Está en la página 1de 1

Me Quiero, Me Cuido…

Queremos promover la cultura del cuidado, cuidarte y que te cuides; Te


invitamos a consultar la siguiente información:

Sistema de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo / Año 1 Edición 18 de marzo de 2019

Hablar mucho, gritar con frecuencia, exponerse a la contaminación y el tabaquismo, son factores que
pueden afectar la salud de la laringe, provocando problemas en su voz.

DISFONÍA: Lo que hay que saber sobre esta enfermedad

El uso excesivo y erróneo de la laringe es


responsable de las patologías más frecuentes Síntomas:
que afectan la fonatoria normal, como afonías,
nódulos y disfonías, siendo considerado los Se distingue por la aparición de ronquera o pérdida parcial de la voz.
problemas de fonación una enfermedad laboral
en nuestro país.
«Puede ser un síntoma de otras
enfermedades de mayor complejidad.»

Recomendaciones

Mantener hidratado el aparato fonatorio bebiendo un


mínimo de 1,5 litros diarios de agua y, si es necesario,
realizando vahos para humedecer la laringe y eliminar
mucosidad.

Respetar el descanso nocturno. Un cuerpo cansado habla


cansado. Si la voz es el resultado del estado de nuestro
cuerpo, el cansancio produce tensiones musculares que
afectan a la postura y a la respiración y, finalmente, a la
voz.
Conductas perjudiciales
Hablar a una velocidad que nos permita coordinar
adecuadamente la respiración con la voz. Para controlar un
habla excesivamente rápida se debe intentar vocalizar
tanto como se pueda.
Descuidar la hidratación. Hay que evitar todo aquello
que no favorezca la hidratación, como, por ejemplo,
beber poco, respirar por la boca, abusar de aires
acondicionados o calefacciones que resequen en
exceso el ambiente

Fumar o beber alcohol, dado que constituyen


sustancias irritantes para el aparato fonatorio.

Utilizar ropa que oprima la zona diafragmática


(cinturones, fajas, corsés), ya que no favorecen la
respiración

Gritar en exceso y continuamente o, por el contrario,


hablar susurrando. Ambas situaciones suponen un
sobreesfuerzo vocal.

Frecuentar ambientes ruidosos que indirectamente nos


obligan a gritar.

No es recomendable hablar más de 20 horas


semanales, ni 4 horas diarias seguidas (voz
proyectada).

¿Cuándo consultar al especialista?

Si tienes algún problema relacionado durante


más de 15 días a la voz, debes consultar
inmediatamente con un especialista
otorrinolaringólogo.