Está en la página 1de 6

En las relaciones con Dios

1. Un líder obediente y sujeto: Dios no soporta la desobediencia ni la rebeldía.


Josué fue durante 40 años un simple ayudante de Moisés y nunca se rebeló, sino
todo lo contrario, y santificó a Dios a pesar de que su vida estaba en peligro
(Nm. 14). Moisés siempre estaba en la presencia de Dios, sujeto a Él (Ex. 20:18-
19).
2. Con visión y capacidad de multiplicar a otros líderes para que se
levanten: Dios permite a Moisés ver la tierra prometida. Moisés levanto a Josué.
Un líder que no se levanta y multiplica a otros, no es un verdadero líder.
3. Con capacidad de levantar y animar públicamente a otros líderes: Moisés
pudo levantar a Josué y consagrarlo delante de todo el pueblo, no tuvo envidia,
ni temor, sino que lo hizo para que el pueblo reconociera el liderazgo de Josué.
4. Un liderazgo de fortaleza: La manera que un líder fortalece a sus miembros
es enseñándoles y capacitándoles con su ejemplo, la palabra y oración.
C. En la vida privada de cada líder (1 Ti. 3:1-7)
01. Irreprensible: El líder debe tener buen testimonio en la casa de Dios, ser
irreprensible significa que no tenga actitudes en las cuales se le tenga que estar
llamando la atención, debe ser ejemplo en todo.
02. Marido de una sola mujer: el hombre de Dios debe ser ejemplo en
moralidad, su vida sentimental debe ser ordenada y digna de imitar. Si es casado
(a) debe respetar a su esposa (b) y guardarse del adulterio. Si es soltero (a) debe
cuidar la manera de cómo se conduce sentimentalmente, ya que sería penoso
que se mostrara inestable en sus emociones o que hiciere cosas que solo en
matrimonio están permitidas. (b) El noviazgo de un líder debe ser ejemplar.
03. Sobrio: Que no sea ebrio, sin control de sí mismo que dice cosas de las
cuales luego tiene que arrepentirse, es necesario que sea sobrio, es decir dueño
de sí mismo... evitando los extremismos emocionales.
04. Prudente: Esta característica implica sabiduría y discreción. Muchas veces
a través de una consejería usted de cosas que nadie tiene que saber y usted debe
ser una tumba que no deje escapar ninguna información eso es prudencia.
05. Decoroso: Tiene que ver con la imagen que proyecta el líder en la
comunidad, debe ser una persona digna de respeto y honorable, arreglo
personal, imagen de limpieza y orden interior. Cuidarse de que el vestuario no
sea provocativo, es necesario reflejar el cambio que hizo Jesús en nuestras
vidas.
06. Hospedador: tener un corazón dispuesto y abierto para ayudar a quien lo
necesita, material o espiritualmente hablando.
07. Apto para enseñar: Que sea diestro en la exposición de la palabra de Dios
para poder alimentar al rebaño, escudriñe las escrituras y explique las lecciones
que nos enseñan a cómo hacerlo mejor, ponga atención a cada mensaje, pues
nadie puede enseñar lo que no sabe.
08. No dado al vino: No podemos concebir a un líder de Dios ebrio, esto viola
los preceptos de Dios para un cristiano Ro. 13:12, Gal.5:19-21.
09. No pendenciero: Hay personas que están listas para responder a una
agresión física o verbal. El hombre de Dios es de paz y sabe controlarse en
momentos de tensión, debe reflejar la paz de Dios.
10. No codicioso de ganancias deshonesta: Debemos ser ejemplos aun en
nuestra vida económica, Ejemplos: pedir prestado y no pagar, girar cheques sin
fondos, tomar algo al crédito y no pagar, etc.
11. Amable: Del griego epieikeia que significa ceder o abstenerse, el líder debe
saber no aplicar la ley en seco sino el espíritu de la ley, saber aplicar el amor.
12. Apacible: Que sea una persona que irradie paz, capaz de tolerar y aceptar el
punto de vista de otros.
13. No avaro: La avaricia es idolatrar el dinero, el líder debe ser ejemplo de
generosidad.
D. En su vida en el hogar
1) Que gobierne su casa: La iglesia no es una empresa o asociación, es una
familia, por eso Pablo nos exhorta a gobernar nuestra casa para gobernar o más
bien cuidar de la iglesia de Dios, que cumpla bien su función en el hogar, si es
padre tener a sus hijos bajo sujeción, si es madre cumplir bien el papel de ayuda
idónea, y si es hijo debe mostrar respeto, obediencia y honra a sus padres.
E. Es su vida de iglesia
1) No un neófito: Esto indica apto para servir, persona con madurez cristiana,
ya que si es nuevo habrá peligro de que caiga en la trampa del diablo por
desanimo u orgullo, la madurez viene como el resultado del sometimiento a
Dios y la disposición nuestra, para que el obre en nuestra vida.
F. En su vida en la calle:
1) Que todos los de fuera tengan un buen concepto del que va a ser un líder:
Debemos ser ejemplo tanto de los de adentro de la iglesia como de los de afuera,
como a nuestros compañeros de trabajo, de estudio, etc. Deben reconocer que
en nosotros ahí algo especial: LA PRESENCIA DEL ESPIRITU SANTO.
En las Sagradas Escrituras se nos dicen tres cosas acerca de la
naturaleza de Dios.

1. “Dios es Espíritu” (Juan 4:24).


Por ser “Espíritu” no tiene sustancia visible, es incorpóreo. Si Dios tuviera
un cuerpo tangible, no sería omnipresente, y estaría limitado a un lugar;
al ser “Espíritu” llena los cielos y la tierra.

2. “Dios es luz” (1ª Juan 1:5) lo cual es lo opuesto a las tinieblas.


Las tinieblas, en las Escrituras, representan el pecado, el mal, la muerte;
la luz representa la santidad, la bondad, la vida. Que “Dios es luz”
significa que es la suma de todas las excelencias.

3. “Dios es amor” (1ª Juan 4:8). No es simplemente que Dios “ama”, sino que
su misma esencia es Amor, él mismo es El Amor verdadero), El amor no es
simplemente uno de sus atributos, es su misma naturaleza. Muchos hoy en día
hablan del amor de Dios, pero son ajenos por completo al Dios de amor.

6 Aspectos del Amor de Dios


1. El amor de Dios es incondicional: Esto quiere decir que Dios amó a todos sin
condiciones, sin mirar los muchos pecados del hombre,
el amó a toda la humanidad aún sabiendo que no todos corresponderían a su
amor, y sabiendo que nadie podía pagar ese amor tan grande, y peor aún
muchos de los que amó lo rechazarían.
Nadie merecía ni merece ser amado por Dios, pero de igual manera Dios amó
al mundo. La única razón por la cuál Dios nos amó, es porque él es amor y
siempre está amando, no puede hacer otra cosa, porque esa es su naturaleza, él
siempre ama sin condiciones previas, esa clase de amor fue demostrado
cuando él envió a su hijo a morir en la cruz por toda la humanidad, por lo
tanto, esa es la mayor prueba de amor que Dios hizo por todos nosotros, él ya
amó a todos, lo demostró en la cruz, lo demostró haciéndose hombre para
rescatar a su creación de la condenación. Aunque el amor de Dios general es
incondicional como ya lo vimos, debemos hacer una pequeña diferencia entre
este amor general de Dios por todos, y el amor especial para con sus hijos, el
cuál trasciende más allá de esta vida y que disfrutaremos de sus beneficios por
siempre, de hecho la Biblia nos dice en Proverbios 8:17 “Amo a los que me
aman, y los que me buscan con diligencia me hallarán.”,
El amor de Dios nos ha dado la gracia. “Nosotros le amamos a él, porque él
nos amó primero” (1ª Juan 4:19).

2. El amor de Dios es eterno: Dios mismo es eterno, y Dios es amor; por tanto,
como él no tuvo principio, tampoco su amor lo tiene. Es cierto que este
concepto trasciende el alcance de nuestra mente finita; sin embargo, cuando
no podemos comprender, podemos adorar, como dijo un pensador, creo y
luego entiendo. La Biblia dice en Jeremías 31:3 “Con amor eterno te he
amado; por tanto te soporté con misericordia!”

3. El amor de Dios es infinito e ilimitado: Todo lo referente a Dios es infinito.


Su sustancia llena los cielos y la tierra. Su sabiduría es ilimitada, porque él
conoce todo el pasado, el presente y el futuro (omnisciencia y presciencia). Su
poder es inmenso, porque no hay nada difícil para él. Asimismo, su amor no
tiene límites.
Efesios 2:4 nos dice: “Sin embargo, Dios, que es rico en misericordia, por su
mucho amor con que nos amó”; la palabra “mucho” aquí es sinónimo de
“de tal manera amó Dios” en Juan 3:16. Nos habla de un amor tan
sobresaliente que no puede ser calculado.

“Pero él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras


iniquidades: el castigo de nuestra paz fue sobre él; y con sus llagas
nosotros somos sanados. Todos nosotros nos desviamos como ovejas;
nosotros nos hemos tornado cada uno a su propio camino; y el SEÑOR
puso sobre él la iniquidad de todos nosotros.” (Isaías 53:5-6)

“Porque cuando nosotros éramos todavía débiles, en el tiempo debido CRISTO


MURIÓ POR LOS IMPÍOS”. / Romanos 5:6

“Porque hay un Dios, y un Mediador entre Dios y los hombres, el Hombre


JESUCRISTO, quien se dio a sí mismo en RESCATE POR TODOS, para ser
testificado en el debido tiempo”. (1ª Timoteo 2:5-6).

“Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre envió al Hijo para ser el
SALVADOR DEL MUNDO”. (1ª Juan 4:14).

“Y Él es la propiciación por NUESTROS PECADOS: y no sólo por los


nuestros, SINO TAMBIÉN POR LOS PECADOS DE TODO EL MUNDO”.
(1ª Juan 2:2)

4. El amor de Dios es bueno: El amor, la misericordia y el favor de Dios son


inseparables. Así que, si Cristo sufrió el menosprecio y aun así Dios
le amó, que ningún cristiano dude del amor de Dios, no importa
cuan dura sea la prueba. Dios no enriqueció a Cristo con
prosperidad temporal en este mundo, ya que “no tenía donde
recostar su cabeza”. Pero sí le dio el Espíritu sin medida. Siendo
así, aprendamos que las bendiciones espirituales son las riquezas
más grandes. ¡Qué bendición es saber que, aunque el mundo nos
odie, Dios nos ama y su amor es seguro, nada ni nadie nos puede
separar de su amor, y su amor es por la eternidad para sus hijos
que han sido lavados en la sangre de Cristo!!
Conclusión:
Sólo nos resta meditar, adorar, llorar y agradecer tanto amor de Dios
para con nosotros sus hijos y por todos los seres humanos, las palabras
sobran para explicar su gran amor con que nos amó, es indescriptible y
al mismo tiempo inmerecido, inexplicable, esto nos debe llevar a amar
como el nos amó.