Está en la página 1de 6

¿Qué es la teoría relacional-cultural?

Por Judith Jordan, PhD

Extraído de Transformando comunidad

La teoría relacional-cultural (ECA) postula que crecemos a través y hacia las relaciones a lo largo
de nuestras vidas y que las relaciones que fomentan el crecimiento son la fuente de significado y
empoderamiento. Las cinco cosas buenas (Miller y Stiver, 1997) caracterizan estas "buenas
relaciones": (1) entusiasmo, (2) claridad, (3) sentido de valor, (4) productividad, (5) un deseo de
más conexión. Necesitamos conexión de la misma manera que necesitamos aire y agua. Las
relaciones son fundamentales para nuestras vidas, no secundarias o periféricas. El interés propio
es una prescripción social más que un imperativo biológico.

Lo que se conoce como teoría relacional-cultural fue creado a fines de la década de 1970 por un
grupo colaborativo de cuatro clínicas (Jean Baker Miller, Irene Stiver, Janet Surrey y
yo). Fundamental para la modelo fue el trabajo de Jean Baker Miller, quien escribió su libro más
vendido Toward a New Psychology of Women.en 1976. Sentados en la sala de estar de Jean en
Brookline, Massachusetts, debajo de una colcha antigua (sin duda, la creación de varias mujeres
de otra época con un placer reconocible en crear algo juntas), estas cuatro mujeres se unieron
para comprender mejor la práctica clínica y la psicología de mujer. Jean Baker Miller podía ver
las formas en que las teorías de la personalidad y el desarrollo, escritas por hombres (en su
mayoría hombres blancos, bien educados y heterosexuales), cuando se aplicaban a las mujeres,
a menudo conducían a distorsiones en la comprensión. Jean nos invitó a escuchar a las mujeres,
a escuchar sus historias, a comprender sus necesidades y motivaciones, a ver fortalezas donde
otros a menudo veían debilidad o deficiencia. Al tratar de representar las voces de las mujeres,
buscamos comprender el impacto de la raza, la cultura, la sexualidad y los problemas de poder
sociopolítico. Así comenzó una reelaboración de las teorías psicológicas dominantes de la
época. El viaje nos llevaría de una celebración del Ser separado a una apreciación de la
centralidad de las relaciones en nuestras vidas. Para nuestro disgusto, los comentarios críticos
de las personas marginadas señalaron la ironía de que al tratar de describir la "voz de la mujer"
cometimos el mismo error hubristic del que acusamos a los teóricos varones. Presentamos
nuestro modelo como si hubiera una voz homogénea de las mujeres. Hemos trabajado duro para
escuchar y representar el rango de experiencia de las mujeres y para ir más allá de nuestro
propio privilegio blanco con sus puntos ciegos predominantes (y otras fuentes de ventajas no
ganadas como la clase, la orientación sexual, el género). Hemos tratado de representan muchas
de las voces de las mujeres. Intentamos “desafiar las suposiciones de una poderosa norma
mítica que definiría a la mujer como una mujer blanca, económicamente privilegiada, sana y
heterosexual. Indiscutiblemente, esta norma se convierte en un estándar contra el cual se
interpreta y evalúa la existencia de todas las mujeres ”(Jordan, Walker y Hartling, 2004, p.3).

RCT examinó las formas en que las desconexiones crónicas de las relaciones que fallan
empáticamente y no responden temprano en la vida se codifican como imágenes relacionales
que dan forma a nuestras expectativas para las relaciones actuales. Las desconexiones agudas
ofrecen oportunidades para reelaborar fallas relacionales anteriores; de hecho, cuando podemos
representar nuestros sentimientos auténticos y encontrar respeto, capacidad de respuesta y
sintonía empática, construimos confianza y un sentido de competencia relacional. Sin embargo,
cuando se ignoran las desconexiones y se trata a una persona como si no importara, ella
aprende a torcerse a sí misma para encajar en las relaciones con otros poderosos en su vida
(por ejemplo, padres para hijos; jefes para empleados). El individuo incomprendido se vuelve
cada vez menos auténtico, la mutualidad disminuye y la desconexión se vuelve crónica. En tales
situaciones vemos depresión, poca energía, confusión, inmovilización, aislamiento,
autoculpabilidad; lo opuesto a Las cinco cosas buenas de entusiasmo, valor, claridad,
productividad y deseo de más conexión.

Los modelos tradicionales de crecimiento


psicológico en el momento en que comenzamos nuestro desarrollo de la teoría (finales de la
década de 1970) enfatizaron que los humanos pasan de la dependencia a la independencia; que
el objetivo del desarrollo saludable es ser capaz de sostenerse por sí mismo, ser independiente,
ser racional y autónomo. Los estándares poco realistas para la edad adulta dejaron a muchas
personas, tanto hombres como mujeres, sintiéndose inadecuados y avergonzados. En muchos
sentidos, las restricciones impuestas a los niños en términos de vulnerabilidad emocional
(necesaria para la formación de relaciones mutuas) y demandas de autosuficiencia inalcanzable
(para fomentar el funcionamiento en una sociedad hiperindividualista) son profundamente
destructivas para los niños (Stone, 2011 )

En la última década, la neurociencia moderna ha validado casi todos los principios tempranos de
la teoría relacional-cultural: necesitamos relaciones como necesitamos aire y agua; la exclusión y
el aislamiento crean dolor real para las personas; El cerebro está conectado para registrar el
dolor de exclusión de la misma manera que registra el dolor físico o la ausencia de agua y
oxígeno. Simplemente estamos conectados para conectarnos. Venimos al mundo con los
fundamentos de la capacidad empática (neuronas espejo). Del mismo modo que necesitamos a
otros para sobrevivir, debemos dar a los demás y participar en el crecimiento de los demás. Este
modelo apunta a la mutualidad del crecimiento humano. Nuestra inevitable interdependencia nos
proporciona un sentido de significado y pertenencia. Cuando la sociedad establece expectativas
que están en desacuerdo o chocan con nuestra neurobiología, Cuando un ser que busca la
conexión se encuentra con un condicionamiento cultural que valoriza la autosuficiencia y pararse
sobre sus propios pies, se produce el estrés emocional y la mala salud física. El estrés crónico,
como resultado de esta falta de coincidencia, causa estragos en nuestro bienestar
general. Ahora sabemos que la exclusión y el aislamiento causan dolor ... dolor neurobiológico
real y demostrable. Sabemos que hay una increíble plasticidad en el cerebro humano; También
hemos aprendido que la sintonía empática altera la función cerebral. Nacemos con un impulso
de conexión que no se basa solo en la satisfacción de las necesidades biológicas. Estamos
conectados para conectarnos. Necesitamos involucrarnos y participar en relaciones que van más
allá de solo necesitar que otros nos cuiden o resuenen con nosotros. Necesitamos empatía
mutua, resonancia; Necesitamos contribuir a los demás.

Si bien este trabajo fue bastante controvertido a


fines de la década de 1970, la neurociencia moderna, con sus reveladoras resonancias
magnéticas funcionales, ha confirmado casi todas las posiciones presentadas con respecto al
poder de conexión en la vida de las personas. La Teoría de la superposición del dolor social
(SPOT) ha demostrado que el dolor de la exclusión social (o incluso la anticipación de la
exclusión) viaja por las mismas vías neuronales a la misma área del cerebro (el cíngulo anterior)
que el dolor físico (Eisenberger y Lieberman, 2004). Esto nos dice que las relaciones son
esenciales para nuestra supervivencia; Las lesiones físicas y el aislamiento están conectados
para exigir nuestra atención y enviar alarmas de supervivencia.

Aunque inicialmente el modelo fue ampliamente aceptado por muchas terapeutas femeninas
("Es lo que sabía en mi corazón sobre la terapia y las personas"), otros terapeutas tradicionales
al principio lo pasaron por alto, luego lo etiquetaron como "peligroso" y luego concluyeron a
menudo: "Sabíamos todo el tiempo Las relaciones sanan ”. Si bien RCT es un recién llegado a la
comunidad psicológica, ha ganado una amplia aceptación y ha generado una gran cantidad de
investigación (Jordan, 2010; Jordan, en prensa). La Asociación Americana de Psicología invitó a
RCT a su "serie de monografías de psicoterapia", señalando que era una de las diez teorías
psicológicas más importantes en América del Norte.

Aunque originalmente anclado en la necesidad de representar correctamente la psicología de las


mujeres y provocar cambios en la práctica de la psicoterapia, el ECA se ha aplicado cada vez
más ampliamente. Una pequeña muestra de investigación de ECA muestra que se ha utilizado
para comprender mejor

 dinámica organizacional (Fletcher, 1999)


 Teoría y práctica de asesoramiento (Comstock, 2005)
 diversidad y marginación (Comstock et al, 2008; Frey, 2013)
 justicia social (Gunderson, 2012; Gunderson, Mueller y Teichert 2013)
 hombres (Englar-Carlson, Stevens & Scholtz, 2010; Lombardi, 2011)
 trastornos alimentarios (Tantillo y Sanftner, 2010)
 adicción (Covington, 2008; Gahleitner y Gunderson, 2009; Gahleitner y Gunderson,
2007)
 atención plena (Surrey, 2005; Surrey y Jordan, 2005)
 psicoterapia relacional (Jordan, 2010; Walker y Rosen, 2004)
 educación (Schwartz y Holloway, 2014)
 tutoría (Gunderson et al, 2015; Spencer, Jordan, y Sazama, 2004)
 empoderamiento de las niñas (Covington, 2008; Jordan, 2016)
 amistades (Miller y Stiver, 1997)
 neurobiología de la relación (Banks, 2016)
 parejas (Jordan y Carlson, 2013)
 resiliencia en las niñas (Jordan, 2013)
 resultado clínico (Oakley et al, 2013)
 representaciones de capítulos en textos de psicología universitaria (Engler, 2003; Frager
y Fadiman, 2012)
 resumen de la investigación sobre la utilidad de ECA en el campo de la asesoría
(Comstock, 2008; Duffy y Trepal, 2016).

Se pueden encontrar muchas más referencias a ECA en la próxima edición de APA de la Terapia
Cultural Relacional (Jordan, en prensa).

En términos de análisis de poder, RCT sugiere que el poder sobre los modelos restringe
severamente el desarrollo de la mutualidad. Cuando las personas ejercen el poder, buscan
mantener el status quo, el desequilibrio de poder que les otorga un privilegio considerable en una
sociedad estratificada. Los modelos de "poder con" y "poder para" proporcionan arreglos
sociales más saludables en los que todas las personas son importantes, todas las personas
contribuyen entre sí y la relación y todas las personas crecen como resultado de sus
interacciones. En el empoderamiento, participamos y valoramos el crecimiento de la persona
menos poderosa. El objetivo es el beneficio mutuo y el movimiento hacia un mayor sentido del
poder de conexión.

RCT considera el aislamiento como uno de los factores centrales en el sufrimiento psicológico y
la disfunción. El restablecimiento de una conexión significativa con los demás fomenta un
desarrollo saludable. A medida que el cliente experimenta una respuesta empática con el
terapeuta, se siente comprendida y también se siente menos sola. Ella comienza a considerar la
posibilidad de curación y sentir que es importante. Las estrategias de desconexión comienzan a
cambiar y el cliente comienza a asumir riesgos pequeños y apropiados para aportar
vulnerabilidad a las relaciones. Esta vulnerabilidad es esencial para ser abiertos y afectados por
nuestras relaciones con los demás y, por lo tanto, poder crecer en conexión.

Referencias

Banks, A. (2016). Cableado para conectar . Nueva York: Tarcher / Penguin.

Comstock, DL, Hammer, TR, Strentzsch, J., Cannon, K., Parsons, J. y Salazar II, G.
(2008). Teoría relacional-cultural: un marco para unir las competencias relacionales,
multiculturales y de justicia social. Revista de Consejería y Desarrollo 86 (3), 279-287.
Comstock, D. (Ed.). (2005) Diversidad y desarrollo: contextos críticos que dan forma a nuestras
vidas y relaciones. Belmont, CA: Brooks / Cole.

Covington, S. (2008). Las mujeres y la adicción: un enfoque de trauma informado. Journal of


Psychoactive Drugs, 5 (3), 377-385.

Duffey, T. y Haberstroh, S. (2014). Asesoramiento relacional del desarrollo: solicitudes de


asesoramiento para hombres. Revista de Consejería y Desarrollo, 92 (1), 104-113.

Duffy, T. y Trepal, H. (2016). Introducción a la sección especial sobre teoría relacional-


cultural. Revista de Consejería y Desarrollo. 94, 379-382.

Eisenberger, N. y Lieberman, M. (2004). Por qué duele el rechazo: un sistema de alarma


neuronal común para el dolor físico y social. Tendencias en Ciencias Cognitivas. 8, 294-300.

Englar-Carlson, M., Stevens, M. y Scholtz, R. (2010). Psicoterapia con hombres. Nueva York:
Springer.

Engler, B. (2003). Teorías de la personalidad: una introducción (6ª ed). Boston: Houghton Mifflin.

Fedele, N. (2004). Relaciones en grupos: conexión, resonancia y paradoja. En J Jordan, M


Walker & L Hartling (Eds.), La complejidad de la conexión: Escritos del Instituto de Capacitación
Jean Baker Miller del Stone Center (pp. 194-219) Nueva York: Guilford Press.

Fletcher, J. (1999). Actos que desaparecen: género, poder y práctica relacional en el


trabajo. Cambridge, MA: MIT Press.

Frager, R. y Fadiman, J. (Eds.). (2012) Personalidad y crecimiento personal. Nueva York:


Addison Wesley Longman.

Frey, M. (2013). Terapia relacional-cultural: teoría, investigación y aplicación a las competencias


de asesoramiento. Investigación y práctica de psicología profesional. 44 (3), 177-185.

Gahleitner, S. y Gunderson, C. (Eds.). (2009) Género, Trauma y Tales: Neues aus Forschung,
Diagnostik und Praxis. Kröning: Asanger Verlag.

Gahleitner, S. y Gunderson, C. (Eds.), (2007). Frauen, Trauma, Sucht: Neue


Forschungsergebnisse und Praxiserfahrungen. Kröning: Asanger Verlag.

Gunderson, C. (2012). Trata de personas: la trata de mujeres en el norte de Alemania con fines
de explotación sexual. Una visión general sistémica de las respuestas y desafíos basados en la
comunidad. Münster, Alemania: LIT Verlag

Gunderson, C., Müller, A. y Teichert, G. (2013). Zwangsprostitution und Menschenhandel /


Esclavitud sexual y trata de personas. Münster, Alemania: LIT Verlag

Jordan, J. (en prensa). Terapia relacional-cultural. (2ª ed.) Washington DC: Asociación
Americana de Psicología.

Jordan, J. (2013). Resistencia relacional en niñas. En S. Goldstein y R. Brooks (Eds.), Handbook


of resilience in children (2nd ed.) Pp. 73-86. Nueva York: Springer Science and Business
Medico. Jordan, J. (2010). Terapia Relacional-Cultural. Washington, DC Asociación Americana
de Psicología.
Jordan, J., Kaplan, A., Miller, J., Stiver, I. y Surrey, J. (1991). Crecimiento de las mujeres en
conexión. Nueva York: Guilford.

Jordan, J., Walker, M. y Hartling, L. (Eds.). (2004) La complejidad de la conexión. Nueva York:
Guilford.

Lombardi, K. (2011). El mito del niño de mamá. Nueva York: Penguin.

Miller, J. (1976). Hacia una nueva psicología de la mujer. Boston: Beacon Press.

Miller, J. y Stiver, I. (1997). La conexión curativa: cómo las mujeres forman relaciones en la
terapia y en la vida. Boston: Beacon Press.

Norcross, J. (Ed.). (2002) Relaciones de psicoterapia que funcionan: contribuciones del terapeuta
y capacidad de respuesta al paciente. Nueva York: Oxford University Press.

Oakley, A., Addison, SC, Piran, N., Johnston, G., Damianakis, M., Curry, J.,… (2013). Estudio de
resultados de una breve terapia relacional-cultural en un centro de salud mental para
mujeres. Investigación de psicoterapia, 23 (2), 137-151.

Schwartz, H. (2014). “Me convierto en parte del proceso de aprendizaje”: episodios de tutoría y
atención individualizada en la educación de posgrado. Mentoring and Tutoring: Partnership in
Learning, 22 (1), 3855.

Sparks, E. (1999). Contra viento y marea: resistencia y resistencia en las madres de bienestar
afroamericanas. Work in Progress, No 81. Wellesley, MA: Stone Center Working Paper Series.

Spencer, R., Jordan, J. y Sazama, J. (2004). Crecimiento: promover relaciones entre jóvenes y
adultos: un estudio de grupo focal. Familias en la sociedad, 7 (3), 354-363.

Surrey, J. (2005). Psicoterapia relacional, mindfulness relacional. En C. Germer, R. Siegel y P.


Fulton (Eds.), Mindfulness y psicoterapia, (pp. 91-110). Nueva York: Guilford Press.

Surrey, J. y Jordan, J. (2013). La sabiduría de la conexión. En C. Germer, R. Siegel (Eds.),


Sabiduría y compasión en psicoterapia: profundización de la atención plena en la práctica
clínica. (págs. 163-175). Nueva York: Guilford Press.

Tantillo, M. y Sanftner, J. (2010). Medición de la mutualidad percibida en mujeres con trastornos


alimentarios: el desarrollo de la escala de conexión-desconexión. Journal of Nursing
Measurement, 18 (2), 100-119.

Walker, M. y Rosen, W. (Eds.). (2004) Cómo sanan las conexiones: Historias de la terapia
relacional-cultural. Nueva York: Guilford Press.

También podría gustarte