Está en la página 1de 34

Iglesia Cristiana Palabra Profética

Manual Básico Número 1


EL BAUTISMO

Barranquilla, Colombia

2018
EL BAUTISMO
I. Preliminares

1. Concepto de bautismo
“El verbo bautizar que en efecto deriva del griego baptízein a través del latín baptizare, con
el significado de sumergir, y hace referencia al primer ritual iniciático del cristianismo. ... En
el caso del cristianismo se justifica en los relatos evangélicos del bautismo o inmersión de
Cristo en el río Jordán”.

Bautismo o bautizo

Como ya hemos explicado, el Bautismo es el acto por el que entramos a la vida divina y
somos designados como hijos de Dios y por el cual podemos llegar a la salvación, la cual,
sea el caso, depende de muchas otras cosas. Es el primer paso para entrar a la iglesia de
Cristo. Es el cumplimiento de una ordenanza desarrollada en las Escrituras

Bautizo es la acción de bautizar al individuo, teniendo en cuenta y claros todos los


requisitos que se piden y llevando a cabo la acción, es decir la acción de echarle el agua en
la cabeza o sumergirlo en las aguas y los demás actos prácticos in luidos el ágape familiar
para conmemorar el acontecimiento.

Actualmente, en el habla y en la práctica no se diferencian los términos y se usan


indistintamente.

2. El bautismo antes de Cristo

En la historia de las tradiciones religiosas el bautismo es uno de los ritos con mayor
antigüedad. En el Antiguo Testamento existía un rito parecido al bautizo que hoy
conocemos, sólo que ahí se menciona como el rito de iniciación, que consistía en la
circuncisión para los niños.

En otras épocas los esenios (un grupo de judíos creyentes en Yahveh, que vivieron en el
siglo II antes de Cristo) y en la secta de Qumran, el rito del bautismo fue introducido, pero
en el sentido físico y exterior de la purificación. En este sentido lo usó Juan el Bautista
por varios años, para por fin utilizarlo con Jesús e impartirle este sacramento con un
significado espiritual.

El uso de agua con fines religiosos se encontró presente entre los babilonios, asirios,
egipcios, griegos, romanos, hindúes y otras civilizaciones, aunque con variaciones
importantes a las tradiciones y ritos que se realizan en la actualidad en las distintas
iglesias.
II. EL BAUTISMO CRISTIANO

1. Concepto: El bautismo Cristiano, es un acto simbólico, publico, de obediencia a


Cristo (Marcos 16: 16; Mateo 28: 19) totalmente externo que muestra la
transformación interior, la cual se origina con:
 el total arrepentimiento(Hechos 2: 38; Hechos 3: 19),
 la confesión de los pecados (Lucas 3:3)
 el pleno convencimiento que Jesucristo es el hijo unigénito del Padre celestial
(Marcos 1: 1; Efesios 1: 3)
 aceptar que Jesucristo es el único que intercede ante DIOS para recibir la gracia
divina y la salvación eterna. (II Corintios 5: 17-18; Efesios 2: 18)),
 El compromiso de convertirse en discípulo de Jesucristo y seguir sus enseñanzas
(Mat 28: 19);

todo lo anterior significa: morir en el agua para renacer en el Espíritu Santo y fuego
(Lucas 3: 15; Mateo 3:11)

Referencias bíblica:

 “Y ahora, pues, ¿porque te detienes? Levántate y


bautízate, y lava tus pecados, invocando su
nombre”. (Hechos 22: 16)
 “Porque por un Espíritu somos todos bautizados
en un cuerpo, ya seo judíos o griegos, ya sea
siervos o libres y todos hemos bebido de un solo
Espíritu” ( I Corintios 12: 13)
 Estando Pablo en Éfeso y hallando ciertos
discípulos “les dijo, ¿Habéis recibido el Espíritu
Santo después que creísteis? Y ellos le dijeron,
antes ni aun hemos oído si hay Espíritu Santo.
Entonces dijo: ¿En qué pues sois bautizados? Y
ellos dijeron en el bautismo de Juan. Y dijo pablo, juan bautizó con bautismos de
Arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyeran en Aquel que había de venir
después de él, es a saber, en Jesús el Cristo. Cuando que oyeron esto fueron
bautizados en el nombre del Señor Jesús”. ( Hechos 19: 2-5)
 “¿Acaso no saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para unirnos
con Cristo Jesús, en realidad fuimos bautizados para participar en Su muerte?
Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en Su muerte, a fin de
que, así como Cristo resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos
una vida nueva” (Romanos 6:3-5).
 “Yendo por el camino, llegaron a un lugar donde había agua; y el eunuco dijo:
Mira, agua. ¿Qué impide que yo sea bautizado?” (versos 35-36). Enseguida, se
detuvieron el carro, y Felipe bautizó al hombre”.
 Marcos 16:16: “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que
no creyere, será condenado”.
 Lucas 7:30: “Mas los fariseos y los intérpretes de la ley desecharon los designios
de Dios respecto de sí mismos, no siendo bautizados por Juan”.

2. Definición: La definición de bautismo es “sumergir”, es decir, unión a algo o a


alguien. Es el “identificarnos” con el Señor Jesucristo para ser como Él y vivir para
ÉL.

El “sumergirnos” en el agua, simboliza que estoy muerto a mi antigua vida ante los ojos de
Dios, del mundo y de mi mismo. “El salir del agua” simboliza la resurrección a una “nueva
vida” ante los ojos de Dios, del mundo y de mi mismo. El agua del bautismo no limpia los
pecados, pero si simboliza que la sangre del Señor Jesucristo nos limpia de todo pecado.

Para el cristiano el ser bautizado implica la


decisión de vivir para el Señor Jesucristo,
entendiendo que después de haberlo
recibido se hace necesario un acto de
obediencia: pedir ser bautizado a través de
un compromiso que manifieste el deseo de
vivir para el Señor Jesucristo en
obediencia total a Él, en consagración, en
servicio y sobretodo en reconocer y
aceptar su “Señorío” en todas las áreas o intereses de la vida.

La Biblia declara, “¿Acaso no saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para
unirnos con Cristo Jesús, en realidad fuimos bautizados para participar en Su muerte? Por
tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en Su muerte, a fin de que, así como
Cristo resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva”
(Romanos 6:3-5). En el bautismo cristiano, la acción de ser sumergido en el agua,
representa ser sepultado con Cristo. La acción de salir del agua representa la resurrección
de Cristo.

Juan el Bautista usó el bautismo para preparar el camino del Señor, requiriendo a todos, no
sólo los gentiles, para ser bautizado, porque todos necesitan arrepentimiento. Sin embargo,
el bautismo de Juan, que significa arrepentimiento, no es lo mismo que el bautismo
cristiano, como se ve en Hechos 18:24– 26 y 19:1 – 7. El bautismo cristiano tiene un
significado más profundo.

El bautismo debe ser hecho en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo— esto es
lo que lo hace el bautismo “cristiano”: Es mediante esta ordenanza que una persona es
admitida en la comunión de la iglesia. I Corintios 12:13 dice, “Porque por un mismo Espíritu
fuimos todos bautizados en un solo cuerpo, ya judíos o griegos, ya esclavos o libres, y a
todos se nos dio de beber de un mismo Espíritu”.
El bautismo es un testimonio externo del cambio hacia adentro en la vida del creyente. El
bautismo cristiano es un acto de obediencia al Señor después, de salvación; Aunque el
bautismo está estrechamente relacionado con la salvación, pero no es un requisito para ser
salvos. La Biblia muestra en muchos lugares que el orden de los eventos son 1) una
persona cree en el Señor Jesús y 2) que es bautizado. Esta secuencia se ve en Hechos
2:41, “Aquellos que aceptan el mensaje de Pedro fueron bautizados” (vea también Hechos
16:14-15).

Un nuevo creyente en Cristo Jesús, debe desear ser bautizados tan pronto como sea
posible. En Hechos 8, Felipe habla “la buena noticia acerca de Jesús” al eunuco etíope y,
“Yendo por el camino, llegaron a un lugar donde había agua; y el eunuco dijo: Aquí hay
agua; ¿Qué impide que yo sea bautizado?” (Versos 35-36). Y mandó a parar el carro; y
descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y lo bautizó” (Verso 38)

El bautismo ilustra la identificación del creyente con la muerte, sepultura y resurrección de


Cristo. Por todas partes el Evangelio es predicado y las personas son atraídas a la fe en
Cristo, y Jesús se bautizó por cumplir toda justicia (Mateo 3:13-15). Cristo no pecó, aún así
se identificó con los pecadores, dando los pasos que vamos a dar nosotros mientras le
seguimos. Para “cumplir toda justicia” es dar un ejemplo de lo que se debe hacer
correctamente

III. QUIENES SE DEBEN BAUTIZAR

1. Quienes han decidido ser discípulos de Jesucristo

Una persona que ha hecho un compromiso de dar su vida para seguir a Jesús, ser
obediente a la Palabra de Dios y vivir una vida nueva es un candidato para ser bautizado.
Tales personas se han arrepentido, y quieren ser libres de su pecado.

La decisión de ser bautizado debe ser motivada únicamente por el deseo de glorificar a Dios
a través de nuestra obediencia. Cualquier otra razón (para participar en Santa Cena, porque
tu familia quiere que lo hagas, etc.) no es suficiente para ser bautizado

Este fue el caso de los judíos, que habían crucificado a Jesús, cuando oyeron a Pedro. “Al
oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones
hermanos, ¿qué haremos?” Hechos 2:37. Fue a estos a los que Pedro exhorto a ser
bautizados. Verso 38.

Al igual que los judíos mencionados anteriormente, hoy hay mucha gente que se lamenta
por sus pecados y que se han propuesto vivir una vida agradable a Dios. Aunque es
evidente que se necesita de una cierta madurez para tomar tales decisiones, una adecuada
actitud en el corazón es el principal criterio para decidir ser bautizado – a cualquier edad.
Las propias palabras de Jesús a sus discípulos confirman la necesidad de muchos de ser
bautizados: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el
nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.” Mateo 28:19. En la Biblia no existen
referencias sobre infantes siendo bautizados.
2. Además:

a. Los que se arrepienten: La palabra ARREPENTIMIENTO viene del griego


original METANOEO que significa cambio de intención y cambio de mente… Jesús
cuando le decía que alguien que se arrepintiera, la idea original es que cambiara sus
intenciones para como consecuencias cambiar el camino de su vida.
En la Biblia, la palabra “arrepentirse” significa “cambiar la mente.” El verdadero
arrepentimiento no es un sentimiento, es una acción. La Biblia también nos dice que
el verdadero arrepentimiento tendrá como resultado un cambio de conducta (Lucas
3:8-14; Hechos 3:19). Hechos 26:20 declara, “sino que anuncié......, que se
arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento.” La
total definición bíblica del arrepentimiento, es cambiar de mentalidad, mismo que
resulta en un cambio de acciones y actitudes.
Esto es por lo que Juan el Bautista exhortaba a la gente con estas palabras, “Haced,
pues, frutos dignos de arrepentimiento.” (Mateo 3:8). Una persona que
verdaderamente se ha arrepentido de rechazar a Cristo y a la fe en Cristo, lo hará
evidente por un cambio en su vida (2 Corintios 5:17; Gálatas 5:19-23; Santiago 2:14-
26). El arrepentimiento, propiamente definido, es necesario para la salvación. El
arrepentimiento bíblico es cambiar tu parecer acerca de Jesucristo y volverte a Dios
en fe para salvación (Hechos 3:19). Volverse del pecado no es la definición del
arrepentimiento, pero es uno de los resultados de la fe genuina basada en el
arrepentimiento respecto al Señor Jesucristo.
Es crucialmente importante que entendamos que el arrepentimiento no es una obra
que hagamos para ganar la salvación. Nadie puede arrepentirse y venir a Dios, a
menos que Dios atraiga a esa persona hacia Él (Juan 6:44). Hechos
5:31 y 11:17 indican que el arrepentimiento es algo que da Dios – sólo es posible por
Su gracia. Nadie puede arrepentirse a menos que Dios le conceda el
arrepentimiento. Toda la salvación, incluyendo el arrepentimiento y la fe, es el
resultado de Dios acercándonos, abriendo nuestros ojos, y cambiando nuestros
corazones. La paciencia de Dios nos conduce al arrepentimiento (2 Pedro 3:9),
como lo hace Su bondad (Romanos 2:4).

Referencias bíblicas:

1. “Pedro les dice, Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de


Jesucristo para perdón de los pecados y recibiréis el Don del Espíritu Santo (Hechos
2: 38)
2. Así que arrepentíos y convertíos para que sean borrados vuestros pecados, para que
vendrán los tiempos de refrigerio de la Presencia del Señor (Hechos 3: 19)
3. "Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de
Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios" (1 Juan
3:9).
b. Los que creen que Jesucristo es Dios:

Referencias bíblicas:

1. "Miraba yo en la visión de la nube y he aquí con las nubes del cielo venía uno
parecido al Hijo del Hombre y llegó hasta el Anciano de días y Lo trajeron delante de
´Él. . . Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y
lenguas le sirvieran. Su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno
que no será destruido." (Daniel 7:13-14)
2. Voz que clama en el desierto. Preparad camino al Señor. Enderezad calzada en el
yermo a nuestro (Isaías 40: 3);
3. porque este es Aquel del cual fue dicho por el Profeta Isaías, que dijo, Voz de uno
que clama en el desierto, preparad el camino del Señor enderezad Sus veredas
(Mateo 3: 3)
4. "Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento, Entonces los que estaban
en la barca vinieron y le Adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios.'"
(Mateo 14:32-33)
5. “Yo y el Padre uno somos.' Entonces los judíos volvieron a tomar piedras para
apedrearle, Jesús les respondió: ‘Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre.
¿Por cuál de ellas me apedreáis?”‘ (Juan 10:30-33)
6. "Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos. Y acerca tu mano, y
métela en mi costado. Y no seas incrédulo, sino creyente.' Entonces, Tomás
respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!' Jesús le dijo: ‘Porque me has visto,
Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.'" (Juan 20:27-29)

c. Los que creen que Jesucristo es la salvación:

Referencias bíblicas:

1. “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer
y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que
recibiésemos la adopción de hijos".(Gálatas 4:4-5)
2. y en ningún otro hay salvación, porque no hay
otro nombre debajo del Cielo, dado a los hombres, en
que podamos ser salvos. (Hechos 4: 12);
3. Jesus le dice, Yo soy el Camino, y la Verdad
y la Vida, nadie viena al Padre sino por Mi; (Isaias
43: 11)
4. Yo, yo el Señor y fuera de Mi no hay Salvador
(Isaías 43: 11)
5. Dijo Jesús: ““No todo el que me diga Señor,
Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que
haga la voluntad de mi Padre Celestial.” (Mateo 7,
21-22)
6. “Verdaderamente éste (Jesús) es el Salvador del mundo" (Juan. 4:42).
7. Solamente en Él hay salvación (Hechos. 4:12).
8. Porque hay un solo Dios y un solo Mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo
Hombre. ( I Timoteo 2: 5)
9. Porque así nos ha mandado el Señor diciendo, Te he puesto para Luz de los
Gentiles, para que sea Salvación hasta lo postrero de la Tierra.” (Hechos 14: 47)
10. Porque Cristo para esto murió y resucitó y volvió a vivir, para ser Señor asi de los
muertos como de los que viven. (Romano 14: 9)

d. Los que creen que el Espíritu Santo es Dios. Las Escrituras declaran claramente
que Dios es una trinidad. Para nosotros, es difícil entender el concepto de tres
personas en una. Es porque nosotros somos finitos y Dios es infinito. Se trata de
llamar su atención a lo que la Biblia dice en cuanto a la divinidad del Espíritu Santo.

Referencias bíblicas:

1. Como Dios; se le miente: 3) y dijo Pedro, Ananías, ¿Por qué ha llenado Satanás tu
corazón para mentirle al Espíritu Santo y sustrajeras del precio de la heredad? 4)
reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? Y vendida, ¿no estaba en tu potestad? ¿Por
qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres sino a Dios
2. Como Santísima Trinidad: Y Jesús después que Él fue bautizado subió luego del
agua y, he aquí, los Cielos Le fueron abiertos y vió al Espíritu Santo que descendía
en forma de paloma, y venía sobre Él. Y, he aquí, una voz de los Cielos, que decía,
Este es Mi Hijo Amado, en Quien tengo contentamiento. (Mateo 3: 16-17)
3. “El Espíritu de Dios me hizo, y el soplo del omnipotente me dio vida”. Job 33:4.
4. “Por tanto, Id y enseñad a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre
y del Hijo y del Espíritu Santo”. (Mateo 28: 19)
5. “El Espíritu del Señor ha hablado por mí y su palabra ha sido en mi lengua.” (II
Samuel 23: 2)
6. “Varones hermanos conviene que se cumpliese La Escritura, la cual dijo antes el
Espíritu Santo por la boca de David, de Judas que fue guía de los que prendieron a
Jesús.” (Hechos 1: 16)
7.
8. “porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos
hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (II Pedro 1: 21)
9. “Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al
Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? Reteniéndola, ¿no se te
quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu
corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios”. (Hechos 5: 3-4)
10. “Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu
Santo; y estos tres son uno”.( I Juan 5:7 )

El Espíritu Santo posee muchos atributos, como:


1. posee Conocimiento. “las que
Dios ha preparado para los que le
aman. Pero Dios nos las reveló a
nosotros por el Espíritu; porque el
Espíritu todo lo escudriña, aun lo
profundo de Dios. Porque ¿quién
de los hombres sabe las cosas del
hombre, sino el espíritu del hombre
que está en él? Así tampoco nadie
conoció las cosas de Dios, sino el
Espíritu de Dios. Y nosotros no
hemos recibido el espíritu del
mundo, sino el Espíritu que
proviene de Dios, para que
sepamos lo que Dios nos ha concedido,” (I Cor. 2:10-12).
2. El posee Inteligencia, sabiduría “Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de
sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; ” (I Cor. 12:8). Ver
también Isaías 11:2, 3; Nehemías 9:20; I Pedro 1:11; II Pedro 1:21; I Corintios 2:10,
11.
3. El posee una Voluntad. “Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu,
repartiendo a cada uno en particular como él quiere.” (I Cor. 12:11).
4. El posee Poder. “Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer,
para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo. . . con potencia de
señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde
Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de
Cristo.” (Rom. 15:13, 19). Ver también Zacarías 4:6; Isaías 11:2; Efesios 3:16.
5. El posee Amor. “Pero os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el
amor del Espíritu, que me ayudéis orando por mí a Dios,” (Rom. 15:30).
6. enseña: Pero el Consolador, el Espíritu Santo Al cual el Padre enviará en Mi
Nombre, Él os enseñará todas las cosas.(Juan 14: 26)
7. escudriña: Pero Dios nos las reveló a nosotros por su Espíritu, porque el todo lo
escudriña, aun lo profundo de Dios. ( I Corintios 2: 10)
8. habla: Ministrando pues estos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo
apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a la cual os he llamado. (Hechos 13: 2)
9. testifica: Empero cuando viniere el Consolador, El Cual Yo os enviaré del Padre,
aun el Espíritu de Verdad el Cual procede del Padre, El dará testimonio de Mí. (Juan
15: 26)
10. se entristece: Y no entristezcáis (contristéis) al Espíritu Santo de Dios, El Cual
estáis sellado para el Día de la Redención. (Efesios 4: 30)
11. sufre afrenta: ¿Cuánto pensáis que será mas digno de mayor castigo, el qiue
pisoteó al Hijo de Dios y tuviere por inmunda la sangre del Testamento, en la cual fue
Santificado y ofenda al Espíritu de Gracia? (Hebreo 10: 29)
12. El da mandatos. “Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido
por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia; y cuando llegaron a Misia, intentaron
ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió.” (Hechos 16:6, 7).
13. Rechazado, resistido: Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos,
vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, asi también
vosotros. (Hechos 7: 51)
14. mencionado con el pronombre Él: Y cuando Él viniere redargüirá (convencerá) al
mundo de pecado, y de Justicia y de Juicio. (Juan 16: 8)
15. lo revelan que es Dios: ¿Cuánto mas la sangre de Cristo, Quien mediante el
Espíritu Eterno se ofreció a Si Mismo sin mancha a Dios limpiará vuestra conciencia
de la obras de muerte para que sirváis al Dios Vivo? (Hebreo 9: 14)
16. El Intercede. “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues
qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede
por nosotros con gemidos indecibles.” (Rom. 8:26).
17. El supervisa. “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el
Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual
él ganó por su propia sangre.” (Hechos 20:28).
18. El guía. “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad;
porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os
hará saber las cosas que habrán de venir.” (Juan 16:13).

Puede ser, también, enojado(Is. 63:10), tentado (Hechos 5:9), blasfemado


(Marcos 3:29, 30).

IV. BAUTISMO POR SUMERSIÓN O ASPERSIÓN

Con la ordenanza de Cristo de “id y bautizad a todos en el nombre del Padre y del Hijo y
del Espíritu Santo” el bautismo se establece en el Cristianismo; todo indica que en un
principio no hubo dificultades en la forma de bautizar, pero en estos tiempos modernos
no ha sido así; hoy se plantea si deber ser por sumersión o por aspersión.

Los 'inmercionistas' proponen incansablemente que el bautismo bíblico debe ser


‘siempre’ por inmersión pues este, según ellos, es el bautismo bíblico. Otros grupos de
cristianos mantienen que el bautismo bíblico no debe ser solamente por inmersión o
sumergimiento sino que existen otros modos aceptables para bautizar. Ellos proponen
que aunque la inmersión ‘puede’ ser un modo aceptable, en realidad el bautismo
también puede ser por afusión o sea, derramando o rociando agua sobre la persona que
es bautizada.

Los inmercionistas recurren a los siguientes versículos para sustentar sus argumentos:

Romanos 6: 4-5. “4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el
bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así
también nosotros andemos en vida nueva. 5 Porque si fuimos plantados juntamente con
él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección”;

Colosenses 2:12. “sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también


resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos”

Consideran los inmercionistas que la inmersión simula la sepultura al sumergirse y la


resurrección al salir del agua, es decir identifican la sumersión con la sepultura y
resurrección de Cristo.

Pero resulta interesante que aunque para muchos la palabra ‘bautismo’ significa sumergir,
en realidad la idea bíblica del bautismo no es precisamente eso. La Biblia nos enseña que
el ‘bautismo’ es en realidad una referencia al “efecto” que tiene la acción y no al “método” de
la acción, es decir lo importante es lo que se obtiene y no el como se hace. Creo que al
haber confundido este detalle tan importante los inmersioncitas han mal interpretado los
pasajes presentados arriba. De la misma manera que la circuncisión bajo Abraham y más
tarde bajo el Antiguo Pacto tenía su significado, el bautismo en agua también tiene su
significado muy importante para el creyente. Debemos entender que el significado principal
del bautismo es “la salvación”. El bautismo ‘representa’ la salvación del individuo. Esta
salvación es tipificada en el bautismo de varias maneras las cuales listamos a continuación y
que luego consideraremos detenidamente para poder tener un entendimiento más claro
sobre cada punto en particular: Lo que es más importante sobre esto es que la Biblia nos da
ejemplos y descripciones de varios ‘bautismos’ y ninguno de ellos se dice que fue por
inmersión sino por afusión, rociamiento o aspersión.

De hecho la Biblia da una serie de ejemplos de bautismo que no tienen que ver nada con
inmersión. Como hemos visto arriba, el bautismo con el Espíritu Santo, el más importante
bautismo realizado en toda la Biblia se nos presenta como “derramar sobre”. Si leemos los
textos donde se menciona este bautismo vemos esta verdad:

Joel 2 (Profecía del bautismo del Espíritu Santo): “Y después de esto derramaré mi
Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos
soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones, también sobre los siervos y sobre las
siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.

Hechos 1: 4-5 (Jesús hablando a sus discípulos): “4 Y estando juntos, les mandó que no
se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de
mí. 5 Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el
Espíritu Santo dentro de no muchos días.

Hechos 2: 16-18 (El Apóstol Pedro el día de Pentecostés- diez días después): 16 Mas
esto es lo dicho por el profeta Joel: 17 Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi
Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes
verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños; 18 Y de cierto sobre mis siervos y
sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán
No cabe duda que el bautismo del Espíritu Santo en la Biblia no se presenta como una
inmersión sino como un “derramamiento” de agua. Al parecer el ‘derramar’ y el ‘rociar’ son
palabras utilizadas intercambiablemente con referencia al bautismo. Como vimos
anteriormente en la profecía de Ezequiel sobre la venida del Espíritu Santo nos dice que
sería un “rociar” de agua:

Ezequiel 36: 24-26, 24: “Y yo os tomaré de las naciones, y os recogeré de todas las tierras,
y os traeré a vuestro país. 25 Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de
todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré. 26 Os daré corazón
nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de
piedra, y os daré un corazón de carne”.

Interesantemente, creo que no es casualidad que el día de Pentecostés “estaban reunidos


en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo” (Hechos 2:5).
Ese día todos esos que estaban allí procedentes de “las naciones” fueron traídos a su país y
allí Dios “esparció sobre ellos agua limpia”.

Así que vemos que el “derramamiento” del Espíritu Santo es sinónimo al “esparcir sobre”
ellos agua limpia para ser limpiados. Por lo tanto, ya que el bautismo en agua ‘tipifica’ el
bautismo en el Espíritu Santo lo más propio es que el bautismo en agua sea hecho de
manera consistente con el real.

Lucas 3: 15-16: “15 Como el pueblo estaba en expectativa, preguntándose todos en sus
corazones si acaso Juan sería el Cristo, 16 respondió Juan, diciendo a todos: Yo a la verdad
os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar
la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.

Por supuesto, tal como dijo Juan, Jesucristo el Mesías prometido sí bautiza, pero él no lo
hace con agua (H2O) sino con el Agua del Espíritu Santo del cual el agua natural es una
representación (Hechos 1:5).

El bautismo de Jesús

Como leímos anteriormente, mientras Juan bautizaba en el río Jordán Jesús vino para ser
bautizado por él. Sabemos que Cristo no necesitaba ser bautizado porque era sin pecado y
Juan mismo reconociendo esto se opuso a bautizarlo pero Cristo le dijo que procediera y lo
hiciera porque era necesario “cumplir toda justicia” (Mateo 3:15). Recordamos que Cristo
dijo que el no había “venido a abrogar la ley sino a darle cumplimiento” (Mateo 5:17) y eso
era precisamente lo que Jesús hacía cuando fue a ser bautizado, estaba dando
cumplimiento a la ley. Cristo fue el único hombre que pudo "cumplir toda justicia" que
demanda la ley. Por su perfección como el cordero sin mancha y como representante de
una raza caída, Cristo cumplió (guardó) todos los mandamientos y ordenanzas de la ley de
Dios en su vida y culminó su ministerio siendo el mismo puesto como sacrificio perfecto,
llevando el pecado de su pueblo sobre la cruz del calvario. Por eso Jesús comenzó su
ministerio público a la edad de 30 años (Lucas 3:23) tal como la ley para los levitas que
ministraban en el tabernáculo (Números 4:23, 30, 35); lo establecía y cumpliendo con el
ritual de lavamiento o ‘purificación’ tal como era estipulado. La ley establecía que los Levitas
debían ser purificados antes de comenzar su ministerio “Así harás con ellos para su
purificación: rociarás sobre ellos agua purificadora” (Números 8:7). Por lo tanto es propio
que Jesús fuera bautizado siendo “rociado con agua sobre él”.

V. RESPONSABILIDADES QUE SE ADQUIEREN CON EL BAUTISMO

Todo creyente recién bautizado debe conocer las responsabilidades que adquirió en el
momento que fue bautizado en el nombre de nuestro gran Dios y salvador Jesucristo. No
solo con la Iglesia y el Señor sino en todos los aspectos de su vida con la sociedad.

Estas responsabilidades y deberes nacen del hecho que todo cristiano ha dejado atrás su
vida mundana pasada y abrazado la vida nueva trazada por el Señor Jesucristo, y esta
nueva vida implica una serie de elementos y obligaciones inherentes a ella.

Los deberes cristianos son aquellos compromisos que adquiere todo creyente cuando ha
ingresado a la Iglesia como Miembro y ha adquirido el status de Hijo de Dios. El creyente
bautizado debe entender que ahora es una nueva criatura en Cristo Jesús, que las cosas
viejas pararon y que todas son nuevas, es por eso que debe tener en cuenta sus nuevos
compromisos para con la iglesia, en el sostenimiento de la iglesia de nuestro señor
Jesucristo, ser de buen testimonio en su vida pública, privada y familiar (Hogar), etc.

He aquí algunas responsabilidades y deberes del creyente bautizado:

Con la Iglesia

Estas responsabilidades y deberes aplican respecto de las obligaciones que adquirimos con la
Obra de Dios, y más exactamente con el desarrollo espiritual, numérico, formacional y financiero
de la Iglesia del Señor Jesucristo, y de manera especial de la congregación de la cual hacemos
parte, son las siguientes:

A. Primero debe comprender que el bautismo en agua en el nombre de Jesucristo lo


constituye miembro de la iglesia local: “Así que, los que recibieron su palabra fueron
bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas.” (Hechos 2:41).
B. Para que tenga una vida bendecida por Dios traerá los diezmos al alfolí, que es la
iglesia local: “Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y
probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de
los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.”
(Malaquías 3:10).

C. El nuevo creyente debe contribuir para el sostenimiento de la obra local y cuidado del
edificio donde funciona la iglesia como tal ya sea propio o arrendado el local,
programas de la iglesia local, construcción, evangelización, campañas, etc. “Así
también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.”
(1 de Corintios 9:14).

D. “Ciertamente los que de entre los hijos de Leví reciben el sacerdocio, tienen
mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley, es decir, de sus
hermanos, aunque éstos también hayan salido de los lomos de Abraham. Pero aquel
cuya genealogía no es contada de entre ellos, tomó de Abraham los diezmos, y
bendijo al que tenía las promesas. Y sin discusión alguna, el menor es bendecido por
el mayor. Y aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales; pero allí, uno de
quien se da testimonio de que vive. Y por decirlo así, en Abraham pagó el diezmo
también Leví, que recibe los diezmos; porque aún estaba en los lomos de su padre
cuando Melquisedec le salió al encuentro.” (Hebreos 7:5,10).

E. Dar testimonio de una vida regenerada por el espíritu santo y ordenando su vida
personal, negocios, su hogar etc. Habiendo tenido un periodo de asistencia previa a
la iglesia.

F. "Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios."


(Romanos 8:16).

G. No dejar de congregarse y asistir a los diferentes cultos de su iglesia local:

1. Procurar la asistencia a los cultos que se celebran en el templo especialmente la


Escuela Dominical y el culto de oración y enseñanzas y en general a todos los
cultos de la iglesia.
2. “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino
exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.” (Hebreos
10:25).
3. "¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!
Es como el buen óleo sobre la cabeza, El cual desciende sobre la barba, La
barba de Aarón, Y baja hasta el borde de sus vestiduras; Como el rocío de
Hermón, Que desciende sobre los montes de Sion; Porque allí envía Jehová
bendición, Y vida eterna." (Salmos 133).
4. "Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel
es el que prometió. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a
las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por
costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se
acerca." (Hebreos 10:23,25).

H. Testificar del evangelio; es decir propagarlo, para que otros puedan ser salvos.

I. "Cuando yo dijere al impío: Impío, de cierto morirás; si tú no hablares para que se


guarde el impío de su camino, el impío morirá por su pecado, pero su sangre yo la
demandaré de tu mano." (Ezequiel 33:8).

J. Por tanto, Id y enseñad a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y
del Hijo y del Espíritu Santo. (Mateo 28: 19)

K. No debe ser un creyente ambulante, itinerante (Ambulante, que va de un lugar a


otro), mas bien debe apoyarse fielmente en su iglesia local. “Andad sabiamente para
con los de afuera, redimiendo el tiempo” (Colosenses 4:5)

L. Procurar vivir en comunión o compañerismo con los hermanos de la iglesia(los de la


común fe): "¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en
armonía!" (Salmo 133:1).7.

M. Debe tomar parte activa en el culto: Cantar, orar, testificar, diezmar, ofrendar, etc. “La
palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos
unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor
con salmos e himnos y cánticos espirituales.” (Colosenses 3:16).

N. Guardar el debido respeto al pastor y ancianos de la iglesia. “Obedeced a vuestros


pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes
han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no
es de provecho” (Hebreos 13.17)... “Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los
que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; y que los
tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra” (1 Ts 5.12-13).

O. Procurar el amor fraternal. Desechar toda murmuración o chisme, no hablar mal de


otros: “Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos;
si te oyere, has ganado a tu hermano. Más si no te oyere, toma aún contigo a uno o
dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. Si no los oyere a
ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.” (Mateo
18:15,17)…“Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia,
y toda malicia.” Efesios 4:31

Referencias bíblicas:
1. “Tomad de entre vosotros ofrenda para Jehová; todo generoso de corazón la traerá a
Jehová; oro, plata, bronce” (Éxodo 35:5).

2. “En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que
ordené en las iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana cada uno de
vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando
yo llegue no se recojan entonces ofrendas.” (1 Corintios 16:1,2).

3. “Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque
Dios ama al dador alegre.” (2 Corintios 9:7).

4. Procurar entender, comprender que el dar es como una siembra: produce una
cosecha, reconociendo que el aporte que hacemos proviene de las bendiciones que
Dios nos ha dado con anterioridad: “Pero esto digo: El que siembra escasamente,
también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente
también segará.” (2 Corintios 9:6).

5. Los diezmos son del señor, y de ellos se sufraga el sustento para el pastor y su
familia y son el resultado de mi reconocimiento como hijo de Dios por sus
bendiciones abundantemente en mi vida, y en mi familia:
“Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad,
por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de
reunión.” (Números 18:21).

6. “Y el diezmo de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles,
de Jehová es; es cosa dedicada a Jehová.” (Levítico 27:30).

7. “Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad,
por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión.”
(Números 18:21).

Como ciudadano

Sobre el vestir de los creyentes.

 Debe procurarse un vestido moderado, sin ostentación de adornos, joyas y pinturas.


La hermana no deben ser afectada de ostentación y corte de pelo por pretender ser
elegantes.
 "Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de
vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un
espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios." (1 Pedro 3:3,4).
No usar prendas de vestir que exciten a los varónes (1° de Timoteo 2: 9-10)
Sobre las aficiones:

Tener cuidado de sus aficiones tales como la música, deportes, internet, programas de TV,
etc. Para que esas cosas no vengan a ocupar el lugar del señor Jesucristo, tales como su
palabra, la oración y la asistencia a los cultos, la participación de los programas de la iglesia
local, distrital o nacionalmente, que es lo necesario para mantener la vida de un creyente

1. “¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración. ¿Está alguno alegre? Cante
Salmos. (Santiago 5: 13)
2. Hablando entre nosotros con Salmos y con Himnos y Canciones espirituales, Cantando
y Alabando al Señor en vuestros corazones. (Efesios 5: 19)
3. “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el
amor del Padre no está en él. (I Juan 2: 15)
4. “Subió Dios con júbilo, el Señor con sonido de trompeta. Cantad a Dios, cantad; cantad
a nuestro Rey, cantad. Porque Dios es el Rey de toda la tierra. Cantad con inteligencia”.
(Salmo 47: 5-7)
5. (6)“Mas celebrándose el día del nacimiento de Herodes, la hija de Herodías danzó en
medio de , y agradó a Herodes (7) y prometió él con juramento darle todo lo que pidiese
(8) y ella, instruida primero de su madre, dijo, dame aquí en un plato la cabeza de Juan
el Bautista (9) entonces el rey se entristeció, mas por el juramento, y por los que
estaban juntamente a la mesa (10) y enviando, degolló a Juan en la cárcel (11) y fue
traída su cabeza en un plato, y dada a la muchacha: y ella la presentó a su madre.
(Mateo 14: 6-10). (Debe evitarse confundir con la danza que se practicaba en Israel
como alabanza y adoración a Dios: Entonces David respondió a Mical: Delante del
Señor, que me eligió mas bien que a su padre y a toda su casa, mandándome que
fuese príncipe sobre el Pueblo del Señor, sobre Israel, danzaré delante del Señor. (II
Samuel 6:21); Y Miriam la Profetisa, hermana de Aaron, tomó un pandero en su mano,
y todas las mujeres salieron en pos de ella con panderos y danzas (Exodo15: 20))

Sobre las drogas y otras sustancias.

Sobre las drogas y otras sustancias. Se prohíbe tomar bebidas alcohólicas, fumar, , hacer
propaganda de a los vicios en camisetas, llaveros, pancartas, libretas o cualquier otro medio
publicitario o de uso cotidiano.

 “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es Templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros y
que no sois vuestro? Porque comprados sois ´por precio. Glorificad pues a Dios en
vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”. (I Corintios 6: 19-20)
 “Y no os embriaguéis de vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos de
Espíritu. (Efesios 5: 19)
 Y manifiestas son las obras de la carne que son: fornicación, inmundicia, lascivia,
idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos iras, contiendas disensiones, herejías,
envidias, homicidios, borracheras, orgias y cosas semejantes a estas contra las cuales
os amonesto de antemano, como ya os he Anunciado, que los que practican tales cosas
no heredarán, el Reino de Dios. ( Gálatas 5: 19-21)
 “todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica” (I
Corintios 10: 23)
 “porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, y la codicia de los ojos, y
la arrogancia de la vida, no es del Padre, sino del mundo. (I Juan 2: 16)

Sobre las relaciones amorosas entre creyentes.

 Los jóvenes y solteros en general deben procurar conseguir su novio o novia dentro
de la iglesia y que esto se lleve a cabo con gran seriedad y respeto a Dios, a la
iglesia y a la persona misma.
 Cuidarse de no caer en pecado de fornicación, pues Dios instituyo el matrimonio,
 los casados cuidarse de no caer en adulterio, por lo tanto, no deben negarse el uno
al otro a no ser que sea de mutuo acuerdo por un tiempo.

Sobre los deberes familiares

Son aquellas actitudes y/o hechos que se esperan de todo cristiano en la relación que
ostenta con su núcleo familiar, según el rol que le corresponda vivir, estudiaremos los
siguientes:

1) El esposo debe proveer para el


sostenimiento del hogar.
 "Porque si alguno no provee para los
suyos, y mayormente para los de su casa, ha
negado la fe, y es peor que un incrédulo." (1
Timoteo 5:
2) Dar buenos ejemplos, cultivar los
buenos hábitos, ser aseado y ordenado en sus
cosas, dejando los deseos que antes se
tenían.
 "Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en
vuestra ignorancia" (1 Pedro 1:14).
 "….si no sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza".
(1 Timoteo 4:12).
 El esposo debe colaborar con la esposa en la educación moral y religiosa con su ejemplo
y consejo.
 "Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que
ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne,
sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros
de su cuerpo, de su carne y de sus huesos". (Efesios 5:28,30).
3) Las hermanas casadas deben sujetarse a sus maridos.
 "Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor" (Efesios 5:22).
 "Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos
serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno. " (Marcos 10:7,8)
4) Respetar a los padres, hijos, esposa, familiares y allegados.
 "Guarda hijo mío, el mandato de tu padre y no desprecies la lección de tu madre... en tus
pasos ellos serán tu guía" (Pr 6:20-21).
 “Hijos, obedeced en todo a vuestros padres, porque esto es grato a Dios en el Señor.”
(Colosenses 3,29).
 “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y
a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de
larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino
criadlos en disciplina y amonestación del Señor. “(Efesios 6:1,4).
5) Los hijos deben someterse a las normas y disciplina del hogar como conviene en el
señor, honrando a sus padres.
 "Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa"
(Efesios 6:2).
6) Debe orar por la salvación de cada uno de sus familiares, orar por los hermanos y el
ministro.
 "Inclino mi rodilla delante del Padre del cual toma nombre toda la familia de los cielos
y la tierra" (Efesios 3:14, 15).
 "Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis
sanados. La oración eficaz del justo puede mucho." (Santiago 5:16).
 "Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de
gracias, por todos los hombres" (1 Timoteo 2:1).
 "Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y
sea glorificada, así como lo fue entre vosotros" (2 Ts 3:1).
7) Dar gracias a Dios por los alimentos cada vez que se siente en la meza para recibirlos.
 "Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con
acción de gracias; 4:5 porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado."
(1 Timoteo 4:4,5)
8) Procurar mantenimiento del altar o culto familiar.
 "Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros
cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional."
(Romanos 12:1).
 "¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en
vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?" (1 Corintios 6:19).
 "vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y
sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de
Jesucristo". (1 Pedro 2:5).

9) Evitar comer sangre y animales muertos por estrangulación o ahogamiento, a sabiendas


de ello.
 “Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna
carga más que estas cosas necesarias: que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos,
de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien
haréis. Tened salud." (Hechos 15:28,29).

Sobre idolatría y otros fenómenos

1. Sobre la idolatría: Expresamente prohibida por las Escrituras. Debe romper con el
culto a imágenes religiosas, estatuas, cuadros, escapularios, estampas, cruces,
escapularios, oraciones a santos, etc. considerado idolatría por la Biblia y por la que
Dios castigó a su pueblo. Pues Dios condena la idolatría y es tan grave que se
compara con el pecado de adivinación, rebelión y abominación. Se considera un
culto a los demonios.

Referencias bíblicas:

 "No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza
de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la
tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte,
celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta
generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me
aman y guardan mis mandamientos." (Éxodo 20:3,6)
 ¿Qué pues digo? ¿ Que el ídolo es algo? ¿O que sea algo lo que es sacrificado a los
ídolos. Antes digo, que lo que los Gentiles sacrifican, a los demonios lo Sacrifican y
no a Dios que os hagáis participes con los demonios. No podéis beber la copa del
Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la
mesa de los demonios." (I Corintios 10: 19-21)
 ¿O no sabéis que los injustos no poseerán el Reino de Dios? Que nadie os engañe
que ni los fornicarios, ni los idolatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se
echan con varones, ni los ladrones, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán
el Reino de Dios. ( I Corintios 5: 9-10)
 Pero los temerosos e incrédulos, a los abominables y homicidas y fornicarios y
hechiceros, los idolatras, y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde
con fuego a zufre: que es la muerte segunda. (Apocalipsis 21: 8)

2) Sobre la hechicería y otras prácticas:

La Biblia prohíbe la hechicería, la


brujería, la magia, tabla oujiba,
espiritismo, bola de cristal,
agüeros, el horóscopo, lectura del
pocillo de tinto, lectura del
cigarrillo o del tabaco,
necromancia, cartomancia, y
cualquier otra forma de sortilegio,
etc. las considera abominaciones a jehová.

Referencias bíblicas:

 No sea hallado en ti quien haga pasar su hijo o su hija por el fuego, ni


practicante de adivinación, ni agorero, ni sortilegio, ni hechicero, ni encantador, ni
quién consulte a los muertos. (Deuteronomio 18: 10-12)
 Y manifiestas son las obras de la carne que son: fornicación, inmundicia, lascivia,
idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos iras, contiendas disensiones,
herejías, envidias, y cosas semejantes a estas contra las cuales amonesto de
antemano, que los que practican tales cosas no heredará, el Reino de Dios. (
Gálatas 5: 19-21)
 Pero los temerosos e incrédulos, a los abominables y homicidas y fornicarios y
hechiceros, los idolatras, y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que
arde con fuego a zufre: que es la muerte segunda. (Apocalipsis 21: 8)
 Y había también un cierto mendigo llamado Lázaro, el cual estaba echado a la
puerta de él, lleno de llagas y deseando saciarse de las migajas que caían de la
mesa del rico y aun los perros venían y le lamian las llagas y aconteció, que
murió el mendigo, llevado por los Ángeles al seno de Abraham, y murió también
el rico y fue sepultado. Y en el infierno alzó sus ojos, estando en los tormentos, a
Abraham de lejos, y a Lázaro en su seno. Entonces él dando voces, dijo, Padre
Abraham, ten misericordia de mi y envía a Lázaro que moje la punta de su dedo
en el agua y refresque mi lengua, porque soy atormentado en esta llama. Y le dijo
Abraham, Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida y Lázaro también
males, mas ahora este es consolado aquí y tu atormentado. (Lucas 16: 20-25)i
 Porque los que viven saben que han de morir. Pero los muertos nada saben, ni
tienen aquí mas galardón; porque se ha echado al olvido la memoria de ellos.
(Eclesiastés 9: 5)
 Sacrificaron a los diablos no a Dios; a dioses que no habían conocido, a nuevos
dioses venidos de cerca, que no habían temidos vuestros padres. (Deuteronomio
32: 17)
 Porque el que viene, predicare a otro Jesús que el que hemos Predicado, o
recibiereis otro espíritu del que habéis recibido u otro evangelio del que habéis
aceptado lo sufrierais bien. (II Corintios 11: 4)
 Asi mismo muchos de los que habían practicado las artes mágicas, trajeron los
libros, y los quemaron delante de todos y echada la cuenta del precio de ellos,
hallaron ser de cincuenta mil denarios. (Hechos 19: 19)

VI. OTRAS REFERENCIAS

1. Predicar el evangelio a los que se encuentran privados de la libertad en las cárceles,


porque ellos también son almas que necesitan de Dios.
2. "Acordaos de los presos, como si estuvierais presos juntamente con ellos; y de los
maltratados, como que también vosotros mismos estáis en el cuerpo." (Hebreos
13:3).

3. Procurar evitar las discusiones y controversias múltiples que no edifican, sino que
solo engendran odios y enemistades. Evitando también las profanas platicas.

4. "Y los que tienen amos creyentes, no los tengan en menos por ser hermanos, sino
sírvanles mejor, por cuanto son creyentes y amados los que se benefician de su
buen servicio. Esto enseña y exhorta." (1 Timoteo 6:2).

5. "Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas


sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia, la cual
profesando algunos, se desviaron de la fe. La gracia sea contigo. Amén." (1 Timoteo
6:20,21).• “Recuérdales esto, exhortándoles delante del Señor a que no contiendan
sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino que es para perdición de los
oyentes. " (2 Timoteo 2:14).

6. "Pero evita las cuestiones necias, y genealogías, y contenciones, y discusiones


acerca de la ley; porque son vanas y sin provecho. " Tito 3:9).

7. "Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la


impiedad. Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y
Fileto, que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y
trastornan la fe de algunos. Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este
sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que
invoca el nombre de Cristo. Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios
de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos
honrosos, y otros para usos viles. Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será
instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.
Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con
los que de corazón limpio invocan al Señor. Pero desecha las cuestiones necias e
insensatas, sabiendo que engendran contiendas. “(2 Timoteo 2:16,23).

8. "¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los
fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan
con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los
estafadores, heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos; mas ya habéis sido
lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del
Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios. Todas las cosas me son lícitas, mas
no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de
ninguna. Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; pero tanto al uno
como a las otras destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el
Señor, y el Señor para el cuerpo. Y Dios, que levantó al Señor, también a nosotros
nos levantará con su poder. ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de
Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera?
De ningún modo. ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con
ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne. Pero el que se une al Señor, un
espíritu es con él. Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre
cometa, está fuera del cuerpo; más el que fornica, contra su propio cuerpo peca. ¿O
ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el
cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por
precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son
de Dios." (1 Corintios 6:9-20).

9. "Aquél, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda
tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.
Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás. " (Lucas 10:27,28).

10. "Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las ovejas y los
bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas; y dijo a los que
vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi Padre casa de
mercado. Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa
me consume." (Juan 2:15-17).

11. "¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra
Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de
Dios. " (Santiago 4:4)

12. Evitar contraer deudas que no estén en capacidad de cubrir, para no caer en
descredito, más bien aprender a depender de Dios, sin llegar al extremo de ser
ocioso, porque es de Dios que dice: Ganaras el pan de cada día con el sudor de tu
frente.

13. "Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis
de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el
alimento, y el cuerpo más que el vestido?" (Mateo 6:25).

14. "También le preguntaron unos soldados, diciendo: Y nosotros, ¿qué haremos? Y les
dijo: No hagáis extorsión a nadie, ni calumniéis; y contentaos con vuestro salario."
(Lucas 3:14).

15. "No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que
sea mi situación." (Filipenses 4:11).
16. "Mejor es lo poco con el temor de Jehová, que el gran tesoro donde hay turbación. "
(Proverbios 15:16).

17. "No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del
Espíritu " (Efesios 5:18).

18. "Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos,
¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?"
(Lucas 11:13).

19. Ser constantes en la oración y en la comunión con nuestro gran Dios y salvador
Jesucristo.

20. "Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está
dispuesto, pero la carne es débil. " (Mateo 26:41).

21. "También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no
desmayar, diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba
a hombre. Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo:
Hazme justicia de mi adversario. Y él no quiso por algún tiempo; pero después de
esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre, sin
embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de
continuo, me agote la paciencia. Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. ¿Y
acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se
tardará en responderles? "(Lucas 18:1,7).

VII. CEREMONIA BAUTISMAL

La ceremonia del bautismo puede ser llevada a cabo durante el culto semanal o en cualquier
otro momento, lugar u hora que sean apropiados. En nuestras congregaciones, el pastor es
quien por lo general conduce los bautismos. El pastor debe autorizar todos los bautismos,
pero cualquier persona que el pastor asigne puede oficiar o participar en la ceremonia.
El lugar donde se lleve a cabo el bautismo debe ser accesible. Es ideal que el ministro
llegue al lugar antes que el (los) individuo(s) a bautizar, que les salude cálidamente y los
haga sentir relajados.
El bautismo es una ceremonia de alegría, por lo tanto el ministro debe crear un ambiente
positivo. Asegúrese de saludar a los amigos y familiares que estén allí para presenciar la
ceremonia.
Aconseje al (los) individuo(s) que usen ropa con la que se sientan cómodos y que sea
apropiada para el bautismo.

LA CEREMONIA
A. Puede leerse una o más de las siguientes escrituras:

1. Mateo 28:16-20

16 Pero los once discípulos se fueron a Galileaa, al monte que Jesús les había señalado.
17 Cuando Lo vieron, Lo adoraron; pero algunos dudarona.
18 Acercándose Jesús, les dijo: “Toda autoridad Me ha sido dada en el cielo y en la tierraa.
19 “Vayan, pues, y hagan discípulos de todas las nacionesa, bautizándolos en el nombre del
Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,
20 enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado; y ¡recuerden (he aquí)! Yo estoy
con ustedesa todos los días, hasta el fin del mundo.”

2. MARCOS 1:9-11
Bautismo y Tentación de Jesús
9 aSucedió que en aquellos días Jesús vino de Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan
en el Jordán.
10 Inmediatamente, al salir del agua, vio que los cielos se abrían, y que el Espíritu
descendía sobre El como una paloma;
11 y vino una voz de los cielos, que decía: “Tú eres Mi Hijo amado, en Ti Me he
complacidoa.”

3. HECHOS 2:32-39

32 “A este Jesús resucitó Diosa, de lo cual todos nosotros somos testigos.


33 “Así que, exaltado a la diestra de Diosa, y habiendo recibido del Padre la promesab del
Espíritu Santo, ha derramado esto que ustedes ven y oyen.
34 “Porque David no ascendió a los cielos, pero él mismo dice:
‘aDIJO EL SEÑOR A MI SEÑOR:
“SIENTATE A MI DIESTRA,
35 HASTA QUE PONGA A TUS ENEMIGOS POR ESTRADO DE TUS PIES.” ’
36 “Sepa, pues, con certeza toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien ustedes
crucificarona, Dios Lo ha hecho Señor y Cristo (el Mesías)b.”

Efectos del Sermón de Pedro


37 Al oír esto, conmovidos profundamente, dijeron a Pedro y a los demás apóstoles:
“Hermanos, ¿qué haremosa?”
38 Entonces Pedro les dijo: “Arrepiéntansea y sean bautizadosb cada uno de ustedes en el
nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados, y recibirán el don del Espíritu Santo.
39 “Porque la promesa es para ustedes y para sus hijosa y para todos los que están
lejos, para tantos como el Señor nuestro Dios llame.”

4. ROMANOS 6:1-10
Muertos al Pecado

¿Qué diremos, entonces? ¿Continuaremos en pecado para que la gracia abunda?

2. ¡De ningún modo! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en
éla?

3. ¿O no saben ustedes que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesúsa,
hemos sido bautizados en Su muerte?

4. Por tanto, hemos sido sepultados con El por medio del bautismo para muerte, a fin
de que como Cristo resucitó de entre los muertos a por la gloria del Padre, así
también nosotros andemos en novedad de vida.
5. Porque si hemos sido unidos a Cristo en la semejanza de Su muerte, ciertamente lo
seremos también en la semejanza de Su resurrección.

6. Sabemos esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado con Cristo, para que nuestro
cuerpo de pecado fuera destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado;

7. porque el que ha muerto, ha sido libertado del pecadora.

8. Y si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con Ela,

9. sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de entre los muertosa, no volverá a morir;
la muerte ya no tiene dominio sobre El.

10. Porque en cuanto a que El murió, murió al pecado de una vez para siempre; pero en
cuanto El vive, vive para Dios.

5. EFESIOS 4:1-6

6. 1 PEDRO 3:18-22

B. Con una oración corta, el oficiante pide la bendición de Dios para esta ocasión tan
gozosa.
Enseguida da una breve explicación del evento al grupo presente:
Por medio de su vida, muerte y resurrección a favor de toda la humanidad, Cristo compró la
vida de todos y cada ser humano hace casi 2,000 años. El Espíritu Santo ha estado obrando
ya en la vida de esta persona, y el bautismo es la ceremonia por medio de la cual
reconocemos quienes somos en realidad: que ya pertenecemos a Cristo, quien ya ha lavado
todos nuestros pecados, y que ya nos ha dado una nueva vida. Éste es un evento lleno de
gozo en el cual nos regocijamos en lo que Jesús ha hecho por todos y cada uno de
nosotros.
Después de la oración, el oficiante pregunta:
¿Por qué ( Nombre completo de la persona) crees que te debes bautizar?
“¿Crees, (nombre completo de la persona), que Dios ha perdonado todos tus pecados por
causa de Jesucristo, y que Jesús es tu Salvador personal?”
El individuo responde: “Sí” (Puede ampliar la respuesta)
El oficiante pregunta: “¿Crees que Jesús está en el Padre, y tú en Jesús, y Jesús en ti?”
El individuo responde: “Sí” (Puede ampliar la respuesta)
El oficiante pregunta: “¿Crees que tu Padre en el cielo te ha adoptado en su Hijo Jesús, te
ha bautizado en su Espíritu Santo, y te ha hecho su hijo amado en Jesús?”
El individuo responde: “Sí” (Puede ampliar la respuesta)
El oficiante declara:
“ (nombre completo de la persona), yo te bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del
Espíritu Santo. Amén”.
La persona es entonces sumergida en el agua. Puede
ser, en donde la inmersión se dificulta, por aspersión,
afusión o rociado con la mano o derramamiento
El oficiante concluye la ceremonia al poner las manos en
los hombros o la cabeza de la persona que fue bautizada
y ofrecer una oración de acción de gracias por el nuevo
creyente, por el amor de Dios al enviar a Jesús para
nuestra salvación, y por el Espíritu Santo a quien el
Padre envía para que esté con nosotros y en nosotros.
Consejos
La mayoría de los bautismos tomarán lugar ya sea en
una tina de algún tipo, en una pila bautismal, en una
formación de agua natural como un río o un lago, o en
una alberca de algún tipo. Si el bautismo se lleva a cabo en una tina, ayude al individuo a
entrar al agua y a sentarse. Luego si usted así lo desea puede arrodillarse fuera de la tina
para evitar la presión excesiva sobre su columna vertebral cuando sumerja a la persona en
el agua.
Pídale al individuo que se detenga un codo con la mano del otro brazo, y que se tape la
nariz con la mano libre. Una vez que usted se ha asegurado que la persona está cómoda,
así como preparada mental y físicamente, ponga una mano detrás de la espalda del
individuo, y tome el hombro de la persona con la otra. Luego suavemente sumerja a la
persona totalmente dentro del agua y rápidamente sáquela del agua.
Si el lugar del bautismo es una alberca o algún otro lugar de agua más profunda en la que el
ministro deba entrar al agua, tal como un río o un lago, permanezca en el agua con el
individuo y siga las instrucciones dadas en los párrafos anteriores. Tenga en mente que la
persona que está siendo bautizada necesita estar parada en lugar de sentada, así que usted
necesitará cargar más del peso de ella. Usted puede pedirle al individuo que doble las
rodillas durante la sumersión para que de esta manera le ayude a usted a cargar parte de su
propio peso.

¿Qué es el bautismo?
El bautismo por agua es para el individuo que ha recibido la salvación de Cristo a través de
Su obra en la cruz y Su resurrección, y se ha convertido en Su discípulo. Entonces, en
obediencia al mandato de Cristo y como un testimonio ante Dios, la iglesia, uno mismo, y el
mundo, un creyente debe sumergirse en agua en el nombre del Padre, el Hijo, y el Espíritu
Santo. El bautismo por agua es una demostración visual y simbólica de la unión entre una
persona y Cristo en semejanza a Su muerte y resurrección. Simboliza que el pasado
pecaminoso de una persona ha muerto y ahora está libre de la esclavitud al pecado.

En las Escrituras, Cristo le da dos ordenanzas a la Iglesia. Estas son el bautismo y la Santa
Cena. Ambas son representaciones tangibles y visibles de las realidades invisibles del
evangelio y la aplicación del evangelio por medio del Espíritu Santo a nuestras vidas.
Entonces, el bautismo es una representación de la muerte y resurrección de Cristo y nuestra
unión a Él a través de las mismas. Cuando alguien es bautizado, esto nos recuerda de la
muerte y resurrección de Cristo y que ahora, cuando ponemos nuestra confianza en Él,
nuestro pecado también ha sido crucificado y ahora tenemos nueva vida en Jesús.

Preguntas adicionales

¿Por qué debo ser bautizado?


El deseo de ser bautizado debe ser motivado únicamente por el deseo de glorificar a Dios a
través de nuestra obediencia. Cualquier otra razón (para participar en Santa Cena, porque tu
familia quiere lo hagas, etc.) no es suficiente para ser bautizad

¿Quién debe ser bautizado?


Esto significa que bautizamos únicamente aquellas personas que creen y confiesan a Jesús
como su Salvador. En el libro de Hechos (y otras cartas del Nuevo Testamento), vemos una
y otra vez que el bautismo se relaciona de manera explícita con el arrepentimiento, recibir la
Palabra, y recibir el Espíritu Santo.

¿Cuándo debo ser bautizado?


Una persona debe ser bautizada inmediatamente después de confiar en Cristo como su
Salvador. Las Escrituras no hablan de esperar para ser bautizado y cumplir con esta
ordenanza. Ser bautizado “inmediatamente” no necesariamente significa horas después o el
mismo día, sino que el creyente debe hacer todo lo posible después de creer en Cristo para
ser bautizado lo más pronto posible.

Se permitre que transcurre un período de tiempo para que el creyente pueda examinar el
evangelio, el significado del bautismo, y sus implicaciones con otras personas en la iglesia.
Luego espera para bautizarse hasta un servicio de bautismos para que podamos celebrarlo
juntos como iglesia.

¿Dónde debo ser bautizado?

Aunque no hay instrucciones en la Biblia sobre donde uno debe ser bautizado, nosotros lo
practicamos en el contexto de la reunión de la iglesia local (servicios de bautismo, días
familiares, etc.). Esto permite que la comunidad entera pueda celebrar este acto de
obediencia.

¿Quién debe bautizarme?


La Biblia no da requisitos ni instrucciones sobre quién puede o debe bautizarte, y no hay una
razón bíblica para limitar este acto solo a los pastores o líderes de la iglesia. Entonces,
permitimos que cualquier creyente, hombre o mujer, que ya ha obedecido, cumpliendo con
el bautismo por sí mismo(a), puede bautizar a otro creyente.

Preguntas de refuerzo

1. ¿Quién es pecador? Rom. 3:23

2. ¿Cuál es el resultado del pecado? Ro. 6:23

3. ¿Qué quita el pecado? 1 Jn. 1:7; Jn. 1:29

4. ¿Quién es Jesucristo? Jn. 1:1,14-15; 5:18 en adelante; 14:6; Mar. 14:61-

62; 1 Tim. 2:5.

5. ¿Cuántos dioses hay? (Pregunta para personas que han sido miembros de

sectas como por ejemplo los mormones). Isa. 44:6; Mt. 28:19; 1 Tim. 2:5

6. ¿Qué hizo Cristo por ti cuando murió en la cruz? Isa. 53:5-6; Ro. 5:8; 1 Ped. 2:24

7. ¿Qué tienes que hacer para ser salvo y un día ir al cielo? Jn. 1:12; 3:36;

Ef. 2:8-9; Hch. 16:31; Ro. 10:9, 10, 13

8. Si murieras esta noche, ¿a dónde irías? ¿Cómo lo sabes? Jn. 14:1-3; 1 Jn.

5:11-13; Fil. 1:21-23; Ro. 8:12

9. ¿Quieres que todo el mundo sepa que tu eres hijo de Dios? Hch. 16:30-34;
9:17,18,20

10 ¿Qué significa el bautismo? Mt. 28:18-20 ¿Cuál es la forma correcta?

¿Quieres ser bautizado? ¿Por qué? ¿Qué es lo que lava los pecados? 1 Jn. 1:7; Apoc.
1:5

11. ¿Has renunciado al diablo, los demonios y toda su obra? (incluso el curanderismo, el
horóscopo, la astrología, etc.) Deut. 18:10-12; Lev. 19:26,31; Stg. 4:7

12. ¿Has recibido a Jesucristo como tu Señor y Salvador? ¿Qué significa esto de que Cristo
es tu Señor y Salvador?

13. ¿Estás dispuesto de seguir y obedecer al Señor Jesucristo venga lo que venga? Job.
13:15; 21:19; Heb. 12:1-3; Fil. 1:29

Temas adicionales

En muchas iglesias evangélicas, una persona llega a ser miembro de la iglesia local al ser
bautizado. Si es así, el curso previo debe incluir otros temas como estos:

a. La cena del Señor

b. La lectura bíblica

c. Cómo funcionar siendo miembro de una iglesia local

d. La oración

e. La obediencia

f. La victoria sobre el pecado y el diablo

g. Cómo compartir su fe a otros

h. Los dones del Espíritu

i. La mayordomía

j. Una vida llena del Espíritu

k. La guía de Dios

Preguntas y respuestas

1. ¿ El bautizo en agua es obligatorio ó no?

Es obligatorio porque Jesús cuando ordenó a los apóstoles: “Por tanto, id, y haced
discípulos a todas las naciones bautizándole en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu
Santo” (Mateos 28:19) el hecho de que hay la orden de bautizar implícitamente significa que
quien ha creído tiene el deber de hacerse bautizar. Cuando Ananías fue con Saulo le dijo:
“Ahora, pues, ¿ por qué te detienes? Levántate y bautízate …” (Hechos 22:16).

2. ¿ Es por medio del bautizo que se obtiene la remisión de los pecados?

No, no es por el acto del bautizo sino por la fe en Cristo (previa al bautizo) que se recibe la
remisión de los pecados personales. De hecho Jesucristo cuando le apareció a Saulo le dijo:
“Pero levántate, y ponte sobre tus pies; Porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por
ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti
librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te envío, para que abras sus ojos,
para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que
reciban, por la fe que es en mi, perdón de pecados y herencia entre los santificados”
(Hechos 26:16-18). El apóstol Pedro también confirma esto en la casa de Cornelio: “de éste
dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de
pecados por su nombre” (Hechos 10:43) como se puede ver claramente es por medio de la
fe en el nombre de Jesucristo que se recibe la remisión de los pecados.

3. ¿ Qué era el bautismo por los muertos practicado por algunos creyentes en
Corintios? Según está escrito: “de otro modo, ¿ qué harán los que se bautizan por
los muertos, si en ninguna manera los muertos resucitan? ¿Por qué, pues, se
bautizan por los muertos? ” (1 Corintios 15:29)

Era un bautizo en agua hecho por unos creyentes a favor de creyentes que habían muertos
sin ello, un bautizo vicario entonces. Un bautizo que nosotros no estamos llamados a
cumplir; es cierto que Pablo lo menciona hablando a los santos de Corintios pero sus
palabras no fundamentan de ningún modo esta practica como una costumbre común. Sus
palabras sobre el bautizo por los muertos tenían el fin de hacer entender a los santos de
Corintios, entre los cuales algunos decían que no había resurrección de los muertos, que si
los muertos no resucitan era contradictorio que algunos se hacían bautizar por los muertos.
En otras palabras Pablo les quiso decir que aquellos que se hacían bautizar por los muertos
lo hacían porque creían en la resurrección, de otro modo no lo hubieran hecho.

4. Jesús dio la orden de bautizar a los apóstoles; ¿ esto significa que solo los apóstoles
tienen la autoridad de bautizar?

No, no es así porque el bautismo lo puede ministrar también los ministros del evangelio que
no son apóstoles. Felipe, que de hecho era evangelista (Hechos 21:8) y no un apóstol, en
Samaria bautizó a los que habían creído según está escrito: “Pero cuando creyeron a Felipe,
que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban
hombres y mujeres. También creyó Simón mismo, y habiéndose bautizado, estaba siempre
con Felipe; y viendo las señales y grandes milagros que se hacían, estaba atónito” ( Hechos
8:12-13). Felipe también bautizó al eunuco (Hechos 8:38). También Ananias, no era un
apóstol, la Biblia dice: Un cierto discípulo (Hechos 9:10) y “Varón piadoso según la ley”
(Hechos 22:12) sin embargo él bautizó a Saulo de Tarso (Hechos 9:18).

5. ¿Qué es y qué representa el bautismo en agua?


El bautismo en agua, que nosotros ministramos a aquellos que han creído porque así
ordenó de hacer Jesucristo con aquellos que reciben su palabra (Mateos 28:19), “es la
aspiración de una buena conciencia hacia Dios” (1Pedro 3:21) por esto en la persona que ha
creído en el Señor, en el momento que escucha acerca del bautismo en agua, nace un
fuerte deseo de hacerse bautizar y enseguida pide que lo bauticen. ¿Te acuerdas del
eunuco? ¿Te acuerdas cómo después que el evangelista Felipe le habló de Jesús
(obviamente también del bautizo en agua), cuando mientras caminaban, llegaron a una
cierta agua, el eunuco pidió de ser bautizado? (Hechos 8:26-38) ¿porqué pediría tal cosa si
no por que sintió en su conciencia que tenía que hacerse bautizar para tener una buena
conciencia delante de Dios? Por medio de este bautizo, el creyente testifica ante Dios, los
ángeles, y los santos (como también delante del diablo, a sus demonios, y sus hijos), que se
ha arrepentido de sus pecados, de haberse reconciliado con Dios. En otras palabras, él
anuncia de ser muerto al pecado con Cristo, y resucitado con Cristo a nueva vida para
seguir a Él el resto de su vida. Esto es lo que representa la inmersión en el agua y la
siguiente salida de ella; Pablo explica esto cuando dice a los santos de Roma: “¿O no
sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en
su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin
de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del padre, así también nosotros
andemos en vida nueva” (Romanos 6:3-4). El bautizo es una señal exterior que testifica el
nuevo nacimiento acontecido en el creyente. Dicho en otras palabras es la señal que
testimonia la justificación recibida por el creyente por medio de su fe en Cristo. Utilizando
una expresión de Pablo que él usa con relación a la señal de la circuncisión recibida por
Abraham que así define: “Como sello de la justicia de la fe que tuvo estando aún
incircunciso”(Romanos 4:11), podemos decir que el bautizo es la señal que se recibe como
sello de la justicia obtenida por la fe cuando todavía no se había bautizado en agua.

6. ¿ Los recién nacidos se deben bautizar?

No, porque el bautismo, según la enseñanza Bíblica, es ministrado a personas que han
creído al evangelio de nuestro Señor Jesucristo, según está escrito: “el que creyere y fuere
bautizado será salvo” (Marco 16:16); lo cual significa, a personas que han aceptado por
verdaderos los siguientes hechos historicos: que Jesucristo ha muerto en la cruz por
nuestros pecados y que al tercer día ha resucitado por nuestra justificación. Esto es lo que
pasaba en la iglesia primitiva según está escrito: “así que, los que recibieron su palabra
fueron bautizados” (Hechos 2:41) y también: “Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba
el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres”
(Hechos 8:12) y un recién nacido no tiene para nada la capacidad de creer con su corazón
estas cosas. En todo el nuevo testamento no hay ningún versículo bíblico que se pueda
utilizar a favor del bautizo de recién nacidos, repito ninguno. En el libro de los Hechos que
nos cuenta la historia de la iglesia primitiva hasta el año 60, como también en las epístolas
de los Apóstoles, no hay ninguna referencia a esta practica. Más bien era totalmente
desconocida a los Apóstoles y discípulos antiguos. La costumbre de bautizar a los recién
nacidos, o más bien de rociarles con agua, porque de hecho no se trata tampoco de un
bautismo en agua sino de una aspersión de agua, se introdujo en medio de los cristianos
cuando se empezó a atribuirle al bautizo el poder de purificar al ser humano de sus
pecados, poder que no tiene porque este poder lo tiene solo la sangre de Cristo, y solo por
medio de la fe en su sangre se puede obtener la purificación de los pecados. Para mas
información sobre este argumento lee el segundo capitulo de mi libro sobre la Iglesia
Católica Romana, en particular la sección de confutación de su sacramento del bautizo.

7. ¿Qué otro recordativo nos dejó Jesús de su muerte? 1ª Corintios 11:23-26

Durante 1500 años los seguidores de Dios, a través del sacrificio del cordero pascual,
miraban adelante por fe, hacia el sacrificio de un Salvador por sus pecados. El viejo servicio
de Pascua conmemoraba la liberación de los israelitas de la esclavitud egipcia; la Santa
Cena, la cual instituyó Jesús en la noche de su crucifixión, tiene el fin de mantener fresco en
nuestras mentes la gran liberación del pecado que tuvo lugar en el Calvario. Jesús era el
verdadero cordero Pascual. Al presentarse a sí mismo como ofrenda por el pecado, puso fin
al sistema de tipos y ceremonias que durante 4000 años dirigió la atención de los adoradores
a su muerte vicaria.

La levadura y lo fermentado representan el pecado, el pan de Santa Cena y el vino,


representando el puro, impecable Cordero de Dios, deben ser sin levadura y sin fermentar.

8. ¿Por qué es importante examinarnos a nosotros mismos antes de participar en la


Santa Cena? 1ª Corintios 11:29

Este servicio sagrado lleva nuestro corazón al Calvario. Jesús dijo: “Yo soy el pan de Vida”
(Juan 6:35). “Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida” (Juan 6:63). Al
participar de esos símbolos sagrados, le decimos a nuestros prójimos y a nuestro Señor: “Al
igual que este pan sin levadura y este vino sin fermentar pasan a formar parte de cada célula
de mi cuerpo, del mismo modo propongo en mi corazón beber y comer las palabras de mi
Salvador, para que puedan impregnar cada pensamiento y cada palabra y puedan motivar
todos mis actos.”

9. ¿Qué otro servicio preparatorio nos dejó nuestro Señor? Juan 13:4-11

El lavamiento de los pies de los discípulos fue sólo un lavamiento ceremonial. Jesús le dijo a
Pedro, “Si no te lavare, no tendrás parte conmigo” (vers.8), añadiendo que lavando sus pies,
“está todo limpio” (vers. 10). Nada de esto tendría significado a menos que fuese simbólico.

10. ¿Qué mandato dio Jesús seguidamente a esa ceremonia? Vers. 12-17

Se puede ver en las palabras de Cristo que este servicio es un mandato evangélico tanto
como lo es la Santa Cena, que también fue ordenada por Jesús en el mismo momento. Jesús
no lavó los pies de los discípulos solamente para hacer una escenificación. Él quería que
aprendiesen el espíritu del cielo y que supiesen que ningún servicio que se tenga que hacer
está por debajo de la dignidad de Sus seguidores. En este hecho, Jesús elevó cada servicio
necesario por bajo que sea, al plano de un ministerio divino.
Cuando alcancemos el cielo, encontraremos al Salvador manifestando el mismo espíritu de
servicio que caracterizó su vida en la tierra. Él se “ceñirá… y vendrá a servirles” (Lucas
12:37).

11. ¿Hacia qué apuntan los servicios de Santa Cena? Mateo 26:29

Cada servicio de Santa Cena es un pequeño adelanto de lo que será la cena de bodas del
Cordero. ¡Cuánto gozo tendrá Cristo de poder beber una vez más del fruto de la viña con
aquellos que ha redimido!