Está en la página 1de 4

Cultura contemporánea

Prof. Agustina Padula


1er cuatrimestre 2015

UNIDAD II

“PRINCIPIO DE MAXIMA INTRUSIÓN SOCIALMENTE ACEPTABLE”.- M. CARMAN

Con la venida de la democracia, las practicas y los discursos del Estado, desplazaron a los
ocupantes no regulares de inmuebles a una progresiva invisibilidad e ilegalidad, a diferencia de
los habitantes de las villas.

VILLAS OCUPACIONES ILEGALES


Orígenes: desde la década del 40 Origen: fines de la dictadura militar
Migrando (desde el interior del país) Individuos o familias de sectores
a la metrópolis con la promesa de populares que se alojan en viviendas
trabajo, se encontraron con públicas o privadas abandonadas, sin
problemas de déficit habitacional, y mediar ningún tipo de vínculo legal
se alojaron en inquilinatos, de ahí con los dueños.
nacen las villas miseria. No son un problema social para el
Pobres legítimos. Estado.
VALOR SUELO: bajo No son reconocidos específicamente
REDITO POLITICO: políticas casi sin de su condición
inversión económica, sumado a la “no presionan desde lo visual.”
radicación de algunas de ellas, que Relación con el Estado: ambivalente.
contribuyen a la imagen “formal” de Por un lado puede ayudarlos y por el
una ciudad democrática. otro, se lo ve como la fuerza legítima
Imaginadas como una modalidad de capaz de desalojarlos.
habitación perdurable y sólida. Son vistos como delincuentes.
Pobres legítimos. ·condición golondrina· por eso no se
Clientelismo con el Estado, para los puede ayudar.
conseguir votos. MOI movimiento de ocupantes e
inquilinos, gracias a él se obtuvieron
algunos de los pocos
reconocimientos que tienen hoy en
día.
VALOR SUELO: los inmuebles
ocupados varían su valor de acuerdo
a sus características y de los barrios
donde estén.
RÉDITO POLITICO: implican niveles de
enfrentamiento con otros actores de
la ciudad. El desarrollo de una política
global respecto a las ocupaciones,
acentuaría estos enfrentamientos.
La casa tomada es asociada con lo
transitorio
Pobres ilegítimos a la vista de la
sociedad.
No hay clientelismo con el Estado, no
participan políticamente.
Cultura contemporánea
Prof. Agustina Padula
1er cuatrimestre 2015

“La presencia o ausencia de un grupo en el enclasamiento oficial depende de su actitud para


hacerse reconocer, para hacerse percibir y hacerse sentir, admitir. Para así obtener un lugar en
el orden social.”

MAXIMA INTRUSION SOCIALMENTE ACEPTABLE:

Principio que opera en la conciencia y se actualiza en prácticas y en apreciaciones sociales, en


cuanto a su grado de tolerancia respecto a los usos ilegítimos del espacio urbano. Si este
principio se viola, se recurre a la disciplinación y moralización sobre los usos correctos e
indebidos del espacio urbano.

Sectores de clase media urbana, parten del supuesto que los nuevos intrusos del espacio no
merecen vivir en la ciudad, ni mucho menos en sus barrios cotizados.

Este principio de máxima intrusión, está directamente vinculado con el supuesto de la


condición restrictiva de quien merece vivir en la ciudad, sostenida por los ciudadanos de Bs As.

Cuando las casas tomadas se emplazan en mejores zonas que las villas (hábitat natural del
pobre) esto es vivido como una amenaza. Amenaza el status y la identidad de los “vecinos
nobles.”

Los pobres deben vivir de acuerdo a sus condiciones económicas, culturales y sociales.

Vivir en la ciudad no es un derecho automático, coextensivo a la condición de ciudadano. La


ciudad es vista como la vidriera del país, donde solo los vecinos decentes deben habitar. Y
donde se reafirman valores de orden, bienestar, etc. y de ausencia de pobreza, deterioro, etc.

Cuando un actor social actúa como se espera socialmente de él, no debe ofrecer explicaciones
al respecto. Cuando no actúa como se espera, le son requeridos los motivos de su conducta. Lo
mismo pasa con el espacio urbano: no hay carencia o exclusión que justifique el hecho de
usurpar tierras a pocos metros del centro del poder económico y político del país.

Se acciona cuando un ocupante es “atrevido” y se aloja en lugares acaudalados, céntricos, o de


gran prestigio. Solo así salen de su silencio y se acciona.

Las políticas habitacionales no existen. Siguen la lógica de la máxima intrusión. Son “pan para
hoy y hambre para mañana.”

Falta el derecho a la vivienda. (Para extranjeros por ejemplo.)


Cultura contemporánea
Prof. Agustina Padula
1er cuatrimestre 2015

La operatoria de villas, que tiene como objetivo la integración física y social de los barrios al
resto de la ciudad, solo está siendo implementada en la actualidad en algunas.

Probablemente continúe agravándose la siguiente contradicción en el espacio urbano:

a. La expulsión de los habitantes no deseados de la ciudad.


b. La ciudad es vista por los ocupas como una suma de recursos que aseguran la
sobrevivencia, por lo tanto seguirán desplegando una lucha por permanecer en la
ciudad.

Las condiciones estigmatizadoras son invisibilizadas para el Estado por dos motivos:

a. La persistencia de la pobreza a lo largo del territorio nacional vuelve ilegítimos los


discursos que culpan a los pobres de su miseria.
b. Hay un consenso sobre la conveniencia de adoptar un discurso integrador respecto
al “diferente.” Multiculturalismo blando (concepto irónico) con el
consecuente auge de la prédica multicultural, nadie quiere ser acusado de
discriminar.

INVISIBILIZACION (OCUPAS)
VISIBILIDAD (VILLAS)

FACTORES:

Discurso de los medios

Rol y relación con el estado

Histórico

Diferentes cantidades de gente (- ocupas +villeros)

Villas: legitimas ante el Estado

Ocupas: no redimible, no destinatario de políticas, acontecimientos aislados.=


imposibilidad de políticas habitacionales.

EL PRINCIPIO DE MAXIMA INTRUSION FUNCIONA COMO JUSTIFICATIVO DE


POLITICAS EXPULSIVAS. YA QUE NO HAY LEGITIMIDAD PARA RECONOCER
ABIERTAMENTE EL DERECHO RESTRINGIDO A LA CIUDAD QUE GOZAN LOS
SECTORES MAS DESFAVORECIDOS.
Cultura contemporánea
Prof. Agustina Padula
1er cuatrimestre 2015