Está en la página 1de 2

El día de Pentecostés

Hch 2:1-4 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes


juntos. (2) Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento
recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; (3)
y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose
sobre cada uno de ellos. (4) Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y
comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que
hablasen.
Todo en la Biblia tiene un extraordinario significado y un propósito de
Dios. Esta era una de las tres fiestas mas importantes para los judíos
porque simbolizaba las primicias de la nueva iglesia. Antes, con la pascua,
el pueblo celebraba la liberación de la muerte, y la liberación de la
opresión.
El descenso del Espíritu Santo ¿Cuándo fue? ¿Cómo fue? ¿Cómo vino?
¿Qué hizo? ¿Cuál es su propósito?
I. Fue en el tiempo de Dios.
1. Todos estaban esperando la promesa de Cristo.
2. En el tiempo del anuncio.
3. Después de la liberación espiritual realizada por Cristo.
4. Ahora a los 50 días de la pascua (pasar de largo).
5. Ahora nosotros vivimos esa liberación del pecado y la maldad.
II. Fue sobre natural.
1. Estaban todos reunidos, sentados para escuchar.
2. Vino del cielo, un estruendo. Como en Gen. 11 o Ex. 20.18
cuando Dios se manifestó con truenos y relámpago y les
habló.
3. Un viento recio que llenó toda la casa. Cuando el Espíritu
Santo viene sobre la vida de una persona llena toda la casa,
ósea, toda nuestra vida. Afecta todas las áreas de nuestra
vida.
4. Lenguas repartidas como fuego. Fue algo visible, no
metafórico. Moisés fue llamado en una zaraza ardiente en
fuego. Dios consumió el holocausto frente a Elías, Elías fue
llevado de forma sobrenatural en un carro de fuego.
5. Estas lenguas se asentaron sobre cada uno de ellos. Es una
experiencia individual, y personal con el Espíritu Santo.
III. Fue con propósito.
1. Las lenguas eran idiomas desconocidos. Venían de muchos
lugares a celebrar la fiesta, y con diferentes idiomas.
2. Era según el Espíritu les daba que hablasen. Como en la torre
de babel fueron confundidas las lenguas, ahora ellos estaban
profetizando y hablando las maravillas de Dios en el idioma
de las personas que estaban afuera.
3. El evento debe haber sido notorio, y completamente visible
sobre la casa donde estaban reunidos. Para que las personas
comenzaran a juntarse y escuchar.
4. Esto simboliza el evangelio a todas las naciones. Y es donde
el Espíritu Santo toma el control de la vida de la persona
capacitándole para cumplir su misión, que es llevar el
evangelio a toda criatura.
5. Ellos recibieron el aliento de Dios y es lo que todo creyente
necesita para poder vencer en el día a día las tentaciones,
dándoles la fuerza para seguir a Cristo y sus enseñanzas.
Todos necesitamos un pentecostés en nuestra vida porque esto
representa un nuevo comienzo, como lo fue para la iglesia, también para
el cristiano, un nuevo comienzo con la compañía de Dios para siempre.
Amén!

También podría gustarte