Está en la página 1de 4

 

Conformación de enlaces y moléculas


Los elementos o átomos están conformados por subpartículas; suelen representarse en forma de sistema
solar: en su núcleo se encuentran los protones con carga positiva y los neutrones con carga neutra, los
cuales permiten que los electrones con carga negativa se mantengan atraídos alrededor del núcleo. Cada
elemento presenta o tiene un número específico de protones y electrones, lo que le da sus características y
funciones propias. El elemento debe tener el mismo número de protones y el mismo número de electrones
para ser estable.

Átomo de hidrógeno
Tomada del libro La vida en la tierra (Audesirk, 22)

Los electrones se ubican en diferentes niveles que rodean al núcleo. Cada nivel puede contener un número
determinado de electrones (el primer nivel sólo acepta dos electrones como máximo; la capacidad máxima
de los siguientes niveles es de 8 electrones). Por ejemplo, el carbono tiene 6 protones y 6 neutrones, por lo
tanto, debe contener 6 electrones para considerarse un elemento estable. A continuación te mostramos los
átomos del carbono, el oxígeno y el fósforo, para que observes su conformación

Átomo del carbono


Tomada del libro La vida en la tierra (Audesirk, 23)

 
 

Átomo del oxígeno Átomo del fósforo

Cuando los elementos no completan su máximo número de electrones en el último nivel, decimos que
tienen la capacidad de reaccionar con otros átomos, ya sea cediendo, ganando o compartiendo electrones
para unirse. La unión entre átomos se llama enlace químico.

“Un átomo no reaccionará con otros átomos si su capa de electrones más externa está totalmente llena.
Decimos que tal átomo es inerte. Un átomo reaccionará con otros átomos si su capa de electrones más
externa está sólo parcialmente llena. Decimos entonces que tal átomo es reactivo” (Audesirk, 23-24)

Existen varios tipos de enlaces químicos, aquí mencionaremos los más comunes: enlace iónico, enlace
covalente polar y enlace covalente no polar.

Enlace iónico. Es aquel en el cual uno de los elementos tiene la posibilidad de transferir electrones a otro
elemento que tiene la capacidad de aceptarlos. Tanto los elementos que tienen su órbita externa casi vacía
como los que la tienen casi llena pueden estabilizarse manteniendo en ella un máximo de 8 electrones.

La transferencia de electrones entre los dos átomos provoca en el que los gana, debido al exceso de
electrones, una carga negativa (anión) y en el que los pierde una carga positiva (catión), por permanecer
la misma cantidad de protones y disminuir su carga negativa.

La unión entre átomos se produce debido a la fuerza de atracción entre éstas cargas, generada por el
intercambio de electrones.

 
 

Transferencia de electrones y enlace iónico


Tomada del libro Biología (Campbell, 41)

Enlace covalente no polar. Consiste en un par de electrones que pueden ser compartidos entre dos
átomos. Si los núcleos de los átomos tienen igual carga, compartirán electrones en partes iguales, cuando
esto sucede se llama enlace covalente no polar. Por ejemplo, al unirse dos átomos de hidrógeno a través
de un enlace covalente no polar la molécula adquiere una estabilidad razonable.

Enlace covalente no polar


Tomda del libro La vida en la tierra (Audesirk, 26)

 
 

Enlace covalente polar. En algunas moléculas que forman enlaces covalentes, un núcleo tiene carga
positiva mayor que el otro y por ello atrae a los electrones con más fuerza, el átomo más grande o de mayor
carga adquiere una carga ligeramente negativa de la cercanía del electrón y el átomo más pequeño o de
menor carga adquiere una carga positiva pequeña, esta situación produce un enlace covalente polar.

En los enlaces covalentes, la unión se da por al compartir los electrones.

Enlace covalente polar


Tomada del libro La vida en la tierra (Audesirk, 26)