Está en la página 1de 5

Realizar un estudio sistemático: de la ley, la doctrina, la jurisprudencia…

Desglosar todos los artículos.

Cuando un adulto comete un acto u omisión punible, es decir un acto antisocial o transgrede la ley, como
consecuencia jurídica a esa transgresión el individuo es sancionado con una pena, la misma que tiene
como finalidad prevenir la comisión de delitos y el desarrollo progresivo de los derechos y capacidades
de la persona con condena así como la reparación del derecho de la víctima. En este sentido cuando la
acción la comete un menor, no obstante que existe el actuar dañoso individualizado, al no ser capaz, y
no tener discernimiento completo sobre el deber de hacer o no hacer, queda exento de la pena como tal,
pero no de la medida socioeducativa necesaria para su readaptación, pues el Estado no castiga al
adolescente infractor, sino que le reeduca, lo adapta y protege, dando al menor la oportunidad de gozar
los bienes jurídicos a los que tiene derecho, pues si bien es verdad que se considera a los adolescente
penalmente inimputable el Estado no puede permanecer indiferente ante la clara manifestación de una
infracción por UNIVERSIDAD DE CUENCA MIRIAM MAGALY PRADO GALARZA Página 26 parte del menor,
y es por eso que lo protege y evita que se le apliquen las disposiciones comunes del C.O.I.P y más bien lo
sujeta a un sistema especial, tal como lo establece nuestra constitución en el Art. 77 numeral 13 inciso
primero que manifiesta: “Para las adolescentes y los adolescentes infractores regirá un sistema de
medidas socioeducativas proporcionales a la infracción atribuida.” Por lo tanto de esta manera el Estado
está protegiendo al adolescente y a la vez cumpliendo con un deber jurídico.

Para poder desarrollar este capítulo y para una mejor compresión es necesario que intentemos definir a
las Medidas Socioeducativas. Medida de seguridad: “Medidas complementarias o sustitutivas de las
penas, que, con fines preventivos, puede imponer el juez a personas inimputables que hayan
exteriorizado su peligrosidad criminal o de los que puede temerse que vuelvan a delinquir.”

Medida Socioeducativa: “se entiende por medidas socioeducativas, la aplicación de sistemas o métodos
especializados con aportación de las diversas ciencias, técnica y disciplinas pertinentes, a partir del
diagnóstico de personalidad para lograr la adaptación social del menor”

ARTÍCULO 262. (DERECHOS Y GARANTÍAS).


I. La o el adolescente en el Sistema Penal, desde el inicio del proceso, así como durante
la ejecución de la medida socio-educativa, tienen los siguientes derechos y garantías:

a) Especialidad. La impartición de justicia se tramitará a través de un sistema penal


diferenciado, mediante proceso y asistencia integral de personal especializado, en
observancia de su condición como personas en proceso de desarrollo físico, mental,
emocional, espiritual, moral y social.

b) A la Presunción de Inocencia. Se presume la inocencia de la persona adolescente


durante el proceso, hasta tanto una sentencia firme no determine la existencia del hecho
y la participación de la imputada o imputado, imponiendo una medida socio-educativa.
Artículo 116. I. (NCPE). Se garantiza la presunción de inocencia. Durante el proceso, en caso de duda
sobre la norma aplicable, regirá la más favorable al imputado o procesado. II. Cualquier sanción debe
fundarse en una ley anterior al hecho punible.

c) A Ser Oída u Oído. A ser escuchada o escuchado e intervenir en su defensa material


sin que esto pueda ser utilizado en su contra.
Artículo 117. I. (NCPE). Ninguna persona puede ser condenada sin haber sido oída y juzgada previamente
en un debido proceso. Nadie sufrirá sanción penal que no haya sido impuesta por autoridad judicial
competente en sentencia ejecutoriada.
Artículo 120. I. (NCPE)Toda persona tiene derecho a ser oída por una autoridad
jurisdiccional competente, independiente e imparcial, y no podrá ser juzgada por
comisiones especiales ni sometida a otras autoridades jurisdiccionales que las
establecidas con anterioridad al hecho de la causa.

Artículo 121. II. La víctima en un proceso penal podrá intervenir de acuerdo con la ley, y
tendrá
derecho a ser oída antes de cada decisión judicial. En caso de no contar con los recursos
económicos necesarios, deberá ser asistida gratuitamente por una abogada o abogado
asignado por el Estado.

d) A Guardar Silencio. A no declarar en su contra ni en la de sus parientes


consanguíneos hasta el cuarto grado o sus afines hasta el segundo, y su silencio no será
utilizado en su perjuicio.
Artículo 121. I. En materia penal, ninguna persona podrá ser obligada a declarar
contra sí misma, ni contra sus parientes consanguíneos hasta el cuarto grado o sus afines
hasta el segundo grado. El derecho de guardar silencio no será considerado como
indicio de culpabilidad.

e) A Ser Informada o Informado. A ser informada o informado de acuerdo a su edad


y desarrollo de los motivos de la investigación, actuaciones procesales, sus derechos, así
como de cada acto que pueda favorecer, afectar o restringir sus derechos.

f) A un Traductor o Intérprete. A contar con la asistencia gratuita de una traductora o


un traductor, una o un intérprete si no comprende o no habla el idioma o lenguaje
utilizado o se trate de adolescente en situación de discapacidad, en los casos que sea
necesario.
Artículo 120. II.(NCPE). Toda persona sometida a proceso debe ser juzgada en su idioma;
excepcionalmente, de manera obligatoria, deberá ser asistida por traductora, traductor o
intérprete.

g) Al Debido Proceso. El proceso penal de adolescentes es oral, reservado, rápido y


contradictorio.

Artículo 115. I. Toda persona será protegida oportuna y efectivamente por los
jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos.
II. El Estado garantiza el derecho al debido proceso, a la defensa y a una justicia
plural, pronta, oportuna, gratuita, transparente y sin dilaciones.

h) A la Defensa Especializada. A la defensa especializada gratuita, la cual es


irrenunciable, no siendo válida ninguna actuación sin presencia de su defensora o
defensor. La defensa es inviolable desde el inicio de la investigación hasta finalizar el
cumplimiento de la medida socio-educativa impuesta.
Artículo 119.II. (NCPE).Toda persona tiene derecho inviolable a la defensa. El Estado
proporcionará a las personas denunciadas o imputadas una defensora o un defensor
gratuito, en los casos en que éstas no cuenten con los recursos económicos necesarios.

i) A la Asistencia Integral. A recibir asistencia bio-psico-socio-jurídica gratuita.

j) A Permanecer en Centros Especializados. A ser privadas o privados de libertad, en


centros exclusivos para adolescentes y con condiciones adecuadas.

Artículo 118.III. (NCPE) El cumplimiento de las sanciones privativas de libertad y las


medidas de seguridad están orientadas a la educación, habilitación e inserción social de
los condenados, con respeto a sus derechos.

k) A la Comunicación. A la comunicación permanente con sus familiares y con su


defensora o defensor.

l) A la Privacidad. A que se respete su privacidad y la de su grupo familiar.


Artículo 130. I. Toda persona individual o colectiva que crea estar indebida o ilegalmente impedida de
conocer, objetar u obtener la eliminación o rectificación de los datos registrados por cualquier medio
físico, electrónico, magnético o informático, en archivos o bancos de datos públicos o privados, o que
afecten a su derecho fundamental a la intimidad y privacidad personal o familiar, o a su propia imagen,
honra y reputación, podrá interponer la Acción de Protección de Privacidad.

m) Confidencialidad. Se prohíbe la publicación de datos de la investigación o del juicio,


que directa o indirectamente posibiliten identificar a la o el adolescente, exceptuando las
informaciones estadísticas.
n) A la Intervención de sus Responsables Legales. A la intervención directa de sus
responsables legales, salvo que resultare conflicto o fuera contraria a sus intereses.

o) Proporcionalidad. Las sanciones y las medidas socio-educativas deben ser


racionales, en proporción al hecho punible y sus consecuencias.

p) Única Persecución. La remisión, el sobreseimiento y la absolución impiden nueva


investigación o juzgamiento de la o el adolescente por el mismo hecho, aunque se
modifique la calificación legal o se conozcan nuevas circunstancias.

q) A la Excepcionalidad de la Privación de Libertad. Salvo la detención en flagrancia,


la privación de libertad sólo procede por orden judicial, en los casos, bajo las condiciones
y por los lapsos previstos en este Código. La prisión preventiva es revisable en cualquier
tiempo a solicitud de la o el adolescente.

II. Ningún adolescente puede ser procesada o procesado ni sancionada o sancionado


por el acto u omisión que, al tiempo de su ocurrencia, no esté previamente definido en
la Ley Penal como delito. Tampoco puede ser objeto de sanción si su conducta está
justificada o no lesiona o pone en peligro un bien jurídico tutelado.
III. El juicio de la o el adolescente debe responder al principio de la economía procesal,
por el cual se podrán concentrar varias actuaciones en un solo acto.

IV. La o el adolescente declarada o declarado responsable de un hecho punible sólo


puede ser sancionada o sancionado con las medidas previstas en este Código.

V. Para determinar la responsabilidad de una o un adolescente por un hecho punible y


aplicar la sanción correspondiente, se debe seguir el procedimiento previsto en éste
Código.
VI. El Estado garantizará la justicia restaurativa, así como la oportuna salida o la liberación
del conflicto.
VII. En los procesos en los que las y los adolescentes se vean involucrados, deberán ser
tratados con respeto y consideración, debiendo prevalecer en todas las actuaciones,
investigaciones técnicas y pericias.
¿Qué derechos tienen los jóvenes infractores?

o Conocer el motivo de su detención y ver la orden de la misma, salvo que sea


sorprendido de modo flagrante.
o Ser adecuadamente informado de los hechos que se le imputan, así como de los
derechos que le otorga la ley: guardar silencio, no ser obligado a declarar y ser
trasladado ante un juez dentro del plazo de 24 horas.
o Contar con un abogado de su confianza. Si no lo tuviese, el Estado deberá
proporcionarle uno.
o Mientras se determina su culpabilidad, tiene derecho a ser tratado como inocente.
o Si el inculpado se encuentra privado de libertad, tiene derecho a permanecer
separado de los adultos.
o Debe ser tratado con dignidad, no pudiendo ser sometido a castigos corporales,
encierro en celda oscura o a cualquier sanción que ponga en riesgo su salud física y
mental.
o Una vez sancionado, el joven tiene derecho a pedir el término o cambio de una pena
privativa de libertad, por una que pueda cumplir en libertad para favorecer su
reinserción social.