Está en la página 1de 3

ASIGNATURA: SOCIOLOGÍA JURÍDICA – GRUPO 66

CONCEPCIÓN RIVILLAS MUÑOZ - CÓDIGO 41347413

LA FAMILIA UNA INSTITUCIÓN EN CAMBIO

Para comenzar, la institución de la familia, considerada el núcleo y base de la


sociedad, ha presentado un proceso de evolución, transformación y progreso, al
ser afectada su estructura por los fuertes cambios de las realidades sociales, que
han ido modificando sus tradiciones para permitir la incorporación de diferentes
roles a los miembros que forman parte integrante de ella.

Estos procesos de cambio, ligados a los acontecimientos históricos, han facilitado


la evolución favorable de las costumbres y los comportamientos, permitiendo que
tanto hombres como mujeres puedan decidir libremente con quien formar una
familia, aspecto a considerar en el presente escrito, basados en la mirada que
sobre este tema entre otros, plantea la película “El violinista sobre el tejado”.

Particularmente este tema se plantea, tomando como ejemplo de la tradición


vigente aún a principios del siglo XX, en una comunidad judía de Ucrania en la
Rusia zarista, donde pervive la costumbre de la elección de esposo para las hijas
por parte del padre, cabeza de familia y autoridad suprema dentro de la misma.

No obstante, aparece aquí la manifestación de un pensamiento transformador por


parte de la mujer, que se niega a aceptar una imposición que reafirma su
condición de subordinación a la voluntad patriarcal, en un tema tan sensible para
su propia individualidad, concepto que para Christopher Lasch se configuró a partir
del siglo XVIII, ligado a un matrimonio basado en el amor y en la intimidad, el cual
va dando paso al progreso de la institución familiar hacia una igualdad entre los
sexos y el derecho de la mujer a elegir libremente a su pareja.

Igualmente, a través de la aceptación del padre sobre la decisión de su hija de no


avenirse a la realización de un matrimonio concertado, se va dando una evolución
en las tradiciones, con un paso hacia el surgimiento dentro de la misma, de
sujetos autónomos dentro de la misma, y en especial de la opinión de la mujer con
respecto a su libertad para elegir pareja matrimonial, que abre el camino hacia un
proceso de individualización, que modificó no sólo la autoridad patriarcal sobre los
hijos, sino que fue parte decisiva en la transformación económica y social de

1
occidente en los últimos tres siglos, que comenzó con la Revolución Industrial en
Inglaterra.

El entorno de la película “El violinista en el tejado”, deja ver como las tradiciones
familiares van cambiando, paralelo a los cambios políticos que se suceden en el
mundo, con base en una formación revolucionaria en contra de los excesos de
regímenes totalitarios como el zarista, ya que no sólo se plantea el derecho
defendido por Tzeitel la hija mayor de Tevye de fijar su vida en lo que se refiere al
matrimonio, sino que abre paso a la determinación de reconocer la libertad de sus
otras hijas ya que la segunda, Hodel, decide casarse con un joven revolucionario,
y la tercera Chava lo hace con Fyedka, un joven no judío.

CONSIDERACIONES FINALES

Ante todo, hay que anotar que en el ámbito de estudio de los sociólogos la familia
ha sido desde tiempo atrás objeto de análisis, no sólo como célula de la sociedad
sino como fuente de profundas transformaciones sociales, políticas y económicas.

“Engels y Durkheim, en el último tercio del siglo XIX, coincidieron en plantear el


problema del equilibrio de poder entre los sexos, y al establecer los rasgos de la
familia contemporánea rompieron con la tesis de que la dominación masculina
existe desde siempre, con lo cual dejaron al descubierto la naturaleza burguesa de
la subordinación de las mujeres” (Sociología de las Instituciones), lo cual ha
permitido asumir que la liberación femenina, ha sido el resultado sino el producto
de los cambios históricos en el orden económico por la ampliación de los métodos
de producción que incorporaron a la mujer a la fuerza laboral, abriendo además
con esto el espectro de sus posibilidades de participación en todos los campos del
desarrollo social.

El análisis de la familia, ha conducido no sólo al estudio como tal de la misma, sino


que ha involucrado la particularización del carácter individual de los miembros que
forman parte de ella, en todas sus características humanas, como son por
ejemplo, la expresión de la sexualidad, la independencia económica, el control de
la natalidad, el cuidado y la educación de los hijos etc., y en el orden económico,
los bienes y su administración han sufrido cambios significativos en lo que
respecta a la transmisión de los mismos.

El reconocimiento a la individualización progresiva, ha evolucionado de la familia


patriarcal, a las relaciones sexuales libres, a la formalización voluntaria de la

2
maternidad en mujeres solteras, a los matrimonios de hecho, al divorcio, y a los
matrimonios entre personas del mismo sexo, lo cual hace evidente que el cambio
al interior de la familia remiten a los cambios en la sociedad.

Finalmente, la individualización surgida a partir del reconocimiento del derecho a


observar la propia vida y manejar sus acciones, conlleva la afirmación de la
capacidad de cada persona para obrar en la sociedad en general, asumiendo la
responsabilidad de sus actos con lo cual se convierte en miembro activo de la
sociedad desde todos los ángulos que ésta sea observada, dando así a una
pluralidad social, económica y política, necesarias para el cambio del orden a nivel
global.

También podría gustarte