Está en la página 1de 30

Experiencias de lectura yescritura

Por alumnos de 2do 2da


Escuela Jorge LuisBorges, 2019.
Coordinadora: Prof. RominaBenavides
Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 2
Por alumnos de 2do 2da
Escuela Jorge LuisBorges, 2019.

Coordinadora: Prof. RominaBenavides

3
Aventuras en el mar de nuestras pesadillas
Colección: Algo está pasando
Dirección de colección: Brenda Sánchez
Prólogo, selección y coordinación de libro: Romina
Benavides
Edición: Romina Benavides y Brenda Sánchez
Los libros de Pérez, Mendoza, 2019
Autores:
brensanchez@gmx.com
Agüero, Ariadna Carolina López, Miguel Ángel

Arancibia Zúñiga, Héctor I. Maimone, Fabrizio A.


Benenati Longo, Gastón E. Malla, Alexander N.
Calderón López, Ayrton E. Moreno Díaz, David J.
Carasa Cruz, Lautaro A. Ojeda, Agustina Daiana
Ferretto, Mariano Nicolás
Ramírez, Juan Darío
Ferruzola, Juana Agostina
Romagnoli, Máximo I.
Flores, Edith Sheila
Roque Rojas, Thommás
Franco, Baltasar Danilo
Salas, Carlos Fabián
Godoy, Marilyn Ailén
Gómez, Ailén Luciana Tapia Arsavia, Sara

Greco, Tobías Valentín Vargas, Lucas Germán


Letelier, Martina Abril Vargas, Solange Abril

4
Este libro tuvo como disparador las actividades Muchos confesaron haber experimentado
propuestas en Algo está pasando1, una diversos sentimientos como tristeza,
publicación de Ediciones Culturales con desesperación, nostalgia, incertidumbre y “eso
propuestas didácticas sobre literatura infanto lindo que sentís cuando lográs reconectarte y
juvenil mendocina. Allí, junto con otros docentes entenderte con tu familia”. Sin lugar a dudas, el
de nivel inicial, primario y secundario objetivo del goce estético, propio de la literatura,
propusimos diferentes abordajes didácticos sobre fue alcanzado.
textos de autores mendocinos, entre ellos, El protagonista de esta novela tiene una fobia
Fernando Carpena, Fernando Toledo, Fabián muy particular: tiene terror de dormirse de día.
Sevilla e Ika Fonseca. Lo más inquietante es que él no sabe el origen
Mi trabajo, incluido en dicha publicación, de ese miedo. Es por ello que su aventura por
consistió en una secuencia didáctica para El mar descubrirlo se desarrollará en su subconsciente.
de los sueños equivocados de Fernando Toledo, Allí conocerá a dos nuevos amigos y pasará por
que trabajamos este año, durante el primer varios escenarios distintos: un shopping , el Mar
cuatrimestre, con los alumnos de segundo Enupnión y la orilla, que es el sitio que te
segunda de la escuela Jorge Luis Borges2. Durante permite volver a tu rutina diaria, fuera del
dos meses leímos y analizamos el texto desde mundo de los sueños.
varias perspectivas. El Enupnión es, justamente, el mar de los sueños
Los alumnos fueron capaces de crear y recrear equivocados, donde desembocan todos nuestros
hipótesis de pre lectura. Lograron descubrir que miedos y que, para ser capaces de superarlos,
se trataba de una novela de aventuras. debemos enfrentarlo con lo mejor de nosotros.
Participaron en lecturas grupales, así pudieron Tomando todas las herramientas que ofrece la
apreciar la novela de manera conjunta. El cien lectura de esta novela, se trabajó la comprensión
por ciento de ellos manifestó que les agradó lectora, pero sobre todo la producción escrita.
mucho la haberla leído.

Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 5


Las actividades de producción fueron pensadas para Además, este libro ofrece a sus autores la posibilidad
que ellos se divirtieran y disfrutaran aprendiendo. La de pensarse más allá de la figura del
primera actividad consistió en que ellos dibujaran su lector, para reconocerse como autores de su propia
mar de miedos, que allí plasmaran y comentaran sus historia para compartir, para desahogarse y para así,
pesadillas. Hubo mucha resistencia al principio, pero con la charla, con la complicidad y solidaridad de sus
todos lograron hacerlo y con muy buenos resultados. pares, poder definitivamente sanar.
De esta actividad, surgió nuestro libro Aventuras en
el mar de nuestras pesadillas, que da cuenta de las
Prof. Romina Benavides
experiencias de los chicos como productores de arte,
desde las imágenes y las palabras. Los alumnos se
involucraron vivencialmente y fueron capaces de
-----------------------
poner en papel sus miedos, generados por los
propios lazos afectivos, y, a su vez, fueron capaces de
transmitirlos. Notas
En sus relatos se observa el suspenso, el terror, el
amor, la nostalgia y la tristeza. Muchas de las fobias 1Algoestá pasando 1 (Nivel Inicial); 2 (Nivel Primario) y 3 (Nivel
que manifestaron los alumnos se repetían entre Secundario) son libros de secuencias didácticas de literatura
ellas. Es por ello que el libro está dividido de acuerdo mendocina para niños y jóvenes, coordinados por Brenda
Sánchez y publicados por Ediciones Culturales, Gobierno de
a lo que ellos expusieron. Mendoza, 2019.
Este libro evidencia que la literatura para niños y
2Contamos con la colaboración directa de Alejandro Frias,
jóvenes que se produce hoy en nuestra provincia les
director de Ediciones Culturales del Gobierno de Mendoza,
“dice cosas” a los chicos. Es decir, es significativa,
quien, luego de una reunión, accedió a otorgarnos un
vehiculiza afectos y experiencias que les permites descuento del 38,3 % en la compra de libros para los chicos; así
reconocerse en las tensiones y conflictos que también nos donó seis ejemplares para nuestra biblioteca.
presenta.

Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 6


En el mar de mis pesadillas, me encuentro ahogándome. Yo creo que debe ser porque, cuando era apenas un
niño, tuve la mala suerte de caer en una pileta sin saber nadar. Pero ahí estuvo mamá para salvarme a tiempo.
Mamá siempre llega a tiempo…

Pesadilla de B. F.

Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 7


Ocurrió que una vez, soñando, estaba en el medio de un extenso mar. En ese sueño, en ese mar, no podía hacer pie.
No sólo por el hecho de que podía ahogarme: si yo llegaba a pisar el fondo de ese mar, no iba a pisar corales o arena.
Las formas espectrales de cadáveres de antiguos marineros que yacían en el fondo del océano, hicieron que yo no
muriera ahogado, aunque ellos insistían en que así lo hiciera.

Pesadilla de A. M.

Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 8


Me encontraba yo, en una oportunidad, soñando que nadaba en el mar que olía muy mal. Su agua estaba verdosa
y muy sucia. Sentía que ese moho me cubría el cuerpo hasta taparlo por completo. No podía respirar, me estaba
ahogando. Cuando parpadeé, de repente me encontraba dentro de una de las grandes pecera de El Acuario de
Mendoza. Cuando giré mi cabeza vi al famoso tortugón, mascota muy conocida por los mendocinos. El grito
ahogado que pegué allí dentro hizo que me despertara.

Pesadilla de S. V.

Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 9


En mi pesadilla, yo soy el capitán de un barco. Allí me encuentro muy solo. Me da miedo estar solo porque en
esa pesadilla, el mar se pone violento y me lanza a las profundidades del océano. Y nadie está para
salvarme.

Pesadilla de F. M.
Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 10
Estoy profundamente dormido. Soy consciente de que estoy soñando. Estoy sumergido en el mar. Me encuentro de
vacaciones en Mar del Plata. Mis papás pudieron pagarme una excursión por el fondo del océano. La calma se
apodera de mí. Permanezco tranquilo y sin preocupaciones. De repente, algo roza mis pies, me doy vuelta y nada.
Cuando vuelvo a mirar hacia adelante, una bolsa de plástico me envuelve la cabeza. Me asfixio. Logro zafarme. Ahora
toda mi visual, todo mi paraíso marítimo, está podrido en contaminación, lleno de mugre. Suciedad que produce mi
especie y me aplasta. Ya no hay peces, ni ballenas a quienes admirar. La Mugre hizo que muchos dejaran de existir.
El tiempo se acaba. La mayoría todavía no logra “despertarse”.
Pesadilla de I. A.
Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 11
Me encantan las películas y las novelas. Mucho más las que tratan de barcos y accidentes en el mar. Una noche, eso
me jugó en contra, ya que soñé que yo era una de los tripulantes de un barco que se quedó solo en el océano. El
mar estaba agitado y nos arrastró hacia la nada. La gente moría y yo me quedaba sola. Fue horrible.

Pesadilla de A. L.

Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 12


Terror les tengo a las arañas. En la escuela nos han enseñado lo peligrosas que son. Que te podés morir si una de ellas
te pica. Llego re cansado de la escuela y me quedo dormido viendo videos en youtube. Mi cama ya no es una cama.
Estoy navegando en un barco. El mar me lleva cada vez más cerca de la orilla, donde una araña gigante me espera
para darme la bienvenida.

Pesadilla de T. G.

Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 13


Resulta que en la casa de mi amiga tienen una tarántula como mascota. Desde esa vez que ese bicho se apareció en
el momento que yo me despertaba ocasionó en mí un trauma inolvidable. En mis sueños puedo ver a esa gran
tarántula emerger del mar y devorar todo a su paso. Pero yo me encuentro a salvo, ya que permanezco muy
tranquila e inadvertida en mi pequeño barco, donde viajo para vivir maravillosas aventuras que sólo son posibles en
mis sueños.

Pesadilla de M. G.

Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 14


Si hay persona importante para mí en este mundo, es mi abuela. Ella es mi gran compañera y confidente. A ella
puedo contarle cualquier cosa y siempre me regala las palabras justas que yo en ese momento más necesito. Un
día soñé que estábamos en mi mar de miedos. Las dos nos dábamos un lindo y cálido abrazo. Pero algo terrible
pasó. Mis brazos comenzaron a tomar forma de serpientes. Ya mis brazos no la abrazaban. Eran dos grandes
serpientes que la ahogaban y se la llevaban lejos de mí. Desperté llorando. En ese mismo instante sonó mi celular,
era ella. Me dijo que sintió que algo me pasaba y que por eso me llamó.
Pesadilla de E. F.
Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 15
Estábamos todos metidos en la pileta de mi primo. Mientras ellos jugaban a encontrar tesoros en el fondo de la
piscina, yo aprovechaba a tomar sol sobre un inflable que pretendía ser una gran orca. De pronto, las risas y los
chapoteos se terminan. Mis primos ya no están. Me siento. De pronto un cosquilleo en mis pies me llama
pavorosamente la atención. Un par de antenitas se asoman, comienzan a moverse y avanzan hacia mí. Comienzo a
dar patadas y puñetazos. Cuando bajo mi mano para acariciar el agua, no es agua lo que toco. Millones de
cucarachas cubren mi brazo. Se suben encima de mí. Me inmovilizan. Hasta han logrado meterse en mi garganta.
No puedo gritar.
Pesadilla de L. C..
Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 16
Cuando creo haber despertado, me levanto de la cama. Me rasco la cabeza. Doy miles de bostezos. ¡Qué fiaca, por
Dios! Apoyo mi pie derecho en el piso. Me parece haber visto algo que pasaba rápidamente. Veo y nada. Todavía no
he logrado despertarme del todo. Sigo caminando y mis pies pisan algo marrón y relleno de una crema blanca; sí,
una cucaracha. ¡Qué asco! Comienzo a limpiarme. Cuando levanto mi mirada, veo ante mí una gran ola de
cucarachas dispuesta a aplastarme como yo hice con una de ellas. De pronto un timbreo insistente me sacude. Hoy
llegaré tarde a la escuela.
Pesadilla de A. G.

Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 17


En el mar de mis sueños equivocados soy víctima del ataque de millones de arañas de distintos tamaños. En
cierto momento caigo en él y esos arácnidos me arrastran hasta lo más profundo del océano.

Pesadilla de M. R.

Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 18


Tuve un sueño espantoso. En él yo podía ver, sentada en la orilla del mar, a una rata comiéndose mi dedo gordo del
pie. Ella estaba muy tranquila almorzando una parte de mi cuerpo. Al despertar, muy asustado, la pesadilla no
había terminado, ya que pude darme cuenta de que el roedor de mis sueños estaba al lado mío observándome
mientras dormía.

Pesadilla de M. I.

Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 19


En mis sueños estoy sobre un alto edificio, como de cien metros de altura. Se me revuelve el estómago cada vez
que miro hacia abajo y me dan ganas de vomitar. Allí arriba, comienza a soplar un viento muy fuerte. No tengo de
con qué agarrarme y finalmente logra hacerme caer a un vacío sin fin, donde además no puedo respirar porque un
remolino de agua me absorbe y me cubre el agua del océano. El latido acelerado de mi corazón hace que yo me
despierte.
Pesadilla de C. S; A. A; E.C.; A. F. yJ.M...
Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 20
Puede resultar extraño, pero siempre he preferido estar con mi propia compañía. Siento que es mejor eso (a lo que
todos llaman “soledad”) que estar con alguien; que muchas veces los que creen que aportan en mi vida verdadera
compañía, pero en realidad no lo hacen. En mi mar de miedos, me encuentro en una isla y el pánico empieza
cuando en el horizonte aparece alguien allí. Quiero estar solo, no es tan difícil de entender. Creo…

Pesadilla de J. R.

Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 21


Durante mis vacaciones en la playa, una de mis actividades favoritas era escalar riscos. Podía pasarme todo el día
trepando grandes piedras. Estoy en la cima de una de ellas. La brisa que me susurra. El mar acaricia mi rostro. De
pronto, nada es igual, ya no estoy en la cima de la roca. El miedo hace que yo me tape los ojos. La brisa que antes
me acariciaba, me traiciona por la espalda y me empuja. Destapo mis ojos y voy rodando por unas escaleras
interminables. Siento cómo todos mis huesos se rompen uno a uno. Siento los golpes en mi pierna. Cuando me
despierto, noto que mi hermanito estaba golpeándola con su palita de playa para que yo me levantara a ayudarle a
construir castillos de arena. Obviamente que sin escaleras. Pesadilla de G.B...
Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 22
Mi miedo se remonta a cuando era tan solo una niña. En esa oportunidad, fui castigada y me dejaron encerrada.
Después de llorar mucho por temor a la oscuridad, me quedé finalmente dormida. En ese sueño no paraba de
caer por una especie de abismo y mi corazón más se aceleraba. De pronto me encuentro nadando contra
corriente. Mi deseo de sobrevivir pudo más que mi miedo a morir ahogada o en la oscuridad.
Pesadilla de S. T.

Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 23


En el mar de mis sueños equivocados voy viajando en mi barco. Disfruto de la brisa del mar y de la tranquilidad que
me ofrece el paisaje. Un cielo azul y sin nubes. De pronto aparece ante mí una gran roca que me toma por sorpresa.
Antes no la había visto. Es muy tarde para realizar alguna maniobra. Mi barco choca y el miedo a morir me invade.

Pesadilla de M. F.

Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 24


Una de mis más temibles pesadillas se hizo realidad. Allí el amor de mi vida moría. Hace un tiempo atrás, ella
apareció muerta en su casa y nunca se supo por qué. Yo, ahora en mi mar de sueños, suelo ir a visitarla. Camino
por encima de él. Ahí las aguas no me hunden. Nos encontramos ahí porque a ella le encantaba el mar.

Pesadilla de T. R.

Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 25


No le tengo miedo a nada. Pero si me dispongo a nadar en el mar de mis miedos, es posible que uno de ellos
pueda encontrar. Se trata de que me estoy soñando y sobre el mar va flotando un cajón de muertos. Allí se
encuentran mis seres queridos. El solo hecho de recordarlo me provoca mucho sufrimiento.
Pesadilla de I. V.

Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 26


Mi miedo se presenta en uno de mis sueños en donde por un corto momento soy muy feliz junto a mis seres
queridos. Todo está en orden y es perfecto, como lo habíamos planeado. Hasta que llega la Muerte y me los
arrebata. Tengo miedo porque sin ellos ya no sé qué hacer. Su ausencia significa que debo reorganizar mis
proyectos, que no los incluyen más a ellos.

Pesadilla de A. O.
Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 27
Este libro se escribió, editó, corrigió, diseñó e imprimió gracias al trabajo
desinteresado de personas que creen que la educación debe ser pública, laica y
gratuita, porque es un derecho de todos, y que la cultura es el camino hacia una
sociedad más libre y justa.

Mendoza, julio de 2019

25
Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 2
Aventuras en el mar de nuestras pesadillas da cuenta de las experiencias de los chicos como lectores
literarios y productores de arte. A partir de la lectura de una novela juvenil mendocina, los chicos de 2do 2da
de la escuela Jorge Luis Borges, coordinados por la profesora Romina Benavides, crearon sus propios mares
de miedos.
Los alumnos se involucraron vivencialmente y fueron capaces de poner en papel sus miedos, generados por los propios
lazos afectivos, y, a su vez, fueron capaces de transmitirlos.
En estas imágenes y relatos se observa el suspenso, el terror, el amor, la nostalgia y la tristeza. Aparecen
insistentemente temores relacionados con su edad y con sus vivencias sociales y personales. Este libro nos
ofrece a los adultos la posibilidad de asomarnos al complejo mundo adolescente en sus tensiones y conflictos.

Benavides, Romina Liliana


Aventuras en el mar de nuestras pesadillas : experiencias de lectura y escritura /
Romina Liliana Benavides ; coordinación general de Brenda Sánchez. - 1a ed . - Godoy
Cruz : Los Libros de Pérez, 2019.
28 p. ; 21 x 30 cm. - (Algo está pasando / Sánchez, Brenda; 2)

ISBN 978-987-47335-0-4

1. Antología Literaria. 2. Literatura Argentina. I. Sánchez, Brenda, coord. II. Título.


CDD A860

Aventuras en el mar de nuestras pesadillas 2