Está en la página 1de 17

Universidad Nacional San

Antonio Abad del Cusco


Escuela Profesional de Filosofía

Asignatura de Lingüística

Tema: Comunicación animal y origen del lenguaje

Docente: Pantigozo Montes Jaime

Alumnos:
 Campana Velazco David
 Sosa Araoz Josías
 Olivera Román Orlando André
 Ríos Daza Shiomara Chaska

Cusco - Peru
2019
Indice
Introducción ........................................................................................................................................ 3
1. Comunicación animal .................................................................................................................. 4
1.1. Abejas ...................................................................................................................................... 5
1.2. Diferencias entre lenguaje humano y lenguaje animal........................................................... 5
1.2.1. Creatividad .......................................................................................................................... 6
1.2.2. Desplazamiento ................................................................................................................... 7
1.2.3. Transmisión cultural ............................................................................................................ 8
1.2.4. Arbitrariedad ....................................................................................................................... 8
1.2.5. Biología................................................................................................................................ 8
2. Origen del lenguaje ..................................................................................................................... 9
2.1. El hombre es hombre porque habla ....................................................................................... 9
2.1.1. El modelo empirista .......................................................................................................... 10
2.1.2. El modelo innatista............................................................................................................ 11
2.1.3. El modelo cognitivista ....................................................................................................... 11
2.1.4. El modelo interaccionista .................................................................................................. 11
2.2. Lenguaje y cultura ................................................................................................................. 11
2.2.1. El problema del significado ............................................................................................... 14
2.2.2. Ludwig Wittgenstein ......................................................................................................... 14
2.2.3. Hermenéutica .................................................................................................................... 15
Conclusiones ..................................................................................................................................... 16
Bibliografía ........................................................................................................................................ 17
Introducción

En otras especies, si se busca el sentido de encontrar un lenguaje de estructura compleja a la


que en el lenguaje humano es presente. Se puede caer en el paradigma de estipular que la
complejidad humana debe ser el carácter con que se examine toda forma comunicativa. Pero
es evidente que lo comunicativo excede lo humano. Los animales pueden aplicar el criterio
de poseer lenguaje, pero este tiene que admitir simpleza y rudimentaria aplicación, con
materias poco comunes a los símbolos o sonidos estructurados a los que poseemos, como lo
son: las feromonas y ruidos dando indicativos de estados de ánimo o estatus. En el lenguaje
animal interviene el factor de la propia naturaleza siendo materia de expresión en su más
básica imagen.

Pero en estratos iniciales, es el propio lenguaje el punto de partida que nos hace entender que
el hombre no puede desligarse de su empleo, ya sea como: distintivo de la naturaleza, o
también como expresión de la misma; la lucha en el arraigamiento de su individualidad que
se desplaza en la realidad. Es por eso que el presente trabajo revisa la noción de cómo se
estructuran las lenguas no-humanas en ámbitos diversos (como el de las abejas); se analiza
también como es que el lenguaje humano se diferencia de los lenguajes animales en su
relación con un contexto y desarrollo morfológico concretos. Y el surgimiento del lenguaje
en una revisión de los diferentes modelos de su génesis; sin olvidar que el hombre fue también
un simio y su tránsito a superar el vivir en los árboles a polis griega, vino en el desarrollo de
un contexto cultural. Y finalmente en el ámbito propio de la cultura, como el lenguaje
adquiere un lugar privilegiado para designar la vida en sociedad, como la articulación del
significado emerge en el contexto en la cultura propia, o el influjo del lenguaje como la pauta-
posibilidad de conocer las posibilidades de la realidad.

3
1. Comunicación animal

¿Pueden hablar los animales?, Nadie puede decir que los animales no se comunican tanto
entre los animales como entre éstos y los seres humanos. Se han desarrollado numerosos
intentos de enseñar el lenguaje a algunos chimpancés. En los primeros experimentos se usó
con este fin el lenguaje de los sordomudos. Un chimpancé llamado Washoe llegó a usar hasta
132 de estos signos y algunos de un modo espontáneo, Mas a delante se enseñó a otro
chimpancé llamado Koko, desde la infancia llegaran a usar 300 signos. Otros proyectos
posteriores tuvieron como objeto enseñar a usar algunos símbolos geométricos de plástico
(llamados «lexigramas»), que correspondían a palabras de nuestro vocabulario. El chimpancé
Lana aprendió a usar hasta 200, aunque siempre con fines de aplicación en el mundo real.
También se logró que otros dos chimpancés, Sherman y Austin, se sirvieran de los lexigramas
para comunicarse entre ellos. Los más recientes experimentos tienen como fin enseñar este
lenguaje a otras especies de chimpancés. Así, un bonobo o chimpancé pigmeo llamado Kanzi
no sólo ha llegado a usar con pericia los lexigramas, sino que entiende algunas frases del
inglés. Estos estudios, que muestran la capacidad de aprendizaje de algunos primates, han
llevado a sostener que «la capacidad para comunicarse por medio de símbolos y sintaxis sí
está dentro de las capacidades del simio» (Nubiola, 1998). ¿Es esto así?, ¿hay alguna
diferencia entre el lenguaje humano y el de los animales?

Entre los elementos distintivos del lenguaje humano podemos destacar, en primer lugar, que
en el lenguaje humano no es simplemente un instinto. El lenguaje humano no es el resultado
de un instinto, mientras que el lenguaje animal es instintivo e involuntario. En el caso de los
animales, el lenguaje es una función relativamente simple que cuenta con órganos más o
menos específicos para cumplirla. Por el contrario, el lenguaje humano no es una función
programada filogenéticamente. No existen órganos exclusivos del lenguaje. Por otra parte, el
lenguaje animal es el mismo en los animales aislados y en el grupo, transmitiéndose de modo
biológico.

Analizaremos el modo de comunicación de las abejas para realizar una comparación más
certera con el lenguaje de los humanos:

4
1.1. Abejas

Diferentes estudios se han realizado para determinar si los animales poseen lenguaje o es
algo perteneciente a la naturaleza humana de manera exclusiva, uno de los casos más
resaltantes y más es estudiados es el de las abejas, estas son capaces de comunicarse de
manera muy efectiva, lo que le permite la recolección de alimentos y la construcción de sus

Se puede ver que su forma de comunicación es la danza que mediante la descripción en el


aire de círculos u ochos; en un principio se creía que estos movimientos indicaban el tipo de
alimento que encontraban pero con el avance de los estudios se demostró que es más
complejo que esto, mediante la danza las abejas dan a sus compañeras la distancia y la
dirección de donde se encuentra el alimento, de acuerdo al número de círculos y ochos y la
velocidad con la que se los realice, es mas esta es una constante en todas las especies de
abejas con algunas variación; la danza se mantiene

“Las abejas se presentan como capaces de producir y comprender un verdadero mensaje,


que encierra varios datos. Pueden, así, registrar relaciones de posición y de distancia;
pueden conservarlas en "memoria"; pueden comunicarlas simbolizándolas por diversos
comportamientos somáticos.” (Benviste, 1952)

Se puede poner como la evidente conclusión que las abejas pueden representar e interpretar
mediante movimientos realidades que no están presentes, es decir producir y recibir signos y
aunque de manera rudimentaria se puede hacer un paralelismo con el inicio del mismo
lenguaje humano que llego a ser lo que en la actualidad es; el trabajo en grupo y el sentimiento
o instinto de pertenencia a una comunidad.

1.2. Diferencias entre lenguaje humano y lenguaje animal

Nos hace pensar que el filósofo no es ajeno a pensar la animalidad como pura materia
extendía fuera de su conciencia. El propio pensar del hombre debe abandonar una posición
en suyo individual y antropocéntrica de situar como el animal que rige un espirito
trascendente. Su papel no es muy diferente y aun como criatura de especial valor el

5
pensamiento de occidente ha sido condescendiente con los frutos del pensar ensimismado en
sus propios mitos y rasgos nos comenta Merleau-Ponty en sus notas sobre la animalidad: “Ya
no podemos pensar de acuerdo con esta división: Dios, hombre, criaturas”, se remarca luego
que el propio carácter de indagar la verdad del mundo por medio del λóγος, es un ámbito
propio de todas las conciencias "(…) de todos modos es [nuestra] propiedad"(Merleau-
Ponty; 274) nuestro lugar común en toda humanidad el comprender y comparte con otras
criaturas. El análisis del lenguaje animal entonces parte de la superación de 3 paradigmas:

 El lenguaje animal es un tipo de lenguaje que utiliza otros medios para expresarse
 Se debe superar la noción del hombre como distinto a los animales
 Todo ser viviente debe ser apreciado como un nivel de conciencia e intelecto.

Aun así, si se examina el uso de un lenguaje, en cuáles son las diferencias saber que somos
una conjunción diferente, y los rasgos que en esencia comprenden la fundición de ambas
realidades es operables en los contextos que el hombre ha creado la agregación de lo
animal, está inmersa en la cultura como receptáculo de esferas lingüísticas. Mayor
diferencia en una primera vista es evidentemente la diferente variedad del empleo de
sonidos. Pero esta observación nos es limitada. Se puede observar que la estructuración de
los diferentes sonidos "fonemas". Cambiándose nos ofrecen morfemas, la unidad de sonido
más pequeña que contiene un significado. Por lo tanto, la primera inclusión en el diferendo
de los lenguajes es en los dos niveles de patrones ausentes en el lenguaje de los animales.
Por otro tanto, se observa que el requerimiento de un contexto es vital para comprender la
diferencia y empleo en los lenguajes animales; siendo las principales diferencias:

1.2.1. Creatividad

La integridad de los lenguajes humanos posee el don de no solo nacer del contexto, también
involucra la formación de necesidades que no son completamente biológicas o geográficas.
El empleo de una tercera necesidad en su creación como lo es el intelecto: por ejemplo, la
creación de lenguajes para contextos operativos (que pretendían el empleo rigoroso y certero
como en la lógica y la matemática), o la expresión de la voluntad humana como lo hace la

6
poesía. Son el empleo del material excedente de la simple satisfacción de los deseos
biológicos. Este nuevo ámbito es el de la creatividad, que organizan y reorganizan los
fonemas, morfemas, palabras y frases de manera que puedan expresar un número infinito de
ideas. Esto también se llama el final abierto del lenguaje. La comunicación animal es un
sistema cerrado. No puede producir nuevas señales para comunicar eventos o experiencias
novedosas. Incluso con cuotas de exclusividad en el empleo de los géneros con códigos de
distintivos pero que emplea su carácter abierto al ser intercambiable entre ambos géneros.
Pero por parte del reino animal estas son reducidas o incluso exclusivas del macho o la
hembra, por ejemplo, el baile de las abejas solo lo realizan las abejas obreras, que son
hembras; o el desplazo de las plumas multicolores del pavo real para cortejar a la hembra son
solo labor de los machos.

1.2.2. Desplazamiento

El tiempo es empleado en lenguaje humano no solo contador de sus ocurrencias en el


momento presente, se arrastra una noción de empleo en su carácter metalingüístico cuando
es propio hombre al emplearlo es consciente de su realización en su empleo actual: este rasgo
se dará en su actualidad y generación. Pero emplea el grado de diferir en la misma conciencia
de su proximidad a ser ya recuento del pasado. Es decir, los lenguajes humanos tienen
actualidad, pero a la vez son archivados en su empleo, dándoles noción de ya ser parte del
pasado o escribirlo en contextos que ya sucedieron, como en la literatura un libro del siglo
xxi relata la vida en el imperio romano hace uso de un contexto distinto ubicándose en el
pasado. Y esta puede dar predicción de cómo deberían ser empleados, siendo este carácter el
de especulación o proyección de que los seres humanos puedan hablar en situaciones reales
o imaginarias. Los animales, en cambio racionan en el tiempo presente frente a la satisfacción
de un estímulo inmediato, como la comida o el peligro. Debido a esto, el lenguaje humano
se considera libre de contexto, mientras que la comunicación animal está principalmente
ligada al contexto.

7
1.2.3. Transmisión cultural

La cultura abarca en sentido práctico y expresivo; como lo que se crea y dice en los contextos
de la civilización o el grupo altamente organizado de humanos conviviendo. El lenguaje
humano se transmite culturalmente o se enseña, garantizando que sea retroactivo y sobre todo
perene la expresión de contenidos siendo la conservación por medios escritos el arraigo de
su contenido. Pro es además importante admitir que en el contexto geográfico la propia
humanidad puede aprender y adaptarse a culturas distintas y extrañas. El aprendizaje de los
idiomas es universal y latente en cada hombre, al no ser biológica esta restricción se puede
aprender más de un idioma. Elemento que restringe a otras especies por su predisposición
muy dependiente de sus contextos naturales o la capacidad biológica de adaptación muy poco
elaborada.

1.2.4. Arbitrariedad

El empleo del lenguaje humano aprecia la utilización sistemática de signos, y sonidos que
articulan un sentido a sus palabras, pero el propio uso de los mismos no refiere un contexto
evidente de su creación entre lo que son: significantes y sus significados (es por tal eso que
diferentes idiomas expresan diferentes sonidos a diferentes cosas significando una misma
cosa). Siendo perro en español en nada parecido a can en latín o 犬 en japonés. Esta diferencia
hace que la comunicación animal sea fatua y con cada individuo se exprese el sentido total
de su significado y este desaparezca al conseguir su transmisión, pero estas mismas, las hacen
poco arraigadas y su desaparición en el futuro es más que certera.

1.2.5. Biología

Las diferencias biológicas también juegan un papel vital en la comunicación. Las cuerdas
vocales humanas pueden producir una gran cantidad de sonidos. Cada lenguaje humano
desarrolla códigos sonoros que particularizan su expresión empleo; asiendo incluso del
sonido un empleo que adhiere la diversidad del tono y el timbre en la transición de mensajes.

8
El lenguaje animal no posee un despliegue de sonidos específicos; las aves por ejemplo,
tienen estructuras biológicas completamente diferentes, que afectan la forma en que pueden
formar sonidos elaborados. La mayor compensación en el lenguaje animal, sería el empleo
muy concreto de las capacidades biológicas de cada especie fruto del proceso evolutivo que
se le ha sometido con el tiempo; como son: los cambios de pigmentación o liberación de
químicos para defenderse de otros depredadores. Cada lenguaje humano contiene en sí
mismo también una evolución histórica que modifica los lenguajes anteriores adaptándolos
o preservándolos; creándose incluso nuevas lenguas.

2. Origen del lenguaje

2.1. El hombre es hombre porque habla

Cuando un hombre está en peligro, una exclamación que dice: ¡ayuda! Sale desde lo más
profundo de sus entrañas. Este pedir ayuda es el acto comunicativo más fundamental, el
hombre solo puede vivir en sociedad. Aristóteles decía que solo un idiota o Dios puede vivir
fuera de la polis; imbécil tomado en el sentido griego de estar totalmente metido en uno
mismo que no se puede relacionar con los demás y bueno Dios por su parte no lo necesita;
solo así se puede entender porque el hombre del ejemplo tiene la necesidad de pedir auxilio;
porque en su interiorización de su comunidad cabe la posibilidad de recibir ayuda por parte
de otro hombre, cosa que sin el pedido sería prácticamente imposible.

Yuval Harari en su libro de animales a dioses menciona que lo que puedo hacer que nuestra
especie sapiens se diferenciara de otras especies de el mismo género homo fue su uso del
lenguaje para generar colectividad, comunidad (Harari, 2014) que a su tiene la misma raíz
que comunicación, sin lenguaje no existiría sociedad, entonces buscar el origen del lenguaje
es buscar el origen del hombre mismo.

Pero a su vez existen investigadores que datan el origen mismo del lenguaje hasta hace más
de 3 millones de años a diferencia de la aparición del lenguaje solo en los sapiens en lo eleva
a todo el género homínido. (Maturana, 1989) Pero lo que se mantiene en común es el modo

9
de vida de este género que sería basado en el compartir primero cosas y luego palabras y
emociones; este modo de vida sería el origen del lenguaje y lo que se mantiene o conserva
en nuestro genero hasta hoy. Es así que se daría la tesis de que solo lo que se encuentra dentro
del lenguaje se puede considerar humano.

Además se encuentra la evidencia fósil que apoya a esta teoría que nos habla sobre la
lateralización del órgano del lenguaje que se puede remontar a homínidos ya extintos hace
mucho tiempo pero que son como una muestra de que la predisposición fisiológica para la
capacidad del lenguaje no es reciente, es decir no se generó con la especia sapiens sino mucho
más antes en la línea del evolución, pero el problema con este tipo de análisis es que toman
el lenguaje como construcción fisiológica pura es decir que lo único determinante o en mayor
grado determinante para la facultad del lenguaje son los órganos que hacen posible su
manifestación; como la siguiente conceptualización del término lenguaje lo demuestra “el
lenguaje es, como se ha apuntado al responder la cuestión anterior, el resultado de la
actividad de un conjunto interconectado de estructuras neuronales”. (Benitez, 2007)

Todo esto ha dado inicio a una serie de investigaciones que buscan explicar el origen del
lenguaje mediante distintos modelos los principales según Pilar Fernández son: Empirista,
innatistas, cognitivos e interaccionistas (Fernandez, 1996)

2.1.1. El modelo empirista

destaca por presentar a la asociación de palabras con comportamientos para así crear una
habito verbal que se tiene que repetir de acuerdo al estímulo que genera dicho hábito así
mediante la repetición, se genera por imitación una universalización de una palabra.

Lo que se propone aquí es que el medio ambiente es el generador del lenguaje no una
capacidad que viene dada por pertenecer a la especie de los homínidos, es decir, que
dependiendo de los estímulos un humano puede poseer o no el lenguaje.

10
2.1.2. El modelo innatista

Busca a su vez ser una contraposición a los planteamientos de los modelos empiristas
tratando de rescatar el monopolio humano del lenguaje, es decir que el humano posee
lenguaje porque está en sus capacidades intrínsecas y definitorias de este.

Este modelo se denota por la existencia sino de estructuras biológicas que hace posible el
lenguaje, también por un potencial genético específico de la especia humana para poder
desarrollar el lenguaje.

2.1.3. El modelo cognitivista

Pretende explicar el origen del lenguaje por las estructuras y procesos de aprendizaje, que a
su vez explicaría estructuras internas del mismo lenguaje, estas estructuras y procesos son
muy importantes en la edad temprana para adquirir palabras, pero infectiva para explicar cuál
es el nexo entre estas palabras y las estructuras que permiten su adquisición.

2.1.4. El modelo interaccionista

Retoman en manera partes esenciales del modelo empirista y ubican el origen del lenguaje
en su uso cotidiano y circunstancial ponderando la conversación y la afectación que se repiten
y permiten la asociación formas de hablar y contextos en los cuales se usan.

2.2. Lenguaje y cultura

“El lenguaje, como actividad libre del hombre, y tan bien como producto de esa actividad,
constituye un fenómeno cultural. Todo acto lingüístico es un acto creador que, en cuanto
tal, posee las características creadoras del espíritu humano, que es productor de una
cultura. El lenguaje es una forma de cultura, quizá la más universal de todas, y, de todos
modos, la primera que distingue inmediata y netamente al hombre de los demás seres,
como y hemos señalado”. (Conesa & Nublola, 1999)

11
Todo acto lingüístico es un acto creador que se funda en un saber. En cuanto acto creador,
el lenguaje posee todas las características de aquellas actividades creadoras del espíritu cuyos
resultados no son materiales, o en que lo material no es determinante, y que se llaman,
conjuntamente, cultura. Una idea importante en relación con esto es que el lenguaje, además
de ser él mismo cultura, funda la comunidad sobre la cual se edifica toda la cultura humana,
es decir, la lengua, o más concretamente la comunidad idiomática lengua compartida por una
comunidad viene a ser condición previa para la cultura.

Por tanto, donde quiera que encontremos obras culturales encontraremos como condición
previa la lengua, es decir, la comunidad de los hablantes. La cultura y todo lo que supone la
cultura como distintivo de la naturaleza es a la vez condición y producto del lenguaje. En la
medida en que el lenguaje es el único medio para conservar y transmitir a las generaciones
anteriores las capacidades adquiridas y las informaciones y los hábitos adquiridos, resulta ser
lo último.
Los aspectos sociológicos de la cultura han permitido captar la importancia que para su
integración, su mantenimiento y su cambio, ejerce el aspecto simbólico, y más
concretamente, el lenguaje mismo, como el representante por excelencia del mundo
simbólico. Los sociólogos y lingüistas, tanto los clásicos como los contemporáneos, han visto
el cimiento y la expresión de la cultura en el lenguaje, considerado éste en su dimensión
totaliza- dora, que cubre tanto al lenguaje articulado como al gestual, al artístico y, en general,
a todos aquellos que corresponden a la zona central: la simbólica y designativa de la que
hablan los lingüistas y que se contrapone y se complementa con la existencia de la zona
periférica en la cual se ubican las formas expresivas y exclamativas, las cuales constituyen
también parte de los códigos culturales.

La relación entre ambas situaciones, la social y la cultural, se entiende al considerar al


lenguaje como una actividad social completa, una actividad que lleva en sí la relación
dialéctica entre el regulador, imitador y cohercionador y quien se somete o infringe las
normas controladoras de cada cultura. En todo sistema cultural, sus prácticas, patrones y
códigos están sujetos a un número corto o amplio de principios que se expresan a través del

12
lenguaje, el cual simultáneamente, ejerce coerción sobre las ideas, las prácticas y los patrones
de cada cultura. Es en esta relación dialéctica como el lenguaje refleja y modela al mundo,
aunque hasta la fecha no haya una noción clara de cómo lo modela y el discernir acerca de
este fenómeno constituye todo un reto filosófico. A pesar de esta limitante conceptual.es
evidente que se da una estrecha relación entre el lenguaje y la expresión del mundo que nos
rodea y de que los hechos lingüísticos revelan, junto con los otros aspectos culturales.

"Los códigos fundamentales de una cultura -los que rigen su lenguaje, sus esquemas
perceptivos, sus cambios, sus técnicas, sus valores, la jerarquía de sus prácticas- fijan de
antemano para cada hombre los órdenes empíricos con los cuales tendrá algo que ver y
dentro de los que se reconocerá". (Foulcault, 1978)

Foucault busca descubrir los códigos fundamentales de una cultura, pero concebida ésta en
su expresión más amplia que se constituye en la representación de la suma de culturas
particulares del mundo occidental. En su búsqueda de lo característico de cada etapa cultural,
el autor indica uno de los rasgos propios de la cultura: su carácter dinámico y cambiante, la
posibilidad de transformación de sus códigos. Pero, deberá entenderse este carácter dinámico
en temporalidades muy amplias, a través de las cuales se producen transformaciones
completas, que apenas son perceptibles en los límites generacionales, aunque en ciertos
momentos cruciales del desarrollo histórico, los cambios son bruscos de una generación a la
otra.

Son esos códigos los que permitirán que los hombres se reconozcan y se identifiquen, sea a
través de su saber, a través de su experiencia; pero principalmente será a través de las formas
de representación de ese saber y de esa experiencia.

De la obra de Foucault deberemos entresacar la importancia que reviste la relación que se le


dé al lenguaje frente a las cosas y que será. Precisamente esa relación la que determinará los
códigos de la cultura y de la sociedad correspondiente en una etapa dada.

13
2.2.1. El problema del significado

El problema del significado es, pues, el problema de la realidad y de la conexión entre las
palabras y las cosas o entre el lenguaje y el mundo. Los filósofos, ya desde los tiempos
griegos, han andado a la gresca con este tipo de asuntos. Y, muy en general, pueden
distinguirse dos posturas al respecto: naturalismo y convencionalismo. El naturalismo afirma
la conexión íntima y necesaria entre lenguaje y realidad. El lenguaje opera por mimesis de la
realidad, de la que ofrece un reflejo fiel. El convencionalismo niega esa conexión directa.
Los nombres nombran en virtud de la convención social. No hay lengua "verdadera". Es una
postura filosófica crítica y negativa. Niega pues la capacidad del lenguaje de ofrecer un
reflejo fiel de la realidad.

2.2.2. Ludwig Wittgenstein

Su primera obra, Tractatus Logicus-Philosophicus, tuvo unas repercusiones inmensas.


Aunque la mayor parte del Tractatus habla de lógica y lenguaje (de la proposición), los
párrafos iniciales tratan del mundo y de la visión metafísica del mundo. Mundo, totalidad de
los hechos y lenguaje, totalidad de las proposiciones comparten una misma estructura lógica
común y Wittgenstein relaciona realidad, lógica y lenguaje mediante tres conceptos
fundamentales: hecho atómico, figura lógica y proposición.

Paralelamente, el lenguaje opone, a las cosas del mundo, nombres; a los hechos atómicos,
proposiciones simples y a los hechos complejos, proposiciones compuestas. El lenguaje tiene
la propiedad de representar, como en un espejo, la realidad del mundo; el lenguaje es imagen
del mundo porque tiene capacidad pictórica, o capacidad de representación o configuración;
cuando por medio de proposiciones describe hechos, sus elementos «reproducen» y
«representan» la misma relación que establecen los objetos en los hechos atómicos. Lo que
hace posible este isomorfismo entre lenguaje y realidad es la participación en una misma
figura lógica, o estructura común.

14
2.2.3. Hermenéutica

Martin Heidegger. Sus propuestas más extremas tienen por objeto la naturaleza del lenguaje
y de nuestra relación con él. Una de las perspectivas de su reflexión parte de Hölderlin (el
maravilloso poeta romántico alemán) del que toma la idea de que «el lenguaje es la casa del
ser»: “el lenguaje” es la condición irrevocable de todo lo humano. Los hombres dicen
Hölderlin, somos un diálogo, y el lenguaje es nuestra morada. Pero lo es en la condición de
que escuchemos lo que el lenguaje nos dice». Y más adelante: “El lenguaje es un don
destinado a determinar todo lo humano: la conducta y el trabajo, el conocimiento y la
existencia social, la orientación del pensamiento”.

La capacidad del hombre de experimentarse a sí mismo y al mundo, y la posibilidad misma


de la conciencia, están sustentadas en el uso del lenguaje. Sin lenguaje no hay pensamiento.
Nosotros los humanos nacemos y nos desarrollamos en comunidades que se asientan y se
cohesionan en la posesión de un lenguaje común. Aunque decir posesión no es exacto: en
tanto que el lenguaje es previo a la formación de la conciencia del hombre, no es el hombre
el que dispone del lenguaje, sino el lenguaje el que dispone del hombre. Esto es lo que la
expresión «el lenguaje habla» («Die Sprache spricht») afirma: ‘’el lenguaje tiene una
sustancialidad propia que se sirve de nosotros sin que nosotros podamos nunca servirnos
completamente de él. Solamente los poetas acceden a la experiencia originaria del lenguaje.
Pero no cualquier poeta, solamente aquellos que son capaces de adentrarse en los límites de
la experiencia común del sentido.’’

15
Conclusiones

El lenguaje es reflejo de lo que somos, solo se puede entender al hombre si se entiende


primero su lenguaje; en la búsqueda del origen del lenguaje tratamos de hallar nuestro origen
lo que en un principio generó la capacidad de expresar cosas por definición inexpresables
para otros animales; que un mucho tiempo se convirtió en lo que es hoy en día; pero no se
trata de encontrar lo que nos diferencia de los otros animales mas que lo que nos define como
tales, el acto comunicativo se encuentra en todas las especies conocidas, nace de la
convivencia con otro; pero la forma en la que nosotros lo hacemos es especial porque además
de poder comunicarnos instintivamente lo hacemos por el deseo de: es decir la voluntad y
esto implica ya aspectos de nuestro propio ser hombres como la libertad; si bien estamos
atrapados en el lenguaje, este nos permite a su vez ser libres de palabra.

El lenguaje no es el objeto inasible que no vaya a cambiar, este es la forma concisa de un


tiempo que se repliega y expresa. El propio hombre desde el cambio de sus mutaciones de
simio a hombre de homo a sapiens, da de sí el origen de lo que en la naturaleza le hiera dado,
cambio a cambio su calidad le vio en una situación nueva, y generosa el de ser el más hábil
y apto de todos sus congéneres animales. Y es ahí donde nos ubicamos en lo animal visto
desde otro animal, uno más sagas, pero en vez más puesto a ser consiente de sí. Esta
conciencia es la posición de su conciencia expresándose dando a dar, siendo el flujo total de
sus motivos enarbolando en el lenguaje la interacción de su personalidad y el nacimiento de
sus virtudes. Los animales expresan cooperación y el manejo de información que los pone en
relación de una estructura cognitivas (aunque limitadas) la expresión de acontecimientos
imaginarios, o la posibilidad de articulación de las posibilidades fonológicas en las aves. Es
así que la posición de entender a la naturaleza se nos hace más compleja y sujeta a mayor
investigación.

16
Bibliografía
Benitez, A. (2007). La lateralizacion cerebral y el origen del lenguaje. ELUA, 21 - 41.
Benviste, E. (1952). Comunicacion Animal y lenguaje Humano: probelmas de la linguistica
general.
Conesa, F., & Nublola, J. (1999). Filosofia del lenguaje. Barcelona: Herder.
Fernandez, P. (1996). Modelos sobre la adquisición del lenguaje. Didáctica, 105 - 116.
Foulcault, M. (1978). Las palabras y las cosas. Mexico: Siglo XXI.
Harari, Y. (2014). Sapiens. De animales a dioses: una breve historia de la Humanidad.
Barcelona: Debate.
Hawhee, D. (2017). Rhetoric in Tooth and Claw. Chicago: The University of Chicago
Press,.
M. Jose, J. (7 de Diciembe de 2015). The Difference Between Animal and Human
Communication. Obtenido de owlcation: https://owlcation.com/stem/The-
difference-between-animal-and-human-communication
Maturana, H. (1989). Lenguaje y realidad: el origen de lo humano. Archivo Biologico, 77 -
81.
Merleau-Ponty, M. (1973). The Visible and the Invisible (Notas de Trabajo). Northwestern
University Press.
Nubiola, J. (1998). Filosofia del Lenguaje. Barcelona: Herder.

17