Está en la página 1de 7

ESPECIAL

Ictus
ESPECIAL
Ictus CONTENIDO

Una selección de nuestros mejores artículos sobre las consecuencias de los accidentes
cerebrovasculares y sus posibles tratamientos.

Ictus. Una emergencia Plasticidad cerebral


médica tratable Marguerite Holloway
Investigación y Ciencia, noviembre 2003
David A. Pérez Martínez
Mente y Cerebro, marzo/abril 2010
Salir de un mundo a medias
Infarto cerebral y género Georg Kerkhoff, Dorothea Kalmbach y Alisha Rosenthal
Mente y Cerebro, mayo/junio 2016
Patricia Martínez Sánchez
Mente y Cerebro, marzo/abril 2010
Ritmo para recuperar la marcha
Ver a ciegas Simone Dalla Bella, Barbara Tillmann
Mente y Cerebro, mayo/junio 2015
Petra Stoerig
INCLUYE EL ARTÍCULO
Mente y Cerebro, octubre/diciembre 2003
La música también ayuda a demorar
los efectos del alzhéimer
Un mundo a medias
Mónica De Castro y Melissa Mercadal Brotons
Vilayanur S. Ramachandran y Diane Rogers-Ramachandran
Mente y Cerebro, julio/agosto 2010
Estimulación sensorial
Síndrome del acento extranjero para tratar el ictus
Christiane Gelitz Stephani Sutherland
Mente y Cerebro, julio/agosto 2015 Mente y Cerebro, marzo/abril 2015

Ictus: carrera contrarreloj Rehabilitación neuropsicológica


Joachim Rother
Mente y Cerebro, septiembre/octubre 2013
del daño cerebral
José León Carrión
Mente y Cerebro, noviembre/diciembre 2010

EDITA
Prensa Científica, S.A.
Muntaner, 339 pral. 1a, 08021 Barcelona (España)
precisa@investigacionyciencia.es
www.investigacionyciencia.es
Copyright © Prensa Científica, S.A. y Scientific American, una división de Nature America, Inc.
ESPECIAL n.o 25 ISSN: 2385-5657
En portada: iStock / MachineHeadz; modificado por Investigación y Ciencia | Imagen superior: iStock / Ugreen
SYLLABUS

ICTUS
Una emergencia médica tratable

DAVID A. PEREZ MARTINEZ

E l ictus representa en los países occi-


dentales la principal causa de disca-
pacidad en adultos y la segunda causa
se realice por personal experimentado.
Asimismo, el desarrollo de dispositi-
vos asistenciales específicos, conocidos
derándose que el tejido cerebral ha sufri-
do un daño irreversible.
Una rápida identificación de los pa-
de mortalidad. Sin embargo, diez años como unidades de ictus, ha reducido la cientes con un ictus isquémico nos ofre-
atrás, el tratamiento del ictus en la fase mortalidad y las secuelas entre estos ce la posibilidad de actuar con terapias
aguda se limitaba a medidas generales pacientes. que favorecen la apertura de la arteria
para evitar complicaciones neurológi- El término ictus designa los trastor- obstruida y reestablecer la circulación
cas y sistémicas. Pero, merced a los da- nos de la circulación que producen una cerebral. El diagnóstico del ictus sigue
tos aportados por ensayos clínicos y la interrupción del flujo sanguíneo en el fundamentándose en la historia clínica
introducción reciente de nuevas técni- sistema nervioso central. Distinguimos y la exploración neurológica, aunque las
cas de neuroimagen estamos asistiendo un ictus isquémico, producido por la técnicas de neuroimagen han permitido
a una revolución en el diagnóstico y el oclusión de un vaso sanguíneo cerebral la identificación con mayor seguridad del
tratamiento. con la consecuente falta de circulación, tipo de ictus en la sala de urgencias.
En este momento, el objetivo del neu- y un ictus hemorrágico, producido por la La clínica clásica de este trastorno
rólogo debe pasar por una rápida iden- rotura de un vaso sanguíneo con la ex- tiene un comienzo agudo, en ocasiones
tificación del cuadro clínico, así como travasación de contenido hemático en el casi instantáneo, lo que refleja la reper-
el empleo de las medidas terapéuticas parénquima cerebral. El ictus isquémico, cusión sobre el metabolismo neuronal
adecuadas que limiten el área de isque- el trastorno más habitual, representa en- que muestra una interrupción brusca del
mia cerebral y, por tanto, el territorio de tre el 80 y el 85 % de todos los casos de flujo sanguíneo.
necrosis resultante. enfermedad cerebrovascular. La exploración neurológica será clave
La reciente introducción del tra- En razón de su perfil temporal, po- en la identificación de las áreas cerebra-
tamiento trombolítico en la fase aguda demos también clasificar los cuadros les lesionadas, lo que facilitará al neuró-
del ictus isquémico ha supuesto un enor- isquémicos en dos grandes grupos. Los logo la localización del territorio dañado.
me avance terapéutico en los pacientes. accidentes isquémicos transitorios cuan- Todas estas disquisiciones comportan
Su empleo en las primeras tres horas del do el cuadro neurológico se resuelve en importantes consecuencias pronósticas
cuadro clínico logra una reducción sig- menos de 24 horas, y los infartos cere- y, en último término, terapéuticas, a la
nificativa de las secuelas neurológicas brales cuando la sintomatología persiste hora de tomar decisiones por parte del
tras un infarto cerebral, siempre que después de las primeras 24 horas, consi- neurólogo o del médico del servicio de
urgencia.
La realización de una tomografía
PACIENTE VARON
axial computerizada (TAC) craneal es
DE 63 AÑOS
esencial para asegurar un diagnóstico
con clínica brusca desde hacía 2 horas
de ictus isquémico frente a ictus he-
consistente en pérdida de fuerza en
morrágico. Los pacientes que sufren
extremidades izquierdas. En la imagen
un ictus isquémico no presentan alte-
de RM craneal ponderada en secuencia
raciones relevantes o sólo cambios su-
de difusión se observa un área sugerente
tiles en el TAC craneal, mientras que las
de isquemia aguda subcortical hemisférica
hemorragias cerebrales son fácilmente
derecha. Este hallazgo no era visible en
CORTESIA DEL AUTOR

identificables. El empleo de la reso-


una TAC craneal ni en secuencias habitua-
nancia magnética (RM) ha introducido
les de RM craneal.
una herramienta de gran utilidad en la
identificación del tipo y extensión del

1
© ISTOCKPHOTO / ARTHUR CARLO FRANCO (médico); © ISTOCKPHOTO / MARTIN NOVAK (mujer); © ISTOCKPHOTO / CLAUDIA DEWALD (hombre);
© ISTOCKPHOTO / ELENA SCHWEITZER (comida); © ISTOCKPHOTO / MARCELA BARSSE (plato); © FOTOLIA / NL SHOP (tabaco y alcohol)
PARA PREVENIR EL ICTUS ES BASICO LLEVAR UNA VIDA SANA:
controlar la tensión arterial, el colesterol y la diabetes; evitar el tabaco y el alcohol;
hacer ejercicio físico y seguir una dieta saludable.

ictus. Sin embargo, la disponibilidad no cerebro del paciente está sufriendo una te monitorizar la acción de las terapias
es universal, requiere de un tiempo de isquemia cerebral y qué áreas tiene con trombolíticas y comprobar la reapertura
realización entre 5 y 10 veces superior alta probabilidad de muerte neuronal. de los vasos sanguíneos obstruidos.
a la TAC craneal y suele estar contra- La diferencia entre el área de reduc- Merced a las nuevas técnicas de neu-
indicada en sujetos con marcapasos o ción de flujo sanguíneo y el área de roimagen, el neurólogo puede identificar
implantes ferromagnéticos. muerte neuronal se denomina área de en las primeras horas un ictus isquémico,
A pesar de todo ello, la RM craneal nos penumbra isquémica. Armado de ese localizar el área de necrosis subyacente y
permite hacer un diagnóstico muy fiable conocimiento, el neurólogo acometerá determinar qué tejido está sufriendo un
del ictus agudo en sus primeras horas. su trabajo de forma más o menos agre- daño potencialmente reversible. La apli-
Las imágenes de RM ponderadas en di- siva, para evitar que el área de necrosis cación precoz de terapias trombolíticas
fusión (véase la figura del recuadro) se- se extienda al resto de tejido que está y el traslado a una unidad de ictus son
ñalan las áreas donde existe necrosis del sufriendo una hipoperfusión sanguínea. medidas fundamentales en la mejora del
tejido celular; mientras que las imágenes Otra herramienta de reciente incorpo- pronóstico de estos pacientes.
de perfusión permiten observar el flujo ración ha sido el empleo de señales de
sanguíneo cerebral en tiempo real. Gra- doppler transcraneal con el fin de obte- David A. Pérez Martínez es jefe del Servicio
cias a esa información, el clínico conoce ner información en tiempo real del flujo de Neurología del Hospital Infanta Cristina
en un primer momento qué territorio del arterial intracraneal. Esta técnica permi- en Parla (Madrid)

2
Infarto cerebral y género
Las enfermedades cerebrovasculares, el infarto entre ellas, son más frecuentes en la mujer,
que registran, además, una mayor mortalidad y discapacidad que los varones

PATRICIA MARTINEZ SANCHEZ

L as enfermedades cerebrovasculares, grupo


en el que se inscriben el infarto (IC) y la
hemorragia cerebral (HC), son la tercera causa
Epidemiología
Abordar la epidemiología del infarto cerebral
implica explorar tres aspectos fundamentales:
de muerte en Occidente, tras las enfermedades mortalidad, incidencia y prevalencia. Según
cardiovasculares y el cáncer. Además, las ce- datos del Instituto Nacional de Estadística,
rebrovasculares (o ictus) constituyen la causa correspondientes al año 2006, las enferme-
principal de invalidez en personas mayores dades cerebrovasculares constituían la prime-
de 65 años, con el consiguiente coste social y ra causa de muerte en la mujer y la segunda
económico. en el hombre. En ese año, 19.038 mujeres (el
Sin embargo, el ictus comporta un efecto 7,1 % del total de fallecidos) y 13.849 varones
más demoledor en la mujer. Supone en ella (el 10,7 %) murieron por un ictus.
la causa principal de muerte y de invalidez. La mortalidad por ictus varía según la edad.
¿A qué se debe ese sesgo de género? Lo ig- Por debajo de los 45 años, la cifra se iguala en
noramos. ambos sexos. De los 45 a los 74 años, las mu-
Desde hace unos años asistimos a una con- jeres presentan riesgo de mortalidad bastante
cienciación creciente de la importancia clínica menor que los varones. Ventaja que disminuye
y de salud pública del infarto cerebral en la mu- en grupos de edad mayores y llega a invertirse
jer. Aunque la incidencia (el número de casos a partir de los 85 años, cuando la mortalidad
nuevos por año) y la mortalidad por grupo de femenina supera a la masculina. Esa curva
edad son mayores en el varón, el IC afecta a un se entiende mejor si traemos a primer plano
número de mujeres más alto. La razón estriba, la distribución de la población. A la edad de
por un lado, en la esperanza de vida, mayor 50 años, el ratio mujer:hombre poblacional es
en la mujer, y, por otro, en la frecuencia de IC, 1:01; a los 70 años, 1:19; a los 80 años, 1:56; a los
que aumenta sustancialmente en los grupos 90 años, 2:70. Se explica así que se produzca un
de edad más avanzados. exceso de mortalidad del 67 % en las mujeres
Añádase que la evolución después de un respecto a los hombres.
infarto cerebral, que incluye discapacidad y Se prevé que la gran carga de mortalidad
merma de la calidad de vida, es bastante peor por IC en mujeres sea aún mayor en el futuro.
en la mujer. Esa desventaja femenina tras un IC Las proyecciones acentúan la tendencia. Así, de
obedece, en parte, a que las mujeres mayores 32.000 defunciones que hubo más de mujeres
tienen una situación funcional previa peor que que de varones en los Estados Unidos en el año
los varones, ya que con frecuencia viven solas y 2000, se pasará a 68.000 en el año 2050.
se encuentran socialmente más aisladas. Lo mismo que ocurre con la mortalidad, las
La importancia del mayor efecto del IC en la mujeres tienen una menor incidencia (número 1. LA FRECUENCIA DE ICTUS
mujer se irá acentuando, en los próximos de- de casos al año) de infarto cerebral por grupo de aumenta con el envejecimien-
cenios, con el envejecimiento de la población. edad que los varones. Excepto en el grupo menor to. La mayor esperanza de
Se producirá un mayor número de episodios de 35 años, donde la incidencia es mayor en mu- vida de la mujer en nuestra
en las mujeres. De ahí el interés por descubrir jeres, en el resto de grupos de edad la incidencia sociedad determina que las
las causas biológicas, epidemiológicas y clíni- sigue un patrón similar a la mortalidad; es decir, enfermedades cerebrovascu-
cas, así como las manifestaciones del infarto protección para las mujeres de 45-74 años, pero lares sean la primera causa de
cerebral en la mujer. no así en las mayores de 75 años. muerte en el sexo femenino.

64 3 MENTE Y CEREBRO 41 / 2010


LAS TRES EDADES DE LA MUJER. GUSTAV KLIMT. GALERIA NACIONAL DE ARTE MODERNO DE ROMA