Está en la página 1de 12

diseño + imagen + creatividad

en el Patrimonio Industrial

Editor: Miguel Ángel Álvarez Areces

INCUNA
Colección: Los ojos de la memoria
La publicación de este libro contó con la colaboración de la Sociedad Mixta de
Turismo del Ayuntamiento de Gijón y de la Consejería de Cultura y Deporte del
Principado de Asturias.

Turismo IS'\)~....

Colección Los Ojos de la Memoria, n.o 11


INCUNA Asociación de Arqueología Industrial

Las imágenes de cada capítulo han sido aportadas por sus respectivos autores.

© Los autores y CICEES editorial


Editor y coordinador: Miguel Ángel Álvarez Areces
Edición y distribución: CICEES
el La Muralla, 3 - entresuelo
33202 Gijón - Asturias
Teléfonolfax 00 34 985 31 93 85
Correo electrónico: info@cicees.com
www.cicees.com

Corrección textos: María Gómez Martín


Portada: Jorge Redondo
Fotos de la Memoria Gráfica: Archivo INCUNA
Impresión: 1. Narcea, S.L. (Siero)
Depósito Legal: As-3.954/2011
ISBN: 978-84-937738-5-4

Impreso en España - Printed in Spain

Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o trans-


formación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus
titulares, salvo excepción prevista por ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español
de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear
algún fragmento de esta obra.
,
Indice

Presentación.......................................................................................................................... .............. 9

PONENCIAS:

Jorge Wagensberg, Buenas y malas ideas en el diseño cultural yen el diseño natural....... ............... 15
Axel Fóhl, El Patrimonio Industrial de la Industria Eléctrica en Alemania. Historia, Arquitectura y Arte
en la segunda revolución industrial..... ........................................................................................... 17
Patrick Viane, Arte e Industria en Bélgica (1830-2010) ....................................................................... 25
Luis Badosa Conill, La industria como factor de sostenibilidad en el Arte Contemporáneo .............. 35
Gracia Dorel-Ferré, Vitrales y vidrios del mundo del trabajo: Art Nouveau y diseño en el Patrimonio
Industrial de Francia....... ................. ......... ...................................................................................... 49
Julián Sobrino Simal, La estética industrial en el marco de las prácticas artísticas de la modernidad. .. 57
Humberto Morales Moreno, Iconografía de la industria poblana: 1830-1940. Historia de la publicidad
industrial en México .... .......... ............................................................................ ......................... .. .. 67
Cristina Meneguello, El Patrimonio Industrial brasileño en las artes .................... ............................... 83
Jorge Bogaerts y Fernando Almaraz, Diseño ENSIDESA ........................................... ........ ......... ...... 93
Rogelio Ruiz Fernández, El diseño arquitectónico como cualificador de la industria ........................ 103
José Antonio Menéndez Hevia, Diseño, Patrimonio y Empresa .......................................................... 109

COMUNICACIONES:

INVENTOS Y PATENTES EN LA HISTORIA INDUSTRIAL


Isabel Campi, El objeto industrial como lugar de mediación: algunas reflexiones sobre la colección
de radios del MNACTEC ................................................................................................................ 117
Francisco José Cerceda Cañizares, El diseño artesanal al servicio de la producción industrial del
vino en La Mancha. La tinaja... ................................... .................................................................... 127
Ana González Batiste-Alentorn, Inventores y artistas: progreso vs. Oscurantismo. Los hermanos
Carlos y Victoriano González Pérez-Berrocal "Juan Gris" ............................................................. 135
Rosa Povedano Ferré, La industria autóctona de pequeños electrodomésticos en la posguerra.
Influencias e idiosincrasias...... ....................................................................................................... 143
José María Romeo López, Evolución en el diseño de los aparatos telefónicos. 1937, el teléfono
universal............ ............................................................................................................................. 149
Bogaerts, J. & Almaraz, F.(2011). Diseño ENSIDESA, en Álvarez Areces, M.
A. (editor), diseño + imagen + creatividad en el Patrimonio Industrial (pgs.
93-101). Gijón: INCUNA.

Diseño ENSIDESA

Jorge Bogaerts y Fernando Almaraz. Profesor de Teoría e Historia y Profesor de Diseño de Producto.
Escuela Superior de Arte del Principado de Asturias, Avilés

En el pasado reciente hemos dedicado un La gran siderurgia estatal, ha sido estudiada


esfuerzo considerable a desentrañar la trama desde muchos puntos de vista, y a medida que es
social de esa gran empresa que es ENSIDE- más conocida despierta nuevos intereses y curio-
SA.l Usar la expresión "diseño social" para sidades. Lo que queremos aportar, es una llama-
aludirlo ni nos parece descabellado ni sería la da de atención sobre ENSIDESA como diseñado-
primera vez que se emplean fórmulas simila- ra de productos, sobre algunos de esos productos,
res. 2 Desde luego el tipo de diseño del que se y también sobre un aspecto especialmente intere-
tratará aquí es muy diferente, aunque algunos sante, la forma de realizar esos diseños.
ejemplos de productos diseñados desde la Por cuestiones metodológicas hemos redu-
empresa y que son el objeto central de esta cido el período de indagación a los años inicia-
exposición, también se originaron en la visión les de la empresa, la década de los cincuenta
paternalista con la que fue concebido el entor- y los sesenta. Esto implica dos circunstancias
no social de la fábrica. fundamentales para comprender los resulta-
Como todo el mundo sabe muy bien, la dos: 1. Sólo se encontrarán referencias a lo que
empresa se construye a partir de los primeros se solemos conocer como ENSIDESA-Avilés,
años cincuenta del siglo XX y es parte esencial excluyendo las posteriores incorporaciones en
de la salida del período autárquico de la dicta- el complejo de UNINSA en 1973.3 2. Es el pe-
dura propiciado por el cambio de relaciones in- ríodo de más apoyo estatal, podría decirse que
ternacionales y especialmente con los EE. UU., la empresa no tiene que competir en el merca-
país en esos momentos inmerso en uno de sus do, no existe una estrategia basada en imagen
episodios bélicos anticomunistas -Guerra de corporativa ni otros elementos derivados del
Corea-, que acabarían convirtiendo al antes marketing que afectan al diseño. Por lo tanto
simpatizante de Hitler y Mussolini, en nuevo podríamos decir que nuestro trabajo pretende
compañero de viaje.
3 UNINSA a su vez, como es sabido, provenía de
la fusión previa de tres siderurgias: Fábrica de
1 BOGAERTS, J. (2000). El Mundo Social de ENSI- Mieres S.A., Duro Felguera S.A. y Fábrica de Mo-
DESA. Avilés: Azuce!. reda S.A. a comienzos de los sesenta. FLEITES, Ó.
2 MORALES MATO, G. (1982) . Industria y Espacio Ur- y GANCEDO, J. (2008). Catedrales de Acero. 1970-
bano en Avilés. Gijón: Silverio Cañada, p. 218. 1975. Avilés: ArcelorMitta!.
94 . OiseñotlmagentCreatividad en el patrimonio industrial

abarcar, y no exhaustivamente, el período que toriografía, por su parte, diferencia entre diseño
pudiera denominarse "el diseño en ENSIDESA como acto creativo intrínseco del ser humano
antes de la época del diseño':4 y diseño industrial como propio de los proce-
Diseño, sin embargo, parece un término con sos de industrialización que aparecen a finales
definiciones lo suficientemente dispares como del siglo XVIII, siendo esta segunda acepción
para cuestionar incluso si acertamos al supo- el objeto de estudio de una historia específica
ner que en ENSIDESA realmente se diseñaban del diseño industrial.?Desde un punto de vista
productos. económico, a las definiciones tradicionales de
La RAE define diseño, en la acepción que diseño se añade un enfoque que toma en con-
nos atañe, "como la concepción original de un sideración su responsabilidad en la estrategia
objeto u obra destinados ala producción en comercial de las empresas. 8 Por último, habría
serie': En general, la Teoría del diseño clási- que añadir la vulgarización popular del término
ca asume la definición adoptada por el ICSID "de diseño'; entendido como adjetivo atribuible
(International Council of Societies of Industrial a productos con una caracterización formal y
Design), según la cual diseñar es proyectar la material específica.
forma de un producto, es decir, "coordinar, inte- Tradicionalmente la historia del diseño de
grar y articular todos aquellos factores que, de productos, llamado diseño industrial por la ma-
una manera o de otra, participan en el proceso yoría de los autores, ha estado vinculada a la
constitutivo de la forma de un producto':s Des- historia de la arquitectura. No existen muchas
de un enfoque más filosófico, se entiende el publicaciones dedicadas a ello en exclusividad.
diseño como una herramienta de los procesos En general se entiende que el diseño sur-
de comunicación, quedando la comprensión y ge como una aportación desde la creatividad
evaluación de los productos inevitablemente humana a las posibilidades de fabricación que
supeditada a un círculo hermenéutico. 6 La his- presenta la mecanización de la industria. La
historia del diseño explica cómo a lo largo del
tiempo los medios técnicos, las teorías filosó-
4 En los primeros años funcionó como logo una ficas o los sistemas de valores van perfilando
curiosa imagen que unía el caldero de la colada una disciplina que en última instancia deter-
de arrabio con los martillos cruzados símbolo de
mina buena parte de la realidad material de la
la minería. La idea -según José Luis Poyal Costa
que fue entre otras cosas director de la revista de civilización occidental.
ENSIDESA, y con quien mantuvimos una entre- Sin embargo, hay un lugar común que se rei-
vista el 29 de abril de 2010- probablemente fue tera en la mayor parte de la literatura especiali-
una ocurrencia de uno de los muchos ingenieros zada: de forma creciente, a medida que avanza
de minas que trabajaron en la empresa los pri- la historia del diseño, especialmente a lo largo
meros años. Ligeras variantes de ese logotipo, del último siglo y medio, el objeto de estudio
que no estaba normalizado, se empleaban en deja de ser el producto utilizado mayoritaria-
papelería, en la revista, y en los más diversos mente por las personas, para pasar a ser ese
elementos como los relieves en fundición de las objeto singular que, si bien en ocasiones marca
tapas del alcantarillado. El primer Manual de tendencia o resulta representativo de una deter-
Identidad Corporativa que fijaba un logotipo nor-
malizado para ENSIDESA es de 1984.
5 MALDONADO, T. (1993). El diseño industrial recon-
siderado. Barcelona: Gustavo Gili. pp. 11-12). 7 TORRENT, R. y MARiN, J.M. (2005). Historia del di-
6 BURDEK, B.E. (2002). Diseño. Historia, teoría y seño industrial. Madrid: Cátedra, p. 13.
práctica del diseño industrial. Barcelona: Gusta- B IVÁÑEz GIMENO, J.M. (2000). La gestión del diseño
vo Gili. pp. 129-154). en la empresa. Madrid: McGraw-Hill. pp. 17-32.
Diseño ENSIDESA [Jorge Bogaerts y Fernando Almaraz] . 95

minada forma de pensamiento, en raras ocasio- Aranguren Sabas Diseñador-Director de la em-


nes llega a formar parte importante del paisaje presa en sus inicios, y Amalio Hidalgo, respon-
artificial de la sociedad que les da cobijo. sable de la construcción de ENSIDESA desde
Hemos detectado también que de ese tipo su Jefatura del Departamento de Obras Civiles.
de producto suele ser conocido y resaltado el A este último podríamos atribuirle la dirección
nombre del diseñador. De hecho, la historia inmediata, y en muchas ocasiones personal de
del diseño de los últimos años tiende a ejem- algunos de los objetos que se van a mostrar.
plificarse, quizás con excesiva frecuencia, con La empresa fue concebida como una si-
nombres propios de diseñadores y sus produc- derurgia integral, lo que implicaba un tamaño
tos, que, a su vez, cuentan con nombre propio. colosal y, dadas las circunstancias de estanca-
Ante todos ustedes, damas y caballeros: el di- miento del país, soluciones a veces casi épicas.
seño de autor. Los tratamientos a los problemas desde los
En España, considerando que hasta co- más imponentemente industriales y construc-
mienzos de los años sesenta del siglo XX falta tivos a los más domésticos y sencillos, fueron
una verdadera cultura del diseño, la aparición acometidos y, casi siempre, resueltos desde la
de diseñadores industriales con conciencia de propia empresa por sus numerosos ingenieros,
serlo, presenta cierto retraso. 9 Además una sig- proyectistas y operarios. Todos ellos serían sin
nificativa proporción de estos diseños estarán duda diseñadores de soluciones, diseñadores
alejados del gran ¡aúblico. por tanto, sin que seguramente ninguno de
Hoy existe en nuestro idioma una auténtica ellos usase ese vocablo para definirse.
devaluación del término diseño. Es tal el abis- Es más bien el final de esa cadena, la base
mo entre el diseño de autor y la realidad de los de la pirámide, la respuesta a los pequeños
objetos comunes, que el vocablo "de diseño" problemas, donde queremos fijar la atención
es utilizado con frecuencia para designar una principal, pero sin dejar de hacerlo sobre las
tipología de objetos concretos, aludiendo, por "grandes soluciones': Recordemos, a modo de
norma general, a su extravagancia. ejemplo, un caso bastante conocido, y de los
Hoy para un diseñador tener éxito profesio- que llevan grandes firmas. 10
nal es prácticamente sinónimo de labrarse un Unos de los episodios más espectaculares
nombre, fenómeno al que no son ajenas las en la construcción de la factoría, fueron preci-
escuelas de diseño. samente las naves de laminación, que pese a
Cabría preguntarse, partiendo de estas pre- la apariencia uniforme, plantearon una serie de
misas, si la necesaria pesquisa para la detec- problemas constructivos a los que se suma-
ción del diseño en ENSIDESA debiera comen-
zar por la de sus grandes nombres.
Si el análisis lo empezamos por la cúspide 10 REY-STOLLE CASTRO, C. (2004). "Talleres de Lami-
de la pirámide, los nombres de los diseñadores nación': GARCIA BRAÑA, C., LANDROVE BOSSUT, S. y
con mayúsculas habría que distribuirlos entre el TOSTOEs, A. (eds.). La arquitectura de la industria,
propio General Franco, y sus deseos industria- (1925-1965): Registro Docomomo Ibérico. Bar-
lizadores, Juan Antonio Suanzes, que diseñó celona: Fundación Docomomo Ibérico; y SUÁREZ
MENÉNDEz, G. (2010). ':.\rquitectura Industrial en
el Instituto Nacional de Industria para encarri-
Avilés: el caso de la Central Térmica y los Talleres
lar toda la energía inicial de esos deseos, Félix de Laminación de ENSIDES"," FUENTES NAVARRO,
M.C, CONTRERAS BECERRA, J. YLÓPEZ CHAVES (eds.).
Actas 11 Encuentro de Jóvenes Investigadores en
9 TORRENT, R. y MARiN, J.M. (2005). Op. cit., pp. 446- Historia Contemporánea, Granada: Universidad
447. de Granada.
96 . DiseñotlmagentCreatividad en el patrimonio industrial

Tubo. Fuente: Centro de Documentación ArcelorMillal. Escuelas tubos. Fuente: Centro de Documentación Arce-
lorMillal.

ba la escasez de metal en la España de esos Evidentemente las soluciones a los grandes


años. El asunto se resolvió por iniciativa perso- problemas estructurales fueron muchas, pero
nal de Amalio Hidalgo con la colaboración del precisamente hemos tratado de rastrear las
insigne ingeniero Carlos Fernández Casado que podríamos denominar pequeñas, casi do-
que trabajaba para Huarte y Cía., una de las mésticas. Un elemento que ha llamado nuestra
grandes empresas que realizaba las construc- atención es una fórmula que se creó como ofi-
ciones de ENSIDESA junto con Entrecanales y cina provisional de apoyo a pie de obra. Una
Montajes Nervión. estructura a la que se denominó popularmente
Como cuenta el propio Amalio Hidalgo, la "tubo" y que básicamente consiste en una cu-
clave fue diseñar unas vigas adecuadas para bierta semicilíndrica formada por vigas curva-
soportar unas dimensiones de luz y peso in- das, a modo de costillas, y paneles ligeros de
usuales hasta el momento. 11 El resultado fue la recubrimiento, impermeabilizada por una pro-
innovadora "Viga K': Desarrollada y experimen- tección asfáltica exterior.
tada en laboratorio por Fernández Casado, que El elemento debió mostrarse eficaz, porque
finalmente se insertaron con éxito.12 el paso siguiente fue sacarlo del estricto recinto
de producción y aplicarlo en el mundo social
de la empresa. Concretamente en Llaranes, el
11 HIDALGO FERNÁNDEZ-CANO, A. (1958). 'Vigas pretensa- poblado de viviendas más importante de los
das en la superestructura de las naves del taller de
que ENSIDESA levantó para albergar a sus
Laminación en Avilés, de la Empresa Nacional Si-
trabajadores. Paradójicamente el acierto vino
derúrgica, S.A:; Revista de Obras Públicas, Colegio
Oficial de Ingenieros de Caminos, Canales y Puen- a solucionar un fallo de planificación previo,
tes, 106, T.I, nº 2918, Junio, Madrid, pp. 312-322. ya que trataba de paliar la demanda escolar
12 BONET CORREA, A.; FERNÁNDEZ TROYANO, L. YMANTE- que desbordó, con abundancia, la oferta que
ROLA ARMISÉN, J. (1997). Carlos Fernández Casa- suponía el colegio anteriormente proyectado.
do. Madrid: Fundación Esteyco. Con la combinación de varios de estos "tubos"
Diseño ENSIDESA [Jorge Bogaerts y Fernando Almaraz] . 97

se formaron unas "escuelas provisionales" que por todos sus elementos, dándole una unidad
se inauguraron el 1 de diciembre de 1957 y al conjunto que desvela a las claras que detrás
cuya provisionalidad resulta bastante dudosa, de cada decisión hay una idea lúcida y rotunda
ya que en realidad funcionaron hasta 1978. Tal de lo que debe ser el resultado final. No hemos
vez, precisamente, porque pese a su endeble conseguido averiguar el nombre de la perso-
y cuartelaría apariencia, reunían unas acepta- na o personas que diseñaron los tubos, pero
bles condiciones de confort como han confir- podemos afirmar que, como mínimo, atesoran
mado cientos de niños de Llaranes que en su una gran inteligencia.
momento fueron sus usuarios. . Por un lado, no sabemos de ningún proyec-
El diseño de estos tubos es económico y efi- tista qUe presuma públicamente de la autoría de
ciente. Pasaría con facilidad cualquier análisis tan extraordinario diseño. Por otro, la empresa
en términos de "buen diseño" que a día de hoy nunca utilizó en esa época, el nombre de ningún
se le pudiera hacer. La fabricación, mediante el diseñador como recurso publicitario de la calidad
montaje de elementos prefabricados, es sencilla y prestigio de sus instalaciones. Ejemplos como
y no requiere tecnología avanzada ni maquina- éstos suponen una verdadera lección de humil-
ria específica. Las vigas curvadas están coloca- dad para historiadores, diseñadores y contratis-
das por parejas, de modo que cada una de ellas tas. Pertenecen a un "mundo perdido" en el que
cubre un arco de noventa grados. Se apoyan en- el diseño, aunque no fuese llamado así, era una
tre sí en el centro, formando una cimbra estable. profesión digna y sin pretensiones mediáticas.
Se montan fácilmente utilizando un andamio El número de ventanas que se pueden colocar
de apoyo. Tenemos, casi, la certeza de que en es perfectamente adaptable a los requerimientos
su diseño no sólo se tuvo en cuenta la limpie- de uso del tubo, sin perder en ningún caso el ca-
za estructural, sino también la adaptación a los rácter de la concepción inicial. El diseño del '1ubo"
medios disponibles. Las vigas curvadas, con es muy versátil y las posibilidades que presen-
sección de T, están estandarizadas y son inter- ta son tan amplias como la imaginación quiera.
cambiables lo que permitía fabricarlas separa- Tenemos ejemplos, dentro del recinto de la fá-
damente y con independencia de la estructura brica, donde se ha utilizado el mismo esquema
concreta en la que fueren a ser utilizadas. La del tubo para crear un espacio de una longitud
viga se fabricaba con ladrillos macizos, colo- mucho mayor. Las propias vigas en arco han sido
cando dos filas en horizontal y una en vertical aprovechadas, en otro caso, para conformar una
sobre un molde de madera, a modo de en- pequeña construcción en un invernadero.
cofrado, para formar la T de la sección. En el El sistema obtendría incluso un cierto reco-
centro de la viga, entre las filas de ladrillos, se nocimiento en su tiempo, lo que hace que se
colocaba longitudinalmente un redondo de 12 exporte de los estrictos límites de ENSIDESA.
mm, el alma metálica entre los ladrillos, previa- Las rigurosas necesidades de escolarización
mente a la fila vertical. por el rápido incremento de la población in-
El resultado final es imponente. Existen ade- fantil en la comarca, llevan a que la empresa
más detalles de diseño que permiten adivinar ofrezca su solución al Ayuntamiento de Avilés
que la economía de medios no es la única mo- y se construya otro complejo escolar de tubos
tivación existente. La pared inclinada, la geo- para los niños del Poblado Francisco Franco,
metría de la puerta perfectamente armonizada en los terrenos del entorno de La Tejera. 13 Las
con la de la cubierta, la limpieza de formas .. . obras, tal y como cuenta con satisfacción la
Hablar de diseño es hablar de comunica-
ción. En estos '1ubos" existe un mensaje im-
plícito perfectamente comprendido y reforzado 13 BOGAERTS, J. (2000). Op.cit., pp. 327 Y328.
98 . DiseñotlmagentCreatividad en el patrimonio industrial

Bicicletero. Fuente: Centro de Documentación ArcelorMittal.

propia revista de la empresa, se realizaron en El boom de la bicicleta estalló hasta el punto de


un tiempo record de cuarenta días. 14 Mediante que el propio Departamento de Asuntos Socia-
diez '~ubos" se socorrían las necesidades de les de la empresa, articuló un sistema de prés-
educación de 416 niños. La prensa, incluidas tamos con una tienda de bicicletas de Avilés.
las grandes publicaciones del momento, ABe, Ésta vendía las bicicletas a plazos, contra can-
Ya o Arriba, elogió abiertamente el proyecto. tidades fijas que se deducían directamente de
Evidentemente, la de "los tubos" no fue la las nóminas de los trabajadores. Sólo en 1954
única solución que se aportó desde ENSIDE- se adquieren 450 bicicletas y casi otras tantas
SA para solucionar problemas que, hoy, enca- el año siguiente.15 ¿Cómo ordenar el aluvión de
jarían perfectamente en el concepto estándar bicicletas? Mediante unos elementos que rápi-
de diseño de productos que manejamos. Las damente adquirieron la denominación popular
dimensiones de la empresa crearon la necesi- de "bicicleteros':
dad de medios de transporte. Naturalmente las Los bicicleteros son unos elementos bas-
posibilidades de la época apenas apuntaban tantes curiosos. Por un lado estaba la cubierta,
a los automóviles, y sí, en cierta medida a las encofrada a partir de módulos prefabricados,
motos, pero fundamentalmente a las bicicletas. y por otro el bicicletero propiamente dicho, de
tubo soldado y totalmente independiente de la
cubierta. El tejado a dos aguas de ésta pasaría
14 SÁNCHEZToRRES, R. (1961). "Hace tres años ENSI-
DESA construyó 10 escuelas en 40 días': Revista
ENSIDESA, nº 26, Febrero, Avilés. 15 BOGAERTS, J. (2000). Op.cit., pp. 419-423.
Diseño ENSIDESA [Jorge Bogaerts y Fernando Almaraz] . 99

desapercibido si no fuera por la geometría cur-


vada y asimétrica de los pilares sobre los que
apoyaba. Es destacable la delgadez de dichos
pilares en comparación con el peso visual del
tejado, lo que acompañado de la esbelta cur-
va de los mismos le otorgue al conjunto cierto
efecto de ingravidez.
Uno de los aspectos más envidiados del
poblado de Llaranes fue el parque infantil. Era
único y especial en su época, los niños de otros
Balancines. Fuente: Centro de Documentación Arcelor-
barrios lo visitaban con veneración. Su diseño Millal.
y el diseño de su mobiliario, también partió evi-
dentemente de los "anónimos" diseñadores de
la fábrica. luego, no parece un diseño para competir en el
Los columpios son uno de los elementos difícil ruedo de los deseos de consumo, pero
que más llaman la atención del parque infantil. es que esa nunca fue su intención. Es prácti-
Son desproporcionadamente grandes y de una . camente imposible juzgar la calidad de los di-
solidez inusitada. Los asientos van colgados de seños de ENSIDESA con los criterios actuales,
la estructura mediante barras rígidas. supeditados como es natural al comercio.
Hoy no encontraríamos nada parecido a Existieron diferentes modelos de banco pú-
los balancines del parque infantil de Llaranes. blico, o variaciones sobre un mismo concepto.
Quienes los usaron afirman que la seguridad no Desconocemos las razones que originaron esa
debió de ser una de las premisas de su diseño. decisión. Hemos localizado, al menos, cinco di-
Eran otros tiempos. Sin embargo, su configura- seños de bancos A pesar de sus diferencias,
ción es ciertamente sorprendente. La estructura existe una forma de concepción común entre
de piedra es exageradamente robusta para los ellos. Quizá por los materiales, quizá por la es-
esfuerzos que debía resistir. Hay muchas ma- cala, quizá por la geometría ... hoy los defini-
neras de resolver este elemento y sin embargo ríamos como tres modelos diferentes de una
se opta por hacerlo de piedra y cemento, con misma serie. Algunos presentaban defectos de
unos simples, y largos, tablones como balan- resistencia por lo que tuvieron que ser altera-
cines. Efectivamente, no parece muy seguro dos, y hubo que añadir asientos de obra, esta
-ini siquiera tiene asideros!- pero no se puede vez de ladrillo, con recubrimiento cerámico.
negar que sea un producto con carácter: rotun- En la ruta que nos habíamos trazado de ir
didad, geometría, fuerza, simplicidad .. . la pro- de lo grande a lo pequeño, tal vez el elemento
pia sección semicilíndrica del elemento central más humilde sea un "quitabarros" que había
funciona visualmente como una especie de eje cerca de la entrada de todas las viviendas de
al que se supeditan los tablones. los diferentes poblados: Trasona, Garajes, La
También junto al parque se encuentran a fe- Marzaniella y La Rocica, además de Llaranes.
cha de hoy bancos "antivandálicos': El diseño En primer lugar, una evidencia de que si bien
del banco demuestra simultáneamente preocu- las calles de los poblados estuvieron asfalta-
pación por la solidez y la comodidad. Su interés das en fecha muy temprana, no sucedía así,
plástico y comunicativo es apreciable en rela- frecuentemente, con el entorno.
ción con el entorno. No es un modelo de banco Este objeto, que en términos de diseño ha-
que hoy encontraríamos entre el catálogo de bla de nuevo en el mismo idioma que el resto
ningún proveedor de mobiliario urbano. Desde del poblado, es un ejemplo de diseño puro. Hoy
100 . Diseño+lmagen+Creatividad en el patrimonio industrial

no concebiríamos una pieza así por la sencilla


razón de que el problema ya no existe. La su-
ciedad que podemos llevar hoy en los zapatos
es de una escala diferente, una escala para la
que existe la alfombrilla. El esquema problema-
respuesta es el principio motor del diseño anó-
nimo y profesional.
Las posibilidades que ofrecería el conjun-
to de ENSIDESA en un rastreo de "diseños"
hecho a fondo serían casi interminables, por
razones obvias sólo podemos comentar un
número limitado de dispositivos. Finalizamos
volviendo a elementos escolares. Los colegios
de Llaranes, aunque resultaron insuficientes
para atender todas las necesidades, han sido
objeto de numerosos estudios y siguen consi-
derándose hoy en día ejemplares tanto en su
concepción arquitectónica vanguardista como
en su practicidad y rendimiento. Sin embargo,
también hasta aquí llegó el Departamento de
Obras Civiles para elaborar meticulosamente
el diseño de mobiliario. Pupitre. Fuente: Archivo Histórico de Asturias. Fondo EN-
SIDESA.
Algunos de los planos que hoy se conser-
van en el Archivo Histórico de Asturias, nos
muestran un diseño simple y eficaz. Existen
tres modelos diferentes de mesa, con tres altu- proyectistas. Seguramente algunas de estas
ras distintas, para niños de diferentes edades. ideas no eran estrictamente originales, ya que
Es reseñable que, entre los tres, la única pieza tampoco la "estricta originalidad" era un valor
que cambia es la de las patas, siendo las de- determinante.
más comunes para pupitres distintos. Creemos haber mostrado que algunos de
Por concluir. Parece evidente que, aunque esos diseños alcanzaron cotas notables de
no se exhibiese como un valor añadido, en EN- calidad. Una calidad que viene de la mano
SIDESA, y por añadidura en todas las grandes del producto como logro profesional, sin haber
industrias de los años 50 y 60 del siglo XX, y tenido que recurrir necesariamente al aval de
sobremanera en las del INI con pretensiones una firma destacada.
de intervención social, se daban constantes
respuestas a los problemas, realizando lo que
hoy denominaríamos diseño. BIBLIOGRAFíA
En el caso concreto de ENSIDESA, esa la-
bor se realizaría bajo la dirección del Departa- Archivo Carlos Fernández Casado, CEHOPU-
mento de Obras Civiles, cuya primera cabeza CEDEX.
visible era el ingeniero Amalio Hidalgo. Los Archivo Histórico de Asturias. Fondo ENSIDE-
autores, que en la mayor parte de los casos SA.
no están identificados, eran diseñadores sin BOGAERTS, J. (2000). El Mundo Social de ENSI-
conciencia de serlo, y se consideraban meros DESA. Avilés: Azucel.
r

Diseño ENSIDESA [Jorge Bogaerts y Fernando Almaraz] . 101

BONET CORREA, A.; FERNÁNDEz TROYANO, L. YMAN- MORALES MATO, G. (1982). Industria y Espacio
TEROLA ARMISÉN, J. (1997). Carlos Fernández Urbano en Avilés. Gijón: Silverio Cañada.
Casado. Madrid: Fundación Esteyco. REY-STOLLE CASTRO, C. (2004). ''Talleres de Lami-
BURDEK, B.E. (2002). Diseño. Historia, teoría y nación':GARcIA BRAÑA, C., LANDROVE BossUT, S. y
práctica del diseño industrial. Barcelona: TOSTOEs, A. (eds.). La arquitectura de la indus-
Gustavo Gili. tria, (1925-1965): Registro Docomomo Ibéri-
Centro de Documentación ArcelorMittal. co. Barcelona: Fundación Docomomo Ibérico.
FLEITES, Ó. y GANCEDO, J. (2008). Catedrales de SÁNcHEzToRREs, R. (1961). "Hace tres años EN-
Acero. 1970-1975. Avilés: ArcelorMittal. SIDESA construyó 10 escuelas en 40 días':
HIDALGO FERNÁNDEZ-CANO, A. (1958). "Vigas pre- Revista ENSIDESA, nº 26, Febrero, Avilés.
tensadas en la superestructura de las na- SUÁREZ MENÉNDEZ, G. (2010). '!d.rquitectura In-
ves del taller de Laminación en Avilés, de dustrial en Avilés: el caso de la Central Tér-
la Empresa Nacional Siderúrgica, S.A:; Re- mica y los Talleres de Laminación de EN-
vista de Obras Públicas, Colegio Oficial de SIDES"" FUENTEs NAVARRO, M.C, CONTRERAS
Ingenieros de Caminos, Canales y Puentes, BECERRA, J. Y LÓPEZ CHAVES (eds.). Actas 11
106, T.I, nº 2918, Junio, Madrid, pp. 312-322. Encuentro de Jóvenes Investigadores en
IVÁÑEz GIMENO, J.M. (2000). La gestión del dise- Historia Contemporánea, Granada: Univer-
ño en la empresa. Madrid: McGraw-Hill. sidad de Granada.
MALDONADO, T. (1993). El diseño industrial re- TORRENT, R. y MARíN, J.M. (2005). Historia del
considerado. Barcelona: Gustavo Gili. diseño industrial. Madrid: Cátedra.