Está en la página 1de 148

Toradora no Fansub presenta:

Toradora!: Volumen 09 Prólogo

Me duele

Todo estaba iluminado por esa voz.

Mas aquella vocecita fue inmediatamente acallada por el rugido de la asoladora tormenta de
nieve. Al contemplar aquel mundo que lo rodeaba de un blanco deslumbrante, sintió como
si fuese a ser devorado por los fuertes vientos. Intentó mirar en dirección de donde provenía
la voz, pero el viento que surcaba su rostro le hizo imposible abrir los ojos.

Me caí… me duele…

La débil voz se escuchó nuevamente, pero desapareció casi de inmediato. Él quería


encontrarla lo antes posible, pero los vientos bajo cero lo empujaban hacia atrás.

Entonces descubrió sus uñas entre la blanca nieve, todavía más blancas de lo usual.

Sus ojos se posaron sobre sus pequeñas muñecas, sus diminutos hombros y también sobre
su rostro cubierto casi por completo de nieve.

Desesperado por rescatarla, se impulsó hacia adelante con todas sus fuerzas. Sacó con
dificultad sus botas de la nieve que le llegaba hasta las rodillas y finalmente fue capaz de
tomar sus dedos con la mano extendida.

Sin embargo…

No puedo soportarlo más.

Era demasiado tarde. Ella se resbaló como si perdiese su último punto de apoyo.

“¡¡TAIGAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA---!!”
FIN PRÓLOGO – VOL 09
Toradora no Fansub

Traducción: Fye Tsukishiro


Corrección: Ogichi
Edición: Wins
Toradora no Fansub presenta:

Toradora!: Volumen 09 Capitulo 01

Él despertó sujetándose la cabeza justo cuando pensó que estaba a punto de caer.

“¡Guaa!... Eso me dio un susto… mortal…”

Estaba tan asustado que cubría su boca con manos temblorosas y empapadas de un sudor
que salaban sus labios.

Fue un sueño. Todo fue sólo una pesadilla.

Sus manos no eran las únicas partes de su cuerpo que temblaban incontrolablemente. El
cuerpo entero de Takasu Ryuuji se estremecía sin control, incluyendo su respiración y
habla. Sus músculos estaban tensos e incapaces de relajarse aunque sea un poco y miraba
como si estuviera a punto de transformarse en un demonio en cualquier momento.

Afortunadamente sólo fue un sueño, pero de cualquier forma fue tan…

“…Oye ¿Te encuentras bien? ¿Por qué no te sientas primero?”

Ryuuji finalmente fue traído de vuelta a la tierra tras escuchar aquellas palabras. En ese
momento se percató de que estaba de pie en medio del salón de clases. Sus grandes y
temblorosos ojos miraban fijamente a los más pequeños de la solterona Koigakubo Yuri,
quien estaba parada en el podio enfrente del salón. Todos los compañeros de clase sentados
en sus pupitres observaban a Ryuuji.

“¡Lo… lo siento! ¡Umm…! Me quedé dormido, fue por eso…”

Él se apresuró a sentarse y se desplomó en el pupitre a fin de cubrir su rostro que ardía de la


vergüenza.

Recordó que se había quedado dormido debido al aburrimiento de esperar a que su


profesora llegase al salón para el período de descanso después de un día entero de clases.
Posteriormente había caído en un sueño profundo y tenido una pesadilla, para después
levantarse abruptamente en medio del salón gritando el nombre de una compañera de clase.

¿Cómo podía haber hecho tal cosa?


“Está bien. De todas formas no se podía hacer nada al respecto”

La solterona (30) cruzó sus brazos encima de su suéter con cuello en forma de V, al parecer
estaba sorpresivamente tranquila frente a la alteración. Su amable tono de voz no sonó
como el tono que ella utilizaba para regañar a un estudiante que había estado durmiendo en
clase.

“Es sólo que el accidente que Aisaka-san tuvo en la montaña te traumatizó”

Para completar la actitud amable de su tutora de clase, los demás compañeros de Ryuuji no
se rieron de sus acciones. Todo el mundo se limitó a asentir con la cabeza en señal de
comprensión a la espera de que Ryuuji superase la vergüenza y se calmara.

Kitamura Yuusaku, sentado en la primera fila volteó y asintió, al igual que Kushieda
Minori, quien estaba sentada cerca del pasillo. Haruta y Noto que estaban sentados detrás
de Ryuuji seguramente asintieron también. Entretanto, sólo Kawashima Ami, quien estaba
sentada junto a la ventana, miraba a través de ésta, aparentemente indiferente a la alteración
en el aula.

“El joven Takasu-kun que acaba de tener una pesadilla, recuerde por favor entregar este
formulario mañana”

Solamente al escuchar el recordatorio de su tutora de clase fue que Ryuuji advirtió la hoja
de papel que había sido colocada en su pupitre mientras dormía. En el formulario podía
leerse: ‘Sondeo de aspiraciones para la Educación Superior’.

“Éste formulario servirá como base para planificar las clases del próximo año. Lo repetiré
para todos; por favor no lo olviden ¿Entendido…?”

Ryuuji suspiró profundamente en medio de las respuestas desganadas de sus compañeros y


observó el formulario que estaba encima de su pupitre mientras se agarraba la cabeza.
¿Cuáles aspiraciones para la educación superior? ¿Y de qué trauma estaban hablando?

Hacía más de una semana que la excursión escolar había tenido lugar. Los dolores
musculares debido a esquiar ya habían desaparecido, por lo que únicamente quedaban los
recuerdos del viaje; ya fueran sucesos alegres o tristes, graciosos o serios… de todos sus
recuerdos; la mayoría eran de Aisaka Taiga.

Esa chica se cayó desde el borde de la montaña nevada.

(Me duele…)

Se perdió en la montaña durante una tormenta de nieve.

(Me caí… duele…)


La sangre que manaba de su frente y la palidez mortal de su cuello cuando cayó hacia atrás.

(Ah… ¿Kitamura-kun?)

Al final, Ryuuji bajó desde el borde del acantilado para rescatarla, pero ella lo confundió
con Kitamura y le dijo:

(No importa lo que haga, aún así a Ryuuji yo lo…)

“Ahhh…”

Él golpeó abruptamente su cabeza contra el escritorio arrugando el formulario en el


proceso. Todo el mundo fingió no escuchar nada pese al fuerte impacto. No importa lo que
haga, aún así Amo a Ryuuji… Eso era lo que Taiga había dicho. Y la persona a la que había
confundido con Kitamura no era otra más que el mismísimo Ryuuji quien la cargaba en su
espalda y no había tenido oportunidad de corregir aquel error inconcebible. Cuando
regresaron a la cima del acantilado y Taiga recuperó finalmente plena consciencia, no hubo
tiempo de explicar nada puesto que ella fue llevada inmediatamente al hospital. Así que
actualmente la situación era que Ryuuji no sabía nada de aquello, que Kitamura había sido
la persona que bajó para salvarla y que Taiga no había dicho nada. Sin embargo, en los
recuerdos de Ryuuji de aquella tormenta (o como todos le llamaban, el trauma mental) las
palabras de Taiga seguían grabadas claramente en su memoria.

Así que ¿Cuáles aspiraciones?

¿Cómo puede importarle la planificación de clases a una persona que hace apenas una
semana estaba luchando en una tormenta de nieve? ¿Cuál mañana? ¿Cuál futuro?
¿Cuáles aspiraciones?

Ryuuji retorció su expresión, mirando como si hubiese ingerido veneno. ¿Cómo esperan
que considere mis aspiraciones en tales condiciones…?

“Oye, Takasu-kun, se supone que debemos estar haciendo reverencia”

“…Oh…”

La chica detrás de Ryuuji tocó su espalda provocando que él levantara su cabeza


rápidamente. Todos los demás ya se habían puesto de pie y esperaban que Kitamura diera la
indicación para despedir a la tutora de clase. Ryuuji se incorporó ruidosamente e hizo una
reverencia junto con el resto de los estudiantes.

Un momento después de que la tutora se retirase del aula, la clase 2-C se llenó
inmediatamente de risas y conversaciones. Sin embargo, la figura diminuta de Taiga no
había regresado todavía.

Ryuuji volteó repentinamente hacia el asiento vacío de Taiga, su boca formaba una mueca
de V invertida, haciéndolo lucir aún más como si acabase de ingerir veneno.
Taiga había abandonado a Ryuuji para que él estuviera solo en aquel mundo de feroces
tormentas, utilizando su imagen cubierta de nieve para atraparlo mientras ella desaparecía
en la realidad… y era posible que ella de hecho estuviese huyendo. Taiga no había visitado
el apartamento de Ryuuji ni una sola vez después del viaje escolar. De acuerdo con la
solterona, la salud de Taiga no había sido buena desde que su madre se la llevó, así que
había estado recuperándose en un hotel en Tokio. Además su teléfono móvil había estado
apagado todo este tiempo.

Bajó la cabeza aún más al tiempo que mordía sus labios inconscientemente. Sus ojos
triangulares miraban fijamente el asiento vacío de Taiga. El pupitre pareció estremecerse
ligeramente, pero era probablemente debido a las pisadas de la gente que corría alrededor.

Taiga podría haberlo recordado todo. Podría haber decidido no regresar después de recordar
que había sido Ryuuji, no Kitamura a quien había confesado la verdad. Ryuuji ya había
pensado en eso.

¿Qué pasaría si en verdad ocurriera tal cosa? El pupitre se sacudió nuevamente… porque
la chica que se sentaba junto a Taiga se levantó de un salto.

Ryuuji era incapaz de moverse aunque las clases hubiesen terminado. La tormenta de nieve
en su mente recrudeció pese a que pudo apartar la mirada del asiento de Taiga.

El viento helado de aquel día había atrapado los pasos del presente.

Si tan solo pudiese contemplar la imagen enérgica de Taiga y escuchar su voz habitual,
entonces podría ser capaz de liberarse de aquel mundo de feroces tormentas y vientos
gélidos.

***
“¡Hace mucho frío! ¡La fila no está avanzando nada! ¡Ah!”

“Cuatro personas acaban de salir hace un momento… ¡Entre más tiempo estamos aquí más
frío hace!”

“¿Qué hora es?”

El reloj del teléfono móvil mostraba que eran las 5:00 p.m. Ryuuji comprobó si tenía algún
mensaje nuevo antes de cerrar la tapa de su teléfono celular y procedió a frotarse las manos
vigorosamente como si quisiera producir fuego con la fricción resultante. El sol ya se había
puesto, los coches y camiones que pasaban a toda velocidad por la calle principal
destellaban numerosos reflejos de las luces blancas del camino. Febrero había llegado y el
clima se había vuelto sumamente frío, la temperatura estaba por debajo de los cero grados.
El viento de la tarde era tan frío y feroz que forzaba a estos estudiantes de secundaria a
cerrar las bocas, sentían como si la primavera nunca fuese a llegar.

Noto presionó sus manos contra sus grandes orejas al tiempo que entrecerraba sus ojos ya
de por sí pequeños para formar una línea todavía más delgada.

“Sé que es una estupidez decirlo pero ¡hace demasiado frío aquí afuera! Aunque el refrán
diga que ‘Cuanto más el clima congele tu ser, más ramen deberás comer’ ¡Esto es ir
demasiado lejos! ¿Cuánto tiempo más tendremos que esperar?”

“Supongo que estamos a mitad de camino. Pero la fila detrás de nosotros tiene una longitud
épica, llega más allá del semáforo”

“Oye, no te salgas de la fila o perderás tu lugar a causa del aura asesina que emana de la
gente formada detrás de nosotros”

Ryuuji jaló inmediatamente a Haruta devuelta a la fila ya que se había movido de lugar y
asintió a los estudiantes formados detrás de ellos. Sólo le dieron un ligero codazo a su
mochila, pero los estudiantes detrás de él se sobresaltaron y se disculparon profusamente
forzando a Ryuuji a devolver las reverencias, dando como resultado que ambas partes se
inclinaran repetidamente cerca de 5 segundos.

La fila que se extendía a lo largo de la acera por la calle principal, le daba la vuelta a la
esquina del cruce. Lo que les esperaba al comienzo de la fila era el sumamente popular
restaurante de ramen. No obstante, los tres comenzaron a preguntarse si alguna vez
llegarían al comienzo de la fila cuando divisaron la larga hilera de personas frente a ellos.
Si el restaurante se quedaba sin sopa justo cuando les tocara su turno, los tres seguramente
llorarían hasta morir.

Ryuuji, Noto y Haruta estaban haciendo fila para entrar a un restaurante muy conocido que
un chef famoso acababa de inaugurar cerca de la escuela días atrás. Si bien tenían
conocimiento de que el restaurante estaba siempre abarrotado, ellos nunca imaginaron que
habría tanta gente formada para comer.

Ambos le pidieron a Ryuuji que los acompañara a comer ramen para mitigar el trauma que
había sufrido por el incidente de “¡TAIGA!”

Noto, cuyos dientes castañeteaban sin cesar, dijo: “Me siento culpable por traerte a rastras
¿Estarás bien? ¿No tienes todavía que comprar comida para la cena de hoy?”

Ryuuji se encogió de hombros diciendo: “Incluso a mí me dan ganas de vez en cuando de


hacer fila para comer ramen, y ya que me he formado por tanto tiempo, bien podría regresar
después de comer”

“Ah, yo en verdad no quiero regresar”

Al ver que Ryuuji y Noto volteaban a verlo sorprendidos, Haruta les explicó:

“No es lo que piensan, todavía quiero comer ramen, es sólo que no quiero volver a mi casa”

“…Y bien ¿Qué hiciste? ¿Rompiste un florero? ¿Desfiguraste un cuadro?”

“¿Destruiste las plantas de tu abuelo? ¿Dibujaste algo en la cara de tu perro?”

“Mi abuelo no vive en mi casa y no tengo perro. No es eso, les estoy hablando en serio
chicos… Sé que no es bueno decir esto de mí, pero soy un idiota…”

Ryuuji y Noto asintieron vehementemente con la cabeza.

“Mis notas son muy malas… además tenemos que hablar con nuestros padres sobre
nuestras aspiraciones ¿cierto? así que simplemente me siento deprimido por todo eso”

Oh, aquel formulario… el sondeo de aspiraciones para la educación superior. Ryuuji


suspiró al pensar en ello. Aunque él insistía que no tenía tiempo para reflexionarlo, tenía
que hacerlo para completar el formulario. Haruta y Ryuuji se miraron entre sí y dejaron
escapar fuertes lamentos, no obstante Noto parecía disfrutar aquel espectáculo. Miró el
rostro lleno de lágrimas de Haruta y le dijo:

“Siempre puedes comenzar a considerarlo seriamente el próximo año mientras te preparas


para los exámenes ¿no crees? Esto es solamente una referencia para programar las clases de
tercer grado”

“Hablando de eso ¿Qué clases planean tomar? ¿Humanidades o ciencias?”

“Hmm… ¿Cuál es la diferencia entre humanidades o ciencias para mí?... Incluso el


graduarme me será difícil… Yuri-chan acaba de decirme hace algún tiempo que he
alcanzado el punto donde pasar a tercer año es un problema… Hasta llamó a mis padres
hace unos días, ellos por poco me matan cuando escucharon eso. Me imagino que tendré
que tomar humanidades, de otro modo moriré si tomo matemáticas. Noto-chan, tú tomarás
humanidades ¿verdad?”

Noto asintió. Él era el clásico tipo “No necesito estudiar idiomas para poder aprobar”.

“Así es. Luego voy a ir a la facultad de literatura en la universidad para ser editor de una
revista de música y eventualmente convertirme en escritor independiente. No he pensado en
otras alternativas”

“Oh, Noto-chan ya nos lo había dicho. Seré feliz sólo con graduarme. Estudiaré cualquier
carrera en cualquier universidad que me acepte, después de todo al final tendré que trabajar
para mi padre”

“¿Qué acabas de decir Haruta-chan?

“¿Qué acabo de decir?”

¿No se acuerda de nada…?

“Yo seré un simple empleado de oficina, no es genial pero los beneficios son buenos”

¿…Diseño interior, eh? Ryuuji pensó en ello al observar a Haruta y Noto.

“Es un poco vergonzoso admitirlo… pero ambos han considerado seriamente sus futuros
¿no es así? Acabo de darme cuenta de que ustedes me han dejado atrás”

“¿Qué tonterías estás diciendo?”

Noto respondió dándole palmaditas en el hombro a Ryuuji y exhalando vaho blanco de su


nariz.

“Takasu, no tienes nada de qué preocuparte ya que eres muy inteligente. Tus calificaciones
en matemáticas son muy buenas, obviamente tomarás ciencias y luego irás a la universidad
nacional junto a Kitamura ¿cierto?”

La secundaria de Ryuuji se enfocaba en promover la universidad, así que en teoría todos los
estudiantes debían buscar entrar en alguna. En tercer año había un total de seis grupos, tres
para humanidades y tres para ciencias. Asimismo los veinticinco mejores estudiantes serían
colocados en un grupo especial con el objetivo de entrar a las universidades nacionales.
Sumire Kano, que se había ido al extranjero antes de graduarse, estaba en ese grupo.

“Pero me enteré que el plan de estudios para ese grupo especial es demasiado estresante. Se
corre el rumor de que ellos llevan tres planes de estudio en un solo período y luego se
enfocan en análisis y estrategias para los exámenes de admisión… Ni siquiera he
considerado si quiero ir a la universidad o no. En comparación con alguien como yo, debe
haber personas que son más adecuadas para esa clase”
Noto exclamó con sorpresa.

“¡¿Qué?! ¿No planeas ir a la universidad con tus calificaciones? ¿Planeas conseguir empleo
en lugar de eso?

Su desconcierto sorprendió a Ryuuji.

“No es eso, pero verás, mi familia no tiene dinero. Además no hay alguna universidad a la
que realmente quiera entrar, o algo que realmente quisiera hacer… No es que me disguste
estudiar, y bien podría entrar en alguna universidad después de trabajar durante un tiempo y
haber ahorrado algo de dinero”

“¿Cómo puede ser que tu familia no tenga dinero? ¿Acaso tu madre no ha estado trabajando
todo este tiempo?”

“Mi mamá es sólo una empleada y su trabajo no es a largo plazo… Cuando yo estaba
tomando mis exámenes de admisión para la secundaria, mi mamá hablaba acerca de cómo
‘Ryuu-chan quería entrar a la universidad’, en serio ¿cómo no podría aspirar a una
secundaria orientada a entrar a la escuela superior?”

Noto se abrazó a sí mismo y miró el cielo oscuro. La fila avanzó una distancia considerable
mientras los otros dos discutían sobre la embarazosa forma en que la madre de Ryuuji
seguía llamándolo Ryuu-chan. Noto empujó a las dos personas delante de él.

“Muy bien, muy bien, avancemos por favor”

“Asumo que Takasu y yo no estaremos en el mismo grupo el año que viene. Haruta tomará
humanidades también, así que tal vez nos toque en el mismo grupo… oh, eso significa que
tendremos que decir adiós al gran maestro Kitamura”

“Un paso más hacia adelante~, sólo tendremos que soportar el frío un poco más~. Suspiro~
Me aburriré demasiado si me separan de Noto-chan. No olviden mantener el contacto
incluso si nos colocan en clases distintas ¿de acuerdo? ¿Y qué hay de las chicas? Taka-chan
¿les has preguntado?”

“¿…A quién?

“¿A quién más, aparte de Minori? Ella tomará humanidades ¿no es así? Se ve como una
estudiante de humanidades~…”

“Quizá tome humanidades…”

Ryuuji procuró parecer casual ante la pregunta de Noto.

“Recuerdo haber escuchado a Taiga hablar acerca de algo parecido”


Haruta murmuró en voz baja y Ryuuji pensó que su tartamudez se debía a la ráfaga de
viento frío que soplaba. Noto curiosamente tenía una mirada de profunda reflexión en su
rostro al tiempo que asentía.

“Así que Takasu y Minori estarán también en clases distintas, eso no es bueno. Hablando
de Minori ¿cómo ha estado? Al parecer no habla mucho”

“…Ella sigue siendo la misma de antes”

Fue en ese entonces… en aquella noche del viaje escolar, cuando estaban a solas en el largo
pasillo del hotel y el corazón de Ryuuji latía locamente por aquella última confesión de
amor. En ese momento, Ryuuji se dio cuenta de que Kushieda Minori nunca lo amaría.

Al mismo tiempo, él comprendió que ella no podía seguirle gustando.

“Es incómodo ¿no crees?”

“No es que sea incómodo… es sólo que… no es como si la evadiera a propósito”

“Así que te has dado por vencido”

“Más bien… ya no tengo fuerzas para continuar”

Dejando a un lado la posibilidad del resultado deseado, Ryuuji todavía tenía la opción de
seguir queriendo a Minori. Si estaba dispuesto a ser lastimado mientras ella le siguiese
gustando, entonces tal vez sus sentimientos la harían cambiar de parecer. De hecho, el que
ella le gustase en secreto y el sacrificar todo en pos de su amor era algo bueno, bonito y
algo para ser valorado. El sabía y comprendía eso.

Pero…

“Ya veo…”

“No puedes hacer nada al respecto, así que sólo deja que la naturaleza siga su curso~”

Ryuuji no lo hizo, no podía hacerlo.

En comparación con el momento en el que fue rechazado por Minori, recordaba aún con
mayor claridad el cómo finalmente había comprendido el por qué no podía dejar que la
naturaleza siguiera su curso. Ryuuji por fin había experimentado la faceta oculta detrás del
amor que fue rechazado y el amor más allá de eso.

Simplemente darle vuelta a la página y comenzar de nuevo… No, no era así de fácil.

Justo cuando Ryuuji se había dado por vencido respecto a su amor no correspondido por
Kushieda, se enteró accidentalmente de los sentimientos de Taiga por él. Ella le había
revelado sus verdaderos sentimientos y desaparecido, Ryuuji tampoco sabía el motivo de su
desaparición. A final de cuentas, el único al que habían dejado atrás… el único abandonado
era Ryuuji. Sólo él no había sido capaz de alejarse, de modo que fue dejado atrás, solo.

Ryuuji sentía como si todavía estuviese perdido en aquella tormenta de nieve, se sentía
atrapado por las cosas que habían sucedido en el pasado y le impedían seguir adelante.
Sentía como si se hubiese convertido en un criminal preso en una tormenta de nieve que no
debería estar ahí, junto con las palabras de Aisaka Taiga que no debería haber escuchado.
Estaba hundido hasta las rodillas en aquella nieve, se había olvidado de sus sueños del
mañana y había sido abandonado por el presente que seguía su curso. Y ni hablar del futuro
cuando él ni siquiera entendía sus propios sentimientos, su propia situación actual.

“…Ah, hace frío”

Ryuuji cerró su mandíbula y exhaló vaho blanco al tiempo que el frío subía por todo su
cuerpo a lo largo de su columna. Se frotó los hombros mientras pensaba en lo fácil que
sería todo si tan sólo pudiera arrancar su pasado tal como si arrancara las páginas de un
calendario.

“Anímate Taka-chan~, ya casi es nuestro turno”

Haruta se echó a reír al tiempo que frotaba la espalda de Ryuuji de una manera repulsiva.

“Últimamente ha sido muy duro para Taka-chan~. Kushieda te rechazó en víspera de


Navidad, luego te internaron en el hospital, después te volvieron a rechazar en el viaje
escolar y Taiga-chan se perdió al mismo tiempo. Y para colmo, ella está faltando a la
escuela, de modo que~ hará más frío”

“Por otro lado, Kushieda no ha cambiado en absoluto. Si no lo hubiésemos escuchado de


Takasu, no notaríamos que ella acaba de rechazar a un chico. ¿Por qué es tan testaruda?”

“Realmente no sé qué es lo que pasa con ella, incluso se peleó con Ami. No tenemos la
menor idea en todo lo concerniente a esas chicas”

“Hablando de ellas, Noto-chan ¿ya hiciste las paces con Maya-sama?”

“Suspiro… Pero por supuesto que ha estado negando mi existencia…”

Los tres se miraron entre sí por un momento, demasiado avergonzados para hablar. Ryuuji
frotó su helada nariz y observó sus uñas.

Minori debe estar en sus actividades del club ahora mismo. Taiga tampoco vino hoy a la
escuela y su teléfono móvil sigue apagado, todo esto ya se dijo, a excepción de un tanto.

Este tanto (de lo que no quedaba mucho por decir a partir de ahora) era que el criminal que
había sido aprisionado en la tormenta de nieve, había confirmado la causa de su dolor. Su
amor no correspondido no había terminado aún. No obstante entendía cómo se sentía en
aquel momento.
“Oh, nuestro turno será pronto”

Más adelante, cierto número de personas salieron del restaurante de ramen, lo que provocó
al instante que la larga fila se acortara.

“¡Bien! ¡Pasen por favor los siguientes tres clientes!”

Al escuchar ese grito tan enérgico, Ryuuji y los demás se miraron entre sí y dejaron de lado
sus pensamientos deprimentes ya que un plato de ramen caliente y humeante los esperaba
del otro lado de la puerta. Cuando entraron al restaurante lleno de humo y un poco oscuro,
inmediatamente escucharon las voces de bienvenida de los encargados.

“¡Bienvenidos!” “¡Por aquí por favor!”

“¡Por favor siéntense frente a la barra! ¡¿Ah?!”

¡¿Eh?! Es muy enérgica… Ryuuji pensó mientras se volvía hacia la mesera.

“¡¿Oh?!”

Ryuuji se cayó de la silla a causa de la sorpresa. A su derecha, Noto dejó caer su mochila
debido a la conmoción y Haruta escupió una bocanada entera de agua.

La mesera de pie frente a la barra se alejó tímidamente.

“¡No miren…!”

Y regresó estrepitosamente, “¡Sólo bromeaba! Pueden mirar si lo desean…”

Kushieda Minori tenía su cabello pulcramente envuelto en una redecilla, usaba una
camiseta negra con el logo del restaurante y un delantal que combinaba, tarareaba
alegremente mientras reía.

“Tú…”

Ryuuji no pudo evitar señalar aquella cara sonriente.

“¡¿Qué… qué te pasa?!”

Pregunta equivocada. Deberían preguntarme eso a mí. Aunque la veo a diario en clases, la
conmoción de verla vestida de esa forma sigue siendo bastante considerable.

“¡Estoy trabajando!”

“¡Espera!... ¡¿Qué hay de tus actividades del club?!”


“¡Se acabaron! la luz del día es limitada en invierno, de modo que las actividades del club
terminan temprano, me sorprende que ustedes tres realmente se hayan formado en una fila
tan larga para comer aquí. ¡Ordenen por favor! Pero si ordenan “ramen del tipo galán”
entonces les picaré los ojos”

“Ramen del tipo galán”

“Ramen del tipo galán”

“Ramen del tipo galán”

Picar, picar, picar. Minori utilizó sus dedos para picar sus ojos en el orden en el que
estaban sentados. Noto se disculpó rápidamente y ordenó tres tazones de ramen.

“¡Excelente… una decisión acertada! ¡Tres tazones de ramen!”

Una respuesta incluso más enérgica surgió desde la cocina. Bajo las brillantes luces, los
empleados del restaurante se movían de aquí para allá con unos cuantos pares de manos que
reflejaban el fuego de cocina de los recovecos más profundos. Los empleados eran en su
mayoría hombres, había unas cuantas mujeres como Minori. Estaban constantemente
empapados en sudor y tomaban en sus manos las órdenes de los clientes.

“… ¿Por qué estás trabajando aquí? ¿Qué pasó con el restaurante familiar?”

Minori limpiaba la barra, pero se volteó para responder a Ryuuji.

“No he renunciado, pero el salario por hora es más alto aquí, así que estoy trabajando en
este lugar dos horas para probar”

Hizo una señal de V con la mano…no, era la señal de dos horas. Incluso hoy hacía alarde
de su sonrisa incansable y lucía tan enérgica como siempre. La sonrisa de Minori era tan
sincera como de costumbre y no se veía afectada en absoluto por los cambios en el corazón
de Ryuuji.

“Pero ¿sabes hacer ramen? ¡Qué decepción~! Me formé durante una hora y media sólo para
comer ramen preparado por una aprendiz ~”

“Eso no puede ser, sólo soy una mesera. Yo únicamente lavo los platos y limpio las mesas”

Al escuchar el llamado de “¡Mesera!” desde un sitio del restaurante, Minori salió corriendo
apresurada. Cuando Ryuuji vio su figura alejarse, no pudo evitar murmurar:

“…Nosotros hicimos fila en este clima tan frío y sin embargo ella vino corriendo a trabajar
después de las actividades de su club…”

Mientras Ryuuji pensaba en arrancar las hojas de un calendario, Minori ya trabajaba


seriamente. Ella seguía su camino en lugar de detenerse en seco como él y lo dejaba
lentamente atrás. La distancia entre ellos se acrecentaba cada vez más. Era como un animal
que moriría si se detuviese tan sólo por un momento. No había ni rastro de duda en su voz
aunque hablaba con Ryuuji a quien acababa de rechazar. Tenían la misma edad y ambos
eran humanos, así que ¿por qué las diferencias eran tan significativas?... Aquel Ryuuji que
seguía atrapado en la tormenta de nieve sacudió violentamente la cabeza. No era debido a la
diferencia en inteligencia natural o la vida dependería demasiado de la suerte.

Noto preguntó; “¿Por qué trabajas tanto?”

Minori limpiaba una mesa, así que respondió al tiempo que le pasaba un trapo húmedo con
una mano y recogía platos con la otra.

“Mi segundo año de secundaria está terminando así que debo trabajar más duro”

En realidad no respondió la pregunta. Justo de la misma manera que no lo hizo cuando


Ryuuji se lo preguntó, ni siquiera Taiga parecía saber el verdadero motivo detrás del deseo
de Minori de trabajar tanto.

“¡Esa empleada a tiempo parcial de por allá, deja de charlar! ¡Rápido, lleva este tazón de
ramen a aquel cliente!”

Minori se estremeció ligeramente al escuchar aquel súbito llamado de atención, “Es el


dueño. Pronto abrirá sus ojos”… Y se alejó, dejando a Ryuuji y los demás un poco
confundidos.

“¿Qué? ¿Abrir sus ojos?”

“¿Quieres decir que tenía los ojos cerrados todo este tiempo? ¿No es eso un tanto
peligroso?”

El restaurante se sumió de pronto en un silencio total al tiempo que los clientes centraban
su atención detrás de la barra, donde la sombra de un tío de mediana edad apareció. Tenía
ambos ojos cerrados. Uno de los clientes murmuró, “Va a abrir sus ojos”

Justo cuando Ryuuji y los demás permanecían confundidos, el tío repentinamente abrió
desmesuradamente sus ojos. Pero no fue tan dramático, aquellos eran ojos comunes.

“Técnica secreta ¡El ciclo de los seis aviones!”

En tan solo un instante, el tío tomó unas espumaderas que contenían fideos y las lanzó en
una cacerola llena de sopa hirviendo, revolvió los fideos vigorosamente y las gotitas de
agua caliente que brotaron debido a la agitación, volaron directamente a los rostros de los
tres chicos.
“¡Ah, está caliente caliente caliente…!”

Aquellas tres personas no sabían que se trataba de la técnica secreta que sólo el propietario
del restaurante, quien normalmente tenía los ojos cerrados, era capaz de utilizar.

Ryuuji giró la cabeza pensando que aquello era bastante peligroso. En ese preciso
momento, los demás clientes se empujaron entre sí para que sus cabezas quedaran cerca de
la barra con el fin de que la sopa caliente les cayera en sus rostros.

***
Ryuuji llegó a casa más tarde de lo que esperaba después de comer ramen.

Envolvió la bufanda alrededor de su cuello y corrió apresuradamente a lo largo del camino


rodeado de árboles de cerezo, cargando bolsas en ambas manos. El viento gélido que
soplaba en su rostro se sentía como cuchillos.

Entre más rápido terminara de cocinar la cena, mejor. Si bien había sopesado la posibilidad
de comprar una col cruda, Ryuuji había decidido no hacerlo, de modo que eligió comprar
carne de cerdo, zanahorias y tofú frito en su lugar para hacer un guisado simple de cerdo al
vapor. Todavía quedaba arroz de las sobras, así que veinte minutos bastarían. Ryuuji dobló
en una esquina familiar y caminó en la calle habitual, luego se detuvo un momento para
mirar hacia la ventana del segundo piso del condominio.

Aquello se había convertido en un hábito en la última semana.

La ventana seguía con las cortinas cerradas. La sala de estar estaba oscura, sin signos de
vida en su interior.

No ha regresado… Ryuuji continuó mirando hacia arriba sin darse cuenta de que su boca
estaba abierta y sus cejas estaban estrechamente unidas. ¿A dónde había ido la propietaria
de ese departamento, y por qué no había regresado aún? Exhaló lentamente una nube de
vaho blanco, continuó mirando fijamente aquella ventana oscurecida y su imaginación
comenzó a divagar nuevamente. Pronto, las palabras susurradas que había escuchado aquel
día empezaron a resonar en su cabeza una vez más… yo aún amo a Ryuuji… esta fue la
última frase que él había escuchado de Taiga. Al observar aquel departamento vacío, se
preguntó si había algún indicio, alguna pista del por qué ella no había vuelto todavía.

¿Es verdad lo que la profesora dijo acerca de su mal estado de salud? Se dijo que había
sufrido únicamente heridas leves ¿en realidad resultaron ser heridas graves? Si no fuera
así, ¿es porque ella piensa que las cosas entre Minori y yo van bien y por tanto se siente
incómoda al respecto?

¿Se habría enterado de los sentimientos de Ryuuji y decidió no aparecer frente a él nunca
más? Era difícil saberlo. Ryuuji murmuró:

“…Eres tan idiota…”

Taiga no estaba allí, pero él dejó salir las palabras que había estado esperando decir por
tanto tiempo.

Si la historia de su mal estado de salud resultaba no ser cierta y el verdadero motivo era tal
como había imaginado Ryuuji, entonces Taiga era una verdadera idiota. ¿Cuál era el punto
de huir de todo? ¿Acaso todo estaría bien si ella simplemente lo abandonaba de esa manera
para no verlo más, pretendiendo que nunca pasó nada, sin saber lo que había sucedido en
realidad entre él y Minori?
Si resultara ser así… Ryuuji sacudió la cabeza ante ese pensamiento, lanzándolo fuera de
su cabeza.

Todo lo que acababa de imaginar eran absurdas suposiciones basadas en simples ‘¿Qué
pasaría si…?’.

Nada bueno saldría de observar el lujoso condominio y divagar. Él no sabría la verdad a


menos de que le preguntara a Taiga en persona. Así que no tenía sentido incluso el pensar
algo como ‘Si tan solo lo olvidara, entonces todo volvería a la normalidad y Taiga
regresaría’. Además no era como si pudiese borrar sus recuerdos así como así.

Una ráfaga de viento frío sopló, haciendo que Ryuuji se estremeciera y suspirara. Se calmó
y comenzó a mover sus pies. Sin importar lo que pasara, él todavía tenía que preparar la
cena. Justo cuando echaba un último vistazo por el rabillo del ojo a la entrada del
condominio.

“¡…Argh!”

En ese instante su campo de visión se volvió negro y alguien le oprimió la garganta


impidiéndole respirar. Al ser arrastrado por la persona detrás de él, Ryuuji por fin identificó
al demonio causante de todo.

…Dejó caer sus bolsas al suelo con un fuerte golpe.

“Tai…”

Taiga… me matará.

“Ah, se acabó…”

Las manos que habían convertido la bufanda de Ryuuji en una soga de acero lo soltaron
súbitamente. Él, quien había sido estrangulado sorpresivamente por detrás, engulló con
gratitud una bocanada de aire helado.

“¡Cof! ¡cof… cof, cof!”

“¿No crees que estás exagerando?”

Ryuuji se arrodilló en el suelo y vociferó las palabras que había querido decirle a Taiga con
lágrimas en los ojos y una mirada aterrada en su rostro.

“¡Eres… eres una idiota…! ¡¿Me asfixiaste simplemente porque no pudiste llamar mi
atención?! ¡De verdad no podía respirar! ¡¿Qué querías hacerme?! ¡¿No crees que tu forma
de aparecer es demasiado rara?!”

Ryuuji señaló con su dedo la punta de la nariz de Taiga, no obstante ella simplemente puso
una cara de ‘qué mal~ no es mi culpa~’.
“Ah, qué mal~ no es mi culpa~”

¡…Lo dijo! ¡En verdad lo dijo! Los ojos de Ryuuji emitían una luz roja, pero Taiga hinchó
el pecho arrogantemente, alzó la barbilla y dijo:

“Te vi en la esquina, pero estaba un poco avergonzada como para llamarte. Y no importó
qué tanto te saludara con la mano, tú ni siquiera me viste. ¿Tienes algún problema en tus
ojos, tienes una capa de aceite que los cubre? ¿Te lavaste la cara?”

“¡¿De qué estás hablando…?!”

La voz de Ryuuji sonaba como si se utilizara para proferir maldiciones mientras cubría su
garganta con ambas manos para evitar que lo asfixiaran de nuevo.

No obstante Taiga siguió jalando de los extremos de la bufanda y subió a la espalda de


Ryuuji como si fuese un mono. De esta manera, obviamente su cuello sería asfixiado,
respiraría con dificultad y su vida correría peligro.

“¡No te burles de mí! ¿Qué has estado haciendo durante todo este tiempo…?”

…No hubo nada más qué decir. Ryuuji se tragó el resto de su pregunta. El dedo que casi
tocaba la punta de la nariz de Taiga temblaba incontrolablemente y aún así no le quedaban
palabras para terminar la frase. “¡Tai, Tai, Tai… ¿Eres Taiga?!”

Se dio la vuelta al tiempo que decía aquello, las pequeñas manos que controlaban su
bufanda la liberaron y Taiga se deslizó por su espalda.

“¿Eh? No entiendo lo que tratas de hacer”

Ryuuji se sacudió la espalda y pensó ¡Taiga ha vuelto!

Se paró frente a él enfadada “¿Podrías guardarte lo que dices entre sueños hasta que te
mueras?” Y lo miró fijamente como si ella misma quisiera matarlo.

Taiga vestía su uniforme escolar debajo de su abrigo, su mochila colgaba de su espalda y


tenía ambas manos en los bolsillos, su bufanda le daba varias vueltas a su cuerpo.

Tenía una pequeña gasa blanca en su frente.

“Tai… Taiga…”

Ha vuelto. En verdad ha vuelto… Ryuuji no sabía qué decir o cómo reaccionar.

De modo que Taiga preguntó:

“¿Qué te pasa?”
Inclinó su mirada cuarenta y cinco grados reprendiendo a Ryuuji.

“…Tú, tú…”

“Te estoy haciendo una pregunta. ¿Qué te pasa?”

“¡¿Dónde… dónde has estado…?! ¡¿Por qué no habías venido?!”

“¡Argh!”

Ryuuji inconscientemente agarró a Taiga de su bufanda. Definitivamente fue una


coincidencia, no una venganza. El resultado fue que Taiga comenzó a tener dificultades
para respirar como si la estuviesen torturando.

“¡¿Sabes cuán preocupado me tenías?! Fue demasiado tiempo, ¿qué has estado haciendo y
con quién?!”

“¡Me… me vas a matar, idiota!”

La mano derecha de Taiga golpeó la barbilla de Ryuuji como si quisiera destrozar la


realidad misma. Duele, pero, pero, pero…

(No importa lo que haga.)

“¡¿Qué demonios te pasa, perro gordo?!”

“¡Oh! ¡Oh!”

Taiga comenzó a abofetearlo con sus manos, pero Ryuuji la esquivó, lo que la enfureció
todavía más. “¡¿Por qué me estás esquivando?!” le gritoneó inclinándose hacia adelante
para agarrar a Ryuuji del cuello, tiró con fuerza provocando que su rostro quedara frente al
suyo y respiró hondo preparándose para lanzarle sus insultos habituales.

Ryuuji contempló los ojos de Taiga bajo la luz de las farolas.

Sus ojos castaños brillaban como estrellas dispersas en el cielo nocturno.

Sus pequeñas manos que estaban encima de las manos de él se calentaron repentinamente,
la respiración de Taiga rozaba los labios de Ryuuji y su piel estaba tan cerca, que él casi
podía sentir su calor corporal…

“¡…Argh!”

“…Ouch…”
Ryuuji la apartó bruscamente.

Aquello era demasiado estimulante. Ryuuji sólo pudo luchar para incorporarse quitándose
de encima las cálidas manos de Taiga.

Ambos se miraron el uno al otro sin decir palabra. La helada calle fue devorada por el
silencio.

Taiga abrió la boca como si estuviese confundida por la repentina rebeldía de Ryuuji. Lo
miraba extrañada, sin saber por qué estaba mostrando tanta resistencia cuando ella hacía
este tipo de cosas todo el tiempo. Ryuuji seguía negándose a hablar pese a que sus orejas y
rostro que habían sido tocados por Taiga, se sentían como si estuviesen ardiendo. No pudo
soportarlo más y alejó su mirada de ella. Permaneció mirándolo de espaldas al cielo
nocturno azul purpúreo.

Él no sabía cómo debía enfrentarla ni qué expresión poner. Taiga al parecer había sentido
algo al examinar el rostro de Ryuuji e inhaló ligeramente.

“¿…Qué pasa…?”

Vio que su rostro nacarado estaba ahora teñido con un ligero tono rosa.

Con cada respiración, el tinte rosado de su rostro adquiría un tono más profundo.

Y entonces.

(Yo aún lo amo.)

“¡¿Qué te pasa?!”

Taiga repentinamente abrió sus ojos despidiendo el aura de una bestia desesperada.

“¡¿Eh?!”

“¡¿Qué te pasa, qué te pasa, qué te pasa?!”

Apartó sus manos preparándose para atacarlo una vez más. Taiga parecía una niña que
pateaba y destruía todo a su paso y lentamente arrinconó a Ryuuji.

“…Pero, ¡¿Qué tratas de decir?!”

“…”

Ella acortó la distancia entre los dos nuevamente, golpeando su pecho contra el de Ryuuji
con un sonido sordo.
Trató nuevamente de agarrar el cuello de Ryuuji como si quisiera eliminar la extraña
atmósfera que se había creado. No obstante el rubor de su rostro se negaba a desaparecer,
incluso se extendió hasta la punta de sus orejas. Taiga contuvo la respiración y se mordió el
labio mirando a Ryuuji.

¿Es mi garganta la que está caliente? ¿O es la mano que agarra mi garganta la que lo
está? ¿El fuerte palpitar proviene de mi corazón, o del corazón de Taiga…?

(Aún amo a Ryuuji)

...En ese momento.

Las manos de Taiga agarraron la garganta y el hombro de Ryuuji, jalándolo a gritos. Ryuuji
ni siquiera tuvo tiempo de resistir antes de que su cuerpo fuese levantado.

Lo que sucedió a continuación fue que de repente todo se volvió blanco.

Fue como ser golpeado en la cabeza por un meteorito, la onda de choque que lo embistió
fue mucho más fuerte que un simple golpe. Sintió como si su cuerpo fuese reducido a nada.

El mundo se había desintegrado, el cielo y la tierra se habían invertido, las estrellas se


habían extinguido y todo ser viviente en la tierra había sido consumido por furiosas llamas
de destrucción.

No se veía nada ni se escuchaba nada, sólo un pensamiento hacía eco en todo el universo,
“¡¿Pero qué ha pasado?!”

“¡Patada barredora!”

“¡¿…Oh?!”

Taiga lo miraba desde arriba… Ryuuji yacía en la calle como idiota.

“¡Ah… la patada barredora…!”

El cielo y la tierra se habían invertido debido al impacto de la patada barredora de Taiga. Si


ella no lo hubiese estado agarrando por el cuello, Ryuuji se habría golpeado en la cabeza.

“¡¿Qué, qué demonios estás haciendo?! ¿¡Quién te crees que eres?! ¡¿Una asaltante, una
asesina?! ¡¿Qué hay de divertido en atacarme todo el tiempo?!”

“Bueno, lo siento. Pero es tu culpa por mostrarme una mirada tan asesina, ¡yo sólo sentí por
instinto el peligro de una joven doncella!”

“¡Sólo estaba conmocionado por tu repentino regreso! ¡Además tú me atacaste primero!


¡Yo debería ser el único asustado!”
“¿Acaso no me estabas asfixiando?”

“¡Tú me asfixiaste primero!”

Ryuuji finalmente se incorporó cuestionando a Taiga con ambas manos extendidas. Ella se
dio la vuelta ignorándolo por completo, provocando su ira.

“Ha pasado tanto tiempo ¿qué pasó?, ¿Por qué no regresaste? ¡Me tenías preocupado! ¡Y
todo para que regresaras de improviso a asfixiarme, a golpearme e incluso a derribarme!
¡¿Qué está pasando?, dímelo!, ¡¿Dónde has estado todo este tiempo?! ¿¡Acaso no habías
vuelto porque me am-ahhhhhhhhhhhhhhhhh?!”

“¿…Ahh…?”

Al escuchar aquel grito tan estremecedor, inclusive Taiga se quedó sin palabras a causa del
susto.

El ambiente se quedó inesperadamente en silencio mientras Ryuuji observaba a Taiga que


estaba apenas a un paso de distancia y pensaba en la manera de encubrir su error.

¿Cómo podía haber dicho algo así?

Porque me amas. Me confundiste con Kitamura y confesaste lo que sentías por mí ¿lo
recuerdas? No regresaste porque te acordaste de todo ¿cierto?

Jamás podría decir aquello en voz alta.

Ryuuji se tragó la frase que no podía decir conteniendo la respiración. Su mente estaba en
blanco y su cuerpo entero estaba entumecido, pero por alguna razón, su corazón seguía
latiendo con una potencia sorprendente.

Taiga frunció las cejas y miró a Ryuuji como si estuviera viendo algo aterrador
manteniendo una distancia de dos metros entre ellos.

Pero esta chica, en realidad me ama. “Am-am-am-am-am-am-am-am-am… am-am-am-


am-am…”

¿El hecho de que volviese significaba que estaba preparada mentalmente?

Había confesado accidentalmente sus sentimientos a Ryuuji y ahora que había vuelto a él
¿significaba que estaba lista para escuchar su respuesta?... ¿de modo que era por eso que
había regresado?

Si ese era el caso ¿cómo debía responderle?...

“¡Porque amas comer zanahorias…!”


Sacó una zanahoria de su bolsa y la agitó frente a la nariz de taiga. Ella tragó saliva con
sorpresa viendo fijamente aquella zanahoria.

“…Oye, ¿de verdad estás bien?”

“¡Yo estoy bien!... ¡Esto es cerdo…! ¡Esto es… tofú frito!”

Ryuuji sacó los contenidos de su bolsa para que Taiga los viese.

“¡Y esto es arroz frito congelado!”

Taiga aplastó la bolsa de plástico que contenía el arroz frito congelado contra la cara de
Ryuuji. Él gritó de agonía por el frío.

“¡Argh, está frío! ¡¿Qué estás tratando de hacer?!”

“¿Estás despierto ahora?”

¿Cómo debía responder a su tono casual? Abrió su boca, pero no salió nada.

“El doctor dijo que esto sanaría en diez días. Así que pronto estará curado por completo”

…Sin embargo

Taiga se levantó el flequillo señalando la gasa blanca de su frente. Al verla, Ryuuji se tragó
nuevamente las palabras que iba a decir. Sentía como si todo el sudor de su cuerpo se
hubiese evaporado debido al viento helado. El castillo de imaginación trastornada y
recuerdos caóticos de Ryuuji estaba frente a sus ojos.

Hacía una semana, Aisaka Taiga se había herido en la frente en aquel accidente. No lo
había olvidado.

“¿Te lo…cosieron?”

Él ya era incapaz de distinguir la fantasía de la realidad... Quizá fuera por eso que le
incomodaba mirar la herida de Taiga. Examinó la gasa sin pestañear, no obstante Taiga
simplemente se encogió de hombros.

“Este tipo de herida no necesitaba ser cosida. El médico dijo que sanaría más rápido si
utilizaba aquella aguja grande para cerrarla, pero preferí rechazar su sugerencia porque no
era necesario. Esa cosa daba mucho miedo. Ya no duele ahora que la herida se está
curando. Puedo lavarme el pelo, pero a veces me pica un poco”

“¡Oye, no te rasques!”

Él agarró su mano rápidamente temeroso de que abriera su herida. Taiga hizo a un lado la
mano de Ryuuji poniendo la suya en la gasa como si aliviara el dolor de la lesión.
“…Supongo que la culpa es mía. Sabía que estarías preocupado por mí. Mira, la herida no
es grave y lo que se dijo de que yo estaba en mal estado de salud no era verdad,
simplemente no quería ir a la escuela”

“¿De verdad estás bien? Entonces… ¿eh?... ¿eh?”

A Ryuuji por poco se le salieron los ojos de la conmoción. Taiga se estremeció al ver
semejante figura inhumana frente a ella.

“Tenía mucho tiempo sin ver a mi madre. Me conmovió mucho que viniera por mí, así que
me quedé con ella en un hotel y nos fuimos de compras, vimos películas y nos pusimos al
día”

“¿…Te estabas… divirtiendo con tu mamá…? ¿Fue por eso que no regresaste…?”

“Así es. Soy muy cercana a mi madre, quizá porque no la he visto mucho en estos últimos
años. Verás, sigo diciéndole al viejo que no se preocupa por mí a pesar de ser mi padre,
pero si no fuera por tales cosas, tal vez no fueran tan honestos acerca de lo que sienten
¿verdad?”

Sus palabras parecían haber sido previamente preparadas y sólo servían para convencerse a
sí misma. Taiga asintió para sí.

“…En serio eres… idiota…”

Ryuuji se sintió incluso más incómodo. Agarró su cabeza y respiró profundamente como si
quisiera exhalar todo lo que había ocurrido la última semana.

“¡…Yo estaba muy preocupado por ti…! ¡¿Por qué apagaste tu teléfono móvil?! ¡Podrías
habérmelo dicho!, ¡Podrías haberme enviado un mensaje!”

“La batería de mi teléfono móvil se acabó”

“¡Podrías haberlo cargado en cualquier mini súper!”

“Ah ¿en serio?, no lo sabía”

Los hombros de Ryuuji cayeron al escuchar la respuesta despreocupada de Taiga. Al


parecer él era el único que seguía preso en aquella tormenta de nieve de sus sueños.

“¿Q-qué?... ¡No puede ser…! ¡No puede ser!”

Se sentía denigrado, pero aún así Ryuuji se sentía contento de ver a Taiga sana y salva.
Únicamente él se había quedado varado en el tiempo. ¿No era algo bueno que sólo hubiese
una víctima? Se incorporó y sacudió el polvo de su uniforme.
Además… así es, eso significaba que todas las suposiciones de Ryuuji eran incorrectas.
Taiga no se había ido a causa de aquella “confesión”.

“Muy bien, fue mi culpa el no ponerte al tanto de mi situación, está bien… lo reconozco,
¿No fuiste tú a buscarme junto a Kitamura-kun y Minorin?”

Taiga le preguntó de pronto, sus grandes ojos atravesaron los de Ryuuji.

“¿…Cómo lo sabes? Estuviste inconsciente todo ese tiempo”

“Me lo dijo Yuri-sensei en el hospital. Además dijo que ustedes tres habían hecho algo muy
temerario y que estaba enojada. Sin embargo, me alegré al escucharlo”

Y por obra de un milagro, Taiga le agradeció a Ryuuji con honestidad.

“Te prometo que si la próxima vez eres tú el que está enterrado en la nieve, iré a buscarte”

Asintió con expresión seria al tiempo que respiraba hondo. Al verla Ryuuji pensó, así es.

Así es, Taiga no recuerda nada. Reiteró aquel hecho. Su motivo para regresar fue
simplemente que las vacaciones con su madre han terminado, no porque estuviera
preparándose mentalmente para escuchar la respuesta a su confesión.

Lo cual significaba… que si Ryuuji actuaba como si nunca hubiese escuchado aquellas
palabras, todo volvería a la normalidad. Lo único que él necesitaba era olvidar la confesión
de Taiga. Así de simple, sería como si nada hubiese pasado. Si bien no podía controlar sus
propios recuerdos, al menos podría fingir haber olvidado todo, así como Minori había
ignorado sus sentimientos.

Taiga no sería herida como lo fue Ryuuji en aquel entonces porque él estaría
comportándose de acuerdo a los deseos de Taiga. Ella seguramente deseaba ‘nunca haber
hablado’.

Sin embargo, Ryuuji quiso confirmarlo, “¿…En verdad no recuerdas nada?”

Taiga asintió, “Pero” sus largas pestañas descendieron al comentar en voz baja como si
estuviese hablando consigo misma, “Tuve un sueño. Kitamura-kun me cargaba en su
espalda y le dije muchas cosas estúpidas. Eso… fue un sueño ¿cierto?”

Ryuuji respondió sin vacilar, “Fue un sueño”

En ese momento sopló una ráfaga de viento helado. Taiga frunció las cejas y utilizó su
mano para mantener su cabello en su lugar al tiempo que apretaba su abrigo contra su
cuerpo.

“…Kitamura te cargó todo el trayecto del acantilado, eso es verdad. Pero dijo que estuviste
inconsciente todo el tiempo”
“¿En serio?... eso es bueno. Pensé por un momento ‘¿Qué tal si no fue un sueño?’ y me
preocupé”

…La piedra en el corazón de Ryuuji finalmente cayó. Inclinó su mirada hacia ella pensando
que la mentira había dado resultado. ¿Por qué Taiga no mostraba hoy su falta de delicadeza
habitual?

“Torpe”

Esa era la verdadera opinión de Ryuuji, pero Taiga sólo hizo una mueca de disgusto.

“…Humm, no puedo negarlo aunque no estoy muy contenta al respecto. Así es, soy torpe.
Este accidente me hizo comprenderlo. Pero…. aún así tengo algunas cualidades”

Miró a Ryuuji como si hubiera tomado una decisión sobre algo y dijo:

“He estado pensando en esto… ¿Le has preguntado a Minori acerca de lo que realmente
siente?... No me digas que no lo has hecho debido a mi accidente”

A Ryuuji se le ocurrió algo de repente.

Si él pudiese ver la herida de su propio corazón y la sangre que emanaba de él, su campo de
visión probablemente se tornaría color carmesí.

“Ya no hay nada entre Minori y yo”

“¿…Por qué?… Ah, si estás tratando de decir que no debería entrometerme entre ustedes
dos, entonces yo…”

“No, no. ¿A quién se le ocurriría tal cosa? No me refiero a eso, no tiene nada que ver
contigo… ya no hay nada de qué hablar, en serio”

Taiga se quedó sin habla por un momento, ella había llorado una vez porque Minori había
rechazado a Ryuuji, no obstante, esta vez se quedó mirándolo fijamente en silencio.

Sus palabras no cambiarían pese a que Taiga lo miraba con ojos de acero.

¿De verdad deseas que exista una relación entre Minori y yo?... Las palabras que no podía
pronunciar, los sentimientos que no podía revelar, no habían cambiado.

“…No sé qué es lo que estás pensando…”

Parpadeó ligeramente.
“Pero, aunque sirva de poco… si alguna vez me necesitas, dímelo. Sé que soy torpe y
estúpida, pero te ayudaré con todas mis fuerzas”

Aquella era una promesa franca. Taiga era esa clase de persona. Inclusive si ella sabía que
el chico al que amaba estaba enamorado de otra persona, lo ayudaría con toda su alma.
Ryuuji lo sabía. Había visto todo lo que Taiga había hecho tras enterarse de la agonía que
Kitamura estaba padeciendo al estar enamorado de Sumire Kano.

Así es. Cuando el amor de Kitamura fue destrozado, al mismo tiempo Taiga dejó a un lado
su propio amor no correspondido. Y ahora…

“…Yo tampoco sé lo que estás pensando”

¿Ahora, por qué yo?... pensó Ryuuji.

¿Qué tanto aceptaba Taiga la resignación de sus sentimientos hacia Kitamura?

¿De qué le servía conocer todo esto? ¿Acaso lo haría olvidar todo lo que Taiga le había
dicho y comenzaría a alentarla para que fuera nuevamente tras Kitamura? ¿Persuadirla para
que se enamorase de nuevo de él? ¿Convencerla de que todo lo que necesita es esforzarse
un poco más ya que no tiene rivales? ¿De verdad quería Ryuuji decirle estas cosas?

“¡Tengo mucho frío~! ¡Es estúpido quedarse aquí charlando! Me iré antes de pescar un
resfriado”

Taiga intentó poner fin a la conversación y se dirigió a la entrada del condominio.

“…Espera”

“No quiero. Hace frío aquí afuera”

“¿Estas comiendo sólo arroz frito congelado? Ven a comer, Yasuko también estará muy
contenta… está preocupada por ti”

Ryuuji no pudo hacer otra cosa más que decir aquello a la figura que se alejaba. Pero Taiga
dio media vuelta y negó con la cabeza.

“Está bien. Me gusta el arroz frito congelado. Ve a tu casa y mándale mis saludos a Ya-
chan, dile que ya estoy bien”

“No te sobre esfuerces”

“Ya he olvidado cómo sobre esforzarme”

Taiga dio la vuelta y subió los escalones de la entrada sonriendo como si acabase de decir
una broma. La nariz de su rostro nacarado y casi transparente estaba roja debido al frío.
“Dejémoslo hasta aquí por hoy, tú también debes regresar. Estoy cansada y quiero dormir
tan pronto como termine con esto. No te preocupes, mañana llegaré temprano a la escuela”

El abrigo de Taiga se alzó revoloteando debido a una fuerte ráfaga invernal y la puerta
automática se cerró con un sonido metálico.

FIN Capítulo 01 – VOL 09


Toradora no Fansub

Traducción: Fye Tsukishiro


Corrección: Ogichi
Edición: Wins
Toradora no Fansub presenta:

Toradora!: Volumen 09 Capitulo 02

La guerra nuclear dio como resultado el final de la humanidad como la conocemos,


los virus mutantes provenientes de las armas biológicas habían arrasado el mundo causando
la muerte de más del noventa por ciento de la población humana, los sobrevivientes
únicamente podían sentarse y esperar su muerte en los refugios construidos de forma
improvisada. Tras haber perdido a sus amos humanos, los robots militares de propulsión
nuclear pertenecientes a la antigua civilización humana, eran ahora los enemigos de los
sobrevivientes y atacaban despiadadamente los asentamientos humanos continuando así la
guerra sin fin.

Un joven que vivía en uno de los asentamientos era perseguido en las profundidades de las
‘ruinas’ por uno de los robots militares cuando inadvertidamente despertó a un androide
dormido. ¡Nadie hubiera pensado que aquel encuentro casual decidiría el destino de la raza
humana…! Ese era el argumento principal de la historia.

“… ¿Por qué sólo los hombres sobrevivieron? Qué aburrido”

“Se cree que la estructura biológica de los hombres les brinda mayor resistencia contra
estos virus”

“Pero aún así, en realidad no hay razón alguna para emparejar a dos chicos ¿cierto?”

“El androide no es un chico, no tiene género. De todos modos, no son una pareja oficial,
sólo han confirmado sus sentimientos el uno por el otro”

“… ¿De verdad estás escuchando la historia?”

“Me prestaron el guión antes de que se transmitiera”

KitamuraYuusaku alegremente empujó hacia arriba sus gafas mientras abría la tapa de su
caja de almuerzo sólo para encontrar que las algas se habían pegado a la parte inferior de la
tapa. “Oh no, qué descuidado soy”, y utilizó los palillos para colocar las algas encima del
arroz tal como debía ser. Entretanto, frente a él, Ryuuji abría también la tapa de su
almuerzo, puesto que él fue la persona que lo preparó, no se sentía emocionado, sólo tenía
cierta sensación de un reencuentro con la comida familiar.

Gritos salvajes y exagerados de “¡Matar!” y “¡Vete al demonio!”, aunados a términos


técnicos como “Tiempo de destrucción” y “Fisión nuclear” se escuchaban a todo volumen
desde los altavoces a medida que se expandían por toda la estrepitosa aula.

-1-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

Cuando entraron al tercer trimestre escolar, alguien finalmente se había quejado de que el
consejo estudiantil acaparaba las transmisiones de la hora del almuerzo, por eso a partir de
aquel momento, de lunes a viernes el programa del consejo estudiantil “El escuadrón que
apoyará tu amor” y la radionovela del club de actores de doblaje se turnaban.

En el mundo donde la radionovela tenía lugar, las chicas hablaban de forma masculina y
aquello daba una sensación desagradable de discordancia con la historia. “¿Todavía no han
terminado de asesinar? Es muy molesto”. Ryuuji, mientras utilizaba sus palillos para
atenazar su comida, se quejó:

“Hay demasiadas escenas de batalla ¿no crees?, ¿no habrá programas más adecuados para
escuchar a la hora del almuerzo? Por ejemplo niñas que cuenten historias felices”

“Quizá la historia se haya complicado porque el club de actores de doblaje sólo transmite
una pequeña parte por programa. Además el público al que va dirigido es a las chicas”

“Creo que nadie está escuchando”

Ryuuji y Kitamura se veían escalofriantes sentados uno frente al otro comiendo el


almuerzo, ambos observaban con indiferencia a los demás estudiantes del salón. Incluso las
chicas se concentraban en sus conversaciones individuales, al parecer la respuesta a la
transmisión era tan inexistente que ellos dos eran los únicos que estaban prestando atención
a la radionovela. Como comentario adicional, Noto y Haruta seguían discutiendo acerca del
pan en el club de caridad, así que no regresarían en un buen rato.

“Hmm…” El rostro serio de Kitamura reveló una expresión de ligera maldad al hablar en
voz baja.

“Tal parece que mi programa es suficiente. Ah, pero no he tenido ninguna idea nueva
últimamente”

“No seas tonto, nadie escucha tampoco tu programa… Ah, creo que eso era un secreto
¿verdad?”

“Te escuché, te escuché”

“Ah, ¿me has escuchado?”

Cuando ambos intercambiaban casualmente palabrería sin sentido, el grito de una chica se
escuchó en el salón repentinamente.

“¡Te di-di-di-di-di-dije que no tienes que hacerlooooooo…!”

Kihara Maya gritaba cerca de la ventana, la expresión de KashiiNanako era pétrea debido a
la fuerza con la que Maya la estaba sujetando. Inusualmente, el grupo de las chicas guapas

-2-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

estaba sin Ami y su lugar había sido ocupado por Taiga que estaba de pie frente a ellas y
gritaba “¡Miren, miren!”

“¿Por qué reaccionan de forma tan violenta? ¿Qué no fueron ustedes las que me
preguntaron?”

“¡Sólo preguntamos por tu lesión! ¡Nadie te pidió que nos la mostraras!”

“Lo entenderán todo sólo con echar un vistazo. Después de todo, ver es creer”

Al escuchar la lógica retorcida de Taiga, Ryuuji no pudo evitar pensar: Ella en verdad es la
mejor amiga de Minori.

“Esa Aisaka… ¿cómo te lo digo? En verdad es la mejor amiga de Minori”

Por lo visto Kitamura pensaba lo mismo. Por otro lado, Minori no se encontraba en el aula
de clases en ese momento.

“¡No nonono quiero! ¡No, no!” Maya gritaba sin cesar y empujaba a Taiga; Nanako por
otro lado tenía una expresión de irritación en su rostro.

“¡No me atrevo a mirar tu herida, por favor no nos la enseñes a la hora del almuerzo! Y
bien, ¿qué tal una albóndiga?”

Trinchó una albóndiga con un tenedor de plástico, se la ofreció a Taiga como tributo de
sacrificio y ella la engulló con regocijo. Justo cuando Nanako y Maya se miraron entre sí y
suspiraron aliviadas…

“¡Pero esas son dos cosas distintas! ¡Vamos, déjenme enseñárselas!”

“¡Kyaaa…!” Las dos jovencitas atractivas que comían inocentemente sus bentos a la hora
del almuerzo fueron forzadas a presenciar de primera mano la herida casi curada por
completo de la cabeza de Taiga. Ryuuji no pudo evitar negar con la cabeza ante tal
comportamiento infantil.

“¡Ya basta, Tigre!”

“¡Continúa, Tigre!” Los chicos que comían su almuerzo en las proximidades animaban a
Taiga para que mostrase su herida a las dos chicas… aunque que se dispersaban y corrían
en el momento que Taiga se daba la vuelta y los miraba fijamente.

“Lo que trata de hacer…”

“Bueno, está bien que esté tan llena de energía”

Kitamura le dedicó una sonrisa a Ryuuji y comenzó a comer su almuerzo, parecía como si
estuviera haciendo un comercial de almuerzo de algas.
-3-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

“Pero es genial, de verdad increíble. Y es gracias a la valiente labor de Takasu que


podemos ver nuevamente la radiante sonrisa de Taiga”

“…”

Ryuuji no pudo evitar observar fijamente el rostro de Kitamura y este se dio cuenta.

“Ya sé que no puedo decirle que fuiste tú quien la rescató. Si ella pregunta acerca de lo que
pasó le diré que yo fui quien la cargó cuesta arriba ¿está bien?”

“…”

“Oye, oye, oye ¿qué pasa? ¿Por qué me miras así?”

¡Dame las algas! Por supuesto que Ryuuji no necesitaba agarrarlas físicamente, todo lo que
necesitaba hacer era absorber la esencia de las algas con su mirada… obviamente no podía
hacer algo como eso.

Ryuuji pensaba que si Kitamura no había hecho ninguna pregunta, probablemente era
porque ya sabía. Sin embargo tenía que guardar estos pensamientos en su mente, no podía
decirlo en voz alta.

Cuando escuchó la extraña petición de Ryuuji “Dile a Taiga que tú fuiste quien la rescató”,
Kitamura no hizo ninguna pregunta, sino simplemente le dijo “No es culpa tuya”, antes de
aceptar su solicitud.

A Ryuuji le gustaba Minori, sin embargo había sido rechazado por ella en la víspera de
navidad. Taiga también actuó de forma extraña en año nuevo, y Kitamura no necesitaba
decir nada ya que también comprendía el trasfondo detrás de todas sus acciones. El que
Taiga le confesara sus sentimientos a Kitamura en primavera y luego haya procedido a
poner fin a su amor no correspondido para que fuera capaz de cambiar su relación con él a
una buena amistad era algo increíble. Al contemplar la ejemplar amistad que en ese
momento se cernía ante sus ojos, Ryuuji pudo sentir que Kitamura deseaba tal relación con
Taiga.

Es decir, él sabía desde hace mucho tiempo que la persona a la que Taiga quería en realidad
era Ryuuji.

“¡Muy bien, muy bien! No conseguirás nada, aunque me mires con esa pasión”

Por supuesto, sólo ellos dos sabían los eventos que habían ocurrido en los pocos minutos
que le tomaron a Ryuuji subir a Taiga desde el borde del acantilado… No, únicamente él
sabía.

“Siempre he pensado que tus párpados… tienen una forma demasiado perfecta. Es como si
alguien los hubiese operado…”
-4-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

“Debes estar bromeando, te juro que nunca me he hecho una cirugía plástica”

E incluso antes de que Kitamura se enterase que a Taiga le gustaba Ryuuji, este había
notado algo incluso más aterrador.

Kitamura no era el único que se había percatado de todo, mejor dicho, Ryuuji había sido
demasiado lento. De igual forma, Ami me dijo que me odiaba por ser un imbécil,
aparentemente refiriéndose no solamente al hecho de que no me diese cuenta de los
sentimientos de Taiga, sino que inclusive fuera tan cruel como para hacer que me ayudara
a acercarme a Minori.

Por otro lado está Minori. ¿Su obstinado rechazo fue debido a Taiga? Ya sé la respuesta,
pero no quiero exagerar o ser demasiado arrogante, es por eso que no quiero hacer frente
a ese hecho.

Para resumirlo, sólo una cosa es verdad: soy un idiota. Si esa torpe de Taiga no hubiese
hecho algo tan estúpido, quizás yo seguiría ignorando sus sentimientos y probablemente le
hubiera dicho “¡eres una buena persona!” a cambio de todo lo que ella ha hecho por mí.

…Aunque él pretendiera no saber nada, no cambiaba el resultado en absoluto.

“¡Aisaka, ya basta! ¡Tu herida se va a infectar!”

Kitamura intervino al fin. Los gritos de aquellas damiselas en desgracia aparentemente


habían encendido su pasión como representante de la clase.

Taiga, que perseguía a Maya y a Nanako por todo el salón al tiempo que se preparaba para
quitar la gasa de su frente, echó un vistazo y caminó en dirección a ellos dos al mismo
tiempo que esbozaba una gran sonrisa. Cuando Ryuuji se preguntó qué estaba haciendo…

“¡Miren! ¡Ya sanó por completo!”

“¡Oh…!”

“¡Guaa!”

Se quitó la gasa y acercó su cabeza hacia Ryuuji y Kitamura.

La herida de 5 centímetros de la frente de Taiga tenía un color amarillento debido a que el


sangrado interno ya se había detenido y tenía una cicatriz en medio. Si bien la herida en sí
había sanado, aún se podía ver la cicatriz.

“¿Por qué me muestras algo como eso en la hora del almuerzo?”

La gente normal seguramente se sorprendería por algo como eso ¿verdad? Pero Ryuuji no
pudo evitar querer golpear ligeramente la cabeza de Taiga… “¡Ah… es verdad, ya sanó!”
-5-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

Kitamura también se sorprendió un poco por las acciones repentinas de Taiga, pero se
recuperó de inmediato para echarle un vistazo a la herida antes de sonreír y levantar el
pulgar en gesto aprobatorio. “¡Te lo dije!” ella inclinó la cabeza a un lado felizmente y
también levantó el pulgar en respuesta.

¿Por qué?

Hasta yo creo que semejantes pensamientos son estúpidos y vergonzosos, pero ¿por qué?
¿Por qué siempre me golpeas, me pateas y me estrangulas, y en cambio a Kitamura
siempre le sonríes y le haces gestos de aprobación? Si me quieres, no deberías… No, no,
he decidido olvidarme de eso, no debo pensar en esas cosas.

Si hubiese sabido que sería de esta forma, hubiera sido mejor no enterarme de nada. Si tan
solo no supiera de sus sentimientos, entonces no tendría pensamientos tan estúpidos, sino
que sonreiría y pensaría ‘a ella le sigue gustando Kitamura’.

“Gracias a Kitamura-kun sólo sufrí una lesión tan insignificante. ¡Te lo agradezco!”

“No, no hay de qué”

Kitamura agitó su mano y miró a Ryuuji, pero él volteó hacia otro lado pretendiendo no
saber nada. Definitivamente no eran celos.

Taiga no se percató de los extraños gestos de los dos chicos y continuó:

“¿Por qué estás aquí, Kitamura-kun?”

“¿Mmm? ¿Por qué no puedo estar aquí?”

Ryuuji sintió ganas de hacer su rutina habitual de caerse hacia atrás al escuchar la pregunta
de Taiga.

“No, no me refiero a eso. Lo pregunté porque Minorin acaba de salir del salón de clases
declarando apasionadamente que tenía que apañar los derechos de uso del campo deportivo
del equipo de fútbol. ¿No es también Kitamura-kun capitán de equipo?”

Ah, así que a eso se refería… Kitamura empujó sus gafas con el dedo medio ya que estas se
habían deslizado hacia abajo a causa del desconcierto.

“A decir verdad, los equipos masculino y femenino de softbol se fusionaron hace unos días
y Kushieda quedó como capitana del equipo en general. Sigo siendo parte del equipo, no
obstante ya no soy miembro del comité. Es muy difícil para mí lidiar con las obligaciones
de ser presidente del consejo estudiantil y capitán del equipo de softbol al mismo tiempo”

“¿En serio?”

-6-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

“Así es”

Ambos continuaron la conversación. Ryuuji tenía la mirada perdida mientras se llevaba un


pedazo de champiñón a la boca.

“Hablando de eso, el ver que pudieses regresar a la escuela sana y salva me tranquiliza.
Todos estaban preocupados y se preguntaban qué te había pasado cuando te ausentaste
durante una semana entera”

“Je jeje, no es nada”

Taiga le echó un vistazo a Ryuuji. Estás tratando de decirme que no comente a nadie que
simplemente quisiste saltarte las clases, ¿cierto? Sus labios se curvaron en una sonrisa por
el secreto compartido y le regresó una mirada que decía ‘lo sé’ al tiempo que daba un sorbo
a su té de oolong.

Si tan sólo todos los secretos pudieran ser engullidos y digeridos en el estómago como si
nunca hubiesen sucedido… entonces comenzó a divagar. Si eso pudiese pasar, entonces
todo sería mucho más simple, y Ryuuji, cuya cabeza estaba a punto de explotar, sería capaz
de seguir adelante.

Tal vez, realmente sería así.

“¡Takasu…! ¡Yuri-sensei te está buscando!”

Un compañero de clase llamó a Ryuuji desde el corredor. “¡Ya voy!” respondió antes de
levantarse, no se molestó en poner la tapa a su caja de almuerzo y giró su barbilla en
dirección a Taiga.

“No trajiste almuerzo ¿cierto? el mío está prácticamente intacto, así que puedes quedártelo.
Hoy no me apetece comer”

“¿Eh? Pero…”

Taiga miró titubeante la caja de almuerzo. “Sólo cómetelo” dijo Kitamura sonriendo como
una abuela.

“…No traje palillos y no quiero usar los tuyos, así que dame unos desechables”

“Nada de palillos desechables. Deberías saber que los bosques tropicales del mundo están
desapareciendo rápidamente”

“¡Guao, cómo fastidias…! No te he visto en una semana pero te has vuelto un completo
fastidio”

“Tan sólo lava mis palillos y úsalos”


-7-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

“¡Ambientalista!”

Al salir del aula, Ryuuji no volteó ni siquiera cuando Taiga le gritó aquello. Pensaba para sí
mismo mientras caminaba: ¿Qué pensará la gente si le doy un bentodel cual ya comí a una
chica?, ¿Es muy extraño? Tal vez. Pero él suponía que si su relación fuera como antes,
entonces este tipo de acciones deberían ser normales, o más bien, ella le habría quitado su
bento.

Si era así, significaba que el presente debía ser exactamente igual al pasado. Puesto que su
punto de vista no había cambiado, Ryuuji debía hacer que sus acciones parecieran menos
premeditadas y más naturales.

***

-8-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

Había otros estudiantes en la sala de profesores en el receso de la hora del almuerzo.


Los más serios hacían preguntas sobre la tarea y algunas estudiantes comían el almuerzo
con los profesores más populares. En la mitad superior de la concurrida sala de profesores
estaban los escritorios de los profesores de segundo grado.

“¿Por qué no lo has entregado? Este es un cuestionario muy importante…”

El almuerzo de la solterona (30) Koigakubo Yuri consistía en una taza de fideos


instantáneos. La cubierta de plástico del recipiente de fideos estaba empañada, lo que
incitaba a Ryuuji a imaginar cómo los fideos del interior se expandían rápidamente.

“Todos ya han devuelto el cuestionario… nunca creí que te olvidaras de traer algo tan
importante…”

Siguió mirando la taza de fideos.

Koigakubo Yuri miró de reojo y con inquietud los fideos que se expandían rápidamente.
No, no, volteó hacia Ryuuji nuevamente, pero no pudo resistirse a echar miradas furtivas a
sus fideos de vez en cuando.

“…Profesora, debería comer primero. La escucho, pero debería comer rápido los fideos
antes de que se resequen”

“¡Ah! No, no importa. Takasu-kun, aún no has almorzado ¿verdad? Así que como tu
profesora ¿cómo podría comer fideos frente a ti?”

“Yo ya comí. Por favor no se preocupe por mí, adelante, coma”

“¿E-en serio? Te pido una disculpa, tengo tantas cosas que hacer, pero tan poco tiempo”

Ryuuji la observó mientras quitaba la cubierta y separaba un par de palillos desechables,


“¡Je jeje!” rió felizmente al sujetar los fideos. Pero entonces, se detuvo súbitamente.

“Por cierto… ¿Durante el viaje escolar ocurrió un incidente relacionado con la desaparición
de Aisaka-san?”

“Así es…”

La profesora solterona parpadeó cuidadosamente cuando dijo:

“Creo que el estar tan preocupado por Aisaka-san provocó que los tornillos de tu cabeza…
se aflojaran un poco”

-9-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

Los tornillos de mi cabeza… Ryuuji se quedó sin habla al escuchar algo que jamás pensó
que saldría de la boca de su profesora. Un silencio incómodo se cernió sobre ellos dos, así
que Koigakubo Yuri pretendió ocultar la incomodidad llevándose una seta a la boca.

“Me refiero a que… ah, está caliente. Has estado muy distraído últimamente e incluso has
estado olvidando cosas importantes. Estoy muy preocupada por ti”

“¿Te interesaría hacerte… una evaluación psicológica?”

La profesora engulló un bocado de fideos. Ryuuji la observó comer y contestó en voz baja.

“Hay muchos motivos…”

Varias gotas de sopa volaron hacia la mesa que estaba completamente cubierta con
periódicos, las cuales dejaron manchas en la revista gratuita de información de bienes
raíces. La boca de Ryuuji se torció en una forma de V invertida al observar las gotas de
sopa. Los objetos que más odiaba en el mundo eran este tipo de anuncios gratuitos. Esas
cosas nunca hacían nada bueno y sólo servían para llenar el mundo con todo tipo de
publicidad al azar, ¡lo cual daba como resultado un desperdicio masivo de recursos!
“¡Guau! Es gratis…” recolectas tanta publicidad con esa mentalidad, ¡pero por supuesto
que tu hogar jamás estará completamente aseado y prolijo! ¡Ese tipo de cosas deberían
tirarse! Y hablando de eso, ¡ni siquiera son revistas de salud!Ryuuji luchó
desesperadamente para contener el impulso de gritar y lanzar aquella revista a la basura.
¡Contrólate, espíritu ambientalista!

“Puede haber muchos motivos, pero esto es normal ¿cierto? ¡No creo que necesite ir a
asesoramiento psicológico! ¡Además, la razón por la que no he podido entregar mi
cuestionario de aspiraciones a educación superior no se debe a que esté perdiendo la
cabeza, sino que aún no he llegado a un consenso con mi familia!”

“Ah, ¿con que esa es la razón…?”

“¡En efecto!”

La manifestación poco común de rebeldía de Ryuuji provocó que se viera como un águila
asesina, observaba hacia abajo a su profesora de clase que comía fideos con una mirada
penetrante. ¡Estúpida solterona (30)! ¡Puedes comer comida rápida hasta que mueras! ¡Te
maldigo para que compres una casa espeluznante por un precio muy alto!... Por supuesto
que Ryuuji no estaba pensando tales cosas, pero lo que había dicho era cierto.

El día anterior, mientras comía estofado con Yasuko, había hablado de su futura educación
superior, las opciones de carrera y también acerca de la hoja de sondeo de aspiraciones a la
educación superior que sería utilizada como base para programar las clases del siguiente
año.

La respuesta de Yasuko fue: “Sólo escribe ‘¡estudiaré mucho!’”. Ryuuji no quiso aceptar
aquello, también quería discutir problemas más prácticos y realistas, sin embargo
-10-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

Yasukotenía prisa y tuvo que comer rápido para llegar a tiempo al trabajo. A la mañana
siguiente, antes de que fuese a la escuela, ella estaba durmiendo profundamente, y como
Ryuuji se sentía embriagado tan sólo de percibir el olor del alcohol en el apartamento,
hablar de cosas serias estaba fuera de discusión.

Pese a ello, Ryuuji que tenía complejo materno… no, que tenía una actitud seria, deseaba
discutir aquel tema con Yasuko y entregar la hoja de sondeo sólo cuando hubieran llegado a
un acuerdo. Él consideraba seriamente ambas cosas, aspirar a la educación superior o bien
trabajar. Entonces ¿Cómo podía haber sido visto como alguien que ha perdido la cabeza?

“Ya veo, ya veo”

Koigakubo Yuri colocó un poco de pastel de pescado en su boca al tiempo que movía sus
palillos hacia Ryuuji tratando de calmarlo.

“Suspiro, Takasu-kun eres un buen estudiante y nunca has hecho algo que me preocupe.
Además, tengo grandes expectativas de ti, es por eso que insisto tanto. Es la tendencia
natural de un profesor”

“¿Grandes expectativas?”

Las cejas de Ryuuji se levantaron con sorpresa al repetir aquellas dos palabras, los ojos de
la profesora observaron atentamente su expresión.

“Por favor no espere mucho de mí, mi familia es muy pobre”

Ryuuji se preparó para refutar a su profesora, pero para su sorpresa ella se limitó a bajar sus
palillos y sonreírle con picardía.

“De todos modos, procura entregar el cuestionario tan pronto como te sea posible.
Únicamente Aisaka-san y tú no la han entregado”

“¿Taiga no lo ha entregado tampoco? ¿Entonces por qué soy el único al que usted mandó
llamar?”

“Porque acabo de pasarle el sondeo a Aisaka-san. Aunque tengas muchas razones, esto y lo
otro son dos cosas completamente distintas. Por favor busca un momento para tener una
charla con tu madre, y piensa en tu futuro”

***

-11-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

En el pasillo, fuera del salón de profesores, a Ryuuji no le quedó de otra más que
suspirar profundamente.

Sus pisadas en el camino de vuelta a clase se hicieron cada vez más pesadas hasta que casi
lo detuvieron por completo. Esa pesadez reflejaba su estado de ánimo, algo lo frustraba.

Esto y lo otro son cosas completamente distintas. Aunque su profesora había dicho aquello,
era imposible separar los hechos de esa forma. Deseaba que todo se quedara tal y como
estaba y era incapaz de imaginar el futuro desconocido, él estaba completamente en
desacuerdo con la opinión de Yasuko. Ella simplemente decía palabras ambiciosas sin tener
en cuenta la situación financiera de la familia Takasu. Era casi imposible hacerle entender
aquello, además a Ryuuji le dolía la cabeza tan sólo de pensarlo.

“Suspiro…”

Ryuuji empleó su mano derecha para sostener su oscilante cabeza.

Esto se debe probablemente a que no he estado durmiendo bien estos últimos días ¿no?

Pese a que su corazón se había detenido por completo, aún le esperaba más estrés con la
hoja de sondeo de aspiraciones para la educación superior… Las pisadas que se suponía
debían llevarlo de regreso a clase se volvieron hacia un pasillo vacío. Necesito ordenar mis
sentimientos antes de regresar a comer con Kitamura y Taiga, todavía tengo que seguir
mintiendo en frente de ellos.

Al llegar al pasillo que conectaba el edificio principal con el gimnasio, Ryuuji sintió como
si no pudiese respirar bien, por tanto abrió una ventana para dejar entrar un poco de aire
fresco. Abrió la boca como un pez fuera del agua, llenando su pecho de aire helado que le
lastimó los pulmones.

Sin importar qué tan profundo respirase, seguía sintiéndose incómodo. Ryuuji sacó la
cabeza por la ventana sintiéndose todavía atrapado. Aún no podía escapar de aquella
tormenta de nieve.

¿Acaso no he decidido olvidarme de la confesión de Taiga? Ella no tiene intención de


dejarme saberlo, así que todo debería volver a la normalidad siempre y cuando me olvide
de ello.

Pero incluso si uno está realmente decidido a olvidar algo, no es tan fácil ponerlo en
práctica. El ser capaz de disimular a la perfección que se ha olvidado todo requiere más
tiempo. Así que aunque él continuaba atrapado en el interior de “algo que lógicamente no
debería existir” el tiempo seguía su curso. Ryuuji comprendía que si él se detenía en seco,
todos los demás seguirían avanzando, paso a paso. La decisión entre ir a la universidad o
empezar a trabajar le pesaba aún más, ya que Ryuuji sentía que se estaba quedando atrás en
todos los aspectos.
-12-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

También sabía que no debería sentirse así, que nunca había pretendido tomar un curso de
acción anteriormente, sólo había respondido a los problemas a medida que se suscitaban.
Quería elegir el camino correcto para progresar, pero no sabía cuál era.

Quizás sí estoy perdiendo la cabeza tal como dijo la profesora. Mi madre es


TakasuYasuko, así que las tuercas y tornillos en mi cerebro podrían haber desaparecido ya
y yo simplemente no lo he notado.

“¡¿Acaso… me convertiré… en un inútil?!”

Ryuuji siempre había pensado que era una persona confiable y trabajadora… pero aquel
individuo noble ya no existía. Entonces ¿qué quedaba?, ¿cuál era su verdadera identidad?

“Ahhh…”

El joven de aspecto demoníaco que hablaba consigo mismo junto a la ventana gimió
suavemente, su atención se centró repentinamente en un hueco del alféizar que estaba
repleto de hojas y polvo… A uno probablemente le saldría un brote de acné si se acercara
demasiado. Ryuuji sacó rápidamente un pedazo de papel de su bolsillo y lo envolvió con
indiferencia alrededor de su dedo índice, luego dijo “Ahhh…” como una vieja mientras
pasaba su dedo por el alféizar.

Hasta el propio Ryuuji sentía que estaba siendo demasiado pesimista.

Hablando del alguien que compensaba con optimismo lo que él tenía de pesimista,
KushiedaMinori apareció en la mente de Ryuuji.

Él había sentido que ella era la personificación del optimismo desde su primer encuentro,
sonrió a la persona a la que todo el mundo le decía que era un delincuente, ser como ella era
la aspiración de alguien que carecía de confianza en sí mismo como él. A diferencia de
Ryuuji que caminaba con la cabeza baja para ocultar su siniestro rostro, Minori siempre
miraba directo al sol al igual que un girasol floreciente. Es por eso que me siento atraído
hacia ella, es por eso que me gusta.

Ahora he experimentado de primera mano su personalidad de acero, no sólo es optimista,


amable y linda, también es individualista hasta el punto de rozar la terquedad. Incluso si
hiere a las personas que la rodean (¡Como a mí!), Minori nunca cambiará, jamás se
detendrá en seco…Esto fue lo que Ryuuji descubrió. Ella es como un girasol que se eleva
hacia el cielo, que florece saludablemente… no, es como un misil lanzado hacia el sol
preparado para tomar su lugar en el cielo.

La causa por la que Ryuuji puso fin a su amor no correspondido por Minori fue también
porque tras llegar a conocerla personalmente, él comprendió que sería incapaz de “seguirle
el paso”… no era como si sintiese que no era lo suficientemente bueno para ella, más bien
creía que alguien como él jamás podría igualar su fuerza de voluntad y el ritmo al cual vivía

-13-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

la vida. Sin embargo, aunque la llama del amor se hubiese extinguido, aunque ya no tuviera
esperanzas de cualquier progreso con ella…

“Kushieda…”

Ryuuji pensaba todos los días: Si tan solo pudiera ser como tú algún día.

Para él, Minori era perfecta y admirable, su deseo de volverse como ella nunca cambiaría
en absoluto.

“Soy sólo una basurita en tus ojos…”

“Por supuesto que no…”

“¡¿Ehhhhhh?!”

Debido a la significativa conmoción que Ryuuji recibió, su cuerpo no pudo seguir la


velocidad a la que quiso dar la vuelta y sus zapatos de interior emitieron un chirrido de
protesta antes de caer al suelo.

“¡¿…Cuánto tiempo llevas ahí?!

“Kushieda, Tú UnkoTarezo1, seguramente pensaste que yo era Cascade2 ¿no es así…?”

Minori tenía las cejas levantadas y sus ojos oscuros irradiaban luz.

“Es por eso que respondí ‘Por supuesto que no’, no soy un caballo”

¿Cuánto tiempo lleva ahí?Minori se inclinó para mirar a Ryuuji que estaba sentado en el
suelo, ella asentía fuertemente con la cabeza.

“¡¿Qué le pasó a tu oído…?!”

Ryuuji no pudo evitar caer al suelo, de repente la potencia de sus latidos aumentaron
exponencialmente. Aquello era algo que ya no podía describirse con la palabra ‘latidos’.

¿Por qué apareció justo en este momento? ¿Y de qué está hablando? ¿Cuál caballo?
¿Cuál Tarezo? ¡No entiendo nada!

Además…

“Ya que hemos llegado a esto, ¡usaré mi movimiento supremo asesino Mustang 3! ¡Ja!”

1
UnkoTarezo: Es el personaje principal del manga Midori no Makibaou, es una pequeña mula blanca que con mucha
determinación y velocidad logra ganar todas las carreras.
2
Cascade: Es el rival de toda la vida de UnkoTarezo, es un caballo de carreras.
3
N. de T: Se refiere a los caballos salvajes mesteños, no al automóvil de Ford.

-14-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

“¡Cálmate! ¡Eres muy peligrosa, cálmate!”

Inesperadamente Minori comenzó a correr y Ryuuji saltó rápidamente frente a ella


colocando sus manos como si tratara de detener a un caballo al galope. Seguramente habría
un accidente si ella corriese de esa manera en la escuela.

“¿Eh? ¿Por qué me detienes? Sólo regreso a clases de modo normal”

“¡¿Quién correría de esa manera dentro de la escuela?! ¡¿Cómo puedes llamar a eso ‘modo
normal’?!”

Al escuchar el sermón de Ryuuji ella gritó “Me ha regañado” e inmediatamente se dio la


vuelta y comenzó a actuar como robot, lo que provocó que él se quedara sin habla
momentáneamente. Cierto, casi lo olvido, se ha comportado de esta manera últimamente…
“¿Por qué? ¿Por qué, Takasu-kun? Por favor no dejes que tu alma salga por tu boca, tú
también deberías regresar al salón de clases. ¿Qué podría ser lo que estás haciendo en los
límites de la escuela?”

“Eso debería decirlo yo… No me estás acosando ¿verdad?”

Y de esa forma, Ryuuji comenzó a seguir la corriente a las bromas de Minori.

“¿De qué hablas?”

Pero ella eligió ese momento para volver a la normalidad mientras lo miraba impasible.

“Yo vengo de devolver las llaves a la oficina de profesores del gimnasio. Es extraño que te
encuentres aquí ¿no crees?”

“Yo…”

Porque no puedo ser como tú.

Soy incapaz de enfrentar cada nuevo día con tanta energía como tú. Me restringen varias
cosas y siempre me he detenido, yo solo… Pero, ¿cómo iba a decir ese tipo de cosas en voz
alta?

“Sigo reponiéndome de la conmoción que recibí porque Yuri me dijo que he perdido un
tornillo”

“¿Eh? ¿Que perdiste un tornillo? ¿Po-por qué?”

“Porque no le entregué el cuestionario de aspiraciones a nivel superior. Además hablé


dormido… ayer durante clase, creo que la preocupé”

“Ah… Soñaste y lloraste ¿eh?”


-15-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

“¿Qué dijiste? No estarás hablando de mí ¿cierto…?”

Sin embargo Minori no estaba jugando con él. Se acercó a la ventana al tiempo que
exhalaba un vaho blanco en dirección al aire frío del exterior y se volvió hacia Ryuuji.

“Es un alivio que Taiga haya podido regresar sana y salva. Un verdadero alivio”

Y sonrió ampliamente, las comisuras de su boca giraron hacia arriba.

“Si no me hubieras acompañado aquella vez… ¿cómo habrían resultado las cosas si me
hubieras dejado ir a buscarla yo sola? Lo más probable es que yo también me hubiera
accidentado. Cuando pienso en esa posibilidad yo también sueño y lloro”

“¿…Tú también?”

“Sí” Minori asintió y le dio una respuesta que sonaba como ella y al mismo tiempo no
sonaba a ella.

El viento helado acometía sus rostros, Ryuuji y Minori mantenían una pequeña distancia
entre ellos y se movían reflejando sus acciones. Ambos sostenían sus manos en el alféizar
de la ventana al tiempo que temblaban de frío con sus cabezas metidas en sus bufandas. Si
alguien los hubiese divisado desde afuera del edificio, sería probablemente un espectáculo
muy interesante.

La delgada capa de nubes parecía haberse congelado en el cielo invernal, no obstante el


clima era despejado, el único problema eran las desagradables ráfagas de viento. No había
edificios altos que obstruyeran la vista desde la ventana por lo que ambos podían verse
desde la calle a gran distancia. Observaban las casas con sus techos y chimeneas que se
extendían hasta la lejana fábrica de reciclaje pese a que el río interrumpía la línea. Las dos
enormes chimeneas industriales color blanco con rojo encima de la fábrica escupían nubes
de humo blanco. ¿Eso no daña el medio ambiente?

“Yo había pensado en un principio que sería capaz de rescatarla yo sola”

La voz de Minori flotó junto a una nube de vaho blanco mientras Ryuuji presenciaba cómo
la niebla se disipaba en el aire. Debe estar hablando del accidente de Taiga.

“Ella cayó al fondo de aquel acantilado, pero para serte honesta, yo nunca hubiera podido
rescatarla sola. Me alegro de no haber evaluado erróneamente la situación en ese
momento… Además, yo misma dudaba de que fuera capaz de encontrar a Taiga por mí
misma. Tú incluso supiste la posición de su caída”

“Eso fue porque…”

El objeto que reflejó la luz que me guió hacia Taiga fue… “…Divisé el broche de cabello
que estaba enterrado en la nieve”
-16-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

Minori que acababa de sacar su cabeza por la ventana, posó sus ojos nuevamente en los de
Ryuuji. Él solamente volteó hacia a un lado, pero la mirada penetrante de Minori no vaciló.
“Yo pensaba que el broche había sido un regalo de Taiga, pero no lo era ¿verdad? Es el
regalo que habías comprado para mí, pero al final no me lo diste. Es por eso que ella me lo
dio ¿no es así? Según mi deducción, ese debe ser el presente que planeabas darme en
Nochebuena”

“¡…!”

Acertó en todo.

Al parecer Minori no esperaba que Ryuuji fuese capaz de responder a aquello y asintió con
la cabeza para llenar el silencio que acaeció sobre ellos dos. A decir verdad, Ryuuji no le
había dado el presente porque se había olvidado de traerlo consigo aquella Nochebuena,
pero por supuesto que él no podía decir algo como eso, así que simplemente se quedó
mirándola en silencio.

Entretanto, se dijo a sí mismo: Ella realmente lo sabe todo.

“¿Cómo lo…?”

“Tengo mis fuentes. Hablando de eso, te pido una disculpa, de verdad no lo sabía y pensaba
que había sido un regalo de Taiga”

Ryuuji no pudo percatarse inmediatamente el por qué ella le estaba pidiendo disculpas, pero
la expresión de Minori permaneció seria mientras observaba a Ryuuji con una mirada
suficientemente feroz para derribar el sol.

“Tú… usaste el broche por un tiempo, no puedes pedirme disculpas por eso ¿cierto?”

“Pues lo estoy haciendo”

Perdí la memoria y no recuerdo nada de lo que pasó en Nochebuena. Así que Takasu-kun
debe actuar también de ese modo, la forma en que interactuamos no debe
cambiar…Minori, quien se había comportado de esa forma desde aquella noche (hiriendo a
Ryuuji en el proceso), habló de esa Nochebuena por primera vez. Había decidido hacer
frente a lo que pasó esa noche y a los sentimientos de Ryuuji.

“Mi intención no era herirte, pero te pido disculpas por usar ese broche frente a ti. De
verdad lo siento”

“Eh…”

Admitir que hirió a Ryuuji era lo mismo que admitir que sabía de sus sentimientos, que
rechazó su confesión por adelantado y no se había olvidado del incidente hasta ahora.

-17-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

“Te disculpaste muy repentinamente… ¿Es porque Taiga regresó a la escuela?”

Minori no respondió su pregunta, simplemente lo observó con sus ojos llameantes dejando
que su cabello bailara libremente en el aire invernal.

A Ryuuji de repente se le ocurrió una cosa: Quizás a ella le estuviese pasando lo mismo. La
Minori que se veía como si avanzara a un ritmo inhumanamente rápido exteriormente
podría estar en realidad igual que Ryuuji, que se hubiese detenido de igual forma. Lo más
probable era que ella se hubiese detenido desde aquella noche.

Era por eso que quería aprovechar la oportunidad después de que Taiga regresara a
arreglarlo todo.

Ella admitió haber rechazado los sentimientos de Ryuuji y se disculpó por haberlo herido,
básicamente señalando que sabía todo… ¿Es esta su manera de ‘seguir adelante’?

“¿Dónde quedó el broche?”

Al escuchar la pregunta indiferente de Minori, él también respondió de la misma manera.

“Está en mi cuarto, ¿todavía lo quieres?”

“No, gracias. No creo que vaya a aceptarlo después de todo”

Sabía que dirías eso… Ryuuji habría querido decirle eso y luego sonreír.

Ya que vas a arreglarlo todo, entonces yo también debo arreglar todo contigo… Era lo que
en realidad quería decirle… “Yo…”

Suspiró antes de abrir la boca nuevamente.

“…De verdad te admiro”

Sigo sin poder dar ese paso tan importante. De verdad espero poder seguir adelante al
igual que Kushieda, pero no puedo, continúo sin ponerme de pie, sigo atrapado en esa
tormenta de nieve.

Mientras no pueda olvidar esa voz, seré incapaz de seguir adelante.

“¿Qué pasa? ¿Por qué dices eso de repente?”

“Me… han limitado muchas cosas y me han dejado atrás. No he sido capaz de olvidar lo
que deseo olvidar, y también…”

Aún veo esa tormenta de nieve cada vez que cierro los ojos. El caótico remolino de nieve y
hielo, aquel par de ojos fuertemente cerrados enterrados en la nieve y el hielo, aquellas
lágrimas bajo sus pestañas y… ‘Me duele’.
-18-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

-19-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

Escuchó aquella voz nuevamente.

Estando dentro de un mar de soledad, Taiga decidió ocultar sus sentimientos y seguir
adelante por sí misma. Ryuuji pensó en la única vez que Taiga le dijo las cosas que se
ocultaban en su corazón, su voz resonaba sin cesar en su mente y corazón.

“No puedo olvidar lo que deseo olvidar”

El puño de Minori se desvió a un lado del rostro de Ryuuji.

“Por supuesto que no puedes olvidar. Desde el momento en que decidiste olvidarlo
determinaste que sería imposible hacerlo. Si pudieras olvidarlo entonces no lo recordarías
en primer lugar. Tú quieres olvidar porque no podrás hacerlo jamás. Es por eso que el dolor
es inevitable”

“Pero… tengo que olvidar… Al menos creo que es lo que la otra persona desea”

Ryuuji volteó e intentó empujar el puño de Minori de vuelta. Ella no hizo preguntas como
‘¿Qué es lo que quieres olvidar?’ o ‘¿Quién quiere que olvides?’, ella sólo lo escuchó.

“Es por eso que quiero olvidar”

Tal vez él no estaba en lo correcto, ya que Taiga jamás le había dicho nada como: ‘Quiero
que lo olvides’. Ella no había planeado revelarle sus secretos, no había planeado confesarle
sus sentimientos, tenía la esperanza de ocultar su afecto por Ryuuji por siempre.

Es por eso…que quiero olvidar…

“Te admiro porque eres proactiva y siempre avanzas hacia tus metas. ¿Qué debo hacer para
ser tan proactivo como tú?”

Minori guardó silencio por un momento al tiempo que observaba los ojos de Ryuuji. Hizo
una ligera mueca de disgusto y exhaló otro vaho blanco ‘hooo~’.

“Porque ‘lo he decidido’”

Y sonrió.

“Porque he decidido la dirección en la que quiero ir. Si no hubiera tomado una decisión
entonces no sabría cuál es el camino hacia adelante. Takasu-kun ¿A dónde quieres ir?
¿Tienes algún lugar al que desees llegar? Si no tienes tal meta, entonces no podrás seguir
adelante”

La dirección para seguir adelante.

El lugar al que deseo llegar.

-20-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

Al escuchar las preguntas de Minori, Ryuuji se percató de que no podía responder ninguna.

No sabía a dónde tenía que ir, o tal vez era que no existía dicho lugar en su corazónen
primer lugar. En resumen, no poseía ningún tipo de pasión o esperanza de un sueño o
aspiración. Por lo menos, no era capaz de detectar la presencia de tal deseo.

Ah, así que es por eso… No he podido llegar a ninguna parte porque no he podido tomar
una decisión.Ryuuji miró al cielo.

“¿Sabes adónde quieres ir?”

“¡Por supuesto!”

Respondiendo resueltamente, Minori saltó ligeramente detrás de Ryuuji y posó como si


estuviera haciendo un lanzamiento sin importarle si su falda estaba siendo volada por el
viento. El pelo en sus hombros bailaba levemente y sus ojos seguían la pelota de softball
invisible hasta el fondo del pasillo.

En ese momento, Ryuuji realmente admiraba a la persona que poseía esa mirada.

Cuando la hora del almuerzo estaba por terminar, el pasillo se tornó más bullicioso por los
estudiantes que regresaban a sus respectivas clases. Ryuuji y Minori habían estado junto a
la ventana por mucho tiempo y temblaban de frío mientras bajaban por las escaleras,
cuando de pronto se percataron de cierta persona al mismo tiempo.

“¡Oh, Ami!”

KawashimaAmi acababa de salir del salón de profesores.

Era la única que se destacaba entre los estudiantes. Sus esbeltas extremidades, su espalda
recta y su piel blanca como la nieve eran completamente distintas a las de los estudiantes a
su alrededor. Una vez más, Ryuuji sintió la fuerza de la presencia de Ami.

La belleza en cuestión dio la vuelta al escuchar la voz de Minori. Minori la saludó con la
mano…

“…”

Sin embargo Ami fingió no haberla visto y se alejó. El objetivo de su saludo se fue, Minori
sólo pudo bajar su mano derecha.

“… ¿Siguen peleadas?”
-21-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

“Por favor di que ‘estamos en el proceso de reconciliarnos’… Aunque parece que soy la
única que busca una reconciliación”

Minori no se detuvo y siguió caminando de manera un poco torpe en el pasillo por el cual
Ami acababa de pasar. Parece que incluso Minori tiene asuntos que no puede resolver.

***

-22-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

“¿No hablamos de esto ayer…?”

Yasuko, que estaba ocupada revolviendo un tazón de natto 4 abrió desmesuradamente sus
ojos mirando a su hijo, que estaba sentado en la mesa frente a ella.

“Te dije que escribieras ‘¡Estudiaré mucho!’ en la hoja, ¿aún no la entregas?”

“No he terminado de dar mi opinión”

Ryuuji había preparado la cena más temprano que de costumbre, planeaba discutir el asunto
con su madre durante ese momento.

“Aún no lo has considerado seriamente”

“Ya-chan es muy seria”

“Si voy a una universidad pública cerca de nuestra casa durante cuatro años, se sumarán
cerca de diez millones de yenes a nuestros gastos en total. Si voy a una universidad privada
entonces los gastos serán aún mayores. ¿Alguna vez has pensado en las consecuencias
financieras si voy a la universidad?”

“¿Mmm? Todas las universidades públicas cerca de nuestra casa son de bajo rendimiento
académico, ¡definitivamente no! Ryu-chan es demasiado inteligente, debe ser fácil ingresar
a una universidad privada, ¡debes ir a una buena universidad en Tokio!”

“¡Bomba de natto~! ¡Ah… está pegajoso~!”

Yasuko empleó sus palillos para meter un poco de natto en la jaula de Inko-chan.

“¡Ah!” Inko-chan agarró el natto y se embarró todo el cuerpo. Esta ave de verdad come
natto.

“No estoy hablando de eso”

El tazón de natto de Yasuko, la mesa del comedor, la jaula de Inko-chan y el pico de Inko-
chan estaban conectados por una cadena de natto. Ryuuji usó sus palillos para colocar el
natto fuera de la mesa con una expresión seria. La desmaquillada Yasuko tenía el cabello
recogido en un moño y sorbía un tazón con sopa de miso y miraba la televisión, tarareaba la
melodía de algún cantante que probablemente era dos décadas más joven, quizá pensaba en
interpretarla en el trabajo más tarde.

“¡Ah!”

Ryuuji apagó el televisor.

4
Natto: Alimento milenario procedente de Japón derivado de la soja, resultado de la fermentación de la semilla de soja.

-23-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

“…El punto es que nuestra situación financiera no es adecuada para que yo aspire a la
educación superior”

“Claro que lo es”

Yasuko hizo un puchero e intentó arrebatarle el control remoto, pero Ryuuji se adelantó y
lo metió debajo de su cojín.

“Te estoy diciendo que será demasiado difícil”

“¿Qué tan difícil puede ser? Claro que no lo será. Estarás en tercer año de secundaria el año
que viene y después cursarás cuatro años en la universidad ¿no es así? Y por supuesto, mi
salario no va a disminuir en ese período de tiempo”

“¿Cómo puedes estar tan segura? ¿Qué pasará si el negocio cierra?”

“¡No cerrará! Tiene muchos clientes”

“Las demás inversiones de tu jefe podrían fallar ¿no crees?”

“¿Eh…? ¿Y yo cómo voy a saber de esas cosas?”

“Ese es el punto, no lo sabes con seguridad, es por eso que nuestra situación financiera no
es buena… creo que debería encontrar un trabajo después de graduarme y posteriormente
intentar ingresar a una universidad cuando nuestro ingreso familiar sea estable. O tal vez
debería buscar una universidad que me diera una beca completa…”

“¡De ninguna manera~!”

Yasuko sólo haría una expresión acorde a la de una madre en tales momentos. Se inclinó
hacia Ryuuji y refutó con voz alta su argumento.

“Ryu-chan no tiene que preocuparse por nada, ¡Ryu-chan sólo necesita concentrarse en
estudiar e intentar ingresar a la mejor universidad! Si consigues una beca significará que
eres muy bueno ¿cierto? Es por eso que Ya-chan no te permite pensar en otras cosas. ¡Ryu-
chan irá a estudiar a un lugar con muchos buenos estudiantes! Ryu-chan no se parece a Ya-
chan, Ryu-chan es muy inteligente, así que debes tener la mejoooor~~ educación posible y
desarrollar tus talentos tanto como te sea posible para que puedas tener una vida muy feliz.
¡Es por eso que no deberías estar pensando en otra cosa que no sea estudiar!”

“Hay un dicho que dice… un dicho que mi profesor solía decir cuando Ya-chan era aún
estudiante… Mmm… Algo de jade… proceso… brillante… algo por el estilo…”

“¿…Una piedra de jade es inútil antes de ser procesada?”

-24-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

“¡Así es~~! ¡Ése es! Es por eso que Ryu-chan debe entrar a una clase llena de buenos
estudiantes a estudiar muy duro, también debe asistir a clases extras y esas cosas. Ryu-chan
deberá prepararse adecuadamente para los exámenes de ingreso a las universidades.
¡Guau…! ¿Cuál camino elegirá Ryu-chan? ¡Qué emoción…! ¿Se convertirá en doctor?, ¿O
un veterinario?, ¿O farmacéutico, o dentista? ¡Ser profesor no estaría mal!, que fuera un
científico a la vanguardia con la tecnología tampoco estaría mal, pero tal vez ser abogado
sea adecuado para Ryu-chan. Ah… ¿qué pasaría si Ryu-chan se va al extranjero? ¡Ya-chan
se quedaría solita! ¡Pero Ya-chan intentará soportar la soledad!”

“…”

Ryuuji se quedó sin habla observando a su madre sin saber qué otra cosa hacer más que
revolver su propio tazón de natto.

“¡Nyan!” Su madre mordió un pedazo de anchoa mientras imaginaba un futuro prometedor


para él.

Esa tonta.

¿Hablas de la escuela de medicina sin nada que te sustente?, ¿Qué estás diciendo?
¡Discúlpate con todos los estudiantes que aspiran a ingresar a la escuela de medicina y
con sus padres ahora mismo!Ryuuji revolvió violentamente su tazón de natto, pensaba en
la única manera de hacer que Yasuko regresara a la realidad. Se acercó al armario de la
esquina de la habitación, sacó la libreta de ahorros de un cajón y se la entregó.

Resistió la tentación de caerse al suelo y dijo:

“¿…Te parece mucho? La mitad de esta cantidad se esfumará después de pagar la matrícula
en primavera. Y todavía tenemos que deducir el alquiler cada mes, las cuentas de los
servicios y los gastos personales. Además trabajas en el sector de servicios, así que tendrás
que comprar ropa y maquillaje ¿no es así? Sin importar cuánto economicemos, no seremos
capaces de ahorrar dinero mensualmente. Con esta situación financiera ¿dónde crees que
podrás conseguir el dinero para que yo estudie medicina?”

“¿Ehhh?”

“¿Qué fue eso? Ah… creo que será mejor que consiga un trabajo a tiempo parcial. De ese
modo nuestro ingreso familiar se incrementará cerca de cincuenta mil yenes cada mes…
por lo menos…”

“¡No! ¡No te permito trabajar!”

Yasuko levantó su mano derecha violentamente, su natto voló por los aires y Ryuuji se
apresuró a recogerlo nuevamente.

-25-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

“¡Si empiezas a trabajar, entonces no tendrás tiempo para estudiar…! Además no podremos
vernos todos los días, ¡la vida no tiene sentido si tengo que comer sola! ¡Eso no es bueno!
¡No dejaré que trabajes!”

… Ryuuji jamás había trabajado, debido a la postura de Yasuko en lo concerniente al


trabajo de tiempo parcial, sólo se encargaba de las tareas domésticas.

“¡Quiero trabajar a tiempo parcial precisamente porque me dijiste que querías que fuera a la
universidad!”

Pensándolo bien, Ryuuji sentía que había perdido los últimos dos años de su vida, porque si
hubiera trabajado a tiempo parcial tan duro como Minori, él ya tendría ahorrada una
cantidad considerable en esos momentos, evitándole la necesidad de dicha disputa.

“¡No te preocupes! ¡Ya-chan se las arreglará!”

Yasuko hizo la señal de victoria y sonrió. Había sido esto lo que lo había mantenido en la
oscuridad todo este tiempo, porque la adulta lo había dicho, ese era el por qué Ryuuji había
creído siempre que ella podía resolver el problema cuando en realidad, incluso Yasuko no
tenía la menor idea de cómo resolverlo. TakasuRyuuji ya tenía diecisiete años y pronto
cumpliría dieciocho, así que por fin comenzaba a ver el mundo como era en realidad.

Hay cosas que ni siquiera los padres pueden hacer. Nunca creas cuando te dicen ‘no te
preocupes’. En el pasado, Yasuko le estuvo mintiendo a Ryuuji todo el tiempo, le decía
cosas como ‘¡no te preocupes!’, ‘Ya-chan es la mamá, déjaselo a Ya-chan’, ‘Mientras ya-
chan esté aquí, todo estará bien’… Y Ryuuji siempre le había creído.

“¡No serás menos feliz que los demás niños que tienen padres porque Ya-chan es una súper
mamá!, ¡Siempre joven!, ¡Siempre bella!, ¡Y Ya-chan tiene súper poderes! ¡Así que si Ryu-
chan se encuentra en algún lío, Ya-chan será capaz de salvarte de inmediato! Si hay un
accidente, nada pasará; el dinero brotará como agua. Así que no te preocupes, déjaselo a
Ya-chan. Seremos felices toda la vida…”

¿…Encontrarás una manera? No lo creo.

Ryuuji pensó para sí mismo. El cuento de hadas de mi infancia por fin está por terminar.

“¡Encontraré la manera! ¡En serio, Ya-chan ya pensará en una solución! Así que no te
preocupes por el dinero Ryu-chan”

Yasuko le dedicó una sonrisa inocente y asintió con furia, pero su hijo no fue engañado de
nuevo.

Después de que Yasuko salió al trabajo, Ryuuji siguió sin poder llegar a una resolución con
respecto a su cuestionario para la educación superior, sólo se las arregló para hacer su tarea,
y para lavar los platos y la ropa. Sin nada más que hacer, no estaba de humor para ver la
televisión, así que sólo pudo pensar en estudiar un poco de inglés, anotaba la pronunciación
-26-
Toradora! Vol.09 Capítulo 02

de cada palabra con su caligrafía pequeña y prolija, pero a medida que escribía no pudo
evitar dejar de hacerlo.

¿A dónde pretendo llegar estudiando tanto? No podía motivarse ya que ni siquiera tenía
una meta establecida. Se apresuró a dejar de pensar en ello. Un paso en falso podría llevarlo
a un abismo sin fin de dudas.

Miró por la ventana, la habitación de Taiga seguía encendida. Una poderosa luz emanaba
desde detrás de las cortinas, parecía haber encendido la lámpara de mesa.

Quizás Taiga también está estudiando duro… o podría estar leyendo manga o revistas,
incluso podría estar navegando en la red mientras come fideos instantáneos.

Ryuuji tocó el frío marco de la ventana con sus dedos y se concentró en la ventana de
enfrente por un momento, aún así no pudo ver la silueta de Taiga al otro lado de las
cortinas.

No había nada especial de qué hablar, por eso Ryuuji no tenía intención de llamarla, sólo
quería confirmar si podía verla o no.

Si el ‘no expresar ningún tipo de afecto’ era el objetivo de Taiga, entonces ‘seguir adelante’
para ella significaba ocultar sus sentimientos y darle la espalda a Ryuuji… Si en verdad
fuese así, entonces ella se alejaría cada vez más de él hasta no ser capaz de volverla a ver.
Aunque no cambiase en absoluto, ella se iría de igual forma.

Nadie, incluyendo a Taiga, estaría dispuesto a asumir la responsabilidad de la forma en la


que Ryuuji se detuvo en seco. Nadie estaría dispuesto a darle una señal para seguir
adelante.

“…Supongo que era de esperarse”

Ryuuji soltó el lápiz con cansancio.

FIN Capítulo 02 – VOL 09


Toradora no Fansub

Traducción: FyeTsukishiro
Corrección: Ogichi
Edición: Wins

-27-
Toradora no Fansub presenta:

Toradora!: Volumen 09 Capítulo 03

“¿Qué?”

Taiga parpadeó lentamente un par de veces antes de responder.

“¿La pastelería? ¿Ya-chan?”

Ryuuji asintió.

“Así es, de lunes a viernes, desde las diez de la mañana hasta las cuatro de la tarde,
novecientos yenes la hora”

“Pero Ya-chan despierta por lo general hasta muy tarde. Llega a casa hasta las cuatro o
cinco de la mañana, y…”

“Traté de detenerla pero no quiso escucharme. Comenzó a trabajar la semana pasada”

“…Debe ser muy agotador ¿no crees?”

La mirada de Taiga contenía un toque de desaprobación, pero Ryuuji no podía hacer nada
para detener a Yasuko puesto que trabajaba durante el horario escolar.

Después de la escuela, Taiga y Ryuuji fueron al salón de entrevistas que era conocido
también como „el salón de las reprimendas‟ y esperaron a que su profesora de clase
apareciera.

Él se sentó en la mesa para cuatro personas que estaba en el centro, entretanto Taiga, que
originalmente estaba de pie junto a la puerta, optó por permanecer lo más alejada posible de
Ryuuji e hizo un gran rodeo para sentarse en el escritorio situado frente a la ventana,
mientras que balanceaba sus piernas bruscamente.

Aquel espacio confinado medía apenas poco más que cuatro tatamis1 y reinaba en él un
silencio incómodo, los únicos sonidos que llegaban eran las voces apagadas de los
estudiantes que tenían actividades del club en el campo deportivo. Mientras nadie hablase,
el espacio entero era como un vacío sin sonido, lo que hacía que sus visitantes percibieran
una inexplicable sensación de presión.

1
NdT: Aproximadamente seis y medio metros cuadrados.

-1-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

“Escucha esto…”

¡Tap! Ryuuji tamborileaba con sus dedos en la mesa como si tocase el piano.

“…La tienda a la que siempre voy en el distrito comercial está buscando trabajadores a
tiempo parcial, y lo mejor de todo es que los empleados suelen llevarse a casa los pasteles
que no se vendieron al final del día…”

“Eres muy ruidoso”

“¿…A qué te refieres con „ruidoso‟?”

“Ese tamborileo que haces con tus dedos”

Taiga se apoyó en el marco de la ventana y agitó un dedo de cada mano frente a Ryuuji. Él
comprendió a lo que se refería e inmediatamente se cruzó de brazos, colocándolos sobre la
superficie de la mesa.

La tarde anterior, Ryuuji supo del nuevo trabajo de Yasuko después de encontrarla frente al
apartamento de Taiga.

“Pero ¿por qué Yasuko consiguió otro trabajo?”

“Porque le dije que no tenemos el dinero suficiente para que asista a la universidad. Así que
me dijo que encontraría la manera de arreglarlo y consiguió otro trabajo al día siguiente”

“Entonces es para pagar tus matrículas… Ser madre es muy duro”

“…El motivo por el que me llamaron debe ser porque no he entregado el formulario para la
universidad. ¿Y tú por qué estás aquí?”

“Tampoco lo he entregado, creo que me han llamado por la misma razón”

“¿Por qué no lo has entregado? ¿Acaso no quieres discutirlo con tus padres?”

“No, simplemente me dio mucha flojera, así que lo olvidé”

Taiga se dio la vuelta para exhalar su aliento sobre el vidrio de la ventana y dibujar la figura
de un corazón en él.

“¡…!”

Ryuuji saltó sorprendido al ver el dibujo de Taiga. ¿Estaría dándole algo a entender? Un
corazón significa AMOR, y el amor de Taiga es…

“…Ryuuji, mira”

-2-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

“Oh, oh…”

“¡Una mantis religiosa!”

“¡Así que se supone que es una mantis religiosa…!”

De repente Ryuuji tuvo la descabellada necesidad de golpear su rostro contra la mesa frente
a él. Ese corazón era de hecho la cabeza de una mantis religiosa. Posteriormente Taiga le
dibujó los ojos, el cuerpo y las rapaces patas antes de nombrarlo „Kamakiri‟. Al parecer de
verdad es una mantis religiosa y no una declaración de amor.

“¿Sabes cómo escribirlo en kanji?”

“Sí, escribe el segundo kanji de iglesia junto al kanji de insecto… luego escribe el segundo
kanji de ichiro antes del kanji de insecto…”

“¿El segundo kanji de ichiro? ¿El kanji de insecto? No suena bien ¿no lo crees?”

Ryuuji sólo pudo suspirar para sí. Qué idiota… ¿Por qué pensé que Taiga trataba de
confesarme sus sentimientos?

“Además lo dibujaste mal. El cuerpo de una mantis religiosa se divide en tres partes
distintas, la cabeza, el torso y el abdomen largo junto con un par de alas, ¿alguna vez has
visto alguna?”

“Sí, de hecho hace poco vi una al cruzar la calle. Minorin la tocó con su sombrilla y
escapó”

“¿Hace poco? ¿De verdad lo que viste era una mantis? Parece como si hubieses visto una
persona con un cuerpo muy largo. El cuerpo de un insecto debe ser segmentado tal como
dije”

Ryuuji se dirigió hacia Taiga, pisó el panel del centro del escritorio y se inclinó hacia
adelante para corregir el dibujo.

“¡Ah! ¡Mi kamakiri!”

“No lo cambiaré mucho”

Las marcas dejadas por el dedo de Ryuuji formaron lentamente gotas de agua que rodaron
hacia abajo en la fría ventana. Sopló su aliento y comenzó a trazar un dibujo más parecido a
una mantis religiosa. Aunque no recuerdo muy bien, yo también fui un chico de primaria.
Incluso capturé tantas mantis religiosas que llené una bolsa de plástico, pero después la
olvidé en el departamento y asusté tanto a Yasuko que la hice llorar.

“Y luego las alas van aquí, su abdomen debe ser de este largo…”

-3-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

“¡Ah! ¿Qué es eso? ¡Una mantis religiosa no se ve así! ¿Qué tratas de dibujar? ¡Eso
definitivamente está mal!”

“Te digo que así se ve. Debe mover el abdomen como un nematomorfo…”

“¿¡Q-qué es esa línea que acabas de dibujar?! ¡¿Por qué le sale de ese lugar?! ¡Se ve
realmente asqueroso!”

“¡Sí, es muy asqueroso! Y los nematomorfos se ponen así cuando entran en contacto con
agua… ¡ah!”

“¡Kya!”

¡Crac! El panel de en medio del escritorio finalmente se rompió debido al peso de Ryuuji y
se golpeó la pierna contra una esquina.

“¡Auch… auch…!”

“¡Jajajajajajaja, esa debe ser la manera de golpearse más estúpida del mundo! ¡Ah, estás
sangrando…!”

Ryuuji se sentó en el escritorio y se subió el pantalón para ver que el corte de su pierna
estaba sangrando ligeramente. Afortunadamente era sólo una herida leve, así que bastaría
únicamente con un poco de papel.

“¡Malditos nematomorfos…! Continúan maldiciéndome después de lo que me hicieron esa


vez”

“¿Esa vez? ¿De qué hablas?”

“Cuando era niño y vi nematomorfos por primera vez, me sorprendí tanto que tiré la mantis
religiosa que tenía en la mano e intenté correr, ¡pero mis pies se atoraron en el lodo y tuve
que ir a casa sin zapatos porque no pude sacarlos del lodazal!”

“Hablando de tu infancia… eras un niño de primaria en ese entonces… cargando esa


mochila pequeña…”

“¡Jajajajajaja!” De repente Taiga pensó en algo demasiado divertido y comenzó a reír


incontrolablemente. Cubría su boca al tiempo que miraba a Ryuuji y luego le dijo en voz
baja:

“Un niño de primaria con esa cara…”

“¿Qué es tan gracioso? ¡Todos fuimos niños de primaria alguna vez!”

“¡Pero tú eres especial, jajajaja! ¡En verdad me hubiera gustado verte!”

-4-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

¡Maldición! Ryuuji se molestó un poco porque Taiga continuaba riéndose de él, por eso se
alejó a la esquina contraria del escritorio. Ella se reía y aplaudía con sus pequeñas manos
diciendo; “Un Ryuuji más pequeño que yo”

¿Podría alguien pensar que la versión infantil de la persona que a uno le gusta es muy
especial?

Él observó el perfil del rostro de Taiga y pensó si esa era la manera en la que ella disfrutaba
secretamente y atesoraba los recuerdos de la infancia de Ryuuji y el tiempo que pasaban
juntos todos los días.

(Más yo aún amo a Ryuuji). ¿Acaso Taiga no le había contado a nadie y sólo sonreía para sí
misma al pensar en el tiempo que pasaban juntos? Rememorando una y otra vez hasta que
los recuerdos se desvanecieran por sí solos…

“… ¿Cuándo piensas parar de reír?”

“Ah, qué idiota soy por reírme tan fuerte. ¿Mmm? ¡Oh cierto!”

Los dos se sentaron en extremos opuestos del escritorio, Taiga aplaudía y sonreía mientras
miraba a Ryuuji.

“¡Adoro la tienda de ramen en la que Minorin trabaja! Ella me comentó que ya fuiste”

“¿Eh?... ¿También fuiste? ¿Con quién?”

“Sola. Minorin me llevó, me resistí al principio, pero me dijo que no me preocupara ya que
hay asientos en la barra. ¡El ramen es muy bueno! Pero lanzarlo al aire es muy peligroso”

“Ah, el ciclo de los seis aviones”

“¡La mejor combinación es el ramen con ajo! Ya fui tres veces ¿fuiste sólo una vez?”

“Sí, fui con Haruta y Noto. Hicimos fila por un buen rato antes de poder entrar”

“¡Deberías ir más seguido! La fila no es tan larga si vas antes de las seis. Minorin estaba
muy decepcionada, me dijo; „Takasu-kun y los demás sólo han venido una vez‟”

Taiga se encogió de hombros como diciéndole „Ella dijo algo así. ¿Sabes? Minorin está
interesada en ti‟. No obstante sólo le insinuó lo que quería decir probablemente porque ella
había decidido no intervenir a menos que el mismo Ryuuji le pidiera su ayuda.

Él no le respondió, pero continuó mirándola a la cara. Taiga había ayudado a Ryuuji a darle
a Minori el broche para el cabello que no había podido regalarle; incluso resbaló en un
acantilado sólo para ir a buscar el broche cuando éste cayó en la nieve. Pensaba en todo
esto mientras contemplaba su expresión facial.

-5-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

Ella había olvidado el cómo le había confesado sus sentimientos y todavía trataba de unir a
Ryuuji y a Minori, pero él quería saber qué era lo que Taiga pensaba en realidad. Quería
decirle, „si hacer esto te lastima, por favor detente‟.

A Taiga no parecía molestarle el silencio de Ryuuji y se volteó hacia la ventana, casi


apoyando la frente en el cristal.

Su flequillo casi tocaba su nariz, el perfil de su rostro estaba siendo tenuemente iluminado
por la luz proveniente de la ventana. Su expresión de ligera confusión contrastaba en gran
medida con su pequeña figura, lo que le daba una apariencia sorprendentemente madura. Su
dedo que tocaba el cristal de la ventana no era redondo como el de una niña, sino largo y
suave.

La mantis religiosa se había convertido en gotas de agua adheridas al cristal.

Yo nunca le gustaré a Kushieda... Si te dijera algo como eso probablemente me


despreciarías. Diría algo como; “Eso es imposible, le gustas a Minorin, ella sólo
malentendió nuestra relación” o algo por el estilo.

Si te dijera que nunca le gustaré a Kushieda porque ella sabe que tú me quieres…
seguramente responderías, “Entonces ya no te voy a querer más. Ya pedí mi deseo a la
Deidad de los Corazones Rotos para borrar lo que siento por ti, así que todo estará bien”

Aquel deseo nunca fue concedido. Así es, el año pasado, ella y Kitamura… No, no lo hizo.
Por el bien de Ryuuji y Minori que no pudieron estar juntos en navidad, decidió ignorar sus
propios sentimientos.

Ryuuji sintió una repentina falta de aliento al observar las uñas perfectamente cortadas y
barnizadas de Taiga.

Cuando ella desapareció, sus pensamientos eran completamente claros; „Nunca soltaré la
mano de Taiga de nuevo, no importa cómo la gente vea nuestra relación, nunca me
apartaré de su lado nuevamente‟… me juré a mi mismo en ese momento.

“…Koigakubo Yuri tarda mucho ¿no crees?”

Taiga se quejó en voz baja mientras balanceaba las piernas.

Ryuuji de repente cerró los ojos, tratando de soportar la tormenta de nieve que congelaba su
cuerpo.

Taiga fue la que me dejó aquí.

Fue ella la que soltó mi mano y se alejó cada vez más.

Los latidos de su corazón se sentían abrasadoramente calientes, su garganta y oídos le


dolían. Su rostro ardía, lo que le obligó a poner su cara entre sus manos.
-6-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

“¿Qué está haciendo esa solterona? Nos llama y no se presenta… ¡¿Kyaa?!”

“¡¿Ah?!”

En ese preciso momento se escuchó en el salón un ¡crash! Incluso más fuerte que el de
apenas hace unos minutos y el escritorio entero se vino abajo, lanzando a ambos hacia
adelante… el escritorio obviamente no era capaz de soportar el peso de dos estudiantes de
secundaria.

“¡¿Qué-qué-qué-qué está pasando?!”

Taiga gritó al tiempo que daba una hermosa voltereta y aterrizaba suavemente sobre sus
rodillas. Por otro lado, Ryuuji cayó pesadamente de rodillas, incapaz de explicarle la
situación a causa del insoportable dolor. Era en este tipo de situaciones cuando se podía
comprobar claramente la diferencia de capacidades físicas.

Justo cuando Ryuuji se esforzaba en evitar gemir de dolor, la puerta de enfrente se abrió.

“Perdón por hacerlos esperar… ¡Ah! ¡Rompieron el escritorio!”

Koigakubo Yuri, mejor conocida como la solterona (30), gritó con desesperación (“¡Dios
mío!”), y dejó caer deliberadamente toda la papelería que llevaba para efectos dramáticos.
¡Qué reacción tan pasada de moda!

“¡No lo rompimos, este salón está embrujado!”

“¡Es una lástima…!” La profesora solterona ayudó a Taiga a ponerse de pie y suspiró
profundamente. “¿Y ahora qué hago…?”, miró el escritorio roto antes de suspirar por
segunda vez “No se puede reparar”

“¿Cómo es posible que ustedes…? Ah, ¿cómo hicieron tal cosa? Ambos se sentaron encima
del escritorio ¿cierto?”

No tiene nada que ver con nosotros. Ryuuji y Taiga levantaron la mano y la agitaron en
señal de “no” frente a sus rostros de la misma manera, pero el dibujo fresco en la ventana
era una prueba sólida que los delataba. Incluso si el dibujo se hubiese convertido en unas
cuantas gotas de agua, Koigakubo Yuri hubiera sido capaz de deducir exactamente la
manera por la cual el escritorio se rompió trágicamente. Evidentemente harta de la
situación, la solterona dijo con una voz que era tres veces más fuerte que su volumen
habitual:

“¡Me rindo…! ¡Muy bien, siéntense ustedes dos!”

“¡Nunca! ¡Ah, ya son más de las cuatro de la tarde! La escuela ya terminó, ¡quiero irme a
casa!”

Al parecer aquella táctica era inútil contra Taiga.


-7-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

“¡No, no, no…! Terminaré en un momento, tan sólo tomen asiento”

“Nuuuun…caaaa…” Taiga se dio la vuelta infantilmente expresando su disgusto, la


profesora solterona la tomó de la mano y la obligó a sentarse en el asiento junto a Ryuuji.
Entonces Taiga cruzó las piernas y se volteó hacia la ventana en señal de resistencia. La
profesora solterona se sentó frente a ellos dos y sus cejas se juntaron antes de decir:

“¿Saben el motivo por el que los cité a ambos? ¿Por qué no han entregado su cuestionario
de aspiraciones?”

“Lo siento mucho… pero todavía no he llegado a un acuerdo con mi madre”

Ryuuji respondió con torpeza. Taiga no respondió, simplemente se rascaba la punta de la


nariz, mirando como si ella no fuese parte de la conversación.

“Las calificaciones de ambos son muy buenas, así que lo único que tienen que hacer es
decidir si quieren tomar ciencias o humanidades. Los dos deberían ser colocados en la clase
de alto rendimiento académico”

“Espere un minuto, yo de verdad…”

“Takasu-kun, ya dijiste que tu principal preocupación es financiera, pero este cuestionario


no es más que una referencia, así que no tienes que pensar mucho en ello, no serás inscrito
en alguna universidad sólo porque lo respondiste”

La profesora solterona colocó dos hojas de papel y dos lápices en la mesa frente a ellos,
sólo se detuvo un momento para decirles “¡Llénenlo en este momento!”

Pero Ryuuji obstinadamente empujó el cuestionario de vuelta a su profesora.

“…Si escribiera que quiero ir a la universidad y luego me colocaran en la clase que


promueve especialmente el ingreso a una universidad, entonces no sería capaz de persuadir
a mi madre para que cambiase de opinión. Además… sería muy duro para ella si tuviese
grandes expectativas de mí el próximo año”

Incluso en ese momento, si Yasuko se enteraba de que necesitarían más dinero además de
las cuotas para presentar exámenes, sin duda buscaría más trabajos.

“No quiero darle esperanzas y luego defraudar sus expectativas, además no quiero cansarla,
por lo que tengo la intención de persuadirla para que no me deje ir a la universidad. No
tengo padre y no quiero que mi madre siga esforzándose tan duro para mantenerme”

“Así que tu único problema es financiero ¿cierto? Muchos otros estudiantes que quieren ir a
la universidad también tienen problemas. Siempre y cuando estés dispuesto a trabajar duro,
existen becas y ayuda financiera para solucionar eso”

-8-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

“Espero ceder esa ayuda a las personas que más la necesitan y que realmente desean ir a la
universidad”

“Lo que eso significa es que…”

Koigakubo Yuri se enderezó en su silla mientras miraba a Ryuuji a los ojos.

“Takasu-kun, ¿pretendes trabajar aunque tu madre desea que vayas a la universidad? Sin
embargo tú no quieres debido a tus preocupaciones financieras”

“Así es… Mi madre tiene una perspectiva demasiado simplista de este asunto y sólo dice
cosas que no son realistas. Es por eso que no tenemos una comunicación adecuada y por lo
tanto no hemos llegado a un acuerdo”

“Takasu-kun, tengo que decirte algo”

¡Bam! Ryuuji no tuvo más remedio que mirar la mano que su profesora utilizó para golpear
la mesa.

“Casi nadie se ha puesto a trabajar después de graduarse de esta escuela en estos últimos
años. Algunos estudiantes retoman sus exámenes y otros pocos se convierten en
hikikomoris2, pero ninguno de ellos ha comenzado a trabajar en abril después de graduarse
en marzo. Otras escuelas tienen sistemas que preparan durante tres años a los estudiantes
para que comiencen a trabajar en primavera mediante orientación profesional, ferias de
empleo y conferencias acerca de exámenes de licencia profesional, pero nuestra escuela no
cuenta con tal sistema. Espero que estés preparado mentalmente”

Lo que la profesora de clase quería decir era „Es casi imposible conseguir trabajo después
de graduarse de esta escuela‟. Ryuuji no estaba seguro del motivo que su profesora tenía
para decirle eso, y por ende estaba un poco a la defensiva.

“No he pensado en todo eso aún… y no he decidido en qué trabajar, sólo quiero
estabilizarme lo más pronto posible y obtener un ingreso estable después de graduarme”

“…Si esa es tu „decisión‟ Takasu-kun, entonces haré todo lo que esté a mi alcance para
ayudarte. Bien, ¿te gustaría trabajar a tiempo parcial después de que terminen los exámenes
parciales? Estaría bien si adquieres experiencia laboral”

“Trabajo a tiempo parcial… tiene razón”

“Pero ahora que lo pienso… Takasu-kun, ¿alguna vez te has rebelado contra tu madre?”

“¿…Qué? Hmm, ¿rebelarme?”

2
Hikikomori: es un término japonés para referirse al fenómeno de gente apartada que ha escogido abandonar la vida
social; a menudo buscando grados extremos de aislamiento y confinamiento debido a varios factores personales y sociales
en sus vidas.

-9-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

-10-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

Ryuuji inclinó la cabeza hacia un lado, no estaba seguro de qué había querido decir su
profesora con aquella palabra. Pensó que iba a darle una explicación, no obstante...

“Takasu-kun, por favor medita cuidadosamente todo lo que te he dicho, sobretodo mi


última pregunta”

Sin embargo la atención de Koigakubo Yuri ya se había enfocado hacia la otra estudiante
problemática, Aisaka Taiga.

“Aisaka-san ¿qué hay de ti? ¿Qué opinas acerca de tu futuro?”

“…Después de escuchar a Ryuuji hablar de su problema financiero no quiero decir esto,


pero…”

Taiga miró fijamente el rostro de Ryuuji y dejó de hablar por un momento antes de
continuar en voz baja.

“…Mi familia es tan acaudalada que puedo darme el lujo de no trabajar por el resto de mi
vida, por eso no necesito estudiar. En realidad no hay nada que en verdad quiera hacer,
además definitivamente heredaré las posesiones de mis padres y probablemente voy a vivir
de eso por el resto de mi vida… es por eso que no tengo nada que escribir”

“¿Cómo es posible… que ambos sean así…?”

Koigakubo Yuri sostuvo la cabeza entre sus manos como si quisiera golpearla contra la
mesa.

“Dijiste que no hay nada que quieras hacer… ¿Cualquier cosa estaría bien?, ¿cuáles son tus
intereses, tus sueños?... ¿Qué tal ser cantante, o mangaka, o viajera? ¿Qué tal ser profesora
de escuela? ¡Jojojo! ¿Qué te parece, eh?, ¿no te interesa?”

Koigakubo Yuri intercambió miradas con una Taiga enfadada. Al parecer Ryuuji no era el
único que estaba cansado… y no eran sólo ellos dos los fatigados. Las tres personas en la
habitación se sumieron en un largo silencio que sólo se rompió cuando Ryuuji decidió por
fin abrir la boca.

“… ¿Resulta extraño que decida no ir a la universidad?”

“¡Claro que no!”

La profesora negó vehementemente con la cabeza.

“No es eso… sólo deseo que ustedes dos se vean a sí mismos objetivamente y que piensen
en cómo se verán en unos diez, veinte, treinta, cuarenta, cincuenta o sesenta años. Deseo
que comprendan que tendrán que vivir de acuerdo a sus opciones. Tendrán que asumir la
responsabilidad de sus propias acciones y decisiones”

-11-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

“Lo entiendo”

Ryuuji tomó un lápiz y comenzó a llenar el cuestionario. Pidió que lo asignaran en el


„currículo de ciencias‟ y escribió „comenzar a trabajar‟ como su plan posterior a la
graduación.

La única cuestión era que no había conseguido la aprobación de su madre… eso no debería
ser un gran problema.

Haré todo lo posible para que Yasuko se dé cuenta de la realidad de nuestra situación,
trataré de comunicarme con ella continuamente. Si todavía no quiere enfrentarse a la
realidad, ¿por qué debería seguir intentando convencerla? Siempre y cuando sean mis
decisiones y mis propias acciones todo estará bien. Su profesora de clase le había advertido
que comenzar a trabajar no era un camino fácil, pero Ryuuji sentía que era „el único
camino‟.

Si esa no es mi „decisión‟ entonces ¿qué es? No tengo un lugar al cual ir, ni tampoco un
sitio al que quiera ir. Entonces ¿qué dirección debería tomar alguien en mi situación?

No tengo otra opción más que ésta. Voy a seguir ya que he llegado a esta conclusión.

“Yasuko… mi madre, se niega a afrontar la realidad de nuestra situación financiera y tengo


la intención de hacer que ella lo entienda. Ha estado esforzándose en exceso, es una buena
madre y confío en ella… pero no quiero que siga así. Mi objetivo es detenerla para que no
se sobreesfuerce”

Takasu Ryuuji, 2-C…

Después de escribir su nombre y grupo, Ryuuji entregó el cuestionario a su profesora. Los


labios rosas de Koigakubo Yuri se movieron ligeramente como si quisiera decir algo.

“…Lo entiendo. Me quedaré con este cuestionario, por ahora”

Colocó la hoja en su expediente, Taiga observaba sus acciones con ojos brillantes.

“Entonces, te encargo que encuentres la manera de encargarte de ese escritorio. Aisaka-san,


debes llenar el cuestionario también, puedes irte a casa después de llevarlo a la sala de
profesores”

Ryuuji se volteó hacia el mostrador que ambos habían roto, no teniendo idea de cómo
encargarse de ese lío.

No obstante, Koigakubo Yuri se fue inmediatamente después de terminar la frase,


dejándolos solos. Él suspiró profundamente mientras se preparaba para arreglar el
escritorio. Es mi culpa, nadie más es responsable.

“…Lo arreglaré, deberías llenar el cuestionario ahora mismo”


-12-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

“Te ayudaré”

“Tonta, sólo estorbarás. Será mejor que comiences ahora si quieres ir a casa”

Taiga refunfuñó en señal de desaprobación antes de regresar a su asiento.

“Es estúpido hablar de nuestro futuro… ¿Qué podemos cambiar con un pedazo de papel?...
Deberías seguir siendo el niñito de mamá como hasta ahora. ¿Trabajo? Debes estar
bromeando, nunca has trabajado a tiempo parcial…”

“Es algo que decidí después de pensarlo mucho. Nunca he trabajado a tiempo parcial
porque Yasuko no me lo permite… Deberías meditar tu propia situación”

Ryuuji se dispuso a colocar el panel del centro del escritorio en su lugar. Por fortuna no
había perdido su forma, por lo que probablemente podría ajustarlo nuevamente. Recogió el
panel pesado de metal y contuvo el aliento al tiempo que lo colocaba nuevamente en su
lugar.

Taiga, que estaba inusualmente tranquila, lo observó y poco a poco se inclinó sobre la mesa
para llenar el cuestionario. Cuando Ryuuji pensó que por fin había decidido contestarlo…

“¡Mira!”

“¿…Qué tratas de hacer? ¡No hagas nada estúpido!”

Taiga sostenía un avión de papel en su mano derecha, y Ryuuji no pudo detenerla a tiempo
antes de que ella se pusiera de pie, pasara por encima del escritorio roto y abriera la
ventana.

“¡Vuela…!”

“¡Ah!”

Arrojó el avión de papel al viento invernal y éste voló toda una ronda en el cielo antes de
caer.

“¡Tú… idiota! ¿Qué intentas hacer? ¡Vamos, recojamos ese avión! ¿Cómo pudiste?”

“Está bien siempre y cuando nos hayamos hecho cargo de ese formulario”

Taiga miró por la ventana, se comportaba como si no estuviese involucrada de ninguna


forma con aquel avión de papel y parecía que no tenía intención de buscarlo.

Ryuuji incluso podía ver el vaho blanco que ella exhalaba.

“No necesito algo así… ¿qué futuro?, ¿qué hobby?, ¡quién sabe! ¡Nadie puede ver el
futuro, tampoco tú, así que deja de actuar como si lo entendieras todo! ¿Qué quieres que
-13-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

escriba? ¿A qué quieres que aspire? No es como si mis aspiraciones se hicieran realidad de
todos modos. Sólo caería de un precipicio y provocaría pánico si intentase esforzarme pese
a que no soy capaz de hacer nada… La herida de mi frente hizo que me diera cuenta de
ello”

Ryuuji no pudo refutar sus palabras de enojo. Nada de lo que desees se hará siempre
realidad… Sus sentimientos eran exactamente iguales a los de Taiga.

“Es estúpido pensar en ello… De todos modos me pediste que dejara de decir esas cosas”

“No dije eso”

Al escuchar a Ryuuji, Taiga se dio la vuelta.

“…Estoy pensando lo mismo”

Taiga miró a Ryuuji que asentía y sus ojos se abrieron con sorpresa. Él continuó…

“No quisiera decir esto, pero tú y yo somos muy extraños ¿no crees? Yo soy pobre y tú eres
rica… Aunque somos polos opuestos, estamos en la misma situación”

“… ¿Por qué lo dices? ¿No tienes intención de trabajar?”

“Si me preguntas si realmente quiero empezar a trabajar, no puedo responderte con un „Sí‟
definitivo. Tal vez la solterona entendió eso y por eso me dijo todas esas cosas. Pero esta es
mi realidad, no tengo más remedio que comenzar a trabajar. Esta debería ser „la respuesta
correcta‟ ¿no? Esta debería ser mi „decisión‟ ¿cierto?”

Ahora que había expresado su razonamiento en voz alta, se dio cuenta de que era una
resolución muy irresponsable. No era de extrañar que su profesora de clase se sintiera
incómoda.

Tal vez me estoy preparando para poner de pretexto que „¡No tuve otra opción!‟ si llego a
fracasar en el futuro.

“¡Pensaba que había tomado esta decisión por Yasuko, es por eso que era lo correcto!”

…Para eludir la responsabilidad de esta manera.

Creo que ya he preparado una ruta de escape incluso antes de que comience a avanzar. Lo
hago por Yasuko… claro que es una verdadera razón, pero el problema es que creo que „la
decisión correcta‟ es la única, y así me pongo a mí mismo en la posición más segura.

Todos pensarán, incluyéndome „Takasu Ryuuji tomó la decisión correcta, es un buen


muchacho‟… Estaré usando esa afirmación como un pretexto.

-14-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

En realidad, Ryuuji comprendía que únicamente le faltaba coraje… Le faltaba valor para
mirar directamente el aterrador vacío en su corazón, no tenía el valor de enfrentar su
sensación de impotencia al no poder avanzar en cualquier dirección.

Por supuesto, no tenía la confianza de que la pelota que él arrojase fuera a terminar en
cualquier lado. Si bien pensaba de esta forma, no vacilaba por temor a las consecuencias de
sus acciones. Así fue como renunció a su futuro bajo aquel frío cielo invernal. Ese era
Ryuuji.

“Debes estar pensando que soy un completo inútil ¿cierto? Puedes comenzar a gritonearme
ahora, regáñame sin piedad como lo haces siempre”

“Tú…”

Taiga no lo llamó perro, cerdo, sabandija ni nada de eso, simplemente se limitó a mirar sus
pies, diciendo en voz baja:

“Si tú eres un inútil, entonces ¿qué soy yo…?”

La tigre de bolsillo que no tenía miedo de nada en el mundo, ahora no tenía escritorio para
sentarse, así que se dirigió a la ventana.

“Tú sigues mirando hacia adelante, piensas en las soluciones a tus problemas. Pero yo… ni
siquiera puedo mirar el presente”

Taiga intentaba seguir la trayectoria de vuelo del avión de papel con sus ojos. El cielo se
oscurecía y envolvía a la ciudad en un manto de oscuridad, como las olas del océano.

“Siempre, sieeempre, sieeempre me he repudiado a mí misma. He pensado ¿Por qué soy


así? ¿Qué debo hacer para cambiar?”

“Sólo hay una solución…” Dijo Taiga. “Si mis padres fueran normales… Si vivieran juntos
como una pareja normal en el apartamento en donde vivo ¿cómo sería todo? ¿Tú qué
piensas?”

Taiga le dio la espalda a Ryuuji y continuó.

“Si una familia normal de tres personas viviera junto a ti y nos hubiéramos convertido en
compañeros de clase en Abril, ¿Qué hubiera pasado?”

El uso repetido de Taiga de la palabra “normal” había confundido a Ryuuji. Entonces


comenzó a pensar… En el mes de Abril estaba muy contento de estar en la misma clase que
Kushieda Minori, y en aquel tiempo todo el mundo pensaba que era un delincuente; fue
entonces que conoció a Taiga.

“…Seguramente hubieras metido la carta de amor en mi mochila de igual forma”

-15-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

“¿Tú crees? Quizá tengas razón”

“Y luego hubieras ido a mi casa a media noche a tomar venganza… ¿Cómo puedes ser ese
tipo de chica? Ah, no importa. De todas formas, allanaste mi casa y llegamos a algún tipo
de acuerdo, después del cual me visitaste con frecuencia, muy a menudo… Bien, si
hubieras crecido en una familia normal, entonces no hubieras invadido mi casa para tomar
venganza. Y no nos hubiéramos conocido”

Y seguramente yo no te gustaría… Pero por supuesto que no lo dijo en voz alta. Ryuuji
pensaba aquello al tiempo que trataba de mantener el panel superior del escritorio en su
lugar con su rodilla. Pero Taiga…

“…Me gusta más cómo sería todo si fuese normal”

Taiga siguió de espaldas a Ryuuji después de decir aquello.

“¡Ah, lo tengo!”

Gritó con una voz inusitadamente alegre, parecía como si se le hubiera ocurrido una broma.

“¡Hay algo que quiero! ¡Quiero tener una relación romántica normal!”

“¿Eh…?”

¡Bang! El panel que Ryuuji sostenía con sus manos por poco cayó de su posición.

Rápidamente lo colocó de nuevo en su lugar pero no fue capaz de detener su respiración


irregular. ¿Qué acaba de decir? ¿Una relación romántica? O sea que… ¡¿Quiere tener
una relación romántica conmigo?!

Su cerebro no pudo aguantar el impacto de las palabras de Taiga y levantó su cabeza para
mirarla con cautela. Su cuello rígido temblaba debido a la vergüenza. Taiga, ¿qué intentas
hacer? ¿Con qué expresión me cuentas todas esas cosas? Pero…

“Crecer en una familia muy, muy normal, convertirme en una chica buena, conocer de
forma normal a alguien especial, profundizar mutuamente nuestros sentimientos, y luego…
¡quisiera tener una relación romántica como las personas normales! Quisiera enamorarme
de alguien y que la otra persona también se enamore de mí, estar juntos. Así me gustaría
que fuera, así…”

Pero Taiga…

“…sería muy feliz. Quisiera una relación como esa”

Al parecer había dicho aquello sin tener a alguna persona en particular en mente ya que
tenía un semblante de dolor en su rostro. Esa expresión no está bien ¿me equivoco? Ryuuji
sólo pudo replicarse a sí mismo.
-16-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

¿Por qué tenía tal expresión cuando estaba junto a Takasu Ryuuji, la persona que le
gustaba?... Poseía una mirada sobria, respiraba dolorosamente con sus labios ligeramente
entreabiertos y apretaba el entrecejo…

¿Por qué? Ryuuji se dio cuenta de que sus uñas arañaban la superficie del escritorio y
provocaban un ruido incómodo, así que quitó sus manos y miró a Taiga. Súbitamente tuvo
un mal presentimiento, como si hubiera visto una sombra negra de pie frente a él.
Inmediatamente se le ocurrió un motivo.

“¿…Te estás llevando bien con tu madre?”

¿Podría ser que la hubiesen herido nuevamente? O quizá estuviera sola…

“¿Por qué lo preguntas?”

Las manos de Ryuuji se agitaban torpemente en el aire.

“¿Qué estás haciendo…?” Taiga dio un manotazo a sus manos con impaciencia. No podía
tocarla, y aunque pudiera no tendría caso alguno hacerlo.

Él sólo quería saber la verdad. Su padre es ese tipo de persona, si ella dice que se está
llevando bien con su madre, entonces ¿por qué tiene esa expresión en su rostro? Como si
sintiera un vacío, incluso más que cuando la conocí…

“Nos llevamos bien, muy bien”

“¿De verdad?”

“No vivimos juntas. Aunque ahora mismo parece que nos llevamos mejor que Ya-chan y
tú”

“…No he discutido con Yasuko”

Taiga levantó las cejas y dijo: “¿En serio? Es bueno escucharlo” antes de dar la media
vuelta y alejarse.

“Oye, ¿a dónde vas?, ¿y el cuestionario?”

“Me largo a casa. ¿A quién le importa ese cuestionario?”

No miró hacia atrás y salió del „salón de las reprimendas‟. ¡Bang! La puerta se cerró con
fuerza, dejando a Ryuuji atrás una vez más. La mano que había estirado había sido
rechazada y ahora se encontraba solo. Quería entrar al campo de nieve que había visto en
sus sueños.

Sin embargo no tenía el valor para perseguir a Taiga.

-17-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

El estudiante de excelencia, Ryuuji debía arreglar el escritorio antes de ir a la sala de


profesores para informar a la solterona que Taiga ya se había retirado.

Regresó a su salón de clases para empacar sus cosas antes de dirigirse a la sala de
profesores con su mochila. Técnicamente el que Taiga se fuera a casa no era de su
incumbencia, pero él tenía modales.

“Disculpen la intromisión”, dijo Ryuuji al entrar a la sala. Como ya era algo tarde, todos los
profesores estaban en sus escritorios ya fuese escribiendo o bien conversando. Las voces de
las conversaciones provenientes del salón de entrevistas en la oficina eran tan fuertes que
incluso Ryuuji, que estaba parado junto a la puerta, podía escucharlas.

Koigakubo Yuri sostenía un bolígrafo rojo en la mano y parecía estar escribiendo en unos
papeles. Justo cuando se preparaba para llamarla…

“¡Koigakubo-sensei, debería usted hablar con ella también!”

El director asomó la cabeza fuera del salón de entrevistas y la llamó primero, así que
Ryuuji dio un paso atrás y guardó silencio.

“Kawashima se niega a escucharme”

“¿Acaso no rechazó su solicitud hace tiempo?”

¡Oh! ¡Ryuuji abrió ese par de ojos demoníacos que poseía para destruir la sala de
profesores, encendiendo una revolución en la escuela!, ¡Yo seré el profesor de ahora en
adelante! Por supuesto que aquello no era posible.

“Ah…”

Se sorprendió cuando vio a Ami caminar detrás del director y otro profesor. Al ver a
Ryuuji, Ami abrió un poco la boca, pero no lo saludó con su usual „Ah ¿no es ese Takasu-
kun?‟

“Bien, creo que deberían respetar la opinión de Kawashima-san… ¡Ah, Takasu-kun!,


¿dónde está Aisaka-san?”

“Ah… umm, se fue”

“¡¿Qué?!, ¡¿Por qué?!”

“Aunque me lo pregunte no lo sé… Lo siento, pero me voy a casa”

“Sensei, ¿puedo ir a casa yo también~? También me retiro”

“¡Ahh! ¡Esperen ustedes dos!”

-18-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

La profesora de clase los miró a ambos y dirigió su mirada al profesor que al parecer tenía
algo que decirle a Ami, posteriormente dijo sosteniendo su bolígrafo rojo:

“Err, ¡Takasu-kun, por favor espérame un momento! Y respecto a Kawashima-san…”

“¡Koigakubo-sensei!” Se escuchó una voz desde alguna otra parte de la sala de profesores.
La solterona estaba siendo muy solicitada aquel día.

“Ah, lo siento, por favor espera un momento. ¿Sí, diga?”

“El proveedor del plan de estudios está aquí”

“¡Ah, sí! Hágalo esperar… no, espere, eso no es bueno…”

La solterona hizo girar el bolígrafo que sostenía en la mano derecha mientras tartamudeaba.
Ryuuji se dio cuenta que Kawashima Ami observaba a Koigakubo por el rabillo del ojo…

“¡Ah, Kawashima!, ¡Kawashima-san está huyendo!”…Y corrió hacia la entrada de la sala


de profesores. Como todos los maestros centraron su atención en Ami, Ryuuji aprovechó la
oportunidad y la siguió de cerca. “¡Espera!” La solterona, gritó detrás de él. ¡Nunca!
Tampoco tenía intención alguna de obligar a Taiga a que regresara a la escuela.

Ryuuji y Ami dejaron de correr una vez que se encontraron en el pasillo. Aunque no creían
que los profesores fueran tras ellos, bajaron saltando las escaleras a toda prisa y se
dirigieron a los casilleros donde guardaban sus zapatos como si estuvieran en una carrera.
Él se sentía como si fuera cómplice del crimen, así que ayudó a recoger el zapato que Ami
dejó caer accidentalmente al suelo; cuando se preparaba para devolvérselo, las primeras
palabras que Ami le dirigió después de la excursión escolar fueron… “¿Qué diablos estás
haciendo? ¡Eres un entrometido!, ¿podrías dejar de perseguirme?...”

“¿Eh? ¡No te estoy persiguiendo!”

“¡Oye, devuélveme eso! ¿Qué quieres hacerle a mi zapato? ¡Pervertido!”

¡Estoy muy enfadado! ¿Tiene que decir cosas tan hirientes? La mente de Ryuuji se quedó
en blanco durante un momento y lanzó el zapato inconscientemente con todas sus fuerzas.

“¡Vuela!”

***

-19-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

Inclusive en aquel momento, Ryuuji seguía sin entender por qué las cosas habían
resultado de aquella manera. Todo había comenzado cuando Ami le dijo a Ryuuji que
quería „terminar‟ su amistad.

Según Ami, odiaba a Ryuuji y a sí misma porque ambos eran unos idiotas. Asimismo para
Ami, la razón por la cual Minori había rechazado a Ryuuji era por algo que ella había
dicho.

Había „terminado‟ con su amistad en el segundo día de la excursión escolar y aquello


continuaba igual.

Evitaba abiertamente a Ryuuji y lo ignoraba incluso cuando evadirlo era imposible.

Él en verdad deseaba que Ami le explicase todo, que por lo menos le dijera por qué estaba
haciendo aquello, pero ni siquiera tuvo oportunidad de preguntarle.

“Me has estado ignorando todo este tiempo”

“…”

“También has estado tratando a Kushieda como si no existiera”

“… ¿Tienes algún problema con eso?”

“¡Es demasiado infantil! ¿Eres una niña de primaria? ¡No, ese nivel es de una niña de
guardería!”

“Lo siento, pero eso es porque no soy tan estúpida como tú o como Kushieda Minori”

“¿De qué hablas? ¿A qué te refieres con que somos estúpidos?”

“A pesar de que ella te rechazó y tú fuiste rechazado, ustedes siguen actuando como si nada
hubiera pasado y fingen ser amigos. Ambos me dan asco”

El rostro de Ami estaba justo al lado del suyo, la distancia entre ambos era tan corta que él
podía sentir su aliento en la cara. Después de su arrebato, Ami había gritado „¡Wow! Lo
arrojaste muy lejos‟ en un intento de librarse de él.

Ryuuji traía en una mano su mochila y la de ella, y con la otra sostenía el codo de Ami, la
ayudaba a sostenerse mientras saltaba con un solo pie. Al entrar en contacto directo con su
cuerpo que se apoyaba en él, se ganó la admiración y los celos salvajes de los adoradores de
Ami. No obstante la realidad de la situación era que los dos seguían discutiendo mientras
caminaban hacia donde había caído el zapato de Ami.

El zapato que Ryuuji lanzó había caído en medio de un grupo de chicos.


Desafortunadamente era un grupo perteneciente al club de fans del soccer y uno de ellos,
sin saber que era el zapato de la popular Ami, jugó con él y lo pasó a los demás chicos
-20-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

hasta que alguien pateó el pobre zapato de Ami a los árboles de cerezo de la acera, saltando
por encima del techo del aparcamiento de bicicletas y cayendo fuera del recinto escolar.

“¡Esto es el colmo! ¿Cómo pudo pasar? ¡No puedo creerlo!”

“…Lo siento. Iré a recogerlo, espérame aquí”

Dejó a Ami sentada en una banca cerca de la entrada del parque y fue por el zapato. Este
estaba en medio de una caja de arena como una estatua de piedra.

Entonces pensó en sus acciones… Me excedí. Al parecer el vivir con la invencible Tigre de
bolsillo había ocasionado también que su violencia aumentara. Ryuuji sacudió la arena del
zapato de Ami y regresó con ella.

“… ¿Qué estás haciendo?”

Ryuuji se preocupaba porque la arena no ensuciara las manos y el uniforme de Ami, pero
ella no lo vio de esa manera.

“¿Por qué sigues mirando mi zapato…? Mmm, ¿será verdad?, ¿podría ser?”

“¿Qué?”

Al parecer Ami había tergiversado algo. Entretanto intentaba arrebatarle el zapato a Ryuuji.

“…Takasu-kun, tienes un fetiche por los zapatos de mujer ¿verdad? Sí, sí, sí, hay gente así
en el mundo, fetichistas de botas, fetichistas de tacones… oh, así que a ti te gustan los
zapatos escolares… ¡Ah!”

“¡No! ¡¿Qué demonios te pasa?! ¡Toma tu zapato! ¡Quítale tú la arena!”

“¿Eh? ¿Me lo estás ordenando? ¿Quién crees que es el culpable de que mi zapato esté así?
¿Y quién te crees que eres?

“...Tienes razón, lo siento, es mi culpa”

“¡Lo siento mucho!” Ryuuji le arrebató el zapato a Ami y refunfuñó en voz alta. Volteó el
zapato boca abajo y lo palmeó unas cuantas veces, la arena atrapada en el interior del
zapato cayó en sus zapatos.

Si bien no había niños en el parque en ese momento, unos cuantos cruzaron la calle. Todos
ellos llevaban mochilas que tenían escritas el nombre de un curso de regularización y se
dirigían a la estación de tren con una expresión seria.

Una hermosa colegiala de pelo largo que usaba un abrigo azul marino, estaba sentada en
una de las bancas de ese lugar llamado “el parque de los niños”, sus calcetas exponían sus

-21-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

pies descalzos. A su lado había un chico de secundaria de aspecto feroz que sacudía
violentamente la arena de un zapato.

“Ah, bien, hoy es doce de Febrero… los exámenes de admisión a escuelas privadas están
por terminar”

Otro de los niños de los cursos de regularización pasó corriendo, Ami lo miró y murmuró
aquello para sí misma.

“¿Cómo sabes tanto acerca de los exámenes de admisión de escuelas privadas?”

“Los tomé hace un tiempo”

“…No lo sabía. ¿Entonces te graduaste de una escuela privada al igual que Taiga?”

“No pasé ninguno de los exámenes que presenté, así que estudié en una escuela pública”

…Ryuuji no se imaginó que su pregunta daría lugar a una situación tan incómoda. Quiso
disculparse, pero Ami, que ya estaba de mal humor, sólo revolvió su largo cabello y dijo en
voz baja:

“Pasado mañana será Día de San Valentín ¿lo esperas con ansias?”

“Para nada, no tiene nada que ver conmigo”

Ryuuji respondió antes de seguir limpiando los zapatos de Ami. La mayoría de los chicos
japoneses han visto destrozadas sus ingenuamente altas expectativas del día de San
Valentín entre quinto de primaria y segundo año de secundaria. Hay un refrán que dice:
„Nunca confíes en un hombre que ansía el día de San Valentín‟.

Ami sonrió de repente, sus ojos brillaban como los de un chihuahua con juguete nuevo
mientras miraba a Ryuuji.

“Oh, ¿lo dices en serio? Deberías estar esperando recibir un chocolate de cierta persona,
pero es difícil decirlo ¿no crees? Ya que esa persona es la mujer con el músculo cardíaco
más duro del mundo”

Las palabras irritantes de Ami estaban completamente fuera de lugar, así que Ryuuji
simplemente respondió con indiferencia.

“El corazón está hecho de músculo. Hablando de eso ¿por qué te dijeron que te quedaras
después de clases?”

“…Ese no es asunto tuyo. Más bien yo debería preguntarte ¿por qué estabas en la escuela a
esta hora? Ah, ¿tuviste otra pesadilla y gritaste en clase „¡Taiga!‟ de nuevo…? No puedo
creer lo estúpido que eres. ¿Qué estabas soñando? Seguramente Yuri-sensei está muy
preocupada por ti”
-22-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

“¿De qué estás hablando? Sólo me quedé para hablar de mis perspectivas de futuro… pero,
¿qué te pasa hoy? Pareces emocionalmente inestable, tanto que ni siquiera sabes que el
corazón está hecho de músculo. No quiero decir esto pero, si lo hiciste tan mal en tus
exámenes de admisión a secundaria… ¿Te hicieron quedarte después de clases porque estás
en el mismo nivel que Haruta?”

“¿De qué diablos estás hablando? Tu juicio es pésimo”

Ami miró fijamente a Ryuuji y apretó sus labios brillantes (tenían brillo labial
transparente). Ambos eran casi de la misma altura, por eso su mirada se sentía más
penetrante. No obstante el que Ami le dijera que tenía “pésimo juicio” le había dolido.

“Me llaman „el amable y considerado Takasu‟ ¿sabías?”

“¿Quién te llama así? ¡No eres amable ni considerado conmigo en absoluto! Y te diré que
hicieron que me quedara después de clases porque querían que modelara el uniforme de
nuestra escuela para el folleto del próximo año, ¡pero los rechacé!”

“Ya veo, ¿por qué no aceptas? Eres buena para esas cosas de todos modos”

“¿Qué quieres decir con „ya veo‟? Yo... yo acepté al principio, pero… ¡ya no quiero
hacerlo! ¡Nunca!”

“¿Por qué?”

“Porque no sé cuánto tiempo más asistiré a esta escuela”

“¿Lo haces por…?”

“¿…Qué?”

Ryuuji sólo pudo abrir la boca debido a la conmoción. „¡Tch!‟ Ami frunció el ceño enojada,
su expresión mostraba su descontento por hablar demasiado. A Ryuuji se le olvidó lo que le
iba a preguntar y se quedó petrificado. ¿Así que piensa dejar esta escuela…?

Súbitamente pensó en una escena pasada… Ami estaba peleando con Minori durante la
excursión escolar y las cosas se pusieron tan mal que ambas comenzaron a gritonearse
cosas que no debieron decirse la una a la otra. Él recordaba cada palabra de lo que se
gritaron.

“… ¿Podría ser por lo que Kushieda te dijo?, ¿Que „volvieras a tu antigua escuela‟? Te
tomaste en serio lo que te dijo…”

“Por – supuesto – que – no. Ah, se está haciendo cada vez más difícil de explicar”

Irritada, Ami negó con la cabeza y levantó bruscamente el pie descalzo y lo apoyó en la
rodilla de su otra pierna al tiempo que se inclinaba, aparentemente tratando de ganar tiempo
-23-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

para ordenar sus pensamientos. Imitó la acción de sujetar una caja para luego colocar la
caja imaginaria a un lado, pero al parecer esta acción no significaba nada.

“No es por eso… No tiene nada que ver con lo que esa mujer me dijo. Mi hermosa vida
jamás será perturbada por alguien como Kushieda Minori”

“Entonces ¿por qué quieres dejar la escuela?”

“…He estado pensando en ello desde hace buen tiempo. En verdad, lo he pensado desde
hace mucho”

Dijo Ami al mismo tiempo que estiraba la mano hacia Ryuuji, pidiendo su zapato. Él
levantó el zapato y lo puso fuera de su alcance. Cuando Ami vio su expresión de
determinación suspiró y dejó de pedirle su zapato. Ryuuji pensó: Podría aventar el zapato
de nuevo.

“Takasu-kun”

“No”

“¿Cómo puedes…?”

Se irá una vez que le devuelva su zapato, así que no se lo daré.

No dejaré que te escapes y continúes ignorándome antes de decir todo lo que quiero que
digas. ¡No dejaré que dejes esta escuela y no permitiré que me dejes atrás!

“…Para ser honesta, había decidido dejar la escuela después de terminar el primer trimestre
escolar. Esa era mi intención inicial cuando me trasladé aquí. Yo quería transferirme a mi
antigua escuela después de lo del problema del acosador”

“El último trimestre… Ni siquiera lo mencionaste. No me digas que planeabas desaparecer


para siempre después de volver de tu casa de verano”

“Así es”

“¡Kawashima!”

“Pero al final decidí quedarme. En ese momento me dije a mí misma: ¿por qué no me
quedo un rato más? Quizá mañana o en el futuro inmediato, si me quedo con estas
personas… tal vez algo cambie, incluso tal vez yo misma pueda cambiar… eso pensé”

En ese entonces… Ryuuji pensó en la Ami del verano pasado. Era justo como la actual,
bonita, ladina y con un carácter terrible. Además…

“Pero me arrepiento de haber pensado eso”

-24-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

Y ahora mismo, ella es aún más… ¿cómo lo digo? Ryuuji no podía entender ni sus propios
pensamientos, así que apartó la mirada del bello rostro de Ami.

Ami ha cambiado. Recordó que Minori había dicho aquello en el ensayo del festival de la
escuela.

Era verdad, después del verano, Ami se portó mucho más amable con la gente que la
rodeaba. Su relación con Taiga continuaba siendo un factor desconocido, ambas seguían
discutiendo cada vez que se veían y a sus compañeros les gustaba verlas discutir. Cuando
todos elogiaban la imagen de niña buena de Ami, inconscientemente aceptaban su lado
retorcido y cruel. Todos la aceptaban como amiga y los bulliciosos días pasaron felizmente.
Ryuuji sentía que a sus compañeros les gustaba la „auténtica Ami‟.

La presencia de Ami en clase cambió porque ella comenzó a mostrar su verdadero yo. Dejó
de esconderse y hacerse la tonta, comenzó a interactuar con todos en su verdadera forma.

Así es como Ryuuji lo veía, pero… Ami ahora negaba esos días diciendo que lamentaba
haber hecho aquello.

“Estoy muy agradecida con Maya y Nanako, y con todo el mundo. Nunca pensé que serían
tan buenos conmigo. He pasado por mucho durante toda mi vida escolar, pero esta es la
primera vez que hice amigos. Tuve algunos buenos compañeros en mi escuela anterior,
pero sólo eran compañeros normales. No sé qué decían a mis espaldas y nunca me
contactaron una vez que me transferí”

“¿En serio…?”

“¿Te sorprende?”

Ryuuji asintió con la cabeza en respuesta a la pregunta de Ami. Él había pensado que una
chica tan guapa como Ami se convertiría sin problemas en el centro de atención, en la
persona más popular, sin importar dónde estuviera, lo quisiera o no.

“Para mí la escuela era sólo una parada temporal, sólo hacías conexiones sociales falsas que
se olvidaban fácilmente después de graduarte. Lo que en verdad valoraba era mi trabajo de
modelo, pensaba para mí misma que sólo necesitaba soportar la escuela por unos cuantos
años más… ¿Cómo podía entonces alguien como yo hacer amigos? Todos lo entendían, sin
importar qué tan infantiles fueran. Pero luego de transferirme a esta escuela dejé de pensar
de esa forma y fui aceptada por todos… soy muy feliz, muy, muy feliz, y espero que pueda
conservar mis amistades”

“Si piensas así… entonces esfuérzate para conservar tus amistades”

“Es demasiado tarde, he cometido demasiados errores”

Ami de repente le arrebató el zapato a Ryuuji y se volteó para sentarse en la orilla de la


banca, su largo cabello caía sobre sus hombros.
-25-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

“… ¿Cómo digo esto?... Tal vez suene extraño, pero… fui testigo de cómo la Tigre estaba
siendo lastimada y comprendí sus sentimientos, así que pensé, „Ya que nadie más se da
cuenta, ¿Por qué no la ayudo?‟... Así me sentía en ese entonces”

Ryuuji no pudo evitar mirar a Ami con sorpresa. Kawashima lo sabía todo.

“Durante este periodo de tiempo, vi cómo se herían y se dañaban, no sólo la Tigre. Las
heridas abundaban… Así es, yo hubiese querido ayudar a todos, encaminarlos a una
dirección positiva, de esa manera hubiese sido capaz de proteger este lugar”

Tras ponerse su zapato y acomodarse los calcetines, Ami se puso de pie, jugó un poco con
su largo cabello y miró a Ryuuji.

“Por otro lado, yo también salí herida y nadie se dio cuenta. ¿Por qué yo era la única?, ¿por
qué nadie pensó en mi?, ¿acaso alguien notó siquiera mi existencia?”

Era inútil decirle a Ami, „lo siento, ¿quién te hirió? Dímelo, comenzaremos de nuevo‟, ella
no aceptaría algo así porque era imposible comenzar de nuevo.

“Yo quería proteger este lugar que me aceptaba, así que me dije a mi misma que no pensara
mucho en ello, sin embargo las heridas se hicieron cada vez más grandes, tanto que incluso
yo no estaba segura de poder detenerlo. Entre más crecía mi desesperación, cometía errores
cada vez mayores, y sólo empeoraba las cosas… lo que llevó a la situación actual”

“Soy una extraña que sólo da problemas, todos querían aceptarme, pero lo eché a perder”

“¡Eso… eso no es cierto!”

Ryuuji se incorporó bruscamente y le gritó a Ami.

“¡¿Acaso alguien ha dicho algo como eso?! ¡Deja de bromear! ¡Eres la única que piensa de
esa forma! ¡Si alguien más dice algo así nunca lo perdonaré!”

En ese momento… sólo por un instante, Ami miró a Ryuuji antes de fruncir las cejas;
parecía como si fuera a llorar.

Pero al final, simplemente inhaló profundamente el helado viento invernal.

“Pero… esa es la verdad”

Ami recuperó su compostura, no lloró o se enojó, sino que se limitó a responder con tono
sereno.

-26-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

-27-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

“Cosas que pudieron haberse solucionado solas no lo hicieron debido a mi intervención…


„Ah, tengo que hacer algo al respecto; Ah, debo intervenir aquí, tengo que protegerlos a
todos‟… Mi intromisión causó muchos problemas, y al final… muchas cosas empeoraron.
Takasu-kun fue rechazado por Minori debido a que yo intervine. Peleé con Minori, y ahora
no podremos ser como antes. Y por encima de todo, Taiga… Taiga casi muere a causa de
nuestra pelea. Ya que todo ha resultado de esta forma… Yo, ahora…”

Los labios de Ami temblaban cuando hablaba.

“…estoy sola, muy sola, tan sola que ya no lo soporto más”

¡Idiota! Ryuuji tuvo este impulso descabellado de gritarle a Ami.

No obstante la fuerza de sus emociones lo sobrepasó y le impidió hablar. Sus hombros


también temblaban, ¿por dónde comenzar? ¿Cómo puedo hacerle entender a Ami lo que
siento cuando dice tales cosas?

“Tú…”

De repente, Ryuuji pensó en cómo se veía Taiga hacía sólo un momento. Una persona
solitaria que se arrepentía de algo que no podía cambiar, algo que le hizo darse cuenta de
las similitudes entre ella y él.

Taiga y yo… No, no solamente nosotros, todos son parecidos en cierta manera. Tal vez
todos somos iguales.

Somos incapaces de seguir adelante sin problemas, incapaces de comprender a otras


personas e incapaces de encontrar a alguien que nos comprenda.

“…Dices que fallaste, entonces ¿cómo puedes simplemente abandonar todo y huir? Te vas
y te quejas de lo solitaria que te sientes, ¿Qué es eso? ¿Crees que las personas que piensas
abandonar no se sentirán solas?”

No podemos comprendernos, sólo podemos gritarnos palabras vacías aunque sabemos que
esas heridas duelen mucho.

Creo que todos somos así. Yo, Ami, Taiga, Noto, Haruta e incluso Kitamura, todos
seguramente han tenido sus momentos de vulnerabilidad. Creo que incluso la enérgica y
optimista Minori ha pensado para sí; „si tan solo…‟, pero ese tipo de dolor es personal. La
mayoría de las personas sólo pueden atender sus propias heridas… esa es la verdad.

“¿En toda tu vida cuántas personas han podido salir adelante sin tener problemas? ¡Todos
tienen sus propias preocupaciones, todos han hecho algo innecesario, todos han
experimentado el fracaso y la vergüenza, todos han tropezado durante su vida para llegar a
ser lo que son hoy! ¿Y qué si fallaste? ¿Y qué si quedaste como una tonta? ¡Un simple „Lo
eché a perder‟ es suficiente! ¿Por qué eres tan…?”

-28-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

“¡¿Y quién te crees que eres para sermonearme así?!”

Ryuuji se sorprendió por la fuerte respuesta de Ami y no pudo evitar tartamudear un poco.

“¡Nunca has notado mis preocupaciones y mis heridas! ¡Nunca me has visto tal como soy!”

“¡Como si tuviera el tiempo de percatarme de eso! ¿Cómo podría saber lo que piensas? ¡No
soy perfecta, no puedo cubrirlo todo!”

¿Qué edad tiene que tener una persona para dejar de decir palabras tan irresponsables?
¿Qué edad tiene que tener una persona para comprender a los demás, para pensar por los
demás, para expresar con precisión su propia opinión?

“¡Si es así, entonces no digas cosas tan irresponsables! Alguien como tú… ¡Realmente
desearía nunca haberte conocido…!”

¿Cuánto tiempo toma vivir sin lastimar a las personas más importantes para ti? ¿Cuánto
tiempo toma ser capaz de vivir sin hacerte daño?

“¡Si hubiera sabido que esto pasaría, me hubiera ido de esta escuela desde el año pasado!”

La voz de Ami temblaba incontrolablemente cuando gritó aquello, posteriormente salió


corriendo, limpiándose las lágrimas con el dorso de la mano. ¿De qué le servía a Ryuuji
obligarla a que se quedara? No tenía ideas y ya no podía hacer nada. La observó irse del
parque y luego caminó en dirección opuesta.

Cuando por fin le echó un vistazo a su teléfono móvil, tenía diez llamadas perdidas.

FIN Capítulo 03 – VOL 09


Toradora no Fansub

Traducción: Fye Tsukishiro


Corrección: Qachiiz

-29-
Toradora! Vol.09 Capítulo 03

-30-
Toradora no Fansub presenta:

Toradora!: Volumen 09 Capitulo 04

“… ¡¿El casero sigue despierto?! ¡¿Cómo puede ser posible?!”

“¿Acaso no te he dicho ya que no te preocuparas por eso? El casero dijo el otro día que traería
algunas esencias de ciruela.”

Ryuuji, quien acababa de subir del departamento del casero que vivía escaleras abajo, respondió
mientras acomodaba los tres pares de zapatos que estaban esparcidos por el vestíbulo. El casero,
quien siempre se dormía temprano, se había quedado despierto para informarle a Ryuuji sobre la
condición de Yasuko. Por fortuna tenían naranjas en el departamento para ofrecérselas como
regalo.

Ryuuji entró al cuarto de Yasuko inmediatamente después de acomodar los zapatos en el


vestíbulo. Yasuko le sonrió a su hijo, pero su pálido rostro se veía como si hubiese sido
blanqueado, mientras que sus mejillas y labios carecían del saludable rosa habitual.

“El casero está preocupado… ¿qué pasará con la tienda…? Voy a llamar…”

“¡No, no!”

Taiga, quien seguía vistiendo su uniforme, evitó que Yasuko se levantase para alcanzar su
celular. “Tienes que descansar, o tu presión volverá a bajar.” presionó los hombros de Yasuko y
jaló la sabana para cubrirla.

“Acabo de hablar a la tienda. El dueño contestó.”

Yasuko murmuraba “Eso no está bien”, y volteó a ver a Ryuuji, quien estaba parado junto a la
puerta:

“En todo caso, el dueño quiere que tomes un buen descanso por hoy. Él dice que llamará
nuevamente mañana por la tarde”

“¿… Y no dijo: „No quiero contratar mujeres mayores‟?”

“No, no dijo eso”

“… ¿Y no dijo que Mirano ya es una mujer mayor, así que quiere buscar chicas más jóvenes y
enérgicas?”

-1-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

“No dijo nada parecido, así que ponle alto a tu loca imaginación y duérmete. ¿Acaso no dijo el
doctor que te recuperarías en una noche si dormías bien? Ya preparé la cena, come tanto como
quieras”

“… Ya-chan quiere dormir”

Yasuko gimoteó y jaló la sabana por encima de su cabeza. Al ver sus acciones, Ryuuji apagó la
luz de la habitación al tiempo que Taiga se puso de pie con ligereza y salió del cuarto en silencio,
cerrando la puerta detrás de ella con sumo cuidado.

En la sala de estar, Inko-chan, que probablemente también sintió la malhumorada atmósfera en el


departamento, estaba colgando de cabeza de su percha como un vampiro, sus venosos parpados
sólo conseguían cubrirle la mitad de los ojos. Y entonces, preguntó con una extraña voz
“¿Cómo?”, pero fue silenciado con una mirada fulminante y un feroz “¡Shhh!” por parte de
Taiga, así que Inko-chan sólo pudo asentir con la cabeza y permanecer callado. Esto no fue
porque entendiera el lenguaje humano, más bien fue una simple coincidencia resultante por el
miedo.

“… De verdad lo siento”

“Está bien”

Taiga le respondió fríamente a Ryuuji y se sentó al lado de la mesa. La posición a la derecha que
encaraba a la televisión siempre había sido el lugar de Taiga. Pero ahora, ella se encontraba
sentada ahí, mirándose la punta de los dedos del pie, pareciendo estar triste por algo.

Taiga, quien se había ido a casa temprano, había mirado con desinterés a la ventana del
departamento de los Takasu y por pura casualidad vio a Yasuko, quien acababa de salir de su
trabajo en la pastelería. Taiga le saludó con la mano desde la ventana de su dormitorio, pero
Yasuko no reaccionó a sus acciones, su cara se veía extremadamente pálida. Un segundo
después, Yasuko cayó de espaldas.

Taiga corrió de inmediato al departamento de los Takasu, sólo para darse cuenta de que había
olvidado su llave de repuesto. Según Taiga, se encontraba en tal pánico que «casi se volvía
loca», así que corrió al departamento del casero en el primer piso, azotando la puerta con fuerza.
Por fortuna el casero se encontraba en casa, así que abrió la puerta del departamento de los
Takasu y llamó de inmediato a un doctor tras ver a Yasuko desplomada en el piso.

Taiga permaneció al lado de Yasuko hasta la llegada del doctor, entretanto el casero ayudó a
contactar a Ryuuji. En aquel momento, el estúpido hijo estaba ocupado arrojando el zapato de su
compañera de clases, enfrascándose en una discusión con dicha compañera en el parque y
haciendo que la chica estallara en lágrimas.

“¿Ya-chan se va a poner bien? Va a estarlo, ¿no es así? El doctor dijo que solo fue anemia”

“Será malo si no se recupera”

-2-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

“Ya se ve mejor”

“También lo creo”

Ryuuji corrió todo el camino a toda velocidad, cuando por fin llegó a casa, encontró al casero
aguardando por él en el vestíbulo. En aquel momento, el pálido rostro de Yasuko era
extremadamente aterrador, y no era capaz de hablar. Los desconocidos anciano y anciana cuyas
manos yacían sobre la muñeca y pecho de Yasuko, voltearon a ver a Ryuuji como si fueran a
diseccionar a su madre. Aquellas personas no estaban vistiendo batas de laboratorio, así que
Ryuuji no sabía que eran doctores. Si Taiga no hubiese estado sentada al lado de Yasuko, Ryuuji
hubiera gritado de la confusión.

Al ver que Ryuuji había regresado, Yasuko le dijo: “Lamento que pasara esto”.

Yasuko, quien había bebido mucho alcohol, sólo había dormido tres horas antes de ir a trabajar a
la pastelería con una resaca, sin comer nada a causa de su falta de apetito, lo cual resultó en
anemia. Naturalmente, su baja presión sanguínea era también una de las razones, pero por suerte,
la condición de Yasuko no era muy seria. “Siempre y cuando coma y duerma adecuadamente, y
evite consumir demasiado alcohol, no debería haber nada de qué preocuparse…” los doctores se
fueron diciendo esas palabras.

Ryuuji escuchó a los doctores y se percató de «aquel olor». «Aquel olor» parecía consistir en
comida color café cortada en pequeños trozos para que a la gente mayor se le facilitara
consumirla, en conjunto con el aroma del desinfectante, hizo que Ryuuji se sintiera un poco
incómodo.

Cuando él era más joven, antes de que se mudara a ese pueblo, hubo un largo periodo en el que
Yasuko iba al doctor. Incluso en ese momento, Ryuuji todavía desconocía de qué enfermedad
padecía Yasuko en aquel tiempo. Como en ese entonces era muy joven, los únicos recuerdos
eran el olor que entraba de golpe a sus fosas nasales cuando la puerta automática se deslizaba
para abrirse, y los dibujos del techo en el área de pediatría del hospital, junto con la imagen de
una gallina y sus polluelos en la pared. Cuando fue inundado por aquel olor, Ryuuji recordó
cómo se sentía mientras miraba el área de pediatría.

Los libros de dibujos cuyo contenido él ya podía memorizar; La luz del techo que parpadeaba y
estaba obscurecida en los bordes; el cabello y polvo en las esquinas de las paredes; la cubeta
puesta al lado del baño cuya utilidad él desconocía; la marca de la cubeta; las silenciosas y
solitarias escaleras que iban hacia abajo; había una puerta de metal con un horripilante símbolo.

Odiaba estar aburrido, odiaba estar junto con adultos y niños que no conocía, odiaba cuando
otra gente me hablaba, mi corazón latía furioso, my garganta ardía, me hacía sentir ganas de
llorar… debí haber estado extremadamente inseguro.

En aquel tiempo, Ryuuji era un inseguro, asustadizo y tímido niño.

Y esa sensación de impotencia seguía sin cambiar inclusive ahora.

-3-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

“… ¿Qué deberíamos hacer para cenar? No hay nada en casa… iré a comprar algo antes de que
Yasuko despierte para que tenga algo de comer cuando lo haga”

“Entonces me quedaré a cuidar de Ya-chan”

“No te preocupes, tú también debes estar cansada, así que simplemente deberías regresar.
Llevaré la cena a tu casa más tarde”

Yasuko mencionó que se sentía mal del estómago, ¿debería hacerle una avena o una sopa? Sopa
de pimientos suena bien, y luego debería comprar una botella de Poccari 1, el pudín favorito de
Yasuko, helado, tofú de almendra, y además una revista para que la lea mañana.

Eso debería ser todo.

Aunque Ryuuji tenía el conocimiento para escoger las cosas que Yasuko necesitaba, seguía
siendo incapaz de hacer lo que más importaba. Ryuuji había crecido, y se había vuelto más sabio,
pero de igual manera había provocado la actual situación.

Si Yasuko no hubiese tenido que ir a trabajar durante el día, esto no hubiera ocurrido. Si ella no
hubiese pretendido dejar que Ryuuji continuara sus estudios, esto no hubiera ocurrido. Si él no
hubiese dicho algo como eso en aquella ocasión, esto no hubiera ocurrido.

“Yo estoy bien, Ya-chan es más importante. Yo también estoy preocupada… ¿Ryuuji?”

Ryuuji se agarró la cabeza, olvidándose de lo que iba a hacer por un momento, ya que su mente
se había puesto en blanco… La cartera. Cierto, la cartera.

Ryuuji tomó su cartera. Voy a comprar cosas, a comprar comida. Y salió caminando despacio.

“Oye, ¿te encuentras bien? ¡Oye!”

Encendió la luz de la sala de estar y escuchó atento por un momento, alcanzando a oír la estable
respiración de Yasuko al otro lado de la puerta.

“Oye, Ryuuji”

“Voy a salir por un rato”

Ryuuji salió del vestíbulo y bajó las escaleras con sus pantuflas.

Sólo hasta entonces se dio cuenta de que todo a su alrededor estaba obscuro; ya era de noche.

Las farolas emitían áreas circulares de luz sobre la calle de asfalto que brillaba por el reflejo de
pequeños trozos de cristal sobre éste. Una mujer exhalando vaho blanco pasó frente a Ryuuji con
1
Poccari: Es una popular gaseosa y bebida rehidratante japonesa, producida por Otsuka Pharmaceutical Co., Ltd. Es el
equivalente a la bebida gatorade.

-4-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

su perro. Un trabajador con corbata blanca vistiendo un cubrebocas mientras hablaba en voz alta
también lo rebasó, no se encontraba hablando consigo mismo, sino por el teléfono.

“Haaah”

El vaho blanco que exhaló se rehusó a desaparecer a medida que comenzaba a flotar en el frío
aire. Ryuuji movía sus piernas, sintiendo que estaba persiguiendo su propio aliento.

No era de sorprender que su vista estuviera borrosa.

Ni siquiera escuchó las pisadas detrás de él.

“Oye ¡¿no vas a ponerte un abrigo?! ¡Hasta te olvidaste de las llaves y el celular! ¡Y de la bolsa
de compras!”

“… Ah… ¿eh?”

El súbito impacto casi hizo que Ryuuji se cayera.

Taiga había embestido contra su espalda. Ryuuji se giró para ver a Taiga exhalando un torrente
constante de vaho blanco como un tren fuera de control.

“¡Entra en razón! ¡Cabeza de puerco!”

Sólo hasta que Taiga le entregó su abrigo de plumas de ganso fue que Ryuuji cayó en cuenta de
cómo estaba vestido. Vestía únicamente con camisa y pantalones de la escuela, no llevaba más
que un par de pantuflas, se había quitado la chaqueta y el suéter escolar. Al verse a sí mismo,
Ryuuji se asombró por su grado de absentismo.

“¡En serio, ponte esto en este momento!”

Taiga le puso el abrigo a Ryuuji mientras le sostenía la bolsa de compras, la cual probablemente
contenía su celular y las llaves de la casa. Taiga se había percatado de que Ryuuji no se estaba
comportando de manera normal, y por eso había tomado sus cosas y salido a perseguirlo en
aquella helada noche.

Pero Taiga, cuya nariz se encontraba extremadamente roja…

“¿Qu… qué le pasó a tu pie?”

“¿Eh…? ¡Kya!”

Taiga, no estaba vistiendo un abrigo, no traía puesto nada más que su uniforme escolar, llevaba
calcetas y calzaba un par de sandalias de Yasuko. Luego volteó a ver a sus pequeños pies.

“¡Me traje el par equivocado!”

-5-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

Murmurando bajito, Taiga se frotó la frente con su diminuta mano.

“Deberías ponerte esto”

Ryuuji tomó el abrigo que Taiga le trajo e intentó ponerlo por encima de los hombros de la chica.
Pero ella torció su cuerpo con renuencia:

“¡No! ¡Está bien! ¡Me voy a casa, así que tú deberías ponértelo!”

Taiga le esquivó y se fue a un lado del camino, sus sandalias hacían ruidos al tiempo que se
movía. „¡No, póntelo tú!‟ Era lo que Ryuuji quería responder, pero no fue capaz de hablar, ya
que sólo se quedó ahí, aferrado al abrigo en sus manos.

No podía hablar.

Su garganta estaba seca.

Todo había sido un desastre aquel día.

“… ¿Ryuuji?”

Ryuuji sabía que Taiga le estaba mirando con ojos bien abiertos, su largo cabello danzaba en el
gélido viento del norte.

Deberías ser tú quien se lo ponga y vaya a casa. Te ayudaré a preparar la cena. Gracias por
traerme la bolsa de compras. Ryuuji no pudo siquiera decir esas simples palabras.

Sintió como si un objeto extraño se hubiera alojado en su garganta. Puso el abrigo sobre los
hombros de Taiga por la fuerza antes de retirarse sin decir nada.

Ryuuji caminaba solo por la obscurecida calle, cargando la bolsa de compras con una mano.

¿Qué debería comprar? Vio la hora en su celular, eran apenas las ocho en punto, mucho más
temprano de lo que esperaba. El supermercado todavía está abierto a estas horas. Ryuuji se
movilizó en dirección al distrito comercial, con la vista fija en sus casi congelados dedos de los
pies al tiempo que caminaba, el único sonido que había era el golpeteo de las sandalias de cierta
persona.

Ryuuji no necesitó darse la vuelta para saber que era el sonido de los pasos de Taiga. Ella le
estaba siguiendo en secreto por detrás.

No estará pensando que nadie se va a dar cuenta, ¿o sí? Ryuuji se detuvo en frente de un cruce.
Taiga saltó de inmediato detrás de un poste eléctrico cercano para esconderse. Cuando el
semáforo se puso en verde, Ryuuji comenzó a caminar de nuevo y escuchó el sonido de las
pisadas de Taiga poco después.

-6-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

¡Sé que estás ahí, así que regrésate! Ryuuji quería decirle eso a Taiga, pero no sólo su garganta
le hacía sentirse extremadamente incómodo, además sentía un dolor en el pecho.

Ryuuji, quien caminaba adelante, y Taiga, la espía… dos personas tontas fingiendo ignorancia a
medida que continuaban caminando en las calles obscurecidas. El que él no abriera su boca era
principalmente debido al hecho de que no sabía qué iría a decir, razón por la cual era incapaz de
hablar.

„Nunca te he importado de verdad‟… Ryuuji de repente recordó lo que Ami le había gritado en
la tarde. Él quería decirle en ese momento: „¿Y acaso tú sabes cómo me estoy sintiendo yo justo
ahora? Jamás tendrás ni la más remota idea, ¿no es verdad?‟

Porque nunca te lo voy a decir.

Nunca jamás le diré a nadie cuando sufro. Porque no quiero que nadie me vea así, no deseo que
nadie comprenda este lado mío, no quiero decírselo a nadie, no quiero que nadie se dé cuenta de
esto. Porque si alguien lo hace, si alguien oye de esto…

“… ¡Achúu!”

… La persona a la que realmente le importe seguramente intentará hacer algo al respecto.

Ryuuji se detuvo y se dio la vuelta, por fin siendo capaz de hablar. “Vuelve a casa”. Taiga se
sorprendió, pues se frotaba la nariz con sus ojos bien abiertos por la sorpresa. Por lo visto
realmente creyó que nadie la notaría.

“Hablo en serio, vuelve a casa.”

“… ¡No quiero!”

Ryuuji repitió aquellas seis palabras, inclusive empujó a Taiga de los hombros. A pesar de su
pequeña figura, Taiga no se movió, ni aunque fuera por un poco:

“¡No voy a regresar! ¡Justo en este momento no estás en tus cabales!”

Los ojos de Taiga se achicaron al tiempo que le disparaba una mirada amenazante a Ryuuji,
mostrándole exactamente cuán terca era.

“¡Basta, vete!”

“¡Ya te he dicho que no voy a regresar! ¡No hablaré contigo! ¡Ni siquiera caminaré junto a ti!
¡Solo te voy a seguir! ¡¿Por qué no puedo ni hacer eso?! ¡Soy libre de hacer lo que me plazca!”

Ryuuji no quería continuar discutiendo con ella:

-7-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

“¡Me sentiré perturbado si haces eso! No hay nada que puedas hacer para ayudar, ¡sólo vete de
regreso!”

Ryuuji no deseaba que nadie más desfalleciera por su culpa. No importaba si fuera por anemia o
cualquier otra enfermedad, simplemente no quería tener que pasar por algo como eso otra vez.

Él nunca jamás iba a permitir que nadie se sacrificara por su bienestar de nuevo.

“¡No voy a regresar! ¡Quiero seguirte!”

“¡Y yo te estoy diciendo que regreses!”

“¡Me quiero quedar aquí! ¡Suéltame, cerdo pelón! ¡No me toques!”

Ryuuji y Taiga comenzaron un estúpido forcejeo en la calle justo antes del distrito comercial.
Taiga empujó a Ryuuji como un tigre, y él en respuesta la empujó de los hombros con fuerza,
mordiéndose el labio muy duro al mismo tiempo. Entrometida, molestia, irritante, egoísta, una
larga cadena de quejas y reclamos surgieron en su cabeza, pero no le fue posible hacerlos salir de
su boca. Ryuuji luchaba una batalla perdida contra el obstruido grito que estaba tratando de
forzar su camino afuera de su garganta.

¡¿Y si muere?! Esta tonta e infantil noción invadió su corazón. Ryuuji estaba tan asustado como
para siquiera pensar al respecto, tanto que se sentía como si estuviera a punto de perder el control
de sí mismo en cualquier momento, razón por la cual mordió su labio hasta arrancar piel.

Desde que Ryuuji era un niño, siempre había estado atemorizado de algo como eso. ¿Y si mi
madre muere? Este pensamiento era la raíz de su miedo.

La tarde en la que los dos caminaron agarrados de las manos, la noche que pasaron leyendo
libros ilustrados, la vez que se sentó sobre el regazo de su madre mientras ella lo estaba sobre el
columpio bajo el sol. Ryuuji siempre había creído en el hechizo mágico que era «No te
preocupes», pero el encantamiento fue roto súbitamente. Un pensamiento tan escalofriante
dominó su mente.

“¡Ya basta, más te vale regresar!”

“¡Ryuuji!”

Ryuuji se quitó de encima las manos de Taiga y huyó de ella con todas sus fuerzas, ignorando
sus gritos.

Parecía como si tratara de escapar del distrito comercial iluminado y lleno de gente, y entró
corriendo a los obscuros callejones, corriendo sin rumbo entre las casas que se veían como olas
obscuras desde la escuela. Ryuuji jadeaba como un perro al tiempo que se tragaba con dolor la
voz que se había empujado a sí misma hasta su garganta. Pero no importó cuanto corriera, la

-8-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

inquietud y temor de su niñez le seguía de cerca detrás de él. Si esto continuaba, sería sin duda
atrapado por esos sentimientos.

¿Acaso es imposible escapar?

Desde el principio, el mundo de Ryuuji había girado en torno a Yasuko. Yasuko, quien se había
vuelto una madre a una edad demasiado temprana, abandonó la seguridad de su bote para flotar a
la deriva por cuenta propia en un mar de obscuridad. Ryuuji se aferraba a ella con todas sus
fuerzas, tratando de buscar la salvación en las interminables olas que la vida les arrojaba. Si se
soltaba, entonces todo acabaría. Si la persona que aquel par de manos sostenía dejaba de estar
ahí, entonces todo terminaría. Estaré solo por el resto de mi vida. Cada que pensaba en ello,
Ryuuji se aterrorizaba.

Pero a medida que Ryuuji crecía, poco a poco ganó confianza y fuerza tras casi ahogarse en un
par de ocasiones, sentía que estaría bien incluso si soltase la mano de Yasuko. Él nadaría lejos,
encontraría un bote seguro por cuenta propia, y la jalaría a bordo de este.

Ryuuji había pensado de esa manera.

Por esto es que, cuando su madre sintió que «todavía no era hora de dejarlo ir» y quiso
alcanzarlo, „Takasu-kun, ¿alguna vez te has rebelado contra tu madre?‟, Ryuuji quiso apartarse
de Yasuko.

„Siéntate aquí‟, „Sé buen chico‟, „Espera a que regrese‟, „Ve a estudiar‟, „Comamos juntos‟, „No
tienes permitido conseguir un trabajo de medio tiempo‟. Ryuuji, quien siempre había hecho todo
lo que Yasuko le decía, quería desobedecerla por primera vez, y en este caso era renunciar a la
idea de ir a la universidad y en lugar de eso comenzar a trabajar. Porque quería soltar la mano de
Yasuko.

Ryuuji no sabía a dónde debía ir, pero quería intentar nadar por su cuenta, quería pararse en el
lado «Correcto» para así ganarle a la «Incorrecta» Yasuko. Quería estar en una posición
ventajosa, aún a pesar de que sabía que estaba tomando una decisión irresponsable, aún a pesar
de que sabía que no había pensado seriamente sobre su futuro, pero de todas formas lo haría solo
porque sabía que estaba en lo «Correcto». Él además estaba mentalmente preparado para
sacrificar su propia noción de «Lo Correcto».

A los ojos de Ryuuji, ir directo a trabajar después de graduarse de la secundaria no era


exactamente un sacrificio. Ya que no tenía ninguna meta específica, Ryuuji había usado la
diferencia entre «Lo Correcto» y «Lo Incorrecto» como base para tomar su decisión. Ese era el
sacrificio. El poder escoger su futuro de aquella manera, significaba de Ryuuji debería sacrificar
su futuro, fuera este ir a la universidad, ir a trabajar, o ir a estudiar al extranjero.

Tenía miedo de no poder cumplir con sus propias expectativas, por lo cual intentó escapar al
acercarse al camino «Correcto». Pero Ryuuji no podía negar que solamente estaba huyendo de su
propia inseguridad, y que su futuro sería destruido a causa de esto.

-9-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

También se daba cuenta de que lastimaría a Yasuko al hacer eso, pero quería sobreponerse a esa
irremplazable madre suya. Quería hacerse más fuerte que su madre, incluso a costas de perderla.

Ryuuji había pensado que siempre y cuando se rebelara en contra de su madre y se sobrepusiera
ante ella, entonces sería capaz de superar su miedo de «Todo terminará si pierdo a mi madre».

¿Realmente tenía la fuerza para nadar por su cuenta? Ryuuji no lo sabía. Pero era precisamente
porque no lo sabía que quería intentarlo. En otras palabras, Ryuuji quería rechazar a los adultos
que trataran de intervenir porque estuvieran preocupados, incluso si se sacrificaba a sí mismo en
el proceso. Quizás simplemente era eso lo que quería hacer.

Era debido a la incapacidad de Ryuuji de convencer a los adultos de confiar por completo en él
que Yasuko intentase prevenir que su hijo la dejara. Lo que condujo a Ryuuji a envolverse en la
familiar burbuja de temor e inseguridad una vez más.

Pero esta vez, no le preocupaba que el gélido océano se llevara a su madre, sino que esta
inadecuada técnica de natación sólo la arrastrase a ahogarse junto con él.

Los dedos que Ryuuji presionaba sobre sus labios estaban temblando, y no sólo a causa del frío.

“¡Te, te tengo!”

Ryuuji se tropezó porque alguien agarró su codo por detrás. Él no creyó que Taiga en sandalias
fuese capaz de alcanzarlo, ella jaló de la mano de Ryuuji con espeluznante fuerza, haciéndolo
darse la vuelta. Ryuuji aprovechó la fuerza de Taiga para dar una gran zancada al frente.

“¡Ryuuji! ¡Détente, te estoy diciendo que te detengas!”

“Cielos…”

“¡Ya basta, détente, cabeza de puerco! ¡Es realmente peligroso! ¡¿Qué no te diste cuenta de que
casi te atropellan?!”

Inclusive entonces, Ryuuji quería huir, algo que sólo le hizo ganar una patada en el trasero por
parte de Taiga. Quizá no fue dolorosa, pero consiguió detener sus intentos por escapar.

“Es mi culpa… todo es mi culpa, ¡¿no es así?!”

Ryuuji patéticamente abrazó un poste de luz cercano y soltó un gemido ahogado, “Déjame ir”.
Se limpió la cara con la mano que tenía envolviendo con fuerza el poste, queriendo ocultar su
cara de Taiga.

“¡¿De qué estás hablando?!”

“Es mi culpa que Yasuko se desmayara. Todo es culpa mía”

-10-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

“¿Acaso tú… estás tratando de tomar responsabilidad porque Ya-chan se extralimitara? Pero,
¡pero si no hay nada que tú pudieras haber hecho al respecto! Ya-chan se desmayó porque tenía
anemia, esa es una condición del cuerpo. No importa cuán cuidadosa sea una persona, ¡de todas
formas habrá ocasiones en que él o ella caigan enfermos! ¡¿Qué tiene esto que ver con quién lo
provocó y de quién es la culpa?! Y Ya-chan es tu madre, ¡así que no hay quien le pueda decir
que no se esfuerce por ti!”

Pese a que sonaba sofocada, Taiga de todas maneras continuó hablando. Sus padres nunca se
esforzaron por su bienestar, por lo cual sus palabras eran demasiado inocentes con respecto a los
sentimientos de los padres. Taiga estaba implicando que Ryuuji «Aceptara con honestidad», lo
que sólo servía para confundirlo más, pues estaba siendo forzado a encarar su propia debilidad e
ingenuidad.

“¡No entiendes nada!”

Ryuuji emitió una voz aguda desde sus temblorosos labios.

“Yasuko se puso así por mi culpa. Si tan sólo pudiera ser más confiable, entonces Yasuko
creería que soy capaz de hacer lo que sea que me proponga, y dependería de mí, ¡lo que
significaría que no llegaría a ponerse así!”

“¿Y… y cómo se supone que yo sepa de eso…?”

Taiga solamente pudo poner su manita sobre el hombro de Ryuuji, sobando su espalda con
suavidad.

Ryuuji quería quitarse esa mano de encima.

Tal y cómo había apartado la mano de Yasuko, Ryuuji quería liberarse a sacudidas de la mano de
Taiga:

“¡¿Qué debería hacer?!”

“Ryuuji…”

El momento de contacto convirtió la calidez de la mano de Taiga en un electroshock que se


disparó directo a los gélidos dedos de Ryuuji. Ella seguía parada a su lado. Ryuuji sintió por
instinto que esta era su última oportunidad de salvación, pues todos los pigmentos de su
imaginación fueron quemados por el calor de los dedos de Taiga.

La reacción instintiva de Ryuuji estaba fuertemente sostenida por la misma mano que hacía un
momento quería rechazar. Bajo la brillante luz de la farola, los ojos de Taiga se abrieron
ampliamente por la sorpresa.

Ella no dijo nada, Taiga solamente lo miró con ojos que parecían contener una exorbitante
cantidad de luz, usando su vista para interrumpir todos los pensamientos que interferían con el

-11-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

corazón de Ryuuji. Taiga intervino con una gran fuerza que otros jamás serían capaces de
formular, pues partió el océano de la salvaje imaginación de Ryuuji con un poder irreprimible. El
rostro de Taiga, blanco como la nieve, miró a través de cada uno de los pensamientos de Ryuuji.
Me tomó de la mano… “¡¿Qué debería hacer?! ¡¿Sólo por el hecho de que son padres, ellos
creen que no deben escuchar los consejos de los demás?! ¡¿Qué se supone que haga para
convencer a Yasuko de que no se exija tanto por mí?! ¡¿Para hacerle saber cómo me siento?!”

La mano de Taiga se sentía demasiado pequeña.

“Realmente detesto…”

Tan pequeña que parecía que la podría aplastar si así lo quisiera.

“Este lado de mí…”

Pero Ryuuji no deseaba hacer algo como eso.

No quería depender de Taiga, luchaba por resistir la tentación de contarle todo, para obtener la
salvación que tanto deseaba de aquella mano. Porque si se rendía ante la tentación, Taiga
seguramente querría hacer algo por él. Taiga haría lo que fuera por otras personas, por Ryuuji,
por la persona que ella quería. No, eso no puede suceder.

No puedo permitir que haga algo por mi causa.

No puedo arrastrar a Taiga a esto.

No puedo dejar que se ahogue por mi culpa.

Porque ella es una persona importante, porque ella es una persona irremplazable, porque no
puedo estar sin Taiga. Eso lo comprendí en la tormenta de nieve.

Ya que ella es importante, entonces debo atesorar su presencia, y no permitirle que se sacrifique
por mi bienestar. Razón por la que no puedo dejarle ver mi dolor, y el por qué no deseo que sepa
lo que pienso.

La inhabilidad de entenderse el uno al otro sólo hace que la gente sienta dolor. En un mundo
donde las personas son incapaces de comprender al prójimo, uno debe buscar maneras de
conectarse con otras personas, un proceso que es el júbilo de la vida. ¿Quién hubiera pensado
que habría quienes no deseaban ser comprendidos por los demás?

“… Quiero que Yasuko vea mi fuerza”

“¿Fuerza?” Al escuchar a Taiga repetir después de él, Ryuuji asintió vigorosamente con la
cabeza, y continuó con sus labios temblando:

-12-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

“Ya no soy un niño. Incluso si Yasuko no está aquí para ayudarme, seré capaz de sobrevivir en
este mundo. Es por eso que Yasuko no necesita esforzarse por mí. Quiero mostrarle una
evidencia fría y concisa de esto. Y para eso, lo único que me queda es apartar su mano una vez
más. Esta vez no fallaré, no voy a dejar que nadie se ahogue o sacrifique por mí, así que voy a
nadar por cuenta propia. Esta es la única manera en que puedo ser reconocido”

Ryuuji separó los dedos con reluctancia de la pequeña mano de taiga, y asintió un poco: ¡Muy
bien!

Estaré bien.

Seré capaz de hacer lo que quiera hacer.

Ryuuji entonces contuvo el aliento y volteó hacia el rostro blanco como la nieve de Taiga, y ella
miró su mano liberada. Sus rasgos de muñeca estaban demasiado inmaculados como para
deducir su exacta expresión. El suave flequillo de la chica danzaba con ligereza en el voraz
viento invernal, así que Ryuuji extendió su mano para hacer gentilmente a un lado el cabello que
se había quedado atrapado en los labios de Taiga.

Ella miró en silencio con su luminosa vista al interior de los ojos de Ryuuji.

“… ¿A dónde vas?”

“Acabo de pensar en algo que tengo que hacer”

“No te permitiré que te vayas”

Taiga meneó la cabeza mientras hablaba, su voz estaba llena de ansiedad.

“No te preocupes. Iré a hacerlo ahora”

Ryuuji dio un paso con su pie derecho hacia adelante.

Taiga continúo siguiendo al poco abrigado muchacho. Aún si él le pidiera regresar, ella
definitivamente haría oídos sordos.

No era una mentira el que Ryuuji de repente haya pensado en que había un lugar al que tenía que
ir. Caminó en dirección al abarrotado distrito comercial mientras prestaba atención a la presencia
de Taiga detrás de él.

La tienda departamental de bienes importados y la papelería ya habían cerrado, pero un pequeño


supermercado seguía abierto, la calle afuera de la entrada estaba llena de oficinistas regresando a
casa. La tienda seguía obviamente bien iluminada. La librería continuaba abierta, al igual que
unos cuantos bares, y el puesto de carne que era famoso por sus croquetas. ¿Quién hubiera
imaginado que el puesto de carne estaría todavía abierto a estas horas?

-13-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

Pero Ryuuji no iba por las croquetas.

“… Tal y como lo esperaba. Ya cerraron…”

“¿Tienes algo que hacer en esta tienda?”

Ryuuji se detuvo delante de la puerta de metal. Albus, un nombre de aire ancestral saltó a su
vista, la placa de madera declaraba que era una pastelería occidental, con un número telefónico
escrito debajo.

Ryuuji tecleó el número en su celular y conectó con la máquina contestadora que le pidió dejar
un mensaje tras unos cuantos tonos. Él dijo rápido:

“… Re-realmente siento llamarle tan tarde. Uhm, soy la familia de Takasu Yasuko, una
trabajadora de medio tiempo en su tienda. Esteee… hay algo que tengo que decirle… ¡Ah!”

*Click* La máquina contestadora cortó la grabación abruptamente. Necesito decirles mi número,


¿debería llamarlos de nuevo? Justo cuando Ryuuji vacilaba, Taiga le pico el brazo despacio:

“¿Y ese „¡Ah!‟ por qué fue? ¿Fue la máquina contestadora? Tu „¡Ah!‟ seguro también se grabó.
¿Es esta la tienda en la que trabaja Ya-chan?”

Justo cuando Ryuuji se preparaba para contestar la pregunta de Taiga, la puerta de metal se
levantó ruidosamente. Dentro de la tienda bien iluminada, un hombre de mediana edad vistiendo
un uniforme blanco de chef se inclinó al ver a Ryuuji y a Taiga:

“… ¿Eres tú quien acaba de llamar? Escuché tu voz desde dentro de la tienda”

“Ah, sí. Este… soy el hijo de Takasu Yasuko”

“¡¿HI-HIJO?!” Gritó el hombre por la sorpresa cuando salía de la tienda.

“Siento mucho molestarlo a estas horas. La verdad es que, mi madre acaba de caer enferma…”

“¿Hmm? ¿Takasu-san? ¿Qué le pasó? ¿Estará bien?”

“Su condición se ha estabilizado, pero…”

Ryuuji supo que a su lado, las cejas de Taiga tuvieron un pequeño tic; pareció haberse percatado
de lo que él estaba a punto de decir.

“Estoy muy agradecido de que haya querido contratarla. Sé que es extremadamente


inconveniente decir esto, pero quisiera pedirle que le permita renunciar a su posición aquí”

-14-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

“¡¿QUÉ?!” La misma expresión y voz de hacía solo un momento, este señor de mediana edad
con reacciones exageradas seguramente era el dueño. Taiga miraba a Ryuuji con el rabillo del
ojo.

Sí, Ryuuji estaba tomando cartas sobre el asunto. Yasuko había llamado a Bishamonten Kuni
para tomar un descanso, pero no había contactado con la pastelería, lo cual implicaba que tenía
pensado ir a trabajar al día siguiente. A pesar de que Ryuuji comprendía que sus acciones serían
problemáticas para la pastelería, de todas maneras se adelantó a presentar la renuncia en pos de
Yasuko sin su consentimiento. Y lo que era más, planeaba ocultárselo a Yasuko al decirle que
había recibido notificación de la pastelería, diciéndole que ya no necesitaría presentarse a
trabajar.

La pastelería quedaba cerca del departamento de Ryuuji, lo que significaba que la mentira tarde o
temprano sería descubierta, pero eso ya no le importaba. A pesar de que Ryuuji sabía que hacer
algo como esto no exhibiría su fuerza de ninguna manera, de todas formas lo haría, entretanto
eso evitaría que Yasuko se extralimitara. Si la dejaba ser, ella seguramente ignoraría su propia
salud y continuaría trabajando por más horas.

“Aaah ya veo… esto es un problema, estaba bastante feliz con su desempeño”

“Siento causarle esta clase de problemas”

“Creo que no puedo hacer nada al respecto, ya que Takasu-san tiene mala salud. Sin embargo…
¿no sería posible discutirlo para llegar a un acuerdo? ¿Qué tal acortar sus horas de trabajo o algo
parecido?”

“No, uhm… realmente lo siento mucho”

“Pero pasado mañana será el día de San Valentín, así que mañana vamos a tener una venta
especial de chocolate… ¿qué debería hacer? Hmm… no hay ningún otro trabajador de medio
tiempo en esta tienda…”

Justo cuando Ryuuji se estaba preparando para inclinarse en disculpa una vez más…

“… ¿Podrías tomar su lugar?”

Para que el dueño haya dicho algo como eso, por lo visto en verdad se encontraba desesperado.

“Eres estudiante de preparatoria, ¿no es verdad? Sería bueno si vinieras después de la escuela.
Oh, y sólo necesitas venir a ayudar mañana y pasado mañana. Te lo ruego, realmente nos hace
falta gente en este momento”

„Lo lamento, pero mi madre me prohíbe trabajar‟, Ryuuji habría querido rechazar la petición
del dueño, pero se tragó sus palabras. ¿Acaso no había decidido ya no vivir bajo la protección de
Yasuko?

-15-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

Ryuuji asintió rápidamente antes de que el dueño tuviera la oportunidad de cambiar de parecer,
buscando dispersar sus propias dudas:

“… Muy bien, entonces vendré mañana y el día después de mañana”

Taiga lo miró sorprendida. Pero esto también podría ser bueno, porque Yasuko ya no necesitaría
trabajar ahí. Era imperativo que todo volviera a la normalidad tan pronto como fuera posible.

Si Ryuuji fuera a contarle a Yasuko que iba a trabajar de medio tiempo, sería seguro que
intentaría detenerlo, así que sólo planeaba decirle que el dueño la había despedido. Yasuko en
determinada ocasión descubrirá que Ryuuji trabajó ahí, pero de momento la mayor prioridad de
Ryuuji era ocultarlo de ella durante ese periodo.

“¡Sí! ¡Eso sería genial! ¡Realmente me estás haciendo un gran favor!”

“No es nada, yo…”

“¡¿A qué hora podrás venir mañana?!”

Al ver que el dueño había extendido su mano, Ryuuji se preparó para apretarla, pero solo atrapó
aire vacío. “¡¿Yo?!” El dueño había tomado la mano de Taiga.

“¡Esto no tiene nada que ver conmigo! ¡¿Cierto?!”

“Eres la hermana menor, ¿no es verdad? ¡Por supuesto que no! Jajajaja”

La pésima broma del señor hizo eco vacío en el aire invernal. “¡¿Qué no queda claro con sólo
mirar nuestras caras?!” Taiga replicó ruidosamente.

“Pero siempre es mejor si una chica es quien vende los chocolates. Y de todas formas, no
tenemos uniformes para hombres”

“¡Soy incapaz de trabajar! ¡Soy realmente torpe…! Así que si de verdad llegase a trabajar,
¡podría destruir el mundo…!”

“No será muy difícil, ¡sólo tienes que vender cajas de chocolates! ¡Dime a qué hora vendrás
mañana!”

“Uhm… ¿Y qué hay de, mí…?” Ryuuji se apuntó a sí mismo, pero el dueño sólo tenía ojos para
Taiga. Y ella, que se encontraba negando con la cabeza intensamente, miró a donde Ryuuji…

“… Entonces… entonces, él vendrá conmigo. Vendremos juntos”

“¡Oye, espera un minuto! ¡¿Eso estará bien?!”

-16-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

Ryuuji saltó ante la sugerencia de Taiga y miró hacia abajo, a la complexión blanca como la
nieve de la chica. El dueño asintió, rascándose el mentón:

“Hmm, entonces está decidido. Pero sólo voy a pagar el salario de una persona, ¿saben? ¿Y qué
vamos a hacer en cuanto a tu uniforme?”

“Ya pensaremos en algo. Sólo estoy aquí para mostrar mi cara, este sujeto será quien haga el
verdadero trabajo”

Envuelta en el abrigo de plumas de ganso de Ryuuji, Taiga infló su pecho y apuntó a su


«camarada». „Está bien, no tienes que hacer esto‟. Justo cuando Ryuuji quiso decir eso, Taiga le
susurró:

“Tú serás quien va a trabajar. Yo sólo voy a estar ahí contigo, así que no debería ser demasiado
extenuante. De momento todavía eres algo peligroso, así que necesito estarte vigilando. ¿Y qué
fue eso que dijiste? ¿Que soy una molestia? ¿Que no puedo hacer nada? Haré que te comas tus
palabras. Tú solo necesitas arrastrarte sobre tus rodillas y alabar mi divina bondad”

Y el secreto trabajo de medio tiempo que únicamente duraría dos días fue decidido así como así.

***

-17-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

“¡¿Tú, Trabajar medio tiempo?!

Minori apuntó su dedo a la punta de la nariz de Taiga, sus ojos parecían estar a punto de salirse
en cualquier momento.

“Para ser exactos, Ryuuji es quien trabajará medio tiempo”

Taiga apuntó sus dedos hacia Ryuuji. “¡Así que será él!” Minori le asintió a Ryuuji, sus ojos casi
se desorbitaban.

“Estaremos vendiendo chocolates del día de San Valentín hoy y mañana después de la escuela.
¿Algún consejo de ventas? El dueño dijo que si éramos capaces de vender todo, nos daría un
bono”

“¿Consejos dices…? Hmm… aún si te encuentras con algo que realmente no te gusta, nunca
debes dejar que se muestre en tu cara”

“Hmm.” Taiga escuchó las sugerencias de Minori al tiempo que jalaba de la bolsa de lona que
colgaba por encima de su hombro.

“Realmente pesa”

Minori arrebató la bolsa de las manos de Taiga de un tirón.

“Y lo más importante, esquiva cuando el dueño abra los ojos”

“… Esa clase de cosas sólo pasan en la tienda de ramen donde trabajas, Minorin”

Las lecciones del día habían terminado, al igual que la asistencia, avisos y noticias de la
profesora asignada. La solterona (30) había arrastrado a Taiga durante el recreo para darle un
sermón, pero no pareció tener ningún efecto visible. Taiga ignoró por completo las palabras de la
profesora de su clase, pero por fortuna, al parecer la solterona (30) tuvo que dejarla ir por ese día,
lo que significaba que Taiga podría llegar a tiempo al trabajo.

Minori miró a los dos con felicidad:

“Dejaré de bromear. Pero si sólo se trata de vender cosas, entonces no debería haber mucho de
qué preocuparse”

“Voy a lanzar” Minori hizo uso de su ridículamente alto atletismo para arrojar su lata de jugo al
bote de basura en la entrada de la clase desde el centro del aula.

*Swish*

-18-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

“¡Buen tiro! No parece ser un trabajo sospechoso, así que debería estar bien. Y hablando de
vender chocolates del día de San Valentín, hoy debería ser el día más ajetreado, ¿no es así? La
mayoría de la gente quizá vaya a comprar el chocolate hoy mismo. ¿Dónde queda la tienda en la
que ustedes dos van a trabajar?”

“Gah, olvidé el nombre”

“Albus”

Minori dijo “¡Oh!” en respuesta al comentario de Ryuuji, aparentando saber de la tienda.

“¡Ya antes había comprado pasteles de manzana de esa tienda! Así que Takasu-kun va a ser
parte del personal de esa pastelería moderna”

“… Ya sé que me voy a ver fuera de lugar”

“Ryuuji será quien trabaje, el dueño casi lo rechazó porque no creía que encajaría con la labor.
Ryuuji dará lástima si eso sucede, así que voy a ir con él”

Taiga le contó a Minori de manera muy casual.

“¿No es eso realmente bueno?”

Minori colgó su bolsa de lona por encima de su hombro, posteriormente sonrió y miró al reloj en
la pared. Por lo visto era hora para sus actividades de club, pues Minori apuntó su dedo con
violencia hacia el rostro de Ryuuji y dijo:

“¡Muy bien! ¡Estaré contando contigo, Takasu Ryuuji! ¡Échale ganas a tu primer trabajo de
medio tiempo en la vida! ¡Ataca!”

“Oh… ¿Y eso qué fue?”

“¡Aguja Envenenada Rojo-sangre!” Minori chasqueó los dedos sin preocupación unas cuantas
veces antes de salir del aula.

Tras descansar por una noche, la condición de Yasuko mejoró enormemente. Ryuuji hizo que
prometiera no beber tanto alcohol a cambio de dejarla ir a trabajar al Bishamonten Kuni. Él
hubiese preferido que Yasuko se quedara en casa a descansar, pero pensó que quizá los clientes
regulares de Bishamonten Kuni tendrían más sentido común que Yasuko en sí. Además Ryuuji le
había mentido, „Pasado mañana tendré un examen, así que estaré estudiando en el restaurante
familiar con Taiga y Kitamura hoy y mañana.‟ Yasuko le creyó.

Aparte de eso, hubo otra mentira que mencionó. Ryuuji le dijo a Yasuko que después de que ella
se quedara dormida la noche anterior, había recibido una llamada de Albus, diciendo que ella ya
no necesitaba reportarse a trabajar, pese a que una expresión desalentada destelló por su rostro
por un momento, Yasuko de todas formas creyó en Ryuuji, posteriormente levantó su cara para

-19-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

sonreírle a su hijo: „Esto sucede a menudo; Ya-chan se esforzará para encontrar otro trabajo‟, y
puso su mano sobre la cabeza de Ryuuji como si estuviera consolando a un niño pequeño.
Aunque Ryuuji amaba mucho a su madre, esa acción lo hacía sentirse incómodo, a pesar de que
no era capaz de eludirla.

Debido a que la culpa que acudía con el decir de una mentira era mucho más pesada de lo que
había pensado.

“Solo hay dos precios, la caja grande cuesta 580 yenes con impuestos incluidos, sólo tienes que
presionar el botón amarillo en la máquina registradora. La caja pequeña cuesta 380 yenes con
impuestos incluidos, sólo tienes que presionar el botón azul. Y luego únicamente necesitas
presionar el botón de «Total» tras teclear la cantidad de dinero que recibiste”

*¡Diiing!* El cajón del dinero se abrió con un sonido familiar, golpeando a Taiga de lleno en el
estómago, haciéndola emitir un gruñido por la sorpresa.

“Luego pondrás los productos dentro de la bolsa de plástico. ¿Lo entiendes? No debería haber
algún problema, ¿cierto?”

“Sí, creo que debería estar bien”

Ryuuji se paró frente a la caja registradora con muchos ánimos. Para dejar que Ryuuji practicara,
el dueño se paró delante del carro y dijo con una voz desagradable y exagerada, „Por favor deme
uno de estos.‟, al tiempo que le entregaba la caja más grande y un billete de mil yenes. Ryuuji
presionó de inmediato el botón amarillo, tecleó 1000, y totalizó la cantidad, abriendo el cajero.
Ryuuji sacó la cantidad de cambio que fue mostrada en la máquina registradora:

“¡Muchas gracias por su compra!”

¡Sonriiisa!

“¡Argh! Pienso que será mejor que… ¡le dejemos esa parte a Aisaka-san!

“¡Muchas gracias por su compra!”

Respondiendo a la llamada del dueño, Taiga se giró y dio una sonrisa exagerada, mostrando que
ella estaba meramente parada ahí no haciendo nada. Pero el dueño de igual forma asintió con la
cabeza: „Deberías pararte un poco más cerca.‟ y posicionó a Taiga delante de Ryuuji, obvio,
tratando de bloquearlo. ¿Qué estará tratando de insinuar?

“¡Por favor trabajen duro! No habrá descansos porque ustedes no estarán trabajando por mucho
tiempo, por favor tómense turnos para ir al baño bajo su propia discreción.

Tras terminar lo que tenía que decir, el dueño regresó al interior de la tienda. Un mundo de gente
caminaba de un lado para el otro delante de Ryuuji y Taiga. Los chocolates en cajas tentadoras y

-20-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

-21-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

la caja registradora fueron colocados en un puesto ambulante que estaba posicionado en la


entrada de la tienda.

El cielo invernal comenzó a obscurecer. No era la hora en la que la mayoría de la gente salía a
hacer sus compras, así que el distrito comercial estaba lleno de estudiantes de secundaria
volviendo a casa de sus escuelas, quienes con mucho ruido se decían entre sí mientras que
apuntaban al puesto: „¡Ah, están vendiendo chocolates!‟, „¡Mañana es el día de San Valentín!‟,
antes de seguir caminando.

Era bueno que Ryuuji y Taiga estuvieran parados encima de un calefactor para que no se
congelaran, “Hay mucho más chocolate del que pensé que habría… ¿de verdad podremos
venderlos todos?”

Taiga, que estaba parada debajo de las decoraciones de San Valentín de la pastelería, inclinó la
cabeza un poco para ver los contenidos del puesto. Las cajas de chocolates estaban apiladas en
pequeñas montañas, había otras dos cajas más debajo del puesto.

“Ahora que lo mencionas, ¿no crees que me veo sospechosamente como un estafador?”

“Hmm, un poquito… tienes razón”

Taiga tomó un poco de distancia y observó la forma en que Ryuuji estaba vestido, sus cejas se
fruncieron preocupadas. Traía puesto un uniforme prestado de Chef, el cual era idéntico al
uniforme que vestían los chefs de pastelería en la cocina. El vender chocolates vistiendo eso
parecía implicar que Ryuuji había sido quien los hizo. Pese a que estaba impreso en las cajas que
eran chocolates hechos en fábrica.

“Tu uniforme es mucho mejor”

“¿Eso crees? Cierto… ayúdame a tomarme una foto”

Taiga sacó su celular de su bolso y se lo pasó a Ryuuji. Vestía un mandil de sirvienta encima de
un negro vestido occidental de algodón; Yasuko quizás también estuvo vestida así. Con su
ligeramente rizado cabello amarrado, Taiga de verdad se veía como una linda muñeca. Pero…

“… Quieres que te tome una foto, pero… ¿no se irá a enojar el dueño si llega a ver esto? Ahora
estamos trabajando”

“Yo no lo estoy, sólo estoy parada aquí. Toma la foto y ya”

“¡Estoy trabajando!”

“Solo será un momento”

Taiga tomó pose jalando su vestido un poquito. Al ver eso, Ryuuji sólo pudo esconder el celular
de la chica detrás del puesto para ayudarla a tomarse la foto.

-22-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

“A ver, a ver…”

En lugar de ver la foto de sí misma, Taiga apuntó la cámara a Ryuuji. Para la hora en que él se
dio cuenta de lo que ella estaba a punto de hacer, la cámara ya había disparado.

“¡Guau! Esta foto es impactante, qué expresión más torpe”

“… ¿Debería hacer que el viejo te despida?”

“De todas formas no soy yo quien está trabajando”

Esta chica… Ryuuji fulminó a Taiga con la mirada al tiempo que exhalaba contiguos torrentes de
vaho blanco.

“Disculpe, pero, ¿tendrán una caja de chocolate todavía más pequeña? Aproximadamente tres
chocolates en una caja”

Una clienta que parecía un ama de casa alzó tres dedos, sorprendiendo a Ryuuji con su repentina
pregunta:

“¿Ah? Ugh, esta caja tiene seis piezas, esta tiene doce…”

Ryuuji murmuró en respuesta, sin contestar la pregunta en lo absoluto.

“Ya veo… Hmm, chocolate con leche”

La clienta perdió interés tras mirar la caja por un rato, pues se fue después de poner la caja de
regreso en su posición original.

“Aah, se fue”

“Ah, estoy realmente nervioso. En serio que me veo sospechoso, ¿o no?”

“Deberías decir: „¡Bienvenido!‟ ¿No sería mejor?”

“Hmm, tienes razón”

Ryuuji asintió en respuesta a Taiga, quien tenía una extraña expresión en su rostro mientras que
él reordenaba los chocolates en el puesto de tal manera que fueran más visibles.

“¡Sonríe, Tenin-san!2”

“¡Gah! Bie-bienve… ¡pero si eres tú!”

2
Tenin: Trabajador de tienda.

-23-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

Ryuuji por poco se cae al ver al sonriente Haruta parado delante del puesto. Ryuuji le había
contado que trabajaría en la pastelería, pero no recordaba haberle dicho que fuera.

“¡No estamos aquí para jugar! ¡Regrésate por donde viniste! ¡Tu cabello se va a caer sobre el
chocolate, vete!”

Taiga osciló sus manos salvajemente en un intento por ahuyentar a Haruta, hasta le pegó en la
nariz con los dedos, pero él continuó sonriendo:

“¡No seas así, Tigre! ¡Estoy aquí para comprar una caja de chocolates!”

“¡Aquí no le vendemos chocolates a los insectos! ¡Muy bien, ahora vete!”

“¡Pero si no soy yo quien lo va a comprar! ¿Cierto?”

Haruta se dio la vuelta para sonreírle a la chica parada detrás de él. Esa chica es una
universitaria, ¿no? No, espera, hay algo más importante que eso… ¿huh? Los globos oculares
de Ryuuji y Taiga casi se salen de sus orbitas y se miraron incrédulos el uno a la otra, sus
quijadas colgaban bien abiertas.

“¿Cuál prefieres Haruta-kun, la caja grande, o la chica?”

“Si me hago el codicioso y pido por la grande ahora, ¡algo malo sucederá después!”

“Claro que no pasará algo como eso”

“¡Entonces quiero la caja grande!”

“Deme una de estas” La chica que apuntó a la caja de chocolates más grande vestía un sombrero
de algodón, su hermoso cabello le llegaba hasta el pecho, su cuerpo estaba envuelto en un abrigo
de lana gris claro bien pegado.

“Qui-quinientos ochenta yenes…”

“Muy bien. Recuerdo que tenía una moneda de quinientos yenes en algún lugar por aquí…
déjeme buscarla”

La chica sacó un abultado monedero para buscar por monedas, pero sus acciones sólo sirvieron
para llenar suelo con recibos, monedas de un yen y otras cosas extras. Haruta ayudó a la chica a
levantar sus pertenencias:

“¡Ay, que tontita eres! ¡Toma!”

Él atiborró las cosas melosamente dentro del bolsillo de la chica. Si los dos no fueran cercanos,
Haruta no haría algo tan íntimo, ¿o sí? Lo que significaba que eran…

-24-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

“… No recuerdo que tuvieras una hermana”

Consanguíneos.

Ryuuji le preguntó a Haruta al tiempo que le regresaba el cambio y el recibo a la chica. Si no son
hermanos, ¿entonces qué son? Taiga, quien simplemente estaba parada a su lado, se encontraba
tan impactada que tenía los pies pegados al suelo.

“¡Ella no es mi hermana! ¡Jejeje! ¡Es mi NO-VIA!”

La chica también sonrió ante la declaración de Haruta.

¡Mientes! ¡No te creo! Pero no importaba cuanto quisiera negarlo Ryuuji, había algo íntimo en la
manera que la chica miraba Haruta.

Ryuuji se había quedado sin palabras, miraba al par de manos de marfil que recibieron la caja de
chocolates. ¡Ella… ella es una belleza al estilo hermana mayor! “¡Mu-muchas gracias por su
compra!”

Al escuchar la voz de Taiga, Ryuuji se apuró a inclinar la cabeza.

Justo antes de irse, Haruta corrió a donde Ryuuji y le susurró:

“¡Ella realmente me gusta! Y ya que no hay secretos entre Taka-chan y yo, ¡quería
presentártela!”

Haruta rió avergonzado antes de salir corriendo para alcanzar a la chica. Ryuuji pensó que quizá
era debido a que él le había contado todo sobre sus calamidades amorosas durante el viaje
escolar el que Haruta le hubiese presentado a su novia. Pero…

“¿Cómo demonios…? ¡¿Acaso el mundo se ha vuelto loco…?!”

Ryuuji estaba por completo de acuerdo con la aseveración de Taiga. Haruta era un sujeto
decente, y a Ryuuji también le gustaba Haruta (qué asco). ¿Pero simplemente cómo le hizo para
salir con una belleza como esa? Y la parte más curiosa de todo esto: ¿cómo fue que los dos
siquiera se conocieron?

“… ¿Tal vez quizás Haruta por casualidad iba pasando cuando ella se estaba ahogando y la
rescató? Si no fue algo como eso, ¡entonces realmente no puedo aceptarlo…! Demonios,
¡Bienvenido! ¡Por favor eche un vistazo! ¡Chocolates del día de San Valentín! ¡Por favor eche un
vistazo!”

Ryuuji gritó lo más fuerte que pudo por la bomba que Haruta le había dejado caer encima. Para
su sorpresa, su estridente voz realmente atrajo unos cuantos clientes, de los cuales uno compró
cuatro cajas de una sola vez.

-25-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

Ryuuji arrancó la larga lista de recibos y observó a los clientes irse caminando. Originalmente
había pensado que su cara no encajaba con el sector de servicio, pero para su sorpresa lo estaba
haciendo bien. Se olvidó de Haruta por el momento y suavizó sus labios para sonreír…

“Oye, no creo que debas sonreír. Esa pinta de «capitán-de-barco-fantasma» de hace un momento
te sentaba mejor”

“¿Cu-cuando he tenido siquiera una apariencia como tal…?”

“Cuando miraste lleno de celos al insecto y su hermosa novia marchándose. Sip, así es, justo
así”

“¡Esta expresión muestra que he sido herido por mis propias palabras!”

“Y deberías cruzar los brazos delante de tu pecho, cerrar la boca, y abrir las piernas”

Ryuuji le hizo caso, cruzó los brazos, parándose callado detrás del puesto. Como resultado, las
dos oficinistas que por casualidad iban pasando…

“Ah, mira, el pastelero está vendiendo sus propios chocolates…”

“Guau, es realmente joven. Pero se ve bastante estricto…”

“Pero es realmente curioso ver a un chef tan joven haciendo chocolate”

“Compraré uno para mi novio”

“Y yo uno para mí”

¿Por qué pensarían eso? Ryuuji meditó al tiempo que observaba a las dos oficinistas ir hacia del
puesto silbando. ¿Y ahora qué hago? Si me preguntan: „¿Hiciste esto?‟, probablemente caiga en
tentación y mienta.

Sin darse cuenta, Ryuuji se había transformado en el perro guardián delante de los recintos…
No, se había transformado en Cerbero 3, tenía la mirada fija sobre las dos oficinistas con ojos bien
abiertos.

„¡¡Si osáis adentraros al reino de demonios, entonces estad preparadas para que se os sepulte
bajo fría y ensangrentada tierra, oficinistas!!‟ No, Ryuuji no estaba pensando en nada parecido.

Al ver su cara, las dos oficinistas se asustaron un poco, pero de igual forma apuntaron al
chocolate, “Por favor deme la caja grande.” “Yo tomaré una pequeña.” Al lado de Taiga, quien
sólo estaba parada ahí, Ryuuji terminó las acciones cada vez más familiares y le pasó los

3
Cerbero: Era el perro de tres cabezas que guardaba la puerta del Hades (el inframundo griego) y aseguraba que los muertos no
salieran y que los vivos no pudieran entrar.

-26-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

chocolates a las clientas, diciendo en una voz deliberadamente grave: “Muchas gracias por su
compra.”

Tuvo éxito en hacerlas creer que él era el chef. Las dos oficinistas tomaron sus chocolates con
toda felicidad y se marcharon.

“Como verás, realmente los vendimos de todas formas”

“Realmente lo vendimos… ¡¿Se nos permite hacer eso?! En la caja dice que los chocolates son
hechos en fabrica… ¡estamos engañando a nuestros clientes…!”

“No es como si hubiésemos mentido”

Pero el brazo de la ley era muy largo… No, debió ser Ryuuji quien fue meramente afortunado,
ya que no llegaron más clientes después de las dos oficinistas. A pesar de que el número de gente
en el distrito comercial había aumentado a medida que se avecinaba la hora de cenar, pero la
gente de este grupo de edad quizá no compraba chocolates vendidos en un puesto ambulante.

“¡Takasuu, Tigreee! ¿Qué tal les va?”

Al oír sus nombres, los dos levantaron sus manos. Totalmente opuesta a su alegre voz, la
expresión facial de Noto era en extremo lúgubre.

“Me encontré con Haruta por allá… a Haruta y a… su novia. Dijo que ustedes dos realmente
estaban libres, así que vine a visitar… Ah, ¿Qué pasa con esa… novia…? ¡Esa novia!”

“Aah, y aquí viene un cuatro-ojos lamentable”

Al ver que Noto estaba sólo, Taiga le disparó un comentario cruel, sus brazos estaban cruzados
delante de su pecho:

“El insecto pelo-largo ya compró su chocolate y se fue. Y como tú también te paraste por aquí,
tendrás que comprar al menos una caja antes de irte”

“¡No, nunca! Esto es malo, Takasu, ¿ya lo sabías desde hace mucho?”

“No, acabo de enterarme”

“¡Exacto! ¡¿Qué pasa con eso?! ¿Cómo puede ir y conseguirse una novia de otro lugar a mis
espaldas…? ¡Aaah, he tenido suficiente! ¡Demonios! ¿Qué es lo que intento hacer…? ¿Alguien
más ha venido antes de mí? ¿Qué hay del Gran Maestro?”

Ryuuji meneó la cabeza. Noto debería saber que Kitamura todavía estaba ocupado con el consejo
estudiantil en la escuela, ¿a dónde estaba tratando de llegar?

“Aah… ¿ya han venido Ami, Nanako y los demás?”

-27-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

Al escuchar eso, Ryuuji por fin lo comprendió. Ah, ¿será que… buscaba ocultar el hecho que ya
sabía?, le respondió en tono sereno:

“… Kihara aún no ha venido”

Ryuuji intentó hacer que su amigo dijera la verdad.

“Ah… ¿Y, y ella a quién le importa…? ¡Só, sólo digo que Kihara podría comenzar a molestar al
Gran Maestro dándole chocolates! ¡Sólo eso! ¡Ella no tiene nada que ver conmigo! Yo estoy
bien, pero la Tigre debería estar realmente preocupada, ¿cierto…? ¡Sobre esa clase de cosas!”

“¿De qué debería estarme preocupando? ¿Y qué clase de cosas son „Esa clase de cosas‟? Y
además, aún si Kihara le diera chocolates a Kitamura-kun, ¿por qué tienes reaccionar tan
exageradamente? Ah, ya veo, te gusta Kihara Maya, ¿no es verdad?”

“¡Ah!” Ryuuji se giró a ver a Taiga. Una simple oración de su parte fue suficiente para destruir
el cariño y cuidado de Noto, y recordarle la realidad con toda crueldad. El Noto de apariencia
deplorable se sonrojó de inmediato y se tornó rojo intenso.

Taiga ya había estado sumamente irritada en los últimos días por las muestras de «apoyo» de
Noto. Él la molestaba en cada oportunidad tenía, así que Taiga estaba cobrando venganza
latigueando el frágil y confundido corazón de Noto.

Bueno, no era de sorprender que Taiga, la feroz tigre de bolsillo, fuera capaz de oler la sangre de
una presa debilitada.

“Cuando te peleaste con ella durante el viaje escolar, te diste cuenda de que de hecho ella te
importa… ¿no es así? Tch, hmm, esta clase de situación es demasiado común”

“Ya que hasta tu buen amigo el estúpido pelo-largo ya se ha conseguido una novia, deberías
simplemente intentar cortejarla. ¿Quizá ustedes dos se verían bien juntos? No tengo idea sobre
esa clase de cosas”

“¡¿D-de-de-de-de-de qué qué qué estás hablando?! ¡¡No hables de cosas de las que no tienes ni
idea!! ¡No eres normal, anormal!”

“Vaya, te pusiste nervioso. Por lo visto estoy en lo correcto, tu cara está realmente roja”

“¡Te lo ruego, ya basta! ¡No digas cosas tan imprecisas!”

“¿Y en qué forma mis palabras son imprecisas? No es más que el curso natural que el estambre
del macho y el pistilo de la hembra vayan a…”

“¡Idiooota! ¡Tienes algo mal en la cabeza! ¡Arrrrrghhhh!”

-28-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

“Muy bien, mañana y pasado mañana también tienes que quedarte en la misma clase que Kihara
Maya. De ahora en adelante, tendrás que mantener tu distancia con ella cuidadosamente. ¡Quiero
que sientas la frustración! ¡Qué sientas la agonía!”

Al escuchar los incesantes ataques de Taiga, la cara de Noto se puso tan roja que Ryuuji sintió
lástima por él. Ryuuji no pudo evitar pensar que la mismísima Taiga se encontraba en una
posición similar, y de todas formas aquí estaba haciéndole algo así a alguien más…

“… ¿Y tú por qué te sonrojas también?”

“¡¿Eh?! ¡¿Y-yo?! ¡¿También me sonrojé…?!”

¿Acaso no le gusto a Taiga? ¿No soy yo quien la hace sentir frustrada y angustiada? Ryuuji
también fue afectado por las palabras de Taiga.

“¡Y-ya-ya basta! ¡Demonios! ¡Anciana gruñonaaa! ¡Hipócritaaa!”

Al escuchar los gritos enfurecidos de Noto, el dueño de la tienda levantó la cabeza de inmediato.
Ryuuji agitó la suya: “¡Estamos trabajando como se debe!” mientras que Noto aprovechó la
oportunidad para escapar.

Quizás el dueño no fue afectado por los gritos de Noto, pero de todas maneras salió de la tienda
para ver cómo iban. Al descubrir la cantidad de chocolate restante en el puesto, no pareció muy
contento:

“Son casi las seis, así que no es muy positivo que todavía nos falten tantas cajas. No es su culpa
que se encuentren con amigos de la escuela ya que están parados delante de la tienda. Pero ya
que sus amigos están viniendo, quizá podrían hacer que vengan algunos que cuando menos
compren los chocolates”

Ryuuji y Taiga se miraron el uno al otro incómodos. Para ser honestos, su presente ganancia
únicamente podía pagarles el salario.

“Hmm… Aunque sólo me estoy parando aquí, soy un poco responsable por esto. Ya que ha
resultado así, sólo me queda invocar mi arma secreta”

Taiga pareció haber pensado en algo, pues abrió su teléfono para llamar a cierta persona…

“Heh, ¿no estás sola?”

Al oír que Taiga estaba trabajando, Ami había ido a reírse de ella, pero en lugar de eso fulminó a
Ryuuji con la mirada.

“Me voy”

Ami se dio la vuelta para irse.

-29-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

Pese a que venía casualmente vestida con unos jeans y una chaqueta de plumas de ganso junto
con una gorra de baseball y anteojos, Ami de igual manera hacía que las cabezas giraran a donde
quiera que fuera. „Esa es una chica muy bonita.‟ „¿Será una modelo? Es realmente alta.‟ La
delgada figura, junto con el largo cabello que fluía desde la gorra, era tan cautivadora que todo
mundo sabía que ella no era una persona común.

“Ah, ya que estás aquí, no te vayas tan pronto. Toma, bakachi, sostén esto”

Taiga miró alrededor con cuidado antes de pasarle cinco cajas de chocolates a Ami.

“¿Eh? No las quiero, no me pidas hacer algo extraño. Ami-chan es tan linda, que todo mundo
notará mis acciones”

“Sí, sí, sí, bakachi es realmente bonita y resalta en una multitud, y es por eso mismo que te
llamé. Toma, sostén estos y grita, „¡Adoro estos chocolates!‟”

“¿Qué? Así que quieres que haga trampa por ti…”

“Algo así”

“¡Ni hablar! ¡¿Por qué Ami-chan debe hacer algo como esto?! Y hay un sujeto extra a tu lado…
¡no juegues conmigo! ¡Hmph!”

Ami fulminó a Ryuuji con la mirada desde el rabillo del ojo, aparentando como si no quisiera
nada más que escupirle. Pero Ryuuji…

“Hola…”

Aunque se sentía extremadamente incómodo, Ryuuji de igual manera levantó la mano para
saludar:

“¿Cómo has estado?”

¿Aún no dejas la escuela? Ryuuji le disparó una mirada inquisitiva a Ami, pero ella sólo
chasqueó la lengua y dijo “Aléjate.”

Por supuesto Ryuuji estaría enojado ante la actitud de Ami, pero continuó encarándola, a pesar
de que lo ignoraban, tal y como el cliente leal de aquella tienda de ramen esperaría por el agua
hirviendo para satisfacer su masoquista interior. Porque pese a su apariencia, Ryuuji era la clase
de persona que gustaba de ser maltratado por chicas bonitas, para satisfacer sus imposibles
peticiones, él era un masoquista del tipo leal y apasionado… por supuesto que no.

Ryuuji sólo hizo eso porque no quería cumplir la esperanza de Ami de que él desapareciera por
completo de la vida de ella. No quería rendirse sólo porque Ami dijo „¡Fallé!‟. Sintió una
sorpresiva y desconocida emoción en su corazón.

-30-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

Esa clase de emoción no era de pensamientos exactamente de buen corazón como „No digas que
quieres dejar la escuela‟ o „Lamento no haberme esforzado por entenderte‟, sino una clase más
recia de rebeldía, algo como „No voy a aceptar que me des esa expresión de «Conozco todo lo
habido y por haber»‟. Parecía como si Ami dijera „Yo a ti te entiendo, pero tú a mí no‟. Este
punto era el que Ryuuji no podía aceptar.

No quiero que Ami me vea así, no voy a aceptar que ella me vea de esa manera, que haya
perdido la esperanza en mí sin siquiera tomar en cuenta mi futuro desarrollo. El punto es, que
deseo ser «reconocido» por Kawashima Ami.

Taiga miró confundida a Ryuuji y Ami.

“… Nunca creí que bakachi estuviera en tan malos términos con Ryuuji, ¿acaso te desquitaste
con él por lo que te dije antes del viaje escolar, bakachi?”

“¡Claro- que- no! Simplemente no nos llevamos. Ya no somos amigos. ¡Hmph!”

Ami desvió la cara, queriendo aprovechar la oportunidad para irse, pero Taiga la tomó por la
manga.

“¡Ah, bakachi, no digas cosas tan serias! Cierto, ¿por qué no solo eres más honesta y compras
esta caja de chocolates para dársela a Ryuuji y así se reconcilian? Es el día de San Valentín
después de todo, la ocasión es perfecta”

“¡¿De qué estás hablando?! Y… eh… quieres que me gaste mi propio dinero… esto es peor que
hacer trampa…”

“Muy bien, te la voy a dar. ¡Ah, pero sólo puedo darte una caja! Y, ¿Por qué no compras una
para ti? Y otra para Minorin para que hagas las paces con ella. Lo he visto todo… sé que en
realidad quieres reconciliarte con Minorin… pero tienes miedo de sentirte incómoda, ¿por qué no
voy yo contigo para invitarla? Jeje, ¿quién hubiera pensado que sería yo quien ayudara a la
orgullosa bakachi? La vida es tan impredecible”

“… ¡Hmph!”

Ami se quitó uno de los guantes y abofeteó a Taiga en la cara con este. En la edad media, esta
era la seña que indicaba un duelo entre nobles... no. En cuanto a Ryuuji, que sabía lo que Ami
estaba pensando, pudo entender el porqué ella hizo algo como eso… aunque no se atrevía a
intervenir.

“¡Eso dolió! ¡Eso realmente dolió, bakachiii! ¡Détente! Si continuas así, ¡subiré tus imitaciones
en DVD a la internet!”

“¡Como si eso tuviera algo que ver conmigo! ¡Haz lo que se te antoje!”

“¡Entonces dejaré que veas algo que te infligirá un serio daño psicológico! ¡Toma esto!”

-31-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

Taiga abrió su celular.

“¿Eh…? Esto no puede ser… ¡JA!”

Ami, quien miraba atenta a la foto en el celular, de repente se volvió extremadamente débil, tanto
que hasta se le cayó la gorra. Le echó un vistazo a Ryuuji por un momento antes de comenzar a
reír otra vez.

“¡O-oye! Yo también quiero echarle un vistazo, ¿pues qué tan malo es?”

“Yo que tú mejor no lo miraba, porque quizás jamás seas capaz de recuperarte otra vez”

“¡Déjame ver! ¡Si es así de malo, entonces lo voy a borrar!”

“¡¿Y cómo crees que te dejaré borrar algo tan interesante como eso?!”

Ryuuji se había olvidado por completo de que en ese momento se encontraba trabajando, e
intentaba quitarle el celular a Taiga, usaba hasta movimientos de baloncesto para bloquearla. En
eso…

“¡Ah! ¡¿Esa no es Kawahima Ami?!”

Una chica de secundaria pegó un grito ruidoso. El distrito comercial estaba atestado con
estudiantes de secundaria que iban a casa tras sus actividades de club. El número de gente siguió
aumentando, y una ola tras otra de chicas de secundaria apareció.

“¡Así que es verdad que vive cerca de aquí!”

“¡Eh! ¡¿Quién es ella?!” “¡Una modelo! ¡Es realmente linda! ¿Puedo tomarte una foto con el
celular?” En un abrir y cerrar de ojos, una enorme multitud de chicas se había reunido alrededor
del puesto ambulante. “¿Puedo estrecharte la mano?” “¿A qué escuela vas?”

“En serio que Kawashima es popular…”

“No hacía mucho yo era igual que ellas. Ahora siento que es mucho mejor no conocer su
verdadera forma de ser”

“No pensé que nadie lo fuera a notar. Gracias por su apoyooo” Ami rechazó cuidadosamente
toda solicitud de foto y pasó a su modo de chihuahua de ojos llorosos, al tiempo que estrechaba
manos y entregaba firmas a la gente a su alrededor. Los adultos que pasaban no reconocieron a
Ami, pues miraban la conmoción con ojos curiosos. Sin embargo, para las estudiantes de
secundaria, Kawashima Ami era un ídolo.

“Cierto, ¿Ami-chan estaba comprando chocolates aquí…?”

“¡Ami-chan compró cinco cajas!”

-32-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

Ami estaba sosteniendo las cinco cajas de chocolates que Taiga le había puesto en las manos.
Las chicas que se percataron de los chocolates rodearon el puesto de inmediato.

“¡Yo también quiero una! ¡Quiero una igual a la de Ami-chan!”

“¡Yo también, yo también! ¡Ah, está muy caraaa! ¡Pero de todas formas tengo que comprarla!”

Todo mundo sacó sus carteras. Al escuchar los gritos de las chicas de secundaria, hasta las amas
de casa que no reconocieron a Ami se juntaron alrededor del puesto.

***

-33-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

A pesar de que no fueron capaces de venderlo todo, el registro de ventas fue de todas
formas bastante positivo. Taiga compró cuatro cajas chicas cuando se fue a casa, haciendo que la
montaña de chocolate se achicara todavía más.

“Tenía planeado regresar uno que otro favor en el día de San Valentín. Quería comprar
chocolate en el nivel inferior de la tienda departamental, pero ya que tuve trabajo, tendré que
conformarme con estos chocolate.”

“¿Favores? ¿Qué favores?”

De camino a casa, Ryuuji y Taiga caminaban lado a lado con un pequeño espacio entre ellos.

“Quiero darle chocolates a Kitamura-kun, Minorin, y a ti para agradecerles por salvarme.


Aunque da un poco de pena regalar esta clase de chocolate… Oh, y le tengo que dar las gracias a
bakachi también, ya que le llamé para que ayudara. Olvidé darle la caja de chocolates que le
acababa de prometer. Así que me llevaré cuatro cajas de chocolates a la escuela mañana. No
sería muy bueno si sólo uso estas envolturas, ¿cierto?”

“También me vas a dar una a mí… sería un tanto ordinario si usas las envolturas originales.
Vamos a vender las mismas cosas mañana, ¿sabes?”

“Entonces intentaré cambiar el empaque esta noche”

“¿Por qué no los derrites? Así podrás decir que tú misma los hiciste tras derretirlos y volverlos a
solidificar. Te puedes deshacer del problema del empaque con eso simplemente”

Dos nubes de vaho blanco se elevaron al cielo nocturno. Los dos se retiraron usando sus abrigos,
con las manos dentro de los bolsillos al tiempo que caminaban por la calle por la que pasaban
todos los días. La helada brisa invernal estaba llena de humedad, haciéndoles sentir como si sus
narices fueran a congelarse.

Taiga miraba la punta de sus pies cuando dijo:

“… El tiempo sí que vuela. Todavía seguía pensando sobre cuán lento pasaba el tiempo desde
que empezamos hasta que los clientes comenzaron a venir”

“Siento lo mismo”

Ryuuji jaló su bufanda hacia sus labios y bajó la cabeza, haciendo uso de su aliento para
calentarse a sí mismo.

“Pese a que fue cansado, realmente siento que hice algo significante”

“Tienes razón, aunque no hice mucho”

“Me ayudaste con la cinta canela”

-34-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

Ryuuji se sintió un poco deprimido de que su trabajo de medio tiempo terminaría al día
siguiente, ya que quería continuar.

A comparación de sólo pensar al respecto, por lo visto uno veía las cosas más claras a través de
las acciones. La sensación de impotencia e inseguridad que Ryuuji había sentido el día anterior
no era tan fuerte gracias a su fatiga.

“Sobre lo que te dije ayer… realmente lo siento”

Fue también gracias a Taiga que consiguió trabajar. No fue sólo el soporte moral que ella le
ofreció. En realidad Ryuuji había conseguido el trabajo sólo porque Taiga estuvo también ahí
con él.

“Gracias. Si hubiera estado solo, seguramente hubiera salido con una patética excusa para no
trabajar”

“¿De qué estás hablando? No hay nada por lo cual tengas que agradecerme. Yo debería ser
quien te lo agradeciera”

“Es raro verte tan seria. Aprovechando que estas así, entonces tal vez deberías en serio
investigar un poco en internet sobre cómo derretir chocolate”

Viendo la sonrisa burlona de Ryuuji, Taiga le hizo un puchero:

“Hablando al respecto… ¿te haría feliz que te diera chocolates por el día de San Valentín?”

“… ¿Eh?”

¿Por qué me preguntará algo como esto? Ryuuji observó a Taiga con una expresión sorprendida
en su cara. Taiga pareció entender la duda en su mirada:

“Pues no lo sé”

“¿Qué es lo que no sabes?”

Fue el turno de Ryuuji de hacer un puchero:

“Claro que me haría feliz que me des chocolates por el día de San Valentín… ¿acaso soy una
persona tan inhumana? ¿Realmente no sabes eso?”

“Ya, entiendo… entonces me esforzaré más, y pensaré en maneras de esforzarme más”

Taiga abrió la bolsa de plástico que estaba sosteniendo y asintió a las cuatro cajas de chocolate
dentro de esta.

-35-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

Suena como si quisiera esmerarse en hacerme feliz… Ryuuji se quedó un poco pasmado ante
aquella interpretación.

Taiga se estaba esmerando en hacer feliz a Ryuuji, porque él le gustaba.

Viendo el perfil del rostro de la chica, Ryuuji dejó de caminar.

Taiga una vez dijo que esmerarse era inútil, porque el resultado de no rendirse a pesar de ser
incapaz era caer de un acantilado. Pero ahora estaba preparada para esforzarse hasta el fin,
¿acaso esto significaba que ella estaba mentalmente lista para otra probable caída por el
acantilado? Quería esmerarse por Ryuuji, aún con la posibilidad fracasar y ser lastimada de
nuevo, Taiga de todas formas quería esmerarse por Ryuuji.

Puesto que era así… ¿qué debería hacer Ryuuji, la persona que rescató a Taiga del fondo de
aquel acantilado? El Ryuuji que quería atrapar a Taiga cayendo y jalarla a la seguridad, ¿qué
debería hacer?

Ryuuji de repente sintió como si el suelo sobre el que estaba pisando estuviera partiéndose, al
tiempo que estaba parado ahí, temblando. Si él no hubiera escuchado los verdaderos sentimientos
de Taiga en aquella tormenta de nieve, tal vez no hubiera notado los cambios en Taiga… Ryuuji
por fin entendió el significado detrás de eso.

Ryuuji siempre había sentido que si no hubiese escuchado los verdaderos sentimientos de Taiga,
entonces nada hubiera cambiado. Que siempre y cuando olvidara lo que sabía, todo regresaría a
la normalidad.

En realidad, no podía estar más equivocado.

Taiga cayó por el acantilado y se lastimó una y otra vez. Pero incluso entonces, esa terca se
rehusó a pedir por ayuda, meramente se dejó caer, desapareció, y se esfumó. Eso era lo que
planeaba hacer. Ella dejó a Ryuuji en el acantilado en aquella tormenta de nieve, mientras que
ella continuaba cayendo hasta quedar fuera de la escena.

Taiga no se había dado cuenta de que Ryuuji había dejado de caminar, pues continuaba
avanzando en la noche invernal. La figura que estaba bañada en luz de luna se iba más y más
lejos, el largo cabello de Taiga se columpiaba al ritmo de sus pisadas. Justo ahora, la mano y voz
de Ryuuji quedaban extremadamente lejos de ella. Taiga se había ido por su cuenta, esta era la
dirección que ella había decidido tomar.

¿Entonces qué hay de mí?

Taiga cometió un error, ya que Ryuuji escuchó sus sentimientos ocultos. Si algo ocurre a causa
de su error, ¿entonces quién se va a hacer responsable? ¿Estará bien si me olvido de ello?
Pero… pero, pero, pero, pero… no puedo. No puedo hacerlo, Taiga. Ryuuji quería decirle esto.
Era incapaz de sólo observar a medida que Taiga se alejaba por su cuenta. Era incapaz de ignorar
sus sentimientos. Incluso si realmente fuera capaz de olvidarlos y actuar como si nada hubiera

-36-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

pasado, Ryuuji no quería hacer eso. Ya no quería ver a Taiga lastimarse a sí misma y apartar la
vista una vez más.

Ryuuji quería salvar a Taiga.

Él era tal y como ella, suprimía la voz que añoraba por auxilio. Quería sujetarse, quería depender
de alguien, pero de todas maneras se forzaba a sí mismo a soltarse. Porque esto era algo por lo
que Ryuuji sin duda pasaría.

En cuanto a Taiga, ella encaraba todo lo que se le arrojara, seguía esforzándose aún si estuviera
cubierta de heridas, todo con tal de alcanzar la meta que era «Ryuuji».

No importaba cuantas veces él tuviera que correr al interior de la tormenta de nieve para atrapar
la mano de Taiga, Ryuuji quería salvarla. Quería sostener su mano con fuerza, prevenir que fuera
lastimada otra vez, o que cayera otra vez. No quería abandonar a Taiga nunca más.

Ryuuji deseaba que Taiga entendiera eso.

Cuando Taiga sujetó con la mano su cabello que estaba siendo soplado por el viento, por fin se
percató de que Ryuuji no estaba a su lado, y se dio la vuelta para buscarlo. Su abrigo de Angora
blanco como la nieve danzó en el viento y su largo vestido se infló debido a la brisa. Sus ojos
flameantes en su rostro de muñeca, sus labios de pétalos de cerezo se movieron un poco, y
Ryuuji pudo escuchar…

“¡Ryuuji! ¡¿Qué estás haciendo?! ¡Pensé que caminabas conmigo cuando en realidad todo este
tiempo estuve hablando conmigo misma!”

… Esa es Aisaka Taiga.

Mi compañera de clase, y por coincidencia, mi vecina. También se le conoce como la «Tigre de


Bolsillo», una descarada, violenta y egoísta hija de una familia adinerada, es además una niña
abandonada por sus padres. Es torpe y perezosa, pero de igual forma frágil y necesita un
tratamiento cuidadoso, parece un solitario avioncito de papel que no sabe a dónde volar.

Ella es Aisaka Taiga.

“Taiga…”

Ryuuji meditó para sí: Quiero usar este par de manos para salvarte.

Quiero entregarte aquella única y radiante sensación de felicidad personalmente. No importa


qué sea lo que tenga que hacer, no importa qué sea aquella sensación de felicidad.

Y es por eso qué no quiero olvidar, ni tampoco quiero continuar pretendiendo que nunca
escuché tu voz. Quiero siempre poder escuchar tus verdaderos sentimientos.

-37-
Toradora! Vol.09 Capítulo 04

FIN Capítulo 04 – VOL 09


Toradora no Fansub

Traducción: Lein Zan


Corrección: Ogichi y Fye Tsukishiro
Edición: Wins

-38-
Toradora no Fansub presenta:

Toradora!: Volumen 09 Capitulo 05

El día de San Valentín, después de clases, Taiga llamó a todos a un aula vacía en el
campus antiguo de la escuela… Un salón de juntas en desuso. Había ido a la escuela
deliberadamente más temprano de lo normal sin Minori para colocar notas escritas a mano
dentro de los casilleros para calzado de estas tres personas; Ryuuji, Minori y Kitamura.

También llevó al salón por la fuerza a una reacia Ami antes de cerrar la puerta. Dejarle la
tradicional nota en el casillero era inútil.

Taiga sonrió de forma perversa cuando cerró la puerta. Parecía como si sintiera mucha
vergüenza por tener que agradecer formalmente a sus compañeros de clase.

“¿Reunión?, tú fuiste la que me arrastró hasta aquí…”

“¡Bakachi, no es el momento para hablar de esas cosas sin importancia!, Kitamura-kun


debe ir al consejo estudiantil y Minorin tiene que ir a sus actividades del club, Ryuuji y yo
también tenemos trabajo importante que hacer, así que tendrá que ser rápido”

“¿Trabajo importante?, ¿te refieres a ese trabajo a tiempo parcial?”

¡Tch! Ami chasqueó la lengua, se cruzó de brazos evidentemente molesta y se paró en una
esquina del aula vacía. También ignoró a Minori cuando ella sonrió y dijo: “Oh, de todas
formas esto no tiene nada de malo”. Inclusive cuando su amigo de la infancia caminó hacia
ella en un intento por apaciguarla, ella se alejó y le dio la espalda a Kitamura, procurando
mantener su distancia de él. A Taiga no pareció importarle y continuó hablando.

“La atmósfera no es muy buena, pero hoy es día de San Valentín. ¡Así que les hice
chocolates como una forma de expresar mi gratitud a cada uno de ustedes!”

Tras decir esas palabras, sacó cuidadosamente de una bolsa de papel cuatro cajas envueltas.

“¿Las hiciste tú misma?, ¡Taiga… eres genial!”

Minori, que estaba sentada frente a Taiga, quien estaba de pie, aplaudió ruidosamente y le
dio una palmadita en la cabeza. Y Kitamura, que alguna vez había sido atacado por sus
horrorosos huevos fritos1, se sentó junto a Minori y comenzó a aplaudir también.

“Aisaka me hizo chocolates… ¡Je! No me atrevo siquiera a comerlos”

1
NdT: Ver volumen seis, capítulo tres.

-1-
Toradora! Vol.09 Capítulo 05

Kitamura dijo alegremente en voz alta.

“… ¿No son esos los mismos chocolates que ustedes estaban vendiendo ayer? No me
imaginé que te atrevieras a decir semejante mentira…”

“¡Por supuesto que no! ¡Simplemente usé el mismo envoltorio porque pensé que era bonito,
derretí el chocolate y lo solidifiqué yo misma! ¡La forma del chocolate es la del fondo del
bol, pero me las arreglé para hacer círculos perfectos! ¡Mira, ojeras! ¡Me quedé despierta
hasta muy tarde haciendo esto!”

Taiga señaló sus ojeras en respuesta a la acusación de Ami. Ryuuji sabía de antemano el
hecho de que Taiga había ido a dormir hasta las cinco de la mañana… Porque él no había
podido dormir, así que terminó mirando la luz proveniente de la habitación de Taiga
durante la noche entera.

“Takasu-kun, seguramente te ayudó de nuevo”

“¡No es verdad! También le daré una caja de chocolate a Ryuuji”

“Pero Takasu-kun también tiene ojeras”

“… Esas ya forman parte de mi cara habitual”

“Como si alguien te creyera…” Ami respondió en voz baja. Ryuuji se sentó junto a
Kitamura, ni siquiera sintió cómo limpiaba la gruesa capa de polvo de la silla, sólo se limitó
a mirar con indiferencia el rostro feliz de Taiga. Ella estaba ocupada colocando las cajas
sobre la mesa. Había tomado la decisión de continuar haciéndose daño y guardar silencio.

“Primero… ¡Aquí tienes Bakachi! ¡Gracias por ayudarnos ayer!”

“… No tiene nada que ver conmigo, me llamaron ahí con pretextos falsos”

Ami recibió su caja de chocolate, se veía realmente malhumorada.

“¡La siguiente es Minorin! ¡Gracias por salvarme la vida durante la excursión escolar!”

“¿De qué estás hablando, tontita? Por supuesto que te ayudaría de cualquier manera que me
fuera posible. ¡Si te encuentras en peligro, definitivamente volaré a tu lado!”

“Minori, ¡te quiero!”

“¡Oh, yo también te quiero! ¡Oh, Taiga!”

Taiga y Minori confirmaron sus sentimientos de amistad dándose un fuerte abrazo. Y


luego…

“¡Ryuuji, este es para ti! ¡Muchas gracias! Investigué en internet cómo calentar la comida
-2-
Toradora! Vol.09 Capítulo 05

con agua, ¡debes comerte el chocolate junto a Ya-chan!”

“Oh…”

Ryuuji fue incapaz de mirar el rostro de Taiga al recibir la caja de chocolate. Hubiese
querido responder con una sonrisa, pero de alguna manera terminó rascándose la nariz,
tratando desesperadamente de ocultar su expresión.

“Y por último, pero no por eso menos importante, ¡Kitamura-kun! ¡El más grande es para
ti!”

“¡Ooh oh…! ¡Es muy pesado! Estoy muy feliz. ¿Pero estará bien que me des el más
grande?”

“¡Por supuesto que sí! ¡Tú me cargaste desde el fondo del acantilado sin tener en cuenta tu
propia seguridad! ¡Ryuuji me lo dijo todo! ¡Ah qué vergüenza, soy tan estúpida! ¿Qué
expresión tenía cuando estaba enterrada en la nieve? ¿Mis ojos estaban en blanco? ¿O
estaba tumbada boca abajo en la nieve…?”

La forma de hablar de Taiga se hizo aún más difícil de entender que de costumbre mientras
trataba de ocultar su vergüenza. Sin embargo, sus palabras provocaron que Minori dejara
escapar un suave sonido de sorpresa al tiempo que miraba a Ryuuji. Al parecer, Kitamura
también escuchó a Minori, ya que la sonrisa que le dedicaba a Taiga se congeló y desvió su
mirada. Ryuuji trató desesperadamente de evitar su mirada.

Oh no…

Le dije a Kitamura que le mintiera a Taiga, pero Minori… Ella lo vio todo.

Taiga estaba muy avergonzada al recordar su accidente, sacaba la lengua con los ojos
cerrados al tiempo que se daba de palmadas en las mejillas en un inútil intento de ocultar su
vergüenza.

“¡Ah! No puedo creer que haya hecho algo como eso. Mis piernas de repente se hundieron
en la nieve y comencé a rodar hacia abajo, me golpeé en la cabeza y mi visión se volvió
blanca… Supongo que eso se siente cuando te desmayas. Me sentía como si estuviera
soñando y hablando entre sueños. ¡Estaba muy desconcertada cuando desperté! No podía
creer lo que había hecho”

Ryuuji finalmente había tomado una decisión, y comenzó a tratar de llamar la atención de
Minori.

Te lo ruego, por favor no digas nada. Por favor deja que este incidente se quede así…
Ryuuji estaba dispuesto a vender su alma al dios de la muerte o incluso al demonio, a
cambio de la capacidad de comunicarse telepáticamente con Minori. No obstante ella dejó
de mirar a Ryuuji y concentró su atención en el rostro ruborizado de Taiga.

-3-
Toradora! Vol.09 Capítulo 05

“… ¿Qué fue lo que dijiste entre sueños?”

“Mmm… No puedo decirlo, ¡no lo diré, ni siquiera a Minorin! ¡Jamás le diré a nadie, así
que por favor deja de preguntarme!”

“¡Sólo dilo!”

“¡No, no! Seguramente sólo fue mi imaginación”

“Quiero que lo digas”

No era normal que Minori insistiera de esa forma, incluso agarró la muñeca de Taiga. Ella
parecía un poco nerviosa, así que sonrió torpemente e intentó cambiar el tema.

“¡Ya dije que no puedo decirlo ni siquiera a Minorin! ¡Esas palabras nunca deben ser
escuchadas por nadie!, ¡sería desastroso si alguien las escuchara!”

Al parecer, Taiga creía que podía escaparse de la situación si la trataba como si fuera una
broma, miraba al techo de una manera dramática.

“¡Si alguien lo escuchara, entonces no se volvería realidad y no sería capaz de seguir


viviendo así, las consecuencias serían insoportables! Jejeje, no creo que alguien lo haya
escuchado ¿verdad?”

“Así es ¡nadie lo escuchó! ¿Cierto, Takasu?”

Kitamura fue presa del pánico, así que sonrió torpemente siguiendo el ejemplo de Taiga, y
palmeó a Takasu en el hombro en busca de apoyo. Ryuuji sólo pudo asentir vigorosamente.

“¡Relájate, nadie escuchó nada!”

Nadie escuchó a Taiga cuando dijo que amaba a Ryuuji…

“¡…!”

La mirada de Minori repentinamente se posó en Ryuuji y súbitamente llevó su rostro hacia


el de él, tan cerca que parecía como si estuvieran a punto de besarse, sus cejas casi se
tocaban. Ryuuji se sorprendió tanto por la acción de Minori que no pudo evitar contener su
respiración. Ese par de labios estaban a tan sólo centímetros de la boca abierta de Ryuuji.

“¡Tú, grandísimo mentiroso!”

Su mano derecha estaba sosteniendo la muñeca de Taiga fuertemente, Minori levantó su


puño izquierdo y dijo:

“… ¿De verdad vas a actuar como si no hubieras escuchado nada?”

-4-
Toradora! Vol.09 Capítulo 05

Ryuuji fue golpeado en el pecho, donde estaba su corazón. ¡Gah! Y se quedó sin aire.

“Esto es lo que no puedes olvidar, ¿no es así?”

“… ¿Qué?”

Taiga gimió débilmente, sonó como si estuviera a punto de ser asesinada. Sus labios color
melocotón se abrieron ligeramente y miraba sin pestañear a Minori. “¿Eh?” Taiga negó con
la cabeza mientras se frotaba las mejillas con la mano que no estaba en poder de Minori. Su
cuello, mentón, oídos y mejillas estaban ya en un tono rojo profundo.

Ryuuji miró en silencio estos cambios como si no tuvieran nada que ver con él. Su piel
blanca como la porcelana se tornó de un llamativo tono carmesí y sus enormes ojos se veían
como si fueran supernovas cercanas al colapso… Emitían una intensa luz que jamás se
había visto antes.

En el momento en el que ambas miradas se encontraron…

Taiga exhaló dióxido de carbono de su boca y nariz antes de saltar y girar su cuerpo como
un tigre atrapado, posteriormente intentó escapar del salón…

“¡No~ te~ escaparás~!” Minori se negó a dejarla ir aunque estaba siendo arrastrada por ella.
Taiga chocó con Minori cuando esta la jaló, golpeándose con la mesa que estaba entre ellas
dos, lo cual volteó la silla donde Minori estaba sentada. Taiga reunió todas sus fuerzas y
trató de liberarse del agarre de Minori, pero ella se mantuvo firme e intentó detenerla.

“¡Taiga…! ¡No me digas que también quieres actuar como si nada hubiera pasado!”

“¡Déjame!”

Ryuuji sólo pudo quedarse de pie con la boca abierta, sin embargo Kitamura casualmente
escogió aquel momento para abrir la suya.

“¡Oye, Takasu! ¿En verdad vas a dejar que Aisaka huya así como así? ¿Sería lo correcto?”

“¡Takasu-kun fue el que te salvó…! ¡Pero sucedió algo que lo obligó a mentir, algo que
tiene que ver contigo!”

“¡Déjame… ir!”

Ryuuji miró el rostro de Kitamura y negó con la cabeza.

No sería correcto.

Quiero escuchar los sentimientos de Taiga, deseo que ella esté dispuesta a decirme lo que
siente…

-5-
Toradora! Vol.09 Capítulo 05

-6-
Toradora! Vol.09 Capítulo 05

“¡¿Por qué, Taiga?! ¿Por qué no puedes siquiera…? ¿Por qué no puedes siquiera decir una
palabra?”

“¡Déjame ir!”

No quedó claro si Taiga era más fuerte que Minori o si fue por el sudor de las manos, pero
pudo soltarse. “¡Argh!” Minori retrocedió unos pasos antes de ser capaz de recuperar el
equilibrio. Taiga, por otra parte, cayó al suelo debido al esfuerzo excesivo, sin embargo se
las arregló para salir disparada como una bala hacia la puerta del salón, casi recorrió toda la
longitud del salón en dos zancadas. Justo cuando estaba a punto de abrir la puerta que ella
misma había cerrado…

“¡Ah!”

Kitamura se interpuso entre ella y la puerta. Taiga volteó a ver el rostro de Kitamura por un
momento antes de correr hacia la otra puerta.

“¡Bakachi!”

El grito desesperado de Taiga resonó en el aula vacía. Ami había cerrado la puerta en las
narices de Taiga.

“… Ah… te ves fatal.”

Ami se burló de Taiga.

Taiga se detuvo abruptamente, todas sus rutas de escape habían sido frustradas. Minori se
puso frente a ella y la agarró por los hombros.

“¡Mírame, Taiga! ¡Mírame!”

“¡NO! ¡No no no no no no…!”

“¡Mira quién soy! ¡Soy Minori, tu mejor amiga, ¿no es así?! ¡¿No acabas de decir que me
quieres?! Si eso es verdad, entonces confía en mí, ¡confía en mi decisión!”

Taiga parecía una bomba de tiempo a punto de explotar, balanceaba sus brazos a su
alrededor sin cesar, se resistía incluso con más violencia.

“¡Yo confío en tí! ¡Confío en la Taiga que yo conozco, esa que siempre me dice «Minorin,
Minorin, Minorin», sé que no me culparás por no alcanzar eso que deseas! Por favor no me
digas que me equivoco…”

“¡Por… por supuesto que no!”

Tras responder a gritos, Taiga por fin pareció ser capaz de entender el lenguaje humano.

-7-
Toradora! Vol.09 Capítulo 05

“¡Lo único que deseo es la felicidad de Minorin! ¡Sólo quiero que Minorin a quien quiero
tanto sea feliz!”

“¡Deja… de bromear!”

Al igual que Taiga, Minori le respondió gritando.

“¡Sólo yo puedo construir mi felicidad con mis propias manos! ¡Soy la única que puede
decidir mi felicidad, nadie más tiene el derecho de tomar esa decisión por mí!”

Taiga se quitó de encima las manos de Minori y derribó las mesas y sillas del salón
buscando desesperadamente otra ruta de escape. Minori se subió a las mesas tratando de
atraparla antes de que su frustración se apoderara de ella, lo cual forzó a Minori a usar su
último movimiento.

“¡Maldita sea! ¡No te escaparás!”

Minori saltó del borde de una mesa caída y se lanzó hacia Taiga.

“Ahhhhhhh…”

….O eso era lo que pensaba hacer, pero cometió un error inusual en ese punto del tiempo y
tropezó cuando cayó. Así que terminó con su rostro en el suelo del salón, de la misma
manera que su mejor amiga acostumbraba hacerlo.

“¡Guau! Qué estúpida…” Ami murmuró para sí misma. Taiga tomó ventaja de la caída de
Minori para dirigirse rápidamente hacia la puerta. ¿Sería Kitamura o Ami la persona que le
bloquearía el camino? Taiga pasó unos segundos mirando a ambos mientras trataba de
adivinar sus movimientos…

“Ya que se ha llegado a esto…”

“¡Esto es lo mejor que podemos hacer!”

Los dos amigos de la infancia se apartaron de ambas puertas con movimientos idénticos,
como si fueran hermanos e intercambiaron una mirada. “Aquí es donde tenemos que dejarte
ir”, “Así es”. Ambos asintieron juntos.

Taiga salió fácilmente por la puerta que Ami había abierto hacia el pasillo. Minori fue la
primera en hablar:

“Ahhhhh, Ami, eres una traidora…”

Al mismo tiempo, Ryuuji se puso de pie.

“¡Kitamura…!”

-8-
Toradora! Vol.09 Capítulo 05

Los pasos de Taiga se hicieron más débiles. Cuando Minori y Ryuuji se miraron entre sí, la
dulce voz de Ami sonó claramente en el salón.

“Será demasiado tarde si las personas que quieren ir tras ella no se ponen en marcha de
inmediato”

Después de alcanzarla… ¿Entonces qué haré?

Ryuuji suspiró profundamente y miró la caja de chocolates que Taiga le había dado, trató
de meterla en el bolsillo, pero al fallar, la metió en sus pantalones.

¿Qué haré después de alcanzarla? ¿Qué debo hacer después de preguntarle a Taiga lo que
siente? Después de que tome la mano que yo le ofrezco, ¿qué haré?

“Takasu-kun, voy a perseguir a Taiga porque aún quiero decirle algo, ¿y tú?”

¿Qué debo hacer?

“Yo…”

Ryuuji miró a Minori, pero ¿qué otra cosa podía hacer en ese momento?

“No importa lo que pase, no abandonaré a Taiga, así que…”

¿Cómo podía expresar aquel sentimiento suyo? Ryuuji sólo sabía una cosa… no dudaría
más.

No la dejaré ir, ¡¿Cómo puedo dejarla ir así como así?! No permitiré que me deje atrás.

“¡…Iré tras ella!”

Minori respiró hondo y contuvo la respiración, luego presionó su mano derecha contra sus
labios…

“Muy bien, Takasu Ryuuji… ¡Adiós, GIGANTE!”

“¡¿…?!”

Y tocó ligeramente los labios de Ryuuji con la mano que ella besó, Minori le dedicó a
Ryuuji una sonrisa traviesa.

“Ve por la izquierda, yo iré por la derecha. La mochila de Taiga sigue en nuestro salón, así
que tendrá que pasar por el pasillo que conecta con este si quiere regresar por ella. La
alcanzaremos por ambos lados en ese pasillo. ¡Nos vemos!”

Minori salió corriendo del salón de clases después de darle una serie de órdenes, su falda
bailaba al ritmo de sus movimientos. Ryuuji observó la figura que se alejaba a toda prisa
-9-
Toradora! Vol.09 Capítulo 05

antes de salir corriendo él también. Minori fue a la derecha y Ryuuji fue a la izquierda, su
destino era el pasillo que se encontraba dos pisos abajo. Ambos rompieron descaradamente
las reglas de la escuela frente al mismísimo presidente del consejo estudiantil, mientras
corrían por los pasillos con todas sus fuerzas.

¿Qué haré después de alcanzar a Taiga? ¿Qué pasará? Ryuuji transformó la pasión
ardiente de su corazón en velocidad. ¿Qué pasará después de haber decidido no
abandonarla nunca más? No lo sé, pero mis pasos no se detendrán jamás. No me importa
si no lo sé, no importa, no importa en qué nos convertiremos.

Sólo le pido a Taiga que se quede a mi lado.

“Ehh… ¡No puede ser!”, “Oh…” Ryuuji y Minori se toparon en el pasillo, pero Taiga no se
veía por ningún lado.

“¿Cómo es posible?... No pudo habernos evadido a ambos…”

De repente, ambos se dieron cuenta que el gélido viento invernal soplaba en dirección hacia
el pasillo, entonces se percataron de que la ventana entre el primer y segundo piso estaba
abierta. Imposible… Los dos miraron hacia el otro lado de la ventana… Y vieron el edificio
nuevo de la escuela donde estaba su salón de clases, si Taiga había saltado desde ese lugar
con sus zapatos de interior, había podido regresar a su salón de clases en el menor tiempo
posible.

“¡…Los casilleros para calzado, en la entrada! ¡No puede regresar a casa sin cambiarse los
zapatos!”

“¡Oh!”

Ambos se prepararon para saltar por la ventana, pero fueron descubiertos por un profesor
que asomó su cabeza en el salón opuesto. “¿Qué están haciendo ustedes dos?” Lo que
significaba que Ryuuji y Minori sólo podían tomar el largo camino hasta la entrada del
edificio nuevo de la escuela.

En el trayecto de las escaleras, Ryuuji sintió que probablemente era demasiado tarde, algo
que Minori seguramente sintió también, sin embargo continuó saltando los escalones de dos
en dos, corriendo delante de Ryuuji.

“¡Taiga! ¿Puedes oírme…?”

Minori gritó a todo volumen, con la esperanza de que Taiga pudiera escucharla.

“¡Oye, Taiga! ¡Tú siempre has querido saber esto, ¿no es así?! …A mí… ¡a mí también me
gusta Takasu, Takasu Ryuuji!”

No volteó a ver a Ryuuji.

-10-
Toradora! Vol.09 Capítulo 05

“¡No voy a usar nuestra amistad como un pretexto para escapar!, ¡siempre me ha gustado!
¡Incluso pensé en ocultar mis sentimientos y cedértelo! Siempre pensé que como eras mi
mejor amiga y necesitabas a Takasu-kun, era mejor retroceder… ¡Pero esa era sólo mi
manera egoísta de pensar…! ¿No te lo dije hace apenas un momento? ¡Yo soy la única que
puede decidir mi propia felicidad! ¡Lo he decidido! ¡Sólo puedo ser feliz si hago esto! Es
por eso… ¡Por eso, Taiga! ¡Dime lo que quieres hacer!”

Cuando llegaron al primer piso, los dos descubrieron que había otros estudiantes que aún se
encontraban en la escuela y que habían volteado al escuchar los gritos de Minori. Ambos se
encontraban al borde del colapso después de su intensa carrera cuando al fin llegaron a los
casilleros para calzado del 2-C.

No obstante, Taiga y sus zapatos ya no estaban, y no era seguro que hubiese escuchado los
gritos de Minori.

“¡…!”

Minori se desplomó en el suelo y cubrió su rostro con las manos. Él pensó que estaba
llorando.

“¿Qué te pasó…?”

“…Probablemente me la aplasté cuando caí en el salón… Ya veo por qué percibí el aroma
de la sangre en el trayecto. Demonios… ya tuve suficiente”

Tras una inspección más cercana, Ryuuji se percató de que la nariz de Minori sangraba.

***

-11-
Toradora! Vol.09 Capítulo 05

Después de que la profesora dejara la enfermería, Minori miró su nariz en el espejo.

“La hemorragia debería haberse detenido ya ¿no crees?, ¿podrías dejar de mirarme de esa
manera?”

Minori se sentó en la cama, con una mano cubriendo la mitad inferior de su rostro.

“Me diste un susto, pensé que estabas llorando”

“¿Pensaste que estaba llorando?”

“Por supuesto. Las personas generalmente lloran cuando se encuentran en ese tipo de
situación, ¿no es verdad?”

“Entonces mis sentimientos serían correspondidos…” Minori dijo con una voz apenas
audible y le dedicó una sonrisa tímida. Ninguno de ellos pudo impedir que Taiga se
escapase, así que mejor se dirigieron a la enfermería para tratar de detener la hemorragia
nasal de Minori.

“He decidido dejar de llorar. No obstante, si alguien entendiera mis esfuerzos, eso sería una
gran motivación para mí. Hace tiempo me preguntaste acerca de lo que debías hacer para
seguir adelante ¿cierto?”

“Sí, lo recuerdo”

“Te dije que siempre y cuando tuvieras la voluntad para alcanzar tus objetivos, entonces
tendrías éxito ¿verdad? ¿Sabes cuál es mi objetivo? Tomé la decisión de trabajar muy duro
para lograr mi sueño. Es por eso que me dije a mí misma que no debía llorar más o sentirme
frustrada, sino seguir adelante de forma optimista… Esa es mi resolución. No importa la
realidad en que me encuentre, seguiré avanzando. Si alguien fuese capaz de comprenderme,
entonces sentiría que mi esfuerzo ha sido reconocido”

Minori presionó contra su nariz el pañuelo de papel que usaba para contener la hemorragia
nasal y sonrió.

“Al menos, el motivo que me impulsa a trabajar tan duro es para probar mi punto de vista”

Minori comenzó a hablar alegremente de su hermano. A él le estaba yendo de maravilla en


el mundo del béisbol, su equipo había llegado a Koshien2 y aspiraba a ser un jugador
profesional de softball. Pero como Minori era mujer, no pudo seguir jugando softball. Para
su familia, el sueño de su hermano tenía prioridad sobre el de ella.

“Yo deseo… continuar jugando softball. ¡Quiero gritar, mi sueño es tan grande que voy a
convertirlo en una realidad! Sin embargo no seré lo suficientemente buena para unirme a un

2
Hanshin Koshien Stadium: es un parque de Béisbol situado cerca de Kōbe en Nishinomiya, prefectura de Hyogo,
Japón.

-12-
Toradora! Vol.09 Capítulo 05

equipo de softball de aficionados para cuando me gradúe de la secundaria, es por eso que
estoy ahorrando suficiente dinero para poder entrar a una universidad de deportes y
continuar jugando, y así perseguir mi meta de unirme al equipo nacional de Japón”

“¿Esa es la razón por la que trabajas a media jornada sin parar?”

“Así es. Siempre me ha preocupado que si lo digo en voz alta se vayan a reír de mí, pero
ahora puedo decirlo sin miedo. Quiero decirle a mi hermano, a mis padres, a mi entrenador
de primaria, a la maestra de secundaria que se rio de mí, a mis compañeras de equipo de
softball, quiero gritárselo a todo el mundo ¡Quiero seguir mi propio camino para alcanzar
mi objetivo! ¡Esta es la felicidad que he decidido! Sólo estoy haciendo esto para probar mi
punto de vista, pero es por eso que he podido dejar de llorar, por eso voy hacia adelante,
hacia un lugar donde pueda llegar con mi propio esfuerzo. Quiero que la gente a mi
alrededor se quede sin palabras… Por eso trabajo tan duro, y soportaré lo que sea, aunque
me den ganas de llorar, aunque me haga miserable”

Aunque me den ganas de llorar, aunque me haga miserable… En el rostro sonriente de


Minori, Ryuuji vio su propio reflejo, además del de Taiga, Ami, Yasuko y los demás.
Aunque no lo dijeran en voz alta, todos estaban sufriendo por alguna razón. Algunos habían
sido derrotados, otros se habían dado por vencidos. Minori seguramente sería capaz de
continuar; de seguir brillando como el sol. Para Ryuuji, la luz que Minori emanaba era más
brillante que cualquier otra cosa en el mundo, era como una promesa de salvación, y al
mismo tiempo, era como una señal.

“…Yo creo en ti”

“¡Genial! Mientras sigas creyendo en mí, seré capaz de continuar mi camino”

Kushieda Minori era deslumbrante… ¡Eso es! Esa es la razón.

“Aunque ese «adiós, GIGANTE»… ¡¿Qué rayos fue eso?! Estaría feliz de saber más de ti”

“Eso es porque te parezco muy peculiar… seguramente podremos demostrarnos siempre


nuestros esfuerzos y propósitos en el futuro. Esto es…”

Minori levantó su mano delante de ella y, naturalmente Ryuuji levantó la suya para que sus
palmas se tocaran.

“Un adiós”

“…Oh”

…El desenlace de un amor que no pudo florecer.

Había pasado porque los dos se habían herido el uno al otro debido a sus sentimientos
sinceros. Sin embargo, el vínculo entre los dos era ahora una promesa inquebrantable.

-13-
Toradora! Vol.09 Capítulo 05

¿Serían ridiculizados? ¿Discutirían lo ilógico de algo como eso? Ryuuji pensaba que todo
había sido como un viaje… finalmente llegaba a su destino tras haber sido derribado,
después de tomar el camino más largo. Su destino fue el momento en el que hizo una
promesa eterna con Minori y sus palmas se tocaron. Ryuuji alcanzó por fin el destino al que
siempre había querido llegar.

“He dicho todo lo que tenía que decirle a Taiga. Supongo que quizás lo escuchó… debió
escucharlo, así que ya no la perseguiré”

Minori inhaló y exhaló rápidamente antes de levantar la cabeza.

“Ahora tengo que perseguir a Ami, siempre anda por ahí. Aunque me haga enfadar, aunque
discutamos de nuevo, quiero encontrarla para hacer las paces con ella. Ami es la única que
puede pelear conmigo de esa manera, no sabía que podía ser tan opuesta a alguien. Ella
despertó una parte de mí que ni siquiera yo sabía que existía… Nunca podré encontrar a
otra persona que esté dispuesta a hacer algo tan excesivo por mí”

Entiendo muy bien a Ami. La sonrisa de Minori era tan alegre e inalterable. Ryuuji creía
firmemente que el corazón de aquella persona que era tan torpe como él, sería iluminado
por Minori.

Ryuuji también quería ponerse de pie una segunda, tercera, cuarta o tantas veces como
fuese necesario, frente a Ami.

“Muy bien, Takasu-kun, deberías irte ya. Tenemos lugares a los que debemos ir”

***

-14-
Toradora! Vol.09 Capítulo 05

“¡Oh!”

… Ryuuji no esperaba que Taiga, que acababa de escapar de la escuela, fuese a trabajar. Él
llegó a la pastelería justo a tiempo, sin embargo Taiga ya estaba de pie detrás del pequeño
puesto haciendo los preparativos como si nada hubiese pasado.

“Yo… pensé que no vendrías”

“…Por supuesto que sí. Aunque no hago mucho, trabajo es trabajo”

¡Hmph! Taiga volteó su rostro ferozmente y se quedó inmóvil como una muñeca. El dueño
había pegado un cartel delante del puesto que proclamaba con grandes letras rojas: «¡Venta
a mitad de precio, sólo por hoy!»

Quizás los clientes se sintieron atraídos por el cartel, o tal vez sólo era una costumbre anual,
pero los chocolates de día de San Valentín a mitad de precio fueron mucho más populares
que el día anterior.

Muchas madres habían llevado a sus hijos a comprar chocolates, también había un buen
número de chicos que tímidamente compraban unas cuantas cajas de los chocolates
bellamente envueltos.

Había tantas personas que Ryuuji ni siquiera tuvo tiempo para tomar un respiro, sus manos
siempre estaban ocupadas haciendo algo. Taiga, por el contrario, se negó a hablar y se
quedó de pie completamente inmóvil.

Inclusive cuando la marea de clientes finalmente bajó, Ryuuji no pudo hablar con ella
cuando sus ojos se encontraron, ya que terminó apartando el dobladillo de su falda lejos del
calentador. Incluso entonces, Taiga no se movió en absoluto.

Por mucho que quisiera decirle «No te dejaré», fue incapaz de abrir la boca.

Si fuesen capaces de comunicarse telepáticamente, todo hubiera sido más simple… Si


pudiera diferenciar las cosas que Taiga quería decirle y lo que no, entonces Ryuuji hubiera
podido entender lo que ella estaba pensando, lo que diría y continuar desde allí.

Ryuuji quería saber la respuesta aunque no sabía qué hacer. Y deseaba que Taiga fuese
capaz de descubrir que la felicidad era el resultado. Él miró de reojo su rostro, estaba como
una estatua de piedra, sólo movía los ojos mientras miraba a la gente que caminaba en la
calle comercial.

“Escuché lo que dijo Minorin”

Taiga murmuró cuando no había ningún cliente frente al puesto.

“No…no te rías de mí”

-15-
Toradora! Vol.09 Capítulo 05

“…No me estoy riendo”

“…No te rías de mí, no me mires y no voltees a verme”

Taiga seguramente cerró sus ojos debido a la vergüenza, luego continuó con tono serio.

“Por favor, no te rías de mí… Escucha lo que tengo que decirte después de terminar el
turno. Si trato de escapar de nuevo… por favor sujétame”

¿Cómo podría reírme de ti?

“Está bien”

¿Quién se reiría de tus sentimientos?

Ryuuji continuó trabajando sin descanso, tenía la sensación de que a su lado, Taiga
temblaba ligeramente. Él tenía un sueño… no de los que tenía cuando dormía, sino de los
que tenía que trabajar para cumplir. Ese sueño era comenzar a trabajar después de
graduarse, quitarle a Yasuko el peso de sus hombros, y luego hacer que Taiga se quedase a
su lado… De ese modo, todos podrían vivir juntos. Nadie tenía el derecho de reírse de
aquel sueño.

Ryuuji miró la hora, era casi el final de su turno.

Después de que ese trabajo de dos días hubiese acabado, sabría la respuesta. Había decidido
ir tras Taiga para mantenerla a su lado. Deseaba confirmar sus verdaderos sentimientos,
quería ver con sus propios ojos los resultados de sus acciones.

“…Me mentiste”

Al escuchar esa voz, Ryuuji casi dejó caer al suelo el sobre que contenía su pago.

“Le mentiste a Ya-chan”

Cuando llegaron a la acera de la calle principal, Yasuko apareció de repente. No estaba


claro cuánto tiempo había estado allí mirando a ambos. Al igual que Ryuuji, Taiga también
se quedó congelada y contuvo su respiración involuntariamente.

“Mamá…”

“El tiempo que habíamos acordado se ha cumplido. Vámonos a casa y empaquemos”

Bajo el farol de la calle, Yasuko sólo llevaba puesto un abrigo de plumas de ganso encima
de su ropa casual, un porsche negro estaba aparcado detrás de ella.

“¿Ella es… tu madre? Pero…”

-16-
Toradora! Vol.09 Capítulo 05

La mujer embarazada que tenía un tono de cabello castaño más claro que Taiga, tenía una
expresión tranquila en su rostro de aspecto no japonés, ella era su madre. Ryuuji recordó
que Taiga le dijo que se llevaba bien con su madre. Sin embargo, cuando se le acercó y se
dispuso a tomar la mano de Taiga, Ryuuji instintivamente la jaló hacia él. Taiga también
exclamó por instinto.

“¡No, no me toques! ¡No dejaré que me toques de nuevo!”

El súbito cambio de la situación obligó a ambos a juntarse al tiempo que retrocedían


alejándose de sus madres. Lo único que Ryuuji pudo deducir de la situación es que Taiga
había mentido. Las dos eran en verdad madre e hija, pero de ninguna manera se llevaban
bien.

“…Tú debes ser Takasu-kun. Mi hija me ha dicho que siempre cuidas de ella, te lo
agradezco mucho. Pero por favor olvídate de mi hija, porque debido a ciertas
circunstancias, no tendrá más relación con la familia Aisaka, formará parte de una nueva
familia conmigo”

“¿Quién, quién va a querer estar con alguien como tú…? ¡Junto con tu amante y ese
mocoso!”

Taiga estaba frenética, parecía como si estuviera a punto de escupir fuego, se escondía
detrás de Ryuuji y temblaba incontrolablemente.

“… ¿Q-qué? ¿Por qué? ¿Q-qué está pasando? No entiendo…”

“La mamá de Taiga-chan vino a nuestra casa para cuidar de ella. No los localicé con el
teléfono móvil, así que la llevé al restaurante familiar donde me dijiste que estarían. Pero
no los encontramos por ningún lado, entonces llamé a Kitamura-kun, él fue quien nos dijo
que ambos estaban trabajando aquí”

“Hay un motivo para esto…”

“¡No quiero escuchar excusas!”

Yasuko le gritó, no quería escuchar la explicación de Ryuuji.

“¡Me prometiste que no trabajarías! ¡Me mentiste y rompiste tu promesa, nunca te lo


perdonaré!”

“Si no me vas a perdonar… ¿Entonces qué pretendes hacer…?”

Ryuuji también tenía cosas que decir acerca de la rabia irracional de Yasuko y sus
peculiares acciones.

“Te desmayaste porque te esforzaste demás por mi culpa. ¿Qué hay de malo en que tome tu
trabajo…? ¿No es natural que los miembros de la familia se ayuden unos a los otros…?”
-17-
Toradora! Vol.09 Capítulo 05

“¡No me importan las otras familias! ¡En la nuestra, Ryu-chan sólo tiene que estudiar
mucho! ¡Ya-chan no permitirá que Ryu-chan haga otra cosa aparte de estudiar!”

“Si es así… ¡entonces no te desmayes de esa forma!”

Ryuuji arrojó al suelo su sobre de pago.

“¡Sólo alguien de familia rica tiene derecho a decir algo así…! ¡Alguien que se desmaya
como resultado de trabajar tanto no tiene derecho a decir eso!”

“¡Ese fue un incidente aislado! ¡No me importa desmayarme si es por ti! ¡Ya-chan sólo
desea que Ryu-chan estudie mucho para que encuentre algo que quiera hacer y que se
convierta en una gran persona! ¡Mientras puedas hacerlo, lo demás no importa!”

“¡Deja de bromear!”

Ryuuji también temblaba incontrolablemente, casi quería golpear a alguien. ¿Cómo podía
ser tratado de esa manera por querer ayudar a Yasuko, que estaba a la deriva en un inmenso
mar?

Ella había obligado a Ryuuji a permanecer a su lado no porque quisiera ayudarlo… sino por
su egoísmo. Entonces ¿por qué debería preocuparme? ¿Por qué debería pensar tanto en
ello? Después de todo, todos los padres son unos egoístas.

“¿Quién es la que no estudió? ¿Quién es la que renunció a lo que quería hacer, la que no fue
capaz de convertirse en una gran persona? ¡¿Acaso no eres esa persona?!”

“¡Ryu-chan…!”

“Tus padres estaban llenos de esperanza y tenían grandes expectativas para ti, pero los
traicionaste ¿no fue así?... ¡Debido a mi existencia no pudiste hacer todas esas cosas, así
que ahora me presionas! ¡Únicamente quieres que haga las cosas que tú querías conseguir!
¡Tú sólo deseas volver a ser esa niña buena que tus padres amaban! Y al final, yo…”

El rostro de Yasuko estaba pálido como un cadáver. Nunca pensé que una persona tendría
esa expresión en el momento en que su corazón se destrozara… Ryuuji miró con serenidad
el rostro de su madre.

“¡Si no fuera por mí, habrías seguido siendo la niña buena que solías ser! ¡Habrías tenido la
vida que querías! Si no me hubieras dado a luz, si yo no existiera, tú… ¡serías feliz, mamá!
¡Te arrepientes de tu decisión! ¡Lamentas mi existencia…! ¡Lamentas haberme dado a
luz…!”

Lágrimas corrían incontrolablemente por sus mejillas, Ryuuji ya no podía retractarse.


Yasuko se dejó caer al suelo sosteniendo su cabeza con las manos mientras temblaba
lastimosamente, pero Ryuuji no pudo consolarla.
-18-
Toradora! Vol.09 Capítulo 05

Debido a que sólo había una cosa que le importaba.

Su existencia misma en el mundo era un error, algo que no debería haber ocurrido en
primer lugar.

Cada cosa que había vivido, momentos de lágrimas y risas, sus recuerdos felices, de los
rostros de sus amigos, de sus muchas frustraciones y muchas cosas que había aprendido…
todo se deslizó entre sus dedos en un abrir y cerrar de ojos, o tal vez se había escurrido del
corazón de Ryuuji. Supo que todo eso se había destrozado en ese instante.

“Ryuuji”

Él vio que su mano izquierda estaba siendo agarrada con fuerza por la mano de alguien
más.

“…Taiga”

La madre de Taiga estaba ocupada tratando de consolar la miseria de Yasuko. Ryuuji


finalmente tomó la mano derecha de Taiga, movió lentamente sus piernas y los dos se
echaron a correr.

Quiero ir a algún lugar sin ninguna otra persona.

Ryuuji y Taiga esbozaron una imagen en su mente, donde los dos pasaban juntos cada día
normal, disfrutando de la felicidad ordinaria de estar junto al otro. Fue por eso que huyeron.

Los copos de nieve caían silenciosamente. Aunque el invierno era muy frío en esa región,
era raro ver nieve. Quizás aquella era la primera nevada del invierno… y tal vez también la
última.

FIN Capítulo 05 – VOL 09


Toradora no Fansub

Traducción: Fye Tsukishiro


Corrección: Sherlock

-19-
Notas del Autor

¡Guau, ya es otoño! ¡No puedo creer que el verano finalmente haya terminado!

El único verano treintañero de mi vida se ha ido sin novedad… No, no hay nada de qué estar
triste, simplemente se trata del paso de las estaciones, el verano vendrá otra vez, pero sólo de
pensar en el hecho de que seré más vieja que hoy, me siento muy cansada. Al descubrir el
valor de mi existencia en este mundo, pareciera que la única manera de seguir viviendo sería
como un centro de estudios, al igual que un Yuyuko-chan pota pota yaki1.

A pesar de mi estado tan lamentable me las arreglé para terminar ‘Toradora! 9’ en un periodo
relativamente corto de tiempo a comparación del volumen anterior. Les agradezco desde el
fondo de mi corazón a los lectores que han apoyado esta serie desde el principio y han
comprado este volumen. Éste es el décimo tomo de la serie, a medida que se publican más
volúmenes voy acumulando una cantidad enorme de gratitud hacia los lectores. Me frustra
mucho ser incapaz de expresarles mi gratitud, no importa cuántos “gracias” escriba en un
papel. Para mí, los lectores son el escudo que siempre ha estado apoyándome desde la
retaguardia. El único vínculo definitivo que puedo tener con ustedes es poniendo un volumen
final en sus manos. ¡Esa seguirá siendo mi mayor motivación para seguir escribiendo! Por
favor, sigan apoyando esta serie.

Cambiando de tema, durante el verano pasé la mayor parte de mi tiempo trasladándome de


mi casa a la cafetería donde escribía mis notas y al supermercado. ¿Qué haría si los tres
lugares se enlazaran repentinamente formando un triángulo mágico para invocar demonios?
‘Participaste en un ritual secreto de invocación ¿verdad?’ Si una hermosa pero temeraria
chica apareciera de repente frente a mí diciendo algo como eso…. ¿Qué debería hacer si su
cabello plateado estuviera peinado en forma de mariposa, atado con un moño negro? ¿Qué
pasaría si tuviera ojos azules y acuosos, y si usara un vestido negro occidental de encaje y
medias hasta las rodillas…?

“Me invocaste, ¡tienes que asumir tu responsabilidad!, ¡hum, qué hogar tan deplorable! ¡Vivir
contigo en un lugar como este sería lo peor!...” Creo que probablemente le daría un par de
golpes antes de obligarla a ponerse ropa deportiva y ordenarle que limpie mi departamento.
¡Deja de intentar ser linda, limpia el suelo con la aspiradora, luego limpia las ventanas que

1
NdT: Al parecer a Yuyuko-chan le pegó muy duro eso de cumplir sus treinta años porque ni el traductor japonés-inglés
ni yo tenemos la más mínima idea de qué diablos quiso decir.
están llenas de marcas de lluvia y por último ordena todas mis revistas «Dengeki Daioh»!,
Ah sí, no te olvides de mis revistas «SYLPH»2 ¡El drenaje del baño y también la cocina!
Ahora mismo mi apartamento está tan sucio que he roto mi propio récord, está tan sucio que
prefiero escaparme de la realidad. Para ser honesta no quiero ir a casa. ¿Hay alguna opción
para quedarme aquí por un rato?... No.
¡Eso es todo! Estoy muy agradecida de que hayas terminado de leer este volumen. ¡La versión
animada de «Toradora!» ha comenzado a televisarse! ¡Oh!, al parecer por lo menos tendré
que limpiar el área que rodea el televisor para poder ver la animación.

Takemiya Yuyuko

2
Dengeki Daioh y Sylph: Son revistas japonesas de venta mensual especializadas en publicar manga shonen y shojo
respectivamente.
Notas de Traducción
¡Hola! Acá los saluda Fye Tsukishiro, primero que nada quiero agradecerles por la paciencia
que han tenido, sé que la espera fue larga y que están desesperados por leer más Toradora,
sobre todo ahora que el proyecto está llegando a su etapa final después de cuatro años de
trabajo arduo, dedicación y entrega.

Ya sabrán ustedes (o la mayoría) que Ogichi, el pionero de este proyecto y co-fundador de


Lanove se retiró por cuestiones fuera de nuestro alcance, ya se imaginarán, algo llamado vida
personal puso sus garras sobre él y lo alejó de nuestro lado. Sin embargo no dejó botado este
proyecto, simplemente nos pasó la estafeta al staff de Toradora. Como se habrán dado cuenta
tuvimos que recurrir con amistades de Lanove que trabajan en otros proyectos para que nos
ayudaran con la corrección de los capítulos que ya no alcanzaron a ser revisados por Ogichi,
de verdad les agradezco mucho el apoyo que me brindaron y el tiempo que se dieron para
dedicárselo a tora, sin su ayuda no hubiera podido publicar los capítulos restantes y el
proyecto se hubiera quedado estancado por mucho más tiempo, muchas gracias Qachiiz,
Hanabishi y Sherlock ya veré la forma de devolverles el favor.

Y hablando del staff, les comunico con muchísima alegría que aumentó estos últimos meses
para poder avanzar más rápido y entregarles un trabajo con la calidad que nos caracteriza.
Por favor denle la bienvenida a Lein Zan como traductor, seguramente lo conocen ya que es
traductor/corrector en SAO y en el área de corrección acabamos de confirmar a Sherlock que
es corrector en jefe de los proyectos Bungaku y Spice Wolf, ambos son buenísimos en lo que
hacen y además son personalidades extremadamente ocupadas ya que manejan más de tres
proyectos a la vez, de verdad hacen una labor titánica, se agradece mucho el esfuerzo que
hacen para pertenecer a Toradora!

Con esto terminamos el volumen nueve y vamos por el último, estoy muy segura que este
tardará menos tiempo ya que al fin, después de todos los inconvenientes, tenemos un staff
sólido y muy dedicado. ¡Ya nos encontramos trabajando en los últimos capítulos y vamos
con todo!

Por cierto, antes de que se me olvide, les menciono rápidamente que ya no se manejará el
sistema VIP ya que Ogichi era el que se encargaba de eso, así que por favor estén al pendiente
de los siguientes lanzamientos, espero que el espacio entre capítulo y capítulo no demore más
de dos meses, haré todo lo que esté en mis manos porque así sea. En fin nos seguimos viendo
en la siguiente entrega. ¡Les deseo una feliz Navidad y próspero año 2014!

Fye Tsukishiro

FIN – VOLUMEN 09
Toradora no Fansub