Está en la página 1de 5

Aparato digestivo

Origen y desarrollo embrionario


Un embrión muy joven es plano y con forma de tortita. Sin embargo, pronto se pliega
para formar un cuerpo cilíndrico, y su cavidad interna se convierte en la cavidad del
tubo digestivo. A la quinta semana de desarrollo, el tubo digestivo es una estructura
tubular continua que se extiende desde la boca hasta el ano. Poco después, las
glándulas digestivas (las glándulas salivares, el hígado y el páncreas) brotan hacia
afuera de la mucosa del tubo digestivo. Estas glándulas retienen sus conexiones
(conductos) y pueden vaciar fácilmente sus secreciones en el tubo digestivo para
promover sus funciones digestivas. El estómago de un recién nacido es muy
pequeño, así que la alimentación debe ser frecuente (entre cada tres y cuatro
horas). La peristalsis es bastante ineficaz en este momento, y los vómitos no son
del todo inusuales. El nacimiento de los dientes comienza en torno a los seis meses
y continúa hasta más o menos los dos años. En este intervalo, el bebé evoluciona
a alimentos cada vez más sólidos y suele consumir una dieta de adulto en la primera
infancia.

Componentes estructurales que lo integran


Boca
Los alimentos entran en el tracto digestivo a través de la boca (o cavidad oral), una
cavidad cubierta de membrana mucosa. Los labios protegen su abertura anterior,
las mejillas forman sus paredes laterales, el paladar duro forma su techo anterior
y el paladar blando, su techo posterior. La úvula es una proyección carnosa con
forma de dedo del paladar blando, que se extiende por la parte inferior desde el
borde posterior del paladar blando. El espacio exterior entre los labios y las mejillas
y el espacio interior entre los dientes y las encías es el vestíbulo. El área delimitada
por los dientes es la cavidad oral propiamente dicha. La lengua muscular ocupa el
suelo de la boca. La lengua tiene varias uniones óseas; dos de éstas al hueso
hioides y a las apófisis estiloides del cráneo. El frenillo lingual, un pliegue de
membrana mucosa, fija la lengua al suelo de la boca y limita sus movimientos
posteriores.
Faringe
Desde la boca, los alimentos pasan posteriormente a la orofaringe y la
laringofaringe, que son las vías comunes de los alimentos, los líquidos y el aire. La
faringe se subdivide en la nasofaringe, parte de las vías respiratorias; la orofaringe,
posterior a la cavidad oral; y la laringofaringe, que es la continuación del esófago
Esófago
El esófago (o garganta) va desde la faringe a través del diafragma hasta el
estómago. Con unos 25 cm de longitud, es esencialmente un “pasillo” que conduce
los alimentos (mediante la peristalsis) hasta el estómago.
Estómago
El estómago tiene forma de C, y se encuentra en el lado izquierdo de la cavidad
abdominal, casi escondida por el hígado y el diafragma
Intestino delgado
El intestino delgado es el principal órgano digestivo del organismo. A través de su
tortuoso recorrido, el alimento que puede utilizarse se prepara finalmente para su
viaje en las células del cuerpo. El intestino delgado presenta tres subdivisiones: el
duodeno (“longitud de doce dedos de ancho”), el yeyuno (“vacío”) y el íleon
(“intestino enrollado”), que contribuyen al 5%, casi al 40% y casi al 60% de la
longitud del intestino delgado, respectivamente El íleon se une al intestino grueso
en la válvula ileocecal, que une los intestinos grueso y delgado. La digestión química
de los alimentos empieza realmente en el intestino delgado. El intestino delgado es
capaz de procesar sólo una pequeña cantidad de alimento cada vez.
Intestino grueso
El intestino grueso tiene un diámetro mucho mayor que el intestino delgado (de ahí
su nombre, el intestino Grueso), pero tiene una longitud menor. Con unos 1,5 mide
longitud, se extiende desde la válvula ileocecal hasta el ano (Figura 14.8). Sus
funciones principales son el secado del residuo alimentario indigerible mediante la
absorción de agua y la eliminación de estos residuos del cuerpo en forma de heces.
Enmarca el intestino delgado por tres lados y presenta las siguientes subdivisiones:
ciego, apéndice, colon, recto y canal anal.

División anatómica alto y bajo


Los órganos del sistema digestivo pueden dividirse en dos grupos principales: los
que forman el tubo digestivo y los órganos digestivos secundarios
Órganos del tubo digestivo
El tubo digestivo, también denominado tracto gastrointestinal, es un tubo muscular
hueco y enrollado que recorre la cavidad ventral del cuerpo y se abre en ambos
extremos. Sus órganos son la boca, la faringe, el esófago, el estómago, el intestino
delgado y el intestino grueso.
El tubo digestivo se divide en dos ALTO y BAJO
ALTO: La boca hasta la tercera porción del duodeno
BAJO: Desde la tercera porción del duodeno hasta el recto
Características anatómicas y funcionales generales de cada
órgano
ESTÓMAGO. FUNCIONES
• Almacenamiento temporal del alimento
hasta que sea posible enviarlo a zonas
inferiores del tubo digestivo
• Fragmentación mecánica del alimento en
partículas pequeñas
• Mezcla del bolo alimenticio con la
secreción gástrica hasta obtener una masa
semilíquida que se llama quimo
•Digestión química de las proteínas en
polipéptidos por acción de las pepsinas
• Vaciamiento progresivo del quimo con
una velocidad que resulte compatible con la
digestión y la absorción por el intestino
delgado • Secreción del factor intrínseco
que es esencial para la absorción de la vitamina B12 en el íleon
Faringe y esófago. Forman dos vías de comunicación consecutivas.
Intestino delgado. Lugar de continuación de los procesos digestivos, pero de forma
más principal de los procesos de absorción.
Intestino grueso. Zona final de ajuste de los procesos de absorción y órgano de
almacenamiento de los productos no absorbidos.

La pared y cavidad abdominal: componentes y función


Las paredes de los órganos del tubo digestivo que van desde el esófago hasta el
intestino grueso están formadas por las mismas cuatro capas (o túnicas) de tejido
básico
1. La mucosa
Es la capa más interna, una membrana húmeda que cubre la cavidad (o luz) del
órgano. Consta principalmente de un epitelio superficial, además de una pequeña
cantidad de tejido conectivo (lámina propia) y una escasa capa de músculo liso. Más
allá del esófago, que tiene un epitelio escamoso estratificado resistente a la fricción,
el epitelio es en su mayor parte cilíndrico simple.
2. La submucosa
Se encuentra justo debajo de la mucosa. Se trata de una capa de tejido conectivo
suave que contiene vasos sanguíneos, terminaciones nerviosas, ganglios linfáticos
y vasos linfáticos.
3. La capa muscular externa
Es una capa muscular que suele estar formada por una capa circular interna y una
capa longitudinal externa de células de músculo liso.
4. La serosa
Es la capa más externa de la pared. Está formada por una sola capa de células
planas que producen líquido seroso, el peritoneo visceral. El peritoneo visceral es
la continuación del peritoneo parietal, liso y resbaladizo, que cubre la cavidad
abdominopélvica mediante una extensión de la membrana, el mesenterio.

Patología más común que afecta al tubo digestivo


Peritonitis
Cuando se infecta el peritoneo, las membranas peritoneales tienden a pegarse
alrededor de la zona infectada. Esto ayuda a cerrar y localizar muchas infecciones
intraperitoneales (almenos inicialmente), lo que ofrece tiempo para que los
macrófagos del tejido linfático organicen un ataque.
Cálculos biliares
Son depósitos sólidos que se forman dentro de la vesícula biliar. Estos cálculos
pueden ser tan pequeños como un grano de arena o tan grandes como una pelota
de golf.

Medicamentos más usados en afecciones de


Cálculos biliares
Se pueden administrar medicamentos en forma de píldoras para disolver los
cálculos de colesterol. Sin embargo, estos fármacos pueden tardar 2 años o más en
hacer efecto y los cálculos pueden retornar después de que el tratamiento termine.
En raras ocasiones, se introducen químicos dentro de la vesícula biliar a través de
un catéter. El químico disuelve rápidamente los cálculos de colesterol. Este
tratamiento no se utiliza con mucha frecuencia, debido a que es difícil de llevar a
cabo. Los químicos empleados pueden ser tóxicos y los cálculos biliares pueden
reaparecer.
LITOTRICIA
La litotricia por ondas de choque (ESWL, por sus siglas en inglés) de la vesícula
biliar también se ha utilizado para ciertos pacientes que no pueden someterse a una
cirugía. Este tratamiento ya no se utiliza con tanta frecuencia como antes dado que
los cálculos biliares a menudo reaparecen.