Está en la página 1de 1

BENEFICIOS DEL INVERNADEROOSLa elección de producir en un invernadero tiene como

consecuencia una serie de ventajas que se ofrecen al agricultor que detallaremos a continuación:

Cultivos fuera de temporada


La producción en un ambiente cerrado con la capacidad de controlar el clima (temperatura y humedad
relativa) en su interior permite el cultivo de especies exigentes, en lo que al clima se refiere, en épocas
cuyo clima resulta perjudicial en el desarrollo de la plantación.

Permite establecer las condiciones climáticas más adecuadas para cada cultivo y estadío
El poder regular el clima para mantener ciertas condiciones nos permite tener las plantas en un entorno
óptimo de temperatura y humedad relativa que propicia la reducción del periodo productivo en relación al
que tendría al aire libre, obteniendo cosechas precoces y garantizando la posible ampliación de
campañas de producción en un año.

Mayores producciones y de mejor calidad


Al evitar que los cultivos se encuentren en situaciones de estrés debido a temperaturas extremas y
humedades relativas perjudiciales se consigue la mejora de las producciones, ya que la planta no gasta
energía de su metabolismo para desencadenar las protecciones fisiológicas para su protección,
empleando dicha energía en su crecimiento y producción, lo que contribuye a mejorar la cantidad y
calidad de la cosecha.

Mayor control sobre las plagas, malezas y enfermedades.


El hecho de cultivar en un ambiente cerrado en condiciones climáticas favorables para el cultivo puede
suponer a priori un mayor desarrollo de plagas y enfermedades que el cultivo en exterior, pero la gran
ventaja que tienes es que el efecto de los fitosanitarios es mayor, ya que las pérdidas por deriva de las
aplicaciones no se dan, lo que permite la utilización de dosis de productos fitosanitarios menores en las
aplicaciones.

Mayor protección y/o control frente a condiciones climatológicas extremas


Al cultivar en el interior de una cubierta los efectos de las condiciones climatológicas extremas, como
pueden ser fuertes lluvias, nieve o granizo, y sucesiones de rachas de fuertes vientos, no afectan a los
cultivos, ya que la estructura y las cubiertas del invernadero son las que soportan las malas condiciones,
protegiendo las plantaciones en su interior.

Uso más eficiente de los recursos productivos


Al incluir técnicas como la fertirrigación y la hidroponía es posible reducir el consumo de agua y
fertilizantes ya que los cultivos solo gastan lo que necesitan para su desarrollo, minimizando los gastos de
producción.

Permite una mayor seguridad y comodidad en la realización de tareas propias del cultivo
La estructura del invernadero también ofrece protección para realizar las tareas que precise el cultivo, ya
que dentro del mismo pueden cumplirse actividades dentro de una programación sin que el tiempo
climático sea un obstáculo para ello.