Está en la página 1de 5

UNIDAD EDUCATIVA “EL EMPALME”

NOMBRE:

Onofre Carriel Naydelin Ana

CURSO:

Primero de Bachillerato Internacional

PARALELO:

“A”

LICENCIADA:

LIC. Lucia Pilligua

AÑO LECTIVO

2018-1019
Corrupción Política y Social del Colegio Leoncio Prado

Desde épocas antiguas, la corrupción prevalece ante todo y sin excepción alguna en los

colegios de identidad militar. La corrupción consta de la labor y el efecto de corromper,

sobornar, perjudicar, la corrupción política se alude a los actos criminales cometidos por

funcionarios y autoridades que atropellan del poder.

La ciudad y los perros obra literaria realista, enfocada en la captación de problemas

sociales y políticos de Perú, enfatizado en caracteres insólitos del ser humano, rompiendo los

valores morales, códigos penales, leyes institucionales y aventuras clandestinas; marcando un

camino de humillaciones, maltrato, violencia y acoso dentro del Instituto Militar, donde

adolescentes y jóvenes se forman con una educación rígida y formal cuyas instrucciones son

aplicadas con un fuerte método de resistencia , donde muchos adolescentes encuentran el

vigor necesario para responsabilizarse de nuevos retos que se le presentan en la vida, pero

además muchos se encuentran vacíos, sin querer estar allí lejos de su familiares, soportando

un calvario para que sus familiares se sientan felices de aquel hombre formando en mandos

militares.

Agresividad, valentía, hombría y sexualidad rodean el entorno de la problemática: El robo

de las preguntas de un examen. Saliendo muchas personas cuestionadas y castigadas por un

suceso sin fin, sin hallazgo de culpable alguno y sin declaraciones articuladas.

En primer lugar hay que recalcar la educación en el Colegio Militar, el ambiente de

enseñanza es a raíz de insultos, la agresión se hace ver en cada instancia en que transcurre la

obra sin objeción alguna.

Si nos chapan, pago solo y ya está… -Serrano cobarde…Te vas orinando de miedo.

(Mario Vargas, 1963, p. 21). En este pasaje podemos corroborar lo ante dicho, la humillación
de cual modo se hace percibir, avergonzando a uno o más estudiantes por falta de control, por

falta de seguridad, por falta de interés, de incapacidad por parte del conservatorio en poner

mandato entre cadetes transcurriendo la secundaria en dicha institución. El miedo enloquece

cada vez más la vida de los aprendices, los cuales son burlados y difamados por una serie de

agravios, calumnias, profanación de discursos extorsionados, insidia; soportando día tras día

las ofensas y divulgación de hechos transcendentes de la privacidad de cada estudiante a

través de mentes perversas. De un modo u otro la hombría y la sexualidad cambian todo al

momento de discutir con otro cadete como fue el caso de Cava con Jaguar –posibilidad de

una gran bronca con las autoridades del plantel- decide arriesgarse a que lo cataloguen de

miedoso, de niña, de mariquita, de flojo… quizás por la mente de Cava paso que eso podía

ser la solución para adquirir un poco de dominio dentro de las áreas educativas, de tal manera

el poder solo lograban mantener los grupos o más bien las “bandas” gobernadas por gente

mala y de alto rango social. Antes de continuar insistimos con la trama de la valentía y la

hombría que debe carecer cada alumno para la supervivencia y la tranquilidad dentro del

periodo de gestación didáctica. Los varones colegiales de la identidad militar tienen como

prefacio: “solo en el ejército se hacen hombre”, gran mentira que se plantean dentro de sus

cabezas, “hombre” no solamente es tomar, fumar, mujeres, es un mal hábito que proyecta la

sociedad ante los demás, es una lástima el pensamiento humano que se tenia y que aún se

manteniendo. Con el paso del tiempo, y de cada generación que pisa el mundo vienen con

inclinaciones más dañinas y toxicas, son muy pocas las personas que mantienen y logran

tener ideas distintas, con una visión clara de cómo realmente debe ser este mundo, si

existieran personas menos ignorante y con ideologías bárbaras este mundo fuera distinto, con

mayor calidad humana y mejores posibilidades de una vida tranquila, algo que no sucede en

este momento. Las Instituciones Militares prometen una formación, pero en el fondo no

conocemos a que formación se refieren, en su particularidad para los jóvenes que ingresan
por primera vez a este tipo de establecimiento su reflexión absurda es la trama de “formación

masculina”, la definición de sexualidad es primordial -realmente lo es- pero no hay que dejar

al lado que la masculinidad no se hace por creerse fuerte y mucho menos por el libertinaje, un

verdadero hombre es aquel que mantiene sus principios, sus valores, su humildad y el respeto

ante todo.

En segundo término tenemos la atracción de problemas sociales y políticos, que abunda

dentro del liceo como es la corrupción de ventas inapropiadas, robos, ataques, sobornos y un

sinnúmero de perjurios.

“(…) Robo de exámenes, robo de prendas, emboscadas contra superiores, abuso de

autoridad con los cadetes de tercero. ¿Sabes lo que eres? Un delincuente…”. (Mario Vargas,

1963, p. 416). Hemos llegado al punto donde, Jaguar desde que ingresa al colegio de

formación física comete una serie de delitos a causa de su escasa economía, al no poder

adquirir ciertos beneficios que los estudiantes de alta clase social lo consiguen fácilmente

dando lugar a la corrupción impredecible y sin tregua alguna rompe las normativas

establecidas. “... ¿Quién mas ha robado exámenes? –Todos… - Los que no roban es porque

tienen plata para comprarlos”. (Mario Vargas, 1963, p.416). Justo es decir que, Jaguar no

innova algo nuevo diferente al resto de sus colegas, siguen las mismas sendas, las mismas

costumbres y los mismos riesgos que corre cada uno de ellos. De igual manera Jaguar le hace

saber a Gamboa que: “los ricos hablan con propiedad y los pobres con su hipoteca”. En este

punto se puede destacar el ambiente, la deshonra moral, los caprichos triviales y absurdos,

política insensata puesta en marcha y experimentada con los cadetes de las secciones, como

inicio de una existencia mas prospera, pero a la vez denigrante cuya subsistencia se ve

expuesta en cada momento en manos de los superiores. Sobran razones para llegar a pensar

de aquella forma, cuando la exclusión predomina en cualquier sitio o lugar donde uno se

encuentre; ya sea por sexualidad, por cultura, religión y clase social. Ahora bien, la exclusión
se ve dominante ante ciertos estudiantes provocados por situaciones de inconformidad ante

delitos exhaustos e injustos o más bien por defectos físicos. Como ultima observación, la

sociabilidad era lo que menos existía en el Colegio Leoncio Prado, la estimación de que eran

compañeros de la misma elite no perdonaba ni siquiera un solo error, empujando al vacío de

la desesperación de encontrar a alguien que realmente sea honesto y sin hipocresía alguna, sin

ofensas, sin blasfemas, sin difamación, alguien que ¡realmente sea amigo!

Para concluir es necesario resaltar los puntos más emblemáticos, destacados y auténticos

de una obra realista, mostrativa como un libro abierto que no oculta hechos, interactúa con la

sociedad mostrando la realidad de las sedes militares tanto en lo político y en lo social, dando

inicio a una serie de conflictos, ofensas, perjuicios a la moralidad de cada hombre dispuesto a

triunfar sin importar los daños psicológicos que puedan causar a un individuo o más bien

acudiendo a los delitos para alcanzar sus metas. No es necesario tenerlo todo en cuanto a lo

material si en tu corazón no existe nada puro, solamente vacío llenándote de miedo y temor,

ayudando a la delincuencia y a los fraudes que a la final no traen nada bueno…“No tuerzas el

derecho; no hagas acepción de personas, ni tomes soborno; porque el soborno ciega los ojos

de los sabios, y pervierte las palabras de los justos” (Deuteronomio, 16:19)