Está en la página 1de 1

Braunau am Inn, Austria, 20-IV-1889-Berlín, 30-IV-1945.

Político. Jefe del estado alemán desde 1933 hasta 1945.


Hitler carecía de formación especializada. No finalizó la enseñanza
secundaria y no fue admitido en la Academia de Bellas Artes de Viena. Hasta
1913 vivió en la capital austríaca gracias a los cuadros que pintaba y a una
modesta pensión de orfandad. Al estallar la I Guerra Mundial se alistó
voluntario y pronto mostró gran valentía en el combate, aunque sus
superiores consideraron que no tenía capacidad de mando y, por ello, sólo
consiguió ser ascendido a cabo. Tras el final de la guerra se estableció en
Munich y permaneció en el ejército como oficial de instrucción hasta 1920.
En 1919 se unió al Partido Obrero Alemán, luego llamado como Partido Nacionalsocialista Alemán
del Trabajo, de carácter nacionalista; y en 1921 fue elegido su presidente (Führer, guía). Como
presidente de este partido difundió las ideas del mismo, fundamentalmente el desprecio por la
democracia y el odio racial y no tardó en conseguir el apoyo de altos mandos del ejército y de la alta
burguesía. En noviembre de 1923 Hitler encabezó una rebelión contra la República de Weimar y se
proclamó canciller, pero el nuevo régimen fracasó por la falta de apoyo del ejército y Hitler fue
condenado a cinco años de prisión. Durante su encarcelamiento redactó "Mein Kamp" (Mi lucha),
una autobiografía y en diciembre de 1924 se benefició de una amnistía general y fue liberado.
Se dedicó entonces a la reconstrucción de su antiguo partido. En 1929, en el contexto de la gran
crisis económica, Hitler ganó el apoyo de muchos ciudadanos y, consecuentemente, también su voto,
culpando a los judíos y a los comunistas de la grave situación económica y prometiendo crear puestos
de trabajo y recuperar el prestigio como país. Con estas ideas el partido Nacionalsocialista Alemán
del Trabajo consiguió 107 escaños en 1930 y continuó creciendo hasta que, finalmente en enero de
1933 ganó las elecciones y Hitler fue nombrado canciller. Pronto se autoproclamó dictador y envió a
sus adversarios a campos de concentración, al tiempo que, gracias a la mayoría absoluta de su partido
en el parlamento, aprobaba una ley que transfería su propio partido el control de la burocracia y de la
justicia, prohibía los sindicatos (que fueron sustituidos por el Frente del Trabajo dirigido también por
el partido) y los demás partidos políticos. Además las autoridades nazis tomaron el control de los
medios de comunicación y de las entidades culturales, todo ello con el apoyo de la Gestapo, la policía
secreta.
Hacia 1935, contraviniendo lo pactado en el tratado de Versalles tras el final de la I Guerra Mundial,
se procedió al rearme de Alemania, que no tardó en anexionarse Austria, los Sudetes (1938) y el resto
del territorio checoslovaco (1939). Además, intervino a favor del general Franco en la Guerra Civil
española (1936-1939), pudiendo así desarrollar tácticas y estrategias que luego emplearía en los
enfrentamientos de la II Guerra Mundial. En septiembre de 1939 invadió Polonia, tras haber firmado
con la U.R.S.S. un pacto de neutralidad que comprometía a Alemania a entregar a la Unión Soviética
parte del territorio polaco que pudiera conquistarse. Aunque esto provocó la declaración de guerra a
Alemania de Gran Bretaña y de Francia, el ejército alemán avanzaba inexorablemente y en 1940
Noruega, Dinamarca, Los Países Bajos y Francia, fueron invadidas. Entonces Hitler, planeó la
invasión de la U.R.S.S.. Para ello conquistó primero los territorios de los Balcanes, para tener
protegido ese flanco y en junio de 1941 invadió la U.R.S.S. Pronto el ejército alemán se plantó a las
puertas de Moscú, pero en diciembre el ejército soviético les obligó a retroceder. En ese momento los
E.E.U.U. decidieron entrar en el conflicto y Hitler se percibió de que, enfrentándose a ambas
potencias al mismo tiempo y a los aliados europeos, ganar la guerra iba a ser casi imposible. Aun
viendo la inminente derrota militar, Hitler continuó con la guerra y con las matanzas de judíos en los
campos de concentración. En julio de 1944 un grupo de oficiales alemanes conspiró para asesinar a
Hitler, pero su intento fracasó. Finalmente fue el propio Hitler quien puso fin a su vida tras la derrota
de Alemania en la II Guerra Mundial, suicidándose en Berlín junto a su reciente esposa Eva Braun.