Está en la página 1de 45

IUS

INTRODUCCIÓN

La adopción de menores implica asumir por entero un proyecto de vida. Sus


motivaciones son diversas, al igual que diversas son las circunstancias en las
que viven los niños que van a ser adoptados. Ambas realidades coinciden al
culminar el proceso de adopción, que representa sólo el punto de partida de
una convivencia que durará años. Al hacerse cargo de un niño o una niña
que procede de una situación desfavorable, quienes adoptan asumen un
compromiso y una responsabilidad que no tiene marcha atrás.

Muchas veces son los problemas familiares que ha medida de volverse


permanentes, ocasionan que los niños o niñas implicados no pueden vivir en un
entorno familiar protector perdiendo del todo la relación con sus madres y
padres. Esta una de las razones que justifican el actuar del estado. Desde el
punto de vista legal, la adopción es una decisión judicial por la cual un niño o
una niña nacidos en una familia concreta se convierten en el hijo o la hija de otra
familia, perdiendo la vinculación jurídica con su familia de origen y
convirtiéndose a todos los efectos y para siempre en el hijo o la hija de su
familia adoptiva.

La adopción constituye un plan de vida personalizado para un niño


susceptible de ser adoptado y debe determinarse de acuerdo a un estudio
psicosocial, médico, cultural y legal, quiénes son las personas que pueden
ser sus padres adoptivos. Sobre todo si se trata de un niño abandonado
que presenta, más que aquel que no ha pasado por esta experiencia, la
necesidad de ser reconocido, amado y protegido. Es muy diferente para un niño
encontrar a alguien que se ocupe de él, de su sufrimiento, teniendo el deseo
de acogerlo, es decir de reconocerlo y aceptarlo por lo que es.

De lo señalado anteriormente, se colige que tanto en Perú como en España se


produce una similitud jurídica al considerar como principios rectores de la

pág. 1
IUS
institución adoptiva los siguientes: primero, que toda la evolución producida en
la adopción se debe al otorgamiento de una mayor relevancia al principio,
conocido por el derecho clásico, de “la adopción imita a la naturaleza”. Lo que
se considera prioritario al otorgar la adopción es generar un vínculo familiar que
se parezca lo más posible al biológico. En segundo lugar una definición jurídica
moderna de adopción basada, en el principio de protección del interés superior
del menor. El tercero es el principio de igualdad de las filiaciones, que establece
una equiparación total ya sean éstas biológicas o adoptivas, matrimoniales o
no matrimoniales, legítimas o no legítimas, impidiéndose en función a este
principio algún tipo de categorización.

Como se advertirá más adelante existen otros elementos configuradores de la


adopción que son compartidos por las regulaciones de los países señalados
pero existen además variables que determinan diferencias importantes tanto en
su constitución, como en sus efectos.

En el presente trabajo pretendemos analizar brevemente el panorama general,


la regulación normativa y la estructura del proceso de adopción llevado a
cabo en Perú y en España, con finalidad de aportar mediante las
respectivas conclusiones a una adecuada comprensión del instituto jurídico
adoptivo.

pág. 2
IUS

CAPITULO I

Generalidades

1. ANTECEDENTES HISTÓRICOS Y EVOLUCIÓN DE LA ADOPCIÓN

La adopción es de origen muy antiguo, con diversos matices y variantes. Fue


utilizada en numerosos pueblos de la antigüedad, tales como
la India, China, Egipto y otros, pero fue en Roma donde alcanzó su máxima
importancia.

En el derecho Justiniano la adopción tenía lugar mediante una declaración de


voluntad del padre familias adoptante, del consentimiento del adoptado y de
quien le tenía bajo su patria potestad: todo ello ante el Magistrado, quien
autorizaba la adopción.

Fue Justiniano quien estableció dos tipos de adopción radicalmente distintos: la


adopción plena esto es, la adopción tal como había sido conocida en el derecho
romano antiguo: el adoptado de una manera completa ingresaba como un nuevo
miembro del grupo familiar con todos los derechos y obligaciones.

La adopción plena creada por Justiniano no desvincula al adoptado de su


propia familia, ni lo substrae de la potestad del padre familias del grupo a que
naturalmente pertenece.

El Código Civil Napoleón implanto en Francia esta institución. Las disposiciones


que sobre la materia contenía el Código francés fueron introducidas con al
apoyo del Consejo de Estado y por el vivo interés que manifestó el Primer

pág. 3
IUS
Cónsul, quien a través de este artificio jurídico, pretendía asegurar la sucesión
de la dinastía imperial, tan ambiciosamente deseada por el Gran Corso, a fin de
asegurarse la sucesión por vía hereditaria, del imperio que había de crear en
breve.
¿Qué es la Adopción?

Adoptar a un niño, niña o adolescente es asumir con amor y compromiso la


maternidad y la paternidad. Es una decisión muy importante que establece un
fuerte vínculo afectivo y legal con el hijo o hija. El objetivo principal de la adopción
es darle al niño una familia, un hogar que respete sus derechos y su integridad.
Se trata entonces de darle a un niño una familia en la cual pueda desarrollarse
plenamente. La adopción es un encuentro que parte de la necesidad del niño,
niña o adolescente de vivir en familia y a partir de ello del deseo de una familia
de asumir la paternidad y maternidad.

La adopción se constituye así en un plan de vida personalizado para un niño


susceptible de ser adoptado y debe determinarse de acuerdo a un estudio
psicosocial, médico, cultural y legal, quiénes son las personas que pueden ser
sus padres adoptivos.

El niño abandonado presenta, más que aquel que no ha pasado por esta
experiencia, la necesidad de ser RECONOCIDO, AMADO Y PROTEGIDO. Es
muy diferente para un niño encontrar a alguien que se ocupe de él, de su
sufrimiento, sin tener “necesidad de poseerlo”, pero teniendo sí el deseo de
acogerlo, es decir “reconocerlo y aceptarlo” por lo que es. Trabajando con los
niños y las familias en el campo de la adopción, nos hemos ido convenciendo,
cada vez más, que así como no todos los niños pueden ser adoptados, tampoco
todas las familias pueden asumir la paternidad/maternidad de un niño, niña o
adolescente y asumirlo como su hijo/a.

pág. 4
IUS
Es necesario señalar que para el MIMP, el núcleo familiar natural o de origen es
el mejor lugar para el desarrollo de las potencialidades del niño, niña o
adolescente. Sin embargo, existen situaciones familiares como la pobreza,
abandono, maltrato físico y psicológico, consumo de alcohol y drogas, conductas
delictivas; que vulneran los derechos de los menores, y que a pesar de las
intervenciones psicosociales realizadas con el sistema familiar no es posible
garantizar el bienestar del niño, niña o adolescente con su permanencia en la
familia de origen o ni en familia extensa. Ante ello, se abre la posibilidad de que
el niño desamparado tenga una familia a través de la adopción, como una
alternativa de protección y restitución de su derecho a vivir en una familia.
Una consecuencia del abandono es que los niños permanecen por períodos
prolongados institucionalizados en los Centros de Atención Residencial públicos
o privados. Este enclaustramiento repercute negativamente en el desarrollo
integral de los niños, niñas y adolescentes, afectando su desarrollo psicomotor,
evidenciando carencia de afecto, inestabilidad emocional, algunos niños y niñas
inclusive permanecen como NN, no garantizándoles su derecho al nombre y a
su identidad.

Un diagnóstico elaborado por el INABIF en febrero de 2009 señala que en el


Perú habría más de 19 mil niños, niñas y adolescentes institucionalizados; de
ellos 4.500 se encuentran en los 36 Hogares del INABIF, 2.054 en las 27 Aldeas
Infantiles de los Gobiernos Regionales, 1.019 en los 20 Albergues de la
Beneficencia Pública y 12.300 en los 246 Centros de Atención Residencial
Privados. Los niños, niñas y adolescentes albergados en el INABIF, permanecen
en estos centros por un promedio de 3 a 5 años.

Respecto a los niños, niñas y adolescente albergados en el INABIF, sólo el


13.5% tienen Resolución de Auto de Abandono; y un porcentaje considerable de
ellos lo integran los niños, niñas y adolescentes susceptibles de ser adoptados
a través de las Adopciones Prioritarias “Ángeles que Aguardan” del Sistema
Nacional de Adopción.

pág. 5
IUS
Las solicitudes de adopción que llegan a la Dirección General de Adopciones
son más numerosas que los niños y niñas que han sido declarados en condición
de ser adoptados/as. Por esa razón, el MIMP cuenta con la Dirección de
Investigación Tutelar - DIT encargada de llevar a cabo el procedimiento de
Investigación Tutelar, que es el conjunto de actos y diligencias tramitados
administrativamente que están destinados a verificar el presunto estado de
abandono en que se encuentra un niño, niña o adolescente.

Crea ciertos lazos de parentesco, semejantes a los que provienen de la


filiación legitima. El efecto que produce la adopción es la creación de un
parentesco que es desde luego, de caracteres especiales y limitado a los
requerimientos de la institución, no siendo tan amplio como el parentesco real;
por ese motivo decimos que son "lazos de parentesco semejantes" porque
vinculan solamente al adoptante con el adoptado y sus descendientes no
haciendo lo mismo con los parientes de ambas partes, excepto los cónyuges.

Su semejanza deriva de que el adoptado toma el apellido de su adoptante,


adquiere el derecho de suceder ab intestado y surge como consecuencia de la
adopción una obligación alimentaria recíproca.

2. CONCEPTO DE ADOPCIÓN

La adopción es la creación de una filiación artificial por medio de un acto


condición, en el cual se hace de un hijo biológicamente ajeno, un hijo propio.
Etimología: Proviene de la palabra latina "Adoptio".

En el Código de los Niños y Adolescentes, en su artículo 115 se define a la


Adopción como; "Una medida de protección al niño y al adolescente por la cual,

pág. 6
IUS
bajo la vigilancia del Estado se establece de manera irrevocable la relación
paterno – filial entre personas que no la tiene por naturaleza.

En consecuencia el adoptado adquiere la calidad de hijo del adoptante y deja de


pertenecer a su familia consanguínea".

Es con actos de amor que se crea un vínculo irreversible entre los niños y
adolescentes así como entre las personas dispuestas a integrarlos dentro de sus
familias.

3. CARACTERES DE LA ADOPCIÓN

 Es un acto jurídico. La adopción no es un contrato, porque la voluntad


coincidente de las parte no puede crear ni las condiciones de realización, ni los
efectos que producirá la misma, estando todo ello establecido por el orden
público y sin que se permita a las partes separarse lo más mínimo de lo estatuido.
Es pues un acto jurídico y se encuentra entonces regido por la teoría general de
dicha clase de actos.

 Solemne. La adopción es un acto solemne porque debe ser hecho


necesariamente en la forma que la ley prescribe, bajo pena de nulidad. Las
formalidades exteriores de que se reviste el acto son de las que se llaman "ad
solemnitatem" y no solamente "ad probationem".

 Bilateral. El carácter de bilateral de la adopción resulta del necesario concurso


de voluntades para que la misma se perfeccione. En el derecho actual a la
voluntad del adoptante, debe sumarse la de los padres, tutores o guardadores si
es menor y si es mayor, desde luego la del adoptado.

pág. 7
IUS

4. REQUISITOS PARA LA ADOPCIÓN SEGÚN EL ARTÍCULO 378° DEL


CODIGO CIVIL.

 El adoptante goce de solvencia moral.

 La edad del adoptante sea por lo menos igual a la suma de la mayoridad y la del
hijo por adoptar

 Cuando el adoptante sea casado concurra el asentimiento de su cónyuge.

 El adoptado preste su asentimiento si es mayor de diez años.

 Que asientan los padres del adoptado si estuviese bajo su patria potestad o bajo
su curatela.

 Que se oiga al tutor o al curador del adoptado y al consejo de familia si el


adoptado es incapaz.

 Que sea aprobada por el juez.

pág. 8
 IUS
Si el adoptante es extranjero y el adoptado menor de edad, aquél ratifique
personalmente ante el juez su voluntad de adoptar.
Se exceptúa de este requisito, si el menor se encuentra en el extranjero por
motivo de salud.

CAPÍTULO II

1. CLASES DE ADOPCIÓN

1. LA ADOPCIÓN EN EL CODIGO PROCESAL CIVIL


La adopción vía judicial está contemplada en el Código Procesal Civil que regula
la adopción en el Subcapítulo Tercero "Adopción" del Título II "Disposiciones
especiales" de la Sección Sexta "Procesos no contenciosos", en los artículos 781
al 785. Se trata, pues, de un proceso no contencioso o de jurisdicción voluntaria.

1.1. Adopción de Menores de Edad


El proceso judicial de adopción se realiza ante Juzgado de Familia funciona sin
necesidad de declaración judicial de abandono, pero sólo para determinados
casos, tal como lo establece el artículo 128 del Código de los Niños y
Adolecentes.

pág. 9
IUS
Así, procede a favor del que posea vínculo matrimonial con el padre o madre del
niño o adolescente por adoptar. En este caso el niño o adolescente mantiene los
vínculos de filiación con el padre o madre biológica.

También procede para el caso del que posea vínculo de parentesco hasta el
cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad, con el niño o
adolescente pasible de adopción, y por último, procede a favor del que ha
prohijado o convivido con el niño o adolescente por adoptar durante un período
no menor de dos años.

La adopción es una medida de protección al niño y adolescente, dictado por un


Juez, bajo la vigilancia del Estado, conforme a las reglas del Código Civil articulo
379 y del Código Procesal Civil a través del Proceso No Contencioso, se
establece de manera irrevocable la relación paterno filial entre personas que no
la tienen por naturaleza. En consecuencia, el adoptado adquiere la calidad del
hijo el adoptante y deja de pertenecer a su familia consanguínea.

Requisitos:
 El adoptante goce de solvencia moral

 La edad del adoptante sea, por lo menos, igual a la suma de la mayoridad y la


del hijo por adoptar.

 Cuando el adoptante sea casado, su cónyuge preste su asentimiento.

 El adoptado, dé su consentimiento, si es mayor de 10 años.

 Que consientan los padres del adoptado, si estuviese bajo su patria potestad.

 Si el adoptado es incapaz, debe oírse al Tutor o Curador.

 Si el adoptante es extranjero y el adoptado menor de edad, aquel debe ratificar,


personalmente, ante el Juez su voluntad de adoptar.
pág. 10
IUS
 Partida de Nacimiento del menor.

 Partida de Matrimonio de los adoptantes.

 Certificado Médico- Salud Mental/ Física.

 Certificado de Antecedentes Penales y Policiales.

 Fotos (Que acrediten vivencias familiares con el menor).

 Certificado de estudios u otros documentos que acrediten que el adoptante vela


por el bienestar del menor.

1.2. Adopción de personas mayores de edad

Tratándose de mayores de edad, es el Código Procesal Civil el que regula estas


adopciones, y señala el proceso no contencioso según lo ordena el artículo 781
de ese cuerpo de leyes. Si el presunto adoptado es incapaz, se requiere la
intervención de su representante legal. Y si cesa la incapacidad del adoptado,
éste puede solicitar se deje sin efecto la adopción. Y esto lo puede hacer dentro
del año siguiente del cese de la incapacidad

En el caso de mayores de edad y aquellos en los que los tutores, curadores


o padres dan en adopción a sus hijos. Se presenta la solicitud, realizadas las
publicaciones sin oposición se realiza la Audiencia de Actuación y Declaración y

pág. 11
IUS
el Juez expide Resolución, la que consentida da lugar a su ejecución,
oficiándose al Registro de Estado Civil

A tenor del artículo 781 del Código Procesal Civil


En este proceso se tramita la adopción de personas mayores de edad.
Si el presunto adoptado es incapaz, se requiere la intervención de su
representante. Si es este el adoptante, la solicitud se atenderá con el Ministerio
Público.

La persona que quiera adoptar a otra acompañara según el artículo 782 del
Código Procesal Civil:
 Copia certificada de su partida de nacimiento y de matrimonio, si es casado;
 Copia certificada de la partida de nacimiento del adoptado y de su matrimonio,
si es casado;
 Los medios probatorios destinados a acreditar su solvencia moral;
 Documento que acredite que las cuentas de su administración han sido
aprobadas, si el solicitante ha sido representante legal del adoptado;
 Copia certificada del inventario y valorización judicial de los bienes que tuviera
el adoptado; y
 Garantía otorgada por el adoptante, suficiente a criterio del Juez, si el adoptado
fuera incapaz.

2. LA ADOPCIÓN EN LA LEY DE COMPETENCIA NOTARIAL EN


ASUNTOS NO CONTENCIOSOS

La adopción vía notarial está regulada por la Ley de Competencia Notarial en


Asuntos No Contenciosos y está contemplado en el Titulo III (Adopción de
personas capaces) de la Ley de Competencia Notarial en Asuntos No
Contenciosos dispuesto por la Ley N° 26662 en los artículos 21 al 23.
Según el artículo 21 de la Ley de Competencia Notarial en Asuntos No
Contenciosos, solo se tramita ante notario la adopción de personas mayores de
edad con capacidad de goce y de ejercicio.
pág. 12
IUS
Según el artículo 22 de la Ley de Competencia Notarial en Asuntos No
Contenciosos, prevé los requisitos de la solicitud de adopción de personas
capaces señalando lo siguiente:

La solicitud constara en una minuta, presentada por el adoptante y el adoptado,


acompañada de los siguientes anexos:

 Copia certificada de la partida de nacimiento del adoptante y de matrimonio, si


es casado.
 Copia certificada de la partida de nacimiento del adoptado y de matrimonio, si es
casado.
 Documento que acredite que las cuentas de la administración han sido
aprobadas, si el solicitante ha sido representante del adoptado.
 Testimonio del inventario de los bienes que tuviere el adoptado.

La minuta debe contener las generales de ley de los otorgantes: nacionalidad,


estado civil, si es casado, indicar los nombres y apellidos del cónyuge, Libreta
Electoral, DNI, Libreta Militar, ocupación, dirección domiciliaria.

Asimismo, la minuta contendrá la expresión de voluntad del adoptante y del


adoptado y el consentimiento de sus respectivos cónyuges, en caso de ser
casados, así como la declaración jurada del adoptante en el sentido que goza
de solvencia moral.

Se debe tener en cuenta, además, lo señalado por el inciso 2, del artículo 378
del Código Civil con relación a " la edad del adoptante sea por lo menos igual a
la suma de la mayoridad y la del hijo por adoptar."

Finalmente, reunidos todos los requisitos, el Notario elevará la minuta


a Escritura Pública, insertando los documentos que acrediten el pedido y se

pág. 13
IUS
cursará partes al Registro del Estado Civil para la anotación al margen de la
partida original y se extienda una nueva partida de nacimiento del adoptado.

3. LA ADOPCION EN EL CODIGO DE LOS NIÑOS Y ADOLESCENTES

La adopción vía administrativa se rige según el Código de los Niños


y Adolescentes norma lo relativo a la adopción de menores de edad en el Titulo
II "Adopción" del Libro Tercero "Instituciones familiares".

Conforme al artículo 115 del Código de los Niños y Adolescentes, la adopción es


una medida de protección al niño y adolescente por el cual, bajo la vigilancia del
Estado, se establece de manera irrevocable la relación paterna – filial entre
personas que no la tienen por naturaleza. En consecuencia, el adoptado
adquiere la calidad de hijo del adoptado y deja de pertenecer a su familia
consanguínea.

Para la adopción de niños o de adolescentes se requiere que hayan sido


declarados previamente en estado de abandono, sin perjuicio del cumplimiento
de los requisitos señalados en el artículo 378 del Código Civil (art. 117 del Código
de los Niños y Adolescentes).

3.1. Adopción de menores de edad declarados judicialmente en abandono

Por medio de la Ley de Procedimiento Administrativo de Adopción de Menores


de Edad Declarados Judicialmente en Abandono, Ley Nº. 26981, la Secretaria
Nacional de Adopciones (SNA) del Ministerio de la Mujer y
del Desarrollo Social autoridad central responsable de proponer la política y

pág. 14
IUS
normatividad en materia de adopción, conducir y supervisar los procesos de
adopción administrativa a nivel nacional e internacional.

Los criterios para la evaluación de los padres sustitutos son:


 Las personas que desean adoptar deben ser emocionalmente estables,
optimistas, con autoconfianza, capacidad afectiva, respeto y aceptación hacia el
niño, niña o adolescente que adoptarán.
 Deben acreditar solvencia moral y contar con recursos intelectuales normales,
de preferencia con secundaria completa.
 Además deben tener estabilidad económica y vivienda que garantice
la atención de las necesidades básicas de alimentación, salud y educación de
su futuro/a hijo/a.
 Su edad debe estar comprendida preferentemente entre 25 y 55 años.

Excepcionalmente se evaluarán las solicitudes que no se circunscriban a estas


edades.

Documentos que deben presentar los adoptantes nacionales para la adopción


de un niño, niña o adolescente:

 Fotocopia fedateada del documento de identidad (DNI)


 Copia certificada o fedateada de la partida de nacimiento de los adoptantes y de
sus hijos (de ser el caso)
 Copia certificada o fedateada de la partida de matrimonio civil (de ser el caso)
 En caso de ser divorciado(a), copia certificada de la sentencia de divorcio o
documento equivalente.
 Certificado de salud física y mental, y resultados de los exámenes médicos
(VIH, hepatitis tipo B, Rayos X y otras enfermedades infecto contagiosas)
 Certificados negativos de antecedentes policiales.
 Certificados negativos de antecedentes penales.
 Certificado de registro negativo de deudor alimentario moroso.

pág. 15
 IUS
Certificado de trabajo, declaración jurada de impuestos a la renta y otro
documento que acredite ingresos económicos.
 Certificado domiciliario.
 Fotografías actualizadas de la familia y el hogar, con una antigüedad no mayor
de 4 meses.

La legislación determina que el proceso de adopción se realice en tres etapas:


 Pre-Adoptiva,
 Adoptiva y
 Post- Adoptiva.

Las etapas que comprende el proceso de adopción, anteriormente señaladas,


tienen los siguientes plazos:

a. Preadoptiva. Se divide en dos etapas:


 Inscripción y evaluación. La inscripción dura un día, y la evaluación toma 15.
En la práctica, este plazo puede prolongarse por falta de disponibilidad
de tiempo de los adoptantes o por no presentar los documentos requeridos
oportunamente.

 Lista de espera y designación. Tarda sesenta días. Dependerá de la amplitud


de las expectativas sobre la edad y sexo de las niños y niñas, así como de la
aceptación de los antecedentes familiares y/o de salud del adoptado/a.

b. Adoptiva. Se divide en tres etapas:


 Aceptación de designación (7 días), presentación (un día), informe de empatía
(un día), externamiento (un día). Este plazo puede prorrogarse de considerar el
Equipo Técnico que el adoptado/a no está preparado para ser externado/a.
 Colocación familiar. Toma 7 días; en algunos casos puede ampliarse a 7 días
adicionales, si se considera técnicamente recomendable.
 Resolución de adopción (un día) y término de apelación (un día).

pág. 16
IUS
c. Post- adoptiva
 Esta etapa, en la que se realizan informes semestrales, tiene dos clasificaciones:
adopciones nacionales, 3 años; adopciones internacionales, 4 años.
Prioridades en lista de espera: Tienen prioridad en la designación para
adopción aquellas personas o parejas que están dispuestos a recibir en su
hogar:
 Un niño, niña o adolescente que presente alguna discapacidad;
 Una niña o niño mayor de 5 años;
 Un grupo de hermanitos.
Ello significa que su solicitud de adopción será evaluada con precedencia a las
demás, y podrán asimismo ser pasibles de una designación directa.

3.2. Adopciones internacionales de niños y adolescentes


Las disposiciones especiales para las adopciones internacionales de niños y
adolescentes están contenidas en el Capítulo III "Disposiciones especiales para
las adopciones internacionales de niños y adolescentes" del Título II "Adopción"
del Libro Tercero "Instituciones familiares" del Código de los Niños y
Adolescentes, en los artículos 129 y 130
Según el artículo 129, primer párrafo, del Código de los Niños y Adolescentes,
se entiende por adopción internacional la solicitada por residentes en el exterior.
Éstos no están exceptuados de los procedimientos y plazos establecidos en el
Código de los Niños y Adolescentes.

Requisitos:
Sólo pueden adoptar en el Perú los ciudadanos peruanos o extranjeros cuyo país
de residencia o los Organismos Acreditados y autorizados, hayan suscrito
Tratado o Convenio en la materia con el Perú o con la Secretaría Nacional de
Adopciones y se encuentren vigentes.

pág. 17
IUS
Los adoptantes residentes en el extranjero deberán presentar su solicitud de
adopción a los centros o instituciones autorizados por su país de residencia para
tramitar adopciones internacionales de conformidad con los convenios
internacionales vigentes.

Los adoptantes deberán acudir a la autoridad central extranjera competente y


presentar su documentación a través de esta entidad o de aquella institución que
la autoridad central autorice expresamente. Los documentos exigidos por la
legislación peruana son:

 Solicitud dirigida a la Secretaria Nacional de Adopciones en la que se presenta


él o los solicitantes exponiendo su motivo para adoptar una niña, niño o
adolescente.
 Copia legalizada del pasaporte
 Autorización oficial de su país para adoptar una niña, niño o adolescente peruano
en estado de abandono judicialmente declarado.
 Partida de nacimiento de los adoptantes.
 Partida de matrimonio civil, de ser el caso.
 En caso de ser divorciado o divorciada, copia certificada de la sentencia de
divorcio o documento equivalente.
 Partida de nacimiento del hijo/a o hijos/as biológicos/as, de ser el caso.
 En caso de viudez, partida de defunción correspondiente.
 En caso de tener hijo/a o hijo/as adoptados/as, presentar sus partidas de
nacimiento y reportes de seguimiento post adoptivo, en aquellas adopciones que
no hayan sido tramitadas a través de la Secretaría Nacional de Adopciones.
 Certificados negativos de antecedentes policiales y penales.
 Certificado domiciliario o documento equivalente.
 Certificados médicos de salud física y mental, con una antigüedad no mayor de
3 meses, expedidos por un centro de salud o institución autorizada, incluyendo
los resultados de los exámenes de HIV Hepatitis B, otras enfermedades infecto-

pág. 18
IUS
contagiosas y rayos X de pulmones del o los adoptantes y de las personas que
convivan con ellos.
 Certificados de trabajo, constancia de ingresos, declaración jurada
del impuesto a la renta y demás documentos que acrediten ingresos estables y
capacidad económica.
 En caso de haber participado en un taller o programa de preparación para la
adopción, presentar documentos que lo acrediten.
 Fotografía de los adoptantes, de los interiores, exteriores del hogar y de sus
familiares en hoja A-4 Bond, con una antigüedad no mayor a 4 meses.
 Informe Psico-Social de los adoptantes, el que deberá contener la
motivación para adoptar, relaciones interfamiliares, relaciones sociales y
relaciones interpersonales, evaluación de su situación económica, así como
cualquier otro aspecto que permita una mayor aproximación a su entorno socio-
familiar.
 Compromiso de seguimiento post-adoptivo expedido por la autoridad central del
país de residencia de los adoptantes consistente en la remisión de informes
semestrales del niño adoptado por un período de 4 años.
 Toda la documentación presentada por los adoptantes residentes en el exterior
deberá estar traducida al español por traductor público y legalizada las firmas
por las autoridades oficiales del país extranjero, por el Consulado Peruano y por
el Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú; y debe ser remitida debidamente
ordenada en dos fólderes plastificados para adjuntar los originales y las copias
por separado.

pág. 19
IUS

I. EL PROCESO DE ADOPCIÓN EN EL PERÚ

1.1. PANORAMA GENERAL Y REGULACIÓN NORMATIVA DE


LA ADOPCIÓN EN EL PERÚ.
El Estado peruano, considera al núcleo familiar natural o de origen como el mejor
lugar para el desarrollo de las potencialidades del niño, niña o adolescente1. Sin
embargo, existen situaciones familiares como la pobreza, abandono, maltrato
físico y psicológico, consumo de alcohol y drogas, conductas delictivas; que
vulneran los derechos de los menores, y que a pesar de las intervenciones
psicosociales realizadas con el sistema familiar no es posible garantizar el
bienestar del niño, niña o adolescente con su permanencia en la familia de
origen o ni en familia extensa. Ante ello, se abre la posibilidad de que el niño
desamparado tenga una familia a través de la adopción, como una
alternativa de protección y restitución de su derecho a vivir en una familia.

Muestra del indicado interés constituye la prolífica regulación normativa que


propende su adecuada implementación. Así tenemos el Código Civil (1984) -
en adelante CCperuano-; el Código de los Niños y Adolescentes (2000) -en
adelante CNyA-; la Ley N° 26981, Ley de procedimiento administrativo de
adopción de menores de edad declarados en abandono (1998) –en
adelante LPAAM-; el Reglamento Nº 010-2005-MIMDES. Reglamento de la ley
de procedimiento administrativo de adopción de menores de edad declarados
en abandono –en adelante RLPAAM-; y Convención sobre derechos del niño de
la ONU (1991).

1
De acuerdo al articulo I, del Título preliminar del CNyA, se considera niño a todo ser humano desde
u concepción hasta cumplir los 12 años de edad y adolescente desde los12 hasta cumplir los 18 años de edad.
pág. 20
IUS
No podemos dejar de mencionar que uno de los principios rectores más
importantes en la aplicación de cualquier medida adoptada por el Estado
concerniente al niño y adolescente, se encuentra consagrado en el CNyA,
es denominado interés superior del niño y adolescente, al respecto Plácido2
ha señalado los ámbitos de aplicación, tomando como referencia los alcances
de la Convención sobre los Derechos del Niño. De acuerdo con el autor se
trata de un instrumento jurídico: “(…) que tiende a asegurar el bienestar del
niño en todos los aspectos de la vida. Para ello y como regla general, funda una
obligación de las instancias públicas o privadas a examinar si este criterio está
realizado en el momento en que una decisión debe de ser tomada con respecto
a un niño (…). Debe servir de unidad de medida cuando varios intereses entren
en convergencia”.

2.1. CONFIGURACIÓN CONCEPTUAL DE LA ADOPCIÓN.

La adopción es un acto jurídico mediante el cual se recibe como hijo a


quien no es por naturaleza, empleando para ello los requisitos legales y
especiales. Esta crea un vínculo de filiación ficticia ante persona llamada
adoptante y otra conocida como adoptado así el adoptado adquiere la calidad
de hijo del adoptante y deja de pertenecer a su familia consanguínea.3

Por la adopción como medida de protección al niño y adolescente:

• El adoptado adquiere la calidad de hijo del adoptante y deja de


pertenecer a su familia consanguínea. Art. 377 CCperuano.
• Se establece de manera irrevocable la relación paterno-filial entre
personas que no la tienen por naturaleza (…) Art. 115 CNyA.

2
PLÁCIDO VILCACHAGUA, Alex, “El interés superior del niño en la interpretación del
Tribunal Constitucional”, en Gaceta Jurídica, Nº 62, 2006, pp. 71-86
3
TARAMONA HERNÁNDEZ, José Rubén, Derecho de Familia, Editora Triunfaremos, Lima, 1992, p. 23.
pág. 21
IUS
De las definiciones anteriores podemos desglosar las siguientes características:

a) La adopción es una institución que genera relación paterno-filial similar a la


consanguínea.

La adopción es una institución del Derecho de Familia por el cual el adoptado


adquiere la calidad de hijo del adoptante dejando de pertenecer a su familia
consanguínea.

La posición adoptado por el CC peruano, en relación a su naturaleza es la


denominada doctrina institucionalista, ya que prescribe que por la adopción el
adoptado adquiere la calidad de hijo del adoptante y deja de pertenecer a su
familia consanguínea, con la excepción prevista en el art. 385 del CCperuano,
en que podría recuperar dicha filiación.

Tiene por finalidad relaciones personales de hondo significado y


trascendencia como es la creación de una relación jurídica, un vínculo familiar
o vínculo paterno – filial entre adoptante y adoptado, que en principio viene a
ser un acto voluntario y donde los derechos y obligaciones no se fijan por
voluntad de los sujetos que intervienen, sino por voluntad de la ley.

b) Acto jurídico especial:

Es un acto voluntario porque representa la libre expresión desinteresada


de adoptar y ser adoptado, aún cuando la voluntad de éste no sea suficiente.

pág. 22
IUS
Es un acto formal en razón de que para su validez se exige del
cumplimiento de ciertas solemnidades y la intervención del Estado a través
del órgano jurisdiccional o funcionario público de la administración.

Es un acto pleno pues es una forma de constituir una familia, en virtud de la cual
el adoptado queda colocado en condición de hijo matrimonial del adoptante
con todos los derechos que establecen las leyes, provocando a la vez el
rompimiento de todo vínculo con la familia de origen.

Es un acto puro y simple que no puede hacerse bajo modalidad alguna o


sometido a una condición, plazo o modo, conforme lo previene el art. 381 del
CCperuano.

Es un acto singular y único ya que nadie puede ser adoptado por más de una
persona, a no ser por ambos cónyuges, tal como lo señala el art. 382 del
CCperuano.

c) Irrevocable:

Es irretractable, no puede quedar sin efecto por decisión unilateral del


adoptante, ni del adoptado mientras no alcance la mayoría de edad o recobre
su capacidad si fuere incapaz, menos por mutuo disenso de ambas personas.
Se trata pues de un hecho que la voluntad de las partes no puede destruir.

2.2. CONSTITUCIÓN DE LA ADOPCIÓN EN EL PERÚ.

En el Perú los procesos constitutivos para el proceso de adopción en menores


de edad son dos:

pág. 23
- IUSEl proceso administrativo

- El proceso judicial (excepcional)

A continuación desarrollaremos cada uno de ellos:

2.2.1. PROCESO ADMINISTRATIVO.

Surge como consecuencia de la situación de abandono de los niños quienes


permanecen por períodos prolongados en los Centros de atención residencial
públicos o privados. Este enclaustramiento repercute negativamente en el
desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes, afectando su
desarrollo psicomotor, evidenciando carencia de afecto, inestabilidad
emocional, algunos niños y niñas inclusive permanecen como NN,
impidiéndoseles de esta manera de una adecuada garantía del derecho al
nombre y a su identidad.

Un diagnóstico elaborado por el INABIF (Programa Integral Nacional para


el Bienestar Familiar) en febrero de 2011 señala que en el Perú habría más de
19 mil niños, niñas y adolescentes institucionalizados; de ellos 4.500 se
encuentran en los 36 Hogares del INABIF, 2.054 en las 27

Aldeas Infantiles de los Gobiernos Regionales, 1.019 en los 20 Albergues


de la Beneficencia Pública y 12.300 en los 246 Centros de Atención
Residencial Privados. Los niños, niñas y adolescentes albergados en el
INABIF, permanecen en estos centros por un promedio de 3 a 5 años.
Lamentablemente respecto a los niños, niñas y adolescente albergados en el
INABIF, sólo el 13.5% tienen Resolución de Auto de Abandono.

pág. 24
IUS

A. Requisito previo:

Para que se inicie este tipo de adopción es indispensable la declaración judicial


del estado de abandono del menor. La entidad administrativa sólo procederá
una vez que se formalice la referida exigencia. Tal declaración de acuerdo al
art. 249 del CNyA será determinada por el Juez especializado quien se asistirá
por el dictamen del Fiscal competente, siempre y cuando concurran las
circunstancias previstas por el art. 248 del CNyA. A continuación se señalan
cada una de ellas:

a. Sea expósito.
b. Carezca, en forma definitiva, de las personas que conforme a la ley tienen
el cuidado personal de su crianza, educación o, si los hubiera, incumplan
las obligaciones o deberes correspondientes; o carecieran de las
calidades morales o mentales necesarias para asegurar la correcta
formación.
c. Sea objeto de maltratos por quienes están obligados a protegerlos o
permitir que otros lo hicieran.
d. Sea entregado por sus padres a un establecimiento de sistencia social
público o privado y lo hubieran desatendido injustificadamente por seis
meses continuos o cuando la duración sumada exceda de este plazo;
e. Sea dejado en instituciones hospitalarias u otras similares con el
evidente propósito de abandonarlo.
f. Haya sido entregado por sus padres o responsables a instituciones
públicas o privadas, para ser promovido en adopción.
g. Sea explotado en cualquier forma o utilizado en actividades contrarias a
la ley o a las buenas costumbres por sus padres o responsables, cuando
tales actividades sean ejecutadas en su presencia.

pág. 25
IUS
h. Sea entregado por sus padres o responsables a otra persona mediante
remuneración o sin ella con el propósito de ser obligado a realizar trabajos
no acordes con su edad.
i. Se encuentre en total desamparo.

Se debe resaltar que en ningún cado la falta o carencia de recursos materiales


da lugar a la declaración del estado de abandono.

B. Titular del procedimiento:

El órgano administrativo encargado de la ejecución del proceso es la Dirección


Nacional de Adopciones –en adelante DNA-, órgano desconcentrado del
Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables que cuenta con sedes a nivel
nacional.

Sus funciones principales son: integrar a niños y adolescentes, declarados


en estado de abandono, a familias adoptivas, debidamente evaluadas y
tramitar el procedimiento administrativo de adopción de niños y adolescentes,
emitiendo las respectivas resoluciones administrativas.

Sucede que las solicitudes de adopción que llegan a la DNA, según da


cuenta la misma institución son más numerosas que los niños que han
sido declarados en condición de ser adoptados. Por esa razón, el Ministerio
de la Mujer ha implementado la Unidad Gerencial de Investigación Tutelar -
UGIT, instancia perteneciente al INABIF encargada de llevar a cabo el
procedimiento de investigación tutelar, que es el conjunto de actos y diligencias

pág. 26
IUS
tramitados administrativamente que están destinados a verificar el presunto
estado de abandono en que se encuentra un niño, niña o adolescente.

C. Perfil del adoptante:

El art. 11 del RLPAAM, señala que para ser aceptados como adoptantes
los solicitantes deberán reunir los siguientes requisitos:

− Madurez, estabilidad emocional y capacidad afectiva.


− Antecedentes educativos que permitan apoyar en su normal desarrollo
a la niña, niño o adolescente.
− Aptitudes, valores y sentimientos positivos hacia los niños.
− Ética, integridad moral, autoconfianza y seguridad personal.
− Expectativas y metas realistas respecto a la niña o niño por adoptar.
− Acreditar ingresos económicos estables y suficientes que permitan cubrir
las necesidades de crianza, educación, salud y desarrollo integral de la
familia especialmente del niño, niña o adolescente adoptado.

D. Edad del adoptante:

Se busca que la edad de los adoptantes tenga relación directa para lograr
la atención más adecuada del menor por adoptarse, por lo que
referencialmente de acuerdo a lo previsto por el art. 2 de la LPAAM, se tiene la
siguiente escala:

− Para niñas y niños entre 0 a 3 años, los adoptantes deberán tener entre 25
y 43 años.
− Para niños y niñas de 3 a 5 años, los adoptantes deberán tener entre 43 y
51 años.
pág. 27
IUS
− Para niños y niñas de 5 años a más, los adoptantes deberán tener entre
51 a 55 años.

E. Etapas del proceso administrativo:

La primera etapa es la denominada de información y evaluación, empieza con


la presentación de la solicitud de adopción de los cónyuges o persona natural
mayor de edad, a la DNA que la evaluará en los quince días hábiles siguientes,
y culmina con la declaración de aptitud e inclusión en la lista de adoptantes
aptos. La evaluación comprende los aspectos psicológicos, morales, sociales y
legales de los adoptantes.

La segunda etapa es la denominada de integración, inicia cuando la DNA


comunica que existe un niño o niña propuesto para adopción y envía su
expediente a los futuros padres adoptivos, quienes deben responder con su
aceptación en el término de siete días. Tras la aceptación se ejecuta todo el
proceso de integración familiar adoptiva, en el que se realiza la primera
presentación del niño con su familia, para lo cual se prepara previamente al
niño. A esta etapa se conoce también como la etapa de la empatía, tiene una
duración mínima de tres días y máxima de siete, si la profesional lo considera
necesario. Tiempo en el que la familia comparte con el niño a adoptar momentos
especiales, hábitos y rutinas de su vida en el albergue. Luego de emitirse el
informe favorable, los padres firman la Resolución de Adopción y el compromiso
post adoptivo.

Además de acuerdo al art. 12 de la LPAAM, se comunica tanto: al Juzgado de


Familia que declaró el abandono y a la Oficina del Registro Nacional de
Identificación y Estado Civil (RENIEC) para que deje sin efecto la partida

pág. 28
IUS
original y proceda de inmediato a inscribir y emitir la nueva partida de nacimiento
del menor sin expresar en ella el termino adoptado.

La tercera etapa es la de supervisión y control post adoptivo, dura tres años


en el caso de parejas nacionales y cuatro en el caso de parejas extranjeras.
Tiene como fin verificar el bienestar del niño mediante visitas semestrales a la
familia y concluye con la emisión del acta o informe final. Cabe aclarar que sólo
pueden adoptar en el Perú los ciudadanos extranjeros cuyo país de residencia
o cuyos organismos acreditados y autorizados hayan suscrito un tratado o
convenio en la materia con el Perú o con la DNA que esté vigente. Además de
lo mencionado, la edad de los padres adoptantes debe oscilar entre los 25 y 55
años, aunque hay excepciones según la edad del niño o su condición de niño
con necesidades especiales.

2.2.2. PROCESO JUDICIAL DE ADOPCIÓN DE MENORES DE


EDAD (POR EXCEPCIÓN):
Es una medida de protección al niño y adolescente, dictado por un Juez, bajo la
vigilancia del Estado, se realiza a través del Juzgado de Familia cuando
hay un vínculo entre adoptado y adoptante.

A. Requisitos:

De acuerdo al art. 128 del CNyA, en vía de excepción, podrán iniciar acción
judicial de adopción ante el Juez de Familia, los peticionarios siguientes:

a) El que posea vínculo matrimonial con el padre o madre


del niño o el adolescente por adoptar. En este caso el niño o

pág. 29
IUS
adolescente mantienen los vínculos de filiación con el padre o
madre biológicos;

b) El que posea vínculo de parentesco hasta el cuarto grado


de consanguinidad o segundo de afinidad con el niño o
adolescente pasible de adopción.

c) El que ha prohijado o convivido con el niño o el adolescente


por adoptar, durante un período no menor de dos años.

B. Titular del procedimiento:

En este proceso el órgano del estado encargado de ejecutar el proceso


adoptivo es el Juzgado de Familia. La actividad procesal es dirigida por el Juez
especializado en Familia, a través de un Proceso Único según lo establece el
art. 161 del CNyA.
El Juez para mejor resolver, notificará al Fiscal de Familia, quien emite
dictamen sobre la carga probatoria y podrá solicitar al equipo técnico un
informe social respecto de las partes intervinientes y una evaluación psicológica
si lo considera necesario.

C. Requisitos:

C.1. Generales.- De acuerdo al art. 378 CCperuano son los siguientes:

− Solvencia moral del adoptante.

La solvencia moral se explica por obvias razones, ya que


la adopción busca proveer al adoptado de un clima familiar
adecuado a su formación por la existencia de los indispensables
valores éticos, es por ello que se evita el prohijamiento de

pág. 30
IUS
personas dedicadas a la delincuencia, vicio o vagancia.4 Este
requisito no es tan sencillo de probar pues no bastan los
certificados de antecedentes penales, judiciales o de buena
conducta sino que es fundamental demostrar que la vida llevada por
el futuro adoptante ha sido adecuada y que puede ofrecer al
adoptado la esencia y trascendencia de las relaciones humanas.

− Diferencia de edad entre


adoptante y adoptado.

La edad del adoptante es un requisito indispensable en la


adopción, por eso la totalidad de los cuerpos legislativos
establecen una edad determinada y la diferencia que debe
existir entre el adoptante y adoptado. El Código Civil peruano
establece que la edad del adoptante debe ser por lo menos igual a
la suma de la mayoridad (dieciocho años) y la del hijo por adoptar,
aún cuando la fórmula pudo ser más concreta al establecer que
entre adoptante y adoptado debe haber por lo menos dieciocho
años de diferencia. A esta edad más la del adoptado, permite
suponer que el adoptante se halla en el pleno ejercicio de sus
derechos civiles y la exigencia de que podrá cumplir con los
deberes que le señalan las leyes.

Como se ha mencionado anteriormente, el objetivo al


otorgar la adopción es generar un vínculo familiar que se parezca
lo más posible al biológico, es por ello que ya que se puede ser
padre a partir de cierta edad, resultaría antinatural que el hijo sea
mayor que su propio padre. Ordinariamente no se es padre o madre

4
CORNEJO CHÁVEZ, Héctor, Derecho Familiar peruano, Vol. V, Studium, Lima, 1997, p. 45.
pág. 31
IUS
antes de cierta edad, lo que significa que entre el progenitor y
procreado hay una cierta diferencia de años por lo menos.

− Asentimiento del cónyuge del adoptante.

La adopción no solo significa el ingreso en el hogar de una


persona extraña al cónyuge del adoptante. También implica un
desmedro en los derechos y la expectativa hereditaria de dicho
cónyuge, lo que, por no tratarse de un vínculo nacido de la
naturaleza no quiere la ley que ocurra sin el consentimiento del
afectado.5

Este artículo permite que uno solo de los cónyuges sea el


adoptante, es decir figuraría como el único padre o madre en tanto
que el otro cónyuge no tendrá ningún tipo de relación paterno-filial
con el adoptado. El principio general que establece la norma supone
que la adopción no es realizada por ambos cónyuges sino por uno
solo de ellos sin que el otro solicite ni se adhiera a ella, solo se
requiere su asentimiento.

Siguiendo a Varsi6 la adopción por uno solo de los cónyuges


(adopción unipersonal) no es la regla sino la excepción, pues solo
se dará en aquellos casos en los cuales la unión conyugal se
encuentra desgastada o desquiciada y ha sobrevenido una
separación de cuerpos. Y es, en este sentido, que siendo el
matrimonio un compartirse, un entregarse, un darse mutuamente
la adopción implica, también, una situación que debe ser asumida

5
Ibídem, p. 47
6
VARSI ROSPLIOSI, Enrique, “Comentario a los artículos 377-385 del Código Civil”, en
GUTIÉRREZ CAMACHO Walter, Código Civil Comentado, Tomo II, 2ª ed., Gaceta Jurídica, Lima 2007, p.
670
pág. 32
IUS
de manera conjunta por ambos, marido y mujer. Ahora bien, si
uno de ellos no quiere asumir la paternidad, tampoco puede
negarse a que el otro lo haga si está decidido, de allí que se
establece la salvedad del asentimiento

− Asentimiento del adoptado mayor de 10 años.

La razón de esta exigencia es obvia, pues nadie hay más


interesado en la adopción que el propio adoptado y repugnaría el
prescindir de su opinión para darle por padre o madre a persona
que él rechaza.

Al respecto, existe un pronunciamiento jurisprudencial, (Pleno


Jurisdiccional, Acuerdo N° 3, Ica, 1997), por el cual se establecen
algunos criterios concretos que los jueces del Poder Judicial
peruano deberán emplean para valorar la declaración del niño y la
opinión del adolescente. Allí se acordó por consenso que los
criterios a ser tomados en consideración para valorar la declaración
del niño y la opinión del adolescente los siguientes:

- La edad (requisito legal).

- El grado de madurez (requisito legal).

- El entorno psicosocial.

- El tiempo de permanencia con los padres.

- La libertad e influencia de padres y de quienes conforman su entorno.

- Razonamientos y valores (consistencia de las versiones).

pág. 33
IUS
- Grado de instrucción.

- Estado de salud física y mental.

- Medio familiar estado emocional al momento de la entrevista.

- Carácter espontáneo o programado de la declaración.

− Asentimiento de los padres del adoptado, si estuviese bajo


su patria potestad o bajo su curatela.

Los padres directa y profundamente son afectados por el hecho


de la adopción de allí que deban dar su asentimiento frente a este
determinante acto jurídico familiar. Este asentimiento de los padres
se dará siempre que los hijos estén bajo su custodia legal, sea
siendo menores de edad (patria potestad) o incapaces por algún
tipo de deficiencia (curatela). Es importante señalar que el
asentimiento de los padres es esencial para la formalización de
este acto jurídico, de allí que debe ser formal y ajustarse a lo
previsto por la norma.

− Que se oiga al tutor o curador y del consejo de familia cuando el adoptado


es incapaz.

A diferencia de los padres, el tutor o el curador no tienen que dar


su asentimiento sino tan solo su opinión. Esto se da por razones
lógicas ya que el tutor o el curador, si bien tienen una relación de
custodia y cuidado de la persona y bienes, carecen del vínculo

pág. 34
IUS
afectivo, espiritual y legal de la paternidad, el cual justifica sí el
asentimiento.7

− Comparecencia personal del adoptante extranjero ante el


juez si se trata de la adopción de un menor de edad.

La necesidad de exigencias adicionales cuando el adoptante es


extranjero surge cuando un número no determinado de casos
pusieron en evidencia graves abusos cometidos en perjuicios de
menores de edad llevados al exterior en calidad formal de hijos
adoptivos.

C.2. Especiales.- De acuerdo a los arts. 383 y 384 del CC peruano son los
siguientes:

a. Adopción por tutores y curadores

Será viable sólo después de ser aprobadas las cuentas de su


administración.

b. Adopción cuando el adoptado posee bienes.

Será viable sólo después de que dichos bienes sean


inventariados y tasados judicialmente y que además el adoptante
constituya garantía suficiente a juicio del juez.
Este artículo ofrece una protección al adoptado en lo
referente a su patrimonio (bienes, intereses pecuniarios) frente
a alguien que pretenda ocultar con la adopción malos manejos
ya realizados o por efectuar.

7
VARSI ROSPLIOSI, Enrique, “Comentario a los artículos 377-385”…, Ob. cit., p. 672
pág. 35
IUS
En definitiva la ratio iuris es que tanto el tutor como el curador
podrán adoptar a su pupilo o curado (según sea el caso) una vez
extinguidas las obligaciones emergentes de su función tutelar.

1A Etapa: Preadoptiva o Evaluativa


1. Asistencia a la Sesión Informativa.
2. Asistencia a los Talleres de Preparación para la Adopción.
3. Los solicitantes ingresan la Ficha de Inscripción a Mesa de partes.
4. Evaluación psicosocial.
5. Evaluación legal: entrega de carpeta con documentos para la evaluación legal.
6. Declaración de aptitud (De lo contrario se resuelve la improcedencia o situación
desfavorable para la adopción).
7. Ingreso al Registro Nacional de Adoptantes.
8. Propuestas de Designación al Consejo de Adopciones.

2A Etapa: Adoptiva
1. Se comunica la Designación.
2. Tienen siete días, para enviar carta de aceptación.
3. Comunicación a alberge para preparación del niño.
4. Etapa de Empatía: Presentación del niño con su familia; dura de cuatro a siete
días hábiles.
5. Externamiento.
6. Etapa de Colocación Familiar con fines de adopción: dura siete días naturales,
prorrogables a siete días naturales más. Durante esta etapa se realizan dos
visitas una inopinada y otra concertada.
7. Firma de la Resolución de Adopción y el compromiso de seguimiento y
acompañamiento post adoptivo.
8. Plazo de ley para que la resolución de adopción quede firme (1 día)
9. Comunicación a la RENIEC y obtención de la nueva partida del niño, niña o
adolescente adoptado.

pág. 36
IUS
3A Etapa: Seguimiento y Acompañamiento Post Adoptivo
En el Seguimiento y Acompañamiento Postadoptivo Nacional, se realizan visitas
semestrales a las familias por tres años. En caso de adopciones internacionales
las familias o instituciones autorizadas deberán remitri informes semestrales
durante un periodo de 4 años, salvo lo dispuesto en los convenios
internacionales.

Adopción Internacional
Los requisitos para la Adopción Internacional, ya sean de Parejas Peruanas,
Mixtas o Extranjeras residentes en el Extranjero se explica en el punto 19 de las
Preguntas Frecuentes (FAQ).

2.3. EFECTOS DE LA ADOPCIÓN EN PERÚ.

Declarada la adopción se producen los siguientes efectos:

1) El adoptado adquiere la calidad de hijo del adoptante y

13
deja de pertenecer a su familia consanguínea.

Página
La adopción es catalogada una institución tutelar del Derecho
de Familia mediante la cual una persona adquiere de otra la calidad
de hijo a pesar de carecer de vínculos sanguíneos con ella. De
esta manera, la ley crea una relación paterno filial plena respecto
del adoptante (padre y madre) y el adoptado (hijo), quien deja de
pertenecer a su familia biológica y pasa a ser parte de su nueva
familia con todos los derechos que como hijo le corresponden, tales
como al nombre, alimentos, herencia y los derivados de ellos8. En

8
Ibídem, p. 665
pág. 37
IUS
este caso la familia queda estatuida por la ley. Se crea un vínculo
de filiación entre dos personas que no se encuentran unidas
biológicamente esta situación se desplaza, y trasciende a los demás
miembros de la familia.

2) El adoptado llevará los apellidos del adoptante o


adoptantes, pero desaparecerán los apellidos originales.
Por cuanto el adoptado es por lo general un expósito o un menor
abandonado moral y materialmente que se incorpora a nueva
familia, que lo acoge como si fuera de él, por ello la filiación
original del adoptado pierde su efecto jurídico y es sustituida por el
apellido del adoptante o los adoptantes.9
El hijo adoptivo adquiere una familia no solamente desde el punto
de vista espiritual y

afectivo, sino también desde el punto de vista jurídico, lo que implica


una integración total de adoptante y adoptado, lo que guarda
plena relación con lo dispuesto en el artículo 377 del
CCperuano que establece que el adoptado asume la calidad
de hijo del adoptante y deja de pertenecer a su familia
consanguínea.
La adopción es una figura jurídica de raigambre social y como tal
es un acto muy solidario y muy humano, por ello se trata de un acto
con mucho contenido de amor. En este sentido todas las normas
que regulan la adopción deben ser simples para facilitar y promover
esta alternativa de paternidad, ello implica la sanción de normas
jurídicas acordes a la realidad para no mediatizar los legítimos
deseos de quienes quieren adoptar. Hay una serie de

9
DURAND CARRIÓN, Julio, “Comentario al artículo 21 del Código Civil”, en GUTIÉRREZ CAMACHO,
Walter, Código Civil Comentado, Vol. II, 2ª ed., Gaceta Jurídica, Lima 2007, p. 98
pág. 38
IUS
disposiciones administrativas al respecto, pero es importante este
artículo porque releva el apellido de la familia natural para ser
sustituido por el de la familia adoptante, lo cual es a su vez muy
positivo porque tiene un gran efecto psicológico y social que le
permitirá al adoptado un proceso de integración familiar seguro y
armonioso con toda la familia que lo recibe con amor.

3) El adoptado menor de edad estará sujeto a los deberes


y derechos que genera la patria potestad del adoptante.
De acuerdo al art. 423 del CCperuano, son deberes y derechos de los
padres que ejercen la patria potestad: Proveer al sostenimiento y educación
de los hijos; dirigir el proceso educativo de los hijos y su capacitación para
el trabajo conforme a su vocación y aptitudes; corregir moderadamente a
los hijos y, cuando esto no bastare, recurrir a la autoridad judicial solicitando su
internamiento en un establecimiento dedicado a la reeducación de menores;
aprovechar de los servicios de sus hijos, atendiendo a su edad y condición
y sin perjudicar su educación; tener a los hijos en su compañía y recogerlos
del lugar donde estuviesen sin su permiso, recurriendo a la autoridad si es
necesario; representar a los hijos en los actos de la vida civil y administrar los
bienes de sus hijos.
La patria potestad tiene un objetivo elemental que es cuidar de manera
integral a los hijos que no pueden atender de manera personal sus
necesidades, se presenta como una institución de amparo y defensa del menor
que no se halla en aptitud de defender su propia subsistencia, ni de cautelar
sus intereses, ni de defender sus derechos, ni de formar su propia
personalidad.

4) El adoptado menor de edad tiene derecho a los alimentos y


en algunos casos sobrepasando la edad de los 18 años conforme al
art. 424 del CC.

pág. 39
IUS
Sobre la situación excepcional prevista se ha considerado que subsiste la
obligación de proveer al sostenimiento de los hijos e hijas solteros mayores
de dieciocho años que estén siguiendo con éxito estudios de una profesión u
oficio hasta los 28 años de edad; y de los hijos e hijas solteros
que no se encuentren en aptitud de atender a su subsistencia por causas
de incapacidad física o mental debidamente comprobadas.
5) Los hijos adoptivos tienen iguales derechos sucesorios
respecto de sus padres conforme lo establece el art. 818 del
C.C.
La legislación ha previsto el principio de igualdad en cuanto a
los derechos sucesorios de los hijos esta disposición
comprende a los hijos matrimoniales, a los extramatrimoniales
reconocidos voluntariamente o declarados por sentencia, respecto
a la herencia del padre o de la madre y los parientes de estos, y
a los hijos adoptivos.

2.4. CESE DE LA ADOPCIÓN:

a. Por nueva adopción:

Nada impide una segunda adopción, pero esta


implica la extinción de la primera.

b. A pedido del adoptado:


El menor o incapaz que haya sido adoptado puede pedir que
se deje sin efecto la adopción dentro del año siguiente a su
mayoría de edad o a la cesación de su incapacidad. El plazo es
de un año se computará desde que adquiere su mayoría o cesa de
su incapacidad de acuerdo a lo señalado por el art. 385 del CC
peruano.

pág. 40
IUS
En realidad éste no es un verdadero caso de revocación, es
decir, uno que se retracte de su voluntad quien libremente y con
plena capacidad jurídica la dio, pues se trata de un menor o un
incapaz que no expresaron en forma alguna su voluntad; en este
caso no está revocando su voluntad sino manifestando, solo ahora,
la que realmente tiene. Su carácter jurídico-legal va a permitir que
la adopción sea susceptible de revocación y de anulación -actos y
sanciones- que son impensables en la filiación biológica.
Es necesario destacar que la muerte no extingue la adopción,
ya que producida ésta, deja subsistente el vínculo adoptivo.

IV. ASESORÍA JURÍDICA


Brindamos asesoría legal y ayuda, a extranjeros, nacionales o matrimonios
mixtos, personas solteras o viudas (de acuerdo a Ley, los convivientes no
pueden adoptar), que deseen adoptar administrativamente a través del MIMP o
que deseen adoptar por intermedio de un Proceso Judicial (Adopción por
Excepción).
La información que nos brinde será confidencial y reservada, ya que su
confiabilidad y privacidad es importante para nosotros; contáctenos, enviando su
email, nombre e inquietud; y, en la brevedad posible, le responderemos.

V. ¿QUIERE DAR EN ADOPCIÓN A SU HIJO O HIJA?

En nuestro país, existen familias o madres solteras que desean dar en adopción
a sus hijos, ya sea porque tienen más de los que pueden mantener o educar,
porque su situación económica es de extrema pobreza, o han sido abandonadas
por el padre biológico o quizás han sido violadas; las razones, son diversas y en
algunos casos complejos, lo real es que, existe una gran verdad ¡Quieren dar en
adopción a sus hijos!.

pág. 41
IUS
Paradójicamente, existen familias peruanas o extranjeras que desean adoptar a
un niño o una niña o adolescente y llenar ese vacío de felicidad que significa ser
¡papá! o ¡mamá!.

Es por ello que, SI USTED QUIERE DAR EN ADOPCIÓN A SU HIJO O HIJA, le


brindaremos ayuda dentro del margen legal, para lograr su objetivo; remita su
información, la cual publicaremos si así usted lo cree conveniente. En caso que
su información afecte a la legalidad o las buenas costumbres, nos reservaremos
el derecho de publicarlo.
No dude en comunicarse con nuestro Estudio Jurídico, que en la brevedad
posible le atenderemos con la cordialidad debida.

pág. 42
IUS

CONCLUSIONES.

 Desde tiempos muy remoto en este planeta llamado Tierra se ha venido


haciendo trabajos a favor de los menores y especialmente del menos en
estado de abandono, 4,000 A.C. surge las civilizaciones en Egipto y Sumeria
en ellas ya existía acciones de represión contra menores y de protección a
favor de ellos, recordemos también que la hija de Faraón Trémula adoptó a
Moisés que había sido abandonado por su madre cuando los Egipcios
habían ordenado que todo niño israelita que naciera lo matará. Los Egipcios
protegían a los menores los padres que mataban a sus hijos eran castigados.

 La adopción no puede ser considerada como un contrato, sino como un acto


jurídico extracontractual, por el cual se acepta como hijo propio a quien no
lo es en realidad.

 Por regla general, señala la adopción, en casi todas las legislaciones, no solo
exigen el otorgamiento del instrumento auténtico en que conste sino que
impone la intervención de la autoridad judicial, sea para la organización,
trámite y resolución de un expediente para la simple aprobación de la
adopción.

 La adopción se tramita con arreglo al Código Civil, Código Procesal Civil y el


Código del Niño y Adolescente y el reglamento de la ley de procedimientos

pág. 43
IUS
administrativos de adopción de menores de edad declarados judicialmente
en abandono.

 La adopción, el abandono y el tráfico de niños se da como consecuencia


de la pobreza de la familia campesina y urbana marginal, por
la violencia armada, por la insensibilidad de la sociedad, por la crisis ética de
los magistrados, fiscal y abogados y por el poder económico de adoptantes
nacionales y extranjeros

pág. 44
IUS BIBLIOGRAFÍA
 Manual de Derecho de Familia HINOSTROZA MINGUEZ, Alberto. Editorial
San Marcos, 1999.

 Manual de Derecho de Familia. Doctrina, Jurisprudencia y Práctica Gallegos


Canales, Yolanda Jurista Editores. Lima, 2008.

 Código Civil Jurista Editores. Lima 2007.

 Código Procesal Civil Jurista Editores. Lima 2007.

 Código de los Niños y Adolescentes Jurista Editores. Lima 2007.

 Ley que regula el Proceso Contencioso Administrativo

 Ley de Competencia Notarial en Asuntos No Contenciosos

w.w.w.mimdes.gob.pe

pág. 45