Está en la página 1de 5

Trabajo grupal N° 23

Identificación del trabajo

Módulo: 3
Asignatura: Invertigacion cualitativa.
RA: Aplicar las distintas tecnicas de recoleccion de informacion
de la investigacion cualitativa.
Docente Online: Juana Arias Roja
Fecha de entrega: 07/07/19

Identificación del/los estudiante/s

Nombre y apellido Carrera SEDE Sección


Leticia gutiérrez Trabajo social iquiuque A

1
Introducción

Texto de introducción.

Desarrollo

Histiria de vida
Las Historias de Vida es una técnica de investigación cualitativa, ubicada en el marco del
denominado método biográfico (Rodríguez, Gil y García, 1996), cuyo objeto principal es el análisis
y transcripción que el investigador realiza a raíz de los relatos de una persona sobre su vida o
momentos concretos de la misma (Martín, 1995) y también sobre los relatos y documentos
extraídos de terceras personas, es decir, relatos y aportaciones realizadas por otras personas sobre el
sujeto de la Historia de Vida (Perelló, 2009). Podemos hallar al origen del método biográfico en la
obra de Thomas y Znaniecki (1972), The Polis Peasant, donde aparece por primera vez el uso del
término Historias de Vida (Perelló, 2009). Su principal finalidad la podemos localizar en el relato
que se extraen de las mismas contextualizadas en un lugar y tiempo determinado, que permiten
revivir, analizar e incluso situarse ante tales circunstancias y razonar su comportamiento en ese
determinado momento. El análisis de los datos obtenidos supone un proceso de indagación (Martín,
1995) basándose en técnicas de recogida de datos de índole cualitativa. Las principales son las
entrevistas y los largos diálogos entre el investigador y el autor del relato donde éste último expone
lo más íntimo de él como sentimientos, pensamientos, valores… para que el investigador pueda
contextualizar el relato lo más veraz posible a esa persona y sin interferir la subjetividad a la hora de
transcribir la Historia por parte del mismo. Según Perelló (2009), “el investigador es sólo el
inductor de la narración, su transcriptor y también el encargado de “retocar” el texto para ordenar la
información del relato obtenido en las diferentes sesiones de entrevistas” (Perelló, 2009: 192). A
menudo, el término Historias de Vida con su carácter multifacético del método biográfico y la
multiplicidad de enfoques que éste puede tener (Rodríguez, Gil y García, 1996), nos suele llevar a
confusión conceptual entre los conceptos Relato de Vida e Historia de Vida, haciendo referencia el
primero a la historia de una persona contada por ella misma y la segunda, a la historia de una
persona contada desde ella misma y con cualquier otro tipo de informantes y/o documentación
como es el caso de los biogramas (Pujadas, 2002). En las Historias de Vida “la voz del informante
tiene un papel fundamental no sólo como informante, sino como punto de contraste de los diferentes
momentos y formas de decir” (Goodson, 2004:23). A lo largo de los años 90, la investigación
basada en Historias de Vida se incrementada su utilización ya que nos permite la obtención de unos
datos e informaciones que a través de la metodología cuantitativa no podríamos recoger. En
palabras de Korblint (2004) y de Leite (2011) las Historias de Vida se basan en experiencias
concretas de la persona en cuestión, a través de las cuales se pretenden recuperar el sentido de la
misma vinculándola a experiencias vividas de la personas (dentro de la subjetividad de la misma) y
que nos permiten poner de manifiesto y revelar las técnicas de investigación cualitativa, por lo que,
como investigadores, deberemos tener una posición de “escucha activa y metodológica” (Bourdieu
et al. 1999). Vela (2001) o De Garay (1997) nos indica que las investigaciones cualitativas
enmarcadas dentro del área de las ciencias sociales, va a tener su foco de atención en la persona y

2
en el contexto que lo rodea (Goodson, 2004). Cortés (2011), indica que las Historias de Vidas nos
permiten visualizar, entender e interpretar las voces que siempre han estado pero los discursos
dominantes de nuestra sociedad nos han imposibilitado ver. Por su parte, Ruiz Olabuénaga e Ispizua
(1989), las Historias de Vida son relatos que narran el desarrollo de la vida de una persona,
pudiendo ser ésta durante un período concreto y en un contexto determinado (tal y como es nuestro
caso), la cual es narrada desde el punto de vista subjetivo y según su código lingüísticos. Estos
autores, indican cuatro objetivos esenciales que dan razón al uso de las Historias de Vida: 1. Captar
la totalidad, es decir, recoger toda la experiencia biográfica del sujeto desde su infancia hasta el
presente o del momento concreto que la investigación quiera estudiar. 2. Captar la ambigüedad y el
cambio, es decir, pretenden recoger todas las dudas, cambio de opiniones, ambigüedades… que el
sujeta pueda tener. 3. Captar la visión subjetiva. Con este objetivo pretende reflejar el autoconcepto
que el sujeto tiene sobre sí mismo y sobre los demás, como atribuye sus éxitos y fracasos… 4.
Encontrar las claves de la interpretación, es decir, explicar la historia de los sujetos desde ellos
mismos evitando cualquier tipo de subjetividad. Es importante indicar, tal y como realizan
Santamarina y Marinas (1995) y Leite (2011), que la interpretación de la Historia de Vida no tiene
lugar en un momento concreto ni en un apartado concreto de esta investigación; sino que ésta
comienza prácticamente desde el inicio cuando comenzamos a plantearnos interrogantes e
inquietudes por investigar y analizar. Entre las principales potencialidades y limitaciones que
podemos encontrar en las Historias de Vida, Perelló (2009: 200) las sintetiza en las siguientes:
Potencialidades. Carácter retrospectivo, longitudinal y subjetivo,Facilita y exige la triangulación
metodológica,Compensa el objetivismo de los estudios cuantitativos con elementos reflexivos y
encubiertos del comportamiento y la experiencia social.
Limitaciones:Problemas con el control vinculado a la autenticidad y veracidad del discurso.
Problemas con el control vinculado a la autenticidad y veracidad del discurso.
Tensión entre memoria individual y colectiva.

La entrevista en investigación cualitativa


Para Denzin y Lincoln (2005, p. 643, tomado de Vargas, 2012) la entrevista es “una conversación,
es el arte de realizar preguntas y escuchar respuestas”. Como técnica de recogida de datos, está
fuertemente influenciada por las características personales del entrevistador. Esta definición,
demasiado genérica y poco operativa, incluye cualquier encuentro entre dos personas, un
investigador y su entrevistado, en el que el investigador hace preguntas que pueden ir desde las
encuestas de opinión o los cuestionarios, es decir, instrumentos altamente estructurados, y las
entrevistas abiertas donde es posible, incluso, que el investigador sea preguntado e interpelado por
el informante. En investigación cualitativa la entrevista no se basará en cuestionarios cerrados y
altamente estructurados, aunque se puedan utilizar, sino en entrevistas más abiertas cuya máxima
expresión es la entrevista cualitativa en profundidad, donde no sólo se mantiene una conversación
con un informante, sino que los encuentros se repiten hasta que el investigador, revisada cada
entrevista, ha aclarado todos los temas emergentes o cuestiones relevantes para su estudio. Un
investigador que hace un abordaje desde la perspectiva cualitativa utilizará la entrevista en sus
distintas formas de presentarse, pero sus preferencias irán orientadas hacia la entrevista en la que el
entrevistado habla de forma abierta. Veamos pues, los tipos de entrevistas y sus usos en
investigación cualitativa. Clasificación por su estructura y diseño Entrevistas estructuradas -El

3
investigador lleva a cabo una planificación previa de todas las preguntas que quiere formular.
Prepara un guión con preguntas realizado de forma secuenciada y dirigida. -El entrevistado no
podrá llevar realizar ningún tipo de comentarios, ni realizar apreciaciones. Las preguntas serán de
tipo cerrado y sólo se podrá afirmar, negar o responder una respuesta concreta y exacta sobre lo que
se le pregunta. -Como es lógico, este tipo de entrevistas no son las más usadas en investigación
cualitativa. Entrevistas semiestructuradas -El investigador antes de la entrevista se prepara un guión
temático sobre lo que quiere que se hable con el informante. -Las preguntas que se realizan son
abiertas. El informante puede expresar sus opiniones, matizar sus respuestas, e incluso desviarse del
guión inicial pensado por el investigador cuando se atisban temas emergentes que es preciso
explorar. -El investigador debe mantener la atención suficiente como para introducir en las
respuestas del informante los temas que son de interés para el estudio, en lazando la conversación
de una forma natural. -Durante el transcurso de la misma el investigador puede relacionar unas
respuestas del informante sobre una categoría con otras que van fluyendo en la entrevista y
construir nuevas preguntas enlazando temas y respuestas. Entrevistas no estructuradas o abiertas
Aunque hay matices y escuelas, entenderemos la entrevista no estructurada o abierta en el sentido
que Taylor y Bogdan definen la entrevista en profundidad. Taylor y Bogdan entienden la entrevista
en profundidad como reiterados encuentros cara a cara entre el entrevistador y los informantes,
dirigidos hacia la comprensión de las perspectivas que tienen los informantes respecto de sus vidas,
experiencias o situaciones, tal y como las expresan con sus propias palabras. En este tipo de
entrevistas el investigador es el instrumento de la investigación y no el protocolo o formulario de la
entrevista. Su rol implica no sólo obtener respuestas, sino también aprender qué preguntas hacer y
cómo hacerlas. Requiere de muchos encuentros con los informantes, el avance es muy lento, trata
de aprender lo que es importante para los informantes antes de enfocar los intereses de la
investigación. La historia de vida o la autobiografía sociológica utilizan este tipo de entrevista. Y en
todos los casos los investigadores establecen rapport (relación de intimidad, sintonía o
comprensión) con los informantes gracias a los repetidos encuentros que tienen (Taylor y Bogdan
1984).

Conclusión

Texto de conclusión.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1- Apolline, T. (2011). Historias de Vida y conectividades emergentes en Hernández, Sancho
y Rivas (coord.). Historias de Vida en Educación. Biografías en Contexto. ESBRINA-
RECERCA, Universidad de Barcelona, Nº4. Pp. 126-131.

2- Amador, M. G. (29 de May de 2009). Metodología de la investigación. Obtenido de La


Entrevista En Investigacion: manuelgalan.blogspot.com

4
5