Está en la página 1de 14

Trabajo Práctico: “Competitividad a nivel nacional y

mundial”

Materia: Economía Política 2

Profesores: Osvaldo Sánchez-Facundo García

Alumna:

Fecha de entrega: 30/06/2017


Marco introductorio:
El siguiente análisis tiene como objetivo poder definir la competitividad,
su implicancia y conocer el ranking mundial de la misma, realizado por el
World Economic Forum. Y como consecuencia localizar a la Argentina en
dicho ranking para evaluar el porqué de su ubicación, es decir cuáles son
los factores desencadenantes que provocan que se situé en la parte inferior
del mismo.
Y por último dar a conocer cuáles son los 5 sectores más competitivos de la
economía argentina, las causas y las responsabilidades de que esto pueda
ocurrir. Es necesario plantear, ¿La mayor competitividad de estos sectores
se debe a factores de carácter sectorial (relativo al capital o al trabajo) o
aspectos sistémicos?

Aproximación teórica sobre la competitividad


Las escuelas más recientes del comercio internacional se basan en las
conclusiones de Smith y Ricardo para postular teorías del comercio
innovadoras. Estas teorías postulan que los agentes económicos pueden
crear ventaja comparativa a través de las estrategias de los privados o las
políticas comerciales de los públicos. Abundan ejemplos clásicos en los
cuales los países no han poseído ventajas en los factores de producción y a
pesar de ello se han convertido en países desarrollados (ej.: Japón con su
escasa tierra ha logrado diferenciarse a través del factor tecnológico; Suiza
ha hecho del capital la fuente de su ventaja). En contraste, países donde
abundan factores como la tierra y el trabajo no se ha logrado consolidar un
desarrollo económico sostenido. (ej.: Argentina)1
La competitividad es un concepto que ha causado controversia entre
autores de la Nueva Teoría Económica.
Michael Porter, quien en el libro La ventaja competitiva de las
naciones (1991) presentó las bases de lo que sería una teoría de la
competitividad, enuncia:
"La prosperidad de una nación depende de su competitividad, la cual se
basa en la productividad con la cual esta produce bienes y servicios.
Políticas macroeconómicas e instituciones legales sólidas y políticas
estables, son condiciones necesarias, pero no suficientes para asegurar una
economía próspera. La competitividad está fundamentada en las bases
microeconómicas de una nación: la sofisticación de las operaciones y
estrategias de una compañía y la calidad del ambiente microeconómico de
los negocios en la cual las compañías compiten. Entender los fundamentos

11Lombana, J., & Rozas Gutiérrez, S. (2009). Marco analítico de la competitividad:


Fundamentos para el estudio de la competitividad regional. Pensamiento & gestión, (26), 1-38.
microeconómicos de la competitividad es vital para la política económica
nacional".2
La teoría de Porter puede considerarse el mainstream en competitividad y
es también la base del Foro Económico y su estudio consignado en el
Global Competitiveness Report.

¿Qué se entiende por competitividad?


El Foro Económico Mundial define a la competitividad en los siguientes
términos: “Es el conjunto de instituciones, políticas y factores que
determinan el nivel de productividad de un país”. Un país competitivo es
aquel que promueve nuestro bienestar, una economía competitiva es una
economía productiva. Y la productividad conduce al crecimiento, el cual
nos permite alcanzar niveles de ingresos más altos, y es de esperar como
consecuencia un mayor bienestar.3

¿Por qué es tan importante hablar de competitividad?


La productividad es importante porque se descubrió que es el principal
factor que conduce al crecimiento y a mayores niveles de ingresos. Estos
están relacionados estrechamente con el bienestar humano.
Básicamente, el aumento de la competitividad significa aumento de la
prosperidad. Las economías competitivas son aquellas con más
probabilidad de crecer de forma inclusiva, lo que significa más
probabilidad de que todos los miembros de la sociedad se beneficien con
los frutos del crecimiento económico. Ya sea con la construcción de
autopistas, inversión en una nueva fábrica, instalación de industria y hasta
lo más básico como la instalación de agua corriente y cloacas.

El World Economic Forum mide la productividad de la siguiente


manera: Desglosa la competitividad de los países en 12 áreas:

• Instituciones
• Infraestructuras
• Entorno macroeconómico
• Salud y educación primaria
• Educación superior y formación
• Eficiencia del mercado de bienes
• Eficiencia del mercado laboral
• Desarrollo del mercado financiero

2 Porter, Michael (1991). La ventaja competitiva de las naciones, Buenos Aires: Ed.
Vergara.

3 World Economic Forum-WEF (2003). The Global Competitiveness Report. Switzerland.


• Preparación tecnológica
• Tamaño del mercado
• Sofisticación en materia de negocios
• Innovación
La medición que hace el WEF del ambiente competitivo a nivel
micro está basado en una serie de facilitadores: inversión doméstica,
exportaciones, importaciones, ingreso de inversión extranjera
directa, salida de inversión extranjera directa e innovación
doméstica. Estos facilitadores del ambiente competitivo son los que
al final fundamentan la productividad de las empresas (Ver Gráfico
1).
Ranking de las economías globales más competitivas:

Chile 35
Brasil 75
Ecuador 76
ARGENTINA 106

Análisis:

Este ranking da cuenta de la complicada situación que esta atravesando la


Argentina.
Como se explicitó anteriormente competitividad es sinónimo de bienestar
social, lo cual no estaríamos contando en estos momentos en nuestro país.
Esto es producto de años de desidia estatal, todos los gobiernos
contribuyeron a la situación presente. Ya que cada uno de ellos en mayor o
menor medida dieron lugar a la corrupción, la cual atenta al bienestar y
progreso social.
La corrupción implica que parte del dinero destinado a: infraestructura,
salud, educación primaria, educación superior y formación, desarrollo de
tecnología, innovación (componentes de la competitividad), entre otras
cosas; sea desviado mediante diferentes mecanismos a las cuentas privados
de los funcionarios, enriqueciéndose en niveles exponenciales.
Como consecuencia de estas nefastas decisiones políticas toda la población
se ve afectada, nuestro país está fuera de competencia. Con esto quiero
decir que no solo producimos una pequeña variedad de productos con
cierto valor agregado, sino también que los pocos que el país crea no
pueden competir con los del exterior. Debido a las siguientes variables:
-Los elevados costos logísticos.
-La baja productividad laboral.
-La regresividad del sistema tributario.
-La ausencia de un marco regulatorio adecuado.

Estas son las principales asignaturas pendientes de la economía argentina


que actualmente afectan la competitividad y postergan la puesta en marcha
de proyectos de inversión en diferentes áreas, por ejemplo en la minería. Si
ponemos la lupa en las variables anteriormente nombradas observamos:

 Productividad laboral:

C = Q - CL + TC (C: costo laboral, Q: tasa de crecimiento de la


productividad, CL: costo laboral, Tl: tipo de cambio)4
El costo laboral en dólares por unidad de producto es el cálculo de la
masa salarial en dólares (salario por la masa salarial dividido por el
tipo de cambio) sobre la producción. Se trata de uno de los factores
que le resta competitividad externa al sector, acentuado por el atraso
del tipo de cambio.
El estudio Arriazu consideró que en 2016 los salarios crecieron 33%,
por debajo de la inflación, y estimó que este año se elevarán un 25%.
El problema es que los ajustes salariales no siguen la productividad.
La producción industrial no crece al mismo ritmo que los salarios y
el empleo (la actividad acumuló una caída del 2,4% en el primer
4 Amadeo, E. J. (1997). Costos laborales y competitividad industrial en América Latina.
International Labour Organization.p.11
cuatrimestre, según el Indec).
El centro de estudios de la Unión Industrial (UIA) estimo que este
año se habrá perdido al menos la mitad de la baja ganada en los
costos en 2016, tras indicar que el año pasado el tipo de cambio se
devaluó 60% en promedio y el 6% que se movió hasta ahora permite
proyectar un 10% en el año.
Sica indicó que el costo laboral alcanza entre 58 y 71% del salario
básico, según el sector, por los aportes patronales, los costos de
ART, sindicales, viáticos, ausentismo y vacaciones. Esta variable es
una de las causantes de la baja competitividad de la economía
Argentina. Es razonable que ningún país esté interesado en producir
dentro de nuestras fronteras con el elevado costo laboral, teniendo la
posibilidad de producir en cualquier parte del mundo por ejemplo:
China, India, en donde los costos laborales son muy inferiores
porque carecen de protección sindical.

Si hacemos un análisis mundial, los salarios de los países


desarrollados son mucho más elevados que en el resto del mundo.
Sin embargo, su ventaja en términos de productividad es tal que la
brecha en términos de costos laborales unitarios puede ser estrecha.
En el cuadro 1 se exponen los datos de costos salariales,
productividad y costos laborales unitarios de tres países
desarrollados y de los países de reciente industrialización que se han
destacado por su dinamismo exportador (todos los datos se presentan
con respecto a China). Considerando la variable de remuneraciones,
puede verse que hay cuatro estratos: los países desarrollados, de
elevados salarios; el primer círculo de los países de industrialización
reciente I), con salarios medios altos; el segundo círculo de este
grupo, con salarios medios bajos II) y el tercer círculo III),
representado por China e India, con salarios notablemente más bajos.
Por otra parte, la productividad laboral presenta el mismo
comportamiento, o sea, va descendiendo en la medida que se pasa de
los países desarrollados hasta India y China. Este comportamiento de
los salarios y la productividad entre los estratos determina el de los
costos laborales unitarios.
En los países desarrollados los elevados salarios son compensados
por la alta productividad, lo que reduce la brecha de costos laborales
unitarios con respecto a los de China, aunque son superiores a los de
este país; lo mismo ocurre en el primer círculo de países de
industrialización reciente I) Esto mismo se da en el segundo círculo
de países de industrialización reciente II).5
5Fujii Gambero, G., Candaudap, L. E., & Gaona, C. I. (2007). Competitividad y costo laboral
unitario en la manufactura mexicana. Economía UNAM, 4(10), 62-76.
En el siguiente grafico podemos dar cuenta, que si bien poseemos salarios
elevados con respecto a China podemos compensar dicha disparidad con la
mayor productividad, lo que reduce la brecha de costos laborales unitarios
con respecto a este país. Datos obtenidos de: The Organisation for
Economic Co-operation and Development (OECD)

CHINA 2000 2010 ARGENTINA 2000 2010


People in 701 761,5 People in 13,1 17,3
employment employment/personas
/personas ocupadas
ocupadas(millones)
GDP per person 6,503 17,723 GDP per person 31,772 40,062
employed employed (USD) /PIB
(USD)/PIB por por persona empleada
persona empleada

 Marco inversor: la mayoría de las provincias argentinas califican


sensiblemente por debajo de los competidores de la región. Esto es
producto de la mayor volatilidad macroeconómica (inflación,
variación del tipo de cambio, cierre o apertura de las importaciones,
etc.), falta de definiciones en cuestiones normativas clave e
incertidumbre respecto a cuestiones fiscales. Los inversores
necesitan de reglas de juego claras para colocar su capital, no van a
tomar riesgos innecesarios y como consecuencia, perder dinero.

 Costos logísticos: el país se encuentra en desventaja debido a


elevados costos de transporte. Por un lado, el sistema ferroviario está
totalmente arruinado producto de años de abandono por parte de los
diferentes gobiernos que no llevaron a cabo las inversiones
necesarias y como consecuencia muchas estaciones cerraron y miles
de trenes dejaron de circular.
Friedrich Smaxwill (miembro del Comité Ejecutivo de Dirección de
Sistemas de Transportes de la alemana Siemens), en una nota dada
para el diario Clarín afirma: “Hace falta mucha mejora del sistema.
Hoy es obsoleto. En los últimos 20 años no se ha invertido, o se ha
desembolsado muy poco, y ahora se necesitan grandes inversiones.
Y debe hacerse porque, si no, el desarrollo económico no será
posible, porque la economía necesita infraestructura.
La Argentina llegó a tener 50.000 kilómetos de vías operacionales.
Hoy hay alrededor de 10.000.”

Por otro lado, actualmente el transporte más utilizado es el camión.


El sindicato de camioneros con los años fue ganando mucho poder,
esto se ve reflejado por ejemplo en los elevados salarios que cobran.
La mejora del sistema ferroviario podría ayudar a reducir los costos,
pero implicaría una disputa con dicho sector transportista y
probablemente, le costaría el gobierno al presidente que se enfrente a
este, ya que como se sabe es un sindicato con mucho poder y tiene
los recursos necesarios para “parar el país”.

 Presión tributaria local: es superior a la observada en Chile y Perú. A


su vez, al tratarse de una estructura regresiva, desincentiva la
realización de proyectos de rentabilidad media o baja.
El Banco Mundial pone la atención a la proporción total de
impuestos que la economía formal paga en comparación con las
ganancias (Total tax rate (% of commercial profits)). En el caso
argentino los impuestos llegaron a representan el 137,4% de las
ganancias obtenidas por las empresas en el 2015. Es decir que el
Estado a través de diversos tributos se queda con más plata que la
que le queda a cada compañía como beneficio. Mientras más alta sea
la presión tributaria, menos competitividad tiene la economía.
6

El Banco mundial contempla "la tasa impositiva total" en base a la


cantidad y percepción total de impuestos, en la que suma cinco tipos
diferentes de contribuciones que se pagan tras deducciones y
exenciones. Estos impuestos son Ganancias o el impuesto sobre la
renta; contribuciones sociales y laborales a cargo del empleador;
impuestos sobre transmisiones patrimoniales; impuestos sobre el
volumen de negocios, y otros pequeños impuestos.

Sin embargo en términos generales de competitividad, el estudio del Banco


Mundial indicó: que "Argentina ganó dos posiciones, conducido
principalmente por la innovación y perfeccionamiento de factores que
reflejan el mejor estado de preparación para enfrentarse a un entorno de
futuro que cambia".
Ponderó que en el último año "la calidad de instituciones evolucionó
principalmente por la mejor protección de propiedad intelectual y un marco
legal más eficiente. La calidad de la educación y el empleo del talento
exhiben signos de progreso, así como la eficiencia en los mercados de
bienes".
En muchos de los indicadores analizados Argentina es de los más
retrasados del globo: Instituciones (130° sobre 138), Entorno
macroeconómico (130°), Eficiencia en el mercado de bienes (135°) y
Eficiencia en el mercado laboral (130°).
Argentina ocupa el último puesto mundial en cuanto a la carga tributaria, e
importaciones respecto del PBI
En otros ítems los resultados fueron mediocres: Infraestructura (85°), Salud

6Banco mundial(2017) Total tax rate (% of commercial profits


(http://data.worldbank.org/indicator/IC.TAX.TOTL.CP.ZS?locations=AR-BR)
y Educación primaria (63°), Preparación tecnológica (69°), Innovación
(81°) y Perfeccionamiento de los negocios (88°).
En tanto, la Argentina obtuvo puntuaciones aceptables para Educación
superior y entrenamiento profesional (40°) y Tamaño del mercado (28° en
el mundo).
Entre los factores más problemáticos para hacer negocios en la Argentina,
se encuentran: la alta inflación, los elevados impuestos, el escaso acceso al
financiamiento, la corrupción, ineficiencia de la burocracia estatal,
inestabilidad política, regulaciones laborales restrictivas, infraestructura
inadecuada, restricción a divisas extranjeras y falta de mano de obra
calificada.

Estudio de casos: los cinco sectores más competitivos de la economía


argentina.

El buen desempeño de estos sectores se explica por factores de carácter


sectorial, relativos al capital o al trabajo, al acceso a los insumos/materias
primas o a la estructura particular de la industria. En cambio, los aspectos
sistémicos: como el ambiente macroeconómico, el marco regulatorio e
institucional, la estructura de base y aquellos relativos a la innovación, no
contribuyen positivamente.
-El sector Alimentos se destaca como el más competitivo del país, producto
del amplio mercado interno y una gran inserción internacional de sus
productos. Argentina tiene un elevado nivel internacional en este rubro,
ubicándose como el tercer abastecedor de alimentos del mundo. En este
caso, las más importantes sub-industrias (como la molienda o los lácteos)
se localizan en las cercanías de los centros de producción primaria, lo que
permite minimizar los costos de la materia prima, en especial los logísticos.
Sin embargo, uno de los grandes desafíos de Argentina en materia de
alimentos es incrementar las exportaciones de productos procesados.

El Estado por un lado, deberá trabajar para disminuir debilidades en


materia de competitividad sistémica, centrando su atención en la reducción
de costos de transporte y en la presión impositiva. Además será clave la
apertura de nuevos mercados de exportación y la consolidación de los
actuales destinos, profundizando la inserción exportadora en países del
Mercosur.
Por otro lado, el sector privado tiene el desafío de mejorar los niveles de
productividad y eficiencia, a través de la modernización tecnológica de los
procesos productivos.

-El sector de Bebidas también marca un buen desempeño relativo,


explicado por sus altos niveles de innovación, una estructura de base
adecuada y buenos indicadores en materia laboral, a partir de bajos niveles
de informalidad y costos laborales unitarios relativamente competitivos.
En los últimos años la industria de Alimentos y Bebidas ha experimentado
una dinámica positiva constante. Entre 2002 y 2011 el sector creció 91%,
con un Valor Agregado Bruto que pasó de $ 9.797 millones a $ 18.689
millones.
En particular se destaca el sector de “Soda, aguas, jugos de frutas
envasados y otras bebidas no alcohólicas” con un crecimiento del valor
agregado de 370%.
En ese período, el empleo registrado el empleo registrado en la Industria de
Alimentos y Bebidas se incrementó 49%, pasando de 242 mil trabajadores
en 2002 a 361 mil a fines de 2011.7
-En tercer lugar se encuentra el sector de Insumos metálicos básicos, donde
se destaca la presencia de importantes empresas extranjeras, ejemplo
Tenaris. Esto permite que Argentina se consolide como uno de los
principales exportadores de productos siderúrgicos, destacándose
particularmente en el segmento de tubos sin costura.
-El sector Farmacéutico se ubica en la cuarta posición del ranking, su buen
posicionamiento relativo se debe a su estructura de base y variables
sectoriales referidas a trabajo y capital.
-El quinto sector más competitivo es el de Productos de Petróleo. Su buen
desempeño se asocia a la ventaja competitiva existente en materia de
recursos naturales, pero también intervienen factores sistémicos, como una
buena estructura de base, y niveles relativamente elevados de innovación.

En contraste, los sectores con baja competitividad necesitan contar con la


protección de la política comercial para su supervivencia, estas ramas se
enfrentan al desafío de lograr mayor competitividad o reconvertirse hacia
otras actividades.
Los rubros Calzado e Indumentaria resultan los menos competitivos, por
las deficiencias en materia de informalidad, productividad y posee bajos
indicadores de capacitación de personal, inversiones, acceso a
financiamiento.
El sector Maderero también marca un pobre desempeño ya que carece de
grandes inversiones en los últimos años, y como consecuencia no ha
podido desarrollar sus capacidades productivas a pesar de la disponibilidad
de materias primas. Además, presenta elevados niveles de informalidad,
baja productividad e intensa utilización de una estructura vial y logística
deficitaria.

7Dirección de Promoción de Calidad de Productos Agrícolas y Forestales Secretaría de Agricultura,


Ganadería y pesca (2011)
http://www.alimentosargentinos.gob.ar/contenido/revista/ediciones/55/articulos/R55_06_indica
dores.pdf
La industria Autopartista también se encuentra entre las menos
competitivas por muchos factores.
Los más importantes son: altos costos laborales y logísticos, una escala
ineficiente que incrementa la incidencia de los costos fijos y precios de
insumos por encima de los internacionales. A nivel sistémico impactan la
falta de acceso al financiamiento y una estructura impositiva que aplica
impuestos en cascada (ingresos brutos), encareciendo el costo de la
producción local versus el de los componentes importados.

¿Qué nos depara el futuro?


La globalización es un tema cada vez polémico, están aquellos quienes se
oponen radicalmente a esta porque la culpan de aumentar los niveles de
desigualdad y movilizar la producción de país en país según cual sea más
conveniente (más económico); y quienes la apoyan, enfatizando el papel
que ha jugado al sacar a millones de personas de la pobreza.
Actualmente vemos que la apertura de los países cuando se trata de
intercambiar bienes y servicios entre sí ha decrecido continuamente en los
últimos 10 años. Su inicio coincide con la mayor crisis de comercio de
mercancías mundial que se registró entre el otoño de 2008 y la primavera
de 2009, los intercambios se derrumbaron en un 20 por ciento en volumen.
A partir de mediados de 2009, se produjo un crecimiento del comercio
internacional de mercancías, pero luego se redujo de nuevo en el transcurso
de 2010.
Esta crisis parece haber dejado un marcado impacto en el dinamismo del
comercio mundial, manteniendo el volumen de este muy por debajo de su
trayectoria de crecimiento anterior a la crisis.
Considero que vivimos en una etapa difícil y tenemos por delante un futuro
aún más desafiante por:
-La creciente desigualdad de ingreso (se amplía la brecha entre quienes más
ganan y los que tienen inferiores ingresos, producto de la demanda de
mayor calificación).
-Las tensas relaciones sociales y políticas.
-Surgimiento de un general sentimiento de incertidumbre sobre el futuro, el
cual abarca a toda la población desde los más jóvenes hasta los más
adultos.
La “Cuarta Revolución Industrial” está llegando y trae tanto oportunidades
sin precedentes a una velocidad abismal, pero para poder aprovecharlas es
necesario contar con los recursos tecnológicos adecuados y mano de obra
calificada.
Esta revolución tecnológica modificará la forma en que vivimos,
trabajamos, y nos relacionamos. La respuesta a la misma debe ser integrada
abarcando todos los actores de la sociedad.
De acuerdo con el Foro Económico Mundial de Davos en los próximos
cinco años se perderían 5 millones de puestos de trabajo, solamente en los
15 países más industrializados, por la automatización y las nuevas
tecnologías de inteligencia artificial, robótica, nanotecnología e impresión
3D. Y como consecuencia se crearan 2 millones de puestos de trabajo en
las áreas de computación, ingeniería, arquitectura y matemáticas.
Actualmente, estamos enfrentando una transformación de la organización
de la actividad económica y del trabajo.
Los países no desarrollados (los cuales mantienen sus economías sobre la
base del trabajo barato de baja calificación, sobre todo de Asia y América
Latina) van a estar entre los más perjudicados, porqué perderá importancia
su ventaja comparativa del bajo costo del trabajo.
Otros perjudicados son los países que mantienen sistemas de enseñanza de
baja calidad, incapaces de estimular la creatividad y el disenso creativo
entre niños y jóvenes.
Con esto quiero decir que no todos tendrán igual acceso a las maravillas de
las ciencias y la tecnología. La regla que ha coexistido en nuestra economía
capitalista es la de la concentración de la riqueza, el control de la
información, del saber y como consecuencia del poder.