Está en la página 1de 80

Manual de

Bautismo
¡Usted aceptó a Jesús!
Ahora usted está en un camino donde
el Señor Jesús será su compañero y
amigo por todos los días. Usted
necesita conocer las Verdades de
Dios y este manual le ayudará a
conocerlos. Busque un lugar de
preparación para el bautismo en su iglesia
y lleve este manual para estudiarlos.
¡Dios te bendiga!

ManualdeBatismoB.indd 1 12/11/2014 15:36:04


Manual de
Bautismo
Índice
El Bautismo ............................................................................03
Dios.........................................................................................11
La Biblia .................................................................................14
La Caída del Hombre ...........................................................17
La Iglesia ................................................................................20
La Santa Cena ........................................................................23
Ser Miembro ..........................................................................25
Los Deberes del Miembro en la Iglesia ..............................28
El Pecado................................................................................33
Deberes del Esposo Cristiano .............................................35
Deberes de la Esposa Cristiana ...........................................40
Deberes de los Padres ..........................................................45
Deberes de los Hijos .............................................................48
Presentación de Niños..........................................................52
La Oración .............................................................................54
El Ayuno.................................................................................61
Convivencia con los Familiares ..........................................64
Convivencia con los Amigos...............................................68
La Santificación ....................................................................70
La Televisión .........................................................................76

Manual de Bautismo
Publicación Oficial de la IPDA
Iglesia Pentecostal Dios Es Amor
Av. Do Estado, 4.568
Baixada do Glicério, São Paulo— SP

ManualdeBatismoB.indd 2 12/11/2014 15:36:13


El Bautismo

¿Qué es el Bautismo?
El Bautismo es una práctica cristiana, mediante la cual
expresamos públicamente, de manera voluntaria, nuestra fe en
Jesucristo y nuestra decisión de vivir, conforme a las enseñanzas de
Él. Cuando nos bautizamos, confirmamos que estamos de acuerdo,
creemos y viveremos todo lo que aprendemos de la Palabra de Dios.
El Bautismo en las aguas es un acontecimiento
suma
de mucha
importância
importancia en la
na vida devida
tododeo todo
crentecreyente
en Cristo Jesús. A través del bautismo
testificamos (1) que somos salvos, y que
no vivimos más para el mundo, sino para
agradar a Dios. Además de esto, el bautismo
es el revestimiento de Cristo, como está escrito
en Gálatas 3.27, que dice: “Porque todos
los que habéis sido bautizados en Cristo, de
Cristo estáis revestidos”. Somos denominados

1 Testificar: Afirmar, dar testimonio; comprobar.

ManualdeBatismoB.indd 3 12/11/2014 15:36:16


4 • Manual de Bautismo IPDA

hijos de Dios cuando creemos y aceptamos a Cristo,


por lo
portanto
tanto nuestra
nossa féfenos
noslevou
llevó aa obedecer los
obedecer aos
mandamientos del Señor, a través del bautismo.
Además el bautismo representa que estamos
muertos para el pecado (Romanos 6.11)—
momento en que entramos en las aguas—
y levantados para una nueva vida, limpia
y santa (Colosenses 2.12)— momento en que
salimos de la aguas.
• El Acto del Bautismo
Es cuando el nuevo creyente es inmerso (2) en
las aguas corrientes y es bautizado en el Nombre del Padre, del
Hijo y del Espíritu Santo, para ser parte de la Iglesia: ‘el Cuerpo de
Cristo’.
¿Por qué debemos ser bautizados?
a. Para mostrar obediencia a una orden
del propio Jesús
Lea en Mateo 28.19. El Bautismo no salva a nadie, pero es el deber
de todo creyente bautizarse, conforme a la orden dada por Jesús. El
Señor Jesús, para cumplir la justicia de Dios, fue bautizado, siendo
obediente a su Padre y nos dejó este lindo ejemplo (Mateo 3. 3-17).
b. Para que seamos miembros de la iglesia
El deber del bautismo se realiza antes de ser miembros de la
iglesia y es un requisito para todos nosotros, que queremos
unirnos a la iglesia. Una prueba de ello, encontramos en el Libro
de Hechos 2.41 y 42. Recuerde que para poder participar de las
actividades de la iglesia, usted necesita ser bautizado en las aguas.
Lo que el bautismo no hace
El bautismo no salva, sin embargo muestra que, una vez que
somos salvos y conocemos a Dios, desearemos, en nuestros
corazones, obedecer toda la Palabra de Dios, la cual incluye el
Bautismo en las aguas, como ordenanza de Jesús. Podemos decir
que el bautismo no salva,

2 Inmerso (inmersión): Sumerjido; sumergir.

ManualdeBatismoB.indd 4 12/11/2014 15:36:18


Manual de Bautismo IPDA • 5

pero hace parte de la salvación. El bautismo no nos hace


transformados, osea, regenerados. El Bautismo viene despúes de
nuestra transformación y no antes, y tampoco durante la
experiencia de nuestra conversión a Jesús.
Y si una persona muere sin ser bautizada,
¿ella será salva?
Pensemos ahora, en alguien que ha aceptado a Jesús como su
Salvador, viviendo sinceramente en comunión, esperando el próximo
bautismo, y, de repente, ¡esta persona muere! Pregunta: Y, ahora,
murio sin el bautismo, ¿será que fue salva? Respuesta: Si la
persona, siendo creyente en Jesús, no tuvo la oportunidad de ser
bautizada, será salva por la misericordia de Dios, porque ella
esperaba ese momento, para demostrar su plena obediencia al
Señor. Un ejemplo de ello es el caso del malhechor, que estaba
al lado de Jesús, en la cruz. El, aunque no tuvo la oportunidad
del bautismo, creyó, confesó sus pecados a Jesús y recibió la
promesa del propio Jesús: “Hoy estarás conmigo en el
Paraíso” (Lucas 23.43).
¿ElNão!
niñoAs puede
crianças ser
aindabautizado?
não podem fazer
¡No! Los niños aún no pueden hacer el
uso completo de la razón y no están en
condiciones de cumplir estos dos requisitos:
el de creer en Jesús y el de arrepentirse de
sus pecados. Ellos aún no ejercen la fe,
porque no tienen la madurez (3) para creer y
no necesitan ser bautizados. Jesús afirmó que
de los tales es el reino de los cielos. Algunos afirman que los
niños necesitan ser bautizados por causa del “pecado original”. Si
fuese así, la muerte de Cristo sería en vano. Entonces ¿el pecado
de Adán estaría sobre nosotros? ¡No! La Biblia afirma en
Ezequiel 18.4-20 que cada uno es responsable por su propio
pecado. En la Biblia nos habla acerca de presentar a los niños.
Jesús, cuando era niño, no fue bautizado, sino, presentado a Dios
(Lucas 2.25-33). Hablaremos de este tema en los próximos capítulos.

3 Madurez: Persona madura, que ha madurado. Prudencia.

ManualdeBatismoB.indd 5 12/11/2014 15:36:20


6 • Manual de Bautismo IPDA

¿Qué se necesita para ser bautizado?


(Marcos 16.16)
a. Creer en Jesús como su Señor y Salvador
La Biblia dice: el que creyere y fuere bautizado, será salvo... Pero
¿qué significa creer? No es simplemente creer que Jesús existe o
saber que Él murió en la cruz, o que es el Único Señor y Salvador.
¡Creer en Jesús es mucho más que esto! Significa que Él es el
Único que nos puede salvar y que nos garantiza la vida eterna. Es
tener una comunión íntima con Él y que, a partir de ahora, no
queremos vivir la vida que vivíamos antes, sino que, queremos
vivir una vida que le agrade a Él. Significa que vamos a obedecer
su Palabra (“creer” y “no obedecer” son desiguales(4)). Este
cambio verdadero es llamado conversión.
b. Estar arrepentido de sus pecados (Hechos 2.37-38)
La Biblia dice en II de Corintios 7.10: “La tristeza que
esDeus,
segúnopera produce arrepentimiento
Diosarrependimento para sal-
para a salvação, da
vación, de que no hay que arrepentirse; pero la
tristeza del mundo produce muerte”.
El arrepentimiento, según Dios, es el sentimiento
de cambiar nuestro punto de vista y nuestros
sentimientos en relación al pecado, y permita-
mos un cambio en la mente, produciendo una
reforma en nuestro comportamiento. El arrepen-
timiento es un sentimiento que el Espíritu Santo colo-
ca en nosotros (II Co 7.10). Arrepentimiento es la decisión de no
pecar nuevamente. Es un cambio en la mente, es llorar con
sinceridad delante de Dios pidiendo perdón. Entonces, en este
momento, el Espíritu Santo de Dios obre en nosotros,
haciéndonos ver el mal que causamos a Dios y a nuestra alma (Hch
8.22).
• ¿Cómo podemos saber que estamos
verdaderamente arrepentidos?
Por el cambio en nosotros. Las cosas viejas fueron dejados,
todo se hizo nuevo. Todo lo que hacíamos, no haremos más,
porque ahora
4 Desigualdad: Incompatibles en ideas,
actitudes, opiniones, etc. Desacuerdo.

ManualdeBatismoB.indd 6 12/11/2014 15:36:22


Manual de Bautismo IPDA • 7

conocemos la Verdad. Fuimos transformados en nuevas


criaturas, nuestras actitudes ahora serán diferentes, en todas las
áreas de nuestra vida (II Co 5.17). Cuando nos arrepentimos de
verdad y cambiamos nuestras opiniones, no queremos más cometer
nuevamente los mismos errores, no deseamos continuar amando
el pecado. ¡No practicamos más el pecado! No por miedo o porque
seremos castigados, ¡sino porque la odiamos!
Arrepentimiento es diferente de remordimiento(5). El
remordimiento trae una tristeza profunda, pero la persona puede
volver a practicar los mismos errores. El Espíritu Santo no actúa
en el remordimiento. Una persona puede tener remordimiento,
pero no podrá tomar ninguna actitud con relación a ese
sentimiento. El arrepentimiento sincero, hace que la persona
tome una actitud para corregir y abandonar el error.
c. Estar liberado
• ¿Liberado de qué?
Cuando llegamos a Jesús, haciendo la oración de confesión,
aceptándolo como nuestro Señor y Salvador, tenemos muchas
cosas de las cuales debemos ser liberados.
Muchas personas, cuando vienen a Jesús, tienen vicios de fumar
y beber; practican la mentira, la prostitución y todo tipo de pecado.
Viven una vida errónea y llena de pecados que, para ellos,
parecen cosas comunes y naturales, pero que desagradan a Dios.
Para ser bautizados, tenemos que dejar de practicar estas cosas y
estar transformados, osea, ¡regenerados! Muchas veces, esto no es
fácil, aunque, ahora, tenemos al Espíritu Santo, que nos ayudará
en todo, guiándonos y enseñando todas las cosas (Juan 14.26).
Ahora ya conocemos lo que agrada o no a Dios, y la Verdad, que
es Jesús, nos libertará de estas cosas que nos esclavizan (Juan 8.32;
Romanos 12.1-2 y 6.18-22). Solos, no venceremos estas cosas, pero,
para esto, tenemos la ayuda del Espíritu Santo, que ahora está
viviendo en nosotros y que nos dará las fuerzas necesarias para
vencer. ¡Ore siempre para que esto  en usted!
Hay muchas cosas que necesitamos abandonar para alcanzar
nuestra morada en los cielos (I Corintios 6.9,10 y 11).
5 Remordimiento: Sentimiento de culpa y angustia
de algo que hizo; arrepentimiento.

ManualdeBatismoB.indd 7 12/11/2014 15:36:23


8 • Manual de Bautismo IPDA

¿Qué es la regeneración?
Es la transformación que tenemos cuando comenzamos a vivir la
vida con Jesús y esta transformación es realizado por el Espíritu Santo.
Nuestra vida, que era llena de pecados, vicios y transgresiones, es
lavada por la Palabra de Dios. Y, así, somos perdonados y purificados
por la sangre de Jesús, luego pasamos a vivir una vida diferente de la
que vivíamos antes, teniendo ahora nuestra vida consagrada a Dios y
guiada por Él. La regeneración nos capacitará para vencer las presiones y
las tentaciones del mundo que, de alguna otra forma, nos impedirían
obedecer los mandamientos de Dios; por tanto, no será difícil
obedecer los mandamientos de Dios, por el contrario. Para que
descendamos a las aguas del bautismo, debemos estar conscientes de
que ya no fumamos, ni bebemos; no practicamos la mentira, el
adulterio, la prostitución; no hablamos más cosas inmorales y otras
cosas más, que la Bíblia nos aconseja a no practicarlos. ¿Será que usted
puede decir que ya está liberado (a) y apto (a) para ser bautizado (a)?
El significado del Bautismo por la inmersión(6)
La Biblia nos da el significado:
a. Simboliza muerte, abandono del
pecado y nueva vida con Jesús
Osea, aquella vida errónea (7), que vivíamos lejos de Dios, fue
sepultada. Ella no debe existir más (Romanos 6.1-4). Esto significa
que nosotros, ahora y después del bautismo, resucitamos para una
nueva vida con Jesús (Romanos 6.5, 8, 9 y Colosenses 2.12).
b. El Bautismo también es una confesión(8):
• Confesión de pecados (Mateo 3.6),
• Confesión de fe en la Palabra de Dios (Hechos 2.41),
• Confesión de unión con Cristo (Gálatas 3.27),
• Confesión de buena conciencia (I Pedro 3.21),
• Confesión de lealtad a Cristo (Mateo 28.20).

6 Inmerso (inmersión): Sumergido; sumergir.


7 Errónea: Errado, error, incorrecto.
8 Confesión: Confesar, admitir, reconocer
(un secreto, error, etc).

ManualdeBatismoB.indd 8 12/11/2014 15:36:25


Manual de Bautismo IPDA • 9

Los requisitos(9) para el bautismo

a. Ser enseñado
El Novo
O NuevoTestamento
Testamento nos
nos muestra,
mostra, según ala
segundo
comisión (10) dada por Jesús (Mateo 28.18,
19 y 20), que antes del bautismo, tene-
mos la necesidad de ser enseñados pri-
mero. En otras palabras, antes del bau-
tismo, debemos ser discipulados(11).
Entonces, esto significa que solamente los
discípulos deben ser bautizados. ¡Usted ahora
es un discípulo de Jesús!
b. Tener fe
El libro de Marcos muestra la necesidad de tener fe para ser
bautizados (Marcos 16.15 y 16).
c. Estar arrepentido
El Libro de Lucas muestra el arrepentimiento y la remisión (12)
de pecados, como requisitos que deben ser antes del bautismo.
Ninguna ceremonia equivocada (13), realizada en nuestra infancia por
nuestros padres, puede ser una excus a para que no obedezcamos;
tampoco debe ser despreciada, solo porque en sí no salva. Pero
sabemos que muchas cosas, que no son esenciales para la
regeneración, son esenciales para la obediencia y el cultivo de la vida
cristiana, de hecho, ¡el bautismo es una de ellas!
¿Y si yo peco después del bautismo?
La Biblia responde de varias formas (I Juan 2.1, I Corintios
6.11 y I Juan 1.7-9).

9 Requisito: Condición necesaria para alcanzar un determinado fin.


10 Comisión: Misión, tarea.
11 Discipulado: Estado o condición de
discípulo; enseñanza; aprendizaje.
12 Remisión: Alcanzar el perdón.
13 Equivocada: Confundió una cosa con otra; engañada.

ManualdeBatismoB.indd 9 12/11/2014 15:36:27


10 • Manual de Bautismo IPDA

En estos pasajes bíblicos, leemos que Jesús nos perdona, si nos


arrepentimos de corazón del error que hemos hecho.
La Biblia dice en I Juan 2.1 ¡que no pequéis! y esto es un manda-
miento. Sin embargo, Él todavía afirma que si alguno hubiere
pecado, o si llegáramos a errar, tenemos junto a Dios un abogado,
¡Jesucristo, a quien podemos contar con su misericordia y que puede
perdonarnos!
En el libro de Hebreos 10.25-26, la Biblia nos aconseja a estar
juntos y exhortándonos uns a os otros, hasta el Día de la Venida de
Jesús. Si algún día se siente débil, desanimado o propenso (14) al
pecado, busque ayuda en los hermanos de la iglesia y de su pastor.
¡Nunca permita que el pecado le vuelva a dominar a usted!
¡Aquí te dejamos una palabra del propio Dios para usted!
“Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el
poder de su fuerza” (Efesios 6.10).

14 Propenso: Dispuesto a hacer algo. Favorable.

ManualdeBatismoB.indd 10 12/11/2014 15:36:29


Dios

¿Quién es Dios? Al abrir la Biblia, en el libro de Génesis, en


el primer capítulo, leemos las primeras palabras que dice así:
“En el principio creó Dios los cielos y la
tierra” (Génesis 1.1)
A través de este versículo, tene-
mos la declaración de dos cosas:
Que Dios existe y que Él es el
Creador de todos los seres vivientes
y de todo cuanto existe.

ManualdeBatismoB.indd 11 12/11/2014 15:36:31


12 • Manual de Bautismo IPDA

Dios y sus Cualidades


Los atributos de Dios
Todas las cualidades de Dios nos muestra cuán (1) grandes son:
su Poder, su Grandeza, su Gloria y su Majestad. Lea los versículos
de abajo:
• El es Omnisciente, sabe todas las cosas (Salmos 139.1-6),
• Dios es Espíritu (Juan 4.24),
• Tiene existencia propia (Juan 5.26),
• El es Santo (I Pedro 1.16),
• Dios es Amor (I Juan 4. 8-10),
• Dios es Inmutable (2) (Salmos 102.27),
• Dios es Justo (Salmos 145. 17),
• El es eterno y siempre existió (Génesis 21.33),
• Omnipresente: está en todos los lugares (Salmos 139. 7-11),
• El es Omnipotente (Génesis 17.1),
• Dios es Fiel (I Corintios 1.9).
Dios existe y tenemos la capacidad para conocerlo, por su
revelación escrita, la Santa Biblia, por los milagros que El hace,
por las muchas otras cosas que El realiza. No podemos dar excusas
de no reconocer a Dios, porque la propia naturaleza, que es la
creación de El, es testigo que El existe (Romanos 1.19-22).
La Trinidad de Dios
Las tres personas que componen a Dios, el Padre, el Hijo y el
Espíritu Santo, son llamados Trinidad. La palabra “Trinidad” no
aparece en la Biblia. Los estudiosos la crearon para describir los
tres seres que constituyen a Dios. Dios es un Ser Trino (3), siendo
el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo – no son tres “dioses”, pero,
sí, tres personas diferentes en uno solo, el único Dios (Mateo
28.19; I Corintios 16.23-24; II Corintios 13.13).

1 Cuán: Expresa intensidad; cuanto, como.


2 Inmutable: Que no cambia; que es permanente.
3 Trino: Compuesto por tres; triple.

ManualdeBatismoB.indd 12 12/11/2014 15:36:32


Manual de Bautismo IPDA • 13

Dios Padre
La Biblia presenta a Dios, el Padre, como el Creador, el que da la
vida y el Dios de todo el universo (Juan 5.26; 1 Corintios 8.6; Efesios
3.14-15).
Dios Hijo
Jesús, El Hijo, es Dios. Jesús vino al mundo representando el
ser exacto de Dios y de su naturaleza, y de aquel que sería el
Salvador de la humanidad, a través de su muerte (Filipenses 2.5-6;
Colosenses 1.14-16; Hebreos 1.1-3).
Dios Espíritu Santo
El Espíritu Santo es el Dios que santifica, actuando en las
personas. El Espíritu Santo nos enseña, nos influye, nos transforma,
nos consuela y nos guía (Juan 14.26; 15.26; Gálatas 4.6; Efesios
2.18).Todos tenemos la necesidad de tener al Espíritu Santo,
porque El es el quien va a controlar nuestra vida, quien nos va a
enseñar todas las cosas, para que podamos ser ¡obedientes a la
Palabra de Dios! ¡Sin El, no podemos vencer y, tampoco, no
seremos nada! Cuando aceptamos a Jesús, el Espíritu Santo viene a
morar dentro de nosotros!

ManualdeBatismoB.indd 13 12/11/2014 15:36:33


La Biblia

¿Qué es la Biblia?
La Biblia no es simplemente un libro o un conjunto de libros de
historias o de moral, como cualquier otro. La Biblia es la Palabra
de Dios para nosotros, es la regla para nuestra fe y el manual para
nuestra vida. Ella nos enseña como vivir aqui en la tierra y como
alcanzar nuestra salvación y, consiguientemente (1), la vida eterna.
La Biblia es el tesoro más valioso que el creyente puede tener
en sus manos. Ni el más sabio, con todo su conocimiento, ni el
más rico, con toda su riqueza, poseen la mayor riqueza que aquel
que tiene en sus manos las Verdades de Dios, que son fuentes de
toda gracia y de todo el manantial (2) inagotable (3) de Vida Eterna
(Salmos 12.6 y Juan 8.51).

1 Consiguientemente: Por consecuencia, por consiguiente.


2 Manantial: Lugar donde nace agua; fuente.
3 Inagotable: Que no se agota, que no
tiene fin; infinito; abundante.

ManualdeBatismoB.indd 14 12/11/2014 15:36:36


Manual de Bautismo IPDA • 15

Utilidad de la Biblia
Jesús usó la Biblia constantemente y se sirvió de ella para
contraatacar los ataques del Diablo (Mateo 4.7 y 10). Jesús se
basó en las enseñanzas de la Biblia y la mencionó varias veces
(Mateo 5.21, 33, 38 y 48). Jesús recomendó a sus seguidores,
llamando la atención de ellos para mostrar en cuanto a su Palabra
es VIVA y en cuanto a la necesidad de conocerlas, para ser ¡sabios
e instruídos para toda buena obra! (II Timoteo 3.15 y 17). Este
ejemplo de Jesús nos sirve para comprender mejor la utilidad de la
Biblia. Recordando que, en aquel tiempo, aún no existía el Nuevo
Testamento.
Todos los días, tenemos que examinar la Biblia y meditar en
ella, porque cada día, vamos conociendo a Dios. Ella nos servirá
para luchar la batalla de la fe, porque tendremos batallas
espirituales contra Satanás, pero ara eso la Palabra de Dios, que
es la Espada del Espíritu (Efesios 6.17), siem-
pre nos dará la victoria. La Biblia nos hará
sabios para vivir esa vida plenamente, y
disfrutar de la salvación (Juan 17.17 y II
Timoteo 3.15, 16 e 17). De ella sale la ma-
yor
neces ria sabid a para te ua
vida reta  santificada a Di
aora,  Biblia será su compañera por todos
los días y en los momentos de su vida. ¡No deje de llevarla y
estudiarla! ¡No pase un día siquiera, sin meditar en la Palabra de
Dios, porque es su alimento diario!
Cómo sacar el mejor provecho a la Biblia
Antes de empezar a leer la Biblia, debemos dirigirnos a Dios en
oración, pidiendo a El que nos ayude a entenderla. La Biblia fue
inspirada por Dios y es solamente por el Espíritu Santo que
podemos tener su interpretación. Debemos tener reverencia (4) al
Santo Libro y considerar las verdades eternas que ella contiene.
No debemos

4 Reverencia: Actitud de respeto profundo por


algo o alguien. Sentimiento profundamente
respetuoso y temeroso por las cosas sagradas.

ManualdeBatismoB.indd 15 12/11/2014 15:36:38


16 • Manual de Bautismo IPDA

examinar la Biblia con un espíritu altivo(5) para


discutir sus preceptos (6) u ordenanzas,
sino, con la mejor disposición de
someternos a sus mandamientos
(Hechos 9.6). A medida que vamos
leyendo la Biblia, vamos cono-
ciendo el poder y la gloria de
Dios, por lo que hizo en el pasado,
lo que esta haciendo ahora y hará hasta
la eternidad. Nosotros debemos aplicar cada palabra en nuestra
vida. Finalmente, debemos estar convencidos (7) que en la Biblia,
encontramos, invariablemente (8), el ideal para nuestras
necesidades, de nuestros familiares y de nuestro prójimo.
¡Lea la Biblia todos los días, porque ella es alimento para su alma!

5 Altivo: Orgulloso; arrogante; presuntuoso.


6 Precepto: Enseñanza, doctrina, regla.
7 Convencido: Estar seguro, estar bien de algo.
8 Invariablemente: Sin alteración. Que no
varia o no está sujeto a un cambio.

ManualdeBatismoB.indd 16 12/11/2014 15:36:40


La Caida
del Hombre

Origen del hombre


Encontramos el origen de la humanidad, a través del
primer hombre creado por Dios: Adán. En la Palabra de Dios, en
Génesis 1.26, leemos: “Hagamos al hombre a nuestra semejanza.
Formó, Dios al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz
aliento de vida...”
Mucho se habla que el hombre desciende (1) del mono y que
pasó por varias transformaciones, hasta llegar lo que es hoy. Esto
es una invención engañosa y totalmente contraria de lo que dice
Biblia.

1 Descender (desciende): Tiene origen.

ManualdeBatismoB.indd 17 12/11/2014 15:36:41


18 • Manual de Bautismo IPDA

Lea con atención el versículo del libro de Génesis


26.1, que dice: “Creado a la imagen y semejanza
de Dios”.
Esto significa que el hombre no fue creado a
la semejanza de un mono, ¡sino a la de Dios! Y el
hombre fue colocado con completo dominio
sobre los animales y sobre toda la creación.
La caída del hombre
El primer hombre fue creado sin pecado,
perfecto y sin ninguna enfermedad. Pero, infeliz-
mente, Adán, el primer hombre, desobedeció la orden de Dios
comiendo del fruto del conocimiento del bien y del mal. El
Diablo le tentó, usando la serpiente para convencerlo y el comió
del fruto, cometiendo el pecado de la desobediencia contra Dios
(Génesis 3.1- 6). La prueba de que el había pecado fue cuando
Adán reconoció que estaba desnudo y fue envuelto por un
sentimiento de culpa, porque se escondió de Dios (Génesis 3.7 y 8).
Como consecuencia del pecado, Dios pronunció un juicio de
maldición sobre Adán y Eva, expulsándolos del Jardín del Edén,
donde moraban (Génesis 3. 9-20).
La situación actual del hombre
El pecado y la desobediencia entraron en el mundo por causa
de Adán; con esto, entraron otros pecados al mundo (I Juan
2.2), trayendo la muerte y la condenación para todos nosotros.
Por causa del pecado, la humanidad quedó:
• Perdida (Isaías 53.6),
• Expuesta al juicio y a la muerte eterna (Eclesiastés 12.14;
Mateo 12.36-37; Apocalipsis 20.11-15),
• Muerta en el pecado (Efesios 2.1 y Colosenses 2.13),
• Bajo la ira de Dios (Juan 3.36 y Romanos 1.18),
• Destinada al infierno (Apocalipsis 21.8).
La reconciliación del hombre
El hombre había pecado y ya no tenía más comunión con
Dios. Nuestro pecado nos separa de Dios (Colosenses 3.5-6).
Como la humanidad estaba bajo el pecado, el propio Dios,

ManualdeBatismoB.indd 18 12/11/2014 15:36:43


Manual de Bautismo IPDA • 19

viendo la situación, elaboró un plan de reconciliación y de salvación,


para que la humanidad fuese perdonada y salva. Aún el hombre
pecando, Dios no dejó de amarlo.
Dios quería rescatarlo de aquella situación triste en que el se
encontraba (Miqueas 7.18). Dios, entonces, probó su gran amor por
nosotros, enviando del cielo, a su Único Hijo Perfecto y sin pecado,
Jesús, para que pudiéramos, a través de su sangre derramada en la
cruz, ser perdonados y reconciliados con Dios. “Mas Dios
muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún
pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5.8).
Jesús dió su propia vida en rescate por muchos (Marcos 10.45).
Y así nosotros fuimos salvos de la ira de Dios (Romanos
5.9-10). ¡Esto solo puede acontecer, cuando aceptamos a Jesús,
como nuestro Señor y Salvador de nuestras vidas! El Espíritu Santo
actúa en nosotros, haciendo así, nuestra restauración (2) con Dios y la
transformación completa en nosotros. ¡Así que pasamos de
simples criaturas de Dios, a hijos de Dios!
¡Somos especiales para Dios! El nos ama de la manera que
somos, sin distinción de color, de raza o de lengua. Y gracias a
este gran gesto divino y maravilloso, demostrado hacia nosotros,
podemos decir que ¡Dios es la expresión máxima de AMOR (Juan
3.16)!
¿Usted ya pensó si usted es especial, amado y valorizado por
Dios? Aunque haya tenido experiencias tristes, de abandono y de
desamor (3) en su familia, y no se siente amado por nadie, ¡sepa
que Dios le ama y le ama mucho! Confie en esta palabra, porque
es la Biblia quien dice.

2 Restauración: Recuperación, reparo, arreglo.


3 Desamor: Desprecio; falta de amor.

ManualdeBatismoB.indd 19 12/11/2014 15:36:44


La Iglesia

¿Qué es la Iglesia?
La iglesia no es un edificio. La palabra iglesia viene de la
palabra griega “Ekklēsía”, que significa “una asamblea”, o “una
convocatoria”. Así que, el significado primario (1) de “iglesia” no es
de un edificio, sino de un pueblo, el pueblo de Dios, que somos
nosotros. Al leer Romanos 16.5: “Saludad también a la iglesia de
su casa ...”. Vemos al apóstol Pablo refiriéndose a una igles de
su casa, no a la igsia como un ef o, , a un grupo de
creyentes.

1 Primario: Que está primero

ManualdeBatismoB.indd 20 12/11/2014 15:36:46


Manual de Bautismo IPDA • 21

La iglesia es el Cuerpo de Cristo (Efesios 1.22-23). El Cuerpo de


Cristo está hecho de todos los creyentes, desde el tiempo de
Pentecostés, y será hasta el Arrebatamiento de la Iglesia.
Podemos clasificar la ‘iglesia’ de dos maneras, como:
a. La Iglesia invisible
Es la iglesia formada por todos aquellos que aceptaron a Jesús,
como su Salvador, en el mundo entero: de todas las tribus, pueblos,
países y lenguas que, ciertamente, creyeron y fueron bautizados, y
que están unidos en la comunión de Cristo (I Corintios
12.13-14). Vemos que aquel que creyó en Jesús y le aceptó, es
salvo y hace parte del cuerpo de Cristo. La verdadera iglesia de
Dios no es ningún edificio de iglesia en particular o
denominación. La iglesia invisible de Cristo esta compuesta por
todos los que ya aceptaron a Jesús, a través de la fé en El.
b. La iglesia visible (local)
La iglesia local es aquella que podemos ver o
llamar una determinada denominación o lugar.
En la Biblia, en algunos casos, la palabra
“iglesia” es usada para definir una
reunión local. En este sentido, leemos
acerca de la “Iglesia de Jerusalén”, “La
Iglesia de Tesalónica”, etc. Ella se
describe, por el apóstol Pablo, en Gálatas
1.1-2: “y todos los hermanos que están conmigo, a las iglesias de
Galacia”. Aqui Pablo se está refiriendo a la iglesia local, a los
hermanos que congregaban en esta ciudad. No debemos creer que
una iglesia solo es considerada una iglesia, porque ella tiene un
gran número de personas, ¡no! El apóstol Pablo se refería a una
iglesia de tan solo dos personas, que eran Aquila y Priscila. Sea
ésta congregación grande o pequeña, ella es considerada una
iglesia.
Requisitos para ser parte de la iglesia
Es evidente que para ser miembro de la iglesia, hay que cumplir
requisitos importantes, los cuales son: morales y ceremoniales.
a. Los requisitos morales
Podemos clasificar como la regeneración, el arrepentimiento y

ManualdeBatismoB.indd 21 12/11/2014 15:36:47


22 • Manual de Bautismo IPDA

la fe. Es evidente que los propósitos de una iglesia solo


pu eden tener (2) resultados con personas regeneradas, osea, que
fueron transformadas por Jesús. Los que llegan a ser miembros de
la iglesia, primero deben haber tenido arrepentimiento de sus
pecados delante de Dios y fe en el Señor Jesucristo (Hechos 20.21).
b. El requisito ceremonial
El bautismo es el requisito ceremonial para ser miembro de una
iglesia. Según la Biblia, no puede haber una iglesia visible, sin el
bautismo (Hechos 2.41). El cumplimiento de este mandamiento
es el primer acto público de obediencia del nuevo convertido a
Cristo.
El nuevo convertido demuestra su fe por una manifestación. Y
esta manifestación debe ser externa y pública, por su bautismo en
las aguas. Entonces el creyente arrepentido y regenerado debe ser
bautizado en las aguas corrientes, en nombre del Padre,
del Hijo y del Espíritu Santo.

2 Tener: Alcanzar o producir un resultado bien o malo.

ManualdeBatismoB.indd 22 12/11/2014 15:36:49


La Santa Cena

¿Qué es la Santa Cena?


Es un culto en que la iglesia, en comunión, participa de la
Santa Cena, a través del Cuerpo de Cristo, por el Pan, y de la
Sangre de Jesús, por el Cáliz.
La Santa Cena del Señor es la mayor conmemoración de la
iglesia, por intermedio de ella hacemos memoria de Cristo;
recordando su crucifixión y muerte, por las cuales tenemos el
perdón de nuestros pecados. Recordemos también su regreso en el
arrebatamiento.
Jesús instituyó (1) y celebró la Primera Cena (Lucas 22.13-20).
La Cena también puede ser llamada de ‘Memorial Recordato-
rio’, para recordarnos de Jesús por lo que El hizo, muriendo por
nosotros en la cruz, por lo que El hace y lo que hará, a través de
su venida.
Debemos participar de la Cena en santidad. Es necesario un au-
toexamen (2) de nuestra vida, antes de participar de esta celebración,
que es ¡la Cena del Señor! La Biblia dice esto en I Co 11.28.
1 Instituir (instituyó): Establecer; inaugurar; da inicio.
2 Autoexamen: Examinarse a sí mismo.

ManualdeBatismoB.indd 23 12/11/2014 15:36:52


24 • Manual de Bautismo IPDA

Si, conscientemente, sabemos que estamos en pecado, y partici-


pamos de la Cena del Señor, seremos culpados del Cuerpo y de la
Sangre de Jesús, quedando débiles en la fe y hasta podemos perderlo
(I Corintios 11.27-30).
Esta conmemoración nos recuerda tres hechos
Son tres los hechos que debemos observar en la Santa Cena como
la solemne(3) conmemoración de la muerte expiatoria (4) de Cristo
en nuestro favor:
a. La consumación de nuestra eterna redención,
por la muerte sustitutiva de nuestro Señor Jesús
{2VÏ TJHO JGJDB
FTUPSignifica que JesÞs mVSJØ eO nVFTUSo lugar
para susUJUVJSO PT. Nosotros deberíamos haber muerto en la cruz,
porque nosotros somos pecadores. Jesús nunca pecó, pero El se
hizo pecador por nosotros. Fue la muerte
sustitutiva de Cristo (HebrePs 9.12).
b. La confirmación del nuevo pacto
Esto significa la declaración de
nuestra libertad, porque salimos de la
esclavitud del pecado y por nuestra
adopción de ser hijos de Dios (II Co-
(5)

rintios 3.6; Hebreos 9.15-17 y 10.16-18).


c. La comunión
Significa que, como iglesia de Cristo, tenemos que tener comu-
nión unos con otros, principalmente con Cristo, que es la
cabeza de la iglesia (I Corintios 10.16).

3 Solemne: Lujoso; majestuoso; sublime.


4 Expiatoria: Sufrir castigo; cumplir pena.
Sufrir las consecuencias de algo.
5 Adopción: Acción de adoptar; acoger.

ManualdeBatismoB.indd 24 12/11/2014 15:36:55


Ser Miembro

Ser miembro de la Iglesia


El creyente se vuelve miembro de la iglesia por medio del
bautismo, como lo hemos explicado anteriormente. Todo aquel
que, en realidad, se convirtió, no dejará pasar la oportunidad de
unirse a la iglesia y ser contado como un miembro.
Por lo que hemos dicho antes, llegamos a la conclusión que
no todos los que frecuentan a los cultos en la iglesia son miem-
bros, sino aquellos que cumplieron los requisitos para serlo.
Según lo que dice el Nuevo Testamento, no existe iglesia sin
el bautismo.

ManualdeBatismoB.indd 25 12/11/2014 15:36:56


26 • Manual de Bautismo IPDA

Cómo convertirse en un miembro

a. Por el bautismo
¡Vamos a reforzar!
Después que la persona conoció la Palabra de Dios, aceptó
al Señor Jesús como su Salvador de su alma, está arrepentido de
sus pecados y, por la fe, es bautizado en el Nombre de la Trinidad
(en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo); consecuente-
mente, es aceptado como miembro de la iglesia (Hechos 2.41).
b. Por una carta de recomendación
Algunas veces, los miembros de una iglesia, debido a
las circunstancias de la vida, tienen que cambiar
de residencia y morar en otra ciudad. En este caso,
debe solicitar a su pastor, donde era miembro,
una carta de recomendación. Cuando llegue a
esa nueva iglesia, deberá presentar su
credencial de miembro y la carta de reco-
mendación.
No se dará carta de recomendación,
cuando no estamos en comunión.
¿Por qué debemos ser miembros?
a. Porque esto fue ordenado por Jesús (Juan 17.21 y 22)
Eso esta muy claro, como deber de unirnos a una iglesia donde
Cristo es servido y la Verdad es enseñada y mantenida (Hch 2.41).
b. Para que seamos contados
entre los seguidores de Jesús
Aquellos que aman a Jesús anhelarán que sus influencias hagan
la diferencia en la causa de El.
c. Para hacer parte de la gran comisión
que motiva a la iglesia
¿Cuál es la gran comisión dada por Jesús? Ella está en el libro
de Mateo c.28 y vers. 19 y 20, significa: ¡Id y predicad e Id y enseñad!
Esta comisión es dada a nosotros: IR y ENSEÑAR, BAUTIZANDO
a las personas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo;

ManualdeBatismoB.indd 26 12/11/2014 15:36:57


Manual de Bautismo IPDA • 27

y, después, ¡IR, y enseñar a GUARDAR todo lo que Jesús nos ha


enseñado!.
Todos tenemos un talento, osea, una inclinación natural de
realizar una determinada actividad. ¡Su talento será usado para
servir a Dios, para beneficiar a su prójimo y no para nosotros
mismos! Dios da a cada persona la capacidad para desenvolver
ese talento, ya sea en el área musical, de enseñanza, etc.
d. Por causa de nuestras propias necesidades
Necesitamos de consuelo, palabras de orientación, compañerismo
e interacción (1) con los hermanos de nuestra nueva familia.
Necesitamos de la comunión con nuestros hermanos. Nadie es
autosuficiente (2), por eso, a través de la comunión con los
hermanos de la iglesia, encontraremos mucho  de lo que
necesitamos.

1 Interacción: Relación entre dos o más personas.


2 Autosuficiente: Independiente; no
depende de nada o de alguien.

ManualdeBatismoB.indd 27 12/11/2014 15:36:59


Los Deberes del
Miembro en
la Iglesia

El miembro está bajo las ordenanzas de la Palabra de Dios, para


cumplir su deber por la causa de Cristo, que la iglesia representa.
Entonces, ¿cuáles son los deberes del miembro en relación a la iglesia?
El deber de la lealtad
Una vez que un soldado se ha unido a un
ejército, el debe ser fiel a el. Convertirse en
miembro de una iglesia es un acto
voluntario y, por tanto, requiere también
una lealtad asumida por la persona. No
debemos dejar nuestra congregación,
como dice la Biblia en Hebreos 10.25,
ni permitir que la iglesia

ManualdeBatismoB.indd 28 12/11/2014 15:37:01


Manual de Bautismo IPDA • 29

sufra por falta de obreros. No podemos dejar llevarnos por


conversaciones, dejando de hacer aquello que Dios nos llamó para
hacer, ni permitir que otros hermanos miembros hagan el trabajo
en la iglesia, ¡que nosotros mismos podríamos hacer!
Asumimos una responsabilidad personal para participar en
la obra de la iglesia y ¡para profesar (1) lealtad a nuestro Maestro!
No es un motivo de amor al pastor, ni es un motivo de como
somos tratados por los otros. ¡Es un motivo de lealtad a nuestro
Señor Jesús!
El deber de la comunión
(I Juan 1.7)
Nuestro deber es hacer lo posible la co-
munión cristiana. Si no somos amiga-
bles, no podemos esperar del otro
hermano (a) de la iglesia una comu-
nión amigable y cordial (2). ¡Tenemos
tanto el deber de aceptar y buscar amistad,
como de recibirla! Como miembros de una
iglesia, tenemos el deber de mantener la comunión
en la iglesia y manifestar el amor fraternal, inclusive a los
visitantes que vienen y vendrán a ella.
El deber de orar (Efesios 6.18, Filipenses 4.6)
Todos debemos orar. ¡La Biblia así nos orienta! No solo es orar
por nosotros, sino también unos por otros. La oración mueve a
la iglesia a vencer, ser más espiritual y ser llena del Espíritu Santo.
¡La oración es esencial para una iglesia mantenerse firme!
El deber de servir (Marcos 10.42-45)
Podemos decir que el Evangelio de Jesús se resume en una
sola palabra: AMOR.
SERVIR a Dios y al prójimo hacen parte del amor.

1 Profesar: Confesar; declarar; reconocer;


públicamente.
2 Cordial: Verdadero, sincero. Tener, demostrar o
despertar buenos sentimientos al prójimo.

ManualdeBatismoB.indd 29 12/11/2014 15:37:03


30 • Manual de Bautismo IPDA

Solitos, haremos aparentemente muy poco, pero nuestro


poco, en la iglesia, ¡se sumará para hacer mucho!Fuimos llamados
para ser siervos, osea, para ¡servir a Dios y a nuestro prójimo!
Debemos hacer nuestra parte, ayudando a aquellos que están
necesitados, ya sea lo que fuera. El tiempo y las habilidades que
tenemos, son dadas a causa de Cristo, por medio de la iglesia.
¿Cómo es eso? Tal vez su talento sea ayudar a la iglesia, arreglando,
limpiando. O, quien sabe, tenga el talento para visitar a los
enfermos, o de liderar la escuela bíblica de adultos o de niños, o
hasta de participar del grupo de evangelismo en las calles, plazas,
etc. Si cada miembro contribuye con su talento, ¡la iglesia
crecerá y será fuerte!
El deber de congregar (Salmos 100.4)
Es necesario que el creyente congregue, tenga compromiso
de estar en la iglesia, porque es en la congregación que recibimos la
Palabra revelada de Dios. La Palabra de Dios es comida y es
sustento para nosotros. Todos debemos, como miembros, ir a los
cultos; tanto a los cultos regulares, como las campañas, cultos de
Santa Cena y festividades. Es un deber impuesto por Dios (I Pedro
2.9 y 10), no abandonando la congregación (Hebreos 10.25). Y
debe ser un placer para el creyente (Salmos 22.22, 23 y 84 y 2.1).
El apóstol Pablo escribió la importancia de congregar “en la casa
de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte (3)
de la verdad” (1 Timoteo 3.15). La iglesia no salva, pero ella
tiene un papel importante para divulgar el Evangelio y debemos
valorizar la casa de Dios.
El libro de Hebreos habla de la actitud de personas
que dejan de congregar, descuidando su
papel importante en la edificación unos
a otros (Hebreos 10.23-27).
Otros pasajes bíblicos muestran nues-
tro deber en la participación de los
cultos en la iglesia: para participar de la
Cena del Señor (1 Corintios 11.17-34; Hechos
20.7), para aportar ofrendas (1 Corintios
3 Baluarte: Fortaleza inquebrantable. Cimiento de
fortificación avanzada. Apoyo fuerte y seguro.

ManualdeBatismoB.indd 30 12/11/2014 15:37:05


Manual de Bautismo IPDA • 31

16.1-3; Hechos 4.36-37; 5.1-2) y para resolver sus preguntas


espirituales en la congregación (1 Co 5.4-5). Nosotros, que somos
discípulos de Cristo, también nos juntamos para cantar himnos de
alabanzas a Dios, para edificar nuestra vida espiritual (Efesios
5.19-21) y para enseñar la Palavra del Señor (1 Corintios 14.26).
Personas que descuidan (4) estas responsabilidades, no parti-
cipando de los cultos en la congregación, desobedecen a Dios,
pecando contra los hermanos y contra el Señor.
¡Sea fiel, participe de los cultos en su congregación!
El deber de cumplir con las donaciones financieras

a. El deber de cada cristiano


Hay, sobre cada uno de nosotros, un deber claro de contribuir
para el sustento de la iglesia, para que ella pueda mantener sus
puertas abiertas y continuar llevando el Mensaje de Dios a cre-
yentes y no creyentes. Nuestro deber es personal y está determina-
do por nuestra relación con Dios.
Es necesario también nuestra contribución de diezmos y
ofrendas para el envío de misioneros a otros lugares del mundo,
para proclamar el Evangelio, así como es preciso honrar con los
compromisos financieros de la iglesia.
b. Podemos contribuir con los diezmos
• El Diezmo es bíblico y aprobado por Dios en el Antiguo
Testamento (Lv 27.30); también y apoyado por las palabras
del propio Cristo en el Nuevo Testamento (Mt 23.23),
• El Diezmo es práctico, definido y sistemático (I Co 16.2),
• El Diezmo desentierra el egoísmo y la avaricia del cora-
zón (II Corintios 8.2-5);
• El Diezmo ayuda a la iglesia en el cumplimiento de sus res-
ponsabilidades financieras (Mal 3.10 y II Corintios 9.6),
• El Diezmo establece que contribuye, como un moyordomo
(5)
responsable delante de Dios (Génesis 28.22),
4 Descuidar (descuidan): No tener cuidado;
abandonar. No cuidar o cuidar mal de algo.
5 Moyordomo: Jefe de los criados de una casa; administrador
de los bienes de una casa o de un establecimiento cualquiera.

ManualdeBatismoB.indd 31 12/11/2014 15:37:07


32 • Manual de Bautismo IPDA

• El Diezmo es elevado a una contribución a la altura de un


mandamiento, en vez de una expresión involuntaria (II Co 9.7-8),
• El Diezmo muestra la sinceridad del creyente y hace parte
de un culto de adoración a Dios (Mateo 22.21).
c. Ninguna objeción (6) nos libra de este deber
Hay personas que se oponen al diezmo diciendo que esta es
una práctica del Tiempo de la Ley, y que hoy, estamos en el
Tiempo de la Gracia. Pero para responder esto veremos lo que
dice las Escrituras, lea: “A todo aquel a quien se haya dado mucho,
mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más
se le pedirá” (Lucas 12.48). Si el judío tenía la responsabilidad de
dar su diezmo para el sustento de la obra, cuanto más nosotros,
tendríamos que dar, como hijos de Dios, el cual nos bendijo con
toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo (Efesios
1.3). Tenemos una gran ventaja sobre el judío, porque tenemos
todo el Nuevo Testamento en nuestras manos y al Espíritu Santo
para enseñarnos.
Cuando el creyente de hoy da su DIEZMO, solo devuelve a
Dios lo que le pertenece y necesita aún DONARSE DE SÍ MISMO.
¿Cuántas veces se ha “donado” usted mismo al
Señor Dios? Necesitamos donar nuestro tiempo
también a Dios.
Dios nos pregunta en Malaquías 3.8:
“¿Robará el hombre a Dios?” Y el propio
Dios responde: “Pues vosotros me habéis
robado”. Y dijisteis: ¿En qué te hemos
robado? En vuestros diezmos y ofrendas”.
Salgamos de esta situación y coloquémonos
entre aquellos que honran a Dios con sus bienes
(Proverbios 3.9), y así, la obra de Dios podrá avanzar en
lugares que necesitan de oir el Evangelio.

6 Objeción: Oposición, argumentación


contra. Impedimiento, dificultad.

ManualdeBatismoB.indd 32 12/11/2014 15:37:09


El Pecado

¿Qué es el pecado?
Pecado es transgredir (1), desobedecer la ley de Dios. La Biblia dice
en I Juan 3.4 “Todo aquel que comete pecado, infringe también la
ley; pues el pecado es infracción de la ley.” La Biblia dice en I Juan
5.17 “Toda injusticia es pecado; pero hay pecado no de muerte”.
• El pecado nos hace infelices (Génesis 6.5),
• El pecado aborrece también a Dios,
• El pecado es la raíz de todos los males y por el entró la maldad
en el mundo, las muertes, las enfermedades, las guerras y las
enemistades, en in, todo lo que es malo. Y por causa del
pecado, perdemos la comunión plena con Dios.
Cuando aceptamos a Jesús, El perdona nuestros pecados,
aunque podemos volver a pecar, porque somos imperfectos.
Podemos cometer pecados,

1 Transgredir: No respetar una orden, una ley; desobedecer.

ManualdeBatismoB.indd 33 12/11/2014 15:37:13


34 • Manual de Bautismo IPDA

 ! sin querer, a través de nuestros malos pensamientos, palabras


y actos. Tenemos la tendencia de encubrir (2) nuestros pecados
y esto es malo para todas las áreas de nuestra vida. ¡Lo que Dios
quiere es que nos arrepintamos y confesemos nuestros pecados a El!
¿Por qué confesar nuestros pecados?

a. Para recibir el perdón de Dios (I Juan 1.8-9)


La confesión aquí es hecha por el cristiano a Dios, a través de
Jesucristo, que es nuestro Abogado. Algunos pecados no necesitan
ser confesados a otros hombres, pero todos si necesitan ser confe-
sados a Jesús, para recibir el perdón de Dios.
b. Para recibir perdón
de nuestros hermanos (Lucas 17.3,4)
Debemos confesar nuestros pecados a las personas que ofende-
mos. Jesús mostró que tal confesión es necesaria, para que reciba-
mos el perdón del hermano ofendido (Lucas 17.3-4).
Pecados de intrigas entre hermanos necesitan ser confesados
para que la comunión sea restablecida (Mateo 18.15-17). La persona
puede o no aceptar la corrección o negarse a oir. ¿Cómo saber la dife-
rencia? Si la persona confiesa y reconoce su pecado y pide perdón
en la primera conversación con una persona, el problema será
resuelto. Si otras personas son involucrad"s, tratando de co-
rregir al pecador, #$ %#&'() *+# (#,-&-,#( .+ /0$%0 1 ,-&/#.0( de-
lante de ellos, para también restablecer 2a
comunión con los hermanos. Así, puede
llegar al punto de confesar el pecado
a toda la iglesia. Cuando esto acon-
tezca, el hermano arrepentido debe
ser perdonado y consolado con
amor, porque el Diablo aún inten-
tará destruirlo (2 Corintios 2.5-11).

2 Encubrir: Impedir que se vea o escuche, ocultar, esconder.

ManualdeBatismoB.indd 34 12/11/2014 15:37:15


Deberes del
Esposo Cristiano

ManualdeBatismoB.indd 35 12/11/2014 15:37:16


36 • Manual de Bautismo IPDA

El esposo debe amar a su esposa,


como Cristo amó a la Iglesia (Efesios 5.25)
¡Este mandamiento es muy profundo! ¿Cuál es la profundi-
dad de este amor de Cristo por la iglesia? El papel del esposo es
comparado en la Biblia como el de Cristo, amando y sacrificándo-
se por la iglesia.
¡El amor es tan genuino (1), que Cristo tuvo que entregarse
por la iglesia, muriendo por ella en la cruz! El amor del esposo
hacia su esposa debe ser igual al amor que Jesús demostró por su
iglesia. Esto requiere abnegación (2) y renuncia. El esposo debe
amar a su esposa altruistamente (3).
El mejor ejemplo de amor altruista es el amor que Cristo tiene
por nosotros, que somos su iglesia.
Si un hombre ama a su esposa como a si mismo, aquello que
hiera a su esposa, le herirá también. El intenta protegerla del mal
y del sufrimiento, pensando más en el bienestar de ella que de el.
Un hombre puede mostrar este tipo de amor de diversas maneras:
• Siendo fiel a ella, cortés, bondadoso y considerándola, en vez
de tratarla ásperamente (Colosenses 3.19),
• Suplir las necesidades de la esposa, pensar en lo que le gusta y
no le gusta e intentar hacerla feliz también son maneras de un
esposo decir “yo te amo”. Si un hombre gasta dinero ocasio-
nalmente, para satisfacer sus pequeños deseos,
el debe permitir que su esposa haga lo
mismo. El puede demostrar que la ama
y la aprecia, brindándole un presente
de vez en cuando. Ambos, marido
y mujer, deben cultivar ese amor
altruista uno al otro, si ellos desean un
compañerismo que dure hasta la
muerte y pueda ser probado en el tiempo.
Este amor debe ser intenso y verdadero, aún
despues de los 10, 20 o 50 años de casados.
1 Genuino: Verdadero; puro.
2 Abnegación: Renuncia; desprendimiento.
3 Altruistamente (altruista): Dedicación
al prójimo sin intereses.

ManualdeBatismoB.indd 36 12/11/2014 15:37:18


Manual de Bautismo IPDA • 37

El esposo debe pensar en la esposa como una bendición de


Dios, agradecer a Dios por ella y ser feliz con ella. El esposo
cristiano debe pasar su tiempo en amor y compañerismo con la
esposa, en vez de pasar todo su tiempo en actividades fuera de casa,
no teniendo alegría de estar su lado. Si un hombre desea ser feliz
con su esposa, debe recordarse de las buenas cualidades de ella y
decirla que las aprecia. Si ella cocina bien, ¿por qué no decirle? Si
ella está bonita, ¿por qué no elogiarla? Un esposo que está
constantemente mostrando los defectos de la esposa, de hecho,
está tratandola de manera que no le gustaria ser tratado y no
está siendo un buen esposo. Para un hombre y una mujer vencer
sus fallas, debe haber amor y apoyo de uno en el otro.
El esposo debe proveer (4) sustento (Ef 5.28, 29)
Esto no quiere decir que la esposa viva sin hacer nada, y el
esposo tenga la obligación de trabajar arduamente (5) solito para el
sustento de la casa. Pero corresponde al hombre, la responsabilidad
de proveer el sustento a la familia. Claro, que hay excepción para
todas las reglas y cuando hay, la esposa verdadera ayudará al esposo
en lo que sea posible, para ayudar en el presupuesto de la casa (I Ti
5.8). Cuando no hay necesidad que la esposa trabaje, evidentemen-
te, la esposa deberá ser amparada de forma que no le falte nada.
El esposo debe ser leal a su esposa
(Mateo 19.5, 6; Proverbios 5.18 y Malaquías 2.15)
El hombre que no es fiel a su esposa, peca contra sí mismo, contra
su esposa, sus hijos y contra Dios. La Biblia dice que aquel que
halla una esposa, halla el bien y alcanza la benevolencia (6) de Jehová
(Proverbios 18.22). La Biblia aún nos enseña que el amor de un
hombre por su esposa es especial y diferente de cualquier otro. Su
esposa es la única mujer, entre todas las otras, que debe ser su
compañera hasta la muerte. Y el esposo debe amarla como una
parte de sí mismo. El amor verdadero, entre marido y mujer, prote-

4 Proveer: Brindar, providenciar.


5 Arduamente: Difícilmente, duramente.
6 Benevolencia: Bondad, amor, compasión.

ManualdeBatismoB.indd 37 12/11/2014 15:37:19


38 • Manual de Bautismo IPDA

gerá el hogar de muchos peligros. Un esposo que ama y respeta a


su esposa, no busca relaciones ilícitas (7). En Proverbios 5.18, hay
un buen consejo a los esposos: “Sea bendito tu manantial,
y alégrate con la mujer de tu juventud”. Esto significa que usted
debe permanecer casado y fiel a su esposa, ¡que es aquella la cual
escogió cuando era joven!
Si usted, esposo, aún no tiene este tipo de amor, usted necesi-
ta cultivarlo y ¡Dios podrá ayudar a tenerlo!
Cuando los problemas y las tensiones surgen entre el esposo y la
esposa, debilitando su matrimonio, ¡la pareja debe
recurrir a Dios en oración! Debe también dialo-
gar sobre la situación, hasta encontrar una
solución para el momento delicado. Vidas
e nteramente consagradas a Dio s es l a
fue nte del verdadero amor, con es o el
amor entre l oscónyuges es fortalecido
cada dí a.Cuanto más se da a Dios, más
amor Dios le dará a su familia, y más fe-
liz será este hogar. Alguien dijo muy bien
que: “La fami lia que ora unida, permanece unida”.
El esposo debe confiar en su esposa
La Biblia dice que la esposa es la ayuda idónea (8) de su esposo.
La esposa y el esposo deben tener intereses comunes, deben
también compartir sus planes, sueños, sus finanzas, en fin. El
matrimonio peligra, cuando hay secretos y no hay confianza uno
al otro. Aunque vivan juntos, la unión de los dos no es verdadera.
El esposo debe comprender
y consolar a su esposa
La Biblia ordena que el marido debe dar honor a su
esposa, porque la mujer es como un vaso frágil (I Pedro 3.7).
Esto quiere decir que ella es más sensible emocionalmente y
físicamente, por lo tanto tenga paciencia y comprenda a su
esposa, dé también apoyo en sus momentos difíciles.

7 Ilícito: Prohibido.
8 Idónea: Honesta, confiable, correcta, competente.

ManualdeBatismoB.indd 38 12/11/2014 15:37:21


Manual de Bautismo IPDA • 39

El esposo debe liderar su casa


(Efesios 5.23 y I Corintios 11.3)
• Dios estableció una jerarquía para la familia
El esposo tiene posición más alta que la esposa y que sus hijos.
Esta es la orden de Dios para la familia. Esto no quiere decir
que el marido sea superior a su esposa, sino, que tienen papeles
diferentes. La autoridad que el marido ejerce en su casa debe
proceder (9) de Dios (I Timoteo 3.2-5). Cuanto más el marido se
somete a Cristo, más autoridad el terdrá.
Cómo el marido debe liderar
• Con amor
El amor abarca una multitud de defectos y fallas. Esto quiere
decir que cuando el marido lidera su casa con amor, hay
comprensión y respeto, y no autoritarismo (10). El marido debe
dar espacio para el diálogo, debe estar preparado para oir nuevas
ideas, explicaciones, etc.
• Con presencia
Es muy importante el marido estar presente en el hogar, estar
presente como padre y esposo, porque su ausencia deja al hogar
vulnerable e inseguro en muchas áreas.
• Siendo un marido sensible
Un esposo sensible percibe lo que acontece dentro de casa y su
alrededor y, así , el lidera con equilíbrio y seguridad.
• Teniendo estabilidad emocional
Esto también es muy importante, porque un marido sin
equilibrio emocional, grita, golpea, patea, es violento y descon-
trolado en sus emociones. Esto es terrible para la formación del
carácter de los hijos, y la esposa se siente desprotegida, herida y
con miedo dentro de su propia casa. Este tipo de descontrol es la
razón de muchos hogares separados y algunos destruidos.

9 Proceder: Actuar, hacer (de determinada forma). Proseguir.


10 Autoritarismo: Manera autoritaria de actuar o de
comportarse. Proceder con autoridad.

ManualdeBatismoB.indd 39 12/11/2014 15:37:22


Debereres de la
Esposa Cristiana

La esposa debe ser sumisa a su


esposo (Efesios 5.22-24)
Podemos dividir la palabra sumisión en dos partes para una
mejor comprensión.
• Su: estar debajo de, y Misión: es la incumbencia (1) de cumplir
algo. Las verdades de la Palabra de Dios no son para una
época o apenas para un determinado pueblo. Ellas son para
todos los tiempos y personas, además de esto, son eternas.
La Biblia habla sobre autoridades y sujeción a ellas. Lea los
versículos de abajo:
• Los ciudadanos deben someterse al gobierno (R3 13.1-5),
• La Iglesia debe estar sujeta también a Cristo (Efesios 5.24),
• A los más viejos (I Pedro 5.5);

1 Incumbencia: Misión, tarea, cargo.

ManualdeBatismoB.indd 40 12/11/2014 15:37:24


Manual de Bautismo IPDA • 41

• La esposa también debe sujetarse voluntariamente al liderazgo


de su marido, porque Dios estableció que el marido fuese la
cabeza de la familia, de la casa (I Corintios 11.3). Al marido le
fue dado la responsabilidad de liderar y ejercer la autoridad. La
respuesta correcta de la esposa a esta autoridad es la sumisión
voluntaria. Ella se sujeta a su marido por amor y por reveren-
cia al Señor. La sumisión no significa que la esposa es inferior
al marido, y tampoco esclava de su esposo. La esposa no se
rebaja, o pierde su valor, cuando ella se somete a su marido,
por el contrario, ella demuestra la nobleza de su carácter, así
como hicieron las mujeres de Dios, en los tiempos bíblicos (I
Pedro 3.5). La esposa fue colocada como auxiliadora de su
esposo y quien ayuda no es el jefe, sino, el auxiliar. Por lo
tanto, la Biblia muestra que la mujer no fue llamada para
ejercer la función de liderazgo (I Timoteo 2.11-14). Aunque
el marido no sea creyente, esta sumisión es debida a el,
porque Dios es quien ordena esto (I Pedro 3.5-6). El esposo y
la esposa son iguales delante de Dios (Gálatas 3.28), pero
diferentes en las funciones dentro del hogar. Por ejemplo, si
la esposa ejerce un cargo de jefa en su trabajo, no puede
optar que, en su casa, podrá hacer de la misma forma. La
sumisión será fácil, si la esposa fuere fiel a Dios y tenga su
vida llena del Espíritu Santo.
La esposa debe ser sumisa en las decisiones
En una familia, las decisiones deben ser
hechas conjuntamente (2): esposo y esposa.
Debe haber un equilibrio y coherencia (3).
Claro que, a veces, hay diferencias en
las opiniones. Entonces ¿cómo la es-
posa debe actuar? La decisión final debe
ser la mejor en pro(4) de la familia como un
todo. La esposa no pierde su opinión o perso-
nalidad si el marido da la última palabra.
2 Conjuntamente: De modo conjunto; unidamente.
3 Coherencia: Armonía entre ideas, opiniones, etc.
4 En pro de: A favor de, en beneficio de.

ManualdeBatismoB.indd 41 12/11/2014 15:37:26


42 • Manual de Bautismo IPDA

Pero ella está aceptando el papel que Dios le concedió, actuando


con sabiduría, inteligencia y humildad delante de su familia y
delante de Dios.
La esposa debe consultar a su esposo, antes de tomar cual-
quier decisión, evitando criticar la decisión tomada por el, ni
rebelandose (5) contra ella.
Vantajas de ser sumisa
• La esposa sumisa puede ganar a su esposo no creyente para
Cristo, por su buen testimonio como madre y esposa, recordando
también que los hijos seguirán su ejemplo de comportamiento,
• La esposa será bendecida por su obediencia al cumplimiento
de la Palabra de Dios,
• La esposa recibirá de su esposo la protección y la seguridad,
• La esposa alcanza la realización personal, porque es su papel,
• La esposa sumisa contribuye para la armonía en su hogar,
• La esposa sumisa se convierte en ejemplo para las más jóvenes
y para otros, dentro y fuera de su casa.
La esposa debe respetar a su esposo
La esposa debe mostrar y dar el debido respeto a su esposo,
como líder del matrimonio, así como la Iglesia (novia) respeta y
obedece a su Líder, que es Jesús (Novio). Lea Efesios 5.24.
¿Cómo es ese respeto al marido? En la manera de hablar con
el, principalmente delante de los hijos y, también, de otras personas.
No gritando, ni tampoco siendo autoritaria. Sino
dando un buen ejemplo a los hijos y a otras
personas, procurando ser una esposa ver-
dadera, sin engaños y mentiras, siendo
amorosa y humilde. No hablando mal de
el a otros, ni aún para su propia familia.
Todo debe ser conversado y resolvido entre
la esposa y su esposo, de manera cristiana,
porque usted es una persona transformada y dife-

5 Rebelar (rebelarse): Sublevar (se), no concordar, opornerse.

ManualdeBatismoB.indd 42 12/11/2014 15:37:27


Manual de Bautismo IPDA • 43

rente de lo que antes era, por lo tanto ¡conoció la voluntad de


Dios para usted, como esposa (Efesios 5.33b)!
La esposa debe ser una auxiliadora de su esposo
Lea Génesis 2.18.
¿Para qué fuimos creadas? (I Corintios 11.8-9). No debemos
ser egoístas, sirviéndonos y solamente haciendo nuestras propias vo-
luntades, sino ¡debemos servir a nuestros maridos, si es que que-
remos también ser servidas! La esposa debe estar al lado de su
marido, no encima, ni abajo. Esto solo acontece cuando hay cariño,
desprendimiento, renuncia y sobre todo, ¡mucho amor del esposo y
de la esposa!
a. Auxiliadora en el afecto
La esposa debe ser exclusiva de su marido y debe darle, el total
entrega de su amor y su corazón, con verdad y sinceridad. La mujer
debe dar a su marido el afecto que a el es debido (I Corintios 7.3). La
mujer no debe privar (6) su cuerpo a su marido, porque el cuerpo de
ella pertenece a el (I Corintios 7.4-5), sino más bien para compla-
cerlo (v.34). No obedecer las obligaciones conyugales con su ma-
rido es robarle lo que es debido, y estar en falta delante de Dios.
b. Auxiliadora en el área social
La esposa contribuye en la reputación y en la imagen de su esposo,
como un hombre de familia y de bien, delante de la iglesia y de la
sociedad. Cuando la esposa habla mal de su esposo a sus familiares,
amigos y hermanos de la iglesia, ella le está deshonrando.
c. Auxiliadora en el sentido profesional
Cuando el marido pasa por un momento de desempleo o de
crisis en su trabajo, la esposa no deberá humillarlo por causa de
eso, ¡sino que estará a su lado para apoyarlo y animarlo en todo!
Hasta trabajar fuera, si fuera posible, la esposa va, porque
demostrará su ¡amor incondicional a el y a su familia!

6 Privar: Impedir o quitar algo de alguien.

ManualdeBatismoB.indd 43 12/11/2014 15:37:29


44 • Manual de Bautismo IPDA

d. Auxiliadora en el área espiritual


La esposa apoya a su marido espiritualmente, cuando ora por
el, siendo creyente o no. Y le aconseja, a la luz de la Biblia, cuando
está en momentos difíciles, o cuando está desanimado en ir a la
iglesia u orar, siempre apoyandole y acompañandole, cuando la
invite para ir con el a la iglesia, u orar y, hasta mismo, ayunar. ¡La
pareja que ora junto, permanece unido!
La esposa debe ser una buena ama de casa
Lea Tito 2.4-5, I Timoteo 5.14 y Proverbios 14.1.
En estos versículos, la Biblia no está prohi-
biendo a la esposa trabajar fuera, sino
mostrando y enseñando la responsa-
bilidad de ella, en cuanto al cuidado
y al orden de su hogar. La esposa
puede tener una empleada doméstica,
pero corresponde a la esposa gober-
nar su casa (I Timoteo 5.14-15). La
esposa no debe abandonar sus respon-
sabilidades y necesidades de su trabajo domés-
tico. ¡La prioridad es cuidar de su hogar, dejando todo
siempre organizado, limpio y permitiendo que su hogar sea un
lugar donde se encuentre refugio, seguridad, armonía y mucho
amor!

La esposa debe educar a sus hijos


La educación de los hijos no debe ser delegada solo para el
padre, solo porque es la cabeza de la casa, sino también a la
madre. La madre no tiene solamente la función de engendrar
hijos, sino también la autoridad dada por Dios, para corregir a su
hijo, para educarlo. La responsabilidad fue dada por Dios a los dos,
porque en Efesios 6.4 nos orienta de la siguiente manera: “y
vosotros, padres,... sino criadlos en disciplina y amonestación del
Señor”. Observe que la palabra ‘padres’ está en plural. Esto quiere
decir que tanto el padre y la madre tienen la misma autoridad
de educar a sus hijos. La educación y la corrección deben ser
aplicadas por los dos.

ManualdeBatismoB.indd 44 12/11/2014 15:37:30


Deberes de
los Padres

Deber de enseñar a sus hijos cuando son niños


Hay un versículo en la Biblia que mucho nos instruye (1) como
padres:
“Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no
se apartará de él” (Proverbios 22.6).
Este versículo nos muestra, que somos padres, y nuestro mayor
y más importante responsabilidad es: la de enseñar a nuestros hijos
¡Y la Biblia nos deja este consejo!
La edad ideal para enseñar, no es la adolescencia, ni en la fase
adulta, cuando ya deciden por sí mismos, sino cuando aún son
niños.
¿Por qué Dios nos pide que enseñemos de niño?
Porque el corazón del niño es una tierra fértil (2), y cuando sembra-
mos la ‘semilla’ de la Palabra de Dios, luego ella brota y comienza
a dar sus frutos. Ella cree en lo que le enseñaron, por eso de-
bemos tener mucho cuidado, no solamente en lo que hablamos,
sino también en lo que hacemos, porque nuestro ejemplo ¡habla!
1 Instruir: Enseñar, esclarecer, orientar, educar.
2 Fértil: Capaz de reproducirse. Abundante, amplio.

ManualdeBatismoB.indd 45 12/11/2014 15:37:32


46 • Manual de Bautismo IPDA

Cuando nuestros hijos nacen, ellos aún no tienen


el carácter formado, y nos toca a nosotros, pa-
dres, amoldarlos con una educa4567 89:
na, ¡basada en las verdades mostradas en
la Biblia! Y enseñarlos a practicar los
principios morales correctos, y orientar-
los para que huyan de todas las malas
costumbres.
Deber de darles
una buena educación
Inicialmente, podemos pensar que esta obligación es única y ex-
clusiva de los profesores de la escuela, o hasta mismo de la iglesia,
¡pero no!
Como el niño está en constante aprendizaje y siempre haciendo
preguntas, tenemos que ayudarle; si es posible, ¡auxiliándole
en las actividades escolares! No solamente en el área escolar,
sino también respondiendo sus preguntas, con sabiduría, a la luz
de la Biblia, con paciencia y sin desistir. Si es necesario repetir todos
los días las mismas enseñanzas, porque esto es lo que se llama
educar. Nuestra enseñanza debe ser marcante, ¡ para que quede
grabado en el corazón de nuestros hijos para siempre!
Deber de enseñarles la obediencia
La Biblia dice en Proverbios 22.15 que la necedad está ligada
al corazón del muchacho, osea, la terquedad está en su corazón y
solamente la corrección la alejará (3) de ella. Por lo tanto, si
amamos a nuestros hijos, vamos a corregirlos, para que sean hi-
jos exitosos en todas las cosas.
¡Pero esto no quiere decir que debemos ser crueles y violentos
en nuestras palabras o físicamente, hiriendo a nuestros hijos! Y no
necesariamente la corrección deberá ser física, porque tenemos
recursos espectaculares como el diálogo abierto, en amor. Somos
personas escogidas por Dios para instruir a nuestros hijos y lide-
rar en nuestros hogares. Dios nos usará para que enseñemos el
que hay de mejor y de la mejor manera.

3 Alejar: Que huya, huir, apartar.

ManualdeBatismoB.indd 46 12/11/2014 15:37:33


Manual de Bautismo IPDA • 47

Conquistemos a nuestros hijos con nuestra


enseñanza con amor incondicional (4) y, por
supuesto, ellos confiarán en nosotros.
Deber de orar por
nuestros hijos
¡Esto es un deber solemne (5)! Los
tiempos son difíciles y trabajosos,
¡nuestros hijos también tienen sus difi-
cultades y necesidades! ¡Ellos necesitan
de la protección y del cuidado de Dios! El mundo
ofrece muchas cosas que pueden hacer;<= “olvidar” y
“desviar” de las enseñanzas divinas, dadas por nuestros padres.

4 Incondicional: Ilimitado, absoluto, sin


límites. No está sujeto a ninguna condición, ni
depende de las circunstancias.
5 Solemne: Serio, importante, formal.

ManualdeBatismoB.indd 47 12/11/2014 15:37:35


Deberes de
los Hijos

“Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer manda-


miento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida
sobre la tierra” (Efesios 6.2-3).
Honrar es dar respeto, no solamente por merecimiento, sino
por la posición en que los padres están. Por ejemplo, algunas per-
sonas no pueden concordar con las decisiones de su presidente,
pero, aún así, deben respetar su posición, como líder de su país.
Igualmente, los hijos de todas las edades deben honrar a sus pa-
dres, respetándoles por su posición, ¡porque fue dada por Dios!
Dios nos exhorta a honrar a nuestro padre
y madre. Dios valoriza tanto “honrar al
padre y a la madre”, que incluye este
principio en los 10 mandamientos (Éx
20.12) y ordenó esto nuevamente en el
Nuevo Testamento: “Honra a tu >?@AB
C ? DE madre, que es el primer manda-
miento con promesa; para que te vaya
bien, y seas de larga vida sobre la
tierra.” (Efesios 6.2-3).

ManualdeBatismoB.indd 48 12/11/2014 15:37:37


Manual de Bautismo IPDA • 49

El mandamiento de honrar a los padres es el único mandamiento,


seguido de una promesa: “... para que te vaya bien” (Efesios
6.3). Honra produce honra. Dios no va a honrar a aquellos
que no obedecen. Si deseamos agradar a Dios y ser bendecidos,
es imprescindible (1) honrar a nuestros padres. Honrar no es fácil, y
a la vez; y, con certeza, no es posible solo con nuestras propias
fuerzas. Sin embargo, la honra es un camino justo a nuestro
propósito de vida: glorificar a Dios. “Hijos, obedeced a vuestros
padres en todo, porque esto agrada al Señor” (Colosenses 3.20).
Respetar
En nuestra sociedad, hay una gran y triste tendencia de despreciar
a las personas mayores. Muchos hijos descuidan las necesidades
de los padres o hasta los abandonan en hogares de tercera edad o
en otras instituciones, porque no quieren asumir la responsabili-
dad que el propio Dios dejó. En Proverbios 23.22 dice: “Oye a tu
padre, a aquel que te engendró; y cuando tu madre envejeciere
no la menosprecies.” Respetar es también honrar y esto incluye la
responsabilidad de suplir las necesidades financieras y físicas de
los padres (Mateo 15.4-6).
Obedecer
“Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre, y no dejes la
enseñanza de tu madre” (Proverbios 6. 20).
“Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es
justo” (Efesios 6.1).
Obedecer significa escuchar, prestar atención. Esto incluye no sola-
mente escuchar, prestar atención, sino someterse (2) a su autoridad.
Pero la obediencia de nuestros hijos a FGHIJKLI padres no
debe ser practicada solamente cuando somos niños y adolescen-
tes, sino también cuando alcanzamos a nuestra edad adulta. Y la
obediencia debe ser ¡voluntaria, por amor, incondicional, pronta
y como obedeciendo al propio Dios!
En otras palabras, se debe obedecer a los padres, según lo que
ordena y permite la Santa Biblia. Muchos padres no sirven a Dios y

1 Imprescindible: No puede faltar, indispensable, fundamental.


2 Someter: Obedecer, rendirse.

ManualdeBatismoB.indd 49 12/11/2014 15:37:39


50 • Manual de Bautismo IPDA

ordenan a sus hijos, a veces, a hacer cosas que


no son
que nãolícitas y queeson
são lícitas que¡desagradables a Dios!
são desagradáveis
En este caso, debemos obedecer a Dios,
y no a los hombres (Hechos 5.28).
Buscar consejo de los padres
Hoy en día, vemos que muchos hijos
piensan que saben más que los padres, por
ser más estudiados y por sus diplomas, y que
no necesitan de ellos, ni de sus consejos, porque
sus padres son mayores y “anticuados (3)”.
¡Esto es una idea errada! Vea lo que la Biblia dice en
Proverbios 15.22: “Los pensamientos son frustrados donde no
hay consejo; mas en la multitud de consejeros se afirman”.
Quizás los padres no tuvieron la oportunidad de estudiar y
no tienen algún diploma, pero tienen experiencias que podrán en-
señarnos. Los consejos de los padres serán siempre con la inten-
ción de proteger al hijo de aquellas situaciones que traerán dolor
y sufrimiento.
Los mejores consejeros de los hijos son sus propios padres. Los
padres pueden hasta ser personas no cultas, pero por su amplia
experiencia de vida y por el amor que nutren por sus hijos,
ciertamente, brindarán consejos que deben ser escuchados.
Ayudar a los padres
Cuando éramos bebés, impotentes e incapaces de hacer cual-
quier cosa solitos, teníamos el cuidado de nuestros padres de
alimentarnos, de vestirnos, trabajando arduamente para que la
comida no nos faltase, dándonos el amparo cuando estábamos
enfermos y, muchas veces, ¡hasta velando por las madrugadas! Y
muchas otras cosas más, que podríamos contar aquí.
¿Cómo podríamos pagar por todo esto? ¡Tenemos una gran deu-
da de gratitud hacia nuestros padres! Creo que jamás conseguiremos
pagarlo, pero se puede y debe ser retribuida con nuestra buena vo-
luntad de
ajudar, apoiar e amparar
ayudar, y amparar
apoyar os a nuestros
nossos pais, em todas as áreas.
padres, las
Mesmo
en todas

3 Anticuado: Ultrapasado, viejo.

ManualdeBatismoB.indd 50 12/11/2014 15:37:41


Manual de Bautismo IPDA • 51

áreas. Aunque no tengamos mucho fi-


nancieramente, esto no debería ser
una excusa de no ayudar en nada,
aún con lo poco que tenemos,
¡podemos y debemos ayudar a
nuestros padres! ¡Esto es bíblico!
¡Las leyes dicen que es obligación
de los hijos ayudar a sus padres! Si una
ley humana determina esto, ¡imagine lo
que piensa y ordena nuestro Dios!

ManualdeBatismoB.indd 51 12/11/2014 15:37:42


Presentacion
de los Ninos

No encontramos en la Biblia ninguna enseñanza o ejemplo que


nos autorice el bautismo de niños. Pero encontramos un pasaje
bíblico que Jesús, con ocho días de nacido, fue presentado a Dios,
por Simeón (Lucas 2.21 y 22). Jesús no fue bautizado cuando era
niño.
Conforme ya aprendimos, por la Biblia, para ser bautizado, el
nuevo convertido debe arrepentirse de sus pecados y haber creído
en Jesucristo. Los niños aún no tienen discernimiento completo
del pecado, y no están aptos (1) para cumplir estos requisitos (2).

1 Apto (aptos): Capaz, competente, preparado, suficiente.


2 Requisito: Condición, ítem.

ManualdeBatismoB.indd 52 12/11/2014 15:37:46


Manual de Bautismo IPDA • 53

Entonces, las Escrituras enseñan acerca de la presentación de los


niños a Dios. Esta presentación de niños es hecha en la Casa de
Dios y puede ser considerada una ceremonia muy importante.
Nosotros, llevamos a nuestros hijos al culto, en un gesto de obe-
diencia a Dios, así, el pastor realiza esta presentación, orando con
toda la iglesia, pidiendo para que el Señor bendiga al niño, para
que el crezca saludable y sirviéndole y, consecuentemente,
también por nosotros, para que tengamos sabiduría para criarlo,
en la doctrina y en la amonestación (3) del Señor.
Cuando hacemos esto, estamos siguiendo la práctica cristiana y
bíblica, admitida por la Iglesia.
Un compromiso de los padres delante de Dios
Los padres firman un compromiso con Dios cuando presentan
sus hijos al Señor.
En la consagración de nuestros hijos, nosotros, nos comprome-
temos delante de Dios, de la Iglesia y de los ángeles, que enseñare-
mos a nuestros hijos el camino del Señor
y velaremos para que la Palabra de Dios
sea implantada en ellos. Y todo voto que
hacemos al Señor, debe ser cumplido.
Este acto espiritual es muy serio. Y
cuando hacemos algún voto a Dios,
no podemos tardar o dejar de cumplirlo,
porque El no se agrada de los insensatos:
“Cumple lo que prometes” (Eclesiastés 5.4).

3 Amonestación: Asesoramiento, aviso, reprensión.

ManualdeBatismoB.indd 53 12/11/2014 15:37:48


La Oracion

ManualdeBatismoB.indd 54 12/11/2014 15:37:49


Manual de Bautismo IPDA • 55

El nuevo convertido comienza un nuevo


camino con Cristo y desea tener una co-
munión íntima con El, esto se hace por
la oración. La oración es una intensa
comunión con Dios, por eso es indis-
pensable en la vida de un creyente.
Orar no es recitar un rezo deco-
rado, sino, hablar con Dios. La ora-
ción es cuando abrimos nuestro cora-
zón con sinceridad y conversamos con El.
Procure reservar momentos de su día para
orar; luego, poco a poco, usted va teniendo experiencias maravillo-
sas con Dios.
Podemos hablar directamente con Dios, en el nombre de Jesús, sin
la necesidad de pedir a algún santo, porque Jesús es el único
mediador entre Dios y los hombres (I Timoteo 2.5).
¿Por qué orar si Dios ya está en el control de
todo? ¿Por qué orar si Dios ya sabe lo que
vamos a pedir antes que lo pidamos?
• Oramos, ¡porque mostramos nuestra total dependencia y nues-
tra fe en El y porque El nos oye (I Pedro 3.12)!
• Oramos, porque El hará así como prometió en su Palabra y
bendecirá nuestras vidas abundantemente, hasta más de lo
que podemos pedir o esperar (Efesios 3.20).
• Oramos, porque Di Mo NOPOQRs (Filipenses
4.6; I Tesalonicenses 5.17).
• Jesú s nos dejó el ejemplo de la oración (Marcos 1.35). Si
Jesús consideraba que valía la pena orar, debemos imitarlo.
• Porque los hermanos de la iglesia primitiva oraban y debe-
mos orar también (Hch 1.14; 2.42; 3.1; 4.23-31; 6.4; 13.1-3).
• Porque la oración hecha por un justo puede mucho en sus
efectos (Santiago 5.16-18).
• Por la oración, podemos discernir (1) exactamente cual es la vo-
luntad de Dios

1 Discernir: Percibir con claridad, evaluar,


hacer distinción, observar.

ManualdeBatismoB.indd 55 12/11/2014 15:37:51


56 • Manual de Bautismo IPDA

en diferentes situaciones, el cual no sabemos específicamente.


• Oramos, porque la oración no es hecha en vano y seremos
recompensados, aunque no hayamos recibido nuestro pedido.
• Oramos, porque sabemos que cuando pedimos, de acuerdo a la
voluntad de Dios, El nos dará (I Juan 5.14-15).
Debemos orar siempre, porque dependemos de Dios para
todas las cosas y, cuando oramos con fe, es cierto que ¡El actúa
por nosotros! Hay tremendo poder en la oración, mucho más
de lo que podemos imaginar. Cuando un creyente ora bastante,
el se hace muy bendecido y vence las batallas de la vida con más
facilidad, ¡porque es más confiante y sabe que la ayuda y la
providencia de Dios vendrá!
Los mejores momentos de nuestra vida son aquellos que pasa-
mos en comunión con nuestro Dios, en oración. Aquello que ver-
daderamente es hijo de Dios, no consigue pasar un día sin orar. A
veces, no obtenemos la respuesta de Dios conforme queríamos,
entonces, en estas situaciones, debemos entender que Dios hizo lo
que es mejor para nosotros, por su sabiduría. Aún así, debemos
continuar perseverantes y persistentes en la
oración (Mateo 7.7 y Lucas 18.1-8). La
oración no debe ser vista como un
medio, solamente para obtener nues-
tra voluntad, sino, como un medio de
obtener la voluntad de Dios, aqui en
la tierra. Debemos aceptar la voluntad
de Dios, porque ella está sobre nosotros.
A través de la oración
• Podemos contarle a El nuestras ansiedades, necesidades,
nuestros temores y problemas, creyendo que El es poderoso
para calmar nuestro corazón y resolver los problemas de la
mejor manera posible (Filipenses 4.6).
• Podemos pedir que El nos guarde de los peligros que tan de
cerca nos rodean y de las tentaciones de Satanás que nos
incitan a pecar contra Dios (Mateo 26.41), como también
pedir que nos sane de nuestras enfermedades.
• Podemos alabar a Dios, también agradeciéndole por las cosas
que El hizo y hará por nosotros (Colosenses 4.2).

ManualdeBatismoB.indd 56 12/11/2014 15:37:52


Manual de Bautismo IPDA • 57

• Podemos oir a Dios hablar, en cuanto estamos orando,


Dios también nos habla, pero depende de nosotros usar
nuestro conocimiento de la Bíblia, para saber si es Dios o de
Satanás, porque el enemigo también puede intentar
engañarnos, trayendo pensamientos en nuestra mente que,
sutilmente (2), nos llevará al engaño y al pecado.
• Podemos fortalecernos espiritualmente, porque un creyente
sin oración es débil y vulnerable a los ataques y a las tenta-
ciones del Diablo. La oración es un escudo fuerte que protege
al creyente (Efesios 6.16). Debemos orar cuando estamos
angustiados, ésto es lo que nos orienta la Biblia (Stg 5.13).
La oración debe ser hecha siempre:
• En el nombre de Jesús – porque es así como Jesús nos
enseñó (Juan 14.13).
• Con fe – porque sin fe es imposible agradar a Dios (Mateo
21.21-22 y Hebreos 11.6).
Tipos de oraciones en la Biblia
• Oración de adoración: Es la oración en el cual exaltamos a
Dios, reconociendo que El es bueno, justo, grandioso y su
poder y su misericordia son para siempre (Salmos 113).
• Oración de petición: Es la oración en el cual pedimos a Dios
lo que necesitamos tanto para nosotros como también para las
personas que necesitan. Aunque esta oración sea para pedir
algo, es bueno empezar esta oración, agradeciendo y alabando
a Dios (Salmos 86.1-7).
• Oración de acción de gracias: Esta oración es de agradeci-
miento por algo que recibimos y que Dios hizo a nuestro
favor. La Biblia nos enseña que debemos dar gracias a Dios
por todo, incluso, no haya sido bueno (Efesios 5.20). En esta
oración puede exaltar y declarar a Dios en ¡cuanto El es
bueno y maravilloso!
• Oración de confesión: Es la oración en el cual reflexiona-
mos sobre nuestra vida, reconociendo nuestras fallas y peca-
dos cometidos contra Dios y contra nuestros hermanos, así
confesamos
2 Sutilmente: Discretamente.

ManualdeBatismoB.indd 57 12/11/2014 15:37:54


58 • Manual de Bautismo IPDA

y nos humillamos a Dios, para que El nos perdone. El Señor


ya sabe de nuestros errores, pero El quiere oir de nuestros
propios labios, como señal de arrepentimiento (I Juan 1.9).
• Oración de intercesión: Es la oración en el cual intercede-
mos, osea, oramos por otros (Santiago 5.16).
La oración modelo (que Jesús nos enseñó)
Esta oración es llamado la oración del “Padre Nuestro” y fue
enseñado por Jesús a sus discípulos (Mateo 6.9-13). Esto no quiere
decir que esta oración deba ser decorado y repetido a Dios. En vez
de esto, la oración del Padre Nuestro debe ser entendido como un
patrón de como orar. Si leemos la oración del Padre Nuestro,
veremos que se inicia, diciendo:
• “Padre nuestro que estás en los cielos”, esto quiere decir que
nuestra oración debe ser dirigida a Dios.
• “Santificado sea tu nombre”, nos muestra que debemos alabar
y exaltar al Señor.
• “Venga tu reino”, nos enseña que debemos pedir que el plan
de Dios se realice en nuestras vidas.
• “Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la
tierra”, está bien explicado (3) mostrando que la voluntad de
El sea realizada en nosotros, y no la nuestra, pues El sabe lo
que es mejor.“El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy”, Jesús
enseñándonos a pedir que El suple (4) nuestras necesidades.
• “Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros per-
donamos a nuestros deudores”, muestra la necesidad de con-
fesar nuestros pecados para ser perdonados; entretanto, al-
canzaremos el perdón de Dios, solamente cuando perdona-
mos a nuestro prójimo.
• “Y no nos metas en tentación”, es un pedido que hacemos,
para que podamos vencer las tentaciones de Satanás que
nos sobrevienen cada día.
• “Mas líbranos del mal”. El mal existe y Jesú s nos enseña
que podemos ser protegidos, si pedimos con fe, El podrá
librarnos del mal.
• “Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los si-
glos. Amén”.
3 Explicado: Expresar con claridad, nítido.
4 Suplir (supla): Cumplir, proveer, mantener, completar.

ManualdeBatismoB.indd 58 12/11/2014 15:37:55


Manual de Bautismo IPDA • 59

Una vez más exaltamos a Dios por lo que El es y siempre será


eternamente.
Dios mira mucho más las intenciones de nuestros corazones
cuando estamos orando, que nuestras palabras.
En la oración, debemos derramar nuestros corazones a Dios,
y no, simplemente, recitar a Dios palabras memorizadas.
¿Dónde debemos orar?
Podemos orar en cualquier lugar, y no solamente cuando es-
tamos en la iglesia. En la Biblia encontramos personas que oraban
en diferentes lugares:
• Isaac oró en el campo (Génesis 24.63),
• Jonás oró en el vientre de un gran pez (Jonás 2.1),
• Daniel oraba en el cuarto (Daniel 6.10),
• Jesús oró en la cruz (Marcos 15.34).
Así, podemos orar cuando estamos en casa, en nuestro trabajo, en
el omnibus, en el tren y en cualquier lugar. Lo que Dios quiere
es que oremos (I Timoteo 2.8). No necesitamos parar lo que estamos
haciendo para orar. La Biblia nos orienta que podemos orar en
Espíritu y, con seguridad, Dios nos oirá (Judas v.20).
¿Qué es orar en Espíritu?
Es orar en el pensamiento, sin mencionar palabras; porque,
muchas veces, no tenemos condiciones de orar en voz alta, ni
cerrar nuestros ojos, ¡pero si podemos entonces orar en espíritu!
En Efesios 6.18, el apóstol Pablo nos enseña: “Orando en todo
tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello
con toda perseverancia y súplica por todos los santos”.
¿En qué posición podemos orar?
Vea lo que encontramos en la Biblia.
• Daniel oró de rodillas (Daniel 6.10),
• Pablo oró sentado (Hechos 16.25),
• Podemos orar de pie, acostado, sentado,
andando y arrodillado. No importa la
posición en que estemos. Si nuestra
oración es hecha con fe, ¡ella será oída y
respondida por Dios!

ManualdeBatismoB.indd 59 12/11/2014 15:37:56


60 • Manual de Bautismo IPDA

¿Cuándo podemos orar?


La Biblia nos enseña que debemos orar sin cesar. Esto es
necesario, porque queremos tener intimidad en nuestra comu-
nión con Dios y, también, porque Satanás está, a todo tiempo,
queriendo hacernos pecar, para distanciarnos de Dios. Como ya
dijimos, no es necesario dejar de trabajar, de estudiar y de rea-
lizar sus obligaciones para solo estar orando. Es claro que tenemos
que reservar algún momento de nuestro día para que tengamos
un tiempo a solas con Dios, para orar y meditar en su Palabra;
pero podemos realizar nuestras tareas y obligaciones diarias oran-
do en espíritu.
Al levantarnos, podemos orar por la mañana; al mediodía,
antes del almuerzo; al caer la tarde, en los momentos de aflicción;
al dormir, por la madrugada; y en cualquier momento que desea-
mos, porque Dios está siempre atento a nuestras oraciones.
¿Por qué cerramos los ojos para orar?
La Biblia no dice que debemos cerrar los ojos para orar, lo cerramos
no como un ritual, sino más bien para no distraernos con las cosas
que están a nuestro alrededor. Cerrar los ojos en la oración es un
medio muy bueno, principalmente para aquellas personas que
no consiguen concentrarse. Pero hay ciertos momentos que,
obligatoriamente, tenemos que permanecer con nuestros ojos
abiertos.
Este es el caso cuando estamos manejando nuestros vehículos o
haciendo otra cosa que, necesariamente, no podemos cerrar los
ojos.

ManualdeBatismoB.indd 60 12/11/2014 15:37:57


El Ayuno

¿Qué es el ayuno?
El ayuno es cuando nos abstenemos (1) de todo alimento o
parcialmente, por un determinado tiempo, con un propósito y como
humillación a Dios. El ayuno y la oración frecuentemente están
juntos (Lucas 2.37).
¿Cuál es el propósito del ayuno?
El propósito principal del ayuno es mortificar nuestra carne y
fortalecer nuestro espíritu, convirtiéndonos más susceptibles (2) al
Espíritu Santo. En Hechos 13.3 y 14.23, vemos algunos creyentes
que ayunaban para tomar decisiones importantes. Este era el pro-
pósito del ayuno en aquellos tiempos.
El ayuno debe ser hecho con un espíritu alegre.
En Mateo 6.16, leemos: “Cuando ayunéis, no seáis austeros,
como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para
mostrar a los hombres que ayunan”. Entonces, cuando estuviére-

1 Abstener (abstenernos): Recusar; contenerse. privarse.


2 Susceptible: Capaz, sujeto; dependiente.

ManualdeBatismoB.indd 61 12/11/2014 15:38:01


62 • Manual de Bautismo IPDA

mos en consagración a Dios, a través del ayuno, no debemos


mostrarnos tristes y con rostro escuálido (3), solo porque es-
tamos ayunando. Muy al contrario, es un momento de to-
tal comunión con Dios y esto nos debe traer ¡placer y alegría!
El ayuno debe ser hecho con sabiduría, de manera equi-
librada y dentro de la enseñanza bíblica. Podemos ayunar por
algunas horas, y no por días y días, sin parar. Esto debilitará
nuestro cuerpo y podemos hasta perder nuestra salud mental.
¿Qué nos enseñó Jesús sobre el ayuno?
Cuando leemos la enseñanza de Jesús sobre el ayuno en Mateo
6.16-18, no hay como negar que El esperaba que ayunemos.
Cuando Jesús estaba para subir al cielo, dió orden a sus
apóstoles que enseñasen a las personas a guardar TODO lo que El
había mandado (Mateo 28.20), inclusive ¡el modo correcto de
ayunar! El propio Jesús practicó el ayuno, por tanto, debe ser parte
de nuestras vidas.
El ayuno es una señal de humillación a Dios,
pero no salva
No debemos ayunar como un martirio (4), para que seamos salvos.
Nuestra salvación no es por el sufrimiento,
sino, es por medio de la fe en Jesús, y
no por las cosas que hacemos, para que
no nos gloriemos (Efesios 2.8-9).
No podemos pensar que porque
ayunamos, Dios tenga la obligación de
responder nuestro propósito del ayu-
no. Como ya aprendimos, la respuesta de
Dios es por su voluntad, y no por nuestra,
porque El siempre hará lo que es mejor para nosotros.
¡El ayuno no es para perdonar
pecados hechas por nosotros!
El perdón viene por nuestro arrepentimiento y por nuestra humi-
llación a Dios, donde reconecemos nuestros errores y pecados, a

3 Escuálido: Sucio o desordenado, descuidado.


4 Martirio: Tortura, sufrimiento.

ManualdeBatismoB.indd 62 12/11/2014 15:38:02


Manual de Bautismo IPDA • 63

fin de confesarlos al Señor. ¡El ayuno no puede ser hecho para


que sea perdonado! ¡Esta no es la función del ayuno!
El ayuno no tendrá validez:
• Si ayunamos para mostrar a los otros que
somos más espirituales, nuestro ayuno será inválido.
La Biblia dice que el ayuno debe ser hecho en secreto. El ayuno
perderá su efecto si es para mostrar religiosidad. En los tiempos
bíblicos, algunas personas tenían la motivación errada, las
personas ayunaban para probar su religiosidad y espiritualidad,
Jesús nos enseñó a hacerlo en secreto, sin alarde (5). Leamos en
Mateo 6.17-18: Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu
rostro, para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre
que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará
en público”.
• Si fuera una práctica vacía y no fuera hecho de manera correcta.
Esto aconteció en los días del Antiguo Testamento, cuando
el pueblo comenzó a preguntar: ¿Por qué, dicen, ayunamos, y no
hiciste caso? ¿humillamos nuestras almas, y no te diste por
entendido? (Isaías 58.3). ¿Cuál fue la respuesta de Dios? La
respuesta fue que ellos estaban ayunando de forma errada (Isaías
58.3-4). Este versículo nos enseña que si ayunamos de manera
correcta, Dios nos mirará y nos oirá.
• Si fuera utilizado para perder peso o
solo porque estamos sin hambre.
¡Este tipo de ayuno no será valido! El ayuno debe tener un obje-
tivo, y no por una situación conveniente!

5 Alarde: Vanagloriarse, mostrarse, exhibirse.

ManualdeBatismoB.indd 63 12/11/2014 15:38:04


Convivencia con
los Familiares

¡Ahora usted es un creyente! Y es común que surja una tensión


en casa, principalmente si usted es el primer miembro de la familia
que tiene una experiencia con Cristo. Esta divergencia (1) de cre-
dos puede generar conflictos entre la familia.
Quizas sea acusado de destruir la paz y la unidad de la familia, o
que pueda ocasionar mucha hostilidad (2) y presión para dejar ST
lado a Cristo. Existe una tendencia común para culpar a Dios, por
todas Uas cosas ma
vers ión. Muchos nuevos convertidos son convencidos, por per-
sonas no creyentes, de que Va convers ión so WXYZ problemas y
que, por lo tanto, no vale Va pena insistir en este camino. Mire [o
que Jesú s dijo sobre este tema (Mateo 10.32-38).

1 Divergencia: Desacuerdo, disensión, discrepancia.


2 Hostilidad: Enemistad, rechazo, antipatía. 64
ManualdeBatismoB.indd 64 12/11/2014 15:38:06
Manual de Bautismo IPDA • 65

Por tanto no deje de buscar apoyo en los hermanos de la igle-


sia y de su pastor, para poder superar la presión de la familia (I
Tesalonicenses 4.18 y II Corintios 1.3-4).
Cuando aceptamos a Jesús, El se convierte en el centro de
nuestra vidas y nuestras actitudes pasan a ser orientadas confor-
me a ¡la Palabra de Dios (Gálatas 2.20)!
¡Esto no quiere decir que por ser creyentes, vamos a despreciar a
nuestra familia! ¡No! ¡Por el contrario (I Timoteo 5.8)! ¡Usted no
puede alejarse de la convivencia con su familia y de todos!
¡Usted puede continuar conviviendo con ellos, pero no haciendo las
cosas erradas que ellos hacen!
¡Ahora, que es conocedor de la Palabra de Dios, debe buscar una
convivencia familiar más agradable! ¡Si antes era un mal esposo
(a) o hijo, ahora usted será diferente! Nosotros queremos que
nuestra familia también se convierta a Cristo y comenzaremos a
hacer lo posible, para que la armonía reine en nuestro hogar, orando
por nuestra familia para que esto acontezca. La voluntad de Dios
es la salvación de toda nuestra familia y queremos decir como
Josué dijo:“Yo y mi casa serviremos a Jehová”(Josué 24.15).
Debemos cuidar nuestra familia, más que antes, cuando no
conocíamos a Jesús (I Timoteo 5.18). El mayor y más notable testi-
monio que un creyente puede dar es su ejemplo dentro y fuera de su
propia casa (Proverbios 31.11, 23, 28-29), osea, el vive de manera
coherente y bíblica con sus familiares: padres, esposo (a), hijos, etc.
La esposa creyente no puede descuidar solo de su vida espiritual,
como también de su apariencia, de su salud, de su higiene y de los
quehaceres de la casa y de los hijos. Saber administrar la casa es un
factor que va a evitar conflictos en el hogar. La esposa no puede
dejar su casa desorganizada, la comida por hacer y las
ropas de la familia sucias, ¡solo porque ahora
tiene que ir a la iglesia a cultuar! Por causa
del descuido de la esposa, quizás el
esposo no creyente juzgue que la
iglesia esté obstaculizando el buen
funcionamiento del hogar. Esto tam-
bién sirve para el esposo recién
convertido que, muchas veces, deja
de ayudar a la mujer en la organización

ManualdeBatismoB.indd 65 12/11/2014 15:38:08


66 • Manual de Bautismo IPDA

del hogar, que deja de ayudar en los pequeños reparos de la casa,


excusándose que no puede llegar atrasado al culto. Esta actitud
puede hacer que la esposa no creyente se aparte aún más del
Evangelio. Así que, vamos a ser vigilantes y prudentes, buscando
los mejores días y horarios para ir a la iglesia a cultuar a Dios.
Ahora, ¡eres diferente! Y más que nunca, usted va mostrar por
sus acciones: ¡que es una esposa más paciente, un esposo más
fiel, un hijo más obediente y que honra a sus padres! ¡Esto, a
veces, no es tan fácil! Pero ¡el Espíritu Santo nos podrá ayudar!
Las personas, que nos rodean, necesitan ver un cambio real,
aquello en que el Espíritu Santo \]^e en nosotros! Y, por su-
puesto, ¡nuestros familiares van esperar esto!
¡La Biblia habla de la mujer que tiene esposo
no creyente y que debe ganarlo sin palabras!
Las palabras son herramientas poderosas y que deben ser usa-
das de manera sabia y prudente. ¡Usted no debe estar todo el
tiempo hablando a su marido que el necesita aceptar a Jesús o
forzándole para que vaya a la iglesia con _`abc! Esdes palafras
sergh dijklmem a su esposo. Sn op qr sptqu de Jesvs, rwxryr, zwnr{xyr
orando por el! zSea paciente, esperando |}~ D€s ~ ‚ƒ~ para
con€cer ~ Evangelo! El esposo necesita experimentar el amor de
Dios a través de usted, de sus palabras, de su amor, en fi n, de sus
actitudes. Ahora, usted debe ser una esposa organizada, sirviendo a
su esposo, más que antes.
Así, estaremos ofreciendo a nuestros cónyuges la oportunidad de
conocer el amor de Cristo, no solo por nuestras palabras, sino
propiamente por nuestra manera de actuar conforme a la Palabra de
Dios!
La esposa creyente no debe
separarse de su esposo, solo
porque el no es creyente.
Lea lo que la Biblia dice en I Corintios
7.13 y 14. ¡Su matrimonio sigue siendo
válido y debe permanecer intacto! La
Biblia continúa, en el versículo 14,
diciendo que el esposo no creyente será
santificado por la esposa que es creyente,

ManualdeBatismoB.indd 66 12/11/2014 15:38:09


Manual de Bautismo IPDA • 67

¡la misma cosa con la esposa no creyente! ¡Y hasta sus hijos serán
santificados!
Puede ser que su esposo no le permita que participe de las activi-
dades de la iglesia o, hasta mismo, de ir a los cultos. También
hay casos de mujeres que dificultan la vida espiritual de los mari-
dos, por eso, busque un horario y un lugar dentro de su propia casa
para orar, adorar y meditar la Palabra de Dios; para encontrar
fuerzas y ayuda del Señor para soportar esta situación. Confía,
porque Dios actuará por usted en todas las situaciones.
¡La influencia de su vida obediente y santificada a Dios resul-
tará en la salvación, no solo de su esposo, sino de todo su hogar!

ManualdeBatismoB.indd 67 12/11/2014 15:38:10


Convivencia con
los Amigos

¡Usted aceptó a Jesús y, por supuesto, sus amigos van a saber de


esto! ¡Usted no necesita despreciarlos porque ahora es creyente,
pero Dios puede usarlo, como un medio para ganarlos a Cristo!
Tenemos que tener mucho cuidado en nuestra convivencia con
ellos, porque continúan en el pecado, ¡no son conocedores de la
Verdad y tienen malas costumbres que desagradan a Dios! A veces,
queremos ceder algunas cosas para agradar a nuestra familia o por
la presión de nuestros parientes y amigos incrédulos. Sin embargo,
no podemos hacer de esta manera, porque estaremos sujetos a
realizar actos que no agradan a Dios. Siempre debemos preservar
nuestro buen testimonio. ¡Hagamos de todo para no perderlo!
¡Puede ser que una concesión (1)hoy prepare el camino para una

1 Concesión: Conceder, permitir, autorizar.

ManualdeBatismoB.indd 68 12/11/2014 15:38:12


Manual de Bautismo IPDA • 69

otra concesión mañana! De repente, nosotros, que éramos ver-


daderos seguidores de Cristo, volvemos a practicar las mismas
costumbres mundanas de antes, en nuestra vida y en nuestro
carácter, rompiendo, así, nuestra relación con Dios.
Hay un dicho popular que dice: “¡lo influenciamos o sere-
mos influenciados!”
En el libro de los Salmos 1.1 dice que: ”Bienaventurado el va-
rón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de
pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado”.
Nuestras amistades pueden tener una gran influencia sobre
nosotros y, muchas veces, de manera muy sutil. Las personas de
su ambiente social van a presionarle para que retorne a los estándares
de su vida antigua. Esto es especialmente difícil para los jóvenes,
pero acontece con todos.
Viejos amigos tienen un gran poder de influencia y pueden
llevar a usted a desistir de la fe. Es vital (2), por tanto, que se una
con los hermanos de la iglesia, para que sea capaz de responder
apropiadamente a los antiguos amigos. Si notamos que ellos
nos está apartando de Dios o haciendo burlas, lo mejor sería no
juntarnos con ellos, pero siempre recordándonos de orar por
ellos, no desistiendo de ser cordiales y amables, para que ¡la luz de
Cristo brille a través de nuestras actitudes!
En la facultad o trabajo, muestre que usted tuvo un cambio en su
vida para bien, pero, para esto, no necesita aislarse, siendo male-
ducado y pensando que no puede conversar con nadie porque no
es creyente, pensando que esto nos apartará de Dios!
Este cambio será mostrado por su amabi-
lidad (3), paciencia, buen comportamiento y de
su buen carácter regenerados por el Espíritu
Santo!
Tenga una buena convivencia con
ellos, pero ¡no practicando el pecado
que practican! ¡Recordando que ellos
necesitan ser alcanzados por Jesús, recibien-
do la revelación del Evangelio que usted también recibió!
2 Vital: Esencial, fundamental.
3 Amabilidad: Cualidad de ser amable.

ManualdeBatismoB.indd 69 12/11/2014 15:38:14


La Santificacion

¿Qué es la Santificación?
La santificación de nuestro cuerpo, alma y espíritu significa el
abandono de las cosas que hacíamos antes de conocer a Dios y
que, por tanto, desagradan a Dios, para vivir una vida diferente como
El nos orienta en su Palabra: La Santa Biblia (Efesios 4.22-32).
Es la separación total del pecado y de todo lo que hay en este
mundo que desagradan a Dios. Ser santo es una cualidad del pueblo
de Dios, que nos lleva a hacer separación de las cosas y de las malas
costumbres de este mundo y, entonces, pasamos a pertenecer sola-
mente a Dios; siendo completamente fiel a El. Quien realiza este
proceso de santificación en nuestra vida es el Espíritu Santo. Una
de las cualidades de Dios es ser santo.

ManualdeBatismoB.indd 70 12/11/2014 15:38:15


Manual de Bautismo IPDA • 71

¡Ser santo es imposible!


y ¿Dios pediría algo imposible?
Dios nos pide santificar nuestra vida a El. Pero ¿Dios pediría algo
imposible? ¡No! Vivimos en un mundo manchado por el pecado,
rodeado de violencia, pornografía, deshonestidad y falsa religión.
¡Dios no quiere que nos aislemos de este mundo, (Juan 17.14-21)!
Pero Dios quiere que huyamos del pecado, que no amemos las
cosas de este mundo. Lea I Juan 2.15. Dios quiere que seamos luz (1
Timoteo 6.11) y brillemos como luces en un mundo de tinieblas
(Mateo 5:14-16). Nunca fue y no es fácil vivir como pueblo
santificado, en un mundo de corrupción e injusticia, ¡pero esto
es posible! Jesús, cuando estuvo en esta tierra, vivió como
hombre y probó esto, teniendo una vida sin pecado. Imitemos a
Jesús, y así, podremos vencer al pecado, porque ¡el Espíritu Santo
mora en nosotros!
La fe es nuestra arma
¡La victoria que vence al mundo es nuestra fe! La fe es nuestro
escudo para luchar. Lea Efesios 6.16. Usted tiene la fe, porque
ella es un presente de Dios a todos cuantos le aceptaron y hacen su
voluntad! Disfrute de este poder que es la fe en Jesús, para
vencer al pecado y ¡santificar
A Santificação é essencialsu para
vida para Dios!
termos
La Santificación es esencial para tener
comunión con Dios. Dios quiere tener ínti-
ma comunión con nosotros, pero necesita-
mos ser un pueblo santo, separados de la
inmoralidad, de la impureza, de la mal-
dad, de la prostitución, de la mentira, de la
lascivia, de la avaricia, de la lujuria, en
fin... del pecado! Solo así, podremos te-
ner esta comunión tan maravillosa con
nuestro Padre, nuestro Poderoso Dios! Lea II Co 6.14 y 7.1.
El pecado no puede tener lugar en la vida del
creyente
Aún siendo creyente, a veces nuestra vieja naturaleza quiere
resucitar, sus voluntades pecaminosas que practicábamos antes
de ¡conocer a Dios! Lea II Corintios 6 14 y 15. Las situaciones
que vivimos día a día nos asaltan y, sin darnos cuenta, estamos

ManualdeBatismoB.indd 71 12/11/2014 15:38:17


72 • Manual de Bautismo IPDA

peleando, hablando palabrotas, mintiendo, robando, vistiéndonos


inadecuadamente, engañando y otras cosas más, osea, produciendo
los frutos de la carne. Lea Gálatas 5.19, 20 y 21. Pero como somos
humanos e imperfectos, necesitamos de Jesús, para luchar contra
estas cosas y, así, buscaremos una vida de santiicación y en
comunión con Dios. De esta manera, ¡será más fácil luchar contra
el pecado!
¿De qué tipos de impureza tenemos que ser
limpios?
El apóstol Pablo menciona dos amplias categorías de pecado
que tienen que ser exterminadas de nuestras vidas: impurezas de
la carne e impurezas del espírituo. Jesús nos purifica de los peca-
dos y la Palabra de Dios es quien nos lava. A medida que vamos
conociendo la Palabra de Dios, vamos haciendo los ajustes nece-
sarios, osea, dejamos la práctica de las costumbres que antes tenía-
mos y, ahora, hacemos lo correcto, ¡que es la voluntad de Dios para
agradarle!
¿Cuáles son las impurezas de la carne? Son todas las formas de
inmoralidad y mundanismo, como: pecados sexuales, embriaguez,
deshonestidad y todas otras características que la carne desea.
Personas que practican tales cosas, no tendrán permiso para
entrar en el cielo. Lea Gl 5.19-21; 1 Co 6.9-11; Ap 21.8.
¿Cuáles son las impurezas del espíritu?
Los creyentes, de la ciudad de Corinto, estaban rodeados por la
idolatría, dioses que no eran el Dios Santo y Verdadero. En I
Corintios 10.14 a 21, leemos eso. Hoy, no es diferente, estamos
rodeados de una variedad de doctrinas humanas, filosóficas y
diabólicas, prácticas de espiritismo, rituales, adoración a santos e
imagenes de esculturas. Muchas veces, prácticas escondidas y
disfrazadas en medio de la cultura de los pueblos; esto es porque
Satanás vino de manera sutil para engañar, pero el verdadero
cristiano tiene el poder y el discernimiento del Espíritu Santo y no
participa de tales prácticas impuras. Tenemos que limpiarnos de
este y de cualquier tipo de mal y adorar solamente a Dios. Lea San
Mateo 4.10. Nuestra adoración a Dios tiene que ser de acuerdo
con la verdad de El. Lea Juan 4.24. ¡Sin la santificación, no
tendremos comunión con Dios!

ManualdeBatismoB.indd 72 12/11/2014 15:38:18


Manual de Bautismo IPDA • 73

¿Qué hacer si necesitamos estar con nuestras


vidas santificadas a Dios?
Tenemos que estar comunicados con Dios a través de la
oración y con el estudio de su Palabra, para poder vencer el
pecado y, así, producir los frutos del Espíritu; y, principalmen-
te, el fruto del dominio propio. Este fruto del dominio propio es
cuando tenemos el dominio, con la ayuda del Espíritu Santo, so-
bre nuestras voluntades pecaminosas, sean de nuestras accio-
nes y pensamientos, haciendo la voluntad de Dios, y dejando al
Espíritu Santo actuar en nosotros; porque, solo de esta forma,
conseguiremos estar con nuestra vida santificada a Dios. Lea en
Gálatas 5.22.
En toda la Biblia, lo que más vemos es Dios pidiendo santifica-
ción a su pueblo. Naturalmente, sin necesitar de una enseñanza, ya
tenemos, dentro de nostros, una inclinación para hacer aquello
que no agrada a Dios. Notemos un niño que, aún siendo
pequeño, tiene la inclinación para hacer lo que esta mal, pode-
mos observar que no fue enseñado a el, y ¡ya lo hizo!
“Pues la voluntad de Dios es vuestra santificación” (1
Tesalonicenses 4.3). “Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia,
sino a santificación” (1 Tesalonicenses 4.7). “Porque escrito está:
Sed santos, porque yo soy santo (1 Pedro 1:16). Lo que agrada a
Dios es nuestra santificación.
Estas actitudes “naturales”, que nacen con nosotros, son
frutos de la naturaleza del pecado que existen en nosotros y
deben ser combatidas. Buscar la santidad es
combatir nuestra naturaleza pecadora y ven-
cerla a través de la obra del Espíritu Santo en
nuestra vida. Santificación significa el
proceso que acontece en nuestra vida y
que nos lleva a ser santos. “Ser santo”
significa estar conectado con la voluntad
de Dios y desconectado con el pecado. La
voluntad de Dios está descrita en su Palabra,
La Santa Biblia. Y en ella encontramos las directrices para una vi-
da que agrada a Dios. Es un proceso contínuo, trabajaremos
en cooperación con Dios por nuestra santificación a toda vida.
Nunca llegaremos a la perfección en esta vida, pero podemos

ManualdeBatismoB.indd 73 12/11/2014 15:38:19


74 • Manual de Bautismo IPDA

vivir como santos, perfeccionándonos cada día para agradar a


Dios.
La Biblia dice que la santificación es obligatoria en nuestra
relación con Dios. No es una opción a ser hecha. “Seguid la paz
con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (Hebreos
12.14). Sin la santidad en nuestra vida, estamos separados de Dios
y unidos con el pecado. “Pero vuestras iniquidades han hecho
división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han
hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír” (Isaías 59.2).
Dios nos llama para la santificación, y para que esto acontez-
ca, tenemos que abandonar:
• La envidia (Santiago 3.14-16),
• El orgullo (Proverbios 16.18),
• El engaño (I Tesalonicenses 4.6,7),
• La vanidad (Efesios 4.17 y Salmos 4.2). Existen varios tipos de
vanidad, ejemplos: vanidad ministerial; orgullo de querer ser el
mejor entre otras personas; vanidad en la manera de vestirse, de
hablar, de la apariencia; hermanos y hermanas con ropas
sensuales, escandalosas, inadecuadas, llamativas, cortas,
transparentes, etc. (I Timoteo 2.9 y I Pedro 3.2-5). Hermanos
con cabellos largos y hermanas con cabellos cortados (I
Corintios 11.10-15). Además de estas vanidades citadas, hay
otras que no agradan a Dios; por eso, debemos santificarnos,
porque sin santificación nadie verá al Señor (Hebreos 12.14).
• El mundanismo (I Juan 2.15-17);
• Debemos huir del desnudismo o semidesnudismo (Apocalip-
sis 3.18 y 16.15).
¿Qué personas no heredarán el reino de Dios?
Lea I Corintios 6.10; Apocalipsis 21.8; Apocalipsis 22.15; Gála-
tas 5.19-21.
Pero, los que se santifican agradan a Dios (Romanos 6.22).
Nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo
Leamos I Corintios 6.19, 20 y I Corintios 3.16,17.
De esta forma, nadie tiene el derecho de destruir el propio cuerpo que
es templo del Espíritu Santo. Así, no podemos tener vicios como: humos

ManualdeBatismoB.indd 74 12/11/2014 15:38:19


Manual de Bautismo IPDA • 75

de todo tipo (cigarros, pipas, etc), drogas ilícitas


(marihuana, crack, cocaína, heroína, LSD, inhalar
cola, entre otras) y bebidas alcohólicas de
cualquier tipo (I Corintios 6.10 y I Corintios
5.11).
Lea Romanos 13.13, Gálatas 5.19-24,
Efesios 5.18, Daniel 6.4 e Isaías 28.7,8.

ManualdeBatismoB.indd 75 12/11/2014 15:38:20


La Television

El creyente que busca la santificación de su cuerpo, alma y


espíritu procura desviar sus ojos de aquello que no edifica. La
televisión, además de no traer beneficios espirituales, hace que la
persona queda expuesta a las imagenes y situaciones que son
contra la Palabra de Dios. Así, durante un programa de tele-
visión, la persona queda expuesta a escenas de violencia, sexo,
propagandas de bebidas alcohólicas, tabaquismo (1), consumismo,
adultérios, glotonerias (2), vanidades y otras cosas de este tipo. Por
tanto la programación de la televisión es malo y el salmista dice
exactamente sobre esto, como comportarse con sabiduría en su
propia casa, no colocando cosa mala delante de los ojos. Lea
Salmos 101.1-3.

Tabaquismo: Vicio de fumar. Abuso de tabaco.

76
1
2 Glotonería: Aquel que come con mucho
deseo y exageradamente. Goloso.

ManualdeBatismoB.indd 76 12/11/2014 15:38:23


Manual de Bautismo IPDA • 77
Ahora, el propio Jesús nos dice acerca de los ojos. Lea Mateo 6.
21-23. El mismo pensamiento inspiró al apóstol Juan a escribir
sobre el deseo de los ojos. Lea I Juan 2.16.
Así, ante una televisión, las personas están expuestas a todo el
tipo de deseo de la carne, porque una de las finalidades de la TV
es estimular el consumo y, por tanto, la concupiscencia de la
carne y de los ojos. Conforme afirma la Biblia, estas cosas no son
de Dios, por cuanto, de la misma forma, mirar TV o la
programación de la TV no pueden ser de Dios, lo que lleva a
concluir que la persona, al quedar expuesta a esta situación, no
estará con el Padre. Jesús dejó bien claro que donde esté el tesoro de
la persona, allí estará su corazón. Luego, quien es de Dios no estará
con el corazón direccionado para la concupiscencia de la carne y
de Acerca
los ojos.deAcerca de veroumal,
ver e ouvir oir el
o profeta
mal,
el profeta Isaías aclara en Isaías
33.14,15. Así, según la enseñanza de
la Biblia, quien desea ser salvo
debe desviar de toda forma sus
ojos de aquello que no conviene.
Conforme fue comentado anterior-
mente, la programación de la TV esti-
mula muchos deseos que no son buenos, ni son de Dios.
El mal que causa la televisión
La ciencia ha demostrado que la TV causa diversos males para la
salud del ser humano, entre ellos: propensión (3) a la demencia,
obesidad, hipertensión arterial (4), violencia, tabaquismo, con-
flictos familiares, sexualidad precoz (5) y depresión. La revista
“Science”, una de las principales revistas científicas del mundo,
en su edición de 2001,

3 Propensión: Disposición física o


emocional. Vocación para algo.
4 Hipertensión arterial: Es una enfermedad caracterizada
por elevados niveles de presión sanguínea en las arterias,
haciendo que el corazón tenga que ejercer
um esfuerzo mayor de lo normal; a fin de que la sangre
circule a través de los vasos sanguíneos.
5 Precoz: Que madura antes de tiempo.

ManualdeBatismoB.indd 77 12/11/2014 15:38:26


78 • Manual de Bautismo IPDA

dio los resultados de una encuesta mostrando como la TV altera el


comportamiento de las personas.
El contenido de la TV muestra muchas veces:
• Divorcio (I Corintios 7.11; Lucas 16.18),
• Vanidades (Salmos 24.3,4),
• Violencia (Génesis 6.11-13),
• Varios tipos de pecados que impiden a la persona entrar en el
Reino de Dios (I Corintios 6.10; Apocalipsis 21.8; Apocalipis
22.15).

ManualdeBatismoB.indd 78 12/11/2014 15:38:27


Manual de Bautismo IPDA • 79

ManualdeBatismoB.indd 79 12/11/2014 15:38:28


80 • Manual de Bautismo IPDA

ManualdeBatismoB.indd 80 12/11/2014 15:38:29