc cler pgr _el organismo y de la indepenclencia
logcr"réticas como característica cie un (progreso)) oricntado hacia .medio
gra-dual clel segundo con relación af primero. claucle Bernarcl
mos-
la esirccie humana, pero sin distinguir suficicnlcmentc los elemen- t.aba ya la inclependencia progresivl resultante de la constancia
tos objetivos que permiten habiar clc vección o c.le clirección (en cl clel medio interior y hay que recordar a este respecto ras
interesa*
sc'nticlo matemático y sin finalidacl) y los valores subjctivos o an- tísimas (ortogénesis bioquímicas> señaladas por Florkin (L'ét,orrr
tropomórficos que confieren a esta vccción un;r significación com- liott bio-cltintique) en este campo. pero el mejor criteiio es, sin
pletamente relativa a las evaluaciones humanas. Es csto lo que ha duda el clc la (apertura) creciénte, inspiracla en nensch, en el
hecho clecir a un biólogo actual quc la cvolución cont¿rd¿r por un senticlo de un aLrmenro de las posiuitiaaa"t
pájaro tendría un sentido cornpletamcnte cliferentc. Así también ganismo en cl transcurso de lá evorución y,"áqiii.i,ü;;".
cl or-
clésde t;r 'punto clc
se ha procluciclo la reacción, enlazacla al mlrtacic¡uismo, cn forma visla, los análisis acerca del (progresoo biólógico llegan natural_
cle concepciones que atribuyen la ci'olución al pr-rro azar, con se- rrrente, sin rccu.rir a ningún juicio cle valor, a consicleiar
al cono-
lección cle los más aptos, pero sin que nada pcrmita considerar' t-'ilnierfo rrra culm.in-ación puesto quc nrtrltiplica cl cam-
srrpcrior al mamífcro, con-ro mcior aelaptaclo a su l'¡rcdio que lcr po clc cstas posibilidades. 'ecesaria,
el,tán a los suyos un celentére<¡ marino o un gLlsano parásito. El sólo que, metódicamente, er estucrio cle lc¡s critcr.ios qu.r{ra sus-
¡r:'oblema que ha resurgiclo con J. Huxley, Simpson, y otros, es, por pe'clido en el vacío, mie'tras no se le apoye en cr clc ros
r¡ecanis-
el contrario, el de constituir graclos cle organización que permitan mos formaciores, er-r sll e'olución interna y no cn tanto que
facto_
ertablecer una jelarquía objetiva e inclepencliente cle todo juici<r rcs superhistóricos (scgúrn la profunda expresión cle T. No*,irski
a
tle valor, Huxley y otros científicos hablan, a cste respecto, dc propósito clel uso global cle la noción d-e uselección>
en el clar._
(irrogreso)), mientras que Haldane continÚra consicleranclo que esta rvinismo i'icial). Ahora bien, si en ras perspectivas actuares
tocios
noción es inadmisible y subjetiva. Es ésta una pura cr-restión de Ios mecanismos centrares cre la evolucü., ior, .onriáLiááos
co,'o
definición, pero a propósito de un problema real, y en lo que si- si fuesen, a la vez, fue¡tes y efectos cle ra evoluci¿'
gue, preferiremos no usar, como quierc Haldanc, el término equí- gcnético, el sistcma epigenético, etc., y hasta la selecciJn iel sistema
voco de (progreso)). Así pues, no hablarcr.nos rnás quc clc (\¡ección>, si' olviclar cl nrcdio, que es modificado por cl organismomisma, tantcl
1;ues si, co¡no hacc l{r,rxley, calificamos al progreso biológico como couro lo cletermina u orienta) y si, con waciclington, i.t"
si fuese a la vez uinevitable e imprevisible>, nos cncontramos con- sc qlle cacla subsistema biológico es, simultáneament.,,"nte¡rclcr- autorre-
que son precisamente éstas las clos propiecladcs cle lo quc (clesde gulaclor y cstá ligado a todos los demás por circuitos cibernéticos,
Lalande) ha sido llamaclo uveccióno en el campr¡ cie la cvolución cs evidente que ia <vección>, cuyos criteiios se han enirevisto,
na
de la razón. cle estudiarse en un marco cle equilibración progresiva.
Una vez aclarado esto, el problena consiste cn cncontrar cri- El problema se precisa permitiendo clisociar Iás aspectos cor-
teric¡s objetirios de una jerarquía cle los tipos cle organización, es lraclictorios, aparentemente o de hecho, cle lo que ná!-u.rio-o,
decir, de una vección evolutiva. Simpson ha propuesto el aumento tcntaclos a invocar como criterios y cle lo que aepe"ae-en
rcaliclacl
de la masa, lo cual es evidentemente insuliciente, si se piensa en cle los diferentes moderos que unó se propone áe la
sucesión cle
el número de especies que han clesaparecido a causa de un aumen. los desequilibrios y de ras- reequiribraóioner, si ," pi"r.a
to clesmesurado de talla. Huxley menciona los gru¡-r<-ls udominan- moclelo físico, tcrmodinámico o inclusive cuántico, J"
en ,n
rraulu.ri ¡"
tes)) cn igual época paleontológica y ve en la strcesión cle eslos pre- u' e'vejecimiento de la vida o de una detención p.ogrl.iua a" ta
dominios un criterio de progreso. Pero si sc rlcfine lar aclaptación e'oh-rción, con clisminución de las mutaciones .";p;;;á;;
tos, cuánticos. pero si,se eligen los modelo. a" .iiuiiiürio amovit
usar-
por la supervivencia cle los más aptos, l-lo sc pue(le inr,<-¡car el pre-
dominio numérico como criterio de nrejor aclaptaciór"r más que in- y cle clesplazamientos equilibrios, con modelos iutorregulacro-
res que hacen compatible ^-d9
la apertura y ra estabirial reiativa, en-
1 J. Huxley, Evoluliou, tlte nrcdertt S¡'rtliesís, l-onclrcs, 1912, y Et,Ltltttíott üt ionces un freno de variabilidad genética, como parece
action, Londres, 1953. Véase tambié¡r I. J. Schnialhausc¡r, Factrtrs in Evalutíott, operar en
el hombre, no tiene nacra cre incompatibre con rá up.it"ü
Filadelfia, 1949 (cap. IV y ss.). G. C. Simpson, The ttteatr'utg of cvoltttíctn, New c]e ras
Haven, 1950 (cap. XV) I'F.,1\'te1'er', Probléntttliqtt¿ de l'ét,oltt¿iorr, París, 1954 conductas, soliclaria cle una yección anterior .n ia cereuraliza-
(p.155 y ss.). ción.
114 llPl S1-flNlOf -oG lr\ I)IIL CONOCIN'llEN'fo CONCLUSIONES 115

Las grandes cuesliones que se nos pl¿intcan, entonces¡ a propó- intcracciones cxcluyen, a la vez, todo empirismo y todo apriorismo
sito de cstas reno\¡aciones imprevistas y clir''crtidas cle l¿is concep- crr benelicio de una construcciórl continua quc lleva consigo los clos
cioncs biológicas, descle la cibernética de Waclclington en el campo aspectos de totalidacles relacionales no disociables y cle desenvol-
dc las interacciorrcs entre el meclio y el orgarrismo hasta las tenta- vimiento histórico. La for¡nación cle los conocimientos es, pr¡es,
tivas <sintéticas> cle Hr-rxley, en los problemas de vección, son las la historia de una organización progresiva, de manera que elimi-
cle cr¡nfrontar estas concepciones biológicas con Ios datos psicr.l- n¿rnclo todo carí¡cter cle fijeza tanto del objeto como del sujeto, la
genéticos y epistemológicos. c.rplicación se orienta necesariamente hacia la birsqueda de mcca.,
Pero sobre tales puntos no nos encontrar-lt<.ls t:n Lln simple pa- lrismos de equilibración y cle autor¡'egulación, tanto para ligar en'
ralelismo entre interpretaciones históricas y, en parte, periclita- r"rna misma totalidad funcional las aportaciones respectivas de cste
clas: nos encontramos cn el frente lnisrno o en el ala avanzada cic su.ieto y cle los objetos como para dar un sentido a un historicismo
la invcstigación quc sc halia at'rn cn movinriento. Así pues, no es qLlc, aLtnque r¿iclical, no caractet-iza nenc¡s, por cllo, a un¿l constr-uc-
aquí, sino en los Capítulos IV y VI cionde convenclrá ahc.¡uclar la ción de normas.
discr-rsión en la perspectiva no ya clc las rclaciones eut¡'e los rnt-rclo.s Sólo c¡rrc, si hay dc tal rn¿utera paralclismo complcto entre las
de conocimiento del sujeto biólogo v clel sujeto psicólogo o e¡ris- conceptuerlizacioncs biogenóticas y psicogenéticas o cpistemogcné-
temólogo, sino en la de las conexiones entre el organismci corno ticas y si ambas, por fuerza, en virtud del acento que cargan en Ia
fuente clel strjeto y la inteligcncia o cl sujeto cognoscente en ge- equilibración, plantean el problema de las vecciones, entonces sur-
neral. ge el problema de saber si las vecciones biológicas y las vecciones
No obstante, se imponerl ya dos obsen'aciones en la primera epistémicas son comparables. Este es un problema que convendrá
de cstas dos perspectivas (y por tanto en la línea de todo este Ca- volver a considerar ($ 22, subtítulo III).
pítulo III), que servirán de simple introducción a los desarrollos
de los Capítulos IV y VI.
La primera es ia cic la notable analogía que hay entre las ma-
neras de razonar y clc plantear los problcrnirs clc un alltor conro
Waddington y las tcntatir¡as clc interpret¿rciottcs plopias cle la.s \ 9. Co¡¡c¡.uslougs. LA CAUSALTDAD BIoLócrcA
investigaciones actuales de la psicología y de Ia epistemología lla-
r'aclas genéticas (cs clecir, relativas al dcsarrollo 1a¡rto ontogené-
ti;o como histórico r), Las clos nociones clominantes cle una bio-
'cgía que, como la de Wadciington, saca toclas las lcccioners cle la Al recapitular el conjunto de los paralelismos o correspondencias
Kílenótica de las poblaciones) son, en efccto, la dc una totalidacl cle problema a problema o de doctrina a doctrina que hemos en-
rr:lacional tal que ninguno de los conceptos o cle los subsistemas contrado en los campos de las nociones sincrónicas, de los con-
()Jntcmplados intervicnen cle manera aislacla c¡ absoluta, siendo ceptos diacrónicos o de la interpretación de Ias relaciones entre
concebi<los cada Lrno cn interdependencia con los clemás, y la clc el organismo y el medio, impresiona comprobar que estos para-
un historicismo radical tal que ni el meciio (que es uelegiclo, y lllo- lelismos se tornan cada vez más estrechos con los progresos de
difrcaclo constantemente por el organismo, hasta la constitución clc la investigación, no porque los dominios de investigación tiendan
uniciros ecológicos, que dependen cle él tanto com<-¡ del exterior) a confundirse el contrario, están cada vez más diferencia-
ni las selecciones de tipos múltiples (que versan sobre los fenoti- -porlos
dos-, sino porque modos de explicación y la manera misma
pos erl todos los graclos de s,-t desarrollo) no escapan a este mo- cle plantear los problemas con\¡ergen cada vez más en virtud del
vimicnto de conjunto más de Io que lo hacen el epigenotipo y cl parentesco de estos problemas.
genoma mismo. Ahora bien, estas son las formas de conceptuali-
zación propias de las investigacioncs sobre el desarroilo del c<-r-
nocimicnto: el objeto es enriquecido por el sujeto como el nreclio I. Convergencias.-Cierto es que, si nos atenemos al conteni-
lo es por el organismo, al mismo tiempo que el sujcto elabora sus do y a la forma misma de las nociones, consideradas como tales,
propias cstructuras operanclo sobre lr.¡s ob jetos, de n:anera que slls por asÍ decirlo estáticamente e independientemente de su penetra-
t EI término de .gcnéticoo lla siclo entcncliclo en este sentido gencral cn ción de análisis, podemos quedarnos con la impresión de que los
upsicología genéticau mltcho antes de cobt'ar srl senticlo biológico más res' campos cle lo biológico y cle lo cognoscitivo o mental están mucho
tringiclo. nrás cerca en las etapas precientíficas o en las etapas elementales
11ó EPISTE]\'{OI,OG iA DET, CONOCII'f IEN'I'O CONCI,I]SIONIIS tt7
de la ciencia que hoy en día, o tanrbión que en todas las épocas, Ahora bien, la razón dc esta convergencia creciente tiene un
una misma distancia los separó, accrchnriolos o alejándolos entre intcrés capital para nuestros fines: en efecto, si los mecanismos
sl conforme a la orientación de los espíritus. Pero la razón de cognoscitivos c<¡nstituyen, hipótesis que ha sido enunciada cn el
estas apariencias es la de que las nociones biológicas primitivas $ 3 de est;¡ obra, los órganos mismos cle la regulación en los in-
han sido todas psicomórficas o cle orígenes intermedios entre cl tcrcambios con el medio exterior, es evidente que toda explica-
animismo y el espiritualismo, dc clonde viene una ilusión de sol- ción biológica que haga intervenir procesos autorreguladores o
dadura inicial completa entre lo cognoscitivo y lo vital: ahora circuitos cibernéticos culminará en isomorfismos posibles con las,
bien, si ha habido soldadura, sc hizo en un sentido que deformó estructuras cognoscitivas. Expresándose más burcla y -eno, pr"- ¡
los dos términos que habÍa que relacionar. Cuanclo, clespués, las cisamente, si los rnodelos cibernéticos son los únicos oue nos pt:r-
nociones biológicas se elaboraron conforme al modelo cle un me- miten entrcver Ia posibilidad dc uua recorrstitución ariificial o cle
canicismo estricto, lo mismo ocurrió cc¡n las nociones psicogené- una imitación mecánica y causal del trabajo cie la inteligencia,
ticas y con las explicaciones de la formación y del funcionamiento es claro que todo recurso a modelos análogos en las explicaciones
de la inteligencia, lo cual explica la aparicncia cle un parzrlclismo de circuitos biológicos conclucirá, por ese mismo hecho, a analo-'
tan profundo como el de hoy. gías entre lo vital y lo cognoscitivo.
Si contemplamos, no el estaclo dc las n<.¡ciones sin tener en Asl pues, a manera de conclusión de este capítulo, puede ser
cuenta su grado de adecuación a la experiencia, y sí sns transfor- útil tratar de comprender mejor las razones clc las secuencias
maciones en el sentido de un poder de asimilación cada vez más históricas o de las tríadas dialécticas enumeradas a lo largo de
extendido a estos datos cle hecho c<.¡¡rstantetnente enliquecidos, los $ ó a B en los terrenc¡s de lo biológico y de lo cognoscitivo,
nos percatamos de que la biología, al trabajar técnicamente en su a fin de preparar los análisis ulteriores que versan sobre los iso-
propio terreno, y el análisis del ci¡nocimicnto quc trabaia en el morfismos y, sobre toclo, sc¡bre la explicación de io cognoscitivo
suyo con ignorancia de la biología, sin ch-rcla mcnos conrplcta quc a partir cle lc¡s mecanismos orgánicos.
la recíproca; no es por desgracia frccuente, pero con completa
independencia, no obstante, se han acercaclo inscnsible¡nentc, no,
repitámoslo, por una interpenetración gradual de ios campos, ni II. Precausalidad, azur ), regulación.-La tríacla principal, pues,
siquiera de los conceptos particulares, sino por Llna convcrgcncia es la que conduce de las explicaciones iniciales, que llamaremos
de los métodos erl su alcance más general y cle los nroclos cle con- precausales, a las explicaciones causales simples por recurso al
ceptualización en sus estrategias intclectuales clc conjuntc¡ frentc mecanicismo y al papel desenrpcñado p<-rr el azar, y descle ahí a las
;i -rroblemas que, de hecho, son paralelos. explicaciones por interacciones reguladoras.
Resumiendo, la causalidad biológica ha er,<.¡lucio¡rado poco a Podemos llamar precausal a toda explicación quc no es sino
poco, entendiendo por el término <causaliclado el conjuntcl cle las conceptual y que no podría apoyarse en un cálculo algebraico de
l"{¡.:iones explicativas de que se vale el biólogo para encontrar la naturaleza general (logística, etc.) o en una verificación experi-
ra"zón de las leyes observadas. Ha evolucionad<-r, sin saberlo, y, mental acompañada de meclidas en la acepción amplia del térmi-
torJavía menos sin buscarlo, en una ciirección qLrc hace cacla vcz no (ordinales, hiperordinales o métricas). En este sentido, el re-
más posible el isomorfismo entre las estructuras así clescubicrtas, currir a una fuerza vital es precausal, puesto que no obedece a
o sus modos de transformación, y las cstructuras ci transforma- ninguno de estos criterios, mientras que la hipótesis de una in-
ciones invocadas en su terreno propio por los cs¡rc'cialistas de los fluencia directa del medio, en el sentido lamarckiano, es de natu-
problemas de la elaboración y dc la organización clc los conc¡ci- raleza causal, aLlnque falsa, puesto que ha podiclo ser desmentida
mientos. Dicho de otra manera, orientánclose por ci camino de las por estadisticas suficientemente elaboradas.
interacciones, de las regulacio¡res l, clc los mccanismos cibernú- Es evidente, entonces, quc las explicacioncs iniciales cle la bio-
ticos, la investigación biológica ha clcscubicrto ustructut'as 1, ¡1e- Iogia naciente no han podido ser más que precausales, dad.as las
dos de explicación qr-re (en terrenos cad¿r vez mírs t:spccializados dilicultades del cálculo y dc la expelimentación estricta. cierto es
y sin relación alguna, por lo qLle respecta a los conteniclos estu- que la noción de nforma> en Aristótelcs ha dado lugar a un co-
diados, con el campo cle la experi¡rrentaciirn 1, rlcl anúlisis tcóric<r mienzo cle cstructura algebraica, pero cn lógica y con la silogís-
de los estudios sobrc la inteligenciit c¡ sol¡re cl cr¡uocimiento) rc- tica, Sólo que, aplicada a Ia biología, se limitaba, descle el puñto
sulta que convergen cor¡ l¿rs nocioncs utiiizadas, cu un lenguale de vista del cálculo, ¿r la afirmación de que un individuo cual-
totalmcnte distinto a \¡rcc!i, eri esto!t tcrrclros cor,:rroscitir,r¡s. quiera lleva en sí, adcmás clc sr¡s caractcres indivicluales cliferen-
118 EPISTE]\ÍOI,OGfA DEL CONOCINIIENTO CONCLUSIONES 119

ciaclos, los de su especie, de su género, etc. Pc¡r Io que respecta estocástica integral, hubiese de ceder el lugar a otras formas de
a la integración de estos diversos caractcres en una unidad orgá- causalidad sin descuidar, de ninguna manera, las preocupaciones
nica, la del organismo individualizado que funciona como sistema ¡rrobabilistas, pero en el interior de modelos más comprensivos.
unificado y total, la noción de <forma, no podía proporcionar más Es la fisiología, por una parte, lo mismo que la embririogía cau-
que la simple comprobación de hecho, o (y en esta dirección sal, por otra, las que han abierto los caminos hacia esta refundi
ivanzó Arislóteles, y por eso la explicación se volvió precausal) la ción de la causalidad en la dirección seguida después por la ciber-
hipótesis de una analogía con el yo, concebiclo como un ualma' nética. Se puede caracterizar esta evolución de la causálidad comq
revestida de un poder a la vez unificador y motor. L<l propio de una extensión, hasta los mismos pormenores de los fenómenos-
las explicaciones precausales se manifiesta así por la necesidad cle que se quieren explicar, de la idea general de or-ganización, con-
colmai las lagunas del cálculo o de la experimentación erentual cebida como un sistema de transformaciones que se engendran
por un recurso a las asimilaciones psicomórficas. unas a otras en un orclen cíclico. En otros términos, la causalidad,
Con los progresos de la biología cientíñca, cuyos trabajos, na- cle ser simplemente lineal (pero con todas las interferencias que
turalmente, han sido ulteriores al clesarrollo cle una física a la constituyen el azar), se ha orientado en un sentido circular, lo
vez deductiva y experimental, los cnsayos clc cxplicación causal cual anunciaba el descubrimiento de los sistemas autorresula-
se han apoyado, entonces, en los moclelos proporcionaclos por esttr dores.
última. Descartes generalizaba ya, en principio, su mecanicismo En fisiología, por ejemplo, se ha llegado a comprender la hi-
a toda la biología, y tanto si la búsquecla de la explicación meca- perglucemia y la hipoglucemia como mánifestaciones de rupruras
nicista se haya llevado a cabo en slr tr¿rciición, como si han sido del equilibrio entre-la producción y er consumo de glucosa. En
los mismos vitalistas los que lo hicieron cuando se encontraron estado normal, en efecto, er contenido de grucosa de lá sangre no
con un problema bien delimitado (como a propósito del refle.io, varía ni por efecto de la absorción intestinal de materias azuca_
si podemos creer a Canguilhem), la causalidad biológic¿r no podía radas, ni durante el trabajo muscular que consume los hidratos
evolucionar, en cletalle, más que en una clirccción mecanicista. cle carbono, ni durante
Sólo que el conflicto inevitable que clebía surgir entre las ue- 9l ay'uno q,.,e agóta las reservas de grucó-
geno: de donde la hipótesis de un mlcanismo regulador de la
cesidades de la biología y el mecanicismo propio clc la l'ísica clá- glucemia normal, perturbada en caso de enfermeáad, hipótesis
sica obedece al hccho cle quc este mecatricisnlo cs Llll producto emitida mucho antes de poclerla justificar en los pormenores del
de la inteligeucia enfrentacla rt probletnas relativamente lnás seu- ciclo causal, pero que sugería, no obstante, ra idef de estructuras
cillos que los de la vicla, Lrn tanto c1r-ic lir ot'g¡nizat:iórt vil'icntc es circulares o en an^illos. En embriología, el descubrimienro que
mucho más comparable a los proccsos qlle han concluciclo a l¿t hizo Driesch en 1891 de un desarrollo autónomo de bl¿stri¡:neios
formación de la intcligencia quc i-t las r'structtlras más gcnctltlcs separados cc¡nducía igualmente :rl concepto de regulación, pr r ex-
crnstruidas por ésta. De esto ha tesr-rltat.lo quc, por efecto clel auír- tensión a mecanismos parciales, de la idea general de organiz_ación
i sis mecanicista clásico, la vicl¿r ha perciido su urlidacl funcional concebida inicialmente en función solamente del todo.
: jr-ricio cle muchos biólogos, y la cattsitliclacl or.girnica se ha pul- se abrieron entonces dos salidas: un retorno a ras nociones
r,erizado en una multitud indelinida de secuencias causales collce-
precausales, y es lo que hizo Driesch, o una reelaboración
t'iclas como si fuesen, a la vez, inclepcntlientcs y sc intcrfiricsen de la
sin cesar unas a otl'as. Ahora bicn, la i¡rterfcrcrlci¿t clc scrics c¿lu- causalidad biológica en Ia dirección de un orden cíclico y no
),a
salcs independientes no es olra cosa que el azar, y, por consi- lineal, así pues, de las interacciones y no de las secuencias aisla-
guiente, se ha terminado pol. encontrarsc cll prestlncia clel resul- bles, y, por último, en la crirección de las regulaciones concebiclas
tacio paradójico cte que la cxplicación mecanicist¿r cn biología lo a título de sistemas permanentes y no de acontecimientos mo-
atribuía todo al azl.r'. ítz'¿r clc las vari¿leiol'lcs, por.Llllíl parte, no' mcntáneos clebidos a simples ndelplazamientos de equilibrion,
r:'ión que ha terminaclo pot' cltl¡r¡itiltr qlt ei mLrt¡tt:irtnismo, pcro En efecto, la física conoce estos desplazamientos cic equilibrio,
también, por otrit partt:, azaL clt: ilts st!rlccioncs, ('n l'unción cle como en el caso de un gas sometido a trna presión, pe.o .1.," ,"
encgentros que Se cgnciben conto ak:atot'igs (Y n() coirlg ucicgiclosu, caiicuta por eso mismo, cle clonde viene un cambio .ü las concli-
como piensa a menudo, con razóu, \\¡auclington) entre el organis' ciones _iniciales y la constitución cle un nLlevo equilibrio. y el
mo y el medio. principio de Le chátelier, al mostrar que tales clésplazamientos
De tal manera,:;e iba haciendo cacla vez más ¡rtobable que este se orientan cn el sentido cie la neutrali2ación cte la perturbación
mecanicismo, diluido por Io que toca a pr.trttos cscrtciales cr¡ uníi inicial, proporcionaba un comienzo de modelo de cómpensación.
1.2Q IiPISI'EI\{OLOGlA l)l:f- C0\OCl\lll:\T0 CONCLUSIONH,S I2I
Pero Cannon, proponiendo l¿r noción dc homeostasis, ha idc.¡ mu- Así pues, es no¡'mal que al nivel de la investigación fundada en
cho más lejos al hacer al equilibrio dcl mcdio interior solidaricr los modelos mecánicos y físicos, todo finalismo haya sido proscrito
de los ciclos propiamente dichos y, por consiguiente, permanen- por considerársele cxplicación ilusoria. Pero la única respuesta
tes, lo cual condujo a una refundición c1c la causaliclacl biológica. inteligible a los problemas particulares planteados por este finalis-
. En virtud de un encuentro memorable clebido a los progresos mo ha estado durante largo tiempo reducida a las nociones de
de las técnicas a la vez físicas y matemáticas, estas r-rociones bio- variaciones fortuitas y de selección a posteriori, al menos en aque-
lógicas nuevas encontraron entonces una correspondencia en los llos autores quc no creían cn las influencias directas dcl medig
servo-mecanismos y en las máquinas de autorregulación. En otros sobre el patrirnonio hereditario. Como no se pueclen proporcionar
términos, mientras que la biología se Iiberaba de conccpcioues cálculos acerca de la probabilidacl de que se lleve a cabo Ia forma-
mecanicistas demasiado estrech¿rs, y mientas algunos, antc esta ción aleatoria de un órgano a Ia vez diferenciado v adaptado, y
carencia de la causalidacl física tr¿rclicicrnal, sc vcían tcntaclos a como la selección explica la elección entre caractercs l,a dados,
efectuar un retorno al vitalismo y a la finaliclad, r-rna completa pero dc ninguna n-ranera, su aparición, la explicación seguía sien-
reelaboración del mecanicismo renc¡r'¿rba l:rs pcrspc'ctir,¿rs cr.l Lln selr- clo, de hecho, muy verbal, aun cuandc¡ las nociones utilizadas fue-
tido que corresponclía, precisamcrrli:, a las nocir-¡rres clc sistcmas sen m/rs clar¿rs que las de ucausa finalu. Por otra parte, la fuerza de
circulares o en circuitos cle retroalinrelrtación, v cle rrna carrsalidacl los finalistas, como de los vitalistas en general, clependía sobre todcr
cíclica y no ya lineal. Es sabiclo ccirlo srr c<-¡nslitrryó cnlonccs una de la manera en que denunr:iaban las inslrñciencias doctrinales del
rrecanofisiología, para soldar Ia corricntc propiaurcntc bioltigica adversario y cn que subrayaban la existencia de lagun^s en la ex-
y la corriente cibernética nacientc, Pclt-r lo qlre no sc ha obsctvackr ¡rlicación aclmitida (aunquc pretendieran ct-¡lmarlas cle mancra ilu-
tan frecuentemente es quc esta con.junción entrc clos movinrientos soria), por lo quc nos encontrábamos cn la sitr¡ación sirr salida
distintos de ideas permitía, al misn"ro ticnrpo, la convcr¡rt'ncirt po- clcscrita a propósito clc la causalidad (II).
sible, y que tarcle o temprano selii ncccs¿rria, cntle la itrvcstiga- Una cle las razoues clcl óxito clc los ntoclelos clc autorregulación
ción propiamente biológica, o biológico-cil)crnótirr¿i, .y las invcstigit' lue prccisamente la clc pr<-rporcionar una rcspllestír a este irritante
ciones psicogenéticas o ck: cpistcnrología ricl clcsalrt¡llo, qLtc solt \/a, problema clc la finaliclad, Conservando toclo Io que tcnía de r,írlicia
en parte lógico-cibernéticas. la udescripcióno fi¡ralista (clecimos descripción, puesto que había
análisis corl'ecto clc las cuestiones, pclo falta dc explicación), la
cibernética proporcionó por primera vez, con cl nc¡mbre de nteleo-
III. El finalisrnr.¡.-Esta cvolución rlc' la clusaiirlacl cn funció¡t nomíar, una cxplicación causal de procesos a Ia vez orientados y
de la trÍada precaus¿rliclacl, causalirl¡.rcl lincal y car"rsaliclacl cíclica o autocorrectores, en ciertos casos anticipadores ), que desempcrla-
en circuitos de retroalimcntacióri ilos cl¿r cLlclrt¿l ),t'az<jn clc cacla ban un pa¡rcl úrtil er) un sistcma dc conjunto, el cual, por cclnsi-
una cle las demás tríaclas encontraclas u lo largo cle los i (r a B. guicnte, corrcsponclía cn total a lo que hemos convenido cl1 con-
En primer lugar, y naturalnrclltc, tla jo consigo el cicsarrc¡lk-r sjclcrar corno sistcmas fin¿rlizaclos, Es clccir, poclcmos corscrvar'
cr? las ideas concernientes a la filraliclacl. Ll finalisr-no prcrcltusal clc hc-ry lo que conticne cle positivo la iclca cle finalidacl, sustitrryendo
ios comienzos present¿rba dos inconvcnicrrti:s clesclc cl ptrrrto clc la noción cle ucausa final ¡ror una causaliclacl en circuitos clc re-
','ista de la inteligibiliclad. tJno clc cllos cr¿r quc no cxplicaba nada, troalimcntación intelisibls.
l.)ues no basta con que cxistan uu¿l ncccsiclacl o un filr par¿t cotrr-
¡'rencier el mecanismo causal cltrl ¡rrr;ccsr) qlrc ltcn.nitc llcg:rr a Ia
:ret;t asignada: la linaliclacl sul)or'lc. pucs, Lln¿r car-r:;lrliclacl \¡ no se iV. Estructura y géttcsis.-Pero no es sólo en los terrenos sin-
tasta por sí sola. En segunck: hrgai'habl¿rr clc un fin cor-no si iln. crónicc¡s clonde la transformación clc las nociones de causaliclacl
plicase por sÍ mismo sr-r realiz¿ición, silt c<tnr¡rlcmcrrto calLsal, hace biológica ha clcjado sus htrcllas profunclas a trar'és cle un paso cles-
que sea dudosa la natur¿rlez¿r clc csle lin: pueclc scr intcnrc¡, como cle el concepto cle totalidacl transcansal (poclernos decir ahora, pre-
la conservación del inclivicluo o cie lu cs¡-rccic, o cxtcl'lto, c<.¡mo la carrsal) hasta cl clc atomismo y, dcscle ahí hasta las totaliclacles
conformidad a un plan preestablccirlo. Aqrrí tambiún, sólo cl con<¡- relacionales: son sobre tock¡ las nociones relativas a los difererrrtes
cimiento del mecanisnlo cansal ct-rr-rcsponclicnte pcrrnitiría esta- desarrollos estucliados pc.rr la biología, y a sus factores, las que han
blecer con exactitucl la naturalcza rlc l¿i rcl¿tción consicieracla: aclap- sido rnoclificaclas hasta en sus lunclamentos.
tación, utilidad firrrcional, ctc. El con.junto clc estas ¡rociones ($ i t,8) ha pasaclo, cn cfecto,
122 EprslEMor-ocÍ^ DEL coNocrMrnNTo
CONCLUSIONES 123
p'or múltiples oscilaciones, entre lo que podríamos llamar estruc-
turalismo sin génesis y un genetismo sin cstructura, antes de que los mentáneo y provisional de selecciones siempre modificables)r.
dos términos de génesis o desarrollo y de cstmctura en el sentido de
se abría, así, una crisis latente entre d.os formas de causalida-
una estructura de conjunto o totalidad relacional comiencen, por des: una ligada al estructuralismo que da satisfacción al espíritu
último, a concebirse como interdepcndic¡rtes, es clecir, como si se tradicional por sus exigencias de conservación, y otra orientada
implicasen el uno al otro en un proceso cíclico. hacia un genetismo que da satisfacción al espíritu dialéctico por-
que pone de manifiesto la dimensión histórica según un tiempo
El estructuralismo sin génesis es, naturalmente, la actitud teó- con dirección, pero que sacrifica el aspecto racional propio de lq
rica propia de todas las concepciones antcriores a la idea de evo- lcsis inversa. Entonces comienza un período en er que los cioi
lución. Desde las oformaso de Aristótclcs hasta cl principio de postulados antitéticos darán lugar a apariencias cle conciliación,
correlación de los órganos de Cuvicr, tocio cl acento se carga en las
estructuras, puesto que no hay transformismo. En los callpos elr va por alirmación simultánea con delimitación cle las partes res-
pcctivas, ya por oscilaciones inversas. Weismann ha seguido el
los que el desarrollo cs evidcntc, conto cr.r cl clc la cmbriol<"¡gíir, la
noción de preformación anula lo cluc slrponc cle gónesis t;rl des- ¡rrirncr métoclo con un rigclr lógico impccablc: el *soma, es arras-.
lraclo en el devenir lamarckiano, donde presenta, entonces, los
arrollo temporal. Todo esto es eviclcnte y no hay quc insistir. clos caracteres correlativos cie ser variable y mortal, mientras que
Pero lo que es notable y depencle de la naturaleza de los esquemas
de causalidad utilizaclos es que. inch,rsivc una vcz aclmitida la iclea
cl (germen) sc conserva a título de estructura permanente, cuyas
únicas variaciones obedecen a las combinaciones anfimíxicas .egúrn
de evolución se ven reapareccr, ¿rltcrnanclo con l¿r antítcsis de un
genetismo sin estructura, nllevas fol'rnas variaclas de este estrLlc-
una combinatoria que no cs contradictoria cle la preformación y
cle la conservación dc los clementos estructurales.
turalismo estático, hasta tal punto cs clifícil concebir que una es-
tructura pueda evolucionar por sí misma, o, más precisamente, El mutacionismo, por el contrario, está desgarrado entre las
clos tendencias, sin que logre, por ello, hacer la síntesis. El genoma
que una organización lieve consigo dos principios correlativos, un<r
se conser\¡a en principio, e incluso en su forma atomística suse-
de conservación a través de las transforlnaciones y otro de cons- rida por la ley de Mendel, tenemos ahí una estructura indepJn-
trucción transformadora ligada a la cquilibración misma que asc- diente del medio, por lo tanto, un estructuralismo sin génósis.
gura la conservación.
Pero la mutación surgia ¿rl azar de los desequilibrios internos o
Pero para comprender estas alternancias o estas oscilaciones, clesagregaciones debidas a racliaciones y éste fue, clurante mucho
recordemos primero de qué manera el lamarckismo constituye Ia
tiempo, el único principio cle variación reconocido, que caracteri-
antítesis exacta del estructuralismo sin génesis, puesto que La- zó entonces a un genetismo sin estructuras, pllesto que la muta-
marck admite una génesis en forma dc una evolución indcfinida ción era puramente fortuita y se reducía, en sentido estricto, a
de Los organismos sometidos a las presiones del medio, pcro no ¡¡na antiestructura.
i:econoce estructuras consideradas como organizaciones clel ger-
men que hacen resistencia a estas influencias exteriores o las La crisis debida a esta antítesis del estructuralismo y clel ge-
netil;mo, considerado como exigencia cle clesarrollo conitructivo,
asimilan por sumisión a condiciones internas previas. Así, la acep- no hacía sino agravarse, pues la conciliación consistente en admi-
tación de la evolución trae una inversión completa en las coltcep- tir estructuras que se conservan, por una parte, y que se clestru-
;:iones de la causalidad, al introducir una serie continua de trans- ycn a sí mismas, por otra parte, da te:timonio, cle hecho. <ie un
f rrmaciones orientadas conforme a un tiempo con dirección,
zr¡ientras que la causalidad propia del estructuralismo está cen- cquilibrio tan inestable, no sólo en el genoma, sino sobre tr¡clo en
la conceptualización del teórico, que nada tiene de una superación
trada en las nociones de compensación y cle conservación. En e[ec- rcal en el sentido de una síntesis que se sobreponga a las ántítesis.
trr, el carácter notable de la causalidad lamarckiana es que nada La superación llegó, por último, y por los caminos más natu-
:;: conserva, desde el punto de vista biológico, lo cual constituye rales, es decir, no inventando en abstracto un genetismo estruc-
r()onforme a la lógica interna de todo empirismo) un genetismo
turalista o un estructuralismo del desarroilo, sino generalizando
sin estructura. La situación es la misma en Darwin, pues al añadir radicalmente, gracias a los hechos mismos, Ias dos nociones de
la selección y las pequeñas variaciones fortuitas a la herencia de cstructura u organización v de génesis o desarrollo, hasta com-
Ios caracteres adquiridos por ejercicio, el transfot"mismo darrvi-
niano sigue siendo una serie indeñnida de modificaciones orien- I Es cierto que, a menudo, Danvin insiste (en sus oCuadernosr. en la nor-
tadas sin ninguna conservación (salvo por lo que toca a la con- ganización fijada, del adulto, pero para oponer a esto el hecho de que el me-
servación aproximada de las espccies, a título cle resultaclo mo- dio produce cambios (perrnanentesr (es decir, hereditarios) en los seres ióve-
nes, porque son todavía plásticos.
ll.t DPISI-I]\fOI,OGí,.\ DIII, CONOCII{II]N'I'O ('O\C'l.t Slo)'J l,S 125
ilrenclcr que toclo clcsarrollo cs unA orgirnización'u'c1rrc t<_rcia orga- ;rlgunos c¿rsos realcs) rle irrtcgrarsc en l¿rs estructl¡ras lr';.lusfor'-
ruización es un dcsarrollo.
madas qlle st: clcriva¡r ;rgrarrclándolas.
Quc toclo clesa.rollr-¡ es un¿r orgarrizaciólr, cs lr.¡ clue se hizo c'i- Es difícil cortsicict'at' csta evohrción cle un cstl'Llcturalisrno sirr
clente a partir dcl monrcnto cn qr,rc sc apcrcibió que Ia cvolución
génesis y ciespués clc uu gcnctisrlro.sirt estructllras a lrn genetisrn<.r
filogcnética depcndía, en parte, cicr clesarrollo embiiosenético v clc
estructuralist¿r, sin pcnsar cn la cvolución cc¡nvcl'gcnte clc I¿rs ill-
la for¡-nación ontogcnótica clc los fenotilros \/ no solamente ¿r la vcstigaciones ¡rsicogcnóticas irccrc¿l clc la intcligcncia: ul prrurcrr.r
invcrs¿'r. Fue necesario qr-rc un gran embriólogo sc volviese gcnc-
clc estos tres lérminos corrcsponclc natur-almcntc la conc.cpción
tist¿r, como fuc cl c¿rsr¡ clc \\¡aclciington, p¿rra qtrc;il fin sc com_
rlc una intcligcrrcia clacla sin clesarrollo, cI st:l:rutrlo cot.r-cs¡tonclc
¡rrenrlicsc hasta c¡uó punto cs ir-n¡rosiblc cx¡rlicar la i'ariación cr'<¡- lu la c:atrsaliclacl utilizurl;r pol cl cnrpirisrllr) r'el tcr.ccr.o a las rloc-
Ilrti'a solamente a trar'és clc las nocionc-s dc lrr.efor.mación o cle lrinas actualcs cle liliación tlc l¿rs estructrrras.
azar, con cxclusión cle las acci<-¡ncs clel nlcclio. Dcscle el momcr.r- Tambión cs irnposiblc- trazar'csre clcs¿rrloll<-¡ lristcilico tlc las
to crr qr,rs sc descubrc que la sclcc'.ción vcr.sa sólc.¡ sobrc los fc- forntas cle la c¿rr-rsaliclacl tliológic:u sin cc.rrlr¡"ralarlas con la slrccsión
r-toti¡ros y quc tr¡clo fenotipo es, a lo largo cle toclo su desarro-
cle las iclc¿rs, no clc calrsalirl¿rcl, sin<-¡ rlc i¡rplicación, o con ra cr.r-
llo, una serie cle <rcsplrestas" del gcnoma ¿r las tensiones clel me- Irexión entrc propclsicio¡lcs v tcorem¿rs, c()lrro lrl rcvcl¿r la hisltll.i¡
cli<¡, o c¡ue el medio cs organiz;rdci por e[ organismo cn tanto quc
clc las episternologías uratenláticas cn las c¡r-rc toclcr cl ¿rcenlo sc
orienta Ja variación f'cnotípica, etc,, sc olienta uno cntonces en la c¿lrga en l¿r estrr¡cttrra v no cn la góncsis. No obstantc, corno (.()n-
dirccción de esos ucircuitos cibernéticos, nrenci<¡nacios cn el sub- secuencia clcl estructuralisllo cstático clc los gricgos, las concc¡r-
1ítulo 8, y sc v.: que cl clesarrollo cc¡nstitrrve una serie cle organi-
ciones de Descartcs accrci-l clc las iclr:¿rs.fac{icias, (lo contr.ar-io
zaciones dc escalas variadas pcrr-r srr[rorclinuclas constantementc rle innatas), r'csnltantes clc la librc combiuacicin opcr-atori;r o clcl
¡r esta causaliclad circular.
siglo xvrrt sobrc cl oligcn crrrpírico clc las matclnátic¡ls, sL, ()lr(,n-
Y qtre, rccíprocermcnte, toda organización sea )¿a un ctcsar.rollo, taban hacia ur) gelrctismo cliscrcto pcro quc tenía a.juc¡r"rc a rrrr
cs zrlgo que l'¡os dicc solame¡rtc Ia ¡rcrspc-ctirra ontogend'tic¿r y rrrn- estructuralisnro integral. El grnn rnovirniento qirc comcllzri t't.,rr
briológica que tarclc o tcmpranc¡ habrá clc clt¡nrinar a la biólogía Galois y culminó crn l¿rs iclc¿ts ntoclcrlras dc nna gcnealogia clc las
actual: esto se debe sobre toclo al hcclio cle quc la cc¡nsen,rción (cstructuraso (Botrrbakí) o cle las uc¿rlegoríasn (Mclane, Iliselt-
proiria de la olganización l-lo es la sim¡rlc ¡-,.:rmane,rcia cle un;t berg) proporciclna, por cl contrar"ir.r, cl ln<.¡clclo, elt un terrcrio clc-
estructura estática, y sí ei producto de trna equilibrzrción col.rtiuua. cluctivo c intcmporal cle lo ciucr ¡toclri;l sc¡-, cl-l térlninos rlc rlcs-
El genoma mismo no es sólo el proclucto cle lrna larga hist<-r'i¿r cn arrollo cle ias cstructuras cle la intcligcncia, cl cstructuralisnro gc-
el transcurso de Ia cual se ha transformaclo str funclameltto sincr Liótico hacia el quc hoy con\/cl'gel-l t<.rcl¿rs l¿rs cor-rientcs.
que es, a título de estructur¿r si¡rcrónic¿r, erl resr-rltaclo (lc urr¿r r-c- Mas ya cs tiemp, cle quc dcjemos las a'alogías históricas.c-
constitución metabólica ininterrumpida cn cl transcur.so clc l¿rs lativas al cc.¡nclcimiento clci biólogil <¡ clel crpistcnróloso r)ar¿l pasAl.
generaciones sucesivas y sobre toclo la f uc¡rtc clc actividaclcs l'or-
a las comparaciones más dircctas ontre el organismo, colno fr¡cntc
madoras (epigenéticas) Io rnismo quc clc transmisioncs. El orga- clel sujeto, y el sujeto de los conocimientos en general, consiclclaclo
nismo adulto se halla en equilibrio rcl¿¡tivo, ntas este equilibrio como cualquier sujeto, y su clcsarrollo psicogenético,
es resultado de regulaciones que constantementc se están efec-
t''ando y estas regulaciones uo difiercn fundarncntalmente, eu su
;rsturaleza funcior-lal (e indepcndientcmenttr clel contcniclo cle las
¿¡rciones físico-quÍmicas que coordinan), rlc las quc presiclcu toclcr
desarrollo.
Así, la síntesis del estructuralismo ¡, clel gcnctismo, hacia la
qL e nos orientamos actualmente, es cl rcsultado cie una evolu-
cir)n interna de las nociones de Ia casu¿rlidact biológica y esto en
cl sentido de una coorclinación de l¿rs clos cxigcncias clc conser-\¡il-
ción y de transIormacióu: cc¡r-rscfvacirjn tlc cstructuras clc con-
junto susceptibles cle transformarsc sin 1-rclcier su icienticlacl, ¡l<_lr.
que estas transfol'maciones son reec¡uilibracione s y porquc las
estructrrras trans[ormacloras son susceptibles (r-.rr principio o crr
Cr\l)l ltil.O IV

LAS CORRESPONDENCIAS DE FUNCIONE,S Y LOS ISOMOR.


FISMOS PARCIALES DE ESTRUCTURAS ENTRE EL ORGA-
N]ISMO Y EL SUJETO DE CONOCIMIENTO

E,n lo que sigue, ya no nos ocuparemos del biólogo, del psicÓ-


Iogo o del epistemólogo para preguntarnos si trabajan y piensan
de manera convergente, sino del organismo, tal como es conc¡cido
hoy día en sus diversos aspectos (sin profecías acerca cle lo que
se sabrá de él después) y de las funciones cognoscitivas 'omo nos
las permiten concebir actualmente las investigaciones experi'
mentales y el análisis formalizador. Este capítulo IV corresponde,
en particular, al empleo de los métodos II y III descritos en
el r\ 5.

$ 10. FurqcroNns Y ESrRUcruR^s

Se clistingue en biología una función y sus órganos, los cuales


pueden constar, según los grupos, de varias estructuras diferen-
tes. Asi, es posible hablar de la función de la respiración y compro-
bar que puede ser realizada mediante órganos muy diversos (bran-
quias, pulmones, vejiga natatoria o sin órganos diferenciados)
que constan de estructuras múltiples. Tal distinción no tienc sen-
tido en matemáticas, donde una función es por sí sola una et,truc-
tura (en la acepción más general del término, no en el se.rtido
bolrrbakista), ni en física, clonde una estrllctllra se describe o ex-
plica en términos dc fr:ncioncs. En cambio, la clistinción entre fun-
ciones y estructuras se vuclve a encontrar con el mismo sentido
que tiene en biología, en todos los dominios sico-sociológicos y en
particular cn el análisis cle la inteligencia o cle los conocimientos
cn su desarrollc¡ concreto: se puede hablar, pclr ejemplo, de una
lunción clc e.rplicación, propia de todos los niveles del pensa'
tr27)
128 COi{I{I.]SPO\I)I]NCI.\S DI] ITUNCIONES I:I]NCIONI]S Y ES'IITUC'TURAS 129

n¡iento, sin dejar de contprobar quc los divcrsc¡s órganos concep- cr:¿tl clesemboCará en (houlologían en cl sc'¡tici<.r clc Orvcn, y colls-
'u'rles, o estructuras, utilizados con cste objeto, varían considera- tituirá, así, una estructllra de tipo 2 ¡nás general que las pri-
Llemente de un nivel a otro (de la carrsalidad mírgica o animist¿r mcras (estableciendo homologías entrc las ¡rlas ), los miembros
a ias múltiples formas dc causaliclacl cientílica, sin exccptuar esta- anteriores, <¡ el hueso coracoides de las Aves col-l la apófisis cora-
dísticas o probabilidades). El hecho mismo cle plantear cl problc- coides soldada al omoplato clel hombrc, o tambión el hnesg hioi-
ma en vista de las comparaciol'lcs qurc r,cndrírn cu seguicla, es de- cles cle los pcces coll Lln huesecillo dcl oído iuterno de los manrí-
cir, clc distingtrir las funcioncs v les cstrllctrlras en cl cstudio clc f'eros, ctc. De igual manera, en el terreno cognoscitivo, se puedcll r
los isomorfismos posibles entrc el organismo 1, cl sr,rjeto cle corrr,r- c<¡nside¡'ar l¿rs clasificaciOnes particulares como r-rn tipo l, sacilt"
cimiento, constituye ya, por lo tanto, r:na primerit uhomologíir la estructura general de las clasificacioncs cualitativas (tipo 2) r'
formalo, así pues, un primer isomorlismo mrly gencral consicleraclo comparanclq éSta con las Seriaciones, etc., estructura urás
Sacar I¿I
como marco de los isomorfisl-l.los r.¡rírs particularcs. gcncrai airn del (agrupamientoo (tipo 3) y continuar cle esta ma-
Pero, entonces, es convcnicntc cstableccr con exactitr_rcl csta irera. Ah<¡ra bien, son naturalmente las estrttctLrras clc u tillosu
dislinción y proporcionar las clcfinicioncs suficicntes para glual. elevaclos las que trataremos de comparar entre los dclminios or-'
el análisis. gánicos y cognoscitivos, pues el isomorfismo se reduciria a mllv
poco para los ntipos, inferiores, que son innumerables.
lln cua|to lugar se dirá que existe ult isomorfismo clltt'c cltis
I. Delitticiótt ele las estrtrclttras.-Una estfllctrlra tienc, en pli- estructuras si se puecle establecer una corresponclencia bir-tltÍr'oca
mer lugar, elementos 1'rclaciones quc los rrnr'll, pero sin quc sea cntl-e Sus elernelttos, aSí CO¡O entre las relacioncs que lOs unell,
posible caractet'izar o definil' cstos e lcnlcntos inclepcnclicl'ltcnrcntc conservaltclo el sentido (lc estas rel¿¡ciones. Como sc puccle hacel'
de las relacioues cn juegc'. Inclusr-.' en cl easo clc- simplcs agrege- abstracción cle estos elementos y cle su natllraleza, tln isolnorl isrllt:
dos, si se les consiclera co¡no estl'Llctur'¿ts clc crlmposiciólr atorlís- entre clOs eStrugturas, por tanto, es eqttivaleute il regonocer la
tica, los elemcntos no son claclos inclcpcrrclicntcmcutc clc sr-rs lcla- existencia cle una misma estructltra, pcro aplicacla lt clos conitlntos
ciones (reunión, clisposición cspacial), ¡rurs si lto, no habría cs- cliferentes de elementos.
tructura. Estos rrlerlcutos irue clcn scr cle ntrtur¿rlcza rnuv rlivcr sa: Por lo qlle rcspccta a la rloción clc isomorfisnltl pat'cial, l¿t clis-
cuerpos químicos, canticl¿rclcs cncrgóticus, proccsos cinentáticos cutimos en el 5\ 5, subtítulo Iil, y es, pues, inútil vcllvel'¿t ct.¡nsicle-
o dinámicos, para las cstrr-rcturas bioltigicus, r, ¡-lc.r'ccpcionL-s, l"c- lar aquí las precartciones que hay que tomar al respccto.
cuerclos, conccptos, t.r¡rclaciortes, ctc., paru li¡s cstlr-rcturas cog- En qui¡to l¡gar, llamaremos subestructufas a Llll scctol' o ¡l Llll&
noscitivas. Dc igu;rl rnaneli,l las lelaciot)cs prrcclcn consisti¡' cu un parte cle una estructlira de conjLltlto clttc puecla prcscntar o llo
enlace de rruy clivcrsa naturaleza: cspacio-tctrrltclral, causal, irn¡tli- isomorfismo con Ia estructura total: p<lr ejen-rplo, la estrllcl!lr¿¡
cador, etc., según las cstructrrras clrglini('ls () coguoscitir'¿rs \', s(), clel estómago con relación a la de toclo el tubo digcstivo, o l¿t
brc toclo, cstáticas cl ciinlimic¡rs (por cicnr¡rlo, urr¿rtórnicas o figu, estrLtctura de la operación inversa con [clación a una -'structur¿l
rativas y regulatorias o hc¡rleor¡ésica.s, ctc.). cle ugrupo,>. Así, pues, no hay qtte conflttlclit' una sltbcstrttctul'a
En segundo lugar, las cslt ucturas lrsí clcf inirlas ¡tr-rccle n sc.l. (según esta terntinología) con una estluctLlra clc utipoo inl'erior,
consideradas inclependicntcmcntc cic los clcmcntos qr-re ias compo- ni con ulta dc ias estructuras ComparaClas e ll rln isolnol'f istlttr
nen. Esto no quierc clccir c¡uc ¡rucclan cxislir cn esta f'<trnl¿r (salvo cr.t (atrnque una subestrLlctur¿l puecla ser, en algunos casos, isotn<lrfa
el caso de las estr-ucturlrs ,,lrbstrirct¿ls> clc ios ntatemáticos), si¡ro de lá estructura total, conto trr.r (sllbgrupo) en rclación lt Lttl
err€, haciendo abstracción cle los clenrclrtris 1¡¡¡g la componen, sc. (grupoD matemático),
J u'de considerar tocl¡rr'ía ¡.r ln cstt't¡ctLtra corrro ufc¡rnulu c.r siste¡nlt
c c rcl.tciones, )/ csto e s irtcl is¡rcnseblc purlr nLlcsl rAs contl)lll't( ¡( ).
n( r, plres es el principio clc tc¡clo isc-¡morfis¡no. lL Ftutcionttntiento t, ltutciótt.*Como las cslructLlras puetlcrr
En tercer lugar, existen cstrllclLllils cle clivclsos Li1-ros lógicos, sc¡.cstáticas o clinántic¿¡s, cn el caso clc estas Úrltimas sc llttcclc
c-- :lecir, que es coll\'cnie¡rtc consiclc¡'¿rr cstl'Llctur¿rs cle cstructur¿rs, hablar cle la activación o cle la activiclad cle Llna cstrtlctura. Etl'l-
elcétera. Por ejcmplo, se ptrccic pitt'tir clc irr cstn¡ctura clel csquc- plearemos cl término "fttrlcionalnienlo" para desigrlal' L-sta actili-
leto cle cada clasc clc vcrtebraclos, lr.¡ cual collstitr-tiría cincr¡ cstrr-¡c- rl¡rcl misnur.
turas cle un tip<-l l. Pcl't-r se prretl,'tlrrrtbiún, tonio llacc l1t. Ceof'f rov Por lti (luc toca tl términr: ufu¡rció1r,, sc lc- cnrplca I'rce'ttelltc'
Saint-IJilaile, policr clc rt'licvc llts,,ti¡rrexii)rrc\D (lc los rir'!';¡¡11.¡r,, 1¡, iltcntü e¡r el scltticlt¡ tle ttn cottitttttO clc ,.'stl ttCttt¡'lts, sitt c'rce ptttat'
I.IUNCIONES Y ESTRUCTURAS 131
13, colrRrspoNDnNcrAs DE FUNcToNES
una subestructura sobre el de una estructura total, recíproca-
s"r funcionamiento. Es en este sentido corriente cómo, según ei mente la función de organización es la acción (o la clase de las
uso, hablamos de <función cognoscitivao o utilizamos el término acciones) ejercida por el funcionamiento de la estructura total
de <función simbólica>, etc. En otros casos el término función se sobre el de las subestructuras que engloba.
tcrna en un sentido sinónimo casi del de fr,rncionamiento. Por el La distinción entre funciones y estructuras puede parecer débil
contrario, en la expresión nla función crea al órganoo la palabra al principio, puesto que no existe función sin estructura, de ahí
cobra una significación más especial y más distinta, a la vez, que nuestra definición. Cuando se dice, como Lamarck, que la fun-
la de estructura, puesto que se oponen, entonces, función y es- ción crea al órgano (lo que, al menos, es verdad en el nivel fenotf
tructura. pico) se subraya el hecho de que un funcionamiento refuerza el
En el sentido preciso que utilizarernos en este Capítulo, la fun- clesarrollo y, en el punto de partida, la diferenciación misma de
ción es la acción ejercida por el funcionamiento de una subes' un órgano, pero es siempre a partir de una estructura anterior.
tructura sobre el de una estructura total, inclcpendientemente cle Así, pues, podemos preguntarnos en qué sentido es necesaria la
que ésta sea una subestructura que englobc "'r la primera o sea clistinción, cn particular por lo que toca a las comparaciones que
la estructura del organismo en su conjtttttcl. Por ejernplo, se ha- vamos a emprender.
blará de la función del jugo gástrico en la cligestión; o tarnbién Como todo el mundo sabe, Ia razón decisiva es la de que un
de la función de la respiración cr.rmo ztlgo crtmútr a todos los seres mismo órgano y, por consiguiente, una subestructura, puede cam-
vivientes, lo cual concluce a pregllntarse si scrcs cl<-¡taclos cle asini- biar de función (por ejemplo, la vejiga natatoria de l.,s dipnoos,
lación (función más amplia aún) pero no clc respiración, como los que desempcña un papel cle pulmón)'. Y, sobre toclo, que, como
virus, pertenecen siempre a estos seres vivicntcs. clijimos hace un momento, una misma función puecle ser cumplida
Hay que añadir tres complementos ¿r esta definición. Primera- por gran número de órganos diferentes. Este es, también, el caso
mente, la acción del funcionamieuto de una subestructura no general: a una gran función corresponde una multiplicidad de
corresponde a una función más cluc si esta acción es (nornlal), cstructuras. Así, pues, en principio, la noción de función es tan
o sea, útil por cuanto conserva o mantiene la cstrltctura cle la que amplia como la cle estrnctura, y se producen entre ellas frecuen-
forma parte esta subestructur¿I: por ejemplo, un cxceso de jugo tes escisiones seguidas tarde o tcmprano de reajustes.
gástrico o su alteración patológica no dcscmpcñan un papel fun- Pero el i-rroblerna difícil es el cle cleterminar cómo compalar
cional en su acción sobrc la estructul'a total. cntre sí l¿rs funciones y clc si se puecle toclavía hablar de isonlor-
En segundo lugar, si el lérmino f'unción 1lo sc aplica a Llna frsmo funcional en un serrtido análogo a aquel con el que clefrni-
subestructura especificada, cotnr-¡ el jugo gástrico, sino a un con- rrlos un isomorfismo cntre estrlrcturas. En cierto senticlo, sí, pero
junto de subestructuras diferentes posibles, como cuando se habla los (clemcntos, cle una lunción son las estructuras utilizadas
de la ufunción de respiración> esie término lunción ya no designa y, cn caso cle función conún realizada por órganos diferentes, no
a un solo grupo de acciones particulares, sino a tocla una clase de existe correspclndencia término a término entre ellos, puesto que,
acciones análogas, y tanto virtuales como actualcs, subordinadas precisamente, no presentan isomorfismo estructural. Luego, hay que
todas igualmente al criterio de lo normal o de lo iltil rclativo a la sostcner qllc, no digamos el isomorfismo, sino la correspondencia
conservación de la estructura total. funcional, se apoya en la correspondencia término a término entle
Por último, si la condición de lo normal o de la utilidad está l¿rs únicas relaciones dinámicas que caracterizan al
de tal manera ligada a la idea de función esto significa que esta "papel, des-
empeñado por el órgano, es decir, su funcionamiento como sub-
última no puede tener sentido más que en un contexto de organi- estructura por relación al de la estructura total.
zación I. Entonces, se puede hablar tambión de la "función" de Admitircmos entonces que, si se cornpara una estructura to-
(,r['anización (por oposición a las estructuras particulares dc
tal .8, con una estrllctura tot¿rl B" hay (corresponclencia".ntre la
o;"ganización o, también, a las leyes gencrales, toclavía clescono- función de la subestructura A, con relación a B, y la función de
ci,las, que caracterizan toda cstructura cle organización) pero ia subestnlctura .4. con relaciórr a B, si las relaciones que inter-
( il :ro cn biología no hay acción sin inter¿tcción, poclemos exten'
vienen en los funcionamientos de A, y dc A" se corresponden tér-
clt:,' la definición precedente dicienclo que, si las funcioncs especia-
mino ¿r tól'miiro en su acción sobre los funcionamientos de B, y 8".
li::rrdas consisten en acciones ejercidas por el funcionamiento de
r En la acepción común del término, se habla cle función para designar la r La biocluímica moderna subraya además el hecho de que ttna misma cs-
clase de acCiones útiles de una subestructura, clase desCrita <comprensiva' tructura puede cumplir funcioncs muy diferentes.
menteD por referencia a un sistema organizaclo'
t32 COI{I{ESPONDENCIAS DI] IITIJVCIO\ES IIUNCIONES Y NSTRUCTUR.\S IJJ

E fl este sentido muy general, por ejemplo, se pucclen comparar las estructuras particulares que se suceclen sin remediO en el
funcionalmente los papeles cic clos mcclnismos reguladores cn transcllrso de la evoiución y, sin embargo, las grandes fullciones
estructuras muy diferentes, en la meclicla en que ambos llegarán siguen siendo invariantes, lo que constituyc su interés central.
a reforzar o a inhibir una actividacl cn prciporción a sr-r resultado En segunclo lugar, la i-iriginaliclad cle las estructuras biológicas
irrmediatamente anterior. En cste ejcmplo, las cstrllcturas pueclen es la cle qrl" rotr ellas mismas dinámicas, es decir, tienrrn u¡ nfun-
st:r muy distintas, no sólo por lo quc toca a sLl contcnido o a sus ciol"ramieito), noción qllc no tienc apcnas senticlo en físic¿r' Esto
elemcntos (así, por ejcmplo, una regulación del plasma sanguíneo cs hasta tal puntO cicrlo quc la anatomía moclcln¿r torna como Inar-
o de una actividad sensorio-motriz con tanteos 1, control retroac- co a las funiiones mismas I. Bertalanffy, en slls ensayos de biolq
tivo), sino también por lo que toca ¿r las rclaciones estmcturalcs gia gcncr:rl, insiste cn el hcch<-r clc qttc no llay, cn el campo vital'
(cliferencia en los circuitos de retro¿rlimer¡t¿rción del sistema) sin lfurinor rígiclaso inciependicntes cle los proccst'rs: (así pues, cle-
excluir, por ello, una analogía o lrr¡a (corrcsponclcncia" funcio- bemos busóar el orclen pritnario de lc¡s procesos orgánicos, no en
nales. eslLtrctur-¿rs prccstablcciilas, y sí cn cstos proccsos mitmos" ll,es
De hecho, a los biólogos lcs resr¡lta írl.il, err mnchos casos, cn- Pro\Iitncs tie la vie, Gallim^rd, 19ó1, p' 35)' Añacle que lus for'
tregarse a tales comparacioncs funcionalcs. Cuanclo, por ejemplo, mas ciel organismo no son la fuente cle los procesos funcionales,
se habla de omcmoria" parra cicsignar l¿r cor-rscrr':-rción clc la inlor- sino sólcl sLt soportc y, clc 1al mancra, concibc una umorfología
mación en un organismo eletnental, sc vc qllc esta comparación clinámica' (Prr.¡blente eittcr clynamischen Morpltologie, IY: Bio'
es, primero, de orden luucional y preccclc a tocla búrsqueda cle logia generalis, 15, 1941), que generaliza, en algunos respectos'
un is<-¡morfismo estructural con Ia nlenrol'i¿r clc los invertebrados vic¡os'cOr"rccptcls lallirrcl<iatlos, como Ia ucinetogÚnesisn cle Cope'
dotaclos de sistema nervioso y, todar'ía rnlis, con la cie los verte- Baste con cljcir quc, sin apropiarse clc la fórmula ula función crea
bracios bien cerebralizacios. Y, sin embargo, es claro qr-re los térmi- al órgano, cn cl sentido ln et que sc concebirían funciones sin
nos' de (conservación de una experiencia pasacla que modifica el sclpor-tes, el análisis funcional constituye el marco previcl de todo
comportamiento ulterior> tienen un senticio: pero cs un sentido lrrralisis cstl ttctural.
que es instructivo en la medida cn qlle cs rntrcho mlis amplio quc A. lortir-tri, cn nuestro problema, no se podría ni pensar cu bus-
el de las homologías estrlrcturalcs, aclonde purclc oricntnr la deter- ,.,ar iéOmorfis¡¡os cst¡'uclurales antes clc examinar las c.rrespon-
minación cle éstas. clcncias funcionales qlle son las únicas c]l,re confiet'en a los prime-
En efecto, hay dos r¿rzones de naturalcza puramerrte biológica ros ulta signilicación accptable.
para comparar las funciones antes de pasar a las correspondctr-
cias estructurales. La primera es que, como lo muestra cle nuevo
este ejemplo de la omemoria', la fr¡nción pLtedc scr mucho más iII. Fttnciones generales y especiales del cottocimiento.-Sola-
general que las estructllras, puesto que una scrir: clc cstructuras rncrnte que si hay que pl'cver que los isomorfismos, en el terreno
de complejidad creciente puede cumplir la misnra función inva- cstructural, r-,o rerdn más que (parcialcs> ($ 5, subtítulo III), en el
riante. Así pues, es esta invariabiliclad de las funciones más ge- sentido en que una estructura más primitiva sólo presenta algunos
nerales Ia que constituye uno cle los fcnórnenos m/rs notables de fasgos colttunes con una estfuctura más evolucionada que pueda
la vida, si se considera el flujo continuo c irreversible clc los pro- clerivarse c1e la primera, con mayor razón será así en el terreno de
cesos evolutivos. La existencia dc invarialttes, cs, cu efecto, menos las cort-esponclencias funcionales, mas en un sentido diferente'
sorprendente en física, puesto que el tiempo influye tnenos en las En efecto, es eviclente que si las funciones que caracterizan a
secuencias causales. Es cierto qlle estas irtvariantes se presentan los rnecanismos cognoscitivos fuesen exactamente las mismas que
a veces en forma sorprendente, como la conservación de la ener- l:rs grancles funciones del organismo en general, ello significaría
gía a pesar de su degradación en terlnodinárnica o como la conser- qrie"el conocimiento no tiene ninguna función propia, de Ccnde se
r a- :ión del impulso (sin hablar de las c<¡nservaciones más <empí- .icsprenden clos consecuencias posibles igualmente absuidas, o
ricas' de los números cuánticos, como la carga, el spin o también bien que la inteligencia se halla ya presente en todos los niveles
¡tl ncoeficiente de rareza>! ) a pesar de las desintegraciones pe- cle la vida orgánica o bien que no introduce nada nuevo y no traen
riC.dicas en microfísica. Pero estas dcgracl¿rciones o desintegracio- consigo, puei, ninguna razón funcional de desarrollo'
l er , no son más que procesos parciales qrle clejan sin cimbiar
oltas estructuras, mientras que, el-r el terrcno cle l¿r vida, todo se r Por cjemplo, Benningl-roff parte cle los (sistemas funcionalcs> como la
euüuentra sin cesar cn movimiento, sin exceptl¡ar, prccisamente, locomoción co.t los hucsos, los músculos y los nervios' etc'
L34 coRi{uspoNDENCIAS DE FUNcToNES rruNCroNES y ESTRUcTURAS 13S

En la hipótesis directriz desarrr_¡llada en el $ 3 suponemos, por nente isomorfas: o bien una filiación directa y lineal, que permita,
el contrario, que los mecanismos cognoscitivos constituyen, a la vez, por lo pronto, a los procesos cognoscitivos tomar del organisnro me-
l¿ resultante de los procesos auton'egulaciores generales cle la or- canismos anticipadores montados en todas sus partes y traducir-
ganización viviente y los órganos especializaclos cle la regulación los en concluctas intc¡rcionales y conscientes, o bien una surie de
en los intercambios con el medio. Si la hipótesis es funclacla, como l'econstrucciones tales que, a cada nivel de desarrollo, puedan re-
.¡ltaremos de mostrar en estos Capítulos IV a VI, ello significa, constituirsc mccanismos anticipaclores conforme a análogos pro-
prres, desde el punto cle vista funcional, que existen funciones ge- cedimientos cic formación. En estc caso particular vemos de golpe
rtr:rales comunes a los mecanismos orgánicos y a los cognosciti- que sólo la segunda solución es aceptable. I
vos, pero que existe también unzr cspccialización progresiva de las Esta solución de una rcconstrucción necesaria, de nivel a nivel,
funciones por lo que concierne a los segundos. dc las estructlrras parcialmente isomorfas no carece, sin embar-
De esta manera quedan trazadas las líneas de nuestra investi- gcr, de interés, pues traduce al minimum un cierto parentesco de
gación. Desde el punto de vista funcional se tratará, para cada sec- funcionamiento, que obedece a las leyes generales de Ia organiza-
tor, de determinar cuáles son las funciones comunes a los campos ción, a la conservación de las informaciones anteriores, a su modo
orgánicos y a los cognoscitivos y cuáles son las funci<¡nes clistintas de aplicación y a su generalización eventual.
y las especializaciones de aquéllets clue sr_in propias del scgunclo Pero, sobre todo, como volveremos a ver ($ 20, subtítulo VI),
campo. Después de lo cual, y en tal nlarco 1r-rncional, qLlc es el írni esta reconstrucción, escalón por escalón, con agrandamiento y mo-
co capaz de proporcionar la significación cle las estr.ucturas com- vilidad creciente sobre cada uno de ellos por relación a los ante-
paradas, se tratará de dedicarse a esta pucsta en correspondencia riores, corresponde a leycs muy generales del desarrollo. La for-
estructural, pero apoyándose en las consideraciones siguientes, mación ontogenética de la inteligencia consta de una serie de
que están directamente inspiradas por la comprobación de la in- etapas (véase $ 2), cada una de las cuales comienza con una rccons-
variabilidad de las grandes funciones y cle la variabilidad de las trucción, sobre un nuevo plano, de las estructuras elaboradas en
estructuras. el curso de la anterior, y esta reconstrucción es necesaria para las
Si comparamos una estructura orgánica elemental como la cle construcciones ulteriores que superan el nivel anterior. Desde el
una (anticipación" en el transcurso de la morfogónesis (por ejem- punto de vista biológico, cada generación repite el desarrollo de
plo, la aparición de una callosidad en el embrión cle avestrllz mu- Ia anterior, y las variaciones filogenéticas nuevas prolongan, al pa-
cho antes de su contacto con el mcdio y cle su utilización fui cio- recer, en el transcurso de la ontogénesis, esta reconstrucción del
nal) con las estructuras cognoscitivas corrcspondientes (previsión pasado. La existencia de las convergencias (el ojo de los cefalópo-
deductiva de las consecuencias clc Llrr acontecimiento antes de que dos comparado con el de los vertebrados, etc.) muestra hasta dón-
se produzca) se encuentra primero, cntre estos dos extremos, toda cle pueden conducir estas reconstrucciones de las que dependen
una variedad de intermedios: por ejemplo, ;rnticipaciones morfo- las progresiones; y, en el caso en que una familia pas¿. a ocupar
lógicas en el transcurso del clcsarrc¡llo cle un fenotipo (verbigra- todos los unichos ecológicosu de un territorio nllevo y aislado, estas
cia, la producción de una raíz adventicia en la rama aérea de una convergencias alcanzan un isomorfismo sorprendente en las dife-
planta antes de que toque el suelo o de que se separe por abs- renciaciones: las aves vecinas entre sí de la familia de las Dre-
cisión); o anticipaciones sensorio-motrices (enclerczamiento del panididae nos muestran en las islas Harvai picos de formas muy
cuerpo en caso de ligero desequilibrio antes de la caída que pro- diversas que corresponden a los qtre caracterizan y distinguen a
ducirÍa este último si aumentara), etc. En segundo lugar, si se familias muy diferentes en el continente próximo.
examina qué tienen de común estas diferentes reacciones, se des- En resumen, mientras que las correspondencias funcionales cle
cubre cierto número de mecanismos más o [renos generales: la Ias que nos vamos a ocupar serán el índice de una continuidad
anticipación descansa en informaciones anteriores que son las efectiva en el funcionamiento, los isomorfismos estructurales que
únicas que la hacen inteligible. Estas iniorrnaciones son habitual- podemos descubrir no serán testimonio, necesariamente, de filia-
mente solidarias de un esquena o cie una organización suscepti- ciones directas o lineales, sino, más bien, de una serie ininterrum-
I'l-s de transferirse de una situación ir otra (por vía hereditaria, pida de reconstrucciones convergentes, mucho más inter¿si¡ntes,
r, ,or. transferencia de una región a otra del organismo, o por ge- por lo demás, en lo tocante a las relaciones entre la vida y i;.rs fun-
n lalización, etc.). ciones cognocitivas,
Entonces se puedcn concebir dos posibilidades por lo que toca
i.'l parentesco o al modo cle filiación cle talcs estructuras parcial-
t36 L()iillir:ii'O¡llrl:\.Clr\S l)lr Ii[:\(.lONljS
r ¿rliclacl clc Iirne ion¿rrnientt-r, ¡L título clt cottdicirítt nccesuritt da tocla
trunsntisión \) no u títttlo de cc¡ttteniclo lrutstttitido. Todo epistemó-
l<-lgo qr-re lca cst¿ts líltcus t'ccotrgccrá cn cllas utr lctrguaje kantiano
$ 11. FuNcroxes y EStttucl'ult,\s l)li 1..\ oRc.\\12.\clÓN (s¿¡ivo cittc, aquí, icl a prirtri nlismo cstá ct-t clcsarrollo! ), pero este
icnguajó pe rmitc cgpprcr-rcicr lns corre sponclc¡lci¿ts fu¡cionales
c<t¡ la inteligertCia (quc r,olyererrlos a t'er cientl'o tle un mo¡rcnto)
i-[ltlquc, ¿r nucsl|o itricit-r, siguc sicndo cstticlanl('ntc de nat'..rírlcza
Todas las manifestacioncs cle la r,icl¿r, cu¿rlesqttiera quc seat'I, \¡ en biológica.
todas las escalas manifiestan la cxistencia cle organizaciones' El 1.' El plitrrci-carítcter clc csla funció¡r cle organización es cl d9
Jr-'ganismo adulto dista mucho dc tcner cl privilcgio cle las mismas. scl' una funcióll clc cctl.isct'r'ación. Miclltr-as qLle tlll Cucrpo qtrímiCo
Ei desarrollo embriológico es ult¡I r-rt'ganizarción pt'ogresiva; los sr: clcsc1rpp()l)(' cll¿¡t(lit se citmbina c<-¡n Otl:o Y sólo sc conSer\/an
proccsos de fecundación clan teslirnoirio cie ltrtrt organizacitilt sol: Ios c:lclncnfos, lo ltlrt¡ritt clc Ia reaccióll clc toclo scr orgat'iizaclO es
pienciente; el genom¿I es ull sistcrlla Otgltnizaclo Y jlo una ccliec- coltscr\/i.u- lo csclrcial clc stt f ol'ma tot¿tl v scgLril cxistiCndo COriro
ción de elementos reultidos; las rcaccioncs f rentc al n-redio son lela- totalicl¿rcl. Pcr6 csta conscrt'¿tciórr nada tiene dc inercia y si, ir pro¡
tivas a la organización y la evolución misln¿l no utiliz¿t el azar más pósito clc la cclntingiclaci clc: este funcion¿tmiertto, acabamos de em'
que en función de organizacioncs pr:ogresirras. Las céluias están plear exp¡esio¡cs t¿iles como "prosigtte,, (sc prolonga)), etc., no es
organizadas, los cuerpos vivos más elemcntalcs lo están iguaimcn- iriis que lclativamentc cu l¿r c<.rmprobación del restlltado. Por el
te y, si se pasa cle las macrolrrolécr-tlas a los procesos bioquítrricos contrário, cl hechcl esencial es que ltay clc m¿Inera continua activi-
subyacentes se vuelven a encontrar las etapas clc un¿r organizaciólt. ciacles y lransformacioncs y quc la conservación, por tanto, es la
Así pues, se puede hablar de una función de orgatlización, pero cle un invariante a trar¡els cle las covariaciones y de las transfor-
corriendo el riesgo de quc se confuucla coll la vicl¿t misma. Sin em- lnaciones. Sin clucla, cste invariante no es t'iguroso, sino aproxima-
bargo, hay que expresarse así, si se opoÍle a la continuidad del r1o, pcro no por ello cleja cle cxistir a título de tendencia funda-
funcionamiento organizador la innutncr¿rble divcrsirlacl de las for- tncntal.
mas estructurales de organización. Para respctar los términos de 2.o I-a totaliclacl que sc conserlA cs, pLles, una totalidad relacio-
nuestra definición inicial ($ 10, subtítulo II), poclríauros clccir, en- r-ial. Esto significa que, cl-l tocla orgzttlización, |ay procesos parcia-
tonces, que la función de orgeiniz:rció¡ es cl funciottanriento cle una lcs, pero escnci¿rlmcntc rcl¿ltivc¡s ullos ¿r oll-os, es decir, que no se
es¡ructura, incluso total, pcro collsiclcrrr(llr conto sttbcsttt-tctlll'í.I ctl lniutificstÍ-tn tl¡is quc por slls Coml)osicioncs. Así pues, cStOS ele-
r.elación a la que vendrá detrás cie ell¿t inruecii¿rtl'rmcnte , sin excep- lnentos, en tanto que procesos, son intercicpendientes y ()l todo no
tuar el CaSo en el que hay continuiclacl v alltollorfistno complcto cS in¿'rs qrrc cl sistema ct-u-rstituiclo 1-rot' t'l conjunto de stts compo-
entre ellas. O, nás simplemctttc ¿úrn, si t-tll¿r lullción cs la acciórt sicioucs. Cc¡lnt-r los proccstls parciirlcs no existen unOS Sill otrOS,
que ejerce el funcionamiento cle ltna sltbc'strtrclr-tlra sobrc cl cie l¡r el toclo lto eS Lttt agregaclo cle elementos previos. Percl tatnpoco es
estructura total, se puedc sostencr, colllo ltclros Yisto, que reci- una cnticl¿rcl clistint¿r de sus elementos si éstos son relaciones o
procamente la organización colno tL¡nción cs l¿l ¿rcción clel funcio- l)rocesos clc composiciones.
namiento total sobre el cle las subestrllcl-llrls' Iil segunclo carácter de la lurnción dc organización es la interac-
ción de partes cliferenciad¿ls. Silr partes o procesos parciales diferen'
ciaclos no habr'ía organización, sino un¿t totaliciacl homogénea que
I. Contintúdacl y conserrociótl.--Estc hccht-r esencial, clescle el se conserva por inercia. Sin interacción c¡ solidariclad de las com-
punto de vista cle estc fr-tncit.,llanliclltr:), cs, r-'lcctir'¿rnlentc, sLt cott- posicioncs tam])oco habría organizacióll, pero sí ttna simple re-
tinuidad absoluta. Comr-r va ltgl.lit-is irlsistiLit"r (; .9,:;trbtítr-rlo IV), la Lrnión cle clcllentos atomÍstict¡s.
transmisión de los car"actercs hcreciiiarios a 1:,:lltir clcl gcnotla su- 3.o Mas cslas clos propiccladcs uo ¡rtrecien bastar pat-a caracte-
pone como conciición previa lit org:Luizlrción clt: éstc,.i'esta organi- rizar a una orgatnización poI' oposición a sistetn¿rs físicc¡s en movi-
zación se conserv¿I y se ltrolouga :;itt irttc¡'t'rt¡:ición, tanlo durante rrrient<¡. Sc ¡rñacle a esto el hcch<-r futrcl¿tmetttal clc clue erl contenido
el paso de la generación plecccientc ¡ lir siglricrttc collto clurante la clc la olgunizacir'-,n sL: rcttLlcvil colltinLlamentc l)or reconstrucción
conducción clel cles¿irroll: crLll;rionliiio u ptr r'lrr clc lt itctivicl¿rcl clc (tnct¿rt¡crlisrno). Esto quierc decir que l¿l conscrt'ación del todo es
los genes. En cslc scnl iclo, llr r.¡t l:ririzui ii ¡¡t loftlo lttttcit-ltt¡ttlii.-ut<t lli cc¡ns;efr'¿ición clc utla lortnit v no cle su contclliclo y 'uc lc's pro-
I o cs transmiticla hcl'ccliturilrllrrr¡tc :r iir itrlutctu tte Lln catrilctcl' (res()s e n interacción l¡'¡rcrr i t.¡rrsijl() rnra ¿rlitle nlación cn enel gías de
{ UAI?Uief¿I Cle fOrl-na <-¡ tir' C:Ol¡t, L'1r'.: r ()ritirltjlr v lll t)\¡!llt', })LlCs, c}l
138 COITRI]SPONDENCIAS DE iIUNCIONES ITI;NCIONES Y USTRUC'I'URAS DD ],A OITGANIZACION

fuentes exteriores al sistema. Dicho cle otra manera, la función y la orgzrnizació' de la percepción se compr.ende bien, pero que
Organización consisten en conservar la forma de un sistema de imponen siempre por razones cre utiliáarl práctica no sc
inieracción a través de un flujo continuo cle transformaciones cuyo ejemplo, Ia constancia cre los tamaños póaria sei ;;il que, por
sustituida por
cqntenido Se renueva sin cesar por intercambios con el exterior, correcci'nes dc naturareza de inferencias, como es el caso par-
Por generales que sean estos caracteres (y no se puede decir rir de una dererminacla disrancia en el que iá: iri"iig""cia abasra
inás antés de pasar aI examen de las estructuras), se comprueba para corregir los empequeñecimientos aparentes,
r.rmediatamenté que son también los de las formas cle conocimien- Pero es en el terreno cic Ia interige'cia misma doncre¡ ,:s
t I más evqlucionadas, así como, por lo demás, cle lcls diversos mo- notable la necesidad cle invariantes. pbr una parte, m.ts
.Jos de conocimiento en toclos los niveles. Es decir, el conocimien- en feclo,
la lógica consiste en.constituir esquemas invariantes clestinaclos tocra
.lO Supone ante todo una función cie organización y es ésta una
.rganizar en pensamiento el flujo irreversible de los acontecimien-a
primera analogía fundamental con la vida. tos exteriores y el devcnir continuo de la corri"nt" á"-.onciencia
1.o Todo acto inteligente supone con anterioricl¿rd la continui- interna: los conceptos, en su dobre aspecto cle clases
cad y la conservación dc un cierto funcio¡tamicnto. Al cmpirismo, ciones, son otros tantos ejemplos; y él principio cle
o cre relq-
que no descubría en la inteligencia nlás que elementos procedentes ictenticlad,
aunque sea desmentido siempre por ro real a cualquier
de los sentidos, Leibniz respondía )'a con la fórm*la famosa de presa en calidad de norma del sujeto pensante escala, ex-
ttisi ipse intellectus. A. G. E. Müller, que sostenía que la percep- esta exigencia de
invariabilidad en ra meciicla .n q,ré er pensamiento quieia
ción no contiene más que sensaciones asociadas, W. Kóhler habría herente. Por otra parte, la i'terigencia impone u to ,"ui
ser co-
podido responder, igualmente, nisi ipsa perceptio. Y asj sucesiva- de nociones de conservación, cuya formación necesaria,
.rna serie
inente. En btras palabras, no hay registro cognoscitiyo sin la inter- curso de los doce primeros años de clesarrollo der niio, puede
en el trans-
vención de un funcionamiento orgiutizaclc¡r que se conserva a par- guirse: conservación de la cantidacl de materia cuando se
se-
tir de situaciones anteriores, las cuales sc remontan cada vez más run liquido (hacia los 7 años) o del cambio de forma
transvasa
hasta llegar a constituir reaccioncs innai¿rs. Est<l no significa que ¿" sólido
mismas""circuns-
(hacia los B años), conservación clel peso en ras
tal conseivación previa sea conlplct:r y, poi' lanto, qr"rc haya prefor- tancias (9-10 años) o del volumen físico (11-r2 años), conseruacron
mación, pues el funcionamiento lnoclifica las estructuras por Su de las longitudes y d9 r,as superficies, cre los coniuntos (z-9
ejercicio propio, pero esto cla testirnonio de una tendencia a la ctcétera, sin hablar de la elaboración científica ¿" lor- nprincipios
años),
éxito aumenta con el clesarrollo y se vuelve de'
"ótt.".ua"ión-cnyc,
cisivo a partir de ciertos niveles. de conservación", de los que se sabe q'c reaparecen bajo formas
Es una cosa notable que, cn toclOs los carnpos, las funciones nuevas en todas las escalas (relatitridacl
¡, microfÍsica incluidas)
Cognpscitivas constituya¡ invztriantcs, ncces¿rrias a su funciona-
cuando las formas anteriores no bastan para organizar los datos
miento, y esto incluso en las siti.t¿rcigncs cn quc la cxperiencia in- de la experiencia.
mediata no parece irnponerlas. Ilstas ilrvarianlcs ilo conciernell 2.o Es irrútil insistir e' el hecho clc quc estas ol-g¿lnizaciones
únicamente á los instrumentos cognoscitivos utilizaclos por el su- cognoscitivas se orientan consrantemente, como ras orlanizaciones
jeto: son proyectadas en lo |cal cn formll dc nociones de conser- de naturaleza biológica, hacia una diferenciación y
vación aplicadas a los propic,rs Objctos. lln cl clorninio cle las ad- complementarias, puesto qL¡e todos los sistemas "";;;l;gración
cognoscitivos
quisicioneS sensoriO-rnotrices, por cicrrt¡llo', lits acciones Se genera- (percepción, esquemas senscllio-motorcs y, sobre ""orr."prru-
todo,
lizan en forma de oesqucmasD cttya r.¡rgltliización cristaliza en una les) se desarrollan siemprc cn er dobre seirticlo de un
afinamiento
fOrma relativamente constante, ), cSt¿l const¿rtrcia relatiya a los ciiferenciador solida'io clc la coherencia crcciente.
No áustante,
esquemas se tradUce en l¿r constrttcció¡l cle itivarialltes en lo real, este hecho ha sido criscutido por A. Larancre, que oponía
comO el esquema del <objeto 1tc|nlancttte ) qltc postula la existen- pio cle identidacl, norma slrprema de Ia hornog"n"iauá et princi-
prlopia del
cia de sustancias bajo ios cuac['c.¡s pcrccpiivos y sc coustituye pro- pensamiento, a la organización biorógica, fr-re'rc
clc ciifeicnciación,
gresivamente hacia el final clcl pi'irI]cr ¡ttic¡ ell cl niño, hacia los y por E' Meyerson, Q.,^e en cacta profreso. cognoscitivo
quería opo-
i meses en el gatito (en forma clcmcrrtal: Grubcr) y cn edades aná- ner también la icrentilicación, úrnica función cognoscitiuo,
a ra cri_
logas en el babuino joven (Paillar"cl \, lir scirora Flament). En el versificación impuesta por sólo ro real. pero Lllanáe-
se'otvictaua
dominio perceptivo se pueclc citat', aclelrtris cL: l¿r formación cle es- dc que la organizació' biológica es fuente d.e invariació'
quemas análogos a los anteriores, ia co¡lstitnción de las ncons- que de cliferenciación, y ¡..¡nú,s se or*iclaban lo mismo
.inciaS perCeptiva:so bien ccrnr:cicies, ctt\'() il¿ti)L'l luncion¿rl en l¿t crel hechá-iri,,r"-"r-
tal de qtrc crl pr'pio pensiimiento crifere'cia sin cesar
sus e:itrLlc-
l-+() t()tiltl-sl'()\t)l:\( t,'r:i t)t: 1 | \( t():\t:s lrt_lNg¡1¡5¡;* \' ftsltil..rcr,t'ti,\s t)t. t.,\ ()}t(i.\\t/..\(.r()\ t4l
r n() s('lirnita il tructLlr¿1, l)cl'e, cll ci catn¡,lo clcl l'uncionamicntr,¡, la soliciar.iclad cii-
tLtrtls, colno crn lnutclrui tjsas, Lur¿l cstct'il v r-tcrlrir
n¿itnic¿r eulrc las.fonrl¿ts, v sris cc¡nteniclos es toclavía más
tautología de la cu¿rl sólo lc lllrr'ía salir cl ntr-t¡tclo cxtct'iot-. evi_
clente, pr-rcsto quc.si cl frrncionanriento cesa, ]¿r nforma> sc ctcstnr-
3.n Pero la anztlogía urás nclt¡rblc Lrlttrc la organizacirjn vivicntc:
v la que es propi¿r clc las funcioncs cc-r¡rnoscitivas rlcpcltdc <lel hc- ¡'e,. lo cr-rirl signiftc¿r la ltruerte 1, L'1 retorno a lts cstructuras físico_
qurmrca.s l'lo (org¿llliz¿rclasr. Por el contrario, cl cariicter altamentcr
cho dc que, cn cst¿r últiltra, igualntcrrtr-, cl cotrtctticlo organizado sc lc¡tablc cle las organiza<:ic-rrcs
r.norlific¿t continLl¿rmcntc, dc lnallcrr¿l quc, lamltióu crt este terfcno, cognoscitivas cs cl cle la cl'ls.Clacn)ll
progresi'a cle la trm¿r l, crcr contenicro.
la organización es cscncialmentc clir-r/rnricrt v sc' r'cclr¡cc a integrar En c-l tc¡r'e't-tt¡ clcl irlsf into, cle Ias f'uncriclllcs scrrsi¡r.io-r'¡lotr.ices
cn f ormas pcrma¡rcntc's Lln flrrio corttii'ntti clc: obictos )' acontecri- clc la percc¡rció', tal crr.;cl.iacirin apenas sc esboza,
micnt<¡s r'¿rriairles. Una misr¡a uforl'¡'l¿t buclr¡tn Pcrceptiva sc aplica, lo '
1-rol lo dcrn¿is, cl ¡tarcntcsco eristente entrc sus nfornra;) ",_,rl'r.,,*li,
\.
iror eiemplo, a ios obietos más cliversos, )¡sc c.xticnde descle utl¿t q'c caractcrizar ¿r la,mrlrl'ogénesis orgÍlnica: cl instinto, ,, ,rr"r.uáo, las
l,olila cle plomo a la luna llena por io clrre lcspccta a las formas
no cs m/rs-quc Ia 1'"ol.ngación ftr'cioiar cie Ia nfor-ma>.tc
rirculares, etc. Lo propio de un (csqllclttílD scnsorio-mr.)lor es ge- tos o.ga
ncralizarsc ¿I situ¿rciones ltucvils. 'foclos los sistclnas dc conccptos,
ros, e incltrsi'e hay.nrrrchtrs refrcios y crcmentares co.rcluctas
sea_
r n todos los niveles cle inteligenci¿t, no funcionatt clectivamente,
s.rio-rnotrices aclcltri.iclas Ii¡¡aclas a li pr.cnsión, a Ia locoinoción,
r:n el pensamiento en acción, más clttc a propósito clc circltnstan- ctcótera. I-l lrcrcc¡'rc:ión ro c.s crisociabie cie las
ser_
r;ias o dc problemas ttllevos, quc ilsc.stlt-all Lllla cil'culación conti- SOfIAICS, CIC, "r"it,.,.i.,n.s
nua en eI colrtcniclo de cstas idcas. ln-.intcligcncia., r'r<1. cl contrario, \,crrlos cf,cctuarsc
niñ<-r'na clisociació'progrcsi'a cle ras for'ras y ac ros crr cl
cu,.,t"ni,lu.,
clébir aún er Ios nivercs clel pensarniento p;e;p"ütu¡o,
gracias sobre todo lengr-raje, sin embargó, rol
-"riu.-o,cloncre
] I. Forntas y cottscrvaL:íottc.s t'r.rr3ttrr,scri 1it'¿1.s.-*PLrro si toclo cstr¡ _al
ceptnales <sobl'cvuelan> ul-l Doco Ia experiJncia uat,roi,
cs verdad en el tel'rctro dei peltsalllicllto vit'o, cs dccir, ell cl (le sus "on-
Airo_
ciación allnlelrta notablementc al nivei clc las ".tu
funcionamielttos collcretos v clectivos, sc 1te rcibcn irlnrccliatamen- "op".""io"es
cretas> ($ 2, subtítulo II) en el cual algunas clecluccio'es con_
te, además de tales analogías fturd¿rtlientales, las clil'cl'clrcias no (tra'sitividaci, etc.) sc tornan posibies y elementales
mcnos significatirras entre l¿rs uf'rin.ll¿rs> prol)iirs cl-r las l-lrttciotlcs lu, sentimiento d. nnecesicrad" infere'óial'an
acompañacras ya cre
cognoscitivas supcriores y ac¡ucllrs clc l:rs qltc clc¡rcncic l¿r morfo- q.e rcbasa netamente
cl co'tenido. Pero toclar'ía cr1 este caso la ciisociación no
iogía orgánica. Nos t:ncontramos lrqtrí cll itt'csell(ji¿r clc tltr¿t llrimela relati'a, pucs la trans.itiviclacr, por ejcmpro, no se apricara cte cs sincr
dilercncia funCional sistemáticll qllc sc prcste ¿t i't¿lccrnos colrlpfen- a los pesos y a ios
gorpe
cier la especificiclacl y la originalicilrcl proltrnclas clLre cilracterizan al aunque sea er,iclente por lo que toca
'orúmenes,
a las cantidacles simpres. En el nivel cle tu, o1r",:o.ione-, p.opos;_
conocimiento, a pcsar del i<-¡uclo r,:<ll-lltilr qltc lo l'cl¿tcigna con la cionales, por cr contra'io, un conjunto crc forma,
organización vital. ," a"rtu.a
cientemente de ros conteniclos pá.a constituir operalon", sufi-
En efect<.1, se tr¿tta cle cit-rs clil'crcrlcilrs :;c.¡[icl¿rri¿is, lit pt'.ittlcra de males, o hipotético-crerructivas iiicrepencrientes, h":;-;i-;rnto.ro.-
las cuales dcpcndc clel graclo cle n¡rroxinl:tcitill o cle logro clc las pcrmitir la constirtrción clc u,a lógica ¿" u.lnlJo -"ri¿riu-o. dc
invariantes o forrnas clc cortsct't'ac'iór.r, t'ltt scgt-ttttla, clcl gt'aclo de c'sta lógica formal <naturar> la quJ ha pcrmiticlo, B,
disociación dc l¿t "l<-it'man v clcl conterlicio. del pensamiento científico, constii,ir una lógica reflexiva en er terreno
Comenzando por csta scgt-utcla clif'crcrtcia, qtic clotttina a Ia pri' o axio-
lnatizable y, por lo mismo, las natemáticas npr_rra.,
lnera, es claro que las "fornl¿I;, ¡rropias c1c la orgluización cle los de que son inclepenclientes cle toclo contelticlo u obieto. e] senticlcr
seres vivos, y, por tíutto, c1,,: la ¡rtot'folo¡ría orgánica, en su cloble ",-,
aspccto cle morfogéncsis v clc f'ol"¡rt¿ts cn cqr-riiibricl, no soll clisocia'
Cualquiera que puecla ser sll origen-bi<tl<igico, ln, .forr,.,r,5
.as> clc la inteligencia cran tcstimonio cre tr' n,,-
bles cle su conteniclo nralcli¿rl l c'rr,-'l'g:útico. E,sla laita c'lc clisocia- lro.t",: J" alsociacion
cle la forma y clel contenicro, poder inacccsiblc,"n
biliclacl, incluso es talt i-lt'o['utttl:t rytic tocllri'í[t l]o scl ha loglaclo dar cl tcr¡-eno o'gá-
niccl y que supone el pensamiento. Así pr-rcs, tercu.ros
un¿r teoríír Irratcm/itic¿r o alu.'ttt'¡ticlr satisfac:tot-ia r-lc la orgatriza' aqui una
prirnera fune''ión espccializacla, pr'pia cic ros c'nocimie.tos
ciiin biológica ,.'tr ge nct'lrl, \' clLlf .'sJrír'ilLit ilc t':rrtlr:ilcia csilccu)ati- crc
va rctl'ógarla (a ¡rcsar clc srts t r.;tltlt io'; t'1i-'¡1'l¡¡lctllltlcs progrcsis- 'i'cl supcri,r', c' cl crc-- u' crr¿rclrcl fr-rncionar ,rás
gcneral 'rar-co
clc orgar-iizaciórr. 'r.cho
tas), como Driesch ), li. (iolclsfcitl, it<l r't!'\'cl'oll tlttc podíatr pensar
I-u cr¡'sectrercir-r dc tal cliferencia, crtorces, cs
en la orgarrizaci<in rn:is qrrt't'rl Irir.nrittos rlt't'rrli'li't¡ttilt o clc inttti- :;l!t-¡ olr'¿t cu cl c¿[ntl)o rlc lr.ts invariantcs o cle l¡¡s
l;r cic tr¿ler con_
c'i<lrr tfaltsitrte lCe t¡al. V()llt.r!'i¡c: ij \ t t i.:lri ;l t)r'(i¡trisilo <lc lA es- ¡1g1¡i¡r1E5 rIc co¡r-
142 colttrisIroNDENCIAS DE FUNCIONES ITUNCIONIIS Y I]STIIIIC-I'I R.AS Dt] I,A OITGANIZACION t43
servación. Mientras que los invariantes ftrncionales, o conserva- clcl intercambio de los componentes, realizado cn virtud dc sus
ción del funcionamiento organizaclor y cle las oformaso generales condiciones de sistema> (Les Probléntes de la vie, p. 173). Así
enlazadas a é1, no son nunca más quc aproximati\¡os en el terreno pucs, la estrLlctura de la organización comporta los tres caracte-
orgánico, bajo la doble amenaza de las variaciones y de la muerte, res de sistema abierto, de dinamismo de los intercambios y de
)' esto precisamente a causa de la no-disociabilidad fundamental nactividad primaria> en oposición a la interpretación de una re-
de las formas y de los contenidos, las uformas, cognoscitivas actividad que se concibe como primitiva. Observemos, además,
pueden, a causa de su independencia creciente respecto de los que la noción de totalidad implicada en la de sistema abierto 9s
contenidos, alcanzar estructuras de conservación rigurosa, como de naturaleza relacional, y por tanto, ni atomística ni (gestaltista>
es el caso en todos los. campos deductivos avanzados. Así pues, en sentido estricto (pues está demasiaclo próxima a las totalida-
parece existir aquí una segunda ft-rnción especial de los mecanis- des concebidas como si se explicasen por sí mismas): el todo no
mos cognoscitivos evolucionados, pero, como se ve, se trata mu- se reduce, dice Bertalanffy al conjunto de los componeni.s <<con'
cho más de una culminación o de un rermate por relación a la siderados aisladantenle. Sin embargo, si conocemos el c tnitm(o
fr nción general de conservación, propia de toda organización, que de los componentes y las relaciones que existen entre e'los, en-
Ce una novedad discontinua v esoecífica. tonces podemos derivar los niveles snperiores de sus eiementos
de constitución> (p. 198).
Sin embargo, nos falta un carácter esencial para ver cn esta
III. Organización y <<siste.ma ubiertc¡".-Estas consicleracio- descripción un análisis suficiente de la estructura de la organiza-
ite.SroS conducen al examen de las cstructur¿rs dc la olganización. ción: es la referencia a un orden cíclico, mientras que la propio
El autor que ha reflexionado más prr:funclamente en este proble- dad de un orden jerárquico puede concebirse como derivada por
ma es, sin duda, L. von Bertalanffy, cllyas concepciones nada tie- diferenciación, aunque se halle presente siempre cn las organiza'
nen de vitalistas ni de finalistas, inclepertdicntemente de lo que ciones conocidas.
piensen aquellos que, como Cuénot y muchos otros, han perma- El equívoco central es el de (sistema abierto>, pues si hay sis-
necido ajenos a los modos de pensar cibernéticos. El gran mérito tema interviene algo que se parece a un cierre y que debe conci-
del "organicismon de Bertalanffy, en efecto, es habcr comprendi- liarse con la apertura. Es cierto que esta última está justificada
do, desde 1926 (Rottx' Archiv, 108), que entre los clos términos de y descansa en la idea esencial de que (para la biología no hay una
la disyuntiva del mecanicismo y del vitalismo había lugar para forma orgánica rígida portadora de procesos vitales, sino un flujo
una teoria inteligible de Ia totaliclaci. Cicrto es qlre cstuvo inspi- de procesos que se maniliestan como formas aparentemente per-
rada por los trabajos de los psicólogcls acerca cle la nGestalt> I sistentes> (p. 186). La apertura es, pues, el sistema de los inter-
(Kóhler y Wertheimer, ambos descle 1912), pero más aún que la
carnbios con el medio, pero esto no excluye en nada al cierre en
Gestalt, su concepto funcional y reiacional de totalidad ha supe- el sentido de un orden psíquico y no lineal. Este cierre cíclico y
rado muy ampliamente las nociones esencialmcnte fenomenoló- la abertura de los intercambios no están, pues, ell el mismo plano
gicas e irracionales de uemergenciau (Lloyd Morgan) o de holismo,
que se limitan a levantar acta cle las nor¡eclades, de cscalón en
y pueden conciliarse de la lnanera siguiente, totalmente abstrac-
ta, pero suficiente para un análisis estructural que quiera scr muy
escalón, y a atribuirlas a totalidades nprccausales) y no relacio- general.
nales. En efecto, Bertalanffy se h¿r esforzado en proporcionar
Llamemos A, B, C, ..., Z, a los elementos, materiales o dinámi-
una elaboración teórica de la idca dc organización, y la corriente
cos de una estructura que tenga un orden cíclico, y A', B', C', ..., Z',
cibernética ha mostrado desde entonces hasta qué pllnto era fe-
cundo este camino. a los elementos, materiales o energéticos, necesalios para su man-
Para Bertalanffy,, si se hace caso r¡nlilso cl,:l heciro fundamental tenimiento. Tenemos entonces, si el signo x representa la inter'
cle Ia historicidad para no consiclclrrl a lr orgarriz¡ición rnás que acción dc los términos clel primer coniunto y de los clel segundo,
a tÍtulo cle resultado, sc pucclc <iirric:;gnr', la sigrricntc dclinición: v si el signo *-> rcpl:cscltla la cr¡lmin¿rción dc cst¿¡s i¡rtc'racciones:
(un organismo vivo es Lln orclen jcrnrc¡rrizaclo cle sistemas abier- (l) (Ax A') -> (B x B')-> (C x C')-> ..
tos cllya perlnanencia esth aseguraclu pr)r rrlcclio clcl movimiento (Z x Z')
-'(A x A') -+ etc.
En tal caso, nos encotttramos en presencia cle un ciclo cerraclo
I Bertalanffu ha perm:ineciclo clcmasiado ala(lo en psicología a cste con-
en cuanto tal y que cxpresa la reconstituciór-r perlnanentc de los
cepto no funcionalista, pero lo ha rcba.sacir: err biología. elernentos A, B, C, ..., Z, A, etc., que caracteriz¿ln a las partcs del
114 crot{Iiltst,oNl)llNCllAS Dll iruNCIONlls
IrtiNClONl:lS Y I]S'l]litiCl'l l-ll{.\S I)}i l.r\ ()liCr\N I7-¡\(llOir 145
organismo I ; pero cacia interacciórt (A x. A') (B x B'), etc., reprc- siguc, p<-lr cl contrar-io, Lln orclcn
senta, al misr¡o ticmpo, una ¿ritcr-ture sobrc cl medio que es fuen-
lineal, jerárcluico o unic:o, cic
maner'¿r cllre se evitan los círculos que, relativamente a tales in-
te clc alimentación. tcncioncs justilicadolas o cliclácticas, se v<-¡lverían nvici<-¡sr-¡s,. L¿r
Se entiende que se puecle sulloner c¡r-rc cacia elcmcnto cie la lorma rnás pura cle talcs órdenes line¿ries es la cle l¿r axiollatiza-
estructlrra, sea A, B, C, ..., Z, c<¡nst¿r clc sttbcstrLtctlrras de iguales ción lógice c.i rnatemática. Pero, en t¿rles casos, cl caráctel con-
formas que (1), io cual intr"oducc el ordcn jerarquizado invocado r.'encional o (const-r'uido, del orclcn lineal salta a la vist¿r: pa¡a
pol Bertalanff y, pero esta difcr"eltciaciótr no nos es necesari¿t evitar tc¡clo círculo cxplícito está uno obligaclo a (poner) al prin-
por el nomcnlo, si nos mantencrnos cu lo abstracto' Aclemás, cipio nocior-rcs nindefinibleso, con objeto dc clefinir aquéllas cle las
poclemos suponer combinacioncs trtíts complejas, dc naturaleza que st: liene neccsidad, ¡,' axiomas o proposiciones ninclemostra-
(B t M)x(B'+M'), etc., clonde el sigrlo F designalía acciones con-
juntas. Pero aquí también sc pucclc simplificar en abstracto. Por blcs, para clemostrar a las que se clasificará cc¡m<¡ (teoremasD.
Ahora bicn, la clección cle los indefinibles y de los indemostrables
el contrario, la noción de un orclcn cíclico llarecc indispensable r:s arbitlaria, naturahnente, en función dc las intencioncs clel sis-
a la permanettcia del sistenr¿r abicrto, prre's si no, csta pcrrnanen- tcma: en cfccto, no iray orclcn lineal más que en virtud clc un
cia no podría constar cle mccanismos rcgrtlaclorcs (invocados des- procecliniento librcrmcntc acloptacio para agrandar el ordcn circu-
de entonces con razón por Bertalanl'Íy) r' sc l'educiría a un cqui- lai y para clestacar en su interior la serie lineal, pero sien.plc sin
librio considerado como balance clc fltcl'z¿ls opllestas, lo qr-rc ya cr-lmienzo ¿rbsolrrto, cle la que se tiene necesidaci para -ie )tostraf
r.rD es específico cle la organización.
(r'elativamente hablando) tal o cual consecuencia.
II carácter cíclico del sistema cs rleccsat'io, ell irarticular, Pero si de la iógica volvemos a la psicología o a la epistemol<.r-
,-'r-lanclo Ia organización se prolouga en llclaptacit'rn y cn asimila-
j. gÍa, todo sistcma de conocimiento es en rcaliclad circular y la ex-
ción, lo cual volveremos a ver más adelante tensión ciel conocimiento consiste solamente, desde tal punto de
Por el montento, interesa señalar de c1ué lllallera este carácter r¡ista, cn irgranclar lo más posible el campo comprendido entre sus
recesariamente circular y no sólo jerárqtrico del sistelna (por di' flonter¿rs. Como hemos mostrado en otra parte, la clasificación de
I',:rcnciación de la estructura en sr¡bestt'Llclul:as posibles) carac- Ias ciencias misrnas I presenla tal estructura y el progreso, er'l su
teriza a la organización cognoscitiva espontáuca tilnto como a la clcsarrollo, r'uelve a transformar este círculo en un¿r espiral en vir-
organización biológica. E,n efecto, t-ttl sistcm;I conceptlral (y et for' turcl de una slrccsión indelinida de semejantes agrandamientos su-
/iori sensorio-motor, etc.) eS un sistcma tal quc sus eleme¡tos se cesivos. Tal c¿rr'ácter circular, por tanto, es muy gene-al y cia tes-
¿rpoyan inevitablemente lcls unos en los otros, y arl mismo tiempo,
timonio, sin más, de la naturaleza organizadora de toclo conoci-
permanece abierto a todo intel'cambio coll t'l cxterior. Suponga-
miento en oposición con cl carácter simplemcnte adititvo o lineal
mos, por imposible, la construcción de r-tu s<-¡lo concepto A, en que lc atribuye un se¡tticlo común falsamente pedagógico.
calidad de punto de partida de una clasificación, ctc' Si se trata
realmente de un concepto, es decir, si está provisto clc una signi-
ficación, Cualquiera que se¿l ésta, c¡lopccs se ollolle ya al concep- iV. Los encasillcunientos o.-Volvamos ah<.¡r¿r al orden jerárqui-
to no-Á, lo que constituye desde uti principio un sistema total y co que aparece con tocla cliferenciación de una organización.
-La
circular. En el caso, único rcal, dc un sisterna multiconccptual, uforma" más gencral clc que consta una jerarquía cs la clel enca-
es imposible caracterizar a ttno clc cllos sin la utilización de los sillamiento de la partc, o subestructura, en un todo o estructura
otros, en un proceso que cs también necesari¿tmente circular. total 2. Ahora bien, esta nfoima> o estructura clel¡ental cle enca-
Se trata, én estc caso, de círculos ciialécticos, inherentes al sillamiento presenta un interés muy especial para nuestros fines,
pensamiento en su f'uncionarliento. En cuanto interviene la ne- pLrcsto que constituye e.l principio común dc operaciones lógicas
cesiclad cle demostración o clc simplc cleclr¡cción, cl pensamiento
fundamentales que son las cle la clasilicación, y clc estructuras bio-
I Sin prejuzgar Clt lc.¡ tocantc ¿r la clase cle ll'otltcrlr o a la ausencia dc I En Logiquc et cr¡ntutisscutce scietúifiqrre, Enciclopédie de la Pléiade.
* El autor utiliza el tér'mino oemboiiementD y crecllos que corresponde al
fronteras entre A y A', etc.
2 Pero conviené señaler, con C. Nou'inski, r¡rrc tocla caracterización de un cspccílico dc ]a terminología matcrnática uinclusión o lelación cle inclusióno.
ciclo cte r:rganización y cle sr.rs i¡rtclcanrl;ic¡:; con cl ntcclio sobt'cc¡rtiencle ll con-
(El revisor).
? Bertalanfly piensa, sin ducla, en su clefinición del olganismo, en rruchas
c.lición nen situación nornralo Y qrtc ('sta se refi¡r'e necesariar¡letrte al desarro-
llo r* a la hiStoria misma. Por lo clenr¿is, (rste e:; t:rr¡tbiúll cl c;]sr¡ cle todo eqUi- <-rt|as jemrquías, sobre toclo Iisiológicas. Pero cn las líne:rs siguientts 1:r ncr
librio biológico. n()s ()c¡-rpi.u'cr¡ros ¡nás c¡Lre rlu lr.¡s cilc¡sill¡lni:nto.s sirnp)cs, e spccielnrcnlc iru-
l)ortaltle s l)Ara nLlcstt () l)l'í)DosrIo.
146 conuiispoNl)lrNcrAs Dn r)uNcToNlls IIIiNCIONIIS Y I]Sl'RUC'I'UITAS DI] I-A O]IGANIZ-,\T'IÓN
i 1-l
It/

lógicas no menos fundamentales que intelvienen, no sólo en las Así pucs, se puede decir que al encasillamiento de los conjun-
relaciones jerárquicas plrestas de m¿rnifi.esto por la zoología o por tos de inclividr-ros (por ejemplo, la especie <gato domésticoo A en-
la botánica sistemática, sino tambión cu ln organización dei sis- casillada en el género gato B, encasillado éste, a su vez, en la
tema genético, en la sucesión cie los estaclios embrionarios, en los f'amili¿r de los felinos C, etc.) corrcsponde, cn cacla individuo, a
procesos de la asimilación fisiológica, en la acepción más amplia r-rn encasillamiento de los caracteres tal que, por ejemplo, un gato
dél término y, finalmente, en todo comportamiento. cloméstico cualquiera posce primero todos los caracteres comu-
o) En primer lugar, es evidentc quc la clasificación utilizada nes a los seres vivos, después a los animales, luego a los verte-
por la sistemática corresponde a algo en la distribución cle los se- braclos, clespués a los mamíferos, hasta los cal'acteres c de lós
res organizados. Es cierto que no es de ninguna manera seguro que felinos, b de los gatos y a de los gatos domésticos. Si el signo 4
los lazos establecidos logren siemplc expresar parentescos (na- designa aqui simplemente el encasillamiento:
turales>. Tampoco es seguro que los cliversos escalones considera- (3) a.--b <c <,..., correspondiente a A<B <C, ...
dos (especies, géneros, familins, etc.) tengan sicmpre valores igua- El enlace de encasillamiento aplicado a los caracteres mismos
les por lo que respecta a su posición en ei coujunto de la escala. significa, simplemente, que los caracteres de orden superior son
Pero lo que es evidente, y basta para lo que cliremos dcspués, es más generales que los inferiores, y que, por ejemplo, los caracte-
que, si se comparan individuos más o rncnos vecin<¡s o progresiva- res c se diferencian en b y éstos en a.
mente distantes por sus caracteres, se cncuentra: a) caracteres P) Esta proporción (3) que introduce un encasillamiento
comunes relativamente especialcs rt Lln nútmcro limitado cle indi entre los caracteres como tales podría parecer disct tible, tanto
viduos, que se agruparán entonces como si lrertetleciesen a la mis- clesde eI punto de vista biológico como desde el de la lógica mis-
ma especie A; b) caracteres más o mcnos especiales, comunes a un ma t. Sin embargo, adquiere un sentido muy concreto, aurl cuan-
rrúmero más o menos grande de individuos entre los cuales figuran I Desde este punto de vista lógico, la cuestión podría resolverr:e lntes de
i.cl, precedentes: se hablará entonces clc nn ngónero, B, si todos los conocer con mayor detalle la estructura lógico-matemática de la , organiz;r-
z1 son B y, en general, si todos los B no son A, de donde A + A'- B cióno. \ivqe6ger lo ha intentado, pero su positivismo lógico lo conduio a solu-
Ccnde A'=las especics B que no son /,' c/ caractcrcs rclativarr-lcn- ciorlcs recluccionistas <lcmasid<¡ sirnples, Lo esencial cle su conccpción sc apo5lt
ie especiales todavía y más difundidos que los antel'iores: se reunirá, cn un enrejillacir¡ * modular, que consta, por tanto, de cncasillamientos jerár-
quicos, pero donde todo se reduce a observables, siendo que convendt'ia cargat'
entonces, a los individuos que posealt estos caractcrcs en una ([a- cl acento en los operadores, de los que la red supuesta no sería más que la
milian C tal que C:B+-B'doncie los B'sou los géncros clistintos r.esultante. En 19 quc concierne a los encasillamientns, Woodger introduce
de B que pertenecen a la misma f¿rrnilia C y clonclc ios B y B' se una relación S a la que llama nsuma>, distinta de la inclusión y que, a nues-
distribuyen a su vez en especicsi d) y así sucesivamente, hasta lle- tro juicio, se iclentifica con lo que nosotros hemos llamado (en la psicogónesis
gar a los (troncosD y a los ureinosu. cle lás operaciones lógicas) adición partitiva a diferencia de la adición o reunión
cle las ciases o dc los conjuntos. Pero esta relación se limita a reunir una parte
Así pues, independientemente del valor absoluto cie los esca- (una célula, un conjunto de células, etc') a un todo, en una jeralquÍa qtte
lones A, B, C', etc., se obtiene, cle est¿r nancr-a, )¡ es esto lo que tiene forn.ra cle árbol y resen'ando, por otr¿r parte, la posibilidad de que
queda seguro en toda clasificación zclológica o botánica, tlna se- un subconjunto refleje la totalidad constituida por el uconjunto de las par'
rie de encasillamientos t: teso. No es imposible que, con"rpletando estos análisis estáticos con Ia intro-
(2) A+A':B; B*B':C) C+C':D; etc. ducción de operadores, se pueda llegar a cncasillamientos análogos a los de
nuestra propósición (3). Woodger se pone a hacerlo en su análisis de la re-
donde A x A' :O; B x B' :O; etc. ptoducci-ón,-al introducir opcraciones de fusión Fs y de división Dv, y consi-
La clasificación, por tanto, corrcsponde a ciertos encasilla- clerando que hay entre Fs y Du una suerte de equilibrio u = Fs v Dv en el en'
mientos objetivos entre los conjuntos de inciivicluos. Pues bien, r.ejillacio modutir, sin embargo, hay que notar que, además de su reducción
a los observables solamente, sin operadores suficientes, la gran laguna que
estos conjuntos A, B, C, etc., corlpr-cnclen inclit,iduos que son por- subsiste en la tel-rtativa cle Woodger es la de que no puede hacer un lugar
tadorcs de caractercs clc ordcn (¿ l)ilr¿t ios cottjutlt!)s cle tipo,4, Ir procesos propiirmente históricos, pues Su rel¡ción I no es tnás que una antc-
cte orclen b para los con.lunlos clc tipo /;: ctc. f)c cstcl resulta r.ióriclad eri el-ricmpo (.t I y sc limita a cxpresi.lr cl hccho tle quc no ba5'
que un lrrismo indivicluo, quc lter'lcnezc¿t tt la cs¡lccie ,'1, será ói ningún instante cot¡ú,n a.r J'a.l'). Ahora biclt: c<¡nvendría sin d¡da ¡ectt-
mismo portador, a la vez, clc los caractcrls a (espccíficos), b (ge- rr.ir*a opel'aciol'cs t¡lcs quc le rcsultante sea cn parte función d'.i camino reco-
rriclo (tL qrrc inr¡rlicar'íii una lir¡ritrción sistcrr.r/rtic¿r dc Ia asociatividad).
néricos), c (propios dc su |amilia), etc:., ¡'r1¡g51s qr-tc todos los A
son [J, tr¡dos los B son Cl, ctc. * El autor.utiliza ci tdr¡ni¡ro utrcillis>, que significa: conjunto cle clemen-
tos de naturalcza cualquicra, cuya estructura está clefinida por un¿r ¡clación
I Utilizarernos par¿r nris cla¡iclacl los signos t- pur¿r l¿r reu¡tión (V) y;< para cie orden. Y sc ha tradtrcitlo cnrejillado. Corrcsponcle en lerrninología
la intcrsccción (iictcrntinnción tle liL ¡-ril|tr'cii¡tirilt r.¡,/t ). ln¡teutátiua al tct'¡tlirto <reticLllo'> ( El re visot-
)
do encierre todavía muciros misterios desde cl punto de vist¿t cúlula cr.raiqr-ricra ticne necesiclaci de proteínas, de grasas, clc hi-
causal, en el desarroll<¡ embriológico en sus etapas sucesivas y clratos de carbon<.¡ y de materias minerales, etc.; y también si la
necesarias. En efecto, aunque la ontogénesis no sea una recapitu- clección de los alimentos químicos y energéticos no corresponde
lación exacta y detall;rda de la filogénesis, por causa cle l¿rs dife- término a término con los car¿lcteres a, b, c, etc., no es la misma
rencias de velocidad y de los cortocircuitos posibles, por no ha- para un vegetal o para un animal, o para una lombriz o para una
blar de las neoformaciones, no obsta¡'¡te sigue siendo cierto que, libélula, etc. De esto resulta que el comportamiento fisiológico de
a grandes rasgos, el embrión de un gato comienza por no presen- cacla grupo supone necesariamente una serie de cliscriminaciones
tar más que los caracteres de un ser vivo e incluso unicelular, cllya naturaleza no es extraña a los encasillamientos clasificado-
después los de un animal, después solamente los de un vertebra- res. Ello significa, ante todo, que, por un lado, el organismo abi
clo, etc., y al final los de un felino y los de un gato' Aun cuandr.¡ sorbe algunas sustancias y no acepta otras, y que, por otro, las'
la serie (3) no se encuentre cle nucvo cn todos sus pol'menores, sustancias absorbidas se distribuyen, a su vez, entre las que son
es indiscutible, entonces, que, para sus etapas principales al me- rctenidas y las que son rechazadas. Pero, inmecliatamente des-
nos, se asiste a una diferenciación progresiva cle los caracteres pués, las asimiladas son a su vez transformadas y repartidas de
tal que los más generales preceden a los más especiales y los en- [ranera indefiniclamente variable, y, en resumiclas cuentas, des-
globán a la manera en que un todo se orgauiza en partes. El cmbocan siempre en el mantenimiento de un cierto número de'
enlace fundamental cie encasillamie¡to existe, así, c¡ un ¡rismo propiedades características, no sólo de la vida en general, sino
individuo en Io tocante a los caracteres mismos, y sc manifiesta también cle tipos de organización cada vez más restringidos, que
embriológicamente por un paso graclual clescle los caractcrcs más se extienclen desde el tronco hasta el género, a la especie y mucho
generales a los caracteres más diferenciados. rnás acá.
I) Los caractercs a, b, c, etc. lprop. (3)], que correspondeu En una palabra, y sin tener que decidirnos sobre los pormeno-
a la clasificación en especies, géneros, etc. lprop. (2)], son todos rcs cle las correspondencias, parece estar claro que el encasilla-
hereditariOs. Cada vez sabemos más sobre la herctrcia (especial), nicnto clasificador, embriológico y genético de los caracteres se
es decir, la de los caracteres cle tipo inferior a Jos clc la especie prolonga en lo que podríamos llamar una clasificación er. ¡cción
(¡ clue alcanzan en algunos casos este nivcl. Por el coutrario, se
cn el propio mecanismo de los intercambios fisiológico:. r:or €l
sal ,e poco acerca clc la herencia (gcllcralo, es clecit', l¿r cle los c¿t- rneclio, y esto en función directa de la diversidad de las estructlr-
ra;teres de tipo supraespecífico. No por ello son Inerlos heredita- ras y de las formas especializadas de asimilación que las man-
riCs, y eS la herencia a la vez espccial y gcneral lit clttc cteternlin¿t tienen. Nc¡ se trata, sin cluda, de la misma clasificación, y, sobre
e! programa genético realizaclo por el clcsart'oll<¡ cnbrionari<-r,
toclo, el mecanismo cle lcls cambios supone mticho más que una
elr'azado a las interacciones epigenóticas. clasificaciólr, pcro si hay elección y jerarquía cle las elecciones
Esta naturalez¿r hcreclitaria cle k-¡s car¿tcteres de toclos los ti- ( jerarquía que depende, más o menos, de la de lt-is tipos de orga-
pos, cle los de la t'aza, dc Ia v¿rricclacl c¡ clc la especie, hasta los nización cle la clasificación sistemática en general) intervienen al
más generales, permite suponcr, sin cluda, que los cncasillamien- ntittitnutn estrncturas de encasillamiento en la manera en que un
tos cle estructura (2) o (3) l1o son lrjenos ai sisterna gcnétictl, cttal- org¿ulismo sc a¡rropia cle ttt.l¿t determinacla catcgoría cle alimentos
qr:iera que puecla ser la lorma cn la rlttc sc ¡tt'cscntcn en c'l gcn,-.r- r, r'rr-i clc otla, \', clentro cle la primcra, cle un¿r cleterminacla sltb-
ma y en el plasmagcn. ralfgol'Ía en \ez cle Otra.
6) Pero si estos encasillami.cntos, cn cspcci¿ii cn la lorma de Se puccle responder que tal lengua.ie es puramente metafórico
la proposición (3), se vuelven a encontrilr, cle tal moclo, en toclas v que sc poclría clecir t¿rmbién que si un cuerpo químico N se
las escalas, cn isotnol'lisnro con los (ltic cllr¿lctt:rizan ¿r l¿r claSifi- c:onrbin¿r c()n otros clc c-ittcgoría B, y cle mancra clif'erente según
cación, significa, entonccs, cluc cl corrjutlto clc los procesos ltsimi- que se tr¿rte (le los A o de los A', es porque eligió a los B en vez
ladores que caracterizan fisiológicamcntc al rnctab<llisnlo y a los rlc¡ los C, y porque encasilla los A en los B; o se¿r, que hay clasi-
intcrcambios materialcs corr cl mcclio 1lcr,a co¡rsigo, igttalmcute, licación en función clel cr"rcrpo N. Pero hay trcs clases cle difcren-
un sistema clasific¿idor. En elccto, los cal'actcres es¡rccílicos, ge- cias entre estas rcacciones c1uímicas selectivas que cc¡mbinan el
nériccrs, etc., de tipos tr, b, c, etc., (ltic preserlta u¡r incliyiciuo vivo cuerpo N cc¡n los cucrpos B (A o A') y los esbozos de clasificación
determinan una elccción elltre las sr"tstancias y l¿ts energías clel que creemos cliscernir eu el .iucgo cle las asimilaciones biológicas.
meclio para Constituirsc o rccc¡rlstitttit'se sin Cesaf cll cl tI'ansgurso La primera cs qric el ctrcrpo vivo conserva slt estructura organi-
clel metabolismo: una pl:rntu vcrclc tienc necssicllrcl cle l¡2, ttna zlda asimilanclo los alimentos cxteriores, mientras que N sc mo-
150 C()ltl{ESPO\Dl:NCIAS l)li l;t:\( l()NlrS IrtiNClONE,S Y IiSl'ltUCl'Ult,\S DU LA Oi(Gr\NIZACION t5t
difica combinándose con B: en tanto que organización que se col'r- lradas primitivas, las que son inherentes al lenguaje) o científicas
serva en el transcurso de los procesos de asimilacióI, el cuerpo (contanclo las del biólogo sistemático, de las que partimos en z).
vivo se encuentra en el punto de partida de lo que llegará a con- Asi, la función clasificadora parece volverse a encontrar en
vertirse en el <sujeto> de conocimientos. Volveremos sobre cllo tt-rrla estructura de organización, y este hecho constituye un nota-
en el $ 12. En segundo lugar, la asimilación nc¡ es una reacción ble isomorfismo estructural entre las organizaciones biológicas y
cualquiera, sino una actividad que varía según los tipos de orga- lzrs cognoscitivas. Bien entendido que no se trata de las mismas
nización, comprendidos los tipos específicos y tarnbién raciales. clasificaciones: unas veces los encasillamientos de las subclases
Se dirá que éste es también el caso de las reacciones químicas r-l subcstructuras en las clases o estructuras totales están, por así
que se diferencian indefinidamente según las especies químicas <lecirio, encarnados en una organización material (", B y y), otras
o los compuestos particulares. Pero lo que nosotros llamamos vcccs son inmanentes a un funcionamiento (3 y E) y otras veces
aquí <actividad" expresa mucho m/is: se trata de un proceso que son lesultados (r), pcro la ciifcrencia entre x.-t1 y 8-e no es más que
es, a la vez, funcional, respecto a la conscLvaciór"r de la organiza- cle grado, y los dos únicos polos reales son los de las estrtrcturas
ción, e histórico, respecto a la clifcrenciación progresiva y filo- rlc' encasillamiento clasificador inherentes ¿r los funcionamientos
genética de los tipos de organización. En este sentido, pllede clc- (z-n') y los cle las qtte son sLr resultado (c). Mas esta bipolaridad
cirse que la actividad asimiladora es fuente de elección y, por volvcrlt a enconf rarsc cn toclos los isonrorfismos estructurales
consiguiente, de clasific¿ición cn acción, cn Lln senticio muy clis- qllc tratarenros cle describir, y sr-r significación es siempre la mis-
tinto del de las reacciones químicas orciinarias. En tercer lugar, mA: cl pensarniento parte de estructuras inmanentes a la orga-
y sobre todo, la asimilación lisioiógica u orgánica prepara ia asi- irización vital, pcro reconstruyéndolas en el plano que le es pro-
milación puramente funcional o relativ¿r a las acciones, es clecir, pi<-r Ias prolonga v enriquece indefinidamcntc.
el paso de la escala lisiológica a la dcl ucomportamiento>.
u) En efecto, en la medida en que el organismo elige sus ali-
mentos materiales y energéticos se ve llevaclo, tarcic o temprano, V. Eslrucluras de ordctt.-Tcldo lo quc aclbamos de decir de
a buscarlos activamente, lo cual cla testim<¡nio del carácter cle ac- las cstlurcturas cie encasillamiento sc vr-relvc a cncontrar er. tér-
i viclad que presenta el funcionamiento asimilador por lo que toca rriirros análog<-ls cn lo quc concierne a las estructllras dc "'e,acir¡-
a la organización. Esta búsqrteda es uno clc los tnc¡torcs centralcs ncs )', cn paltictrlar, clc (ordenD. Volvcmos a encontrar, a este
c!el comportamiento, fuentc clc l¿rs fturcir.rncs cogrtoscitiv¿rs. Ljtr¿t re'spccto, l¡rs eslructuras inhcrentcs al funcionamiento (todo fun-
planta verde se orienta hacia la luz, Icl cLtal es r"tn tropismo y una cionamiento c¡r el tiempo suponc relaciones de orclcn) y las que
.ir¡rma de comportamiento. En cl anir¡ral cxistc una cscala ciel sr-rn proclucicias por un funcionamiento (el orclen como estructura
-ri)mportamiento en todos los niveles cle evolución. cie pensamiento). Sólo quc cn el caso de las relaciones de orden,
Ahora bien, no hay comportatnientos sitr ttn eotrtienzo cle cla- rnás claramentc ¿rún que en el de l<¡s encasillamientos, se ve cla-
sificaciones. Toda percepción es de "categoríau, como lo ha mos- rarrcntc quc la construcción de una estructura dc orclcn por cl
trado J. Bruner, es decir, quc ticnclc a iclerrtilicar el objeto per- pensamiento sllpone un pensamiento ya orclenado en su funcio-
cibiclo por relación a esquemas clc accic.rncs anteriores, lo cual namicnto (aunque se trate cntonces cle un orden más elemental).
supone una clasificación. El ejercicio cicl instiuto sr,rpone iguai- i\sí pues, cr.r cstc caso palticular hay ventaja, a partit' cle los ni-
mente clasificaciones: elección clc aiimentos, de materiales de vclcs sr"rpcliorcs, o cognoscitivos, parzt volvcr a clescender a los
construcción, de compañeros sexuitlcs, ctc. La elaboración de los nirelcs infcriores u orsánicos.
hábitos conduce a la formación cic esquclrt¿rs m/rs t-r menos enca- Las estlr-rcluras cle ordc'r-t son csenciales para el mecanism<¡ ciel
sillados, y lo que Hull llana nfanili¿r ierárquica clc hábitos, c1a ¡rcrnsamiento. En malcm/rticas pur¿rs, si lu estnrctlrra cle encasilla-
testirnonio de tal encasill¿miento, etc. luricnlo c:s nccesaLia pal'a la teorÍa de los conjtrntos, la cle orclen
p) Por último viene la represctttación o peusatniento, 1' las r.ro lo cs lrlcnos por lo que respecta ¿r los conjuntos ordenados,
clasificaciones que construye a locios i<¡s nivclcs cle slt desarrollo rr Ias l'ecles, etc. Entre las primeras r:structuras operatorias que sc
presentan la novedad cie ser más o mcnos illtencic-¡nales y, sobre constnlye¡r cn cl ¡riño, la de seriaciór-r (encaclenamiento dc las rela-
todo, reflexivas, es decir, de constituir sistemas, ya no inrranentes cioncs asimi'tlicas transitivas) hacc juego con la cle clasificación
a un funcionamiento, sino produciclos y buscados por este fun- t' su síntcsis cs necesaria pnra la constrttcción del nítmerr-r.
cionamiento en la meclicla en qLle es conscientc. Tales son las cla- ,,\lrt-¡r'a bicn, la noción ctc <.¡rden no poclría s¿rcarsc cle la cx1:e-
sificaciones precientíficas (ias ciel niño, Ias r.[c l¿ts sociedades lla- r ie ucia. Hclnholtz. en sL¡s análisis de Ia formación del núnrero,
152 cortrursl,oNDlrNCi,\s t)E IrtiNCIoNIrs |tr\CIONIIS Y LISTRUC ftiRAS D[, r.A OIIC]ANIZnCtrjX I 53
suponía que descubrimos el orclen en la sucesión ordenada de los cl orclen de un lunciclnamiento ¡', al contrario, clc conformidad con
estados de conciencia (memoria, etc.), pero no encontramos or- la sucesión de los estados de un sistema termodinámico cualquie-
den en nuestros recuerdos o en ituc.stros estados sucesivos más r'¿r; pero aqui también, Io que importa es saber si las estructuras
que si lo introducimos a través cle una reconstitución reflexiva cler orden intervinen como instrumentos de un funcionamiento,
en
o razonada. Por lo que respecta al orclelt que el niño pequeño c,yo caso la situación es comparable, en grados diversos, a la del
puede descubrir en tal o cual configuración percibida (los barro- orden implicado en un desarroilo el d.e la embriogénesis, o
tes de una reja) o registrada por r,ía sensorio-motriz (una suce- "omo y aleatoriar, en ó,]yo .uro.
como resultacl<¡ cie circunstancias ciegas
sión regular da lugar a una serie cle reacciones asociadas), no lo ei orden evolutivo no tendría ninguna rólación con el ora"n .og-i
descubrirá más que gracias a conductas ordenadas: movimientos noscitivo y no cxistiría más que en el espíritu del biólogo que re-
sucesivos y ordenados de los ojos o de la mano, en lo tocante a constituyese la filogénesis.
los barrotes, construcción cle Lln esquena de articulaciones enca- En resumen, las estructuras cle orclen se nos nraniñestan de tal
denadas en lo que respecta ¿r la formación cle un hábito, etc. modo al prir-rcipio (y esto desde el ADN) como si fuesen inherentes
D. Berlyne, que ha cstudiado en nur'stro l¿rtroratorio el descubri- a tocl¿r orgar-rización biológica y a su funcionamiento. En el otro
miento de un orden dc succsiórl por p¿rrte de los niños, ha Ilegaclo cxtremo, las estructuras de <-lrclen son productos clel pensamiento,
a la conclusión, a pesar de sus lazos con el nbehaviorismou norte- pero de un pensamiento igualmente ordenaclo en su funcionamien-
americano, quc tal aprenclizajc suponc un (contador), cs dccir, to. Entrc los clos se encucntran toclos los intcrmecliarios clryo pa-
lo que nosotros llamaremos activiclacl ortlenaclorar. ralelo con las estructnras cle cncasillamiento podríamos deicribir
Pero el (orden) utilizado ¡tl nivel sensorio-motor (y tan visiblc, con mayor detalle. Aquí también nos encontramos, pues, en pre-
en particular, en la orclenación de los medios y de los fines en sencia de un isomorfismo fundamental entre las estiucturas bio-
todo acto articulado de inteiigencia práctica) va preccdido cie un lógicas 1' las cognoscitivas.
conjunto considerable de relaciones cle orclen quc entratl en .juego
en los mecanismos nerviosos y fisiológicos cll general, de natu-
raleza hereditaria. Un reflejo suponc un desarrollo ordenado de vI. EstrtLctttras mtútíltlicafivas, clascs ufuertetnente e:trttcttt-
lc,s estímulos y de las reaccioncs motrices, Una regulación hor- rqdas> y enclontor'fisntos..-Estos tres eiemplos cle estructrr.¡s cí-
rrional tiene un orden de sucesión, etc. clicas (III), de encasillanriento (IV) l'crc oráen en general ¡',/) son
. En cuanto al desarrollo ontogcnético, no cor-rsiste solamente rnuestras todavía muy pobles de Io que será posible decir acerca
cle los isomorfismos
i:! una sucesión de etapas, así pues, dn un¿r scrie orclenacla de es- -cntrc las organizaciones vitales y las cognos-
citivas, una vez que hayamos
l¿dos o de formas momentáneas cle organización. Eso s€ría razo- hecho progresos suficientes en el co-
rr"ir como si sufriese esta condición clc orclcrr ¿i la manera cle un nocimiento matemático (sobrc todo algebráico v topológico) cle las
proceso físico cualquiera. Hay mucho más, cn ei sentido de que primeras.
el epigenotipo regula él mismo estc ordcn rnccliante una serie comentando las,interesantes descripciones geométricas por me-
de regulaciones emanadas a la vez del genoma v de interacciones dio de las cuales d'Arcy Thomson anariza las tránsformaciones evo-
múltiples, tales que se desarrollan según lo que Waclclington llama luti'as de los moluscos, de los peces, o er paso del Eohippus al
(control temporal> (<time tally>): así, cn la sucesión cle los cst¿r- Equus actual, Bertala'l[.y clicc c<¡n .azón: uLb quc quisiéramos co-
dios de la oruga, de las metamorfosis cle la crisálicla v clel estado noccr no son las ccuaciolles <lc algunos \¡cctorcs nrensurables, sirlO
adulto de la mariposa intervienen, sucesivamente, partes ciiferen- la ley integradora... Por lo que sabemos, cuestiones de esta clase
tes del genoma, que imponen así una suerte de ritmo ordenado. corresponden cn parte a la topología... otra.s están ligaclas a los
Por lo que respecta al genoma, se s¿rbe que el ncódigo del ADN" problemas cle: la teoría clc los grupos, puesto que la cuéstión de
Ia
descansa en la secuencia de las bases, o dicho de otra mancra, invariabilidacl crr la t¡'arrsf'<-¡rmación de Ios sisiemas cle ecuaciones
en un orden (Watson y Crick). es algo qLlc sc nos plantcau (loc. cit., p.2ll). pero esta matemáti-
Por último, la misma filogénesis puede interpretarsc, sin ducla, ca de la organización todavía está por constituirse esencialmente
e_n forma cle nn álgebra cualitati'a del tipo cle la de las
como una serie de azares, en cuyo caso el orden cle succsión cle las recles y
etapas de la evolución no scrí¿r más quc stririclo, sin analogía con rlc los gruposr, pcro a,justarla al dinamismo cle toclo sistema auto-
rrcgulaclor.
I Véase D. Berlyne y J. Piagct, "7-Jtéoríc du cotnpttrtanlent ct o1:ttruliotrs> I Respccto a la noció¡r cle .gnrpor, Ashby piensa q,,. to. únices sistemas
Etudes d'Epistémologie génétique, rc¡I. XIII (ParÍs, P. U. F.). quc pueden estudiarse cientll'icanrentc son aquellos cr¡vas variacionei per.tinetr_
154 ClOi'lltl:SPONI)l:NCll^S l)lr ljtrNCIONIlS litiNCIONl:S )' IIS'I'RUcl'tiRr\S Dl: LA OR(lANIZ,\ClloN ls5

Antes de voiver a consiclcrirr estc irltilt-ro punto cn el 5\ 14, con- cl subtÍtulo IV a prt-rpósito de los encasillamientos jer'árquicos o
vicne hacer aún algunas obsct-v¿rciolics Accrc¿l dc las propicdacles clasificaclorcs, pt:ro aplicirnclolos a csta estructura de corrcs¡'r<-in-
estructurales de la organización vivicnte 1' cle stts isomorfismos p¿rr- clencia. Prinrer<¡, si los ir-rclivicluos de un¿r misma cspecie ticltcn ca-
ciales con algunas estrttcturas cogl-Ioscitirtas. racteres que sc corresponclen término a término, sus genomas sc
1.o Las estructuras de eucasill¿rnriento o cie orclcn clc que ht:- corresponclen igualmentc (y se multiplican en cluplicaciones inclc-
mos hablado hasta aquí corresironclen, sobrc toclo en las formas elc- finidas, conservando las correspondencias entre estas ampliacio-
mentales en que se constituyen en la psicogénesis clel pensamiento, a nes múltiplcs). Segundo, cl ADN del genoma proyecta sus carac-
operaciones simplcmcntc aclit ivas. Los c-'ncasillamieirtos cle las tLrrcs en el ARN (con sus clivcrsas formas sucesivas clc ntransfq-
proposiciones 2 y 3, así como la seriación, no constituyen, cle tal rencia, ctc.) rncdiante nue\,¿rs corresponclencias quc sc prolongan
modo, más que (agrupamientoso aclitivos. Pero hay un llitmero clurante todo cl clesarrollcl clel inclivicluo. Igualmente, cncontr"aría
ccluivalcnte dc otros qqc sc l)l'cs('lttan r:tl f'¡-lrltrlt rllulti¡llicativa y nros innr¡mcrables c()l'rcspon(lcncias calificacl¿rs cn el furreiona-
cuyos elementos pcrtcnecen, ,,& la vcz), ¿t I'ari¿'ts clasificaciones o ruicnto lisiológico o ncr'\'i()so v cn cl compol'talnicnto (¡rerccpción,
varias seriaciones distintas. El car'áctci' propio clc estos agrupa- i¡nit¿rción, ctc.) hast;r cl nlo¡.ncnto en que, cle ser componente clel
mientos multiplicativos es cl clc le intcrvcnciótt clc ucorrcspon- f'trncicltranriento, cst¿r cstnrctLrra pasa a separarsc cn [orrna clc tttr
denciaso (biunívocas o counít'oc¿ts). producto inslrr-unental al servicio clei pensamicnto.
Ahora bien, la estructLlra c1c corrcsponclenci¿r clcsempcña ttn Observemos, aclemás, que si las corics¡ronclencias no constitu-
papel fundamental en la organizacicit't liviente y clc nuevo un pa- yen todaví¿r más quc cstructLlras, por así clecirlo, semimultiplica-
pel propiamente funcional, es decir, que Iro se recluce simplemen' tivas, en el sentidcl de quc cs el mismo encasill¿rmicnto clc carac-
te a la descripción de los fenómenos por el obscn'acIor, sino a la teres el que se multiplica o se reproduce en r ejemplares, la ana-
actividad misma del ser organizado, o clicho de otra manera, al tomía comparada pone de manifiesto estructltras análogas a ver-
proceso organizador como tal. El ejemplo más scncillo es el de la claderos productos cartesianos, o matrices mr"rlti¡rlicativas comple-
,,multiplicacióno en gencral, en ci senticlo en (lLle un¿] especie o tas o intersecciones entre estructuras diferentes. Por ejemplo, si
una variedad, etc., no están represcntad¿ls por un solo individuo, se consiclera como sistema autónomo a Ia cintura escapular cn el
y sí por una multiplicidad debicla a la reproducción tal quc cadet cor"i.iuntc-r cle los vertebraclos y como cltro sisterna al conjunto clc
individuo corresponcle a cada uno <le los clenlás cicsclc cl ¡ruuto dc los tipos cle organización, propio de las diferentes clasers. cl pro-
r ista del detalle cle sus caractcrcs cspccíficos, ctc., considerados ducto de los clos sistemas pone cle manificsto el hccho cl:.1uc k;s
lérrnino a término. En tal caso, se trata cie ¡lta corres¡londencia clementos homólogos pueclen no tencr la misma funcicn (y'a lo
que podríamos llamar "calificada, (por oposiciírn ;r la corrcspon- hcmos dicho a. propósito del hueso coracoides); en este caso, la
rlencia numérica o ucualcluierao), ct.¡ cl scntido de qtte tal carácter intersección de las correspondencias produce efectivamentc modi-
rr órgano del individuo corresponcle cn otro a un carácter u ór- ficaciones estructurales ob.jetivas y no constitLlyc rrn simple ins-
gano que presenta las rnismas distinciones cualitativas. Esta co- trumento descriptivo del que compara.
rrespondencia calificada que, en el estado reflexivo o cognoscitivo, 2.o Si las correspondencias multiplicativas establecen ya Lln
figura entre las operaciones elementales de la lógica (en todo puente entre las consideraciones Iógicas v las matemáticas, la olt-
(agrupamiento> multiplicativo), interviene aquí en calidad de es- servación siguiente nos acerca todavía más a las estructrlras n-la-
tructura constitutiva en la reproducción o multiplicación biológica' temáticas. Se puede consiclerar que una clase lógica cualquiera,
Así pues, será fácil repetir aquí los lnislnos desarrcllos que en como la de los (muebles), está ndébilmente estructuiJCla) en el
sentido de que las propiedades cle una cle sus subclases, por e.iem-
teS permiten describirlos en forma de usistemas absolutosr; su carácter prin- ¡rlo, la de las (nlesas)), no permiten reconstruir ni las de otras ¡rar-
cipal es el de eue su acción tiene Ia cstructura cle una función cn el sentido tcs ni las clel todo (sino, en este último caso, por abstraccirin o
matemático estricto. Demuestra después (Desi]¡t lor u Brain) que el sistema disociación de los caracteres y no por construcción). Una clasc nta-
abSOlutO presenta una estructura de ogrupo) en cLlanto a stts transformaciO' lcmática, como un (grupo> y sus subgrllpos, está, por el contrario,
nes en el tiempo: las composiciones dc las f¡,rnciones quc dcscriben el pró'
ximo estadO y, dado el caso, el próxirncr otttl.)ut clcl sistc-ma ticnen una estruc- nfnertemente estructurada> en el sentido de que descansa en un
tura de <grupo>. Según G. Cellérier, la tioción tie usistema irbc¡sluto, es, sitl sistema de transformaciones tales que se puede reconstruir cual-
cluda. reducible a la de autómata finilo. quicra de las subclases a partir de cada una de las otras, así corno
Rccordemos, aclemás, que Sonrnrct'htlf l;l¡ra/r'lit'ul Biologt'), al analizal la cl nrisrno tcldo en caliclacl cle sistema organizaclo y no sól<¡ ck' con-
estructura del organismo cn slls tinlclcnnrbios colt cl t¡tcclio, cncucnt¡'a cl junto (le caracteres generales y empobrecidos.
equivalente de un regulador.
f -56 (,'olilu,sl,[)\t)l]\CtAs I)| l;l'\c'Io\t:s I"t \( 10\l.S \ l.SIlttCII It\S l)l: l.A ,\f).\l''l ,\CI()\ t57

E,sta clifcrcncia cntrc las clasers, débil r, 1r-rcr-tementc cstructura- ia de los subglu¡-ros, pclo con clos rlilcr"errcias. L¿i plimcra cs qucl
das parece ser esencial, pues corresponclc a clos tipos cle genera- se trata tlc estluctr-rr¿rs (lLre tiencn un¿r histori¿l y (lue son resultado,
Iizaciones: una simplemcrlte inclusir,a, clr"ncle cl tclclo es más ¡-lo- cn parte, lo c¡r.rc significa que al rncnos algunas cle las transforma-
brc qlre las partes v no las cngcnclla, sino rltrc cornprencle sola- ciones clel grrr¡ro no son inclcpenclientes, como cl iilgebra, cicl cami-
mente lo que tienen de común; la otla, ct.rnstllrctiva, clonclc cl lockr r-¡o qLre l'ecol'rcn (limitación de la uasoci¿rtividad, del grupo). La
se manifiesta como el sistema clc ias tliinsforrnaciones posibles seguncla cs lo que Ie corresponde a lo aleatorio cn los porn-Icnorers
crryas partes constitu)fen las lealizacioncrs por especializaciones. clc estos canrinos. Pcro combinando el irlgebra y la cibemótica sc
Así también, se verifica en el campo cle las clases débilmcnte es- IIegará cicrtarnente, tarcle o temprano, a construir esa topolo$Ía
trncturadas la ley bien conocida segúrn l¿r cual la extensión cle l¿r algcbraica clc lo viviente, con la que sueña Bertalanffy.
clase (la cantidad cie los individuos) est/r cr) razón inversa con su 1.o En l;r espcr¿r ha-v que contentarsc, para cornp¿u'ar las cs,
comprcnsión (el número de caracteres o ¡rreclicados), en tanto que tl'Llctrlras org/rnicas, con las estructllras cognoscitit,as, co¡t los iso-
esta ley ya no tiene sentido en el cas<¡ clc las clases fuertementc inorfis¡nc¡s parciales, cuyo csbozo hemos hecho aquí. Un vínculo cs-
estructuradas; no sabriamos dccir si Ias leyes cle un subgrupo son pccialrnentc interesante er este r"especto, clescic cl punto cle vista,
más o menos ricas que las clel grupo total, pues su erspecialización cn ¡rarticular, cle las analogías con la teoría clc lcls grupos, cs ac¡uel
puede considerarse tanto como una iimitaci<in quc como uu cnri- clcl cltrc clan tcstimonio las regulaciones estnrcturales desrlc. los
quecimiento. comienzos cle la embriogénesis: en relac!ón con los cncasillamien-
Una vez dicho esto, resulta notablc voh'er a cncontrar este pro- tos rnultiplicativos cle que se ha hablado en (I) se observa, clcsdc
blema a propósito de las clases biológicas. Si consideramos un gé- la experiencia clásica cle Driesch, que una parte del embrión (un
nero y una especie en calidad de reuniones de individuos aclultos blastómero) puede reconstitnir un todo isomorfo a Ia totaliclad
lr'éase la proposición (2)], es claro ciue se trata cie clases débilmen- inicial. Así pues, interviene aquí un uendontorfisn-]o) en un senticio
te estructuradas; la especie es menos numeros¿r que el género, pero ¿rl menos limitado. Se llama enclomorfismo a rrna corresponciencilr
más rica en caracteres, puesto que comprende /odos los dcl gelne- trnivoca entre un todo B y la parte A que cstá incluida, mientras
ro, ntds las diferencias específi.cas. Pero si consideramos en el quc los demás ntorfismos son el homomorfismo (no-il'lclusión !
genoma y en el epigenotipo los caracteres cncasillados Iproposi- correspondencia unívoca), el isomorfismo (no-inclusión v correspon-
ción (3)1, ¿hay que admitir que la cliferenciación específica en cl clencia biunívoca) y el automorfismo (equivalencia cc.rr-r inclusión
curso de la embriogénesis es a los caracteres genéricos lo que un mutua y corresponclencia biunír,oca). Ahora bien, un enciomorfis-
subgrupo algebráico es en relación a su (grLlpo)), o como los ca- mo es el morfismo quc caracteriza en particulal' a un ?fr1po y a
r ]cteres de una mesa de maclera en relación a los cle los muebles sus subgrupos.
en general? El mutacionisno atomístico se habría inclinado, natu- Para avanzar más aún cn las analogÍas clttt-c cstos <;:upos> r'
¡almente, por Ia segunda solución, significanclo que los caracteres la organización viviente, hay que dirigirse al campo del sistema
e specíficos a) son una colección de accidentes supel'puestos a los nervioso, puesto que se encuentran allí redes clc las cualcs la clc
ú,) del género, y éstos igualmentc por rclacióu ¿r los c) de la fanri' los f¿rctoles cle Boole consta igualmentc clc un grul)o cle cu¿rtclll¿lli-
lla, etc. Pero esta n'lanera dc pensar ltos resulta va insoportable dad (ver i\ 15, subtítulo III).
(al menos en su fonna exclusiva) si nos llonclnos cn una perspecti-
\/a organicista y cibcrnética: lo mismo quc cl gcnoma cletermina
en parte la formación del fenotipo (es verdad que en parte sola-
mente, pues hay interacción con el meclio hasta en sus aspectos
históricos y aleatorios), así los caractercs genéricos clel sistema { 12. Ft,xcloNts y EStrtt,crL'ttAS DIt L,\ ¡\DAI'TtcIóN
genético determinan sin cluda, en ¡rarte, Ios caracteres específicos
(pero reconociendo de nuevo lo que corrcsponde a la historia y a
lo aleatorio); y así sucesivamente.
En otros términos, una estrtlctura ol'ganizacla parece ser a sLls L'a organización no es clisociable cle la adaptación, pLresto (luc ul1
subestructr"rras, dcsdc cl punto cle rista cicl eucasillamicnto cle los sistcma olganizado est:i abielto al mcclicl v str funcionar.nie nto, ¡ror.
caracteres de la vicla cn general, clel rcirtc-r aniltral. clc Ia separa- [anto, supollc intercambios con el cxterior, cuya cstabilidacl clefl.
ción en troncos, etc., hasta llegar a los dc cspecic, ctc", lo que las ne su ca|ircter acl¿lpta(lo. Desclc el punto clc'r,isl.a f'ormal, csto sig-
propicclacles cle un gfLrl)o matcm¿itico clc transfol'rnrtciotlcs son A nifica clrrc, cn la proposicir.rn (l) ($ 11, subtílirlt¡ III), hav quc clis-
l_s8 ('()ltltliSI'O\l)ftNCrI,\S l)ll IjtrNCIONllS I IrN(]tONtiS Y IIS lltl.,r(l'l t lt.\S l)l: 1.,\ ¡\l):\l) l',\CION l -59

iirrgrrir los elelnentos .4, B, C, ..., (lilc per tencccn al olganisrno, -v simltlernente porqLrc las acon-rr-rclucioncs ¿rntct'it¡t'es ctcl ciclo bltst¿rll,
los elcmentos A', B', C',..., proporcic¡naclos por cl meclir-r; la forma I)cr'o l"ro por ello el ciclo asimilacior clejaría tlc estat' menos aco-
cÍclica del sistenra caracteriza cntollcr:s su organización, r-nientras moclado.
que la pern'lanencia cle las intcracciones ,,1 r A', ctc., caractcriza str r\sí pues, poclcmos clcfirtil la aclaptación, etl Iorma cle cornplc-
adaptación. nlctto o clc ct.ir-lsccuencia clc la proposición (4), como un equilibrio
Pero hay que distinguir la aclaptacitin-cstaclo qtre acabamos clc cntrc la ¿rsirnilación y la acomoclación. Pero es llecesario hacer dos
definir de la adaptación-proccso, quc plarrtea ttn problema ntlevo obser"vaciones a este respecto. Primeramente, cottviene explicar'
que hay que considerar airora. Esta aclaptación-proceso interviene por quó no clefinimos la adaptación mediante la acomodación so-l
necesaliamente tan pronto conto cl nteciio se moclifica, y se modi- lamcrrte, como podríamos tener la tentación. La razón es Ia de quc
fica continuamente por lo qLlc respcct¿r a l¿r vicia clel fenotipo, r' sin asimilación no hay aclaptación en el sentido biológico clel tér-
más o menos lentanrentc a escalu clc la es¡recie. ninc-r; por ejcmplo, se puede clccir metafóricamente qllc un líqr-ri-
Supongamos, refiriénclonos ¿l esta proposición ( 1 ), cltrc el me dir¡ clcl aclapta su fot'ma a la clel recipiente, pero no hay en ello ningr-r-
se modifica de mancra quc se reemplaz-a cl clc:rncnto (o e'l conjuntcr na adaptación biológica, pues esta forma nLleva no constitttye más'
de clementos) B'xB" un poco cliferc¡rtc cle B'. Entonces, nna clc que un acciclente momentáneo y no se conservará en caso cie nue-
clos: r.¡ el ciclo es interrttmpiclo v la organización cs dcstruida por vo trarsv¿lsarriento, precisamente por falta cle tocia asimilación a
falta de adaptación, o el ciclo se coltserva 1al cual o se modifica, una organización permanente. Asi pues, la adaptación supolte ult
sustituyendo, por cjemplo, C. por C sin perdcr su f'ot'ma cíclica. ccluilibrio cntre la asimilación y la acomodación y no simple mente
Se clirá, entonces, que ha habicio aclaptación en el sentido de un una acoffrodación por sí sola. Eu caso de acomodación sirl asimi-
proceso: Si en lación duraclera, se habla aclemás, a menudo, cle uacomoclaclos, en
(Ax A')-> (B x B')-. (C x C')-> ... (Z x Z') -> (A x A') ... el sentido de variaciones fenotípicas momentáneas. La seguncla ob-
[pro¡rosición (l)], B'cs rn<.¡clilic¿rtla cn B" r'C ct.t C., cntonccs, ctr scrvación consistirá en insistir en el carácter no disociablc de la
caso cle adaptación: asimilación y de ia acc¡moclación, condiciones constilutivas inscpa-
(4) (Ax At) x(B x Btt)--+ (C. >: C') (D x D/)-->,.. (Z r Z') -' - r¿rbles y necesarias, a la vez, de la adaptación. En efecto, biológi-
(AxAt).'. -> canrcnte una Acolrloclación no puecle ser siucl la acomodación clc
Conr,iene, pues, clcstacitt' las coticticiorrt's clc 1al l)roccso. Lllta estructura organizacla y, por tanto, no puccle producirsc b:r.jo
la influencia de un factor o cle elementos exteriores más quc en
la medida en que hay además asimilación momentánea duraclcra
I. Asitnilación y acotn(¡dación.-Las ct-incliciones [uncionales cle este elemento, o cle slt prolongación, a la estructura que mocli-
constantes están en número cle clos, cu)ra (ol'd'riclad, más o menos frca. Como veremos clentro cie un momento, csto no es postular la
estricta, queda por cleterminar: la asimilación v la acomrtclaciólt. hcrencia cle los caractercs aclquiridos en la acepción lamarckiana
,ii
Diremos, de manera muy geltcral, c¡ue ha habicl<-¡ asimilación clel término, sino cornprobar el hecho de que ninguna r¿r,ación
r el nuevo elemento B" a la organización consideracla lprop, ( 1)] Í
.xt
exógena es posible en una conservación general de la estrllctura
: i, al integrar a B" en su ciclo, esta organización se conserva conc) tD
que varía en este punto; por tanto, sin una asimilación cle los
e:structura organizada. De manet'a más gcncral aún, puedc decirsc elementos responsables r¡ cle strs efectc.rs, a la estructura quc sul're
c ue los elementos exteriores A', B', (.", ... [¡rrop. (1)l sc asimila¡t $ la variación.
,ii
e la organización consideracla como intcgrados ¿t su r:iclo. Pcr<-¡, ct.t 'II Brevelnente, la asimilación y la acomodación no son dos lun-
laso de un elemento uuevo 8", h¿ry asirnil¿rcitjn si cst/r intcgraclo, t ciones separadas, y sí los clos polos funcionales, opuestos entre sí,
i-,stl vez, en el ciclo clc la orgaliizaciói.r sill tlcsIr'tril'lo. Í clc toda aclaptación. Así pues, sólo por abstracción se puecle hablar'
Pcrcl, si n<-¡ lcl clcstt'ttr,c, lo pttctle ntoclificttr. [in cstc r:aso, clil'c- r{ de la asimilación, como ya hemos hecho y haremos todavía, como
mos quc hay acontodctciótt clcl ciclo clc ¿rsimil¿¡ciórl si estc ciclo f
rlc una función cle importaucia esencial; solamentc ct¡nvicne re-
f pro¡r. (1)], al ¿isimilar l}", rcsr-rlt¿r trtertl ific¿rclo l)ol' cste clcmcnto c:ordarse sienrpre que no hay asimilación cle cualquier cosa al <.¡r-
r¡ue\¡o, cle manera 1al, pttt'cjent¡-rltt, clLlc tlllo clc stls cle'nrcutos ((') ganismo o a su funcionamiento sin una acomodación correlativa
result¿r transforulaclo lcn ('r, pro¡t. (1)1. De t;tl ttl¿ttrcra, la ac<.¡tllt-¡- y sin que esta asimilación forme parte cle un contexto de adap-
clación es solid¿¡ria clc la asir.nilaciórl, I'sc ¡rttcclc clecir, t'ccíproca- tación.
rrentc., quc toda ¿rsi¡rilaci<ilr vr.r ucorrtpi.rñatlrt rlc' itcomocl¡ciort; si l:t Ahora conviene rec<¡rclar que volverltos a encontrar, encarl-¡a-
asin-¡ilación clel lrttcvo clctnc¡tto.lJ" rlr¡ rllociiticasc a ('ctl ('", scría clas cn las estructur¿rs nt¿'rs clivcrsas, las funciones ftrnclamentales
t,50 C]OI{ItI]SPONI)iINC t,,\S t)ll IiUNCIONES rruNCIoNFts y ES'Illucr.ur{AS Du r.A ADAprAcróN l6l
y de asimilación en todos los niveles jer'árquicos, a
cle aclaptación rnino es clc waddington, y ro somos nosotros qr-rienes se r<¡ hace-
partir del genoma y del epigenotipo, hasta llegar a los mecanis- mos decir) concebida, cierto es, como clebicta a la selección, pero
rnos cognoscitivos de grados superiores. en el sentido preciso de la modificación de las proporciones de los
genes por desarrollo y supervivencia de los fenoiipos más
aptos,
considerados como las mejores respuestas clel genátipo al medio.
II. Adaptaciórt y genonw._l-amarck consideraba que el geno' sin duda, waddington da testimonio aúrn cle arlunas vacilaciones,
ma o el sisiema genético en general era perfectamente maleable a que no podemos clecir si son debidas a la pru-dencia forzosa
clel
las influencias del medio, lo que era tanto como atribuirle un po- lenguaje de un innovacror en una atmósfera iolectiva
cler inclefinido de acomodación, pero sin asimilación a estructuras "r"".iui*"[-
te neodarwinista, o a los escrúpulos cle un teórico, experimentalis-
invariantes en cuanto a las co¡diciones mismas (cíclicas) de su or- ta.además, que no quiere afirmar más que lo que p.r"i" probar,
1,,
ganización (en otros términos, según el ejemplo que.acabamos de así pues, volveremos a encontrar el proúle-u cupit"ro vI.
poner, esto era tanto como conparar la organización hereditaria . Pero independientemente cle que la selección "n "ie;eróiaa sobr.e cr
,rn líquido que se ajustase ¿r lad formas de todos los recipicn' sistema genético (en el senticlo, pbr ta'to, cle una modificación
crc
"or,
tes sin esiabilidad, ni en principio, sin irreversibiliclad de natura- las proporciones inherentes al genoma) se haga, excrusivamentc,
leza histórica). Con el mutaciotlismo las posiciolles se han inver- pof slrpervivencia de los fenotipos aclultos o tarirbié¡i por recombi-
tido y e[ sistema genético estir clot¿rcio clc urla asimilación sin aco- naciones forzosas en el transcurso del desarrollo clel'epige'otipo,
modáción, en el senticlo cle quc sc rnantiete a espensas del ot'ga- Iray necesariamente, a, la vez, acomoclación y nasimilaci¿n genéti-
nismo somático, pero sin sufril' ninguna r,¿rriltción impuesta por caD erf el sen<¡ crel genoma mismo, tan pronto como se
resuerve la
éste: inclusive los cl'ectos de las radiaciones sc conciben como si clisyuntiva de una acomodación sin asimilación, .i ,ántido de
ciesencadenasen mlltaciones endógenas, es clecir, sin influir en sll Lanarck, o de una asimilación sin acomodación, en "nel senticro neo-
forma, lo cual es, cle nuevo, una asimilación sin acomodación, a cla^viniano. E' la medida en que el término tiene un
pesar cle la variación. Por el contrario, los acomodados fenotípi- sentido, gstg no podrá ser, por otra parte, más "rarp,r"rt-
qúe el de una res_
óor considerados como ensayos cle aclaptación individual, pero p.ue:la adaptativa, pues si no se a caer en Ia noción cle va-
"ratr
sin uinguna het'encia posible. Esta situación raclicalmente antitó' riación aleatoria, ra cual mLlestra'uelve
waclclington con ,.r,rá" que no
tica que, en el mutacionismo, opor]ía la variación fenotípica a la basta, ni matemática ni biológicamente, para explicar los procesos
estabiliclacl y a la mutación genotípicas, hacía decir a Cuénot, ¿r evolutivos. AsÍ pues, tiene gran interés para el estuclio cle
los iso-
Caullery, etc., que existían clos cllses cic caractercs: unos aclapta- morfismos que tratamos clc poner de rólieve en este ba¡tuto
tivos y no hereditaricls v otros hereciitarios, pero no adaptativos. servar que los tres- aspectos cle aclaptación, cle asimiraóion ou-
acomodació' sc vuelven a encontrar descle el análisis a" iu, v
ctc
Y Ia biología ha vir,ido así cluranle cerca cle meclio siglo, a c¿lusa
clel <logma intangiblc clel antilamarckisnlo o cle la ncgación de tod¿t turas genéticas cuando éstc es efectuado, sin particlismo, por "ri,.u..
rlno
i¡rfluenlia clel medio, salvo por la sciección (pero a costa de un cle los raros autores que reúrne en sus escritos Ia cloble
caliriacl cle
,-írculo vicioso perPetuo: la selección sc reflere a los caracteres un espíritu sintético y Ia p.ucle'cia clel experinrenturi.tri
. ú¡tites>, pero la utiliclad, por falta cle tocla noción ciara de la aclap-
lación al medio, se clcfinía por la selección), o refugi:indose en ei
li¡¡rlismo (que es, como acabatllos tle vc-r, tlna m¿lllera implícita . IIl. Adaptaciótt f enotípica.-En el terreno clel clesarroilo incli-
vidual (embriogénesis y crecimiento), la mayoría cle iá.-nrru."r,
r:e hacer intervenir al medio).
Por último apareció un lerliuttt, cc¡n l¿t síntesis de Waddington: por el contrario, reconocen la adaptación, salvo aq,.,"tio, qLre
sc
r I sistema genético es adaptativo también, en cl sentido exacto de vuelven a orientar, com,o pasa perióclicamente, hacñ los
moclelos
rrn cquilibrio cntre la asimilación y la acc¡moclación. lJna variación clc preformación, para los cuales las influencias clel ni".tin
tenotipica, rcsultantc elc una inter¿¡cción cutre el pctol genético o transcllrso de la embriogénesis se reclucen a una alime¡rtaclón ",' t<¡-"l
cl gcnoma 1' el mecliO, cs cr.¡ncebicla cxplícitanlentc como una (l'es- tarmente asimilada al programa ge'ético, sin más o.o,,,ái".ion".
puóstan clel genona ¡ lcls e stímul<,¡s cxtr:r iores. Así pues, hay en el que las quc son c<lmpretamente momcntáneas. En la concepcirrn
selrticl<.¡ nrismr.¡ qttc ltcmtls claclrl a cstos iór¡ninc¡s, acclmoclación a tlc. la h<meorresis y cle las creodas cre waclclignt<-rn (ver
$ 2, strbtí-
l¿rs circunstanci¿ts itnpltestas ¡lot' cl nletlio, y asimilación cle estos tLrlos III-IV) y, cre manera general, en in-terpreiaciones segúrn
efectos a las estt'uctut'as dei gctlomr. Y la vari;ición así prodgcida ^ras
las. cuales la ontogénesis determina ra firogénesii lo Áirm" quc a
prrcclc fijarse he¡'eclitarianlctlte pot' uasitnilación gcnéticau (cl tér' la inversa, es eviclente, por cl cont'ario, qrie Ia epigéncsis es
resur_
162 LlOl{llllSl'JONl)l:N('l:\S Dt'l ITUNCIONES JILJNC]IONES Y IJS'IIIUCI'UIIAS DE LA ADAP'I'ACtóN 163

tado cle una colaboración entre la activiclacl sir-ltética del genomzr cognoscitivas a lo largo de la serie animal, podemos limitarnos aquí
y el medio, e implica, por consiguiente, una equilibración progre- a hacer algunas observaciones introductorias, destinadas simple-
siva entre la asimilación y la acomoclación, y, por tanto, una adap- mente a mostrar qué significaciones análogas a las anteriores (I
tación. a III), cobran los términos de asimilación, de acomodación y de
En el caso en que el desarrollo no sale cle sus canalizaciones ha- adaptación en el terreno de las funciones cognoscitivas elementa-
bituales, o creodas normales, esta colaboración se traduce en ese les, ligadas a las formas de comportamientos anteriores a la re-
equilibrio en movimiento u hotneorrésico en el que las asimilacio- presentación.
nes sucesivas y las acomodaciones correlativas mantienen los ór- Los instintos y los reflejos, en primer lugar, establecen Ia tran'l
ganos en formación en strs canales orclinarios y cacla vez más, a sición entre lo que hemos llamado <ciclos> de asimilación, desde
partir de los estadios funcionales, una parl.e cie ejercicio coopera el punto de vista de la organización o de la adaptación, según que
con la maduración. Pero en caso clc influencia posterior perturba- se considere sólo a los elementos A, B, C, ..., Z, o también a los
dora o nueva, tal o cual formación cs ller,¿tda a salir de su creocla elementos A' , B' , C' ,..., Z' lprop. (1) a (4)], a los que llamaremos,
normal para adoptal otra más o ntcnos diferente; en este caso, cn lo que sigue, (esquemaso. Hablamos preferentemente de <ci-'
hay variación fenotípica, adaptativa o nociva según que la acomo- cl<¡s, cuanclc¡ los elementos A, B, ..., o A' B' ..., son sustancias o
dación obligada encuentre o no Lln cquiliblio uuevo con el cicl<-l energias, y cuando los procesos x o --> son de naturaleza fisico-
asimilador. Esta aclaptación puccie ser indiviclual o lijarse despud's química, sus oformas) resultantes son, pues, escncialmente mate'
por "asimilación genéticar, lo que sLlpone, clescle este nivel, una riales. Por el contrario, hablamos preferentemente de (esquemas)
clistinción entre dos escalones cle adaptació¡r, uno individual, <.r in- cuando los elementos A, B, ..., o A', B',..., son considerados a es-
cluso momenláneo, y otro hereclitario. cala de los órganos o de los objetos exteriores y cuando los pro'
Por lo que rcspecta al fenotipo aclulto, sus aclaptacioni:s fisioió- cesos x o
gicas, lo mismo que rnorfológicas, obeclecen a ¡:n mismo principio -> lo son a escala del comportamiento, es decir, de las
acciones del organismo sobre el medio descritas globalmente como
cle cquilibrio entre la asimilación I' la acomoclación. Mas hay que si constitrr-l'esen uformas, funcionales. Pclr ejemplo, la digestión de
comprender que esta clescripción cs, por cl ¡nomento, esencialmen- los alimentos a partir dcl rnomento de su ingestión formará parte
te ftrncional, a pesar clel comienzo cle an¿ilisis cstructur:.i1, comple- clc un ocicloo cle asimilación, mientras quc su búsqueda, su mani'
tamcnte for¡nal aún, que rcprescnta .la ¡rlt"rposición (4). Iin efccto, pulación, su prensión, e1c., caracterizarán a los uesquemas, del
esta proposición expresa sin más un uclcsplazamiento ciel equili- cornportamiento.
brio, por relación a la proposición (1); pero, sienclo r-elativo a un Vemos cntonces que ios (esqllemas> prescntan igualmente <for-
proceso cuyo orden cs cÍclico, cste clespi:tzamient<¡, lo misrno que, mas), pero de naturaleza funcional, puesto que se trata de accio-
cle mancra general, el ccluilibrio cntt-e la asilrrilacitin 1, ¡¿ acc¡mod¿i- ncs. Adem/rs, presentan también un orclen cíclico, ya que los clife-
ción, supone mecanismos de equilibración ciifcrenciaclos y rn¿is o rentes movimientos A, B, C,..., que versan sobre los objetos ,\t , Bt,
,:n.3nos refinados: son las regulaciones, cle las que nos volveremos C' , ..,, se encadenan unos a otros hasta llegar a un términc' cual-
¿ 'fcr-rpar cn el $ 14, y que, en sus pormenores, prcscntan isomor- quiera Z, a partir del cual t'uelven a comenzar (Z xZ'--> t'i ". A'*+
il¡mos particularmente notables entrc los dominios orgánicos y los --+ etc.). Pero esta reanuclacióir desde Z hasta A puede ser más o
clgnoscitivos. Aclemás, el equilibrio lisiológico o morfológico entre menos rápida (alimentación, etc.) o diferida (nidilicación, etc.).
.a asimilación y la acomodación suponc L¡na conscrvación clel pa- Aquí, poco importa la velocidacl de este ritmo: lo importante es
sad<.¡ o (memoria), y conduce a divcrsas anticipaciones que agran- quc hay ritmo y que, de tal mancra, el csquema de comportamien-
c.¿.n cl campo de la acomoclación: el $ 13 nos proporcionará lrn to sea equivalente a un ciclo.
ensayo de análisis, útil prolegómeno para la comprensión cle las Una vez aclarado csto, es evidente quc lit aclaptación de los es-
autorregulaciones. quemas (o subesquemas, etc.) clel comportamiento tiene como fun-
cióir csencial una adaptación o una reaclaptación continua y que
csta adaptación obedece a l¿rs mismas leyes que los ciclos prece-
IV. Atlaptaciórt ), cotnporlatniento.-Si dc las aciaptaciones or- dentes.
gánicas pasamos a las del cornportamiento, r'olvemos a encontrar Ante todo, importa subrayar el papel fundamental de la asimi
exactamente las mismas relaciones funcionales, aunque aplicadas lación y es, en particular, en este respecto como los instintos o
a estructuras muy diferentes. Pero como el Capítulo V se consa- leliejos realizan la transición entre los ciclos lisir:lógicos o epige-
grará al examen de las etapas de la lorm¿rción cle las funciones notípicos y los esquemas del comportamiento. Lo mismo que Ias
164 coRRESpoNDENcIAS DE FUNcToNES ITUNCIONES Y ESTRUCTURAS DE LA ADAPTACIÓN 165

sustancias N, y, etc., son alimentos que serán asimilados en una portamiento no es sino la prolongación directa y natural de su
forma A', B', etc., en un ciclo fisiológico en el que contribuirán a la asimilación a los ciclos orgánicos.
producción de los elementos B, C, etc. del ciclo, así también los Queda, entonces, el problema del hábito o de las adquisiciones
objetos X, Y, etc. que contienen estas sustancias constituyen ali- sensorio-motrices individuales y no hereditarias' Record;mos, pri-
mentos funcionales (y pueden sin más ser ya <percibidos) a título mero, que todas las trausiciones las ligan a los reflejos por medio
de alimentos) que estimulan y mantienen las conductas de búsque- cle los reflejos condicionados. Cuando el alimento llega al estóma-
da, de prensión, etc., que conducirán a la ingestión de estos obje- go cle un perro, la acción mecánica y química de los alimentos so-,
tos. Son, pues, uasimilados> a las formas de la conducta en el mis- üre la *.riuru gástrica clesencadena la secreción cle un jugo fuerteJ
mo sentido de una integración o incorporación al esquema tal como rnente ácido (mientras que el estómago que está cn ayunas desde
serán asimilados al ciclo fisiológico después. Y, como en este ejem- hace veinticuatro horas no suministra líquido y la humedad de su
plo la división en esquema y en ciclo es totalmente relativa a la mucosa es casi neutra o alcalina). Así pues, la asimilación del ali-
escala considerada en el seno de un ciclo total que comprende, a rnento se caracteriza, a ese nivel, por reacciones constantes que
la vez, el comportamiento, hasta llegar a la ingestión, y la digestión forman parte de un ciclo normal [el cual, de manera totalmente'
que le sigue, la asimilación al esquema y, en seguida, al ciclo no formal, es acorde con el de la proposición (1)1. Después del con-
s<¡n más que las dos fases de un solo proceso de conjunto. tacto visual y olfativo con el alimento antes de la ingestión hay,
cie manera análoga, secrecióu salival y se puede heblar, en el mis-
De igual manera, decir que un gorrión tiene neccsidad de troci-
tos de paja y de materiales dir¡ersos para construir su nido, o quc mo sentido, de un comienzt¡ cte asimilación, salvo porque la asimi'
lación al <cicloo digestivo va acompañada aquí de una asimilación
un caracol tiene necesidad de cal, etc., para construir un capara- a (esquemas> perceptivos, pero quc están integrados a su vez, a
zón, es expresar en ambos casos la necesidad cle incorporar ele-
título de subesquemas, en un esquema rellcjo. Si, por el contrario,
mentos exteriores a la construcción cle formas organizadas. Sólo se asocia el alimento a un sonido y si el. sonido por sí solo desen-
que, en el segundo caso, se trata de una forma orgirnica y Ia asimi-
c¿rclena el rcflejo salival, esta conducta nueva ya no es hereditaria
lación es físico-química, relativa, pol tanto, a Lln (ciclor. En c-l y constituye lo que Pavlov liarnó a veces osalivación psÍquica>.
primer caso, por el contrario, se tratíl cle formas cle comportamien-
¿Qué quiere decir esto? l'o, eu€ ei scuticict ha siclo asimilado al es-
to o de formas impuestas por éste a un pequeño sector clel medio qLlema dei reflejo y vemos que la noción de asimilación represen-
exterior: la asimilación de los trocitos cle paja a las formas de la ta, aquí, una simple extensión de lo que hace un momento llama-
actividad nidificadora no es, entonces, sino funcional y, en este nos asimilación de la brizna de paja aI esquema del instinto
caso, hablamos de asimilación a un esquema. Pero en los dos ca- nidificador dcl gorrión, salvo porque sc trata aquí de un comienzo
sos hay asimilación dei medio a Llna forma construida por el orga- clc hábito y ya no de un puro reflejo; 2.o, que el sonido ha quedado
nismo; así pues, hay asimilación cn el mismo sentido general t. asimiladcl al alimento, lto cn el sentido cie lo que daría una .ipecu-
\sí pues, no hay nada de artilicial o cle metafóric<¡ en generalizar lación sobre la conciencia dcl perro, de la cual nacla saben;o , sino
c ::nlido del término asimilación, aplicánclolo al comportamiento. cie una sustitución cie los comportamientos o de sus electo,i, Se ve,
I-t ¡scncial es entcnderse, primero, acclca cle la noción de f'orma y asÍ, que la asirnilación propia clcl condicionamiento o dei hábito
conprender que si tiene un senticlo en los c¿rmpos de la morfologÍa prolonga Ia del reflejo, pcfo supcrándola en el sentido de una (ge-
n,a erial, de la anatomía (comprendid;r la histología) y cie la fisi<.r- neralización, cle las reacci<.¡nes o incluso de los estímulos.
lolr; a misma, tiene también senticio ilsso factct en el terreno clei com- Diremos igualmente que, cuanclo un bebé ha construido el há-
portamiento; y corno la forma de los instintos y de los reflejos bito de hacer oscilar los objetos coigados (empujándolos un poco
prolonga a menudo la de los órganos, la analogía se impone con sin cogerlos) y cuando aplica csta conducta a ttu nuevo objeto coi-
mayor motivo. Entonccs, distinguienrlo los ciclos y los esquemars gado, hasta cntonccs clesconocido, hay "asimilación> cle este nuevo
cxclusivamente desde el punto cle r¡ist¿r de sus esc¿rlas respectivas, objcto o de esta situación al esquema de oscilamiento, etc., y ve-
la ,¡similación de un obieto a un csqllcma cle accirir-l o clei con- lnos así que el término cle asir¡ilación scnsorio-motriz nada tiene
clc artificial.
I Un caso intermedio e'ntre los del calacol y clel golrión será cl del pagur'<-r Ahora bien, si los iustintos, los reflejos, los condicionamientos
o cangrejo ermitaño, cuya coucha prestada no cs, indepc-ndicntemente de quc ;' los hábitos sensorio-motores traen consigo una perpetua asimi-
sea orgánica, sino un objeto cxterior asimilaclo en l'rrnción de un csquerna dc lación clc los objctos ¿r slts esquemas, es evidente que éstos están
comDortamiento, continuan-lcnte obligados, a su vez, a acomoclarse a las circuns-
itt6 COltllllsl'O\liilN('l¡\S l)ll l;t:NCltONllS ]:{I\CIONIIS )' IJSTRI]CTIIRAS D}J I,A AD,.\I''|ACI()\ to/

tancias del momento y a las particulariclaclcs de los objetos asimi- gico-matemáticas se sacan de la coordinación general cle las accio.
lados. La adaptación propia del conportamicnto, ya sca hercdita- ncs rnucho antes de apoyarse en un lengualc natural o artificial.
ria o adquirida (o, eventualmente, las dos cosas, por nasimilación Dicho esto, si podemos pasar de los esquemas compuestos de
genéticao), constituye, pues, cle nuevo, un ccluilibrio entre la asimi- formas a la vez orgánicas y sensorio-motrices, como los esquemas
lación y la acomodación. reflejos e instintivos, a esquemas propiamente sensorio-motores
como los esquemas de "hábitosD, es claro que es igualmente natu-
ral el paso entre estos últimos y los de Ia inteligencia represen-
V. Adaptaciottes cogtloscilivr¡s'-Nos queda hablar, por últi- tativa. Los pasos intermedios, en este caso, son proporcionados
mo, de la ádaptación propia del pensamicnto y de las funciones por los numerosos esquemas de la inteligencia sensorio-motriz que
cognoscitivas superiores. Ahora bien, esta aciaptación del sujeto a comienzan por coordinar, simplemente, entre sí, los esquemas de
los objetos de su conocimiento existe, )/ n(] cs más que Lln caso hábitos, pero quc desembocan en seguida en la constitución de
particular de las aclaptaciot-teS clel ot'ganistr<l al mcclio. En ¿rmbos esquemas sorprendentementc isomorfos a los de la inteligencia rc-
óasos, el criterio es el éxito, ya Se trlttc cie sulte¡,ir¡encia o clc com- presentativa. Por ejemplo, cicrto número de desplazamientos par-
prensión. Por ejemplo, podemos ciecir qlrc la teoría de la oxidación ciales, cada uno de los cuales no puede corresponcler más que a
óstá mejor adaptada a los fenómen<¡s cie lu combustiórl que lo es- un esquema de hábito, terminern por coordinarsc cn un sistema
taba la doctrina de la flogística, t-l qr,re llt 1ec¡ria cle Einstcin clc ia más amplio, correspondiente a un (gnlpo de dcsplazamientos)),
gravitación está mejor adaptacla qttc el sistetna cie Neu'ton. Incltt- sah¡o porque sigue siendo puramente práctico y no ftrnciona más
io puecle decirse quc entrc la supc¡r,ivcnci¿i clcl o¡ganisut. aciap- qlle progresivamente sin rcpresentaciones cle coniunto. Ahora bien,
tadó y el éxito de una teoría comprensir'¿i cxisteu mecauism<¡s co- este esquema sensorio-motor de ngrupor, por limitado que sea en
*rrn.r, pues la superviyencia cle la teoría mejor depencle tanbién su funcionamiento, no deia de constituir por ello la subestructura
de las elecciones dictadas por la expericncia que guarclan alguuas de la cual el pensamiento sacará entre los 7 y los 12 años la estruc-
relaciones con las selecciones impuestas por el nlcdio, ctc' tura operatoria corrcspondiente: estructura todavía irreflexiva en
Pero si la comparación de estos términos extl'cmos llos puecle el sentido de que sigue siendo interior al funcionamiento de la in-
parecer que eS completamente yerbal o llttranlente ¡rctafórica, la teligencia (pero como rcpresentación, y -va no como acción sol¿r-
cuestión Cambia tot¿lllncnl.e clc lts¡rccii.r tatr llrouto conlo sc tona mente) y ya no es objeto de ésta. Después de lo clral , la abstracción
en ConsideraCión cl cg¡rjunto cie l¿is i,ansici¡lncs cnlrc ios compor- reflexiva del matemático saca una estructllra en calidacl de obieto
tamientOS elementales (I\/) y los irrecaliis:¡lcls cogttt-rscitir¡os Supe- de reflexión cle la misma manera que constl'uye todas las estruc-
ri6res, y, Sobre tOdO, tan plol-lto COlllo Se' L'x¿llninail cst¡s CStadiOs turas operatorias elementales (reuniones, intersecciones, orden,
intermedios en la perspecli\'a clc la asimilación y cie la acomo- correspondencia, etc.) a partir cle las estrncturas inherentes al fun-
dación. cionamiento del pensamiento y de la acción.
En primer lugar, es cont'etiiente ll!'egLllltltt'sc quó es ulla (for' De igual manera, el esquema de la pcrmanencia de los oi,,i,rtos,
rra) en el funcionamic'nto ctei pensarnicnt<-¡, y si ei térlrino dc constmido por la inteligencia sensorio-motriz, constituye el p rnto
((.squemasu que se puede apliczrr a los es(lLlemas conceptuales, a de partida de los esquemas de conservación operatoria clel ¡:ensa-
l0s esquemas operatorios, etc., sc cntjcncic en el mismo scnticlo que miento, elaborados desde los 7-8 años, etc. Así pues, es imposible,
,:i de los esquemas de comporlamiento \', Por eso ll-listl]o, de los si se reconoce la existencia de esquemas más o menos generales
¡:iclos constitutivos de tod¿r "formÍIr org/trlica. L¿r clilicultaci pro' al nivel del comportamiento, desde los refleios y Ia formación de
r:ene, sobre todo, del hecho 6l¿- qtte Lln esqllema conceptual está los hábitos hasta las múltiples construcciones de la inteligencia
liiás o mengs íntimarncntc ligaclo a r-til lcn;,lt-tajc, rlientras que este sensorio-motriz, ncgarse a considerar como esquemas adaptatirros,
último no interviene paril uad¡r clt ir-rs escltrcuras clc comportamien- en la acepción biológica del término, los esquemas cle la inteligen-
to anteriores a la constitución cie 1¿r función semiótica (o simbó- cia representativa y del pensamiento, Así pues, hay una asimila_
lica) y todavía meltos en ios ciclos orgánicos. Pcro cl lenguaje no ción conceptu¿rl, en el mismo sentido que puede ilecirse que hay
es cl pensamiento, ni stt lr¡cntc rl conclicii-¡n sulicicnte. Hay que una asimilación sensorio-motriz de los objetos a los esquemas dc:
buscar las raíces clel pensamicnto en lir acción, y los esquemas acción del sujeto, puesto qrre estas acciones se prolongan en ope_
operatorios se derivan directamente cie lc.¡s esquenas de acción: raciones. Y, cn toclos los niveles, estos esquemas se ciiferencian sin
la operación de suma provienc de la ar:cit;n cle rc'unir, etc. (véa- ccsar }l'.rr ¡.rconroclación c<-rntinua ¿r los ulrevos clatos, en tanto que
se $ 1, subtítulos II v III). De mlrnere ¡icitciai, las cstructuras ló-
I i8 coRr{Est,oi.iDENCrAS Dn IruNctoNES
IIUNCIONI]S Y I]STRUCTURAS DE LA ADAPTACIÓN 169
i;r adaptación es resultado del equilibrio cntre csta acomodación
y esta asimilación. Por otra parte, si la acomodación a los datos nuevos de Ia cx-
pcriencia lleva consigo un aspecto irreductible de algo imprevis-
to que de nuevo amenaza, sin cesar, a las aclarrtaciones adouiri-
das, esta acomodación de los esquemas de asimllación inteleótual
VI. Adaptaciótt y operaciorres._-E,s cicrto, no obstante, que si a los datos imprevisibles del medio presenta dos caracteres nota-
la inteligencia, en sus fuentes, es aclaptativa y asimiladora en el bles que le confieren un grado de compatibilidad co¡ la asimila-
mismo sentido que las estructuras orgánicas y sensorio-motrices,
esta adaptación cognoscitiv¿r clc raugo sr-tpcrior llega a resultaclos
ción más grande que en el terreno cle las acomoclaciones orsá-
mucho más completos y a estructur¡rs mtis cstables. I-a adaptación
nicas. "i

orgánica tiene que rcajustarsc cotrtinuamcrntc por la influencia del


EI primero cle estos caracteres es el cle ra existcncia clc algu-
ras formas de acomodación permanentes, por así decirlo. una teo-
medio variable y cle las nllevas acomodacioncrs. La adaptación in- ría física o biológica, etc., no se acomocla cle ,inguna manera per-
cliviclual termina pclr fracasar y pot' ccclc-r ¿r la mucrte, cn tanto
que la adaptación filética prosigue, pcro cll formas tan poco sufi- marente, pues basta con un hecho nuevo para hacerla fracasar
(la expericncia, como es bien sabicro, nunca permite confirmar db
cientes que nuevas modifi.caciones cvoh.rti\¡as se han sucedido en nlanera completa una teoría, pero sí prrede socavarla). por cl con-
gran número. Cierto cs que encontramos alg,o análogo cn las múl-
trario, no solamente la experiencia nunca contraclirá teoremas cle
tiplcs formas clel pensamiento humano en las qrlc para no ver más
adaptaciones cognoscitivas estables sc necesit¿rría algo clc optimis-
lógica o dc (lo cual es eviclente, puesto que son cle
'ratemáticas
naturaleza hipotético-deductiva), sino que además poclémos estar
mo. Sin embargo, en el terreno cle las tí'cnic¿rs y cle ias cicncias es
seguros dc quc tocla realidad experimental cla o."iión, no a una
difícil negar un pro€lreso relativo, prrcs si las cic-ncias se encuen- dcclucción integral (no se deduce Ia historia), sino a un tratamien_
tran en perpetua reorganización aclaptativa, podcmos decir, como to lógico-matemático más o menos profunclo y al cual no habrá
Oppcr-rheinter, que la ciencia no sc er-rgaiia clos veces dc la misma
clc contradecir: el juego cle los isomorfismos, clc las cstructuras
lrancra, lo cual no es muv cx¿lcto cn cLtanto a la errohrción bio- de orden, etc., qlle los matemáticos moclernos aplican a tocro clan
l<igica.
lcstimonio, clc tal lnodo, clc una s,erte clc acor¡oclación pe.nranen_
Lr-r difclc.ncia escncial entlc la iiclaptación intelcctu¿rr y ra aclap-
tación orgánica es la clc que ias fc¡rma:; cicl pcrrsamictrto, al apli-
tc cle las estltrcturas más generales del pensamiento. Ailora bien,
estc hecho tiene su correspondiente en el terreno biológico, pues
csrse a distancias crecietrtes en el cspacio v cn el tiempo (con una
si ninguna forma orgánica particular es acomodada cle .,rio po'
clifercnciación pro¡lresiva cle las escal¿rs) culnrina cn la constitución
toclas, la acomodación dc las formas más generales de la "., organi-
de un "medio, in{initamente nás ar-nplio },, por. ccrnsiguictrtc, más
r:stable, mientr¿-,s clnc los ilrstrnmc-.nlos opcr;rtorios rnismos, ¿lpoya-
zación viviente se confunde con la vida misma y clura, de tal ma-
nera, tanto como ella. Esta será, entre otras, una cle las razr_¡nes
clos, por lo dem¿is, cn auxiliulcs scrnióticos (lengua.jc y escritura),
quc justificará la interpretación que trataremos cie clar en cl ca-
coriservan su propio paslclo v aclorricren una continuidacl y una
moviljclad reversible (por cl pcnsr.micnto), adquieren una estabili-
pítulo VI, según la cual las razones del sorprenclente acuerclo de
las estnrcturas lógico-matemáticas con lo real han cle buscarse en
cl¿rd ciinirmica inacccsiblc r la organizacitin biológica.
las leyes mismas clel funcionamiento cle la organización ,ir,ientc
Entonccs resulia, por uu¿r partc, qrrc )a asimilación concepttral cn su continuidad permanentc.
u operatoria cs mtrchr) nlíis .consc|r'ador¿r) que cn el tcrrcno clc El segundo carírcter notable de la acc¡moclación intelei:'ual cs
l¿ s l'..¡rmas orgár'iicas. Dc'sde los Elcmentos cle Euclicles hasta las
c'l cle su capacidad de anticipación. si Ia adaptación cie la inteli-
.¡-orías contern¡ror¿iirclls cle las (cstnlcturas> v clc las <categorias>
gc'ncia cstuviese limitada al campo del presente inmediato y cle la
.¿ matemática ha ccirc.rciclo innumerables revclluciones; sin embar-
reconstitución clel pasado, se engañaría en el terreno cle Ia exne-
g, ), no han culminacic¡ en un rechazo cle los conlcniclos cie la geo-
liencia todavía más a mcnudo de lo que ocurre. pero hay una can-
n-etría y de la aritrnótica- enclidíanas, sino que han integraclo óon- ticlacl de acontecimientos que el pensamiento puede piever, y el
tinuarnente el pastrdo crr cl presentc. Y si no se puecie clecir otro simple hecho de que las matemáticas tengan como objeto el ton-
tanto de las ciencias cx¡relimentales, las aproximaciones sucesivas
propias de estas últimas nos clan testimonio de un esfuerzo cons- iiruto cle las transformacioues posiblcs y no solamentL su secror
rle lcalización efectiva nos muestra suficientemente esta capaciclacl
tante de integración y cie continuidad, gracias, cn particular, a Ias clecluctiva del espíritu. También en el terreno cle lo aleatoiio, que
posibilidades clc distincirin y clc cclorclinación correlativas clc Ias sc' irrtcrflcr-c sin cesal ccn cl cle lo cleter.mi¡raclo (particularmentc
escalas de fenómenos.
crr los canrpos clc lu historia), las operacioncs lógico-nratcmáticas
170 coltit:!lf,{)^'rl)t;\('r\s r),1 I,rlNClo\J:s
CONSlllt\/r\Cl()N I)ll LAS INtrOll\i \(llo\l:S l7t
permiten un cálculo de la probabilidad cn slls formas rnúltiplcs,
!r-r cual constituyc, cie nuevo, un instruncnto de acomodación an-
corlo si constituycsc una miiquina cle uprencler, tau esencialmcrrte
;:cipadora.
coi¡o es una máquina de asirnjlar o cle reproducirsc. Y, efectiva-
A este respecto tambión la anticipación r-tc.r es especial cle los mente, si hay qrre distinguir con cuidado el aprenclizaic dcl cles-
mecanismos cognoscitivos, y lo recorciaremos a partir del próxin-ro
arrollo, aunque todo desarrollo dependa en partc del meciio y
aLlnqlre exista, además, un desarrollo de todas las formas de corloci-
parágrafo. Pero tanto estas anticipaciones como las acomodacio-
nes permanentes, en las cLlales se apoyan, por lo clemás, son infi-
micnto, comprenclido el aprcndizaje, sigue siendo cierto que sc
observan varicclaclcs dc aprcnciizajc en casi todos los niveles evolr-rti-
nitamente más ricas en los tcrrcnos cognoscitivos que en los or-
gánicos. La conclusión que hay que s¿rc¿rr- dc cstc r\ 12, por tanto, vos y en toclos los estaclios, por 1o menos funcionales, del dcsarro-
es la de que la adaptación cognoscitiva prolonga la adaptación llo indiviclual. Sólo que, ¿en qLró consistcn estas folmas clc aprerr-
biológica en general, pcro qlle su ftrncirin propia cs alc¿rnzar for-
clizaje? Nos podcmos rcprcsentar cl organismo como una uca.ja
Iregra> cn las que las <saliclas> (outpttts) aportan tanto conro las nen-
mas adaptativas irrealizables en cl rlominio orgár'rico, tanto por sll
riqucza en asimilación y cn acomoitacióu colno pclr la estabiliclacl tlacias, (inputs) t, o bicn, pt.ir cl contrario, las infol'tracione.s in-
troclttcidas en su seno est¿i¡r sometidas a transf'ormaciones \¡, por
del equilibrio entre estas clos subfuuciorrcs.
lo menos, a una organización tal que las s¿rliclas si-'an más ricas
qtre las entraclas. Ahora bien, cs cvidentc c¡uc c:l moclo cle conser-
vación no será cl mismo cn los clos casos \¡ qLlc, si toclr aclquisiciórr
cs solidaria clc nna asimilación, la conserv¿rción de las inf'ormacio-
ncs será dependiente cle la cle los csquentas de asintilación.
$ 13. Ln coNsanvACIóN DE t-As INr,l)nltlcr()NI]s ,\N'ILRrorrN{EN-fD
Por eso, la noción de ulucrnorian es, de hecho, muy eqtrír'ocl.
ADQUIRIDAS Y I,A ANTICII"\('IóN
En psicología humana cl tór'ruino abarca cierto nírntcro cle 1'rrocc-
sos, clryos extremos solr los si¡luientcs: la fornr¿r más clcmental cs
Ia de la mcmoria de simple nreconocimiento> clt prcsencia dcl ob-
jcto percibido, pcro sin evocación en ausencia del misrno. Ahora
La anticipación, a cuya generalidacl ac¿lbamos de aluclir, es mll-
bicn, el reconocimiento perceptivo es función de un esqucnla sen-
cho más que una prolongación de la acomodaciót-r: pcrmite la for-
solio-motor, que pucclc constituirse en clcasión, simplementc, clc
mación de acomodaciones anticipadoras, pero, en sll forma gene-
ral, se deriva de una capacidad de infcrcncia o cle transferencia a la reaparición del objcto exhibido antes (lo ctral constituye. sin
partir de informaciones anteriormente adquiridas; así pues, a par- embargo, un principio cle hábito), pero que es, en general, un cs-
quema de hábito propiamente dicho; en efecto, todo hábito sllponc
tir de la conservación de sus esquemas de asimilación. De tal ma- rcconocimientos de inclicios y de situaciones, lo cual explica su
nera, nos hallamos en presencia de dos funciones nuevas (y quizá
estrecho parentesco con el reconocimiento y su carácter parcial-
de caracteres estructurales de orden general) comllnes a la vida y
mentc mnémico (sc habla toclar'ía, a estc respecto, de mentoria
al conocimiento: una función de conservación cle la información o motriz o memoria-hábito).
<memoria)D y una función de anticipación.
En el otro extremo, se emplea el tórmino de memoria de <evo-
cacióno para designar la capacidad dc evocar en forma de recuer-
I. La memoria.-La noción de nmemoriao como conservación clo imágenes, objetos o ac<-lntecimientos que no se hallan presentcs
Je la información plantea dos problemas importantes: uno relati- perceptivamente. La cvocación que es de un nirrel muy superi,rr al
vr¡ al aprendizaje o adquisición de la información y otro a sll con-
del reconocimiento, sllpone Ia función simbólica (imágenes r-r'.enta-
r,:rvación como tal. Problemas soliclarios, pues r-ro se puede hablar
les o lenguaje como en la condncta de la (recitacióno, quc, según
cie aprendizaje o de adquisición si no hay conscrvación cle lo ¿rpren-
P. Janet, es la raíz de la memoria de evocación), así como procesos
d do y porque, recíprocamentc, no se trtiliza cl tél'mino (memo-
''. a> rnás que en el caso de la conservación cie inf ornaciones cle inferencia y de organización lógica necesarios para la rccons-
de
titución del pasado (lo que no excluye, por lo demás, la presencia
,rrente exterior (si no, toda la hercncia sc conftutdiría con la me-
dc rcgistros inconscientes, cuya prueba ha proporcionado Penñclcl
moria), pero son problemas clistintos, pues ci aprenciizaje y l¿r con- al cxcitar eléctricamcnte los lóbulos tcmporalcs, pero dc los qtrc
servación corresponden, no obstante, a clos fases sriccsir¡as de un
proceso de conjunto. t Ello significa que las únicas actividades en juego serlan las de cifrar y
Con frecuencia, v con r¿rzón, cl organisrno ha sirlo cot-lsiclerado las de descifrar, sin transfonnaciones propiamente dichas ni otro ¡necanisnttr
rlue los del registro y de tra(iucción o actualización.
7 ) ('()tiÍ{t:st,oNl)tiNcl\s l)ti lrtr\ctoNlls CONSI]ITVACION DIl t,,\S INI]OITj\lAOIONIJS 173
r,r se conoce l¿r cxtensióIl colr rclación a1 clescifranricnto, ni la tocio, de evocación, siendo ésta sin duda propia del hombre y, cLlalt-
i;tl:lidad por oposición a la cic las recon:;litue iones qnc supone éstc). clo mucho, cle los primatcs superiores).
Así pucs, está clarci que la evoc¿rción slll)oncr tambión csquemas, Pero t¿ur pronto como sc trata de los esquemas mismos, la gr.an
pcro conceptuales u operatorios, necesarios o bien para la orga- dificultacl consiste en encontrar ulta línea cle demarcación entre lo
nización clel recuerclo o bien para su rcconstilución o, simplemente, innato y lo adquirido, pucslo que existen entrc los dos toda sucrte
pára su desciframiento, <-r bien ¡rara toclos estos necanismos a cle transiciones, como, por ejemplo, entre los reflejos y los prime-
la t,cz. ros hábitos (condicionaclos o, simplemente, instrumentales). Entrp
Vculos, dc tal rnorlo, Ia conrplc.jidacl cie l¿r l-ncm<-¡ria, lo quc r.t<-is rrn rnontaje hereditario y Llna adquisición impuesta por cl meclitr
ller,¿rrnuy lejos clc Ia idea que ste hacía Semon cn sr.l (mnemcD: en \¡ sus scclrencias rcgularcs, existe, en efecto, un tertiunz que es el
lugar de un registro autc¡rnático l)or (clrgramas> y de un clescifra- e jcrcicio. Así pues, parecc ser m¿is o menos cierto, hoy en clía, que
ruriento directo y conplcto por "cl<foria) nos encontramos, por la maclur¿rción cle tal o cual sector clel sistema nervioso está Iigada
cl contrario, erl prescncia cle lrn cifrado v un desciframiento li- rr un ejercicio funcional, y si estudiamos las manifestaciones de
gados a esquemas cle asimilación (así pLrcs, a esqucmas de accio- los reflejos de succión en el recién nacido hnmano (como ro hemos
r-res o de operaciones), lo qure suponc transformaciones con una hccho), se observan una consolidación y una adaptabiridad crecien-
organización, por lo menos. Entonces, cleiando cle laclo la cuestión tcrs en el transcurso de los primeros días (volver a encontrar el
rle la adquisición dcl recuerdo c¡ clcl aprendizaie, el problema dc pez.ón después cle un ligero desplazamiento, etc.). pero cste ejerci-
su conscrvación tienc dos aspectos muy distintos: cl de la conser- cio, aparte cle que nada enseña al suieto fuera de la programación
vación de los esquemas como tales y cl cle l¿r actualización del re- hereditaria, constituye sin embargo una adquisición funcional y
cuerdo (o clcscifranriento) cn forma clc rcconocimiento o de evo- supone Ia intervención de nn medio. Ahora bien, una adquisición
cación. funcional puede prolongarse en organización estructurrl. De esta
Ahora bien, el problema clc la consen'ación cle los esquemas no manera, Hebb rcconoce el papel desempeñado por el ejercicio has-
cs, propiamente hablando (sah'o si extcndcmos indebidamente el ta en la formación de las Gestalt perceptivas; Lehrmann opone,
scntido de los términos) nn problema cle nremoria, pucs el esquema de igual manera, el innatismo puro del instinto a un eiercicio pre-
de una acción, como es lo que en ella cs tlansferible o gencraliz;r- eoz quc comienza cn cl cmbrión y podemos llegar hásta ¡lregun-
ble, se conserva por sí mismo; de tal r¡oclo, la memoria de nn es- tarnos por si la neurobiotaxia descrita por Kappers en la organi_
quema no es más que este esquema como tal y, entonccs,'¡rueclc zación embrionaria del sistema nervioso a partir cle los ne.troblas-
uno abstenerse, por csta causa, clc hablar clc: nnlcmoriar, salvo lrala tos no lleva consigo un efecto clel mismo tipo.
hacer de aquól el instrnmento de ésta. Por cl contrario, Ia memo-
ria en sentido estricto. es clecir. el reccu-locimiento o la cvocación
(incluyeudo la evocación provocacla cr"r cl senticlo de las cxperien- IL F<trntas eluttenlalcs de uprandizaje.*El objeto dei prcscn-
cias de Penfield) no es más que el aspecto figuratirro cle esta con- te capítulo es poner de relieve los isomorfismos generales entre
scn'ación de los esqLlcmas: figurativo en c'l senticlo dc Io quc cs las funciones o estrlrcturas orgánicas y cognoscitivas, y no, como
pcrcibido (rcc<¡nocinric'lilo) o imagitraclo (cvocacitin por la irnagcn- harcmos cn cl capítulo V, cstablecer ct-rn precisión Ia cpistemolo-
recuerdo). gía dc cstas últimas, ('s dccir, buscar las concliciones necesarias v
En lo que sigue no llos interesar¿i tanto la mcmori¿r cn su seu- suficientes en calidacl de conocimientos. Desde el punto de vista
t,clc estricto corno la conscrvación dc las infcxmaciones anteriores de los isomorfismos, por lo que respecta a la conservacii,tr ,:le las
r n la forma más amplia cle todo lo quc ha sicio adquirido o ¿rpren-
informaciones anteriormente adquiridas nos bastará con observar
ri;r'o cll función ciel lneclio extericlr. Así pues, es de la c<¡nservación que esta función esencial es común a la vida orgánica y ai conoci-
dr: los esquemas o cle sus Lransfcrencias, etc., cle lo que sc tratar'á
miento y que volvemos a encontrar, en estos dos campos, la difi_
¡ n e toclo, y en tanto qnc tales csqllcmas scln claboraclos en vincu-
cultad cle disociar al principio las informaciones aclquiiidas cle las
informaciones hereditarias, así como la necesiclacl cle distinguir un
lación con cl meclio (por eso hcmr.¡s utilizacio llasta l¿r introclucciólt
tl .: cstc $ 13 cl tér'mino cle urnentr¡r'ilD llonióucl<-¡lo cntrc comillas,
factor de ejercicir¡ entre las acciones de éstas v cle aquéllas.
Estos problemas se plantean desde el nivel cle la biol<¡gla mo-
pues su empleo cn biologíii cs r-nrrchr¡ urírs ufílr ¡.r las nocir¡ues cle
lccular. Por ejemplo, se ha podido considerar la inmuniclaá como
ruprcnclizaje, clc conclici<luanrielrto, <lr'llábito, clc., r1r-rc a la clc n¡c-
una espccic de u¡¡g¡¡stiar. ps¡s al cstucliar ern Ias bacterias la for-
moria cn los scnliclos i'lsict¡lóuit'os rlcl rr'r'or"tot:inricnto tl, sobrc rnación clc anticnerpos cspecíficos quc combaten a los antígenos
174 ('OltllllSt)()\l)I;NCl'\S l)li I:LiNCI()NIIS i'oNSl]l{\¡AC]0\ t)li I_AS I Nlrouñ1.\ct0Nl]s r75
rr.s hernos encontrado en presencia de dos clases de posibilidades Por el contrario, el probiema planteado estir intacLr_¡: ci dc l¿r
v todavía no se ha podido elegir definitivarnente entre ellas. Con- localización en el ARN cle las informaciones aclquiridas, o el clc la
ro.'me a la primera, el antígeno constituye una especie de rnatriz necesidad de un ARN Juncionalmente intacto p¿lra que haya tales
er la cual se vacían como en un molde los anticuerpos, lo cual adquisiciones, Ahora bien, este problema poscc un gran interés teó-
constituiría una información adquirida desde fuera y haría de la rico, ya que el ARN depende estrechanente clel ADlrl, lo clue signi-
inmunidad una (memoriao en el sentido de su conservación. Col-r- ficaría que la información adquirida sc retienc gr.acias a aclivicla-
forme a la segunda, que parece ser la más probable, la adaptación cles que exigen la acción de un cuadro hereditario. Por otra ptrtl.,
específica del anticuerpo al antígeno sería resultado de una selec- el papel del ARN, comparado con el de las secuencias cte base clél
ción en el interior de las informaciones genéticas ya constituidas ADN, puede suponer un efecto más grancle cie ejercicio. pclr ejem-
y, por consiguiente, ya no se tendría que hablar dc .memoriar. plo, Hyden ha mostrado, en experirnentos con ratas, que un nuevo
Sólo que esta selección no podría traducirse en tétminos dc sr,r- aprendizaje acarrea un aumento de ARN, a lo clue sc ha replicacl-r
pervirzencia o de eliminación (muerte) de los individuos, ya que planteando la siguicnte clisyurrtiva: ¿es éste un elccto clcl apr-c.r-
se trata, esencialmcnte, dc elección y clc rccombinación a partir clc clizaje como tal o cie la actividacl desplegada? pero, si es c,lc In ac-
informaciones predeterminaclas quc qucclaban ¡ror l'eagnlpilr v tiviclacl, ésta pueclc ser el resultado del ejercicio mismo quc cs in-
a.iustar; la oseleccióno en juego, por tanto, se parcce ¡nás a un herente al aprcndizaje, indepcndientenlenle cle su conteniclo, l<.r
aprendizaje por ensayo y error quc ¿r Lul proceso de toclo o llacla. cual representa, como hemos visto, un f¿rctor inrermeclio entlc l<-.r
Nos encontramos, dc tal modo, en prcsencia clc una <rcspucsta> in¡rato y lo que es adquiricio clesde el extcrior..
en el sentido de Waddington, y la conscrvación cle csta respuesta Sea lo que Iuere de esta conserv¿rción clc l¿r inr'<-¡r'¡nació¡r al ni-
encaja bien en el marco general de la conservación de estructuras vel cle la macromolécula, es evidente qtre ha}, ¡,ir aclquisicióu cle
adquiridas nuevamentc, aun cuando csta irclquisición su¡ronga Lln¿r ilrlormación c.rlerior cn los invertebracl<¡s urrtes clc la apariciórr clc
interacción estrecha entre lo predcterminaclo endógeno y las con- toclo sistema nerviosc-r di{erenciaclo. En k-rs protozoos, pór cjcmplo,
diciones exteriores. En efecto, aun si hablamos cle ugenes rnorf'o- se han obtenido clrrvas de aprenciizaje, en los paramecios, obligán-
poyéticoso, como sc hace actualncntc, si csta morfo¡loycsis da lu- ciolos a clarse la vuelta en Lln tr-rbo cstrecho para salir: el nrcjóra-
gar a elecciones sucesivas, estas elecciol-rcs cstán orienterdas por rniento estadistico de los ¡rromedios in-rpicle l-rablar cle instinto clr
sus éxitos o sus fracasos, o clicho de otra rllancl'ri, por la situación cste caso. Incltrsive sc han obteniclo rcsultaclos positivos conrjicio-
elt su conjunto. La famosa ctrcstión clc las planarias de Michigan nanclc¡ inl'usor"ios por asociación cle una h-rz con cl alimento; cles-
(en las que la información aclquirida por condicionamiento se con- graciadamcnte, la posibiliclacl de una pclsistencia cic huellas c¡uími-
servaría en caso de regener-aciones clcspueis dc las divisiones arti- cas dejaclas ¡ror ellos cr-r cl iíquiclo no excluye tcltalmente l¡i inter-
ficiales del animal, o incluso clespr:ós de ia absorción de los frag- vención cle estimulos actr,rales cn .lcl quc parece sustituir, global-
mentos del individuo educaclo por otro no condicionado) parece mente, la consen,ación cle est¿r asociacicin. pero lcllverenlos a en-
empalidecer un poco; mientras no sc lorneu precauciones suficien- contrar este problema en cl $ 1B.
tes acerca de los caracteres genóticr-rs de las cepas utilizadas nos 'fan pronlo corno aparece Lln sistema nervioso, inclusr¡
no ccn-
podremos preguntar si los efectos obsenaclos, pero quc otros ex- lralizad<¡, es eviclente que las adquisiciones se vuelv,'n cos¿l co-
perimentadores no han vuelto a encontral:, no se debcn a Llna se- lriente y susceptibles cle colrservarsc cn función ctc los factores
lección en el comier-rzo \¡ no a Ia <nlcnloriu, I. rnúltiples analizaclos por las lcorÍas clcl aprendiz.aja y clc las estruc-
tura.s derivaclas clc Ic¡s.hcchos cxperimentalcs ci clc las umáouinas,
I Pi:'r el contrario, expericncias c¡ue porlrían sel dccisivas han sicio publi- <¡uc a1:renclcn, cr)nst|r-riclas por los cibc¡'néticos. Dc t¿rl mar,ei.a, h¿¡r,
:a tas recientemente por F. R. Babich, A. J.. Jacolrson, S. Bubash y A. Jacob- toda suerte cle transicioncs entr'¡.: l¿r cclnservación cle las int'ormi-
;o t (,'{¿t" Science, 149, ó56 (i965) v Proct'r:tling:; ixtnt. ,4cad. ol Scíence , r,ol. -54
(!1ó5), núm. 5, 1.299): clcs¡ruús clc lr¿rbcr so¡rr¡titlo mlas a trrr lrprcnclizaje quc ciollcs itclcltriritllts cr.r cl ltlanct ot"glinico y cn el clc l¡s f'tr¡cir,t,es c<-ig-
conducía a la comida ¡nediante una scñal acústica, cstos autorcs mataron los rri.lsc:itivas, las reaccio¡rcs cr,nclicion¿rcl¿rs ocupan, cn particular., .,l.]
':r'ma,les entrenados, tom¿rron un cxtracto dc ccreblo c inycclaron ARN a Ir-rgar privilegiaci<_r a cstc lcspccto, cn su clobler asp(,cto cle conciicio_
,n tividuos nuevos; cornpt'obaron, cntorlccsr, q!lc sc volr,íurr capaccs dc urr Irarnicltttrs ¡r|t-r¡riarDcrrtc: r,cgctalivr¡s r.r visccralcs v clc ccltrcliciona-
a¡rrendizaje significativa¡nente ¡nás rápiclo cluc los plinrcros. A título Ce con-
t r,l volvieron a hacer la experienc:ia E. F. Irjerclingstad, Th. Nissen y H. H. Roi-
Ir.lictrto ¡'cl;rtir,<.t u l<_¡s cslírtrulos cxlcl.r¡cclttivos.
geevd Petersen (Scand, J. Pltysiologl' ó; l, 1965), con un resultado positivo,
mientras que Gh. G. Gross y F. M.Carey Scienc¿r, 150, l9ó5, 3,704, 1.749) no han Itlitllllente c(J1l cl dclLt¡l)t¡ tlc Il¿rbicll l)ul:r e st¡[]lce cr' l:rs
vuelto a encontrar los mismos hech<.rs. llstos rilti¡uc-¡s autorcs colaboran ac-
r.lrzot.lcs cle csll rlis-
I lL-ll i.lltc I a.
1'.'6 COITRESPONDENCIAS DE ITUNCIONES CONSERVACION DE, LAS INItrORIv'IACIONES 177
- III. La anticipación cognoscitiva.-La conservación de las in- cle la ilusión de peso, con objeto cle apartar ios factorcs lnusculares
rormaciones anteriormente adquiridas concluce, por otra parte, en que intervienen en la acción de pesada: clos círculos dcsiguales de
todos los niveles cognoscitivos superiores, a reacciones anticipa- 20 y 28 mm. se presental-) varias veces seguidas al sujeto clurante
doras, hasta el punto de que una dc las funciones esenciales del 1il0 de segundo; después, clos círculos iguaies cle 24 mm. de diá-
saber es la de conducir a la previsión. En el terreno del pensamien- metro los reemplazan cn las nismas posiciones. Resulta entonces
to científico, el establecimiento de las leyes suponc, por una parte, qr-re el círcuio A situaclo ern el lugar del de 20 mm. es percibiclo
la previsión, pues para verificar las hipótcsis rclativus a la ley bus- r:onlc¡ si fuese rn¿is granckr qLrc en cl cÍrculo B, clc igual cliánrctro,
cada, hay que organizar la experiencia, es clecir, orientarla en ful-r- pcro que sustittrye al clc 28 mtn. En otros térmit-ios, las prcscnta-'
ción de algunas anticipaciones y no dejar que los acontecimientos ciones iniciales han claclo lugar a un efccto de sucrcsión tem¡loral
se desarrollen al azar. Por otra parte, como lo prcl¡tio cle una ley cluc m<ldifica la percepciólt trlterior; ahora bicn, colno estc cfecto
es su generalidad, se aplica tanto al futnro como al presente y al aumenta con la edad y la rapidez dc su extinción aumenta igual-
pasado, lo cual es tanto como decir. que no sólo ¿rutoriza la pre- mente (el elror de los jór'enes, por tanto, es ilrenor, pero ciur"a
cisión, sino que la necesita. Augusto Comtc, que quería limitar la rnás tiempo), se trata, pues, de una activiclacl anticipadora y no
ciencia exclusivamente al campo dc la búsqueda de las leyes, olvi- st¡lamente de los postefcctos dc W. Koehler y Wallach l.
dándose de la necesidacl de explicación o cie comprensión, asigna- Pc-¡r último, el propio reflejo conclicionaclo e-s, sin clucla, antici-
ba al saber científico, por consignicnle, la l'unción central cle la
previsión, lo cual es muy incompleto, i)cro exact() en lrt quc cs /r *''*> B
afirmado.
Sólo que esta función de anticipación clista mucfro clc scl. cs-
pecial del pensamiento científico y se la Yuelvc a cncolttrar err to- A'-.>B
dos los niveles de los mecanismos cogrrctscitivos, hast¿r cn cl seno
de los hábitos más elementales y cic las prrfccpcioilcs rnjsrnas. En A _-.- B -,-.> B"
efecto, no es al pensamiento sólo al que le corresponcle consiclerar \ Y-- ^
-/
$\--_
el porvenir, aunque siendo el campo clcl pe:nsamicntc¡ ilimitaclo en --l
.--,
principio, prolonga nattrralmente sus plcvisiot'rcs o slls proyectos
a distancias temporales mucho más consiclcrabl,¡s L.n cl fllturo qLle A.-, A > I *-- Y B.'
lo que pueden hacer la acción sc.lrsorio-mot,r'tz y, sobre toclo, Ia l-r--- -1,:-- '-
percepción. No obstantc, si distinguimos cI porvcnir próximo de
ese porvenir remoto accesiblc a la rcpresentación o a la cleclncción,
erltonces todo hábito trae consigo, pot'el hecho mismo cle que con- ,\ .._,3 >8, tEr
serva una información adquirida, illta aplicación al luturo inme- '...-- --
-,;/
i--a-' --1-
*
-.,
cliato. Por eso Tolman, cn su teorí¿r clcl lplcnclizajc, mírs comprclt- --.-- --' ---;)z'
siva clne el asociacionisr.nt.¡ clc H¡,rll, har'í¿r inten'e¡ltir a títult_¡ clc
I'actor escncial la <cxpccllicitili" cil Itrrrcióu clc la cual tcicla organi-
t;tción sensorio-¡r-lotriz está t¡r'icnt¿rci¿'r, inclusivc cuanclo sc apoya v [,i:
e¡r l<-¡s <Sign-gestaltsu r-¡ configulncioncs sigtrilic¿r1ir¡as, plles cstas
s.¡'nificaciones son, precisamr.r.rlc, ¡cl;rtir¡as a las cxltcctativas.
. E,rr 91 terrcn<¡ pcrccptivo, pcir ejcnt¡rlr,,, sc sabc quc la ilusión cle
p,:;o, según la cual la más volr-imiltc¡sa clc cios cajas cle igual peso
ptrecc ser la más ligera, supone la unliciixrción clc una ¡rroporcio-
'.a idacl aproximativa cntre ci peso v cl v<tli_rmcn: los ciébiles men-
taries y los niños mLry pcqltcños, qrrt. lro huccn e.sta pr.cvisión, no
d¡r tcstimonio, en efecto, de ll ilrrsit-¡n cn cnestión cuando sopc-
san ias cajas, y si la anticipación no expiica todo, ni con ntucho, I rq-I
interviene, pues, erl caiiclad dc faclol'necesario, aunqLle no suficieu-
tc. IIn psicólogo rttscl, llsltacizc. ht cot.tstl'r.rir'lr'¡ un cqrr ir,alclrte r,is¡al i. Pilgr:t, lcs ,,i.j('r¡,r¡.\/n{'s parceptiIs (P. IJ. Ii.l
(rolililist,o\t)liNCl AS l)n Ft.lNClONIlS CONSEITVACTÓN DE LAS INFORMACIONES I79
178

rador al mismo tiempo porque es instrumento de repetición y de


i a II
en la ligura 1), es clecir, que la acción fortuita se !:a vuelto
esquema. A partir cle allí son posibles dos clases de exten;iones:
ge reielización: el sonido de la camp¿ina o del silbato desencadena
una hacia adelante, que llamaremos de extrapolación, y otr a hacia
e,l reflejo salivar en la medida en que anuncia la alimentación y, irtrás, que llamaremos recLln'encia.
si ésta no llega nunca, el conclicionamiento se exlingue por falta La extrapolación consiste en prolongar en cliferentes posiciones,
,ie nconfirmacióno cle esta anticipación.
B, o 8", el movirniento obtenido B, siendo reconducido cada nuevo
La función de anticipación es, pues, general en toclos los esca- resultado, por feedback, ala acción de partida A (III y IV de la fi-
k,¡¡res de los mecanismos cognoscitivos. L,l punto esencial que hay gura 1), y la recurrcncia cor-lsiste en que la acción A puede ser de¡-
que notar, para las comparaciones que \/i.tn a segttir, cs que, en cncaclenada por indicios que preceden a los cie la situación inicidl
cada uno de estc¡s niveles, sin cxccptuar lt¡s superiores, la antici- en I; por ejemplo, el sujeto que no ve de golpe que el objeto está
pación no supone ninguna (causa {inal> Y se deliva, exclusivamen- colocado sr.¡bre un soporte sólido, lo descubre por el hecho de que
te, de las inloruraciones anteriores, ya scit pol vía de inferencia percibe la frontera alrededor cle la superficie sobre la cual se des-
(declucciones científicas o rcplcscntativls clc ctrllquicr naturaleza),
tac¿r el objcto y reconoce, graciirs al desnivel que irarc¿l esta fron-
a trar'és de una translcrenci¿t ¡rotol'li, t-¡, tlrtnbiÚ'n, cle una transpo- tera, que sc trata cle un soporte sólido del cual se puede tirar, et-
sición perceptiva. cétera. Dicho de otra rnanera, la acción A será desencadenada por
Ya hemos insisticlo cn cl car'/tc1e r limbigr-ro cle la noción de cau- irrclicios reclrrrentes -4" a -4.,, etc.
sa linal que psicológicamcntc es I'r:sLrltaclt¡ clc una cc-¡nfusión entre El conjunto de los feaelbacks que enlazan B, o 8",8,, etc., con
la relación física o fisiológica,-le cuttsltliclad (la causa c produce el A, o -4,, -4,, etc., es lo que permite la anticipación, y ésta no es
cfcctt-¡ b) y las relaciones lógicas, rt tellttivlts a la concicncia, cle rn/rs clue una aplicación o translelencia clcl esqucma (V o V bls) a
irnplicación (el cn-rplc<.¡ clc A inr¡rlica lit ct.¡ltsccucncia 13 ) o cle una situación nueva ¿rntes cle su desarrollo temporal, siend<¡ indi-
instrumentalidaci (para alcanzar' /j (cs llecrcs¿lrio, utilizar Á) t. l-erente el orclen temporal cie los términos A o B, puesto que cada
Pero aunque constitttyc un coltlplejtl bltstitt'cio, la linarliclztd, corro rrno cle ellos puede clucclar enlazado co¡r todos los demás (V bls).
causa frnal, cotnprcncie nociclncs eleltrcntalcs que, cttattclo no están Flablando con ln¿ryor exactitud, diremos que cl esquelna AB, que
mezcladas, son cacia uua de cllas clar;ts ¡'susccptiblcs de ser in- inicialmente no es anticipador, ha llegaclo a serlo gracias a su do-
terpretadas causalmentc o lógicantctitc: talcs son las nociones de ble extensión hacia adelante y hacia trtrás, siendo, por lo clemás,
utiliclad funcional, clc acla¡rtación, cle ctili:cciórt ¡', prccisamente, sr¡ficientes caclir una cle las cios extensiones, pero sólo porque pue-
cle anticipación. A t:stc respecte, cstc úitirlo carlicter se explica rlen descomponer cn extr¿rpol¿rciones y recurrencias en la mcclida
íntcgramente cn viltuci cle ¡rrclccsos cic trans['crcllcia o cle inferen- cn que están csqnematizadas.
cia a partir de inforrnaciones anteliot'es, o sc¿I, a partir de la apli-
cación o de la generalización clc esquemas cuj'o punto de partida
no suponía más que sclies causalcs sim¡tlcs y f cedbacks, que con- IV. Lct anticipación orguúcr¿.-Así concebida, la función de an-
ducían desde cl resultado obtcnidr-.r h¿tst¿r la acción inicial, pero, al ticipación es una dc las más generales tanto de la vida orgánica
princi¡rio, sin ¿ruxilio de las anticipacioncs qlrc cllos permiten des-
pués, aun cuando toclo csqncnta puccle volvcl'sc anticipador una como de los mecanismos cognoscitivos, por el hecho de que pro-
ionga toda conservación cie informaciones, sean éstas de naturale-
\¡ez construido.
za genética o aclquirida.
Tratemos cle establccer cl nrc¡dclo mits sencillo cle tal proceso.
Observemos a un niño de l1 a 12 mcscs c1r"rc, al tirar ligeralnente,
En el terrcno genético y en el del epigenotipo, la conservación
por casualidad, de ttna alfombra o dc un soporte cualquiera (ac- qrie, como vimos ($ 11), está implicada en tocla organización, se
prolonga necesariamente en anticipación tan pronto como hay re-
ción A), desencadena un pequeño urovinicnto clel objcto colocadcr
sobre él (resultado ll); el lesultadc¡ /J qucdit cnlazaclo inniediata- llroclucción, pucsto que la generación siguriente cum¡rle cl orogra-
n"ra genético tr¿rnsmiticlcl por la precedente y las etapas de esta
r lnte por un f eedbaclc a la accióll 11, quc rccornicnza (paso cle
realización son, entonces, anticipadoras en rclación al cs¡acio final
I aclulto. Así pues, es evidente que los diferentes órgancis s¿ presen-
J. B, Grize, que ha estuciiado estas do:; t'clacir¡¡les descle cl punto de vista
d'l cáiculo iogístico, muestra incluso que la rclación (causa final, está mal tan primero en forma dc esbozos progresivos antes clc llegar a su
.'c 'mada lógicamente, en virtud de que ntezcla las rclacioncs reales dc la cstado funcional. Cuénot ha obtenido lo que él llama oley cle anti-
,l :nguao (instrumentalidad y causalidad) con l¿rs relacione s cle isomorfismo ciiración en el desarrollon, cn virtud de la cual los mecanismos
ct.e pertenecen a la <meta-lengua' v que son utilizadas para poller c'11 col'fqr.\' sc cdifican r:r¡ cl embriórt mucho antes de qrte el organismo tenga
r-,l,ndencia esta causalidad a -,1¡ y lr instru¡ncnt¡lidacl R ',4.
(l()tllll:lSPONt)IINC1AS DU F(.JNC1ONUS ('ONSIIR\/,\CION l)li L¡\S INF(lR\l,\CIONIIS 181
180
genético y la acción del meclio, cle las que dan testimo^rir todos
.iecesidad de ellos (preparación del futu|o; cjemplos: callosida-
cl ,s, almohadillas de la planta dc los pies, cascos). (Invention et
los procesos fcnotípicos, rehús¿ul considerar al instinto {lomo to-
talmente innato (hablan de nconcluctas que antes se liamaban in-
lirciité en biotogie, p. 21.) Guyénot habla incluso ctel ofunciona- natas>), y Lerhmann, en particular, subraya la parte de ejercicio
¡rriento profético del organismo>, ctc.
Es perfectamente correcto ver en estos hcchos procesos antr- o cle adquisición posible en tocl<¡s los nivelcs. No obstante, el des-
.:i padot:es si se comienza por caracterizar causaimente la antici-
cncadenamiento de un instinto nr¡ obedece a las mismas leyes que
un aprendizaje cualquiela fundaclc¡ e¡r adquisiciones de informa-
1r,ición como eI resultaclo cle la translcrencia o c1e la
generalización
áe informaCiones anteriores organizadas en forma de esquernas o ciones exteriores. Entonccs el instinto representa el modelo de uir
de ciclos que se conservan en el cr:rso del proccso ($ 11). Ahora comllortaniento preestableciclo, por cuanto clcscarnsa, en gran pro-
bien, aquí ias informaciones ¿rnteriorcs son Inlly claras y también lrolción, cn inl'ormacioncs genétic:.rs, y notablemente anticipaclor.
lo es su organización Con atttoconscrvnción, pucsto qlle Se trata l)or cua¡rto sc ajusta a ias ci|cunsl.anc.ias clel meclio exteri<¡r como
del programa genéticc.i consert'itcio por la organizaciór-r del genoma' si tr-rviersc conocimicnto clcl fin pcrscgr,riclc¡, ¿rsí como clc las r.ela-
También lO son la transfcrcnciu Y lil genel.alizltciólr, pttcsto que Se cit-¡r-lcs instrumc¡rtalcs qu{i sr-rborciinan a cstc lin una serie cle me-
trata cle transmisión hcredit¿rria cn cl cursc¡ clc la "rcproducción> clir-ls succsivos y enc¿lclen¿iclc¡s cle m¿tnera mr-ty aclaptada.
o multiplicación del modelo de pal.titill. Así plrcs, rro hay ningtrna Ilr-r rc¿rlicll¡cl, lo-s conocilrricntos qLrc inlervienen en ci instinto
razón párticular para invocatr acluí cl Iin¿rlisnlcr, sitlvo si se picnsa ilo son otfa cosa que las |eacciones ¿r los <estímr.rlt_rs significativos>
en él a propósito de cualquier mc'canismo vital' ¡ los que cl organismo está scnsibilizaclo por sus hormonas (com-
Si dos autores como Cuénot o Guyénot expcrimentan Llna sen' pot'tamiento apctitivo), y que conclncen ¿l (actos consllmatorios))
sación particular de misterio en presencia de los esbozos de callo- quc se dcspliegan en unil scrie de movimientos elementales. No
sidacl o de cascOs en el transcurso de la vida cmbrionaria, es por obstante, descle el punto cle vista clel cicl<¡ biológico conscrvado
una razón completamente distinta dc la que tiene que ver con la gracias a este conjunto jcrárquico de conductas, tenemos allí un
anticipación misma, ya que ósta no constitt-lyc problema en cuanto cjcmpio banal, pero granclcmente impresionante, clc anticipaciones
tal; ei porque, negadores encarnizaclos dc tocla influencia del me- lundaclas cn inforrnacioncs anteriores, en gran parte genéticas, y,
dio, corno las callosidades o los cascos no presentan evidentemen- l)lla una pitrte variable, igualmentc adquiriclas.
te ninguna significación fuer¿t de una utilización c<-¡n relación al
medio, no pueden descubrir entonces, en est¿t pl'cformación em-
brionaria, más que una artrlonía preestablecida, y es desde este V. Un cjerrtplo cle anlicipaciótt trtort'ogenéticct en los vegeta-
punto de vista, y únicamente descle este punto de vista, como coll- lc.s.__Nos propusimos, clescie hace ya algunos años, examinar de
sid"ran a la anticipación como si fuese ulla suerte ¡lg "profecía), cerca un caso de anticipación morfogenética en el clominio cle las
con un dejo irreductible de finalismo. Pero desde que Wadciington rcacciones fenotípicas y cn seres organizados que no poseen siste-
ha exorcizado la acción del medio y la ha hecho compatible con ma nervioso, como ios vegetales. El desarrollo de una flor o de los
las reorganizaciones endógenas del genoma, y clesde que la ciber- órganos escnciales de la planta proporciona, naturalmente, ejcm-
nética ha exorcizado el finalismo y l-ra hecho que la anticipaciótl
y la regulación sean independientes cle la teología, va no hay razón ¡tlos de anticipación, en el sentido de Cuónot, pero que, aunque
muy clependientes, corno es bien sabido hoy, de factores externos
para confundir anticipación con profecia, ni para atribuir un psi- tales como la luz y la temperatura, están clemasiado bien progfa-
coide al genoma con objeto de fundar las anticipaciones morfoge- mrckrs genéticamente para clar lugar a un análisis fácil {e la utili-
néticas en una deducción inteligente y consciente: las regulacio- zación de las informaciones anteriores. En cambio, en el dominio
nes y transferencias orgánicas bastan a cste eiecto' clc la reproducción vegetertiva se encuentran variaciones muy am-
Ante todo nos queda por recorcial', en el campo de las antici- .ltlias entre una y otra especi€, y a \/eces entre
paciones que dependen o no del progr¿Inla genético, o tampoco una variecláj -" otra
como para permitir comparaciones relativamente imprevis.iar,; por
;c,lamente de las informaciones aciqttiriclas, la ellol"rne colección
cjenrplo, una espccie de lirio, el Lilium bulbilerun 1., presenta bul,
de procesos anticipadores que constituyctr el instinto. No hemos irillos auxiliares, mientras quc la subespecie croceutn (Chaix) no
hr:blado de ello en el subtítulo III polque, lunque se trata cle corn-
.,r rtarnientos, no Son concluctas 1:n les c1l"tc prctlouriitc cl aprendi- ios prcsenla: eu este caso l¿r fornración de bulbillos tiene, sin clucla,
trna significación anticipadora desde el punto de vista cle la repro-
:,', je. Es verdad que los etólogos Cc ll joven generación, que han
r,-¡:ditado sobre las jnteraccioncs no clisocilrblcs entrc el progranl¿l rlrrccirin v csta anticipaci<in se clebe, vcrosímilmentc, a una trans-
r82 COITI{ESPOI.JDENCIAS DR ITUNCIONES CONST]RVACION DE LAS INFORMACIONES r83

ferencia a nivel aéreo de procesos habitualmente hipogeos, como tivo morfológico bastante claro, que consiste o bien en una irrnura
t¿¡ división de un bulbo subterráneo en btllbillos <:ircular en el punto cle inscrción de la rama (fig.2B) o bien ea una
1.

Arí pues, elegimos, en el terreno del anirlisis, Lln caso análogo, ralrura pero acompañacla clc un estrechamiento que facilita .a abs-
p(jro máS amplio: el de la caícla cle las r¿inr¿rs secttnclarias estériles cisión (fig.2 C). Las rantas qllc no están destinadas a caer son, en
;rr los Sedum, género de plantas carnosas (crassuláceas) cuyas ra- general, clel tipo A, en cuanto a su modo de inserción. Además,
rras se caen muy frecuentemente, sin perecer por ello (a causa ocLrrre a menudo, pero no necesari¿rmente y ni siquiera muy fre-
c!-e su crasitud) y que dan nacimiento a plantas nuevas después clrentemente, que crecen raíces adventicias cerca de la inserción
de la producción de raíces adventicias y de un arraigo espontáneo, antes de la caída de la rama. AsÍ pues, la reunión de estos carac-¡
por tanto. Hemos cultivado durante años alredeclor de 150 espe- teres parece constituir una anticipación morfogenética de la caída
cies de Sedum europeas, asiáticas, africanas o americanas, en
habitación o al aire libre (a difercntes alturas) y hemos hecl-to
s,:ries de observaciones en la naturaleza sobre las rnisrnas especies
o variedades en diferentes medios. 1,.
V,
El hecho interesante, desde el pttnto de vista de la anticipación
que nos ocupa aquí, es el de que la caída cle las ramas es muy va- V
riable según las diversas especies (en las qlle poseen tales ramas) I

e incluso según las diferentes situaciones de medio en la misma I f


especie, y a veces hasta en una sola planta; pues bien, en los casos ,\ il (l
en los que la caída es frecuente, y también sistemática (conto en Fig 2
eL Sedum nicaeense All. de la cuenca mediterránea o en el de va-
rias especies americanas), parece estar preparada por un disposi-
y, cfectivamente, en el caso cle las especies en que predominan las
I Si se quiere caracterizar los procesos de reacción de manera general sin inserciones C, es difícil tocar una mata o transplantarla sin que
limitarse a los casos en que están subordinados a una actividad nerviosa, las más ligeras sacudidas provoquen abscisiones; en la naturaleza,
se les puede distribuir en dos clases. La clase I de reacciones (una de cuyas basta con una lluvia, con Ltna corriente de aire o con cl paso de
formas superiores es ei reflejo) presenta los dos caracteres siguientes: a) des- langostas, etc., para que se observe la presencia de ramas caídas
encadenamiento periódico de un montaje hereditario que se desarrolla de ma-
\era ne varietur; bJ este desencadenarniento es provocado por estímulos exter- cn cl suelo.
nos específicos. Ahora bien, la originalidad de la mayoria de los fenómenos de Observemos, ahora, gue csta anticipación está ligacla a un pro-
crecimiento es el vegetal comparados con el, crecimiento animal es el presen- ceso netamcnte de reacción, que en los casos extremos recuerda
tar reapariciones periódicas que corresponden a esta clase I: mientras que cl reflejo cle autonomía muy conocido en los cangrejos, los lagar-
un animal se halla en posesión de un sistema genital constituido, de una vez
por todas, de un número de patas invariables, etc,, un vegetal ve desaparecer tos, los lirones, etc., salvo que aquí Ia rama que cae engendra un
su floración y la ve reaparecer anualmente al descncadenarse estímulos espe- nllevo individuo completo (lo que evoca, pues, un mecanismo de
cíficos (luz, etc.) o no reaparece por lalta de cstos cstímulos; produce una rcgeneración, como en la caída de las hoias del Sedum stahtii
serie de tallos que varían en los distintos años, etc. La clase II de reaccioncs Solms), y no se separa para proteger la planta madre. Sin duda,
comprende, por el contrario, procesos variabies en función de los intercam-
bios con los datos exteriores y está caracterizada por los procesos de trans- este proceso de reacción cstá ligado a condiciones genéticas, en el
ferencia y de generalización (generalización cle la respuesta, del estímulo o de sentido de que no todas las especies lo presentan, o no con la mis-
ambos). Los ejemplos animales son el conclicionamiento y la formación de ma frecuencia: hay un grupo de especies vivaces como los Sedum
hábitos. En el vegetal, se ha esturliado poco los procesos tle transfcrencia acre L., de Europa, o ¡Tloranense de H. B. y K., de Méjico, etc., que
(con excepción de Corner, Miége o Agnés Arber), porque no son, sin duda,
aceptables más que en una perspectiva epigenética y no tiencn sentido <lesde rnucstran pocas caídas y pocas inserciones B-C, y éste es, además,
e! punto de vista de una pura prefortnación genotípica. Ahora bien, no sólo el caso de casi todas las especies anuales en las cuales la repro-
lo,, hechos que vamos a describir en este subtítrrlo V parecen proporcionarnos clucción es casi totalmente sexual y no vegetativa. Pero en las es-
rr-r ej:rrplo muy claro (para rnás detalles, vciasc J. Piaget Observatiotts sur Ie pccies dc caídas numerosas, el carácter de reacción de é;:as se
t;'t¡:'de d'insertion et la chute des rattrcaux secondttires chez Ies Seduttt, Can-
dullea, 196ó), sino que es posibie que cstas nocior¡r's de gcnet'alización funcio- caracteriza pol las variaciones conforme al medio: el Sedtmt al-
rai y de transferencia aclaren algritr:rs cucriliotlL's nttry ilnpot-tantes, r:omo la bturt L., ¡ror ejemplo, ofrece caídas e inserciones de tipos B-C,
d* las rclaciones de la flor con las dcrttli:; ¡t:ti lr's dc la piirrta (tcorías clc nrtrcho rnás numerosas ]racia los 2.000 m. en los Alpes que hacia
Gc;ethe, etc,). los 1.000 m, (en el Sedwn tnontantnll paszr lo contrario), y varias
lsl ClOliltllSl'O\l)llNCil;\S DII lrl.l\CfONl:S I{I]OU,I,i\CI(.)NI]S Y EQIJ]P¡II.IACIóN 185

e.ipecies americanas cuitivadas cn Gillebra, aiternativamcllte cn nan inclependientes en el curso del proceso de crecimiento r. En-
habitación y al aire libre, cambian regularmente de frecuenc!a cle tonces, basta para explicar el carácter anticipador que adquiere
caída y de modos predominantes de inserciones de una situación el proceso al nivel de las ramas estrictamente aéreas con recono-
a otra. cer que hay una transferencia del esquema de las regiones hipo-
Se dirá, entonces, que cstas caíclas v cstos rnod<¡s de irlserció¡-t geas a los niveles epigeos (como en los Lilimt antes máncionadós).
están sometidos, sin cesar, a ttn dcterminismo preciso: papeles Ahora bien, la meior señal de que hay transferencia es que el
desempeñados por la desecaciór-r, la alimentación, la luz, etc. Est<r proceso es muy gradual: comparando las estadísticas de los mo-
es evidente y creíamos que sería conocido, pero no es así, ell este dos de inserción de una categoría a la siguiente, encontramos uná
sector particular. Pcro estos factorcs externos no explican l)ara correlación neta entre las relaciones (B + C)/A y C/8, que aumen-
nada por qué hay abscisión, caída y rcproducción vcgetatir'¿r v tlo tan regularmente de valor, lo cual muestra un avance lento en la
crecimiento simple o necrosis; así 1-lr-tes, hau cle situarse en tltl clirccción de la inserción de f<¡rma c y de la abscisión de las ramas.
plano distinto que el proceso de cc-r4-junto cle Ia separacitirt y éste En total, observamos así, en simples vegetales, la existencia de
procesos cie reacción que, en función de un esquema, se vuel.
sigue siendo de naturaleza antici¡raclora (tal y ctimo la flor estíi
ven anticipadores por transferencia de este esqllema de un nivel a
anticipada en el botón, etc., y como slls etíipas no son engenclraclas
por sólo la luz o por los denríts l'aclcrcs cluc acc:leran o inhibcrr otro de lzr organización anatomo-fisiológica. La función de antici-
pación evidente en cada hábito y cada condicionamiento se vuelve
la floración). a encontrar, pues, tanto en las adaptaciones fenotípicas vegetales
Así pues, es conveniente proporciollar la cxplicación cle cst¿t ¡tll- como en los comportamientos de los animales.
ticipación de naturaleza reactir¡a v f'ct"totípica y tr¿Itar cle avel'iglral
si, según la regla, puede explicarsc a ¡rartir dc informacioucs anlc-
riormente adquiridas.
Ahora bien, es posible, ctt pritnt't' lttgar', agrtlp¿rl' las cspccics
en categorías distintas según que posean o no ramas secundarias \\ 14. Las nncul¡rcroNEs y I-A EeurLruRRcróN
estériles y según que cstén pcgaclas a rítnlas o r¡¡istagos rastrel-os
por el suelo o que sigan sienclo cstrict¿rmcnte aér'eas (es decir, sin
contacto con el suelo). Es inírtil entl'ar en los pornenores de estas
categorías o subcategorías qnc no correspouclcn totalmente, por IIay otro gran dominio en el cual parecen existir eviclentes iso-
lo demás, a las subdivisioncs filétic¿rs. En seguicla conviene hacer morfismos entre las funciones o estructuras del organismo y las
una estadística precisa de los moclos de jrrserción (A, B o C con cic los mecanismos cognoscitivos: es el dominio de las propias re-
subdivisiones inútiles aquí) por categorías y es¡recies, y cxantinat' gulaciones, especialmente importante para nuestra hipóiesis direc-
también los modos de insercióu cn las ram¿ls subterráneas (raíccs, triz ($ 3), puesto que tratamos de interpretar los insirumentos dr
rizomas, estolones hipogeos, etc.). los conocimientos como si fuesen los órganos especializados de l¿
Una vez hecho esto, se compruelra ctt prittrc'r lr,tgar quc los pro- regulación en el seno de los cambios funcionales entre el organis-
cesos de separación sc jniciair clt los scctores subterráneos y sc mo y el medio. Pero, además, queremos tratar de mostrar qu..j estas
prolongan despuós al nivel clc los r'hsta¡tos l'aslrcros. Ahr¡ra bicn, regulaciones cognoscitivas prolongan las regulaciones orgá:ricas;
'ir estos dos niveles el proccso no tictlc l-r¿rcla clc anticipaclor, sil-lt.r ahora bien, si las prolongan constituyenclo órganos especi,riizaclos
cr.e constituye un etrcaclcn¿rnrictllo cittt:;trl sitnplc: rr,) crccimientcr cn cl tcrreno cle los intercambios con el exterior, es, pues, porclue
cir: una rama, B) cnl'aizanticnt,¡,:Ll Jlt lrltsc ¡ltlt't'íl.icc:; ¡ctvcrltici¿ts ¡t las rcgulacioncs <-r.gánicas r.ro bastan para toclo y poique, en cali-
ia; clel suelo, 'y) inclepenclenci¡ gt'liclr-tai tlc la ritnl¡t irrrtricla por rlacl de complemento de los isomorfismos parciales, que es fácil
si:s propias raíccs ¿tc.lcmós dcI tiillo t¡ttc lli silsIictlt', il) colnicrlzcr l)oner cle lclicvc, las regulaciones cognoscitivas ¡r.esenlan propie-
((: scparación (paso tic lits ir'scrcir¡itc:; A;t f'ortlits Il o C), e) sepa- claclcs originalcs que se trata clc caracterizar.
r;:ción completa. Pero esta originalidad puecle obedecer a dos clases de raz<¡nes.
Pero se obscrva, adetnás, c¡ttc citclit utlo clc cstos cslaboncs lta [-a ¡rrimera podría ser simplcmente que los campos de las regu-
reaccionado sobre el anterior y l<.r i^l:h-terza, lo que transforrta, cti' I Véase, en la figura l, V, y V óis; el sistema de
tr.lnceS, el encaclenamiento lineal en Lil] sislcma cle Icedbttclt.1', ¡:or feedback se clebe aouí
al hecho dc que las ¡rcciones causales van acompañadas de ncciones cle ic-
COnSiguiente, CIt Ulta eS¡:ecic Cic cSclt-tCmas ctlvos C¿lI¿ICtCrcS St: tof- t0rno.
1P,6 colllltlsl)o\DIINCIAS DII r;tiNc.l oNlls Iul(;uLAcroNES y I:eLIII,AIIACIoN 1g7

Jaciones orgánicas y de las cognoscitirríls son diferentes, puesto son disociables, p,cs una construcción sin conservación ya no cs
que las segundas versan sobre intercambios con un medio que se un desarrollo orgánico, sino un cambio cualquiera. aainl¿r, i"
&tiende idistancias cada vez más considerables en el espacio ¡' c'olrstrucción de formas nuevas no es resultaclb de un principio
e¡r ei tiempo (y esto hasta llegar ¿r lo irrtemporal lógico o mate- irr"acional cle <impulso vital,, etc.: no cs inteligiblc más quc
en
r1ático), y, por eso mismo, vers¿lrr .obrc "forlTlas> o cstructuras caliclacl clc cquilibrio nue.r.o, es clecir, clc prodtrcto clc una rceqrrili_
que ya-¿eno Son materiales, sino funcionales
o oformales, en el sen- bración que constituye la respuesta a Llna tensión del medio. pues
tido conceptuales o representativas. La segunda razón obede- bien, q'ien dice reequilibración clice rcguración, en ra medicra
cería, por el óontrarir.¡, al mecanismo mismo dc las regulaciones quc hay conservación continua y obligaáa del funcionamiento en
en juego. terior, como es el caso dc toclo .clespiazamiento clc eqtJibrio, #etr
cl terreno vital.
Por lo que toca al intercanrbio cor-r er medio, está in-rpricado
csta misma reequilibración v, en la medida en qLle la evol,ción
c'
I. Regulación y cotTstrucción.-Part¿Imos, pues, clel análisis dc
los campós de las regulaciones. P¿ira comprcndcr la naturaleza clc los sere.s organizaclos nos pone en presencia cte ,n up.oo."..,,
común de las regulaciónes orgánicas y cognoscitivas (y .es de ésta en el sentido de Huxley y sobre todo cle Rensch con uaberturan
de la que debernos partir para poner de relieve después las dife- creciente cle las posibilidades de adaptación, parece ser necesario
renciasj, conviene insistir primero en cl hecho de que la regula- admitir que la creación de las formai se traduce en los intercam_
ción no se Superpone
-el a la construcción en calidad cle instrumento bios materiales y sobre toclo en er comportamiento por ra conquis-
principal, en ientido cle que esta construcción no es sólo resul- ta de un medio cada_-r¡ez más amplio 1. eue se clefina el meclio,
iado, iino que es en sí misma una autorregulación' igual que Von uexküll, por er conjunto de los estímulo" sensorja_
El físico-Lippmann clecía que la cliferencia entre los sercs vivos les que obran sobre el comportamiento
(o, como hace H. Webcr,
y la materia inorgánica es que la segunda nos ofrece solamcntc por el conjunto de las influencias indepéndientemente de su cali_
<fenómenOs>, en tanto que lOs primeros presentan (aparatos> u dad de estímulos, es claro que, a sistemas .abiertos> no sólo cn
órganos. Y el psico-zoólogo von uexki"iil añadía que la célula no intercambios, sino también en posibilidades cle intercambios, co-
es sólo una máquina, sino un m:tquinista. Estas fórmulas signi- rrcsponde un medio ampliado. Ahora bien, todavía aquí, esra ex-
fican que no existen primero procesos dc organización, de adap- tcnsión creciente (no decimos que sea regnlar) ¿et mectió no p,e-
tación, de omemoria) o conservación, de anticipación, etc', y, cles- cle más que ser solidaria, y de mane.a nó clisociable, cle los siste_
pués, mecanismos regulaciores clestinaclos a afinarlos o a corregir mas de regulación: o bien, en efecto, Ia extensión es letal para el
ir6 sino que cada un6 cle cstos necanisr-nos forma partc individuo o para la especie o bien es aclaptativa, y la aclaptacirin
"raor"r,
de un mecanismo constructir/o cuya conclición esencial de funcio- es una equilibración. como esta equilibración cacla vez más amplia
namiento es la de Ser autorrel¡ulacloi, sin lo cual pcrcleríi'r su iclcn- nada tiene de <moldeadoo, g6¡¡e Ia adaptación clc un líquiclc-r a str
tidad y su continuiclacl, es decir, qllc sc pulvcrizar'ía en una mui- rccipiente, ni de simple eqr-rilibrio de fucrzas, sino cluc sup()nc url
titucl áe cambios sin autoconscrvacjón, por tanto, "sin vida'' a-iLlste permanente entre la acomodación a las situaciones y una
si queremos destacar los clos caractercs vitales más esenciales, asimilación que conserva el funcionamiento, hay que decir clc nuc-
podembs decir, con todos los autores, cluc la vida es "creadora de vo que los mecanismos reguladores son inherentes y no estárr su-
io.mas, (Brachet) o que es ninvcnción'; (Cuénot), lo que supone, pcrpuestos a estos intcrcambios con un medio cada vez más
como condición o consecuencia ncccsaria (o ambas cosas), que se amplio.
entrega a la conquista de un mcdio cacla vez mzis ;rmplio. Señale- Todo lo que acabamos de decir se aplica tanto a los ,nr canis-
r:.os de una vez que los dos son igtlalrilcnte los caracteres capita- rnos cognoscitivos como a los orgánicos y no se modificar.i por el
lrs de todo conocimiento, que resltmcn los mecanismos comulles e\amen de las diferencias que veremos a continuación. Ertas no
;r la vida y al corrocimiento analizli,-it¡s cl't los $ 10 a 13. pocirían dejar de eristir 1' dependen, a \a vet, de la transfo¡.rnación
Comenzando por la constrticción clc las fclt'l'rlas, podríamos pcn- .i: las formas v de la del medio, en particular por lo que respecta
ilr que hay construcción pof Lllti.r ltartc' (organiir:rción, morfogé- rrl pensamiento humano.
lesis embrionaria, ctc.) y rcglrlaeiti;t L) c()t'rección ¡lor otra, en cl
sentido de que el proceso cr)llsl i'.lcliYtl r'¿t h¿rcia adelantc y cle I Saivo cn ciertos casos en los que se observa una estrateg-¡ inversa de
que la regulación constituirí¿t i:l i':ioirlo cil cl ott'o senticlo a título cicr¡e o crnpequcñecimiento dcl medio: es ei caso del parasitismo o cle Ias
Cie COntrOl: Sólo quc,c'l ctcclt¡ rl!-();it'li'.o','t'l t'f'ccto retroactiytl l-to f<)rnurs que no han cvolucionado desde la era primaria (Lingula, etc,).
COIIIiL]SI'T)\I)I]NCIAS I)I' IIUNC]IONI:]S lili(;lr l.ACIONIjS Y ljQUIl)Alti\CION l8e
138

comenzando por el meclio, si la vida, en todos los niveles, d¿t irrteligencia prolongan ¿l su vez los esqttctrtits scttsut'io-ltlot()r'es rlcl
cornportamiento aclquirido. Una vez cstablecido csto, tratemos clc
testimonio de una ntendencia)) contitlua a su extensión (disemina-
r,lr:scubrir las analogías y las diferencias entrc las regulacior..cs ol'-
ción de las semillas vegetales, locomociótr animal, etc'), esta ten- gz'trlicas )/ Ias cognoscitivas.
clencia es más marcacli (esta vez sin comillas) en el terreno de
los conocimientos, cloncle la naturaleza coorclinadora de todas las
iormas de conocimiento los empr-rja a lit generalización, a la apli'
cación a los nuevos objetos 1' a la cxploración de campos todavía lI. Regtúuciortas ctr14círticas y rc¿4rilt¿ciottcs ct.¡t:tto.ccílit',,.r.-L,it
insuficientemente cotto.i,lor. Estos agrandamientos múltiples co- slr fr-¡rma urás general, una regulación es Lrn control retroactivo
c1r"rc manticne cl eqtrilibrio relativo dc uua estructui'a olganizadl
,responden, pues, a una extensión clcl "meclio". Pero ¿es el mismo
O de trna orgarnización que sc est/r constrLlycnclcl. Pt'ro corncl (r'éa-
sentido de lá palabra nmeclio,, quc cl tsaclo en el nivel biológico?
sc cl subtítr-rlo I) l¿l cr.rustrtrcción clc Llna cstrllctula no cs rlisr-¡cia-
Vo' Uexküll réSponcle quc 'o, oponic'd, cl uMitr'velt" al "Utnrvclt>,
), Bertalanffy ló oprr',elo cleclárantto quc la noción de Umwelt l-¡lc de slr regrrlación, hay <¡rrc añaclir que cste control lctro¿rctir¡cl,
'A"j" ¿" .". uáli.lu én lo que concie'lte al cornportamiento httmano. luLlnque siguc sicnclo Ltn con trol, constituyc un e nriclr.recimicnt<r
p"ro ri el lenguaje y la vicla social pcrmiten ia constitirciór-r de para la orgernización misma. En las sittraciones clemcntalcs, la re-
gr.rlación sc confurncle incluso con Ia organización, eu Ia q\l('o\prc-
una cultura que se tr¿rsmite por cclttcación Y lro por hercncia'
y
indefinidamente en cl s¿r, sin ru¿is, el juego más o mcr-los cquilibraclo de las intel'rt:ciones.
si los objetoi clc conocimiento se cxtienclen
tiempo y en el espacio, es cierto, nc¡ obst¿tnte, qtle el conjunto de En caso cle estr-uctura quc sc está constrLlyenclo, cl corrtrol rcrtro-
estoi oú¡etos siguc constituyendo, biológicamente, un conjunto ¿rctivo enriquece la constr-trcci<in, en cl selrti<1o clc cltrc- ('oopc'ra con
csta construcción.
cle nestímuloso y, por consiguiente, un omeclio>: que estos estímu-
Dicho csto, añadallos quc cl c¡rráctcl gcncral clc l¿rs rcgr-rl;rcicl-
los no s"an e^ólr.iivamente useusoriales) es algo cviclente; pero ncs propiamentc orgánicas I' cle I¿rs regulaciones cibcrrnéticas en
como, en todos los niveles, una re¿lcción perccptiva supone un¿t
la rrcepción co¡nún clel tórntino cs cl cie constituir', gracias al cc¡n-
asirnilación a marcos o estrlrctul'as endógenas, el que los objetos
clel conocimiento situaclos en el lntrnclo cxterior estén integrados
tlol rctroactivo, correccioucs o moclcraciones del error. O ltien la
lcgulación r¡ersa sobre trl restrltaclo cle ult pr()ccso y cs 1tnto, cn-
pu." qt't" no dlsempeñen un papcl cle mcdio' Y' como la relacióny
"rr-ur.orlógico-matemáticos,\-!-rbalesosociales'noesrazón torrcr:s, conro aceptar la marcha norntal o érito, o colrlo coml)cltsat.
la desviación y corrcgir cl crror; o bicn cl llccauisrno rcgtrlaclor-
organismo y cl meclio cs trrla rclación de intercambio
""tt" "f vc'rsa sobre cl proces<.r clt crlrso o sobrc la acciti¡r lnisnra por opo-
,te simple sumisión, los interca'rbios cognoscitivos no son me- sición a su resultaclo, y licnc, así, ul'llr climensión ¿rntic'ipaclola, r,
nos biológicos, pues subsiste la cliferencia clc que este
"o <medio>
consiste, entonccs, crl Ultr'\ guía qne Yiene a coullr-mar las bur.nas
cognoscitivoseagr.andasinccsar,conl'cltlcidadesmuchor-nás clircccior-rcs y a corref¿ir o compens¿rr las cljreccii_utcs cr-róneas.
ori"A"r e indeliniiamcnte, clc clonclc strrllc Lrna primerit posibilidad Auteriorrtcntc clistir-rguiln<ls (l\ 3) las regr-rlaciones estructr_rralcs
áe diferencia en las regulaciones' c¡uc modifican lc¡.s caracteres anatómicos o histológicos quc entran
De donde la seguncla cliferencia. rcl:ttil'a a los clominios: .las cn .jucgo v las regulacioncs flrncionales qrrc ticnen que \/cr con el
r.egulacionesorgánicasseejcrcensclbreprocesosmaterlales'mlen. e'ierc:icio de los órganos. Arlemás, hemo.s ciislingtrido las situaci<-l-
cle matemáticas puras
;.ir-;"" Ia regúlación de Lrn razon¿r'ricnto clc todo conteuido (actual) ncs cn las cuales Ia r-t:gr-rlaci<in sc confunclc cor.l las mislras intcrac-
tienc iomo obJeto oformas' clisociaclas
entcranlente funcionales en lioucs clel sistel-na v la fo.nración cle írrgernos lclgulaclorcs csl-rccia-
;, *" ;;, consigui,:ntc se han 'uclto muy nota- lizlrtlos, cr¡rlo cl sislcnrir crlrl<lr:r'ino, ltre nrc: sol¡rc toclo clc r.,:gtrla-
.'rrriu"""ptualizaiirin ¡r'bstr¡c1l¡. Pt'r', lr¡ clilcrclrcia cscle
si
los mc' cioncs c:strtrc'turalcs, I' c,l sislcll¿r rrcr'\'i,scl, qrrc sullcrpor¡: ,r Ils
f i"-v tao" consigo, como v.rctttos, ttl)¿i <lifc'crrci¡rción
no atcncrllos a esta OpO- lcgnlacioncs cstl'r-rclurlrlcs (llcul-osc(.t-ct'irin, ctc.), r.cclcs dc , cgrri¡r-
i.rnt-SmOS en laS rCgUlaCiOnes, ¡li-rclríÍrl'll()S
ciorrcs funciorralcs.
:iliJ" que concicrñ" , los tór'urirtt):i cxtrcll.los, prles son observa-
iLes rnúttiples transiciones cntrcr l¿r ¡¡orfopoycsis orgii'ica
y la Ahora bie¡r, toclas cstas f olln¿rs cle: r'cgrrlacirlrres or-¡r:ir.rit.rrs c,,-
Ir'csponclen a cstc ca¡'¿ictcr rclrc|al clc cr-r|r'cccirin <.¡ clc moci0raci<in
con.strucciSn de las nfot-ll1as" cogtrciscililas' Lo vimos anteriormen-
dc clases, dt' rle l<-ls crl'orcs, It¡ cr-rir I l'rr¡ cs tolltt'aclirtol.io con cl l\l)ccto c()¡.lstlu(._
i" fS fI) cuancl' ¡ablat.nos tlc i<l- cl-lr. lrsillernientcls tir'o clc la regrrlaciór), l)ucstr) (|tlLr cstA corrcccirin cs Ia cxpr.csiriir
ias ielaciones cle orclcr-t, ctc., y basl¡r cotr recorclar aqr-ri c¡ue las
rlc re-ccluilibluciollcs o rle r'r¡irilibr'¿rcioncs. CLranclo st'habla clc r.c-
uformas>clecomportamientol-rrolotr¡Iarralncnudolasdelosór.
Strllrcii.rn clc crllbl iolt-rgía, crr t'l scnticlo rlc las rcgtrluc.iell..s csl¡rrt -
gon;. fi"t,intos, i,í,birut clc pr:ensión, ctc.) Y los conceptos de la
190 col{i{DSPoNl)tINCIAS DII t;l"lNcloNlls REGULACIONES Y EQUIPAITACIÓN I9T
que este aprendizaje no comienza más que hacia los sieie años,
turales quc concluccl.t a un blastómero artificialmente aislado
a
el (erron que compensa la re- mientras que en los sujetos más jóvenes el error oscila en torno a
^.er)onstit;ir un embrión completo, clesde fr-tera' En el caso cle las una media constante. Tenemos aquí, pues, una regulaciói, que se
g'.];;tó; es esta división impr-resta nrepre- clesarrolla con la eclzrd, sin conr-¡cimiento ciel resultaclo de las me-
i*'grrtu.iorr"s clel genoma, en cl qlle gencs rcgulaclores o 1os clidas; éstas son dos razones para creer que es anticipadora: son,
:;o,.'es)) activan o reprimen cl fi'rncionamiento cle los demás' nos
pr"r"ttcia cle Ia bi¡rolaridad' tan general todos entonces, las exploracioncs progresivas y de tanteo las que, rne-
cr--.contramo, -en
l,)il niveles cle".lai regulaciones or-gánicas, cle Ia facilitación o re- diante una descentración gradual, corrigen los efectos cleformaclq-
forzamiento y cle la lnhibición (dualidad c¡ue voivemos
a encon- res de centración (fuentes del error, como se puede mostrar expd-
rimentalmente, y también calcular).
;;;;-üJ l" ,1" ta afirmación v Ia negzrción en el plano de las
op"ro"ion"s ló-aicas, pcro, colrlo sc verá' con otros caracteres)'
"n
Pi¡es bien, esta-bipolariclacl no tienc scnticio' en cl
plano orgánico'
.r-r* qrr" clcsdc ef punto dc vista aclaplativo dc la corrección cle III. Regulaciottes y operaciones r.-pero si las regulaciones
los acicrtos' cognoscitivas elementales son asi del mismo tipo que las regula'-
los eriores y cie la accplación de
ciones orgánicas, las I'egulaciones superiores, que no son otras que
Tan pronto como hav clifercnciación cle órganos reguladores de con- las operaciones mismas, tiencn otra forma, pero constituyen cl re-
.,rnro ,o, los sistcmas cnclocrilro v ncrttiosc.¡, cstc carácter eviden- sr"rltado de un paso aI límite a partir de las regulaciones orriinarias
más
trol alternativanlcntc coi-rcctor l' lrctii'¡rclor es todavía o pol (a la manera en que sc pasa cle la inducción probabilista a la cle-
i" u ," maniñest¿r cn [ocios los cam¡ros po' reequilibraciones
Y a los tlucción necesaria).
cl mantenimielrto clc ttll cqtrilillrio aprorit.naclo' feedltacks
Señalcmos, primero, quc cste paso nacla tiene cle bruscr.r y que
cletoclac]asesr:...p".'-,o'.",.tfecd'[clrvll¡rrl.s0ttcponen.remedioa de los las primeras regulaciones reprcsentativas, pero preoperatorias, is-
las insuficiencias clc Yeiociclacl o a los erccsos de amplitud la tablecen la transición entre las regulaciones sensorio-motrices v
tlc regulaciones a segun-
ii"aiiit r, constituycndo, clt: la rcgrtlarlión misma'
así, e-s1-rccics
las opcraciones. Por ejer-nplo, un niño cle 5-ó años cle edacl cliri
da potencia o ."gr.tiacioncs cle una bola transforrnacla en salchicha que contiene más materia
Ahorabien,cstosl-nodelosc]lrsicosclcr.cgulacionessevuelven porque se ha alargado; pero, si se la sigr_re cstirando, terminará
a encontrar con slrs lrismas l'ornlas clc corrccción del error o de por tener mellos, porque se habrá vuelto oclelgadao. En estc caso,
anticipaciÓncofrectoraalnivclclclascstrltcttrrascognoscitivas l¿i inversión del error procede de una regulación a par"tir cle la
elemcntales' El apretlclizale por' latltco o por ensayo y error no es cxageración del error. Y esta inversión, por su parte, culminará
nrásquelaconstrucci<inprogresir'¿rclcLlnesqtletna,pero.poreta. cn lracer solidarios el alargamiento y cl ad,elgazamiento, cle don-
pO, sucesir-'as iirlcs qrre t:l r.-sttltado cle cacla acción
Sc han pro- cle, por último, se obtcnclrii la compensación operatoria nmás lar-
_á¿in.o l,r sigr-ric'tc c. scrrliclo '.siti'r.r, ncgltivo.
"'regulaciones
gcl x in/rs clclgarlcl:igual cantidacl>. De tal for.ma vcrnos córlo, cle
pucsto di'crsoS rnoclt:l.s clc lantcicr, clcstlc cl lltrro azar ccll-r sclec-
.tlcsarr.llo la nranera ln/rs continlla, Lura operación rcversible v la cclnscrva-
ii* ,, postcriorí (Thornclilic) hrst. cl prog|csiva' Pe ro' tanrncloclía'
cic una
pronto ción quc lr';rc consigo pucclen clerivarsc cle rrir fLrcgo de regula-
o Gestilt dinírmica, por cquilibr¿rción
colrlo sc deja cle conccbirl al suicto conrt-r simple teatro cie enter- cic¡nes.
un cquilibrio conformc al modo físico para Pero hay quc cieci'algo'rás y vc'en la operación como tal
g"rr.io. fortirit¿rs o clc una forma supcrior rlc lcgulación, en la quc el control retroactivo
ilestituirle su aclivirlacl clc lirisqttccilt t' clc tlt'gatlización
p|ogrcsiva'
que sc ha converticlo crl levcrsibiliclacl completa y rigur.clsa. En el ejem-
es eviclente que cl tÍrntco cc¡nsil;tc cutegr:laciones sr'rcesivas plo iurtcrior se trata cle una reversibilidacl por. reciprocidacl en el
seencadenansegút.ilalíncaclcrttlaeqtrilibracióIlporasimilacio. scr.ro clc una multiplicación clc relacioncs. pero sc pLlecle Dolter
nes y correccioncs clebiclas al plo¡ri<-r sr-r.icto' uu cjcmplo ¡rrás sencillo crrycls isomorfismos biolócicos virnbs cn
un caso más notablc c1e eqriilii-rr-ación por regulaciones es el de el $ 11: cl del encasillamierrto cle las clases, como icsultario de la
,os aprenclizajes perceptivos, cuYOS resnltaclos sucesivos ilo cono-
ai sujeto de 20 a 40 opcración cle suma A-r A'- B; B + B':. C; etc.
r: el'sujeto. i'or-ejemplo, ti :q,1: prescnta Ante toclo, sc obscrva quc csta operación A rA,-8, ct o ltri-
."g.riclas .na'fig'r"e tlc Nliillcr:-I-\,r.f 0 un rombo cuya
, diago-
"..,-uyár cstó clibujicla (la cu¡tl cs sicurpre
nof subestimada), la ilu- mcr efccto es proactivo, pucsto quc clesemboca en la construcción
ión decrece a nredicl¿I qtte Sc \,iln t.ealiz¿rndcl las present¿rciotles, t Por lo qLre respecta a vnricls de los puntos cle estc subtítulo, véasc el ex-
adultos' Aho-
rasta llegar a anularsc mtmctltlincíllllclltc ctr algttnos cclentc estudio dc c. cellórier', nNfodéles cybernétiques et aclaptation>, qrre
'a bicn' G. Noeltin¡r ]' Golrhcinr hatl tnostraclo' en mi laboratorio' x
apalecerá e n Llf tttlcs ¿1'épí,stctttt,¡logie génétiqrre (P. U. F.).
¡
l)2 ( ol{ltlrsl¡o\llliNcl'\s l)ll t:LlNcloNns iU]GUI-ACIONES )'EQI)II'AIIAC]I(iN 193

de B, tiene igualmente un efecto retroactir¡o, puesto que A se en- Mas, a este respecto, se ofrecen clos posibiliclacles: o un sistema
riquece lógicámente con caractercs nlle\/os ell cuanto que reúne de unidades, pero que está cxcluido aquí puesto que la construc-
o Á' y es integracto en la clase B (el iuicio utodos los A son B o ción no es numérica (lo que suponclría Ia síntesis de los encasi-
por""r, los caiacteres 6 de B, no podría haberse afirn-iaclo antes llamientos y de un orden serial ,zl, A', B' , ctc.); o una consolida-
cle la construcción de B). Pero se observa, aclemírs, que estc electo ción de los propios encasillamientos. Ahora bien, son precisamen-
retrt¡activo tiene un car/lctcr clc control, llucslo qLlc collserva a A tc consolidaclos o controlaclos por la corres¡tonclencia biunívoca
lt pcsar de su itrtcglación cn B, c itlclttso i-ls('utll'a por sí solc¡ csta dc las operaciones dircctas e inversas: A lro corresponcle máp
conservación, puesto que si B se plarltca en la forma A¡At
:B' cluc a -¡21; -A' a +A'; --B a + B; ctc.
¡loclcmos Vo]r'c'r a t''rtcotttl nt"4 ¡rot lltt'tlio tlt' l:r o¡rcrltciólr invcrslt Ahora bien, csta iutelprcLación quc consistc cn consiclerar. las
'B-A':A. Es pues cst¿r opcr¿lciólr invels;lt ( ) llt cltlc clcscrnpctla <tperacionrrs como regulaciones de tilto su¡terior-, por consiguiente,
aquí cl papet cte la rcgr,rlación (control rctfo¿lctivo) por r.t'iacicln lr como cl esta(lo límite alcanzaclo por las regulaciones orclinarias
la'.,r,rsüucción (opcráción actitiv¡.. l- ) \' sc \rLr c¡t-tt: cl cc¡tltroi cs cu¿rndo sus retroacciones aproximzrtivas culmi¡ran cn Llna t.cvcrsi-
Llna y la misma cOSa qlrc ia constLttcciti|r , pucsto cllte l¿rs opcl'a- bilidacl complcta, tienen en rc¿rlidad una significación biológica pro-
ciones ( + ) y (-) son una misr-na tipcracriritl, pcro quc sc lleva a flinda que sllpera, con rnncho, el ¡lequeño juegcl cre los isor¡rorfis-
cabr-¡ cn los clos scl.tticlc¡s clcl t'ccc'¡t't iclo' lnos f-orm¿rlcs. Si la rcgulzrción de tipo infelior u orclinaria consli-
Se dirá, quizá, quc csla |cgr-rlación stll)ollc, clltollccs, la coll- tuye un proceso cle corrección o cle nlocleración cle los cr-rores,
scn,¿rción. Pero no hay tal, y¿r cllte c's prccisarnclite la revcrsibili- hay que concebir la rcgulación opcratoria como un proceso cle
dacl la que cngencira la conscrYaciótr, como cs fircil mostral psico- precorrección, cle evitación o cie eliminación clc los el'rores, Io cual
lógicaménte: La reuctsibiliclad cs cl ¡rroccsc.¡ misnl6 clel qttc la con- es mucho rnásI. En efecto, nna deducción operatoria no est/r su-
seivación es el resultaclo, y este proceso val'ía crt grados cle aproxi- I W. R. Ashby, en la obra titulacla An Inlrotlttctictu to Cl,bernetics, ha pro-
rración, mientras se mantiene eu estaclo cle rcgulaciót-r en la acep- ¡r<.r|cionado un bonito cjcn-rplo cle un legulador funclado en la teo|ia clc los
ción común del término, de cloncli: sc crplican las rcspuestas in- .iuegos y cl,e, segúrn é1, es, a la vez, el más común y el rr'ás sencillo clc cons_
tcrmeclias que Se obtienen entre i¿r llo-collser\¡llción y la couserva- truir y de mantencr biológican-rcr-rte. se trat.r dc un jucgo enlre el regula-
justi-
ción. Por otra parte, los argumeirtos cicl niño, cu¿rnclo quicre clor R y la fuente P cle pertr"rr-l-¡aciones (el meclio, por e.iemplo), las cuales sc
ficar una conservación quc Se ha vllclto e\iidentc pal'a ó1, son ya clc
tipo reversibilidacl ((se puecic reh¿Icer una bola coll
yá a"t tipo identiclacl (nes la misma p¿Ista), olo único que ha he-
la salcilicira'),
n- L--- r,e A - -,-
4 '¡
->s
óno uste^¿ es alargarla>, (no se ie ha allaclido ni quitaclo nada>,
etcétera). Ahora bien, la identidad ¡o enscña nada nuevo al niño:
iio
¡l
sabia perfectamente, a cualquier edad, que no se habí1 airacliclo g_l<--i--o rú
nada, etc.; ello no obstante, llegaba a la conclusión cie la no-con-
servación. La identiclad, en efecto, se cotwiertc en Lln argumento ü Q<---*p
a partir clel momento erl quc cltteda s¡bordinada a la reyersibili- rnaniliestan cn el organismo ? que trata cle conservar constantes algr nas va-
cl¡h ( *P-P:0, donde 0 o Pu:la operación "icléntica, clei siste- riables escnciales 11. Ahora bien: en un modelo cle este tipo, la regula:ión no
-;ra). Luego eS la reversibilidad ia que ti'ae consigo l¿r conscrva- ¡rodría ser perfecta, pucsto que la infornración cle que tiene necesid¿.rl R para
,rión y no a la inversa, como creí¿t E. Meyerson. fnncionar debe provenir de E, y puesto que, una vez pt'oclucido cl rcsult¿rdc.¡
por- lr-i nlc' cn 1j, la regulación no pueclc ser sino aproximada. Pero que la regulación sea
¿Se <lirá, entonces, que csta revcrsibiliclltcl sttpouc, perfecta cs necesario que el regulador intervenga antes cle que P haya provo-
i1.OS, ü¡B (memoria)? Al cOntraric.l 5', COTIO ell tgclo sistema de rc- cado un resultado en E. Es esto lo que nos parece que c¿rractcliza I¿r situa-
g-rlación, es la retroacción, y, aquí, I¿t rcvcrsibiiidacl, quienes en- ción de la operación en Ia que Ia regulación no tiene como objeto el resultaclo,
genclran esta (memoria) elr tanio qtlc simple conscrvación de los sino la acción misma, y en la que la acción permite prever el resultaclo y
r.rtilizario o bien anularlo gracias a la opcración inversa, Así, pr-res, éstc sería
esquemas construidos pol'la acción a la Vcz proiictiv¿l ),retroac- cl desarrollo deductivo de las acciones consideradas conlo o¡leracioncs quc
tiva (véase $ 13)' conduciría a la regulación perfecta, a la vez, por la anticipación de los resul-
Se responderá, al lllenos, qr-re la I'cve-r'sibilidaci, en cstc caso, tados y por su posible anulación o inversión.
debc ser ajustada pxra no resr-tltar ni cletnasiado ulargao ni clema- Además, entre el modelo elemental de un solo leeelbaclc que procede ;r par-
tir del resultado de la acción y la operación reversible, se pueden concebir,
si:lclo (cor1¿r> y alcanz¿rr sll obietivo c\acto. Y, efcctivamettte, la puesto que la regulación vcrsn sobre las accir.¡nes y ya l1o sobt'c st¡s rcsultaclos,
construcción cic un modelo sllpoil(ll'ii cltlc se picnsc cn tal itjuste. moclelos de cloble f eedback (llQ v QA en el csqncma cle esla nota). Por cjem-
1'i+ CORITI]SPONDENCIAS DE FUNCIONES IIEGULACIONES Y EQUIPARACIÓN 195

leia a ningún error, si es conforme a las leyes de su estructura IV. conclusiones.-Las concrusiones que hay que sacar der
(<agrupamientos>, <grupos>, ((redes), etc.). Un error de lógica o conjunto de este capítulo y, especialmente, de eite I 14, parecen
de matemáticas es resultado de un lapsus individual, es decir, de simples y forzosas.
factores de atención, de memoria, etc., cxtraños a la estructura En primer lugar, las funciones más generales del organismo,
utilizada, mientras que una estructura perceptiva, por ejemplo, organización, adaptación y asimilación, conservación y ánticipa_
tiene un aspecto probabilista que excluye toda composición que ción, regulación y equilibración, vuelven a encontrarse iodas en el
no sea por regulaciones aproximadas. terreno cognoscitivo y desempeñan el mismo papel esencial. sólq
Vemos así que, a medida que avallza la extensión del omedio, la reproducción no ha sido mencionadu, pero si ta aiuidimos erí
del conocimiento, es decir, del conjunlo de los objetos exteriores sus dos componentes_principales de conservación o repetición y
sobre los cuales versa la inteligencia, y a meclida que avanza la de recombinación de los caracteres transmitidos, es obvio que es-
disociación de las formas y dc su coutelliclo, o sca, cle la elabora- tos dos aspectos tampoco son extraños a los mecanismos dé rene-
ción de oformas, abstractas y conccptu:tles por oposición a las tición y de interferencias combinatorias de que dan testimonio
formas perceptivas o sensorio-motriccs y u lortiorl a las formas las inteligencias individuales en sus interacciones. Hay que llegar
materiales del organismo, las regulltciones encirrgadas de contro- a las relaciones entre el genoma individual y Ia *pobia"iórr, páru
lar los intercambios cognoscitivos con estc meclio, es decir, de or- encontrar de nuevo isomorfismos parciales en las relaciones entre
ganizar la experiencia cn función cle cuaclros ciecluctivos, alcanzatt cl individuo y las sociedades humanas. Bien entendido que la uni-
un nivel de precisión no conociclo por las regulaciones elenrenta- clad fundamental es la población o la sociedad, un ,rráo inextri_
les: en vez de limitarse a correcciones, pero a posteriorl y que cable de interferencias sociales y constituye, por tanto, un micro_
versan solamente sobre los resultaclos de los procesos o de los cosmos quc refleja un sector más o menos grancle dei grupo
en
comportamientos, o a una guízi aproximacla cic anticipaciones que su conjunto; no obstante, .,s en el individuo y, sobre toáo,-en er
son siempre probabilistas, clrmplen ltn¿r función de precorrección transcurso de su ontogénesis, donde las recombinaciones genéti-
propiamente dicha. Función cuyo ejercicio, naturalmente, es a su cas o sociales se efectúan y dan lugar a síntesis nuevas. Tan pron_
vez aproximado en eI terreno cie los métodos inductivos, puesto to como se renuncia al atomismo en provecho cre un constructi-
que cl contenido de la experiencia sigue sienclo i¡ recluctible a un¿r vismo dialéc1ico, se advierte que el problema cle saber si son los
previsión exahustiva, pero que es uua fuución plenamente cum- individuos los que engendran los caracteres clel grupo social y del
piida cn el terreno cie las estrllctur¿Is deductiv¿rs o lógic<-r-matemá- upool genético>, o si succcle lo contrario, es anáiogó a la cuestión
ticas cie la inteligencia. Si se considerase a los seres matemáticos sin salida de establecer si es la gallina la que hace al huevo o a la
como exteriores aI sujeto, lo esencial de lo que hernos dicho ante- inversa, problema que, por lo demás, preferiríamos plantear en
riorrnente seguiría siendc¡ válido, en la meciicla en que la inteligen- lérmino de gallina y de opolluelou, pues el huevo no L, más oue
cia ¡cndría que adaptarse a cllos. Pelo cs eviclente que si se con- Lln momento pasajero del desarrollo.
ciben las estructuras lógico-maternáticlts, clcl mismo modo que nos Recíprocamente, los caracteres esenciares der conocimiento pre-
veremos llevaclos a hacerlo (Capítulo VI), como si se sacasen de selltan correspondencias orgánicas evidentes. Las dos grandes
fun-
los l'uncionarnientos más generales cle la acción y de la propia or- ciones cle la inteligencia sol-inventar y comprender y-tanto la
in-
ganización viviente, el carácter de regulaciones superiores, que vención morfológica y fisiológica como la - asimilación orgánica
atribuimos a las operaciones intelectualcs, cobraría una significa- constituyen sus fuentes, coÍ] Ia consecuencia del descubrirr¡iento
;i in todavía mucho más profundamente biológica. progrcsivo o de la extensión indefinida clel medio.
pi , r-l cl caso dc que una seriación empír'ica cn el niño en cl orden asccn- Pero si Ios isomo¡fism