Está en la página 1de 8

¿COMO SE ADAPTAN LAS PLANTAS?

Las plantas como otros seres vivos, también han


desarrollado mecanismos de adaptación.
Pero, más allá de esos mecanismos de adaptación, las
características de los seres vivos están
estrechamente ligadas al ambiente en el que
habitan. Es decir, todos los seres vivos han
experimentado y experimentan procesos evolutivos
que les permiten vivir en el medio ambiente.
Las plantas no pueden moverse, ni esconderse como los animales, ni adecuar su
comportamiento a condiciones cambiantes tan rápidamente como los animales.
Las plantas deben soportar heladas, vientos, soles abrasadores, suelos envenenados
o condiciones de asfixia. Por eso las plantas reflejan muy bien en su aspecto
las características del lugar en que viven. Cada una de sus estructuras
corporales está conformada de modo que sea capaz de resistir las inclemencias,
cambio y difíciles condiciones del entorno.
 Las plantas de lugares muy secos se retraen y se cubren de
capas protectoras.
 Las plantas que viven en lugares húmedos se desparraman y se
abren.
 Las plantas de lugares fríos se redondean y se espesan.
 Las plantas de lugares cálidos se adelgazan y se aclaran.
 Las plantas de sitios ventosos se aferran al suelo y lo recubren
como un manto.
 Las plantas de sitios muy iluminados se cubren de pelos
blancos para reflejar la luz.
 Las de sitios oscuros enrojecen, ya que los pigmentos rojos son
capaces de captar la luz débil, o desarrollan lentes que la
concentran.
 Las plantas de los lugares muy pobres en nutrientes se hacen
carnívoras.
 Las de lugares con poco oxígeno se ahuecan y desarrollan
tubos respiratorios.
Adaptación de los vegetales del desierto
El clima del desierto impone a los vegetales la adaptación a condiciones de suelos
de gran sequedad, y a los factores climáticos caracterizados por altas temperaturas
durante el día y bajas durante la
noche. La escasez de lluvias
durante el año y los bruscos
cambios de temperatura durante
el día y la noche., son un factor
limitante para que la vida vegetal
se desarrolle en plenitud; aun así
algunos organismos pueden
sobrevivir bajo estas condiciones.
Los vegetales de zonas desérticas
tienen raíces extensas y superficiales para absorber el agua,
que acumulan en tallos gruesos con forma cilíndrica o esférica,
y están poco ramificados de manera que sea mínima la superficie del vegetal
expuesta a la deshidratación. Deshidratación es la pérdida de agua por parte de un
ser vivo.
Un ejemplo característico de este tipo de vegetal es el cactus, planta perenne que
tiene tallos carnosos redondos o aplanados y una superficie áspera; es capaz de
almacenar grandes cantidades de agua en su tallo, el cual se adelgaza durante
períodos de sequía, y cuando caen lluvias ocasionales se vuelve a ensanchar debido
a la incorporación del agua que almacenará por otro periodo.
La mayoría de las especies tienen espinas cortas y rígidas; algunas son, sin duda,
hojas modificadas y otras, transformaciones de los pelos con el fin de evitar la
transpiración y con ello la pérdida de agua. En este tipo de vegetales, es el tallo el
que realiza directamente el proceso de elaboración del alimento de la planta
llamado fotosíntesis. Los cactus requieren fundamentalmente un suelo arenoso,
relativa cantidad de agua y abundante y cálida luz solar. VIDEO
¿Cómo defienden los cactus el agua almacenada?
Las espinas también le sirven para defenderse de los animales del desierto que
intentan tomar su agua para sobrevivir.
Otros vegetales modifican sus hojas recubriéndose de una capa gruesa que les
impide la desecación, y otros pueden almacenar agua en sus hojas que también se
recubren de espinas para evitar ser consumidas por
animales sedientos. En períodos de sequía algunos
vegetales pierden su parte aérea y sólo quedan los
tallos subterráneos, que son capaces de almacenar
agua y alimentos.
Las plantas que no poseen estas modificaciones
mueren, pero sus semillas permanecen en el suelo
protegidas por cubiertas duras. Estas semillas
pueden permanecer por mucho tiempo y cuando vuelve a llover, dan origen a otros
vegetales que originan un fenómeno conocido con el nombre de desierto
florido, fenómeno que se puede observar en los
desiertos.
Adaptación de las plantas a zonas lluviosas.
En las regiones lluviosas del sur de Chile las bajas
temperaturas y la humedad se mantienen constantes
durante todo el año. Los vegetales que habitan en estas
regiones no modifican en gran medida su estructura típica
conformada por raíz, tallo y hojas. Las condiciones
climáticas caracterizadas por abundantes lluvias durante
la mayor parte del año, permiten el desarrollo de extensos
bosques donde abundan vegetales de mucha importancia
económica para el país, como los eucaliptus, los pinos, etc.
La abundancia de vegetales contribuye en gran medida con la humedad del aire,
debido al alto porcentaje de agua que evaporan; algunos científicos lo expresan
diciendo: “los vegetales actúan como tiradores de agua al ambiente”.
¿Qué vegetales captan mejor la luz en un bosque?
Los árboles más altos captan con mayor facilidad la luz, pero en las zonas
intermedias e inferiores del bosque, la luz disminuye cada vez más; por esta razón
en las zonas bajas de un bosque se desarrolla muy poca vegetación herbácea
(hierbas, pastos). En el suelo de un bosque encontramos musgos y hongos
adheridos a los troncos; éstos son vegetales que crecen favorecidos por la falta de
luminosidad y por el aumento de la humedad.
Adaptación de las plantas a zonas muy frías.
Las plantas de zonas frías, como las altas montañas,
suelen también tener formas redondeadas, en este
caso de cojín compuesto por muchos tallos muy
apretados para poder conseguir un microambiente
interior de calor y resguardarse del viento. Además,
con esta forma se consigue retener también la
humedad y los nutrientes (ya que estas plantas
suelen vivir en sitios rocosos y muy azotados por el
viento).
Otras plantas de lugares fríos están recubiertas por una densa maraña de pelos
lanosos, o son de colores oscuros para absorber calor y derretir la nieve. Algunas
matas gigantescas retienen las hojas muertas para que formen una capa protectora
y otras cierran sus hojas durante la noche, como grandes coles, para retener el
calor.
El pino, que es una conífera, necesita tener:
- Una raíz bastante larga con un profundo eje o raíz
principal con abundantes ramificaciones
secundarias para poder sostener a la planta y así
absorber el agua. Otra adaptación es la corteza del
tallo y de las ramas, que son resinosas. La resina es
una sustancia ambarina, espesa y pegajosa que actúa
como aislante térmico impidiendo el congelamiento
del agua que circula dentro del tronco.
- Las hojas son de forma de aguja que surgen de
cortas ramas en grupos de 3 o de 5. Son muy verdes, ya que poseen gran cantidad
de clorofila como adaptación a la disminución de la intensidad luminosa en las
latitudes en que crecen estos pinos y son hojas perennes, que se renuevan
periódicamente.
PLANTAS QUE VIVEN PRÓXIMAS AL MAR
Las plantas que viven en lugares cercanos al mar, el agua que absorben por las
raíces es agua salada. La abundancia de sal es tóxica para los organismos vivos,
por lo que estas plantas se han adaptado para solucionar este problema.
• Un ejemplo es el Limoniastrum, la cual excreta la sal a través de sus hojas
mediante las glándulas de sal (forman puntos blancos en la superficie de las hojas).
PLANTAS ADAPTADAS AL CLIMA FRÍO
Las plantas que viven en climas fríos donde nieva abundantemente en invierno
están adaptadas para soportar estas condiciones.
• Un ejemplo son las coníferas (abetos, cipreses…), normalmente tienen forma
de pirámide para que la nieve resbale, además tienen las hojas muy pequeñas
y casino contienen agua para que no se congelen debido al frío y este no rompa las
hojas (suelen tener forma de aguja). Otra de sus adaptaciones a este tipo de clima
es tener las ramas muy flexibles para evitar roturas debidas al peso de la nieve.

• Otras plantas como el Edelweiss (típica de los Pirineos), tienen los pétalos
cubiertos de pelos y de esa manera se protegen del frío.

PLANTAS TROPICALES
Las altas temperaturas y la gran humedad de las zonas tropicales en torno a la línea
del Ecuador, propicia unos bosques muy frondosos, con varios estratos de
vegetación y mucha diversidad de especies. En el interior del bosque la luz es
escasa, por lo que la mayoría de plantas tropicales compiten por conseguir luz.
Las plantas presentan:
• Hojas grandes para tener una máxima superficie para realizar la
fotosíntesis y así alimentarse.
• Muchas plantas trepan sobre otras en busca de la luz (por ejemplo
lianas).

• Otras desarrollan una gran altura del tronco.


• Plantas epífitas (son plantas que viven encima de otras plantas pero
no son parásitas, solo las utilizan como soporte). Ej. Orquídeas.
• Hojas con perforaciones para permitir el paso de la luz a

hojas mas bajas y para que no se acumule agua


encima y rompa la hoja.
• Raíces aéreas (no son raíces verdaderas por ejemplo:
Velamen Radicum. Su raíz funciona como una esponja absorbiendo
humedad ambiental).
• Colores diferentes al verde en las hojas para absorber otras
longitudes de onda lumínica.

Las lianas y los epífitos. Las lianas son plantas enraizadas en el suelo pero que
poseen tallos flexibles de rápido crecimiento, que utilizan otras plantas leñosas
como soporte. Los epífitos, en cambio, nunca tienen contacto con el suelo y forman
su propio ecosistema sobre las ramas de los árboles, las cuales usan únicamente
como soporte.
Plantas carnívoras. La mayoría de los vegetales toman dióxido de carbono del
aire, y absorben agua y minerales del suelo para elaborar su alimento. Hay otra
clase de vegetales que además utilizan sus hojas para cazar insectos y otros
pequeños animales; éste es el caso de las llamadas plantas carnívoras. Estas plantas
habitan en turberas o lagos de alta montaña dónde la materia orgánica no se
descompone, por lo que son medios pobres en nitrógeno. Toman este elemento y
muchos otros de los insectos que capturan.

-Dionaea muscípula o Atrapamoscas Tiene las hojas divididas en dos piezas


que se cierran al introducirse un insecto. El margen de estas hojas está recubierto
de unos “dientes” que encajan unos con otros como si fuera una mandíbula. Para
que la trampa se active el animal tiene que tocar dos pelos disparadores o dos veces
el mismo pelo y esto es para evitar falsas alarmas.VIDEO

-Drosera capensis presenta la parte superior de las hojascubierta por una capa
de tentáculos de color rosado y recubiertas de un fluido que reluce al sol. VIDEO
-Nepenthes son epífitas y sus hojas terminan en una estructura en forma de jarra
y con paredes internas resbaladizas. Atrae a los insectos por la coloración del
contorno de la jarra y una vez dentro se ahogan en el agua acumulada en el
interior.VIDEO / VIDEO 2

PLANTAS DE CLIMA MEDITERRÁNEO


Una característica típica del clima mediterráneo es la sequía estival (coincide la
época más seca con la que más calor hace). Eso hace que esa zona se comporte en
verano como un “desierto”. El objetivo de las especies que soportan este tipo de
clima es evitar al máximo la pérdida de agua y mantenerse con un mínimo coste
energético. Las plantas se han adaptado perfectamente a estas condiciones.
• Reducir al máximo su actividad y permanecer durante la época
adversa en diferentes formas de latencia, como bulbos.
• Otras, como las plantas anuales que han florecido y fructificado
durante la primavera, pasan el verano en forma de semillas que
germinan con las primeras lluvias de otoño o de primavera del año
siguiente.
• Reducción de las hojas para evitar una excesiva transpiración y la
consecuente pérdida de agua. La mayoría tienen hojas pequenas. Ej
romero.
• Presentan pelos blancos en el envés de las hojas para proteger los
estomas y evitar la pérdida de agua.
• Hojas cubiertas de ceras formando la cutícula para impermeabilizar
las hojas y evitar al máximo la pérdida de agua.
• Algunas tienen pelos glandulares que contienen dentro aceites
esenciales que repelen a los insectos y demás herbívoros.

Otros ejemplos de adaptaciones


Cojinetes espinosos: La forma de cojinete esférico que han adoptado estas plantas
les permite mantener una temperatura y microclima interior más fresco del que
han de resistir sus partes más expuestas al sol. También suelen reducir las hojas y
en ocasiones presentan espinas como defensa frente a los herbívoros.
PLANTAS ACUÁTICAS
Las plantas acuáticas están especialmente adaptadas para vivir en charcas,
arroyos, lagos, ríos. De modo general, se habla de plantas acuáticas, pero entre
ellas puede haber plantas sumergidas o flotantes, enraizadas o no en el fondo, con
hojas sumergidas y emergidas de aspecto y forma distintos, y otras que sólo
mantienen sumergidas las raíces. La mayoría de plantas acuáticas tienen en común
su estructura herbácea. Las que se encuentran sumergidas o son flotantes apenas
desarrollan raíces ni cutícula en las superficies en contacto con el agua, para poder
tomar de ella directamente los gases y los minerales que necesitan para vivir. Sus
raíces las desarrollan en lugares encharcados y mantienen los demás órganos
separados del agua, suelen tener tallos huecos, para poder transportar el aire hasta
las raíces.
Entre las adaptaciones encontramos:
- Algunas apenas desarrollan raíces ni cutícula, ya que
toman directamente del agua los gases y los minerales que necesitan
para vivir.
- No tiene tejidos mecánicos sino que suelen presentar formas que les
permiten flotar. Ej. Jacinto de agua.
- Las que desarrollan sus raíces en lugares encharcados y mantienen
los demás órganos separados del agua. Por ejemplo, los Nenúfares,
suelen tener tallos huecos, para poder transportar el aire hasta las
raíces.