Está en la página 1de 2

RESEÑA DE DIAMANTES Y

PEDERNALES
Diamantes y pedernales es una novela redactada y creada por Arguedas Altamirano
José María, cabe decir que ésta misma es la segunda novela del escritor peruano,
publicada en el año de 1954. Fue impresa por el editorial horizonte: Lima la novela
impresa por dicha editorial consta de 61 pp.

Hace aproximadamente 50 años vivo entre nosotros un hombre que dedico su


existencia a difundir y defender los valores del mundo andino con esto me refiero a
tanto la música, danzas, tradiciones, costumbre y más. Estoy hablando de José María
Arguedas Altamirano, un muy buen escritor considerado entre uno de los más
representativos de la narrativa peruana indigenista. Este gran personaje nació el 18 de
enero de 1911 en Andahuaylas La cuestión fundamental que se plantea en sus obras es
la de un país dividido en dos culturas (la andina de origen quechua y la occidental,
traída por los españoles)

La novela está compuesta por seis capítulos, con diferentes apartados o escenas en
cada uno de ellos, que en su conjunto conforman un total de 23 escenas.
La novela al estar dividida en capítulos me es necesario hacer la síntesis basándome en
esto para lo cuál es que la historia se ve reflejada en esto:
(CAP.1) El narrador habla sobre el indio y Upa Mariano, así mismo las relaciones que
tiene este con Don Aparicio y con la gente del lugar después de tres años de residencia
en el pueblo. (CAP.2) El autor se dirige al pasado para narrarnos las causas por las que
Mariano llego al pueblo. (CAP.3) Se representa la llegada de Adelaida conjuntamente
con este sus características y de las relaciones que se establecen entre ella y Don
Aparicio. (CAP.4) En el breve capítulo cuatro, vemos y oímos la entrega de flores que le
manda don Aparicio a doña Adelaida, por mediación del varayok’ alcalde de la comunidad de
Alk’amare, en compañía de un grupo de mujeres de la misma comunidad. (CAP.5) el narrador
nos expresa y representa la conquista amorosa y el rapto de Irma por parte de don Aparicio, y
contemplamos cómo se convierte finalmente en una más, si bien la principal, de sus queridas.
(CAP.6) En el último capítulo se narra la muerte de Mariano en manos del terrateniente como
castigo por haber tocado el arpa en casa celosa Irma y por involucrarse en las maniobras de
ésta para atraer nuevamente a don Aparicio.

Una vez hecha la síntesis debo reconocer que me dejo marcado e impresionado el mensaje
que tiene detrás de si, ya que radica la desigualdad social y el abuso que se comete en
“mundo” andino. “(…) Don Aparicio hizo caminar de cuatro patas a varios señores y que
algunos los monto todavía (…) Don Aparicio se reía como un condenado y hasta en la plaza
retumbaban sus carcajadas “(Arguedas 2001, página 22) según lo que expresa este fragmento
mencionado se puede identificar no solo la desigualdad social sino también los abusos que se
cometen, por muchos factores ya sea por el estatus social, color, origen, etc. Estás
características mencionadas se podrían decir que son las que representan a Don Aparicio.

Cómo segundo punto a favor de el libro está el hecho de que por más que la realidad sea
negativa el autor la expresa, en este caso con el personaje de Mariano “(…) Mariano no
demostraba ninguna emoción ante las burlas (…)” (Arguedas 2001, página 1) Este fragmento
corrobora a la actitud del personaje. Esto aún sucede en la sociedad actual ya que en el
momento que una persona emigra del campo a la ciudad el trato que se le da guarda relación
en lo que respecta al trato que se e da a Mariano.

Como último punto me parece muy interesante que en la novela se evidencia el


quechua y el español, ya que de manera implícita nos demuestra nuestra riqueza
lingüística por lo cual tengo que reconocer que considero importante que Joe María
Arguedas Altamiro rescate el idioma incaico en su novela.
Cabe decir que no todo en la obra es a mi criterio es positivo considero como
característica negativa los cambios bruscos de escenas y personajes, más aún de
tratarse de una novela corta, a consecuencia de esto es que puede ocasionar que el
interés y la emoción por la trama central se pierda.