Está en la página 1de 2

FORO 3

No hay respuestas sin leer.Sin respuestas.

“Si la calidad “cuesta” y entre más queramos reducir las variaciones de un


proceso (por ejemplo utilizando “Six Sigma”) más invertimos en métodos de
prevención y control, ¿cómo es posible que las empresas constructoras
rentabilicen su inversión en un entorno recesivo utilizando la calidad?.”

Muchos propietarios y gerentes de empresas constructoras, aun hoy en día, ven en la calidad un
gasto más, muchas veces un gasto innecesario, que no le aporte sino mas bien le resta fortaleza
económica a la empresa para competir frente a otras empresas.

Como en toda industria, el principal problema de toda empresa constructora es la competencia.


Entonces, el error más común es creer que la mejor forma de competir es ofrecer mejores
(entiéndase menores) precios, pero esta estrategia tiene un límite, si la gerencia solo se basa en
la reducción de utilidad y no acompaña de otras estrategias, se convierte en un lento suicidio.

Actualmente, en la gerencia moderna, se ha entendido que la principal perdida de dinero es la


falta de control de calidad, los costos asociados a la “no calidad” pueden ser muy importantes
en el balance final de un proyecto.

En ese sentido, ahora se considera a la calidad una de las principales estrategias en un


mercado altamente competitivo. La calidad no es un gasto, sino una inversión.

Cuando se habla de calidad no es solo la referida al producto final: que se vea bonito, que sea
duradero, que sea confiable, que sea funcional, todo ello es importante, pero la calidad como
estrategia abarca también los procesos de producción, es decir, la calidad en una empresa
también debe buscar la reducción de errores, desperdicios, retrabajos, accidentes de trabajo y
tiempos de producción.

Como se puede deducir, a través de la gestión de la calidad se logra, entre otras muchas
ventajas, técnicas de producción de bajo costos, liderazgo en costos respecto a los
competidores, mejorar el control de todo el proceso de producción y, a nivel organizativo,
mejorar la eficiencia interna de la empresa y dinamizar su funcionamiento, aumentar la
motivación del personal y mejorar la gestión de recursos.

Otra ventaja que aporta la calidad en un entorno recesivo es el reconocimiento de la empresa


constructora, en términos de seriedad y compromiso respecto a la calidad de sus productos o
servicios, lo que le permite abrirse nuevos mercados.

Bibliografía:

http://noticias.arq.com.mx/Detalles/18449.html#.XVLThehKjIU

http://cybertesis.uach.cl/tesis/uach/2003/bmfcie.74e/pdf/bmfcie.74e.pdf

https://es.slideshare.net/xkiraz/gestin-de-la-calidad-en-las-empresas-constructoras

También podría gustarte