Está en la página 1de 24

Mario Ignacio Licata

Licenciado en Actividad Física y Deporte

Capacitador AMF Entrenamiento Miofascial Latinoamérica

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


1 Lic. en Actividad Física y Deporte
INDICE

Definición de Sistema Fascial

Tensegridad

Integración Miofascial y Aislamiento Muscular

Sistema Fascial

Mecanismos de Inervación de la fascia

 Órganos Tendinosos de Golgi (OTG):

 Receptores de Ruffini

 Corpúsculos de Pacini

 Receptores Intersticiales

División de la Fascia

Entrando en la Matriz

Fibrosis y Densificación de la Fascia

Histéresis o estiramiento de la fascia

Remodelación y/o Corrientes Piezoeléctricas

Resiliencia o Catapulta

Consideraciones para el entrenamiento de la fascia

Que "no" se recomienda para el entrenamiento miofascial

Bibliografía

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


2 Lic. en Actividad Física y Deporte
Definición de Sistema Fascial

La fascia es un término anatómico, ampliamente difundido, el cual define o se aplica para la


descripción de tejidos conjuntivos de colágeno. El uso inconsistente de este término está
causando preocupación debido a su potencial para confundir la comunicación técnica sobre la
fascia en entornos de discursos globales, de múltiples disciplinas y múltiples profesiones. La Fascia
Research Society actuó para abordar esta cuestión estableciendo un Comité de Nomenclatura de
Fascia (FNC) cuyo propósito era aclarar la terminología relacionada con la fascia. Desde entonces,
este comité ha desarrollado y definido los términos FASCIA y más recientemente el SISTEMA
FASCIAL.
Fascia es un término anatómico ampliamente utilizado, pero su definición mínima, inexacta y
ambigua confunde un claro reconocimiento de esta parte fundamental del cuerpo (Mirkin, 2007).
Con el tiempo, este término ha sido utilizado aludiendo a: un tendón membranoso (Crooke 1651);
Una parte membranosa (Hall 1788); Una fuerte banda aponeurótica (Cruveilhier, 1844); Una
sección distinta de tejido fibroso denso, y Tejido membranoso que envuelve los órganos internos
(Godman, 1824); Una capa distinta, superficial o profunda de tejido conectivo (Ellis, 1840); Un tipo
de tejido conectivo distinto (es decir, aponeurótico o fibro-areolar) (Gray, 1858); Un sistema de
tejido conjuntivo global (Still, 1899); «Una vaina, una lámina u otra masa disectible de tejido
conectivo» (FCAT, 1998); Y "componente del sistema de tejido conectivo blando que permea el
cuerpo humano formando una matriz tridimensional continua por todo el cuerpo dandole un
soporte estructural" (Findley y Schleip, 2007). Por consiguiente, esta sola palabra identifica varios
tipos diferentes de partes del cuerpo, lo que da sentido a la afirmación de Standring (2016) de que
la fascia es efectivamente una expresión anatómica "genérica" en vez de científicamente precisa.
Se ha expresado la preocupación de que el uso impreciso, incoherente y / o indiscriminado de este
término en referencia a una variedad de partes del tejido conjuntivo (en lugar de un tipo
específico de parte) que pueden confundir la comunicación internacional, la investigación y la
educación médica relacionada con la fascia (Wendell Smith, 1998, Langevin y Huijing, 2009, Schleip
et al., 2012a, Kumka y Bonar, 2012).
Para ello se llevo a cabo una discusión preliminar con el objetivo de establecer un entendimiento
de consenso sobre este tema a fines de 2014 y principios de 2015, donde los implicados revelaron

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


3 Lic. en Actividad Física y Deporte
que la fascia se percibe simultáneamente de dos formas principales: morfológicas y funcionales,
dentro del ambiente interdisciplinario de la comunidad de investigación de fascia.
Los investigadores morfológicos prefieren una definición más estrecha de la fascia, como la
propuesta por FCAT (Comité Federativo de Terminología Anatómica), mientras que si se intenta
investigar aspectos funcionales e tales como la transmisión de fuerza o La FNC reconoció que el
lenguaje convencional anatómico relacionado con la fascia, carece de la capacidad lingüística
requerida para discutir eficazmente la morfología de la fascia, la distribución arquitectónica, las
propiedades materiales y las funciones fisiológicas, por ejemplo: transmisión de fuerza mecánica,
capacidad sensorial, etc desde una posición ideológica más holística.
Después de una animada discusión, los participantes de esta reunión acordaron la necesidad de
desarrollar dos nuevas definiciones que, juntas, representen equitativamente cómo la fascia es
ampliamente conocida dentro de la comunidad interdisciplinaria de investigación de la fascia. La
primera se requería para relacionarse tangiblemente con las distintas secciones (disectibles) del
tejido fascial que tradicionalmente se conocían como fascias (singular, fascia).
Necesitaba ser un "término científico" precisamente expresado que pudiera ser racionalmente
utilizado para identificar fascias individuales dentro del discurso académico. Según Carla Stecco,
tener este tipo de definición es esencial porque "permite a cualquiera saber exactamente de qué
estamos hablando cuando usamos un término en particular. Utilizado para el estudio in vivo de
capas fasciales con tecnología de imagen, durante el aislamiento de capas en cadáveres y la
realización de estudios histológicos y mecánicos. Permitiendo el muestreo de estas capas durante
la cirugía para evaluar las alteraciones patológicas. Además, permite comparar los resultados de
estudios realizados por diferentes grupos (es decir, estudios de revisión y meta-análisis).
La otra definición buscada tenía que tener un enfoque más amplio, a fin de responder a la recién
reconocida necesidad de la comunidad de investigación de la fascia de ser capaz de explicar un
sistema fascial mundial (red, web) hipotético en términos funcionales. Luigi Stecco (2004), quien
sugirió que podría referirse precisamente al "sistema de tejidos conectivos fibrosos que se influyen
mutua y recíprocamente en todo el cuerpo" (2004), ha sido objeto de un estudio de este término.
Este término también ha sido incorporado recientemente en el Atlas Funcional del Sistema
Fasccial Humano de Carla Stecco (2015).
Al final de esta reunión del FNC, la mayoría de los miembros acordaron una definición precisa de
un nuevo término anatómico:

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


4 Lic. en Actividad Física y Deporte
FASCIA "es una vaina, una lámina o cualquier número de otras agregaciones disectibles de tejido
conectivo que se forma debajo de la piel para unir, encerrar y separar los músculos y otros órganos
internos".

Esta es una definición puramente anatómica, que tiene el objetivo de permitir que todos sepan

exactamente de lo que estamos hablando, aislar estas capas en cadáveres y realizar análisis

histológicos y morfológicos, muestrear las fascias durante la cirugía para evaluar alteraciones

patológicas y estudiarlas en sujetos vivos mediante alguna tecnología de imagen y finalmente,

permitir la comparación de los resultados de los estudios anatómicos realizados por diferentes

investigadores.

Este concepto y la forma en que se retrata están deliberadamente alineados con la forma en que

la fascia se define en la Terminología Anatómica (FCAT, 1998), con el fin de hacer su significado

más claro.

Sin embargo, esta definición anatómica distinta de "fascia" no es siempre útil para el uso clínico,

ya que puede conducir a la exclusión de tejidos importantes cuando se intenta entender la función

de la red fascial global durante el movimiento, incluyendo las interconexiones fasciales, tejidos con

cápsulas articulares, aponeurosis, tendones, ligamentos y tejidos conectivos intramusculares

(Schleip et al., 2012).

En la práctica las capas son inseparables, se mueven y responden juntas. Por esta razón, es útil

tener la opción de un segundo término, es decir, el sistema fascial, que pone el interés más en los

aspectos funcionales de la gran red fascial, incluyendo la transmisión de la fuerza, las funciones

sensoriales y la regulación de heridas. Con el término de "sistema fascial" propuesto, nos

referimos a una red de tejidos interdependientes, interdependientes e interdependientes que

forman un todo complejo, colaborando todos para realizar un movimiento. Para definir mejor cuál

es el sistema fascial y qué elementos incluye, se eligió un nuevo subcomité compuesto por Sue

Adstrum, Robert Schleip, Carla Stecco, Paolo Tozzi y Can Yucesoy.

Se reconoció que este término necesitaba:

- Reflejar la evolución de los conocimientos científicos acumulados de la fascia

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


5 Lic. en Actividad Física y Deporte
- Corresponde a las formas en que la fascia es diversamente percibida y discutida dentro de un

campo interdisciplinario emergente de la fascia que relaciona el discurso

- Se refieren específicamente a "una red de tejidos inter dependientes, interrelacionados que a su

vez interactúan formando un todo complejo, colaborando para realizar el movimiento" (Stecco y

Schleip, 2016)

- Ser precisas, taxonómicamente coherentes y libres de ambigüedad

- Lógicamente se relacionan con el sistema preexistente de nomenclatura anatómica, que ha sido

elaborado minuciosamente bajo los auspicios de la Federación Internacional de Asociaciones de

Anatomistas a lo largo del siglo pasado. El proceso de desarrollo de esta nueva definición se

informa a continuación.

SISTEMA FASCIAL consiste en el continuo tridimensional de tejidos conectivos fibrosos blando,

colágenos laxo y densos que impregnan el cuerpo. Incorporando elementos tales como tejido

adiposo y vainas neurovasculares, aponeurosis, fascias profundas y superficiales, epineurio,

cápsulas articulares, ligamentos, membranas, meninges, expansiones miofasciales, periostio,

retináculo, septos, tendones, fascias viscerales y todos los músculos, intra-músculos y tejidos

conectivos intermusculares incluyendo endo-peri-epimisio. El sistema fascial inter-penetra y rodea

a todos los órganos, músculos, huesos y fibras nerviosas, dotando al cuerpo de una estructura

funcional y proporcionando un ambiente que permite que todos los sistemas corporales operen de

manera integrada.

¿Por qué esta definición se construyó de esta manera?

Desde el punto de vista holístico

La definición original del sistema fascial adopta la perspectiva holística que es evidente, incluyendo

especialmente la definición del Congreso de Investigación de Fascia propuesto por Findley y

Schleip (2007). Esta visión global es un prerrequisito para examinar la morfología compleja y el

funcionamiento dinámico de esta entidad anatómica corporal desde una variedad de perspectivas.

Continuo

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


6 Lic. en Actividad Física y Deporte
Se seleccionó la palabra continuo porque destaca la continuidad tridimensional del sistema fascial,

que es esencial para comprender la contribución funcional del sistema fascial a la generación y

transmisión de la tensión mecánica y otras formas de información corporal (por ejemplo,

neurológicas, bioquímicas). Este término es congruente con la continuidad del tejido fascial y

observado por varios anatomistas que han estudiado específicamente este tema, y

â��â��reforzado por los historiólogos Ross y Schmidt, y otros autores que han estudiado

específicamente este tema (Bichat, 1813, Still, 1899; Godman, 1824; Gallaudet, 1931) incluyendo

la explicación de Pawlina de que "el tejido conjuntivo forma un vasto y continuo compartimiento

en todo el cuerpo" (2011, p.158). Según Jean-Claude Guimberteau 5, percibir la fascia (tejido

fibroso) como "una red fibrilar continua de tensión" permite comprender la fascia y el cuerpo que

la contiene "de una manera nueva".

En el pasado, explica, La anatomía de la disección y la investigación quirúrgica se ha centrado

principalmente en la identificación y la descripción anatómica de distintas partes fasciales,

mientras que el uso de nuevas tecnologías de investigación, como la micro videografía

endoscópica, revela la fascia como un "red fibrilar tridimensional con una estructura

arquitectónica de tipo poliedro.

El reconocimiento de la continuidad intrínseca de la fascia está vinculado a la incorporación

abierta de esta definición a varias partes anatómicas (por ejemplo, ligamentos, meninges,

tendones) que son fundamentalmente consideradas "fasciales" por muchos miembros de la

comunidad FRS / FRC - Movimiento) los profesionales de la salud, cuyo conocimiento

experimentado de la continuidad fascial fuertemente subyace su trabajo cotidiano.

La segunda frase de esta definición contiene intencionalmente los términos «tal como» e

«incluido» para indicar que esta lista de partes del cuerpo, que identifica una amplia gama de

elementos del sistema fascial, no es necesariamente completa. Para algunos estudiosos, esta lista

puede parecer demasiado liberal, pero otros argumentarán que es demasiado corta y que, por

ejemplo, debería incluir más partes vasculares, o la perineuro. Sin embargo, el propósito de una

definición es otorgar un concepto, en este caso del sistema fascial, tan breve como sea posible.

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


7 Lic. en Actividad Física y Deporte
Esto implica fundamentalmente determinar el límite o extensión espacial de lo que constituye el

sistema fascial (que en realidad es un constructo socio-biológico), pero no permite desde lo

lingüístico mencionar específicamente cada una de las partes del cuerpo que algunos consideran

como fascial en la naturaleza. Se consideraron varias palabras alternativas (red, web o matriz) que

han aparecido recientemente en la literatura relacionada con fascias (por ejemplo, Myers, 2014b,

Schleip et al., 2012b, Schultz y Feitis, 1996), ya que implícitamente transmiten un significado

similar a Continuum, pero se pasaron por alto como lo hacen de una manera menos directa.

Aspectos histológicos del sistema fascial

La fascia se compone fundamentalmente de tejidos conectivos fibrosos blandos, que contienen

colágeno laxo y densos que impregnan el cuerpo. Esta parte de la definición se basa en el

reconocimiento histológico establecido del tejido conectivo, como un tejido básico que se

subdivide taxonómicamente en tres categorías:

 Tejido conectivo embrionario (mesénquima, tejido conectivo mucoso)


 Tejido conectivo propiamente dicho (tejido conectivo laxo y denso)
 Tejido conectivo especializado (sangre, hueso, cartílago, tejido adiposo, tejido
hemopoyético, tejido linfático); (Ross y Pawlina, 2011).

A partir de esta perspectiva clasificatoria, la fascia es generalmente considerada como una forma

de tejido conectivo propiamente dicho, aunque su sub identificación específica como tejido

conectivo laxo y/o tejido conectivo denso dispuesto "regularmente" o "irregularmente" aún no se

ha aclarado. El uso de esta pluralidad de tejidos conectivos reconoce que, a nivel histológico, el

sistema fascial está constituido por varios tipos de tejido conectivo, por ejemplo, areolar, denso

regular o irregular, adiposo.

La definición propuesta para el sistema fascial se relaciona con el término tradicional tejido

conectivo, con el fin de permitir la discusión sobre el papel del sistema fascial en la transmisión de

la fuerza tensional. La palabra "blando" distingue el tejido conectivo fascial, del cartílago y el

hueso, ambos de los cuales son formas tangibles más difíciles y diferentemente especializadas de

tejido conectivo. El término tejido blando se eligió en lugar de otros como por ejemplo: tejido

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


8 Lic. en Actividad Física y Deporte
fibroso, tejido conectivo propiamente dicho, tejido de soporte blando, tal como es el término

actualmente defendido en la Terminologia Histológica (FAPAT, 2008).

El término colágeno, distingue deliberadamente la fascia del músculo, que se clasifica a menudo

por separado como otra forma especializada de tejido blando. Esta referencia general al colágeno

incluye implícitamente los tipos I y III, y deja la puerta abierta para cualquier otro colágeno que

pueda encontrarse significativamente en este amplio grupo de tejidos en un futuro.

Función fascial

El reconocimiento de la definición, de que el sistema fascial "interpenetra y rodea a todos los

órganos, músculos, huesos y fibras nerviosas" se copia de Findley y Schleip (2007). Es ampliamente

aceptado que el sistema fascial puede cumplir adicionalmente otras funciones importantes en el

cuerpo, incluyendo funciones:


 Arquitectónicas
 Estructurales
 Neurológicas
 Transmisión de fuerza biomecánica
 Morfogénesis
 Transmisión de señales celulares

(Schleip et al., 2012b ).

Sin embargo, en aras de la brevedad, la definición propuesta del sistema fascial no intenta

identificar todas las funciones actualmente conocidas de la fascia. Deliberadamente sólo hace

alusión a estas funciones diversas y amplias de una manera general, de modo que puede centrarse

en su objetivo de describir lo que es el sistema fascial, es decir, identificar sus elementos básicos

(partes esenciales) desde una perspectiva funcional. Una vez realizada esta tarea de descripción

inicial, otros pueden decidir continuar desde aquí y comenzar la tarea muy útil, aunque

posiblemente abierta, de enumerar las funciones actualmente conocidas de este complejo sistema

corporal.

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


9 Lic. en Actividad Física y Deporte
Conclusión

La intención explícita del FRS / FNC al desarrollar y definir este nuevo término (el sistema fascial)

ha sido facilitar una comunicación internacional, interdisciplinaria e interprofesional clara e

inequívoca sobre la fascia. Los autores de este artículo recomiendan fuertemente que los términos

una fascia y el sistema fascial sean ampliamente adoptados y usados en comunicaciones orales y

escritas sobre fascia.

Esta fue la traducción del la nueva terminología a utilizar publicado por Journal of Bodywork &

Movement Therapies (2016) y desarrollada por Autores: Sue Adstrum, Gil Hedley, Robert Schleip,

Carla Stecco, Can A. Yucesoy

TENSEGRIDAD

La fascia es un sistema tensegrítico ajustable,


organizada en un espacio a través de todo el cuerpo y
es quien regula a nivel local y global la biomecánica
de tensión y compresión.

Todas las estructuras mantienen la cohesión por un


equilibrio entre tensión y compresión, una tensión
continua alrededor de una compresión localizada. La
miofascia constituyen una red continua de tensión,
que se ajusta, alrededor de cada hueso, cartílago,
órganos y músculos los cuales ejercen un empuje
centrífugo sobre esta membrana fasciales tensas. Se
puede decir que los tejidos más duros y los sacos presurizados flotan en esta red de tensión, lo
que conduce a la estrategia de ajustar el componente de tensión para modificar cualquier
desalineación de los huesos.

El equilibrio de tensiones determina la forma, a su vez, el ideal equilibrio fascial va a otorgar una
economía de función absoluta. Esta forma de tensegridad fascial está animada por el complejo
sistema nervioso, el cual ajusta a la misma a través de los músculos y otros factores que se
desarrollarán a continuación, como son los mecanismos contráctiles de la fascia, esta red en
movimiento nos mostrará todas las formas posibles del cuerpo.

El mejor equilibrio fascial no solo podría responder a la mejor función sino según Langevin; 2006:
que al igual que el sistema nervioso y circulatorio el sistema fascial desarrollaría mecanismos
sensoriales para responder a la homeostasis corporal.

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


10 Lic. en Actividad Física y Deporte
"Un incremento de la tensión de uno de los componentes resulta de un aumento de la tensión de
los componentes de toda la estructura, incluso de aquellos que se encuentran en el lado opuesto"
Ingber; 2008.

Las estructuras tensegríticas muestran resiliencia, volviéndose más inflexibles y rígidas


(hipertónicas) a medida que aumenta la carga a las que están sometidas.

Si una estructura tensegrítica está cargada previamente, especialmente si están estirados los
componentes ténsiles (pretensión), la estructura es capaz de soportar una carga mayor sin
deformarse Myers; 2010. Esta mayor tensión permite soportar una mayor carga sin deformarse,
mecanismos de adaptación o remodelación, permitiendo a la fascia prepararse "pretensión" para
poder soportar una mayor cargas de tensión.

Esta pretensión o mecanismos de anticipación de las fascia están regulados por:

 Por medio del tejido muscular cuando lo desee el sistema nervioso.


 Remodelación de la MEC por medio de cargas piezoeléctricas
 Células contráctiles autónomas dispuestas en la fascia (Miofibroblastos)

La idea de tensegridad nos traslada a una forma más global de ver la estructura corporal, este
concepto de globalidad y simultaneidad nos orienta a desarrollarnos sobre el conjunto del cuerpo
tensegrítico para la terapia o los ejercicios físicos estimulando de esta manera el sistema fascial en
busca de reacciones positivas.

Integración miofascial y aislamiento muscular

La fascia es el recipiente biológico y conectar de cada órgano corporal dentro de esta incluimos
también los músculos. ¿Fascias o Miofascias? el término "mio" o myos proviene del griego y
significa músculo, a modo de incorporar a los menos formados con el término fascia indicamos el
prefijo mio como modo de hacer relevancia sobre los sectores contráctiles. La fascia involucra a
todo el tejido conectivo, Myers expone que la misma está diseñada por la matriz extra celular o
sea todos los componentes del cuerpo que no son células y todo el tramado dentro de esta, por su
parte Schleip sugiere que en la fascia se compone de todas las fibras de colágeno involucradas en
el sistema corporal, cualquiera de los dos responde a un todo inseparable y no hay ningún sector
del cuerpo libre de estos y los músculos dentro de esta red no escaparán a los diferentes puntos
de vista . Razón por la que hablar de fascia o miofascia es indistinto ya que los sectores
contráctiles a nivel micro, están compuestos por determinadas fibras de colágeno conectadas a
otros sectores fasciales, después de esta aclaración será indiferente el uso del término fascia o
miofascia en esta lectura.

¿Por que seguimos nombrando componentes corporales con el nombre de sus músculos?

De alguna manera nos debemos introducir en este complejo entramado fascial y el nombramiento
de estas porciones musculares nos ayudan a poner una etiqueta con una dirección hacia la cual
debo llegar, como una forma de orientar a nuestro lector situándolo en una zona y una dirección
Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial
11 Lic. en Actividad Física y Deporte
pero esto no quiere decir que solo trabajemos sobre ese músculos, sino lo que hacemos es abarcar
la fascia de ese sector.

Es por ello que seguimos haciendo referencias a músculos desde su concepción anatomía clásica,
solo que en nuestro interior tenemos que entender que se está haciendo alusión a algo más
complejo que el solo músculo (periostio, extremos tendinosos, aponeurosis, etc.) tampoco debe
tomar los recorridos musculares como únicos, sino cada porción o lámina puede trazar varios
recorridos dependiendo de la línea funcional trazada por el movimiento.

Los factores de aislación muscular de su función, son de vital importancia para el entendimiento
del conjunto:

 Los músculos por medio del tendón traccionan el periostio lo que implica una propagación de
la fuerza hacia varias direcciones.
 Los músculos se conectan con sus vecinos mediante fibra de colágenos o por sus tabiques
inclusive hasta con sus antagonistas trasmitiendo fuerzas en otras direcciones.
 Los músculos tienen conexiones con otros músculos anteriores o posteriores a su recorrido, el
llamado encadenamiento, por lo que las fuerzas se trasmiten hacia el resto de la línea o
estructura con el objetivo de hacer uso de los soportes como una manera de estabilizar la
misma.
 Los músculos influyen sobre los ligamentos colaterales, dispuestos de manera transversal,
integrados dinámicamente al músculo con el fin de que su contracción ayude a estabilizar las
articulaciones involucradas en el movimiento. Cuando el músculo se tensa automáticamente
lo hacen los ligamentos con el fin de estabilizar la articulación independientemente de su
posición.
 Los músculos tienen terminaciones nerviosas, las mismas se organizan de acuerdo a las fuerzas
habituales de tensión, no al musculo en su totalidad, por ende una línea de fuerza puede
activar algunas fibras (las dispuestas en la línea) de ese músculo, no teniendo la el sistema
nervioso la representación de un musculo en su totalidad.
 Los músculos reciben del sistema nervioso y circulatorio por medio de tubos (vasos o
neuronas) que atraviesan toda la anatomía del mismo, en el caso de que las mismas queden
comprimidas afectarían el normal funcionamiento del la función del músculo.

Es de vital importancia para el trabajo corporal lo expuesto y cuando pensemos en músculo este
será una guía que lo situará para poder desarrollarse en ciertos sectores y direcciones, le pedimos
no se quede con una función única sino que intente repensar los distintos trazados según las
funciones de movimiento, para ello es indispensable hacer uso del tacto, oído y vista, los sentidos
formarán parte de las herramientas que nos abrirán el conocimiento a la función corporal para
luego innovar con las intervenciones correspondientes sobre la fascia.

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


12 Lic. en Actividad Física y Deporte
Sistema Fascial

Nunca dejamos de trabajar en la fascia ya sea de manera conscientes o inconscientemente, con


mayor o menor rigurosidad, todos inevitablemente hemos estado trabajando sobre el sistema
fascial, por lo que no vamos a desechar lo viejo, sino que debemos ser responsables a la hora de
utilizar herramientas y actividades para intervenir de la mejor manera en los entrenamientos.

La fascia según Varela y Frenk; 1987 es el sistema orgánico mecano-regulador y de la estabilidad,


con este concepto las intervenciones que mejor se adapten al sistema van a perfeccionar la
funcionalidad de nuestros entrenados.

En 2003 Schleip propone a la fascia como la Cenicienta de los tejidos del sistema corporal, hasta
ahora ella fue ignorada y le hemos hecho un culto a la fibra muscular investigando cada cuestión
fisiológica de la misma, también se han hecho estudios de las estructuras por separado,
instruyéndonos quizás una muy pequeña parte de la función que cumple en el cuerpo este trozo
ya divorciado de la totalidad del cuerpo. Recién en los últimos años la fascia ha tomado relevancia
dando comienzo a la visualización de un sistema integro, completo y global, teniendo un
panorama mecánico y biológico integrador de esta red fascial.

Mecanismos de Inervación de la fascia

El sistema fascial una red totalmente inervada inclusive más inervada que el músculo, por lo que la
propiocepción y la cinestesia provienen principalmente fascial y no del muscular.

Es importante entender que en la fascia hay 10 veces más receptores sensoriales que en el tejidos
muscular Stillwell; 1957. Los músculos solo cuentan con los husos que miden el cambio de longitud
(ya sea los tiempos como la velocidad de cambio de longitud), incluso estos sensores pueden ser
vistos como receptores de las fascias Van der Wal; 2009 pero suponemos que son exclusivos de los
músculos.

En cambio en la fascia ya sea en la superficie del epimisio, tendón, envoltorio, ligamentos y capas
superficiales de los alrededores se pueden encontrar una gran variedad de sensores de los que
haremos un ligero repaso, como dato importante para mostrar la magnitud de los sensores
fasciales según Yahia, Pigeon & DesRosiers; 1993: los sensores cerca y dentro de la piel son más
activos en detectar y regular el movimiento que los receptores de los ligamentos articulares.
A continuación se hará una breve descripción de los receptores mecánicos de la fascia:

 Órganos Tendinosos de Golgi (OTG):

Su finalidad, es registrar y proporcionar información sobre la tensión durante la contracción o en tensión. Si


detectan una sobrecarga excesiva, este puede actuar causando el cese de la tensión para evitar posibles
lesiones una especie de (disyuntor o interruptor automático) registra el grado de estiramiento de las fibras.
Los sectores en donde se localizan con mayor frecuencia este tipo de receptores:
 Ligamentos
 Capsulas articulares
 Alrededor de las articulaciones mio-tendinosas,

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


13 Lic. en Actividad Física y Deporte
Menos del 10% de los OTG se encuentran dentro del tendón, el restante 90% se encuentran en:
Articulaciones mio-tendinosas, aponeurosis, cápsulas y ligamentos.
Las posturas y estiramiento progresivos estimulan estos receptores, actuando sobre las neuronas motrices
alfa, generando una disminución del tono y relajación de los tejidos involucrados.
Si se pretende estirar el sistema miofascial, debemos tener en cuenta que la parte más vulnerable es el
músculo, más aún cuando este se encuentra en estado de relajación por lo que absorbe la mayor parte del
estiramiento. Las presiones locales a la fascia, provoca la activación de los OTG, estas respuestas parece ser
mayor si las fibras relacionadas no están en un estado de completa relajación.

 Receptores de Ruffini

Los receptores de Ruffini se encuentran en todos los tipos de tejido conectivo denso, fascia muscular,
tendones, ligamentos, aponeurosis y cápsulas articulares, están distribuidas en tejidos asociados al
estiramiento regular.

Las terminaciones de Ruffini se adaptan lentamente y responden a la presión constante, siendo mejor
estimulados por técnicas lentas y profundas de tejido blando. Siendo más sensibles a las fuerzas
tangenciales y al estiramiento lateral.

Su estimulación tienden a inducir una activación del sistema nervioso simpático, produciendo un efecto
relajante sobre los tejidos locales y todo el organismo. La liberación de tejido por contacto manual, puede
haberse dado por la estimulación de las terminaciones de Ruffini, estas a su vez haber activado el sistema
nervioso central quien generó el cambiando de tono de las unidades motrices conectados en el tejido justo
en la profundidad de nuestro trabajo.

 Corpúsculos de Pacini

Estos receptores los podemos encontrar en todos los tipos de tejido conectivo denso – fascia muscular,
tendones, ligamentos, aponeurosis y cápsulas articulares. Su mayor concentración es en la porción
tendinosa de las articulaciones miotendinosas a diferencia de los OTG que se encuentran en mayor medida
en la sección muscular. También están diseminados en mayor proporción en la profundidad de cápsulas
articulares, ligamentos medulares y en la fascia que envuelve el músculo.

Tiene la responsabilidad de medir la presión, respondiendo con estímulos cortos de presión, no constantes,
y a la vibración. La forma de estimular los mismos es por manipulaciones de empuje de alta velocidad y
técnicas vibratorias u oscilatorias. La estimulación de los receptores no produce aumento o disminución del
tono muscular, su efecto es el desencadenamiento de una mayor atención local propioceptiva del sistema
nervioso central a la región fascial estimulada, esta estimulación puede tener efectos beneficiosos en una
representación refinada del cuerpo cortical y una mejor coordinación neuromuscular en el área local.

 Receptores Intersticiales

Su diseminación en la fascia representan casi el 80% de las fibras sensoriales dentro de un nervio motriz
típico. La gran mayoría funcionan como receptores mecánicos, además, al parecer, el dolor.
La mayor parte de la información sensorial proviene de los receptores intersticiales, los cuales están
íntimamente relacionados con el sistema nervioso autónomo.
La estimulación de estos pueden tener diversas propiedades. Tenemos dos tipos de sensores:

 Unidades de Umbral Bajo de Presión (U-LTP)


 Umbral Alto de Presión (U-HTP).

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


14 Lic. en Actividad Física y Deporte
Las U-LTP responderían a un contacto, muy suave, como el de una pluma sobre la piel. De alguna manera
podríamos imaginarnos varias formas de estimulación natural de estos sensores, un ejemplo podría ser el
contacto de la piel con una suave briza.

Es posible que también algunos de estos


receptores puedan reaccionar a las deformaciones
de tejido logradas con la manipulación terapéutica
de la fascia. La estimulación de sus terminaciones
sensoriales conduce a un cambio en el ritmo
cardíaco, presión arterial, respiración, etc.

Una de las principales funciones de esta confusa


red de receptores intersticial es para ajustar la
regulación del flujo de sangre de acuerdo a las
demandas locales, a través de conexiones muy
estrechas con el sistema nervioso central. Ya
varios estudios han demostrado que el aumento de la presión estática sobre los músculos tiende a disminuir
la presión arterial.

División de la fascia

Cada célula del cuerpo está conectada al sistema fascial y por ello responde al medio ambiente
tensional de la fascia, Ingber; 1998. Es por esto que la mecánica de la fascia puede cambiar la
función celular Horwitz; 1997.

Esta es una forma nueva y radical de ver los entrenamientos ya sean de estiramiento,
fortalecimiento y de resistencia. Estamos muy acostumbrados a identificar estructuras individuales
dentro de la fascia por ejemplo, fascia plantar, el tendón de Aquiles, la banda iliotibial,
aponeurosis toracolumbar, ligamento nucal y así sucesivamente, estos son sólo etiquetas para
identificar las áreas dentro de la red fascial singular, pero fascia es una estructura única, que si la
llevaríamos a la matemática la representaríamos con un número primo, ya que solo podría ser
divisible por sí misma.

Entrando en la Matriz

El término fascia se está usando para nombrar este sistema de red de tejido conectivo, este se
encarga de la creación de sustratos estructural con el que se formarán los sustratos resistentes y
flexibles que forma esta red por un lado los elementos fibras entre ellas colágeno, elastina y fibras
de reticulina.

Las fibras de colágeno que forman esta red fibrosa no tienen la capacidad de adherirse entre sí,
para ello los fibroblastos y mastocitos estas proteínas llamadas glicosaminoglicanos (GMG) y
proteoglucanos (PTG), una especia de mucosa adhesivas, que forma la sustancia fundamental
conectando las fibras colágenas.

Por último el agua es el tercer elemento que se combina, la red fibrosa y la sustancia fundamental
rodeando y penetrando en las células como un medio de intercambio, se mezcla con la sustancia
fundamental para formar materiales de diferentes propiedades manteniendo las fibras húmedas y
flexibles. La sustancia fundamental está abierta a la absorción de agua, ya que es hidrófila, la

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


15 Lic. en Actividad Física y Deporte
misma en ausencia de agua se cierra y une aún más las fibras colágenas generando mayor rigidez
en los elementos. La fascia estaría formada entonces por estos tres elementos que variando la
composición química y la densidad de cada uno de ellos, la van a dar forma a la compleja MEC.

Dentro de ésta red fibrosa el colágeno es la fibra más común y resistente, pudiendo estar
dispuestas en una misma dirección regular, como es el caso de los tendones o ligamentos o
irregular, entrecruzadas al azar, en estos casos la fascia forma una red que engloba y sirve de
sostén a los distintos órganos.

La sustancia fundamental formada por los GMG y PTG, este pegamento continuo, pero a su vez
variable ayudando a las células y fibras a estar unidas, pero no inmóviles, las áreas fasciales activas
presentan una gran hidratación, permitiendo intercambios permanentes para una buena función
mientras que en sectores inmóviles tiende a deshidratarse perjudicando la función por la rigidez
fibrilar. El grado de hidratación de la fascia determina la composición química, en su justa medida
va a permitir que estas fibras puede tener más y mejores deslizamientos fibrilares Grinnell; 2008.

MEC, incluyendo todo lo que hay en el cuerpo que no es celular, esta matriz es una red continua y
dinámica capaz de extenderse hasta el lugar más inhóspito del cuerpo, también incluye
fibroblastos que van a dar lugar a las formación de colágeno, GMG y PTG, quienes serán parte de
la remodelación en respuesta a las demandas generadas por la formación, los hábitos e inclusive
las lesiones.

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


16 Lic. en Actividad Física y Deporte
Fibrosis y Densificación de la Fascia

Fibrosis consiste en una alteración de las fibras que componen la fascia, eso implica una
acumulación de fibras de colágeno sin orden específico, esto dificulta su modificación
manualmente.
Densificación es una alteración en la viscosidad de los tejidos conectivos sueltos dentro de la fascia
causado por una concentración de Acido Hialurónico, la densificación no altera los haces de fibras
de colágeno dispuestos en la fascia, sin embargo los cambios en el estado de tensión de la fascia
afecta los componentes deslizantes. Cuando aparece este tipo de alteración es reversible por la
aplicación de una correcta terapia manual.
Cirugías, traumas, diabetes, envejecimiento se encuentran causales de los cambios que
anatómicamente alteran las capas fibrosas de la fascia. El síndrome de uso excesivo, el ejercicio, la
dieta también pueden conducir a este desorden de los tejidos sueltos en la fascia profunda por la
densificación la cual entonces altera los componentes deslizantes.

Histéresis1 o estiramiento de la fascia

Las fibras de colágeno tiene pocas propiedades elásticas, por ello no buscamos un estiramiento
sino debemos hacer que tengan un mejor deslizamiento y con esto propiedades más elástica de la
fascia. Como se mencionó anteriormente los niveles de hidratación de la mucosa GMG y PTG va a
permitir un mayor deslizamiento interfibrilar Sbriccoli y otros; 2005, por la ausencia de agua en
ellos los tejidos se pondrán muy reacios a los estiramientos Schleip; 2003. Cuando menos
hidratación de los tejidos, se obtiene una respuesta menos elástica, esto lleva a lesiones por sobre
estiramiento cuando estos tejidos no son capaces de responder tan rápido como el cuerpo pueda.

Remodelación y/o Corrientes Piezoeléctricas

Los mecanismos de remodelación del tejido conjuntivo nos van a llevar a entender muchas de las
patologías de personas sedentarias, como la de mucho de nuestros atletas, dándonos luego la
posibilidad de actuar con criterio sobre la estructura y el movimiento.

Todo material que se deforma producto de una fuerza genera una carga eléctrica, la tensión que
soporta ese material que se deforma al forzar sus uniones, genera una corriente eléctrica conocida
como carga piezoelétrica. Esta carga eléctrica puede ser leída por células específicas las cuales son
capaces de responder aumentando, disminuyendo o modificando los componentes intercelulares
de la zona.

1
Tendencia de un material a conservar una de sus propiedades, en ausencia del estímulo que la ha generado
Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial
17 Lic. en Actividad Física y Deporte
Dentro de los huesos podemos ver este fenómeno producido por osteoblastos (células
productoras de huesos) y osteoclastos (células destructoras de huesos) estas células utilizan estas
cargas eléctricas para la formación y destruyendo del entramado óseo aumentando la resistencia
en la zona de corrientes y quitando hueso en los lugares que no hace falta por la no generación
fuerzas de tensión o por ser estas menos intensas.

La fascia no escapa a este fenómeno de corrientes piezoeléctricas, estas cargas eléctricas pueden
puede recorrer la fascia, los músculo por su interior y pudiendo atravesar una línea miofascial en
gran parte de su recorrido, en estos casos la fascia intenta hacerse fuerte para rendir de mejor
manera como una forma de prepararse para los estímulos habituales. De esta manera la fascia por
constante cargas ya sea producto de la gravedad o acciones repetidas habitualmente producto del
deporte o situaciones laborales y hasta posturales, va a generar corrientes piezoelétricas a lo largo
de esta línea haciendo que los fibroblastos migren hacia esta zonas, donde secretarán colágeno
con el objetivo de fortalecer o aumentar la resistencia fascial. Así la fascia intentará formar una
cuerda que colabore en los sectores musculares agredidos habitualmente.

Las fibras de colágeno creadas van a alinear sus extremos en dirección a estas corrientes, mientras
se unen a través de los enlaces de hidrógeno y estos pegamentos o adhesivos que son los GMG
formando una matriz rígida y fuerte en la línea de tensión.

De la misma manera que lo hace en la fascia, lo puede generar en el componente muscular, un


musculo puesto en tensión constante ya sea motivos laborales o deportivos van a estar sometidos
a esta tensión que no les va a permitir desarrollar todo su potencial, hasta pudiendo favorecer el
desarrollo de puntos gatillos. En esta tensión muscular en el intento del musculo de volver a su
longitud de reposo se generan las corrientes piezoelétricas y con ella los depositarios de colágeno
para engrosar o hacer más resistentes estas cuerdas. Ya en los sectores musculares el colágeno
estaría disminuyendo la capacidad funcional del músculo.

Esto tiene sus ventajas y sus desventajas, aunque creemos que todo es bueno en su justa medida,
los engrosamientos miofasciales otorgan una mayor fortaleza, pero a la vez menor economía de
movimiento, restricciones, puntos gatillos, etc.

La MEC es capaz de ajustarse a sí misma respondiendo a las señales de las células de


remodelación activadas por gran variedad de factores como pueden ser fuerzas mecánicas,
gravedad, patrones de uso, lesiones e incluso emociones y otras cuestiones químicas internas.

La idea de tensegridad (tensión e integridad) y el fenómeno de la remodelación o


piezoelectricidad son la base para el entrenamiento miofascial y hasta los simples ejercicios
funcionales.

Este tema común apunta a un futuro en la terapia manual y los ejercicios de movimiento se
combinen para formar un poderoso método para:

 la restauración de los ajustes naturales de la postura y la función;


 dirigir pequeños problemas lejos de convertirse en los grandes problemas a futuro;
 aliviar las consecuencias a largo plazo producto de lesiones o disfunciones; y
 amplificar las posibilidades de movimiento funcional independientemente de la edad.

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


18 Lic. en Actividad Física y Deporte
Resiliencia o catapulta

La elasticidad de la fascia un fenómeno nuevo, donde todavía están estudiando los mecanismos
implicados, un muestra clara la presentan los canguros que con músculos muy cortos en sus
muslos y largos tendones en sus piernas logran formidables saltos repetidos. Por ello se empieza a
pensar que los tendones presentan mucho más elasticidad de lo que pensábamos hasta hace muy
poco.

Este mecanismo se llama resiliencia2 o catapulta un fenómeno que permite acumular la energía
que se absorbe en el impacto para re-utilizarla rápidamente un instante después, (contra-
movimiento). Podemos comparar estos tejidos fasciales con una pelota de pique que acumula
emergía en el choque contra el suelo para luego botar por el aire. La elasticidad fascial es un factor
que se da sólo cuando los movimientos son cíclicos y tienen un nivel de impacto, como correr,
caminar o saltar, pero no en movimientos como pedalear ya que el nivel de acción es demasiado
lento para tomar ventaja de las propiedades elásticas de la fascia.

Explicaré este fenómeno con un ejemplo, durante la carrera los músculos posteriores de la pierna
se contraen isométricamente, mientras que el tendón de Aquiles se estira, acumulando la energía
que luego se va a desplegar en el impulso, al aterrizar con la planta del pie, se desacelera el
movimiento mientras que el tendón se estira acumulando energía, mientras el músculo mantiene
la tensión isométrica, un instante después este se acelera desplegando la energía acumulada. Esto
contradice el conocimiento previo que el tendón no era elástico, y que los músculos de la pierna se
acortan durante estos movimientos cíclicos antes y después de pisada.

Los corredores que entrenan estos mecanismos (elásticos) va a utilizar menos energía proveniente
del los mecanismos fisiológicos musculares (glucógeno, oxígeno) durante sus carreras, ya que la
energía mecánica de la fascia les va a permitir ser capaces de funcionar con una mayor economía.

2
Energía de deformación que puede ser recuperada de un cuerpo deformado cuando cesa el esfuerzo que causa la deformación
Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial
19 Lic. en Actividad Física y Deporte
El entrenamiento fascial es un proceso lento en comparación con otras capacidades, la
construcción de la elasticidad fascial puede tardar 6-24 meses.

Consideraciones para el entrenamiento de la fascia

Algunos factores a tener en cuenta para entrenar al sistema fascial:


 Catapulta: o mecanismo de resiliencia podemos aplicar este principio para la elasticidad de
todo el sistema fascial. Aplicando una aceleración en una dirección, frenando la misma en
determinado rango para luego retomar la aceleración en la dirección opuesta. Una oscilación
utilizarías el mismo mecanismo pero con una intensidad mucho menor.
 Contramovimiento: La preparación para un movimiento al hacer un movimiento contrario. Se
debe aprovechar al máximo el poder elástico de la fascia para hacer más suave el movimiento.
 Movimientos con todo el cuerpo: la mejor manera de entrenar el sistema fascial es trasladar
el movimiento por la mayor cantidad de líneas miofasciales del cuerpo.
 Variaciones: el sistema fascial responde mejor cuando los movimientos se dan en una amplia
variedad de ángulo, como variaciones en tiempos, carga e intensidad de los estímulos.
 Estimulación de la piel y el tejidos superficiales para mejorar la propiocepción: frotar y
mover los tejidos de la piel y de la superficie es importante para mejorar la propiocepción
fascial. Podemos estimular los receptores intersticiales de alta y baja presión fregando un
cepillo por la piel, esto mejorará nuestra propiocepción.
 Acentuar el trabajo en los receptores: se debe poner énfasis en el conjunto de receptores
comenzando desde la piel ir a la profundidad en toda la zona seleccionada tratando de
estimular la mayor parte de ellos, esto nos ayudará a mejorar los mecanismos propioceptivos.
 Concientizar a nuestros alumnos de sus tejidos fasciales: ellos deben percibir las sensaciones
de los tejidos fasciales, siendo conscientes de sus movimientos, (micro-movimiento) esto les
ayudará a prevenir lesiones y mejorar la percepción cenestésica tornándolos más precisos e
íntegramente informados de su tejido.
 Adaptación a los movimientos: teniendo en cuenta el principio de progresividad del
entrenamiento ir desde lo simple a lo complejo, de lo fácil a lo difícil, de lo blando a lo duro,
para todo necesitamos un periodo de adaptación.
 Sensibilización de los lugares de tensión: nuestros alumnos deben informar continuamente
durante el desarrollo de trabajos funcionales, las limitaciones de su propio cuerpo para dicha
función y esta será la zona fascial a atacar.
 Variaciones de tensión con mecanismos reflejos: jugar con los distintos mecanismos para
aumentar o reducir la tensión fascial según las necesidades.
 Observar: cuando miramos una persona que está entrenando la fascia, en la misma debemos
visualizar una sensación de la elegancia, una acústica ideal, con el mínimo esfuerzo y la
máxima facilidad cuando estas sensaciones desaparezcan debemos dar por finalizado el
entrenamiento.

Que "no" se recomienda para el entrenamiento miofascial:

 Movimientos bruscos: saltar y aterrizar en los talones podría ser una acción brusca que
trasladaría la tensión a todo el sistema fascial sin la deseada construcción de la elasticidad del
sistema.
 Cargas regulares y repetitivas: la no variación de trabajos tenderá a fortalecerse un
determinado patrón de movimiento y otros quedarán relegados, desmejorando la función.

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


20 Lic. en Actividad Física y Deporte
 Movimiento repetitivo con máquinas: hacen que los alumnos trabajen la misma dirección una
y otra vez sin aumentar la resiliencia. Son útiles para el desarrollo muscular, pero es útil para el
desarrollo de los mecanismos propioceptivos de la fascia.
 Utilizar siempre cargas máximas: las utilización constante de cargas máximas o superiores
solo nos dará la posibilidad de utilizar ciertos planos de movimiento generando en los mismos
mucha tensión convirtiéndose solo estos planos en depósitos de colágeno rigidizando las la
estructura y desbalanceando la estructura.
 Aislación muscular: el ejercicio orientado al volumen y la fuerza muscular tensará las
áreas, repercutiendo en la fascia ya que podría afectar las múltiples conexiones nerviosas y
vasculares.

Planteos para una correcta actuación en la globalidad:

 Hacer una valoración global


 Actuar a nivel local
 Actuar a nivel global
 Integrar las soluciones locales en el conjunto de la estructura del individuo

A esto se le agregan dos puntos específicos para las intervenciones:

1. Para la solución de muchas situaciones debemos en primera instancia lograr la reapertura


de los tejidos en cuestión, para ayudar a restablecer el flujo de líquidos, la función
muscular y la conexión con el sistema nervioso sensorial y motor.
2. Una reducción de la tracción biomecánica que provocó la sobrecarga del tejido en un
primer momento.
Myers Tomas; 2010

Diane Lee: "las víctimas son las que gritan no los criminales"

Para una adecuada intervención debemos hacer hincapié en los dos puntos mencionados actuar
en uno de ellos en ausencia del otro sería salir del paso, pero no llegaríamos a corregir sino se
haría una eventual solución a las patologías presentadas en la disfunción.

En este breve escrito se desarrollaron algunas causas que podrían ser buenas y no tan buenas para
el entrenamiento miofascial, vale aclarar que nos referimos solo al entrenamiento fascial, y estas
fueron algunas consideraciones a tener en cuenta para el desarrollo de esta nueva capacidad que
revoluciona nuestros entrenamiento y lo hará aún más en los años venideros. Como entrenadores
es importante entender que es una capacidad más que va a repercutir en el movimiento pero no
por ello se debe desechar el entrenamiento de las otras capacidades fuerza, velocidad, resistencia
como tampoco los kinesiólogos o fisioterapeutas deben dejan de aplicar sus elementos de fisio
espero con este escrito haber podido abrir una puerta para que todos tengamos la posibilidad de
desarrollar las capacidades de movimiento y bienestar por medio del entrenamiento de la fascia.

 Intervenciones en trabajos funcionales o deportivos para dichos sectores


 Intervenciones para trabajos posturales en dichos sectores
 Observaciones y valoraciones de estos sectores
 Intervenciones de liberación miofascial en dicho sector

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


21 Lic. en Actividad Física y Deporte
Cuando hablamos de miofascia se hace referencia a un conjunto no solo al musculo y su
envoltorio, sino que en la misma involucra a un todo desde pies a cabeza desde la capa más
externa de la piel hasta la profundidad del órgano que imaginemos, en ella podemos integrar
órganos, músculos, articulaciones, fibras nerviosas y hasta los canales circulatorios como el líquido
que se desplaza en ellos para la nutrición celular y del resto de la fascia.

Por todo esto es importante la aclaración del término miofascia: el término "mio" para aclarar
que se está teniendo en cuenta los sectores contráctiles, pero en la definición de fascia involucra a
todo el tejido conectivo, Myers expone que la fascia está diseñada por la matriz extra celular
mientras que Schleip sugiere que en la misma está formada por todas las fibras de colágeno
involucradas en el sistema, cualquiera de los dos responde a un todo. Razón por la que hablar de
fascia o miofascia es indistinto ya que los sectores contráctiles están compuestos por
determinadas fibras de colágeno a nivel micro como los demás sectores fasciales. Por lo tanto será
indiferente el uso del término fascia o miofascia en esta lectura.

Usted apreciará que hablamos de un todo y que luego se van a exponer músculos y se preguntará
¿por que seguimos nombrando porciones musculares aisladas después de lo expuesto? porque de
alguna manera nos debemos introducir en este complejo entramado fascial y el nombramiento de
estas porciones musculares nos ayudan a poner una etiqueta con una dirección hacia la cual debo
llegar una forma de orientar a nuestro lector, situándolo en una zona y una dirección hasta que
podamos tener las coordenadas de este nuevo mundo que debemos explorar.

En lo que respecta al nombre de los músculos se hará referencia a los mismos con el nombre
propio de los libros de anatomía clásica con el que ya todos en gran parte conocemos, en el mismo
tendremos en cuenta sus extremos tendinosos y marcaremos origen e inserción, esto no quiere
decir que ese musculo discurra exactamente de uno a otro lado, debemos tener en cuenta algunos
factores respecto de los músculos del musculo aislado en su función y es que hay factores de vital
importancia que quedan fuera:

 La tracción de fuerza hacia el periostio por medio del tendón, lo que implica una propagación
de la fuerza.
 La conexión de músculos vecinos mediante fibra de colágenos o por sus tabiques inclusive
hasta con sus antagonistas.
 Las conexiones con otros músculos anteriores o posteriores a su recorrido, los que dan esa
idea de encadenamiento donde las fuerzas se trasmiten hacia el resto de la estructura con el
objetivo de hacer uso de los soportes como una manera de estabilizar la misma.
 Sus influencias sobre los ligamentos colaterales dispuestos de manera transversal integrados
dinámicamente al músculo con el fin de que su contracción ayude a estabilizar las
articulaciones involucradas en el movimiento.
 Las conexiones del músculos con el sistema nervioso y circulatorio a través de los tubos que
atraviesan toda la anatomía muscular y que en caso de compresiones se afectaría el normal
funcionamiento.

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


22 Lic. en Actividad Física y Deporte
Con estos detalles creemos que exponer el musculo aislado no tiene en cuenta los factores
asociados descriptos anteriormente. Por lo expuesto el músculo será una guía que lo situará para
poder desarrollarse en ciertos sectores y direcciones, este escrito será a partir de ahora una mera
guía para seguir un recorrido fascial, será indispensable hacer uso de nuestro tacto, oído y vista,
ellos van a formar parte de las herramientas que nos abrirán el conocimiento a la función corporal
para luego innovar con las intervenciones correspondientes sobre la fascia.

A partir de ahora se va a desarrollar la guía que desglosa de alguna manera este sistema para su
estudio, especificando las líneas de trasmisión de algunas fuerzas, tratando de simplificar lo
complejo, sin ánimo de fragmentar este sistema complejo y desconocido.

Desde hace mucho tiempo varios autores dan un intento de unificación de la función, por ello se
expusieron varias ideas, Busquet y Souchard propusieron los trabajos en caderas musculares,
Myers compara la fascia por sus bifurcaciones, recorridos y paradas con las vías de un tren y
Schleip propone el concepto de WEB miofascial en comparación con la red informática de internet
y su forma de interconexión global, todos trataron de alguna manera integrar el cuerpo en la
función.

Falta mucho por investigar y descubrir, en los próximos años muchas actualizaciones al respecto
serán publicadas, lo que podemos decir con seguridad es que el estudio fascial va a marcar un
campo especial dentro de la anatomía y función humana. Este recorrido recién comienza, se
acaban de dar los primeros pasos después del tiro inicial, es por ello que nos iremos actualizando
en el tiempo, informando y hasta cambiando de parecer según indicaciones de las actuales y
futuras investigaciones, pero también es importante aclarar que este camino implica todavía un
inhóspito mundo en el que tendremos que atravesar selvas y hasta profundidades de mares, no
sabremos cuando llegaremos a la meta, solo hay algo seguro, y es que debemos disfrutar de esta
fascia-nante travesía.

BIBLIOGRAFÍA

Ingber, D. 2008. Tensegrity and mechanotransduction. Journal of Bodywork and Movement Therapies,
12 (3), 198–200.

Langevin, H. 2006. Connective tissue: A body-wide signaling network? Medical Hypotheses, 66(6), 1074–77.

Myers, T.W. 2010. Anatomy Trains: Myofascial Meridans for Manual and Movement Therapists.New York:
Churchill-Livingston.

Varela, F., & Frenk, S. 1987. The organ of form. Journal of Social and Biological Structures, 10(1), 1073–83.

Yahia, L.H., Pigeon, P., & DesRosiers, E.A. 1993. Viscoelastic properties of the human lumbodorsal
fascia. Journal of Biomedical Engineering 15, 425–29.

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


23 Lic. en Actividad Física y Deporte
Schleip, R. 2003. Fascial plasticity—a new neurobiological explanation. Journal of Bodywork and Movement
Therapies. Part 1: 2003, 7 (1), 11–19; part 2: 2003, (2), 104–16.

Van der Wal, J. 2009 The architecture of the connective tissue in the musculoskeletal system: An often
overlooked functional parameter as to proprioception in the locomotor apparatus. In P.A. Huijing et al.
(Eds), Fascia Research II: Basic Science and Implications for Conventional and Complementary Health
Care. Munich, Germany: Elsevier GmbH.

Horwitz, A. 1997. Integrins and health. Scientific American, 276, 68–75.

Grinnell, F. 2008. Fibroblast mechanics in three-dimensional collagen matrices. Trends in Cell Biology, 12 (3),
191–93.

Snyder, G. 1975. Fasciae: Applied anatomy and physiology. Kirksville, MO: Kirksville College of Osteopathy.

Chaitow, L., Walker DeLany, J. (2007) Aplicación clínica de las técnicas neuromusculares. Volumen 1.
Barcelona: Editorial Paidotribo.

Mario Ignacio Licata Capacitación AMF Entrenamiento Miofascial


24 Lic. en Actividad Física y Deporte