Está en la página 1de 22

Joseph Schumpeter: “La Doctrina Clásica de la

Democracia”
Adam Przeworski: “Concepción Minimalista de
la Democracia: Una Defensa”
Transcripción y Traducción al Español por Gabriel Fernández Thiers.
1
Índice
Joseph Schumpeter: “La Doctrina Clásica de la Democracia”……………………………….3

- “El Bien Común y la Voluntad del Pueblo”………………………………………………3


- “La Voluntad del Pueblo y la Voluntad del Individuo”…………………………………..6
Adam Przeworski: “Concepción Minimalista de la Democracia: Una Defensa”……………14

2
Joseph Schumpeter
“La Doctrina Clásica de la Democracia”
1) El Bien Común y la Voluntad del Pueblo.
La filosofía de la democracia del siglo XVIII puede formularse en la siguiente
definición: el método democrático es ese arreglo institucional para llegar a
decisiones políticas en que se da cuenta del bien común haciendo que las
personas resuelvan los problemas a través de la elección de individuos que se
van a reunir para llevar a cabo su voluntad. Desarrollemos las implicaciones
de esto. Se sostiene, entonces, que existe un bien común, la luz de faro obvio
de la política, que siempre es fácil de definir y que cada persona puede hacer
ver por medio de un argumento racional. Por lo tanto, no hay excusa para no
verlo y, de hecho, no hay una explicación para la existencia de personas que
no lo ven, excepto ignorancia, que se puede eliminar, estupidez y el interés
antisocial. Por otra parte, este bien común implica respuestas definitivas a
todas las preguntas por lo que cada hecho social y cada medida tomada o por
ser tomada puede ser inequívocamente clasificado como "buena o mala".
Todas las personas tienen por lo tanto que estar de acuerdo, al menos en
principio, también hay un voluntad general (o común) de la gente (pueblo)
(= voluntad de todos los razonables individuos) que es exactamente
coincidente con el bien común o interés o bienestar o felicidad. Lo único,
salvo estupidez e intereses siniestros, que pueden traer desacuerdo y dar
cuenta de la presencia de una oposición es una diferencia de opinión en
cuanto a la velocidad con la cual el objetivo, en sí mismo común a casi todo,
debe ser abordado. Por lo tanto cada miembro de la comunidad, consciente
de eso debe ser objetivo, conocer su mente, discernir qué es bueno y qué es
malo, participar activamente y responsablemente, en la promoción de la
forma y la lucha última y todos los miembros tomados en conjunto controlar
sus asuntos públicos.
Es cierto que la gestión de algunos de estos asuntos requiere aptitudes y
técnicas especiales y por lo tanto tendrá que ser confiado a especialistas que
las tienen. Esto no afecta el principio, porque estos especialistas simplemente
actúan para llevar a cabo la voluntad de las personas exactamente como un
3
médico actúa para llevar la voluntad del paciente para mejorarse. También es
cierto que en una comunidad de cualquier tamaño, especialmente si muestra
el fenómeno de la división del trabajo, sería muy inconveniente para cada
individuo ciudadano tener que ponerse en contacto con todos los otros
ciudadanos en cada tema para hacer su parte la gobernanza. Será más
conveniente reservar solo las decisiones más importantes para que los
ciudadanos individuales se pronuncien (referéndum) y así que las decisiones
descansen en un comité en que se designa a hombres y que es conocido como
Asamblea o Parlamento, cuyos miembros son elegido por voto popular. Este
comité o cuerpo de delegados, como hemos visto, no representará a las
personas en un sentido legal, pero lo hará, por lo tanto, en uno al menos
técnico: va a expresar, reflejar o representar la voluntad del electorado. De
nuevo como una cuestión de conveniencia, este comité, siendo grande, puede
resolverse en varios departamentos más pequeños de asuntos públicos.
Finalmente, entre estos comités más pequeños habrá una comité de propósito
general, principalmente para tratar con la administración actual, llamado
gabinete o gobierno, posiblemente con un secretario general o chivo
expiatorio en su cabeza, un llamado primer ministro.
Tan pronto como aceptemos todas las suposiciones que están siendo hechas
por esta teoría de política, la democracia adquiere una significado
perfectamente inequívoco y no hay no hay problema en relación con ella,
excepto cómo implantarla. Además, el acuerdo democrático no solo es el
mejor de todos los concebibles, sino que a pocas personas les interesaría
considerar cualquier otro. Sin embargo, no es menos obvio que estos
supuestos (bien común) requieren de muchísimas declaraciones para poder
asegurar que realmente cuál es ese bien al que se aspira, en este sentido es
mucho más fácil refutarlo.
No hay, en primer lugar, nada exclusivo determinado como bien común que
todas las personas podrían acordar o que se haga llegar a un acuerdo por
medio de la fuerza o argumentos racionales. Esto no se debe principalmente
a el hecho de que algunas personas pueden querer cosas distintas al bien
común, sino al hecho fundamental de que para diferentes personas agrupadas
el bien común está destinado a significar cosas diferentes. Este hecho, por la
4
estrechez de su punto de vista sobre el mundo de las valoraciones humanas,
introducirá grietas en cuestiones de principios, valores que no se pueden
conciliar por argumento racional, nuestras concepciones de qué vida y qué
debería hacer la sociedad está más allá del alcance de la mera lógica. Se
pueden salvar por compromiso en algunos casos pero no en otros. Si todos
los americanos dicen: "Queremos que este país se arme hasta los dientes"
pero luego unos luchan por lo que conciben que es correcto en-todo-el-mundo
y otros estadounidenses dicen: “Nosotros queremos que este país resuelva sus
propios problemas, esta la única forma en que puede servir a la humanidad"
se terminan por enfrentar diferencias irreducibles en última instancia por
valores, así el compromiso general solo podría mutilar y degradar.
En segundo lugar, incluso si el bien común está suficientemente definido, en
como, por ejemplo, los utilitarios que buscan la máxima de satisfacción
económica, este principio es probado y aceptable para todos, sin embargo,
esto no implicaría respuestas igualmente definidas a problemas individuales.
Opiniones sobre esto pueden diferir en una medida lo suficientemente
importante como para producir la mayoría de los efectos de disensión sobre
los fines mismos. Los problemas de centrarse en la evaluación del presente
versus satisfacciones futuras, incluso el caso del socialismo frente al
capitalismo, quedaría abierto, por ejemplo, después de la conversión de cada
individuo ciudadano al utilitarismo. "Salud" podría ser algo deseado por
todos, sin embargo, las personas todavía estarían en desacuerdo con cosas
como la vacunación o la vasectomía. Y así los padres utilitaristas de la
doctrina democrática no pudieron ver toda la importancia de esto
simplemente porque ninguno de ellos consideró seriamente ningún cambio
sustancial en el marco económico y en los hábitos de la sociedad burguesa.
Ellos vieron poco más allá del mundo en un siglo XVIII ferretero. Tercero,
como consecuencia de ambas preposiciones precedentes, el concepto
particular de la voluntad de la gente o la volonté générale que los utilitaristas
hicieron suyos desapareció en el aire. Para ese concepto, se presupone la
existencia de un bien común determinado de manera única discernible a
todos. A diferencia de los romanticistas los utilitaristas no tenían noción de
esa entidad semi mística dotada de voluntad propia: esa "alma de la gente"

5
de la que la escuela histórica de la jurisprudencia hizo mucho. Ellos derivaron
la voluntad de la gente de las voluntades de los individuos. Y a menos que
haya un centro, el bien común, hacia el cual, al menos a la larga, todas las
voluntades individuales gravitan no hacia un solo tipo de “voluntad general”.
Esta idea por una parte unifica voluntades individuales, tiende a soldarlos por
medio de una discusión racional en la voluntad de la gente y, por otro lado,
confiere a esta última, la exclusiva dignidad ética reclamada por el credo
democrático clásico. Este credo no consiste simplemente en adorar la
voluntad de personas como tales, pero sí se basa en ciertas suposiciones sobre
el objeto "natural" de esa voluntad que es sancionada por la razón utilitaria.
Ambos, la existencia y la dignidad de este tipo de voluntad general se van tan
pronto como la idea del bien común nos falla. Y ambos pilares de la doctrina
clásica inevitablemente se desmoronan en polvo.
2) La Voluntad del Pueblo y la Voluntad del Individuo.
Por supuesto, sin embargo, de manera concluyente, esos argumentos que van
en contra de esta concepción particular de la voluntad del pueblo, no nos
impiden tratar de construir otra más realista. No pretendo cuestionar tampoco
la realidad o la importancia de los hechos sociopsicológicos en los que
pensamos cuando hablamos de la voluntad de una nación. Su análisis es sin
duda el prerrequisito para avanzar en los problemas de la democracia. Sin
embargo, sería mejor no retener el término porque esto tiende a oscurecer el
hecho de que tan pronto como hemos separado la voluntad del pueblo de su
connotación utilitaria estamos construyendo no solo una teoría diferente de
la misma cosa, sino una teoría de una cosa completamente diferente.
Tenemos todos los motivos para protegernos contra las trampas que se
encuentran en el camino de los defensores de la democracia que, si bien
aceptan, bajo la presión de la acumulación de pruebas, que cada vez más
hechos del proceso democrático intentan ungir los resultados del proceso.
Pero aunque se puede decir que una voluntad común u opinión pública de
algún tipo surge de la mezcla infinitamente compleja de situaciones
individuales y grupales, voliciones, influencias, acciones y reacciones del
"proceso democrático", el resultado carece no solo de racionalidad y unidad
sino también de sanción racional. Lo primero significa que, aunque desde el
6
punto de vista del análisis, el proceso democrático no es simplemente caótico,
el analista en nada es caótico puesto que puede ponerse al alcance de los
principios explicativos; sin embargo, los resultados no serían, salvo por
casualidad, significativos en sí mismos, como por ejemplo en la realización
de un fin o ideal definido. Esto último significa que, dado que esa voluntad
ya no es congruente con ningún "bien", que para reclamar dignidad ética para
el resultado ahora será necesario recurrir a una confianza incondicional en las
formas democráticas de gobierno como tales, una creencia que en principio,
tiene que ser independiente de la deseabilidad de los resultados. Como hemos
visto, no es fácil ubicarse en ese punto de vista., pero incluso si lo hacemos,
la caída del bien común utilitario todavía nos deja con muchas dificultades
en nuestras manos.
En particular, seguimos estando bajo la necesidad práctica de atribuir a la
voluntad del individuo una independencia y una calidad racional que son del
todo irreales. Si queremos argumentar que la voluntad de los ciudadanos per
sé es un factor político con derecho a respeto, primero debe existir. Es decir,
debe ser algo más que un paquete indeterminado de impulsos vagos que
juegan libremente sobre eslóganes dados e impresiones equivocadas. Todos
deberían saber definitivamente lo que quiere defender. Esta voluntad definida
tendría que implementarse mediante la capacidad de observar e interpretar
correctamente los hechos que son directamente accesibles para todos y de
cribar críticamente la información sobre los hechos que no lo son.
Finalmente, desde esa voluntad definida y a partir de estos hechos
comprobados, una conclusión clara y pronta sobre cuestiones particulares
debería derivarse de acuerdo con las reglas de la inferencia lógica, con un
grado tan alto de eficiencia general que la opinión de un hombre podría
mantenerse sin ser evidentemente absurda, tan buena como el de cualquier
otro hombre. Y todo esto el ciudadano modelo lo debería realizar por sí
mismo e independientemente de los grupos de presión y la propaganda, por
las voliciones e inferencias que se le imponen al electorado obviamente no
califican para los datos finales del proceso democrático. La cuestión de si
estas condiciones se cumplen en la medida requerida para poder con el
trabajo democrático no debe ser respondido por una aseveración temeraria o

7
una negación igualmente imprudente. Solo puede responderse mediante una
laboriosa evaluación de un laberinto de pruebas contradictorias. Antes de
embarcarme en esto, sin embargo, quiero asegurarme de que el lector aprecie
completamente otro punto que ya se ha hecho. Por lo tanto, repetiré que
incluso si las opiniones y los deseos de los ciudadanos fueran perfectamente
datos definidos e independientes para el proceso democrático con el que se
requiere trabajar, y si todos actuaran con una racionalidad y prontitud ideales,
no se seguiría necesariamente que las decisiones políticas producidas por ese
proceso desde la materia prima de esas voliciones individuales representaría
que cualquier cosa podría llamarse, en un sentido convincente, la voluntad de
las personas. No solo es concebible, sino que, cuando las voluntades
individuales están muy divididas, es muy probable que las decisiones
políticas producidas no se ajusten a "lo que la gente realmente quiere".
Tampoco se puede responder que, si no es exactamente lo que quieren,
obtendrán un "compromiso justo". Esto puede ser así. Las posibilidades de
que esto ocurra son mayores con aquellos asuntos que son de naturaleza
cuantitativa o admiten la gradación, como la cuestión de cuánto se gastará en
el alivio del desempleo siempre que todos estén a favor de algún gasto para
ese fin.
Creo que la mayoría de los estudiosos de la política han llegado a aceptar las
críticas formuladas contra la doctrina clásica de la democracia en el capítulo
anterior. También creo que la mayoría de ellos están de acuerdo, o estarán de
acuerdo en poco tiempo, en aceptar otra teoría que es mucho más fiel a la
vida y al mismo tiempo rescata a muchos de los patrocinadores y de lo que
el método democrático realmente significa con este término. Se recordará que
nuestros principales problemas sobre la teoría clásica centrada en la
proposición de que "el pueblo" tiene una opinión definida y racional sobre
cada cuestión individual y que dan efecto a esta opinión -en una democracia-
al elegir "representantes" que se encargarán de que esa opinión sea llevada a
cabo. Por lo tanto, la selección de los representantes se realiza en secundario
al objetivo primordial del arreglo democrático que es otorgarle el poder de
decidir asuntos políticos al electorado. Supongamos que revertimos los roles
de estos dos elementos y hacemos que la decisión de los asuntos por parte del

8
electorado sea secundaria a la elección de los hombres que deben decidir.
Para decirlo de otra manera, ahora se considera que el papel del pueblo es
producir un gobierno, o bien un organismo intermedio que a su vez producirá
un ejecutivo o gobierno nacional. Entonces definimos: El método
democrático es un arreglo institucional para llegar a las decisiones
políticas, en el que los individuos adquieren el poder de decidir por
medio de una lucha competitiva por el voto del pueblo. La defensa y la
explicación de esta idea mostrarán rápidamente que, en cuanto a la
verosimilitud de los supuestos y la capacidad de las proposiciones, mejora
enormemente la teoría del proceso democrático.
En primer lugar, se nos proporciona un criterio razonablemente eficiente para
distinguir a los gobiernos democráticos de los demás. Hemos visto que la
teoría clásica encuentra dificultades en ese punto y en muchas instancias
históricas porque tanto la voluntad como el bien de las personas se han
cumplido igual o mejor con gobiernos que no pueden describirse como
democráticos de acuerdo con cualquier uso aceptado del término. Ahora
estamos en una posición algo mejor, en parte porque estamos resueltos a
enfatizar un modus procedendi y la presencia o ausencia de este que en la
mayoría de los casos es fácil de verificar. Por ejemplo, una monarquía
parlamentaria como el inglesa cumple con los requisitos del método
democrático porque el monarca está prácticamente obligado a nombrar en el
gabinete a las mismas personas que elegiría el parlamento. Una monarquía
"constitucional" no califica para llamarse democrática porque los electorados
y los parlamentos no tienen todos los demás derechos que los electorados y
los parlamentos tienen en las monarquías parlamentarias, carecen del poder
para imponer su elección al comité de gobierno: los ministros del gabinete
son en este caso servidores del monarca, tanto en cuanto a nombre como en
esencia, y en principio también pueden ser desestimados como designados
por él. Tal acuerdo puede satisfacer a la gente. El electorado puede reafirmar
este hecho al votar en contra de cualquier propuesta de cambio. El monarca
puede ser tan popular como para poder derrotar cualquier competencia por la
oficina suprema. Pero dado que no se proporciona ninguna maquinaria para

9
hacer efectiva esta competencia, el caso no entra dentro de nuestra
definición1.
En segundo lugar, la teoría incorporada en esta definición deja todo el espacio
que podríamos desear para un reconocimiento apropiado del hecho vital del
liderazgo. La teoría clásica no hizo esto, pero, como hemos visto, atribuyó al
electorado un grado de iniciativa totalmente irreal que prácticamente
equivalía a ignorar el liderazgo. Pero los colectivos actúan casi
exclusivamente al aceptar el liderazgo; este es el mecanismo dominante de
prácticamente cualquier acción colectiva que sea más que un reflejo. Las
proposiciones sobre el funcionamiento y los resultados del método
democrático que tienen en cuenta esto están destinados a ser infinitamente
más realistas que las proposiciones que no lo hacen. No se detendrán en la
ejecución de una generación volonte, sino que de alguna manera mostrarán
cómo emerge o cómo se sustituye o falsifica. Lo que hemos denominado
Voluntad Manufacturada ya no está fuera de la teoría, una aberración por la
ausencia de la cual oramos piadosamente; entra en la planta baja como
debería.
En tercer lugar, sin embargo, en la medida en que haya voliciones genuinas
grupales -por ejemplo, la voluntad de los desempleados de recibir beneficios
de desempleo o la voluntad de otros grupos para ayudar- nuestra teoría no los
descuida. Por el contrario, ahora podemos insertarlos exactamente en el papel
que realmente desempeñan. Tales voliciones no se afirman por regla general
directamente, incluso si son fuertes y definidas, permanecen latentes, a
menudo durante décadas, hasta que algún líder político los llama a la vida y
los convierte en factores políticos. Esto lo hace, o de lo contrario sus agentes
lo hacen por él, organizando estas voliciones, desarrollándolas e incluyendo
eventualmente los elementos apropiados en su oferta competitiva, la
interacción entre los intereses sectoriales y la opinión pública. La forma en
que producen el patrón que llamamos situación política aparece desde este
ángulo en una luz nueva y mucho más clara.

1
Monarquía constitucional no califica como democracia, los ministros dependen de él. Monarquía parlamentaria sí,
porque el monarca está obligado a designar a los mismos ministros que elige el parlamento.
10
En cuarto lugar, nuestra teoría, por supuesto, no es más definida que el
concepto de competencia por el liderazgo. Este concepto presenta
dificultades similares al concepto de competencia en el ámbito económico,
con el que puede ser útil compararlo. En la vida económica, la competencia
nunca es completamente nula, pero casi nunca es perfecta. Del mismo modo,
en la vida política siempre hay cierta competencia, aunque tal vez solo una
potencial, por la lealtad de la gente. Para simplificar las cosas, hemos
restringido el tipo de competencia para el liderazgo, que es definir la
democracia, a la libre competencia por un voto libre. La justificación para
esto es que la democracia parece implicar un método reconocido para
conducir la lucha competitiva, y que el método electoral es prácticamente el
único disponible para las comunidades de cualquier tamaño. Pero aunque esto
excluye a muchas formas de asegurar un liderazgo que debería excluirse,
como la competencia por insurrección militar, no excluye los casos que son
notablemente análogos a los fenómenos económicos que denominamos
competencia "desleal" o "fraudulenta" o restricción de la competencia. Y no
podemos excluirlos porque si lo hiciéramos, deberíamos dejarlo con un
ideal completamente irreal. Entre este caso ideal que no existe y los casos
en que toda competencia con el líder establecido se previene por la fuerza,
hay un rango continuo de variación dentro del cual el método democrático
del gobierno se oscurece en el autocrático por pasos imperceptibles. Pero si
deseamos comprender y no filosofar, así es como debería ser. El valor de
nuestro criterio no se ve seriamente afectado por ello.
Quinto, nuestra teoría parece aclarar la relación que subsiste entre la
democracia y la libertad individual. Si con esto último nos referimos a la
existencia de una esfera de autogobierno individual cuyos límites son
históricamente variables, la sociedad no tolera la libertad absoluta ni siquiera
de la conciencia y del discurso, ninguna sociedad reduce esa esfera a cero: la
pregunta claramente se convierte en un asunto de grado. Hemos visto que el
método democrático no garantiza necesariamente una mayor cantidad
de libertad individual que otro método político permitiría en
circunstancias similares. Bien puede ser al revés. Pero todavía hay una
relación entre los dos. Si, al menos por principio, todos son libres de competir

11
por el liderazgo político presentándose ante el electorado, esto en la mayoría
de los casos, aunque no en todos significará una considerable cantidad de
libertad de discusión para todos. En particular, normalmente significará una
considerable cantidad de libertad de la prensa. Esta relación entre
democracia y libertad no es absolutamente estricta y puede ser alterada. Pero,
desde el punto de vista del intelectual, es, sin embargo, muy importante.
En sexto lugar, debe observarse que al hacer que la función principal del
electorado sea producir un gobierno, intenté incluir en esta frase también la
función de desalojarlo. El uno significa simplemente la aceptación de un líder
o un grupo de líderes, el otro significa simplemente el retiro de esta
aceptación. Esto cuida de un elemento que el lector puede haber pasado por
alto. Él puede haber pensado que el electorado controla, así como las
instituciones lo hacen. Pero dado que los electorados normalmente no
controlan a sus líderes políticos de ninguna manera, excepto al negarse a
reelegirlos o las mayorías parlamentarias que los respaldan, parece bien
reducir nuestras ideas sobre este control en el camino indicado por nuestra
definición. De vez en cuando, se producen revueltas espontáneas que
molestan directamente a un gobierno o un ministro individual o imponen un
determinado curso de acción. Pero no solo son excepcionales, sino que, como
veremos, son contrarios al espíritu del método democrático.
Séptimo, nuestra teoría arroja mucha luz sobre una vieja controversia. Quien
acepta la doctrina clásica de la democracia y en consecuencia cree que el
método democrático es garantizar que los problemas se decidan y las políticas
enmarcadas de acuerdo con la voluntad de la gente debe sorprenderse por el
hecho de que, incluso si esa voluntad fuera innegablemente real y definida,
la decisión por mayorías simples en muchos casos la distorsionaría en lugar
de darle efecto. Evidentemente, la voluntad de la mayoría es la voluntad
de la mayoría y no la voluntad del "pueblo". Este último es un mosaico
que el primero no logra "representar" por completo. Igualar ambos por
definición no es resolver el problema. Sin embargo, los autores de los
diversos planes de Representación Proporcional han intentado soluciones
reales. Estos planes se han encontrado con críticas adversas por motivos
prácticos. De hecho, es obvio no solo que la representación proporcional
12
ofrecerá oportunidades para todo tipo de idiosincrasias, sino también que
puede evitar que la democracia produzca gobiernos eficientes y así demostrar
ser un peligro en tiempos de tensión. Pero, antes de concluir que la
democracia se vuelve impracticable si su principio se lleva a cabo
consistentemente, es mejor preguntarnos si este principio realmente implica
una representación proporcional.
De hecho, no es así. Si la aceptación del liderazgo es la verdadera función del
voto del electorado, el caso de la representación proporcional colapsa porque
sus premisas ya no son vinculantes. El principio de democracia simplemente
significa que las riendas del gobierno deberían ser entregadas a aquellos que
cuentan con más apoyo que cualquiera de los individuos o equipos que
compiten entre sí. Y esto, a su vez, parece asegurar la posición del sistema
mayoritario dentro de la lógica del método democrático, aunque todavía
podríamos condenarlo por motivos que están fuera de esa lógica...

13
Adam Przeworski
“Concepción Minimalista de la Democracia: Una Defensa”
Quiero defender una concepción minimalista schumpeteriana de la
democracia por estándares minimalistas popperianos. En la concepción de
Schumpeter (1942), la democracia es solo un sistema en el que los
gobernantes son seleccionados por elecciones competitiva. Popper (1962:
124) lo defiende como el único sistema en el que los ciudadanos pueden
librarse de los gobiernos sin derramamiento de sangre...
Como ni el puesto que deseo defender ni el reclamo a su favor son nuevos,
¿de qué los defiendo? Al leer innumerables definiciones, uno descubre que
la democracia se ha convertido en un altar en el que todos cuelgan su exvoto
favorito. Casi en todos los aspectos normativamente deseables de la política,
y a veces incluso de los sociales y económicos, la vida se acredita como
intrínseca a la democracia: representación, rendición de cuentas, igualdad,
participación, justicia, dignidad, racionalidad, seguridad, libertad..., la lista
continúa. Se nos dice repetidamente que "a menos que la democracia sea x o
genere x..." La elipsis rara vez se explica, pero insinúa que un sistema en el
que se eligen gobiernos no es digno de llamarse "democracia" a menos que
se cumpla x o que la democracia en el sentido mínimo no perdurará a menos
que x esté satisfecho. El primer reclamo es normativo, incluso si a menudo
se oculta como una definición. El segundo es empírico...
Sin embargo, supongamos que esto es todo lo que hay en la democracia: que
los gobernantes son elegidos. ¿Es pequeño? Depende del punto de partida. Si
uno comienza con una visión de una armonía básica de intereses, un bien
común para ser descubierto y aceptado por una deliberación racional, y para
ser representado como la opinión de la mayoría informada, el hecho de que
los gobernantes son elegidos no tiene un significado particular. La votación
es solo un recurso que ahorra tiempo (Buchanan y Tullock 1962) y el
gobierno de la mayoría es solo una forma técnicamente conveniente de
identificar lo que todos deberían o deberían haber estado de acuerdo. Sin
embargo, si el punto de partida es que en cualquier sociedad hay conflictos,
valores e intereses, la elección de gobernantes no tiene nada de milagroso.
14
Pongamos la visión consensualista de la democracia en su lugar -en el Museo
del Pensamiento del siglo XVIII- y observemos que todas las sociedades
están plagadas de factores económicos, culturales, o conflictos morales. Es
cierto que, como destacó la teoría de la modernización (especialmente Coser
1959), estos conflictos pueden ser "transversales": no necesitan enfrentar a la
clase contra la clase o la religión contra la religión. Pueden ser atenuados
por un "consenso superpuesto": consenso sobre aspectos prácticos
compatibles con las diferencias de valores (Rawls 1993). También pueden
ser moderados por la discusión pública de razones tanto normativas como
técnicas, aunque, como he argumentado anteriormente, la deliberación es una
espada de doble filo, ya que puede conducir solo a la consolidación de puntos
de vista conflictivos. Sin embargo, al final, cuando todos se han formado en
coaliciones, se ha elaborado el consenso práctico y se han agotado todos los
argumentos, los conflictos continúan.
Mi defensa de la concepción minimalista procede en dos pasos. Considero
obvio que queremos evitar el derramamiento de sangre y resolver
conflictos mediante la violencia. Comenzando con esta suposición, primero
argumento que la mera posibilidad de poder cambiar gobiernos puede evitar
violencia. En segundo lugar, sostengo que ser capaz de hacerlo por votación
tiene sus propias consecuencias. La defensa de la democracia por parte de
Popper es que nos permite deshacernos de los gobiernos pacíficamente. Pero,
¿por qué deberíamos preocuparnos por cambiar los gobiernos? Mi respuesta
es que la posibilidad misma de que los gobiernos cambien puede resultar
en una pacífica regulación de conflictos. Para ver este argumento en su
forma más descarnada, suponga que los gobiernos son seleccionados por un
lanzamiento de una moneda, no necesariamente justa: "cara" significa que
los titulares deben permanecer en el cargo, "sello" que deben abandonar. Por
lo tanto, una lectura del lanzamiento designa "ganadores" y "perdedores".
Esta designación es una instrucción de qué deben y qué no deben hacer los
ganadores y los perdedores: los ganadores deben mudarse a una Casa Blanca
o Rosada o tal vez incluso a un palacio; mientras estén allí, pueden llevar
todo a la restricción constitucional para ellos y sus seguidores, y deben tirar

15
la misma moneda cuando termine su mandato. Los perdedores deberían
mudarse a sus casas y aceptar no obtener más que lo que les quede.
Tenga en cuenta que cuando la autorización para gobernar se determina
mediante una lotería, los ciudadanos no tienen ninguna sanción electoral,
prospectiva o retrospectiva, y los titulares no tienen incentivos electorales
para comportarse bien mientras están en el cargo. Dado que la elección
de los gobiernos mediante una lotería hace que sus posibilidades de
supervivencia sean independientes de su conducta, no hay motivos para
esperar que los gobiernos actúen de manera representativa porque quieren
ganar dinero y reelección: se corta cualquier vínculo entre elecciones y
representación.
Sin embargo, la posibilidad de que los gobiernos alternen puede inducir a las
fuerzas políticas en conflicto a cumplir con las reglas en lugar de participar
en la violencia por la siguiente razón: aunque los perdedores estarían
mejor a corto plazo rebelándose en lugar de aceptar el resultado de la
ronda actual, si tienen suficiente posibilidad de ganar y una recompensa
lo suficientemente grande en las rondas futuras, es mejor que sigan
cumpliendo con el veredicto del lanzamiento de la moneda en lugar de
luchar por el poder. Del mismo modo, aunque a los ganadores le iría
mejor a corto plazo no arrojar la moneda de nuevo, a la larga podrían
estar mejor saliendo de la oficina pacíficamente que provocando una
resistencia violenta a su usurpación del poder. La regulación de los
conflictos mediante un lanzamiento de moneda es entonces un equilibrio
autoejecutable (Przeworski 1991: capítulo 1). El derramamiento de sangre se
evita por el mero hecho de que, para Aristóteles, las fuerzas políticas esperan
turnarse.
Supongamos primero que los ganadores del lanzamiento de moneda obtienen
una parte predeterminada del pastel, ½ < x < 1, mientras que los perdedores
obtienen el resto. Los ganadores deciden en cada momento si celebrar
elecciones en la próxima oportunidad y los perdedores deciden ya sea aceptar
la derrota o rebelarse Si la democracia se repite indefinidamente desde t = 0
en adelante, el ganador en t = 0 espera obtener:

16
Dw = x + Vwin (e, x)
Y el perdedor en t = 0 espera obtener:
DL = (l - x) + Vloser (l - e, x)
Donde “V” representa el valor presente de continuar bajo la democracia más
allá del ronda actual, e es la probabilidad de que el titular actual gane el
próximo sorteo. Dejemos que el "equilibrio democrático" represente un par
de estrategias en las que los ganadores actuales siempre mantengan
lanzamientos si esperan que los perdedores cumplan y los perdedores
actuales siempre cumplan si esperan que los ganadores realicen
lanzamientos. Entonces tal equilibrio existe si todos están mejor en
democracia que bajo rebelión: si Dw> Rw y DL> RL, donde R representa los
valores esperados de conflicto violento para cada uno de los dos sectores
políticos. Además, la perspectiva de la alternancia puede inducir a la
moderación mientras está en el cargo. Supongamos que el titular actual puede
manipular la probabilidad, e, de ser reelegido o puede decidir qué parte del
pastel, x E [0, 1], tomar, o ambos.
Hay algunos valores iniciales {e (0), x (0)}; en t = l la moneda se arroja y
designa ganadores y perdedores. Quien sea el ganador ahora elige {e (l), x
(l)}: las reglas para esta ronda, etc. Por lo tanto, las reglas no se dan ex ante:
el titular las manipula a voluntad. Sin embargo, hay condiciones bajo las
cuales existe un equilibrio democrático en el que los titulares no se apoderan
de todo. Si el costo de la rebelión es lo suficientemente alto para ambos,
cada titular preferirá moderar su comportamiento mientras está en el
poder bajo democracia en lugar de provocar una rebelión del perdedor
actual. Como dice Hardin (1989: p.113), "para el caso constitucional, la
fuente [de estabilidad] última es el costo interno de la acción colectiva para
la reordenación o, en palabras de César, el motín". Sin embargo, si la amenaza
de motín fuera el único incentivo para la moderación, ¿por qué alguna vez
adoptaríamos procedimientos que sometan el control del ejercicio de la regla
a una lotería? Si los actores políticos relevantes sabían lo que sucedería como
resultado de un conflicto abierto, podían aceptar una distribución que hubiera
resultado de una confrontación abierta. En lugar de arrojar una moneda
17
decidiendo quién obtiene qué, la distribución se fijaría para reflejar la fuerza
que las fuerzas políticas en conflicto podrían reunir en una confrontación
abierta, x para uno, (l - x) para el otro. Entonces, ¿por qué tenemos
democracia: un acuerdo para arrojar una moneda con probabilidades e y (l -
e)?
La razón, en mi opinión, es que sería imposible escribir un contrato dictatorial
que especifique cada estado contingente de la naturaleza. A su vez, dejando
el control residual sobre cuestiones no reguladas explícitamente por contrato.
El dictador generaría rendimientos crecientes al poder y socavaría el contrato.
Dotado de control residual, el dictador no podía comprometerse a no usar la
ventaja para minar la fuerza de los adversarios en un conflicto abierto. Por lo
tanto, para evitar la violencia, las fuerzas políticas en conflicto adoptan
el siguiente dispositivo: acordar sobre los problemas que pueden
especificarse y permitir que el control residual se alterne de acuerdo con
las probabilidades especificadas. En este sentido, la constitución especifica
“x”, los límites sobre los titulares, y “e”, sus posibilidades en la competencia
electoral, pero un dispositivo aleatorio decide quién tiene el control residual.
Sin embargo, no usamos dispositivos aleatorios; nosotros votamos ¿Qué
diferencia hace eso?
Votar es la imposición de una voluntad sobre una voluntad. Cuando se
llega a una decisión mediante votación, algunas personas deben someterse a
una opinión diferente de la suya o a una decisión contraria a su interés. La
votación autoriza la compulsión. Otorga poder a los gobiernos, a nuestros
gobernantes, para mantener a la gente en la cárcel, a veces incluso para
quitarse la vida, para arrebatar el dinero de algunos y entregárselo a otros,
para regular el comportamiento privado de los adultos que consienten. La
votación genera ganadores y perdedores, y autoriza a los ganadores a imponer
su voluntad, dentro de las limitaciones, sobre los perdedores. Esto es lo que
es el "gobernante". La adición entre paréntesis de Bobbio (1984: 93) muestra
una implicación crucial de la definición schumpeteriana: "por 'sistema
democrático'", dice Bobbio, "me refiero a uno en el que el poder supremo
(supremo en la medida en que solo está autorizado a uso de la fuerza como
último recurso) se ejerce en nombre y por cuenta del pueblo en virtud del
18
procedimiento de las elecciones. "Es la votación la que autoriza la coerción,
no los motivos que la respaldan”. Pace Cohen (1997: 5), que afirma que los
participantes "están dispuestos a cooperar de acuerdo con los resultados de
dicha discusión, tratando esos resultados como autorizados", es el resultado
de votar, no de discutir, lo que autoriza a los gobiernos gobernar, obligar.
La deliberación puede conducir a una decisión razonada: puede iluminar las
razones por las cuales una decisión debe o no debe tomarse. Además, estas
razones pueden guiar la implementación de la decisión, las acciones del
gobierno. Pero si todos los motivos se han agotado y, sin embargo, no hay
unanimidad, algunas personas deben actuar en contra de sus razones. Se les
obliga a hacerlo, y la autorización para obligarlos se deriva de contar cabezas,
la fuerza pura de los números, no de la validez de las razones. ¿Qué
diferencia, entonces, hace que votemos? Una respuesta a esta pregunta es que
el derecho al voto impone la obligación de respetar los resultados de la
votación. Desde este punto de vista, la democracia persiste porque las
personas consideran que es su deber obedecer los resultados resultantes de
un proceso de decisión en el que participaron voluntariamente. La
democracia es legítima en el sentido de que las personas están listas para
aceptar decisiones de contenido aún no determinado, siempre y cuando
puedan participar en la toma de estas decisiones. No creo que este punto de
vista sea persuasivo, ya sea normativa o positivamente. Claramente, este no
es el lugar para entrar en una discusión sobre un tema central de la teoría
política (Dunn 1996a: capítulo 4) pero estoy de acuerdo con Kelsen (1998
[1929]: 21) cuando observa que '' La suposición puramente negativa que
ningún individuo cuenta más que cualquier otro permite deducir el principio
positivo de que prevalecerá la voluntad de la mayoría", y no conozco ninguna
evidencia que demuestre que la participación induce el cumplimiento. Sin
embargo, creo que votar induce el cumplimiento a través de un mecanismo
diferente. La votación constituye una "flexión de músculos": una lectura de
las posibilidades en la eventual guerra. Si todos los hombres son igualmente
fuertes (o armados), entonces la distribución del voto es un sustituto del
resultado de la guerra. Refiriéndose a Heródoto, Bryce (1921: 25-6) anuncia
que utiliza el concepto de democracia en su antiguo sentido estricto, como

19
denotar un gobierno en el que gobierna la voluntad de la mayoría de los
ciudadanos calificados, tomando ciudadanos calificados para constituir la
mayor parte de los habitantes, por ejemplo, aproximadamente tres cuartas
partes, “para que la fuerza física de los ciudadanos coincida (en términos
generales ) con su poder de votación'' (cursivas provistas). Condorcet afirma
que esta fue la razón para adoptar el gobierno de la mayoría: por el bien de la
paz y el bienestar general, era necesario colocar a la autoridad donde yace la
fuerza. Claramente, una vez que la fuerza física diverge de los números,
cuando la capacidad de hacer la guerra se profesionaliza y se vuelve técnica
, la votación ya no proporciona una lectura de las posibilidades en un
conflicto violento. Pero votar revela información sobre pasiones, valores e
intereses. Si las elecciones son un sustituto pacífico de la rebelión
(Hampton, 1994), es porque informan a todos los que se amotinarán y en
contra de qué. Informan a los perdedores: "Aquí está la distribución de la
fuerza: si desobedecen las instrucciones transmitidas por los resultados de las
elecciones, es más probable que lo golpee de lo que podrá vencerme en una
confrontación violenta '' - y los ganadores - '' Si no celebras elecciones otra
vez o si agarras demasiado, podré oponer una resistencia prohibitiva ''. Las
dictaduras no generan esta información; necesitan policía secreta para
averiguarlo. En las democracias, incluso si votar no revela una voluntad
colectiva única, sí indica límites para gobernar. ¿Por qué más
interpretaríamos la participación como una indicación de legitimidad, por qué
nos preocuparía el apoyo a los partidos extremistas?
Al final, el milagro de la democracia es que las fuerzas políticas en conflicto
obedecen los resultados de la votación. Las personas que tienen armas de
fuego obedecen a quienes no las tienen. Los titulares arriesgan su control
de las oficinas gubernamentales al celebrar elecciones. Los perdedores
esperan su oportunidad de ganar. Los conflictos están regulados, procesados
de acuerdo con las reglas y, por lo tanto, limitados. Esto no es un consenso,
pero tampoco un caos, solo un conflicto limitado; conflicto sin matar.
Las votos son "piedras de papel", como observó una vez Engels. Sin
embargo, este milagro no funciona en todas las condiciones. La esperanza de
vida de la democracia en un país con un ingreso per cápita de menos de
20
$1,000 es de aproximadamente ocho años. Entre $1,001 y $2,000 una
democracia promedio puede durar dieciocho años. Pero por encima de
$6,000, las democracias duran para siempre2. De hecho, ninguna democracia
cayó jamás, independientemente de todo lo demás, en un país con un ingreso
per cápita más alto que el de Argentina en 1976: $6,055. Así, Lipset (1959:
46) estaba indudablemente en lo correcto cuando argumentó que "Si el país
está más acomodado, tiene mayores posibilidades de que se sostenga la
democracia''.
Varios otros factores afectan la supervivencia de las democracias, pero todos
palidecen en comparación con el ingreso per cápita. Dos son particularmente
relevantes. En primer lugar, resulta que las democracias tienen más
probabilidades de caer cuando una de las partes controla una gran parte
(más de dos tercios) de los escaños en la legislatura. En segundo lugar, las
democracias son más estables cuando los jefes de los gobiernos cambian
no con poca frecuencia, más de una vez cada cinco años (aunque no tan a
menudo como cada dos años). Por lo tanto, es más probable que la
democracia sobreviva cuando ninguna fuerza domina la política completa y
permanentemente3.
Finalmente, la estabilidad de las democracias depende de sus arreglos
institucionales particulares: las democracias parlamentarias son mucho
más duraderas que las presidenciales puras. La esperanza de vida de la
democracia bajo el presidencialismo tiene veintiún años, mientras que bajo
el parlamentarismo es de setenta y dos años. Los sistemas presidenciales son
menos estables bajo cualquier distribución de asientos; de hecho, son menos
estables para cualquier variable que se controle. La razón más probable por
la cual las democracias presidenciales son más frágiles que las parlamentarias
es que los presidentes rara vez cambian porque son derrotados en las
elecciones. La mayoría de ellos dejan la oficina porque están obligados a
hacerlo por límites de mandato impuestos por la Constitución. A su vez, cada
2
Aquí Przeworski hace una relación directa entre el PIB per cápita y la estabilidad democrática de un país.
3
Básicamente en orden los tres factores fundamentales que destruyen las democracias son:
1) Bajo PIB per cápita (menor a $6,000).
2) Que una de las parte controle más de 2/3 de los escaños en la legislatura.
3) Que los Jefes de Gobierno cambien con demasiada frecuencia (más de una vez cada cinco años) o que no
cambien nunca y se queden en el poder permanentemente.
21
vez que los presidentes titulares pueden participar en una reelección, dos de
cada tres la ganan (Cheibub y Przeworski 1996). Por lo tanto, el
presidencialismo parece otorgar una ventaja excesiva a los titulares cuando
se les permite legalmente presentarse a la reelección y, a su vez, evitar que
los incumbentes puedan explotar esta ventaja les obliga a dejar el trabajo, ya
sea que los votantes quieran o no que se queden.
Aquí hay tres hechos: (1) las democracias tienen más probabilidades de
sobrevivir en países ricos; (2) es más probable que duren cuando no domina
ninguna fuerza política única; y (3) es más probable que perduren cuando los
votantes pueden elegir gobernantes a través de las elecciones. Y estos hechos
se suman: la democracia dura cuando ofrece una oportunidad a las fuerzas en
conflicto para promover sus intereses dentro del marco institucional. Al final,
la postura popperiana no es suficiente, porque la democracia perdura solo
bajo ciertas condiciones. Las elecciones por sí solas no son suficientes para
que los conflictos se resuelvan mediante elecciones. Y si bien algunas de
estas condiciones son económicas, otras son políticas e institucionales. Por
lo tanto, una concepción minimalista de la democracia no alivia la necesidad
de pensar en el diseño institucional.
Al final, la ''calidad de la democracia'', para usar la frase de moda, sí importa
para su propia supervivencia. Pero mi punto no es acerca de lo que la
democracia pueda ser, eso puede ser mejorado, pero valdría la pena
defenderla aunque no sea así.

22