Está en la página 1de 13

SISTEMA DE GESTIÓN DUPONT

Profundizar el compromiso de la organización con los sistemas de observación preventiva


(DuPont) y de seguridad basada en la conducta (SBC) en el trabajo.
Los sistemas de prevención de la seguridad STOP (Seguridad en el Trabajo por la
Observación Preventiva –DuPont–), SBC (Seguridad Basada en la Conducta –SBC–) y
Observación de Conductas (OC) que se extienden por diversos lugares del orbe, están
diseñados para generar una cultura de seguridad en todos los niveles de la organización,
con énfasis en la gestión de los líderes respecto la reportabilidad de información obtenida
para retroalimentar el sistema e impactar sobre el mejoramiento continuo del
comportamiento de los trabajadores, disminuyendo la accidentabilidad.
Si bien estos métodos cuentan con evidencia suficiente respecto de su eficacia, alcanzan su
máximo potencial cuando todos los trabajadores de la operación comprenden y hacen
propios los principios y prácticas asociadas a éstos sistemas (STOP, SBC y OC), es decir, son
correctamente aplicados. Por desgracia, muchas organizaciones no obtienen o mantienen
la participación integral en las actividades o tareas específicas relacionadas con éstos
programas.
Los sistemas STOP, SBC y OC han contribuido de manera significativa a la disminución de los
accidentes en diversos sectores industriales, aumentando cada vez más la reputación y
posicionamiento de la gestión en seguridad y salud ocupacional (HSEC). Sin embargo,
también existen algunas controversias, sobre todo por el traslado excesivo de la
responsabilidad en el trabajador, pudiendo proporcionar a los gerentes, una excusa para
eludir sus responsabilidades en seguridad. Otros señalan una cierta rigidez de los
programas, dificultándose la adaptación necesaria a las características particulares de cada
organización u equipo de trabajo.
Más que ser leído como una debilidad, estos sistemas han proporcionado una plataforma
para el debate constructivo, permitiendo el cuestionamiento sobre las prácticas de
seguridad, aumentando el aprendizaje sobre la psicología de la prevención de riesgos y
accidentes.
Por ello, las reflexiones siguientes podrán ayudar a estimular la conversación y el diálogo
en torno a cómo mejorar los rendimientos en la ejecución de éstos programas, ofreciendo
estrategias prácticas basadas en la experiencia:
1. Revisar el leguaje: “Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el
silencio”, proverbio Hindú… Las palabras tienen el poder para moldear el pensamiento de
los hombres, para canalizar sus sentimientos y dirigir su voluntad y conducta. Aquel breve
proverbio anteriormente señalado, refleja el poder de las palabras para dar forma a
nuestros sentimientos, expectativas, actitudes y comportamientos. Los profesionales de la
seguridad suelen utilizar palabras como "accidente", "AST (Análisis Seguro de Trabajo)",
"estándar", "tiempo perdido", "investigación", "administración del cambio" y "control de
pérdidas", etc. Ese lenguaje podría coartar la participación voluntaria. ¿Quién querrá
participar en una "investigación de accidente" con “tiempo perdido” que aparentemente
intenta averiguar quién no "cumple" con el “estándar” y, por tanto, contribuye a una
"pérdida”?. A veces es mejor utilizar un concepto tan simple como “autoliderazgo” en vez
de “modificación de conducta”; aunque no guste a ciertos sectores académicos, es
necesario recordar que la teoría de la comunicación eficaz tiene aquí mucho que decir al
respecto.
2. Tome ventaja de la autoexigencia: La gente quiere ser competente. Ese es el motivo,
como principio de razón suficiente, de la competencia. En otras palabras, estamos
motivados para aprender, descubrir, explorar posibilidades, para entender lo que está
pasando, y estar alineados con la idea de que el autocontrol vale la pena. La gente quiere
participar de manera competente contribuyendo con las metas de seguridad, pero: ¿Cómo
se puede mejorar la competencia? Una fórmula es retroalimentando positivamente a las
personas. ¿La práctica hace la perfección? Claro no, la práctica aumenta la fluidez; la
repetición por sí sola no implica una mejora; por ello, debemos realizar una
retroalimentación adecuada.
3. Retroalimentar: Hacer feedback es una experiencia positiva; es como si la gente
naturalmente esperara recibir retroalimentación de su desempeño. Lo felicito, Ud. es un
buen lector. No espere que la gente acepte de forma natural realimentación conductista. El
contexto de una conversación previa es crucial: Que interesante lo que haces, ¿de qué se
trata?, ¿cómo se podría mejorar?, etc. son activadores para iniciar conversaciones que
permiten la escucha y el diálogo fructífero. Por lo tanto, la primera sesión de
retroalimentación tiene que ser realmente positiva y constructiva (hágalo de inmediato).
Muchas personas no van al encuentro con una retroalimentación positiva inicial porque
esperan ser corregidos, tal vez incluso criticados. Por lo tanto, para que los trabajadores se
comprometan, es crítico entrenar a los gerentes, supervisores y a trabajadores de primer
línea en cómo hacer de las conversaciones de seguridad una experiencia positiva, incluso si
ellas son para enmendar.
4. Auditar los programas: Es una característica esencial de los sistemas de gestión de salud
y seguridad exitosos, ya que los sistemas de control se debilitan con el tiempo y deben ser
revisados constantemente; facilita la incorporación de mejoras planificadas al sistema de
gestión asociado a la mejora en los rendimientos de seguridad, reduciendo pérdidas; ayuda
a mejorar las habilidades e identificar las oportunidades de avance en los procesos, a la vez
que se demuestra el compromiso de la dirección con la organización, los trabajadores y
tareas específicas que se realizan en el lugar de trabajo. Incluso es útil para observar si el
sistema (STOP™, SBC u OC) les hace sentido o qué dirección se le puede dar al momento
implementar procedimientos correctivos.
5. Incorporar imágenes y vídeos: Una imagen vale más que mil palabras… y un video, quizá
más... Para ejecutar un programa de seguridad eficaz se requieren datos de mejor calidad
para revisar y analiza y llegar a las causas de esos sutiles comportamientos de riesgo y
factores ambientales, sin tener que adivinar o imaginar las condiciones reales donde
ocurren los hechos.
6. Bajar la información en tiempo real: Muchos se quejan de que los sistemas no permiten
obtener la información cuando se necesita; por ello, trate de que los supervisores o
trabajadores puedan acceder a la información de forma inmediata: las personas a cargo
podrán analizar y tomar las acciones correctivas necesarias.
7. Involucrar a las empresas contratistas: Una crítica frecuente, quizá basada en algunos
hechos que tienen su origen en la disonancia cognitiva o en la realidad, es que el trato hacia
los trabajadores de las empresas mandantes, es distinto. Por ello, entrene o estimule a que
las empresas desarrollen un sistema –básico o sofisticado– conductual (SBC) o de
observación preventiva alineado con el de la compañía principal.
8. En terreno, el proceso, debe ser simple: Muy breve: Hacer observaciones de no más de
cinco minutos; Observar sólo dos o tres comportamientos a la vez; Integrar las
observaciones en el proceso de trabajo de modo que no se dejen ‘para después’; Diseñar
autoobservaciones para los trabajadores que operen vehículos o trabajen solos.
Si bien existen numerosas formas para profundizar el involucramiento de toda la
organización, el éxito de cualquier programa que esté implementado su organización va a
depender en última instancia, de las personas que hacen un compromiso con la seguridad.
Sabemos que la variable humana puede introducir algún nivel de incertidumbre, pero
existen herramientas que permiten estandarizar el proceso y ayudar a los equipos de
trabajo a profundizar y hacer de la seguridad una verdadera prioridad.
Para finalizar, no tenga miedo al uso del ‘castigo asertivo’: recuerde que éstos sistemas (más
allá de las observaciones planeadas) están alineados con los programas de control de
riesgos; es más, son un control del programa de control de riesgos –por ello, “no dirija su
atención únicamente a si el trabajador usa los EPP o el respirador (que es igualmente
necesario), vaya a mirar cuál es estado de los filtros”, 80/20 como decía Pareto. Recuerde:
“las personas no sólo deben cambiar cuando son observadas, deben incorporar nuevas y
más formas seguras de trabajar como un hábito”.
Origen de la curva de Bradley
En el siglo pasado, en la década de los noventa, el director general de DuPont, Ed Woolard,
creó el denominado DuPont Discovery Team para definir un sistema que permitiese
alcanzar una mejora en la seguridad de las organizaciones que fuese sostenible y duradera.
Tanto en aquel momento como en la actualidad, sorprende observar cómo empresas del
mismo sector, con procedimientos similares y en entornos muy parecidos registran índices
de siniestralidad muy dispares.
La curva de Bradley
Uno de los resultados más conocidos derivados en 1994 de aquel grupo de trabajo fue la
denominada Curva de Bradley (nombre de uno de los operarios de planta que participaron
en ese grupo de trabajo: Vernon Bradley).
La curva de Bradley permite a las organizaciones comprender en qué punto se encuentran
dentro del camino hacia la consecución de una cultura de seguridad efectiva en materia de
seguridad. Conocido ese punto de partida, es posible emprender acciones para alcanzar
niveles más avanzados de seguridad.
Con el tiempo la curva de Bradley se ha convertido en un indicador muy extendido para
clasificar el grado de madurez de la cultura de seguridad de una organización.
La propuesta de DuPont se basa en tres ejes fundamentales:
El liderazgo.
La organización.
Los procesos y actividades.
Sin embargo, DuPont considera el papel que ejerce el liderazgo en la transformación de la
cultura de seguridad de las empresas como esencial y transversal.
Qué indica la curva de Bradley
Básicamente, como hemos comentado en otras ocasiones, lo que trata de mostrar la curva
de Bradley es la evolución de la cultura de seguridad de la organización desde lo REACTIVO
o instintivo (se actúa a posteriori, tras un accidente) hacia lo INTERDEPENDIENTE o colectivo
y anticipativo, donde los empleados asumen la responsabilidad de la seguridad, no aceptan
bajos estándares en esta materia y trabajan para que no se produzcan accidentes.
Podríamos hablar de un “empowerment” en seguridad.
Fases en el nivel de fortaleza de la cultura de seguridad en la curva de Bradley
FASE REACTIVA
Seguridad basada en el instinto.
Los trabajadores son parte del problema y no de la solución.
Ni los trabajadores, ni los mandos, ni la Dirección se sienten responsables ni comprometidos
con la seguridad.
Se cree que el principal factor que interviene en los accidentes es la mala suerte.
Se producen accidentes y se actúa a posterior, aplicando medidas precipitadas y no dirigidas
a la raíz del problema.
FASE DEPENDIENTE
Seguridad basada en la existencia de supervisores.
Los trabajadores son parte del problema y no de la solución.
De la seguridad se ocupan los mandos de seguridad, que establecen reglas, normas y
procedimientos para los demás trabajadores.
El éxito en seguridad se logra cuando se cumplen esas normas.
Se reduce la tasa de accidentes y se asume que los accidentes se producen por
incumplimiento de las normas.
FASE INDEPENDIENTE
Seguridad basada en la autoprotección.
Los trabajadores son parte de la solución, y no del problema.
De la seguridad se ocupa la dirección, los mandos y cada trabajador, mediante el uso
adecuado de los equipos, el cumplimiento responsable de procedimientos, la formación y
el compromiso de cada uno.
El éxito en seguridad se logra cuando cada uno vela por si mismo.
Se reduce la tasa de accidentes y se asume que los accidentes por falta de autoprotección.
FASE INTERDEPENDIENTE
Seguridad basada en el trabajo en equipo.
Los equipos de trabajadores son la solución.
De la seguridad se ocupan los trabajadores, los mandos y la dirección colectivamente,
formando equipo. La seguridad forma parte del trabajo, no se acepta que nadie dentro del
equipo asuma riesgos.
La comunicación, la formación y la participación son claves para mejorar el desempeño en
seguridad, así como el orgullo de pertenecer a un equipo, a una organización.
Es inadmisible que alguien pueda lesionarse trabajando, y se asume seriamente un
compromiso por lograr cero accidentes en la organización.
Como se puede leer en esta página web, DuPont realizó un estudio en el año 2009 que
demostró la correlación entre la curva, con base empírica y predictiva, construida por
Vernon Bradley, y la cultura de seguridad de una organización, su índice de frecuencia de
lesiones y el desempeño en materia de seguridad de la misma. Ese estudio se basó en la
información recogida desde el año 1999 en la denominada Encuesta de Percepción de la
Seguridad de DuPont, con datos recabados sobre todo en Norteamérica, pero también en
otros países, y entre organizaciones tanto con un desempeño excelente como muy
mejorable.
La Encuesta de Percepción de la Seguridad de DuPont
Cuenta con 24 cuestiones relacionadas con los 3 ejes fundamentales indicados
anteriormente (8 cuestiones para cada área):
El liderazgo.
La organización.
Los procesos y actividades.
La encuesta se dirige a diferentes estamentos dentro de la organización (directivos,
mandos, trabajadores, etc) para poder analizar en qué medida la percepción y la cultura de
seguridad es compartida por todos ellos.
Agrupando los datos procedentes de los principales sectores industriales, se observa que
han desarrollado una cultura de seguridad avanzada, desde la fase dependiente hacia la
independiente, variando en su nivel de desarrollo cultural:
La cultura de seguridad y el desempeño en seguridad están relacionados
De igual manera, se puede establecer una asociación entre la cultura de seguridad y el
desempeño en seguridad, estando ambos conceptos asociados. Cuando se superpone a la
curva de Bradley los datos de las respuestas obtenidas en diferentes empresas a la Encuesta
de Percepción de la Seguridad de DuPont (se indican la mediana y las desviaciones):
Aplicaciones de la curva de Bradley en relación con el desarrollo de una cultura de seguridad
sostenible para reducir los incidentes
Lo cierto es que he usado mucho esta curva en formaciones y talleres donde el objetivo
era concienciar a los trabajadores sobre su papel en materia de seguridad dentro de la
empresa. Aunque la responsabilidad legal recaiga en los empresarios, es poco práctico
confiar en que el empresario vele por tu seguridad cada minuto de la jornada laboral. Debe
poner los medios necesarios para lograrlo: informando, formando, sensibilizando, creando
procedimientos, velando por su seguimiento real, etc. Pero para que nuestra meta de
minimizar los accidentes y las lesiones se logre, es preciso que todos arrimemos el hombro
y asumamos este reto. En este campo de la seguridad y salud en el trabajo, no sobra nadie,
y o se trabaja en equipo o no se obtienen resultados.
IMPLEMENTACIÓN DEL SISTEMA DE GESTIÓN DUPONT
El principio fundamental de Du Pont es que todo accidente se puede prevenir, y si sucede
algo es porque se ha producido un fallo en la gestión. El resultado de este planeamiento
desemboca en que no se venderá ningún producto de la compañía que no se pueda fabricar,
utilizar y eliminar de forma segura. Su eslogan lo defines así, “Si no lo podemos hacer de
forma segura, no lo haremos”.
El método se organiza en torno a 10 principios de seguridad que define su línea de
pensamiento y actuación, los cuales se complementan de 12 elementos para alcanzar la
excelencia en materia de Seguridad y Salud Ocupacional.
1. PRIMER PRINCIPIO. Todos los accidentes pueden y deben prevenirse y evitarse.
La meta de toda empresa en materia de prevención de riesgos debe ser a la aproximación
de cero accidentes laborales. Esto exige la planificación de 35 actividades, la realización y la
valoración de sus resultados para inmediatamente efectuar nuevas planificaciones. Es decir
que debe haber constante vigilancia en las actividades que sean implantados, siempre hay
que estar desconforme para aspirar cada día más a las mejoras y en tensión constante con
respecto a los logros propuestos.
En todo lugar de trabajo siempre nos encontraremos con riesgos; factores humanos o
técnicos, o una mezcla de ambos, estos se denominan condiciones inseguras, actos
inseguros, que son los agentes causantes de los accidentes y que deben ser controlados
puesto que los daños para la salud y los materiales son potencialmente proporcionales al
número de aquellos riesgos.
Triangulo de HEINRICH
Establece el número proporcional entre el número de accidentes potenciales y reales, muy
graves o de muerte.
“Manteniéndose el riesgo, la probabilidad de accidentes es suerte”. “Controla el riesgo, se
controla la probabilidad del accidente” Accidente mortal, accidente con baja necesaria
ayuda médica, atención de primeros auxilios, actos y condiciones inseguras.

 1 MUERTE
 30 CON BAJA INCAPACIDAD
 300 EMPLEADOS
 300 CON TRATAMIENTO MEDICO
 3.000 PRIMEROS AUXILIOS
 30.000 ACTOS INSEGUROS Y CONDICIONES INSEGURAS.
En estos números dados anteriormente se aprecia la proporción de lo que sucede por cada
30.000 actos inseguros y condiciones inseguras.
Si se concibe el triángulo de Heinrich como un iceberg, se verá que actuando sobre los actos
inseguros y las condiciones inseguras se irán disminuyendo los demás prácticamente a 0.
2. PRINCIPIO. Liderazgo de la dirección
En la prevención de riesgos el liderazgo porque ella tiene el poder de la responsabilidad y
es quien puede integrar la gestión de la seguridad y salud laboral en la estrategia general y
en las restantes políticas empresariales.
El compromiso de la dirección es la premisa para poder implantar cualquier sistema de
prevención de riesgos. Compromiso que no recae en una persona.

 TRIANFULO DE HEINRICH VISTO COMO UN ICEBERG


 LESIONES QUE MOTIVAN PERDIDAS DE DIAS
 LESIONES QUE MOTIVAN TAREAS RESTRINGIDAS
 LESIONES QUE ORIGINAN TRATAMIENTO MEDICO
 ACTOS INSEGUROS
 CONDICIONES INSEGURAS DEFECTO EN ORDEN Y LIMPIEZA
La gestión de la prevención no comienza solo desde ahí, esto va en cascada desde la
gerencia y de ahí hacia abajo con la ejecución y las responsabilidades, y con la aplicación de
las medidas correctoras y cumplimiento de las normas.
La línea de jerarquía y de mando de cada área es responsable y ejecutora de la prevención;
el departamento de prevención proporciona el correspondiente asesoramiento. Si la
empresa es un todo la gestión de la misma ha de ser integral, constituyendo la seguridad y
salud laboral en una de sus variables más importantes.
3. PRINCIPIO. La seguridad es una condición intrínseca ligada al trabajo.
Cada empleado debe asumir la responsabilidad de trabajar con seguridad. Si la gerencia y
los jefes de línea son los responsables de la ejecución de la prevención, los trabajadores son
los verdaderos protagonistas. El trabajador es quien realiza sus acciones con seguridad o sin
seguridad; el trabajador también tiene la obligación de llevar a la práctica las instrucciones
del empresario y cumplir las normas de seguridad; el trabajador es el receptor de los riesgos
y quien sufre los daños. Todos los accidentes e incidentes son causados por los trabajadores
si nos preguntamos el por qué sucedieron casi siempre llegaremos a la misma conclusión, a
excepción de las catástrofes naturales.
Para combatir el desinterés de los empresarios hay que hacerlos ver que los trabajadores
no son solo agentes de producción aislados, sino que el trabajo en equipo será
indispensable. Así la meta de cero accidentes estará cada vez más cerca.
4. PRINCIPIO. La formación, información y el adiestramiento constituye un elemento
esencial para la seguridad.
El método da mucha importancia a la formación y la información su completa adecuación a
la legislación española emanadas de las directrices europeas debería completarse con los
derechos de la participación de los trabajadores y sus empleadores. El conocimiento de los
riesgos es indispensable para evitarlos; en todo programa no pueden faltar las
instrucciones, los adiestramientos y los cursos de formación general, como también las
campañas preventivas, de divulgamiento y cursos de primeros auxilios. Todos ellos
enfocados en el sistema de prevención y los riesgos generales que ocurren en los puestos
de trabajo. Resultado de esto se creara una cultura preventiva en todos quienes conforman
la empresa, así podrán enfrentarse a los riesgos, acciones y condiciones inseguras que se
presentan en los lugares de trabajo.
La formación e información podría considerarse como suficiente, pero la prevención debe
ser eficaz y global para obtener resultados superiores, esto se consigue a través de la
participación y consulta de los trabajadores.
5. PRINCIPIO. Auditorias de seguridad.
Las auditorias se realizan con el fin de ver si se produce una real integración de las fases de
diseño y explotación. Esto es un principio asumido por la política de prevención.
La seguridad debe ser introducida en la producción de esta forma la prevención trasciende
las imperfección de una seguridad reactiva y aditiva, complementaria y suplementaria. La
integración de la seguridad en los procesos productivos se inicia en el diseño y se consuma
en las fases de construcción, instalación y explotación. He ahí el carácter multidisciplinario
de la prevención para cuya mejora debe incluir a técnicos con los conocimientos en todas
las fases de la producción como en la construcción, instalación y explotación y estos serán
asesorados por el departamento de prevención de riesgos. Para la verificación de la
implementación del sistemas deben realizarse auditorias de seguridad periódicamente.
6. PRINCIPIO. Corrección de deficiencias encontradas.
Se deben corregir inmediatamente las deficiencias encontradas, modificando equipos e
instalaciones, estableciendo nuevos métodos de trabajo y normas de prevención,
capacitando a los trabajadores para comportamientos más seguros en sus operaciones. La
gerencia de plantearse implementar un programa de prevención. El programa constara con
inspecciones periódicas a los puestos de trabajo con el fin de encontrar deficiencia en los
equipos e instalaciones o practicas inseguras por parte de los trabajadores; todo con el fin
de corregir las deficiencias detectadas y adoptar las normas correspondientes, practicas
operativas o procedimientos de trabajo seguro. Respecto a las normas de prevención, se
debe conocer y cumplir cada una de ella en materia de seguridad y salud ocupacional. Pero
en este sistemas más que cumplir las normas jurídicas hay que referirse a las normas
internas que van enfocadas más allá de la prevención prevista en la normativa; estas
normas deben ser claras y de obligado cumplimiento.
7. PRINCIPIO. Todo accidente e incidente debe ser investigado.
Los accidentes e incidentes deben ser investigados, las acciones inseguras y prácticas
inseguras deben ser corregidas e inspeccionadas. Todo accidente crea un trauma para el
trabajador, ya que este ve en peligro su integridad física, pero también la empresa se ve
afectada. La consecuencia de esto lleva a grandes pérdidas económicas, también incidencia
desfavorable como sociales, familiares y de imagen corporativa. De ahí que todo accidente
debe ser investigado y sus causas con el fin de poder implementar las medidas necesarias
para que esto no vuelva suceder y controlar algunas situaciones que podrían originarse de
la misma manera.
La investigación se realizara de forma sencilla de tal manera que se pueda recrear lo
sucedido y cuyo fin último sea el de detectar las causas inmediatas y los antecedentes que
lo han provocado. No menos importante es la evaluación y control de los riesgos con motivo
de incidentes graves aunque no hayan causado lesiones, pero son una perdida potencial.
Las técnicas de prevención de riesgos también deben ser eficaces, sencillas y fiables.
8. PRINCIPIO. Importancia de la seguridad fuera, en su entorno y en el puesto de
trabajo.
Trata de aproximar la prevención a la calidad de vida laboral. La prevención no solo puede
enfocarse en cuidar a los trabajadores de accidentes y enfermedades profesionales,
también debe enfocarse en las condiciones en que se encuentran los puestos de trabajo,
que este sea un entorno de confort y de salud razonable, por esto hay que tener en cuenta
los siguientes factores:

 El diseño ergonómico de las tareas, los equipos y el entorno laboral


 El horario y el ritmo de trabajo
 Reducción de carga psicológica, física y factores psicosociales
 Conjunto de mejoras organizativas desde una perspectiva integral

Esta aplicación se realiza con el fin de adecuar el trabajo a las características psicofísicas del
operario, a la mejora del ambiente laboral, evitando la monotonía de las actividades. La
ergonomía es la ascendencia al último peldaño de la prevención, bienestar y calidad laboral.
9. PRINCIPIO. Orden y limpieza.
El orden y la limpieza son fundamentales para evitar accidentes, ya que como pudimos ver
en el triángulo de Heinrich los actos y las condiciones inseguras son derivados de las falta
de orden y limpieza.
Muchas razones justificas la necesidad de controlar los riesgos para evitar accidentes y
enfermedades profesionales y al mismo tiempo se consigue la mejora de las condiciones de
trabajo: razones legales, de índole humana, sociales, económicas. El último mencionado es
el que más nos importa el económico de la seguridad y salud ocupacional y la prevención.
El control de estos riesgos por muy pequeños que se vean es un buen negocio, porque estas
pueden ser causas de grandes accidentes y lesiones o deterioro de los materiales y
equipamiento, esto es mucho más costoso que implementar medidas de seguridad y salud.
10. PRINCIPIO. Elemento clave para el éxito del programa.
Las personas son el elemento clave para que el programa pueda tener éxito. Las
responsabilidades de las direcciones deben ser complementadas con las sugerencias de los
trabajadores y que estos deben mantener un puesto de trabajo seguro. La prevención debe
adaptarse a cada nuevo proceso, maquinarias, equipos y componentes, ya que en cada
sustitución o cambio dentro de la actividad implicada nuevos riesgos que son desconocidos
al momento de su cambio, pero a través de su correspondiente análisis se procede a su
identificación. Para esto la participación para la recopilación de información de las
modificaciones es esencial que los trabajadores participen en ella.
Al ser identificados los riesgos se debe informas a los trabajadores quienes deben ser
adiestrados para el desarrollo de sus actividades en forma segura. La aplicación de todos
los principios de DuPont se complementa con herramientas, técnicas y actuaciones dirigidas
a contratos y subcontratos.
LOS 12 ELEMENTOS NECESARIOS PARA EFICACIA DEL SISTEMA SEGÚN DUPONT:
1. La dirección debe estar comprometida y ser modélica en sus actuaciones
2. La seguridad debe estar integrada en toda la organización
3. Deben definirse responsabilidades en toda la línea organizativa
4. Es necesario que funciones una filosofía de seguridad
5. Los objetivos y las metas en seguridad deben ser agresivos
6. Se debe disponer de elevados estándares de actuación
7. Deben existir especialistas en seguridad de soporte
8. Motivación progresiva
9. Comunicación efectiva bidireccional
10. Formación continua
11. Investigaciones minuciosas de incidentes y accidentes
12. Auditorias, evaluaciones y análisis efectivos
El éxito final de sistema también está dado por una seria de herramientas de gestión:
a) Auditoria: Realiza inspección de seguridad realizada de forma participativa y con un
registro escrito muy simple en comparación con las medidas correctivas. Los
resultados de la auditoria son tratados como enseñanzas o lecciones.
b) Observaciones preventivas de seguridad: Estudiar el trabajo y observar el
comportamiento de las personas en su trabajo para la ayuda y conciencia de todos
los empleados.
c) Comités y redes de trabajo: El objetivo de este grupo de trabajo es mejorar la
comunicación y se enfoca en el seguimiento del plan definido por la empresa. Se
establecen comités para los departamentos, las áreas, cambios de turnos,
subcomités específicos, reuniones para toma de decisiones, etc. Las reuniones
podrán ser varias veces al día o al día y así, con una duración de 10 minutos.
d) Análisis de seguridad del trabajo: Esto satisface a la ley de prevención de riesgos
laborales en cuanto a la exigencia de riesgos en el trabajo, orientado a la mejora de
los procedimientos que se redacten.
e) Motivación progresiva: La motivación de todos los miembros debe comenzar de la
línea de mando, y así seguir con la participación de todos los trabajadores,
capacitación y entrenamiento, el reconocimiento positivo y los métodos
disciplinarios.
CONCLUSION
Este método de gestión como pudimos apreciar es muy factible para ser implementados en
cualquier tipo de empresa. Este sistema de gestión abarca la prevención de riesgos
laborales de una forma global, ya que no solo se preocupa de prevenir accidentes y
enfermedades profesionales, sino que también se enfoca en ver las pérdidas que la empresa
llegaría a tener por no realizar investigaciones, auditorias y aplicar medidas correctivas con
el fin de beneficiar a todas las personas que conformas una organización.