Está en la página 1de 2

Validez (lógica)

En lógica, la validez es una propiedad que tienen los argumentos cuando


las premisas implican la conclusión. Si la conclusión es una consecuencia lógica de las
premisas, se dice que el argumento es deductivamente válido.1 Algunos consideran estas dos
nociones idénticas y usan ambos términos indistintamente. Otros, sin embargo, consideran
que puede haber argumentos que no sean deductivamente válidos, como las inducciones. En
cualquier caso, de las inducciones a veces se dice que son buenas o malas, en vez de válidas
o inválidas.
Ejemplos de argumentos deductivamente válidos son los siguientes:

1. Si no es lunes,
1. Si está soleado, 1. Todos los planetas
entonces es
entonces es de día. giran alrededor del Sol.
martes.
2. Está soleado. 2. Marte es un planeta.
2. No es lunes.
3. Por lo tanto, es de 3. Por lo tanto, Marte gira
3. Por lo tanto, es
día. alrededor del Sol.
martes.
Para que un argumento sea deductivamente válido, no es necesario que las premisas o la
conclusión sean verdaderas. Sólo se requiere que la conclusión sea una consecuencia
lógica de las premisas. La lógica formal exige únicamente una relación condicional entre las
premisas y la conclusión. Esto es: que si las premisas son verdaderas, entonces la conclusión
también lo es (esta es la caracterización semántica de la noción de consecuencia lógica); o
alternativamente: que la conclusión sea deducible de las premisas conforme a las reglas de
un sistema lógico (esta es la caracterización sintáctica de la noción de consecuencia lógica).
Si un argumento, además de ser válido, tiene premisas verdaderas, entonces se dice que
es sólido.
Las expresiones de las que depende la validez de los argumentos se llaman constantes
lógicas, y la lógica las estudia mediante sistemas formales.2

Demostración de la validez de un argumento


Un argumento concreto es válido cuando tiene la forma de un esquema de argumento válido.
Por ejemplo, considérese los siguientes dos argumentos:

1. Es de día o es de noche 1. Es varón o es mujer


2. No es de día 2. No es varón
3. Por lo tanto, es de noche 3. Por lo tanto, es mujer
Estos argumentos son válidos porque ambos tienen la forma de un silogismo disyuntivo, el
cual es un esquema de argumento válido:

1. p o q
2. No p
3. Por lo tanto, q
Para determinar la validez de un argumento concreto, entonces, alcanza con determinar la
validez su esquema de argumento, y esto se puede lograr por medios semánticos o por
medios sintácticos.
Método semántico
En el método semántico, se dice que un esquema de argumento es válido cuando es
imposible que las premisas sean verdaderas y la conclusión falsa. Para determinar si esto es
el caso, se supone la verdad de las premisas, y aplicando las definiciones de verdad, se
intenta deducir la verdad de la conclusión. O también, se supone que las premisas son
verdaderas y la conclusión falsa, y aplicando las definiciones de verdad, se intenta deducir una
contradicción (reducción al absurdo).
En la lógica proposicional, un método alternativo es transformar un argumento en su
correspondiente fórmula, y construir una tabla de verdad. Si la fórmula resulta ser una verdad
lógica, entonces el argumento es válido. Esto se debe a que vale el teorema de la deducción y
su converso, pero también a que la lógica proposicional es decidible, y por lo tanto siempre
admite de un procedimiento algorítmico para determinar si una fórmula cualquiera es una
verdad lógica o no.

Método sintáctico
En el método sintáctico, se dice que un esquema de argumento es válido cuando existe
una deducción de la conclusión a partir de las premisas del argumento y
los axiomas del sistema, utilizando sólo las reglas de inferencia permitidas.
En un sistema de deducción natural, es como el conjunto de axiomas es vacío, un esquema
de argumento será válido cuando exista una deducción de la conclusión a partir de las
premisas, utilizando sólo las reglas de dinferencia permitidas.

Referencias
↑ Beall, J. C.; Restall, Greg. «Logical Consequence». En Edward N.
Zalta. Stanford Encyclopedia of Philosophy (en inglés) (Summer 2009 Edition).

↑ Otero, Carlos Peregrín (1989). Introducción a la lingüística transformacional.


Siglo XXI. p. 213. ISBN 978-968-23-1541-1.

Bibliografía
Mitchell, D. (1968). Introducción a la lógica. Labor.

 Deaño, Alfredo (1974). Introducción a la lógica formal. Alianza Editorial. ISBN 8420620645.
 Copi, Irving M. (1982). Lógica simbólica. Continental. ISBN 9682601347.
 Garrido, M. (1974). Lógica simbólica. Tecnos. ISBN 8430905375.

wiki