Está en la página 1de 73

BFG

CUESTIONARI
O “BIG
FIVE”
MANUAL
(3ª EDICIÓN, REVISADA Y AMPLIADA)
INDICE
1. DESCRIPCIÓN GENERAL
1.1. Ficha Técnica
1.2. El modelo de los “Big Five”
1.3. Contenidos del BFQ
1.4. Ámbitos de Aplicación
1.5. Material para la Aplicación

2. NORMAS PARA LA APLICACIÓN


2.1. Instrucciones Generales
2.2. Normas para la Corrección y puntuación, Proceso Manual
2.3. Normas para la Corrección y Puntuación, Proceso Mecanizado.

3. JUSTIFICACIÓN ESTADÍSTICAS
3.1. Adaptación Española
3.2. Análisis de Nivel de la Unidad de Medida
3.3. Fiabilidad
3.4. Análisis Transcultural
3.5. Relaciones entre las Escalas
3.6. Validez Interna: Estructura Factorial
3.7. Correlaciones con otros tests
3.8. Influencia de la edad y el sexo
3.9. La escala de distorsión
3.10. Capacidad discriminativa del BFQ en un proceso de selección

4. NORMAS DE INTERPRETACIÓN
4.1. Aspectos Generales
4.2. Muestras Normativas y Baremos
4.3. Elaboración de un perfil gráfico
4.4. Escala de distorsión
4.5. Interpretación de las dimensiones y subdimensiones
4.6. Informe de resultados

Apéndice A
Apéndice B
1. DESCRIPCIÓN GENERAL

1.1 FICHA TÉCNICA

Nombre: BFQ, Cuestionario “Big Five”

Autores: Caprava; Barbaranelli y Borgogni

Adaptación española: Bermúdez

Aplicación: individual y colectiva

Ámbito de aplicación: Adolescentes y adultos

Duración: Tiempo variable, entre 20 y 30 minutos

Finalidad: Evaluación de 5 dimensiones y 19 subdimensiones de la personalidad y una escala de


Distorsión

Material: Manual, Cuadernillo, Hoja respuesta, Hoja de Perfil y soporte informático que facilita la
obtención de resultados

Baremación: en centiles y puntuaciones T, para cada sexo y muestra total, en adultos de la población
general (candidatos de procesos de selección de una muestra con la versión en español
y otra con la versión en catalán).

1.2 EL MODELO DE LOS “BIG FIVE”


Disponer de un sistema de clasificación y descripción de la personalidad establecido sobre
bases científicas tiene una importancia crucial para a investigación científica y para las distintas
aplicaciones de la psicología en los ámbitos clínicos, educativo y organizativo.
La proliferación de teorías diferentes de la personalidad no ha llevado hasta ahora a ninguna de
ellas a firmarse sobre las otras. Por consiguiente ha faltado un lenguaje compartido para la
evaluación de la personalidad.
Incluso entre los estudiosos que comparten un mismo planteamiento metodológico el número de
los factores considerados varía notablemente. Así, por ejemplo aunque Cattell, Eysenck, Guilford y
Comrey, compartan el considera el análisis factorial como método apropiado para la investigación
sobre la personalidad, y el cuestionario de autoevaluación el instrumento idóneo para la recogida de
datos, han desarrollado de los rasgos de personalidad no reducibles entre sí a y menudo en
competición.
La taxonomía de Cattell previó 16 factores, la de Eysenck tres superfactores, la de Guilford diez
factores principales, y la de Comrey ocho factores principales. Cada uno de estos autores, a su vez,
ha aportado el instrumento de medida adecuado a la estructura de factores que proponen.
Una parte de la variabilidad en el número y denominación de los factores se debe ciertamente a
diferencias existentes en el planteamiento teórico entre los distintos autores. Otra parte, sin embargo,
se debe a la diversidad de los métodos empleados en la construcción de las escalas, a las distintas
técnicas de análisis factorial utilizadas y a las diferencias de los ítems considerados representativos
de las distintas dimensiones de la personalidad.
Tomadas en conjunto las aportaciones hasta aquí comentadas, ofrecen un cuadro de relativa
desarticulación que deja sin resolver la cuestión sobre cuáles y cuántas son las dimensiones
fundamentales de la personalidad y a qué nivel de generalidad o bien de especificidad se debe situar
una descripción óptima de la misma.
A este respecto, el modelo de los cinco grandes, en adelante denominados los cinco grandes,
Energía o Extraversión, Afabilidad o Agrado, Tensión, Estabilidad emocional y Apertura mental o
Apertura a la experiencia, se propone como un intento de meditación y unificación entre los distintos
puntos de vista existentes.
Este modelo propone cinco dimensiones fundamentales para la descripción y la evaluación de la
personalidad que se sitúan en un nivel de generalidad intermedio con respecto a los modelos que
defienden pocas dimensiones extremadamente generales (como los superfactores de Eysenck), y
respecto de los modelos que prevén un mayor número de dimensiones de capacidad más específica
pero de menor generalidad (como los dieciséis factores de Cattell, los trece de Guilford y los ocho de
Comrey).
En tal modelo convergen dos tradiciones de investigación diferentes que se han entrelazado en
el transcurso de los años, la lexicográfica y la factorialista.
La tradición lexicográfica se basa en la hipótesis de la sedimentación lingüística de Cattell según
la cual las diferencias individuales más sobresalientes y socialmente relevantes están codificadas en
el lenguaje cotidiano. El análisis de ese lenguaje cotidiano, considerado como fuente principal de
todos los posibles descriptores de la personalidad, ha llevado a la construcción de distintos listados
de términos, sobre todo adjetivos, diseñados para el examen de las diferencias individuales.
El examen de las relaciones entre los diferentes descriptores de la personalidad ha evidenciado
repetidamente la presencia de cinco grandes factores, independientemente de las técnicas de
factorización, de la naturaleza y de los procedimientos de evaluación (auto y heteroevaluación), de
las características (sexo/edad) de las poblaciones y de los contextos lingüísticos y culturales
(Estados Unidos, Alemania, Holanda, Italia, Japón, Filipinas, Taiwán; para una revisión sobre el tema
puede consultarse John Angleitner y Ostendorf).
Con el empleo de esta estrategia, ha sido posible reconducir a unos mismos factores las
dimensiones de la tradición factorialista, por autores como Cattell, Guilford, Eysenck y Comrey
mediante cuestionarios de personalidad como el 16 P, e GZTS, el EPQ, el CPS. En el cuadro 1.1 se
presenta un resumen de los resultados de tales contribuciones.
Los cinco grandes perecen, pues, configurarse como una estructura adecuada e integradora
para la descripción de la personalidad en el lenguaje natural, y en el contexto de los cuestionarios de
personalidad.
En este sentido, estos Cinco Grandes factores representan también el punto de convergencia
entre las teorías implícitas de la personalidad basadas en los conocimientos/creencias de la gente
común que impregnan el léxico relativo a la personalidad y las teorías explicitas de a personalidad,
basada en los conocimientos acumulados a partir de la investigación científica.
Cuadro 1.1 Los cinco factores: modelos, dimensiones e instrumento.
I II III IV V
16Pf Extraversión Dureza Fuerza del Ansiedad Independencia
(Exvia) (Cortetia) súper yo
(Buena
educación)
GZTS Actividad Disposición Autocontrol Estabilidad Reflexividad
social paranoide emotiva
EPQ Extraversión Psicoticismo Neuroticismo
CPS Extraversión Empatía Orden Estabilidad Conformismo
Actividad Confianza emotiva social
Masculinidad
CPI Sociabilidad Feminidad Respeto Bienestar Éxito
Normas Independencia
MBTI Extraversión Sentimiento Percepción - Intuición
Nota: I = Energía o Extraversión II = Afabilidad III= Tesón
IV = Estabilidad emocional V = Intelecto o Apertura Mental
16Pf: Cuestionario factorial de personalidad
GZTS: Guilford-Zimmerman Temperament Survey
EPQ: Comrey Personaloty Scales
CPI: Inventario Psicológico de california
MBTI: Inventario Tipológico de Myers-Briggs

1.3. Contenidos del BFQ

Los instrumentos utilizados originalmente para la medida de los cinco grandes factores contienen
listados de adjetivos (monopolares o bipolares), seleccionados a partir del análisis del vocabulario
recogido en los diccionarios, para intentar determinar, en cada dimensión, los identificadores más
característicos. En esta perspectiva, los adjetivos han demostrado construir un método de evaluación
fácil y rápido. El empleo de listas de adjetivos, sin embargo, no siempre ha permitido reunir todas las
facetas y requisitos de una teoría que pretende abarcar las distintas características de la
personalidad. Puesto que muchos de los matices diferenciales existentes entre distintos adjetivos
pueden no resultar accesibles a la mayoría de las personas, el empleo únicamente de listados de
adjetivos puede no ser suficiente para el análisis de los diversos y complejos aspectos de la
personalidad.
A este respecto, el empleo de cuestionarios, más que de simples listados de adjetivos, puede
facilitar el ir más allá del conocimiento sobre la personalidad recogido y transmitido por la inteligencia
práctica del sentido común.
A partir de estos supuestos, Costa y Mccrae (1985) han propuesto un cuestionario (el NEO-
Personality Inventory o NEO-PI) para la medida de los cinco grandes, que consta de 18 elementos en
su primera versión y de 240 en la edición más reciente.
Siguiendo un acercamiento jerárquico, cada una de las cinco dimensiones (identificadas como
Neuroticismo, Extraversión, Apertura a la experiencia, Afabilidad y Tesón) resulta de la agregación de
seis subdimensiones o facetas.
Sin embargo los criterios respecto a los que tales facetas han sido definidas no siempre han
resultado inequívocos; el número de subdimensiones identificadas parece redundante y la
clasificación de algunas de las facetas está en desacuerdo con lo afirmado por la mayor parte de la
literatura; por ejemplo de Hostilidad está clasificada como subdimensión del Neuroticismo, mientras
que comúnmente es considerada como polo opuesto de la Afabilidad, el Afecto está identificado
como subdimensión de la Extraversión, mientras que según otros autores constituiría un aspecto de
la Afabilidad.
El Cuestionario Big Five (BFQ) que aquí se presenta, se ha concedido también de acuerdo con
las argumentaciones teóricas que ponen de manifiesto la preeminencia de la solución de cinco
factores respecto de otras soluciones; toma en consideración la experiencia de McCrae y Costa, y
pretende aportar algunas mejoras a la comprensión y evaluación de estos cinco factores. En
particular, con este cuestionario se ha propuesto:
a) Ser más parsimoniosos en la identificación de las subdimensiones y en el número de
elementos
b) Atenerse escrupulosamente a las clasificaciones tradicionales de los cinco factores y de
sus subdimensiones
c) Incorporar a la evaluación de los cinco factores, una medida de la tendencia a dar una
imagen falseada de sí mismo, mediante una escalas de Distorsión (D).
Los cinco grandes factores han sido denominados: Energía (E), Afabilidad (A), Tesón (T),
Estabilidad Emocional (EE) y Apertura Mental (AM).
En cada uno de los cinco grandes se han identificado dos subdimensiones, y hacen referencia a
distintos aspectos de la propia dimensión. En cada subdimensión (integrada por 12 elementos) la
mitad de las afirmaciones ha sido formulada en sentido positivo con respecto al constructo de la
escala, mientras la otra mitad está formulada en sentido negativo, con el fin de controlar eventuales
fenómenos de sesgos de respuesta.
La escala de Distorsión (D) consta de 12 elementos y tiene por finalidad proporcionar una
medida de la tendencia a ofrecer un perfil falseado de sí mismo al responder al cuestionario.
En total, el BFQ consta de 132 elementos, y en el capítulo 4 (Normas de interpretación) se
describen con algún detalle las dimensiones y subdimensiones apreciadas.

1.4 AMBITO DE APLICACIÓN

Los distintos campos en que se articula la psicología aplicada pueden sacar provecho de un
modelo y de u instrumento para la evaluación de la personalidad que goza de un amplio consenso
como el de los cinco grandes. Esto puede facilitar la comparación de resultados en el ámbito de un
mismo sector o bien en sectores diferentes. Los distintos criterios extremos pueden encontrar en los
cinco grandes factores y en las facetas de subdimensiones en que ellos se articulan, importantes
elementos de referencia con fines de evaluación y predictivos
En los siguientes párrafos se señalan las principales aportaciones de la investigación sobre los
cinco grandes a los ámbitos de la psicología de las organizaciones, psicología clínica y psicología
educativa.
A. Psicología de la organizaciones

Distintas investigaciones han demostrado la relevancia del modelo de los cinco grandes para la
identificación del papel que puedan jugar las características de personalidad en contextos
organizativos.
En particular, Hogan ha examinado explícitamente la validez predictiva y concurrente del
modelo en relación con diferentes tareas u contextos organizativos. En estos estudios, sobre todo las
dimensiones de Estabilidad Emocional, Energía o Extraversión y Afabilidad se han mostrado
significativamente relacionadas con distintos criterios examinados.
Considerando la posibilidad de reconducir a términos de las cinco dimensiones los resultados
obtenidos mediante otros factores, se han reexaminado investigaciones llevadas a cabo desde otros
modelos de personalidad.
Barrick y Mount han revisado 117 estudios publicados en el período 1952-988, y han
examinado la validez del modelo de los Cinco grandes en cinco grupos laborales distintos
(profesionales, policías, directivos, vendedores, obreros especializados y semi-especializados), en
relación a diferentes criterios (éxitos en el trabajo, capacidad de aprendizaje en la fase de formación
y datos personales). El resultado más significativo de esta revisión cncierne a la dimensión de Tesón.
Esta dimensión ha mostrado ser una excelente predictora del éxito en todos los grupos
ocupacionales considerados: las personas que manifiestan rasgos asociados con la fiabilidad,
precisión y persistencia, generalmente rinden mejor que aquellos que no presentan estas tendencias
comportamentales. El mismo resultado ha sido confirmado en otros estudios sobre poblaciones de
militares, en los que también se han señalado la fiabilidad y la orientación al éxito como los
predictores más significativos del rendimiento profesional.
La Energía o Extraversión, por su parte, aparece como significativa predictor de éxito sólo en
las muestras de directivos y vendedores. Teniendo en cuenta que la interacción con otras personas
representa un aspecto importante de estas tareas, es comprensible que rasgos con la sociabilidad, la
locuacidad y la asertividad resulten generalmente asociados con mejores desempeños en estas
tareas.
La Apertura mental, a su vez, ha resultado ser un predictor significativo de la capacidad de
aprendizaje en la fase de formación. Como podía esperarse, las personas más abiertas a la
experiencia, más curiosas y con inquietudes culturales, demuestran una actitud más positiva hacia el
aprendizaje y mayor capacidad y motivación para aprender, explicándose de esta forma sus logros
durante el período de formación.
Las dimensiones Estabilidad Emocional y Afabilidad no parecen guardar relaciones
significativas con ninguno de los criterios considerados.
Tett, Jackson y Roshtein (1991) han examinado en 86 estudios publicados durante el periodo
1968 – 1991 la validez del modelo de los cinco grandes en diferentes grupos ocupacionales
(directivo/no – directivo, profesional / no-profesional), en relación con criterios de tipo subjetivo, como
la evaluación de los mandos.
Los resultados obtenidos muestran un coeficiente medio de validez bastante elevado: la falta
de Estabilidad Emocional, o Neuroticismo, ha resultado negativamente correlacionada con el éxito
organizativo, mientras que las dimensiones de Afabilidad y Apertura Mental han mostrado
correlaciones positivas con aquél. Contrariamente a lo apuntado por Barrick y Mount, ni tesón ni
Extraversión han demostrado desempeñar un papel de particular relieve.
Las discrepancias en los resultados de esta dos revisiones se pueden explicar en buena parte
por las diferencias existentes en los criterios considerados en uno y otro estudio: mientras Barrick y
Mount han basado su análisis en estudios en los que se tomaron criterios objetivos, como el
rendimiento en el trabajo, la capacidad de aprendizaje durante la fase de formación, y diferentes tipos
de datos personales, Tett y sus colegas basaron su análisis en estudios en los que se consideraron
criterios subjetivos, como la evaluación de los mandos. Mientras la dimensión de Tesón aparece
como un válido predictor de los primeros, las dimensiones de Estabilidad Emocional y afabilidad lo
serían de los segundos.
Tomada en conjunto, la evidencia disponible tiende a confirmar la relevancia del modelo de los
cinco grandes para la identificación de los perfiles de personalidad más adecuados a los distintos
criterios organizativos e invita a ulteriores análisis laborales y con respecto a diferentes criterios.
Este modelo permite la evaluación de la personalidad empleado los mismos términos que las
personas utilizan cotidianamente para comunicar, describir y juagar. El examen de la personalidad
pierde, por eso, la connotación esotérica que resulta característica de otros modelos y taxonomías
comprendidos y empleados también por personas que, no siendo expertas en también por personas
que, no siendo expertas en materia psicológica, deben enfrentarse de una u otra forma a problemas
de evaluación en los procesos de selección, formación, desarrollo y promoción de los recursos
humanos.
En este sentido, el modelo de los cinco grandes, en mayor medida que otros sistemas, ofrece
un marco de referencia común, tanto por l que respecta a la descripción que las personas hacen de
la propia personalidad como por lo que concierne a la descripción que hacen de la personalidad de
los demás. De hecho, numerosas investigaciones han puesto de manifiesto niveles muy elevados de
congruencia entre heteroevaluación y autoevaluaciones realizadas mediante el empleo de listas de
adjetivos, cuestionarios o ambos instrumentos en combinación.
Entre las posibles ventajas del modelo merece destacar la reducción de la variabilidad entre
diferentes jueces, y de la discrepancia entre autoevaluaciones y heteroevalauciones. Esto,
evidentemente, puede facilitar acciones de orientación y dirección por parte de los superiores con el
fin de lograr un mejor ajuste de las personas en la organización, así como una mejor utilización de los
recursos personales en congruencia con las características de las tareas.
La disponibilidad de un lenguaje común puede además permitir el anclaje de las distintas tareas
a perfiles de personalidad específicos y por tanto a características específicas susceptibles de ser
potenciadas y desarrolladas de acuerdo con criterios de éxito empíricamente validados.
Por último, el modelo de los cinco grandes se presta de manera óptima a desarrollos y
extensiones del estudio del comportamiento en las organizaciones desde una perspectiva
interaccionista. Desde esta óptica, el comportamiento en la organización sería considerado como el
resultado de la organización en que estas operan en que estas operan.
El análisis de las características situacionales específicas de cada organización, y la
disponibilidad de un modelo compartido de las dimensiones de la personalidad prefiguran la
posibilidad de examinar el peso de cada factor de la personalidad con respecto a cada situación
organizativa identificada, o bien el impacto de dimensiones situacionales especificas sobre la
personalidad, sin olvidar todas las posibles interacciones recíprocas.
Mientras el análisis de las características de las situaciones ofrece la posibilidad de aislar lo que
es específico de cada una de las organizaciones los cinco factores integran este tipo de análisis con
un análisis de la personalidad que mejora la investigación sobre la eficacia organizativa, al
beneficiarse de todas las comparaciones posibles a nivel interorganizativo e intraorganizativo.
Todo esto, en definitiva, no puede más que conducir a un mayor rigor y finura en la predicción del
comportamiento en las organizaciones

B. Psicología clínica y de la salud


Los psicólogos clínicos han subrayado, en numerosas ocasiones, la conveniencia de poder
disponer de instrumentos que posibiliten la evaluación de la personalidad con respecto a
dimensiones específicas y a combinaciones particulares de estas en la forma de perfiles
aceptablemente parsimoniosos y flexibles. El examen de la personalidad es, en efecto, crucial para
fines terapéuticos y de pronósticos con el fin de identificar los puntos débiles que han llevado al
paciente a la consulta médica o psicológica, y los puntos fuertes sobre los que puede resultar
conveniente alentarle para producir cambios y reorientaciones en el modo en que el individuo se
enfrenta con la realidad, consigo mismo y con la propia salud.
Sobre todo en el caso de desordenes de personalidad a los que hace referencia el eje I del
DSM-III-R se han estudiado los nexos entre las dimensiones estables de la personalidad normal y
diferentes tipos de psicopatologías.
En particular, algunas investigaciones han examinado las relaciones entre los cinco grandes y
las dimensiones descritas por el Eje II. A continuación se presentan sus principales hallazgos:
a) El desorden de personalidad de tipo paranoide, caracterizado por suspicacia, evidia y
resentimiento, tiende a correlacionar negativamente con Afabilidad.
b) El desorden de personalidad de tipo esquizoide, caracterizado por dificultas y falta de
interés en las relaciones sociales, dificultad para expresar los sentimientos, frialdad y
distanciamiento emocional, muestra correlación negativa con Energía o Extraversión.
c) El desorden de personalidad de tipo esquizoide, caracterizado por excentricidad,
egoísmo, hipersensibilidad e ideas y comportamientos singulares presenta correlaciones
negativas con Extraversión y positivas con Neuroticismo y Apertura a la experiencia.
d) El desorden de personalidad de tipo histriónico, caracterizado por falta de madurez,
inestabilidad, búsqueda de atención y de excitación se muestra positivamente
correlacionado con extraversión.
e) El desorden de personalidad de tipo narcisista, caracterizado por exagerado sentido de
autoimportancia y grandiosidad, interés por estar siempre en el centro de atención, falta
de consideración hacia los demás y sus intereses, guarda correlación negativa con
Estabilidad Emociona y Afabilidad y positiva con Extraversión.
f) El desorden de personalidad de tipo antisocial, caracterizado por violación de las reglas
sociales y de los derechos de los demás, agresividad, comportamiento antisocial,
impulsividad e irresponsabilidad, correlaciona negativamente con Afabilidad, tesón y
Estabilidad Emocional y positivamente con Extraversión.
g) El desorden de personalidad de tipo bordeline, caracterizado por inestabilidad, cambios
rápidos de humor, explosiones de rabia e impulsividad, presenta correlación positiva con
a falta de Estabilidad Emocional o Neuroticismo.
h) El desorden de personalidad evitadora caracterizado por hipersensibilidad al rechazo
social y contactos sociales muy limitados aunque muy deseados, parece correlacionar
negativamente con Extraversión y positivamente con Neuroticismo.
i) El desorden de personalidad de tipo dependiente, caracterizado por extrema
dependencia y miedo a quedarse solo, falta de confianza en sí mismo y sentimientos de
abandono y desesperación, muestra correlaciones positivas con Neuroticismo y
Afabilidad.
j) El desorden de personalidad de tipo compulsivo, caracterizado por dar excesiva
importancia a las reglas, el orden, la eficiencia y el trabajo, problemas para expresar los
sentimientos, dificultad para relajarse y excesiva preocupación por csas de poco valr,
presenta correlaciones positivas con tesón y Neuroticismo.
k) El desorden de personalidad de tipo pasivo-agresivo, caracterizado por la expresión de
hostilidad en formas indirectas y no-violentas (como dilatar la solución a los problemas
obstruccionismo ineficiencia y descuidos intencionados), rechazo de la autoridad junto a
la incapacidad para manifestar abiertamente este rechazo, parece positivamente
correlacionado con Neuroticismo y negativamente con Tesón.

Aunque muchos de estos desordenes representan síndromes complejos caracterizados por


más de una de las dimensiones principales de la personalidad, podrían ser comprendidos mejor si se
considerasen como variantes extremas o desadaptativas de las polaridades de los cinco grandes.
La Extraversión (que corresponde a la dimensión de energía del BFQ), contrasta sobre todo los
desordenes de tipo histriónico y narcisista (polo positivo) con los desórdenes de tipo pasivo-agresivo
y evitativo (polo negativo o Introversión)
La afabilidad contrasta sobre todo el desorden de tipo dependiente (polo positivo) con los
desórdenes de tipo paranoide, antisocial y narcisista (polo negativo u hostilidad)
La dimensión tesón contrasta sobre todo el desorden de tipo cmpulsivo (polo positivo) con los
desórdenes de tipo antisocial y pasivo-agresivo (polo negativo o falta de Tesón).
El Neuroticismo (que corresponde con el polo bajo de la dimensión Estabilidad Emocional de
BFQ), es el factor del que los desórdenes del tipo bordeline, pasivo-agresivo, dependiente u evitativo
representan variantes desadaptativas (polo positivo)
La utilización de un modelo claro y unívoco de las dimensiones de la personalidad normal
puede arrojar luz sobre las características personales que pueden predisponer al sujeto al desarrollo
de serios desórdenes psicológicos. A este respecto, es de crucial importancia el papel del
Neuroticismo o falta de Estabilidad Emocional como rasgo básico común a la mayor parte de los
desórdenes de la personalidad. Menos claro y mas limitado parece el papel de las dimensiones tesón
y Apertura a la experiencia.
Asimismo los distintos patrones de correlación existentes entre desórdenes y rasgos normales
de la personalidad resultan de ayuda para apresar lo que de especifico y común hay en los distintos
desórdenes de la personalidad.
En el campo de la psicología de la salud, Macrae y Costa (1986) han analizado mediante el
cuestionario NEO-PI), y los principales mecanismos a través de los cuales las personas afrontan los
acontecimientos estresantes 8copung mechanism). Así el Neuroticismo parece correlacionar
positivamente con las reacciones hostiles al acontecimiento estresante, con la tendencia a poner en
marcha fantasías de fuga, y con el Wishful thinking. La Extraversión, por su parte, parece
correlacionar con la tendencia a planear acciones racionales, con pensamientos positivos y con la
tendencia a desdramatizar mediante el humor. Por último, la apertura a la experiencia muestra
correlación con la tendencia a poner en marcha fantasías de fuga y con la tendencia a desdramatizar
mediante el humor.
En el campo de la Medicina comportamentales. Uno de los resultados más prometedores
guarda relación con el papel de la hostilidad y de la agresividad como predictores de las
enfermedades cardiovasculares. Frente a la complejidad y falta de homogeneidad de las
manifestaciones agresivas, el modelo de los cinco grandes puede contribuir a esclarecer los nexos
entre dimensiones de personalidad y patología. En particular, algunos autores han diferencia entre
una hostilidad de tipo neurótico (caracterizada por frustración) y una hostilidad antagonista
/caracterizada por el cinismo la rudeza). Mientras la primera representa un aspecto o subdimensión
del factor opuesto del factor Agrado/Afabilidad mientras la hostilidad antagonista ha resultado un
buen predictor de la enfermedad coronaria, el Neuroticismo parece significativamente asociado con
la hipocondría y la tendencia a manifestar quejas somáticas.
En virtud de estos resultados, parecen plausibles dos estrategias de intervención, por un lado,
se pueden desarrollar terapias para reducir el nivel de antagonismo y aumentar el nivel de
Agrado/Afabilidad; por otro, ante la dificultad para modificar un rasgo estable como el antagonismo,
los pacientes en situación de riesgo pueden ser asignados a otros programas diseñados para
intervenir sobre otros factores de riesgo más asequibles terapéuticamente, como el consumo de
tabaco o la tensión arterial.
En un ámbito en el que a menudo los instrumentos elaborados explícitamente para el examen
de la personalidad patológica (como, por ejemplo. El MMPI) no han contribuido de manera importante
a clarificar los aspectos no patológicos de la personalidad, que, por otro lado, resultan vitales para
comprender el funcionamiento psicológico de la personalidad normal con las taxonomías inherentes
a la personalidad patológica constituye una posibilidad patológica constituye una posibilidad
importante para una clasificación más apropiada de los pacientes y para la selección de las terapias
más adecuadas, de acuerdo con el perfil de personalidad que les caracteriza. Este perfil viene a
poner de manifiesto el estil de adaptación que se ha desarrollado y consolidado en el transcurso de
la vida, u puede arrojar luz sobre el origen de las dificultades actuales y sobre las perspectivas
futuras de bienestar psicológico.
C. Psicología de la educación
También en el ámbito de la psicología de la educación el modelo de los cinco grandes encuentra
aplicaciones. A este respecto, algunos investigadores han analizado la relación entre los cinco
factores y la adaptación o el éxito en las actitudes escolares y han llamado la atención sobre la
importancia de la Apertura a la experiencia y del Tesón.
La Apertura a la experiencia muestra una significativa correlación con el éxito escolar, la
inteligencia, la creatividad y la curiosidad intelectual. En esta línea, importantes cuestiones para la
investigación educativa apuntan a la posibilidad de que: a) los estudiantes más abiertos estén más
predispuestos a sacar provecho de las posibilidades facilitadas por un ambiente educativo
particularmente enriquecido, b) su no convencionalismo los pueda enfrentar a dificultades e
incomprensiones en un ambiente educativo más tradicional o c) que la Apertura a la experiencia
pueda ser aumentada con la educación.
También el Tesón parece significativamente correlacionado con el éxito escolar. Los
estudiantes con puntuaciones altas en esta dimensión, se consideran, y son considerados por los
demás, más inteligentes. La posibilidad de disponer de medidas de este tipo puede ser un
complemento útil a las medidas de capacidad a la hora de predecir el éxito escolar.
El papel de los otros factores parece de menor relieve; mientras la Extraversión parece
importante sobre todo como predictor de la competencia social del alumno y de su éxito en
actividades deportivas, el Agrado/Afabilidad parece importante sobre todo en lo que concierne a la
conducta del alumno. Por último. La Estabilidad emocional parece relevante para señalar posible
problemáticas a nivel emocional.
D. Conclusión
A modo de resumen de su aplicabilidad, el BFQ puede ser empleado en un gran número de
situaciones, con personas de inteligencia y cultura normales y que sean capaces de leer los
elementos y comprender las instrucciones.
En conjunto presenta características psicométricas que lo califican positivamente, tanto con
respecto a los cuestionarios tradicionales de los que representa una superación, como respecto del
NEO-PI con el que comparte las premisas teóricas. A este respecto el BFQ se puede considerar una
mejora en claridad y parsimonia, consideradas también las formulaciones más recientes, por lo que
concierne a la medida de los cinco grandes mediante cuestionario.
Su estructura factorial, se muestra ciertamente estable, tomando en cuenta los elevados
índices de congruencia apreciados en el contraste con las soluciones factoriales aisladas en grupos
cultural y lingüísticamente distintos. Los factores extraídos coinciden significativamente con las
escalas definidas teóricamente. Su consistencia interna es elevada, tanto en el caso de las
dimensiones principales como en el de las subdimensiones.
El examen de las correlaciones con otros instrumentos elaborados en el marco de modelos
diferentes de personalidad y/u para la evaluación de aspectos específicos de la personalidad, pone
de manifiesto una notable validez de constructo.
El acercamiento seguido, en fin, en la construcción del cuestionario comporta diversas
ventajas:

a) Los términos que definen la estructura de los cinco grandes, al estar anclados en el
lenguaje natural que las personas utilizan cotidianamente, pueden ser comprendidos
fácilmente también por los no expertos en materia psicológica, haciendo más clara la
interpretación y la comunicación de los resultados.
b) Os presupuestos lexicográficos de la taxonomía garantizan una mayor validez y
generalidad de los resultados obtenidos por el instrumento psicométrico.
c) El número de los factores permite una descripción parsimoniosa, pero al mismo tiempo
completa, de las características de la personalidad, y representan una propuesta
adecuada para conciliar la amplitud y la especificidad de las dimensiones
consideradas.
d) El número de elementos aparece particularmente reducido sobre todo en comparación
con otros instrumentos análogos, haciendo más sencillas y ágiles las fases de
aplicación, corrección y elaboración de los resultados.

1.5 MATERIAL PARA LA APLICACIÓN

Además del presente Manual 8con las bases teóricas, descripción de las variables, su
justificación estadística y las normas de aplicación, corrección e interpretación), es necesario el
material siguiente:
 Cuadernillo del BFQ (en español o en catalán)
 Hoja de respuestas (de diseño especial para su posible tratamiento mecanizado); facilita
la corrección y puntuación
 Hoja de Perfil
 Plantillas de corrección
 Disco de programación para obtener las puntuaciones directas en todas las variables.

2. NORMAS PARA LA APLICACIÓN

2.1 INSTRUCCIONES GENERALES

El BFQ puede ser aplicado individualmente o en grupo. Las instrucciones están impresas en
la portada del Cuadernillo. Estas pueden ser leídas en voz alta a los sujetos, acompañándolas de
eventuales aclaraciones si hay puntos que susciten dudas. Ni la redacción de los elementos del
Cuestionario ni las instrucciones deben ser cambiadas.
Si fuera necesario (en caso de sujetos con dificultades lectoras o invidentes), los elementos se
pueden leer en voz alta, con cuidado de no inducir sugerencias de respuestas.
Cuando alguno de los sujetos no comprenda el significado de alguna palabra o redacción de un
elemento, la explicación facilitada por quien vigile la aplicación del Cuestionario no debe influir en la
respuesta del sujeto. Es importante recomendar a los sujetos que, una vez cumplimentados los datos
de identificación necesarios para la posterior interpretación de los resultados, contesten a todos los
elementos en la Hoja de respuestas en los espacios destinados a ello.
Cuando BFQ se utiliza dentro de una batería de selección de personal, en la fase de
presentación del mismo será conveniente subrayar la importancia de contestar de manera
espontánea y sincera, teniendo en cuenta que es posible efectuar un control sobre la veracidad de
las respuestas mediante procedimientos diseñados a tal fin. Es importante también subrayar que
carece de utilidad el intentar falsear el propio perfil, ya que no hay respuestas acertadas ni erróneas,
ni hay un perfil de personalidad que sea deseable o no deseable en absoluto. Cuanto más preciso
sea el sujeto al contestar espontánea y sinceramente, tanto mayor será el valor informativo de los
resultados del Cuestionario y en primer lugar para él mismo.
2.2 NORMAS PARA LA CORRECCIÓN Y PUNTUACIÓN, PROCESO MANUAL

En primer lugar es necesario revisar la Hoja de respuestas para comprobar que el sujeto ha
contestado siguiendo las instrucciones. Si hubiera más de un 10% de elementos dejados en blanco,
es muy conveniente invalidar la aplicación y no tener en cuenta los resultados que podrían obtenerse
de una aplicación incompleta.
Si el sujeto hubiera dejado unos pocos elementos en blanco (sin respuesta), es necesario
codificar estos blancos como respuesta intermedia (alternativa 3), porque este valor es el valor
promedio de la escala de medida, punto en el que se minimiza la probabilidad de error al adjudicarle
un valor a una respuesta inexistente.
La fase de corrección y puntuación puede hacerse de modo manual o mediante la ayuda de un
proceso informático. Para el proceso manual se ha diseñado un juego de 6 plantillas transparentes
que facilitan la obtención de las puntuaciones directas. Estas plantillas tienen la numeración 1 a 6, y
cada uno de las cinco primeras está destinada a dos de las subdimensiones del BFQ. En las
plantillas hay pequeños recuadros rectangulares horizontales con la numeración del elemento a que
corresponden impresa por delante. De los doce elementos que comprenden cada escala, hay seis
que puntúan de modo inverso o negativo, y sus números de orden están rodeados con un pequeño
círculo en la plantilla. La puntuación directa (PD) en cada variable es el resultado de la operación
siguiente:

PD = 36 + PUNTOS POSITIVOS – PUNTOS NEGATIVOS

El proceso es sencillo, pero exige concentración (y posiblemente una revisión para confirmar
los datos obtenidos). Los pasos a seguir son los siguientes:
1. Se coloca la plantilla 1ª (para las dimensiones Di y Do) sobre la Hoja de respuestas con
las contestaciones del sujeto de modo que el recuadro de la mitad izquierda de la
plantilla coincida con el recuadro existente en la Hoja y donde se han dado las
respuestas.
2. Cada respuesta del sujeto recibe los puntos indicados para su respuesta, entre 1 y 5
puntos. En primer lugar se van sumando los puntos conseguidos por las respuestas
positivas (aquellos cuya numeración no está rodeada con un pequeño círculo). El
resultado de esta suma se anota en la mitad derecha de la Hoja de respuestas, detrás
del signo “+” y frente a la variable Di cuya puntuación se está calculando.
3. Se repite el proceso de suma de puntos con los elementos “negativos”, (aquellos cuya
numeración está rodeada con un pequeño círculo), y el resultado se anota en la mitad
derecha de la Hoja, detrás del signo “-“ de esta variable.
4. Se realiza la operación indicada [36+(P-)-(P-)] y su resultado se anota en el último
espacio de la derecha, detrás del signo “ “
5. A continuación se repita todo el proceso con la mitad derecha de la plantilla para
obtener la PD en la subdimensión Do, y se anota en el último espacio de la derecha.
6. Si se suman los dos PD anteriores (Di y Do) se obtiene la PD de la dimensión E
(Energía), para la que hay un pequeño recuadro en la Hoja.
7. Es necesario repetir los pasos anteriores con las plantillas 2 a 5ª para obtener las PD de
las siguientes subdimensiones y dimensiones.
8. Finalmente, la plantilla 6ª obtener la PD en la escala D (Distorsión), en la que no hay
elementos negativos, porque todos están redactados en la dirección de la variable
Las puntuaciones directas mínimas y máximas en todas las variables del BFQ zonas
recogidas en el cuadro 2.1 que viene a continuación.

Cuadro 2.1 Valores PD mínimo (Min) y máximo (Max) en el BFQ


Var Min Max Var Min Max Var Min Max Var Min Max
Di 12 60 Co 12 60 T 24 120 Ac 12 60
Do 12 60 A 24 120 Ce 12 60 Ae 12 60
E 24 120 Es 12 60 Ci 12 60 AM 24 120
Cp 12 60 Pe 12 60 EE 24 120 D 12 60

En la figura 2.1 se representan las respuestas y puntuaciones directas (PD) obtenidas por una
persona que ha contestado al BFQ dentro de un proceso de selección de personal. Sobre el impreso
se han aplicado las plantillas de corrección y se han obtenido los resultados parciales y puntuaciones
que presenta el recuadro de la mitad derecha de la Hoja. Una vez obtenidas todas las puntuaciones
directas, el paso siguiente es elaborar el perfil para interpretar los resultados; el usuario del BFQ
encontrará información suficiente en el capítulo 4, junto con la figura 4.1, que ilustra e proceso
haciendo uso de las mismas puntuaciones recogidas en la presente figura 2.1.
2.3. NORMAS PARA LA CORRECCIÓN YPUNTUACIÓN, PROCESO MECANIZADO

Todos los pasos descritos en el punto anterior pueden realizarse con la ayuda de un proceso
de mecanización. El usuario puede utilizar los servicios de lectura óptica de TEA Ediciones
cuando el grupo sea numeroso; este proceso permite obtener las puntuaciones directas en todas
las variables (subdimensiones, dimensiones y escala D), las derivadas (centiles y puntuaciones
T), el perfil gráfico y, en su caso, un informe con comentarios sobre los resultados.
Si se desea hacerlo personalmente, el usuario puede emplear el soporte (disco “llave” TEA-
PLAN, o en el futuro un CD) que acompaña al material de la prueba y procesarlo en un
ordenador personal. Esta programación facilita únicamente las puntuaciones directas en todas
las variables del Cuestionario (pero no elabora el perfil).
Para su uso basta con trasladar dicha programación al disco duro de un ordenador personal
con la ayuda de las instrucciones que se acompañan con el soporte informático.
Una vez instalada la programación y puesta en marcha, en pantallas se presentan
instrucciones sobre el uso de las teclas y aparece un recuadro con los números de todos los
elementos del BFQ y el cursor está situado frente al primer número, esperado que se teclee el nº
de la alternativa señalada por el sujeto, desde 5 a 1, y en el caso de haber un blanco o doble
marca hay que pulsar la barra de ls espacios o la teclear/Return. Las teclas de movimiento del
cursor (las que normalmente tienen encima flechas) permiten avanzar y retroceder por todo el
recuadro de elementos para marcar o modificar una respuesta.
Una vez terminada la carga de la Hoja se pasa a la corrección y presentación de las
puntuaciones directas. Tal como se indica en la pantalla introductoria de esta programación, si en
la grabación se han dejado más de 13 elementos en blanco (aproximadamente, un 10% de los
elementos del BFQ),la programación no permite obtener las puntuaciones directas. El usuario
puede proceder como crea conveniente (volver a aplicar el BFQ, pedir al sujeto que cumplimente
los elementos dejados en blanco, teclear estos bancos con el valor 3, el intermedio en la escala
1-5 de las alternativas, o intentar una corrección manual)
Obtenidas las puntuaciones (por pantalla o por impresora), pueden trasladarse directamente
a la “Hoja de Perfil” para elaborar el correspondiente gráfico.

3. JUSTIFICACIÓN ESTADÍSTICA
Los apartados de este capítulo pretenden aportar información sobre análisis y resultados obtenidos
en muestras originales y españolas (de adaptación, de la nueva tipificación y de la obtenida con la
versión en catalán), e incluyen estadísticos que fundamentan las características psicométricas de
este instrumento; para evitar que las tablas numéricas estorben la lectura de los apartados de este
capítulo, dichas tablas se han trasladado al Apéndice A.

3.1 ADAPTACIÓN ESPAÑOLA

La adaptación de un instrumento de este tipo no es una simpe traducción de las cuestiones o


elementos que constituyen el instrumento original. Una primera versión de la prueba fue revisada y
depurada por varios profesionales expertos en la medida de la personalidad.
Posteriormente, la edición experimental fue aplicada a más de un militar de sujetos españoles y
sus resultados (explicitados en este capítulo validan la bondad de la versión definitiva).
La muestra empleada en la adaptación estaba constituida por 1.298 españoles que contestaron
al BFQ en situaciones de sinceridad y anonimato. Estaba compuesta en un 41% por 530 varones (V)
y en un 59% por 768 mujeres (M); ambos grupos eran muy heterogéneos en cuanto a la edad y
procedencia (nivel cultural y geográfico). Un tercio de la muestra eran alumnos de la UNED
(Universidad nacional de Educación a Distancia); y el resto fueron obtenidos en situaciones diversas
de examen psicológico. El 55% de los sujetos tenía nivel superior de estudios, el 34% tenía un nivel
medio, mientras que el 11% poseía un nivel primario de estudio. En los próximos apartados y
análisis esta muestra se denominará BFQ-1 o de adaptación.
Como se ha indicado en el Prólogo a la 3ª adición, y dado que esta muestra normativa ha
resultado “blanda” (porque los sujetos en situaciones distintas del anonimato obtenían puntuaciones
derivadas centiles o T bastante altas), entre los años 1999 y 2001 se han recogido nuevos casos
hasta alcanzar un total de más de dos millares y medio de casos; en general, estos sujetos eran
candidatos en procesos de selección de personal. Esta segunda muestra se ha considerado
normativa para la nueva tipificación, y en esta ocasión, en vez de tomarla en su totalidad, se han
seleccionado al azar dos submuestras, una de cada sexo, con, millar exacto de casos, para así
equiponderar la influencia de esta variable cuando se hacen comparaciones entre los sexos o se
toma la muestra total para elaborar unos baremos únicos. En los próximos apartados y análisis esta
muestra se denominará BFQ-2, de selección o de la versión en español.
Finalmente, como tercera muestra se ha tomado una que contestó al BFQ en su versión en
catalán. Está formada por más de dos millones de casos y en su mayoría son varones (89%);
también eran candidatos en procesos de selección. En los próximos apartados y análisis esta
maestra se denominará BFQ-3 o de la versión en catalán.

3.2 ANÁLISIS A NIVEL DE LA UNIDAD DE MEDIDA

EL BFQ está compuesto por 10 subdimensiones (que se aglutinan luego en 5 dimensiones) y


una escala de Distorsión (que estudios recientes han desglosado en dos subescalas, Yo y otros, con
6 elementos cada una, como se verá más adelante): cada una de estas escalas está compuesta por
12 elementos, a los que el sujeto contesta en una escala tipo Likert de cinco puntos. Cada uno de
estos elementos puede ser considerado como un mini-instrumento de medida, su unidad más simple.
La puntuaciones posibles en esta unidad de medida van de 1 punto a 5 puntos. En el caso de
un elemento redactado en sentido positivo hacia el constructo a medir, se concede 1 punto a la
respuesta “Completamente FALSO para mí” al contenido de la cuestión, y 5 puntos cuando la
respuesta es “Completamente VERDADERO para mí”, tal como sugieren las plantillas de corrección.
Tal vez el ideal de medida de esta unidad sería que los sujetos se repartieran ajustándose a los
porcentajes de la “curva normal”, y alrededor del punto central de la escala de medida, el valor 3; el
gráfico resultante sería algo así como la curva B de la figura 3.1
Pero este ideal de medida puede variar empíricamente de acuerdo con el rasgo implicado y de
las características de la muestra; si el rasgo es poco frecuente el gráfico se inclina hacia la izquierda
(curva A de la figura 3.1), y si el rasgo es muy frecuente en la muestra o muy atractivo para los
sujetos, el gráfico se inclina hacia la derecha (curva C de la figura 3.1)
Bajo este enfoque, uno de los primeros análisis de BFQ ha sido constatar el comportamiento
de estas unidades simples de medida. Manteniendo separados ambos sexos en las tres muestras
citadas en el apartado anterior (de adaptación, de selección o versión en español y de la versión en
catalán), el análisis ha consistido en conocer las frecuencias de respuesta de todas las alternativas
de respuesta. Si esa distribución se cosidera obtenida en una variable continua (que va desde 1 a 5),
sus estadísticos básicos (media y desviación típica) pueden ilustrar sobre la forma empírica de su
distribución, su variabilidad y su capacidad discriminativa. La medida podría ser considerada como
un “índice de atracción” del elemento para la muestra, porque cuanto más elevada sea esa media,
mayor es el atractivo que su contenido ha tenido para los sujetos que contestaron a esa cuestión.
Si un elemento tiene una distribución simétrica, su media se situará muy próxima al valor 3
(promedio teórico de la figura 3.1); si la media es significativamente menor, la distribución toma la
forma de la curva A de la figura 3.1, y si la media es significativamente mayor que 3, la distribución
toma la forma de la curva C de la figura 3.1

Por otra parte si la desviación típica de un elemento es pequeña, esta unidad de medida tiene
poca capacidad discriminativa del rasgo que pretende medir, porque casi no hay variabilidad en los
resultados; en el otro polo, si la desviación típica de un elemento es pequeña, esta unidad de medida
tiene poca capacidad discriminativa del rasgo que pretende medir, porque casi no hay variabilidad en
los resultados; en e otro polo, si la desviación típica es grande, esto viene a indicar que la capacidad
discriminativa es buena y los sujetos se dispersan satisfactoriamente en el continuo de medida del
elemento.
En la tabla A.1 del Apéndice, el lector puede encontrar los resultados observados entre los
varones (V) y las mujeres (M) en las tres muestras. Cada línea del cuerpo de la tabla se refiere a un
elemento, e incluye las medias obtenidas por cada sexo y sus desviaciones típicas (Dt)
Finalmente, en las cuatro últimas columnas de la tabla A.1 se incluye la puntuación típica T
(que tienen como media el valor 50 y una Desviación de 10) que corresponde a cada uno de los
sexos de las muestras de la versión en español y de la versión en catalán (cuando se toman como
formativos los estadísticos obtenidos por el elemento en la muestra de adaptación); con este análisis
diferencial en puntuaciones T se pretende conocer su proximidad o alejamiento del valor obtenido por
la primitiva muestra. Atendiendo a los valores T de estas cuatro últimas columnas, se aprecian
muchas desviaciones, con alejamientos de más de media desviación típica (es decir que superan el
valor T de 55 o desciende de una T de 45)
Sin embargo, el comportamiento es muy similar en las muestras de la versión española y de la
versión en catalán probablemente porque lo común de estas muestras es la situación de selección en
la que los sujetos contestaron a esos elementos, Un examen más pormenorizado de la tabla A.1
muestra varios hechos.
a. Hay algunos elementos claramente diferenciales interconexos; por ejemplo, en la versión
en español se observan diferencias significativas entre los dos sexos en los elementos 3º
(Tiendo a implicarme demasiado cuando alguien me cuenta sus problemas), 33º (“me
siento vulnerable a las críticas de los demás), y sobre todo el 98º (“A menudo me siento
nervioso);
b. En algunos casos, el elemento es significativamente más “atractivo” para los varones
(obtienen una media mayor), y en otros lo es para las mujeres puntúan más alto, mientras
que en la muestra de adaptación ocurría lo contrario);
c. Algunos elementos presentan unos estadísticos propios de una curva tipo A (según la
figura 3.1) y en otros sus estadísticos apuntan a una curva tipo C; el nº 6 (“Nunca he dicho
una mentira”) tiene una media muy baja (y es más baja entre los varones, y mayor en la
muestras de selección), y el nº 93 (“Creo que todas las personas tienen algo de bueno”)
tiene una media muy elevada (curva tipo C), y es más extrema en las muestras de
selección;
d. En la muestra de adaptación, y en el análisis de las diferencias entre ambos sexos, había
39 elementos que mostraban una razón crítica “t” (de Student) significativa al N.c. del 1%;
era casi un 29% de los existentes en el BFQ; y se daba un equilibrio entre ambos sesgos:
había 19 cuestiones a favor de los varones y 20 a favor de las mujeres.

Todas estas apreciaciones, sobre todo las obtenidas en los casos de selección (muestras BFQ-2
y BFQ-3) en relación con la adaptación, han justificado la necesidad de elaborar unos nuevos
baremos, tal como se justificará más adelante.

3.3 FIABILIDAD

Los tests psicológicos deben poseer una razonable fiabilidad si se pretende que sean útiles,
tanto como cuando se emplean con un propósito práctico. Existen varios tipos de fiabilidad y
diferentes métodos para su obtención; en este apartado se recogen dos aspectos de esa fiabilidad: la
consistencia interna u homogeneidad (tal como es apreciada con el coeficiente alfa de Cronbach) y la
consistencia interna tipo dos mitades.
En la tabla A.2 se ofrecen los resultados de estudio de la fiabilidad del BFQ en la muestra
española de adaptación (BFQ-1); la primera columna de la tabla presenta los coeficientes alfa (en
realidad se trata de la aplicación de la fórmula KR-20 de Kuder-Richardson y se apoya en la
variabilidad de los elementos que componen cada escala de medida), tanto de las subdimensiones
como de las dimensiones y de la escala de Distorsión.
En la segunda y tercera columnas de la tabla se ofrecen los resultados de aplicar la técnica de
dos mitades (pares-impares) a todas las subdimensiones, en los varones (N = 530) y mujeres (N =
768) de la muestra de adaptación.
Ambas apreciaciones de la fiabilidad son bastante semejantes, los índices son suficientemente
elevados para un instrumento tipo cuestionario de personalidad y con unas escalas con relativamente
pocos elementos (12 por escala), y no parece haber una tendencia a que el instrumento sea más
fiable en uno de los sexos. La escala más fiable es a que mide el Control del las emociones y las
menos fiables son las subdimensiones de la dimensión Afabilidad (Cp y Co)
Dado que la segunda muestra (BFQ-2, casos en procesos de selección) se va emplear para
elaborar los baremos, ha parecido conveniente conocer en los elementos de la versión en español la
consistencia de los elementos, es decir su relación con las variables a las que pertenecen.
Los análisis presentados en el apartado anterior (análisis de la unidad de medida, el elemento),
han permitido conocer el comportamiento de los elementos en las tres muestras y con ello su
capacidad discriminativa. Pero, además, es necesario examinar sus índices de homogeneidad para
medir los constructos que propone el autor. Por tanto, se han obtenido los índices de correlación de
cada elemento con las puntuaciones directas de las 11 variables que esencialmente mide el BFQ (es
decir, sólo de las escalas simples, no de las dimensiones superiores). Se calculó la matriz de
correlaciones entre la puntuación de cada uno y la obtenida en las distintas variables; sin embargo
con su escala está contaminado porque dicho elemento es parte del total con el que se correlaciona,
se consideró preferible atender a índice de homogeneidad corregida (IHc); este índice se obtiene
mediante la correlación de un elemento con la suma de las puntuaciones directas de los otros 11
elementos de su escala, es decir, cuando el elemento no se tiene en cuenta para el cálculo de la
puntuación directa en el constructo. A continuación, y mediante la “z” de Fisher, en cada escala o
faceta se obtuvo la media de los índices IHc (Índices de homogeneidad corregida) obtenidos y los
resultados obtenidos en la muestra de varones y de mujeres se incluyen en dos últimas columnas de
la tabla A.2, encabezadas con las siglas IHc y los índices están expresados también (como todos los
de esa tabla) en centésimas (sin el cero ni la coma decimales).
Todos los índices son bastante satisfactorios. En ambos sexos, las tres escalas con un IHc
promedio menor han sido Co, Do, y Cp y los mejores se encuentran en las dos subdimensiones (Ce
y Ci) de la Estabilidad Emocional. El elemento que mejor consistencia interna ha presentado en
ambos sexos ha sido e 98 (“A menudo me siento nervioso”), para medir Control de las emociones,
señalado en el apartado anterior por su capacidad diferencial entre ambos sexos. Estos resultados
parecen suficientemente satisfactorios, sobre todo cuando se considera que se trata de escalas con
sólo 12 elementos (6 elementos en las dos subescalas de D); por otra parte, conviene señalar que no
son esperables ni deseables elevados índices de homogeneidad, porque cada uno mide un átomo o
aspecto distinto de la variable o constructo

3.4 ANÁLISIS TRANSCULTURAL


En realidad este apartado no tiene más pretensión que ofrecer comparativamente los
resultados de las muestras de adaptación de ambas culturas, la original italiana (1993)y la española
(1995), para ofrecer alguna apreciación del comportamiento del instrumento en ambas poblaciones.
En la tabla A.3 se resumen los estadísticos básicos de las muestras de estudio de ambas
culturas, tanto en su totalidad como de las submuestras de cada; os datos italianos vienen
expresados con un solo decimal porque así fueron recogidos en el Manual original italiano. En la
mitad superior se encuentran las muestras de adaptación española y italiana, y en la mitad inferior
las dos muestras obtenidas en procesos de selección (versión en español y catalán). Las cuantías de
las muestras y submuestras (expresadas en las cabeceras de las columnas) son suficientemente
grandes como para hacer estables los estadísticos básicos y los resultados de la comparación.
Una primera impresión de los datos de la mitad superior de la tabla A.3 es que ambas culturas
tienen un gran parecido en cuanto a sus rasgos de personalidad tal como son medidos por el BFQ;
probablemente esto es así porque ambas culturas tienen en común el que son de tipo mediterráneo.
Sin embargo, se observan algunas peculiaridades y diferencias.
Si se atiende únicamente a la muestra de adaptación española (N= 1.298), el primer dato a
destacar es que los españoles superan ligeramente a los italianos en las dos subdimensiones de la
Afabilidad (Cp y Co) y en la dimensión resultante (A), y son inferiores a ellos en Perseverancia (Pe) y,
consecuentemente, en la dimensión Tesón (T). Si estas diferencias se analizan a nivel de sexo, los
varones españoles son más extremosos (más alejados de los italianos, y por el polo bajo de la
variable) en las dos subdimensiones de la Energía €, tanto en Dinamismo (Di) como en Dominancia
(Do), lo cual hace que también o sean en la misma dimensión E, así como en su expresión de la
Distorsión. Es decir, visto desde el otro lado, los varones italianos usan la deseabilidad social que los
españoles.
La figura 3.2 ilustra gráficamente esas diferencias; en cada cultura, las puntuaciones medias de
cada sexo se han convertido en puntuación diferencial Z tomando como normativa la muestra italiana
de ese sexo; en el gráfico los varones están representados mediante una línea continua y las
mujeres con una línea de puntos; la línea horizontal a la altura de la Z = 0 indica la posición de la
muestra italiana de cada sexo.
Esta comparación de los resultados de ambas culturas se ha continuado mediante otras
análisis y los resultados se comentan en los apartados siguientes.
Sin embargo, las diferencias aludidas en los párrafos anteriores desaparecen cuando, como
término comparativo, se consideran las dos muestras obtenidas en procesos de selección (versión en
español y versión en catalán). Las similitudes son mayores, y probablemente las diferencias
señaladas en párrafos anteriores han sido debidas a que tanto la muestra italiana como las dos de la
mitad inferior de la tabla A.2 han sido obtenidas principalmente en procesos de selección, donde
tiene mayor aplicabilidad un instrumento como el BFQ. Esta ha sido una de las razones para elaborar
una nueva tipificación española con las dos nuevas muestras.

3.5 RELACIONES ENTRE LAS ESCALAS

En un instrumento como el BFQ con medidas de muchas variables, tal vez parezca ideal que
las escalas de medida sean muy independientes (porque cada una aprecia un rasgo específico); sin
embargo, la realidad psicométrica es que, aunque las conductas parezcan independientes, los
rasgos subyacentes no lo son (dado que el mismo sujeto se manifiesta a través de todos esos
rasgos) y las escalas presentan relaciones muy interesantes desde el punto de vista interpretativo.
En la tabla A.4 se ofrecen las matrices de intercorrelaciones de las diez subdimensiones (mitad
izquierda de la tabla) y de las cinco dimensiones (mitad derecha). Los índices vienen expresados en
centésimas (sin cero ni coma decimales) y en cada matriz la mitad superior (por encima de a
diagonal) se refiere a la muestra total italiana y la mitad inferior (por debajo de la diagonal) a la
muestra total de la adaptación española.
Un primer análisis de las matrices muestra que la mayoría de los índices son estadísticamente
significativos al nivel de confianza del 1%. Naturalmente, los índices mayores se encuentran en el
cruce de las dos subdimensiones de cada dimensión (Di con Do, Cp con Co, etc.); el mayor índice,
en ambas culturas aparece entre las dos subdimensiones de EE (Estabilidad Emocional), 0,64 en la
muestra italiana y 0.70 en la muestra española.
En cuanto a las subdimensiones de distinta dimensión, en la muestra italiana es destacable la
relación existente entre la Perseverancia (Pe) y las dos subdimensiones de Energía, Dinamismo
(0,47) y Dominancia (0,45), y la que hay entre Dinamismo y Apertura a la experiencia (0,47). Algo
similar ocurre en la muestra española (índices de 0,47 con Di y de 0,43 con Do, y 0,52 en la relación
Di-Ae), y se destaca la muestra Ae con la Cooperación (0,40).
En el área de las dimensiones, es la Apertura Mental (AM) la que, en ambas cultura, muestra
relaciones elevadas con las demás, sobre todo con la Energía € y con la Afabilidad (A).
Estas correlaciones resultan congruentes con las hipótesis con respecto a las cuales se ha
construido el BFQ, y de acuerdo con las principales aportaciones de la investigación sobre los cinco
grandes factores.
Cuando en este tipo de análisis se controla la posible influencia del sexo (es decir, se realiza
independientemente para cada sexo), los resultados pueden mostrar aspecto diferenciales. La tabla
A.5 presenta las matrices de intercorrelaciones de los dos sexos en la muestra española, entre las
subdimensiones, las dimensiones y la escala de Distorsión. En la mitad superior (por encima de la
diagonal) están los datos referidos a varones y en la mitad inferior se encuentran los datos de las
mujeres.
Al introducir en los cruces tanto las subdimensiones como las dimensiones, aparecen índices
sobrecargados de correlación espuria; son aquellos en los que una subdimensión se relaciona con la
dimensión a la que pertenece; gran parte de esa correlación es debida al fenómeno de solape; ese
es el caso, por ejemplo, los elevados índices (iguales o superior a 0.90) entre el Control de las
emociones o los impulsos y a dimensión de Estabilidad Emocional. Por otra parte, aunque la tabla
presenta algunas peculiaridades propias de cada sexo, hay una gran similitud de conexiones, como
lo muestran los resultados que se incluyen en el apartado 3.8.
Con las dos muestras obtenidas en procesos de selección (con la versión en español y en
catalán), se repitió este tipo de análisis y los resultados de cada sexo se encuentran en las tablas A.6
y A.7; en ambos casos los varones ocupan la mitad superior derecha de la tabla.

3.6 VALIDEZ INTERNA: ESTRUCTURA FACTORIAL

El análisis de la estructura factorial del cuestionario se ha llevado a cabo tomando como


variables de base para el análisis factorial las puntuaciones directas obtenidas por los sujetos en
cada una de las diez subdimensiones en la muestra de la adaptación española (1995) del
instrumento.
Este procedimiento (que en esencia guarda relación con el concepto de “puntuación
agregada”), encuentra su propia legitimación en una serie de contribuciones que han puesto de
manifiesto su validez y utilidad. En concreto, el uso de la puntuación agregada con respecto a cada
uno de los elementos garantiza una mayor fiabilidad y coherencia interna de las puntuaciones
obtenidas en una escala.
La matriz de los coeficientes de correlación entre las diez subdimensiones de la muestra
española (mitad inferior izquierda de la tabla A.4), fue sometida a análisis factorial mediante la
técnica de factores principales, implementada con los programas para el análisis factorial
desarrollados por A.L. Comrey. Como estimación inicial de la comunalidad para cada variable se ha
tomado el coeficiente de correlación más elevado mostrando con las nueve variables restantes. La
solución factorial fue iterada diez veces sucesivamente para estabilizar parcialmente la estimación
final de la comunalidad.
Se extrajeron cinco factores principales antes de que el procedimiento convergiera, indicando
que ningún otro factor podía ser extraído. La matriz no rotada fue sometida a rotación ortogonal
utilizando el método Tandem Criteria. Este método permite rotar ortogonalmente una matriz de
saturaciones en base a las informaciones contenidas en la matriz de correlaciones entre las variables
analizadas. En concreto, este procedimiento se articula en dos fases. La primera (criterio I) permite
distribuir la varianza extraída entre el menor número posible de factores con la condición de que las
variables que aturan en un mismo factor deben estar correlacionadas. La segunda fase (Criterio II) se
aplica usualmente a la matriz de saturaciones obtenidas mediante el criterio I y permite distribuir la
varianza extraída entre los factores con el fin de aproximar los datos a una solución del tipo
“estructura simple”, con la condición de que las variables que no están correlacionadas no deben
aparecer en un mimo factor. Con respecto a otros criterios de rotación (como el criterio Varimax) el
Tandem Criteria permite obtener soluciones factoriales más “limpias” y representativas de las
relaciones existentes entre las variables medidas.
La aplicación del Criterio I a los datos de la muestra española confirmó la presencia de cinco
factores subyacentes a las diez subdimensiones, La matriz rotada mediante el Criterio I fue
posteriormente sometida a rotación mediante el Criterio II. El resultado se presenta en la tabla A.8, en
la parte izquierda de la mitad superior; además de las comunalidades (h 2) la tabla sólo recoge en
centésimas las saturaciones iguales o superiores a 0,25, de modo que los resultados principales
aparecen más destacados. El conjunto de los cinco vectores explica el 57% de la varianza total (VT
%,última fila de la tabla) de la matriz de intercorrelaciones. Como se ha empleado una rotación
ortogonal no se indican en la base las intercorrelaciones de los factores extraídos.
De examen de los resultados de este análisis se puede apreciar una confirmación sustancial de
las estructura de cinco dimensiones. Cada una de las parejas de subdimensiones, de hecho,
presentó saturaciones elevadas principalmente en un mismo factor, y saturaciones bajas o nulas en
los otros factores.
No obstante, se observa igualmente que algunas subdimensiones presentaron saturaciones
secundarias apreciables en otras dimensiones distintas a las teóricamente esperables. Este es el
caso de Dinamismo (subdimensiones de Energía) que saturó también en las dimensiones de
Afabilidad (0,31) y Apertura Mental (0,30); Cooperación (subdimensión de Afabilidad) tiene también
saturación en Apertura Mental (0,39); Perseverancia (subdimensión de tesón) aparece también con
peso en Energía (0,37); y Apertura a la Experiencia (subdimensión de Apertura Mental) presenta
saturación secundaria en Energía (0,34).
La estabilidad de la solución factorial obtenida factorizando la 10 subdimensiones ha sido
analizada calculando el coeficiente de congruencia (Harman 1976) entre las soluciones factoriales
obtenidas con la muestra española y las logradas con las muestras italiana y americana.
Los coeficientes de congruencia así obtenidos se presentan en la tabla A.9, donde puede
observarse que la estructura factorial presenta una muy significativa estabilidad, tomando datos
procedentes de contextos culturales y lingüísticos diferentes.
Adicionalmente, los datos procedentes de las submuestras de hombres y mujeres (cuyas
matrices de intercorrelaciones se han recogido en la tabla A.5), fueron sometidas a sendos análisis
factoriales, pero tratando ahora las matrices de saturaciones factoriales mediante rotación oblicua, a
fin de recoger las relaciones existentes entre los distintos factores.
Los resultados de ambos análisis factoriales son muy similares a los obtenidos en la muestra total
(véanse las partes central y derecha de la mitad superior de la tabla A.8). La varianza explicad (VT%)
ha descendido un poco (al 55% entre los varones y al 52% entre las mujeres), pero las cinco
dimensiones principales del BFQ vienen definidas con claridad por sus componentes o
subdimensiones, y los resultados son extremadamente similares en los dos sexos.
Debajo de la solución factorial de cada sexo se muestran las correlaciones entre los cinco
factores y, como era de esperar, los índices son bastante similares a los encontrados en las
respectivas dimensiones empíricas (datos de la mitad derecha de la tabla A.4)
Par completar este tipo de información sobre la estructura factorial del BFQ en una muestra
obtenida en procesos de selección, se han sometidos a análisis factoriales tanto la muestra total
como la de cada sexo y los resultados se ofrecen en la mitad inferior de la tabla A.8. En esta ocasión,
en vez de los factores principales, se ha preferido en método de los componentes principales para
buscar una mejor definición factorial. En realidad, los resultados son muy similares a los obtenidos
con la muestra de adaptación (mitad superior de la tabla A.8), y con este método se logra explicar
una mayor proporción de varianza total común, un 75% de la misma. Como l rotación ha sido
también de tipo oblicuo, en la base de los recuadros con las saturaciones se ofrecen las matrices de
intercorrelaciones de las cinco dimensiones.
En estos últimos análisis (de componentes principales y solución oblicua), los factores
resultantes muestran intercorrelaciones bastante altas, como las existentes entre la Energía y la
Afabilidad con la Apertura Mental; el lector no debe olvidar que en estos análisis las dimensiones o
factores vienen definidos como factores, en vez de cómo escalas, que es el uso normal que puede
hacer quien aplica el cuestionario en una labor práctica profesional.

3.7 CORRELACIONES CON OROS TESTS

A fin de estudiar la validez de constructo del BFQ, en la adaptación española se han analizado
( en diferentes son muestras de sujetos) las relaciones entre sus dimensiones y las de otros
cuestionarios que miden rasgos de personalidad homólogos, análogos o diferentes a los medidos por
el BFQ.
En la tabla A.10 se resumen los resultados de los análisis de relación entre las cinco
dimensiones del BFQ y la escala de distorsión y las variables medidas por los siguientes
instrumentos:

 JASE-H. Este Inventario es una revisión del JASE, adaptación española del Jenkins
Activity Survey para estudiantes, que permite medir los componentes de
Competitividad (Comp), Sobrecarga laboral (Sobl), Impaciencia (Imp) y Hostilidad
(Host), además de una medida global de Patrón de Conducta Tipo-A (T-A)
 EPQ. Versión en español del Eysenck Personality Questionnaire, que incluye los
factores Neuroticismo (N), Extraversión €, Psicoticismo (P) y una escala de Sinceridad
(S)
 STAI-R Escala de rasgo del State-Trait Anxiety Inventory
 Escala de Susceptibilidad Emocional (ESE), Escala de irritabilidad (EI), Necesidad de
reparación (NR), Miedo al castigo (MC). Rumiación (RUM) y Actitud Tolerante hacia la
violencia (TV). Estos instrumentos son una versión española de las escalas
desarrolladas por Caprara et al, para la medida de la conducta agresiva.
 LOT Versión española del Life Orientation Test, que permite la medición de diferencias
individuales en Optimismo.
 ICM Versión española de la Escala de Hostilidad de Cook y Medley

En la tabla A.10se han señalado como n.s. los índices no significativos, sólo se han incluido los
que han resultado significativas, y se han señalado con un asterisco os que lo son al nivel de
confianza del 1%
Los datos obtenidos, además de mostrar una elevada validez convergente de las escalas de
BFQ, ponen de relieve su validez discriminante, corroborarada por la ausencia de correlaciones
elevadas con dimensiones relativas a diferentes características de la personalidad.
3.8 INFLUENCIA DE LA EDAD Y EL SEXO

En algunos de los párrafos anteriores se han presentado diferencialmente los resultados del
BFQ en relación al sexo (en la tabla A.3 se han obtenido los estadísticos básicos de ambos sexos en
diferentes muestras, tanto de la primera adaptación como de la segunda tipificación). En este
apartado, además, se quiere analizar también la influencia de la edad. En la muestra total de
adaptación, los 530 varones tenían edades comprendidas entre los 17 y 64 años (Media = 31,91 y Dt
= 9,43), mientras que las 768 mujeres presentaban edades de 18 a 70 años (Media = 31, 11 y Dt =
9,74). Analizada la distribución de la edad en toda la muestra, se obtuvieron los puntos cuartiles y
cada submuestra se dividió en cuatro grupos (los grupos cuartiles) con, aproximadamente, un 5% de
casos en cada grupo.
En la clasificación de ambos sexos se han mantenido los mismos rangos de edad: de 17 a 24
años, de 25 a30 años, de 31 a 36 años y de 37 y más años. En cada uno de los ocho grupos se
obtuvieron los estadísticos básicos (media y desviación típica) en las diez subdimensiones, en las
cinco dimensiones y en la escala de Distorsión. Los resultados se presentan en la tabla A.11
Estos análisis se completaron con análisis de varianza de las cinco dimensiones y de la escala
D, y tomando el sexo de los sujetos como variable de clasificación. Los principales resultados de
estos seis análisis de varianza indican que los varones presentan puntuaciones más elevadas que
las mujeres en la escala EE (Estabilidad Emocional, con una razón critica F = 34,33, muy
significativa), mientras que estas presentaron puntuaciones más elevadas que los varones en las
escalas A (Afabilidad, F = 25,45, muy significativa) y D (Distorsión, F = 3,84, razón crítica significativa
sólo al 5%). Por último, no emergen diferencias significativas entre varones y mujeres en Energía (F
= 3,53), Tesón (F = 2,52) y Apertura Mental (F = 0,76)
Naturalmente, cuando las diferencias observadas han resultado significativas eso índica que
también son diferentes as subdimensiones que componen esa dimensión, o al menos una de ellas.
Para ver esto de un modo gráfico y tener una visión comparativa con los resultados obtenidos en la
muestra original (italiana), se calcularon las puntuaciones diferenciales típicas z de cada sexo y
variable en ambas culturas y los gráficos de cada cultura se proyectaron en un solo gráfico. Así se
obtuvo la figura 3.2 comentada anteriormente.
En las figuras 3.3 y 3.4 e han obtenido los perfiles de los dos sexos en la muestra original y
española, tomando como estadísticos básicos los de la muestra total de cada cultura.
La aparición de estas diferencias intersexos aconsejó la elaboración de baremos separados
para su empleo con los varones y con las mujeres
3.9 LA ESCALA DE DISTORSIÓN
Esta escala mide la deseabilidad social, ese estilo de respuesta que el sujeto puede poner en
juego para mostrar unos aspectos favorables de su personalidad y eludir los menos favorables, esa
deseabilidad social no afecta por igual a todas las variables del BFQ. En la tabla A-5 (comentada en
el apartado 3.5) se han incluido las relaciones de la escala D con todas las del BFQ; vienen
expresadas en centésimas (sincero ni coma decimales); extraídas de dicha tabla para presentarlas y
comentaras aquí, se incluyen en el cuadro 3.1
Cuadro 3.1 relaciones de D con las variables del BFQ
SUBDIMENSIONES DIMENSIONES
Sexo Di Do Cp Co Es Pe Ce Ci Ac Ae E A T EE AM
Varón 5 11 -11 13 13 11 26 32 1 -5 11 14 15 27 -5
Mujer 14 4 2 22 11 13 20 30 -2 -6 9 1 14 32 -2

Las variables más afectadas por Distorsión son las que definen una falta de Neuroticismo, es
decir las que apuntan a Estabilidad Emocional (EE) y sus componentes Control de las emociones
(Ce) y Control de los impulsos (Ci).
Es curioso observar que, entre los dos subdimensiones de Energía, los varones presentan
mayor deseabilidad social por dominancia, mientras que las mujeres lo hacen por Dinamismo. Así
mismo, son diferentes ambos sexos a la hora de inclinarse por distorsionar los dos componentes de
Afabilidad: en Cooperación hay una relación negativa y significativa entre los varones (como si para
ellos fuera socialmente poco deseable ser cooperativo y privase la independencia), mientras que las
mujeres destacan de deseabilidad social en Cordialidad.
En ambos sexos hay una pequeña relación positiva entre Distorsión y variables tesón
(Escrupulosidad y Perseverancia), y es nula en los dos componentes de Apertura Mental.
Estas relaciones anteriores aumentan significativamente cuando se analizan en una muestra
de sujetos en un proceso de selección, en el cual siguen observándose diferencias intersexos, tal
como muestran los índices del cuadro 3.2 que viene a continuación.

Cuadro 3.2 relaciones de D con las variables del BFQ en procesos de selección
SUBDIMENSIONES DIMENSIONES
Sexo Di Do Cp Co Es Pe Ce Ci Ac Ae E A T EE AM
Varón 27 16 14 30 10 20 30 46 25 9 26 26 17 42 20
Mujer 16 10 9 28 5 19 36 47 14 -5 15 22 14 45 6

Para conocer un poco más a fondo la estructura interna de esta escala y variable, los 12
elementos de la escala D han sido sometidos a varios análisis (de consistencia interna y de tipo
factorial), tanto en la muestra de adaptación (N = 1.298) como en la de selección con la versión en
catalán (N = 2.538).
En cuanto 3.3 se resumen, en centésimas, los coeficientes de correlación biserial puntual de
los doce elementos con la puntuación obtenida en la escala D, en los dos sexos de la muestra de
adaptación (A) y de la de selección (S). Los índices del cuadro 3.3 evidencian una buena
consistencia interna de la escala D, tanto en la muestra de adaptación cm en la de selección, aunque
en algunos de sus elementos se observan comportamientos diferenciales entre ambos tipos de
muestra.
Cuadro 3.3 Consistencia interna de los elementos de la escala D
Grupo E6 E12 E18 E24 E30 E36 E80 E85 E92 E101 E113 E127
A-Varón 47 38 42 43 48 46 35 44 40 38 49 44
A-Mujer 45 45 37 36 34 40 34 51 48 28 55 42
S-Varón 54 49 49 52 56 59 29 47 46 55 57 39
S-Mujer 53 37 51 46 57 56 36 57 41 60 65 36

A continuación y sólo en la muestra total de ambas muestras (de adaptación y con la versión en
catalán), los 2 elementos han sido sometidos a sendos análisis factoriales; en estos se han definido
dos factores: en el primero, la deseabilidad social parecen apuntar a aspectos muy relacionados con
el YO (como en el elementos “18. Siempre he resuelto de inmediato todos los problemas que he
encontrado”), mientras que el segundo la deseabilidad social se preocupa por temas relacionados
con los OTROS (Como en el elemento “12. Siempre he estado completamente de acuerdo con los
demás”).
En el “Yo” se aglutinan los elementos 18, 24, 30, 80, 101 y 127 y el factor “Otros” los seis
restantes: 6, 2, 36, 84, 92 y 113. Los componentes de ambos grupos podrían considerarse dos
subescalas de la Distorsión y en ellas es fácil obtener las puntuaciones de los sujetos; se ha hecho
así en dos millares y medio de casos de la muestra catalana de selección y sus puntuaciones se han
puesto en relación con las subdimensiones y dimensiones de BFQ. Los resultados de este análisis
correlacional, en centésimas y en cada sexo (V y M), se encuentran en el cuadro 3.4. El lector puede
ahora conocer con un poco más detalle cómo se comporta la deseabilidad social en cada sexo en un
proceso de selección.

Cuadro 3.4 Relaciones de subescalas D con baribaes del BFQ en procesos de selección.
SUBDIMENSIONES DIMENSIONES
Sexo Di Do Cp Co Es Pe Ce Ci Ac Ae E A T EE AM
V-yo 36 25 20 32 10 28 35 44 30 16 36 30 22 43 27
V-otros 12 2 5 22 8 7 19 38 14 0 8 16 9 32 9
M-Yo 26 15 15 34 1 21 39 44 15 4 25 30 12 44 12
M-otros 0 2 -1 13 8 13 25 37 9 -13 1 8 13 34 -2

Si anteriormente en el cuadro 3.2 se ha observado que la relación significativa de la escalad


con los componentes de F es mayor con el Dinamismo que con la Dominancia, y en mayor grado
entre los varones, ahora en el cuadro 3.4 se constata que la relación aumenta en la subescala Yo y
casi desaparece (sobre todo en las mujeres) en la subescala Otros, como si la deseabilidad de la
Energía (la dimensión que subyace al Dinamismo y a la Dominancia) se apoyara fundamentalmente
en los componentes que hacen referencia al yo. Esta estructura de relaciones se invierte (y se apoya
más en la escala Otros) en las dos subdimensiones (Cooperación y Cordialidad) del Tesón. Si el
lector sigue analizando por su cuenta la información incluida podrá comprobar que dicho cuadro 3.4
es muy ilustrativo para conocer mejor la estructura psicológica de la escala D.

3.10 CAPACIDAD DISCRIMINATIVA DEL BFQ EN UNPROCESO DE SELECCIÓN

Se han aprovechado los resultados de una de las muestras obtenidas en un proceso de


selección (N = 2.538), la recogida con la versión en catalán, para conocer el comportamiento del
instrumento en esas situaciones en las que el sujeto (candidato para lograr un puesto de trabajo),
responde a sus elementos teniendo en cuenta que los resultados pueden ayudar a decidir su
candidatura.
En primer lugar se han puesto en paralelo los estadísticos básicos de los varones (N = 2.270) y
mujeres (N = 268) de esta muestra de selección (S) con los obtenidos en la primera muestra de
adaptación (muestra A con 530 varones y 768 mujeres, en cuyos sujetos se supone que no intervino
la situación de selección profesional), y se han determinado los perfiles numéricos diferenciales de la
mujer (comparado sus resultados con los obtenidos por los varones de su misma muestra).
En e apartado 3.8 y en la figura 3.4 se ha presentado el perfil de cada sexo comparando sus
resultados con los de la muestra total de adaptación (N = 1.298). Se han observado algunas
diferencias y la mujer obtiene puntuaciones mayores de Afabilidad y sus dos componentes,
Cooperación y Cordialidad, e inferiores en Estabilidad Emocional y sus componentes, Control de las
emociones y Control de los impulsos. Ahora, se ha repetido el análisis diferencial pero empleando los
estadísticos de los varones como término comparativo; los resultados se encuentran en las dos
primeras columnas del cuadro 3.5 en puntuaciones “z”; la primera columna presenta los
apuntamientos de los rasgos de la mujer en el grupo A (Adaptación); los principales destaques
repiten lo indicado al principio de este párrafo, que ellas son más afables (A y sus componentes Cp y
Co) pero menos estables emocionalmente (EE y sus componentes Ce y Ci).
Comparadas con los varones del grupo de selección (S) las mujeres destacan algo en sus
dimensiones de Tesón (T y en sus subdimensiones Es y Pe) y de Apertura Mental (AM, pero sólo en
la subdimensión de Apertura a la experiencia, Ae). En el caso de la Energía (E), las mujeres no
muestran diferencias porque se anulan sus apuntamientos en las subdimensiones: superan los
varones en Dinamismo pero son inferiores a ellos en Dominancia.

La mujer en el … El candidato…
Var Grupo A Grupo S Varón Mujer
Di 0,09 0,27 + 0,77 0,90
Do -0,28 -0,31 = 0,54 0,49
Cp 0,21 -0,01 - 0,93 0,69
Co 0,29 -0,11 - 0,58 0,13
Es 0,00 0,14 - 1,56 1,54
Pe 0,15 0,32 + 0,03 0,14
Ce -0,31 -0,16 - 0,46 0,56
CI -0,30 0,08 - 1,77 2,18
Ac 0,03 0,08 = 0,54 0,64
Ae 0,05 0,28 + 0,25 0,47
E -0,11 -0-02 - 0,78 0,85
A 0,30 -0,07 - 0,88 0,46
T 0,09 0,27 + 0,94 1,03
EE -0,33 -0,07 - 1,22 1,47
EM 0,05 0,21 + 0,47 0,65
D 0,11 0,11 = 0,31 0,35

Dentro de la segunda columna se ha añadido un signo (+ o -) para indicar el cambio de


intensidad en relación con lo obtenido en la muestra adaptación; el signo “+” indica que en el proceso
de selección las mujeres se alejan más de los varones, se ha anotado un signo “=” para indicar que
el cambio ha sido pequeño o nulo; y el signo “-“para indicar que en el proceso de selección las
mujeres se alejan menos de los varones.
En las otras dos columnas de cuadro 3.5 se ofrecen las puntuaciones diferenciales (también en
puntuaciones “z”) de los varones y de las mujeres cuando son candidatos en un proceso de selección
y se comparan con los de su mismo sexo en la muestra de adaptación. Una primera apreciación de
estas dos columnas es que ambos sexos han elevado sus puntuaciones y casi todas las
subdimensiones (se exceptúa la Perseverancia, Pe). Es decir, cuando las personas están en un
proceso de selección procuran presentar una “buena imagen”, probablemente a consecuencia de la
deseabilidad social o la distorsión motivacional.
Una prueba de ello es que las puntuaciones de la escala D han aumentado, y los dos últimos
índices de las dos últimas columnas muestran un aumento significativo en ambos sexos en relación
con la muestra de tipificación.
Todos estos resultados de los análisis muestran la necesidad de elaborar baremos separados
con esta muestra de selección. Quizás no queda muy claro si también es necesario hacerlo de modo
separado para cada sexo. En muchas ocasiones el profesional que aplica el BFQ no se plantea
hacer diferencias intersexos cuando los candidatos compiten para un mismo puesto de trabajo; en
estos casos podría ser más interesante disponer de un baremo en el que estuvieran reunidos ambos
sexos. Si resultara conveniente el uso de un baremo a partir de la reunión de ambos sexos, se
plantea también la duda de la proporción en la que debería entrar cada uno de los sexos, y si habría
que atender más a la población específica (sea de oficiales administrativos o de personal de
almacén) que a la población general española. El parecer del Departamento de I+D de TEA
Ediciones es que el baremo debe ser único para la población general (pero diferenciando ambos
sexos), pues los baremos específicos construidos de la población general podrían introducir más
confusión que claridad a la hora de determinar las características personales de una persona que ha
contestado al BFQ, lo cual no es óbice que se conozcan los perfiles diferenciales de estos subgrupos
cuando sus resultados se comparan con los contenidos en la población general. Por ejemplo, se
puede haber contrastado en un estudio que los vendedores muestran mayor energía (E y sus
componentes) que la población general, como se sabe que los jugadores de baloncesto tienen mayor
estatura, pero eso no exige que haya un baremo específico para los vendedores en el caso E, ni
tampoco es necesario un baremo de estatura para los jugadores de baloncesto; lo interesante es
conocer ese destaque (y si cuantía, tanto en los vendedores como en los jugadores de baloncesto), y
obrar en consecuencia cuando se mide un vendedor o un jugador de baloncesto.
Por todo lo anterior, se ha decidido elaborar un baremo separado para cada sexo y otro para la
reunión de ambos sexos, tanto en la muestra con la versión en español como la obtenida con la
versión en español como la obtenida con la versión en catalán; dichos baremos se encuentran en las
tablas B.1 a B.12 en el Apéndice B.
Finalmente, para ofrecer una visión gráfica de la personalidad de las personas en los procesos
de selección, la figura 3.5 muestra los apuntamientos de los varones (línea continua) y de las
mujeres (línea e trazos) de esta muestra catalana en las dimensiones y subdimensiones del BFQ
cuando sus puntuaciones medias se interpretan con los estadísticos normativos obtenidos con la
primitiva muestra de adaptación (1995). EN el gráfico puede observarse que tanto los varones como
las mujeres elevan significativamente la Afabilidad y su componente Cooperación, hasta situarse enel
nivel o categoría calificado como “Muy alto”.
4. NORMAS DE INTERPRETACIÓN

4.1 ASPECTOS GENERALES

Para una adecuada interpretación de las puntuaciones directas obtenidas en todas las variables
(diez subdimensiones, cinco dimensiones y la escala de Distorsión), es conveniente transformar las
PD en puntuaciones de valor más universal.
Existen varias escalas transformadas de valor universal, y para el Cuestionario BFQ se han
elegido dos escalas muy conocidas, las de centiles y la de puntuaciones típicas T.
Las puntuaciones centiles se distribuyen en una escalas ordinal que va desde 1 a 99; tienen su
valor promedio en el centil 50, normalmente se expresan en valores enteros y vienen a indicar el
tanto por ciento del grupo normativo al que un sujeto es superior en el rasgo apreciado por la
variable.
Las puntuaciones T constituyen una escala típica e unidad constante, con una media en el valor
50 y una desviación típica de 10 putos. Es decir, entre los valores 40 y 6’ (a una desviación típica por
debajo y por encima de la media) se encuentran los dos tercios (en realidad el 68,26%) de la muestra
normativa, y entre los valores 30 y 70 (dos desviaciones típicas alrededor de la media) se encuentra
la mayoría (el 95%) de los casos.
Las puntuaciones centiles y T pueden obtenerse comparando los resultados empíricos del sujeto
con los de una muestra normativa, es decir, consultando los baremos elaborados a partir esa
muestra normativa.

4.2 MUESTRAS NORMATIVAS Y BAREMOS


En la tipificación del BFQ elaborada para la 3ª edición del manual se han considerado
normativas unas muestras recientes (recogidas entre 1999 y 2001) con las versiones en español y en
catalán aplicadas en procesos de selección Como se ha indicado en el capítulo destinado a
“Justificación estadística”, estas muestras están constituidas por 2.000 sujetos que habían
contestado al BFQ en españoles y por 2.538 cuando lo hicieron con la versión en catalán.
La primera muestra (N = 2.000) ha sido seleccionada de una muestra más amplia, de la que se
seleccionaron 1.000 casos de cada sexo; en la segunda hay 2.270 varones y 268 mujeres.
Tal como se ha indicado también anteriormente, a la hora de elaborar los baremos normativos se
decidió mantener separados los dos sexos (así como construir tablas para la reunión de ambos9, y
designar una página de baremos a las subdimensiones del BFQ y otra para las dimensiones y la
escala de Distorsión. Ocupan el Apéndice B de este Manual y tienen el siguiente orden:
Tabla B.1. Baremos de la versión en español, dimensiones y Distorsiones, Varones
Tabla B.2 Baremos de la versión en español, subdimensiones, Varones
Tabla B.3 Baremos de la versión en español, dimensiones y Distorsiones, Mujeres
Tabla B.4 Baremos de la versión en español, subdimensiones, Mujeres
Tabla B.5 Baremos de la versión en español, dimensiones y Distorsiones, Varones + Mujeres
Taba B.6 Baremos de la versión en español, subdimensiones y Distorsiones, Varones + Mujeres
Tabla B.7. Baremos de la versión en catalán, dimensiones y Distorsiones, Varones
Tabla B.8 Baremos de la versión en catalán, subdimensiones, Varones
Tabla B.9 Baremos de la versión en catalán, dimensiones y Distorsiones, Mujeres
Tabla B.10 Baremos de la versión en catalán, subdimensiones, Mujeres
Tabla B.11 Baremos de la versión en catalán, dimensiones y Distorsiones, Varones + Mujeres
Taba B.12 Baremos de la versión en catalán, subdimensiones y Distorsiones, Varones + Mujeres

Para convertir la puntuación directa en una variable en las correspondientes puntuaciones


transformadas (centiles o T), se recomienda el siguiente procedimiento:
1. Elegir la tabla adecuada, al tipo de aplicación (versión en español o en catalán) al sexo y
a la variable (dimensión o subdimensión)
2. Localizar la columna de la variable, y en esta el valor de la PD empírica.
3. Buscar, a la misma altura del valor hallado, el centil (primera columna de la izquierda de
la tabla) y la puntuación T (última columna de la derecha de la tabla).

Estos dos valores (centil y T) permiten conocer la posición relativa del sujeto en relación con los
resultados de su grupo normativo (baremo empleado).
4.3 ELABORACIÓN DE UN PERFIL GRÁFICO

Para facilitar ese conocimiento de la posición relativa del sujeto en relación con su grupo
normativo, se ha elaborado la Hoja de Perfil que permite tener una visión de conjunto de todos los
resultados del sujeto en los rasgos de personalidad que mide el BFQ.
Una vez anotados los datos de identificación de la persona en a cabecera del impreso, se
anotarán todas las puntuaciones directas en la segunda columna de dicho impreso, inmediatamente
detrás de las siglas que presenta la primera columna. El cuerpo del gráfico está dividido en dos
mitades; la mitad superior está destinada a las dimensiones y a la escala de Distorsión y la inferior a
las subdimensiones del BFQ.
A continuación, es necesario transformar cada una de las PD en sus correspondientes valores T
(tal como se ha indicado en el apartado anterior), y anotar dichos valores en al tercera columna del
impreso, la que está encabezada con la letra “T”.
En el impreso, frente a cada puntuación T existe una línea de puntos que representa el continuo
de los valores T; va desde el valor 25 (a la izquierda) hasta e valor 75 (a la derecha), y se han
destacado con “o” los valores 30, 40, 50, 60 y 70; está dividido en cinco partes encabezadas con las
siguientes categorías de clasificación y valores:

Grado Valores
Muy bajo 25 a 34
Bajo 36 a 44
Promedio 46 a 54
Alto 56 a 64
Muy alto 66 a 75

Hay unas líneas verticales correspondientes a las divisorias entre las categorías (en los valores
35, 45, 55 y 65)
En cada línea horizontal (dimensiones subdimensiones) se marcará con una aspa el punto
correspondiente a la T obtenida por el sujeto en esa variable.
A continuación, basta con unir con trazos rectos las aspas de las cinco primeras para tener el
perfil de las dimensiones del BFQ (junto con la estimación de la Distorsión). Si se unen con trazos
rectos las aspas de las diez variables siguientes se tiene el perfil del sujeto en las subdimensiones.
Las cinco bandas verticales del impreso dan una primera impresión de la posición del sujeto
(desde Muy alta a Muy baja) en todos los constructos.
Es probable que no haya una secuencia ideal a seguir en la interpretación de los resultados; en
principio, dicha secuencia podría ser la siguiente:
a) Escala de Distorsión
b) Las 5 dimensiones
c) Las 10 subdimensiones

Para ejemplificar todo lo anterior, la figura 4.1 ilustra el proceso de elaboración del perfil del
mismo caso empleado en el apartado 2.3 (figura 2.) con el fin de mostrar los pasos para obtener
todas las puntuaciones del BFQ.
4.3 ESCALA DE DISTORSIÓN

Los test de personalidad están sujetos a diferentes tipos de sesgos o distorsiones, sobre todo
por parte de sujetos motivados a dar de sí una imagen favorable o (en casos mucho más raros)
desfavorable.
Al contestar un cuestionario se pueden tener distintas ideas sobre qué respuestas son
administrables y cuáles no, que pueden falsear significativamente (en sentido positivo o negativo) las
respuestas.
En la medida en que estas ideas pueden llevar al sujeto a presentar una imagen de sí mismo
distinta de la real, también el perfil del BFQ puede resultar distorsionado o falseado.
Los perfiles falseados representan un problema sobre todo en las situaciones en las que el
cuestionario es utilizado con fines de valoración (por ejemplo, en contextos de selección, promoción,
etc). En estas situaciones resulta por ello particularmente importante hacer énfasis en la
conveniencia y necesidad de responder sinceramente al cuestionario.
Para reducir los intentos de falseamiento puede ser útil avisar a los sujetos que el BFQ puede
detectar los perfiles falseados o distorsionados y que un perfil distorsionado tendrá un efecto
negativo sobre el resultado en el test. Está demostrado, de hecho, que estas recomendaciones
suelen ser eficaces para disminuir significativamente los intentos de falseamiento de las respuestas.
Como se ha señalado en la presentación del BFQ, en este se ha incluido una escala de validez d
(Distorsión), con la finalidad de identificar los perfiles falseados. Esta escala permite identificar la
tendencia a alterar las respuestas con el propósito de ofrecer una falsa impresión de sí mismo,
particularmente n todas aquellas situaciones en que se considere se pueda obtener algunas ventajas
con ello.
Los 12 elementos que componen esta escala ofrecen, de hecho, la posibilidad al sujeto de
adjudicarse cualidades socialmente deseables o indeseables, en un grado poco común en relacional
nivel que tales características presentan en la población general. Los elementos están formulados de
manera que la respuesta de completo acuerdo o completo desacuerdo resultan sumamente
improbables. A continuación se ofrecen dos ejemplos característicos:
“Siempre he estado completamente de acuerdo con los demás” “Nunca he dicho una mentira”.

Una puntuación muy elevada en esta escala se considera indicativa de la tendencia más o
menos intencionada a proporcionar una imagen de sí mismo artificiosamente positivas”; por el
contrario, una puntuación muy baja, se considera indicativa de la tendencia más o menos
intencionada a proporcionar una imagen de sí mismo artificiosamente “negativa”. Su interpretación
podrís hacerse de acuerdo con los criterios siguientes:
a) Puntuación muy alta en la escala D (T inferior a 35)
Identifica la persona que proporciona falseado en sentido negativo, es decir aquella que ofrece de sí
mismo una imagen negativa. Esto puede ocurrir, bien porque tenga una imagen fuertemente negativa
de sí misma y exagere estos aspectos negativos, o bien porque tenga una actitud muy autocrítica o
finalmente porque de hecho haya estado implicada en conductas poco sociales (por ejemplo, mentir,
robar, agredir, etc.)
b) Puntuación baja en la escala D (T entre 35 y 45)
Identifica la persona que probablemente presenta un cierto sesgo negativo en sus respuestas, que es
autocrítica o que ha manifestado en realidad, algunos comportamientos de tipo poco social.
c) Puntuación promedio en la escala D (T entre 45 y 55)
Identifica un perfil libre de sesgo en sentido positivo o negativo.

d) Puntuación alta en la escala D (T entre 55 y 65)


Identifica la persona que probablemente introduce un cierto sesgo positivo en sus respuestas, que
tiende a negar defectos personales o que es particularmente ingenua.

e) Puntuación muy alta en la escala D (T superior a 65)


Identifica a sujeto que muy probablemente ofrece un perfil falseado en sentido positivo, en un intento
de dar una imagen de sí mismo desproporcionadamente favorable. Esta puntuación pueden
presentarla también personas que s e consideran realmente carentes de atributos no deseables (por
ejemplo, personas con una visión místico-religiosa del mundo, o personas que de una u otra forma
acentúan los aspectos positivos de la existencia, a menudo muy jóvenes e ingenuas). Puede
identificar, por último, al sujeto que utiliza constantemente la negación como mecanismo de defensa.
En estos casos la persona, más que falsear sus respuestas, miente inconscientemente sobre ella
misma.
Ya que son posibles distintas interpretaciones de una puntuación elevada en la escala D, el
evaluador debe efectuar análisis complementarios para identificar la verdadera razón de tal
puntuación. Sin embargo, un perfil claramente falseado presentará, usualmente, varias puntuaciones
muy elevadas (valores T superiores a 65), no sólo en la escala D, sino también en oras variables del
BFQ. A este respecto, si un perfil presenta tres o más puntuaciones T superiores a 65 en las
dimensiones de personalidad, además de una puntuación alta en D, es muy probable que el perfil
este falseado, sobre todo si la situación en que ha sido obtenido puede motivar ese estilo de
respuesta.
Puede ayudar a interpretar esta escala lo indicado en el apartado 3.9 del capítulo 3 (Justificación
estadística); así se justifican las conexiones de D con las distintas variables del BFQ tanto en
varones como en mujeres.
A título indicativo, en la figura 4.2 se presenta un perfil (el de un candidato evaluado en el curso
de un proceso de selección), que presenta signos clarísimas de falseamiento. Un primer indicio
sustancial de falseamiento viene indicado por una puntuación muy alta en la escala D.
Adicionalmente, el perfil presenta otras tres escalas con valores T superiores a 65. El falseamiento
parece haber influido, sobre todo, en las puntuaciones de Estabilidad Emocional, Apertura Mental, y
Afabilidad. Por lo que respecta a as subdimensiones, el perfil presenta también puntuaciones
inusualmente elevadas en las escalas de Control de las emociones, Cordialidad, Control de los
impulsos, Perseverancia y Apertura a la experiencia.
Además, la situación en que se aplicó el cuestionario (proceso de selección), favorece a
interpretación de este perfil como falseado. El candidato puede haber proporcionado una descripción
de sí mismo mucho más positiva de la que probablemente hubiera facilitado si las condiciones de
aplicación hubiesen sido más neutras.
4.4 INTERPRETACIÓN DE LAS DIMENSIONES Y SUBDIMENSIONES
a continuación se presentan las definiciones de los cinco factores medidos por el BFQ y algunos
ejemplos de los elementos.

ENERGÍA (E)

Con este factor, de acuerdo con las indicaciones de Watson y Clark (en prensa), se hace
referencia a los mismos aspectos que en la literatura se asocian a los términos Extraversión o
Surgencia. La denominación Energía ha parecido más apropiada en relación a los significados que a
las otras denominaciones suelen asociarse en nuestro contexto lingüístico.
La persona que alcanza una puntuación alta en esta dimensión, tiende a describirse como muy
dinámica, activa, enérgica, dominante y locuaz. Por el contrario, la persona que obtiene puntuación
baja tiende a describirse como poco dinámica y activa, poco enérgica, sumisa y taciturna.
Esta dimensión viene definida por las subdimensiones Dinamismo (Di) y Dominancia (Do).
La primera tiende a medir aspectos relativos a comportamientos enérgicos y dinámicos, la
facilidad de palabra y el entusiasmo. La segunda tiende a medir aspectos relacionados con la
capacidad de imponerse, sobresalir, hacer valer la propia influencia sobre s demás.

Subescalas Ejemplos de elementos


1. Dinamismo Creo que soy una persona activa y vigorosa
2. Dominancia Generalmente tiendo a imponerme a las otras personas más que a
condescender con ellas

AFABILIDAD (A)

Con este factor se hace referencia a la dimensión comúnmente identificada como Agrado o
Cordialidad frente a Hostilidad.
La persona que alcanza puntuación alta en esta dimensión tiende a describirse como muy
cooperativa, cordial, altruista, amigable, generosa y empática. Por el contrario, la persona que logra
puntuación baja tiende a describirse como poco cooperativa, poco cordial, poco altruista, poco
amigable, poco generosa y poco empática. Está dimensión se define por las subdimensiones de
Cooperación/Empatía (Cp) y Cordialidad/Amabilidad (Co). La primera pretende medir aspectos
asociados a la capacidad para comprender y hacerse eco de los problemas y necesidades de los
demás y cooperar eficazmente con ellos. La segunda mide aspectos relacionados con afabilidad,
confianza y apertura hacia los demás.

Subescalas Ejemplos de elementos


3. Dinamismo Si es preciso, no tengo inconveniente en ayudar a un desconocido
4. Dominancia Creo que todas las personas tienen algo de bueno

TESÓN (T)

Con este factor se hace referencia a la capacidad de autorregulación o autocontrol, tanto por lo
que concierne a los aspectos inhibitorios, como por lo que concierne a los aspectos proactivos.
La persona que presenta alta puntuación en esta dimensión tiende a describirse como muy
reflexiva, escrupulosa, ordenada, diligente y perseverante. Por el contrario, la persona que logra
putnuación baja tiende a describirse como poco reflexiva, poco escrupulosa, poco ordenada, oco
diligente y poco perseverante.
Esta dimensión se define por las subdimensiones de Escrupulosidad (Es) y Perseverancia (Pe).
La primera pretende medir aspectos relativos a fiabilidad meticulosidad y amor por e orden. La
segunda mide aspectos que se refieren a la persistencia y tenacidad con que se llevan a cabo a
tareas y actividades emprendidas y el no faltar alo prometido.

Subescalas Ejemplos de elementos


5. Dinamismo Suelo cuidar todas las cosas hasta en sus mínimos detalles
6. Dominancia Llevo a cabo las decisiones que he tomado.
ESTABILIDAD EMOCIONAL (EE)

Con este factor se alude a características que remiten esencialmente a lo opuesto del “afecto
negativo”.
La persona que obtiene puntuación alta en esta dimensión tiende a describirse como poco
ansiosa, vulnerable, emotiva, impulsiva, impaciente e irritable. Por el contrario, la persona que
obtiene puntuación baja tiende a describirse como muy ansiosa, vulnerable, emotiva, impulsiva,
impaciente e irritable. Esta dimensión se define por as subdimensiones de Control de las emociones
(Ce) y Control de los impulsos (Ci). La primera mide básicamente aspectos concernientes al control
de los estados de tensión asociados a la experiencia emotiva. La segunda mide aspectos relactivos a
la capacidad de mantener el control del propio comportamiento incluso en situaciones de
incomodidad, conflicto y peligro.
Subescalas Ejemplos de elementos
7. Dinamismo Normalmente no reacciono de modo exagerado ni siquiera ante las emociones
fuertes
8. Dominancia No suelo perder la calma

APERTURA MENTAL (AM)

Con este factor se hace referencia a la dimensión que otros autores han definido como Cultura,
Intelecto y Apertura a la experiencia, y presta particular atención a las características que en nuestro
contexto lingüístico se asocian a estas diferencias denominaciones
La persona que obtiene una puntuación alta en esta dimensión tiende a describirse como muy
culta, informada, interesada por las cosas, y experiencias nuevas dispuesta al contacto con culturas y
costumbres distintas. Por el contrario, la persona que obtiene puntuación baja tiende a describirse
como persona poco culta, poco informada y costumbres distintas.
Esta dimensión tiene definida por las subdimensiones de Apertura a la cultura (Ac) y Apertura a
la experiencia (Ae). La primera pretende medir los aspectos que atañen al interés por mantenerse
informados, interés hacia la lectura e interés por adquirir conocimientos, La segunda mide aspectos
de la Apertura Mental referidos a la disposición favorable hacia las novedades, a la capacidad de
considerar cada cosa desde perspectivas diversas y a la apretura favorable hacia valores, estilos,
modos de vida y culturas distintos.

Subescalas Ejemplos de elementos


9. Dinamismo Estoy siempre informado sobre lo que suceda en el mundo
10. Dominancia Toda novedad me entusiasma

4.5 INFORME DE RESULTADOS

Una vez obtenidos el perfil de las puntuaciones transformadas del sujeto examinado con el
BFQ, el paso siguiente puede consistir en la elaboración de un informe, más o menos formal de los
resultados encontrados.
En una primera aproximación a dicho informe; el usuario puede acudir al cuadro 4.1; en él se
presenta una guía de fácil consulta, en relación a las cinco dimensiones y a las diez subdimensiones,
mientras se remite al lector a apartados anteriores del presenta capítulo, dedicados a la
interpretación concreta de las puntuaciones en todas las variables del BFQ, incluida la escala de
Distorsión.
En ese cuadro 4.1 se ofrece una interpretación de cada variable con la ayuda de varios
adjetivos; el primero de estos adjetivos determina el grado en que el sujeto posee las cualidades
especificadas con los adjetivos siguientes.
L adjetivo de grado (adjetivo 1º) está relacionado con la posición de la puntuación empírica con
la posición en una escala de cinco categorías, desde un grado “muy bajo2 a un grado “muy alto”. Los
demás adjetivos son específicos del constructo apreciado por cada dimensión o subdimensión. Los
adjetivos de grado se dan atendiendo a siguiente esquema:

Grado Valor T Adjetivo 1º


5 66-99 Muy (mucho)
4 56-65 Bastante
3 46-55 Moderadamente
2 36-45 Poco
1 1-35 Muy poco

Cuadro 4.1 Interpretación mediante adjetivos

Dimensión o subdimensión Adjetivo 2º


E Energía Dinámico extravertido y dominante
Di Dinamismo Dinámico y activo
Do Dominancia Dominante y asertivo
A Afabilidad Altruista, comprensivo y tolerante
Cp Cooperación Cooperador y afectivo
Co Cordialidad Cordial y cortés
T Tesón Responsable, ordenado y diligente
Es Escrupulosidad Meticuloso y preciso
Pe Perseverancia Perseverante y tenaz
EE Estabilidad Emocional Equilibrado, tranquilo y paciente
Ce Control de las Capaz de dominar sus emociones
emociones
Ci Control de las impulsos Capaz de dominar sus impulsos
AM Apertura Mental Creativo, fantasioso e informado
Ac Apertura de la cultura Abierto a intereses de tipo cultural
Ae Apertura a la experiencia Abierto a lo nuevo, a ideas y valores diferentes a los
propios

A título de ejemplo, supóngase que se pretende informar de una puntuación T de 63 en la


subdimensión Es (Escrupulosidad) de la dimensión T (Tesón). El adjetivo de grado par una T entre 56
y 65 es “bastante2, los adjetivos específicos de Es con “meticuloso” y “preciso”. Por tanto, para
informar de ese resultado (Es = 63), una frase apropiada podría ser: “Atendiendo a los resultados de
la prueba el Sr. X es bastante meticuloso y preciso”.
Por otra parte, el usuario de un instrumento multidimensional como el BFQ debería tener en
cuenta que si bien es cierto que la puntuación en cada escala adquiere plena significación en
relación a las puntuaciones en las otras escalas, la interpretación de las puntuaciones puede hacerse
en referencia tanto a cada una de las escalas, como al perfil general que resulta de todas las
dimensiones.
Por ejemplo, una puntuación baja en tesón en combinación con puntuaciones altas en las
dimensiones Apertura Mental y Estabilidad Emocional puede indicar potencial creativo. Por el
contrario, una puntuación baja en tesón junto a puntuaciones bajas en la dimensiones. Apertura
Mental estabilidad Emocional puede indicar tendencia a la rebeldía.
Las dimensiones y subdimensiones pueden ser unas más importantes que otras en situaciones
particulares o para actividades concretas. Ojoooo Prestar mas atención a las que se relacionan con
el rendimiento académico
A título indicativo, en las páginas siguientes se presentan algunos ejemplos de perfiles relativos a
casos comprendidos en la muestra normativa original. Para articular mejor la interpretación del perfil
se toma como referencia la taxonomía de Holland, de particular relevancia para la evaluación de la
personalidad en contextos organizativos. Holland (1085) ha elaborado, en efecto, una tipología
consistente en seis figuras o tipos diferentes, cada uno de los cuales constituido por una constelación
de atributos y características personales que facilitarían el ajuste a una determinada ocupación, en
consonancia con el propio estilo individual.
Además de la descripción incluida en los párrafos siguientes, se ha elaborado el respectivo perfil,
y las figuras 4.3 a 4.8 presentan el gráfico correspondiente.
Es posible también obtener informes elaborados automáticamente por ordenador recurriendo a
los servicios de corrección mecanizada de TEA Ediciones o a los productos informáticos
suministrados por la misma editorial.

PERFI 1: TIPO “REALISTA”

 Este tipo tiende a ser concreto, práctico, con pocos intereses culturales, prefiere trabajar con
los objetos (por ejemplo, máquinas, instrumentos) más que con las personas. Prefiere
empleos como mecánicos, técnico y operario manual.
 EN RELACIÓ AL FACTOR ENERGÍA. El sujeto resulta moderadamente activo y extravertido.
A veces puede mostrarse algo cohibido, tímido e indeciso.
 EN RELACIÓN AL FACTOR AFABILIDAD, resulta moderadamente tolerante y altruista. A
veces puede resultar un poco individualista y suspicaz.
 EN RELACIÓN AL FACTOR TESÓN, resulta bastante responsable, ordenado y escrupuloso.
 EN RELACIÓN AL FACTOR ESTABILIDAD EMOCIONAL, resulta moderadamente equilibrado
y tranquilo, pero a veces puede mostrarse algo suspicaz y susceptible.
 EN RELACIÓN AL FACTOR APERTURA MENTAL, resulta más bien convencional,
conservador, tradicionalista y poco informado, poco creativo y con poca fantasía.
 LA PUTNUACIÓN EN LA ESCALA D define un perfil libre de falsificaciones en sentido positivo
y negativo.
 EN LE PERFIL DE LAS SUBDIMENSIONES. El sujeto resulta moderadamente dinámico y
activo, poco dominante y asertivo, moderadamente cooperativo y empático, moderadamente
cordial y cortés, más bien escrupuloso y preciso, más bien perseverante y tenaz, no muy
capaz de controlar la propia impulsividad, poco abierto hacia intereses de tipo cultural, muy
poco abierto hacia las novedades, ideas y valores diferentes de los propios.
PERFIL 2: TIPO “INVESTIGADOR”

 Este tipo tiende a ocuparse sobre todo en áreas científicas. Está interesado en trabajar sobre
las ideas, los símbolos, las palabras; agudo, intelectual, con intereses diversos y una clara
predisposición para el conocimiento No ama las situaciones que exigen seguir muchas reglas.
Prefiere empleos como médico, biólogo o investigador de laboratorio.
 EN RELACIÓN AL FACTOR ENERGÍA, el sujeto resulta moderadamente animado y
comunicativo, aunque a veces puede resultar también un poco cohibido y tímido.
 EN RELACIÓN AL FACTOR DE AFABILIDAD, se muestra moderadamente tolerante y
altruista. A veces puede resultar un poco individualista y suspicaz.
 EN RELACIÓN A FACTOR TESÓN, se muestra muy diligente, ordenado, responsable y
preciso.
 EN RELACIÓN LA FACTOR ESTABILIDAD EMOCIONAL, resulta muy ansioso, susceptible,
irritable y nervioso.
 EN RELACIÓN AL FACTOR APERTURAMENTAL, el sujeto se muestra más bien creativo,
imaginativo, origina e informado.
 EN LA PUNTUACIÓN EN LA ESCALA D, indica un perfil libre de falseamiento en sentido
positivo o negativo.
 EN EL PERFIL DE LAS SUBDIMENSIONES, el sujeto se muestra moderadamente dinámico
y activo, más bien dominante y asertivo, moderadamente cooperativo y empático, poco
cordial y cortés, muy escrupuloso y preciso, moderadamente perseverante y tenaz, casi
incapaz de dominar sus propias emociones o su propia impulsividad, muy abierto hacia
intereses de tipo cultural, moderadamente abierto hacia las novedades, ideas y valores
diferentes de los propios.

PERFIL 3: TIPO “CREATIVO”

 Las personas asimilables este tipo muestran inclinación e interés hacia las artes y prefieren
trabajar en ámbitos en los que sea posible expresar la propia creatividad. Son independientes
socialmente, volubles y nerviosas, poco interesadas en la precisión por encima de todo.
Prefieren empleos como artistas, publicitario o diseñador.
 EN RELACIÓN AL FACTOR ENERGÍA, el sujeto resulta moderadamente dinámico y
comunicativo, aunque a veces puede mostrarse algo cohibido y tímido.
 EN RELACIÓN AL FACTOR AFABILIDAD, resulta moderadamente tolerante y altruista. A
veces puede resultar un poco individualista y suspicaz. EN RELACIÓN AL FACTOR TESÓN,
resulta muy desordenado, indisciplinado, distraído, muy poco preciso y fiable.
 EN RELACIÓN AL FACTOR ESTABILIDAD EMOCIONAL, resulta más bien nervioso, irritable,
impaciente y poco equilibrado.
 EN RELACIÓN AL FACTOR APERTURA MENTAL, tiende a mostrarse más bien creativo,
imaginativo, original e informado.
 LA PUNTAUACIÓN EN LA ESCALA D, podría indicar la presencia de un fuerte falseamiento
en sentido negativo: el sujeto parece dar de sí mismo una imagen muy negativa. Esto podría
deberse a una fuerte actitud autocrítica o por la implicación efectiva en comportamientos
antisociales diversos.
 EN EL PERFIL DE LAS SUBDIMENSIONES el sujeto resulta más bien dinámico y activo,
moderadamente dominante y asertivo, moderadamente cooperativo y empático,
moderadamente cordial y cortés, muy poco escrupuloso y preciso, poco perseverante y tenaz,
poco capacitado para dominar sus propias emociones e impulsividad, más bien abierto hacia
las novedades, ideas y valores diferentes de los propios.
PERFIL 4: TIPO “SOCIAL”

 Este tipo de personas resulta amistoso y popular, se relaciona bien con las personas, le gusta
estar con los demás, es bastante realista, sereno y optimista. Prefiere ocupaciones como
asistente social, enfermero o profesor.
 EN RELACIÓN AL FACTOR ENERGÍA, el sujeto se muestra moderadamente animado y
comunicativo, aunque a veces puede resultar también algo cohibido y tímido.
 EN RELACIÓN AL FACTOR AFABILIDAD, resulta muy comprensivo, tolerante, conciliador y
en absoluto egoísta u hostil.
 EN RLACIÓN AL FACTOR TESÓN, resulta moderadamente responsable y escrupuloso,
aunque a veces puede mostrarse también un poco desordenado y distraído.
 EN RELACIÓN AL FACTOR ESTABILIDAD EMOCIONAL, resulta moderadamente equilibrado
y tranquilo. A veces puede resultar un poco ansioso y susceptible.
 EN RELACIÓN AL FACTOR APERTURA MENTAL, el sujeto resulta moderadamente creativo
e informado, aunque a veces puede resultar también un poco convencional y tradicionalista.
 LA PUNTUACIÓN EN LA ESCALA D, indica un perfil libre de falseamiento en sentido positivo
o negativo.
 EN EL PERFIL DE SUBDIMENSIONE, el sujeto resulta más bien dinámico y activo,
moderadamente dominante y asertivo, bastante cooperativo y empático más bien cordial y
cortés, muy escrupuloso y preciso, muy perseverante y tenaz, moderadamente capacitado
para dominar las propias emociones e impulsividad, moderadamente abierto hacia intereses
de tipo cultural, novedades, ideas y valores diferentes de los propios.

PERFIL 5: TIPO “DIRIGENTE”

 Este tipo está orientado a convencer, influir y guiar a las otras personas; es enérgico,
comprensivo, entusiasta, tolerante al estrés y seguro de sí mismo, Tiende a ocuparse como
vendedor, político u hombre de negocios.
 EN RELACIÓN AL FACTOR ENERGÍA, el sujeto resulta bastante dinámico, comunicativo y
extravertido.
 EN RELACIÓN AL FACTOR AFABILIDAD, resulta moderadamente tolerante y altruista,
aunque a veces puede mostrarse un poco individualista y desconfiado.
 EN RELACIÓN AL FACTOR TESÓN, se muestra más bien diligente, ordenado y escrupuloso.
 EN RELACIÓN AL FACTOR ESTABILIDAD EMOCIONAL, resulta moderadamente equilibrado
y tranquilo, aunque en ocasiones puede mostrarse un poco angustiado y susceptible.
 EN RELACIÓN AL FACTOR APERTURA MENTAL, resulta bastante creativo, imaginativo,
informado y poco convencional o cerrado.
 A PUTNUACIÓN EN LA ESCALA D, indica un perfil libre de falseamiento en sentido positivo o
negativo.
 EN EL PERFIL DE LAS SUBDIMENSIONES, el sujeto resulta más bien dinámica y activo,
muy dominante y asertivo, moderadamente cooperativo y empático, poco cordial y cortés,
moderadamente escrupuloso y preciso, bastante perseverante y tenaz, moderadamente
capacitado para dominar las propias emociones y para controlar la propia impulsividad,
moderadamente abierto hacia intereses de tipo cultural, muy abierto hacia las novedades,
ideas y valores diferentes de los propios.

PERFIL 6: “CONVENCIONAL”

 Este tipo prefiere aquellas tareas en las que los objetivos y los procedimientos para su logro
están bien definidos, como trabajos de oficina, bancarios, de secretariado, etc.
 EN RLACIÓN AL FACTOR ENERGÍA, en general el sujeto resulta moderadamente activo y
comunicativo, aunque a veces puede mostrarse un poco cohibido y tímido.
 EN RLACIÓN AL FACTOR AFABILIDAD, el sujeto resulta moderadamente tolerante y
altruista, aunque a veces puede mostrarse algo individualista y suspicaz.
 EN RELACIÓN ALFACTOR TESÓN, el sujeto resulta bastante diligente, ordenado y
escrupuloso.
 EN RELACIÓN AL FACTOR ESTABILIDAD EMOCIOANL, resulta moderadamente equilibrado
y tranquilo, aunque a veces puede mostrarse algo impulsivo, ansioso y susceptible.
 EN RELACIÓN AL FACTOR APERTURA MENTAL, el sujeto resulta bastante convencional,
tradicionalista y desinformado.
 LA PUNTUACIÓN EN LA ESCALA D, señala un perfil libre de falseamiento en sentido positivo
o negativo.
 EN EL PERFIL DE LAS SUBDIMENSIONES, el sujeto resulta bastante dinámico y activo,
moderadamente dominante y asertivo, moderadamente cooperativo y empático,
moderadamente cordial y cortés, más bien escrupuloso y preciso, perseverante y tenaz,
moderadamente capacitado para dominar las propias emociones y para controlar la propia
impulsividad, poco abierto hacia intereses de tipo cultural, poco abierto hacia las novedades,
ideas y valores diferentes de los propios.
APÉNDICE A
Este Apéndice A recogelas tablasde estadísticos obtenidas tanto en los análisis originales
(italianos), comolos realizados en la adpatacion y en la tipificación de las versiones en español en
catalán. La intencionalidad de su inclusión ha sido aligerar las páginas del Manual de tablas
sobrecargadas de números; con esta misma intención, todos lo síndices de relación (fiabilidad,
validez, saturaciones factoriales, etc) vienen expresados en centésimas, es decir, sin cero ni como
decimales.

Para facilitar su búsqueda, a continuación se reacionan dichas tablas y su contenido.

Tabla A.1 Características de los elementos del BFQ. Se recogen los estadísticos básicos (medias
y desviaciones típicas) de todos los elementos cuando cada uno de ellos se
considera una variable cuya puntuación oscila entre 1 y 5 puntos.
Tabla A.2 Coeficientes de fiabilidad (estudios españoles)
Tabla A.3 Estadísticos básicos de las variables en muestras italianas y españolas.
Tabla A.4 Matrices de intercorrelaciones de la muestra italiana (sobre la diagonal) y de la
muestra española de tipificación (por debajo de la diagonal).
Tabla A.5 Matrices de intercorrelaciones de ambos sexos (varones sobre la diagonal) en la
muestra de la adaptación española
Tabla A.6. Matrices de intercorrelaciones de ambos sexos (varones sobre la diagonal) en la
muestra de selección con la versión en español
Tabla A.7 Matrices de intercorrelaciones de ambos sexos (varones sobre la diagonal) en la
muestra de selección con la versión en catalán
Tabla A.8 Análisis factorial (componentes principales9 de la muestra de adaptación de la
obtenida con la versión en español.
Tabla A.9 Congruencia entre las estructuras factoriales española (Esp), italiana (Ita) y americana
(USA)
Tabla A.10. Correlaciones de las dimensiones principales y la escala D con otras medidas de
personalidad
Tabla A.11 Análisis de la edad y el sexo en subdimensiones y dimensiones del BFQ
Tabla A.1 características métricas de los elementos del BFQ, con los estadísticos básicos de los elementos en las
muestras de adaptación, y de las versiones en español y catalán y puntuaciones T de las dos últimas.
Adaptación Versión en español Versión en catalán Puntuaciones T
Medias Dt Medias Dt Medias Dt Medias Dt
Ele. V M V M V M0, V M V M V M V M V M
1 3,85 3,90 0,83 0,88 4,30 4,34 0,68 0,66 4,50 4,56 0,62 0,56 55 55 58 58
2 3,60 3,45 1,07 1,09 2,20 2,20 0,92 0,94 2,50 2,55 1,07 1,11 37 39 40 42
3 2,56 2,29 0,99 1,01 3,22 3,50 0,89 0,94 3,10 3,04 1,06 1,14 57 62 55 57
4 4,00 4,05 1,17 1,21 1,77 1,62 0,95 0,92 1,69 1,68 0,94 0,92 31 30 30 30
5 3,45 3,18 1,03 0,93 3,67 3,51 1,00 0,89 4,02 3,87 0,79 0,79 52 54 56 67
6 1,85 2,06 1,13 1,13 1,63 1,86 1,03 1,07 1,71 1,78 0,16 1,05 58 48 49 48
7 3,11 3,11 1,21 1,16 2,45 2,32 1,12 0,98 2,37 2,56 1,12 1,11 45 43 44 45
8 3,72 3,71 0,89 0,93 3,69 3,78 0,85 0,85 3,78 3,61 0,89 0,99 50 51 51 49
9 2,68 2,56 1,07 1,10 3,28 3,01 1,07 1,01 4,05 3,98 0,96 0,96 56 54 63 63
10 3,54 3,78 0,85 0,81 3,63 3,87 0,82 0,79 3,95 4,12 0,80 0,78 51 51 55 54
11 3,06 3,07 1,30 1,33 2,42 2,12 1,17 1,06 2,35 2,24 1,18 1,26 45 43 45 44
12 2,01 2,08 0,91 0,89 1,85 2,07 0,91 0,91 2,08 2,01 0,98 0,93 48 50 51 49
13 2,88 2,87 0,97 1,02 2,38 2,30 0,92 0,90 2,27 2,21 0,97 1,01 45 44 44 44
14 3,51 3,64 1,03 1,08 2,15 1,89 1,05 0,93 2,45 2,22 1,20 1,16 37 34 40 37
15 2,69 2,54 0,99 1,14 2,67 3,00 1,01 1,00 2,68 2,75 1,13 1,19 50 54 50 52
16 3,12 3,34 1,23 1,21 2,18 1,90 1,06 1,01 2,28 2,02 1,20 1,09 42 38 43 39
17 3,32 3,27 1,12 1,19 2,17 2,05 1,05 0,97 2,45 2,31 1,08 1,08 40 40 42 42
18 2,67 2,82 0,97 1,00 2,75 3,05 1,12 1,00 3,19 3,38 1,15 1,12 51 52 55 56
19 2,68 2,34 1,14 1,14 2,90 3,23 1,11 1,08 2,78 3,14 1,23 1,29 52 58 51 57
20 3,55 3,57 0,94 0,92 4,17 4,20 0,73 0,73 4,41 4,48 0,62 0,67 57 57 59 60
21 3,15 2,91 1,13 1,15 3,76 3,68 1,02 1,01 4,03 3,95 0,94 1,01 55 57 58 59
22 3,92 4,18 1,02 0,98 4,10 4,36 0,90 0,87 4,12 4,41 0,99 0,85 52 52 52 52
23 3,52 3,63 0,94 0,97 3,64 3,95 0,96 0,88 3,67 3,88 0,99 0,94 51 53 52 53
24 2,46 2,33 1,11 1,09 2,2 2,40 1,17 1,14 2,57 2,49 1,25 1,19 50 51 51 51
25 2,92 2,86 1,05 1,11 3,03 2,87 0,98 0,96 3,54 3,63 1,05 1,05 51 50 56 57
26 3,60 3,68 1,02 0,99 3,77 3,93 0,88 0,85 3,82 3,72 0,95 1,01 52 53 52 50
27 3,21 3,07 1,16 1,21 3,78 3,64 0,99 1,01 4,18 4,10 0,96 1,00 55 55 58 59
28 3,38 3,36 0,98 1,04 2,21 2,12 0,93 0,93 2,10 1,98 0,98 0,94 38 38 37 37
29 3,18 3,24 1,06 1,06 3,72 3,75 0,91 0,83 3,90 3,99 0,89 0,89 55 55 57 57
30 2,75 2,70 1,02 0,95 2,85 3,05 1,12 1,02 3,39 3,37 1,14 1,14 51 54 56 57
31 3,32 3,21 1,13 1,11 2,38 2,32 1,06 1,08 2,34 2,61 1,18 1,27 42 42 41 45
32 2,99 2,92 1,13 1,11 2,88 2,74 1,09 1,04 2,87 2,73 1,16 1,20 49 48 49 48
33 2,78 2,47 1,04 1,08 2,69 3,00 1,03 0,99 2,49 2,62 1,15 1,23 49 55 47 51
34 3,82 3,85 0,84 0,89 4,00 4,04 0,85 0,85 4,32 4,34 0,77 0,85 52 52 56 56
35 2,95 2,91 1,02 1,01 2,75 2,76 1,05 1,00 3,13 2,93 1,14 1,15 48 49 52 50
36 2,20 2,29 1,14 1,14 2,14 2,44 1,17 1,21 2,44 2,61 1,31 1,32 49 51 52 53
37 3,37 3,34 1,17 1,16 2,20 2,13 1,00 1,00 1,87 1,88 0,93 0,92 40 40 37 37
38 3,26 3,47 1,12 1,08 2,25 1,97 1,13 1,01 2,07 2,02 1,06 1,08 41 36 39 37
39 2,75 2,65 1,09 1,08 3,40 3,30 1,06 1,10 3,42 3,06 1,20 1,27 56 56 6 54
40 2,77 2,86 1,07 1,07 3,33 2,85 1,11 1,14 3,71 3,60 1,11 1,23 55 50 59 57
41 3,51 3,54 1,26 1,26 3,09 2,3 1,28 1,30 3,16 3,34 1,41 1,45 47 45 47 48
42 3,66 3,65 1,15 1,12 1,99 2,10 1,00 1,08 2,12 2,21 1,15 1,18 35 36 37 37
43 2,74 2,45 1,16 1,12 3,14 3,00 1,14 1,13 3,29 3,00 1,19 1,26 53 55 55 55
44 3,44 3,35 1,03 1,04 3,53 3,80 1,11 10,1 4,04 3,99 1,02 1,09 51 54 56 56
45 2,52 2,41 1,03 1,13 3,26 3,23 1,04 1,08 3,50 3,66 1,15 1,15 57 57 60 61

Adaptación Versión en español Versión en catalán Puntuaciones T


Medias Dt Medias Dt Medias Dt Medias Dt
Ele. V M V M V M0, V M V M V M V M V M
46 3,68 3,81 0,86 0,87 4,14 4,25 0,72 0,70 4,26 4,31 0,73 0,73 55 55 57 56
47 3,40 3,51 1,13 1,07 2,19 1,95 1,06 0,99 2,08 1,82 1,06 0,97 39 35 38 34
48 3,43 3,35 0,82 0,85 3,67 3,73 0,78 0,74 3,99 4,02 0,73 0,84 53 54 57 58
49 3,61 3,55 0,82 0,86 3,88 3,97 0,78 0,77 3,98 4,04 0,85 0,89 53 55 55 56
50 3,22 3,10 1,12 1,17 3,97 3,81 1,06 1,06 4,54 4,53 0,00 0,74 57 56 62 62
51 3,07 3,28 1,14 1,14 2,77 2,47 1,14 1,08 3,17 2,84 1,27 1,25 47 43 51 46
52 3,43 3,48 0,99 0,98 3,81 3,88 0,86 0,89 3,87 3,91 0,93 0,99 54 54 54 54
53 3,50 3,44 1,03 0,99 3,22 3,33 1,12 1,02 3,27 3,23 1,17 1,18 47 49 48 47
54 3,52 3,56 0,94 0,95 1,94 1,91 0,81 0,78 1,94 1,88 0,88 0,86 33 33 33 32
55 3,22 3,43 1,13 1,12 2,17 2,13 0,98 0,92 2,06 1,88 0,99 0,90 41 38 40 36
56 3,31 3,27 0,95 1,00 3,55 3,74 1,00 0,92 3,35 3,49 1,04 1,09 53 55 51 52
57 3,56 3,60 1,09 1,14 3,58 3,73 1,05 1,05 3,69 3,87 1,09 1,03 50 51 51 52
58 3,13 2,80 1,11 1,14 3,58 3,35 1,00 1,02 3,95 3,67 0,95 1,16 54 55 57 58
59 3,39 3,29 0,89 0,93 3,64 3,70 0,86 0,77 3,83 3,87 0,83 0,79 53 54 55 56
60 3,72 3,66 0,94 0,91 4,00 3,95 0,88 0,79 4,16 4,14 0,85 0,82 53 53 55 55
61 2,87 2,91 1,03 1,02 2,74 2,59 1,05 1,08 3,00 300 1,24 1,34 49 47 51 51
62 3,05 2,92 1,09 1,19 2,08 2,20 0,99 1,00 1,84 1,76 0,95 0,90 41 44 39 40
63 2,93 2,84 1,18 1,17 2,39 2,49 1,10 1,12 2,50 2,54 1,28 1,26 45 47 46 47
64 3,60 3,72 1,13 1,10 2,24 2,19 1,09 1,07 2,46 2,24 1,22 1,23 38 36 40 37
65 2,80 2,97 1,16 1,20 2,13 1,90 1,04 0,98 2,06 1,82 1,07 1,00 44 41 44 40
66 2,65 2,69 1,11 1,14 3,16 2,95 1,18 1,19 3,49 3,57 1,24 1,31 55 52 58 58
67 3,89 3,99 1,08 1,08 1,85 1,74 0,96 0,85 1,60 1,42 0,74 0,63 31 29 29 26
68 3,53 3,39 1,00 1,05 3,52 3,58 1,01 0,97 3,68 3,82 1,06 1,06 50 52 52 54
69 2,77 2,66 1,07 1,06 2,61 2,80 1,08 1,06 2,00 1,90 1,01 0,94 49 51 43 43
70 3,52 3,83 1,02 1,03 2,23 2,16 0,92 0,93 2,31 2,30 1,04 1,12 37 34 38 35
71 2,75 2,43 1,04 1,01 3,67 3,75 1,00 0,97 4,05 4,09 0,94 1,01 59 63 63 66
72 4,08 4,03 0,80 0,80 4,1 4,20 0,77 0,74 4,39 4,44 0,72 0,69 51 52 54 55
73 3,88 3,82 0,97 0,99 4,04 4,12 0,83 0,81 4,19 4,05 0,85 1,02 52 53 53 52
74 2,99 3,21 1,03 1,04 2,55 2,63 0,97 0,94 2,81 2,73 0,91 1,01 46 44 48 45
75 3,48 3,58 0,87 0,88 3,85 3,95 0,84 0,82 4,08 4,16 0,87 0,91 54 57 57 57
76 3,25 2,97 1,00 1,05 3,97 3,77 0,89 0,94 4,25 4,15 0,77 0,84 57 58 60 61
77 3,20 2,45 1,30 1,27 2,71 2,34 1,26 1,22 2,69 2,25 1,28 1,21 46 41 46 41
78 3,11 3,18 1,15 1,17 2,52 2,24 1,03 1,02 2,30 2,05 1,10 1,07 45 42 43 40
79 2,34 2,26 1,11 1,14 1,95 1,87 0,97 0,96 1,92 1,70 1,04 0,96 46 47 46 45
80 2,90 3,08 1,09 1,06 2,46 2,64 1,12 1,21 2,79 3,11 1,30 1,34 46 46 49 50
81 3,04 2,91 1,09 1,10 3,47 3,39 1,05 1,07 3,96 3,86 0,98 1,09 54 54 58 59
82 3,03 2,99 1,16 1,21 2,78 2,77 1,20 1,21 3,32 3,53 1,28 1,24 48 48 53 54
83 2,47 2,32 1,02 1,02 3,05 3,14 1,06 1,05 2,86 2,97 1,16 1,24 56 58 54 56
84 2,03 1,88 1,08 1,05 1,91 1,87 1,06 1,01 1,87 1,65 1,07 0,96 49 50 49 48
85 3,10 3,21 1,12 1,10 2,35 2,20 1,09 1,01 3,35 3,39 1,27 1,30 43 41 52 52
86 3,68 3,67 0,78 0,78 4,02 4,10 0,71 0,69 4,24 4,22 0,69 0,78 54 56 57 57
87 3,51 3,34 1,17 1,18 3,64 3,37 1,18 1,23 3,62 3,31 1,20 1,32 51 50 51 50
88 2,84 2,96 1,06 1,16 2,73 2,87 1,02 1,07 2,74 2,85 1,14 1,18 49 49 49 49
89 3,30 3,04 1,04 1,15 3,60 3,34 0,98 1,01 3,91 3,97 0,95 0,99 53 53 56 58
90 3,99 3,92 1,12 1,09 1,78 1,77 0,94 0,88 1,52 1,53 0,75 0,75 30 30 28 28
91 3,10 2,89 1,03 1,01 3,54 3,29 1,01 1,04 3,81 3,71 1,04 1,13 54 54 57 58
92 1,91 1,98 0,94 1,00 1,91 2,07 0,94 0,96 1,99 2,12 0,99 1,03 50 51 51 51
93 4,30 4,38 0,80 0,79 4,38 4,48 0,79 0,74 4,51 4,62 0,00 0,59 51 51 53 53

Adaptación Versión en español Versión en catalán Puntuaciones T


Medias Dt Medias Dt Medias Dt Medias Dt
Ele. V M V M V M0, V M V M V M V M V M
94 3,27 3,40 1,13 1,16 3,60 3,78 1,03 1,01 3,74 4,07 1,08 0,98 53 53 54 56
95 3,43 3,44 0,99 0,96 2,0,8 2,18 0,85 0,94 2,03 2,05 0,89 0,88 36 37 36 36
96 3,57 3,58 0,82 0,84 3,86 3,99 0,76 0,78 4,13 4,22 0,74 1,78 54 55 57 58
97 3,62 3,80 1,01 1,00 3,53 3,80 1,09 1,03 3,86 4,16 1,00 0,85 49 50 52 54
98 3,01 2,76 1,07 1,11 2,28 2,61 1,04 1,04 1,75 1,82 0,83 0,79 43 49 38 42
99 3,11 3,31 1,15 1,22 2,54 2,33 1,09 1,09 2,50 2,22 1,15 1,17 45 42 45 41
100 3,02 3,11 0,94 0,96 2,53 2,63 0,92 0,97 2,40 2,33 1,01 1,09 45 45 43 42
101 2,75 2,95 1,01 1,01 2,83 3,01 1,14 1,06 3,03 3,23 1,21 1,23 51 51 53 53
102 2,89 2,65 1,06 1,00 3,40 3,25 1,07 1,02 3,77 3,75 1,04 1,10 55 56 58 61
103 3,42 3,50 1,06 1,07 2,69 2,72 1,01 1,04 3,04 3,08 1,14 1,16 43 43 46 46
104 2,42 2,34 0,93 0,99 3,25 3,35 1,03 1,04 3,06 2,87 1,16 1,19 58 60 57 55
105 3,91 3,76 0,91 0,89 3,82 3,58 0,95 0,95 4,21 4,20 0,89 0,87 49 48 53 55
106 3,35 3,34 0,92 0,99 3,38 3,67 1,01 0,92 3,46 3,28 1,07 1,13 50 53 51 49
107 3,37 3,45 0,93 0,90 2,26 2,19 0,84 0,80 2,21 2,21 0,92 0,7 38 36 38 36
108 2,78 2,95 1,01 1,10 3,25 3,17 1,02 1,09 3,45 3,26 1,14 1,22 55 52 57 53
109 3,24 3,35 0,98 0,95 3,56 3,66 0,96 0,98 3,48 3,43 1,12 1,14 53 53 52 51
110 3,17 3,24 1,05 1,11 2,67 2,37 1,15 1,10 2,81 2,96 1,24 1,29 45 42 48 47
111 4,12 4,29 0,91 0,84 4,39 4,50 0,77 0,76 4,59 4,66 0,00 0,65 53 53 55 54
112 2,89 3,34 1,25 1,19 2,35 2,85 1,07 1,13 1,93 2,24 0,86 1,08 46 46 42 41
113 1,88 1,96 0,94 0,98 1,80 1,96 0,93 0,95 1,66 1,70 0,88 0,94 49 50 48 47
114 3,53 3,69 0,85 0,84 4,02 4,16 0,79 0,69 4,29 4,38 0,70 0,64 56 56 59 58
115 3,54 3,56 0,92 0,95 3,55 3,55 0,99 0,99 3,49 3,29 1,11 1,19 50 50 49 47
116 2,59 2,62 1,03 1,05 3,39 3,36 1,00 1,04 3,24 2,97 1,20 1,24 58 57 56 53
117 2,81 2,57 1,14 1,05 2,95 2,73 1,12 1,11 3,10 2,67 1,23 1,20 51 51 53 51
118 3,96 3,88 0,71 076 4,03 4,19 0,81 0,65 4,27 4,22 0,71 0,78 51 54 54 54
119 ,311 2,82 1,00 1,01 3,53 3,37 0,97 0,97 3,86 3,84 0,93 0,95 54 55 58 60
120 2,64 2,47 1,04 1,04 2,80 3,23 1,12 1,07 2,52 2,44 1,19 1,13 52 57 49 50
121 3,26 3,33 1,09 1,13 2,77 2,52 1,09 1,10 2,69 2,40 1,22 1,19 46 43 45 42
122 3,22 3,04 1,10 1,16 3,96 3,76 0,97 0,98 4,30 4,32 0,85 0,79 57 56 60 61
123 3,11 2,96 1,06 1,08 2,64 265 1,07 1,07 2,70 2,89 1,13 1,18 46 47 46 49
124 3,71 3,65 1,16 1,09 2,11 2,42 1,07 1,16 2,12 2,22 1,12 1,16 36 39 36 37
125 3,41 3,49 0,96 1,04 2,03 1,89 0,82 0,80 1,90 1,93 0,83 0,94 36 35 34 35
126 3,41 3,53 0,93 0,96 3,63 3,63 0,87 0,92 3,74 3,90 0,94 1,12 52 51 54 54
127 2,69 2,71 1,02 1,01 3,18 3,56 1,13 1,03 3,46 3,64 1,19 1,20 55 58 58 59
128 2,73 2,82 0,94 0,93 2,88 2,75 1,04 1,04 3,21 3,09 1,14 1,20 52 49 55 53
129 3,12 3,16 0,97 0,99 3,25 3,71 1,02 0,92 3,28 3,26 1,10 1,12 51 56 52 51
130 3,41 3,49 1,08 1,03 1,94 1,93 0,93 0,90 1,86 1,88 0,89 0,92 36 35 36 34
131 2,94 2,88 1,07 10,1 2,89 2,77 1,13 1,07 3,24 3,27 1,23 1,29 50 49 53 54
132 3,32 3,39 1,06 1,04 2,33 2,08 1,04 0,95 2,40 2,67 1,16 1,22 41 37 41 43
Tabla A.2 Coeficiente de fiabilidad (estudios españoles)
Muestra de adaptación IHc
Dos mitades
ESCALA alpha V M V M
SUBDIMENSIONES
Di Dinamismo 68 67 64 36 34
Do Dominancia 66 68 73 29 29
Cp Cooperación 60 59 70 31 30
Co Cordialidad 62 56 60 24 24
Es Escrupulosidad 71 71 74 45 37
Pe Perseverancia 76 86 79 41 39
Ce Control/emociones 79 81 83 48 44
Ci Control/impulsos 78 80 77 45 42
Ac Apertura/cultura 67 72 62 41 41
Ae Apertura/experiencia 64 66 61 40 32
D Distorsión 77 80 79 51 43
Yo Distorsión-Yo 50 38
Ot Distorsión-Otros 52 49
DIMENSIONES
E Energía 75
A Afabilidad 73
T Tesón 79
EE Estabilidad Emocional 87
AM Apertura mental 76

Tabla A.3 Estadísticos básicos de las variables en muestras españolas e italianas

Muestra adaptación Muestra italiana


T = 1.298 V = 530 M = 768 T = 2.035 V = 1.015 M = 1.020
Esc. Media D.t. Media D.t. Media D.t. Media D.t. Media D.t. Media D.t.
Di 39,80 6,23 39,47 6,06 40,03 6,34 41,2 6,6 41,2 6,4 41,2 6,7
Do 36,65 5,85 36,61 5,85 34,99 5,85 36,6 6,5 38,1 6,2 35,2 6,4
Cp 43,17 5,14 42,54 5,16 43,61 5,16 41,7 4,9 41,1 5,0 42,2 4,8
Co 39,22 5,56 38,31 5,67 39,84 5,67 37,7 5,9 36,9 6,0 38,5 5,7
Es 38,24 6,38 38,24 6,59 38,23 6,59 38,7 7,2 38,8 7,4 38,7 7,0
Pe 41,88 6,22 41,32 6,21 42,26 6,21 44,1 6,2 44,3 6,1 44,0 6,3
Ce 34,03 7,40 35,31 7,51 33,14 7,51 34,3 8,4 36,8 8,0 31,8 8,0
Ci 32,70 7,03 33,96 6,89 31,82 6,89 32,7 7,5 34,1 7,4 31,3 7,4
Ac 41,45 6,39 41,32 6,10 41,54 6,10 41,5 6,4 41,8 6,3 41,2 6,4
Ae 41,93 5,63 41,75 5,61 42,05 5,61 42,5 5,8 42,3 5,6 42,6 5,9
D 28,62 6,55 28,09 6,49 28,82 6,49 30,0 6,5 30,4 6,8 29,6 6,1
E 75,45 10,06 76,08 10,12 75,02 10,12 77,8 11,1 79,2 10,8 74,4 11,3
A 83,39 9,21 80,85 9,36 83,45 9,36 79,3 9,4 77,9 9,5 80,7 9,0
T 80,11 10,40 79,56 10,45 80,49 10,45 82,8 10,8 83,1 10,9 82,6 10,6
EE 66,72 13,18 69,27 13,08 64,96 13,08 67,08 14,3 70,9 13,7 63,1 13,8
AM 83,38 10,36 83,36 83,07 10,83 83,58 10,02
Yo 16,43 3,64 3,64 16,22 3,78 16,57 3,53
Otros 13,09 4,04 4,04 11,87 3,90 12,24 4,13
Muestra adaptación Muestra italiana
T = 2.000 V = 1.000 M = 1.000 T = 2.535 V = 2.270 M = 268
Esc. Media D.t. Media D.t. Media D.t. Media D.t. Media D.t. Media D.t.
Di 43,20 5,87 42,40 6,03 43,99 5,59 44,29 6,05 44,12 6,10 45,74 5,45
Do 38,97 5,49 39,36 5,49 38,57 5,47 39,49 5,88 39,69 5,86 37,85 5,87
Cp 46,67 4,97 46,24 5,02 47,11 4,90 47,79 4,74 47,72 4,73 48,38 4,45
Co 42,77 5,10 41,82 5,03 43,72 4,99 41,68 5,22 41,50 5,16 43,14 5,49
Es 40,56 6,58 39,57 6,95 41,54 6,04 38,43 7,29 38,56 7,28 37,38 7,26
Pe 47,03 5,51 46,33 5,60 47,73 5,34 46,47 5,54 46,42 5,54 46,86 5,54
Ce 40,91 7,14 42,31 7,17 39,51 6,83 47,23 6,47 47,23 6,45 47,19 6,68
Ci 38,64 6,58 39,44 6,91 37,85 6,69 41,26 7,3 41,35 7,31 40,55 7,73
Ac 43,98 5,89 43,94 6,62 44,01 6,54 45,02 5,79 44,97 5,81 45,43 5,58
Ae 44,09 7,44 43,40 6,29 44,78 5,37 43,33 5,54 4,16 5,51 44,69 5,67
D 28,83 9,75 27,72 7,84 29,94 6,84 30,26 7,97 30,17 8,01 31,09 7,63
E 82,16 8,88 81,77 10,08 82,56 9,36 83,78 10,03 83,81 10,12 83,59 9,30
A 89,44 10,25 88,06 8,90 90,83 8,64 89,47 8,55 89,23 8,49 91,53 8,83
T 87,59 12,85 85,90 10,80 89,28 9,38 8,90 10,56 84,98 10,58 84,23 10,37
EE 79,55 11,09 81,75 12,83 77,36 12,48 88,49 12,47 88,58 12,65 87,74 13,50
AM 88,07 11,09 87,34 11,60 88,79 10,51 88,34 9,58 88,13 9,59 90,11 9,37
Yo 17,08 4,30 16,48 4,59 17,68 3,89 18,51 4,61 18,43 4,62 19,22 4,49
Otros 11,75 4,14 11,24 4,13 12,25 4,08 11,75 4,33 11,74 4,35 11,87 4,20

Tabla A.4 Matrices de intercorrelaciones de la muestra italiana (sobre la diagonal) y de la muestra


española de tipificación (por debajo de la diagonal)

Subdimensiones Dimensiones
Di Do Cp Co Es Pe Ce Ci Ac Ae E A T EE AM
Di 50 29 28 -2 47 25 8 30 47 E 14 34 21 41
Do 44 -5 -10 12 45 27 3 28 27 A 28 45 38 50
Cp 32 7 48 11 20 13 21 28 27 T 43 43 17 56
Co 34 9 53 6 13 13 32 13 22 EE 12 25 19 21
Es 14 20 25 23 32 7 18 20 -7 AM 52 50 45 25
Pe 7 43 39 38 36 28 12 30 31
Ce 15 11 13 20 -5 29 34 17 11
Ci 9 4 19 29 10 27 70 16 7
Ac 38 32 42 37 25 48 24 29 42
Ae 52 35 40 37 14 46 13 12 55
Tabla A.5 Matriz de intercorrelaciones de subdimensiones y dimensiones y escala D (varones y
mujeres de a muestra española de adaptación).

Esc. Di Do Cp Co Es Pe Ce Ci Ac Ae E A T EE AM D
Di 43 32 29 5 37 -1 -10 25 46 85 36 25 -6 40
Do 38 3 1 20 46 -2 -14 12 26 83 2 39 -9 21 11
Cp 33 -4 45 2 26 -0 6 37 43 21 84 23 -2 46 -11
Co 32 -4 49 -1 11 13 23 13 23 18 86 6 15 20 13
Es 3 14 11 -2 42 -2 4 26 12 15 5 84 1 23 13
Pe 41 35 27 12 33 -0 12 31 38 49 23 85 12 39 11
Ce 6 5 -6 8 1 6 68 -2 6 -2 2 5 92 2 26
Ci -5 -14 1 20 1 -2 65 -0 4 -15 13 10 92 2 32
Ac 34 13 38 20 13 39 5 -2 51 22 29 34 -1 89 1
Ae 50 21 37 25 -8 31 -0 0 46 43 39 30 5 84 -5
E 85 82 18 18 10 46 6 -11 29 43 23 38 -9 37 11
A 37 -5 85 88 0 21 8 17 33 36 21 13 13 39 14
T 26 30 17 6 80 80 4 -0 32 14 34 17 8 37 15
EE 0 -4 3 20 1 2 92 90 2 0 -2 8 2 2 27
AM 48 20 44 26 4 41 3 -1 87 84 42 40 27 1 -5
D 14 4 2 22 11 13 20 30 -2 -6 9 1 14 32 -2

Tabla A.6 matrices de intercorrelaciones de ambos sexos en la muestra de sección con la versión en
español (N = 1.000 varones sobre la diagonal y N = 1.000 mujeres bajo ella)

Esc. Di Do Cp Co Es Pe Ce Ci Ac Ae D E A T EE AM Yo Otros
Di 53 43 43 31 53 11 19 47 60 26 89 48 48 17 59 37 9
Do 44 18 14 35 48 2 6 32 42 25 86 18 47 4 41 35 9
Cp 32 7 57 28 46 26 32 43 42 6 36 88 42 32 47 15 -5
Co 34 9 53 28 39 26 39 38 36 23 33 89 38 35 41 27 15
Es 14 20 25 23 48 -5 15 41 40 25 38 31 89 5 45 25 20
Pe 47 43 39 38 36 23 23 45 48 18 58 48 82 25 51 25 7
Ce 15 11 13 20 -5 29 66 21 -1 4 8 29 9 91 11 5 2
Ci 9 4 19 29 10 27 70 32 16 26 15 40 22 91 27 23 23
Ac 38 32 42 37 25 48 24 29 61 23 45 46 50 29 90 29 13
Ae 52 35 40 37 14 46 13 12 55 22 59 44 51 8 89 31 8
D 12 19 8 18 21 17 20 29 14 10 29 16 26 16 25 91 89
E 85 84 23 26 20 53 15 8 41 51 18 39 54 12 58 41 10
A 38 9 87 88 27 44 19 27 45 44 15 28 45 38 50 24 5
T 36 38 39 36 85 80 13 22 43 35 23 43 43 17 56 29 16
EE 13 8 17 26 3 30 92 92 28 14 26 12 25 19 21 15 13
AM 50 38 46 42 23 53 22 24 90 85 14 52 50 45 25 33 12
Yo 29 33 17 25 17 31 23 29 27 26 85 36 24 28 28 30 62
Otros -7 1 -4 6 19 -1 10 22 -2 -8 86 -4 1 12 17 -5 47
Tabla A.7 matrices de intercorrelaciones de ambos sexos en la muestra de selección con la versión en catalán
(N = 2.270 varones sobre la diagonal y N = 268 mujeres bajo ella)
Esc. Di Do Cp Co Es Pe Ce Ci Ac Ae D E A T EE AM Yo Otros
Di 59 32 45 9 38 37 41 35 29 72 92 45 27 43 38 82 45
Do 47 12 25 16 27 22 24 24 19 84 85 22 25 30 26 66 85
Cp 26 2 47 19 37 26 28 38 27 71 27 84 32 29 38 20 5
Co 45 13 46 5 23 33 42 28 21 31 41 87 16 41 29 32 22
Es -2 10 6 -3 35 -13 -2 25 14 10 14 13 87 -8 23 10 8
Pe 29 30 20 13 30 27 21 37 29 20 37 34 76 26 39 29 6
Ce 39 22 26 37 -5 24 69 25 7 31 34 34 6 91 19 35 19
Ci 40 32 25 46 -6 15 75 28 10 46 42 41 10 93 23 44 38
Ac 19 15 34 24 25 29 24 26 43 25 34 38 37 29 86 30 14
Ae 18 7 20 5 2 21 -4 0 39 9 28 28 24 9 84 17 0
D 68 79 8 27 5 19 36 46 14 -5 86 26 17 42 21 90 89
E 89 82 17 36 4 34 36 42 20 15 85 40 29 42 36 84 69
A 42 9 83 87 2 19 37 42 33 14 21 32 27 41 39 31 16
T 15 23 15 5 86 74 9 4 33 12 13 21 11 8 36 22 9
EE 42 29 27 45 -6 21 92 94 2 -2 44 42 43 7 23 43 31
AM 22 13 33 17 16 30 12 16 83 83 5 21 29 27 15 28 8
Yo 82 56 15 34 0 21 39 44 16 4 88 82 30 11 44 12 60
Otros 36 83 -1 13 8 12 24 37 8 -13 87 66 7 12 33 -3 54

Tabla A.8 Análisis factorial de varias muestras con la versión en español


1.298 V+M 530 Varones 768 Mujeres
Esc. h2 E A T EE AM h2 E A T EE AM h2 E A T EE AM
Di 60 64 31 30 42 55 46 58 30
Do 49 63 26 59 75 49 69
Cp 56 62 9 45 58 29 44 57 30
Co 56 73 57 74 63 78
Es 44 66 46 68 44 66
Pe 54 37 57 25 43 42 46 36 34 44
Ce 66 57 75 57 75
Ci 74 89 92 85 91
Ac 51 29 63 45 65 48 67
Ae 59 34 66 65 78 57 71
VT% 57 11 11 10 14 11 55 11 10 8 15 12 52 10 10 7 14 11
E A T EE AM E A T EE AM
E * 16 20 -2 34 E * 10 20 -1 47
A 16 * 1 10 44 A 10 * 0 10 47
T 20 1 * 4 30 T 20 0 * 2 23
EE -2 10 4 * -2 EE -1 10 2 * -3
AM 34 44 30 -2 * AM 47 47 23 -3 *
Muestra de selección, versión en español (componentes principales)

Muestra total (N = 2.000) Varones (N = 1.000) Mujeres (N = 1.000)


2 2 2
Esc. h E A T EE AM h E A T EE AM h E A T EE AM
Di 60 63 36 58 59 30 32 71 75 34
Do 87 90 88 92 80 83 -27
Cp 64 78 70 83 62 73
Co 79 88 79 89 74 85
Es 87 93 83 90 90 94
Pe 46 51 29 32 52 54 29 35 41 47 31
Ce 89 93 90 93 88 93
Ci 79 87 76 85 83 90
Ac 88 91 81 87 87 91
Ae 68 78 69 79 65 73
VT% 75 15 17 10 17 15 75 15 17 10 17 15 74 16 15 11 18 15
E A T EE AM E A T EE AM E A T EE AM
E * 24 19 6 42 E * 29 25 5 41 E * 19 13 11 30
A 24 * 22 21 46 A 29 * 25 32 45 A 19 * 14 18 40
T 19 22 * 7 26 T 25 25 * 8 30 T 13 14 * 9 21
EE 6 21 7 * 16 EE 5 32 8 * 14 EE 11 18 9 * 21
AM 42 46 26 16 * AM 41 45 30 14 * AM 40 40 21 21 *

Tabla A.9 Congruencia entre las estructuras factoriales española (Esp), italiana (Ita) y americana (USA)
Factor Esp-Ita Esp-USA
Energía 98 98
Afabilidad 99 96
Tesón 98 98
Estabilidad Emocional 99 98
Apertura Mental 96 96

Tabla A.10 Correlaciones de las dimensiones principales y la escala D con otras medidas de personalidad
E A T EE AM D
JASE-H (N=210)
Comp 64* n.s 33* n.s 27* 14
Sobl. 40* n.s 30* -26* 16* n.s
Imp. 21* -26* n.s -52* n.s n.s
Host. 20* -37* n.s -65* n.s n.s
T-A 47* n.s 37* -44* 19* n.s

EPQ (N=208)
N n.s n.s n.s -66* -29* n.s
E 55* 22* n.s n.s 23* n.s
P n.s. -14 n.s n.s -23* 26*
S n.s -19* -24* -15 n.s -48*

STAI (N=208) -19* n.s n.s -40* -25* n.s

ESE (N=100) n.s n.s n.s -56* n.s -23*


EI(N=100) n.s -34* n.s -60* n.s -30*
NR (N=154) n.s 19* n.s -25* n.s 21*
MC (N=154) n.s n.s n.s -37* n.s n.s
RUM (N=94) n.s -35* n.s n.s n.s n.s
TV (N=94) n.s n.s n.s n.s n.s n.s

LOT (N=285) 31* 29* 21* 28* 30* n.s


ICM (N=179) 20* -26* n.s -23* n.s n.s
Índices en centésimas *significa al 1%

Tabla A.11 Análisis de la edad y el sexo en subdimensiones y dimensiones (muestra de adaptación)


VARONES
17-24años N=126 23-30 años N=122 31-36 años N=144 37-70 años N=138
Esc. Media D.t. Media D.t. Media D.t. Media D.t.
Di 40,07 6,12 39,18 6,40 39,35 5,69 39,30 6,10
Do 37,79 5,63 36,64 6,9 36,24 5,50 35,91 5,26
Cp 42,82 4,94 42,15 4,74 42,76 5,06 42,39 5,41
Co 38,50 5,63 38,47 5,44 38,74 4,8 37,56 5,05
Es 37,26 5,71 38,22 6,19 38,32 5,80 39,07 6,50
Pe 41,67 5,96 40,69 6,23 41,92 6,25 40,93 6,27
Ce 35,83 7,32 35,24 7,23 35,27 6,89 34,93 6,82
Ci 33,66 6,90 35,51 7,69 33,97 6,48 32,86 7,03
Ac 39,24 7,36 40,91 6,36 42,72 6,07 42,13 6,90
Ae 42,02 5,92 41,48 5,35 42,53 5,56 40,93 5,71
E 77,86 9,51 75,82 11,34 75,60 8,88 75,21 9,98
A 81,32 8,85 80,61 8,53 81,50 8,80 79,95 8,93
T 78,94 9,99 78,91 10,67 80,24 9,95 80,01 10,76
EE 69,49 13,24 70,75 13,67 69,24 12,22 67,80 13,62
AM 81,25 11,73 82,39 10,07 85,25 9,94 83,07 11,22
D 27,77 6,10 27,56 6,61 27,72 6,90 29,24 6,74

MUJERES
17-24 años N=221 23-30 años N=209 31-36 años N=161 37-70 años N=186
Esc. Media D.t. Media D.t. Media D.t. Media D.t.
Di 39,85 6,45 39,58 6,22 40,67 6,29 40,21 6,37
Do 35,77 5,72 35,07 6,29 34,87 5,76 34,10 5,46
Cp 43,82 5,22 43,50 5,63 43,75 4,64 43,38 4,97
Co 39,79 5,90 39,53 5,99 40,09 5,20 40,03 5,44
Es 37,83 7,24 38,26 7,12 38,35 5,92 38,56 5,70
Pe 42,20 6,15 42,55 6,72 42,73 5,97 41,60 5,88
Ce 31,27 7,40 32,39 8,01 34,81 6,62 34,66 7,22
Ci 31,03 7,04 31,53 4,47 32,45 6,13 32,52 6,58
Ac 41,26 6,00 41,85 6,13 41,57 6,10 41,47 6,20
Ae 42,35 5,48 41,93 5,33 42,51 6,27 41,44 5,45
E 75,62 10,01 74,65 10,79 75,52 10,03 74,31 9,56
A 83,60 9,53 83,03 10,30 83,84 8,30 83,40 8,97
T 80,03 11,15 80,81 11,52 81,08 9,24 80,16 9,32
EE 62,31 12,98 63,92 14,37 67,26 11,51 67,18 12,31
AM 83,61 9,66 83,78 9,79 84,08 10,69 82,90 10,13
D 27,49 5,64 27,86 6,22 28,88 6,22 31,34 7,21
APÉNDICE B

Este Apéndice presenta las tablas de baremos elaboradas a partir de las muestras de tipificación
(versión en español y versión en catalán)

Para facilitar su búsqueda, a continuación se relacionan dichas tablas y su contenido.


Tabla B.1 Baremos de la versión en español, dimensiones y Distorsiones, Varones.
Tabla B.2 Baremos de la versión en español, subdimensiones Varones.
Tabla B.3 Baremos de la versión en español, dimensiones y Distorsiones, Mujeres.
Tabla B.4 Baremos de la versión en español, subdimensiones Mujeres.
Tabla B.5 Baremos de la versión en español, dimensiones y Distorsiones, Varones + Mujeres
Tabla B.6 Baremos de la versión en español, subdimensiones y Distorsiones, Varones + Mujeres
Tabla B.7 Baremos de la versión en catalán, dimensiones y Distorsiones, Varones
Tabla B.8 Baremos de la versión en catalán, subdimensiones y Distorsiones, Varones
Tabla B.9 Baremos de la versión en catalán, dimensiones y Distorsiones, Mujeres
Tabla B.10 Baremos de la versión en catalán, subdimensiones y Distorsiones, Mujeres
Tabla B.11 Baremos de la versión en catalán, dimensiones y Distorsiones, Varones + Mujeres
Tabla B.12 Baremos de la versión en catalán, subdimensiones y Distorsiones, Varones + Mujeres
VARONES

Tabla B.1 Baremos de la versión en español dimensiones y Distorsiones

Puntaciones Directas
Pc E A T EE AM D T
99 106-120 107-120 110-120 109-120 111-120 45-60 73
98 101-105 105-106 107-109 106-108 109-110 44 71
97 100 103-104 106 105 108 43 69
96 99 102 105 103-104 106-107 42 68
95 96-98 101 102-104 100-102 104-105 40-41 66
90 9-95 99-100 99-101 96-99 101-103 37-39 63
85 92-93 97-98 96-98 93-95 99-100 36 60
80 90-91 95-96 94-95 91-92 97-98 34-35 58

75 88-89 94 93 90 95-96 33 57
70 87 93 92 88-89 94 32 56
65 85-86 92 90-91 86-87 93 31 54
60 84 90-91 89 85 91-92 30 53
55 83 89 87-88 84 90 29 51

50 82 88 86 83 88-89 27-28 50

45 81 87 84-85 81-82 86-87 26 49


40 79-80 86 83 79-80 84-85 - 47
35 78 85 82 78 83 24-25 46
30 76-77 84 80-81 76-77 81-82 23 44

25 75 82-83 78-79 74-75 79-80 22 43


20 73-74 81 77 72-73 77-78 21 42
15 71-72 79-80 74-76 68-71 74-76 19-20 40
10 68-70 76-78 71-73 6-67 71-73 16-18 37
5 65-67 73-75 68-70 59-62 67-70 15 34
4 64 72 67 55-58 65-66 14 32
3 62-63 70-71 65-66 52-54 64 13 31
2 60-61 68-69 62-64 49-51 62-63 - 29
1 24-59 24-67 24-61 24-48 24-61 12 27
N 1.000 1.000 1.000 1.000 1.000 1.000 N
Media 81,77 88,06 85,90 81,75 87,34 27,72 Media
D.t 10,08 8,90 10,80 12,84 11,60 7,84 D.t
VARONES Tabla B.2 Baremos de la versión en español subdimensiones
Puntaciones Directas
Pc Di DO CP Co Es Pe Ce Ci Ac Ae T
99 57-60 52-60 56-60 53-60 54-60 59-60 57-60 54-60 57-60 56-60 73
98 55-56 50-51 - 52 53 58 56 52-53 56 55 71
97 54 49 55 51 52 57 55 51 55 54 69
96 53 48 - - 51 - - 50 - - 68
95 52 47 54 50 50 55-56 53-54 49 53-54 53 66
90 50-51 46 52-53 48-49 48-49 53-54 51-52 47-48 52 51-52 63
85 48-49 45 - 47 47 52 49-50 46 51 50 60
80 47 44 51 46 46 51 48 45 50 49 58

75 - 43 50 45 45 50 47 44 49 48 57
70 46 42 49 - 44 49 46 43 48 47 56
65 45 - 48 44 43 48 45 - 47 46 54
60 44 41 - 43 41-42 - 44 42 46 45 53
55 43 40 47 - 40 47 43 41 45 - 51

50 - - 46 42 - - - 40 - 44 50

45 42 39 - 41 39 46 42 39 44 43 49
40 41 38 45 - 38 45 41 38 43 42 47
35 40 - - 40 37 - 40 - 42 41 46
30 39 37 44 39 36 44 39 37 41 40 44

25 - 36 43 - 35 43 38 35-36 40 39 43
20 38 34-35 - 38 34 42 37 34 38-39 38 42
15 36-37 33 41-42 36-37 32-33 41 35-36 32-33 36-37 37 40
10 34-35 31-32 40 35 29-31 39-40 32-34 30-31 34-35 35-36 37
5 33 30 38-39 34 27-28 37-38 30-31 27-29 32-33 33-34 34
4 32 - 37 33 - 36 29 26 - 32 32
3 31 29 36 32 26 35 27-28 24-25 31 31 31
2 29-30 - 35 30-31 24-25 33-34 25-26 21-23 29-30 29-30 29
1 12-28 12-28 12-34 12-29 12-23 12-32 12-24 12-20 12-28 12-28 27
N 1.000 1.000 1.000 1.000 1.000 1.000 1.000 1.000 1.000 1.000 N
MEDIA 2.40 39.36 46.24 41.82 39.57 46.33 42.31 39.44 43.94 43.40 MEDIA
D.t 6.03 5.49 5.02 5.03 6.95 5.60 7.17 6.91 6.62 6.29 D.t
MUJERES

Tabla B.3 Baremos de la versión en español, dimensiones y Distorsión

Puntaciones Directas
Pc E A T EE AM D T
99 103-120 109-120 109-120 103-120 110-120 44-60 73
98 102 108 108 101-102 109 43 71
97 100-101 106-107 107 99-100 108 42 69
96 99 105 106 98 107 41 68
95 97-98 103-104 103-105 95-97 104-106 40 66
90 93-96 101-102 101-102 92-94 101-103 38-39 63
85 92 99-100 98-100 89-91 99-100 37 60
80 90-91 98 97 87-88 97-98 36 58

75 89 97 95-96 85-86 95-96 35 57


70 87-88 95-96 94 84 94 34 56
65 86 94 93 82-83 93 33 54
60 85 93 92 81 92 32 53
55 83-84 92 91 79-80 90-91 31 51

50 82 91 89-90 78 89 30 50

45 - 90 88 76-77 88 29 49
40 80-81 89 87 74-75 87 28 47
35 79 88 86 73 85-86 27 46
30 78 87 84-85 71-72 84 26 44

25 76-77 85-86 83 69-70 82-83 25 43


20 74-75 84 81-82 66-68 80-81 24 42
15 72-73 82-83 79-80 63-65 77-79 22-23 40
10 69-71 80-81 77-78 59-62 73-76 20-21 37
5 67-68 78-79 74-76 55-58 71-72 18-19 34
4 66 76-77 72-73 54 69-70 17 32
3 65 74-75 71 51-53 67-68 16 31
2 63-64 72-73 68-70 47-50 64-66 15 29
1 24-62 24-71 24-67 24-46 24-63 12-14 27
N 1.000 1.000 1.000 1.000 1.000 1.000 N
Media 82,56 90,83 89,28 77,36 88,79 29,94 Media
D.t 9,39 8,64 9,38 12,48 10,51 6,84 D.t
MUJERES Tabla B.4 Baremos de la versión en español subdimensiones
Puntaciones Directas
Pc Di DO CP Co Es Pe Ce Ci Ac Ae T
99 56-60 51-60 57-60 55-60 54-60 59-60 54-60 51-60 57-60 57-60 73
98 55 50 - 54 53 58 53 50 55-56 56 71
97 - - 56 53 52 57 52 49 - 55 69
96 54 49 55 - - - 51 - 54 54 68
95 53 47-48 54 51-52 50-51 56 49-50 47-48 53 53 66
90 51-52 45-46 53 50 49 54-55 48 46 52 51-52 63
85 50 44 52 49 47-48 53 46-47 45 51 50 60
80 49 43 51 48 - 52 45 44 50 49 58

75 48 42 50 47 46 51 44 43 49 48 57
70 47 41 - 46 45 - 43 42 48 - 56
65 46 - 49 - 44 50 42 41 47 47 54
60 - 40 - 45 - 49 41 40 45 46 53
55 45 39 48 - 43 - - 39 42 - 51

50 44 - - 44 42 48 40 - - 45 50

45 - 38 47 43 41 - 39 38 44 44 49
40 43 37 46 - 40 47 38 37 43 - 47
35 42 - - 42 39 46 37 36 42 43 46
30 - 36 45 41 - 45 36 35 41 42 44

25 41 35 44 40 37-38 44 35 33-34 40 41 43
20 39-40 34 - - 36 43 34 32 38-39 40 42
15 38 33 42-43 38-39 35 42 32-33 30-31 37 39 40
10 36-37 31-32 41 37 33-34 40-41 30-31 28-29 34-36 37-38 37
5 34-35 30 39-40 36 31-32 39 28-29 26-27 33 36 34
4 33 - - 35 30 38 27 25 32 35 32
3 - 29 38 34 - 37 25-26 24 30-31 34 31
2 32 28 36-37 32-33 27-29 35-36 22-24 22-23 29 33 29
1 12-31 12-27 12-35 12-31 12-26 12-34 12-21 12-21 12-28 12-32 27
N 1.000 1.000 1.000 1.000 1.000 1.000 1.000 1.000 1.000 1.000 N
MEDIA 43,99 38,57 47,11 43,72 41,54 47,73 39,51 37,85 44,01 44,78 MEDIA
D.t 5,59 5,47 4,90 4,99 6,04 5,34 6,83 6,69 6,54 5,37 D.t
HOMBRES
+
MUJERES
Tabla B.5 baremos de la versión en español dimensiones y Distorsiones

Puntaciones Directas
Pc E A T EE AM D T
99 104-120 109-120 109-120 106-120 111-120 45-60 73
98 102-103 107-108 107-108 104-105 109-110 44 71
97 100-101 105-106 106 102-103 108 43 69
96 98-99 104 - 100-101 106-107 42 68
95 96-97 102-103 103-105 98-99 104-105 40-41 66
90 94-95 100-101 100-102 94-97 101-103 38-39 63
85 92-93 98-99 97-99 92-93 99-100 36-37 60
80 90-91 97 96 90-91 97-98 35 58

75 88-89 95-96 94-95 88-89 95-96 34 57


70 87 94 93 86-87 94 33 56
65 86 93 92 84-85 93 32 54
60 84-85 92 90-91 83 91-92 31 53
55 83 91 89 82 90 30 51

50 82 90 88 80-81 88-89 29 50

45 81 89 86-87 79 87 28 49
40 80 87-88 85 77-78 86 24 47
35 78-79 86 84 75-76 84-85 26 46
30 77 85 82-83 73-74 82-83 25 44

25 73 84 81 71-70 80-81 24 43
20 74-75 82-83 79-80 69-70 78-79 22-23 42
15 71-73 80-81 77-78 65-68 75-77 20-21 40
10 68-70 78-79 73-76 61-64 72-74 18-19 37
5 66-67 75-77 71-72 56-60 69-71 16-17 34
4 65 73-74 69-70 54-55 67-68 15 32
3 63-64 72 67-68 51-56 65-66 14 31
2 61-62 70-71 65-66 48-50 63-64 13 29
1 24-60 24-69 24-64 24-47 24-62 12 27
N 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 N
Media 82,16 89,44 87,59 79,55 88,17 28,83 Media
D.t 9,75 8,88 10,25 12,85 11,09 7,44 D.t
HOMBRES + MUJERES
Tabla B. 6 Baremos de la versión en español,subdimensiones
Puntaciones Directas
Pc Di DO CP Co Es Pe Ce Ci Ac Ae T
99 56-60 52-60 57-60 54-60 54-60 59-60 56-60 53-60 57-60 57-60 73
98 55 50-51 56 53 53 58 55 51-52 56 55-56 71
97 54 49 - 52 52 57 54 50 55 - 69
96 - - 55 - - - - 49 - 54 68
95 52-53 47-48 54 51 50-51 56 52-53 48 53-54 53 66
90 50-51 46 53 49-50 48-49 54-55 49-51 47 52 51-52 63
85 49 45 52 48 47 53 48 45-46 51 50 60
80 48 44 51 47 46 52 47 44 50 49 58

75 47 43 50 46 45 51 46 43 49 48 57
70 46 42 - - 44 50 45 - 48 47 56
65 - 41 49 45 - 49 44 42 47 - 54
60 45 40 48 44 43 - 43 41 46 46 53
55 44 - - - 42 48 42 40 45 45 51

50 43 39 47 43 41 47 41 39 - 44 50

45 - 38 46 42 40 - 40 38 44 - 49
40 42 - - - 39 46 39 - 43 43 47
35 41 37 45 41 38 45 38 37 42 42 46
30 40 36 - 40 37 44 37 36 41 41 44

25 39 35 44 39 36 - 36 34-35 40 40 43
20 38 34 43 38 35 43 35 33 38-39 39 42
15 37 33 42 37 34 41-42 33-34 31-32 37 38 40
10 35-36 31-32 40-41 36 31-33 40 31-32 29-30 34-36 36-37 37
5 33-34 30 39 35 29-30 38-39 29-30 26-28 33 34-35 34
4 - - 38 34 28 37 28 25 32 33 32
3 32 29 37 33 27 36 26-27 24 31 32 31
2 30-31 - 35-36 32 25-26 34-35 24-25 22-23 29-30 31 29
1 12-29 12-28 12-34 12-31 12-24 12-33 12-23 12-21 12-21 12-30 27
N 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 N
MEDIA 43,20 38,97 46,67 42,77 40,56 47,03 40,91 38,64 43,98 44,09 MEDIA
D.t 5,87 5,49 4,98 5,10 6,58 5,51 7,14 6,85 5,89 5,89 D.t
VARONES

Tabla B.6 Baremos de la versión en español, subdimensiones


Puntaciones Directas
Pc E A T EE AM D T
99 97-120 108-120 109-120 114-120 108-120 49-60 73
98 95-96 107 107-108 111-113 106-107 47-48 71
97 94 106 105-106 110 105 46 69
96 92-93 104-105 104 109 104 45 68
95 89-91 102-103 101-102 106-108 102-103 43-44 66
90 86-88 99-101 98-100 103-105 100-101 40-42 63
85 84-85 97-98 95-97 100-102 98-99 38-39 60
80 82-83 96 93-94 98-99 96-97 37 58

75 80-81 95 92 97 95 36 57
70 78-79 93-94 90-91 95-96 93-94 34-35 56
65 77 92 89 94 92 33 54
60 75-76 91 87-88 92-93 91 32 53
55 74 90 86 91 90 31 51

50 73 89 85 89-90 88-89 30 50

45 71-72 88 83-84 88 87 29 49
40 70 87 82 86-87 86 28 47
35 68-69 86 81 84-85 85 27 46
30 67 85 79-80 83 83-84 25-26 44

25 65-66 84 78 81-82 82 24 43
20 63-64 82-83 76-77 78-80 80-81 23 42
15 60-62 81 74-75 75-77 77-79 21-22 40
10 57-59 78-80 71-73 71-74 74-76 19-20 37
5 54-56 75-77 68-70 66-70 72-73 18 34
4 53 74 66-67 63-65 70-71 17 32
3 51-52 73 64-65 60-62 69 16 31
2 50 71-72 62-63 56-59 66-68 15 29
1 24-49 24-70 24-61 24-55 24-65 12-14 27
N 2.270 2.270 2.270 2.270 2.270 2.270 N
Media 72,66 89,23 84,98 88,58 88,13 30,17 Media
D.t 11,16 8,49 10,58 12,65 9,59 8,01 D.t
VARONES Tabla B.8 Baremos de la versión en catalán, subdimensiones
Puntaciones Directas
Pc Di DO CP Co Es Pe Ce Ci Ac Ae T
99 56-60 45-60 58-60 53-60 55-60 58-60 59-60 56-60 56-60 55-60 73
98 55 44 57 52 53-54 57 58 55 - 54 71
97 54 43 - 51 52 - - 54 55 53 69
96 53 42 56 - 51 56 57 53 - - 68
95 51-52 41 55 49-50 49-50 55 56 52 53-54 52 66
90 49-50 39-40 54 48 47-48 53-54 55 50-51 52 50-51 63
85 48 38 53 47 46 52 54 48-49 51 49 60
80 47 37 52 46 45 51 53 47 50 48 58

75 46 36 51 45 44 50 52 46 49 47 57
70 45 35 50 44 43 49 51 45 48 46 56
65 44 34 - - 42 - 50 44 - 45 54
60 43 33 49 43 41 48 49 - 47 - 53
55 42 - - 42 40 47 - 43 46 44 51

50 41 32 48 - 39 - 48 42 45 43 50

45 40 31 - 41 38 46 47 41 - - 49
40 39 - 47 40 37 45 46 40 44 42 47
35 38 30 46 - 36 - 45 39 43 41 46
30 37 29 - 39 35 44 - 38 42 40 44

25 36 28 45 38 33-34 43 44 37 41 39 43
20 64-65 - 44 37 32 42 42-43 35-36 40 38 42
15 33 27 43 36 31 41 41 33-34 39 37 40
10 30-32 25-26 41-42 35 28-30 39-40 38-40 31-32 37-38 36 37
5 28-29 24 40 33-34 26-27 37-38 35-37 28-30 34-36 34-35 34
4 27 23 39 32 25 36 34 27 - - 32
3 - - - 31 - 35 32-33 26 32-33 33 31
2 25-26 22 37-38 30 23-34 33-34 29-31 24-25 31 32 29
1 12-24 12-21 12-36 12-29 12-22 12-32 12-28 12-23 12-30 12-31 27
N 2.270 2.270 2.270 2.270 2.270 2.270 2.270 2.270 2.270 2.270 N
MEDIA 40,64 32,02 47,72 41,50 38,56 46,42 47,23 41,35 44,97 43,16 MEDIA
D.t 7,14 5,35 4,73 5,16 7,28 5,54 5,45 7,31 5,81 5,51 D.t
MUJERES

Tabla B.9 Baremos de la versión en catalán dimensiones y Distorsiones


Puntaciones Directas
Pc E A T EE AM D T
99 96-120 110-120 106-120 113-120 109-120 48-60 73
98 95 108-109 103-105 111-112 108 47 71
97 93-94 - - 110 107 46 69
96 91-92 107 102 109 106 - 68
95 88-90 105-106 100-101 107-108 104-105 43-45 66
90 86-87 102-104 97-99 103-106 101-103 40-42 63
85 84-85 100-101 94-96 100-102 99-100 39 60
80 82-83 98-99 92-93 98-99 98 37-38 58

75 80-81 97 90-91 96-97 96-97 36 57


70 79 96 88-89 94-95 95 35 56
65 77-78 95 87 93 93-94 34 54
60 76 94 86 91-92 92 33 53
55 75 93 85 90 91 32 51

50 73-74 92 84 88-89 90 31 50

45 72 91 82-83 87 89 30 49
40 71 89-90 81 85-86 88 29 47
35 70 88 80 84 87 28 46
30 69 87 79 81-83 85-86 27 44

25 68 85-86 78 80 83-84 26 43
20 66-67 84 76-77 77-79 81-82 24-25 42
15 63-65 83 74-75 75-76 79-80 22-23 40
10 60-62 80-82 71-73 69-74 77-78 21 37
5 58-59 76-79 67-70 62-68 76 19-20 34
4 57 75 66 61 75 18 32
3 55-56 74 63-65 52-60 73-74 17 31
2 49-54 72-73 60-62 49-51 70-72 16 29
1 24-48 24-71 24-59 24-48 24-69 12-15 27
N 268 268 268 268 268 268 N
Media 744,13 91,53 84,24 8,74 90,11 31,09 Media
D.t 9,95 8,83 10,37 13,51 9,37 7,63 D.t
MUJERES Tabla B.10 Baremos de la versión en catalán subdimensiones
Puntaciones Directas
Pc Di DO CP Co Es Pe Ce Ci Ac Ae T
99 57-60 45-60 59-60 55-60 52-60 58-60 60 54-60 57-60 57-60 73
98 55-56 43-44 58 54 51 57 - 53 56 - 71
97 54 42 57 - - - 59 - - 56 69
96 53 - 56 53 50 56 - - 55 - 68
95 52 40-41 - 51-52 48-49 55 57-58 51-52 54 54-55 66
90 51 38-39 54-55 50 46-47 54 55-56 49-50 52-53 52-53 63
85 50 37 53 48-49 44-45 52-53 53-54 48 51 50-51 60
80 48-49 36 - - 43 51 52 47 50 49 58

75 47 35 52 47 42 - 51 45-46 49 48 57
70 46 34 51 46 41 50 50 44 - - 56
65 45 33 - 45 40 49 - - 48 47 54
60 44 32 50 - 39 48 49 43 47 46 53
55 - - 49 44 38 - 48 42 - 45 51

50 43 31 - 43 37 47 - 46 46 - 50

45 42 48 - 36 46 46 40 45 44 49
40 - 47 42 - - - 39 44 43 47
35 41 - 41 35 45 45 38 43 42 46
30 40 46 - 34 44 44 37 42 - 44

25 39 28 45 40 33 43 43 35-36 41 41 43
20 37-38 27 44 39 32 - - 33-34 40 40 42
15 36 26 43 38 30-31 42 42 32 39 39 40
10 33-35 25 41-42 36-37 27-29 41 41 28-31 38 38 37
5 32 24 40 35 25-26 39-40 39-40 26-27 36-37 37 34
4 31 - - 34 23-24 37-38 37-38 23-25 35 36 32
3 29-30 22-23 - 32-33 21-22 36 36 21-22 34 34-35 31
2 28 21 39 31 20 34-35 34-35 15-20 32-33 32-33 29
1 12-27 12-20 12-38 12-30 12-19 12-33 12-27 12-14 12-31 12-31 27
N 268 268 268 268 268 268 268 268 268 268 N
MEDIA 42,81 31,32 48,38 43,14 37,38 46,86 47,19 40,55 45,43 44,69 MEDIA
D.t 6,39 5,18 4,85 5,49 7,26 5,54 6,68 7,73 5,58 5,67 D.t
HOMBRES
+
MUJERES

Tabla B.11 Baremos de la versión en catalán, dimensiones y Distorsiones


Puntaciones Directas
Pc E A T EE AM D T
99 7-120 109-120 108-120 114-120 108-120 73
98 95-96 107-108 106-107 112-113 107 48-60 71
97 94 106 105 110-111 105-106 47 69
96 92-93 105 104 109 104 45-46 68
95 89-91 102-104 101-103 106-108 102-103 43-44 66
90 86-88 99-101 98-100 103-105 100-101 40-42 63
85 84-85 98 95-97 100-102 98-99 38-39 60
80 82-83 96-97 93-94 98-99 96-97 37 58

75 80-81 95 92 97 95 36 57
70 78-79 94 90-91 95-96 93-94 34-35 56
65 77 93 89 93-94 92 33 54
60 76 92 87-88 92 91 32 53
55 74-75 91 86 91 90 31 51

50 73 92 85 89-90 89 30 50

45 71-72 88-89 83-84 49


40 70 84 8281 47
35 68-69 86 79-80 46
30 67 85 44

25 65-66 84 78 81-82 82-83 24-25 43


20 63-64 83 76-77 78-80 80-81 23 42
15 60-62 81-82 74-75 75-77 77-79 21-22 40
10 57-59 78-80 71-73 71-74 74-76 19-20 37
5 54-56 75-77 68-70 65-70 72-73 18 34
4 53 74 66-67 63-64 71 17 32
3 52 73 64-65 59-62 69-70 16 31
2 50-51 71-72 62-63 56-58 66-68 15 29
1 24-49 24-70 24-61 24-55 24-65 12-14 27
N 2.538 2.538 2.538 2.538 2.538 2.538 N
Media 72,82 89,47 84,90 88,49 88,34 30,27 Media
D.t 11,04 855 10,56 12,74 9,58 7,97 D.t
HOMBRES + MUJERES Tabla B.12 Baremos de la versión en catalán, subdimensiones
Puntaciones Directas
Pc Di DO CP Co Es Pe Ce Ci Ac Ae T
99 56-60 45-60 58-60 53-60 54-60 58-60 59-60 56-60 56-60 56-60 73
98 55 44 57 52 53 57 58 55 - 55 71
97 54 43 - - 52 - 57 54 55 54 69
96 53 42 56 51 51 56 - 53 - 53 68
95 51-52 41 55 50 49-50 55 56 52 53-54 52 66
90 49-50 39-40 54 48-49 47-48 53-54 55 50-51 52 50-51 63
85 48 38 53 47 46 52 54 48-49 51 49 60
80 47 36-37 52 46 44-45 51 53 47 50 48 58

75 46 35 51 45 43 50 52 46 49 47 57
70 45 - 50 44 42 49 51 45 48 46 56
65 44 34 - - - - 50 44 - - 54
60 43 33 49 43 41 48 49 43 47 45 53
55 42 32 - - 40 47 - - 46 44 51

50 41 - 48 42 - 48 42 - - 50

45 - 31 - 41 38 46 47 41 45 43 49
40 40 30 47 - 37 45 46 40 44 42 47
35 38-39 - 46 40 36 - 45 39 43 41 46
30 37 29 - 39 35 44 - 38 42 40 44

25 36 28 45 38 33-34 43 44 37 41 - 43
20 35 27 44 37 32 42 42-43 35-36 40 39 42
15 33-34 - 43 36 31 41 41 33-34 39 37-38 40
10 30-32 25-26 41-42 35 28-30 39-40 38-40 30-32 37-38 36 37
5 28-29 24 40 33-34 26-27 37-38 35-37 28-29 35-36 34-35 34
4 - 23 - 32 25 36 34 27 34 - 32
3 27 - 39 31 24 35 31-33 25-26 32-33 33 31
2 26 21-22 37-38 30 23 33-34 29-30 23-24 31 32 29
1 12-25 12-20 12-36 12-29 12-22 12-32 12-28 12-22 12-30 12-31 27
N 2.538 2.538 2.538 2.538 2.538 2.538 2.538 2.538 2.538 2.538 N
MEDIA 40,87 31,79 47,79 41,68 38,43 46,47 47,23 41,26 45,02 43,3 MEDIA
D.t 7,09 5,34 4,75 5,22 7,29 5,54 6,47 7,36 5,79 5,54 D.t