Está en la página 1de 1

Acapulco de Juárez, Guerrero, a 18 de agosto de 2019.

Mensaje al pueblo de Guerrero:

Hace 30 años decidí militar en el PRD, de la mano de mi madre, una mujer campesina que me ha
enseñado el valor de la honestidad y la lucha por los que menos tienen. Emprendimos este camino,
llenas de sueños y con la esperanza de ver un Guerrero diferente, sin violencia, sin corrupción, sin
impunidad y sin mentiras. Habrá quienes digan que el PRD me dio mucho, desde ya les respondo,
yo siempre le entregué mi trabajo, mi lealtad y mi corazón.

Mi responsabilidad con la sociedad guerrerense me obliga a tomar una decisión que me duele
porque, si bien en el PRD viví momentos duros, obstáculos, traiciones, mezquindad y hasta violencia
política de unos cuantos, lo cierto, es que siempre encontré el respaldo y las palabras de aliento de
muchos militantes y dirigentes que me acompañaron y me dieron la fortaleza necesaria para salir
adelante. A ellas y a ellos, todo mi agradecimiento.

Hoy la razón me indica que debo seguir luchando al lado del pueblo guerrerense y, en este momento
ya no es posible hacerlo desde el PRD. Deseo de corazón que quienes se quedan, recuerden el origen
y logren una trasformación que le sirva a México. Esta decisión es personal, hoy renuncio al PRD, no
me reafiliaré, y acompañaré a los más de 100 mil perredistas guerrerenses que tampoco lo harán.

Con humildad y como siempre lo he hecho, asumiré las consecuencias de mis decisiones. Por el
momento no participaré en ningún partido político. Trabajaré con la gente, con el pueblo, porque
este esfuerzo va más allá de los partidos. Hay que escuchar y recoger los sentimientos del pueblo
de Guerrero, y que las voces y nuestra iniciativa contribuyan al cambio, a construir un estado con
paz y desarrollo.

En los últimos cuatro años la situación en Guerrero ha empeorado, aumentaron la pobreza y la


violencia, los feminicidios están a la orden del día, las inversiones no llegan a las regiones, los
programas sociales estatales fueron desaparecidos, la desesperanza y el miedo reinan en las calles
y, aun así, hay quienes plantean la posibilidad de generar una alianza con el PRI, con esa camarilla
que tanto daño le ha hecho a nuestro estado.

En esto quiero ser muy clara, de ninguna manera respaldaría una alianza con el PRI, ni formal ni de
facto, porque eso sería traicionar al pueblo de Guerrero. Por eso he decidido cerrar este ciclo.

En 2021, volveremos a tener la oportunidad de impulsar un verdadero cambio generacional y de


sacar a los corruptos que nos han dominado y que nos tiene sumergidos en la miseria. Debemos
estar listos para construir una opción de izquierda que gobierne de manera diferente, sin raterías y
sin exclusiones. Si es así, contarán conmigo.

Mi corazón es Guerrero y mi lugar siempre estará con el pueblo. Vivimos nuevos tiempos políticos
y las mujeres y los jóvenes tenemos la gran responsabilidad de seguir abriendo puertas y
ensanchando caminos, ese es mi compromiso.

Beatriz Mojica Morga