Está en la página 1de 9

Las notas musicales y sus relaciones 

 
En  el  siguiente  apartado analizaremos uno de los  puntos  de contacto fundamentales que existe 
entre  la  música  y  la  matemática:  la  relación   entre  las  notas,  la  afinación  y  las  razones  o 
proporciones entre números. 
 
La  música  ha  evolucionado  desde  sus  orígenes  tomando  muchas  direcciones impulsada por la 
creatividad  humana  y  también  por  los  adelantos  técnicos.  En  un  comienzo  los  músicos 
contaban  con  un  conjunto  limitado  de  notas  y  escalas,  y  la afinación de las notas era realizada 
de  forma  intuitiva.  Fue  a  partir  de  Pitágoras   y  del  uso  de  técnicas  matemáticas  que  se  logró 
generar   una  primera  teoría­  al  menos  en  occidente  ­sobre  la  afinación  de  las  notas  y  se 
comprendió  el  origen  de  las  escalas  más  comunes.  El  sistema  de   Pitágoras  se  utilizó 
principalmente  para  generar  música  melódica,  los  acordes  de  tres  notan  suenan  disonantes 
con  esa  afinación.  El  siguiente  paso  lo  dio  Ptolomeo,  quién  ideó  una  afinación  nueva  llamada 
natural  o  justa  que  permitió  expandir  los  estilos  musicales  incluyendo  tríadas  y  otros  acordes. 
Con  el  correr  del  tiempo  los  músicos  (o  científicos)  razonaron  formas  complejas  de  estudiar  la 
afinación.  Esto  permitió  llegar  al  sistema  de  12   notas  igualmente  temperadas. En este sentido,  
hoy  en  día  es  posible  tocar  con  una  misma afinación, en cualquier tonalidad; e incluso modular 
de una a otra sin que se generen sonoridades muy disonantes. 
 
Además  de los sistemas de afinación recién  mencionados también existen otros sistemas como  
los  utilizados  en  los  países  orientales­  la  música  de  Java  para  gamelan  utiliza  5  o  7  notas  por 
octava­  y  los  sistemas  microtonales  utilizados  en  la  música  contemporánea­  por  ejemplo   el 
compositor estadounidense Harry Patch utilizaba un sistema de 43 notas. 

Afinación pitagórica 
Analizaremos  ahora  el  razonamiento  de  Pitágoras  para  establecer  la  afinación  que  lleva  su 
nombre.  Existe  un  relato  donde  se  menciona  que  un  día  Pitágoras  se  detuvo  a  escuchar  los 
sonidos   de  los  martillos  en  una  herrería  y   pudo  distinguir  que  las  notas  que  estos  emitían 
dependían  del  peso­  y  posiblemente  del  tamaño  ­de  estos  martillos.  A  partir  de  ello  se  puso  a 
investigar  con  cuerdas,  tubos,  copas  con líquidos y otros dispositivos para encontrar la relación 
entre la forma  y tamaño de los cuerpos y las notas que estos emitían. 
 

 
 
Franchino Gaffurio, Theorica musicae(1492). 
 
Utilizando  un  instrumento  de   una  sola  cuerda­  ​monocordio  ­Pitágoras  notó  que  al  reducir  la  
longitud  de  la  cuerda  por  la  mitad­  equivalente  a tocar el traste 12 en  la guitarra ­se escuchaba 
​   pero  más  aguda.  A  este  intervalo  lo  llamó  ​diapasón,  hoy  conocido  como  la 
la  misma  nota
octava. 
 

 
Al reducir la longitud de una cuerda a la mitad se  
percibe la misma nota una octava más aguda. 
 
Por  lo  tanto  si  ​L  es  la  longitud  de la cuerda, la cuerda con longitud ​L/2​, sonará una octava más 
alta.  Como  regla  general si a una cuerda le reducimos la longitud esta sonará más aguda o con 
una  nota  más  alta­  exactamente  lo   que  ocurre  en  un  instrumento  de  cuerdas:  al  presionar 
cualquier  traste  se  escucha  una  nota  más  alta  que  con  la  cuerda  al  aire.  Esta  es   una  relación 
de  proporcionalidad inversa, mientras se hace más alta la nota, la longitud  de la cuerda se  hace 
más baja.  
 
Para  analizar  la  naturaleza  de  las  notas,  podemos  razonar  con  mayor  facilidad  si  utilizamos  la 
frecuencia  de  vibración  en  vez  de  la  longitud  de  la  cuerda.  La  frecuencia  de  vibración  indica  
cuantas  veces  por  segundo  se   completa  un  ciclo  de  oscilación.  Para  el  caso  del  intervalo  de 

 
una  octava,  la  longitud  es  reducida  a  la  mitad,  pero  viéndolo   desde  el  punto  de  vista  de  la 
frecuencia  ésta  es  duplicada.  Esto  quiere  decir,   por  ejemplo  que  si  tenemos  una  nota  con 
frecuencia  de  440  ciclos  por  segundo­  el  conocido  LA  440  ­una  nota  con  880  ciclos  por  
segundo  es  la  misma  nota  una  octava  más  arriba.  Esta  es  una  relación  de   proporcionalidad 
directa:  si  aumenta  la  nota  aumenta  también  la  frecuencia.  Es  decir  si  una  nota  tiene  una 
frecuencia ​f​, la nota con frecuencia ​2 ∙ f​ está a un intervalo de una octava. 
 
Para  simplificar  aún  más  esto  introduciremos  la  siguiente  notación:  ​2  ∙  DO​1  =  DO​2​,  que  debe 
leerse  como  ​“dos  multiplicado  por la frecuencia de la nota DO de la primera octava es igual a la 
frecuencia  de  la  nota  DO  de  la   siguiente  octava”1.  Por  ejemplo,   si  multiplicamos  nuevamente 
por ​2​ a ​DO​2​ ​obtendremos ​DO​3​.  
 
Esta  relación  entre  una  nota  y  su  octava  puede escribirse como una proporción 2 a 1, o escrito 
como  el  cociente  ​2/1​.  La  clave  del  procedimiento  de  Pitágoras  fue  darse  cuenta  que  se 
obtenían  intervalos  musicales  consonantes  cuando  se  tomaban  relaciones  entre  números 
sencillos­  fracciones  con   números   enteros  pequeños.  Para  construir  estas  relaciones 
simplemente  se  toma  un  número  y  se  lo  divide  por  el  anterior,  por  ejemplo   las  siguientes 
relaciones  equivalen  a  intervalos  musicales  consonantes: ​3/2​, ​4/3​, ​5/4​, ​6/5​, ​9/8​. Desde el punto 
de vista de la cuerda, podemos observar el siguiente diagrama. 
 

 
Al dividir la cuerda en partes iguales, se obtienen cuerdas con longitudes menores, por lo tanto 
notas más agudas que generan intervalos consonantes con la nota de la cuerda original. 
 

1
 El subíndice nos indica en qué octava estamos. Las octavas están delimitadas por las notas DO. 
 
Desde el punto de vista de las frecuencias podemos escribir las siguientes relaciones. 
 
3/2 ∙ DO​1​ = SOL​1​ ​(intervalo de quinta) 
4/3 ∙ DO​1​ = FA​1​ ​(intervalo de cuarta) 
5/4 ∙ DO​1​ = MI​1​ ​(intervalo de tercera mayor) 
6/5 ∙ DO​1​ = MI​1​ b ​(intervalo de tercera menor) 
9/8 ∙ DO​1​ = RE​1​ ​(intervalo de segunda mayor) 
 
Estos  intervalos  musicales   son,  comúnmente  llamados,  intervalos  perfectos  o  justos  y  no  son 
los  mismo  que  se  utilizan  hoy  en  día.  Son  llamados   así­  ​perfectos  ­por  la  sencillez  de  las 
fracciones  que  los  forman.  Para  aumentar   un  cierto  intervalo  a  partir  de  una  nota  hay   que 
multiplicarla por una fracción, en cambio para decrecer hay que dividir. 
 
FA​1​ / (4/3)  =  FA​1 ​∙ 3/4  =   DO​1 
SOL​1​ / (3/2)  =  SOL​1​ ∙ 2/3  =  DO​1  
 
Si  computamos  el  valor  numérico  de  3/2  obtenemos  1.5.  Esto  quiere  decir  que  a  la  frecuencia 
de  la  primera  nota  la  multiplicamos  por  1.5;  la  nueva  frecuencia  es  el  150%  de  la  frecuencia 
inicial, lo que es equivalente a un aumento del 50%. 
 
Las  fracciones  o  relaciones  entre  un  número  y  su  anterior  (3/2,  4/3,  etc  )  no  son  suficientes2 
para  poder  generar  todas  las  12  notas  que   utilizamos  hoy;  y  ni  siquiera alcanzan para generar 
la escala diatónica básica de 7 notas: 
 
DO ­ RE ­ MI ­ FA ­ SOL ­ LA ­ SI 
 
Con  un  poco  de  ayuda  de   lo  que  sabemos  hoy  en  día,  podemos   identificar  que  la  escala  se 
forma  a  partir  de  los  intervalos  de  un  tono  (​T​)  y  de  un   semitono  (​s)​ .  Por  lo  tanto  la  escala 
diatónica mayor se puede expresar como: 
 
DO  RE  MI  FA  SOL  LA  SI  DO 

  T  T  s  T  T  T  s   
Notas de la escala diatónica y tipos de intervalo entre notas consecutivas 
 
A  partir  de  esta  ayuda,  podemos  probar  algunas  de  las  relaciones  dadas  por  las  fracciones 
simples.  Por  ejemplo,  la  relación  ​9/8  indica  un  intervalo  de  un  tono.  Podríamos  suponer que  si 
partimos de un ​DO​ y aplicamos dos veces el intervalo de un tono deberíamos obtener un ​MI. 
 

2
 Para poder estar seguro que no hay formas de generar una relación de números como estas que nos den 
un intervalo de por ejemplo una sexta es necesario probar que siempre se cumple esta relación (n+1)/n < 
1.5 para n>1. 
 
9/8 ∙ DO​1​ = RE​1​ ​( subimos un tono ) 
 
9/8 ∙ 9/8 ∙ DO​1​ = 81/64 ∙ DO​1​ = MI​1​ ​( subimos dos tonos ) 
 
Si  multiplicamos  las   dos  fracciones  ​9/8  obtenemos  la  fracción  ​81/64​,  que  es  totalmente 
diferente  a  la  dada  por  la  fracción  simple  ​5/4  que  corresponde  al  intervalo  perfecto   de  una 
tercera  mayor.  He  aquí  uno  de  los  primeros  problemas  de  todas  las  teorías  de afinaciones, no 
existe  una  forma  exacta  de  construir  los  intervalos  para  poder  satisfacer  a  las  fracciones 
sencillas  o  intervalos  perfectos.  Si  hacemos  5  dividido  4  y  ​81  dividido  64,  podemos  ver  que 
igualmente los valores son relativamente parecidos. 
 
5/4 = 1.25 
81/64 = 1.265625 
 
Aunque son números cercanos, esta diferencia es totalmente perceptible por el oído. 
 
Nos  encontramos  en  una   encrucijada:  no  queda  claro  cómo  construir  una  escala.  Tenemos 
dos  sistemas:  por  un  lado  podemos  tomar  las  fracciones  simples  como   las  verdaderas 
afinaciones;  y   por  el  otro  lado  podemos  construir  las  notas  a  partir  de  saltos  de  tonos  o 
semitonos.  En  la  práctica,  existen muchos sistemas de afinaciones que se construyen tomando 
algunos elementos de cada uno de las dos sistemas. 
 
En  el  caso  de  la  afinación  de  pitagórica,  se  le  da  mayor  importancia  al  intervalo  de  la  quinta  y 
de  la  cuarta,   los  cuales  consideraban  que  era  los  más  perfectos  al  ser  las  fracciones  más 
sencillas.  Para  esto  se  elaboró  un  sistema  en  el  cual  las  notas  se  van  generando  a  partir  de 
saltos de quintas. Si comenzamos en ​FA​, la series de quintas se da de la siguiente forma: 
 
FA​1​ ­ DO​2​ ­ SOL​2​ ­ RE​3​ ­ LA​3​ ­ MI​4​ ­ SI​4 
 
Lo  cual  genera  todas  las  notas  de  la  escala  diatónica  pero  en  otro  orden  y  ocupando  más  de 
una  octava3.  Ahora  veamos  como  queda  expresada  matemáticamente  esta  escala.  Si 
consideramos  a  ​DO  como  la  nota  ancla  con  una  frecuencia  ​f  ​podemos  escribir todas las notas 
en relación a esa frecuencia. 
 
 
FA​1  DO​2  SOL​2  RE​3  LA​3  MI​4  SI​4 

2/3 f  f  3/2 f  9/4 f  27/8 f  81/16 f  243/32 f 


Notas generadas a saltando de a intervalos de quinta desde el FA 
 

3
 El subíndice aumenta cada vez que se cruza un DO, o se cambia de octava. 
 
Como  tomamos  a   ​DO  ​como  nota  ancla,  el  ​FA  anterior  equivale  a  disminuir  por una quinta, por 
eso  se  multiplica  por  2/3.  El  resto  de  los  intervalos  son  todas  saltos  de  quintas,  y  equivalen  a 
elevar 2/3 a una potencia, por ejemplo 9/4 = (2/3)​2​. 
 
Para  poder  ordenar  las  notas   en  el  orden  que corresponde debemos hacer que todas estén en 
la  misma  octava,  o  dicho  de  forma  matemática   debemos  modificar  las  fracciones  para  que 
tengan  valores  numéricos  entre  1  y  2.  Si  evaluamos  la  fracción  del  ​RE​2​,  9/4  obtenemos  el 
número  2.25,  el  cual  es  claramente  mayor  que  2.  Para  acomodar  las  notas  a  la  octava  que 
queremos,  debemos  multiplicar   por  2  para  subir  una  octava  o  dividir  por  2  para  bajar.  Para  el 
caso  del   RE​3  dividiendo
​   por  dos  obtenemos  9/8  (que  era  el  intervalo  que  habíamos  usado  
anteriormente  ).  Si  hacemos  este  procedimiento  con  todas  la   notas  obtenemos  la  siguiente 
escala. 
 
DO​2  RE​2  MI​2  FA​2  SOL​2  LA​2  SI​2  DO​3 

f  9/8 f  81/64 f  4/3 f  3/2 f  27/16 f  243/128 f  2 f 

  9/8  9/8  256/243  9/8  9/8  9/8  256/243   

  T  T  h  T  T  T  h   
Escala diatónica con el sistema de afinación Pitagórico. Los intervalos entre las notas son de 
un tono (T) o de un hemitono (h) 
 
Finalmente  obtuvimos  la  escala  diatónica  con  afinación  pitagórica.  La  misma  está  formada por 
un  intervalo  de  un  tono  (​T)​   y  de  un  hemitono  (​h​).  Se  utiliza  este  nombre  especial  para  indicar 
que  no  es  exactamente  el   intervalo  de  un  semitono,  sino  que  es  un  poco  más  pequeño  que el 
que  utilizamos  hoy  en   día.  En  resumen,  la  afinación  pitagórica  es  la   que  se  construye  a  partir  
de  intervalos  de  quintas  y  genera  escalas  donde  todos  los  intervalos  de  quintas  y  de  cuartas 
son perfectos y mantienen las proporciones ​3/2​ y ​4/3​. 

Afinación Natural 
El  sistema  de  afinación  de Pitágoras no es el más cómodo para interpretar todo tipo de música; 
de  hecho  fue  utilizado  mayormente  para  hacer  música  melódica  sin  utilizar  más  de  una  voz. 
Para  poder  generar  música  de  mayor  complejidad  con  acordes  o   más  voces,  se  tuvo  que 
desarrollar  otro  sistema  de  afinación:  el  llamado  sistema  ​natural  (  también  llamado  de 
Ptolomeo, ​puro o ​justo ). 
 

 
En  este  nuevo  sistema  de  afinación,  el   intervalo  que  se  toma  como  fundamental  es  el  de  la  
tercera mayor, por lo tanto ahora las terceras serán perfectas (relación ​5/4​). 
 
DO  RE  MI  FA   SOL  LA   SI  DO 

f  9/8 f  5/4 f  4/3 f  3/2 f  5/3 f  15/8 f  2 f 

  9/8  10/9  16/15  9/8  10/9  9/8  16/15   

  T  t  s  T  t  T  s   
Escala diatónica con afinación ​natural. La estructura de intervalos queda formada por 
un tono mayor (T), un tono menor (t) y un semitono (s) 
 
El  sistema  ​natural  parece  más  complejo  a  primera  vista  ya  que  la  escala  diatónica  está  
construida a partir de un tono mayor (​T)​ , un tono menor (​t​) y un semitono (​s)​ , quedando: 
 
Tono ­ tono ­ semitono ­ Tono ­ tono ­ Tono ­ semitono 
 
Como  se  dijo,  este  sistema está basado en el intervalo  de la tercera mayor ( ​5/4 ​).  Esto implica 
que  las  quintas  no  sean   todas  perfectas  como   en  el  sistema  de  Pitágoras.  Por  ejemplo  el  
intervalo de quinta entre el ​RE​ y el ​LA ​tiene un valor de fracción de: 
 
LA / RE = 5/3 / 9/8 = 40/27 = 1.481481... 
 
Este  resultado  difiere  de  la  quinta  perfecta  ​3/2   =  1.5  por  lo  que  genera  cierta  disonancia, 
aunque es mucho más tolerable que las disonancias del sistema pitagórico. 

Afinación de Igual Temperamento 
Con  los  sistemas  de  afinación  que  acabamos  de  analizar ocurría que un instrumento debía ser 
fabricado  o  afinado para una tonalidad en particular, y si se quería tocar en otras tonalidades, si  
bien era posible, el sonido no era totalmente consonante. 
 
En  la  actualidad  la  mayoría   de  los   instrumentos  están  diseñados  para  tener  una  afinación  de 
igual  temperamento  lo  que  permite  tocar  en  cualquier  tonalidad y con la posibilidad de modular 
libremente.   Esto  es  posible  ya  que  la  separación  entre  todas  las  notas  es  la   misma.  ¿Qué 
implica  esto  matemáticamente?  De  forma resumida podemos decir que si  aumentar una octava 
es  un  factor  2,  entonces  para  obtener  12  notas  debemos  partir  el  2  en  12  pedazos  iguales. 
Cada  uno  de  estos  ​pedazos equivaldría a un semitono. Si nos apresuramos podríamos caer en 
la tentación de realizar la cuenta 2 / 12, ya que de esa forma dividimos a 2 en 12 partes iguales. 
Para  comprender  bien  porque   no  debemos  hacer  esto  tenemos  que  detenernos  un  poco  y 
analizar de qué forma estamos trabajando con las notas y las frecuencias. 

 
Hasta  ahora  hemos  utilizando  las  operaciones  de  multiplicación   y  división  para  aumentar  y 
disminuir  un  intervalo­  y   no  las  operaciones  de  suma y resta. En términos precisos, esto quiere 
decir  que  las  frecuencias  de  las  notas  no  se suceden en progresión  aritmética­ es decir a partir 
de  ir  sumando  valores­  sino  desde  una  progresión  geométrica  donde los incrementos se dan a 
través  de  la multiplicación. Esta distinción es fundamental para comprender la naturaleza de las 
notas  y  las  frecuencias.  En el siguiente ejemplo podemos ver la diferencia entre una progresión 
aritmética y una geométrica: 
 
ARITMÉTICA: 0, 12, 24, 36, etc 
GEOMÉTRICA: 1, 2, 4, 8, 16, etc 
 
En  la  primera  se  va  sumando  de  a  12,  y  en  la  segunda  multiplicando  por  2  sucesivamente.  Ir 
sumando  de a 12 equivaldría a ir moviéndose en un teclado de a 12 notas. En  cambio, desde el 
punto de vista de las frecuencias lo que hacemos para saltar octavas es ir multiplicando por 2.  
 
Después  de  estas  aclaraciones,   podemos  retomar  nuestro  objetivo.  Queremos  encontrar  un 
factor (​x​) que permite dividir la octava en 12 partes iguales: 
 
DO​1​ ∙ x = DO​1​# ​(un semitono) 
DO​1​ ∙ x ∙ x = RE​1​ ​(dos semitonos) 
 
DO​1​ ∙ x ∙ x ∙ x ∙ x ∙ x ∙ x ∙ x ∙ x ∙ x ∙ x ∙ x  = SI​1​ b ​(once semitonos) 
DO​1​ ∙ x ∙ x ∙ x ∙ x ∙ x ∙ x ∙ x ∙ x ∙ x ∙ x ∙ x ∙ x = DO​2​ ​(doce semitonos) 
 
Si  escribimos  la  última  relación  de  forma  más  compacta  tenemos  ​DO​1  ∙  x​12  =   DO​2​.  Esto quiere 
decir  aplicar  12  veces   el  factor  ​x  sobre el ​DO​1​. Ahora debemos despejar x​. Recordemos que la  
relación  entre  un  ​DO  y  el  de  la  siguiente  octava  equivale  a  multiplicar  por  2,  ​DO​1  ∙  2   =  DO​2​. 
Podemos observar a partir de ambas fórmulas que se debe cumplir la siguiente relación: 
 

x​12 ​= 2 
 
Para  despejar  ​x  ​hay  que  pasar  la  potencia  doceava  como  una  raíz  doceava,  o  como  potencia 
de un doceavo. 
 
1  
x  =   √2  =  2 12  
12

 
Lo  que  obtuvimos  aquí  es  el  factor  que  corresponde   a  aumentar  un  semitono en el sistema de 
afinación de igual temperamento. Si computamos su valor numérico obtenemos: 
 
1
x   =  2 12   = 1.0594630...   
 

 
Si simplificamos un poco este número a 1.06, podemos interpretar que subir un semitono 
equivale a aumentar aproximadamente en un 6% a la frecuencia.  
 
La escala diatónica con afinación de igual temperamento queda así. 
 
DO  RE  MI  FA   SOL  LA   SI  DO 

2   4   5   7   9   11   12  
f  2 f   
12 2 f   
12 2 f   
12 2 f   
12 2 f   
12 2 f    2 f   
12 12

  2   2   1   2   2   2   1    
2 12  
  2 12    2 12    2 12    2 12    2 12    2 12   
  T  T  s  T  T  T  s   
Escala diatónica con afinación de igual temperamento. La estructura de intervalos queda 
formada por un tono (T) y un semitono (s)