Está en la página 1de 3

DANTE GABRIEL ROSSETTI

1828-1882

Poeta y pintor inglés, perteneciente al romanticismo tardío.


Sus padres eran italianos refugiados en Inglaterra. En 1848 creó el grupo prerrafaelita
–formado mayoritariamente por pintores—, que situaba el arte y la poesía por encima de la
política y la moral; luego atravesó una segunda etapa, junto con su amigo, el escritor y
artista William Morris, que se distinguió por la búsqueda romántica de un pasado
legendario. A esta época pertenecen algunas de sus pinturas sobre el ciclo del Rey Arturo y
las ilustraciones de un libro de poemas de Alfred Lord Tennyson.
Rossetti perteneció a lo que los estudiosos han llamado la “tercera generación de los
románticos”. Estos escritores iban en busca de nuevos estilos de vida, rechazaban la
sociedad industrial y el arte sin compromiso con la realidad política y las convenciones de
su época. En 1861 publicó sus traducciones de antiguos poetas italianos, quienes lo
influyeron notablemente. Muchos de sus mejores poemas fueron sonetos, en los que
concentró la música verbal, el misterio y lo sublime. Cuando su esposa murió, víctima del
exceso de láudano, enterró con ella un manuscrito de poemas y la idealizó en su escritura,
tal como hizo Dante con Beatriz; años después, al exhumar su cuerpo, recuperó el
manuscrito. Vivió casi siempre con remordimientos, doliente, melancólico, dependiente del
alcohol y los medicamentos, hasta su prolongada enfermedad final. En sus baladas acudió
al espíritu medieval, como en Eden Bower, uno de sus poemas narrativos. En Una pastoral
veneciana por Giorgione en el Louvre intentó captar la eternidad de la obra o del instante
en el que se percibe la obra. Escribió una colección de sonetos, La casa de la vida, uno de
sus grandes libros por su cualidad formal y la intensidad del amor trágico que describe,
como en el célebre poema La doncella bienaventurada (The Blessed Demoiselle).

Jorge Luis Borges dice acerca de la obra de Rossetti:

“En toda la obra de Rossetti se respira un ambiente de invernáculo, de belleza enfermiza. El


más famoso de sus poemas, La doncella bienaventurada, es la historia de una muchacha que
está en el cielo y que, inclinada sobre la baranda de oro, espera, y esperará para siempre, la
llegada de su amante. La relevación es gradual, el paraíso linda con la pesadilla.”

C.M. Bowra dice, por otro lado:

“El prestigio de Dante Gabriel Rossetti está asegurado porque, al perseguir lo bello,
consagró todos sus poderes a un ideal que él valoraba por encima de todo, porque en su
intimidad lo consideraba sagrado. Aunque a veces pensaba que había fracaso, venció sus
dudas mediante el dominio de su arte y su inquebrantable sinceridad consigo mismo, y sus
confesiones de flaqueza dieron a su poesía una nueva dimensión que enalteció su fuerza y
la acercó más a nosotros”.

Finalmente, O. Doughty nos ilustra diciendo:

“Dante, Shakespeare y Petrarca ejercieron una influencia general, aunque inconsciente,


sobre los sonetos de DGR, sin afectar su individualidad, a pesar de los ocasionales ecos
verbales que presentan. Su familiaridad con los modelos italianos le llevó a la equilibrada
forma del soneto petrarquesco, tanto en su contenido como en su organización. Una
profundidad emocional, una dignidad y una tristeza general moldean su lenguaje en un
movimiento lento, sonoro, predominantemente silábico, que se vuelve tan habitual que
hasta se mantiene en lo poemas más ligeros de la secuencia. Pero hasta las
personificaciones dantescas que aparecen tan a menudo, no inundan la imaginería casi
prosaicamente concreta ni el sentido básico de la realidad de un mundo verdadero, por muy
exaltados que sean los sentimientos y emociones que inspire”.

Intereses relacionados