Está en la página 1de 4

TRABAJO

EFECTOS DEL CESE DE LA CONSOLIDACIÓN


ART.1301
Si la consolidación cesa, se restablece la separación de las calidades de acreedor y deudor reunidas en
la misma persona. En tal caso, la obligación extinguida renace con todos sus accesorios, sin perjuicio
del derecho de terceros.
La consolidación tiene lugar cuando confluyen en una persona las calidades de acreedor y deudor de
una misma obligación; tal como sucede por ejemplo en el caso de un usufructo en el que las calidades
de nudo propietario y usufructuario se reúnen posteriormente en este último por haber adquirido la
propiedad.

Noción
Artículo 1302º.- Por la transacción las partes, haciéndose concesiones recíprocas, deciden sobre algún
asunto dudoso o litigioso, evitando el pleito que podría promoverse o finalizando el que está iniciado.
Con las concesiones recíprocas, también se pueden crear, regular, modificar o extinguir relaciones
diversas de aquellas que han constituido objeto de controversia entre las partes. La transacción tiene
valor de cosa juzgada.

Señala que la transacción consiste en un acuerdo mediante el cual las partes, haciéndose concesiones
recíprocas sobre algún asunto dudoso o litigioso, lo resuelven haciendo innecesaria la intervención
judicial que podría promoverse o finalizando la ya iniciada.

Contenido de la transacción
Artículo 1303º.- La transacción debe contener la renuncia de las partes a cualquier acción que tenga
una contra otra sobre el objeto de dicha transacción.

Señala que toda transacción debe reafirmar el acuerdo bilateral entre partes cuando uno de ellos debe
renunciar al objeto de dicha transacción. Ello va a permitir asegurar la buena fe en toda relación bilateral
referida a una transacción.

Formalidad de la transacción
Artículo 1304º.- La transacción debe hacerse por escrito, bajo sanción de nulidad, o por petición al
juez que conoce el litigio.

Este artículo señala que la transacción celebrada por escrito es válida, en caso exista un proceso judicial
en trámite, ante lo cual resultará necesario, para efectos procesales, que las firmas de los intervinientes
se encuentren debidamente legalizadas, o en todo caso que la transacción esté contenida en una
escritura pública para que tenga plenos efectos procesales, esto es que el juez pueda homologarla y
declarar concluido el proceso judicial.
Derechos transigibles
Artículo 1305º.- Sólo los derechos patrimoniales pueden ser objeto de transacción.

La transacción tiene un contenido esencialmente económico, y por ende obligacional, por lo que forma
parte del Derecho Civil Patrimonial. Doctrinariamente, este tipo de derecho es susceptible de valorarse
en dinero (directa o indirectamente), permitiendo el comercio jurídico, la enajenabilidad, la renuncia y
modificación por voluntad de su titular.

Transacción de responsabilidad civil


Artículo 1306º.- Se puede transigir sobre la responsabilidad civil que provenga de delito.

Es la consecuencia civil del delito la que puede ser objeto de transacción. En este caso la acción depende
del interés particular, es decir, la civil sobre indemnización de daños, puede ser objeto de transacción,
porque sobre ella cabe admitir toda clase de acuerdos. Sobre lo que no es lícito transigir es sobre la
misma materia del delito, salvo, sin embargo, en aquellos que son de acusación meramente privada.

Transacción del ausente o incapaz


Artículo 1307º.- Los representantes de ausentes o incapaces pueden transigir con aprobación del juez,
quien para este efecto oirá al Ministerio Público y al consejo de familia cuando lo haya y lo estime
conveniente.

Este artículo regula un caso especial de transacción, que es aquella en la que por lo menos una de las
partes está ausente o es incapaz, pudiendo presentarse también el caso de que ambas partes estén en
alguna de las condiciones antes indicadas. En cualquiera de estos supuestos, la norma de este artículo
dispone que la transacción se llevará a cabo a través de los representantes (legales) de los ausentes o
incapaces pero con aprobación del juez, y con opinión del Ministerio Público y del consejo de familia, si
lo hay, y si el juez lo estima conveniente.

Transacción de obligación nula o anulable


Artículo 1308º.- Si la obligación dudosa o litigiosa fuera nula, la transacción adolecerá de nulidad. Si
fuera anulable y las partes, conociendo el vicio, la celebran, tiene validez la transacción.

Es erróneo aplicar la sanción de nulidad a un efecto del contrato. La nulidad es por excelencia una
sanción de ineficacia estructural que se aplica al contrato en el momento de su celebración y por un
defecto intrínseco. Pensamos que el legislador confundió las categorías de contrato y de obligación, y
por ello yuxtapuso la invalidez con la ineficacia en sentido estricto.
Transacción sobre nulidad o anulabilidad de obligación sujeta a litigio
Artículo 1309º.- Si la cuestión dudosa o litigiosa versara sobre la nulidad o anulabilidad de la
obligación, y las partes así lo manifestaran expresamente, la transacción será válida.

No es anulable la transacción cuando la transacción se refiere a un título nulo y la parte conocía la causa
de su nulidad. La transacción no es anulable cuando posteriormente una de las partes conoce de
documentos que le eran desconocidos al tiempo de la transacción y no hubo ocultamiento de los
mismos. Asimismo, la transacción no es anulable cuando la cuestión litigiosa está referida a una litis de
la cual hay una decisión judicial con calidad de cosa juzgada y las partes o una de ellas tenían
conocimiento de tal decisión.

Indivisibilidad de la transacción
Artículo 1310º.- La transacción es indivisible y si alguna de sus estipulaciones fuese nula o se anulase,
queda sin efecto, salvo pacto en contrario. En tal caso, se restablecen las garantías otorgadas por las
partes, pero no las prestadas por terceros.

Una de las características legales más relevantes de la transacción es su indivisibilidad, por lo cual la
nulidad de una de sus cláusulas produce la nulidad de todo el contrato (o convenio, para los que no
admitan la naturaleza contractual de la transacción). O sea, aunque la transacción contenga
disposiciones separables e independientes, basta que una sola de ellas sea nula, para que la transacción
quede invalidada en su totalidad.

La suerte como medio de transacción


Artículo 1311º.- Cuando las partes se sirven de la suerte para dirimir cuestiones, ello produce los
efectos de la transacción y le son aplicables las reglas de este título.

Según este artículo, una cuestión (dudosa o litigiosa, se entiende) puede resolverse mediante la suerte
(siempre que verse sobre derechos disponibles, claro está). Las partes podrían, por ejemplo, someter el
conflicto al lanzamiento de una moneda, a un juego de cartas o a cualquier otro medio azaroso para
poner fin al cuestionamiento. Y este mecanismo produce los efectos de una transacción, lo que le
atribuye una característica principalísima: la cosa juzgada.

Ejecución de la transacción judicial y extrajudicial


Artículo 1312º.- La transacción judicial se ejecuta de la misma manera que la sentencia y la
extrajudicial, en la vía ejecutiva.

Este artículo se ocupa de regular la ejecución de la transacción, distinguiendo, por un lado, la manera
de ejecutar la transacción judicial y, por otro lado, la forma cómo ejecutar la transacción extrajudicial.
Si bien la transacción, conforme al Código Civil peruano, constituye un modo extintivo de obligaciones,
es claro que al resolverse el asunto dudoso o litigioso de determinada manera, eventualmente surgen
entre las partes o a cargo de alguna de ellas, nuevas prestaciones que deberán ser ejecutas para zanjar
en forma definitiva el conflicto de intereses.
Noción del mutuo disenso
Artículo 1313º.- Por el mutuo disenso las partes que han celebrado un acto jurídico acuerdan dejarlo
sin efecto. Si perjudica el derecho de tercero se tiene por no efectuado.

El negocio jurídico es aquel "acto vinculante de privada reglamentación de intereses que asume positiva
'relevancia' para el ordenamiento estatal cuando los valores, del cual es portador, son compatibles con
los valores expresados por el ordenamiento. Un tipo de negocio jurídico es el contrato, el mismo que
para efectos operativos como "la adhesión a una manifestación de voluntad destinada a crear, regular,
modificar, transferir o extinguir una situación jurídica subjetiva y una relación jurídica de caracteres
patrimoniales, que pueden incluir obligaciones y otros efectos, incluso a cargo de una sola de las partes.