Está en la página 1de 4

Sufijos

Los sufijos son morfemas (dentro de los llamados afijos), que se


escriben al final de una palabra y le modifican su significado. Por
ejemplo: zoofilia (filiasignifica “amor” y zoo refiere al reino
animal).

Los sufijos, en general, no tienen más de tres o cuatro letras; sin


embargo, pueden cambiar bastante el significado de la palabra.

La mayoría de los sufijos utilizados en el idioma español son


derivados del latín, algunos provienen del griego y otros son
construcciones locales o regionales, típicas del modo de hablar
de los pueblos.

Es interesante mencionar que algunos sufijos se han


incorporado a ciertos lenguajes de especialidad con cierta
independencia de la palabra, a modo de generalización, como
sucede con el sufijo –filia en el campo de la psicología.

En español, la acentuación de las palabras que llevan sufijos


respetan las normas de acentuación generales del idioma.

A continuación se ejemplifican diferentes sufijos, cada uno con su respectivo


significado:

1. -arquía. Se agrega a sustantivos abstractos para aludir a formas de


gobierno. Por ejemplo: monarquía, oligarquía.

2. -azo. Se agrega a sustantivos o adjetivos para funcionar como un elemento


enfático. Por ejemplo: amigazo, codazo, latigazo.

3. -ito. Se agrega a sustantivos para funcionar como diminutivo. Por


ejemplo: perrito, momentito.

4. -ísimo. Se agrega a adjetivos e indica grados superlativo. Por


ejemplo: buenísimo, altísimo.

5. -terapia. Se agrega a sustantivos para indicar formas de tratamiento de


enfermedades. Por ejemplo: radioterapia, antibioticoterapia.
Prefijos
Los prefijos son aquellos elementos gramaticales que se
colocan delante de una palabra y modifican su significado.
Ej. automóvil, discontinuo, inmoral, hemisferio.

La palabra prefijo está compuesta por dos partes: pre, que


quiere decir “antes” y fijo, que significa “fijar”. Los prefijos se
diferencian de los sufijos, que refieren justamente a aquellos
elementos gramaticales que se ponen al final de una palabra y
que también modifican su significado.

Tanto los prefijos como los sufijos carecen de autonomía, es


decir, no se los utiliza solos, sino que siempre van unidos a una
palabra.

La palabra “prefijo” también es utilizada para referirse al


número que se debe colocar antes de marcar un teléfono que se
encuentre en otra zona o país. Por ejemplo, para realizar una
llamada internacional a Argentina, se deberá marcar “+54”, que
es el prefijo de la Argentina.

A continuación se enumerarán algunos de los tantos prefijos que existen en la


lengua castellana con ejemplos, para su mejor comprensión:

1. Bi. Indica que algo “dos veces” o “dos”. Por ejemplo: bicicleta, binario,
bidireccional, bisexual.

2. An, a. Se señala la negación o privación de algo. Por


ejemplo: anomia, analfabeto, acéfalo, amorfo.

3. Anti. Señala contrariedad u oposición. Por ejemplo: antinomia, antisemita,


anticlerical, antídoto, antípodas.

4. De, di, des, dis. Indican alejamiento, inversión de un significado, exceso,


negación, decrecer o privación. Por ejemplo: discontinuo, discordia,
decrecimiento, descreer, dislocar.
5. Hemi. Señala “la mitad de algo”. Por ejemplo: hemistiquio, hemisferio,
hemiciclo, hemiplejia.

1.

Fuente: https://www.ejemplos.co/prefijos/#ixzz5vrpb6cxn