Está en la página 1de 2

El telescopio: La revolución de Galileo

Jose Favian Vera Moreno


20152135140
fecha

A principios del siglo XVII se instaló un invento que habría de redefinir nuestro lugar en el universo.
Tachado en su momento como el instrumento más diabólico por así decirlo de la historia, el
telescopio sacudió la sociedad hasta las raíces. Al levantar los ojos al cielo nos convencimos de que
éramos el centro de la creación, y había razones para ello, desde nuestra perspectiva, todo parece
girar en torno a la Tierra. Cuando alguno intentaba desafiar esta noción del mundo, su voz era
calmada por los poderes religiosos, desatando la ira dela inquisición hasta que la venda cayó de los
ojos.

Galileo, ya antes de inventar el telescopio habia intuido que el universo era diferente a como se
aceptaba normalmente. consiguió construir un telescopio de treinta aumentos, fue este telescopio
el que dirigió emocionado hacia los astros. Lo que vio Galileo a través del telescopio le dejo
anonadado, con cada nuevo descubrimiento las pruebas de que la tierra se movía eran más
evidente, en el libro Sidereus Nuncius, escribió Galileo: “Es una visión hermosa y agradable
contemplar el cuerpo de la Luna unas treinta veces más grande, uno puede saber con la certeza que
nos proporcionan nuestros sentidos que la Luna no posee una superficie lisa y pulida, al contrario
es rugosa y desigual como la superficie de la tierra está llena de grandes protuberancias, colinas y
profundos valles”. Aristóteles había afirmado lo contrario, los descubrimientos se sucedieron a
cantidades, había estrellas que no se habían observado antes, luego descubrió que los cuatro
satélites de Júpiter orbitaban a su alrededor. Sus estudios lo llevaron al descubrimiento de que
Venus debía orbitar alrededor del Sol y no de la Tierra, ya que Venus imita las fases de la Luna, lo
que confirmaba la teoría de Copérnico de una tierra en movimiento. Su descubrimiento de las
manchas solares tuvo dos consecuencias principales, la primera cambio el modo de ver del mundo
y la otra fue de modo practico, en la primera porque resulto que el sol no era un cuerpo divino, era
solo un cuerpo que aparecía manchas y desaparecía, la consecuencia práctica fue que las manchas
le dieron al sol una referencia que rotaba con el propio astro, así permitiendo calcular cuánto
tardaba el Sol en girar en su propio eje. Defendió la teoría heliocéntrica de Copérnico, según la cual
la tierra y todos los planetas giran alrededor sol, por lo cual la iglesia decidió desmentir y que se
arrepintiera de lo dicho. La teoria Ptolemaica de que la tierra era el centro del Universo y todo el
resto giraba alrededor de ella, cayó por su propio peso con la ayuda del telescopio que permitió
observar más de cerca el movimiento de los astros de nuestra galaxia, el cambio de estaciones según
la posición de la tierra con relación al sol

La gran influencia de galileo fue nicolas copernico, donde este ultimo estudio y mejoró la tesis del
heliocentrismo demostrando que los movimientos aparentes del sol y de las estrellas se podían
explicar gracias a la rotación doble de la Tierra, una rotación diaria sobre su eje y su traslación anual
alrededor del Sol. O sea, la Tierra es la que rueda alrededor de su eje y no el sol. En la época clásica
de Grecia, el hombre era el centro del universo pero el heliocentrismo consideraba erróneo pensar
en aquello, ya que era la tierra el que rotaba y que el sol era el centro del sistema planetario, más
cercano a la tierra. Los tres movimientos de la tierra era ya entonces, rotación diaria axial,
movimiento anual orbital y movimiento cónico-anual sobre su eje.

Galileo no fue el primero en observar el cielo con un telescopio, pero fue el primero en interpretar
correctamente lo que observo y siguió perfeccionando el telescopio mediante constantes pruebas,
reallizo experimentos cuidadosos para fortalecer sus argumentos, formula una nueva visión o
concepción de la naturaleza estrictamente científica y experimental, llegando a superar la limitada
concepción teológica y metafísica medieval y a postular que la observación, la experiencia y la
verificación son pasos indispensables y necesarios para lograr el conocimiento científico coherente
con la naturaleza, utilizando los métodos inductivo y deductivo para verificar experimentalmente
bajo el dominio de la matemática las hipótesis.

Bibliografía

Jose Granes S., Isaac Newton: Obra y Contexto: Una introducción (U. Nacional de Colombia, 2005)

Galileo Galilei, Sidereus Nuncius (1610)

Thomas S. Kuhn, La revolución copernicana

Galileo Galilei, El mensajero de los astros