Está en la página 1de 4

Aje Shaluga: Deidad de la Riqueza que Aprovechan los Estafadores.

En nuestra tradición afrocubana, Aje Shaluga era tratado como masculino. Según la
prestigiosa antropóloga Doña Natalia Bolívar Aróstegui es un Orisha relacionado con la salud,
la suerte y la riqueza. Al relacionar el agua de mar como su morada, participa del simbolismo
de la fertilidad y de la abundancia. En tradición afrocubana, se le asociaba a la Ostra Perlífera.
La concha (por su forma de oreja) es la forma de percibir la palabra y la perla era la palabra
misma.
Se dice que comerciantes y otras personas que buscan activamente el dinero, lo adoran como
su patrón y colocan en recipientes conchas y dinero para agasajarlo. Se le considera
caprichoso, voluble e inconstante. Él escoge al azar a quien bendecir y bonificar, con grandes
cantidades de dinero. En ocasiones importantes, cuando grandes cantidades de dinero han
sido gastadas, es usual oír el grito “¡Ajé Oh!” (En África), lo que implica que tales gastos
fueron gracias a la bendición de la Orisha. Tales ocasiones dan una demostración concreta de
su generosidad.
Encontrar una concha perlera es considerado de buena suerte y se le debe colocar un vaso de
aguardiente (de isla). Se fuma un tabaco y se sopla con el humo del tabaco. Igual que todos
los Orishas, aunque quizá en mayor medida, exige completa confianza en sus poderes.
Esta concha y la perla en sí, se asocia con la oreja debido a su forma, que es el órgano de la
percepción auditiva, instrumento del entendimiento espiritual. Simbólicamente la perla se
transforma en la palabra.
Esta masculinidad de Aje Saluga en tradición Afrocubana, podemos ver que es encontrada en
tierras yoruba, Uno de los primeros registros históricos escrito por el Capitán A. B. Ellis, quien
en su libro Yoruba-Speaking Peoples of the Slave Coast of West Africa, nos refuerza el hecho
de que este Orisha es tratado como masculino, para que no vayan a venir los teóricos de
nuestros ancestros “Confundidos” o en su defecto vengan los Tradicionalistas de avión a decir
que eso no existe en tierras Yoruba. Veamos que nos dice Ellis;
Aje Shaluga es el dios de la Riqueza, y confiere riquezas a sus adoradores. El nombre parece
significar "el ganador que hace que se repita", o "el hechicero que hace volver". (Aje,
hechicero, Aje, ganadero, y shalu, a repetirse) Su emblema es un gran cauri. Un proverbio
dice: "Aje Saluga pasa a menudo con la primera caravana cuando viene al mercado, y carga
el último con beneficios" y otro: "El que mientras camina encuentra un cauri, es favorecido por
Aje Shaluga". El gran cauri, emblemático de Aje Shaluga, no tiene valor como medio de
intercambio, siendo los pequeños cauris blancos los únicos utilizados para ese propósito. Es el
mecenas de los tintes y de los colores en general. Él surgió del cuerpo de YEMAYÁ.
Ahora bien, en algunas tradiciones nigerianas, se puede encontrar que es un Orisha Femenino
y en otras masculino, tal como lo ha visto Ellis, lo que nos indica que puede tratarse de
diferentes visiones regionales, las cuales ya hemos visto antes con otros Orishas.
El catedrático de la Universidad de Harvard, Joseph K. Olupona, nos muestra un Ese Ifá del
Odu Oddi Meyi y nos dice cómo Oddi hace el amor a la líder de las mujeres del mercado a
quien llama Oosa Oja y la describe e inclusive la iguala con Aje Saluga y la cataloga como hija
de Olokun Seniade. Olupona continúa diciendo, que esta es una divinidad catalogada como
Orisha blanca (por sus ropajes) y que rige sobre el dinero y la riqueza. Olupona también
asegura, que todos los mercados son generalmente gobernados por Aje Saluga como la
divinidad que gobierna estos. En otras palabras, Olupona nos está diciendo que es una
deidad, con dos nombres diferentes.
En lo personal, considero que la asociación de Oosa Oja con Ayao y no con Aje Saluga,
podría ser más congruente. De hecho, es más sensato que podamos asociar a Aje Saluga con
“Ajao”, que es como se le llama a la ostra perlífera en Yoruba, lo que inmediatamente nos
hace asociar el atributo de Aje Saluga y de hecho, “Ajao” también es hijo de Olokun Seniade.
Lo cierto es, que en algunas ciudades donde la adoración de Aje Saluga es más grande, todas
las jovencitas la reciben como parte de los “Ritos de pasaje” para las mujeres jóvenes en
tierras yoruba y Aje Saluga, es la divinidad primaria de estos rituales, ya que simboliza la
riqueza, la prosperidad, pero además la fertilidad en la mujer.
Por todo ello, es que la asociación de Aje Saluga con Oosa Oja, no sería congruente y es
hasta especulativa, más cuando vemos versos de Ifá que se refieren a Aje Saluga
directamente. Es indudable que el comercio de perlas, también es un hecho asociado a la
riqueza. Tener una perla, en la época, era considerado mucho dinero y encontrarla, era
realmente una bendición, lo cual nos hace ver el porqué, se dice que esta persona era
favorecida por Aje.
De hecho, también hay muchos refranes yoruba que se refieren a este Orisha por su nombre
directamente, por ejemplo, cuando se dice: “Aje se sienta (defeca) en mi cabeza, porque me
bendice con dinero cuando camino”. En el contexto en que esto se dice, es que cuando una
paloma defeca a la persona, esto se considera una bendición de dinero. Otro refrán dice: “A
quien quiera que Aje toque, se hace humano” en referencia a que también es solicitado para la
fertilidad”. Otro refrán dice: “Aje dormía en mi cabeza, a quienquiera que Aje toque (bendice),
actúa como un niño”, haciendo alusión a la alegría que produce haber hecho buen dinero o
literalmente “ganarse la lotería”. También vemos refranes que dicen: “Aje me eleva como un
rey”, en referencia a cómo el dinero y los hijos, hacen a una persona importante en la vida.
También podemos ver pasajes de Ifá, donde Aje Saluga es quien gobierna muchas de las
cosas que disfrutamos en la vida, es decir, las cosas que él representa (dinero e hijos -
fertilidad en la mujer). Así lo encontramos en el Odu Oshe Iwori de tradición Nigeriana.
Ose gobi, Iwori gobi
Adivinó para Aje Saluga
El primero que nació de Eleepo (Padre)
El rey que reside dentro de las profundidades en esplendor majestuoso,
es el nombre de Olokun Seniade (portador de la corona más antigua)
El rey de todo el disfrute, es el nombre de Aje Saluga.
Como podemos ver, Aje Saluga y su especulativa conexión con los mercados, por ser
conocido como un lugar de reunión con mucho flujo y movimiento de personas, lo que a su
vez presenta al mercado como un indicador clave para la economía local, es que no vemos a
Aje Saluga asociado con estos por ninguna parte, solo en lo que pudo ver Ellis. Esto puede
deberse a los múltiples significados que puede tener la palabra Aje, dependiendo del acento.
Si bien es cierto que Ajé significa riqueza, no necesariamente, debe inferirse que se deba a la
deidad como tal, ya que Aje puede significar, dueño o el propietario de algo y así mismo, se
refiere al que gana o hace ganancias, lo cual es típico de los mercados.
Aquella frase que vimos en el libro de Ellis, bien pudiera ser una forma alegórica de decir, "El
propietario pasa a menudo con la primera caravana cuando viene al mercado, y carga el
último con beneficios". También podría significar: "El que hace ganancias pasa a menudo con
la primera caravana cuando viene al mercado, y carga el último con beneficios" o sea, un
juego de palabras que sabemos que son favoritos de los refranes Yoruba.
Lo que sí vemos invariablemente es que siempre está asociado con el mar, tanto en sus fases
femeninas como las masculinas. De hecho, otro Ese Ifá nos muestra la importancia de este
Orisha con la fertilidad, al dejar claro que los hijos son nuestra continuidad en la tierra y por
tanto infiere fertilidad, pero lo sigue asociando a las riquezas, al mar y a los hijos, producto de
esa fertilidad.
La tierra es negra y siempre será negra
El suelo es oscuro y siempre será oscuro
Los torrentes son tempestuosos como siempre serán
Estos eran los nombres de los Awó que lanzaron Ifá para Aje Saluga
Quién es incierto como el océano
Los mismos adivinos de Ifá lanzaron Ifá para Obinrin (mujeres)
Quién es voluble como el mar
Lo mismo fue declarado para Omo (Hijo/a)
Quien es firme para apoyarnos, como piedras en el lecho del río
Ellos dijeron,
La riqueza puede ir y venir
Y así pueden las mujeres
Pero los descendientes, continúan el linaje para la continuidad de la tierra (Oloye Agboola).
Es claro que todos estos versos, nos dan indicio de cómo Aje Saluga solo se asocia a la
riqueza y que no tiene nada que ver en absoluto con los mercados. De hecho, su naturaleza
caprichosa, voluble e inconstante y el hecho de que escoge al azar a quien bendecir y no lo
asocian al trabajo como comerciante, sino como una deidad que da riquezas a través de la
suerte.
De hecho, en la tradición afrobrasilera del Candomblé donde sí se puede recibir, la consideran
la Orisha femenina, de la prosperidad y la riqueza, la salud y las pasiones. En el camino de la
prosperidad está ligada a Oshumare y en el camino de la salud está ligada a Omulu, pero lo
más relevante es que también vive en los lugares desolados del mar, en pequeños islotes
rodeados de mucho arrecife y también la encontramos en el fondo del mar. Por ningún lado la
vemos, haciendo comercio en los mercados. De hecho, en Brasil Aje es un camino de Yemayá
y una de las nueve hijas de Olokun. Lo más relevante en esto, es que Aje Saluga está más en
relación el misterio Yemayá/Olokun. Nada tiene que ver con Ochún.
Sin embargo, el culto e Orisha Ajé Saluga en Cuba, según los estudiosos de la materia, se
perdió en el siglo XIX y no se conocieron más entregas de este Orisha. Hoy en día, con la
entrada de la moda nigeriana, los inventores y estafadores de tradición afrocubana, dicen que
lo pueden entregar, pero son tan MALOS estafadores, que lo ofrecen como una Orisha
femenina, aún cuando en tradición afrocubana, era tratado como masculino. Para lograr sus
estafas, estos delincuentes se valen de dos Orishas menores que se les entrega o reciben los
hijos de Ochún, para que los acompañen.
Una de estas, es Orisha Owó, que en nuestra tradición afrocubana es la Orisha que afirma el
poder del dinero de Ochún en la tierra. De hecho, estos señores son tan malos estafadores,
que no se dan cuenta que el mismo tratado de esta deidad, es el que nos dice que esta Orisha
es un ente independiente de Aje, cuando nos indica que Orisha Owó es para que Ochún y Aje
Saluga (dos entes diferentes de esta), le hagan rectificar su suerte de dinero en la tierra.
De hecho, Orisha Owó tiene una particularidad que no tiene Aje Saluga: Esta debe vivir
enterrada, ya que su ceremonia se ejecuta junto con Inle Oguere o sea, la Madre Tierra, lo
cual nos indica inmediatamente, que no puede tratarse de Aje Saluga, como Orisha Marino.
Es más, las piedras del secreto de Orisha Owó, no son cualquier tipo de piedras, ya que estas
deben ser las conocidas como piedras madrepóricas o rodocrositas, las cuales no se usan en
Aje Shaluga y que tampoco tienen nada que ver con los corales madrepóricos que se forman
de corales.
El otro Orisha que se les entrega a los hijos de Ochún y que estos estafadores quieren hacer
pasar como Aje Saluga, es un Orisha que tiene un nombre similar y que se llama Orisha Ayé.
Sin embargo, esta Orisha vive junto con Ochún y comen lo mismo. Pero hay un problema para
estos estafadores: Esta es una Orisha que se recibe para que la persona pueda vivir con
ESTABILIDAD MATRIMONIAL. Por ningún lado es asociada a Aje Saluga o a Orisha Aje,
como deidad de la riqueza y el dinero.
Lo cierto es que en la actualidad, por tradición afrocubana, solo los Babalawos montan a Aje
Saluga, pero no para su entrega, sino como una parte integral de los secretos que van dentro
del Olokun de Ifá, lo cual también es un fuerte indicativo, de que en nuestra tradición, tiene
que ver con Olokun/Yemayá y no con Ochún. De esto nos habla el Odu de Ifá Okana Oyekun.
Aún cuando se dice que por tradición afrocubana, Aje Saluga habla en el signo Oyekun
Okana, no es mucho más lo que podamos saber de él. En Oyekun Okana, no nace Ajé Saluga
y solo nos dice:
Nace Aje Shalunga. Deambulando por la tierra africana, Ajé Shalunga, hombre que todos
escuchaban pues por su boca hablaba la sabiduría de la antigua civilización egipcia, con sus
misterios, sus grandes conocimientos de los movimientos astrales y sus conocimientos de la
naturaleza, se encontró con un pueblo que vivía en la abundancia y que no repartía sus bienes
con los pueblos aledaños que morían de hambre.
Todos lo saludaron: “Ajé oh; Ajé oh”, sabiendo que, con su visita, traería más
desenvolvimiento a todos ellos. Pero Ajé, quien no podía entender como ellos no ayudaban a
los demás, consumiéndose en una avaricia despiadada, no respondió al saludo, pero apreció
la hospitalidad. Por supuesto, como todos sabían que él representaba la riqueza, lo colmaban
de atenciones, pero el sabio entre los sabios reflexionaba para que los demás tomaran
conciencia de que lo más importante era que se ayudaran los unos a los otros.
Decidió hablarles y se hizo una tribuna de madera de palma y hojas secas. Congregó a todo el
pueblo y le habló de las virtudes que había que tener con el prójimo. Pero sucedió que nadie
lo escuchaba.
Olofin, sirviéndose de sus Orishas Changó y Oyá, mandó una tormenta de rayos y truenos.
Del cielo encapotado cayeron piedras y esto duró meses. El pueblo desesperado, pidió y pidió
y sus hermanos de pueblos vecinos, los que arrastraban la desgracia, dividieron su pobreza.
Ajé Shalunga rugió con su voz: “La carrera no la gana el más rápido”.
En otra versión de la historia, tenemos que Ajé Shaluga se sorprendió al ver el egoísmo que
privaba entre los hombres de tierra yoruba. Quiso enseñarles a compartir pero nadie lo
escuchaba, así que al tiempo Oloddumare envió el diluvio y fue entonces cuando los hombres
comprendieron la necesidad de ayudarse unos con otros. Luego cuando las aguas
comenzaron a secarse, descubrieron que habían quedado esparcidas por toda la tierra miles
de conchas, recordando a todos las enseñanzas de Ayé Shaluga y desde entonces, se inició
el culto y la consagración de esta deidad para el logro de la riqueza compartida y la estabilidad
material.
Como vemos, no nos dice mucho más sobre esta deidad, que inclusive rara vez es
mencionada en nuestro Corpus de Ifá. Nuevamente debo advertir que en Venezuela se está
dando este fraude, por parte de un “Oriate”, llamado Kevin Pérez Oya Tiyoko. Este “Genio” de
la Ocha, haciendo un “recopilación de éxitos” para su basura y hasta donde se llega a
inventar, que Aje Saluga es nada menos que hijo de Obbatalá y que su familia es Oduduwa,
Brosia, Boromú, Orishanlá y Ogán. Obviamente esto se lo sacó de la manga, al ver que en
África, es asociado a los Orishas Fun Fun (Blancos), los cuales tienen otra connotación, pero
además ignora que Olokun, también es considerado un Orisha Fun Fun en África.
Para el fundamento INVENTADO que VENDE, se puso a leer cual era el fundamento del
Orisha en Brasil y de allí sacó su invento, con todo y Odus que también se sacó de la manga.
En algunos casos hasta le clavan ocho piedras, para simbolizar mejor aún el exabrupto.
ATENCIÓN VENEZUELA, no caigas en este invento. Ya que Ajé Saluga, se conoció en Cuba,
pero hace siglos no se entrega. Estos tratados que se han sacado, son de tradición
Afrobrasilera, copiada de un autor cuyo seudónimo es Osvaldo Obbatalá y nada tiene que ver
con nuestra tradición.
Tu amigo de siempre,
Águila de Ifá