Está en la página 1de 4

del 19 d’agost al 1 de setembre de 2019 www.parroquialavilavella.

es

S a g r a d a F a milia - La V ila vella

ota


CELEBRACIONES E INTENCIONES

Lunes 19 Martes 20 Miércoles 21 Jueves 22


A las 9:00h San Bernardo, San Pío X, Papa. Santa María Virgen y
Misa en abad y doctor. A las 9:00h Reina
sfgr. de Jesús A las 9:00h Misa en sfgr. A las 9:00h
Portalés y Misa en sfgr. de Pilar Misa en sfgr. de
difuntos de Rosa Caballer Vicente Vicent Roque
fam. Portalés Sánchez; Barruer, Vicente y Amelia Escrig Arnau
- Badenes Milagros Casino y familia. (Virgen del Carmen)
Romero.

Viernes 23 Sábado 24 Domingo 25


A las 9:00h A las 18:00h Misa en A las 7 Canto y Rosario Aurora.
Misa en sfgr. sfgr. de Francisco
A las 8:00 Misa en sfgr. José
de Vicente Romero, Mª Fernanda
Martínez, Teresa Recatalá,
Vicent, José Gimeno, José Ferrandis Perfecto y Carmen Vicent Darás.
Romero, y Dolores Esteve;
Sebastián Vicente Bonet, Dolores A las 11:15 Traslado del santo y
Adsuara, Juan Navarro, Ismael Fas. Misa en Acc. de Gracias a San
José Casino y Joaquín.
A las 23h traslado de la
Jesús A las 19:30h Procesión
imagen de San Joaquín
Ferrandis.
del 19 d’agost al 1 de setembre de 2019 www.parroquialavilavella.es

Lunes 26 Martes 27 Miércoles 28 Jueves 29


Santa Teresa de Santa San Agustín, obispo y Martirio de San
Jesús Jornet e Ibars Mónica. doctor. Juan Bautista
A las 9:00h A las 9:00h A las 9:00h
A las 9:30h Misa en Misa en sfgr. de Misa y Novena
Misa en sfgr. de sfgr. de Rosa Juan y Milagros a la Virgen de la
las almas de la Sánchez. Martínez y Juan Cueva Santa (1)
calle San Joaquín. Romero.

Viernes Sábado 31 Domingo 1


30 A las 7 Canto y Rosario Aurora.
A las
A las 9:00h 19:00h A las 8:00 Misa en sfgr. de Felipe Esteve,
Misa y Misa y Francisco Caballer y Amparo Monlleó
Novena a la Novena de
Virgen de la la Virgen de A las 11:00 Misa y Novena a la Virgen de
Cueva Santa la Cueva Santa (4).
la Cueva
(2) Santa (3) A las 12h Bautizo de Iker León Adsuara

SAN JOAQUÍN
El predicador de la fiesta del padre de la Virgen de este
año, es el padre Vicente Botella Cubells. Dominico nacido en
Quart de Poblet (Valencia) en 1962, estudió el bachillerato en
el colegio San Vicente Ferrer de Valencia y realizó su
noviciado en el convento de Santo Domingo de Barcelona
Ordenado en 1987 (en la basílica de San Vicente Ferrer de
Valencia) se doctoró en teología por la Universidad de Friburgo (Suiza). Estuvo
destinado en la casa natalicia de San Vicente Ferrer durante 18 años, estancia
que simultaneó con la tarea de profesor de Teología Dogmática en la Facultad
de Teología de Valencia, de la que hoy es decano, y como superior de la Casa
de Formación que los Dominicos tienen en El Vedat de Torrent.
del 19 d’agost al 1 de setembre de 2019 www.parroquialavilavella.es

LOS PROBLEMAS DE SANTA


TERESA
Leí el otro día una anécdota de la santa de
Ávila que me hizo gracia. La vida de los santos
refleja cómo muchas veces sus planes son
frustrados por Dios, para que la voluntad de estos
fuera la del Señor y no la propia. Va bien para no
desanimarse ante las dificultades. Trata de
imaginarte la escena en plan peli. Es cómico.

Santa Teresa de Jesús fue a Sevilla para


fundar un nuevo convento. La creación de la nueva
institución exigía que santa Teresa, como
superiora, viajara con un grupo de hermanas al lugar
en el que iba a estar su sede. Las monjas, por lo regular, solían viajar en
carruajes muy cerrados, porque las carmelitas reformadas, las descalzas, son
una orden de clausura y no pueden dejarse ver en público. Escondidas dentro
de su carruaje se sentían seguras y tenían la esperanza de que podrían llegar a
su objetivo sin ser vistas por nadie, porque no querían dar la nota. Era el día de
la fiesta de Pentecostés. Las hermanas partieron muy temprano por la mañana.
Teresa escogió una iglesia que estaba en uno de los barrios mas alejados de
Córdoba para hacer una pausa. Allí el padre Julián de Ávila (futuro santo
también) iba a oficiar una misa para ellas, con el fin de que nadie las viera, y
luego las monjas iban a reanudar su viaje. Pero resultó que para llegar hasta la
Iglesia escogida había que pasar por un puente.

El puente, a esa temprana hora, estaba


cerrado, y los vigilantes que lo cuidaban
informaron que tenían que pedirle la llave al
alcalde. El alcalde todavía estaba dormido,
y no permitía que se le despertara en
situaciones parecidas. Tuvieron que esperar.
Salió el sol y comenzó a hacer mucho calor.
La gente empezó a agruparse en torno al
carruaje. Algunos, los más ansiosos de
descubrir algo sensacional, trataron de
echar una mirada al interior. Al fin, después
de una espera de dos horas, trajeron la llave
y se pudo abrir la puerta. El carruaje se
del 19 d’agost al 1 de setembre de 2019 www.parroquialavilavella.es

puso en marcha, pero resultó que por


ser demasiado ancho no podía pasar
por el puente. Y empezaron a pasar las
horas.

Santa Teresa anhelaba mucho


participar en la solemnidad de la Venida
del Espíritu Santo y en la misa, y ansiaba
que todo el viaje se hubiera podido
hacer sin que las monjas fueran vistas
por la gente, pero las horas de
inactividad transcurrían una tras otra.
Cuando al fin fueron cortadas con sierra
las partes del carruaje que sobresalían
demasiado, y las monjas pudieron llegar hasta la iglesia fuera de la ciudad,
tuvieron otra sorpresa más. Resultó que la festividad de la Venida del Espíritu
Santo era una fiesta patronal en esta iglesia, y, como suele ocurrir en esos
casos, tanto por dentro como en sus alrededores, la iglesia estaba repleta.
Eso ya fue demasiado. Santa Teresa dijo que ella y las demás hermanas
estuvieron a punto de negarse a asistir a la santa misa; más tarde reconoció
que aquello hubiera sido un grave error. Por suerte, el sacerdote ordenó a las
monjas que participaran en la santa misa a pesar del gentío que había. Salieron,
pues, de su escondite y empezaron a cruzar la iglesia.

Santa Teresa, que siempre relata las cosas con mucho colorido, dijo más
tarde que cuando la gente las vio, cubiertas con velos y con hábitos blancos,
reaccionó como suele hacerlo el público de las corridas cuando sale el
toro al ruedo (¡como el bou!). Santa Teresa confiesa que aquel fue uno de los
mayores disgustos de su vida. Pero allí no terminaron las dificultades. Después
de la santa misa, las hermanas tuvieron que volver a cruzar la iglesia, en medio
de la gente que alborotaba y empujaba. Luego, cuando ya salieron de la nave,
resultó que hacía un calor tan tremendo que no se podía continuar el viaje. Los
caballos no querían tirar del carruaje, y dentro de él hacía tanto calor que las
monjas se pasaron el resto del día a la sombra, debajo del puente.

De nada sirvieron sus planes. Ella lo había planeado todo muy bien, y con
esmero, pero el Señor lo frustró de la manera más perfecta. Los planes de
Teresa no coincidían con los del Señor. Pero, a pesar del enfado inicial (era un
mujer de carácter) aceptó ella y sus hermanas la voluntad del Señor, con lo que
se unieron mas a Cristo. Dale gracias al Señor aunque no entiendas porqué te
ocurre lo que te ocurre. Y dile que sí.

También podría gustarte