Está en la página 1de 13

LOS BIENES.

Nos preguntamos si los términos “Cosa” y “Bien” son lo mismo. Doctrinariamente se establece que entre
ellos hay una relación de género especie, donde el género es la cosa y la especie es el bien; lo que los
diferencia, es que entiende por Bien a aquella cosa que presa una utilidad para las personas y que es
susceptible de apropiación particular. De esta forma, todo bien es una cosa, pero hay cosas que NO son
bienes como, por ejemplo, las cosas comunes a todas las personas, como el aire o el alta mar.

Clasificación de las Cosas o de los Bienes.

Tanto a nivel Constitucional como en el Código Civil, se clasifica inicialmente a las cosas en Corporales e
Incorporales, así lo señala el artículo 19 Nº 24 de la Constitución Política de la República, y los artículos
565, 576, 582 y 583 del Código Civil.

a. Cosas Corporales: son aquellas que tienen un ser real y pueden ser percibidas por los
sentidos.

b. Cosas Incorporales: Consisten en los meros derechos, pero se pueden percibir a través de
la inteligencia.

NOTA: de los contratos sólo nacen Derechos Personales o Créditos, NO nacen Derechos Reales.

Se critica que los derechos sean considerados como cosas, sin embargo, se entiende que dentro de
la clasificación de las cosas se trata de cosas incorporales que, como señalamos, serán clasificadas en
derechos Reales y Personales.

1. Las Cosas Incorporales.

Se distinguen dentro de esta clasificación a los derechos Reales y a los derechos Personales.

a. Derechos Reales.

Según se establece en el artículo 577 es aquel que tenemos sobre una cosa sin respecto a
determinada persona. El titular de un derecho real puede ser una o muchas personas, cuando ocurre
esto último estamos frente a la Comunidad; si el derecho en común es el Dominio, recibe el nombre
Copropiedad. Así, si al fallecer una persona deja varios herederos, cada uno de ellos comparte un
derecho real, ya que son titulares del derecho real de Herencia, son comuneros, pero NO copropietarios.
Se presenta un problema en los derechos reales, ya que, hay un sujeto activo que debe estar
determinado, existe un objeto, que es aquel sobre el cual se ejerce el derecho, pero no se identifica al
sujeto pasivo, criticándose por algunos la existencia de una “cosificación del derecho”, sin embargo, en
toda relación jurídica debe existir un sujeto pasivo y, en este caso, es el resto de la Comunidad, puesto
que todas las personas deben respetar el derecho real del titular.
Se distingue, por lo tanto, los dos elementos esenciales del Derecho Real:

1
a.1) El Sujeto activo, que tiene la posibilidad de aprovecharse de la cosa, ya sea de manera
total, como en el Derecho Real de Dominio, o de forma Parcial como es el caso del
Usufructo.
a.2) La Cosa objeto del derecho, esta cosa debe encontrarse determinada siempre,
individual o específicamente; no puede existir un dominio, por ejemplo, sobre una cosa
indeterminada.

El derecho Real se clasifica en Derecho Real de Goce y Derecho Real de Garantía:

a. Derecho Real de Goce: permite la utilización de la cosa de manera directa, que puede ser más
o menos amplia. Será más amplia tratándose del derecho real de Dominio, y lo será menos en
el Derecho de Uso o Habitación. Son también derechos reales de goce el Usufructo, la
Servidumbre.
b. Derechos Reales de Garantía: facultan al titular, pero para usar la cosa de manera indirecta,
esto es, por su valor de cambio. Así, el titular de un derecho real de hipoteca o prenda no se
aprovecha directamente de la cosa, sino que tiene una garantía tendiente a asegurar el
cumplimiento de una obligación principal y en caso que no se cumpla, puede solicitar la subasta
del bien, pagándose con el producto de la misma, o sea, su valor de cambio.

Taxatividad de los derechos reales.

En el artículo 577 están definidos y enumerados los derechos reales, y al revisar el tenor literal de
ese artículo, se puede concluir que la numeración es taxativa, sin embargo, luego, en el artículo 579 se
menciona a otro derecho real, el Censo, lo que alteraría la taxatividad del 577.
Incluso, fuera del Código Civil existen otros derechos reales, como el Derecho Real de
Aprovechamiento de Aguas, el de Concesión Minera y el de Conservación Medioambiental, creado este
último en el año 2016.
Por lo tanto, podemos afirmar que la enumeración de los derechos reales es taxativa, en el sentido
que únicamente el legislador tiene la facultad de crear derechos reales, puesto que la fuente de los
derechos reales es la ley, en eso se diferencia de los derechos personales (según veremos). Entonces, la
enumeración del 577 NO es taxativa

b. Derechos Personales o Créditos. (Artículo 578)

Son aquellos que sólo pueden reclamarse de ciertas personas que, por un hecho suyo o la sola
disposición de la Ley han contraído las obligaciones correlativas.

1. Enumeración.

A diferencia de lo que ocurre con los derechos reales, no es posible enumerar a los derechos
personales, ya que son ilimitados, esto porque la fuente de los derechos personales son las fuentes de
las obligaciones. Las partes pueden crear libremente los derechos personales que quieran, salvo que
sean contra la ley, la moral, las buenas costumbres y el orden público.

2. Elementos de los derechos personales.

2
Se distinguen tres elementos:

a. Un sujeto activo llamado acreedor, quien es el titular del derecho, generalmente está
determinado, pero no hay ningún inconveniente en que, al momento de generarse la
obligación, esté indeterminado, lo importante es que al momento de cumplirse la obligación
DEBE ESTAR determinado.
b. El sujeto pasivo, también llamado Deudor, es aquella persona que se encuentra en la
necesidad de cumplir con la prestación. DEBE ESTAR determinado, en esto se diferencia el
derecho personal del derecho real porque, recordemos, que en el derecho real el sujeto es la
comunidad completa y sólo estará determinado, toda vez que uno de ellos impida el ejercicio
del derecho real a su titular.
c. El Objeto, que consiste en un Dar, Hacer o No Hacer, por lo tanto se trata de un acto humano,
o sea, una acción o una abstención precisa y se diferencia con el derecho real, porque en este
último el objeto es una cosa.

INSERTAR PARALELO.

¿QUÉ ES?
¿CÓMO SE REPUTA?
¿POR QUÉ/PARA QUÉ?

Cosas Corporales.

Son aquellas que tienen un ser real y pueden ser percibidas por lo sentidos, de acuerdo al artículo
565 del Código Civil.
Existen distintas categorías de cosas corporales, y veremos en primer lugar las cosas Corporales
Muebles e Inmuebles. Esta distinción se efectúa en atención a si la cosa puede ser trasladada de un lugar
a otro sin sufrir detrimento en su sustancia.

Las Cosas Corporales Muebles.

Se distinguen a las Cosas Corporales Muebles por Naturaleza y Muebles por Anticipación.
Las Cosas Corporales Muebles por Naturaleza son aquellos que pueden transportarse de un lugar a
otro, sin sufrir detrimento en su sustancia.
El Código distingue a los muebles Semovientes que son aquellos que se mueven por sí mismos, y
los Muebles Inanimados que son aquellos que requieren de una fuerza externa para transportarse. Cabe
señalar que esta distinción carece de importancia jurídica.
Las Cosas Corporales Muebles por Anticipación se trata de bienes inmuebles por adherencia o
destinación que, para efectos de constituir un derecho en favor de otra persona, distinta del dueño, se
reputan muebles, antes de la separación del inmueble del que forman parte o al cual están
permanentemente destinados para su uso, cultivo o beneficio (Artículo 571).
Para esta última clasificación se considera al bien por una ficción, separado al bien inmueble al cual
adhiere o está destinado, o sea, se le anticipa la calidad de mueble por naturaleza que va tener como,
por ejemplo, la venta de una cosecha, mientras están pendientes los frutos en el árbol o la venta de una
madera cuando aún no se ha talado el bosque.

3
Según el artículo 574, toda vez que se use la expresión “Muebles”, se está haciendo referencia a los
muebles por naturaleza, por lo tanto, cuando se quiera hacer referencia a los muebles por anticipación,
se tendrá que señalar de manera EXPRESA.

Las Cosas Corporales Inmuebles.

Cosas Inmuebles por Naturaleza.

Son aquellos muebles que no se pueden trasladar de un lugar a otro, sin sufrir detrimento de su
sustancia, como las tierras y las minas, o sea, el suelo y el subsuelo.
Los bienes inmuebles se subclasifican en Inmuebles por Naturaleza, por Adherencia y por
Destinación.
Los Inmuebles por Naturaleza son aquellos que corresponden a la definición del artículo 568 del
Código Civil.
Se distinguen en los inmuebles por Naturaleza los Predios Urbanos y los Predios Rústicos; y para
esta distinción hay que considerar tres elementos: la ubicación, la dimensión y la destinación. Así, los
predios urbanos son aquellos que se encuentran ubicados dentro del radio urbano y que NO tengan una
destinación agrícola, ganadera o forestal o que, teniéndola, su dimensión sea inferior a una hectárea.

Importancia de la distinción entre los Predios Urbanos y Rústicos.

En primer lugar, en el contrato de arrendamiento la legislación aplicable es distinta. Al


arrendamiento de predios urbanos tiene aplicación la Ley 18.101, mientras que a los predios Rústicos se
les aplica el Decreto Ley 993.
En segundo lugar, existiendo Sociedad Conyugal el marido requiere autorización de la mujer o
de la Justicia en subsidio, para arrendar inmuebles de la sociedad o de la mujer por más de 5 (cinco) años
los urbanos o por más de 8 (ocho) los rústicos, incluidas las prórrogas.
La misma limitación en cuanto al tiempo existe respecto de los guardadores y del padre o la
madre que ejerce la patria potestad, pero -además- se agregan que NO puede dar en arriendo por más
tiempo de que dure la incapacidad del pupilo o hijo.

Cosas Inmuebles por Adherencia.

Son aquellos bienes muebles que se reputan inmuebles por estar adheridos permanentemente
a un inmueble por naturaleza o a otro inmuebles por adherencia. Se deben cumplir los siguientes
requisitos:

a. Debe tratarse de un bien mueble; y


b. Éste debe encontrarse ADHERIDO DE MANERA PERMANENTE a un inmueble.

Es por este motivo que los edificios, los árboles, la Jurisprudencia ha dicho que los rieles, los
durmientes, son inmuebles por adherencia.

Inmuebles por Destinación.

4
Son aquellos muebles que se repitan inmuebles por encontrarse destinados al uso, cultivo o
beneficio de un inmueble, no obstante, puedan separarse sin detrimento (Artículo 570).
Haremos un par de observaciones a lo dispuesto en el Código Civil. En primer lugar, a lo que
respecta a que se encuentran destinados al uso, cultivo y beneficio es incorrecto, porque NO es necesario
que se cumplan copulativamente estos requisitos, basta con que sea uno de ellos. En segundo lugar, se
refiere a los ejemplos que entrega el propio código ya que los dos primeros no son inmuebles por
destinación, sino que son inmuebles por adherencia.

Requisitos.

En primer lugar, debe tratarse de un bien mueble por naturaleza, que está destinado al uso,
cultivo o beneficio. En segundo lugar, esta destinación debe ser permanente, aunque -al igual como lo
dijimos en los inmuebles por adherencia- NO es necesario que sea perpetua.
En ciertos casos, la ley exige que sea el dueño quien haga la destinación, como en el caso de los
utensilios de labranza, los animales, los abonos, las prensas, calderas y máquinas que forman parte de
un establecimiento industrial.

El inmueble por destinación, podrá cesar en su calidad desde el momento en que se separan del
inmueble al cual sirven, para darles un diferente destino (Ej. Tractor en el fundo, no deja de perder la
calidad).

Los derechos muebles e inmuebles. (Arts. 580 y 581)

En el artículo 580 se establece que los derechos pueden ser muebles e inmuebles, pese a tratarse
de cosas incorporales. Para saber si el derecho es Mueble o Inmueble, debemos distinguir:

i. En primer lugar, si es un derecho real habrá que determinar sobre qué cosa recae el derecho
real, así, si el derecho real es la Hipoteca el derecho será inmueble; mientras que, si el
derecho real es la prenda, el derecho real es mueble. Pero si es el derecho real de Dominio,
podrá ser Mueble o Inmueble.
ii. En segundo lugar, tratándose de los derechos personales, estos no recaen en cosas, sino
que su objeto es un acto humano, que puede consistir en dar, hacer o no hacer:

a. Si la Obligación es de dar, habrá que distinguir a qué se obliga el deudor, si es a


transferir un inmueble o un mueble, así se determinará la naturaleza del derecho.
b. Tratándose de las obligaciones de hacer y no hacer, por expresa disposición del
artículo 581, los hechos que se deben se reputan muebles. En consecuencia, por
ejemplo, la obligación que emana de un contrato de promesa, será mueble, porque
se trata de una obligación de hacer, consistente en la ejecución de un hecho
jurídico, cual es la celebración del contrato prometido.

Acciones Muebles e Inmuebles.

Como hemos señalado, de los derechos surgen acciones, las cuales también pueden ser
catalogadas como muebles o inmuebles, en atención a la distinción que hemos hecho en el punto
anterior, por lo tanto, el derecho real de Hipoteca es un derecho real inmueble y la acción hipotecaria

5
que de él emana, es también inmueble y, su a vez, el derecho personal que surge del contrato de promesa
genera, a su vez, una acción personal que tiene el carácter.

PP. IMPORTANCIA DE LA DISTINCIÓN ENTRE BIENES MUEBLES E INMUEBLES.

1. En materia de compraventa.

El contrato de compraventa que recae sobre bienes inmuebles, es un contrato solemne y su


solemnidad es la Escritura Pública.
En cambio, la compraventa de bienes muebles, es un contrato consensual.

2. En materia de tradición.

La tradición de las cosas muebles se hace según el artículo 684 del CC. Esto es significando una
de las partes a la otra que le transfiere el dominio, por alguno de los medios descritos en el mismo
artículo.
En cambio, en la tradición de los bienes inmuebles, según el artículo 686, se hace con la
inscripción del Título en el Conservador de Bienes Raíces respectivo.

3. En Materia de Prescripción Adquisitiva Ordinaria.

Esta clase de Prescripción es la consecuencia de una posesión regular, esto es, aquella que tiene
un justo título, donde hay buena fe inicial del poseedor y se le ha hecho la tradición. Esta clase de
posesión faculta para adquirir el dominio en el plazo de dos años para los bienes muebles y de cinco años
para los bienes inmuebles. Cabe hacer presente, que si la posesión es irregular el plazo exigido para
adquirir por Prescripción Adquisitiva Extraordinaria es de 10 años sin distinguir si se trata de bienes
muebles o inmuebles.

4. En Materia de Ocupación.

En cuanto al modo de adquirir llamado Ocupación este opera únicamente respecto a cosas
corporales muebles, siempre que o no tengan dueño o hayan sido abandonadas por el dueño.

5. En Materia Sucesoria.

Los Herederos podrán disponer de los bienes muebles del causante a su solo fallecimiento,
mientras que respecto de los bienes raíces, se exigirá cumplir con las inscripciones establecidas en el
artículo 688 del CC. Que exige posesión efectiva, Inscripción Especial de Herencia, Testamento si lo
hubiere y el Acta de partición, toda vez que los herederos no estén todos de acuerdo en la disposición
del inmueble.

6. En Materia de Lesión Enorme.

La Lesión enorme sólo opera en ciertos casos y en lo que respecta a la permuta y compraventa,
sólo opera respecto de bienes inmuebles.

6
7. En materia de Sociedad Conyugal.

En Materia de Sociedad Conyugal existen dos aspectos en los cuales importa la distinción:

a. En cuanto al Patrimonio de la Sociedad Conyugal, ya que los bienes aportados, si son bienes
muebles, se incorporarán al Patrimonio Social, pero con derecho a recompensa una vez disuelto
el régimen de Sociedad Conyugal. Mientras que, si son bienes inmuebles, se mantendrán en el
haber propio del cónyuge, pero serán administrados por el marido.
El mismo destino tendrán los bienes que sean adquiridos a TÍTULO GRATUITO durante la
Sociedad Conyugal, así, si recibe la donación de un bien mueble, se incorpora al haber relativo,
o sea, da derecho a recompensa, pero si recibe como legado un bien inmueble, se mantiene en
el haber propio del cónyuge, aunque también es administrado por el marido.

b. En cuanto a la Administración, existe libertad para que el marido administre los bienes muebles
sociales, pero respecto de los inmuebles, sean sociales o de la mujer, requiere de su autorización
para enajenarlos, gravarlos, prometer enajenar o gravar o darlos en arrendamiento por más de
5 (cinco) años si son predios urbanos o por más de 8 (ocho) si son predios rústicos.

8. En materia de Cauciones.

En cuanto a las cauciones, hay de éstas que son Reales que sólo recaen sobre inmuebles, como
la Hipoteca y hay otras que sólo recaen sobre muebles como la Prenda.

9. En Materia de Muerta Presunta.

En lo que respecta a Muerte Presunta, en el período de Posesión Provisoria, los presuntos


herederos podían enajenar los bienes del desaparecido, cumpliendo siempre ciertos requisitos, pero sólo
para los inmuebles se exigía acreditar Causa Necesaria o Utilidad Evidente.

10. En Materia Procesal.

En sede procesal, la materia de los Tribunales será distinta, según la acción sea mueble o
inmueble. Si la acción es inmueble será Tribunal competente el Juez del lugar donde se encuentre
ubicado el inmueble; mientras que, si la acción es mueble será aquel del domicilio del demandado por
regla general.

11. En Material Penal.

En esta materia, hay ciertos delitos que sólo pueden recaer sobre bienes muebles, como el
hurto, el robo, la receptación; y para los inmuebles, se encuentra tipificado el delito de usurpación.

Cosas de Género y Cosas de Especie o Cuerpo Cierto.

En atención a la determinación de las Cosas, éstas se clasifican en:

7
a. Cosas de Género, que corresponden a un individuo indeterminado dentro de un género
determinado, por ejemplo, un Caballo de Carreras;
b. Cosas de Especie o Cuerpo Cierto, que son aquellas que corresponden a un individuo
determinado de un género determinado, como, por ejemplo, el caballo de carreras que
ganó el Derbi el año 2018.

Importancia de la distinción.

En Primer lugar, el deudor de especie tiene la obligación de conservar la cosa hasta la entrega.
Mientras que el deudor de género, NO tiene esta obligación, pudiendo consumir las cosas, mientras
subsista un individuo dentro del género.
En segundo lugar, el deudor de especie cumple su obligación, entregando la cosa debida y no
otra, o sea, el mismo individuo. Mientras que el deudor de género, cumple su obligación entregando
cualquier individuo dentro del género de una calidad -a lo menos- mediana.
En tercer lugar, el caso fortuito puede ser un modo de extinguir las obligaciones que recaigan en
especie o cuerpo cierto; respecto de las cosas genéricas la pérdida fortuita NO es un modo de extinguir
las obligaciones, ya que el género NO perece, salvo el caso especial del género limitado.

COSAS CONSUMIBLES Y COSAS NO CONSUMIBLES.

Cosas consumibles

Son aquellas que se destruyen con su primer uso.


Esta clasificación se efectúa en atención a si las cosas se destruyen o no al primer uso, sin embargo,
debemos tener presente que las cosas pueden ser objetiva o subjetivamente consumibles.
En primer lugar cosas objetivamente consumibles, son aquellas que por su naturaleza se destruyen al
primer uso civil o naturalmente, así, por ejemplo, los alimentos y el dinero se destruye civilmente cada
vez que se utiliza porque hay un acto de enajenación. (Ojo porque la consumibilidad del dinero es más
bien jurídica)
Las cosas objetivamente no consumibles son aquellas que no se destruyen a su primer uso, como por
ejemplo una silla, un auto etc.
En segundo lugar, son subjetivamente consumibles o no consumibles aquellas cosas que para sus
titulares se destruyen o no al primer uso, por ejemplo puede ser subjetivamente no consumible una
botella de vino de una colección.
A la inversa es subjetivamente consumible alguna cosa que objetivamente no lo es, por ejemplo,
compramos una guitarra y la destruimos.
La importancia de esta distinción radica en que las cosas consumibles no pueden ser objeto de ciertos
contratos, en particular en los que se entregue el uso y o goce a un mero tenedor ya que este tiene la
obligación de restituir la misma cosa, por ejemplo el arrendamiento, el comodato y el usufructo.

Cosas Fungibles y Cosas No Fungibles.

Esta clasificación se efectúa en atención a si pueden reemplazarse unas por otras, porque las cosas tienen
el mismo poder liberatorio, así, las cosas fungibles pueden ser reemplazadas, mientras que las no
fungibles no pueden ser reemplazadas. Se entiende por cosa fungible el dinero y por cosas no fungibles,
por ejemplo, una obra de arte, un edificio patrimonial, etc.

8
Las cosas pueden ser subjetivamente fungibles o no fungibles, como -por ejemplo- un billete que para
su dueño tiene un valor especial.
No debemos confundir lo consumible con lo fungible puesto que hay cosas fungibles que no son
consumibles, por ejemplo un auto.
De igual forma tampoco son sinónimos las cosas fungibles con las genéricas ya que una cosa puede ser
fungible y de especie o cuerpo cierto, por ejemplo el auto con su patente.

Cosas Principales y Cosas Accesorias.

Esta clasificacion se efectua según si las cosas tienen una vida independiente o subordinada a otras cosas:

a. Las cosas principales son aquellas que tienen existencia independiente sin necesidad de
otras;
b. Mientras que la accesoria son aquellas que están subordinadas a otras.

Por ejemplo, los inmuebles por adherencia o destinación son accesorios al inmueble por naturaleza. Los
derechos pueden ser principales o accesorios, por ejemplo los derechos reales de prenda o hipoteca son
accesorios a la obligación principal que garantizan.

Existen ciertos criterios para determinar cuál es la cosa principal o la accesoria:

a. Se atiende a la posibilidad de si puede subsistir por sí misma, por ejemplo, la hipoteca es


accesoria;
b. En la accesión de mueble a mueble, se establece el criterio en primer lugar del valor de la
cosa y a falta de esto, o sea, si las cosas son de similar valor, se considera qué cosa sirve a la
otra; a falta de lo anterior, será el volumen lo que determinará la cosa principal. Ejemplo: el
diamante que se une a un anillo de oro .

Importancia de la distinción.

Por aplicación del principio de lo accesorio sigue la suerte de lo principal.

Cosas Divisibles e Indivisibles

Existen dos conceptos de divisibilidad:

a. Divisibilidad material: que implica que una cosa se puede fraccionar y aún así no sufrir
menoscabo, así -por ejemplo- 5 litros de agua son divisibles en recipientes de un litro y se
pueden volver a unir;
b. La divisibilidad intelectual: se refiere a aquellas cosas que pueden o no pueden dividirse
materialmente, pero que intelectualmente si pueden fraccionarse, así, por ejemplo,
cualquier cosa puede ser fraccionada en cuotas imaginarias. Como por ejemplo un derecho
personal se puede fraccionar en cuotas.

Sin embargo, de manera excepcional hay ciertas cosas que jurídicamente no se pueden fraccionar ni
siquiera de manera intelectual, son las llamadas Obligaciones Indivisibles, como, por ejemplo, la

9
obligación de entregar una especie o cuerpo cierto; la obligación que emana del derecho de prenda,
hipoteca o servidumbre. Así, en la hipoteca cada parte del predio está garantizando la totalidad del
crédito, es por lo anterior que no existen hipotecas parciales, sólo hay dos opciones: el inmueble está o
no está hipotecado.
Nada obsta a que las partes acuerden la indivisibilidad como, por ejemplo, que entre acreedor y deudor
acuerden que las cuotas de un mutuo de dinero tengan el carácter de indivisible.
El derecho de dominio es divisible en dos sentidos:

a. En primer lugar porque las facultades de dominio pueden separarse, por ejemplo en el usufructo
hay una persona que es el nuevo propietario que tiene la facultad de disposición luego el
usufructuario que tiene el goce, pero este pudo haber cedido el uso a otra persona;
b. En segundo lugar porque el dominio se puede fraccionar en la copropiedad donde varias
personas tiene el mismo derecho sobre la misma cosa sin embargo cada copropietario puede
ejercer dominio exclusivo sobre su cuota.

Importancia de la distinción.

 Para las obligaciones divisibles e indivisibles;


 Para el estudio de la prenda y la hipoteca;
 Respecto de la división del dominio; y
 Para la partición de bienes.

Cosas Presentes y Cosas Futuras.

Las cosas presentes, son aquellas que tienen existencia actual, es decir, al momento de perfeccionarse
el acto jurídico; las cosas futuras no existen al momento de perfeccionarse el acto pero se espera
racionalmente que existan.

Importancia de la distinción.

La importancia de esta distinción radica en que uno de los requisitos del objeto, es que sea real, lo cual
también tiene importancia en materia de compraventa porque a partir del Art. 1813, se regula la venta
de cosas futuras, señalando que el contrato puede ser condicional o aleatorio, si fuera condicional está
sujeto a una condición suspensiva, por lo tanto, si la cosa no llega a existir, el contrato no nacerá, es
decir, el comprador no tendrá que pagar un precio por ello.
Por el contrario, en el contrato es Aleatorio, si la cosa no llega a existir, el contrato igualmente nació y el
comprador deberá pagar el precio, esto porque forma parte de esta contingencia incierta de ganancia o
pérdida.

Cosas Singulares y Cosas Universales.

Cosas singulares son aquellas que están compuestas por un solo individuo o por varios individuos que
están unidos materialmente y que forman un ente distinto, como, por ejemplo, un ladrillo, un reloj.
Cosas universales constituyen una agrupación de cosas singulares QUE NO se encuentran unidas
materialmente, pero que forman un solo todo, porque tienen una destinación económica común.
Las cosas universales se subclasifican en:

10
a. Universalidades de Hecho: es (son) un conjunto de bienes muebles de naturaleza idéntica o
distinta, que permanecen separadas entre ellas, pero conservan su propia individualidad,
forman un solo todo, porque tienen un vínculo común económico. Ejemplos: rebaño de ovejas;
fábrica.
Sus características son:

1. Que se conforman por una pluralidad de cosas autónomas que pueden ser idénticas o
de distinta especie, como el establecimiento comercial, pero cada una de ellas tiene
aisladamente un valor económico;
2. Lo que los une es la misma destinación. Así, por ejemplo, un libro individualmente
considerado tiene un valor, pero en una colección tiene un valor distinto;
3. La Universalidad de hecho SÓLO COMPRENDE bienes muebles y SÓLO ACTIVOS

b. Universalidad de Derecho: corresponden a un conjunto de bienes y relaciones jurídicas activas


y pasivas, consideradas jurídicamente como formando un solo todo de carácter indivisible.
Sus características son:

1. Contienen activos y pasivos;


2. Existe una relación entre estos activos y pasivos, en relación a que el activo se da para
responder del pasivo, así, por ejemplo, en materia sucesoria los herederos aceptan con
beneficio de inventario, lo cual implica que ellos responderán por el pasivo sólo hasta
la concurrencia de lo que recibieron por concepto de activo;
3. Entre los bienes de la universalidad opera la subrogación real, esto es, el reemplazo de
una cosa por otra, ocupando jurídicamente su lugar.

Existen diversas opiniones en cuanto a cuáles son los casos de universalidades de Derecho, para algunos
la única universalidad de Derecho es la Herencia, esto es, el derecho real que recae sobre todo el
Patrimonio de una persona difunta o una parte de éste. Para otros, también se agregan el Patrimonio de
la Sociedad Conyugal, el Patrimonio Reservado de la Mujer Casada en Sociedad Conyugal, el Patrimonio
del Menor de Edad que tiene su Peculio Personal o Industrial, entre otros.

Paralelo entre ambas universalidades.

1. En primer lugar, la universalidad de hecho sólo contiene activos; y las de derecho activos y
pasivos.
2. En segundo lugar, las universalidades de hecho sólo contienen muebles; en cambios las de
derecho contienen muebles e inmuebles, e incluso cosas incorporales.
3. En Tercer lugar, las universalidades de derecho tienen una reglamentación especial; las de hecho
NO.

Cosas Comerciables y Cosas Incomerciables.

Las Cosas Comerciables son aquellas que pueden radicarse en un patrimonio, que tienen un titular y
sobre ellas se puede establecer una relación jurídica; mientras que las Cosas Incomerciables son aquellas
que NO se pueden radicar en el patrimonio de una persona, respecto de ellas NO se puede establecer
una relación jurídica entre privados.

11
Las Cosas puede ser Incomerciables sea por su naturaleza o sea por su Destinación.

a. Por su Naturaleza: corresponde a las cosas comunes a todas las personas;


b. Por su Destinación: corresponde a los Bienes Nacionales de Uso Público; en este caso se trata
de bienes que, individualmente considerados, son comerciables, por este motivo puede ser
desafectados como bienes nacionales de uso público y volver a la categoría de cosas
comerciables.

Existen limitaciones a la facultad de disposición sobre cosas comerciables, como, por ejemplo, pueden
estar limitadas legalmente aquellas viviendas sociales adquiridas por un subsidio habitacional, limitación
que -en todo caso- es por un determinado tiempo; lo mismo puede ocurrir, con aquellos bienes
declarados como Patrimonio Nacional, los cuales no pueden ser objeto de destrucción o modificación
sustancial. Hay limitaciones judiciales, como es el caso de los embargos y las medidas precautorias.
También, existe la limitación a los llamados Derechos Personalísimos que, recordemos, son Cosas
Comerciables pero INALIENABLES, por lo tanto, no se pueden enajenar ni gravar, como el derecho a
alimentos o los usufructos legales.

NOTA: NO SON SINÓNIMOS LAS PALABRAS COMERCIABLES CON ENAJENABLES. HAY UNA RELACIÓN
DE GÉNERO A ESPECIE, PORQUE LAS COSAS ENAJENABLES SON TODAS COMERCIABLES; PERO HAY
COSAS COMERCIABLES NO ENAJENABLES, COMO LOS DERECHOS PERSONALES.

Cosas Apropiables y Cosas Inapropiables.

Las Cosas Apropiables son aquellas susceptibles de apropiación, dentro de las cuales distinguimos a:

1. Las Cosas Apropiadas, que son aquellas que tienen dueño;


2. Las Cosas Inapropiadas, que son aquellas que carecen de dueño.

Esta distinción es importante, tratándose del Modo de Adquirir llamado Ocupación, que permite adquirir
el Dominio de COSAS APROPIABLES MUEBLES, o sea, bienes que NO tienen dueño (res nullius) o cosas
que han sido abandonadas por sus dueños (res derelictae); recordemos que la ocupación NO opera
respecto a los inmuebles, ya que un inmueble que no está inscrito, pertenece al Fisco.

Inapropiables son las cosas que NO SON susceptibles de apropiación.

Cosas Particulares y Cosas o Bienes Nacionales. (¿A quién pertenecen los bienes?)

1. Bienes Particulares.

Son aquellos que pertenecen a personas naturales o jurídicas de Derecho Privado. En cambio, los Bienes
Nacionales son aquellos que pertenecen al Estado; se distinguen entre estos los Bienes Nacionales de
Uso Público y los Bienes Fiscales.
Son Bienes Nacionales de Uso Público aquellos que pertenecen al Estado y que pueden ser utilizados por
todos los habitantes de la República, como las calles, las playas, los parques, etc. Se caracterizan porque
su uso pertenece a todos los habitantes de la República; tienen el carácter de incomerciables; en
consecuencia, son INALINEABLES e IMPRESCRIPTIBLES.

12
Todo lo anterior, no impide que el Estado pueda establecer sobre ellos concesiones. Se ha discutido cuál
es la naturaleza del derecho del Concesionario, según la Doctrina francesa la concesión de un bien
nacional de uso público, constituye un Derecho Real Administrativo en carácter de Precario, ya que es
siempre revocable.
Según la doctrina nacional, particularmente don Leopoldo Urrutia, señala que se trata de un Derecho
Real de Uso, pero que NO corresponde a aquel Derecho Real de Uso tratado en el Código Civil, sino que
tiene las características de todo Derecho Real y es que se ejerce sobre una cosa, sin respecto a
determinada persona.
Otro autor nacional, hablamos de don Luis Claro Solar, señala que las Concesiones sólo implican un
permiso de ocupación para cumplir un objetivo determinado y a título de precario.
La Jurisprudencia ha acogido en algunos fallos, la teoría de Urrutia, señalando -además- que el Código
de Aguas establece la concesión sobre estos bienes como un Derecho Real, con carácter de enajenable.

2. Bienes Fiscales.

Son aquellos que pertenecen al Estado, pero son de uso exclusivo de los organismos públicos y permiten
su adecuado funcionamiento. Los Bienes Fiscales SON comerciables, ya que pertenecen al Patrimonio de
un sujeto llamado Fisco, por lo tanto, son PRESCRIPTIBLES, son ENAJENABLES, lo cual implica que se
pueden ganar o perder por prescripción y el Fisco puede transferirlos o constituir gravámenes sobre
ellos.
Enumeración de algunos bienes fiscales:

a. Muebles e Inmuebles destinados al funcionamiento de Servicios Públicos;


b. Bienes que pasan al Fisco por concepto de Herencia Vacante, o sea, toda vez que el fisco es
el último heredero llamado a suceder
c. Los impuestos; Contribuciones (Formas de carga fiscal);
d. Los Inmuebles que no tienen dueño (Art. 590).

SEGUNDA UNIDAD
DERECHO DE PROPIEDAD

13