Está en la página 1de 4

NORMA INTERNACIONAL DE AUDITORÍA 265

COMUNICACIÓN DE LAS DEFICIENCIAS DEL CONTROL INTERNO A


LOS RESPONSABLES DEL GOBIERNO Y A LA DIRECCIÓN DE
LA ENTIDAD

Alcance de esta NIA

1. Esta norma de auditoría se encarga de tener en cuenta la opinión del auditor, quien
tiene la responsabilidad de comunicar adecuadamente a los encargados del gobierno
de la entidad, las deficiencias de gestión y de control interno.

2. Asimismo, el auditor debe obtener un entendimiento del control interno relevante


para la auditoria al momento de identificar y evaluar los riesgos, es decir comunicar las
deficiencias relevantes y con la suficiente materialidad como para tomarse en cuenta.

3. Esta NIA no impide al auditor comunicar a los encargados otros asuntos de control
interno que se hayan identificados.

Fecha de entrada en vigor:

4. Esta NIA entra en vigencia para la auditoría de estados financieros a partir del 15 de
diciembre de 2009.

Objetivo:

5. El principal objetivo es comunicar adecuadamente a los encargados de las


deficiencias de la gestión del control interno que el auditor ha encontrado, durante el
proceso de auditoría, para que los mismos sean atendidos.

Definiciones:

a) Deficiencia en el Control Interno:

I. se produce cuando un control es diseñado, implementado y operado de tal


manera que no es capaz de prevenir, detectar o corregir representaciones
erróneas de los Estados Financieros
II. Se da Cuando no existe un control necesario para prevenir o detectar y
corregir errores en los Estados Financieros.

b) Deficiencia significativa en el control interno: Conjunto de deficiencias que


a juicio profesional del auditor es de suficiente importancia para ameritar la
atención de los encargados.

Requerimientos o Pasos

 Identificar si ha encontrado deficiencias en el nivel interno.

 Determinar si son deficiencias significativas.

 Comunicar por escrito a los responsables del gobierno de la entidad, las


deficiencias significativas encontradas.

 Deberá analizar si es conveniente informar a las respectivas direcciones, las


deficiencias significativas que este encontró en el control interno, porque a veces
son cometidas por la dirección con intenciones fraudulentas.

 En su informe escrito sobre las deficiencias encontradas, deberá especificar


estas y sus posibles consecuencias, en un leguaje que sea compresible tanto
para el gobierno o dirección de la entidad. También debe dejar claro que la
finalidad principal de la auditoria era opinar sobre los estados financieros, pero
que por requisito tuvo que hacer una pequeña evaluación sobre los procesos de
control interno, que sirven como medio para la elaboración de los estados
financieros.

Guía de aplicación y otras anotaciones explicativas

Determinación de si se han identificado deficiencias en el control interno

Si existiera defectos o fallas dentro del control interno, el auditor podrá entablar una
discusión sobre los puntos más importantes de este hallazgo con el personal de la
dirección que corresponda (autorizado para tomar medidas de corrección), informando
sobre las deficiencias encontradas y que hayan sido obviadas por la dirección con
anterioridad.

Cuando el auditor discuta sobre los hallazgos hechos con la dirección, puede obtener
datos relevantes como: Conocimiento real o supuesto sobre las deficiencias;
excepciones por deficiencia, indicaciones preliminares de los hallazgos.
No en todos los casos es adecuado que el auditor comente las deficiencias
encontradas a la dirección, debido a que estos hallazgos pueden influenciar de manera
directa a esta.

Para entidades pequeñas: los procedimientos complejos para la detección de defectos


que utilizan entidades de mayor escala, difieren con el de una pequeña, ya que en las
entidades pequeñas suele suceder que la cantidad de empleados es menor, limitando
de este modo el repartimiento de funciones y actividades que estos realizan, siendo
para la dirección un proceso más simple de detección de errores.

Deficiencias significativas en el control interno

La veracidad de una falta o de varias respecto al control interno depende no solamente


si se ha cometido un error; sino también de depender de la posibilidad de que se pueda
realizar y de la posible magnitud de la falta.

Todo auditor para determinar si una falta en el control interno constituye una deficiencia
significativa debe de tener en cuenta cuestiones como:

1. Exposición del activo o pasivo correspondiente a pérdida o fraude

2. Las cantidades en los estados financieros que podrían estar afectadas por los
errores o las faltas

3. La interacción del error con otros errores en el control interno

La evidencia de aspectos nulos del entorno de control como lo son la identificación de


fraude de la dirección y el mal manejo de parte de la dirección respectó a la toma de
decisiones correctas; son indicadores de faltas en el control interno.

Como toda empresa lleva un control los cuales pueden elaborarse para que funcionen
de una forma individual, con el objetivo de prevenir y poder corregir alguna falta que se
dé en un proceso de actividades.

Todo auditor tiene la obligación de dar a conocer a los encargados de X empresa a la


cual este auditando los errores que encuentre en el control interno durante la
realización de la auditoria.

Cuando una jurisdicción hay determinado términos para la comunicación de las faltas
en el control interno, y no haya definido dichos términos, el auditor puede usar su juicio
para poder comunicar los errores encontrados.
Esta NIA sigue siendo aplicable con independencia de que las disposiciones legales
requieran o no la utilización por el auditor de términos específicos.

Comunicación de deficiencias en el control interno

El auditor debe de determinar en qué momento realizar el informe escrito de las


deficiencias en el control interno, sin importar si antes ya las hizo públicas a la dirección
de la entidad, en donde ayuda a los gobiernos de la entidad en su supervisión, teniendo
en cuenta si la entidad es pública o no, la complejidad de la misma, así como la
cantidad de detalle y requerimientos legales, en donde el gobierno de la entidad es la
responsable por corregir las deficiencias y estimar el coste que requiera, teniendo la
comunicación necesaria con el responsable del control interno o el equivalente del que
puede tomar medidas respecto a las deficiencias en el control interno.

No en todas las deficiencias identificadas es correcto informar a la dirección, en el caso


de fraude o incumplimiento de controles a propósito de parte de la dirección, en donde
queda a juicio del auditor en su opinión profesional. En caso de deficiencias poco
significativas se harán por el juicio profesional del auditor y a la luz de las
circunstancias, sin necesidad de un informe escrito.

En caso que en una auditoria anterior se haya mencionado deficiencias y no se hayan


corregido no es necesario que el auditor las mencione en la auditoria actual, así como
de auditoria interna o de entidades reguladoras