Está en la página 1de 2

Pericles

(Atenas, h. 495 a.C. - id., 429 a.C.) Político y orador ateniense. Hijo de Jantipo, artífice de la victoria
helena sobre los persas en la batalla de Micala (479 a.C.), y de Agaristé, sobrina del prestigioso
legislador ateniense Clístenes y miembro de la familia aristocrática de los alcmeónidas, Pericles fue
discípulo de los filósofos Anaxágoras de Clazomene, Protágoras de Abdera y Zenón de Elea. Movido
por su amor a las letras, financió en el 472 a.C. la representación de la tragedia de Esquilo Los persas.
Hacia los treinta años, Pericles inició su carrera política dentro del partido democrático de Efialtes y,
cuando éste fue asesinado (461 a.C.), asumió su dirección e hizo aprobar por la Asamblea de Atenas
una serie de reformas que acentuaban el carácter democrático del Estado ateniense, a pesar de la
oposición de la oligarquía.
Nombrado estratego o jefe militar en el 454 a.C., Pericles consolidó la posición hegemónica de Atenas
en la Liga de Delos, confederación constituida por diversas ciudades griegas para luchar contra los
persas, y utilizó el tesoro de la Liga para construir la Acrópolis. A fin de crear un imperio comercial,
fomentó la expansión de colonias atenienses por el mar Egeo, intensificó el programa de
construcciones navales y, en el 448 a.C., convocó un congreso de paz en el que participaron todas las
polis helenas. A pesar del boicot de Esparta a esta reunión, Atenas acabó firmando la paz con la
ciudad doria dos años más tarde (446 a.C.).
Gracias a su hábil elocuencia y a su prestigio personal, en el 443 a.C. Pericles se convirtió en la
máxima autoridad ateniense, mandato que renovó cada año sin interrupción hasta su muerte (429
a.C.). No obstante, episodios como el sometimiento de la isla de Samos por Atenas (440 a.C.)
enturbiaron las relaciones con Esparta y condujeron al estallido de la guerra del Peloponeso (431-404
a.C.), que terminó con la hegemonía ateniense.
Durante los primeros años del conflicto, se mostró muy efectiva la estrategia de Pericles de evitar los
enfrentamientos terrestres con el objetivo de librar los combates decisivos en el mar, donde su flota
era invencible, por lo cual cabe pensar que el resultado final de la guerra habría sido diferente si
Pericles no hubiera muerto en el otoño del 429 a.C., víctima de la epidemia de peste que asoló Atenas.
Su gobierno, por otra parte, coincidió con el momento de apogeo del pensamiento y del arte griegos
y, bajo su mecenazgo, Atenas se convirtió en el principal centro de actividad cultural del mundo
antiguo. Con la ayuda de su segunda esposa, Aspasia, una culta e inteligente jonia, Pericles no sólo
impulsó la celebración de los cultos de Eleusis, símbolo del papel civilizador ateniense, y de los
festivales de las Panateneas, sino que también se rodeó de los más ilustres hombres de las letras
helenas, como los dramaturgos Eurípides y Sófocles, los historiadores Herodoto de Halicarnaso y
Tucídides o el filósofo Sócrates.
Asimismo, Pericles financió la construcción de la mayor parte de templos que componen la Acrópolis,
para cuya realización convocó a artistas tan destacados como Calícrates e Ictinos, arquitectos del
Partenón, el gran escultor Fidias, autor de las esculturas y relieves que decoran este mismo templo,
como el famoso Friso de las Panateneas, y Policleto, quien supo expresar el ideal de la belleza física
en sus estatuas de jóvenes atletas, como el Doríforo. Por todos estos motivos, el siglo V a.C. ha sido
llamado «el siglo de Pericles».
Pericles organizó tres órganos de Gobierno: Heliea, Bulè y Ekklesia. La primera es entendida como
el Tribunal Popular, Bulé: era el Consejero de los Quinientos, conformada por diez grupos de varios
ciudadanos, cada grupo representaba a las diez tribus que componían la comunidad ateniense. La
última, Ekklesia: la Asamblea del Pueblo, en ella se discutían las propuestas que surgían en las diez
tribus de la Bulé. Una de los aportes de Pericles a la política fue la democracia de manera directa y
no representativa, en pocas palabras, el ciudadano intervenía directamente en el gobierno, como un
acto cotidiano.
Pericles realizó reformas, como la ampliación de la flota y la construcción de una muralla que unía la
ciudad con el puerto del Pireo, procurando una buena posición defensiva de Atenas. No puede
olvidarse la magnífica obra de emplazamiento donde se levantó el Partenón, edificio que hoy es
símbolo de la época de Pericles. Otra de las importantes construcciones fue el Erecteón; templo
construido sobre el Acrópolis de Atenas dedicado a la diosa Atenea Polias, guardiana de la ciudad.
En este mismo lugar se hacía culto a Poseidón y el héroe Erecteo.
Con el desarrollo de la guerra del Peloponeso la ciudad de Atenas sufrió graves destrucciones y el
Imperio fue aniquilado. Esta situación sumada a la grave situación económica, provocó el descredito
de Pericles y su círculo de amistades ante el pueblo de Atenas. Tuvieron que comparecer ante los
juzgados, Pericles fue destituido de sus cargos. Un año después, en 429 a. C., cayó víctima de la peste,
situación que provocó su muerte. Como consecuencia, terminó la época dorada de los atenienses.