Está en la página 1de 6

3.

3 Relaciones tróficas en los ecosistemas

3.3.1 Cadenas tróficas

Cadena trófica (del griego throphe: alimentación) es el proceso de transferencia de


materia y energía alimenticia a través de una serie de organismos de un ecosistema,
en el que cada uno se alimenta del precedente y es alimento del siguiente. Parte de la
idea de que “la materia ni se crea ni se destruye, solo se transforma”.

Eslabones

Para representar el flujo de masa y energía en las cadenas tróficas se hace uso de
eslabones que se dividen en el siguiente orden:

1. Productores
El primer grupo se compone por organismos autótrofos, capaces de captar energía
solar y por medio del proceso de fotosíntesis crear materia orgánica a partir de
inorgánica, es decir, se alimentan a sí mismos. Dentro de estos organismos
encontramos: plantas, algas, así como microorganismos fotosintetizadores.
A partir de este punto la cadena se conforma de organismos heterótrofos, los
cuales producen sus componentes a partir de la materia orgánica procedente de otros
seres vivos.

2. Consumidores primarios
Son los fitófagos o herbívoros. Devoran a los organismos autótrofos, principalmente
plantas o algas, es decir obtienen nutrientes y energía al consumir a los productores.
Dentro de los animales que encontramos en esta categoría se encuentran una
gran cantidad de mamíferos, tales como reses de ganados, antílopes, caballos,
hipopótamos y elefantes. Otros consumidores primarios mucho más pequeños son el
ratón, la ardilla, el escarabajo y la abeja.

3. Consumidores secundarios
Son principalmente los zoófagos o carnívoros, que se alimentan directamente de
consumidores primarios, pero también los parásitos de los herbívoros, como por
ejemplo el ácaro Varroa, que parasita a las abejas melíferas.
Obtienen energía mediante la caza y posterior consumo de los animales que se
alimentan. Algunos ejemplos son: gatos, serpientes, lechuzas, búhos, cocodrilos,
zorros, pumas y lobos.
4. Consumidores terciarios
También carnívoros en su mayoría, conforman un número menor en la cadena
alimenticia. Se alimentan tanto de los consumidores secundarios, como de los
primarios; lo cual los hace dominantes en los ecosistemas que habitan y nos permite
considerarlos como “superdepredadores”.
Dentro de los consumidores terciarios encontramos animales como el tigre, la
pantera, el león, el tiburón, los elefantes marinos, las focas, las hienas y los halcones.

En realidad puede haber hasta seis o siete niveles tróficos de consumidores,


dependiendo de las especies que se encuentren en un determinado ecosistema.

Es importante mencionar que tanto en los consumidores secundarios, como en


los terciarios y posteriores, las especies pueden no sólo ser carnívoras, sino también
omnívoras (se alimenta de plantas y animales); la condición que debe respetarse es
que dentro de su dieta básica incluyan organismos del eslabón inferior.
Además, los omnívoros pueden entrar dentro de cualquier categoría de los
consumidores por su amplia dieta.
Un claro ejemplo de los puntos anteriores es el ser humano, el cual es un
omnívoro que puede comer bayas y verduras como consumidor primario. Asimismo,
come ganado, siendo entonces consumidor secundario. También se alimenta de pollos,
que a su vez se alimentan de insectos, lo que hace al ser humano un consumidor
terciario.

5. Descomponedores
La función de los descomponedores es
esencial, pues convierten la materia
muerta en moléculas inorgánicas simples.
Ese material es absorbido otra vez por los
productores, y reciclado en la producción
de materia orgánica. De esa forma se
reanuda el ciclo cerrado de la materia,
estrechamente vinculado con el flujo de
energía.
Los descomponedores pueden ser desde insectos como ácaros, algunas arañas
y piojos, pasando por bacterias, hongos como los saprobios, llegando hasta moluscos
como las babosas y anélidos como las lombrices.

Desaparición de un eslabón

Al depender los organismos de un eslabón del anterior y mantener un equilibrio en


este aspecto, la desaparición de un eslabón puede ser desastrosa para la cadena
trófica y el mismo ecosistema en su totalidad. Podrían apreciarse los tres siguientes
escenarios en caso de darse:

1- Desaparecerán con él los eslabones posteriores que dependan directamente del


mismo, pues se quedarán sin alimento y sin la energía necesaria para sustentarse.
2- Se superpoblará el nivel inmediatamente anterior, debido a que ya no existen sus
depredadores.
3- Se desequilibrarán los niveles inferiores y los niveles contiguos por la falta de
competencia entre esa especie y la que compone el eslabón desaparecido.

Transmisión de la energía en las cadenas tróficas

En cualquier cadena trófica los organismos autosuficientes producen el 100% de su


propia energía, misma que se va perdiendo cada vez que un organismo come a otro,
por lo que a nivel trófico más elevado, menor energía se transmite.
Se estima que en cada uno de los eslabones de la pirámide, se pierde
aproximadamente el 90% de la energía que ofrece el organismo anterior,
transfiriéndose así solo el 10% restante.

Por ejemplo:
Si una planta produce 1000 calorías a partir de la energía solar, el insecto que come la
planta sólo obtendrá 100 calorías de energía. Si un pollo ingiere al insecto, éste solo
obtendrá 10 calorías. Por último,
el ser humano que se coma al
pollo únicamente obtendrá 1
caloría de las 1000 calorías
originales de la energía solar
capturada por la planta.

Esto deja claro que


mientras más bajo el nivel
trófico, más individuos de ese
eslabón son requeridos para
satisfacer de suficiente energía al
siguiente, y así sucesivamente.
Asimismo, mientras más alto el nivel, el grupo será más limitado por su alta
necesidad de consumo de energía. Por esa misma razón también se da la
representación en forma de pirámide.

Pirámide de biomasa

También representada en forma de pirámide, muestra la cantidad de masa o materia


viva que hay en cada eslabón trófico.
Para calcular este indicador se tiene en cuenta el peso de los individuos como si
estuvieran deshidratados, sin necesariamente tener que sacrificarlos. Se expresa en
unidades de masa/unidades de superficie o volumen, es decir g/cm2, kg/m2, g/cm3,
kg/m3 (Universidad Nacional Autónoma de México, 2017).
La forma de esta pirámide puede ser directa o invertida, como ocurre con la
Pirámide de Energía.

-La Pirámide de Biomasa Directa ilustra los casos donde la cantidad de biomasa de
los Productores es mayor que la de los Consumidores.
-La Pirámide de Biomasa Invertida es usual en ecosistemas acuáticos porque la
cantidad de Productores (Fitoplacton) es muchísimo menor que la cantidad de sus
Consumidores.
Referencias (esto va al final)

(S/f). “Cadenas tróficas”. En EcuRed, recuperado de


https://www.ecured.cu/Cadena_tr%C3%B3fica, consultado el 4 de noviembre de
2018.

Veloza Rico, Claudia. (S/f). “¿Qué es la Pirámide Ecológica?”. En lifeder, recuperado de


https://www.lifeder.com/piramide-ecologica/, consultado el 4 de noviembre de
2018.

Cajal, Alberto. (S/f). “Consumidores Primarios: Cuáles Son, Ejemplos e Importancia”.


En lifeder, recuperado de https://www.lifeder.com/consumidores-primarios/,
consultado el 4 de noviembre de 2018.

Cajal, Alberto. (S/f). “Consumidores Secundarios: Características y Ejemplos”. En


lifeder, recuperado de https://www.lifeder.com/consumidores-secundarios/,
consultado el 4 de noviembre de 2018.

Cajal, Alberto. (S/f). “¿Cuáles son los Consumidores Terciarios?”. En lifeder,


recuperado de https://www.lifeder.com/consumidores-terciarios/, consultado el 4 de
noviembre de 2018.

Miracle, R.M. (1985). Ecología. Barcelona, Salvat.

Odum, P. (1986). Ecología. México, Continental.