Está en la página 1de 24

APELA.

SR. JUEZ DE GARANTÍA (4°)

CAROLINA NUÑEZ GONZALEZ, Fiscal Adjunto (S) Jefe de la Fiscalía


local de Las Condes, domiciliado en Av. Los Militares Nro. 5550 de la Comuna de
Las Condes de esta ciudad, a S.Sa. digo:

En conformidad al inciso final del artículo 127 del código procesal penal,
vengo en deducir recurso de apelación en contra de la sentencia interlocutoria de
fecha 9 de agosto del año en curso, dictada en despacho por la Juez de Garantía
doña Marcela MaureiraCaceres, que negó lugar a la solicitud planteada por el
Ministerio público en orden a decretar orden de detención respecto delos
imputadosJUAN ANDRES MARAMBIO SMITH Y EVELYN SMITH HUNTER,
identificado comoautores de los delito de Homicidio Calificado y Parricidio
respectivamente.

Fundamento el presente recurso en los hechos y antecedentes de derecho que


a continuación se exponen.

HECHOS DE LA INVESTIGACIÓN Y CALIFICACIÓN JURÍDICA

A este respecto señalo a US., que se encuentra justificada a esta altura de


la investigación, la existencia del delito de PARRICIDIO respecto de la imputada
EVELYN SMITH HUNTER y HOMICIDIO CALIFICADO respecto del imputado
JUAN ANDRES MARAMBIO SMITH, para ambos en grado de desarrollo
consumado, quienes previamente concertados deciden dar muerte a su hijo y
hermano LUIS ROBERTO MARAMBIO SMITH.
Es así, que con fecha 31 de Enero del año 2008, previo concierto entre
ambos imputados, Juan Marambio arrienda una camioneta con la cual se junta
alrededor de las 16:30 horas con su madre en los alrededores del Jumbo de
Bilbao comuna de Las Condes, Santiago, lugar en que esta se encontraba en
compañía de la víctima LUIS ROBERTO MARAMBIO SMITH, quien mantenía un
retardo mental severo, una vez en dicho lugar, suben a la víctima a la parte trasera
del vehículo conducido por Juan Marambio, quedando Evelyn Smith en el asiento
del copiloto, luego de lo cual inician rumbo con destino a la ciudad de Antofagasta.
Ya en ruta, se detienen en la ciudad de Copiapó con la finalidad de comprar
herramientas tales como pala, chuzo, sacos entre otros y descansar en dicho
lugar, para luego seguir ruta, llegando a la ciudad de Antofagasta al sector la
negra, el día 1 de Febrero 2008. Posteriormente el día 2 de febrero inician ruta
hacia un sector desértico que sale desde el camino la escondida, ya que la
planificación incluía el ingreso a un lugar despoblado para cumplir la finalidad que
era dar muerte a Luis Marambio, para ello también el imputado Juan Andres
Marambio le dio medicamentos para tranquilizarlo, de lo cual estaba en
conocimiento la coimputada que lo acompañaba. Una vez en el lugar escogido
Juan Marambio cava una fosa donde luego posiciona a su hermano, la madre,
imputada Evelyn Smith le entrega un revolver de su propiedad que ella había
llevado entre sus pertenencias para dar muerte a su hijo, con el cual Juan
Marambio le dispara a su hermano quien fallece enterrándolo en dicho lugar.

A.- EXISTENCIA DEL DELITO Y PARTICIPACIÓN CRIMINAL DE LOS


IMPUTADOS.

1. Con fecha 22 de mayo de 2018, mediante un escrito en la oficina de partes


de la Fiscalía Local de Las Condes, doña EVELYN ELSIE SMITH
HUNTER, xxx, viuda, domiciliada en calle Monroe N° 6520, comuna de Las
Condes, presentó una auto denuncia por el parricidio de su hijo, la víctima
LUIS ROBERTO MARAMBIO SMITH, RUT xxx, según el siguiente tenor:
“En Santiago de Chile, entre enero y febrero de 2018, me encontraba
viviendo en calle Martín de Zamora N° 4891, departamento 44, en la
comuna de Las Condes. Ahí yo vivía con mi hijo LUIS ROBERTO
MARAMBIO SMITH y se encontraba hospedando conmigo –por unos días-
mi otro hijo de nombre JUAN ANDRÉS MARAMBIO SMITH, médico, RUT
xxx, actualmente domiciliado en xxx Las Condes.Luis Roberto tenía un
retardo mental severo debido a una meningitis que tuvo a los pocos días de
vida.
Roberto no sabía hablar, pero sí podía caminar. Él requería de mis
cuidados permanentes, darle la comida, mudarlo, bañarlo y todos los días
yo lo sacaba a caminar por las calles de los alrededores. Requería de mis
atenciones permanentemente a cualquier hora del día y por algunos cortos
períodos de su vida estuvo en la Institución Pequeño Cotolengo. Yo
percibía que escuchaba la música y algunas en especial creo las reconocía,
también reaccionaba a los olores de la comida y se acercaba a ella.
Mi hijo Juan Andrés en ese momento era distante, callado, se metía en sus
cosas solamente, había llegado de Venezuela hacía poco y estaba sin
trabajo y sin dinero y no quería seguir ejerciendo la medicina que era su
profesión. Yo siempre tuve una relación cercana con Juan.
Yo en esos días estaba cansada, amargada, no tenía ánimo de salir ni de
juntarme con nadie porque mi prioridad siempre fue mi hijo Roberto.
Además, yo no quería pedir ayuda ni contratar a alguien para atenderlo
porque no confiaba en nadie para hacerlo.
Al poco transcurrir los días que Juan estaba conmigo, empezó a
manifestarme preocupación y desagrado por mi forma de vivir, mi mal
aspecto y un estado profundo de desánimo y empezó a hablarme de las
cosas que no podían seguir de ese modo. Me decía "¿hasta cuándo vas a
seguir viviendo de esta forma?, ¿no es ya suficiente si ya lo has cuidado
tanto? A ver dime: cuándo nació Roberto", etc. Pucha ¿cómo no se va a
poder encontrar una solución para esta situación que estás pasando?”.
Hasta que un día, me dijo "mamá yo he pensado mucho en esto y creo que
podemos tener una solución. Fíjate que yo conozco un lugar donde Roberto
podría descansar y tú llevar una vida normal" Hubo varias conversaciones
en que él me insistía en eso. Yo me sentía querida y apoyada por él. Su
insistencia entonces me logró convencer de que podíamos llevar a Roberto
a ese lugar para desaparecerlo. Esto no se lo íbamos a decir a nadie. Juan
ideó todas las cosas cómo hacerlo. Juan temía que me arrepintiera, yo
estaba muy mal, muy delgada y muy nerviosa y me insistió y presionó hasta
que me convenció, pienso que pasó poco tiempo entre que lo hablamos la
primera vez y nos fuimos a Antofagasta.
Juan Andrés fue de apoco diciéndome cómo iba a hacer las cosas. Me dijo
que iba arrendar un vehículo para hacer este viaje conmigo y con Roberto
hacia Antofagasta y ahí en Antofagasta se abastecería para las cosas que
él necesitaba para esta situación.
Antes de que yo partiera con Roberto del edificio, le comenté a una mujer
que trabajaba ahí y que me veía con Roberto paseándolo, que lo iba a
llevar a un lugar de vacaciones para que estuviera un tiempo allá, esto lo
hice previendo que después cuando me vieran sin Roberto me preguntarían
que es de él. No recuerdo el nombre de ella, pero sé que era amiga de un
empleado del edificio que se llamaba Francisco.
Juan había ideado que yo saliera con Roberto a buscar un taxi que pedí por
teléfono y él me esperó en el Jumbo de Av. Bilbao, afuera con la camioneta.
Inmediatamente partimos los tres a Antofagasta, llegamos de noche a
Antofagasta y Juan busco una pensión u hostal, que no recuerdo bien cual
era o donde estaba. Yo no hablé con nadie. No sé qué hacía Juan afuera
de la habitación, nunca salía de ella. Dormimos ahí.
Al día siguiente Juan me dijo que iba a comprar algunas cosas que le
faltaban. Él evitaba decirme detalles creo que para evitar que yo me
impresionara demasiado. En ese intertanto pedí almuerzo para Roberto y
se lo di en la misma habitación y lo alcancé a mudar como en dos
ocasiones durante la mañana. Juan me llamó por celular y me dijo que yo
bajara con Roberto, porque este lugar tenía diferentes pisos y él me iba a
pasar a buscar a la calle. Yo supongo que él antes de salir debe haber
dejado pagada la noche que estuvimos ahí.
Fue un poco difícil bajar con Roberto por los peldaños, pero yo ya tenía
experiencia en cómo manejarlo. No me acuerdo si me despedí de alguien o
me ayudaron a bajar a Roberto a la calle.
Partimos en el vehículo y salimos de Antofagasta como se sale de ahí para
volver a Santiago. Cuando tomamos esa carretera anduvimos un tramo
corto y Juan dejó la carretera y torció a la derecha y recorrió un corto tramo
de huella en la tierra y llegamos en corto tramo a un plano que no se veía
desde la carretera. Juan Andrés me dijo que me quedara en la camioneta
con Roberto porque "yo voy a preocuparme de las cosas". Juan se bajó y
se fue a ver el lugar que yo no lo divisaba desde el vehículo. Después
volvió a buscar cosas al vehículo y fue de nuevo al mismo lugar. Él estuvo
un largo rato ahí. Después volvió y vino a llevarse a Roberto, yo besé y
abracé a Roberto, estaba adentro de la camioneta…estoy segura que la
camioneta estaba estacionada de manera que yo no veía para atrás… yo lo
besaba, no quería soltarlo, lo apretaba contra mí y le hacía cariño y Juan
me dijo “ya pues mamá apúrese” y ahí lo solté. Al tiempo después volvió y
llegó con la ropa de Roberto y me la pasó y volvió al lugar elegido y termino
de dejar todo limpio y ordenado. La forma en como Juan le dio muerte
exactamente no la sé, sólo me dijo que no iba a sufrir. Después volvió a
buscarme y me llevó al lugar donde enterró a Roberto. en la tierra húmeda
y me puse a llorar a gritos. Juan me dijo en ese momento me consoló
diciéndome que Roberto no había sufrido "porque recuerda que yo soy
médico mamá". Antes de irnos del lugar Juan Andrés tomó un chuzo con el
que había trabajado ahí y lo tiró como arriba de un montículo de tierra que
no se veía desde donde nosotros estábamos. La ropa de Roberto no me
recuerdo haberla botado, parece que quedó en la camioneta. Nos
devolvimos en el vehículo inmediatamente a Santiago, retomando la
carretera por la cual habíamos llegado a ese lugar. Yo lloraba a cada rato y
Juan me hablaba de lo lindo del paisaje y ponía música fuerte con unos
CDs que había llevado. En el camino a Santiago pasamos a almorzar a un
lugar medio oculto, de pescadores y lo único que vimos fue una pescadería
donde vimos a dos mujeres que nos atendieron y comimos pescado, era un
lugar humilde. Cuando se hizode noche pasamos a algún tipo de hostal que
no recuerdo de nombre, así como tampoco donde estaba y dormimos ahí.
El hostal era pobre y sucio.Al día siguiente seguimos camino a Santiago y
Juan me dejó en algún punto de Santiago que no recuerdo y me fui a mi
departamento de calle Martín de Zamora.
Recuerdo que Juan me ordenó que tenía que hacer desaparecer las cosas
de Roberto. Porque ya estábamos de acuerdo que yo iba a decir que a
Roberto lo habíamos dejado en unas vacaciones en otra parte.
Las ropas y enseres de Roberto yo las iba sacando de a poco del
departamento en un carrito que tenía y las iba botando a los basureros de
por ahí cerca, viendo que nadie me viera, esto lo hice de día.
Desde ese año hasta la fecha Juan me preguntó en unas dos o tres
ocasiones si yo le había contado a alguien lo que pasó con Roberto,
especialmente en estos últimos años, cuando yo ya no salía de mi
departamento porque me dijo: ¿no encuentras que si no sales o haces una
vida más normal irán a sospechar que no vas a ver a Roberto a ningún lado
y te Van a preguntar por él? Yo le decía que nadie se preocupa.”
2. Consultado el Servicio de Registro Civil, respecto de los datos de
nacimiento de don LUIS ROBERTO MARAMBIO SMITH, RUT xxx, se
indica como fecha de nacimiento el 26 de abril de 1959, padres Evelyn Elsie
Smith Hunter y don Luis Eduardo Marambio Páez. A su vez consultado
antecedentes de defunción de don LUIS ROBERTO MARAMBIO SMITH,
este no registra datos de defunción.
3. Se consulta además al Servicio de Registro Civil a las otras personas
mencionadas en la denuncia, consistente en hijos de la denunciante y
hermanos por parte de ambos padres de la víctima, resultando los señores
JUAN ANDRES MARAMBIO SMITH, RUT xxx y JUAN ANTONIO
MARAMBIO SMITH, RUT xxx.
4. Ante los hechos denunciados, la Fiscalía ordena diversas diligencias, entre
estas una orden a la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones
de Chile, como a su vez se oficia al Servicio Médico Legal de Antofagasta.
5. Con fecha 31 de mayo de 2018, mediante oficio ordinario 050/2018 del
Servicio Médico Legal de Antofagasta, se informa que no existe ingreso de
NN masculino, adulto, no reconocido, reclamado o no identificado desde el
año 2008 a la fecha.

6. Declaración de imputada prestada ante Fiscal y en presencia de su


defensor de fecha 4 de Julio 2018 que señala…

"Para comenzar mi declaración quiero señalar que deseo renunciar a mi


derecho a guardar silencio, ya que quiero colaborar con la investigación que
actualmente se está llevando a cabo, en relación a la muerte de mi hijo Luis
Roberto MARAMBIO SMITH.
“Nací en la ciudad de Victoria, posteriormente me trasladé a la ciudad de
Santa Cruz, desempeñándome como Educadora de Párvulos. Me casé en
el año 1958 con Luis Eduardo MARAMBIO BÁEZ, con quien tuve un
pololeo bastante breve previamente. Con mi esposo tuvimos tres hijos
hombres, recuerdo que tuve una pérdida. El primero de ellos es Luis
Roberto MARAMBIO SMITH, quien nació el 26 de abril del año 1959, luego
nació Juan Andres MARAMBIO SMITH el 06 de enero del año 1962 y por
último nació Jorge Antonio MARAMBIO SMITH el día 12 de julio del año
1969. Roberto nació en la ciudad de San Fernando en un hospital público,
sin enfermedad evidente inicialmente, sin embargo siendo lactante tuvo una
caída y como consecuencia lo llevé al doctor y en esa instancia se le
diagnosticó Meningitis, no obstante siempre tuvo algunos signos según lo
que me mencionaban los médicos que podría tener algo fuera de lo común.
Por este motivo, junto a mi esposo y Luis Roberto nos vinimos a Santiago a
vivir, cuando yo estaba embarazada de mi segundo hijo Juan Andrés, ya
que sentía que acá podría cuidar de mejor forma a este último. En esa
oportunidad, recuerdo que comenzamos a vivir en una parcela, la cual
arrendó en la comuna de La Pintana, en esa época era un sector rural. En
ese lugar tuvimos una empleada, pero no recuerdo su nombre. Me acuerdo
que viviendo en esa parcela, es que críe inicialmente a Juan Andrés, quien
nació sin ninguna enfermedad ni problema de salud aparente, sin embargo
volví a vivir a la ciudad de Santa Cruz, estando mis dos hijos pequeños,
lugar donde trabajaba mi esposo. Posteriormente, en Santa Cruz me
embaracé de mi tercer hijo llamado Jorge Antonio MARAMBIO SMITH,
quien nació en un hospital en Santiago. Luego de esto volví a Santa Cruz
con mis tres hijos, lugar en el cual estuve viviendo con mi esposo como por
20 años aproximadamente. No recuerdo el año en que falleció mi marido,
pero fue en la ciudad de Santiago, después de haber sufrido malestares y
vómitos en la ciudad de Santa Cruz, en el domicilio de unos amigos de
nosotros, instancia en la que perdió el conocimiento y finalmente fue
trasladado a Santiago, lugar en el cual pasado unos pocos días falleció, no
recuerdo exactamente la causa de su muerte o lo que me dijeron los
médicos.
En el año 1981 llegué a Santiago, esto posterior a la muerte de mi esposo,
me vine a un departamento en calle Moneda, el cual compré en esa
oportunidad. En ese departamento vivía con mi cuñada AliciaMARAMBIO y
mis tres hijos. Juan Andrés dormía en el living recuerdo."
"A raíz del tiempo y dedicación que tenía con el cuidado de mi hijo Roberto,
es que me enfoqué más en él, en desmedro de los otros. A Juan no le
agradaba mucho Roberto por esto mismo, situación que no ocurría con
Jorge o quizás no lo notaba yo."
"Entre el año 1981 y el 2008 aproximadamente viajé a Antofagasta y
comencé a vivir a ahí junto a Roberto durante varios años. En esa ciudad lo
ingresé al Cotolengo, pero lo saqué al poco tiempo, pues no estaba bien en
ese lugar. Juan Andrés vivía con su esposa Beatriz CATHALIFAU
ESCOBAR en Santiago, mientras que Jorge creo que estaba viviendo
conmigo."
"En el año 2008, creo que era enero o febrero, estaba viviendo en un
departamento que compré con la ganancia de la venta de una casa del
campo, instancia en la que viví con Roberto y Juan, en la dirección Martín
de Zamora, en la comuna de Las Condes. No recuerdo el año en que
repartí mis propiedades a mis hijos, lo hice para que cuando 0111 muriera
estos no se pusieran a pelear por las propiedades, entonces quería que
todo estuviera establecido y evitar eso. El departamento de Martín de
Zamora, recuerdo que quedó para mi hijo Juan. Este departamento antes
de irnos a vivir estaba arrendado. En primera instancia yo vivía solo con
Roberto y luego de un viaje a Venezuela mi hijo Juan comenzó a vivir en
ese inmueble. En el departamento no recuerdo haber tenido empleada o
alguien que me ayudara con las cosas. La rutina diaria era bastante
establecida, como tenía que preocuparme del cuidado de Roberto,
entonces era todo bastante estructurado, ya estaba acostumbrada a eso,
no era molestia para mí, no me lo cuestionaba. A pesar de esto, Juan ya
viviendo en el departamento comenzó a decirme que le molestaba que
tuviese tanta preocupación por Roberto y sus cuidados básicos. Juan en
una oportunidad me dijo que conocía un lugar donde Roberto podría estar
bien, lo cual mencionó en reiteradas oportunidades, sin embargo nunca
mencionó algo relacionado con la muerte de Roberto ni nada por el estilo."
"Un día, ese mismo año y mientras vivíamos juntos, Juan me dijo que tenía
todo listo y que no me preocupara por Roberto, que ya sabía qué hacer con
él. El plan de Juan era arrendar una camioneta, no recuerdo como se pagó,
que yo me preocupara de sacar a Roberto a la calle y que con él tomara un
taxi, para luego dirigirme al Jumbo de Bilbao. No salí con equipaje. En ese
contexto, salí con Roberto y pedí un taxi, el cual nos dejó en ese
supermercado, no me acuerdo si lo pagué yo o Juan Andrés, el hecho es
que este ya me estaba esperando estacionado en una camioneta en ese
Jumbo. En este momentose me exhibió una anotación manuscrita en la
que reconozco mi letra, donde se señala la fecha de nacimiento de
Roberto y luego la fecha 02 de febrero del año 2008, calculando la
edad de 49 años. Creo que esa fecha corresponde a cuando viajamos
a Antofagasta, entonces habría anotado la fecha de fallecimiento de
Roberto."
"La camioneta en la que me esperaba Juan Andrés era de color claro,
varios colores vivos, cerrada completa. Nos subimos todos juntos y
partimos a Antofagasta, creo que era pasado el mediodía, llegando de
noche a esa ciudad. Arribamos a una pensión, que no conocía, creo que
alojaba ahí cuando trabajaba en una minera. Al día siguiente Juan salió
temprano y yo me quedé con Roberto en la pieza. Juan Andrés un par de
horas después, siendo la hora de almuerzo, me llamó por teléfono a mi
celular, del cual no recuerdo el número, pero no lo he cambiado a la fecha,
en ese momento Juan me dijo que saliera de la pieza junto con Roberto, me
acuerdo que bajé con él y que la pensión tenía más de un piso, pero no
recuerdo cuantos en total.
Durante el viaje a Antofagasta recuerdo que pasamos a cargar combustible,
podría haberle pasado dinero en efectivo o cheques, pero no manejaba
tarjetas bancarias. Mi banco en esa oportunidad era el BCI. Una vez abajo
junto a mis dos hijos, nos subimos todos a la camioneta y nos dirigimos
hacia donde Juan Andrés concurría para poder ir a su trabajo, ya que
trabaja en la minera La Escondida.
Recuerdo que salimos de la ciudad de Antofagasta, el trayecto no fue tan
corto, pero era en dirección al lugar donde trabajaba Juan Andrés, yo iba
sentada en el asiento del copiloto y Roberto atrás.
El sector era un amplio plano, liso, sin ninguna señalética, sin inmuebles ni
edificaciones, pero estaba a orillas de calle. Era lugar de tierra, pasamos
por unos matorrales, había un paredón alto de un cerro, alejándonos de la
autopista o calle, era una entradita de tierra, alcanzaba a pasar un
automóvil."
"Estuvimos en ese lugar bastante rato, Juan Andrés me dejó con el
automóvil en dirección contrario estacionado respecto hacia donde se
dirigió caminando solo inicialmente. Recuerdo que tenía cal, la que habría
comprado en Antofagasta, no me percaté si tenía algún bolso u otro
elemento en la camioneta. No recuerdo cuantas veces Juan Andrés volvió a
la camioneta mientras yo estaba con Roberto al interior del auto. En un
momento llegó Juan Andrés al vehículo y sacó a Roberto del automóvil, no
sé si llevaba algún bolso con él. Estuve sola en el auto por un lapso no
extenso de tiempo, no me acuerdo el tiempo aproximado, solo sé que una
vez que regresó Juan al vehículo traía vestimentas y me las pasó, era poca
ropa, alcanzaba a tomarla con una mano, recuerdo que era suave y que la
dejé en el mismo automóvil. Seguidamente Juan Andrés me llevó hasta un
lugar que tenía pendiente, me dijo que era el lugar donde estaba Roberto,
entonces subimos por un camino de tierra y llegamos a un sitio plano,
donde había tierra mojada, instante en el que me puse a llorar en el lugar,
pero me indicó que recordara que era médico y que Roberto no había
sufrido ni sentido dolor. Después de esto, Juan Andrés toma un chuzo que
estaba en el lugar y lo tira arriba de un paredón que había en el lugar, para
luego subirnos a la camioneta y retirarnos de ese sector. Nos fuimos por
camino de tierra, no tomamos carretera. Recuerdo que era de día aún y
pasamos a comer algo a una casa, que era rústica, del cual salieron dos
mujeres a las que Juan Andrés les pidió algo de comer, lugar en el cual
comimos pescado. Al terminar de comer, volvimos al vehículo y seguimos el
trayecto por camino de tierra. Para dormir, llegamos a un recinto sucio,
pobre, pero no recuerdo si era cerca de Antofagasta o de Santiago."
"Una vez llegados a Santiago Juan Andrés, no recuerdo dónde me dejó,
pero si recuerdo que me dijo que me preocupara de ir deshaciéndome de
toda la ropa de Roberto y que dijera a los que me preguntaban por él que
se encontraba de vacaciones, por lo mismo inventé la historia que una
señora que estaba viuda se estaba encargando del cuidado III Roberto
fuera de Santiago. Fui botando de a poco la ropa de Roberto que tenía en
el departamento, dejándola en la basura. Permanecí viviendo sola en el
departamento luego de lo antes mencionado, pues Juan Andrés viajó en
varias oportunidades fuera del país. Juan Andrés no me pidió dinero
prestado que recuerde en estos momentos. Luego de todo lo anterior, Juan
Andrés comenzó a separarse de mí, se distanció y por lo mismo perdimos
contacto. Sé que tomaba pastillas para dormir, pero no podía tomar alcohol
por migrañas que sufría.
Juan estaba casado, pero creo que en esa fecha ya estaba separado de
Beatriz. No he mantenido contacto con Juan Andrés desde hace bastante
tiempo, esto porque no le hice caso, pues él quería que fuera al Hospital
Sótero del Río a que me atendieran, me dijo que le obedeciera, que me
fuera a ese hospital y que me estaban esperando, pero no lo hice, entonces
me comentó que me olvidara de él. Tambill, supe que Juan Andrés tuvo la
intención de quedarse con las propiedades de Roberto."
"El año 2017, en diciembre, tuve un accidente doméstico, donde me lesioné
la muñeca, entonces me fui a vivir con Jorge y su esposa Marcela, para que
me cuidaran por mi estado. En algunas oportunidades Jorge me preguntó
por Roberto, pero para evitar responderles me enojaba y los evadía, sus
preguntas iban dirigidas a poder arreglar el tema de los departamentos que
estaban a nombre de Roberto. Ante esta situación, sentí la necesidad de
contarles la verdad, porque no podía seguir con una historia inventada, les
comenté todo lo que relaté anteriormente. Jorge y Marcela tenían una
relación un poco distante conmigo, quizás se dio esto, porque durante harto
tiempo estuvieron viviendo fuera de Santiago en Antofagasta, no me venían
a ver ni me llamaban, entonces recuerdo que nunca se interesaron por
Roberto hasta el momento que quería ver el tema de los departamentos".
7. El informe evacuado por Brigada de Homicidios, señala además que le
tomaron declaración a don Jorge Antonio MARAMBIO SMITH, chileno,
nacido en Santiago el 12.JUL.969, 49 años de edad, casado, estudios
superiores, diseñador gráfico, cédula de identidad N° xxx domiciliado en
calle Monroe N° 6520, comuna Las Condes, entrevistado el 25.MAY.018,
siendo las 15:00 horas, en dependencias de la Brigada de Homicidios
Metropolitana, ubicada en calle Williams Rebolledo N° 1717, comuna de
Ñuñoa, los Subcomisarios Vicente TORRES GONZALEZ y Javier CAMPOS
MORALES, quien Previa autorización y delegación del Fiscal Adjunto
Francisco LANAS MADRID, de la Fiscalía Regional Metropolitana Oriente,
señaló lo siguiente:
"Antes de iniciar la presente declaración quiero indicar que los oficiales que
me la toman, me dieron a conocer lo contemplado en el Artículo 302° de
Código Procesal Penal, el cual indica respecto a declarar en contra de
algún familiar."
"De acuerdo a lo anterior quiero señalar que tengo pleno conocimiento de lo
que a continuación expondré y dice relación con la autodenuncia efectuada
por mi madre Evelyn Elsie SMITH HUNTER, en la cual refiere respecto al
homicidio cometido en contra de mi hermano mayor Luis Roberto, cometido
en la ciudad de Antofagasta junto a mi hermano Juan Andrés, en el año
2008."
"Antes que todo quiero señalar que soy el tercer hijo del matrimonio de mis
padres, siendo el primogénito mi hermano Luis Roberto que nación en el
año 1959, quien al muy poco tiempo de haber nacido le detectaron una
Meningitis, razón por la cual quedó con problemas neurológicos y cognitivos
de forma permanente, luego nació mi hermano Juan Andrés nacido el
06.ENE.962, para luego finalmente nacer yo en el año 1959."
"De acuerdo a mis recuerdos de infancia puedo señalar que mi madre
siempre tuvo especial atención con Roberto, situación entendida debido a la
enfermedad que mantenía, ella cuidaba sola a Roberto aunque en unos
escasos momentos era asistida por alguna nana, que a la fecha solo
recuerdo a una mujer de nombre de Gabriela, que lo hizo en una campo
cerca de Cunaco, esto era en el año 1978, pero la mayor parte del tiempo y
como indique antes lo hacía ella, salvo cuando era internado en la
Fundación "Obra del Pequeño Cotolengo Don Orione", ubicado en la
comuna de Cerrillo. En el año 1981, cuando cursaba 7° año básico junto a
mi madre decidió que debíamos venirnos a vivir a la ciudad de Santiago,
decisión que tomó ya que estaba cansada de Santa Cruz y del trabajo que
realizaba allá, era directora y dueña del colegio Evelyn School, por lo cual lo
dejo en arriendo mientas nosotros nos trasladamos a Santiago
radicándonos definitivamente en esta ciudad. Cuando llegamos a vivir acá
lo hicimos en el departamento de mi madre, ubicado en calle xxx , en ese
lugar vivíamos mi madre, Luis Roberto y yo, recordando que mi hermano
Juan Andrés al parecer vivía en otro lugar, ya que se había venido con
anterioridad a estudiar medicina a la Universidad Católica, situación por la
que luego se fue a vivir junto a nosotros, existiendo una relación muy
madura entre mi madre y él muy, recordando que Juan asumió un rol como
del hombre del hogar, mientras que para mi madre yo era una especie de
oveja descarriada, debido a las bajas calificaciones que mantenía."
"Durante ese periodo todo fue normal siendo una relación sin problemas,
atendiendo que Luis Roberto esporádicamente era internado en el
Cotolengo y esto ocurría siempre y cuando mi madre estuviese muy
cansada de atenderle; tiempo que solo duraba hasta que mi madre se
sintiera con más ánimo y energía. Todo esto duro hasta que mi hermano
Juan dejó embarazada a su polola de nombre Beatriz, situación por la cual
mi madre se molestó mucho, ya que no podía creer ni aceptar esa
situación, recordando que en esa época ella le señalaba que no se casara y
por intermedio de un tío le dio a entender que existían ciertos métodos para
no tener ese hijo que estaba por venir, situación por la cual, mi hermano se
negó molestándose completamente, tomando la determinación de irse de la
casa a vivir con su polola, con quien al poco tiempo contrajo matrimonio."
"Ya cuando tenía 19 años, creo que era en el año 1989, mi madre le pidió a
Juan que me llevara a vivir con él, ya que según ella, yo era un caso
perdido, por lo que mi hermano accedió sin problemas, llevándome a vivir a
su departamento ubicado en la comuna de Puente Alto, mientras mi madre
se fue a la localidad de Victoria, su pueblo natal, se fue sola al parecer por
un periodo aproximado de dos años, mientras que mi hermano Luis Roberto
nuevamente quedó internado en el "Cotolengo", ocasión en la cual Mi
hermano Juan me solicitó que mi hiciera cargo de sus visitas, lo que
realizaba al menos dos veces al mes, oportunidad en la cual, Juan me
entregaba dinero para que le comprara alimentos como avena y artículos
de aseo personal, dinero el cual era enviado por mi madre que aun se
encontraba en el Sur. Luego de ese tiempo, creo que era en el año 1991,
mi madre regresó a Santiago, instalándose en un departamento ubicado en
calle Doctor Pedro Lautaro Ferrer, de la comuna de Providencia, ocasión en
que me pidió que me fuera a vivir con ella, situación que en un comienzo
me negué debido a la experiencia anterior donde no nos llevábamos bien,
pero dada su insistencia accedí a irme con mi madre, lugar en el cual
vivimos cerca de tres años, recordando que solo estábamos los dos y
Roberto se encontraba al parecer internado en el Cotolengo. Entre los años
1993 y 1994, nuevamente me fui del departamento dado que
definitivamente me fui de su departamento dado que nuestra relación
empeoró, puesto que ella me realizó malos tratos verbales, los que
finalizaban en insultos hacia mí, por lo cual decidí irme a vivir a una
pensión, la cual era pagada por un dinero que me correspondía por
derecho, por ser dueño del campo que nos dejó mi padre cuando murió.
Pero ese dinero nunca lo exigí y mi madre me lo daba por iniciativa propia,
ya que en ese sentido siempre fue justa"
"En el 1995 con la persona que actualmente es mi cónyuge decidimos irnos
a vivir a la ciudad de Antofagasta, yéndonos a la casa de mi hermano Juan
Andrés, quien nos invitó irnos a vivir allá, refiriendo a que en esa ciudad por
ser minera, podíamos tener una mayor proyección laboral, por lo cual y
como éramos jóvenes encontramos una oportunidad atractiva como para
irnos a probar suerte, ya en esa época el enojo que mi madre mantenía con
Juan se había disipado, tornándose una vida normal dentro de la familia,
por lo que constantemente sabíamos de ella y de mi hermano Roberto
quien pasaba periodos en el cotolengo y otros junto a mi madre, quien
estaba a cargo de la custodia de él, en el año 1996 contraje matrimonio y
me fui a vivir con mi esposa a una casa para nosotros dos, siempre en la
segunda región."
"Transcurrido alrededor de 3 años, entre los años 1998 y 1999, mi madre se
fue a vivir a la ciudad de Antofagasta, siendo esa la primera oportunidad en
que se fue a vivir allá, comprándose un departamento en el sector Los
Jardines del Sur, trasladándose junto a mi hermano Roberto. Recuerdo que
una vez instalado, ignoro el periodo transcurrido a Luis Roberto lo
internaron en el Cotolengo de
esa ciudad, permaneciendo ahí cerca de 4 años, hasta el año 2003,
ocasión en que mi madre junto a mi hermano Roberto retornaron a
Santiago, mientras mi hermano Juan según también recuerdo había
retornado con su familia a la región metropolitana, ignorando si mi hermano
estuvo en Santiago como lugar fijo o salió al extranjero. Ese periodo no lo
recuerdo bien… cuando estábamos en Antofagasta la relación con mi
madre y hermano se fue deteriorando y nos fuimos distanciando, perdiendo
todo contacto con ellos en especial con mi madre ya que ella comenzó a
preocuparse además de Roberto de sus nietos."
"En el mes de mayo del año 2005, con mi esposa regresamos a Santiago
sin mantener contacto con mi madre y hermano hasta fines del a fines del
año 2006, ocasión en que tomé contacto telefónico con mi madre quien en
ese momento se encontraba en Londres junto a Juan, estaban los dos
solos, ya que mi hermano se había separado de Beatriz, recuerdo que
estuvieron un periodo de tres meses, recordando además que en ese
tiempo según lo dicho por mi propia madre Luis Roberto, se encontraba
bajo los cuidado de una familia en la zona de Colchagua, luego de esos
meses mi madre retornó de Londres y nos juntamos, yo con la finalidad de
solucionar el alejamiento y reencontrarnos como familia, mientras ella solo
se reunió conmigo para ofrecerme una propiedad para que me fuera hacer
cargo, situación que me pareció de cierto modo fría y decepcionante, ya
que lo único que deseaba era hacer lazos con ella, lo cual lamentablemente
no ocurrió, sin aceptar la casa, no obstante a ello la seguí viendo como a su
vez a mi hermano Roberto, ya que ambos vivían en un departamento de
calle Martin de Zamora de la comuna de Las Condes, en tanto Juan según
recuerdo viajaba por el mundo, siendo el último lugar donde recuerdo que
estuvo el país de Venezuela, donde dejo su profesión de médico y comenzó
apoyar activamente la revolución Chavista."
"Ya a fines de ese año, mi hermano regresó de Venezuela, recuerdo que lo
hizo en bus, ya que no tenía dinero, siendo la época cercana a la navidad,
por lo cual mi suegra decidió invitar a mi familia a compartir la navidad con
ellos, concurriendo solo mi hermano, mientras mi madre se quedó con
Roberto en su departamento, recordando que en esa apoca mi madre ya
estaba en un periodo de cansancio, "estaba agobiada", recuerdo que se le
vinieron los años encima, ya que le era más complicado atender a Roberto,
en esa época Juan estaba viviendo con mi madre, siendo ese mismo
periodo la últimas veces donde vi a Luis Roberto, situación que al
preguntarle por él mi madre me dijo que lo tenía en otro lugar distinto al
cotolengo, bajo los cuidados de una familia que lo tenía muy bien."
"Transcurrido unos meses, una vez que Juan se fue nuevamente a
Venezuela y mi madre estaba completamente sola, me preguntó qué hacía
en un departamento tan grande, ya que le costaba mucho mantenerlo, que
no quería vivir ahí y como a Roberto lo tenía bien cuidado, le sugería que
se comprar una propiedad más pequeña para ella sola y así vivir más
cómoda y de ese modo arrendar ese departamento."
"Una vez que mi madre estaba en el departamento ubicado en calle Juan
Montalvo, de la comuna Las Condes, creo que era en el año 2009, le
increpé a ella preguntándole por Luis Roberto, respondiendo seriamente y
calmada "HE TOMADO LA DECISION DE RESPONDER SOLO QUE
ESTA BIEN Y NO HABLAR DE EL, PORQUE SIEMPRE QUE HABLO DE
EL ME TERMINNO EMOCIONANDO", cerrando de este modo la
conversación, posteriormente y transcurrido unos meses nuevamente le
pregunté por mi hermano, ocasión en que ella se enoja y me evade el tema
respondiendo solo "ROBERTO ESTA BIEN Y BIEN CUIDADO", luego en
una tercera oportunidad cuando invité a mi madre a mi casa, ya cuando
estábamos brindando le pregunto por tercera vez por mi hermano, ante lo
cual se niega a hablar y mi esposa Marcela interviene diciéndole, "TU NOS
SABES LO QUE JORGE SUFRE POR NO SABER DE ROBERTO Y NO
VERLO" a lo que responde que si le insistían con mi hermano íbamos a
dejar de verla e irse, por lo cual le dije que mejor se retirara, yéndose de la
casa, perdiendo contacto con ella por un tiempo de dos meses."
"Luego de ese tiempo y con el objeto de no molestar más a mi madre deje
de tocarle el tema de mi hermano, privilegiando mantener una relación más
cercana con mi madre, sin volver a distanciarme de ella."
"Cerca del año 2010, en la proximidades de mi cumpleaños, mi madre me
llamó por teléfono diciéndome que tomo la determinación de regalarme una
de sus propiedades como obsequio de cumpleaños, situación por lo cual la
contacté con un abogado y debido a que se debía hacer trámites legales se
arrepiente dejando todo sin efecto, situación por la cual me enojé y me
distancie de ella."
"Con el transcurso del tiempo ignoro cuanto, mi hermano Juan volvió solo
de Venezuela, instalándose en el departamento de mi madre por varios
meses, recuerdo que dormía en el living, intertanto en el cual con mi madre
la relación nuestra se distanció nuevamente, dado lo raro que pasaba en
ese departamento, en el sentido de que mi hermano que es médico vivía en
living, la incomodándola a ella y a sus visitas."
"Cuando ellos vivían, refiriéndose a Juan y Evelyn, mi madre me comunica
su determinación de repartir la totalidad de sus bienes en vida, estos eran
entre Juan y yo, exceptuando dos departamentos que había comparado a
nombre de mi hermano Luis Roberto, traspaso que se llevó sin problemas."
"Con el transcurso de los años tuve un mayor acercamiento con mi madre,
oportunidad en que ella le dice a mi esposa que la ayudara arrendar una de
sus propiedades ocasión en que ella dado a que hacia buenos negocios
comenzó a retribuirle en dinero por la mantención y arriendo de sus bienes
inmuebles, junto a ello nunca más tuvimos noticas de Luis Roberto. Ya a
fines del año pasado mi madre sufrió una caída fracturándose su muñeca,
por lo cual la llevamos a la Clínica Cordillera y desde esa época se fue a
vivir con nosotros, en esa oportunidad mi hermano Juan que había
retomado su profesión, le indicó que la quería atender y que la estaban
esperando en el Sotero del Rio, para operarla y ante la negativa de ella por
cuanto ya estaba siendo tratada, mi hermano se enojó con ella señalándole
que de ser así nunca más sabría de él, hecho que al día de hoy ha
ocurrido."
"Hace aproximadamente un mes atrás, dado que mi esposa se ganó la
confianza de mi madre, ella comenzó a manejarle su cuenta corriente
percatándose que no existía ningún flujo de dinero relacionado a
Roberto ni a sus cuidados y sumado a que ella se olvidó de la
existencia de mi hermano, sin ir a visitarlo, con mi esposa pensamos
que Roberto había fallecido, por causas naturales, situación por la cual le
dije mi madre que hiciera la posesión efectiva de las propiedades de él,
indicándole que esto se debe a que ya no mantiene relación con mi
hermano y de ser así le indiqué que ya será el momento en que me tendrá
que contar de que y como murió, respondiéndome que era complicado
hacer eso dado que no existía certificado de defunción de Luis Roberto,
agregando "ESTA MENTIRA FINALMENTE SE TIENE QUE TERMINAR Y
NO PUEDO SEGUIR ENGAÑANDO A MARCELITA", pidiéndome en ese
momento que no le comente a nadie aun el tema, qué pensaría que hacer y
ahí me diría que hacer, frente a lo antes expuesto comencé a pensar en lo
peor y esto se refiere a que algo le habían hecho a Roberto, esto se debe a
la inexistencia del certificado de defunción, a lo comentado por ella y al
distanciamiento existente con Juan, ya que hasta esa época siempre con
Juan se ponían de acuerdo en todo, siendo además de hijo madre unos
verdaderos amigos y confidentes."
"Al día siguiente en la tarde me reuní con mi madre y comencé a
preguntarle en forma insistente por mi hermano Luis Roberto, a lo que me
respondió que él estaba muerto y se le había caído en la ducha
ahogándose, por lo cual mi hermano Juan arrendó una camioneta en
Santiago y los fueron a enterrar a la salida de Antofagasta. Al día
siguiente, en la mañana mi madre superada por la culpa me confesó
que junto a su hijo Juan Andrés tomaron la decisión de matar a Luis
Roberto, para lo cual se trasladaron los tres a Antofagasta, en una
camioneta tipo 4X4, se alojaron a un hostal y al día siguiente salieron a
las afueras de esa ciudad y mi hermano Juan bajó a Luis Roberto del
vehículo, se lo llevó solo y le quitó la vida, regresando al tiempo
después solo con unas vestimentas de mi hermano Roberto y junto a
ello llevarla donde lo había enterrado, para posteriormente regresar a
Santiago, Frente a esta situación le dije que debíamos a llamar a un
abogado a quien le indicamos lo ocurrido y nos puso en contacto con
una abogado penalista quien dijo que se autodenunciara por lo
ocurrido."
"Quiero indicar que en una ocasión la pregunta a Juan por Luis
Roberto, quien me señaló desconocer donde estaba y quien estaba a
sus cuidados y si su mamá no quería hablar al respecto, tenía todo el
derecho en hacerlo, junto a ello quiero indicar que me llama mucho la
atención esa respuesta debido a que él siempre fue su médico
tratante, desconociendo si existió alguien más."
"Finalmente quiero señalar que mi hermano Juan trabajó en la minera
Escondida de Antofagasta hasta el año 2003 aproximadamente."
8. El personal investigador además le toma declaración como testigo a doña
Marcela Paz LOYOLA ELECTORAT, chilena, nacida en Santiago, el xxx, 50
años de edad, casada, estudios superiores, socióloga, cédula de identidad
N° 8.513.799-9, domiciliada en calle xxx , comuna Las Condes,
entrevistada el 25.JUN.018, a las 09:00 horas, en dependencias de la
Brigada de Homicidios Metropolitana, ubicada en calle Williams Rebolledo
N° 1717, comuna de Ñuñoa, previa autorización y delegación del Fiscal
Adjunto, señala que:

"Estoy casada Jorge Antonio MARAMBIO SMITH, de hace 23 años


aproximadamente, quien es hijo de Evelyn Elsie SMITH HUNTER, hermano de
Luis Roberto y Juan Andrés."
"Respecto a lo anterior quiero indicar que tengo pleno conocimiento por lo que me
encuentro citada a declarar y guarda relación con la autodenuncia realizada por mi
suegra en la Fiscalía Local Las Condes, por el delito de parricidio en contra de su
hijo Luis Roberto, cometido en el año 2008 junto a su hijo Juan Andrés en la
ciudad de Antofagasta."
"Esta situación surgió en el año 2016 aproximadamente, cuando Evelyn me pidió
que me hiciera cargo de la administración de sus propiedades, razón por la cual
ella paulatinamente me permitió acceder a su cuenta corriente, en primera
instancia solo veía el flujo mensual de esta, pero con el tiempo y una vez que me
gané su confianza me pidió que revisara su cartola, primero para verificar que su
hijo Juan Andrés, le depositara dinero por el concepto de arriendo, percatándome
que él ya no lo estaba haciendo, junto a ello me percaté que durante ese periodo
no existía una salida por concepto de donación a una fundación o bien hacia una
persona determinada por el concepto de cuidados de Luis Roberto, asimismo no
se observaba un flujo por concepto de compras de insumos para la mantención de
mi cuñado, situación que me pareció extraña, por lo que le pregunte muy
solapadamente por mi cuñado, ante lo cual ella comenzó a explicarme que él
estaba bajo los cuidados de una señora, que vivía sola y que le tenía mucho
cariño, agregando que ella lo podía visitar cada vez que lo deseara, antes esta
respuesta se ponía a llorar indicándome que no le preguntara más al respecto, ya
que su hijo estaba bien y que él era su problema."
"Con el transcurso del tiempo cada vez estaba más a cargo de sus cuentas hasta
que ella se accidentó en dos oportunidades, fracturándose el brazo y la muñeca,
razón por la cual mi suegra tomo la determinación de que le hiciera sus cheques,
época en la cual ella se fue a vivir con nosotros y junto a ello recién saco una
tarjeta para girar dinero de forma más fácil, dado que mi suegra no salía a visitar a
nadie y tampoco llamaba a nadie para preguntar por Luis Roberto, comencé a
convencerme de que él había fallecido, razón por la cual comencé a realizar
consultas en los diversos cementerios de la Región Metropolitana, como asimismo
en el registro civil, percatándome que a la fecha de hoy, aun aparece como si
estuviese con vida. Frente a ello le dije mi marido que confrontara a mi suegra a
fin de saber que ocurría con mi cuñado Luis Roberto, tiempo en el cual conversé
en forma paralela con mi ex cuñada (Ex esposa de Juan Andrés), a quien le
manifesté mis sospechas respecto al deceso de Luis Roberto, ocasión en que ella
me dijo que mi Evelyn me podría contar, ante lo cual le manifesté que tenía la
convicción de que Juan sabia respecto al paradero de Luis Roberto,
respondiéndome que podría ser, ya que siempre fueron cómplices, agregando
incluso que en caso de que Luis Roberto estuviese muerto, Juan podría haber
asistido medicamente en su muerte."
"Una vez que Jorge tomó la determinación de confrontar a mi suegra y
preguntarle directamente respecto a Luis Roberto. Lo cual fue asociado al
pago de unas contribuciones y posición efectiva de las propiedades de él, mi
suegra le comentó que Luis Roberto había tenido un accidente en la ducha
cuando lo bañaba y a razón de ello llamo a Juan, quien una vez en la casa
sacan Roberto fallecido en un carro de compras, creo que era de
supermercado y se lo llevan sin indicar un lugar determinado."
"Puesto a que yo estaba en Mejillones, le dije a mi esposo que siguiera
hablando con mi suegra, quien le manifestó nuevos antecedentes respecto a
la desaparición de Luis Roberto, aportando en esos instantes que a mi
cuñado lo sacaron de la casa vivo y que lo habían enterrado en Antofagasta,
sin dar más detalles, por lo cual le dije que contactara a un abogado
conocido y le relatara todo lo ocurrido, siendo el día sábado cuando nos
contó toda la historia, refiriendo que salieron de Santiago en un vehículo,
tipo camioneta, en dirección a Antofagasta y una vez allá se quedaron en
una pensión para luego y al día siguiente salir los tres hacia una de las
salidas de la ciudad, creo que era la Sur dado las características que
aportaba, lugar en el cual sus dos hijos descendieron del vehículo para
luego solo regresar uno, siendo Juan Andrés, ocasión en que le dice a mi
suegra que Luis Roberto no había sufrido."
cuando no le obedecen es un ser solapadamente agresivo, maltratador y
celoso, razón por la cual siempre ha querido ser el hijo único, tratando a
toda costa que "De acuerdo al relato aportado por mi suegra y puesto que
conozco plenamente la ciudad de Antofagasta, supongo que ellos se
quedaron en un hostal ubicado en la zona centro norte de esa ciudad, para
luego al salir por la salida sur de Antofagasta, primero cruzaron la línea del
tren para luego bordearla, según el relato aportado por ella y según el mismo
relato que realiza me hace más sentido que es en dirección a la zona de "La
Negra", (sector industrial que es 010 camino obligado a la Minera La
Escondida), lo cual tiene mayor sentido dado a que ella siempre habla de
unas huellas y explanadas, paisaje que es similar a ese sector que antes
indiqué, asegurando que su hijo conocía plenamente el sector, lo que es
consistente ya que él siempre iba a la minera a trabajar por ese camino y
sumado a ello, él siempre salía a recorrer esos caminos."
"Respecto a Juan quiero indicar que él es una persona con características
mesiánicas, a él le gusta ser el salvador de las personas y disfruta con esa
situación, e su madre lo prefiriera por sus hermanos, a razón de ello mi
suegra le tiene miedo a Juan por lo que podría hacerle a ella como a
nosotros mismos."
"Por otra parte quiero señalar y en relación a aportar algún nuevo
antecedente respecto a mi cuñado Juan, quiero aportar los número de
teléfonos que mantengo en estos momentos siendo estos los siguientes
XXXX."
"Finalmente quiero señalar que en una ocasión cuando Juan Andrés estuvo en
Francia, recuerdo que relató que se puso a pelear con un francés, en la estación
del metro, ocasión en la cual mi cuñado empujó a este sujeto perdiendo el
equilibrio cayendo a la línea falleciendo en el lugar, a razón de ello quedó detenido
no sé cuánto tiempo en Francia. Cada vez que relataba esto lo hacía
riéndosejactándose de la envergadura de su contrincante, sin demostrar ningún
ápice de arrepentimiento."
9. El personal policial continuando con la investigación, realizó consultas
sobre la víctima en recintos hospitalarios Instituto Psiquiátrico Doctor José
HORWITS BARAK, y el hospital clínico de la Universidad de Chile J. J
AGUIRRE sin que estos contaran con registro alguno asociado a dicha
persona. A su vez en el la Fundación del "Pequeño Cottolengo", ubicada en
calle Don Orione N° 7306, comuna de Cerrillos, lugar en el cual se tomó
contacto con la secretaria de dirección, individualizada como Alejandra
RIVEROS CONTRERAS, quien informó que de 10 años a la fecha, no
mantienen registros respecto a Luis Roberto MARAMBIO SMITH.
10. El informe agrega que al ser consultado Luis Roberto MARAMBIO SMITH a
la base de datos computacional, del sistema integrado de búsqueda de
información, no registra movimientos migratorios. A su vez se descartó
temporalmente la concurrencia del personal a la ciudad de Antofagasta por
no haber claridad en la declaración de la imputada del sector probable
donde se habría cometido el delito.
11. El informe policial concluye señalando que no ha sido posible determinar la
efectividad de la denuncia, por cuanto no se ha dado con el paradero del
cuerpo de Luis Roberto MARAMBIO SMITH, quien de acuerdo a la
declaración voluntaria aportada por su madre en el año 2008, se trasladó
junto a su hijo identificado como Juan Andrés MARAMBIO SMITH, en un
vehículo arrendado por el último de los indicados hacia la ciudad de
Antofagasta, lugar en el cual se alojaron en un hospedaje del cual se ignora
todo tipo de antecedentes, para posteriormente ya al día siguiente, ir los
tres a un lugar descampado a las afueras de dicha ciudad a quitarle la vida,
acción que fue realizada en por el último de los indicado, quien sacó a su
hermano con capacidades motoras y neuronales disminuida, desde el
vehículo y lo llevo a unos metros del móvil quitándole la vida y luego
enterrarlo en dicho lugar para posteriormente regresar a Santiago junto a su
madre. De acuerdo a dicho relato y sumado al de su hermano
individualizado como Jorge Antonio MARAMBIO SMITH y su cuñada
Marcela Paz LOYOLA; pero no obstante a ello y dado a que aún no se
ha podido verificar la muerte Luis Roberto como asimismo su
paradero,es necesario entrevistar imputado individualizado como
Juan Andrés MARAMBIO SMITH, a fin obtener nuevos antecedentes al
respecto, como asimismo entrevistar a su cónyuge y actual pareja a
fin de recabar nuevos antecedentes respecto a la desaparición de la
víctima. De acuerdo a lo anterior y previo a efectuar dichas diligencias,
y una vez obtenido el teléfono actualizado del imputado, se sugiere
obtener del tribunal de Garantía una interceptación telefónica del
mismo fin de obtener nuevos antecedentes que lo culpabilicen en el
posible delito que se investiga”.

12. Declaración de JUAN ANDRES MARAMBIO SMITH, en presencia de


Fiscal Adjunto y ABOGADO DEFENSOR de fecha 6 de Agosto 2019 que
señala:

En LAS CONDES, a 06 de AGOSTO de 2019, a las 11:25, aproximadamente,


en investigación Rol Único de Causa. N° 1800493738-0, comparece don JUAN
ANDRES MARAMBIO SMITH, RUT xxx, domiciliado en calle XXX, comuna de
Las Condes, a quien, de acuerdo al artículo 194 del Código Procesal Penal, de
manera previa, se le informa detalladamente el hecho que se le imputa, sus
circunstancias y los antecedentes que obran en su contra, las circunstancias de
tiempo, lugar y modo de comisión del hecho investigado, las disposiciones legales
aplicables así como también en este acto se la da lectura de los derechos y
garantías que la ley contempla a su favor en el artículo 93 del Código Procesal
Penal. Se le informa, además, conforme lo establece la Ley número 20.592
publicada con fecha 02 de Junio de 2012 que “tiene derecho a guardar silencio. El
ejercicio de este derecho no le ocasionará ninguna consecuencia legal adversa;
sin embargo, si renuncia a él, todo lo que manifieste podrá ser usado en su
contra”. Asimismo, se hace presente su facultad de no prestar declaración por
motivos personales conforme lo establecen los artículos 302 y 305 del Código
Procesal Penal, en el sentido de que no está obligado a responder aquellas
preguntas que pudieren incriminar a su cónyuge o conviviente, a sus ascendientes
o descendientes, sus parientes colaterales, hasta el segundo grado de
consanguinidad o afinidad, su pupilo o su guardador, su adoptante o adoptado.
Por otra parte, conforme al Art. 26 del Código Procesal Penal, en este acto se le
apercibe para que indique un domicilio dentro de los límites urbanos de la comuna
en el cual puedan practicárseles las notificaciones posteriores; indicando al efecto
el ya señalado precedentemente. Del mismo modo, se le advierte de que en caso
de omisión del señalamiento de su domicilio o de la comunicación de sus cambios,
o de cualquier inexactitud del mismo o de la inexistencia del domicilio indicado, las
resoluciones que se dictaren se le notificarán por el estado diario.
Leídos y conocidos los derechos anteriores, y en presencia de su abogado
defensor don PEDRO FELIPE SEPULVEDA VERGARA, cédula de identidad N°
xxx, voluntariamente declara:

“ Yo soy hijo de Luis Eduardo Marambio Páez, nacido el año 1927 y


fallecido el 1975 a los 47 años, y de Evelyn Smith Hunter nacido el 19 de
diciembre del año 1931 la cual tiene actualmente 87 años.
Este matrimonio tuvo 3 hijos, que son mi hermano Luis Roberto que nació el
año 1958, yo que nací en enero del año 1962, y Jorge Antonio que nació en julio
del año 1969.
Respecto de los hechos denunciados que habrían ocurrido el año 2008,
esto fue un viaje que se inicia el jueves 31 de enero de ese año y culmina el 4 de
febrero de 2008 cuando dejo a mi madre en su domicilio, que es donde yo vivo
ahora.
Para ese viaje que iniciamos la tarde del jueves 31 de enero de 2008, yo
arrendé un vehículo en la empresa Hertz de Costanera, una camioneta doble
cabina, y el horario de entrega era las 16:00 hrs., luego de esto pase a buscar a mi
madre a quien encontré en el Jumbo Bilbao. Ella estaba junto a mi hermano
Roberto. Era frecuente que mi madre saliera a caminar junto a mi hermano. De
modo que alrededor de las 18 o 19 hrs. partimos los tres a bordo de la camioneta
hacia el norte. Nuestro destino era llegar a una zona que queda al interior de
Antofagasta, desde La Negra, que es la entrada sur de esta ciudad, para
adentrarnos hacia el desierto. Ese era el destino geográfico del viaje.
El objetivo de este viaje era para ponerle fin a la vida de Roberto.
El motivo de esto es histórico, pero el motivo inmediato era que mi madre,
de todo punto de vista, lo que incluye su percepción de la realidad y estado de
salud, no podía seguir teniendo a Roberto, ya no podía seguir manejándolo.
Mi mamá entonces tenía 76 años, y pesaba incluso menos que su hijo…
Mi hermano Roberto sufría de un daño cerebral severo, era dependiente
totalmente. A los 8 años creo que aprendió a estar de pie y a los 12 años mi
madre le enseño a caminar, lo cual debía hacerlo acompañado. Esto tiene origen
de alguna una enfermedad infecciosa que lo dejó con estas graves secuelas.
Mi hermano, físicamente a sus casi 50 años, tenía un cuerpo que no se
había desarrollado, estaba encorvado, había que mudarlo, darle de comer, era
totalmente dependiente….
…El día 8 de enero de 2008, recibí un llamado de Ana Elisa Osorio, una
autoridad dentro del gobierno Venezolano, quien me dice que el presidente de
Venezuela, el señor Chávez, pedía que estuviera antes de un mes en Venezuela a
objeto de ayudar en un nuevo programa de gobierno.
Esto se lo comenté a mi madre el día 9 en que tuvimos una conversación
en el living de la casa. Le conté esta buena noticia y su importancia, mi madre en
un primer término se puso feliz, y se fue arreglar para salir a almorzar y celebrar.
Después de un rato ella vuelve, pero su actitud había cambiado y me preguntó
cuánto tiempo duraba el proyecto, en alusión a que yo nuevamente iba a salir del
país. Trate de disminuir el impacto y le señale que iba estar volviendo a Chile
constantemente pero no podía precisárselo.
Y ahí ella se vino a sentar a mi lado y me dice “tenemos que resolver la
situación de Roberto”. Le dije a mi madre que entendía y que me dejara pensar
que hacía.
Estaba implícito en ese momento que ambos queríamos o coincidíamos
que había que poner término a la vida de Roberto.
En un momento ella me dice “contrato a alguien”, mi respuesta fue “no
mamá, yo me encargo”.
… Mi madre me preguntó que cómo sería, y yo le dije al momento, que
como tenía que ir al norte a ver la venta de una casa, le dije que hiciéramos el
viaje por tierra y lleváramos a Roberto.
Ella me preguntó dónde quedaría Robertito. Ahí le dije que lo íbamos a
llevar a un valle donde ella y yo habíamos acampado tiempo atrás, y que ella lo
encontraba preciosos el lugar. A ella le gustó la idea y vi su cara de conformidad.
El medio dispuesto por ella para realizar esto, y que le daba seguridad, era
un revolver que mantenía mi madre el cual estaba inscrita, un revolver pequeño
con balas del 22, el cual mantenía desde el año 1975 o 1976.
A los días después le anuncié a ella el día que realizaríamos el viaje para
que estuviera lista. Durante ese periodo el ánimo de mi madre cambió, estaba con
más energía, salía con mi hermano a la calle, iba a comprar. Se notó un cambio.
Programé el viaje para el día 31 de enero de 2008, así que días antes
efectué la reserva de la camioneta.
Como señale anteriormente recogí ese día a mi madre en el Jumbo
alrededor de 16:30 hrs.
Mi madre llevaba su cartera, donde mantenía sus efectos personales y el
arma de fuego. Ella iba sentada en el asiento del copiloto. Robertito iba atrás…
Además llevaba un montón de CD con música para el viaje, ya que casi no hubo
conversación. Creo que esto fue porque la mayoría del viaje fue durante la noche
y sumado al objetivo de este.
Llegamos a Copiapó alrededor de las 7 de la mañana, pase por el centro de
dicha ciudad y escogí unas cabañas casi a la salida hacia el norte de la ciudad.
Estábamos cansados así que ella se quedó descansando, mientras que yo salí a
comprar cosas para comer y otras que iba a necesitar. Fui a una ferretería y un
supermercado, ya que necesitaba un chuzo, un cincel, un combo, un escobillón,
una pala, sacos de escombro, guantes, cinta para proteger mis manos, ya que me
imaginaba que esto iba a ser duro. Esto fue el día 1 de febrero de 2008 en
Copiapó.
Al anochecer salimos nuevamente en la camioneta en dirección a La Negra,
que está ubicada en la entrada sur de Antofagasta, desde dónde parte el camino a
la Escondida. Lugar lo conozco bien ya que fui gerente de salud de esta minera…
Ahí le di un medicamento a Roberto para que estuviera relajado o con
tendencia al sueño, alguna benzodiacepina y/o clorfenamina. Le di una dosis
normal para que se durmiera. La idea de que se durmiera era para que no sintiera
nada…
Partimos de La Negra pasado las 8 de la mañana tomando el camino hacia
La Escondida y alrededor de las 09:00 hrs. llegamos al lugar escogido…
Avancé con la camioneta hasta un cerrito de unos 12 o metros de altura, y
que por la forma se notaba que arriba había un plano. Estacione la camioneta al
lado y fui a mirar el lugar.
Volví, coloqué la radio a mi madre, tomé las herramientas, fui hasta el lugar
y comencé una obra que demoré unas dos horas y media o tres, por lo dura de la
roca.
El hueco que hice fue de 1.20 de profundidad por unos 60 centímetros de
diámetro, aproximadamente…
Bajé a buscar a mi hermano, ahí vi que mi madre se había recostado
reclinando su asiento. Recién se incorporo cuando escuchó que dejé las
herramientas en la parte de atrás de la camioneta.
Abrí la puerta y le dije a mi madre “estamos listos”, así que ella abrió su
cartera y me pasó el arma, la cual me fijé que tenía unas 4 balas, y me la eché al
bolsillo.
Abrí la puerta de atrás y bajé a Roberto, el estaba medio adormecido.
Entonces mi madre estuvo abrazando a su hijo unos 5 o 10 minutos. Ella le decía
“mijito” y lo repetía. En un momento ella me dijo “ya”, así que tome a Robertito y
por lo dificultoso del camino a los metros me lo eché a los brazos… Aparte de la
música que estaba sonando en la camioneta, prendí el motor de la camioneta para
disminuir la posibilidad que mi madre escuchara el ruido del disparo.
Al llegar arriba acosté a Robertito en una colchoneta de camping que había
dejado en el lugar. Esto lo hice ya que debía desvestir al niño y quería evitar
acostarlo sobre la tierra…
Desnude a mi hermano mientras seguía durmiendo. Parte de la ropa la
coloque alrededor del foso para que no se rasmillara. Lo alcé desde la colchoneta
y lo coloque en posición fetal en el foso.
Estando en esa posición, lo rellene con arena hasta la cintura para que no
se moviera, y luego tome la pistola. Estuve unos 5 minutos con esta….
Me vino una crisis de angustia, pero una vez que pasó, pude disparar el
arma a la cabeza de mi hermano, justo en la unión de los parietales con la
occipital, fue un disparo hacia la base del cerebro…
Luego de esto la sangre se derramó hacia la espalda, hacia el hombro.
Cruce hacia el otro lado revise sus signos vitales y estaba muerto, luego le levante
la cabeza y me despedí de él.
Cuando ya estaba muerto le di un beso entre los ojos, le dije “ya hermano”,
y no sé cuánto tiempo estuve ahí.
Retire la ropa que estaba alrededor, rellene los espacios con el chancao. El
cuerpo quedó del piso original a unos 10 centímetros del suelo.
El material que me quedó, lo expandí en la zona a unos 4 metros
cuadrados.
Yo me acosté en el lugar para compactar el suelo.
Debo señalar que antes le había sacado la ropa para apurar el proceso de
desecación y evitar su depredación por algún animal salvaje.
El lugar lo barrí y ordene, y luego me retire.
Baje del cerro y me subí a la camioneta, mi mamá me preguntaba como
estaba, le dije que bien.
Mi madre me dijo que quería ver el lugar, así que la lleve.
El lugar tiene una vista maravillosa, estábamos solos, ambos lloramos un
poco.
Luego de esto bajamos, subimos a la camioneta, y di la vuelta por el final
del valle, y a la salida de este había unos pirquenes, unas trincheras, ahí baje a
una de estas zanjas, removí algo del material y deje las cosas que había
utilizado…
En el camino a La Negra mi madre me pidió que nos detuviéramos, donde
había unos basureros y madre se bajó a botar la ropa de Roberto…
Esto fue el sábado 2, ese día murió mi hermano.
El día 4 llegamos a Santiago alrededor de las 20:00 hrs. y fui a dejar a mi
madre a su casa…
13. Consta Además que la imputada Evelyn Smith Hunter mantiene inscrito a
su nombre un Revolver
RESOLUCIÓN DEL TRIBUNAL

“ Que, del mérito de los antecedentes reseñados por el ente persecutor, en especial,
del informe policial que, en lo pertinente, refiere “que no ha sido posible determinar la
efectividad de la denuncia, por cuanto no se ha dado con el paradero del cuerpo de
Luis Roberto Marambio Smith…”, se desprende que en esta etapa de la investigación
no se encuentra justificada la existencia de los delitos de Homicidio y Parricidio
consumados, respecto de los cuales se solicita la orden de detención de los
imputados Evelyn Smith Hunter, cédula de identidad N° 3.230.502-4 y Juan Andrés
Marambio Smith, cédula de identidad N°8.457.638-7”
En este punto y sin perjuicio de lo señalado por el informe policial, la ausencia de
paradero del cuerpo de la víctima, no obsta a que existan antecedentes suficientes en
cuanto a la existencia del delito y la participación de los imputados en el ilícito
investigado. Toda vez que se cuenta no solo con las confesiones de ambos
imputados, si no también testigos de contexto, como son el hermano de la víctima y
del imputado, su cuñada, sumado al hecho que la imputada mantiene un revolver a su
nombre. No es posible en esta etapa proceder a buscar elcuerpo de la víctima ya que
las señas del lugar entregadas por ambos imputados son poco precisas para un lugar
tan amplio como el desierto que circunda la ciudad de Antofagasta.

Continua la resolución “ Que, no obstante lo expuesto, y teniendo además esta


jueza presente la fecha de ocurrencia de los hechos denunciados, esto es, 02 de
febrero del año 2008; que estos mismos fueron denunciados por doña Evelyn Smith y
corroborados por don Juan Marambio Smith, imputados en esta causa, quienes
renunciando a su derecho a guardar silencio prestaron declaración ante el fiscal del
Ministerio Público ,motivos por los cuales no se vislumbra porque su comparecencia
podría verse demorada o dificultada y de conformidad. En este punto es dable señalar
que la pena que arriesgan los imputados podría en ambos casos, llegar al presidio
perpetuo simple. Sin posibilidad de pena sustitutivas en confirmad al artículo 1 de la
Ley 18.216.

Finalmente la magistrado tampoco otorgo entrada y registro al domicilio de los


imputado por considerar que el trascurso del tiempo no hacia plausible el eventual
hallazgo de efectos o instrumentos del delito. Como se señala en el cuerpo de la
apelación, el elemento utilizado fue un arma de fuego coincidente con el hecho de que
la imputada Smith Hunter mantiene inscrito un revolver desde el año 1987 a la fecha.

AGRAVIO

Asimismo, especialmente gravoso a nuestro entender es el contexto en que


los hechos se desarrollaron, la pena asignada al delito, la imposibilidad de
obtener penas sustitutivas, constituyéndose una agravio para el ente persecutor al
existir la posibilidad real de sustraer de los actos del procedimiento.
POR TANTO,
Conforme a lo expuesto y lo establecido en los artículos 127 y 366 del
Código Procesal Penal

PIDO A US.: Tener por interpuesto recurso de apelación en contra de la


resolución de fecha 9 de Agosto del año en curso, que negó lugar a la solicitud
planteada por el Ministerio Público en orden a decretar la orden de detención
de JUAN ANDRES MARAMBIO SMITH Y EVELYN SMITH HUNTER, acogerlo
y remitir los antecedentes a la Ilma. Corte de Apelaciones de Santiago, para
que esta, conociendo el recurso, revoque la decisión recurrida, decretando
la orden de detención solicitada por los fundamentos ya señalados.