Está en la página 1de 4

El libro habla sobre cómo Cristo en estos tiempos esta despertando

una generación consciente de su identidad, rica en un nuevo


entendimiento, en un nuevo mover de la iglesia que inspirará una
radicalidad en los jóvenes y personas partícipes de esta nueva
generación que los marcará.
Cory Rusell narra experiencias de su amigo Mike Bikle y el cómo el
comprende los cuatro estándares del corazón que fueron descuidados
por parte del cuerpo de Cristo y deben ser restaurados. Son los
estándares centrales necesarios para el corazón, los cuales son
enfatizados por el Espíritu Santo que son la intercesión, La Santidad,
el ofrendar a los necesitados y en lo personal aparte de la santidad el
más importante que es la profecía.
Uno de los enfoques principales del libro es ver el cómo Dios habla a
quienes escuchan y el no solo decir si al propósito de Dios, si no
empezar a ejecutar su voluntad en la tierra y el cómo el cumplir su
voluntad podría causar roces o conflictos dentro de lo que
humanamente llamamos congregación o iglesia al todos tener
lastimosamente en ciertos casos diferentes enfoques de lo que es
Cristo y su propósito en la tierra lo cual debería ser el mismo...”la
adoración de la hermosura de su santidad 24/7” y el cómo podemos
adorar a través de la oración día y noche y el clamor constante. El ver
un nuevo avivamiento por la oración, adoración e intercesión en todas
las naciones siendo derramado por el espíritu para exaltar y reconocer
a Cristo no solo como el gran Evangelista si no cómo el intercesor
delante del padre eterno y cumpliendo las profecías para estos últimos
tiempos “Mi nombre será grande entre los gentiles “ (Malaquias 1:11).
El ver la grandeza de Dios y el valor de su hijo y ver cómo están
llenando la tierra de su gloria y conocimiento y la única manera de
responder a eso es con adoración e intercesión sin cesar y es sólo el
principio .

Isaías profetizó que un día Dios atraería a su pueblo a la realidad de


intimidad y relación con el a través de la oración e intercesión, y el
cómo hallar deleite ahí. Que nuestra naturaleza humana distraída de la
hermosura de adorar a Cristo a través de la oración cambie para solo
hallar deleite en orar y contemplar la hermosura de su santidad. El
encontrar gozó en ello lo cual traerá consigo el poder ver a Dios de
diferentes maneras y vernos a nosotros mismos, el poder de la música
y el por qué es un arma tan poderosa para adorar y el cómo despertar
nuestros corazones en amor al sentir el mover del Espíritu Santo,
estamos en medio de una transformación en la iglesia . Dios está
cambiando nuestra forma de intercesión a la conocida. El estar
confundidos o equivocados al pensar que solo ciertas personas tienen
ese llamado a la intercesión, cuando Dios está transformando la
iglesia y el mover de su espíritu para comprender que la intercesión es
un eje principal tanto para la congregación, como para cada uno y el
cómo convertirlo en una realidad diaria en cada uno de nosotros.
Esta despertando nuestro espíritu y corazón para que el simple hecho
de abrir nuestra boca sea para declarar quien es y que prometió que
hará es la forma más simple de cómo desatar el poder de Dios en su
iglesia y creación.
El saber que Dios desde nuestra creación a querido tener intimidad y
cercanía con nosotros, es el anhelo mas profundo de su corazón. El
quiere ver nuestro rostro y escuchar nuestra voz (cantares 2:14) y en
cómo a lo largo de la historia de Dios y el hombre (Jardín del Edén,
Tabernáculos, Templo)el siempre ha buscado esa intimidad con
nosotros tanto así que el mismo es encarno para que a través de
Cristo lo que nos separaba con el padre y que por medio de su vida,
muerte, resurrección y ascensión, todos los creyentes seamos
atraídos a la comunión con la trinidad. El saber que somos llamados a
ser parte del glorioso ministerio de la intercesión donde nos
acercamos a Dios, nos paramos en su presencia, conversamos con el,
el poder pedirle cosas y ministrar a otros los deseos de su corazón
desde ese lugar. Dejamos de vernos y observar nuestros “logros”
humanos para contemplarlo a él y su deseo por nosotros.

El cómo conocerlo a él y habitar en su santo monte (Isaías 56:7) causa


en nosotros un deseo del estar en una profunda cercanía e intimidad
con él lo cual conlleva a estar o buscar una santidad en nosotros
radical el cómo Jesús en vida empezó su ministerio limpiando el
templo (Juan 2-Mateo 21) y también acabó su ministerio volviéndolo a
hacer y el cómo sus discípulos vieron el cumplimiento de otra profecía
del mesías en su primera venida en el salmo de David 69 y el cómo
David en su tiempo tuvo un celo por construir una casa a Dios y el
cómo ellos vieron el celo manifestarse en un descendiente de David.
El entender que cuando el cuarto de oración o templo (nosotros) de
Dios es limpiado y purificado puede fluir el poder de Dios para traer
milagros, y señales, sanar y hacer retroceder las tinieblas.
La debilidad mas grande del hombre es su facilidad con la que se
distrae de la hermosura de la santidad de Dios por lo cual no logra
mantener una vida constante de oracion dia y noche sin descanso
“ningun hombre es mayor a su vida de oracion” esta crisis ha
aumentado con el paso del tiempo en las personas donde nos
enfocamos en hacer crecer la “iglesia” (edificio) y volvemos la
alabanza un show de luces y talento y en algunos casos nosotros
como espectadores olvidando que Cristo es quien merece toda
atencion y todos absolutamente todos debemos adorar e interceder,
esa es el verdadero proposito de la iglesia no enfocarnos en un
ministerio humano, sino unirnos a Cristo como maximo intercesor y
adorador del padre buscando contemplar la hermosura de santidad y
deleitarnos en adorar e interceder en ella.

El ver el ministerio eterno de Jesucristo, dos realidades unicas y


distintivas de su intercesion perfecta emergen las cuales son su poder
y la simplicidad.

La iglesia debe ser despertada en un nuevo conocimiento fresco y


revelacion de cómo orar e interceder como Cristo lo hace. Si Jesús
vive para hacer intercesion por siempre, Dios ha elegido soltar los
recursos a traves de hablar la palabra por toda la eternidad hasta este
instante, debemos construir nuestras vidas y ministerio alrededor de
esa realidad, ser llenos del conocimiento de la verdad del padre a
traves de Cristo y hablar y declarar sus deseos. La iglesia debe estar
en esa revelacion y estar regresando a la sencillez de cantar y hablar
la palabra de Dios como el eje principal para conocer su voluntad
manifestada en la tierra. El saber que el control de el dominio de la
tierra no esta en los gobiernos ni en nuestros hogares ni en ciudades,
si no en el deleite de estar en su casa de oracion declarando lo que el
ya dijo que haria sobre nuestra tierra, al declarar esa sencilla oracion o
intercesion, el poder de Dios es derramado lo cual trae cambios y
retroceso de las tinieblas.

A traves de la historia humana Dios ha levantado y cautivado a


hombres y mujeres los cuales unieron su corazon y espiritu a la
verdadera voluntad del padre, (Hechos 11) donde narra como
hombres y mujeres entendieron su identidad como intercesores y el
unir su corazon con el padre para cumplir su voluntad aun en tiempos
de adversidad y persecucion, cumpliendo el proposito de Dios.
Cada uno muestra diferentes facetas de el deber y la gloria que hay en
el ministerio de la intercesion que lleva a la culminacion de Dios
habitando con nosotros hecho carne.

Los hombres y mujeres escritos ahí nos revelan lo que es posible para
hombres y mujeres al estar sujetos a su gracia y majestad, el estar
parados en la brecha defendiendo de los ataques del enemigo y las
tinieblas, llamados y ungidos para tiempos especificos, en algunos
descritos en el Antiguo Testamento puestos para llamar al principal
intercesor o gran intercesor llamado Jesucristo.

La autoridad que hay en la oracion nace a partir de la intimidad con el


padre como la tuvo Cristo en lo privado dia y noche que es la fuente
de poder poder en nosotros y derramado sobre las circunstancias en
la tierra y humanas del diario vivir en toda esfera, el compdrender que
somos vasijas que deben ser usadas por Dios el clamar por ser llenos
y ser la herramientas por la cual Dios derrama su poder y dominio en
la creacion.