Está en la página 1de 9

BLOQUE 2: RECURSOS NATURALES Y PRESERVACION DEL AMBIENTE.

2.1 Movimientos de rotación y traslación de la tierra.

Es un movimiento que efectúa la Tierra girando sobre sí misma a lo largo de un eje imaginario denominado: Eje terrestre
que pasa por sus polos. Una vuelta completa, tomando como referencia a las estrellas, dura 23 horas con 56 minutos y 4
segundos y se denomina día sidéreo. Si tomamos como referencia al Sol, el mismo meridiano pasa frente a nuestra
estrella cada 24 horas, llamado día solar. Los 3 minutos y 56 segundos de diferencia se deben a que en ese plazo de
tiempo la Tierra ha avanzado en su órbita y debe de girar algo más que un día sideral para completar un día solar.

La primera referencia tomada por el hombre fue el Sol, cuyo movimiento aparente, originado en la rotación de la Tierra,
determina el día y la noche, dando la impresión que el cielo gira alrededor del planeta. En el uso coloquial del lenguaje
se utiliza la palabra día para designar este fenómeno, que en astronomía se refiere como día solar y se corresponde con
el tiempo solar.

Dirección: Oeste a este Sentido: Antihorario Tiempo: 23h 56m 0,4s Velocidad: 28.16 Km/m

Movimiento de traslación: Es un movimiento por el cual el planeta Tierra gira en una órbita alrededor del Sol. En 365
días con 6 horas, esas 6 horas se acumulan cada año, transcurridos 4 años, se convierte en 24 horas (1 día). Cada cuatro
años hay un año que tiene 366 días, al que se denomina año bisiesto. La causa de este movimiento es la acción de la
gravedad, y origina una serie de cambios que, al igual que el día, permiten la medición del tiempo. Tomando como
referencia el Sol, resulta lo que se denomina año tropical, lapso necesario para que se repitan las estaciones del año.
Dura 365 días, 5 horas y 47 minutos. El movimiento que describe es una trayectoria elíptica. El Sol ocupa uno de los
focos de la elipse y, debido a la excentricidad de la órbita, la distancia entre el Sol y la Tierra varía a lo largo del año. En
los primeros días de enero se alcanza la máxima proximidad al Sol, produciéndose el perihelio, donde la distancia es de
147,5 millones de km, mientras que en los primeros días de julio se alcanza la máxima lejanía, denominado afelio, donde
la distancia es de 152,6 millones de km.
Como se observa en el gráfico de arriba, el eje terrestre forma un ángulo de unos 23,5º respecto a la normal de la
eclíptica, fenómeno denominado oblicuidad de la eclíptica. Esta inclinación, combinada con la traslación, produce
sendos largos períodos de varios meses de luz y oscuridad continuadas en los polos geográficos, además de ser la causa
de las estaciones del año, derivadas del cambio del ángulo de incidencia de la radiación solar.

2.2 Tectónica de placas, vulcanismo y sismicidad.

La tectónica de placas: es una teoría geológica que explica la forma en que está estructurada la litósfera (la porción
externa más fría y rígida de la Tierra). La teoría da una explicación a las placas tectónicas que forman la superficie de la
Tierra y a los desplazamientos que se observan entre ellas en su movimiento sobre el manto terrestre fluido, sus
direcciones e interacciones. También explica la formación de las cadenas montañosas (orogénesis). Asimismo, da una
explicación satisfactoria de por qué los terremotos y los volcanes se concentran en regiones concretas del planeta (como
el cinturón de fuego del Pacífico) o de por qué las grandes fosas submarinas están junto a islas y continentes y no en el
centro del océano.

Límite de placas: Son los bordes de una placa y es aquí donde se presenta la mayor actividad tectónica (sismos,
formación de montañas, actividad volcánica), ya que es donde se produce la interacción entre placas. Hay tres clases de
límite:

Límite divergente o constructivo: las dorsales

Son límites en los que las placas se separan unas de otras y, por lo tanto, emerge magma desde regiones más
profundas (por ejemplo, la dorsal mesoatlántica formada por la separación de las placas de Eurasia y Norteamérica y las
de África y Sudamérica). Se cree que el surgimiento de bordes divergentes en las uniones de tres placas está
relacionado con la formación de puntos calientes. En estos casos, se junta material de la astenosfera cerca de la
superficie y la energía cinética es suficiente para hacer pedazos la litosfera. El punto caliente que originó la dorsal
mesoatlántica se encuentra actualmente debajo de Islandia, y el material nuevo ensancha la isla algunos centímetros
cada siglo.

Límite convergente o destructivo

La placa oceánica se hunde por debajo de la placa continental.

Las características de los bordes convergentes dependen del tipo de litosfera de las placas que chocan. Con frecuencia
las placas no se deslizan en forma continua; sino que se acumula tensión en ambas placas hasta llegar a un nivel de
energía acumulada que sobrepasa el necesario para producir el deslizamiento brusco de la placa marina. La energía
potencial acumulada es liberada como presión o movimiento; debido a la titánica cantidad de energía almacenada, estos
movimientos ocasionan terremotos, de mayor o menor intensidad. Los puntos de mayor actividad sísmica suelen
asociarse con este tipo de límites de placas.

 Cuando una placa oceánica (más densa) choca contra una continental (menos densa) la placa oceánica es
empujada debajo, formando una zona de subducción. En la superficie, la modificación topográfica consiste en una
fosa oceánica en el agua y un grupo de montañas en tierra.

 Cuando dos placas continentales colisionan (colisión continental), se forman extensas cordilleras formando un borde
de obducción. La cadena del Himalaya es el resultado de la colisión entre la placa Indoaustraliana y la placa
Euroasiática.

 Cuando dos placas oceánicas chocan, el resultado es un arco de islas (por ejemplo, Japón).
Límite transformante, conservativo o neutro.

Falla de San Andrés.

El movimiento de las placas a lo largo de las fallas de transformación puede causar considerables cambios en la
superficie. Debido a la fricción, las placas no se deslizan en forma continua; sino que se acumula tensión en ambas
placas hasta llegar a un nivel de energía acumulada que sobrepasa el necesario para producir el movimiento. La energía
potencial acumulada es liberada como presión o movimiento en la falla. Debido a la titánica cantidad de energía
almacenada, estos movimientos ocasionan terremotos, de mayor o menor intensidad.

Un ejemplo de este tipo de límite es la falla de San Andrés, ubicada en el Oeste de Norteamérica, que es parte del
sistema de fallas producto del roce entre la placa Norteamericana y la del Pacífico.
Principales placas tectónicas. Existen 15 placas mayores:

Placa Antártica, Placa Arábiga, Placa de Cocos, Placa del Caribe, Placa Escocesa, Placa Euroasiática, Placa Filipina, Placa
India, Placa Australiana, Placa Juan de Fuca, Placa de Nazca, Placa Norteamericana, Placa del Pacífico, Placa
Sudamericana, Placa Africana.

2.3 Hidrosfera: Dinámica y distribución de las aguas oceánicas y continentales.

Hidrosfera: parte liquida de la Tierra; se sitúa en la atmósfera y litosfera.

Aguas continentales ríos, lagos, aguas subterráneas, glaciares en los hielos polares y la humedad atmosférica.

La hidrosfera es determinante para la vida y uno de los procesos de transformación más importantes relacionados con el
ciclo hidrológico que consiste en la evaporización y precipitación de las aguas oceánicas y continentales.

 La dinámica del agua

El agua se renueva constantemente mediante un proceso de evaporización y condensación.


Aguas Oceánicas: Cubren el 73% de la totalidad de la superficie de la Tierra.

Océanos Extensión en Continentes entre los que se Observación


millones de encuentra
km2

Pacifico 165 América, Asia y Oceanía Es el más grande se originó al


separarse los continentes.

Atlántico 106 América, Asia y África Es el segundo,

Índico 73.5 África, Oceanía, y Asia. Es el tercero en tamaño

Glacial Ártico 9 485 000 Junto a las costas del norte de Es el más pequeño, y la mayor
América, Europa y Asia parte del año está congelado.

2.4 Capas de la atmosfera. Elementos y factores del clima.

La Troposfera: La troposfera es la capa inferior de la atmósfera, es donde ocurre el tiempo.

La Estratosfera: La estratosfera es la segunda capa de la atmósfera de la Tierra. A medida que se sube, la temperatura en
la estratosfera aumenta. Muchos aeroplanos vuelan en la estratosfera porque es muy estable.

La Mesosfera: La mesosfera es la tercera capa de la atmósfera de la Tierra. La temperatura disminuye a medida que se
sube

La Termosfera: La termosfera es la cuarta capa de la atmósfera de la Tierra. Los trasbordadores espaciales vuelan en
esta capa.
La Exosfera: La última capa de la atmósfera de la Tierra es la exosfera. Esta es el área donde los átomos se escapan hacia
el espacio

Diferencia entre tiempo y clima: El estado de la atmósfera cambia constantemente. Hay cambios bruscos que suceden
en unas horas y procesos largos que duran cientos o miles de años. Por eso hay que diferenciar entre tiempo y clima.

El tiempo es el estado de la atmósfera en un lugar determinado y en un momento dado. Así, por ejemplo, se puede decir
que hoy en Roma hay un tiempo cálido y soleado. En cambio, el clima es el estado medio de la atmósfera durante un
largo período. Así, por ejemplo, se dice que en Roma hay un clima templado con inviernos suaves y veranos cálidos.

La observación de los tipos de tiempo más frecuentes y su distribución durante el año revelan el clima de una región.
Para conocer el clima de una zona se analizan sus elementos, principalmente temperaturas, precipitaciones, vientos y
presión atmosférica, estudiando sus valores medios en períodos extensos de unos treinta años.

Factores que modifican el clima: Latitud, Altitud, Orientación del relieve, Masas de agua, Distancia al mar, Dirección de
los vientos planetarios y estacionales.
2.5 Distribución y clasificación de los climas en el mundo

En el mundo los tipos de clima se clasifican en tres grupos.

Cálidos.

Clima ecuatorial (región amazónica, parte oriental de Panamá, Península del Yucatán, centro de África, occidente
costero de Madagascar, sur de la Península de Malaca e Insulindia)

Clima tropical (Caribe, Llanos y costas de Colombia, Costa Rica y Venezuela, costa del Ecuador, costa norte del Perú, la
mayor parte del este de Bolivia, noroeste de Argentina, oeste de Paraguay, centro y sur de África, sudeste asiático, norte
de Australia, sur y parte del centro de la India, la Polinesia etc. y las costa surcentral del Pacífico de México)

Clima subtropical árido (suroeste de América del Norte, norte y suroeste de África, oriente medio, costa central y sur del
Perú, norte de Chile, centro de Australia). Se ubica entre los climas desérticos subtropicales y las franjas de clima
mediterráneo, del cual se distingue por una pequeña diferencia en cuanto a la lluvia recibida.

Clima desértico y semidesértico, este último también llamado clima estepario, se ubican en el interior de los continentes
en la zona templada (Asia Central, centro-oeste de América del Norte, Mongolia, norte y oeste de China).

Templados.

Los climas templados son los propios de latitudes medias, y se extienden entre los paralelos 30 grados y 70 grados
aproximadamente. Su carácter procede de los contrastes estacionales de las temperaturas y las precipitaciones, y de
una dinámica atmosférica condicionada por los vientos del oeste. Las temperaturas medias anuales se sitúan alrededor
de los 15 °C y las precipitaciones van de 300 a más de 1000 mm anuales, dependiendo de factores como la exposición
del relieve a los vientos y a la insolación, la distancia al mar o continentalidad y otros.

Dentro de los climas templados distinguimos dos grandes conjuntos: los climas subtropicales, o templados-cálidos, y los
climas templados propiamente dichos, o templados-fríos. A su vez, dentro de cada uno de esos grandes conjuntos se
engloban varios subtipos climáticos.

Clima subtropical húmedo (sudeste de Estados Unidos y Australia, sur de China, noreste de Argentina, sur de Brasil y
Uruguay, norte de la India y Pakistán, Japón y Corea del Sur).
Clima mediterráneo (zona del Mediterráneo, California, centro de Chile, sur de Sudáfrica, suroeste de Australia)

Clima oceánico o atlántico (zona atlántica europea, costas del Pacífico del noroeste de Estados Unidos y de Canadá,
sureste de Australia, Nueva Zelanda, sur de Chile, costa de la Provincia de Buenos Aires, Argentina.

Clima continental (centro de Europa y China y la mayor parte de Estados Unidos, norte y noreste de Europa, sur y centro
de Siberia, Canadá y Alaska)

Fríos

Climas polares (al norte del Círculo Polar Ártico y al sur del Círculo Polar Antártico)

Clima de montaña (en montañas altas)

2.6 Biosfera.

En ecología, la biosfera es el sistema formado por el conjunto de los seres vivos propios del planeta Tierra, junto con el
medio físico que les rodea y que ellos contribuyen a conformar. Este significado de «envoltura viva» de la Tierra, es el de
uso más extendido, pero también se habla de biosfera, en ocasiones, para referirse al espacio dentro del cual se
desarrolla la vida. La biosfera está distribuida cerca de la superficie de la Tierra, formando parte de la litosfera,
hidrosfera y atmósfera.

La biosfera es el ecosistema global. Al mismo concepto nos referimos con otros términos, que pueden considerarse
sinónimos, como ecosfera o biogeosfera. Es una creación colectiva de una variedad de organismos y especies que
interactuando entre sí, forman la diversidad de los ecosistemas. Tiene propiedades que permiten hablar de ella como un
gran ser vivo, con capacidad para controlar, dentro de unos límites, su propio estado y evolución.

2.7 biodiversidad

El valor esencial y fundamental de la biodiversidad reside en que es resultado de un proceso histórico natural de gran
antigüedad. Por esta sola razón, la diversidad biológica tiene el propio derecho de continuar su existencia. El hombre y
su cultura, como producto y parte de esta diversidad, debe velar por protegerla y respetarla.

Los elementos diversos que componen la biodiversidad conforman verdaderas unidades funcionales, que aportan y
aseguran muchos de los “servicios” básicos para nuestra supervivencia.

Aspecto ecológico: Los elementos que constituyen la diversidad biológica de un área son los reguladores naturales de los
flujos de energía y de materia. Cumplen una función importante en la regulación y estabilización de las tierras y zonas
litorales. La biodiversidad juega un papel determinante en procesos atmosféricos y climáticos. La diversidad biótica de
un sistema natural es uno de los factores determinantes en los procesos de recuperación y reconversión de desechos y
nutrientes. Además algunos ecosistemas presentan organismos o comunidades capaces de degradar toxinas, o de fijar y
estabilizar compuestos peligrosos de manera natural.

Aspecto económico. Algunos de los artículos económicos importantes que la biodiversidad proporciona a la humanidad
son:

Alimentos: cosechas, ganado, silvicultura, piscicultura, medicinas. Se han usado las especies de plantas silvestres
subsecuentemente para propósitos medicinales en la prehistoria. Por ejemplo, la quinina viene del árbol de la quina
(trata la malaria), el digital de la planta Digitalia (problemas de arritmias crónicas), y la morfina de la planta de amapola
(anestesia). Los animales también pueden jugar un papel, en particular en la investigación. Se estima que de las 250.000
especies de plantas conocidas, se han investigado sólo 5.000 para posibles aplicaciones médicas.
Industria: por ejemplo, fibras textiles, madera para coberturas y calor. La biodiversidad puede ser una fuente de energía.
La diversidad biológica encierra además la mayor reserva de compuestos bioquímicos imaginable, debido a la variedad
de adaptaciones metabólicas de los organismos. Otros productos industriales que obtenemos actualmente son los
aceites, lubricantes, perfumes, tintes, papel, ceras, caucho, látex, resinas, venenos, corcho.

Los suministros de origen animal incluyen lana, seda, piel, carne, cuero, lubricante y ceras. También pueden usarse los
animales como transporte.

Turismo y recreación: la biodiversidad es una fuente de riqueza barata para muchas áreas, como parques y bosques
donde la naturaleza salvaje y los animales son una fuente de belleza y alegría para muchas personas. El ecoturismo, en
particular, está en crecimiento en la actividad recreativa al aire libre. Así mismo, una gran parte de nuestra herencia
cultural en diversos ámbitos (gastronómico, educativo, espiritual) está íntimamente ligada a la diversidad local o
regional y seguramente lo seguirá estando.